¡Próximamente, nuestro nuevo sitio web! Vuelva a visitarnos la próxima semana.





A medida que realizamos la transición a nuestro nuevo sitio web, no se podrán realizar pedidos y ofrendas temporalmente. Por favor, regrese la próxima semana para completar su transacción.

Sermones

La Creación: Día 6, 2ª Parte

Por John MacArthur
Código de producto: 90-218
Scripture: Génesis 1:26-27
Bajar (Baja Calidad) | Bajar (Alta Calidad)
$5.00
pdf

Y continuamos en esta noche con nuestro estudio del libro de Génesis, capítulo uno. Los orígenes, día seis, la Creación… ¡Qué gran tiempo hemos disfrutado haciendo esto! No puedo pensar en alguna serie que haya hecho en los últimos años que haya tenido la respuesta que ésta ha recibido. Y tan pronto como la finalice, lo cual será en las próximas dos semanas - concluiremos con la parte acerca de la Creación, planeamos transmitirla por radio y difundirla por todo el mundo para que otros tengan la oportunidad de entender este gran, gran testimonio del libro de Génesis.

En nuestro estudio de Génesis llegamos ahora al día seis de la Creación de Dios, el pináculo de la obra creadora de Dios, la creación del hombre. Permítanme leer comenzando en el versículo 24 de Génesis 1: “Luego dijo Dios: “Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie.” Y fue así. E hizo Dios animales de la tierra según su género y ganado según su género y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno. Entonces, dijo Dios: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza. Y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.” Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: “Fructificad y multiplicaos. Llenad la tierra y sojuzgadla y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Y dijo Dios: “He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer. Y a toda bestia de la tierra y a todas las aves de los cielos y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer.” Y fue así. Y vio Dios todo lo que había hecho y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.”

No podía haber un relato más directo y simple de la Creación que ese. Le dice a usted con precisión lo que Dios hizo el día sexto. Él creó los animales terrestres, dividiéndolos en tres categorías; y encontramos a todos ellos en tres categorías, tanto a los animales domésticos indicados por la palabra bestias, que se refiere a ganado y los animales salvajes indicado por el término animales de la tierra y también serpientes, apuntando a todo lo que se arrastra, lo que camina cerca del piso: insectos, reptiles, anfibios, ratas y ardillas, etc., etc.

Habiendo creado el día antes esa forma animal de vida, habiendo creado todas las aves en el cielo y todos los animales del mar, Dios había completado Su Creación con excepción del hombre, terminando como los versículos 26 y 27 indican, al crear al hombre. Todo eso lo hizo en el sexto día, un período en realidad de 24 horas tal como se indica en el fin del versículo 31, la tarde y la mañana, un período de luz y un período de oscuridad… esto es un giro de la Tierra.

Los enemigos de Dios y los enemigos de la Biblia han negado esta palabra revelada de Dios. Ellos han dicho que el hombre ha evolucionado a lo largo de millones y billones de años. Y que el hombre moderno es el resultado de la mutación. El hombre moderno es el resultado de alguna transformación al azar, y sin embargo voluntaria, genética. El hombre es el producto de la supervivencia de los más fuertes. Eso no es lo que la palabra de Dios dice. Lo que le acabo de leer no puede ser más claro. Se reitera en el segundo capítulo, versículo 7: “Entonces, Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.”

Y ahí abajo, en el versículo 19: “Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo y toda ave de los cielos; y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar. Y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ése es su nombre. Y puso a Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. Entonces, Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer; y la trajo al hombre.”

Ahí tiene usted la creación de la mujer. En ambos casos, la creación del hombre, la creación de la mujer, es un acto de creación directo e inmediato por parte de Dios. En el capítulo 5 de Génesis, comienza de esta manera: “Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo. Varón y hembra los creó; y los bendijo y llamó el nombre de ellos Adán el día en que fueron creados.” Repetidamente dice que hubo un día cuando Dios creó al hombre, tanto hombre como mujer. Eso es lo que la Biblia dice.

Isaías 45:12 se hace eco de esto: “Yo hice la tierra y creé sobre ella al hombre.” Job 33:4: “Él Espíritu de Dios me ha hecho.” Deuteronomio 4:32 habla de un día en el que Dios creó al hombre sobre la tierra. Esto es repetido no sólo en los versículos que les he dado, sino también en otras partes. A pesar de la clara enseñanza de la Biblia, la primera enseñanza de Génesis y otros pasajes de la Escritura, los evolucionistas, algunos de ellos llamándose a sí mismos cristianos y por lo tanto siendo evolucionistas teístas, esto es que Dios causó la evolución para hacer que el hombre existiera, estos evolucionistas han tratado de ir en contra del testimonio claro de las Escrituras; que Dios creó todas estas cosas en un día, han tratado de probar que el hombre evolucionó, que todo evolucionó a partir de una criatura de una sola célula a través de animales del agua, anfibios, simios, hasta que llegaron finalmente al hombre erecto quien es entonces el pináculo de la Creación.

Pero los científicos, a pesar de negar a la Biblia, han hallado que es imposible encontrar prueba alguna de la evolución de algo, incluyendo la evolución del hombre. El motivo por el cual no pueden encontrar prueba es porque no hay evolución. Usted no puede encontrar prueba de algo que no sucedió. Y la evolución nunca sucedió; y es por eso que no pueden encontrar prueba de la misma. En seis días de 24 horas o días solares, Dios creó a todo el universo, la Tierra y a todas las criaturas vivas. Y hemos estado diciendo que lo hizo alrededor de 6 a 7000 años atrás.

Esto nos lleva al tema de los fósiles; tengo que hablar de esto. Hablé un poco la última vez, pero sé que muchos de ustedes son estudiantes - inclusive en la escuela primaria, algunos en los grados superiores, ciertamente en la secundaria, la preparatoria y hasta en la Universidad - y se enfrentan con el supuesto registro de los fósiles que prueba que el hombre evolucionó de alguna forma de criatura parecida a un simio que caminaba sobre cuatro extremidades. ¿Cómo enfrentamos el supuesto testimonio de los fósiles que se usa para probar la evolución? ¿Acaso los científicos no tienen eslabones perdidos? Parece que cada cierto número de años o cierto número de meses algún científico dice haber encontrado alguna forma transicional entre el mono y el hombre. ¿Tienen acaso eslabones perdidos? La respuesta es que absolutamente no, absolutamente no.

