Sermones

Introducción a Colosenses

Por John MacArthur
Código de producto: 2130
Scripture: Colosenses 1:1-2
Bajar (Baja Calidad) | Bajar (Alta Calidad)
$5.00 3.75
pdf

Tome su Biblia y acompáñeme a Colosenses, y quiero que por lo menos comencemos a ver lo que Dios pueda tener para nosotros aquí. Al presentar un libro como este, es de importancia crítica que tengamos un entendimiento general en su trasfondo. Esta noche vamos a comenzar un estudio que nos va a tomar probablemente un par de meses, a lo largo de esta carta maravillosa que Pablo le escribió a los cristianos en Colosas. Y creo que es apropiado darle un entendimiento del por qué creo que debemos estudiar el libro, en términos generales, de qué trata el libro y lo que vamos a aprender de él, y quiero tratar de hacer eso en esta noche. Por lo menos, para mí hay seis razones importantes por las que debemos estudiar Colosenses, seis razones importantes.

Número uno, y esto es para tratar de actualizar Colosenses para que pueda entender cuán relevante es para el día de hoy. Esta es una época de la ciencia, esa es la razón número uno. Hay cosas fantásticas que se están realizando en la ciencia; vemos a nuestro alrededor y encontramos descubrimientos y logros en todo, desde la microbiología hasta la macrociencia, la cual sería el estudio del espacio y los estudios lunares y todo lo que esté involucrado con eso; hay cosas que van desde la medicina nuclear al poder nuclear, avances científicos fantásticos; de hecho, la literatura científica y tecnológica está inundando al mundo con 60 millones de páginas al año. La información técnica y científica está viniendo a un paso tan rápido que ningún ser humano podría dominar tanto como un día de descubrimientos combinados, en un mundo que está avanzando rápidamente a nivel científico como en el que vivimos, en donde el 95% de todos los científicos que jamás han vivido en la historia están vivos en la actualidad.

Hacemos preguntas de manera natural tales como: ¿Cómo es que Dios está relacionado con esto? ¿Cómo es que Dios se relaciona con la creación, con la ciencia, con el descubrimiento? ¿Acaso Él está en esto o fuera de esto? Colosenses responde esta pregunta. Por ejemplo, en Colosenses 1:16 dice: “Porque en Él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra”; esta también es una época de ecumenismo, esta es una época en la que la gente está esforzándose por tener una iglesia a nivel mundial, una súper iglesia, y con frecuencia me hago la pregunta: ¿No habrá un cuerpo sin una cabeza? ¿Habrá una unidad verdadera sin doctrina verdadera? ¿Realmente podemos unir a todo mundo a nivel religioso en base a la filantropía y la cultura y los esfuerzos sociales?

Los esfuerzos no solo se están haciendo para cazar aquellos que ya están, hasta cierto punto, cercanos, el protestantismo y el catolicismo romano, en una unión eclesiástica definitiva. Pero inclusive, grupos religiosos no cristianos han sido invitados para ser parte de esta amalgama: Rama Vishnu, Zoroaster, Buda, Confusio, Moisés y Mahoma; todos han sido unidos, todos han contribuido junto con Jesús y debemos unir a todos. ¿Es ésta la iglesia que Dios quiere? ¿Quién es la cabeza de una iglesia así? ¿Cuál es la base de su unidad? Colosenses responde esto en el capítulo 1, versículo 18: “Y Él es la cabeza del cuerpo”, la iglesia. Ahora, ésta también es una época en la que no hay autoridad, ésta es una época en la que la gente está negando cualquier tipo de absoluto y buscando lo relativo. Toda autoridad es sospechosa, no hay nada sagrado.

El derrocamiento de todo, por lo menos, se permite si no es que es posible. Inclusive, la religión no tiene autoridad, a todo hombre se le da el derecho de desarrollar su propia religión; en nuestro mundo tenemos la religión del hombre, la religión de la mente humana; no hay reglas, no hay absolutos, simplemente experiencia, ética que fluctúa y se hacen ídolos. Y Jesús es simplemente como otro gurú, como el resto; su palabra no es absoluta, su verdad no es obligatoria, Él no es el único Dios verdadero. Ahora, en una época como ésta, sin absolutos, alguien tiene que definir realmente quién es Jesús. Colosenses hace eso. Capítulo 1, versículo 15: “Jesús dice: “Es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación”; capítulo 2, versículo 9 dice: “Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”. Colosenses dice que hay algunos absolutos, y Jesús es el primero.

En cuarto lugar, ésta es una época de pragmatismo. Creo que ésta es la época en la que la gente quiere saber lo que funciona. Si usted quiere vender la meditación trascendental, si usted quiere comercializar la yoga, si usted quiere que la gente se una a la reflexión, simplemente dígale lo que haga alguna diferencia en su vida, dígale lo que les ayude a ser mejor en lo que sea; ésta es una época práctica y la gente está haciendo básicamente una pregunta: ¿Funciona? No es tan importante si es verdad, es importante si funciona. Y creo que en el cristianismo la gente quiere saber lo mismo: “¿Acaso Cristo funciona? ¿Acaso realmente cambia una vida? ¿Tendré paz? ¿Da Él gozo? ¿Acaso Él trae felicidad real? ¿Acaso Él da significado a la vida, poder, esperanza, propósito?”; Colosenses responde eso, capítulo 1, versículo 22 dice: “El cuerpo de su carne, mediante la muerte, puede presentaros santos y sin mancha, irreprensibles ante Él”; Él puede cambiarlo, Él puede hacerlo a usted santo. Capítulo 2, versículo 6 y 7 dice: “Para que andéis en Él, firmemente arraigados y edificados en Él”, y eso es algo que mucha gente necesita, raíces.

Usted puede experimentar gratitud. Capítulo 2, versículo 10 dice: “Y vosotros estáis completos en Él”. Capítulo 3, versículo 3 dice: “Vosotros estáis muertos y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios”. Hay algunos cambios dramáticos. Y en el capítulo 3, versículo 12 hasta el capítulo 4, versículo 6, habla del nuevo poder que usted tiene para una vida cambiada. El 3:12 dice que ahora tenemos la capacidad de misericordia, amabilidad, humildad, mansedumbre, soportándonos unos a otros, perdonándonos unos a otros, etcétera, etcétera, etcétera; todas esas cosas que buscan los hombres son posibles. Entonces, Colosenses le habla a esa época, a la época del pragmatismo.

