Sermones

Sed llenos del Espíritu, 1ª Parte


Código de producto: 1939
Scripture: Efesios 5:18
Bajar (Baja Calidad) | Bajar (Alta Calidad)
pdf

Gracia a Vosotros: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez

Sed llenos del Espíritu, 1ª Parte

Escritura: Efesios 5:18

Código: 1939

John MacArthur

 

Veamos juntos Efesios 5:18-21: "Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al Señor, dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Someteos unos a otros en el temor de Dios".

Oremos juntos. Padre, te damos gracias por esta gran palabra; y Señor, me siento inclusive, en cierto modo, incapaz de tratar un concepto tan grandioso como la llenura del Espíritu Santo. Y sin embargo sé, Señor, lo práctico y esencial que es; y que de hecho es una orden. Y por lo tanto, Señor, brinda Tu sabiduría mientras hablo y sabiduría a los que escuchan, para que seamos obedientes y comprendamos la plenitud de esto que Tú nos dices. En el nombre de Cristo. Amén.

Usted recordará que estamos analizando el libro de Efesios versículo a versículo –lo hemos estado haciendo hace ya hace un tiempo- y hemos descubierto que: debemos caminar con un andar digno, vivir un cierto estilo de vida y que Dios ha establecido para nosotros los parámetros de nuestro vivir de manera muy, muy clara. Y hemos visto los capítulos 4 y 5 de Efesios -veremos el capítulo 6 en el futuro- y encontramos que todos estos capítulos realmente describen cómo el cristiano debe vivir. Y la clave de cómo el cristiano vive esta aquí mismo, en el capítulo 5, versículo 18. ¿Se da cuenta de que si el capitulo 5, versículo 18 no estuviera en el libro de Efesios, el libro de Efesios nunca podría cumplirse? Si este versículo fuera eliminado de este libro, todo en él sería legalista. Si este libro fuera removido, usted sería el gran motor, el gran vehículo descrito en los capítulos 1 al 3; usted aún tendría su hoja de ruta en los capítulos 4, 5 y 6 -pero no tendría combustible para ir a ningún lugar. Fuera de esta hermosa declaración en el capítulo 5, versículo 18, estaría funcionando completamente en la carne: "Sed llenos del Espíritu". Ese es el corazón de todo el asunto. Esa es la energía del andar digno. Esa es la clave para vivir la vida cristiana. Eso es el fondo de todo. Usted nunca puede caminar con humildad, nunca puede caminar en unidad, nunca puede caminar de manera diferente a la que el mundo camina, nunca puede caminar en la luz, nunca puede caminar en amor y usted nunca puede caminar en sabiduría a menos que esté fortalecido por el Espíritu de Dios. La vida de Dios en el alma es lo único que puede producir ese tipo de vida. Si esto no fuera cierto, entonces las personas no regeneradas podrían vivir así.

Y por lo tanto, éste es el tema esencial en el versículo 18; nos revela horizontes de comprensión colosales. Y, por cierto, supongo que tendría que decir que, si usted no obedece el capítulo 5 versículo 18, es el más necio de todos. En el versículo 15 dice: "Mirad que andéis, no como necios sino como sabios". Y el más necio de todos sería el que trató de caminar con humilde unidad un tipo de vida único, en amor, en luz, en sabiduría, cumplir toda la voluntad de Dios y cumplirla en la carne. Esa es la mayor necedad de todas. Un cristiano debe hacerlo en el poder del Espíritu Santo.

Ahora, ¿qué significa ser lleno del Espíritu? Bueno, muchas personas están confundidas acerca de esto. Algunas personas piensan que significa que usted recibe alguna energía divina. Algunas personas piensan que esto es lo que sucede cuando usted habla en lenguas y comprende lo que la gente dice: "¿Estás lleno del Espíritu?" Ellos lo aíslan. Tienen los “energizados y los que no”. Si ha tenido algún tipo de experiencia exultante lo tiene; si no, no lo tiene. Y hay mucha variación y discusión sobre este concepto. Hay gente que por un lado dice que es cuando usted consigue una carga extática y hay gente, por otro lado, que se acerca muy estoicamente y simplemente lo reconoce como la idea de que el Espíritu Santo está presente y así sucesivamente. Tiene muy poco impacto en algo práctico. Pero ambos están equivocados, no es algo estoico y no es una carga extática, no es nada de eso. La llenura del Espíritu es una realidad muy profunda y queremos entenderla como mejor podamos, tal como la compartiremos esta mañana.

Veremos tres puntos, sólo para darle un marco a lo que vamos a decir. Veremos el contraste, la orden y sus consecuencias. Ya hemos visto el contraste, la próxima vez veremos las consecuencias; hoy nos vamos a centrar en la orden misma y la instrucción es: "Sed llenos del Espíritu". Esa es la orden. Permítanme mencionar el contraste para quienes se puedan haber olvidado o no hayan estado aquí.

En primer lugar, el contraste en el versículo 18: "No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución" o disipación o libertinaje o enfermedad incurable sin esperanza; y eso es lo que lleva a: "Pero sed llenos del Espíritu". Está el contraste entre la embriaguez y el ser llenos del Espíritu. Y hemos tratado de señalar a usted, en el último par de semanas, que la embriaguez era un método usado en las religiones paganas para inducir una supuesta comunión con las deidades. En otras palabras, no es un problema social del que está hablando fundamentalmente -a pesar de que sin duda es cierto-, antes de que usted fuera cristiano es posible que se emborrachara, cuando se convierte en cristiano no debería. Es cierto en un elemento social, pero él realmente se centra en un problema teológico. Los paganos estarían borrachos; y así sentían que producirían un alto nivel de conciencia religiosa y estarían en comunión con los dioses. Y cuando se emborrachaban, realmente lo hacían; incluso vomitaban para poder beber más. Han descubierto arqueológicamente que hay lugares donde tenían pozos para ese fin. Ellos provocarían la estupidez de la embriaguez que creían que los elevaría a la comunión con los dioses; y el apóstol Pablo está contrastando eso muy crudamente, diciendo que ustedes están en comunión con Dios, ustedes  adoran con salmos, con himnos y cánticos espirituales, viven sus vidas de mujeres sometidas a los esposos y los maridos amorosos con las esposas, etc. Ustedes hacen todo esto, no producto de la embriaguez, sino producto de ser llenos del Espíritu de Dios. Completamente diferente. Pablo señala que encontramos nuestra alegría, nuestro júbilo y nuestra comunión con Dios, encontramos la base de nuestra adoración, la motivación para nuestra liturgia -si quiere llamarlo así- por ser llenos del Espíritu Santo. Ellos son malvados, viles, libertinos, liturgia de música infame ligada con el baile grosero, conectado con inmoralidad sexual inducida por la embriaguez. Nuestra adoración verdadera, nuestra hermosa música, nuestra comunión con Dios, son provocadas por el poder del Espíritu Santo. Y así, en la mente de Pablo, está el marcado contraste entre el culto borracho desenfrenado de los sistemas paganos y la belleza de la adoración llena del Espíritu al Dios verdadero; y él está diciendo: como cristiano tienes que dejar esas cosas y tienes que llegar a este punto, donde estás lleno del Espíritu.