Hay un libro científico muy interesante llamado En el principio, escrito por Walter Brown quien es un doctor en filosofía de MIT, el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Durante 21 años, Walter Brown fue el director de los estudios de ciencias y tecnología en el colegio de Air War y profesor en la academia de la Fuerza Aérea, un científico prominente. El ha expuesto, tal como muchos otros, las mentiras que los evolucionistas están tratando de presentar para apoyar su posición. Escribe que las historias que aseguran que los fósiles de hombres primitivos parecidos al mono que han sido encontrados han sido exageradas. Por ejemplo, ahora se ha reconocido de manera universal que el hombre de Piltdown , una especie de hombre, ha sido un fraude total; y sin embargo existe y ha existido en los libros de texto durante más de 40 años.

Y antes de 1978, la evidencia para el Ramapithecus consistía de un simple puñado de dientes y fragmentos de mandíbulas. Y como le he dicho la semana pasada, el Ramapithecus era una de las categorías más extensas del hombre mono transicional. Ahora sabemos que simplemente vino de unos dientes y fragmentos de mandíbulas. Ahora se sabe que el Ramapithecus era simplemente un primate. El derrocamiento del Ramapithecus, supuestamente el primer humano, ha sido un golpe serio. Ahora creen los científicos que probablemente el Ramapithecus era el pariente extinto de un orangután y nada más que eso.

Y encuentra información bastante interesante acerca de eso en un libro de Roger Lewin llamado Huesos de contención, lo cual también le mencioné la semana pasada. Una de las otras supuestas formas transicionales es llamada el hombre de Nebraska. La única evidencia, por cierto, para apoyar la existencia del hombre de Nebraska termina siendo un diente de cerdo… Bastante lejano de lo que dicen que es. Los cráneos del famoso hombre de Pekín son considerados por muchos expertos como los restos de simios que fueron decapitados sistemáticamente y explotados para ser comidos por los hombres. La clasificación del homo erectus es considerada por la mayoría de los expertos como una categoría que nunca debería haber sido creada… con respecto a ellos.

Los primeros huesos de extremidades confirmados del homo habilis han sido recientemente descubiertos. Muestran que este animal tenía evidentemente proporciones semejantes a las de un mono y nunca debería haber sido clasificado como un hombre o semejante a un hombre.

Y luego, el australopitecino, tal como lo mencioné la última vez, que fueron hechos famosos por Lewis and Mary Leaky; la mayoría de ellos encontrados en Sudáfrica, bastante distintos de los humanos. Varios estudios detallados de los australopitecinos realizados con computadoras han mostrado que las proporciones de sus cuerpos no eran en absoluto etapas intermedias entre el hombre y los simios vivientes. Estudios más avanzados de los huesos del oído interno utilizados para mantener el equilibrio muestran una semejanza asombrosa con aquellos de los chimpancés y los gorilas, pero una diferencia completa con aquellos de los humanos. Uno de los fósiles, un adulto de casi 1 m de altura y aproximadamente 27 kilos de peso llamado Lucy… Ustedes recordarán el descubrimiento de Lucy… fue presentado inicialmente como evidencia de que el australopitecino caminaba de manera vertical como el humano; sin embargo, los estudios de la anatomía completa de Lucy, no tan sólo de una coyuntura de la rodilla, ahora muestra que no es verdad. Lamento decirles que Lucy colgaba de los árboles.

Durante 100 años, el mundo ha sido llevado a creer que el hombre Neanderthal era encorvado y parecía un simio. Los estudios recientes muestran que esta creencia errónea estaba basada en algunos Neanderthales que tenían enfermedades de huesos tales como la artritis y el raquitismo. El hombre Neanderthal, el hombre Heidelberg y el hombre Cro-Magnon eran completamente humanos; los artistas los describen, especialmente sus proporciones, de un modo bastante imaginativo y no están apoyados por la evidencia. Y así continúa.

Además, como hemos estado diciendo a lo largo del estudio, los métodos de fechados de los evolucionistas también están seriamente equivocados. En definitiva, no tienen ninguna forma transicional. Ellos no tienen ninguna prueba de evolución de nada, ciertamente ninguna prueba de la evolución del hombre. Y el motivo por el que tienen dificultades en probarlo es porque no sucedió y por lo tanto no puede ser probado

Lo que sí sucedió lo tenemos registrado en la Biblia. Regresemos a Génesis, capítulo 1. De acuerdo a los versículos 24 y 25, el sexto día incluyó la creación de los animales terrestres. Ganado - mencioné esto la semana pasada - habrían sido los animales que se podían domesticar y se podían domar. Las serpientes se refieren a todas las criaturas que están cerca del suelo… animales de la tierra de acuerdo al texto, cuadrúpedos, animales no domesticados. Y luego de haber hecho eso, llegamos a los versículos 26 y 27. Y aquí encontramos la creación del hombre. Ocurrió inmediatamente, ex nihilo, conforme Dios hizo que el hombre existiera en su complejidad inmensa, de manera instantánea, y creó a Adán siendo ya un hombre maduro, adulto; y después, tal como lo indica el capítulo dos más adelante, creó a una ayuda, Eva, adulta, que también funcionaba de manera completa.

Todo lo que había sido creado hasta el punto de la creación del hombre, varón y hembra, debía proveer el ambiente en el cual el hombre viviría y en el cual el hombre disfrutaría la bendición de Dios y por el cual él daría gracias y alabaría a Dios como el Creador de todo eso. A pesar de lo maravillosa que era la vida creada, a pesar de lo buena que era, y Dios dijo que era buena, a pesar de lo intrincada y compleja y vasta que era, no tenía comparación con el hombre. Estaba separada de la naturaleza del hombre por un espacio tan grande que nunca sería pasado por ningún proceso natural. Nada podría llegar a convertirse en humano… Nada. Ningún pez, ningún mamífero, ningún reptil, ningún mono, ningún simio, ningún gorila, ninguna criatura podría ser un hombre. Ya hemos explicado eso una y otra y otra vez debido al código genético del ADN. Eso es imposible.

Pero hay otro componente que no puede ser encontrado en el ADN. Hay otro componente que es maravillosamente misterioso y se nos presenta en el versículo 26 con las palabras “entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza.”” Y el versículo 27: “Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó.” Y después, como le leí hace un momento, en Génesis 5:1: “El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.”

Esta es la identidad única del hombre. Esta es la parte del hombre que no puede ser reducida a genética. Esta es la parte misteriosa espiritual del hombre que no puede ser colocada en un tubo de ensayo. Esta es la parte del hombre que no puede llegar a existir mediante una mutación o transición. Ésta es la imagen de Dios.

