Sermones

La crítica de calvino de los calvinistas carismáticos

Por John MacArthur
Código de producto: TM13-4
Scripture: Escrituras Seleccionadas
Bajar (Baja Calidad) | Bajar (Alta Calidad)
$5.00 3.75
pdf

Este programa especial y diferente al formato regular de Gracia a Vosotros, es la traducción simultánea de un sermón predicado en la Conferencia Fuego Extraño, llevada a cabo del 16 al 18 de octubre del año 2013, en la iglesia del Pastor John MacArthur.

Iba a hacer esto por video, pero, decidir venir en persona. No, realmente no, salgo bien plano. No, es un privilegio estar aquí. Quiero agradecer al doctor John MacArthur y el Ministerio In Grace to You, que ha tenido una influencia significativa en mi vida. A lo largo de los años, por la oportunidad de poder ministrar en esta conferencia.

Creo que en muchas maneras yo he sido moldeado en cómo predicar al escuchar el radio, escuchar a Grace to You, y escuchar a John MacArthur en años de formación como joven saliendo del seminario, a las 10:30 ahí en Little Rock, Arkansas, escuchando Grace to You día tras día, tras día. Escuchando cómo la Palabra de Dios es abierta por el doctor MacArthur, su explicación, referencias cruzadas, estudios de palabras, trasfondo histórico, las implicaciones del texto, el bosquejo del texto, las introducciones, etcétera. Yo prácticamente soy un producto de Grace to You, y estoy tan agradecido por su ministerio prolongado por todo el mundo.

Yo estaba buscando un texto del cual hablar en esta conferencia. También voy a hablar mañana en la noche, y envié un correo electrónico al personal de Grace to You, les dije: “Denme algo de ayuda, dirección, ¿Qué es lo que mejor va a alcanzar el objetivo? Solo tengo dos balas de plata para disparar, y no puedo desperdiciar nada, y tengo que darle al objetivo. ¿Cuáles son las dos balas de plata que quieren que yo dispare, de tal manera, que ustedes que han venido a esta conferencia, sean ayudados de la mejor manera posible?”

Y, para el mensaje de esta tarde, regresó, me dijeron que hablara de La crítica de Calvino de los Calvinistas Carismáticos. La crítica de Calvino, ¿Qué es lo que Juan Calvino diría acerca de los calvinistas actuales, del día de hoy, quienes son abiertos o cautelosos, o que abrazan de manera plena al movimiento carismático a un grado u otro, y sin embargo, son calvinistas?

Aquellos de nosotros que somos reformados en nuestra teología, estamos inmensamente agradecidos por el resurgimiento de la teología reformada, que ha arrasado, que ha abarcado, que ha influenciado a todo el cuerpo de Cristo en estos días. De hecho, hace un par de años atrás, la revista Time, habló de las 10 ideas más importantes que están moldeando al mundo en la actualidad. Y, en esa lista fue impresionante ver que decía el Nuevo Calvinismo. Aun el mundo reconoce que hay un resurgimiento de la teología calvinista reformada, que se está llevando a cabo. De hecho, el doctor MacArthur ha dicho: “Si tú no eres reformado el día de hoy, en esencia eres irrelevante”. Yo añadiría a eso: “Estás mal”. Pero, ha habido, prácticamente un resurgimiento inmenso del calvinismo, y no solo en denominaciones antiguas, si no nuevas, y demás, independientes. Guiado por muchos, muchos líderes como Martin Lloyd-Jones, J. I. Packer, James Montgomery Boice, R. C. Sproul, John Piper, y nuestro anfitrión para esta conferencia, John MacArthur. Realmente estos hombres han sido los líderes en esta fila de hombres piadosos en esta generación, y todos hemos estado bajo la influencia de estos hombres, si no es que de todos estos hombres. Y, ministerios muy visibles han llevado esta estafeta de doctrina reformada, desde Grace to You, al Ministerio Ligonier, Deseando a Dios, Nueve Marcas. Y, después otras casas de publicaciones como El Estandarte de la Verdad, Crossway, Presbiteriano y Reformado, El Legado Reformado, El Legado de Reforma, y el resultado ha sido un fenómeno en nuestra época, que ha sido identificado como joven, inquieto y reformado. De hecho, hay un libro que se titula, Joven Inquieto y Reformado. Y, ésta generación ahora son jóvenes en sus años 20 y sus años 30, y están conscientes, adoptan una cosmovisión calvinista, y una teología propia, y Soteriología, y Cristología y Pneumatología.   

No obstante, con este resurgimiento ha habido una unión extraña de dos corrientes en un río. Un río es el cauce de la verdad calvinista histórica bíblica. Pero, la otra corriente, es algo inesperado, y es el de la teología carismática, y la experiencia espiritual. Y, el resultado es una nueva mezcla hibrida, una mezcla hibrida extraña, conocida como el Calvinismo Carismático. Que se aferra a una Soteriología fuerte y reformada por un lado. Pero, por otro lado, a experiencias y estilos de adoración carismática, por otro lado. Y, en este río que se ha unido, tiene una corriente fuerte, que ha jalado de varios polos del espectro, y ha jalado, atraído a una generación entera de personas, que son reformados, pero, hablan lenguas. Tienen palabras proféticas, diciendo que tienen revelaciones nuevas, que supuestamente tienen palabras de conocimiento, y sanidades milagrosas. El líder de un ministerio popular reformado escribe: “Comienzo a recibir sueños proféticos. Dios me está mostrando el futuro. Un don de discernimiento, en cierta manera viene a mí. No todo el tiempo, pero, puede ver a alguien y simplemente conozco su vida. En ocasiones, cuando me paro a predicar, es como si viera una pantalla enfrente de mí, y veo a alguien que es violado o abusado, y después lo rastreo, y digo: Mira, tuve esta visión. Permíteme hablarte de ella”. Él dice que todo esto es verdad.