Ahora bien, esto es un contraste común en la Escritura; Lucas 1:15, por ejemplo. En Lucas 1:15 se dice con respecto a Juan el Bautista - y ya hemos hablado de esto en detalle en un mensaje anterior- "Porque será grande delante de Dios". Y aquí está una de las cosas que lo caracterizará: "No beberá vino ni sidra, y será lleno del Espíritu Santo, aun desde el vientre de su madre". Ahí está el mismo contraste. Él no será un bebedor, será lleno del Espíritu, no tendrá sus actitudes religiosas inducidas por el vino y por beber mucho, sino por el Espíritu de Dios; no estará influenciado internamente por la bebida sino por el Espíritu de Dios, no estará motivado por lo que el alcohol le hace a su cerebro, sino por lo que el Espíritu de Dios hace a su mente. En otras palabras, será guiado por el Espíritu de Dios, en contraste con lo que guía a tanta gente en la embriaguez.

Capítulo 2 de Hechos; nos encontramos nuevamente con el mismo contraste. Recordará que dice, en el capítulo 2 versículo 4, que en el día de Pentecostés "fueron todos llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen." Y aquí estaban los discípulos; y se pusieron a hablar todos estos idiomas, e incluso nombra los idiomas en el versículo 9, enumera las diversas lenguas de nuevo en el versículo 10 y el versículo 11; y estaban hablando de todas estas maravillosas obras de Dios en idiomas que nunca habían aprendido. El Señor les dio milagrosamente la capacidad de hacerlo; y el punto era, cuando fueron llenos del Espíritu en el día de Pentecostés, esto es lo que sucedió. Así que llenos del Espíritu hicieron esto; pero la gente dijo, en el versículo 12: "Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto?  Mas otros, burlándose, decían: están llenos de (gleukous) mosto." Esto es sólo otra orgía pagana, esto es sólo una típica actividad religiosa gentil. Para un judío era algo muy desagradable; gentiles motivando su adoración por medio de la embriaguez. Esto es sólo eso; se han rebajado a un tipo gentil de culto, se han rebajado a un paganismo, expresan su adoración a Dios de esta manera inaceptable, burlona. En otras palabras, tenían la intención de emborracharse.

Gleukous era mosto. Y dicen que aquí es temprano en la mañana y ya están saturados de este tipo de vino fresco; se están burlando de ellos, actividades típicas de paganos y es por eso que los ridiculizan. Y luego dicen "¿Quién quiere escuchar lo que tienen que decir?" Pedro se levanta y dice en el versículo 15: "no están ebrios, como vosotros suponéis". Esto no es la embriaguez, es la llenura del Espíritu. Pero a veces el mundo en su sandez, no sabe la diferencia entre la expresión de un culto pagano y lo que es real. Y así, la comparación es utilizada varias veces.

Regresemos a Efesios 5:18. Nos encontramos nuevamente la misma comparación: "No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu". Y estoy seguro de que Pablo tiene en su mente el relato de Pentecostés. Estoy seguro de que está mirando hacia atrás y pensando en eso mismo. El día en que los apóstoles y los discípulos fueron llenos por primera vez del Espíritu de Dios, hicieron cosas que para los demás se veía como si estuvieran borrachos y practicando un estilo pagano de adoración. Y por lo tanto, aquí está el contraste.

Echemos un vistazo al mandato, una verdad colosal. Muchos de ustedes saben esto y lo han estudiado antes, pero muchos de ustedes no; y muchos de ustedes son nuevos, por lo que queremos tomarnos nuestro tiempo y compartir estos pensamientos con ustedes, un comando infinitamente profundo. Mírenlo en el versículo 18: "No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu".

Lo que está diciendo es que esto es algo que Él le exige de usted, esto es una orden. Hay en la lengua griega un modo indicativo, que es la afirmación de un hecho y hay un modo imperativo, que es un comando. Éste es un imperativo. Estar lleno del Espíritu. Esta es una orden para el creyente. No es una opción, no es una sugerencia; Dios rara vez o nunca ha hecho una sugerencia. Él da comandos y expone hechos. Él no se ocupa de dar sugerencias. De hecho, hay muy pocas cosas opcionales con Dios; ésta no es una de ellas, es una orden. Y lo que me preocupa profundamente es que muchos llamados cristianos no saben lo que es ser llenos del Espíritu. ¿Sabe usted que hay algunos cristianos que nunca están realmente comprometidos con este principio? Y todos nosotros, en algún momento de nuestra vida, no lo cumplimos; pero no por eso deja de ser una instrucción.

Y realmente me preocupo por esto porque sé que hoy hay una gran cantidad de material que surge y gran cantidad de literatura y mucha discusión sobre el hecho de que se puede ser cristiano y no preocuparse por cualquiera de estas cosas. Hay una especie de una nueva categoría. Por un lado, el hombre natural, no salvo, no regenerado, en camino al infierno. Por otro, tenemos el cristiano espiritual, quien ama a la Palabra, ama al Señor, Le obedece, camina en la Verdad, camina en los mandamientos, anda en la luz. Y en el medio, esta nueva sección donde se ubica a personas salvas e indiferentes. Se las sacó del infierno, pero nunca estarán mucho en el cristianismo, no se comprometen.

