Sermones

Examinando los espíritus (John MacArthur)

Por John MacArthur
Código de producto: TM13-6
Scripture: Escrituras Seleccionadas
Bajar (Baja Calidad) | Bajar (Alta Calidad)
$5.00 3.75
pdf

Quiero que abran sus Biblias, si son tan amables, en 1 Juan capítulo 4. Primera de Juan capítulo 4. Y, quiero leerles una porción de las Escrituras, que se aplica de manera directa al tema que estamos tratando. 1 Juan capítulo 4. Permítame leer los primeros 8 versículos. “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo. Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye. Nosotros somos de Dios; el que conoce a Dios, nos oye; el que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el espíritu de verdad y el espíritu de error. Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”.

Quiero llevarlos de regreso al versículo 1. “Probad los espíritus”. Un mandato, un mandamiento del apóstol Juan. “Probad los espíritus”. Aquí espíritu significa personas, personas. “Probad”, dokimazō. Un término usado en la metalurgia, para evaluar la pureza del metal. Prueba a las personas, sean humanas o sean angélicas. Prueba a las personas.

Se nos recuerda hacer esto también en 1 Tesalonicenses capítulo 5 versículos 21 y 22. A no menospreciar las profecías, si no examinadlo todo. Y, la misma palabra es usada para probar. Es la misma que estamos usando, la misma que estamos viendo. Esto es crítico. Es crítico, porque Satanás existe, y porque los demonios existen, y porque operan un reino de mentiras que domina al mundo.

Satanás es el dios de este mundo, el príncipe de la potestad del aire, el gobernante de las tinieblas espirituales en lugares celestiales. Y, a él se le ha permitido estar suelto en este mundo, como un león rugiente, buscando a quién devorar. Él y sus agentes están disfrazados como ángeles de luz, de acuerdo con el apóstol Pablo en su carta a los Corintios. Y, no nos debe sorprender que Satanás opera 99% del tiempo en la religión falsa, en las mentiras, en el engaño.

Satanás no es el que está detrás de la conducta impía, corrupta, pecaminosa de cualquier sociedad. La carne se encarga de eso. Satanás está detrás de la religión corrupta, los sistemas falsos de creencia. Realmente es importante entender eso. Vayan por un momento a 2 Corintios capítulo 10. 2 Corintios capítulo 10. La gente habla de la batalla espiritual con respecto a Satanás y a los demonios, y creo que casi siempre están mal, la entienden mal. Ellos inventan la idea de que supuestamente debemos estar persiguiendo a Satanás por todos lados. Me acuerdo en una ocasión, en una conferencia de pastores en una iglesia maravillosa y prominente, y el pastor se puso de pie para comenzar la conferencia de pastores, con varios miles de hombres y dijo: “Oremos”. Y, las primeras palabras de su boca fueron: “Satanás, te atamos”. Y, yo casi me caigo. ¿Qué? “Oremos”. Y, ¿la primera palabra es Satanás? Y, ¿le está hablando al diablo, diciéndole al diablo lo que puede o no puede hacer? Quizás piense que eso es batalla espiritual, y quizás piensa que él tiene el poder de hacer so. Pero, eso es un engaño.

La batalla espiritual se describe en 2 Corintios 10:3 con estas palabras: “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales. Las armas de nuestra milicia no son carnales”. Esto es, no son de la carne. Esto es, no son humanas. Estamos en la carne, en el sentido – versículo 3 dice de que somos humanos. Cuando dice que andamos en la carne, no está hablando de pecado, si no simplemente de ser humano. No obstante, no podemos luchar, no podemos estar en la guerra, no podemos librar la batalla, de acuerdo con la carne, conforme a la carne. Nuestras armas no son humanas, no pueden ser humanas, no pueden ser la ingenuidad, la inteligencia, no puede ser nada inventado por el hombre, no importa lo nobles que sean nuestros deseos.

No podemos librar esta batalla con armas humanas. Se necesita mucho más que eso. Tienen que ser, de acuerdo con el versículo 4: “Poderosas en Dios. Divinamente poderosas”. Estamos involucrados en una batalla espiritual, la cual no puede ser peleada con armas humanas. No importa lo nobles, lo bien concebidas, lo bien diseñadas que nosotros pensemos que lo son.

¿Por qué? Porque debemos estar involucrados. Al final del versículo 4: “En la destrucción de fortalezas”. Y, la imagen aquí es de armas humanas, que no son un oponente, un adversario absoluto, para una fortaleza masiva. La idea es que las armas humanas no le llegan, no sirven de nada a una inmensa fortaleza. La palabra fortaleza significa exactamente lo que crees que significaba en el mundo antiguo. Un edificio, una muralla de piedra, impregnable. Por cierto, la palabra para fortaleza, es la palabra para prisión. Estamos atacando edificios inmensos. No podemos usar resorteras, no podemos usar armas humanas.

¿Cuáles son esas fortalezas? Al final del versículo 4: “La destrucción de fortalezas”. Al principio del 5: “Estamos destruyendo argumentos, derribando argumentos”. Los – las fortalezas son definidas en el siguiente versículo: “La destrucción de fortalezas, destrucción de argumentos, de especulaciones”. La palabra griega aquí en argumentos, es logismos, ideas, ideologías, teorías, puntos de vista, sistemas de creencias, psicologías, filosofías, religiones. En esto estamos involucrados en la guerra espiritual. Es una batalla por cómo piensa la gente. Es una batalla por la mente. No tiene nada que ver con estar persiguiendo a Satanás. No tiene nada que ver con estar persiguiendo demonios. No está dentro del espectro de nuestra capacidad. Nuestra batalla es una batalla por la mente.

¿Por qué? Porque el mundo está encarcelado en sistemas de creencias. Están fortificados ahí, están refugiados ahí, detrás de fortalezas. En el sentido que son impregnables en sus ideologías. Son impenetrables, es la idea. Esas fortalezas en las cuales ellos viven, se convierten en sus cárceles, y terminan siendo sus tumbas.

Y, el arquitecto de todas estas fortalezas, no es ningún otro que Satanás mismo. Él es el padre de mentiras. Él es el archi engañador. Él es el ángel de luz definitivo, y él disemina su gran trabajo a través de sistemas falsos de creencias.

De hecho, son aun definidos con mayor precisión. Ahí de regreso en el versículo 5. Como toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios. ¿Qué significa eso? Toda idea elevada, toda idea aparentemente noble, toda idea intelectual, toda idea supuestamente brillante. Cualquier cosa y toda cosa que se levanta como una ideología, escucha con atención, contra el conocimiento de Dios. La gente está encerrada en fortalezas de sistemas que son anti Dios, son anti Dios. Usando las palabras de Juan, son anticristo. Y, como dije antes, la gente está detrás de estas fortalezas, está encarcelada en esas fortalezas, y en últimas terminan siendo sus tumbas.