Estas posiciones teológicas de unir a la teología reformada con la teología carismática, virtualmente han sido ignoradas, y no han sido confrontadas dentro de la comunidad reformada. Y, le hemos dado la bienvenida a estos hombres sin dirigirnos de manera plena a su posición, con respecto al Espíritu Santo. Pero, yo creo que no hay ningún otro mejor calificado para dirigirse a estos calvinistas carismáticos, que Juan Calvino mismo.

Entonces, lo que quiero hacer, es quiero en primer lugar, comenzar con la crisis que Calvino enfrentó. Porque Calvino enfrentó una crisis carismática en su propia época. Gente que decía que había tenido sueños y visiones, y que estaban hablando con nuevas revelaciones. Y, después quiero ver cómo Calvino lo enfrentó en su propia época, a partir de sus institutos, a partir de sus comentarios, y pero también, un tratado que escribió contra los Libertinos.           

Entonces, comencemos con la crisis que comenzó Calvino. No hay nada nuevo bajo el sol. Y, la crisis que estamos enfrentando el día de hoy, ya ha sido bosquejada por el doctor MacArthur. Es una crisis muy parecida a la que enfrentó Calvino y los Reformadores en el Siglo XVI. Como el principal reformador, lo que enfrentaba la iglesia, confrontaba a Juan Calvino. Porque Juan Calvino fue el reformador principal. Él tenía la voz dominante, la gente esperaba a ver qué iba a decir Calvino de una situación. Entonces, en su propio Ministerio de Ginebra, Calvino enfrentó el asunto carismático con dos grupos separados. Uno eran los Anabaptistas y el otro los Libertinos. Y, quiero hablar por un momento acerca de estos dos grupos.

Los Anabaptistas, es un grupo complejo, divergente, con muchos subgrupos, diferentes. Algunos son muy buenos. Algunos se aferrarían a verdades que tú y yo nos aferramos. La iglesia, por ejemplo decían, que debía ser constituida de creyentes regenerados de Cristo, en Cristo. Que debe haber una separación entre el estado y la iglesia. Que el bautismo es solo para los creyentes, es un bautismo de adultos. En muchas cosas estaban bien, pero, en muchas cosas estaban mal también. Habían elementos del grupo Anabaptista, que comenzaron a desviarse en una palabra interna y un testimonio interno del Espíritu Santo, y comenzaron a buscar sueños y visiones, y experiencias estáticas y revelaciones privadas, excesos emocionales, encuentros místicos, manifestaciones proféticas, contorsiones físicas, y relatos milagrosos. Y, Juan Calvino tuvo que hablar de esto en su propio día.

Y, después estaban los Libertinos. Los Libertinos estaban probablemente bajo la sombrilla, la sombrilla amplia de los Anabaptistas. Pero, como su nombre lo indica, los Libertinos eran anti-nominianos. Ellos abusaban cualquier tipo de libertad cristiana, simplemente es suficientes decir que ellos eran inconversos, y no conocían al Señor. Sin embargo, ellos quitaron todo tipo de restricciones de lo que está bien, de lo que está mal. Y, Calvino los llamaba una secta cien veces más peligrosa que la iglesia católica romana misma. Eran guiados por impulsos carnales y nuevas revelaciones. Ellos creían que el Espíritu Santo está añadiendo nueva revelación a las Escrituras. Y, ellos llegaron a estar no contentos con la Biblia misma, con simplicidad del Evangelio.

Entonces, debido a que hicieron a un lado las Escrituras y quisieron seguir los impulsos internos que creían que era el Espíritu Santo, vivieron en un antinomenismo abierto. Lo cual significa simplemente, que estaban en contra de la ley o cualquier mandato de Dios, que regulaban su vida cristiana. Vivían en inmoralidad, para ser francos. Vivían en un estilo de vida abiertamente licencioso. Y, eran conocidos por sus vulgaridades. Eran conocidos por su vulgaridad, por su carnalidad, por su terrenalidad, por su mundanidad, por su profanidad. Se gloriaban en, en ser crudos en su supuesto cristianismo. Algunos de sus líderes, entre los Libertinos, se vestían en túnicas rotas, y querían que los vieran de una manera cruda. Creo que acabo de pisar algo.

Era algo así como una especie de espiritualidad, una especie de look, se veían así como una especie de personas muy espirituales, medio medievales. Sin tener que resistir la tentación, ni pelear contra el pecado, ni buscar la santidad. Y, Juan Calvino era el hombre indicado para comenzar a dirigirse a este asunto. Los otros reformadores en Suiza, comenzaron a escribirle a – comenzaron a escribirle casi digo a MacArthur. Bueno, a él también. La edición de 1536 de Caos Carismático, comenzaron a escribirle a Juan Calvino. Y, Calvino era el hombre correcto.

