Artículos

La respuesta de José



Gracia a Vosotros :: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez.

 

La respuesta de José
Escritura: Escrituras Seleccionadas

Código: B111219

John MacArthur

 

¿Ha imaginado estar en el lugar de José? Piense en qué problema se encontraba. José, un hombre recto, comprometido con una joven casta. El futuro parecía brillante mientras que planificaba construir una familia con su futura esposa. Pero entonces, él oye la impactante noticia: María está embarazada. Ese era un gran problema para José; especialmente porque él, obviamente, no era el padre del niño. ¿Qué haría usted?

Al principio, la noticia del embarazo de María le trajo a José un doble problema. Él -una persona solidaria y responsable, preocupada por hacer lo correcto- no estaba dispuesto a continuar con sus planes originales una vez que percibió que una parte crucial de los mismos ya no era aceptable. Su dificultad se intensificó, ya que al ser un hombre recto, vivía  preocupado por hacer lo que era correcto de acuerdo a la Ley de Dios. Al comienzo, cuando José se dio cuenta de que María estaba embarazada, sabía que no podía seguir adelante con su matrimonio. Sabía que él no era el padre y, tuvo que asumir que otro hombre lo era.

La segunda decisión difícil de José se refería a cómo debía tratar entonces a María. Ya que era un hombre bueno y cariñoso, estaba dolido por la idea de avergonzarla públicamente (una práctica común en aquellos días cuando una mujer era infiel); y más aún ante la posibilidad de exigir su muerte, según establecía Deuteronomio 22:23–24. No sabemos si sentía ira, resentimiento o amargura, pero experimentó vergüenza por lo que tuvo que asumir la realidad. Sin embargo, la preocupación de José no era principalmente su propia deshonra y vergüenza, sino María. Mateo 1:19 dice:  "José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente".

Por lo tanto, el plan de José era divorciarse de María en secreto, por lo que ella no tendría que soportar la vergüenza en su comunidad si conocían su supuesto pecado. No hay muchos maridos que muestren sentir tal firme y profundo amor por sus esposas. Eventualmente, por supuesto, cuando el matrimonio no se hubiera consumado, todos habrían descubierto que algo estaba mal. Mientras tanto, María estaría protegida de la humillación y la muerte.

El Señor, sin embargo, en Su providencia soberana y maravillosa gracia, intervino directamente y le evitó a José el trauma adicional de concretar sus planes de divorcio. "Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es."(Mateo 1:20). Ese versículo subraya el carácter milagroso del nacimiento virginal y el carácter sobrenatural que rodea todo el evento. También proporciona a José ("hijo de David") y a nosotros la garantía divina de que Jesús tenía linaje real genuino que llegó legalmente a través de José como un descendiente del rey David.

Las palabras del Ángel ofrecen el máximo y más irrefutable testimonio a la verdad esencial del nacimiento virginal y a la respuesta adecuada que José debía tener ante la situación extraordinaria de María.

Disponible sobre el Internet en: http://www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2011 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros (http://www.gracia.org/acercaDeGAV.aspx?page=dehrechos).


BÚSQUEDA