Entonces, ¿cuál es nuestra responsabilidad? Nuestra responsabilidad consiste en derribas esas ideologías, aplastar esas fortalezas, y llevar todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo. Esta es una batalla por cómo piensa la gente. De nuevo, Satanás es el arquitecto, el diseñador, el ingeniero, el constructor de estas ideologías. La gente se refugia en estas fortalezas y en última son condenadas por ellas al infierno eterno. Y, todo parece tan maravilloso, porque es operado por el ángel de luz supremo.

En el Antiguo Testamento, la gente fue advertida acerca de los falsos profetas. En el Nuevo Testamento, de nuevo somos advertidos acerca de los falsos profetas. En el Sermón del Monte, Jesús advierte acerca de los falsos profetas, Mateo 7. Pablo advierte de los falsos profetas repetidamente. Pedro esencialmente escribe una epístola entera, 2 Pedro, para advertir de los falsos profetas. Judas sigue esencialmente con lo que el Espíritu Santo le entrega a Judas, con un tiempo diferente verbal, pero, es lo mismo que le dio a Pedro en 2 Pedro 2. Y, otra advertencia viene.

Y, el Nuevo Testamento termina antes del Apocalipsis, antes del gran libro de Apocalipsis, el cual se enfoca en el futuro. El último mensaje del Nuevo Testamento, con dos pequeñas epístolas, a manera de postdata. 2 Juan, 3 Juan, cinco veces en los versículos de apertura de 2 Juan, cinco veces en los versículos de apertura de 3 Juan. La última palabra, un escrito un hombre, un escrito una mujer. La última palabra antes de que el Apocalipsis venga, es una advertencia continuar siendo fieles a la verdad. Ahí encuentra la palabra verdad usada cinco veces al principio de ambas epístolas, esas pequeñas epístolas. La última palabra del apóstol Juan en la última década del primer siglo de la iglesia, consiste en vivir por la verdad. En Judas entonces, también incluye el contender ardientemente por la verdad. Es una guerra por la verdad. Creo que escribí un libro acerca de ese – de eso. Es una guerra por la verdad, la batalla por la verdad. Esto es batalla espiritual.

Y, parte de poder pelear en esa guerra, es probar los espíritus. No puedes estar aceptando toda idea, cualquier idea que la gente promueve o afirma, o predica. Necesitamos probar los espíritus. Y, este pasaje nos da los principios para hacer eso. Entonces, regresemos a 1 Juan capítulo 4.

Y, por cierto, cuando el Gran Avivamiento surgió, ahí en de – 1730 a 1740, hubieron preguntas acerca de la legitimidad de eso. Hubieron cosas que estaban pasando ahí en el Gran Avivamiento, que evidentemente eran la obra del Espíritu Santo. Hubieron algunas cosas que aparentemente no eran la obra del Espíritu Santo. Y, Jonathan Edwards evaluó ese movimiento y lo hizo en base a este mismo texto. Y entonces, anoche Steve Lawson resucitó a Calvino de los muertos. Y, hoy vamos a resucitar a Jonathan Edwards de los muertos. Vamos a dejar que nos hable un poco.

Jonathan Edwards escribió un libro llamado, “Las Marcas Distintivas de una Obra del Espíritu de Dios”. “Las Marcas Distintivas de una Obra del Espíritu de Dios”. Y, lo basó en 1 Juan capítulo 4. Y, fue publicado en 1741. Edwards, afirmó que este pasaje es el cimiento para evaluar cualquier cosa que dice ser la obra del Espíritu de Dios. Estas son pruebas universales, estas son pruebas que trascienden el tiempo, que son dadas a nosotros, no por Jonathan Edwards, él meramente las vio como lo vamos a hacer. Si no que nos fueron dadas por el Espíritu Santo. Son pruebas que trascienden el tiempo, por las cuales debemos medir todo movimiento espiritual, toda predicación. Todo predicador debe ser evaluado por estas pruebas.

Lo que verdaderamente es del Espíritu Santo, se va a conformar a esto. Es maravilloso que el Espíritu de Dios nos ha dado esto. Toda línea de evaluación, converge en estos 8 versículos. Y, es la responsabilidad de todo pastor, todo maestro, todo predicador, todo cristiano, examinar toda declaración y probar toda persona y profecía. Como los Bereanos Nobles. Examinando todo para ver si es verdad.

Ahora, ¿cuál es el punto aquí? El punto, de manera clara, es una obra del Espíritu Santo. Regresen al capítulo 3 versículo 24: “Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios y Dios en él”. Y, después esta afirmación: “Y en esto sabemos que Él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado”. Nuestra salvación, dice Juan, es confirmada y estamos seguros de que pertenecemos a Cristo, por la obra del Espíritu Santo. Eso es lo que está diciendo. Nuestra certeza, lo repito, nuestra confianza, la afirmación de la realidad de nuestra salvación, está basada en la obra del Espíritu Santo.  

Yo sé que el Espíritu Santo es invisible. El Espíritu Santo opera de una manera sobrenatural, divina, e imperceptible dentro de nosotros. No obstante, mientras que la obra del Espíritu Santo es invisible, los resultados son visibles. Mientras que no experimentamos o sentimos al Espíritu Santo, la manifestación de su obra es experimentada por nosotros. Una de las necedades del movimiento carismático, es decir que el Espíritu Santo está guiando ahí. El Espíritu Santo está dirigiéndome. No tienes manera de saber eso. Yo no tengo manera de saber eso. No tengo una luz roja en mi cabeza que se prende cuando el Espíritu Santo está operando y se apaga cuando solo soy yo. No tengo ningún mecanismo para saber que estoy recibiendo impulsos del Espíritu Santo. Eso es imperceptible, eso es invisible, eso es sobrenatural, eso es divino.

Lo único que sé, es que puedo experimentar el resultado de su operación en mi vida. Y, eso comenzó cuando fui salvado. Inmediatamente tuve un odio hacia el pecado y un amor hacia las cosas que honran a Dios. Inmediatamente me vi siendo indiferente a la filosofía, y tomé una clase de filosofía, unos cursos de filosofía en la universidad, y estudié filosofía occidental. Nunca conocerás a una persona menos interesada en filosofía como yo. Pero, tengo un deseo apasionado que me consume de manera total, por conocer la Palabra de Dios.