No sé si se están riendo de mí o conmigo. ¿Cómo vamos a tener una relación cuando –? Muy bien.

Fue Benjamín Breckenridge Warfield, quien identificó a Calvino como cita: “El teólogo del Espíritu Santo”. Fin de la cita. Conforme pensamos en Calvino acerca de la predestinación, elección, y el decreto eterno de Dios, y la muerte de Cristo, él fue más conocido como el teólogo del Espíritu Santo. Y Warfield, el gran erudito de Princeton dijo: “Es probable que la más grande contribución de Calvino a la ciencia teológica, yace en el rico desarrollo, el cual fue el primero en dar, acerca de la doctrina de la obra del Espíritu Santo”.

En los institutos, refiriéndose a su magnum opus, los institutos de la religión cristiana. Warfield escribe: “Los institutos simplemente son un tratado acerca de la obra de Dios y el Espíritu Santo, al hacer de que Dios de a conocer de manera salvadora al hombre pecador”. Y, lo que puedes sorprendernos a muchos de nosotros, es que el asunto y la crisis carismática en la actualidad, no es nada nuevo. Y, fue algo prevalente en sus abusos y excesos en el Siglo XVI, como hablaremos mañana por la noche, también en el Siglo XVII con los puritanos. Con lo que ellos confrontaron.

Entonces, Juan Calvino no guardó silencio acerca del abuso del Ministerio del Espíritu Santo. Muchos de los reformados, de los líderes reformados en la actualidad, que están abiertos a prácticas carismáticas, harían bien en sentarse a los pies de Calvino, y ser instruidos por él.

Ahora, quiero que vayamos a continuación a la corrección que Calvino presentó. Como una torre que sobresale por encima de los siglos de la historia de la iglesia, Juan Calvino es el personaje más importante. Él era tan fuerte, que Felipe Melanchthon lo llamaba simplemente El Teólogo. Con lo cual se refería, él era el teólogo que Dios dio a la iglesia. Él era el genio teológico que se encontraba detrás de la Reforma. Philip Schaff escribe: “Calvino era el genio exegético del primer orden. Sus comentarios no tienen paralelo por ser originales, profundos, precisos, llenos de salud espiritual y valor permanente”.

John Murray, quien fue presidente y profesor del Seminario de Westminster, dijo de manera breve: “Calvino fue El exegeta de la Reforma. Y, en el primer nivel de exegetas bíblicos de todos los tiempos”. ¿Cuál sería la crítica de Juan Calvino de esta nueva posición híbrida de los calvinistas carismáticos?

Lo que quiero hacer es caminar a lo largo de sus comentarios con ustedes. Y, quiero caminar a lo largo de sus institutos. Y quiero que veamos su tratado de los Libertinos. Y, está tras de mí la pantalla, y me llegué a dar cuenta de que sería más útil si algunas de estas citas las pusieran ahí frente a ustedes de manera visual, conforme las leo. Pero, quiero hablar uno por uno estos asuntos.

Quiero comenzar con el oficio de Apóstol. La responsabilidad de Apóstol, el comentario de Calvino de Mateo 10 versículo 1, Calvino de manera clara afirma que la responsabilidad de Apóstol, fue restringida al primer siglo. Y, no debía haber sido vista como algo perpetuo.

Algunas de las declaraciones que se hacen hoy en día por los calvinistas carismáticos, dicen que son Apóstoles, y continúan en un apostolado. Y, simplemente eso no es verdad. Dios dio a los Apóstoles a la iglesia, para que fueran el cimiento de la iglesia, para que la iglesia fuera construida sobre ellos. Pero, solo colocas un cimiento una vez en el proyecto de un edificio, y eso es al principio. Y, el resto del edificio descansa sobre ese cimiento. No vuelves a colocar el cimiento en el segundo piso, y después en el tercer piso, y después en el quinto piso, y después echas otro cimiento en el techo. No, solo se coloca una vez al principio. Y, Calvino entendió eso, y este fue la función del Apóstol. Y, él entendió que Dios dio el don de milagros a los Apóstoles, para certificarlos como mensajeros únicos por parte de Dios, que estaban trayendo revelación directamente de Dios, y que tenían autoridad sobre la iglesia, gracias a esta revelación que estaban teniendo. Por eso Pablo comienza, Pablo Apóstol de Cristo Jesús. De tal manera que ellos supieran, que lo que está registrado en sus cartas, tenía autoridad apostólica divina, sobre todas las iglesias, en todo lugar, en toda época.

Entonces, Calvino, gracias por ese aplauso. No, yo sé cuando ustedes están fingiendo. Bien. Bueno, fue uno de mis alumnos que quería una mejor calificación.