El versículo 26 comienza: “Entonces dijo Dios”; y el versículo 27 “Y creó Dios.” Es la misma fórmula. Dios dice y Dios crea. Y realmente son sinónimos. Dios dice que suceda y lo hace. Nada más que en esta ocasión hay una diferencia muy importante… una diferencia muy importante. Por primera vez, hay un cambio clave de palabras. Nunca antes el texto había dicho “hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza.” Nunca antes Dios había hablado en forma plural. Las otras veces, haya… sea… haya. Eso es impersonal. Nada de lo que Dios haya creado hasta ese punto tiene alguna relación personal con Él.

Usted necesita subrayar esto porque es un punto muy importante que debe entender. El lenguaje es impersonal… haya… sea… que suceda y Dios habla y existe… Pero nunca se identifica de manera personal con algo de lo que Él ha hecho, ni con la luz, ni con el agua, ni con los elementos, ni con el Sol, ni con la Luna, ni con las estrellas, ni con los cuerpos estelares, ni con la Tierra, ni con la separación de la tierra del mar; Él no tiene una relación personal con esas cosas… Ni con las aves, ni con la vida que hay en el mar, ni con los animales terrestres… No hay una relación personal existente… No existe una intervención personal, ya sea en el tiempo o en la eternidad. No hay ave que esté relacionada con Dios de alguna manera personal. No hay, lamento decirlo, ningún perro o gato que esté relacionado con Dios en una manera personal. No hay ninguna criatura relacionada con Dios de una manera personal hasta que llegamos a este punto.

Y en este momento, se vuelve personal; y Dios comienza a hablar en términos de relación, “hagamos al hombre a Nuestra imagen.” Y por primera vez, Dios en la Biblia se presenta a sí mismo, escuche con atención, en una relación. Hasta este momento es solo Dios. Pero ahora, Dios se define a sí mismo con pronombres plurales. Hagamos… No hago; y se nos presenta el hecho de que Dios, dentro de Su naturaleza misma, tiene relaciones. Eso puede solamente ocurrir cuando hay más de uno. Se nos presenta ahora, por primera vez, el hecho de que Dios es una Trinidad. Y, por supuesto, ya se ha hecho referencia a eso porque la Palabra para Dios, Elohim, tiene un término plural; pero esto es específico. De pronto, ahora se nos ha presentado a Dios, quien es más que Uno; y se nos presentan las relaciones dentro de la Trinidad con esta afirmación: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen.” Y ahora, de pronto, se nos presenta la gran realidad de que existe un comité divino ejecutivo, que hay un concilio divino ejecutivo. Se nos había dado una pequeña pista en el capítulo 1, versículo 2. Dios crea en el principio, en el versículo 1; y luego, en el versículo 2, se presenta al Espíritu de Dios moviéndose sobre la superficie de las aguas.

Cuando vamos al Evangelio de Juan en el Nuevo Testamento, éste es el relato de la Creación que ahí leemos: “En el principio era el Verbo; y el Verbo era con Dios y el Verbo era Dios.” Ése es el segundo Miembro de la Trinidad, Jesucristo. Y ahora se nos presenta a Jesucristo que dice que todas las cosas por Él fueron hechas y sin Él nada de lo que ha sido hecho fue hecho. En Juan 1, encontramos que el segundo Miembro de la Trinidad, el Verbo que se hizo carne, Juan 1:14, tiene que ser el segundo Miembro de la Trinidad, Jesucristo; fue de hecho el Creador. Génesis 1, vemos a Dios como el Creador. Génesis 1, vemos al Espíritu de Dios en la Creación. Juan 1, vemos al Hijo de Dios o el Verbo de Dios, el Verbo, encarnado en Su naturaleza creadora. Y ahora se nos presenta el hecho de que Dios es más que uno; y sabemos a partir de todo el testimonio de las Escrituras que Dios es tres personas en una.

Se nos presenta una relación. Esto es muy, muy importante. Él no usa la terminología fiat impersonal… haya o sea… Él utiliza lenguaje que revela que Él se está comunicando con otros. Él está en comunión con otros en esta Creación.

Ahora, quiero que siga esto porque es realmente importante. Hay una referencia inequívoca, clara, a la Trinidad; aunque la aclaración completa de la doctrina de la Trinidad realmente no se desarrolla sino hasta el Nuevo Testamento. Usted no puede entender de manera completa a la Trinidad hasta que la segunda Persona de la Trinidad es encarnada y hasta que la tercera Persona de la Trinidad, el Espíritu Santo, llega en Pentecostés y comienza a hacer Su poderosa obra, tal como se revela en ese entonces. Pero aquí son plantadas las semillas de la doctrina de la Trinidad. Sería apropiado decir que exageraríamos si esperáramos que cualquier lector de Génesis entendiera la doctrina de la Trinidad a partir de Génesis, capítulo 1. Eso sería exagerar… Eso no está ahí. B.B. Warfield, el gran teólogo de Princeton, escribió una vez, y cito: “No era la época para la revelación de la Trinidad en la unidad de la deidad sino hasta que la plenitud del tiempo había llegado para que Dios enviara a Su Hijo para redimir y Su Espíritu para santificar.” Fin de la cita. Y eso es correcto. Nosotros no vemos la plenitud, la totalidad de la Trinidad sino hasta que el Señor Jesucristo viene y hasta que el Espíritu Santo es enviado.

Entonces, este versículo no puede de una manera simplista ser usado como prueba para la Trinidad; pero viéndolo hacia atrás, desde el punto de vista de la encarnación y desde el punto de vista de la venida del Espíritu Santo, aquí podemos ver la riqueza del significado ya que tenemos la revelación completa. A lo largo del Antiguo Testamento, esto debe ser mencionado, hay pasajes de las Escrituras del Antiguo Testamento que indican comunicación entre los Miembros de la Trinidad. Por ejemplo, en el capítulo 2 de los Salmos o en el Salmo 2, versículo 7, el salmista escribe: “Yo publicaré el decreto, Jehová me ha dicho: Mi hijo eres Tú; Yo te engendré hoy.” Y aquí está el primer Miembro de la Trinidad, el Padre, comunicándose con el segundo Miembro de la Trinidad, el Hijo. Y eso, por supuesto, profetiza lo que fue cumplido en la encarnación de Cristo y se hace referencia a la misma en Hebreos, capítulo 1.

