Artículos

Una retrospectiva de 15 años en la controversia del Señorío



Gracia a Vosotros: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez 

 

Una retrospectiva de 15 años en la controversia del Señorío

Escritura: escrituras seleccionadas

Código: A100

Categoría: Artículos

 

 

John MacArthur

 

 

Ya han pasado 15 años desde que El Evangelio Según Jesucristo fue publicado por primera vez y el señorío de Cristo se convirtió en objeto de un intenso debate entre los evangélicos. Ese libro defiende la simple propuesta de que el Evangelio es una llamada a rendirse al señorío de Cristo con fe humilde y arrepentida.

Mi editor asignó originalmente El Evangelio según Jesucristo a su departamento académico. Ellos tenían grandes expectativas sobre el libro desde el comienzo; y en un principio pensaron que podría vender hasta 30.000 ejemplares - un número inusualmente alto para un libro académico del estilo. Pero superó los 100.000 en ventas en unos pocos meses; y en un par de años alcanzó el cuarto de millón de copias. En la actualidad, hay alrededor de medio millón de copias en circulación; y el libro sigue siendo publicado. Eso casi no tiene precedentes para un libro polémico que trata de un tema teológico.

Cuando escribí el libro, esperaba que fuera un poco controversial, por supuesto, porque yo estaba defendiendo una opinión que unos líderes cristianos respetados, (incluyendo Charles Ryrie, John Walvoord y Zane Hodges) ya habían declarado como el "señorío de la salvación." Pero confieso que no esperaba la tormenta de intenso debate que ocasionó. La polémica pareció dominar el mundo evangélico durante varios años después de la publicación del libro.

La mayoría de mis oponentes teológicos en el debate acerca del señorío eran compañeros evangélicos conservadores que habían sido mis amigos y aliados en controversias anteriores sobre el movimiento carismático y la infalibilidad de las Escrituras. Eran hombres que yo respetaba profundamente (y todavía aprecio altamente la mayor parte del trabajo que han hecho).

Pero ellos estaban promoviendo una visión del Evangelio que, desde una perspectiva bíblica, parecía gravemente errónea. Insistían que en el Evangelio no hay lugar para la proclamación del señorío de Jesús. Que los que llaman a los infieles a rendirse a la autoridad de Cristo están predicando un Evangelio de obras. Enseñaron que el arrepentimiento es un aditamento falso al mensaje del Evangelio. Se oponían a cualquier tipo de evangelismo que emplea el lenguaje de negarse a sí mismo, tomar una cruz y seguir a Cristo (cf. Mateo 16:24, Marcos 8:34, Lucas 9:23). Declararon que la devoción a Cristo, el amor por Él y la obediencia a Sus mandamientos son todos asuntos que atañen al discipulado en lugar de la fe salvadora. Fe, dijeron, no es más que la aceptación de la salvación como un don gratuito e incondicional - y retrataron al discipulado como un compromiso de segundo nivel. Por lo tanto, de acuerdo con su punto de vista, el Evangelio nos presenta a Jesús únicamente como Salvador, no como Señor.

Casi todos los principales defensores del Evangelio del no-señorío estaban asociados con el Seminario Teológico de Dallas. De hecho, el Dr. James M. Boice, que escribió vehementemente en defensa de la "salvación por Señorío" mucho antes de entrar en la disputa, se refirió a su punto de vista como "la doctrina de Dallas."

La historia de esta doctrina en el Seminario de Dallas se puede encontrar en el fundador Lewis Sperry Chafer. La doctrina aparentemente surgió de los torpes intentos de Chafer de desarrollar una soteriología dispensacionalista única. Chafer (junto con otros de los primeros dispensacionalistas, incluyendo a C. I. Scofield) estaba tan afanado por eliminar todo vestigio de la ley de la dispensación de la gracia que adoptó una especie de antinomismo. De esa semilla brotó el Evangelio sin señorío.

Al parecer, dicha doctrina ya no domina Seminario de Dallas de la manera que lo hizo una vez, pero la controversia sobre el tema no ha desaparecido. Se ha visto en el último año la publicación de algunos libros nuevos que quieren hacer resurgir ese punto de vista, tratando de restablecer el debate una vez más. Al menos una organización, la Sociedad Evangélica de la Gracia, fue fundada en medio de la controversia hace quince años; y publica periódicamente una revista y un boletín dedicado a la defensa de la teología del no-señorío. La pregunta, evidentemente, sigue siendo incierta para muchos.