Ayer leí un artículo de un prominente teólogo que dice que esta es la gente que es salva pero que nunca camina en la luz. No entiendo, no puedo comprender que si se les salvó de las tinieblas al Reino de su amado Hijo, tal como Él anda en luz, nosotros andemos en la luz. Dice que ellos son salvos pero que nunca salen de la oscuridad. Ellos son salvos, pero nunca pasa nada y hemos creado esta nueva categoría conveniente. Tenemos a los naturales, los espirituales y los carnales. Metemos a todos allí y podemos decirles: "Usted está bien, es salvo, irá al cielo. Está bien si usted elige no adoptar un estilo de vida cristiano, no va a perder su salvación, podrá ir felizmente al cielo y tan solo que no tendrá un lugar tan grande como el resto de nosotros; pero va a estar bien, después de todo, es el cielo." Y usted tiene esa categoría muy conveniente; pero no es así con Dios. El Señor no dice: "Ahora, si quieres ser uno de los comprometidos, haz esto; si lo que deseas es estar en la sección carnal, también es una opción." Es una norma que Dios estableció, y no creo que el señorío de Cristo es opcional, creo que es esencial para la fe salvadora. Y no quiero acumular gente en una sección conveniente que dice que puede ser cristiano y no hacer nada.

El Señor nos ha mandado a que seamos llenos de Su Espíritu y cualquier cosa menos que eso es de clara desobediencia; y si su vida se caracteriza por este tipo de desobediencia Primera de Juan dice que usted no es un cristiano, no importa lo piense. Por lo tanto, esto es crítico. Los verdaderos cristianos, cuya fe es real, no se contentarán negando el señorío de Cristo. Los verdaderos cristianos, cuya fe es real, no se contentarán negando la llenura del Espíritu de Dios. No estarán contentos de vivir cómodamente en una sección carnal en la que podrán decir: "Bueno, yo soy uno de los que no optan por no continuar al paso dos." No. Creo que esto es una orden y creo que es un comando porque Dios dice que se une a cada creyente; y lo único que se puede hacer con un mandamiento de Dios es obedecerlo.

Ahora vamos a hablar específicamente sobre el significado de ser lleno. ¿Qué significa? Voy a darles algunas ideas que creo que encontrarán fascinantes. Y quiero que ustedes tengan los fundamentos claros. Comenzaremos con lo primero. Primer punto: cada cristiano posee el Espíritu Santo en toda su plenitud. Cada cristiano posee el Espíritu Santo.  

Recientemente, escuché a un cristiano decir: "Oh, he sido cristiano por mucho tiempo y acabo de descubrir que no  tenía el Espíritu Santo. Y desde que le pedí a Dios, Él me dio el Espíritu Santo y todo ha cambiado." ¿Ha sido cristiano por mucho tiempo pero no tenía el Espíritu Santo? El punto es este: cada cristiano, desde el momento que él cree, posee el Espíritu Santo. No existe un cristiano sin el Espíritu Santo. Es la vida de Dios en usted; esa es la realidad redentora. Cuando se convierte en un hijo de Dios, Dios mora en usted a través de  Su Espíritu. No hay un cristiano sin el Espíritu de Dios.                   

Permítanme mostrarles. Romanos 8:9. Voy a intentar enfocarlo desde un ángulo un poco diferente. Romanos 8:9 es una escritura fascinante. Por cierto, la mayoría de las veces que se utiliza la palabra carnal en la Biblia, es para hablar de las personas incrédulas, no cristianas. Aquí hay una buena ilustración: "Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios", dice en el versículo 7. Aquí "los que viven según la carne" significa los que no son salvos. Aquí está diciendo que si vives según la carne no eres salvo. Algunos dicen, bueno yo soy sólo un cristiano carnal. La realidad puede ser que sea un cristiano carnal de acuerdo a Primera Corintios 3; o que sea carnal y punto, tal como Romanos 8, y no sea salvo en absoluto. Así que si usted se siente cómodo con su carnalidad mejor que se examine para ver si es realmente salvo, porque es posible que sea carnal de acuerdo a Romanos 8, en lugar de carnal de acuerdo a Primera Corintios 3. Puede haber cristianos que actúan carnalmente, pero la carnalidad es principalmente una característica de las personas incrédulas. Están en enemistad con Dios, no están sujetos a la ley de Dios, no pueden estar sujetos a la ley de Dios, no pueden agradar a Dios. Pero, versículo 9: "Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu". Si usted es un cristiano, está en el Espíritu, si es cristiano no está en la carne. Miren el final, donde dice: "Si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros." En otras palabras, cuando usted es un cristiano, está en el Espíritu, porque el Espíritu de Dios mora en usted; y luego, al final del versículo: "Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él." ¿Lo ve? Si no tiene el Espíritu Santo no es que usted es carnal, no es que usted aún no lo ha obtenido, usted no es salvo. Si alguien no tiene el espíritu de Cristo, no pertenece a Cristo. Si alguien pertenece a Cristo, tiene el espíritu de Cristo. Es una simple declaración. Al final del versículo 9: "Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él. Pero si Cristo está en vosotros…" Versículo 10. En otras palabras, si es cristiano con Cristo en usted, posee el Espíritu Santo. Quiero que usted entienda esto desde el principio. Algunos de ustedes son cristianos nuevos y podrían no comprenderlo. Como cristiano, usted posee el Espíritu y Él está allí en plenitud, está allí en su totalidad. No hay dosis, usted no lo consigue por partes, no tiene que decir -he escuchado personas que dicen- Dame más de Tu Espíritu. No hay más que obtener, Él no viene en medidas, está allí por completo. Cada creyente posee el Espíritu.