Más adelante, en el Salmo 45, y esto es muy importante, por lo que tomaré un minuto con esto aquí, en el Salmo 45, versículo 7, nuevamente el Padre está hablando… hablando del Hijo. Él dice: “Has amado la justicia y aborrecido la maldad; por tanto te ungió Dios, el Dios tuyo, con óleo de alegría más que a tus compañeros.” Nuevamente, el libro de Hebreos hace referencia a esto como una declaración que se dirige al segundo Miembro de la Trinidad, el Hijo. Entonces, ahí está de nuevo la comunión entre el Padre y el Hijo.

Y quizás el más conocido sería el Salmo 110:1; algunos de ustedes pueden estar familiarizados con este. Y aquí tiene una comunicación muy directa, si lo puedo encontrar aquí, “Jehová dijo a mi Señor,” ahí está. Jehová se puede traducir Señor. Hay dos señores, uno hablándole al otro. El Señor, siendo el Padre, le dice a mi Señor, siendo el Hijo, “Siéntate a Mi diestra hasta que ponga a Tus enemigos por estrado de Tus pies.” Y nuevamente, en el Nuevo Testamento se hace referencia a esto como una profecía mesiánica.

Podría ver Isaías 48:16, encuentra lo mismo, en donde hay comunicación entre los Miembros de la Trinidad. Pero repito, hasta que usted no llega a la encarnación no ve a la deidad completa del segundo Miembro. Y hasta que llega al libro de Hechos con la llegada del Espíritu Santo, usted no ve la presentación completa del tercer Miembro, esto es del Espíritu Santo. Pero ahí en Génesis tiene indicación de que Dios por naturaleza está en una relación consigo mismo. Él es múltiples personas en una relación perfecta.

Veamos esto con mayor profundidad. En el versículo 26: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen” implica a la Trinidad completa en el acto creador. La Trinidad completa trabaja en unión para hacer esto. “Hagamos al hombre a Nuestra imagen,” y después en el versículo 27 dice: “y creó Dios al hombre.” Usted puede hablar de Dios como uno  -tal como en el versículo 27- o puede referirse a Dios como más de uno -tal como en el versículo del 26. Él dice: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen.” Dios es un Dios; y sin embargo Él es tres personas tal cual lo sabemos.

Y entonces lo que usted tiene aquí es el concilio de la Trinidad involucrado en el propósito de crear al hombre; y ahora es el tiempo correcto. Tengo que detenerme en este punto, no sería fiel con la intención de la Escritura si no lo hiciera. A lo largo de los años, he tratado de mostrarles que Dios tuvo un propósito divino antes de que el mundo comenzara; y que ese propósito divino era tomar a una novia, por así decirlo, para Su Hijo; que Dios, el Padre, decidió darle a Su Hijo, en una expresión de amor, una novia que sería una humanidad redimida para hacer dada a Su Hijo para amarlo, adorarlo, alabarlo y glorificar a Su Hijo para siempre, por los siglos de los siglos; y también servirlo. Ese propósito eterno de Dios se desarrolló dentro del concilio ejecutivo que es Dios dentro de la Trinidad.

Permítame darle un breve recordatorio porque esto es muy, muy importante. Hablando de Cristo, en 1 Pedro 1:20, dice que Él fue ya destinado, lo que significa predeterminado, desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros. Entonces Jesús, quien ha aparecido en los postreros días por su causa, para morir en la Cruz, para resucitar, para ser su Salvador, Jesús, quien ha aparecido en los últimos días, fue planeado desde antes de la fundación del mundo. Entonces, antes de Génesis 1, antes del día 1 de la Creación, antes de que se desarrollara esta semana de Creación, la redención ya estaba planeada. ¿Entendido?

En otras palabras, Dios planeó la redención antes de que Él creara el linaje de gente de la cual Él tomaría a los redimidos. Su propósito de redención vino primero. Llevemos esto un paso más adelante. Tito, capítulo 1. En Tito 1:1 y 2 habla del Evangelio: “Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento de la verdad que es según la piedad, en la esperanza de la vida eterna.” Entonces, aquí está hablando del Evangelio, el Evangelio de fe que salva que incluye la elección, que incluye el conocimiento de la verdad, que implica la piedad, que involucra la promesa y la esperanza de la vida eterna.

Pero note esto: todo el propósito salvador de Dios, Su propósito entero salvador - de Dios, quien no puede mentir - fue desde el principio de los siglos, desde antes del principio de los siglos, el griego dice antes de que el tiempo comenzara. ¿Cuando comenzó el tiempo? El día uno. Entonces, antes del día uno, Dios ya había planeado el Evangelio. Y hay un elemento del Evangelio que era una promesa. La hizo desde antes del principio de los siglos. Dios prometió que Él escogería a algunos, que Él les concedería fe, que les daría conocimiento de la Verdad, que produciría en ellos piedad, que les concedería vida eterna. Dios prometió eso antes del día uno.

La pregunta es a quién se lo prometió. Él no se lo prometió ningún ser humano porque todavía no habían sido creados. No fueron creados sino hasta el día seis. Él no se lo prometió a los ángeles. Como le he dicho anteriormente, los ángeles fueron creados al mismo tiempo que todo lo demás fue creado. No sabemos exactamente o precisamente cuándo. Pero Él ciertamente no le prometió salvación a los ángeles; porque los ángeles no experimentaron salvación, ¿no es así? Por eso Él no les prometió eso a ellos. Los ángeles que pecaron y cayeron del cielo, cayeron para siempre; y no hay salvación para los ángeles. ¿Entonces a quién hizo Dios una promesa de salvación antes de que comenzara el tiempo?

Vayamos a 2 Timoteo, capítulo 1, versículo 9. Veremos esto con más profundidad. Dice que Dios, “Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito Suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.” Y note aquí la misma frase que en Tito 1:2, exactamente la misma frase, antes de los tiempos de los siglos. Aquí la tenemos nuevamente. Antes de que comenzara el tiempo. Dios hizo una promesa, de acuerdo a Tito 1:2, antes del principio de los siglos.

Y aquí, Él dice que tuvo un propósito que involucraba a Cristo Jesús desde antes que el tiempo comenzara. Entonces, antes de que el tiempo comenzara, Dios hizo una promesa. Él hizo una promesa que iba a redimir a algunas criaturas que Él crearía; y Él las redimiría mediante Cristo Jesús. Él debió haber estado hablando entonces con el segundo Miembro de la Trinidad acerca de la necesidad de una encarnación, la necesidad de una entrada en el mundo, la necesidad de sacrificio por el pecado y demás.