Entonces, Mateo 10 versículo 1, Juan Calvino. Quiero que oigan en las palabras de Calvino. Y, creo que estará, está, o será, pues, quizá recibirán una palabra de conocimiento aquí en un momento. Muy bien, lo voy a leer de todas maneras. El llamado de los Apóstoles, aquí es descrito para nosotros, no obstante, es apropiado observar, señalar, que Jesús aquí no habla del apostolado perpetuo, si no solo de predicación temporal. Y, después él procede a describir el lugar de los milagros, como sellos en la doctrina de los Apóstoles. Entonces, Calvino desde el principio en su Armonía de los Evangelios – por cierto, él murió predicando una armonía de los Evangelios. Estaba convencido de que el Apóstol, la responsabilidad de Apóstol estaba restringido al primer siglo, y él decía que por lo tanto los milagros están restringidos al primer siglo, como certificaciones del nuevo mensaje que están trayendo. Calvino también habló de la recepción del Espíritu Santo en Hechos 2 versículo 38, en sus comentarios. Él escribe: “No recibimos – refiriéndose al regalo del Espíritu. No lo recibimos para que podamos hablar con lenguas, para que seamos profetas, para que podamos curar a los enfermos, para que podamos hacer milagros. Sin embargo, nos es dado para un mejor uso, para que creamos con el corazón para justicia, que nuestras lenguas sean usadas para una verdadera confesión”.

Su argumento es, no hemos recibido el bautismo del Espíritu Santo, el regalo del Espíritu Santo para hablar en lenguas, se nos ha dado para que la lengua que tengamos, confiese que Jesús es Señor. Entonces, él presenta su argumento. Llegamos al don de milagros. El cual cree que es un don que ha cesado de existir, desde el principio del ministerio publico de Calvino, él creía que el don de milagros había cesado durante la época apostólica. En sus institutos, en la edición de 1536, y menciono, menciono este edición, hubieron cinco versiones de los institutos. La última fue en 1559. En su edición de 1536, que fue la primera edición, lo que es interesante, es que él no tiene más de dos años de ser cristiano. Tiene 26 años de edad y él escribe su Magnum Opus. Él era un gigante que caminaba por la tierra.

Y, conforme escribe en su primer libro de Los Institutos, él escribe: “Esos poderes milagrosos y obras manifiestas que fueron entregadas por la imposición de manos, han cesado. Él era un cesacionista. Y, apropiadamente ha durado únicamente durante un tiempo, ya que fue apropiado que la nueva predicación del Evangelio y el nuevo Reino de Cristo, fuera iluminado y magnificado por milagros extraordinarios, de los cuales nunca se había oído. Cuando el señor cesó de usarlos, él no dejó de manera total a su iglesia, si no que declaró que la magnificencia de Su Reino y la dignidad de su Palabra, habían sido descubiertos de manera suficiente.

Entonces, como un cohete que despega de la plataforma de despegue, y después deja la parte de abajo, surca el espacio de una manera con mayor velocidad. Él está diciendo que esos dones fueron parte del cohete, que fueron parte el lanzamiento de la iglesia. Pero, una vez que sale de la atmósfera de la tierra, dejó esa primera parte del motor, para que la primacía de la Palabra de Dios, y la centralidad de la predicación de esa Palabra escrita tuviera la preeminencia. Eso es al principio del ministerio de Calvino.

Y, nos adelantamos al final, a su última versión o edición de Los Institutos, en su prefacio a los Institutos escribe 5 años antes de su muerte esto, y escribe: “Al demandar milagros de nosotros – refriéndose a Roma y refiriendo se a otros grupos aberrantes marginales – actúan de manera deshonesta”. Porque no estamos presentando algún nuevo Evangelio, si no que estamos reteniendo ese Evangelio mismo, cuya verdad es confirmada por todos los milagros de Jesucristo y sus discípulos.

Ahora, debes entender lo que está diciendo aquí Calvino. Los milagros acompañaron el descubrimiento del Musterion, del cual habló el doctor Sproul, del descubrimiento de Cristo. Y, una vez que esto fue dado a conocer, ya no había más necesidad de milagros para confirmar la identidad única de esta revelación. Y, lo que Calvino va a defender, es que si tú esperas que yo o alguno de los reformadores estemos en – haciendo milagros o sanando, o hablando en lenguas, tendremos que inventar un nuevo Evangelio. Tendremos que tener una nueva revelación de Dios. De otra manera, no habrá un despliegue espectacular, porque tenemos el mismo mensaje antiguo. Y, ese mismo mensaje antiguo, es el poder de Dios para salvación, en el Evangelio de Jesucristo.

Calvino dijo: “Los supuestos milagros – en la última afirmación – ellos en lugar de esto promueven milagros que pueden molestar una mente, que de otra manera está descansando. Son tan necios y ridículos, que tan vanos y falsos”. Y, en comentario de Marcos 16:17, esa porción al final del Evangelio de Marcos, la mayoría de nosotros creemos que no fue parte del texto original de las Escrituras, Calvino no tenía la ventaja que ahora tenemos nosotros, 500 años después de más crítica textual. Pero, lo que es importante, es lo que Calvino tiene que decir acerca de los asuntos que se encuentra en Marcos 16 versículo 17, que dice: “Estas señales acompañaran a aquellos que creen. Hablaran con nuevas lenguas”.

Esto es lo que Calvino dijo, al explicar eso. Aunque Cristo no afirma de manera clara, si este don va a ser temporal o va a permanecer de manera perpetua en su iglesia. Refiriéndose al hacer milagros. Sin embargo, es más probable que los milagros se prometieron únicamente por un tiempo, para hacer brillar el Evangelio, mientras que era nuevo y estaba en un estado de oscuridad. Creo que el verdadero diseño para el cual los milagros fueron diseñados, fue que nada que fuera necesario para probar la doctrina del Evangelio, faltara en su inicio. Observen de nuevo sus palabras, están hablando del principio, al comienzo. Solo por un tiempo, solo por una época. Él entendía que fueron dados por el Espíritu Santo en la Iglesia, solo al comienzo de la edificación de la iglesia, al final de esta cita. “Sin embargo, aquellos que vinieron después de él, no permitieran que fue – estuvieran totalmente destituidos de milagros. Y, sin embargo fueron guiados por avaricia y ambición necia”. Fin de la cita. Lo que está diciendo Calvino, es que la supuesta profesión de milagros continuos, no tiene validez continua. Es algo necio.