Yo no vi al Espíritu Santo hacer eso. Yo no sentí que Él hiciera eso. Pero, conozco el resultado de que Él lo hizo. Yo tolero a la gente en el mundo con una compasión por su condición de pérdida espiritual. Adoro al pueblo de Dios. Yo amo a la gente en la iglesia de Dios. Ni siquiera sé quiénes son. Y, si ustedes me permiten, solo les quiero decir; yo los quiero, los amo en un sentido real. No en el sentido que sé todo acerca de ustedes. Pero, hay algo acerca de aquellos que pertenecen a Cristo, que me pertenece a mí. Estas son cosas que son evidencias. Estas son cosas que son evidencias de una obra invisible del Espíritu Santo dentro de mí.

Entonces, sabemos que Cristo permanece en nosotros, porque sabemos que el Espíritu que Él nos ha dado, se manifiesta en nosotros. La gente me dice: “¿Cómo sabes cuando eres un creyente?” No es tu perfección, es tu dirección, es lo que amas y lo que odias, es lo que anhelas. Todos estamos en Romanos 7, ¿no es cierto? No hacemos lo que debemos hacer, no hacemos lo que queremos hacer, hacemos lo que no queremos hacer, y no debemos hacer. Y, odiamos eso en nosotros, y esa es la evidencia del Espíritu Santo en nosotros.

Mira, está en Juan 3:8, lo que Jesús le dice a Nicodemo: “El viento sopla de donde quiere y no lo puedes ver, y no lo puedes controlar, pero puedes ver su efecto”. Y, esa es una ilustración inclusive en Juan 3 del Espíritu Santo. La obra del Espíritu Santo es invisible, los efectos son muy visibles. Mediante los efectos manifiestos experimentales visibles, de la obra invisible del Espíritu Santo, sabemos que vive en nosotros.

¿Qué está haciendo en nosotros? Te voy a dar una lista rápida. Él produce en nosotros un deseo de arrepentirnos, un odio hacia el pecado. Él produce en nosotros un deseo por buscar la salvación y el perdón. Él produce en nosotros una creencia en el Evangelio, un amor hacia el Señor Jesucristo, un deseo por volvernos un esclavo del Señor Jesucristo, reconociéndolo como Señor. Él produce en nosotros un deleite en las Sagradas Escrituras, un anhelo por la obediencia. Él produce en nosotros gozo en las pruebas y las tribulaciones, amor hacia otros creyentes, deseo por comunión, entendimiento de la Biblia, iluminación de las Escrituras, inclinación a orar, deseos santos, un deseo por alabarlo, un corazón agradecido, adoración como un estilo de vida, y semejanza a Cristo que crece más y más. Esto es bastante alentador. Y, yo solía decir acerca de eso: “Eso es lo que el Espíritu Santo está haciendo en ti, te guste o no”.

Pero, hay otros espíritus y realmente es sorprendente para mí. Creo que esto es sorprendente, que en un cambio repentino de las glorias del Capítulo 3 versículo 24, el Espíritu Santo trae palabras a la mente de Juan, que se mueven de la realidad gloriosa de Cristo y de la verdadera obra del Espíritu Santo, a los peligros mortales de los espíritus impíos. Personas impías que no son de Dios, que son anti Dios, que son anticristo.      

Y, realmente no estamos muy sorprendidos por esto, porque se nos ha advertido por el Espíritu Santo desde el Antiguo Testamento, los engaños satánicos siempre están con nosotros, como lo estuvieron desde el huerto, ¿no es cierto? Siempre está en operación, siempre es eficaz. Dios siempre ha advertido a su pueblo, ha llamado a su pueblo a que sea vigilante, ha llamado a su pueblo a ejercer discernimiento. Es una larga batalla por la verdad, y sigue en su máxima intensidad todo el tiempo, y el verdadero pueblo de Dios siempre ha tenido que luchar contra los falsos profetas y los mentirosos. Y, lo que los hace eficaces, es su engaño.

Es una ironía muy extraña para mí, una ironía muy extraña, ver que en el movimiento carismático, si los criticas, si te esfuerzas por ser vigilante, y ejercer discernimiento, y si te esfuerzas por contender por la verdad, y evaluarlos y llamarlos a que se apeguen a las Escrituras, y expones su error, te condenan como el pecador. Tú eres el que estás estorbando el cumplimiento de la oración de Jesús en Juan 17, por la unidad de su iglesia. ¿Cómo lo sé? Lo he vivido. Lo he vivido.

Para que ellos tengan éxito, tienen que convertir el discernimiento en una iniquidad. Tienen que convertir el discernimiento en una trasgresión contra Cristo, y contra su oración sumo sacerdotal. Para que el movimiento carismático sobreviva, es esencial que ataque a los guerreros de la verdad y los convierta en enemigos del Espíritu Santo. Porque si la doctrina sana gobierna, ellos no sobreviven.

Los evangélicos han sido muy intimidados y llevados al silencio. Estábamos hablando de esto cuando comenzamos el trabajo en este libro. No podíamos encontrar un libro que expusiera, que exhibiera el movimiento carismático por lo que es, que hubiera sido publicado. Un libro que en algún punto si hubiera sido publicado en los últimos 15 años. Han tenido mucho éxito en callar a los evangélicos.

Y entonces, regresamos a 1 Juan y se nos manda probad las personas que promuevan cualquier cosa en el Nombre de Dios y en el Nombre de Cristo, para ver si son de Dios. Desde el principio, se nos instruye, aquí desde el principio de este versículo, con estas palabras: “Amados, no creáis a todo espíritu”. ¿Por qué? “Porque muchos falsos profetas han salido por el mundo”. Entonces, “probad los espíritus”. Debería ser suficiente para convencerte del error de ese movimiento, simplemente el saber que no quieren ser examinados. Si ésta fuera una verdadera obra del Espíritu Santo que se alineara con las Escrituras, estarían invitando todo el escrutinio que pudieran recibir, porque ellos anhelarían la afirmación, y la certificación.

Entonces, ¿cuáles son las pruebas? Bueno, les voy a dar uno, y tengo varias, pero, no sé qué tan lejos voy a llegar. Las que no les dé, están en el libro.

Muy bien, prueba número uno. La verdadera obra del Espíritu Santo exalta al Señor Jesucristo. La verdadera obra del Espíritu Santo exalta al Señor Jesucristo. Versículo 2: “En esto conoced el Espíritu de Dios”. Así es como sabes. Así es como conoces. “Todo espíritu que confiese que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios. Y, todo espíritu que no confiese que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios. Y, este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo”.