Mi punto de vista sobre el "señorío de la salvación" no ha cambiado; ahora veo el problema como algo más grande y de mayor alcance que cuando escribí El Evangelio según Jesucristo. Hay mucho más en juego que la simple pregunta de cómo anunciamos el Evangelio. La cuestión del señorío tiene serias consecuencias para una serie de puntos cruciales de la teología.

 

La Gracia

La doctrina de la gracia, por ejemplo, se ve profundamente afectada por la enseñanza del no-señorío. Los defensores del Evangelio sin señorío a menudo se refieren a sus enseñanzas como la "Teología de la Gracia" y a su movimiento como "el Movimiento de la Gracia." Están convencidos de que sólo su sistema preserva el mensaje del Evangelio de la gracia. Esto es precisamente por lo que insisten en que cada opinión contraria es una especie de salvación por obras.

Pero ellos están trabajando con un concepto de la "gracia" que no es bíblico. La gracia no es un indulto liberal o una indulgencia pasiva que simplemente tolera y convive con el pecado. La gracia divina no garantiza el cielo en la otra vida, mientras que pasa por alto las iniquidades de esta vida. La gracia auténtica es el favor inmerecido de Dios hacia los pecadores, librándolos del poder así como de la pena del pecado (Romanos 6:14). La gracia es dinámica, "enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente" (Tito 2:12).

Por otra parte, la gracia no es sólo la respuesta de Dios a la iniciativa del pecador. Todo lo contrario. Porque Él es misericordioso, Dios toma la iniciativa, trayendo al pecador (Juan 6:44, 65), otorgando arrepentimiento (Hechos 3:26; 5:31; 11:18) y despertando el corazón a la fe (Hechos 13:48; 16:14). Todos los aspectos de la respuesta del creyente - la convicción, el arrepentimiento y la fe - son el resultado de la obra de gracia de Dios en el corazón. "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios" (Efesios 2:8).

La gracia de Dios se basa en la expiación de Cristo por el pecado, que fue incomparablemente costosa. De hecho, la muerte de Cristo por los pecadores es la expresión suprema de la gracia divina. Es impensable que Dios fuera a sacrificar a Su hijo para comprar el cielo para los pecadores y dejarlos a su suerte contra el poder del pecado en esta vida (cf. Romanos 8:32).

 

La Santificación

Es por eso que la santificación es otra gran doctrina bíblica cuyos cimientos se ven socavados por la doctrina del no-señorío. La esencia del mensaje de la misma es que mientras que la justificación es un don gratuito de la gracia de Dios, la santificación es principalmente el trabajo propio del creyente - y por lo tanto opcional.

Pero la Escritura enseña que la santificación comienza en la conversión. El proceso de santificación práctica es puesto en marcha por obra regeneradora de Dios, cuando Él gentilmente da al pecador un nuevo corazón y un nuevo espíritu de obediencia (Ezequiel 11:19-20, 36:26-27, 2 Corintios 5:17). Así como la regeneración marca el inicio de la santificación, la glorificación indica su fin. La santificación culmina en el momento en que vemos a Cristo y somos al instante conformados perfectamente a Su imagen (1 Juan 3:2, 1 Corintios 13:12). Mientras tanto, todos los verdaderos creyentes son santificados - conformados gradualmente a la imagen de Cristo (1 Corintios 1:30, 2 Corintios 3:18, Romanos 8:29). Los que permanecen sin cambios y en perpetua esclavitud al pecado no tienen verdadero conocimiento de Cristo (1 Juan 3:6).

La santificación es una obra de la gracia divina tanto como la justificación. Al presentar la santificación como una obra humana opcional, los defensores de la doctrina del no-señorío caen en realidad en el error de la salvación por obras que profesan reprobar. Han convertido en una obra humana al menos a este aspecto de la salvación.