Y, él continua diciendo lo siguiente en Marcos 16:17: “De esta manera, refiriéndose a estas personas que proclaman entre los Anabaptistas y los Libertinos, que dicen que pueden hacer milagros. De esta manera la puerta se abrió para las farsas de Satanás”. En otras palabras, una puerta se ha abierto para todo tipo de doctrinas engañosas y experiencias falsas.

No solo para que los engaños sean sustitutos de la verdad, si no que bajo la pretensión de los milagros, los simples sean desviados de la verdadera fe. Es tonto aquello que es promovido por aquellos que se oponen a nuestra doctrina, que le falta la ayuda de milagros. Calvino simplemente lo presenta como algo tonto. Y, les diría a aquellos líderes reformados, que están metiéndose en experiencias carismáticas, y doctrina carismática, él les diría: “Ustedes están abriendo la caja de pandora para su iglesia, y para aquellos que están siguiendo tu ministerio. Y, con frecuencia un líder llega hasta la borde del risco, y aquellos que lo siguen, siguen corriendo y se caen, y siguen y caen por el risco, para llegar a su destrucción”. Y, Calvino está presentado una advertencia seria, la puerta de los engaños de Satanás son abiertas, conforme cuando tú abres, distraes a la gente de la verdad, y se involucran en aquello que no es escrito por el Espíritu Santo.

En Hechos 14 versículo 3, Calvino es muy especifico enseñando acerca de esto. Hechos 14:3, dice: “El Señor estaba concediendo que señales y maravillas fueran hechas por sus manos”. El comentario de Calvino dice: “El Señor dio testimonio del Evangelio en milagros, porque muestra el verdadero uso de milagros”. Él dice: “Ese es el verdadero uso. Fue para traer certificación, fue para certificar, para validar el mensaje que estaba siendo traído por los mensajeros apostólicos”. Él dice: “No sea que sean llevados al abuso y la corrupción. Dios nunca permite que sean separados de su Palabra”.

Ahora, esta es una, una oración clave y la va a desarrollar de manera más plena en un momento. Pero, este es, este es la mente teológica brillante de Calvino operando. Calvino dice que la Palabra escrita de Dios y el Espíritu de Dios, nunca pueden ser separados. Lo que el Espíritu Santo está haciendo en el mundo, siempre lo está haciendo en un vínculo mutuo con la Palabra de Dios. Nunca vas a tener al Espíritu Santo por acá haciendo una obra, de manera independiente de la Palabra escrita de Dios. El Espíritu Santo, el Espíritu Santo, quien es el autor de la Palabra de Dios, el Espíritu Santo que es el maestro de la Palabra de Dios, es el que de manera perfecta en conjunción con la Palabra que Él ha escrito. Entonces, Calvino dice: “No sea que sean llevados al abuso y a la corrupción. Dios nunca permite que sean separadas de su Palabra”. Y, después se refiere a las obras milagrosas del Espíritu Santo, en Hechos 14, porque si los milagros fueron hechos en algún momento sin su Palabra, primero, fue muy raro. En segundo lugar salió muy poco fruto de ello.

Warfield decía: “Es irracional pedir milagros”, dice Juan Calvino, “o encontrarlos, en donde n hay un nuevo Evangelio. Así como, así como un Evangelio es suficiente para todas las tierras en todas las naciones y todas las épocas”. Como lo dijo el doctor Sproul: “El Evangelio no necesita ser recertificado”.

Con respecto a hablar en lenguas, Calvino afirma de manera muy clara, que el don de lenguas ha cesado en el primer siglo. Escribiendo en su comentario de Hechos 10 versículo 44, Calvino escribe: “El don de lenguas y otras cosas como esas, cesaron hace mucho tiempo en la iglesia. Pero, el espíritu de entendimiento y regeneración, está vigente y siempre estará vigente”.

Lo que está diciendo, es que el Espíritu Santo en el primer siglo dio el don de lenguas. Eso cesó hace mucho tiempo atrás. Pero, el Espíritu Santo, todavía está operando en el mundo, en la actualidad a través del nuevo nacimiento. Y, después Calvino presta su mayor atención al asunto de recibir nueva revelación, de recibir profecías. Y, en Isaías 30 versículo 1, en su comentario escribe Calvino, que se ha observado que hay dos cosas aquí conectadas, la Palabra y el Espíritu de Dios. En oposición a los fanáticos, quienes apuntan a oráculos y revelaciones escondidas, esto se refiere a revelaciones privadas sin la Palabra – refiriéndose a la Palabra escrita. Lo que Calvino está diciendo: “Dios ha unido al Espíritu y a la Palabra”. Los fanáticos, refiriéndose a los fanáticos y a los, a los Libertinos y a los Anabaptistas, dicen que ellos, ellos prácticamente – de hecho yo he estado en iglesias, les puedo decir, que dice el pastor: “Abran su Biblia y vayan conmigo a Mateo, Marcos, Lucas, Juan”. Y, la gente está casi bostezando. Pero, si entra al púlpito y dice: “Venía camino a la iglesia y Dios me habló”. No puede haber suficiente emoción y la gente quiere escribirlo. Calvino dice: “No, así no es como Dios opera en su iglesia y en este mundo, en esta época de historia redentora”. En su comentario de Hechos 21 versículo 9, el mismo asunto de revelaciones. Calvino dice: “Mediante este medio” – refiriéndose a la profecía revelatoria. Quiero añadir aquí una – un comentario. Calvino entiende la profecía en dos, en dos sentidos, como John MacArthur lo entiende. Que hay proclamación y hay predicción. La proclamación se refiere el don de predicación, proclamar lo que ya ha sido revelado en las Escrituras. Pero, predicción se refiere a recibir nueva revelación.