La primera prueba, es la prueba cristológica. La primera prueba tiene que ver con la persona de Jesucristo. Todo espíritu que confiese que Cristo es de Dios, es positivo. Cualquier espíritu que no confiese a Cristo, no es de Dios. Todo comienza con Cristología. Todo comienza con un entendimiento claro, verdadero de la encarnación, que Jesús Dios en carne humana, es entendido bíblicamente.

Ahora, ¿de qué está hablando aquí Juan de manera específica? ¿De qué está escribiendo Juan aquí específicamente? Habían algunos que negaban que Jesucristo realmente era humano. Esto en los primeros años era llamado Docetismo, de dokeō, lo cual significa aparecer. Y, la idea, claro, salió del dualismo filosófico, del dualismo griego, que de – el cual decía que la materia es mala y el espíritu es bueno. Cualquier cosa que sea material es mala. Cualquier cosa que sea espíritu, es buena. Y entonces, el Hijo de Dios, realmente no podía ser físico. Él podía ser material, Él sería material, y por lo tanto sería malo en la idea dualista. Entonces, ellos dijeron que Él solo parecía ser humano, pero, realmente no era humano. Entonces, estaban cuestionando la verdadera humanidad de Jesucristo.

¿Acaso eso importa? Sí, importa. Sí importa, porque si Él va a ser el sustituto que muera en tu lugar, Él debe ser humano. Si tus pecados le van a ser imputados, y Él va a ser castigado en tu lugar, debe ser humano.

Además, si su vida va a ser acreditada a tu cuenta, Él debe vivir como hombre, como un ser humano. Su humanidad importa. Ahora, aquí no encontramos una Cristología ampliamente desarrollada. Esa no es la intención de Juan. Él meramente está apuntando un error que existía en ese entonces, y atacaba la verdadera naturaleza de Cristo, como 100% Dios y 100% hombre. Y, simplemente podemos extraer de eso, que todo comienza con una verdadera Cristología. Jesús es totalmente Dios. Él es totalmente hombre.

Fue en el 451, en el Concilio de Calcedonia, que lo que era llamado monofisitismo, fue declarado hereje. Y, eso era que las dos naturalezas de Jesús estaban mezcladas, y este fue un gran debate desde el principio. Simplemente les estoy contando algo de la historia de la iglesia. Ellos afirmaron el asunto, resolvieron el asunto de las dos naturalezas de Jesucristo, estando unidas en una persona y no mezcladas.

Ahora, no todos los elementos del Nuevo Testamento o de la revelación del Antiguo Testamento acerca de la Cristología están aquí. La primera prueba, es un concepto correcto del Hijo de Dios encarnado. Y, si todo ello no es explicito aquí, todo ello es implícito aquí. Todo es implícito aquí. Las religiones falsas y las sectas cristianas herejes, como ustedes saben, todas tienen una Cristología aberrante. Todas tienen una Cristología corrupta. Los mormones creen que Jesús es el hermano espíritu de Lucifer, que fue un ser creado, creado por Dios, quien Él mismo fue un ser creado. Todas las sectas tienen un concepto aberrante de Cristo.

Pero, el Espíritu Santo no lo tiene. El Espíritu Santo tiene una perspectiva, un concepto correcto de Cristo. Siempre presentando de manera correcta la gloria del Hijo. Cualquier predicador lleno del Espíritu Santo, va a estar dominado por Cristo, dominado por Cristo, y presentándolo de una manera correcta, verdadera, exaltada.

Es cuestión de teología sana. Pero, también es cuestión de preeminencia. Y, también es cuestión de claridad en el Evangelio. Entonces, en donde encuentras alguna deficiencia en la naturaleza de Cristo, o la prominencia de Cristo, la preeminencia de Cristo o el Evangelio, ésta no es la obra del Espíritu Santo. Jesús dice en Juan l4:15-16, que cuando el Espíritu venga, Él va a mostrarte a Mí. Su ministerio consiste en apuntar a Mí. Él te va a llevar a toda la verdad acerca de Mí.

Cualquier persona que está equivocada acerca de quién es Cristo o que minimiza quién es Cristo, o que contamina el Evangelio, o que distrae del Hijo al Espíritu, no está operando en el Espíritu, no está operando en el Espíritu. Jonathan Edwards decía que el diablo tiene la enemistad más amarga, más implacable en contra de Cristo. Él nunca estaría buscando producir en los hombres pensamientos más honorables acerca de Cristo. El diablo busca torcer, confundir, suprimir, y representar equivocadamente las glorias del Hijo de Dios. El diablo busca alejar la atención del Hijo de Dios, a una imagen falsa del Espíritu Santo. Mientras que pretende honrar a Jesús.

Una verdadera obra del Espíritu hace lo opuesto. Una verdadera obra del Espíritu, exalta al verdadero Cristo en toda su preeminencia gloriosa, y en un entendimiento correcto y pleno de su Evangelio.

Si el movimiento carismático estuviera siendo producido por el Espíritu Santo, la gloria de Cristo prevalecería por todos lados. Estaría dominado por Cristo y toda persona en el movimiento estaría doblando la rodilla al verdadero Cristo, en creencia del verdadero Evangelio. La gente sería humilde, estaría llena de gozo, sería sacrificial. Estarían confesando, estarían declarando a Jesús como Señor, y ellos mismos como sus esclavos. Estarían negándose a sí mismos, tomando sus cruces y siguiéndolo a dondequiera que los guiara.

Sin embargo, con mucho orgullo, un libro escrito por Jack Hayford, y un caballero llamado Moore, anuncia que la marca distintiva del movimiento carismático, es la preeminencia del Espíritu Santo, y cito: “En el popurrí pentecostal, solo una cosa es igual para todos. La pasión que tienen por experimentar la presencia y el poder del Espíritu Santo”. Fin de la cita.

Cuando el Espíritu Santo es la persona que se busca, su obra ha sido rechazada. Cristo es oscurecido, las Escrituras menospreciadas, y una preocupación con las experiencias engañosas y falsas, que se imaginan que es inducida por el Espíritu Santo, pero, no tiene nada que ver con el Padre en absoluto.

Efesios 3 versículo 14. Escuchen lo que dijo Pablo: “Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre”. Aquí está la oración de Pablo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra. “Para que os dé conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu”.

Pablo está diciendo: “Estoy orando al Padre y le estoy pidiendo que permita que su Espíritu los fortalezca, para que – este es el propósito – para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones. A fin de que arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad, y la altura, y de conocer el amor de Cristo que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios. Y, aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a Él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén”.         