 

La Justificación por la Fe

La doctrina fundamental en el debate del señorío es la justificación por gracia mediante la fe sola (sola fide). La doctrina del no-señorío es una corrupción de sola fide. Los principales defensores de este punto de vista se equivocan porque tienden a hacer que la justificación sea prácticamente la única obra que Dios hace en la salvación; y omiten o minimizan las doctrinas de la regeneración y la santificación.

La justificación es un decreto forense – el veredicto legal de Dios que el pecador ha sido completamente perdonado; y le atribuye el mérito total de una justicia perfecta. La justificación debe distinguirse de la regeneración y la santificación, pero nunca puede separarse de ellas. No existe un pecador justificado que aún no sea regenerado o esté completamente consagrado.

Esto no es para sugerir que somos justificados por nuestra santificación. Ni siquiera somos justificados "por" de nuestra fe. La fe es el instrumento de nuestra justificación, no la base de ella.

La justicia de Cristo -no cualquier trabajo hecho por el creyente o realizado por Dios en el pecador- es el verdadero fundamento de nuestra justificación. En otras palabras, Dios nos da una posición de justos sólo por la perfecta justicia Él nos imputa. No somos justificados por ninguna justicia que alcanzamos en nuestra santificación. No somos justificados por la calidad de nuestra fe o la intensidad de nuestro arrepentimiento. Dios nos acepta sólo por el amor a Cristo. Debido a nuestra unión con Cristo, nos recibe como justos en Cristo. Por lo que somos justificados por lo que Cristo ha hecho por nosotros, no por lo que hacemos; y punto.

Y es sólo por la fe que nos aferramos a la promesa de la justificación. Eso es lo que quiere decir la Escritura cuando habla de ser "justificados por la fe" (Romanos 3:8; 5:1, Gálatas 2:16, 3:24).

Pero, como decían los reformadores, mientras que solo la fe justifica, la fe que justifica nunca está sola. La fe genuina inevitablemente produce buenas obras. Las obras son el fruto, no la raíz, de la fe. Y por lo tanto, la justificación está completa en el inicio mismo de la fe, antes que la fe produzca alguna obra. No se trata de un proceso como la santificación.

La mayoría de quienes han defendido el señorío de Cristo en la última década y media han trabajado diligentemente para hacer estas cosas claras y defender el principio de sola fide. Esto será cada vez más importante si el debate se reanima, porque hay una serie de tendencias teológicas en el horizonte que tienden a socavar el principio de sola fide. Estos incluyen la llamada "Nueva Perspectiva de Pablo", varios ataques recientes contra la doctrina de la imputación, el ecumenismo de estilo ECT y el resurgimiento de la oposición anabaptista a la doctrina de la justificación por fe solamente. Algunos de los que han ayudado a popularizar estas tendencias afirman que ellos también están simplemente luchando contra la "fe" superficial y la "gracia" barata del evangelicalismo moderno; pero en realidad destituyen el corazón del Evangelio cuando abandonan la doctrina de la justificación por la fe.

Los errores de la teología sin señorío no encuentran su origen en el principio de sola fide, sino que derivan de una soteriología incompleta, centrada en el hombre que se niega a ver nada más allá de la justificación. Al defender el Evangelio de esta doctrina, debemos tener cuidado de no cometer el error opuesto restando importancia o abandonando la doctrina de la justificación solo por la fe.

 

La Soberanía de Dios

Otra doctrina bajo ataque en el debate del señorío es la doctrina de la soberanía de Dios. La teología del no señorío no puede coexistir con los puntos de vista bíblicos de la elección, la predestinación y la presciencia divina. En pocas palabras, usted no encontrará un calvinista que crea en la doctrina del sin señorío.

