Artículos

Algunos buenos pastores



Gracia a Vosotros: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez 

 

Algunos buenos pastores

Escritura: Escrituras seleccionadas

Código: A104

Categoría: Artículos

 

John MacArthur

 

Algunos líderes de iglesias modernas se creen empresarios, figuras del espectáculo, artistas, psicólogos, filósofos o abogados. Esos conceptos contrastan claramente con la forma en que la Escritura presenta a los líderes espirituales.

En 2 Timoteo 2, por ejemplo, Pablo usa siete metáforas diferentes para describir los rigores del liderazgo. Describe al pastor como maestro (v. 2), soldado (v. 3), atleta (v. 5), labrador (v. 6), obrero (v. 15), instrumento (vv. 20-21) y esclavo (v. 24). Todas esas imágenes evocan ideas de sacrificio, trabajo, servicio y dificultades. Hablan con elocuencia de las complejas y variadas responsabilidades del liderazgo espiritual. Ninguna de ellas hace que el liderazgo luzca glamoroso.

Esto se debe a que no se supone que así lo sea. El liderazgo en la iglesia - y estoy hablando de todos los aspectos de liderazgo espiritual, no sólo el papel del pastor - no es un responsabilidad de jerarquía que se otorga a la aristocracia de la iglesia. No se gana por antigüedad, compra con dinero o hereda a través de los lazos familiares. No necesariamente lo reciben los que tienen éxito en los negocios o las finanzas. No se distribuye en base a la inteligencia o el talento. Sus requisitos son carácter íntegro, madurez espiritual y, sobre todo, la voluntad de servir con humildad.

La metáfora favorita de nuestro Señor para el liderazgo espiritual, una figura que a menudo utilizó para describirse a sí mismo, era la de un pastor - que cuida el rebaño de Dios. Cada líder de la iglesia es un pastor. La palabra pastor es una imagen apropiada. Un pastor dirige, alimenta, cría, consuela, corrige y protege. Esas son las responsabilidades de cada sacerdote.

Los pastores no tienen estatus social. En la mayoría de las culturas, los pastores ocupan los peldaños más bajos de la escala social. Es apropiado, ya que nuestro Señor dijo: "Sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve" (Lucas 22:26).

Bajo el plan que Dios ha ordenado para la iglesia, el liderazgo es una posición de servicio humilde y amoroso. El liderazgo de la Iglesia es un ministerio, no una administración. Aquellos a quienes Dios designa como líderes están llamados a ser no alguien que rige como monarcas, sino como esclavos humildes; no como grandes celebridades, sino como siervos que trabajaban. Los que quieran liderar al pueblo de Dios deben, sobre todo, ser ejemplo de sacrificio, devoción, sumisión y humildad.

Jesús mismo nos dio el ejemplo cuando se inclinó para lavar los pies de Sus discípulos, una tarea que se realiza habitualmente por el más bajo de los esclavos (Juan 13). Si el Señor del universo haría eso, ningún líder de la iglesia tiene derecho a pensar de sí mismo como un amo.

Pastorear animales es mano de obra semi-calificada. No hay universidades que ofrezcan títulos de postgrado en pastoreo. No es un trabajo tan difícil. Incluso un perro puede ser entrenado para cuidar un rebaño de ovejas. En los tiempos bíblicos, jóvenes - David, por ejemplo – pastoreaban ovejas, mientras que los hombres mayores hacían tareas que requerían más habilidad y madurez.

Pastorear un rebaño espiritual no es tan simple. Se necesita más que un trabajador no calificado para ser un pastor espiritual. Los estándares son altos, los requisitos difíciles de satisfacer (1 Timoteo 3:1 - 7). No todo el mundo puede cumplir con los requisitos, y de aquellos que lo hacen, pocos parecen distinguirse en la tarea. El pastoreo espiritual exige un hombre de Dios piadoso, integro, versatil. Sin embargo, debe mantener la perspectiva y la actitud humilde de un joven pastor.

Junto con la gran responsabilidad de conducir el rebaño de Dios viene la posibilidad de una gran bendición o un gran juicio. Los buenos líderes son doblemente bendecidos (1 Timoteo 5:17) y los líderes malos son doblemente castigados (v. 20), porque "a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará" (Lucas 12:48). Santiago 3:1 dice: "No no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación."

La gente a menudo me pregunta cuál creo que es el secreto del crecimiento excepcional de Grace Community Church en las últimas décadas. En primer lugar, siempre señalo que Dios soberanamente determina el número de miembros de una iglesia; y los números por sí solos no son indicador del éxito espiritual. En medio de un gran crecimiento numérico, sin embargo, la vitalidad espiritual de nuestra iglesia ha sido notable. Estoy convencido que Dios nos bendice porque nuestra congregación ha demostrado un fuerte compromiso al liderazgo bíblico. Al afirmar y emular el ejemplo piadoso de nuestros ancianos, la iglesia ha abierto la puerta a las bendiciones extraordinarias de la mano de Dios.

Los líderes de la Iglesia Grace se han esforzado para soportar la preocupación que algunas iglesias parecen tener con respecto a la autoestima y el egoísmo de nuestra sociedad contemporánea. Nuestros ancianos no solo son el modelo sino que también proclaman el llamado de Jesús al discipulado: "El que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará "(Mateo 10:38-39). Y un compromiso al discipulado de auto-sacrificial produce una actitud que es la antítesis del egoísmo - la humildad.

La receta para una iglesia saludable es la siguiente: "Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros"(Filipenses 2:3-4). ¿Cómo debe el pueblo de Dios ministrar el uno al otro? Tratando de honrar a las demás personas y satisfaciendo sus necesidades. Si la gente de una iglesia está luchando por posiciones de autoridad, habrá el mismo tipo de caos que hubo entre los discípulos cuando estaban discutiendo sobre quién sería el mayor (Mateo 20:20-28, Marcos 9:33-37, Lucas 22:24-30).

Como ancianos, debemos liderar a nuestra congregación de manera humilde. El pastor se determina la dirección de la grey. Ninguna iglesia puede tener éxito si sus líderes fracasan en su tarea. Y ningún rebaño puede sobrevivir y prosperar si sus pastores tratan de cambiar sus varas por tronos.

 

Disponible en Internet en: https://www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR (C) 2014 Gracia a Vosotros

Usted puede reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros 


BÚSQUEDA