¿Cuál es la oración de Pablo? Es que el Espíritu te lleve a un entendimiento pleno del amor de Cristo. Siempre apunta a Cristo. Aquí el movimiento carismático no pasa la prueba de exaltar a Cristo por encima de todo, al exaltar una imagen falsa del Espíritu Santo, que ellos han inventado. Enséname una persona obsesionada con el Espíritu Santo, y te mostraré una persona no llena del Espíritu Santo. Enséname una persona obsesionada con el Señor Jesucristo, nunca cansándose de aprender y amarlo. Prácticamente cautivada por su gloria magnífica, y buscando obedecerlo, y ser como Él, y te mostraré una persona llena del Espíritu. Así se ve una persona llena del Espíritu.

Gran parte del movimiento de hecho es anticristo. Historias acerca de visiones de Jesús en círculos carismáticos, realmente me aterran. Algunos han proclamado que han visto a Jesús vestido como bombero. Otros lo han visto de cientos de metros de alto. Otros se reúnen con Él de manera habitual en el baño. Algunos lo han visto bailar en un basurero. Otros lo han visto sentado en una silla de ruedas, en un lugar que cuida gente de edad. Otros han caminado con Él por mucho tiempo en la playa. Y, así siguen.

Un autor carismático dice y cito: “Poco tiempo después de que el Espíritu Santo se revelara a sí mismo, vi a Jesús. Y, después le pregunté al Señor que me llevara a su lugar secreto. Estaba acostado en el pasto y dije: “Jesús, ¿te acostarías a mi lado?” Estábamos ahí juntos, mirándonos el uno al otro a los ojos. El Padre también vino y se reclinó junto a Jesús”. Fin de la cita.

Emocionalismo, fantasía absurda, que no tiene nada que ver con Jesús o el Espíritu Santo. Engaños probablemente. Mentiras, seguro. Pero, no encuentran su fuente en el Espíritu Santo. Y, no solo son esas imágenes absurdas, como las que lees en El Cielo es Real, supuestamente de un niño de 4 años que fue al cielo y regresó, y describió a Jesús, y el caballo de Jesús, y Jesús siendo de estatura más baja que Miguel. Digo, eso es ya bastante malo en sí. Pero, lo que es peor, son las herejías acerca de Él.

En el libro van a leer de esto. Jesús no vino a la tierra como Dios en carne humana. Él nunca dijo ser Dios, dicen ellos. Él adoptó la naturaleza pecaminosa de Satanás en la cruz, murió espiritualmente, y se fue al infierno por tres días. El predicador de la prosperidad, Kenneth Copeland, exhibe la manera blasfema y no bíblica en la cual Jesucristo es tratado en el movimiento de Palabra de Fe. Y, cito: “¿Cómo entonces Jesús en la cruz dijo: “Dios mío”? Porque Dios no er… Ya – porque Dios ya no era su Padre. Él asumió la naturaleza de Satanás. Y, les estoy diciendo, Jesús está en medio de ese foso. Él está sufriendo todo lo que hay por sufrir. Su pequeño espíritu menospreciado está ahí en la profundidad de eso, y el diablo piensa que lo hay destruido. Pero, de pronto Dios comenzó a hablar”. Fin de la cita.

Creflo Dollar, otro promotor de Palabra de Fe, mostrando la misma irreverencia, cuestionando la deidad de Cristo, y cito, dijo: “Jesús no fue perfecto. Él creció hasta llegar a ser perfecto. Tú sabes, Jesús en una escritura en la Biblia, fue en un viaje y se cansó. Más vale que esperes que Dios no se cansara, pero, Jesús se cansó. Y, si Él hubiera venido como Dios y se cansara, Él dice que se sentó ahí junto al pozo, porque estaba cansado. Hombre, estamos en problemas. Y, alguien dice: “Bueno, Jesús vino como Dios. Bueno, ¿cuántos de ustedes saben que la Biblia dice que Jesús nunca se cansa ni se duerme? Y si embargo, en el libro de Marcos, vemos a Jesús dormido en la parte de atrás del barco”. Fin de la cita. ¿Qué tipo de, de manera de pensar confusa, irresponsable, ridícula es esa? Estar presentando conceptos equivocados acerca de la deidad de Cristo. Él no vino como Dios.

Y, el movimiento de Palabra de Fe, es culpable por un lado, de posicionarse a sí mismo, y todos los que están en su movimiento, como si fueran de Dios. Kenneth Copeland, pretende hablar en nombre de Jesús, como Sarah Young lo hace en sus pequeños libros torpes. Y, él dice lo siguiente. Este es Kenneth Copeland hablando en nombre de Jesús, y cito: “No se molesten cuando la gente los acuse de pensar que son Dios. Me crucificaron a mí por decir que yo era Dios. Yo no dije que era Dios. Yo solo dije que caminé con Él, y Él estaba conmigo. Aleluya”. Fin de la cita.

Arrogancia desenfrenada, torpeza, mentiras abiertas, blasfemia obvia. Y, ¿dónde están estos carismáticos que creen la verdad acerca de Jesucristo al llamar a estas personas a que salgan de esto, y prácticamente aplasten, o hagan a un lado su influencia? Solo el espíritu del anticristo inspiraría ese tipo de enseñanza no bíblica abierta.

Y, puedes ir más allá de cosas absurdas acerca de Cristo y herejías acerca de Cristo, a representaciones equivocadas del Evangelio. Y, esto es bastante extenso. Sabemos por qué el Espíritu Santo vino, para convencer al mundo de pecado, de justicia y de juicio, y para que creyeran en el Señor Jesucristo. Él vino a dar testimonio de la verdad histórica del Evangelio, como dice Hechos 5. Él vino a capacitar a aquellos que predican su mensaje salvador, 1 Pedro 1:12. Conocemos la obra del Espíritu Santo. Y, el Espíritu Santo es fiel al Evangelio. El Espíritu Santo nunca representaría de manera equivocada el Evangelio.

Entonces, en donde quiera que la verdad del Evangelio es devaluada de manera visible, sabemos que no es la obra del Espíritu Santo. Y, permite ser muy franco, cualquier movimiento que puede abrazar de manera plena al catolicismo romano, no es un movimiento cuya autoría es del Espíritu Santo, porque ese es un evangelio falso.

¿Por qué hacen eso? Porque están basados en una experiencia falsa en común. La doctrina sana, es subyugada a la experiencia espiritual. Cuando tienes una experiencia espiritual falsa, se abrazan con gusto formas falsas del evangelio. La renovación carismática católica comenzó en 1967, cuando un grupo de estudiantes recibieron, y cito: “El bautismo”. Fin de la cita. Y, hablaron un idioma de balbuceo. Realmente no fue un idioma, fue balbuceo.