Ahora vean 1 Corintios 12:13, otro versículo importante que se ocupa de la misma realidad. Aquí tenemos otra vez el mismo énfasis; y es muy interesante saber que los corintios eran cristianos carnales. Su carnalidad era la carnalidad del cristiano. Eran cristianos viviendo como si no fueran cristianos en muchos casos; y estoy seguro de que algunos de ellos no eran cristianos sino que sólo aparentaban serlo. Pero les dice aun a aquellos que eran pecadores, incluso a los cristianos pecadores: "Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu." A  todos los creyentes se nos ha hecho beber de un mismo Espíritu. Todos los creyentes han sido bautizados en el cuerpo de Cristo. Y me apresuro a decir que el bautismo del Espíritu no es una experiencia, el bautismo del Espíritu es no experimental, usted no lo siente, no sabe cuándo ocurre, no se advierte, físicamente no le pasa nada a usted cuando esto ocurre, porque aquí nos dice que por un solo Espíritu fuimos bautizados en el cuerpo de Cristo. El bautismo del Espíritu de Dios es el acto por el cual el Espíritu Santo le coloca en el cuerpo de Cristo cuando cree; es una realidad teológica, no es una experiencia, es un acto por el cual Cristo, quien bautiza, a través del Espíritu, le sitúa a usted en el cuerpo. Así que cuando usted es salvado, es colocado en el cuerpo de Cristo; y al final del versículo dice que se le da de "beber de un mismo Espíritu." Usted recibe al Espíritu Santo. Todos los creyentes, dice allí. Hemos sido bautizados y se nos ha dado a beber de un mismo Espíritu. No hay ningún cristiano que no lo haya hecho. Ninguno. Todos poseemos el Espíritu Santo.

Ahora regresen a 1 Corintios 6:19. Les está escribiendo a los corintios acerca de su inmoralidad. Ellos cometían fornicación, iban a la cama con rameras, estaban haciendo cosas malas, ruines, viles; y ¿qué les dice?" Y usted espera que les diga: ¿por qué no se llenan del Espíritu Santo, para que puedan limpiar su vida? Pero no se los dice. No les dice que lo que cristianos necesitan es el Espíritu Santo. Si ustedes tuvieran al Espíritu Santo no tendrían este problema, no dice eso. Por el contrario, dice: "¿Ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros?" No dice: "miren, si tuvieran el Espíritu Santo no actuarían así". Él dice que "mejor que dejen de actuar así porque están profanando al Espíritu Santo que ya está ahí. ¿No saben que su cuerpo es el templo del Espíritu Santo? ¿No saben que están profanando al Espíritu de Dios que está en vosotros?"

Incluso cuando un cristiano vive en pecado, se ve que el Espíritu Santo está aún allí. Está, sólo que está siendo profanado. O si lo prefieren, Efesios 4:30 dice: "no contristéis al Espíritu Santo de Dios." O 1Tesalonicenses 5:19: "No apaguéis al Espíritu." Usted puede apagar al Espíritu, puede verter el agua de su pecado sobre Su fuego de santidad. Puede contristar al Espíritu. El Espíritu es una persona y Él se entristece, se lamenta y está angustiado por nuestro pecado; y es profanado cuando el templo, que es nuestro cuerpo, es profanado. Cada creyente posee el Espíritu, "Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él". Cada creyente es bautizado en el cuerpo y bebe del Espíritu. Cada creyente es el templo del Espíritu de Dios. Gálatas 2:20 lo expresa de otra manera, dice: "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí." ¿Se dan cuenta? El espíritu de Cristo vive en mí. Cuando entendí esta doctrina fue la verdad más impresionante imaginable para mí. Que el Dios del universo, Dios mismo, soberano, todopoderoso y majestuoso, pudiera residir  en mi cuerpo era una realidad inconcebible para mí. ¡Qué pensamiento! Y esa es exactamente la verdad del Nuevo Testamento. Juan 7:37: "En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva."

Ahora ¿quién recibe los ríos de agua viva? El que cree, cualquiera que crea, alguien que viene y dice: "tengo sed y quiero beber" y toma a Cristo, recibe los ríos. Y ¿cuáles son los ríos de agua? Versículo 39: "Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en Él". Detengámonos aquí. ¿Quiénes reciben el Espíritu? Los que creen. Es el simple acto de fe salvadora que le da a usted el Espíritu Santo, Él se convierte en el río de agua viva y toma residencia permanente en nuestras vidas. Y nunca puede perderlo. El Espíritu es un residente permanente en la vida del creyente. Y ese es el motivo de todos los comandos en el Nuevo Testamento; y hay un sinnúmero de ellos. De todas las instrucciones en el Nuevo Testamento, nunca hay un comando para ser bautizados con el Espíritu. Nunca. Hay siete referencias al bautismo del Espíritu en el Nuevo Testamento. Ni una de ellas está en el modo imperativo, ninguna de ellas es una orden. Nunca se ordena a ser bautizados por el Espíritu, porque el bautismo con el Espíritu es cuando usted es colocado en el cuerpo de Cristo. Y eso ocurre en el momento de su salvación.

En segundo lugar, nunca en ningún lugar del Nuevo Testamento, se le ordena a usted a que “sea morado” por el Espíritu. Nunca. Eso también es una promesa ya garantizada, nunca se le ordena a usted a ser sellado por el Espíritu o a estar seguro en Él, eso es también un regalo de Dios. Efesios 1: usted ya ha sido sellado, ya ha sido bautizado, nunca son dados como órdenes. El comando es este, Efesios 5:18: "sed llenos del Espíritu." Es diferente. No que more, que sea bautizado o sellado, sino que sea lleno. ¿Qué significa? En primer lugar, es lo contrario al tipo pagano de actividad y éxtasis, pero el verbo significa esto. El verbo, en su sentido literal presente dice: "ser",  en pasivo,  ser mantenidos llenos con el Espíritu. Y la idea es de algo constante. No dice que me llené con el Espíritu y ya está -por el resto de mi vida. Ser, mantenerse llenos, momento a momento. Día a día, no de una vez y para siempre. Es momento a momento a momento. Ser, mantenerse constantemente lleno, es pasivo, es algo que le llena, no lo hace usted mismo, usted recibe la acción; y es el espíritu de Dios que le llena. Tiempo presente; siendo constantemente -en el tiempo presente- lleno por el Espíritu de Dios. Usted puede ser bautizado en el cuerpo, en usted puede morar el Espíritu, usted puede ser sellado por el Espíritu hasta el día de la redención; ¿pero sabe algo? Usted puede vivir su vida cristiana en derrota si no sabe lo que es vivir momento a momento siendo continuamente llenado por la experiencia del Espíritu de Dios.

Expresa la idea de un trabajo continuo, momento a momento. No es algo secundario que es bueno para el resto de su vida. El que yo fuera lleno del Espíritu hace cinco minutos no es bueno para este momento. Para nada. El que yo sea lleno del Espíritu mañana no es bueno para hoy. Es momento a momento.