Y creo que también, en quinto lugar, ésta es una época de relaciones frustradas. Una gran cantidad de personas en nuestro mundo está buscando relaciones significativas, están buscando relaciones que sean satisfactorias entre ellos. Sin embargo, tantas personas están insatisfechas de manera desesperada. Yo diría que la mayoría de la gente están desesperadamente insatisfechas, muchas personas están solas, muchas, muchas personas no están relacionadas de una manera significativa con nadie, inclusive con sus esposas, sus esposos, sus padres, matrimonios, familias, gente que tiene que trabajar unos con otros, ninguna de ellas se puede llevar; tienen dificultad construyendo puentes para llegar el uno al otro. ¿Qué hay acerca de las relaciones? Colosenses habla claramente de este asunto. Capítulo 3, versículo 18, le habla de las esposas y los maridos  y cómo tener una relación positiva en una familia, en un matrimonio. Versículo 20, de los hijos; versículo 21, de los padres; versículo 22, de los siervos o empleados; versículo 1 del capítulo 4, de los jefes; todo acerca de las relaciones y cómo operan. Entonces, para aquellos que están en relaciones frustradas, Colosenses viene al rescate.

En sexto lugar, ésta es una época escatológica. Y con esto quiero decir que desde que, digamos, en los últimos 10 años, cuando empezaron a salir libros como la bomba de la población y el shock futuro y todas estas cosas, creo que la gente ha estado consciente del hecho de que podríamos estar cerca del fin del mundo. El hombre se ve a sí mismo en un curso de colusión con una catástrofe definitiva, podríamos morirnos de hambre, guerras de hambre y la hambruna es muy posible; ya se han establecido dispositivos nucleares en ciertos lugares, y estaba leyendo recientemente que si alguien o algo jamás llegaba a disparar esas cosas, podría crear una ola que destruiría las ciudades de las costas. Y un comentarista que oí apenas esta semana, dijo que es posible que eso podría causar una ola de más de 2 kilómetros de altura.

La guerra nos podrá destruir, la guerra nuclear, la guerra biológica química, la contaminación nos podría ahogar; cuando el Apolo 8 tomó fotos de la superficie de la Tierra, descubrió que, no Los Ángeles, sino el peor smog en el mundo era el que estaba en Osaka y Tokio, y a lo largo de esa tira, en Japón, 34 toneladas de suciedad por mes caen en cada kilómetro cuadrado y solo 17 toneladas caen en Nueva York. Vemos esta época y es escatológica. Digo, muchas personas creen que estamos acercándonos al final. Colosenses responde a eso, Colosenses tiene algo que decir acerca del destino, algo que decir acerca del futuro. En el capítulo 1, versículo 12 dice: “Dando gracias a Dios, que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos”, y en el versículo 13 habla de un reino venidero o de un reino con un aspecto venidero. Oiga, hay un factor de destino aquí, hay algo en el futuro. Capítulo 3, versículo 4: “Cuando Cristo, quien es nuestra vida, aparezca”, eso nos dice que algo va a pasar en el futuro, Cristo aparecerá y entonces apareceremos con Él en gloria. Vea esta época desde todo ángulo posible y va a descubrir que Colosenses está actualizado, es crítico para el día de hoy; presenta a un Cristo que no envejece, atemporal, eterno, como la solución para el dilema de todo hombre.

Que la época de la ciencia sepa que Él es el arquitecto, el creador y el sustentador del universo; que la época del ecumenismo sepa que Él es la única cabeza verdadera de la única iglesia verdadera, su propio cuerpo; Él es el salvador todo suficiente, la fuente de su unidad vital; que la época en donde no hay autoridad, sepa que Él es la única autoridad, la imagen del Dios invisible, el preeminente en el universo, el que encarnó la plenitud de la Deidad, la fuente de todo conocimiento y toda sabiduría; que la época del pragmatismo sepa que Él puede cambiar una vida milagrosa y totalmente, solo Él puede dar amor y gozo y paz y perdón y cualquier otra virtud, y una nueva capacidad para vivir la vida a su plenitud; y que la época de las relaciones frustradas sepan que Él es la fuente de amor verdadero y de entendimiento, Él edifica familias y matrimonios y amistades; y que la época escatológica sepa que Él es el fin, la esperanza, el clímax, el rey venidero, Aquel en quien toda la historia se resuelve. Y cuando sepan eso, conocerán el mensaje de Colosenses.

Comencemos viendo los primeros dos versículos, y esto es tan solo la introducción. Versículo 1: “Pablo, Apóstol de Jesucristo, por la voluntad de Dios, y el hermano Timoteo, a los santos y fieles hermanos en Cristo que están en Colosas. Gracia y paz sean a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo”. Notará que en la mayoría de los manuscritos esa última frase: “Y el Señor Jesucristo”, no aparece. Ciertamente es verdad. Nada más que algunos manuscritos la incluyen y otros no. Ahora, conforme Pablo presenta el libro, voy a usar esto como una plataforma para darle un panorama general. Conforme Pablo presenta el libro, él da los cuatro elementos normales de una introducción, esto es muy típico.

Cuatro elementos normales. Número uno, es el escritor. Cuando escribimos una carta, colocamos nuestra firma al final y usted tiene que leer toda la carta para ver quién le escribió la carta; Pablo comienza con su nombre, esto era típico, “Pablo”, y como usted sabe, yo no puedo evitar más que leer el nombre y no ser cautivado, simplemente hay algo en ese nombre que me cautiva, enciende mi imaginación, me impone como ningún otro ser humano fuera de nuestro Señor; su personalidad es algo tan devastador, es una combinación de una mente absolutamente brillante, una voluntad totalmente imparable; sin embargo, un corazón tierno. Un hombre único quien fue judío por descendencia, sin embargo, fue un ciudadano romano por nacimiento, y poseyó una cultura combinada de los griegos y los judíos que él adquirió por ser criado en la cultura griega en Tarso, y la preparación por parte de maestros judíos tales como Gamaliel; él inclusive se convirtió en un fariseo, él fue un hombre con una cosmovisión total, por lo menos en el mundo con el que estaba familiarizado.