El movimiento fue oficialmente reconocido por el Papa Juan Pablo II, ¿por qué? Porque los católicos absorben. Así es como el sistema crece. Has oído seguramente del Papa recientemente que dijo: “Oye, bienvenidos de regreso a todos a la iglesia. Homosexuales está bien. Ateos, también vas al cielo, si haces tu mejor esfuerzo”. Ese es el catolicismo romano, absorbe a los herejes, absorbe a los disidentes. Absorbe a la gente que está fuera. Simplemente haz crecer el sistema, ¿por qué? Porque el sistema tiene un rey, y ese es el rey de las tinieblas.

Para el año 2000, éste es el año 2000. Habían 120 millones de católicos carismáticos. Hay más de 500 millones de carismáticos. Entonces, uno de cada cinco, es un católico romano a nivel global. Los católicos carismáticos, se aferran, adoptan una teología católica, doctrina católica. Y, niegan que un creyente es justificado por la fe únicamente, ¿no es cierto? ¿Es por qué? Por obras. Ellos creen en la eficacia ex opere operato, de los siete sacramentos romanos. Están hasta acá en la idolatría de la misa católica. En ese intento horrendo de volver a sacrificar una y otra vez a Cristo. En una manera idolatra, veneran a María y a los santos. Y, han sido abrazados de manera plena por pentecostales protestantes.

¿Por qué alguien haría eso? Hacer una concesión al catolicismo. Simplemente se vuelven parte de la tela contemporánea de los evangélicos. Escuchen este reporte, y cito: “Diez mil carismáticos y pentecostales oraron, cantaron, bailaron, aplaudieron, y gritaron bajo el vínculo en común del Espíritu Santo, durante una convención ecuménica de cuatro días, el verano pasado. Alrededor de la mitad de los participantes en el Congreso del Espíritu Santo y la Evangelización del Mundo, eran católicos. El Espíritu Santo quiere romper, quiere derribar las paredes entre católicos y protestantes”, dijo Vinson Synan, el director teológico de la Universidad de Pat Robertson, quien guió el congreso. Fin de la cita.

Si éste movimiento puede abrazar, darle la bienvenida al catolicismo, no es un movimiento del Espíritu Santo. La teología católico romana, está corrupta. Tiene un evangelio falso. El espíritu atrás de la renovación católica carismática, no es el Espíritu Santo.

No solo ellos. A nivel mundial hay 24 millones de carismáticos que pertenecen a un grupo que puede ser llamado Los Pentecostales de Unidad. Algunas veces lo ves como Jesús únicamente, niega la Trinidad. Veinticuatro millones niegan la Trinidad, alrededor de 1 de cada 4 en Estados Unidos de Norteamérica. ¿Qué es lo que creen? Creen en lo que se llama El Modalismo. Que solo hay un Dios y aparece en tres modos diferentes. Algunas veces es el Padre, algunas veces es el Hijo, y algunas veces es el Espíritu. Pero, nunca es los tres al mismo tiempo.

Él tiene estos tres modos en los cuales Él puede aparecer. Un poco de problema, ¿no es cierto? Con esto en el bautismo de Jesús, ¿verdad? Y, Él está cambiando rápidamente ahí. Pero, regresando, remontándonos al Credo Atanasio, fue establecido que Dios es el Padre, Hijo, Espíritu. Tres personas que son co-iguales, co-existentes, divinas. El Modalismo ha sido condenado a lo largo de la historia de la iglesia, como una herejía, al nivel más elemental, que literalmente ataca la naturaleza de Dios, y te aísla de la posibilidad de la salvación. Probablemente el pentecostal de unidad más prominente que conocerías tú, sería T. D. Jakes, quien niega la Trinidad. No tienes al Dios verdadero, no tienes al verdadero Cristo, no tienes al Espíritu verdadero.

El modalista, dice esto, que hay un Dios que puede ser designado por tres diferentes nombres. Él puede ser llamado Padre, Hijo y Espíritu Santo en momentos diferentes. Estas no son personas diferentes. Simplemente son modos diferentes de un Dios. Entonces, Dios puede ser llamado Padre, como el creador del mundo, y el que dio la ley. Él puedes ser llamado Hijo, como el Hijo, como el Dios encarnado en Jesucristo. Él puede ser llamado el Espíritu Santo, como Dios en la época de la iglesia. Y, de la misma manera, Jesucristo es Dios y el Espíritu de Dios, pero, no como personas distintas. Los Concilios de Nicea, en el 325, y Constantinopla en el 381, condenaron de manera universal el Modalismo como herejía.

La iglesia más grande en Estados Unidos de Norteamérica, es – creo que ustedes la podrían llamar iglesia con una iglesia – con una “i” latina minúscula. Es la de Joel Osteen en Houston. Una variedad superficial de universalismo. Está en un contraste totalmente opuesto, con todo lo que las Escrituras dicen. Y, cuando se le preguntó qué era lo que pensaba acerca de personas que se rehusaban a aceptar a Jesucristo, él dio una respuesta, que podría haber salido de los labios del Papa Francisco. Él dijo: “Bueno”, y cito, “no sé si creo que están mal. Yo creo, esto es lo que la Biblia enseña, y de la – a partir de la fe cristiana, esto es lo que yo creo. Pero, yo solo creo que solo Dios va a juzgar el corazón de una persona. Yo, yo he pasado mucho tiempo en India con mi papá, y no conozco mucho de su religión, pero, sé que aman a Dios. Y, no sé, he visto su sinceridad. Entonces, no sé. Yo sé que para mí, y esto es lo que la Biblia enseña, yo quiero tener una relación con Jesús”. Fin de la cita.

En una ocasión diferente se le preguntó si los mormones eran verdaderos cristianos. Y, su respuesta fue y cito: “Bueno, en mi mente lo son. Mitt Romney ha dicho que él cree en Cristo como su Salvador, y eso es lo que yo creo. Entonces, tú sabes, yo no soy el que puede juzgar los pequeños detalles. Entonces, yo creo que lo son”. Fin de la cita.

¿Entiendes lo influyente que es él? Es inmenso. Esto es universalismo. Por cierto, el mormonismo dijo experimentar los mismos fenómenos sobrenaturales que los pentecostales y carismáticos experimentan hoy. En la dedicación del Templo Kirtland, que fue construido en 1836 por José Smith, José Smith reportó los siguientes fenómenos que ocurrieron ahí en la dedicación del templo: Lenguas, profecía y visiones milagrosas. Otros relatos de testigos oculares son, y cito: “Hubieron grandes manifestaciones de poder, tales como hablar en lenguas, ver visiones, administraciones de ángeles. Ahí el Espíritu del Señor, como en el día de Pentecostés, fue derramado de manera abundante. Cientos de ancianos hablaron en lenguas”. Fin de la cita.