Si la salvación es en realidad obra por completo de Dios, ¿cómo podía carecer totalmente de la gracia de la santificación? ¿Es la entrega a Cristo realmente un trabajo humano o es la regeneración, con todos sus efectos, una obra soberana de Dios? ¿Cómo puede un creyente, cuyo corazón ha sido renovado por la gracia divina, dejar de reverenciarse ante el señorío de Cristo? Como escribí en el capítulo 1 de El Evangelio según Jesucristo:

Debemos recordar sobre todo que la salvación es una obra soberana de Dios. Bíblicamente se define por lo que produce, no por lo que uno hace para obtenerla. Las obras no son necesarias para obtener la salvación; pero la verdadera salvación efectuada por Dios no dejará de producir las buenas obras que son su fruto (ver Mat. 7:17). Nosotros somos obra de Dios. Ningún aspecto de la salvación se debe a obras humanas (Tito 3:5-7). Siendo así, la salvación no puede ser defectuosa en ninguna dimensión. “Somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Efesios 2:10). Como parte de Su obra salvadora, Dios producirá arrepentimiento, fe, santificación, entrega, obediencia y, finalmente, glorificación. Puesto que Dios no depende de los esfuerzos humanos para producir estos elementos, una experiencia que carezca de cualquiera de ellos no puede ser la obra salvadora de Dios.

Una vez escuché un mensaje de S. Lewis Johnson criticando un libro de Zane Hodges en el que el Dr. Johnson llegó a la conclusión de que el error central subyacente en la doctrina del no-señorío no es más que la antigua herejía del semipelagianismo - la creencia de que la gracia salvadora no puede ser eficaz sin la cooperación preliminar del libre albedrío humano.

El análisis del Dr. Johnson era correcto. La Escritura enseña que la gracia salvadora de Dios es intrínsecamente eficaz. Todos los que el Padre ha elegido vendrán a Cristo (Juan 6:37). Cada uno de ellos será llamado eficazmente, justificado, glorificado y perfectamente conformado a la imagen de Cristo (Romanos 8:29 -30). Ningún aspecto de la salvación puede fallar, porque ninguno de ellos gira en torno a la voluble voluntad del ser humano. Todo ello es el trabajo eficaz de un Dios soberano. Acepte esas verdades y no podrá aceptar la doctrina sin señorío.

 

Otros puntos importantes de la doctrina

Cuando se detenga en el tema del señorío, también tendrá implicaciones de largo alcance para sus puntos de vista sobre la seguridad, la fe, el arrepentimiento, las recompensas eternas, la depravación humana, el papel de la ley moral y una serie de otras doctrinas fundamentales. Casi no hay aspecto de la soteriología que no se contamine por los errores de la doctrina del no-señorío.

Así que esto sigue siendo un tema de vital importancia y que los pastores no pueden permitirse ignorar. Si está indeciso en lo más mínimo sobre cuál es su postura en el debate del señorío, es necesario que estudie el tema con cuidado y llegue a conclusiones bíblicas sólidas al respecto. Aquí hay algunos libros que recomendamos, más allá de El Evangelio según Jesucristo:

 

• Belcher, Richard P. A Layman's Guide to the Lordship Controversy. Southbridge, MA: Crowne,

1990.

• Boice, James M. Christ's Call to Discipleship. Chicago: Moody, 1986.

• Chantry, Walter. Today's Gospel: Authentic or Synthetic? Edinburgh: Banner of Truth, 1970.

• Chrisope, T. Alan. Jesus Is Lord. Welwyn, Hertfordshire: Evangelical Press, 1982.

• Crenshaw, Curtis I. Lordship Salvation: The Only Kind There Is! Memphis: Footstool, 1994.

• Gentry, Kenneth L. Lord of the Saved: Getting to the Heart of the Lordship Debate. Phillipsburg, NJ: Presbyterian & Reformed, 1992.

• Hoekema, Anthony A. Saved by Grace. Grand Rapids: Eerdmans, 1989.

• Kuiper, R. B. God Centered Evangelism. Edinburgh: Banner of Truth, 1961.

• Lescelius, Robert. Lordship Salvation: Some Crucial Questions and Answers. Asheville, NC: Revival Literature, 1992.

• Reisinger, Ernest C. Lord & Christ. Phillipsburg, NJ: Presbyterian & Reformed, 1994.

•                                            . Today's Evangelism: It's Message and Methods. Phillipsburg, NJ: Craig,

1982.

• Tozer, A. W. I Call It Heresy! Harrisburg, PA: Christian Publications, 1974.

 

Tenga en cuenta que nuestra recomendación de estos libros no constituye necesariamente una aprobación de todo el material de estos autores.

 

Disponible en Internet en: https://www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR (C) 2013 Gracia a Vosotros

Usted puede reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros


BÚSQUEDA