Él fue llevado al ministerio, y él se volvió primordialmente la causa determinante del curso futuro de la historia; un hombre así es tan sorprendente que si tuviéramos una carta de ese hombre tendríamos un tesoro increíble, y tenemos 13 de él. Cuán ricos somos. Entonces, él se presenta a sí mismo, y eso sería suficiente para nosotros, y probablemente suficiente para la gente en Colosas realmente; algunos de ellos, de cualquier manera, que ciertamente sabían de él, pero él añade esto, él siempre añade esto: “Apóstol de Jesucristo”. Y la razón porque él añade esto, es porque esto afirma su autoridad; él no está a punto de escribir una carta que da su opinión, él no es simplemente un mensajero, él es alguien vestido con la autoridad y capacitado con el que lo envía; él no simplemente está llevando un mensaje, él representa autoridad y poder. ¿Y sabe una cosa? Él afirma esa autoridad apostólica cuando él escribe a iglesias, cuando él sintió que era necesario.

En Filipenses, por ejemplo, en donde no es necesario que él establezca su autoridad porque ya ha sido establecida, él ni siquiera se molesta por decirlo. En 1ª y 2ª de Tesalonicenses, en donde no es necesario establecer su autoridad, él no se molesta por decirlo ahí tampoco. Y en Filemón, en donde no está usando autoridad, sino pidiendo un favor, él no dice nada acerca de su autoridad. En contraste, en Gálatas, él pasa dos capítulos hablando de su autoridad porque estaba en cuestión. Y ahora al escribir a los Colosenses él simplemente la afirma para que ellos sepan que ésta no es una opinión de algún misionero, sino que es la palabra con autoridad del vocero divinamente designado de Jesucristo, ésta es la Palabra de Dios. “Pablo, Apóstol de Jesucristo”, ¿cómo?, “Por la voluntad de Dios”. Él no llegó a tener esta función por aspiración, por usurpación, por nominación, sino por revelación divina, “la voluntad de Dios”. Entonces, conocemos al escritor.

En segundo lugar, su compañero. En tantas de sus cartas, él presenta a la persona que está con él mientras que él está escribiendo, éste no es un coautor, es simplemente el que estaba ahí con él; y Timoteo, de hecho, dice: “Y el hermano Timoteo”. Él no está diciendo que Timoteo está escribiendo, él está diciendo que “Timoteo está conmigo”. Él incluyó a Timoteo como su compañero cuando comenzó, en 2ª de Corintios, en Filemón, en Filipenses, en 1ª de Tesalonicenses, y en 2ª de Tesalonicenses. En Gálatas, él incluyó a un grupo de hermanos que estaban con él. En 1ª de Corintios él incluye a Sóstenes, el hermano Sóstenes. Entonces, es su hábito incluir en el saludo a quien está con él, es como si dijera: “Soy yo y mi amigo que está conmigo, diciendo hola”, nada más que más que eso, hablándole a ustedes como el Apóstol de Cristo. No puedo evitar sino decir una o dos palabras de Timoteo. Pablo amaba a Timoteo de una manera muy, muy excepcional; estoy seguro de que Pablo amó a muchas, muchas personas, y en particular a muchos de los que él había ganado para Cristo; pero él tenía un amor único hacia Timoteo. Timoteo fue el que lo consoló, Timoteo fue aquel cuya presencia él amaba más. Lea en algún momento Filipenses 2:19 al 23, y simplemente vea sus sentimientos hacia Timoteo.

Durante los largos años de trabajo que Pablo pasó como un Apóstol, Timoteo había sido su camarada. Timoteo es una persona interesante, él fue muy delicado, frecuentemente enfermo, tímido, titubeando, siempre necesitando ánimo y lloró mucho; ese fue Timoteo. Sin embargo, nadie en todo el ministerio de Pablo alguien es visto en una relación como la que Pablo tuvo con Timoteo. Pablo no confió tanto en nadie ni a nadie le expresó tanto amor como a Timoteo. Él verdaderamente fue el hijo de Pablo en la fe. Entonces, él dice: “Timoteo está conmigo”, eso es bueno para Pablo, eso es bueno, porque conforme él escribe, él está en la cárcel, y tener a Timoteo es una bendición.

En tercer lugar, los lectores. El escritor, su compañero y los lectores, versículo 2: “A los santos y fieles hermanos en Cristo, que están en Colosas”. Y notará usted cómo esto se estrecha, “A los santos”, ese es un término amplio; y de los santos, a los santos fieles, y de los santos fieles a los que están en Colosas. Él enfoca su carta hasta llegar al objetivo, a los santos. ¿Sabe usted lo que es un santo? Dice usted: “Oh, sí, son de los que tienen estatuas”. No. La palabra “santos” simplemente para darle esto, presentándolo desde un ángulo diferente, un poco diferente, sé que usted está familiarizado con esto, pero no quiero decir lo que usted ya sabe, quiero decir algo en lo que quizá no ha pensado.

La palabra “santo” en el griego original, escuche esto, no tiene un significado ético moral en absoluto, no tiene una naturaleza justa en su terminología, no tiene importancia moral, no tiene importancia ética, simplemente significa “apartado”, “uno separado”. Hablamos de una iglesia como un lugar santo. Ahora, eso no significa el ladrillo y la piedra y la madera que eso tiene algún tipo de cualidad ética, no significa que esto es cemento moral, no; lo que significa es que es santo solo en el sentido de que esto ha sido apartado para el uso del pueblo de Dios. Hablamos de la Biblia con tanta frecuencia que decimos “el libro Santo”. El papel no es diferente, en términos éticos, que cualquier otro papel, y la tinta no tiene ninguna cualidad moral en absoluto; pero cuando decimos que es un libro Santo, queremos decir que de todos los libros en el mundo este libro ha sido apartado como el único libro mediante el cual Dios comunicó su verdad, está apartado del resto de los otros libros. Venimos a la mesa del Señor en algún momento y tomamos el pan y decimos: “Este es pan santo”.

Bueno, no es diferente que cualquier otro pan ordinario, pero ha sido apartado como un símbolo de Jesucristo. “Santo” simplemente significa “apartado”. ¿Sabe usted lo que es un cristiano? Él es santo. Eso no necesariamente hace una afirmación ético-moral acerca de él, simplemente dice que él ha sido apartado del mundo, de personas ordinarias, para pertenecer a Dios. Ahora, si él es santo o no de manera genuina, es algo que tiene que ser examinado para ver si él está viviendo al nivel del hecho de que él ha sido apartado, a los santos. Y después, él lo hace aún más estrecho, un poco más estrecho, y fieles hermanos.