Ahí lo tienes. Más de medio siglo antes de que Carlos Parham lanzara el movimiento carismático, los mormones están haciendo lo mismo. Los mormones, te recuerdo, creen que Jesús, Él es el hermano espíritu de Lucifer. ¿Es esto una obra del Espíritu Santo? No lo fue en el caso de los mormones y tampoco lo es en el caso de aquellos que lo siguieron.

Y después, claro, otra distorsión carismática importante, se encuentra en las promesas de salud y prosperidad del movimiento de Palabra de Fe. Este es un evangelio falso. Estoy tratando de mostrarte todas las maneras en las que puedes atacar a una Cristología verdadera. El evangelio de la prosperidad, horrendo, pero, es la característica definitiva o distintiva de todo el pentecostalismo, de tal manera que la mayoría de los pentecostales, que exceden el 90% en la mayoría de los países, se aferran a un evangelio de la prosperidad. Esta es la razón por la que esto ha crecido, porque miente al prometer éxito, y salud, y riquezas. Y, lo que hace, es que se aprovecha, explota a los pobres. Explota a los pobres.

El evangelio de la prosperidad, no tiene interés en el evangelio bíblico. Lo único que ofrece es prosperidad financiera, un bienestar físico a gente desesperada, desesperada. Les ofrece comodidades carnales, riquezas terrenales, éxito mundano a millones de personas que literalmente entregaron lo poquito que tenían para comprarlo. Es lo peor. Es lo más horrendo, el explotar a los enfermos, explotar y aprovecharte de los pobres, y enriquecerte al mentirles. ¿Hay algo más miserable que eso?        Y, ¿después atribuírselo al Espíritu Santo y asociarlo con el Nombre de Jesús?

Los promotores de esta perversión son culpables de vender un evangelio falso. Traficar con la herejía. Los predicadores de la prosperidad, han hecho del cristianismo una burla. Un escritor dice, y cito: “El evangelio de la prosperidad es la versión del cristianismo de la lucha libre profesional”. Fin de la cita. Eso comunica, eso se te queda. Pero, por otro lado, los engañadores espirituales un día serán castigados por su engaño blasfemo, Judas 13.

Si fuéramos a sumar los números de personas conectados con los grupos herejes, católicos romanos, pentecostales de unidad, y evangelio de la prosperidad de Palabra de Fe, la suma estaría en los cientos y cientos de millones. De hecho, es la mayoría en el movimiento. Y, eso nos lleva de regreso a nuestro punto. Una verdadera obra del Espíritu Santo, ¿hace qué? ¿Exalta a quién? A Cristo, Su persona, Su obra, Su Evangelio.              

Ahora, cuando recibas el libro, y lo van a recibir, van a leer mucho más de este tipo de cosas, para sustanciar las desviaciones de este movimiento.

Permítanme incluir los otros puntos, mencionarlos. Y, pueden esperar hasta que los lean. El segundo punto, observen los versículos 4 y 5 de 1 Juan 4: “Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo. Ellos son del mundo; y por eso hablan del mundo, y el mundo los oye”.

¿Sabes por qué ese movimiento crece? Porque está ofreciéndole a la gente en el mundo lo que ella quiere, es mundano. Le está ofreciendo lo que el corazón no regenerado quiere: Salud, riqueza, prosperidad. Lo empacan de la manera que pueden. Les pueden dar una experiencia emotiva, de mucha emoción. Los pueden sacar de las tristezas de la experiencia diaria. Los pueden colocar en una multitud, hacer que las luces se prendan y se apaguen, que la música esté a todo volumen, y elevarlos a algún tipo de experiencia, que pueda equipararse a la experiencia que la gente tiene cuando tiene que tomar para escapar de la realidad. Todo es mundano, música, emoción, liberación, libertad, promesas de salud, prosperidad, experiencias estáticas, la esperanza de prosperidad, son del mundo, versículo 5. “Hablan del mundo y el mundo los oye”.

Ahí tienes una descripción de el por qué el movimiento crece. Son hombres mundanos hablándole a gente mundana acerca de cosas mundanas. No tiene nada que ver con el Reino de Dios. Nada.

Por otro lado, me encanta esto, nosotros hemos vencido al mundo. Hemos vencido al mundo. No nos interesa eso. ¿Ellos no oyen esa advertencia? “No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida viene del mundo, y el mundo pasa”.

Joel Osteen escribe un libro, Tu Mejor Vida Ahora. Eso es todo, ese es el mensaje. La única manera en la que es verdad que tu mejor vida es ahora, es si vas al infierno. Porque si vas al cielo, esta no es tu mejor vida.

Y claro, toda esta música emotiva, a todo volumen, lleva promesas falsas, en un tono en el cual no hay una interacción mental, un tono que adormece, un tono de satisfacción personal, que inclusive se vuelve aun más sensual. El Espíritu Santo no provee la lascivia, la lujuria superficial, que hace a un lado la mente de un corazón caído. No es lo que el Espíritu Santo da. Él trae humildad, quebrantamiento, arrepentimiento, y produce en nosotros amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, sin música. La atracción primordial es el deseo carnal.

Y, ¿notaste cómo los predicadores desfilan y lucen su mundanalidad? ¿Simplemente la lucen? Lo tienen que hacer. Así es como vendes la historia. “Veme, ve lo que me pasó. Te podría pasar a ti”. Esta es una artimaña, es una versión espiritual de Bernie Madoff. Nueve de diez pentecostales viven en pobreza. Nueve de diez viven en pobreza. Alrededor de 90% de les pentecostales y carismáticos en Nigeria, Sudáfrica, India, y las Filipinas, no obstante, creen que Dios les va a dar prosperidad material a todos los creyentes que tengan suficiente fe. Qué mentira.