Y esto fue planeado antes de que el tiempo comenzara. El versículo 10 dice “pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo” o Cristo Jesús. Ahora, lo estoy llevando antes de Génesis 1, estoy llevándolo en el tiempo… Antes de que el tiempo comenzara, antes de que la tierra tuviera algún cimiento, antes de que hubiera alguna creación en los concilios de Dios. El plan estaba ahí; y era que habría una humanidad redimida que sería creada y redimida, traída a la gloria por medio del encarnación y el sacrificio del segundo Miembro de la Trinidad.

En el Nuevo Testamento sabemos aún más, que serían redimidos por la obra del tercer Miembro de la Trinidad, el Espíritu Santo, quien convencería a sus corazones de pecado, de justicia y de juicio, quien iluminaría sus mentes para entender la Verdad, quien los regeneraría y les concedería el nuevo nacimiento. Y por supuesto, en ese punto en particular, serían transferidos de la muerte a la vida, se convertirían en posesión de Dios. Aquellos que experimentarían todo eso son aquellos que Dios escogió antes de la fundación de la tierra, antes de que el tiempo comenzara.

Efesios capítulo 1, versículo 3 habla acerca de los propósitos de Dios: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo… ¿Por qué?… según nos escogió en Él… ¿Cuándo? … antes de la fundación del mundo.” Entonces, todo el decreto divino se desarrolló antes de que el tiempo comenzara, antes de que algo fuera creado. Y esto estuvo en el concilio de la Trinidad. Dice el versículo 5: “En amor habiéndonos predestinado.” Él simplemente lo hizo debido a Su propia voluntad.

¿Qué tan lejos llegó esto? Bueno, el Padre dijo que iba a crear y redimir algunas personas y dárselas al Hijo como un regalo de amor. De hecho, si usted observa en Juan 6, y no voy a tomar el tiempo, y mira Juan 17, Jesús se refiere repetidamente a cada creyente como aquellos a quien el Padre Me ha dado, ¿lo recuerda? Jesús dice en Juan 6: “Ninguno puede venir a Mí si el Padre que Me envió no le trajere.” Jesús dice: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí y yo no perderé ninguno de ellos.” En Juan 17, Jesús ora: “Oro, Padre, porque todos los que me has dado sean llevados a la gloria para ver Nuestra gloria.” Jesús se refiere entonces a los creyentes como aquellos a quienes el Padre le ha dado. Y eso comienza a moldear este plan. El Padre, entonces, desea mostrar Su amor al Hijo. Éste es Su amor supremo, el amor que sólo Dios conoce, el amor que es tan grande que anhela dar.

Y Dios determina la manera en la que va a expresar ese amor. Y determina que la manera en la que va expresar a ese amor es crear y redimir humanos; y después llevarlos a la gloria. Y cuando ellos son llevados a la gloria, son hechos como Cristo. Filipenses nos dice en el capítulo 3 que seremos conformados a Su gloria, al cuerpo mismo de Su gloria. Primera de Juan 3 dice que seremos como Él porque le veremos tal como Él es. Y entonces, el Padre nos va a hacer literalmente reflejos, réplicas de Jesucristo que irradiarán Su gloria y le alabarán y le honrarán y le glorificarán para siempre por los siglos de los siglos y también le servirán. Ése es el regalo de amor del Padre al Hijo.

La historia maravillosa, les he dicho esto en el pasado, es que en 1 Corintios 15 dice que cuando el Hijo… cuando el Hijo reciba esa humanidad redimida del Padre, cuando el Padre le de al Hijo a esa humanidad redimida, cuando todos sean llevados a la gloria, cuando todos estemos allí, y ya no exista el tiempo, cuando todos estemos en la presencia de Dios y seamos dados por el Padre al Hijo, cuando el Padre Le de al Hijo a la humanidad redimida completa, 1 Corintios 15 indica que el Hijo se voltea y se los devuelve al Padre y Dios es todo en todos. Y lo que ha sido logrado mediante eso es toda una humanidad redimida junto con los ángeles santos poblando un nuevo cielo y una nueva tierra para siempre, para ningún otro propósito más que servir y alabar y glorificar a Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo quien es digno de gloria.

Esto se vuelve personal en Apocalipsis capítulo 13 y Apocalipsis capítulo 17, donde en ambos casos, capítulo 13, versículo 8 y capítulo 17, versículo 8, dice lo mismo; se refiere a los creyentes como aquellos cuyos nombres han sido escritos desde la fundación del mundo en el Libro de la Vida. Aquellos cuyos nombres han sido escritos desde la fundación del mundo en el Libro de la Vida. Y de nuevo nos lleva de regreso a antes de la fundación del mundo.

Regresemos a Génesis, capítulo 1 con eso en mente. Podemos entonces decir que la Trinidad ha estado planeando esto. Ha habido consulta y comunión entre las Personas de la deidad, de la Trinidad. Se llevó a cabo antes del día seis, mucho antes. Se llevó a cabo antes de que existiera el tiempo. Se llevó a cabo antes de que hubiera alguna creación. Había un plan antes de que llegara a ser implementado. Y Dios ahora está diciendo todo lo demás es impersonal para Mí, todo lo demás se quema, todo lo demás perece, nada de lo que Yo he creado dura. El universo será disuelto, como nos dice Pedro en 2 Pedro. Se derretirán; los elementos se derretirán con calor ardiente.

Yo creo de hecho que habrá algo así como ir hacia atrás, disolver la Creación; y la Creación se disolverá, habrá una disolución atómica conforme todo el universo deja de existir. Todo se quema. Sólo un componente en el universo físico dura para siempre; y ése es el hombre. Porque sólo el hombre era lo que en definitiva le importaba a Dios. Todo lo demás solo fue creado para proveer un mundo para el hombre, el cual haría que el hombre Lo alabara y agradeciera y glorificara a Dios; y pondría de manifiesto el maravilloso poder y sabiduría de Dios. Ciertamente, la complejidad y la variedad del universo hacen eso para que el hombre glorifique a Dios y le honre. Pero todo se quema… Todo se quema. Sólo el hombre está hecho a imagen de Dios. En última instancia, sólo el hombre le preocupaba la Trinidad. Solo era el hombre el producto de la comunión inter Trinitaria.