Calvino dice: “Mediante esto – refiriéndose a la profecía reveladora – el Señor quiso embellecer los primeros principios del Evangelio, cuando levantó hombres y mujeres para predecir cosas que estaban por venir. Las profecías ya casi habían cesado, muchos años refiriéndose a ahí. Las profecías ya casi habían cesado, muchos años entre los judíos, refiriéndose ahí a los años de silencio, 400 son de silencio. Para que al fin estuvieran más atentos y deseosos de oír la nueva voz del Evangelio, la profecía reveladora debía durar solo por un poco de tiempo, no sea que los fieles siempre esperaran algo nuevo.

En otras palabras, si le dices a la gente que algo más nuevo está por venir, no van a estar satisfechos con lo que dice Romanos, y lo que dice la Biblia. Van a querer algo nuevo. Y sí, Calvino dice: “Si es nuevo, no es verdad”. Calvino procede a decir: “Es profecía reveladora. La profecía reveladora debe durar por – durante poco tiempo, no sea que los fieles siempre esperen algo nuevo, o sus mentes curiosas tengan ocasión de buscar o inventar algo nuevo de vez en cuando”. Porque sabemos que cuando esa capacidad y habilidad fue quitada, no, no hubieran hombres enfermos del cerebro, que se jactaran de que eran profetas. Eso es, es lo que él dice que eran. Estaban enfermos del cerebro.

Dios al quitar las profecías, quiere decir, las nuevas revelaciones, testificó que el fin y perfección estaba presente en Cristo. Esa es una oración muy importante, porque lo que Calvino está diciendo, es que la plenitud de la revelación que Dios tiene para su iglesia, vino en y a través del Señor Jesucristo, y los discípulos a quienes Él envió para que fueran sus Apóstoles, en la plenitud de todo lo que Dios quiso que supiéramos, se nos ha dado ya. Y, ahora ya tenemos la fe una – que ha sido una vez dada, que ha sido una vez dada a los santos.

Romanos 12, en el versículo 6, conforme él continua escribiendo acerca de esto, la profecía en este época, en la iglesia cristiana, muy importante este punto, él decía – aquí Calvino dijo: “La profecía en esta época en la iglesia cristiana, difícilmente es algo diferente del entendimiento correcto de las Escrituras”. Y, en la facultad peculiar de explicarlas, siempre y cuando las profecías antiguas y todos los oráculos de Dios, han sido completadas en Cristo y en su Evangelio. Y, no parece que Pablo quiso mencionar que esas gracias de milagros, mediante las cuales Cristo inicialmente iluminó su Evangelio. No, si no por el contrario, encontramos que él se refiere únicamente a los dones ordinarios, así como continúan perpetuamente en la iglesia. Entonces, Calvino está diciendo: “Esos, esos dones ordinarios como misericordia, ayuda, administración. Él dice, esos van a continuar en el lado de historia de la iglesia, la época de la iglesia. Pero, no estos dones milagrosos.

Él dice lo mismo en Hebreos 1 versículos 1 y 2, cuando Dios habla de los postreros días, él insinuó que no hay razón alguna para esperar revelación nueva, porque no fue una Palabra parcial que Cristo trajo, si no la conclusión final. Él está diciendo: “Si tú esperas nueva revelación por parte de Dios, estás diciendo que lo que Jesús trajo, solo era un mensaje parcial. Que hay algo que le falta a la enseñanza del Señor Jesucristo. Y, lo que Jesús mandó, fue que los Apóstoles enseñar a todas las naciones, que estaban predicando un mensaje que tiene agujeros. Es la única conclusión que puede haber”. Y, Calvino dijo: “No, ahí estaba la revelación completa, dada en su Hijo, quien vino como el profeta más grande, el expositor más grande que habló todas las palabras que el Padre le dio que diera, y se las enseñó a sus discípulos, y los comisionó, y no hay nada más que decir”.