Cuando usted piensa en ser lleno, piensa en un vaso o una caja en donde usted vuelca algo; pero esa no es la idea. Voy a darles tres conceptos para que atesoren. La palabra pleroo se utiliza para un viento que colma una vela y la infla para mover el barco. Eso es lo que está en el principio en la mente de Pablo como pensamiento; ser llevado, un pensamiento hermoso. Ser llevado, poner su vida en las manos de; y que la energía y la presión de su vida sea el poder del Espíritu de Dios.

En otras palabras usted no se mueve en su propia energía, no se mueve en su propia carne, no se mueve con sus propias ideas, no se mueve con sus propios ideales, no genera su propia voluntad, está siendo llevado bajo el viento del Espíritu de Dios. Está siendo llevado por el camino que Él irá. Es en un sentido muy real como quienes escribieron la Escritura, quienes eran guiados por el Espíritu de Dios. Como si usted fuera no más que un palo en un arroyo corriendo hacia abajo, siendo llevado por el Espíritu de Dios. Usted está siendo soplado como una vela en el viento; esa es una idea. Ser lleno del Espíritu es ser llevado de día a día, momento a momento, de una tarea a otra, de pensamiento a pensamiento, palabra a palabra, de una acción a otra, por el poder de la energía del Espíritu de Dios. Por lo tanto, tiene la idea de presión, la presión de llevarle de acuerdo a la voluntad de Dios.

Hay una segunda, que es la idea de impregnación. Pleroo a veces se utiliza para algo que impregna; y creo que una buena ilustración es la sal. La sal impregna, de hecho impregna tan bien que si pone la cantidad suficiente sobre algo, lo preservará, ¿no es así? Cuando quiere comer algo y le pone sal, le da sabor; impregna todo de sabor. Solía usar la ilustración de una pastilla efervescente; y si ha leído mi pequeño libro llamado "La voluntad de Dios", ha leído sobre el principio de la pastilla efervescente. Existia una especie de Alka-Seltzer, sólo que con sabor a uva, naranja, cereza y demás. Se ponía una pastilla efervescente en un vaso lleno de agua y le daba sabor; y pleroo se utiliza en ese sentido. El espíritu de Dios quiere aliñar su vida para que se sienta como el Espíritu de Dios; y para que cuando alguien llegue a su lado, el sabor de su vida sea el de Dios, por lo que estar con usted es en cierto modo como estar con Dios. Por lo que es la idea de presión para perfeccionarlo y la idea de permearlo para que cuando alguien se le acerque a usted, ellos piensen que tal vez han estado con Jesús, porque Él le da sabor a su vida. Pero el pensamiento dominante en mi mente en comparación con el registro del Evangelio en particular, es el uso dominante de pleroo para hablar de control, control total. Esa es la idea, avanzar, permear; pero la idea de control es la clave.

Permítame ver si lo puedo ilustrar. En el Evangelio, siempre que el escritor quiere hablar de alguien que está dominado por una emoción, usará la palabra pleroo que se emplea aquí. En otras palabras, en Juan 16:6 dice: "la tristeza ha llenado vuestro corazón." En otras palabras, una pena a tal grado que no puede ser mitigada por la felicidad; y están íntegramente tristes.

Permítame darles una ilustración para ayudarles a comprender esto. En nuestra vida, la mayoría del tiempo podemos balancear las cosas. Tomemos el concepto de la pena. Tenemos dolor en una balanza y felicidad en la otra. Y pasamos por la vida con un poco de tristeza; y luego pensamos en algo feliz. Si no va demasiado bien en casa, voy a la oficina y es mejor; y si no va demasiado bien en la oficina, voy a casa. Lo balanceamos. Hablamos de cosas tristes; y no queremos ya hablar de ello. Vamos a hablar de algo feliz, ¿lo ve? Nos gusta. Pero de vez en cuando, no podemos mantener ese balance. Muere la persona que más amamos. De pronto, la balanza está completamente hacia abajo, en el lado triste. Y nada que nadie diga y nada que nadie haga puede quitarnos el dolor. Lleno. Y es entonces cuando se usaría esa palabra. Domina por completo. Por otro lado, usted va por la vida feliz y triste. La tía Marta muere y le deja mucho, mucho dinero. Nunca lo esperaba, ahora de repente usted está lleno de felicidad y ese es el concepto de la palabra, está totalmente dominado por ella y no necesita ningún equilibrio. Y lo más triste que sucede a su alrededor no le interesa, usted es feliz. Y así es la vida. Puede haber cosas que dan seguridad; y cosas que nos asustan y nos dan miedo. Un esposo obtiene un aumento de salario y adquirimos una nueva casa y los niños están bien y nos sentimos…llenos de seguridad.

Por otro lado, algún desastre ocurre, algo terrible, estamos aterrados; es de noche y alguien se mete por las ventanas. Eso es pleroo, ser controlado por esa emoción de modo que ya no puede mantener su equilibrio. Está fuera de control, está controlado por lo que influye su pensamiento y su emoción. Lo mismo sucede con nuestra forma de vivir la vida cristiana. Así es el modo en que caminamos la mayoría de nosotros, un poco en nosotros, un poco en el Espíritu Santo... Pero de repente, en algún momento nos rendimos al Espíritu de Dios; y cuando el ego desaparece completamente, estamos llenos del Espíritu. Todo es controlado por Él, todas nuestras emociones, todos nuestros actos de voluntad, todos nuestros procesos de pensamiento. Eso es lo que significa ser lleno del Espíritu. Es esencialmente el concepto. La idea de ser llevado, la idea de ser permeado para tener el sabor de Jesucristo, pero también es la idea de ser controlado por y por una mano firme de control.

Permítanme darles una ilustración; miren en Mateo 4:1. Dice: "Entonces fue Jesús llevado por el Espíritu al desierto para ser probado por el diablo." Aquí está el Espíritu Santo operando en la vida de Jesús; y dice que el Espíritu Santo llevó a Jesús. Ahora vamos a Lucas 4:1. Llevó a Jesús -en Mateo 4:1- a la tentación, en Lucas 4:1 tenemos el mismo suceso, la tentación, la misma situación, pero aquí dice: "Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y fue llevado por el Espíritu al desierto."