Sí, el hombre era una criatura viva, como los animales; eso simplemente significa que se mueve y que es consciente. Sí, al hombre se le dio aliento de vida, capítulo 2 versículo 7; Dios exhaló en su nariz el aliento de vida y el hombre se volvió un ser vivo. Pero eso también fue el caso con los animales. En Génesis capítulo 7, versículo 22 dice: “Todo lo que tenía aliento de espíritu de vida en sus narices, todo lo que había en la tierra, murió.” Todos los animales tenían eso. Todos están vivos y el aliento de vida o ser una criatura viva es una designación de Génesis de esa vida creada la cual tenía conciencia, esto es que no son plantas, sino que tienen conciencia y se mueven. Y ciertamente eso es verdad acerca del hombre; pero en ese punto, la semejanza termina. Y la Trinidad ha planeado una criatura que es totalmente diferente de cualquier otra parte de la Creación, que no puede evolucionar hasta llegar a esto.

Hay cuatro características que son presentadas acerca del hombre… cuatro características. La primera característica es obvia. El hombre es hecho a imagen de Dios. Lo dice de manera repetida. “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, según Nuestra semejanza.” Imagen y semejanza son sinónimos. No hay distinción en el idioma hebreo entre estos dos términos en cuanto al significado. Son simplemente repetidos para énfasis, lo cual es típico en el uso del idioma hebreo. A Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza. Lo mismo. Versículo 27: “A Su imagen, a imagen de Dios lo creó,” repetido nuevamente cuatro veces, somos creados a imagen de Dios.

¿Qué significa eso? Lo que sea que signifique, es importante en realidad porque sea lo que fuere que significa es diferente, lo cual identifica la diferencia entre nosotros y cualquier otra cosa creada, inclusive lo más elevado de los seres creados, los animales conscientes. La respuesta a esto es crítica; y la respuesta nos dice nuevamente que el hombre no evolucionó, eso es imposible. Usted no puede evolucionar hasta convertirse a imagen de Dios. Eso no es algo que se presenta en la genética. Eso no es algo que usted encuentra en un cromosoma. Eso no es algo que aparece en el ADN.

¿Qué es la imagen de Dios? La raíz de la palabra hebrea para imagen es tselem; parece significar tallar o cortar. En otras palabras, el hombre fue en cierta manera una astilla de Dios, en un sentido. Él fue en cierta manera moldeado y formado como Dios. Él fue creado en una manera exaltada. Inclusive podría decir que fue tallado, fue moldeado, cincelado, por así decirlo, como Dios. Eso significa que fuimos creados siguiendo un patrón celestial. Eso significa que fuimos creados con un molde divino. Permítanme profundizar un poco más: eso significa que somos creados con un modelo eterno que no existe en ninguna otra cosa que fue creada, nada más en el universo de tiempo- espacio.

Compartimos algunas características biológicas con el resto de las criaturas. Todos fuimos diseñados por Dios para vivir juntos en un ambiente en común. Tenemos que compartir características biológicas porque decimos que compartimos el ambiente biológico. Tenemos cierta reciprocidad biológica con las plantas, ¿no es cierto? Nosotros creamos dióxido de carbono y ellas crean oxígeno, lo cual nosotros necesitamos. Tenemos una reciprocidad con las plantas porque nos las comemos. Tenemos una reciprocidad con los animales. Tenemos una reciprocidad con el agua. Tenemos una reciprocidad con el Sol y la Luna y todas las demás características de nuestro mundo. Entonces, debemos encajar en un ambiente biológico; y por lo tanto somos hechos del mismo material físicamente. Pero no somos simios altamente evolucionados. Hemos trascendido nuestra significancia porque hemos sido literalmente formados y tallados en la imagen de Dios.

Esto debe describir algunos aspectos de la naturaleza humana que no son compartidos por los animales… Tales como la conciencia de uno mismo. Los animales son conscientes, pero no son conscientes de sí mismos. Esto es decir que son conscientes, reaccionan a su ambiente, pero no saben razonar, no tienen la capacidad de pensar de manera abstracta, los animales no pueden hacerlo; y eso ha sido probado de manera repetida. No valoran la belleza, lo estético. Sentimientos tales como sentir emoción, ser sensible en términos morales y estar consciente en términos morales. Y aquí está por sobre todo lo demás… por sobre todo lo demás, entienda esto, sobre todo la imagen de Dios indica la capacidad de relacionarse de manera personal con alguien más, especialmente con Dios mismo. Poder conocerlo, poder amarlo, poder obedecerlo, poder adorarlo.

Permítame decirle esto. La médula de la imagen de Dios puede ser resumida por la palabra personal. Nosotros somos personas… Somos personas. Vivimos y nos movemos en base a relaciones… relaciones. Entendemos la comunión. Entendemos el amor. Entendemos la comunión. Entendemos la convivencia. Entendemos la conversación. Entendemos lo que es compartir pensamientos y compartir actitudes y compartir ideas y compartir experiencias con otros. Y esa es la razón por la que cuando Dios creó al hombre, inmediatamente dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo. ¿Por qué? Porque la imagen de Dios es personalidad y la personalidad sólo puede funcionar en una relación. Esto es la naturaleza de ser personal. La imagen de Dios en la capacidad de tener relaciones personales. Y sobre cualquier otra cosa de tener una relación personal con Dios.

Y entonces, es importante comprender que cuando Dios dijo hagamos al hombre a Nuestra imagen, Él nos presenta en ese punto el concepto de que Él es un Dios de relación y después nos crea a esa imagen de tal manera que somos criaturas de relación. Ése es el punto. La imagen de Dios es la capacidad de tener una relación personal. Dios mismo nunca ha existido como un individuo solitario, que está sólo. Él siempre ha existido en una familia. Él es el Padre, el segundo Miembro es el Hijo, el tercer Miembro es el Espíritu. Tal como solía decir el gran San Atanasio en el siglo cuarto, y cito: “El Padre nunca ha estado sin el Hijo.” Fin de la cita.

El asombroso misterio del origen de ser una persona, de tener naturaleza de persona, del origen de la personalidad es que el único Dios existe como tres personas en un ser o sustancia o esencia o realidad. Y esa única sustancia, esa única esencia, ese único ser de Dios involucra ser una persona. Y cuando Dios nos hizo a Su imagen, Él nos hizo como personas; y eso es que nos hizo para tener relaciones.

Ahora, ser personas, tener conciencia de nosotros mismos, por lo tanto ser también capaces de tener relaciones, si yo soy un animal y ni siquiera estoy consciente de que existo,  ¿cómo puedo ser consciente de que existe alguien más? Pero si soy una persona y sé que existo, sé que usted existe, sé que Dios existe. Dios es una pluralidad. Dios existe una relación Trinitaria; y yo he sido creado para tener relaciones con otros. Ese es el aspecto ontológico, el aspecto de la naturaleza que es la imagen de Dios… Personalidad y relación.