Ahora, no estoy hablando de los santos, sino que estoy hablando de los que han sido fieles, estoy hablándoles a los que han sido leales, y esa es la idea aquí, es como si fuera traducida de esta manera, y esto puede ser hecho porque “kae” puede ser traducido de esta manera. A los santos, esto es los hermanos fieles; no es los santos por aquí, los hermanos fieles por acá, como si hubiera un significado adverso; son los santos, esto es, los hermanos fieles. Ahora, ¿cuáles, Pablo? Los que están en Colosas, que están en Colosas. Bueno, hablemos de Colosas. Tenemos que entender un poco del trasfondo acerca de Colosas. No sabemos cuándo fue fundada, pero ya existía en los días de Jerjes, quien fue el rey de Persia, del 486 al 465 antes de Cristo, entonces unos 500 años antes de que Cristo naciera, Jerjes, quien incidentalmente es el mismo que Asuero, el rey, durante el tiempo de Esther, en ese entonces Colosas existía, todavía estaba ahí en el día de Pablo, entonces era una ciudad antigua. Estaba ubicada a más de 150 kilómetros de Efeso.

Ahora, si usted quiere un área general en su mente, es en lo que la actualidad sería conocido como Turquía, y lo que en el día de Pablo era conocido como Asia Menor. Simplemente al otro lado de Macedonia. Estaba ubicada, como dije, a más de 160 kilómetros de Éfeso, y el río Lico se unía a otro río llamado el Meander, para aquellos de ustedes que les gusta la historia o que les gusta la geografía; los ríos Lico y Meander, ahí en ese pequeño valle, estaban al lado de tres ciudades importantes que crecieron: Una era llamada Hierápolis, la otra era llamada Laodicea, y la tercera era llamada Colosas. Ese pequeño trío de ciudades ocupaba esa pequeña área, estaba en el área de Frígea, en la provincia romana de Asia Menor. Ahora, el área era conocida por dos cosas, y podemos identificarnos con la primera: Terremotos. Los terremotos destruyeron a Laodicea muchas veces.

La segunda cosa por la que era conocida era porque del río Lico habían depósitos de piedra caliza que quedaban, y algunos historiadores han dicho que dejaban configuraciones sorprendentes por toda el área en donde el agua se derramaba y elevaba su nivel en la época de inundaciones, y dejaba esta roca caliza y todo tipo de formaciones extrañas que se veían como monumentos resultaban. Ahora, en la tierra, en donde no había roca caliza, la tierra era súper fértil y cultivaban pastura ahí, y tenían pastura excelente, excelente tierra de pastura para las ovejas, y se convirtió en el centro de lana del mundo antiguo; y usaban la roca caliza también para teñir; criaban a las ovejas, tenían la lana, y después teñían la lana ahí.

Algo que es interesante es que para el 400 después de Cristo, 400 años después de Cristo, Colosas ya no existía, dejó de existir, y hoy día, no estoy seguro, hay un pequeño debate acerca de esto, pero no estoy seguro de que en la actualidad alguien puede de manera definitiva, puede inclusive encontrar las ruinas; podemos encontrar las ruinas de Laodicea y Hierápolis, pero no de Colosas aparentemente. Fue una ciudad gentil, pero se estima que en esas tres ciudades podría haber tanto como 50.000 judíos, y la razón por la que estiman eso es porque encontraron algunos documentos acerca de un impuesto que la comunidad judía ahí estaba enviando de regreso a Jerusalén, y por la cantidad del impuesto pueden deducir cuántos judíos habrían sido para poder entregar esa cantidad, y estiman que unos 50.000 judíos. Entonces, hubo una población gentil grande y una población judía más bien grande.

Entonces, estaban ahí los santos en Colosas. No una ciudad famosa, una muy insignificante, y en la época de Pablo no era un lugar importante, era totalmente insignificante, iba camino a su extinción. ¿Cómo es que la iglesia comenzó ahí? Bueno, permítame tan solo darle un panorama breve. En el tercer viaje misionero de Pablo, él fue a Éfeso. Éfeso fue un gran centro de Asia Menor, y Pablo fue ahí en su tercer viaje y se quedó ahí durante tres años, ¿se acuerda? Durante los tres años que él estuvo en Éfeso, él nunca visitó Colosas hasta donde sabemos. Pero comenzó a venir gente a él de toda Asia Menor. Y sabe usted que durante esos tres años la iglesia en Éfeso fue fundada, y todas las siete iglesias de Apocalipsis 2 y 3 fueron fundadas; usted tiene Éfeso, Laodicea, Esmirna, Filadelfia, Pérgamo, todas esas, Tiatira, todas esas iglesias fueron fundadas durante esa época y también lo fue la iglesia en Colosas y también la iglesia en Hierápolis. Todas fueron el resultado del ministerio de Pablo en su tercer viaje misionero conforme él ministró ahí.

En Hechos, capítulo 19, versículo 10 dice, y esto es parte de su ministerio ahí en Éfeso: “Y esto continuó durante el espacio de dos años”, esta fue la primera parte del ministerio, “De tal manera que todos los que moraban en Asia”, esto es Asia Menor, una provincia, “Todos los que moraban en Asia Menor oyeron la palabra del Señor Jesús, tanto judíos como griegos”; versículo 26: “Cuando quisieron expulsarlo, dijeron: Además, tú has visto y has oído que no solo en Éfeso, sino en casi toda Asia Menor, éste Pablo ha persuadido y ha convertido a muchas personas diciendo: No son dioses los que son hechos con manos”. Entonces, este es el comentario de Lucas en el versículo 10, y este es el comentario de sus perseguidores en el versículo 26, que su Evangelio había llenado toda Asia Menor. Desde el punto de vista de Éfeso, la gente venía a oír el Evangelio y se regresaba.