Ahora, ¿cuál era la condición en la cual Le llevó el Espíritu? ¿Cómo estaba Él? Lleno del espíritu. ¿Ven lo que significa ser llenos del Espíritu Santo? Significa ser guiados por el Espíritu, ser controlados por el Espíritu. Marcos capítulo 1, el mismo tema una vez más - la tentación de Jesús. Y en Marcos 1:12 dice: "Y luego el Espíritu -se utiliza la palabra ekballo- le impulsó al desierto." Y esa es una palabra muy fuerte. Él lo condujo al desierto; Él le empujó al desierto. En otras palabras, Jesús mismo estaba bajo el poder del Espíritu de Dios, el Espíritu de Dios literalmente lo llevó donde Él quería que fuera. Él estaba controlado por el Espíritu de Dios, y por eso más tarde, cuando llegaron a Jesús, dijo que lo que hacían, lo hacían por el poder de Satanás. Él dijo: "No me han blasfemado a Mí, ¿sino a quién? Al Espíritu Santo". ¿Por qué? Porque Él había cedido el control de su vida al poder del Espíritu de Dios. Estaba lleno del Espíritu; y por eso era llevado por el Espíritu.

Ser llenos del Espíritu Santo es lo mismo; es la idea de ser impulsado por el Espíritu de Dios, de ser movido por el Espíritu de Dios, de estar impregnado del Espíritu de Dios, de ser controlado por el Espíritu de Dios. Esa es la cuestión. Y eso es de lo que estamos hablando, estamos hablando de vivir su vida bajo el control del Espíritu de Dios, Él está allí y si usted no vive de esa manera, usted por un lado Le hace sufrir y por otro lado, Le apaga. Usted Le contriste, que es como Él siente pena; Le apaga, que es como Le restringe de lo que Le gustaría hacer; por lo que lo trata negativamente a Él y a Sus propósitos. Y por cierto, a menos que usted esté lleno del Espíritu de Dios, usted es inservible.

Solía usar la ilustración de un guante. Si tengo un guante apoyado aquí y digo: "guante toca el piano", ¿qué hace el guante? El guante no toca el piano, solo yace allí. Si pongo mi mano en ese guante y, a continuación, toco el piano, ¿qué pasa? Caos. Un desastre. Después de mi primer recital, me dediqué al béisbol. Pero conoces el guante, colocas una mano en él y el guante se mueve. No dice: "dedos, muéstrenme el camino a seguir". No hace eso y no lucha, el guante sólo se mueve. Como cristiano, usted es un guante y puede yacer sobre la mesa y gruñir por siempre; pero nunca influirá en nada para Dios, a menos que esté lleno de Su Espíritu. Un guante no puede hacer nada sin una mano. Y usted no puede hacer nada sin la energía de la plenitud del Espíritu. Todo que usted intenta hacer por su cuenta, se realiza en la carne y es inútil; como mucho, es una migaja. No de oro, plata, piedras preciosas. Lo que la Escritura está diciendo aquí es que usted debe ser lleno del Espíritu de Dios para ser eficaz. Para cumplir con un andar digno, para cumplir con el andar en amor, de luz, sabio, para hacer cualquier cosa para Dios, para caminar en sabiduría; usted debe ser lleno del espíritu de Dios, debe ser permeado por Su persona, nacido de Su poder y debe ser controlado por Su presencia.

Permítanme mostrarles algo; usted sabe a menos que sea de ese modo, es inútil al Señor, Él no puede hacer nada con usted, es una pérdida de tiempo. Funcionar en la carne no cosecha absolutamente nada. Cuando el Señor quiere un trabajo hecho, siempre consigue a alguien lleno del Espíritu. En el capítulo 6 de Hechos, versículo 5 necesitaban a algunos hombres para un trabajo especial, y ¿cuáles eran las calificaciones? Hechos 6:5: "Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo." Lo eligieron porque estaba lleno de fe y lleno del Espíritu Santo. Y dice en 7:55: "Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios." Estar lleno del Espíritu le lleva fuera de este mundo, ¿no es así? Ser lleno del Espíritu Santo le da una visión de Dios, le aleja del sistema. Significa que no me importa lo que me suceda a mí, sino que Él sea glorificado. Es algo trascendente, es una realidad trascendental, que lo lleva fuera del mundo, de sus circunstancias, fuera de sus vicisitudes, fuera de sus pruebas para ver a Dios. Cuando Dios quiere un hombre para un trabajo, Él quiere a un hombre lleno del Espíritu porque puede suceder que el hombre sea apedreado; y si él no está lleno del Espíritu, nunca será capaz de soportarlo.

Más adelante, en el capítulo 9 Él necesitaba a un hombre. Necesitaba a un hombre llamado a Saúl, que francamente era intransigente. Fue un perseguidor de la Iglesia, pero el Señor lo alcanzó a él y tuvo una condición básica para él en el capítulo 9, versículo 17: "Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo" -esto es después de su experiencia de camino a Damasco- "el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo." Saúl, antes de comenzar tu trabajo tienes que ser lleno del Espíritu o será hecho en la carne. Ser llenos del Espíritu es vivir momento a momento bajo el control del Espíritu Santo. Eso es todo. Es un sometimiento,  vaciarme para que Él me pueda llenar. Más adelante, en el capítulo 11 versículo 22, el Señor necesita a un hombre llamado Bernabé para ayudar a un hombre llamado a Pablo;  y cuando el Señor quería escoger a un hombre llamado Bernabé tenía algunas condiciones. Versículo 22: "enviaron a Bernabé." ¿Por qué Bernabé? Versículo 24: "Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo." Tenía que ser así, ¿qué más exigiría Dios? Más adelante, en el capítulo 13 versículo 9: "Entonces Saulo, lleno del Espíritu Santo, fijando en Él  sus ojos." Aquí está él más tarde, aún lleno del Espíritu Santo. Capítulo 13 versículo 52, me encanta este: "Y los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo". ¿Y qué sucedió? "Aconteció en Iconio que entraron juntos en la sinagoga de los judíos, y hablaron de tal manera que creyó una gran multitud de judíos, y asimismo de griegos." ¿No es maravilloso? Cuando Dios quiere a alguien para ministrar a Su iglesia, cuando Dios quiere alguien para un trabajo misionero, cuando Dios quiere alguien para ganar personas para Cristo, Él encuentra a alguien que sea lleno del Espíritu. Alguien que se atiene a la voluntad de Dios por la presión del Espíritu de Dios, permeado por el sabor de Jesús mismo y alguien que está absolutamente controlado por ese Poder. Es el estándar que Dios ha establecido.