También hay algunas cosas éticas a las cuales se ha hecho referencia. Como una persona que tiene conciencia de sí misma, hay características éticas. Sé lo que está bien y lo que está mal. Entiendo la virtud. Entiendo la moralidad. Entiendo la justicia. Entiendo el pecado. Entiendo la santidad. Entiendo la desobediencia y la rebelión. Tengo la capacidad de hacer lo que está bien. Tengo la capacidad de hacer lo que está mal. Tengo la capacidad para tener una comunión santa y amorosa con mi Padre celestial. Tengo la capacidad de conocer a Dios, de conocer a Cristo, de conocer al Espíritu Santo. También tengo la capacidad como persona en la imagen de Dios, de saber lo que está bien, de saber lo que está mal, de saber lo que es bueno y de saber lo que es malo.

Es verdad que como un ser humano, yo reflejo a las criaturas en mi forma física corporal. Estoy constituido de carne. Estoy formado por los mismos componentes. Estoy formado por el mismo material atómico, los mismos materiales en bruto. Pero lo que me hace diferente es mi parte invisible. Es la parte que no puede encontrar en mi ADN. Es la parte que no está en los cromosomas. Es ese yo invisible. Es esa verdadera persona que me hace como Dios, que es capaz de relacionarse con usted y con Dios.

Y la pregunta se ha hecho a lo largo de los siglos… ¿Acaso el cuerpo del hombre lleva la imagen de Dios? No, no en el sentido más puro y verdadero. No quiero hilar fino, pero somos polvo a polvo; eso no es ser como Dios. La personalidad es eterna; y eso es como Dios. Y nosotros somos capaces y disfrutaremos de relaciones personales para siempre entre nosotros en el reino de Dios y con Dios mismo. Pero mientras que el cuerpo no es tanto la expresión de la imagen de Dios, el cuerpo si sirve como un vehículo a través del cual la imagen de Dios es manifiesta. Para decirlo de este modo, si yo no tuviera un cuerpo, tendría dificultad en relacionarme con usted. Entonces, mientras que el cuerpo no es la imagen de Dios, debido a que Dios es Espíritu y no tiene un cuerpo; mi cuerpo me da el vehículo en un mundo corpóreo, en un mundo físico, para que la imagen de Dios se manifieste a sí misma.

Agustín solía decir, y cito: “El cuerpo del hombre es apropiado para su alma racional no por sus características faciales y la estructura de sus extremidades; sino más bien por el hecho de que él se pone de pie, está erecto y puede ver al cielo y mirar las regiones más altas.” Fin de la cita. Y Juan Calvino pensó en cierta manera lo mismo, que Dios nos hizo para que nos pudiéramos poner de pie para que pudiéramos vernos el uno al otro y para que pudiéramos mirar hacia arriba y verle, en cierta manera emblemático y simbólico de nuestra habilidad de tener relaciones. El cuerpo no es la imagen de Dios pero el cuerpo es un vehículo.

Henry Morris escribió esto acerca de eso, y cito: “Sólo podemos decir que a pesar de que Dios mismo no tiene cuerpo físico, Él diseñó y formó el cuerpo del hombre para permitirle funcionar físicamente en maneras en las que él mismo pudiera funcionar sin cuerpo. Dios puede ver, oír, oler… de acuerdo a Génesis 8:21… Él puede tocar y hablar tenga o no ojos físicos, oídos, nariz, manos o boca. Aún más, cuando Él ha determinado aparecer de manera visible a los hombres, lo ha hecho en la forma de un cuerpo humano, tal como en Génesis capítulo 18; y lo mismo sería el caso de los ángeles. Ellos son espíritus y hay ocasiones en las que se manifiestan en cuerpos. Hay algo… dice Morris… acerca del cuerpo humano que es apropiado de manera única para que Dios se manifieste a sí mismo en ocasiones. Él debe haber diseñado el cuerpo del hombre con esto en mente.

Y de la misma manera, Él lo diseñó no como los animales sino con una postura erecta, con un semblante que puede mirar hacia arriba, capaz de expresar en su rostro los sentimientos correspondientes; y con un cerebro y una lengua capaz de articular conversación. Él sabía, por supuesto, que en la plenitud del tiempo, Él se convertiría en hombre. Y en ese día, Él prepararía un cuerpo humano para Su Hijo y sería hecho a semejanza de los hombres así como el del hombre había sido hecho a semejanza de Dios.” Fin de la cita. Bien dicho.

Entonces, somos creados a imagen de Dios, personalidad, relación y entendimiento de lo que está bien y moralidad; lo cual es crítico at para todas nuestras relaciones, particularmente nuestra relación con Dios. Por cierto, aquí en el versículo 26 hay un interesante uso de singulares y plurales: “Hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza.”¿No es interesante que el hombre que aquí es singular se le da un pronombre en plural? “Hagamos al hombre conforme a Nuestra semejanza y señoree…”. Versículo 27: “Y creó Dios al hombre a Su imagen, a imagen de Dios lo creó.” Ahí se hace referencia al hombre con un pronombre singular. Entonces, se puede hacer referencia al hombre de manera singular o en un sentido general y plural. El hombre se refería a la humanidad. Dios creó a la humanidad, pero creó a la humanidad al crear al hombre primero y después a una mujer; y los dos entonces se multiplicaron para hacer el resto de la raza humana. El hombre se refería a un solo hombre, tal como muestra el capítulo 2. Adán fue creado primero.

Pero Adán es un término genérico que se refiere al hombre y a la mujer, varón y hembra; ésa es la razón por la que ahí es usado el pronombre plural. Vemos las creaciones distintivas de cada uno en el capítulo 2. Primero vino el hombre, luego él nombró a los animales, alguien dijo que la razón por la que Dios no le dio al hombre una esposa sino hasta que hubiera terminado de darle nombre a los animales es obvia. No tuvo que estar lidiando con una segunda opinión. No sé si eso es verdad o no. Podría haber enlentecido el proceso, así lo diré. Nada que ver con algo femenino, simplemente otra opinión.