De Colosas vino un grupo de personas: Epafras, Filemón, Apia, Arquipo; de Laodicea vino Ninfas. Todos ellos recibieron a Cristo bajo el ministerio de Pablo, todos ellos regresaron para ser usados por Dios para comenzar iglesias. La persona más influyente al principio de esas tres iglesias en esas ciudades fue Epafras. Si usted lee el capítulo 4 de Colosenses, y el versículo 2, usted lo va a conocer. “Epafras, quien es uno de vosotros”, como puede ver, es colosense, “quien es uno de vosotros, un siervo de Cristo, os saluda”. Epafras había venido a visitar a Pablo desde Colosas, entonces él dice: “Él envía sus saludos, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones, para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere”, qué gran hombre, “Porque de él doy testimonio de que tiene gran solicitud por vosotros”, y ahora, escuche esto: “Y por los que están en Laodicea y los que están en Hierápolis”.

Aparentemente, Epafras había sido usado para fundar las tres iglesias. Y lo que había sucedido es que Pablo ahora había terminado sus tres años en Éfeso, él pasó un invierno en Grecia escribiendo, y después comenzó a dirigirse de regreso a Jerusalén. Él recogió la ofrenda que iba a llevarle a los santos pobres y regresó hasta Jerusalén; él llegó a Jerusalén, ¿y se acuerda usted del problema terrible que pasó? Lo metieron a la cárcel, y después él terminó en Cesárea en la cárcel, él apeló su caso a Cesar y lo enviaron de regreso a Roma.

Y ahora él está en Roma y él es un prisionero, pero como prisionero él tiene libertad para que la gente lo visite. Entonces, en el confinamiento romano, encadenado a un soldado, Epafras llega de Colosas y le cuenta de los colosenses, y a partir de eso, sale esta carta. Una iglesia que nunca había visitado hasta donde sabemos, una iglesia que él no había fundado, pero en algún punto cerca del 63 después de Cristo, cerca del final de su encarcelamiento, Epafras llega, le cuenta de la iglesia incidentalmente, él le dio un reporte favorable –veremos eso cuando comencemos a ver los versículos 3 y en adelante–, Pablo dice: “Damos gracias a Dios por vosotros”, digo, fue un buen reporte. Pero había un peligro ahí también, y esa es la razón realmente por la que vino Epafras, él estaba preocupado, y veremos por qué estaba preocupado en tan solo un momento.

Ahora, eso nos lleva, regresando a los versículos 1 y 2, a la cuarta característica de esta introducción: El saludo. Hemos visto al escritor y su compañero y los lectores, y el saludo: “Gracia y paz sean a vosotros de Dios nuestro Padre”, ese fue el saludo común. “Gracia” es el favor de Dios espontáneo, inmerecido en acción, es la misericordia de Dios soberana, concedida de manera libre en operación, y el resultado de eso es la paz. Cuando Dios opera su gracia soberana en usted, el resultado es que usted recibe paz. Gracia fue un término judío, paz fue hebreo; ambas fluyendo de Dios. Entonces, Pablo lo saluda. Entonces, él comenzó, él comenzó su carta como resultado de la venida de Epafras. Pero, ¿qué tenía en mente? ¿Qué es lo que Epafras le dijo que le hizo escribir esto? Digo, él no solo se sentó y empezó a hablar, él estaba hablando acerca de algo. ¿Qué fue?

Eso nos lleva al quinto punto en nuestro pequeño bosquejo, y esa es la herejía. Hemos visto al escritor, al compañero, los lectores, el saludo, cinco es la herejía. Y dice usted: “¿En dónde está eso?”, en los primeros dos versículos, está ahí. Pero usted no puede entender el libro a menos de que entienda esto, y realmente esto es fascinante, y usted debe entenderlo. Aquí está una congregación de gentiles y probablemente tienen un grupo de judíos creyentes aquí, unos cuantos, y tienen un problema: hay una herejía que está comenzando a infiltrarse en la congregación; y Epafras, su pastor, realmente está preocupado. Él viaja más de 1600 a 1900 kilómetros, dependiendo el camino que haya tomado para ir a Roma y ver a Pablo y derrama su corazón a Pablo. Él dice: “De hecho, la gente es fabulosa, Pablo, pero hay un peligro inminente, hay un peligro”.

Y Pablo les escribe y dice: “Oigan, ustedes, súper personas, oigan, ustedes son fabulosas, pero permítanme advertirles acerca de algo”. Además, más adelante usted lo va a oír decirles: “No dejen que nadie los engañe”, no es que ya habían sido engañados, es que estaban en peligro de ser engañados, esto es prevención. Dice usted: “Bueno, ¿cuál es la herejía?”, bueno, era una herejía con dos frentes. En primer lugar, venía del paganismo. Esas personas estaban viviendo al borde del paganismo todo el tiempo. ¿Sabe una cosa? En esa región los historiadores nos dicen que las deidades como Cibeles, Men y Serapis, Helios, Selene, Démete y Artimo dominaban la adoración de la gente;  digo, habían dioses, usted sabe, “ad nauseam”, “ad nauseam”, suficientes.

Y la maldad básica que enfrentaba esa iglesia era volver a caer en el paganismo. En la mayoría de los casos eran cristianos nuevos, y la atracción de la oscuridad y la sensualidad de la vida antigua era fuerte. ¿Alguna vez ha notado eso en su vida? Yo noto eso con cristianos nuevos, yo lo veo en mí; algunas veces lo llamo – creo que Hendriksen usa el término, William Hendriksen, “el cable del pasado”, la vida es como un cable, el hábito produce cables. Una persona teje un hilo cada día hasta que se convierte en un cable inquebrantable, irrompible, y después usted no lo puede cortar y el cable del pasado tiende a jalar. Estaba el ambiente del presente en el que estaban viviendo, era difícil remar en contra de la corriente; y después, tenían el jalón de la pasión que los jalaba, y entonces Pablo les estaba diciendo: “No regresen, no regresen”. En el capítulo 1, por ejemplo, versículo 23 dice: “Si continúan en la fe, arraigados y establecidos y no se alejan, no quiero que regresen, quédense ahí, aguanten ahí”. Capítulo 2, versículo 6 él dice: “Como habéis recibido a Cristo, sigan andando en Él”. Capítulo 3, versículo 2: “Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra, no regresen por ese camino”.