Cuando llegamos a los Institutos de Calvino, bajo el mismo tema, en el libro 1, capítulo 9, sección 1. Calvino tiene una sección que llama, “Los Fanáticos Equivocadamente Apelan al Espíritu Santo”. Y, Calvino los llama pesos ligeros espirituales. Aquellos que habiendo hecho a un lado las Escrituras, y la razón por la que hacen a un lado las Escrituras, es porque lo único que quieren, es que Dios me diga lo que necesito saber. No quieren estudiar, no quieren escarbar, no quieren exponer la Palabra de Dios, y concentrarse ahí. Y, no quieren presentarse a sí mismos como obreros que no tienen de qué avergonzarse, que usan bien la Palabra de verdad. No quieren levantar peso completo, si no que son pesos ligeros, y quieren que Dios simplemente los sacuda y les dé, les diga lo que tienen que decir. Y, él dice: “Aquellos que habiendo hecho a un lado las Escrituras se imaginen de una u otra manera que pueden alcanzar a Dios, no deben ser vistos como atrapados por el error, si no arrastrados por la locura”. Porque últimamente ciertos hombres, refiriéndose hombres ligeros, esto es los – refiriéndose a los Libertinos, se refiere a hombres superficiales, que no toman la Palabra de Dios en serio. Y entonces, dice: “Últimamente ciertos hombres superficiales se han levantado con gran orgullo”. Y, el punto es que – y, realmente son orgullosos, porque quieren colocarse encima de la Palabra de Dios, en lugar de someterse a la Palabra de Dios. Y ellos, ellos prácticamente menosprecian toda la lectura, y se ríen ante la simplicidad de aquellos, como ellos lo expresan, siguen la letra muerta y matadora.

Dos secciones más adelante en esta misma parte de Los Institutos, realmente es la cita más significativa que tiene Calvino, acerca del tema. Es una sección titulada, “La Palabra y el Espíritu pertenecen de manera inseparable la una con la otra”. Si recuerdas algo de lo que dice Calvino, recuerda esto: “Por un tipo de vínculo mutuo, el Señor ha unido la certeza de su Palabra y de su Espíritu. De tal manera que la religión perfecta de la Palabra pueda permanecer en nuestras mentes, cuando el Espíritu brilla. Y, que nosotros a su vez podamos abrazar al Espíritu sin temor de ser engañados, cuando lo reconocemos en su propia imagen. Esto es, en la Palabra”. Él está diciendo que Dios envió al Espíritu para confirmar su Palabra mediante milagros y producir la Palabra escrita en nosotros. Y, Dios no tiene nada más que decir.

Y, en el libro 2, él dice: “Esto, no obstante, permanece cierto. La doctrina perfecta que Él ha traído, ha llevado a un fin a todas las profecías. Refiriéndose a la, a la predicción en la nueva revelación. Todos aquellos entonces, que no están contentos con el Evangelio, y lo parchan con algo adicional, quitan de la autoridad de Cristo. No es licito ir más allá de la simplicidad del Evangelio”. Él está diciendo: “Ellos van más allá del Evangelio”.

Y, hay muchas otras citas y creo que el tiempo sería mejor usado si llegara a lo que quiero decir en conclusión. Creo que el punto ha sido establecido. Yo quiero apuntarlos, recomendarles el tratado, su tratado en contra de los Libertinos, en el cual Calvino tiene palabras muy fuertes. Y, uno podría preguntar: ¿Por qué no dejas a los Libertinos solos? ¿Por qué tienes que hacer una denuncia pública? ¿Por qué no dejas a los Anabaptistas solo?

Él dijo: “Bueno, aun, aun un perro ladra cuando ve un ataque en contra de su amo”. Dijo: “¿Cómo puedo estar callado cuando la, la verdad de Dios es atacada?” Él tenía que hablar. Él tenía que influenciar, para que la salud de la iglesia fuera protegida y preservada.

No creo que entiendan lo que Calvino tuvo que decir. Que su crítica de los abusos carismáticos en su época, para resumir en sus propias palabras, es necio, ridículo, vano y falso. No tiene realidad. Abre puertas para las farsas de Satanás. Sustituye la verdad por los engaños. Desvía a los simples de la verdad. Es torpe, separa el vínculo del Espíritu y la Palabra de Dios. Inventa un espíritu erróneo en la gente. Va más allá de la Palabra de Dios y provoca la ira de Dios, y lo provoca a Él. Y, desvía a la gente, lleva a la gente más allá de los límites de las Escrituras, para que sigan sus propias imaginaciones. Para Calvino, un carismático calvinista, es una contradicción. Es una contradicción de términos, como por ejemplo, te vas a quemar congelado. Como los, como los camarones jumbo. ¿Qué tal un erudito bautista, un metodista salvo? Nada sobrio, nada, nada. Y, ahí lo dejamos.

Bueno, permítanme llevar esto a una conclusión. Quiero terminar con las convicciones que Calvino afirmó. Quiero dejarles tres convicciones. Les acabo de dar convicción – digo, citas muy largas, y creo que les di más citas de lo que pudieron asimilar en este momento. Pero, quiero terminar esto de una manera muy simple.

¿Qué es lo que Calvino le diría a la generación actual? Y, la respuesta es lo mismo que le dijo a su generación. Número uno, la exclusividad de la autoridad bíblica. Todo se reduce a esto, entienda esto, o hay una, una fuente de revelación o hay dos fuentes de revelaciones. Esto sería la Biblia y estos dones de revelación. O, es sola Scriptura, solo una corriente de revelación o hay dos corrientes. Y, Calvino lo enfrentó de ambos lados. Por un lado, con los católicos querían dos corrientes. Querían la Palabra escrita de Dios y quería la tradición de su iglesia y los concilios eclesiásticos, y la autoridad papal. Y, los católicos tenían dos corrientes de revelación. Los carismáticos tenían dos corrientes de revelación. Por otro lado está la Palabra escrita de Dios y el don de profecía, y hablar de lenguas, y palabra, y, y. Y, Calvino dijo: “No, solo hay una corriente de revelación para su iglesia, a lo largo de la época de la iglesia, a partir de que la iglesia nació, es sola Scriptura la Palabra de Dios escrita”.