Ese es el significado de estar lleno, pero ¿cómo se logra? ¿Cómo me lleno? Permítame decirle rápidamente; y con esto terminamos. ¿Cómo obtengo la llenura del Espíritu? ¿Cómo puedo saber esto? Es una orden. Es increíble, escucho a gente que ora por la llenura del Espíritu. No tiene que orar por ella, no es una petición de oración, es una orden. Usted no tiene que decir: "Señor, quiero ser lleno." Él le está diciendo: Sed lleno; y usted Le está diciendo: quiero ser lleno. Hay una especie de obstáculo allí. Si Él le dio a usted una orden, entonces usted tiene los recursos, ¿correcto? Y los recursos para vaciarse a sí mismo de uno mismo, es un asunto de confesar el pecado. Le voy a dar una manera simple de mirarlo. Se trata de una rendición de su voluntad, su intelecto, su cuerpo, su tiempo, su talento, su tesoro, todo, para Su control. Es la muerte del ego. Es la crucifixión del ego. Es aniquilar la voluntad propia. Es la mortificación de los miembros de su cuerpo. Es la muerte de uno mismo. Cuando usted muere Él le llena, cuando se vacía de usted mismo, Él le llenará.

Ahora permítame darle una ilustración de eso; veamos Efesios capítulo 5 muy rápidamente. En  Efesios capítulo 5 versículo 18 tenemos esta declaración: "No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu." Ahora, ¿qué sucede cuando usted está lleno del Espíritu? Esto es lo que sucede: hablarán entre ustedes con salmos, himnos y cánticos espirituales, versículo 19. Versículo 20, estarán agradecidos; siempre darán gracias por todo. Versículo 21, se someterán mutuamente. Verso 22, las casadas llenas del Espíritu estarán sujetas a sus maridos. Versículo 25, los maridos llenos del Espíritu amarán a sus esposas. Capítulo 6 versículo 1, los hijos llenos del Espíritu obedecerán a sus padres. Capítulo 6 versículo 4, los padres llenos del Espíritu no provocarán a sus hijos a la ira. Efesios 6:5, los siervos llenos del Espíritu serán obedientes; y los amos llenos del Espíritu, Efesios 6:9, tratarán bien a sus siervos.

Ahora que lo ve, ¿no es increíble? La llenura del Espíritu nunca produce algo extático; provoca cantar, decir gracias, sometimiento y un montón de relaciones humanas correctas. Nadie cae sobre su espalda; nadie entra en algún tipo de experiencia extática, ¿qué pasa? Todas las relaciones son correctas. Su relación con Dios es correcta porque canta y le da gracias. Su relación con otras personas es correcta, porque usted se somete, ya sea en el matrimonio o la familia o en una situación laboral; todo es muy práctico, está todo muy claro, la llenura del Espíritu afecta a todas estas relaciones con Dios, nuestras familias y los demás.

Ahora permítanme mostrarles algo. Colosenses capítulo 3, versículo 16; un maravilloso paralelo.  Dice en el medio del versículo: "enseñándoos y exhortándoos unos a otros". De nuevo, exactamente como Efesios 5: "con salmos e himnos y cánticos espirituales." Versículo 17: "Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de Él." Nuevamente la misma rutina. Condensada, pero está todo aquí: esposas sométanse a sus esposos, maridos amad a vuestras esposas, hijos obedeced a vuestros padres, padres no provoquen a sus hijos, siervos obedezcan a sus amos. Y luego en el capítulo 4 versículo 1: "Amos, haced lo que es justo y recto con vuestros siervos".

La misma secuencia está toda allí: el canto, el agradecimiento, la sumisión, las esposas, los esposos, los hijos, el padre, el siervo, el amo, idéntico. Ahora sabemos bien lo que produce Efesios 5, la llenura del Espíritu. ¿Qué lo produce aquí? Aquí es diferente, versículo 16: "La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, en toda sabiduría."

Déjenme decirles algo, ser lleno del Espíritu es lo mismo que permitir que la palabra de Cristo more en usted en abundancia. Tiene que ser lo mismo ya que produce los mismos resultados. La gente dice que ser lleno del Espíritu es algo místico, muy místico. No, la llenura del Espíritu es tomar la palabra que Cristo nos ha dado y dejarla morar, ¿en dónde? En su corazón. Si quiere ser lleno del Espíritu no se siente en un rincón y suplique a Dios. Si quiere ser lleno del Espíritu, aliméntese de la Palabra de Cristo; y a medida que es alimentado y lleno de la Palabra y como resultado de que ella viva en usted plousios, abundantemente, ricamente en plenitud, se encontrará bajo su control. ¿Quién es el autor de la Palabra de Cristo? El Espíritu. Y cuando se vierte la Palabra en él, se convierte en quien le controla. Como dijo Spurgeon: "su sangre se convertirá en bíblica". Tiene razón. Es una cosa sencilla y no hay motivo para que sea confusa. Ser lleno del Espíritu es simplemente dejar que la Palabra domine mi vida. Si usted quiere saber lo que es ser lleno del Espíritu, aliméntese con la palabra de Dios; porque cuando la Palabra entra, el Espíritu tiene la verdad con la cual darle dirección y guía.