Tú sabes, el evangelio de la prosperidad es más reprensible en términos morales, que un casino de Las Vegas, porque se pone una máscara de religión, se disfraza de religión. En Las Vegas te roban el dinero, pero, lo esperas, porque lo domina la mafia. Pero, no esperas que gente que representa a Dios haga lo mismo. Y, cuando Jesús vio a la viuda poner lo último que tenía en la ofrenda del templo, Él dijo: “Este templo va a ser derribado. Ninguna piedra va a quedar encima de la otra”. No sé lo que se te ha enseñado acerca de esa historia, de la viuda que dio todo lo que tenía. Ese no fue un ejemplo de ofrenda cristiana. Dios no espera que des todo lo que tienes, te vayas a casa y mueras. Eso es lo que le sucede a una viuda, que ha sido prácticamente explotada por una religión de obras, una religión por obras. Ella estaba tratando de comprar con lo último que tenía su acceso al Reino, porque eso es lo que se le había enseñado. Y, Jesús dice: “Cualquier sistema que explota a la gente al punto en el que no tiene nada, en una esperanza falsa, va a ser derribado”. Y, así fue.

Permítanme únicamente mencionar las otras. Me estoy saltando todo lo bueno. Me estoy saltando la historia del profeta borracho en mi oficina. Pero, pueden leer acerca de eso.

Muy bien. Número tres, rápidamente, tengo que detenerme. La verdadera obra del Espíritu Santo apunta a la gente a la Biblia. Oímos eso de Conrad anoche, ¿no es cierto? La verdadera obra del Espíritu Santo apunta a la gente a la Biblia. Vayan al versículo 6: “Nosotros somos de Dios. El que conoce a Dios, nos oye. El que no es de Dios, no nos oye. En esto conocemos el Espíritu de verdad y el Espíritu de error”.

¿Cómo conocemos al Espíritu de verdad? ¿Cómo distinguimos al Espíritu de verdad del Espíritu de error? Porque el Espíritu de verdad nos lleva, ¿a dónde? A las Escrituras, la Biblia, a la Biblia. Así es como lo conocemos, así lo conocemos.

Escucha a Peter Wagner, y cito: “Algunos se oponen a la noción de que Dios se comunica directamente con nosotros. Suponiendo que todo lo que Dios quiso revelar, lo reveló en la Biblia. No obstante, esto no puede ser verdad. Porque no hay nada en la Biblia que dice que tiene 66 libros. De hecho, le tomó a Dios un par de cientos de años revelar a la iglesia qué escritos deberían escritos en la Biblia, y cuáles no. Esa es revelación extra bíblica. De hecho, aun así los católicos y protestantes están de acuerdo en el número. Más allá de eso, creo que la oración tiene doble sentido. Esto es, le hablamos a Dios y esperamos que nos hable a nosotros. Podemos oír la voz de Dios. Él también revela nuevas cosas a profetas como lo hemos visto”.

Jack Deere, con quien también tuvimos una conversación y dice esto. Él enseñó en el Seminario Teológico de Dallas y se fue. Y, dice esto, y cito: “La suficiencia de las Escrituras es una doctrina demoniaca, para cumplir el propósito más elevado de Dios para nuestras vidas, necesitamos ser capaces de oír su voz. Tanto en la Palabra escrita, como en la Palabra hablada de manera fresca desde el cielo. Satanás entiende la importancia estratégica de que los cristianos oigan la voz de Dios. Y, por ello ha lanzado varios ataques contra nosotros en esta área”. ¿Escuchaste eso? Satanás es el que los está llamando a la fidelidad escritural.

Él añade y cito: “Uno de los ataques más exitosos de Satanás, ha sido el desarrollar una doctrina que enseña que Dios ya no nos habla, excepto por la Palabra escrita. En últimas, esta doctrina es demoniaca. Inclusive, los teólogos cristianos, han sido usados para perfeccionarla”. ¿Demoniaca? La prueba no ha sido aprobada.

Una prueba más, solo la menciona. “Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. La verdadera obra del Espíritu Santo manifestando el amor de Dios, el amor hacia Dios, el amor hacia el pueblo de Dios. La verdadera obra del Espíritu Santo eleva el amor, el amor bíblico. Ese amor se manifiesta hacia Dios en adoración pura, verdadera, santa. Y, se manifiesta hacia otros, en un deseo humilde sacrificial por servir y edificar.

Es algo obvio decir y con esto termino. En el movimiento carismático, todo tiene que ver conmigo, no contigo. Los dones son para mí, para edificarme a mí. Las oraciones son para mí, para que yo tenga lo que quiero. Me apego a este sistema falso, para que pueda obtener lo que yo deseo. Carece de amor. Jonathan Edwards escribió acerca de esto. Hay un tipo falso de fe y amor que existen entre la gente que tiene esto, pero, es todo menos sacrificial. En donde tienes misticismo y materialismo mezclado, tienes actitudes de orgullo, de egoísmo. Gente que está inmersa en sí misma. Todo tiene que ver con lo que yo siento, con lo que yo experimento, con lo que yo recibo, con lo que yo adquiero, con tener lo que yo quiero. Es un amor personal infantil, es un materialismo de corazón frío y egoísmo, en un disfraz de la obra el Espíritu Santo.

Entonces, no necesitamos especular. Realmente no. Tenemos las pruebas. Simplemente ve las pruebas. Evalúa el movimiento, discierne como los Bereanos Nobles, y va a ser claro para nosotros.

Quiero cerrar leyendo 2 Juan 7, 2 Juan 7: “Porque muchos engañadores han salido por el mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Quien esto hacen es el engañador y el anticristo. Mirad por vosotros mismos, para que no perdáis el fruto de vuestro trabajo, sino que recibáis galardón completo. Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice bienvenido, participa en sus malas obras. Una advertencia contra cualquier adopción ecuménica de aquellos con una Cristología aberrante.

Padre, te damos gracias porque hemos podido ver éstas cosas a la luz de las Escrituras esta mañana. No queremos sentirnos como si de alguna manera somos más inteligentes que otras personas, que somos mejores que otras personas. Hemos recibido gracia. Se nos ha dado vida del cielo, y te damos toda la alabanza y toda la gloria, o de lo contrario se – estaríamos en tanta oscuridad, como aquellos que están engañados por este movimiento. Gracias por tu gracia.

Señor, honra Tu nombre. Trae gloria a Tu nombre. Trae un fin a lo que de – te deshonra. Y, que la verdad pura brille a través de las mentiras y el engaño. Coloca a Satanás bajo nuestros pies, y que Cristo sea exaltado, y atraiga a todos los hombres a Él. Oramos en Su nombre. Amén.

Este ha sido un programa especial, producto de una traducción simultánea, predicado en la Conferencia Fuego Extraño, llevada a cabo del 16 al 18 de octubre del año 2013. Para mayor información y obtener este material en forma gratuita, como también los otros sermones de la misma conferencia, por favor vaya al sitio de Gracia a Vosotros, en gracia.org.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Volver arriba



Recursos Relacionados