Entonces, Pablo ve el mundo y la carne jalándolos, jalándolos. Pero había otra cosa: era Satanás; el mundo y la carne jala, y también Satanás. Y mientras que el vicio, el mundo y la carne jala al cuerpo, Satanás jala la mente, Satanás está disfrazado como ángel de luz y entonces aquí tienen al vicio jalando sus deseos pecaminosos, los deseos de la carne, y tienen doctrina falsa jalando sus mentes; Satanás entró y sembró su doctrina falsa y eso se convierte en el palpitar real de la escritura de Pablo para contraatacar la doctrina falsa, y esta doctrina falsa, permítame dárselo de manera muy simple, esta doctrina falsa básicamente tenía dos características; no sabemos qué tipo de doctrina era, no tenemos ningún título para ella, realmente no hay un sistema en particular que conocemos históricamente, pero se lo voy a definir.

Esta doctrina falsa que Satanás estaba comenzando a esparcir, o por lo menos tratando de esparcir en Colosas, tenía dos características básicas: Número 1, incluía una filosofía falsa. Capítulo 2, versículo 8: “Guardaos, no sea que alguno os engañe mediante filosofía”. Hombre, muchas personas han sido echadas a perder mediante la filosofía, “Y engaño vacío”, uhm, esto es interesante.

“Bueno, ¿qué estás diciendo, John?”. Escúchame. Aquí está lo que estaban diciendo: A los griegos les encantaba el conocimiento; oh, les encantaba. Literalmente, esparcían y brillaban por lo que conocían, y entre más se metía usted en el conocimiento y más difícil era que alguien lo entendiera a usted, y más se metía con lo extraño, con el entendimiento raro, más orgulloso se convertía usted. Los herejes estaban diciendo esto, ellos estaban diciendo: “La simplicidad del Evangelio no es adecuada”. Ahora, escuche: “La simplicidad del Evangelio no es adecuada, Jesucristo no es suficiente; debes tener un conocimiento complejo además de tenerlo a Él. La salvación es Cristo más conocimiento, equivale a salvación”. Ellos decían tener visiones secretas. Capítulo 2, versículo 18: “Entrometiéndose en esas cosas”, literalmente dice: “Aferrándose en cosas que él ha visto, y envaneciéndose vanamente en su mente carnal”.

¿Sabe lo que era? Esto era lo que estaba pasando. Este hombre pretendía ver una visión, y él viene y dice: “He visto una visión, he visto lo sobrenatural”, y él asume un aire de entendimiento profundo de los misterios divinamente revelados, ¿se da cuenta? Y él se enorgullece por su conocimiento superior, y esto es lo que más adelante se convirtió en gnosticismo, de gnosis, conocer, conocimiento superior; esto no es gnosticismo aún, porque el gnosticismo realmente no fue definido por muchos años después de esto, pero aquí están las semillas del gnosticismo, orgullo intelectual. Alguien estaba diciendo: “No es suficiente conocer a Jesús, ustedes no pueden derrotar los poderes de los demonios que emanan, no pueden traspasar las barreras para llegar a la esfera divina únicamente con Jesús; tienen que tener conocimiento superior”.

Y entonces, estaban hablando de filosofías absurdas y estaban entrometiéndose, el versículo 18 dice: “En cosas que habían visto, y su mente carnal estaba envaneciéndose. Jesús no es adecuado”, ¿se da cuenta? “Jesús creía en eso, era una de las emanaciones”, esto es lo que creían. “Dios era bueno, Dios era espíritu, la materia era mala, ¿se acuerda de eso? Es lo mismo que los gnósticos. ¿Cómo es que Dios, siendo bueno, podría crear la materia mala? Él no podía. Entonces, ¿sabe lo que Dios hizo? Él simplemente dio lugar a muchos sub-dioses, y ellos seguían y seguían y seguían y seguían, y finalmente aquí abajo comenzaban a volverse malos y empeoró, y empeoró y empeoró, y uno realmente malo creó la materia; y Dios estaba tan distante que Él no tuvo nada que ver con eso”. ¿Sabe quién era Jesús? Él estaba alineado aquí arriba, una de las emanaciones buenas, las malas eran los demonios.

Y entre el hombre y Dios estaba esta barrera de demonios malos, y la única manera en la que usted podía atravesar eso era teniendo el súper conocimiento, y adorando a las emanaciones buenas que podían ayudar a usted a atravesar esa barrera; esa es la razón por la que adoraban ángeles, porque pensaban que necesitaban que los ángeles rompieran esa barrera para poder llegar a la esfera divina, y Jesús era uno de esos ángeles. Él no era suficiente; usted tenía que conocer a más que tan solo Él. Él no era Dios, Él era sub-dios, Él era una emanación.

Esto más adelante, como dije, se desarrolló de manera completa en gnosticismo. Jesús era una emanación buena; algunos de ellos dijeron: “Él era un fantasma”, y esa es la razón por la que Pablo dice en el 1:22 que en “el cuerpo de su carne”; él dijo esto. Y en el capítulo 2, versículo 9 él dice: “En Él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”. Ahora, esta filosofía decía: “Jesús no puede salvarte. Jesús más conocimiento. Necesitas la ayuda de Jesús, pero no se te olvide que necesitas a todos los demás ángeles que puedas conseguir, entonces adóralos a todos, porque cuando comiences a romper esa barrera de ese grupo malo de emanaciones que están ahí, vas a necesitar algunas emanaciones buenas, en cierta manera, para que te ayuden”, y esa es la razón por la que adoraban a los ángeles. Observe el capítulo 2, versículo 18, lo dice ahí a la mitad: “Adorando ángeles”, culto a los ángeles; estaban adorando a emanaciones buenas.

¿Sabe lo que esta filosofía atacaba, amados? Atacaba esto: Atacaba la Deidad de Jesucristo, ¿no es cierto? De frente. “Y sabe que eso se convierte en el tema de esta carta? Jesús es Dios, capítulo 1, versículo 15: “Él es la imagen del Dios invisible, el preeminente de la creación”; capítulo 1, versículo 27: “Cristo, la esperanza de gloria, y en Cristo”, y me encanta esto al final del versículo 28, “Todo hombre puede ser perfecto”. Escuche, ¿qué está diciendo él? Él está diciendo: “Cristo es Dios, y Cristo es todo lo que usted necesita. Usted no necesita nada más”. Capítulo 2, versículo 3: “No necesitan más conocimiento porque en Cristo están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento”. Capítulo 2, versículo 9: “Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”. Capítulo 2, versículo 19: “Y por Él, quien es la cabeza, todo el cuerpo está unido”. En otras palabras, él simplemente continúa diciendo: “Cristo es Dios, y Cristo es suficiente, y no necesita nada más”. En ningún otra Epístola se hicieron afirmaciones más fuertes como en esta Epístola a favor de Cristo. La filosofía no es necesaria, Él es todo lo que necesitas, ¿verdad? No Cristo más conocimiento equivale a salvación.