Calvino afirmó: “Tenemos que establecer que la Palabra de Dios es la revelación única. Tenemos que estimar por encima de cualquier otra cosa la Palabra de Dios como la fuente de todas las revelaciones. Es la virtud más elevada. No preguntar más allá de la Palabra de Dios. Dios no puede aprobar nada que no es apoyado por su Palabra”. Eso es lo primero que diría Calvino a los carismáticos calvinistas: “No hay dos corrientes de revelación, solo hay una. Y, es la Palabra escrita de Dios”.

Segundo lugar, él le diría a esta generación: “La prioridad de la predicación bíblica”. Calvino entendía que cuando tú ves dos fuentes de revelación, se minimiza el púlpito. Calvino creía que solo una corriente de revelación, la Biblia manda la predicación bíblica. Sin embargo, él, él distinguió que dos corrientes de revelación diluyen la predicación bíblica, ¿por qué? Porque suaviza, porque se lleva, arrastra, erosiona la predicación bíblica, ahoga la predicación bíblica. Solo va a estar la prioridad de la predicación bíblica expositiva en el sentido pleno, cuando uno está comprometido con el hecho de que solo hay una corriente, mediante la cual viene la revelación a nosotros, y está en la Palabra escrita de Dios.

Y, finalmente en tercer lugar, Calvino le diría a ésta generación actual de calvinistas carismáticos, él les diría: “La unidad de la Palabra y del Espíritu Santo”. Ya hablamos de esto. Pero, Calvino estaba convencido de que solo una corriente de revelación, la cual es la Biblia, une al Espíritu y a la Palabra, y están de la manera más unida, y de la manera más indisoluble. Dos corrientes de revelación separa al Espíritu de la Palabra. Dos corrientes de revelación dividen y distancia a la Palabra del Espíritu, y al Espíritu de la Palabra. A – levanta un muero entre ambos. El espíritu opera únicamente donde la Palabra escrita de Dios está siendo enseñada, está siendo predicada, está siendo usada para aconsejar, para compartir está siendo diseminada. El Espíritu obra a través de la Palabra escrita.

Esto es lo que Juan Calvino ha dicho y continua diciendo a través de su obra escrita. Yo creo que Calvino está por encima de todos en la historia de la iglesia, como el teólogo más importante que ha sido dado a la iglesia. Es su influencia más poderosa y haríamos bien en oír a nuestro hermano mayor. Voy a dejar que Juan Calvino tenga una última palabra.

“Que los pastores valientemente se atrevan a hacer todo conforme a la Palabra escrita de Dios, de la cual han sido constituidos administradores. Que usen todo poder, gloria, excelencia del mundo, para darle lugar y obedecer a la majestad divina de ésta Palabra. Que llamen a todos a obedecerla, de los más altos a los más bajos. Que edifiquen al cuerpo de Cristo. Que destruyan el reinado de Satanás. Que pastoreen a las ovejas, que maten a los lobos. Que instruyan, exhorten a los rebeldes. Que aten y suelten. Que ellos manden relámpago, pero, hagan todas las cosas de acuerdo con la Palabra de Dios”. Si vamos a ver una nueva reforma el día de hoy, si vamos a ver este resurgimiento de verdad reformado que ha comenzado en estas últimas décadas, que continúe expandiéndose, y vaya más allá de las fronteras, y tenga más influencia en la iglesia y el mundo. Debemos estar comprometidos de manera exclusiva con la Palabra escrita de Dios.

Concluyamos en oración.

Nuestro Padre en los cielos, como te damos gracias por este tesoro de Tu Palabra escrita que nos has dado. Te damos gracias por el registro pleno de él, de Génesis a Apocalipsis, los 66 libros del canon de las Escrituras, exhalados por ti, mediante autores humanos, más de 40 autores de tres continentes diferentes, en tres idiomas diferentes de todo trasfondo de la vida. Sin embargo, tú de manera tan perfecta, presidiste este proceso entero, de tal manera que solo hay una verdad, solo hay una manera de ser salvos, que hay un plan para las épocas, hay un estándar para la moralidad. No hay contradicciones en tu Palabra. Que es la Palabra no adulterada, tuya para nosotros y para todos los que la oyen. Oro porque Tú enciendas nuestra lengua, para que confesemos a Cristo, lo magnifiquemos, lo exaltemos, lo prediquemos en este mundo. Y, oro Dios, porque Tú continúes haciendo la obra que has comenzado en estos días. Oramos esto en el Nombre de Jesucristo, nuestro Señor soberano y Salvador. Amén.  

         

Este ha sido un programa especial, producto de una traducción simultánea, predicado en la Conferencia Fuego Extraño, llevada a cabo del 16 al 18 de octubre del año 2013. Para mayor información y obtener este material en forma gratuita, como también los otros sermones de la misma conferencia, por favor vaya al sitio de Gracia a Vosotros, en gracia.org.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Volver arriba



Recursos Relacionados