Para concluir, una ilustración que he utilizado muchas, muchas veces: Pedro. Pedro quería estar donde estaba Jesús. Narro esta historia en mi pequeño libro La voluntad de Dios. Siempre quería estar donde Jesús estaba. Pedro le seguía el rastro por todas partes. El Señor subía a una montaña; Pedro subía a una montaña. El Señor preguntó: "¿te vas?" Él dijo: "¿dónde voy a ir?" Pedro siempre estaba cerca. Y yo sé por qué estaba ahí; porque cuando estaba cerca de Jesús tres cosas se destacan en la Biblia: hacía milagros, decía cosas milagrosas y tenía una valentía milagrosa. La primera vez que vemos a Pedro, él está en un barco en el mar. Y está nervioso. En una tormenta, sacudido en medio del mar de Galilea. De repente ve en la distancia que Jesús viene caminando sobre el agua. Y a continuación, él va con Jesús. Ha sido un pescador toda su vida en la orilla del mar de Galilea, pero todavía nunca ha andado sobre el agua. Cada vez que él la pisaba, se hundía. Sabe que nunca ha sido diferente y aún así, sale el barco y va por el agua. No era consciente de lo que estaba haciendo ya que su compulsión a estar con Jesús excedía todo. Sólo iba a estar donde Jesús estuviera; y por supuesto conoció a Jesús y comenzó a hundirse. Y el Señor se agachó y le levantó; y regresaron hacia el barco. Y puedo imaginármelo caminando junto a Jesús de regreso al barco sintiéndose fascinante. Mírennos.

Siempre me da risa porque un escritor dijo que había un banco de arena, que andaban sobre un banco de arena, pero... es el mismo escritor que dijo que no había un gran pez que se tragó a Jonás; que ese sólo fue el nombre del bote en la parte posterior de la nave. Por supuesto, mi pregunta fue ¿quién escuchó decir que un bote vomitó? De todas formas, Pedro y Jesús estaban caminando hacia la barca; y cuando Pedro estaba cerca de Jesús podía hacer cosas milagrosas. Me refiero a que no podía caminar sobre el agua, pero sí pudo hacerlo cuando tenía a Jesús cerca, ¿no es cierto? La próxima vez que lo vemos en nuestra pequeña analogía, está reunido con los discípulos. Jesús pregunta: "¿quién decís que soy Yo?" - Mateo 16-, "Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. Él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?  Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente." Y estoy seguro que él pensó para sí mismo, ¿de dónde que vino eso? La  boca de Pedro estaba disponible; un poco más adelante en este capítulo, Satanás la utiliza, ¿recuerdan? Y Jesús tuvo que decir: "¡Quítate de delante de mí, Satanás!". Su boca estaba disponible, y entonces Dios la usó: "Tú eres el Cristo, el hijo del Dios viviente." ¡Qué sorpresa! Y Jesús lo miró y dijo: "no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos". Mi Padre acaba de utilizar tu boca por un momento. No es de extrañar que quisiera estar donde estaba Jesús, él podía hacer milagros y decir cosas milagrosas.

Tercero, él podía tener un valor milagroso; en el jardín, todos los soldados llegaron a capturar a Jesús, llevarlo a juicio; y Jesús dijo: "¿a quién buscáis?" Y el ejército romano en conjunto se cayó, como fichas de dominó, en el piso. Y Pedro pensó que eso iba a ser fácil. Y así, de pie al lado de Jesús y cada vez más irritado, muy pronto decide arremeter. Toma su espada y comienza con el primer hombre en la línea, iría a través de la pila entera. Había quizás quinientos de ellos de Fortaleza Antonia; él le cortó la oreja a Malco e iba por su cabeza; pero Malco se agachó, no tengo duda de eso. Él no iba solo por su oreja, iba por todo. Y comenzó con el primer hombre de la línea; y continuaría con la tropa entera. Nosotros decimos, ¿de dónde sacó el valor? Bien, sabía que todo lo que tenía que hacer era mirar a Jesús; y Jesús haría que se cayeran nuevamente, por lo que no tenía nada de qué preocuparse.

Tenía la capacidad de hacer milagros, decir lo milagroso y tener un valor milagroso cuando estaba cerca de Jesús; no es de extrañar dónde quería estar. No es de extrañar que cuando Jesús le preguntó si se iría, él le contestó ¿dónde iría Señor?" Y sin embargo, ¿saben lo que sucede la próxima vez que lo vemos? Es apartado de Jesús, Jesús está dentro siendo juzgado, él está fuera calentando sus manos; y la Biblia dice que le negó tres veces ¿No es eso terrible? Para Pedro solo bastó estar separado de Jesús para ser un fracaso. Hay un gran principio en allí. ¿Quiere decir que él era un cobarde cuando Jesús estaba a cien metros de distancia? Sí. Lo próximo que sucede: Jesús va al cielo, usted pensará que ese es el final de Pedro. Él es un cobarde estando a cien metros de distancia, ¿ahora qué hará? El Señor está ciertamente en el cielo. ¿Sabe lo que él hace? Él da la cara el día de Pentecostés y dice: "Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras." Y continúa predicando acerca de Jesús, a quien crucificaron como Señor y Cristo; y predica una obra maestra fantástica. Dios está utilizando su boca nuevamente, con inspiración divina y "Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo." Y había tres mil personas. Otra vez estaba hablando en un modo milagroso; él abría su boca y Dios hablaba. La próxima vez que lo vemos, él y Juan van al templo para el culto; y hay una persona tirada en el piso, un mendigo cojo que lo mira y él dice, "No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda". Y el hombre saltaba y andaba y entró al templo haciendo todo eso. No sólo podía decir cosas milagrosas, también podía hacer milagros; por lo que no les gustaba lo que estaba haciendo. Lo arrastraron ante el Sanedrín y le dijeron que dejara de predicar. Y les dijo: "Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios"; y lo dejaron ir. Y salió e inició una reunión de oración. Y oraron para que Dios les diera más audacia; y ellos salieron y predicaron aún más.

Es increíble para mí que cuando Pedro estaba con Jesús podía hacer cosas milagrosas, decir cosas milagrosas, tener una valentía milagrosa. Más tarde, cuando Jesús estaba en el cielo, él podía hacer milagros, hablar cosas milagrosas, tener un coraje milagroso. ¿Cuál es la conexión? Antes de que diera la cara en Pentecostés la Biblia dice en Hechos 2:4: "fueron todos llenos del Espíritu Santo". Aquí está la conclusión. ¿Ser llenos del Espíritu es lo mismo que vivir como si estuviera al lado de quién? Jesucristo. Ser llenos del Espíritu es lo mismo que dejar que la presencia de Cristo domine su vida. No es algo místico; es llenarme con la palabra de Dios para que la verdad de Cristo domine mi pensamiento. Y luego el Espíritu de Dios, a medida que me rindo a la verdad de Cristo en mí que me conducirá a hacer y decir y ser lo que Dios quiere que sea. Más acerca de esto la próxima semana. Vamos a orar.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.