Ahora regresemos al texto; y aquí terminaremos. Hay tanto para cubrir aquí. Cuando Dios creó al hombre, al final del versículo 27, dice que Él los creó. Y luego dice que varón y hembra los creó. Varón y hembra los creó. Eso nos lleva al segundo punto, y creo que probablemente es mejor esperar para desarrollar eso la próxima vez. Es fascinante. Pero sólo permítame decirle cuáles son las cuatro cosas que son distintas acerca de la creación del hombre. Primero que nada, él fue hecho a imagen de Dios. Eso es lo primero. Él fue hecho para tener personalidad y relación. En segundo lugar, él fue hecho como rey de la tierra, para gobernar y someter a la Creación. En tercer lugar, él fue hecho como un propagador de la raza humana, para poblar la tierra. Y en cuarto lugar, él fue hecho para ser el destinatario de toda la riqueza y abundancia a su alrededor. Muy por encima de los animales.

Una última característica distintiva. Si va a hablar de personalidad, si va a hablar de relación, escuche con atención, usted tiene que hablar acerca del lenguaje. ¿No es cierto? ¿Cuántas relaciones va usted a tener si todo lo que puede hacer es gruñir? Usted dirá que está trabajando en eso con su marido. Bueno, eso está bien. Las relaciones tienen que ver con la comunicación, ¿no es cierto? Los animales no se pueden relacionar. Ellos no tienen conciencia de sí mismos. No tienen personalidad. No tienen relaciones. Hacen lo que necesitan hacer de manera instintiva para alcanzar un fin en la vida; y eso es alimento y preservación.

Pero cuando usted llega a la humanidad, llega la capacidad de hablar un lenguaje. Y esto sorprendente. Y le dije hace algunas semanas atrás que hay un artículo en la revista Newsweek, los científicos están tratando desesperadamente de descubrir cómo es que el hombre evolucionó y llegó a tener la capacidad de hablar idiomas… de hablar de manera abstracta, de razonar de manera abstracta. Los estudios lingüísticos como los de Oller y Omdahl, dos lingüistas, demuestran y han dicho, y cito: “Aparentemente los seres humanos y sólo los seres humanos están diseñados de manera específica para adquirir simplemente un rango de sistemas de idiomas, simplemente un rango de sistemas de idiomas que vemos manifiestos en los más de 5000 idiomas del mundo.” Fin de la cita. Interesante, existen cerca de 5000 idiomas en el mundo. Y sólo los seres humanos pueden adquirir esos idiomas.

Usted preguntará qué sucede con los delfines. ¿Acaso ellos no saltan cuando usted les indica que lo hagan? Ellos no saltan porque usted dice que lo hagan y comprenden eso de manera abstracta, que esas letras forman una palabra que significa que salten por el aire. Existe un sonido que como resultado determina que un pez llega a su boca. Eso es lo que ellos han aprendido.

Oller y Omdahl han dicho, y cito: “La velocidad de la adquisición de vocabulario es tan elevada en ciertos momentos de la vida; y la precisión y la delicadeza de los conceptos adquiridos es tan asombrosa que parece necesario concluir que de alguna manera el sistema conceptual con el cual los ítems léxicos están conectados ya está sustancialmente en su lugar.” Fin de la cita. ¡Asombroso! Eso es lenguaje técnico para decir que hay algo que está sucediendo en la capacidad de razonamiento abstracto de un cerebro humano que demanda la adquisición del lenguaje para satisfacerla. Y todos comenzamos a ver eso con los niños, ¿no es cierto? Comienzan a hablar y comienzan a adquirir la complejidad de comunicación en el lenguaje.

Noam Chomsky, un gran lingüista judío, ha mostrado que la capacidad de aprender un idioma es dada al ser humano. Él demuestra que inclusive los monos más desarrollados son incapaces de lidiar con el sistema numérico o con cualquier propiedad abstracta del espacio o en general con cualquier sistema abstracto de expresiones. Chomsky habla en otros lugares de que inicialmente se les dan a los humanos estructuras de mente y estructuras profundas que dan lugar a la gramática universal… escuche esto… la cual es invariable entre los humanos. Y eso verdad. Usted puede tomar cualquier idioma que existe y traducirlo en otro idioma que existe porque los componentes estructurales del idioma son idénticos. Literalmente, son parte de la tela de la imagen de Dios de tal manera que aquellos de nosotros, los seres humanos, que somos seres relacionales, con personalidad, pueden conectarse, pueden relacionarse. Todo el diseño está ahí.

Por cierto, la investigación de Noam Chomsky, acerca de la identidad única de las especies humanas con respecto al idioma es tan convincente que no es bienvenido en círculos evolucionistas. Lo han etiquetado como un creacionista, lo cual él niega. A diferencia de los monos y otros seres vivientes, la capacidad humana del idioma es una puerta a la esfera eterna. Es una puerta a la presencia de Dios. Y demanda el reconocimiento de que hemos sido creados de acuerdo a un patrón celestial para la comunicación el uno con el otro y la comunicación con nuestro Creador, quien nos hizo a Su imagen.

Oller y Omdahl escriben, y cito: “Nuestra capacidad para el lenguaje no pudo haberse originado dentro de los confines estrechos de cualquier duración finita de la experiencia. Si toda la época del mundo espacio-tiempo pudiera ser multiplicada hasta el infinito, el mundo material aún no podría explicar las concepciones abstractas que cualquier ser humano puede concebir de manera fácil a través del don del idioma,” fin de la cita. Asombroso. Sólo un Dios que habla pudo haber hecho personas que hablan, ¿verdad? Dios se comunica y nosotros también. Y entonces somos hechos a Su imagen. La semana próxima, veremos los puntos que nos quedan. El hombre, siendo el rey de la tierra, propagador de la vida y destinatario de bendiciones abundantes.

Señor, ha sido un día maravilloso y una tarde maravillosa considerando todas estas cosas. Te agradecemos por el poder de la Palabra para aclarar y quitar las telarañas y la confusión de las mentes que son plantadas con frecuencia ahí por gente incrédula. Te damos gracias porque Tu Palabra es clara. Y queremos ser fieles a ella en todo sentido. Y reconocerte como el Creador que creó todo de la manera en la que está descrita en las Escrituras. Que Tú nos has hecho para tener una relación contigo. Nos has hecho para ti mismo; y no descansamos hasta que esa relación es hecha. Y te damos gracias porque es posible conocerte así como también conocernos unos a otros. Gracias porque lo mejor de la vida se encuentra en relaciones personales y lo mejor de todo es tener una relación personal contigo, nuestro Creador y nuestro Salvador. Somos tan privilegiados, estamos tan bendecidos y estamos tan agradecidos. Amén.

 

  

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Volver arriba



Recursos Relacionados