Hay un segundo factor en esta herejía. El primero fue la filosofía falsa, el segundo fue la ceremonia judía, legalismo. Ahora, dice usted: “Bueno, ese es un compañero extraño para la filosofía griega”, tiene razón, pero estaba ahí. De alguna manera, esta herejía extraña era una combinación de filosofía griega y ceremonialismo judío o legalismo. Observe el capítulo 2, versículo 11: “Algunos de ellos estaban diciendo: Tienes que ser circuncidado para ser salvo; en quien también vosotros habéis sido circuncidado con la circuncisión hecha sin manos”, dice él, “No necesitas una circuncisión”. ¿Qué era lo que esta parte de la herejía estaba diciendo? Escuche: Cristo más obras equivale a salvación. La filosofía decía: Cristo más conocimiento equivale a la salvación; esto es, Cristo más obras; y Dios dice: Cristo más nada equivale a salvación. Ese es el mensaje de Colosenses. Capítulo 3 nos dice un poco más, capítulo 3, él dice: “No hay judío ni griego, circunciso o incircuncisión, no se metan en eso, ese no es un problema; no hay necesidad inclusive de preocuparse por eso”.

Entonces, estaban preocupados por cosas por las que no tenían que preocuparse en absoluto. Inclusive, llegó al punto, por ejemplo, en el capítulo 2, versículo 20: “Y vosotros habéis muerto con Cristo a los rudimentos del mundo”, ¿por qué?, “Como si estuvieras viviendo en el mundo, os sometéis a ordenanzas como no toquéis, no gustéis, no manejéis”, esto es como ascetismo, usted sabe, no podían hacer nada, todo lo cual perece con el uso según los mandamientos y doctrinas de los hombres; estas cosas, de hecho, tienen apariencia de sabiduría o de adoración autoimpuesta. Entonces, él realmente dice: “No necesitan esas cosas: no toquen, no manejen, todo eso es inútil”. En el versículo 16 del capítulo 2: “Ninguno, por tanto, os juzgue en comida o bebida o luna nueva o día de reposo”, escuche, “Todo lo cual es sombra de lo que está por venir, pero el cuerpo es Cristo”, me encanta eso. ¿Sabe lo que él dice? “¿Por qué necesitan la sombra, cuando Aquel de quien es la sombra ya está aquí?”, ¿se da cuenta? Olviden la sombra. Aquel de quien es la sombra está aquí, el cuerpo está aquí, no necesitan la sombra.

Entonces, aquí estaban inmersos en filosofía griega y ceremonialismo judío estos falsos maestros, y simplemente estaban comenzando a atacar la iglesia en Colosas. Dice usted: “Qué mezcla tan rara, ¿de dónde salió?”, no sabemos, ni siquiera sabemos quiénes eran estas personas, pero hay precedente para esto. Hubo un grupo de personas en Israel llamado los esenos. ¿Alguna vez ha oído de ellos? Las tres sectas religiosas más importantes en el judaísmo: Fariseos, saduceos y esenos. Los esenos eran ascéticos,  y con eso quiero decir que estaban muy lejos, de hecho, creían que usted no debía tener nada, que usted tenía que estar totalmente privado de todo; digo, realmente eran muy extremos, digo, realmente eran extremos.

Eran gnósticos, eso es interesante, creían que el cuerpo era corruptible, que la materia era corruptible, y el espíritu era bueno e imperecedero; entonces tenían esa misma corriente filosófica, veían el alma en la cárcel del cuerpo el cual fue un concepto griego, fue su concepto, y la razón por la que los griegos lo tenían era porque era el diablo, el mismo diablo, sea que esté operando con los griegos o con cualquier otra persona; eran legalistas súper estrictos, iban mucho más allá de los fariseos, eran célibes, y adoptaban hijos para propagar su teología. Algunos de ellos se casaron, pero si se casaban le daban a su esposa un periodo de prueba de tres años, no sé en base a qué criterio decidían si debían continuar después de eso o no. Odiaban las riquezas. ¿Sabe usted lo que Josefo dice de ellos? Josefo dice que adoraban ángeles, ¿no es eso interesante? Es sorprendente.

Pero todas las cosas que este grupo extraño de personas estaban haciendo para afectar a la iglesia colosense, también son características de estas personas, los esenos. Los esenos eran vegetarianos, súper legalistas. Bien pudo haber sido que el grupo influyente detrás de la escena en Colosas era este grupo de esenos; pero lo que sea, ellos estaban diciendo: “Cristo más reglas y leyes equivalen a salvación; Cristo más conocimiento equivale a salvación”. Pablo quiere decir en Colosenses: “Cristo más nada equivale a salvación”. Dice usted; “Bueno, ¿cómo es que algo pudiera mezclarse a tal grado con filosofía y legalismo y adoración de ángeles y asceticismo y todo esto se unión?”, es porque Satanás propaga toda esta religión falsa.

Pero, ¿sabe una cosa? Hay gente así que tiene muchas mezclas. Recibí una carta, y simplemente quería compartirla con usted, llegó a nuestro ministerio de cintas, de un lugar realmente extraño; la comunidad y retiro espiritual anondech, simplemente para mostrarle una ilustración de cuán confusas pueden llegar a ser las cosas. Esta es la carta. “En la creación magnífica que Él ha concedido en nosotros, nuestra comunidad es silenciosa y está en reposo; se pagó el terreno. Ha habido pocos martillos y sierras y herramientas moviéndose en la comunidad conforme nuestro monje líder Ben, y su amada esposa Mona, han estado de vacaciones por varias semanas. Ben es el fundador de anondech, su devoción fluye a través del karma-yoga. Él es un carpintero, electricista, plomero, pintor, constructor de iglesia y templo, y un constructor de altares”. Digo, construir una iglesia es una cosa; construir una iglesia y un templo es algo; construir una iglesia, templo y altar es una mezcla única. Además dice:

“Recientemente tuvimos un baile con Banana Buggy y Lazy Days donando la música. Hubo diversión, comida y ruido. El Señor también proveyó a un par de niños que estuvieron ahí haciendo cruces en las frentes con bálsamo de tigre. Algunos niños, de manera inocente, quedaron sorprendidos cuando de pronto la cruz se empezó a quemar en su frente. Hubo una reunión de Baha’i en la sala”, Baha’i es lo que cree que usted puede llegar a Dios como usted quiera, y hay nueve puertas, “Fuego centellante y algo de refrigerio preparó el escenario. Los pancaques y la mermelada…”, bueno, no necesitamos leer eso. “Nos hemos unido a la Biblioteca de Cintas de Palabra de Gracia”, ¿se da cuenta? “Le damos la bienvenida a cualquiera que quiere venir y escuchar algunas cintas hermosas acerca de la Biblia, Cristo y la vida cristiana; el orador es el reverendo John MacArthur”.

Y recientemente recibí una carta de ellos, me pidieron que fuera ahí y hablara en un retiro. Ahora, usted habla de confusión, eso no es nada nuevo, digo, eso es confusión. Hay tres páginas más, pero no se las voy a leer. Incidentalmente, sigue hablando de las enseñanzas de Helen G. White y todo eso, eso fue añadido a lo que estaban aprendiendo. Bueno, como puede ver, los colosenses tenían algunas personas que estaban sentados ahí a su puerta que estaban igual de confundidos; hablaban de Cristo, pero era Cristo más algún súper conocimiento. No solo tenían toda la filosofía que era parte de su herejía en Colosas, sino que tenían todo el legalismo judío. Qué desastre. Pero el ataque primordial era éste: Satanás había concentrado toda esta confusión para atacar la suficiencia, ¿de quién? Cristo, y ahí es siempre en donde él ataca.

Y escuche la respuesta de Pablo en Colosenses 2:9: “Porque en Él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”, escúcheme, “Y vosotros estáis completos en Él”. ¿No es eso hermoso? Ahí está la respuesta. ¿Quiere usted conocer a Dios? Cristo es la imagen de Dios. ¿Quiere conocimiento? En Él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento. ¿Quiere ser aceptado por Dios? Adore a Cristo, no a los ángeles o a los intercesores celestiales. ¿Quiere cumplir la voluntad de Dios? No juegue con la sombra, la sustancia es Cristo. ¿Quiere santidad? No viene por abusar de su cuerpo, viene por colocar sus deseos en Él. Juan Wesley dijo esto: “Tú, oh Cristo, eres todo lo que quiero, más que todo en ti hallo”, eso es correcto. Cristo es, Colosenses 3:11 – hermoso, al final del versículo: “Cristo es todo y en todos”. ¿No es eso todo? Cristo es todo y en todos. Pablo tiene una cosa en mente en Colosenses, “Cristo es suficiente”.

Se cuenta la historia del reconocido escultor alemán J. H. von Dannecker. Napoelón vino a von Dannecker y le dijo: “Quiero que hagas una estatua de Venus para el Louvre en Paris”, una gran galería ahí. Von Dannecker dijo: “No”. Entonces, una cantidad enorme de dinero le fue ofrecida a él por parte de Napoleón, y aún así él se rehusó a hacerla. Enojado, el emperador demandó la razón del por qué, y ésta es la respuesta de von Dannecker: “Señor, he hecho una estatua d Jesucristo, y nunca puedo rebajar mi cincel para hacer una de un sujeto inferior”, me gusta eso. Después, él procedió a contar una historia. Von Dannecker lo hizo, él dijo: “La primera vez que moldeé a Cristo, después de dos años de trabajo, descubrí la estatua terminada en la presencia de mi hija pequeña, y yo le pregunté a ella: ¿Quién es? Ella aplaudió en admiración y dijo: Ciertamente es un gran hombre; y rompí la estatua y me fui a trabajar otra vez orando tanto como trabajé. Cuando volví a invitar más adelante a la niña para que entrara a mi estudio, ella se acercó a la figura como si estuviera viva, y dijo en asombro: Oh, yo lo conozco, Él es el que dijo: Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis”, ahora ese es el mensaje de Colosenses, esta es la obra maestra de Pablo de Cristo.

Oremos. Nos sentimos, Padre, como si hubiéramos sido elevados a los lugares celestiales. Solo quiero decir gracias porque Jesucristo es todo y en todos, y nada más es necesario. Oh, qué gozo es saber eso. No Cristo más conocimiento; no alguna experiencia súper visionaria, estática, sobrenatural; no alguna filosofía, sino que estamos completos en Él. No alguna ceremonia, algún ritual, algunas reglas, algunas obras, sino que estamos completos en Él. Mientras que sus cabezas están inclinadas y sus ojos cerrados, simplemente en un tiempo de conclusión en esta noche, si en su corazón conforme usted lo examina, usted tiene que reconocer que usted nunca ha reconocido a Cristo como el todo en todos, absolutamente supremo, incomparable, sin paralelos y todo suficiente. Si usted no ha hecho eso, entonces usted tiene una vida que es una afrenta a Dios, porque la Biblia dice que en el nombre de Jesús toda rodilla debe doblarse y confesar que Él es Señor para la gloria de Dios.

Y quizás en esta noche usted ha oído lo que he dicho al hablar de Jesucristo, y quizás tiene un sentimiento de lo que Pablo está tratando de expresar en esta carta y usted se está diciendo a sí mismo: “Si Cristo es todo, si Cristo es la respuesta a todos los dilemas de esta época y de mi vida y de mi destino, entonces eso es lo que necesito. Necesito a Cristo, necesito a alguien que pueda responder a las preguntas de la historia, necesito a alguien que pueda reparar una vida rota, necesito a alguien que pueda cambiarme, alguien que pueda rehacer mi vida y pueda hacerme tener relaciones significativas; digo, necesito a alguien que me pueda dar destino”. Y si usted está dispuesto a depender de la suficiencia absoluta y total de Cristo más nada, entonces Él lo va a recibir a usted y va a transformar de manera absoluta su vida ahora y por la eternidad.

Padre nuestro, oramos en esta noche porque podamos ver el milagro de salvación en la vida de algunos de los que están aquí con nosotros, y que todos nosotros tengamos una nueva experiencia de adoración y amor por el Cristo que nos ha redimido y a quien conocemos. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Volver arriba