¡Próximamente, nuestro nuevo sitio web! Vuelva a visitarnos la próxima semana.

Artículos

La Gran Lucha para Proteger el Evangelio, Parte 2



La Gran Lucha para Proteger el Evangelio, Parte 2

Gracia a Vosotros: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez

 

La Gran Lucha para Proteger el Evangelio, Parte 2

Escrituras Seleccionadas

Código: B180822

 

John MacArthur

 

Nuestra última publicación del blog se centró en algunos de los conflictos de las últimas décadas desde dentro del movimiento evangélico que me han motivado a predicar y escribir en defensa del evangelio. No era una lista exhaustiva, creo que eso sería tedioso. Los evangélicos, como grupo, han demostrado una inquietante disposición a transigir u ofuscar innecesariamente todo tipo de asuntos en los que las Escrituras han hablado de manera clara y sin ambigüedades.

Por ejemplo, a pesar de la claridad de 1 Timoteo 2:12 (“No permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre”), líderes evangélicos han estado debatiendo durante varios años si las mujeres califican para ser ancianas o pastoras en la iglesia. Muchos se rinden ante las preferencias culturales en lugar de someterse a la autoridad bíblica sobre este y otros temas similares. Algunos han tratado de redefinir el rol y el funcionamiento adecuado de la familia. Otros parecen querer modificar, o simplemente ignorar, lo que dice la Biblia sobre el divorcio y las segundas nupcias.

Más inquietante aún, en los últimos años, algunos evangélicos han comenzado a tomar prestado racionalizaciones morales de la cultura secular tras la revolución sexual de los Estados Unidos. Durante años ha habido un ablandamiento lento pero constante de la postura de los evangélicos contra el sexo fuera del matrimonio. Más recientemente, y de manera más ominosa, varios evangélicos (incluidos algunos en puestos de liderazgo o influencia) han estado jugando con ideas novedosas sobre la fluidez de género, la orientación sexual, la transexualidad y el matrimonio homosexual. Esos son temas que generaciones de creyentes nunca hubieran soñado poner sobre la mesa para el debate o la redefinición en la iglesia. Pero en este mismo momento hay una campaña floreciente para reconsiderar y abandonar la postura histórica de la iglesia sobre temas LGBT bajo el lema de “justicia social.” 

¿Por qué tantos evangélicos abrazaron abiertamente tales intransigencias? La respuesta es muy simple. Es el siguiente paso lógico para una iglesia que está completamente atrapada en los esfuerzos por complacer a la cultura. Durante décadas, la noción popular ha sido que, si la iglesia iba a alcanzar la cultura, primero tenía que conectarse con el estilo y los métodos de la cultura popular secular o las modas académicas. Con ese fin, la iglesia rindió sus formas históricas de adoración. En muchos casos, todo lo que una vez constituyó un servicio de adoración tradicional desapareció por completo, dando paso a los formatos de conciertos de rock y todo lo demás que la iglesia podría tomar prestada de la industria del entretenimiento. Ansiando la aceptación en una cultura más amplia, la iglesia copió descuidadamente las preferencias de estilo del mundo y las modas pasajeras.

En mi libro Avergonzados del Evangelio, advertí que era una pendiente resbaladiza, porque el mundo no se contentaría con que la iglesia simplemente reflejara su estilo; exigiría dictar la sustancia también. Y el desfile interminable de intransigencias evangélicas confirma eso. Muchos creyentes se han convencido durante mucho tiempo de que primero tienen que dar al mundo lo que quiere para poder abrirse al Evangelio. Los entrenadores de estilo evangélicos han ido descuidadamente a donde sea que el mundo los lleve. Habiendo absorbido por completo los métodos del mundo, ahora la iglesia se ve obligada a adoptar el mensaje del mundo.

El vínculo común en esas intransigencias continuas es el pragmatismo,* impulsado por el deseo de alcanzar el mundo y ganar su apoyo y admiración por medios utilitarios. Los evangélicos de nuestra generación parecen patológicamente adictos al pecado de desear la alabanza de los hombres. De hecho, ese es precisamente el tipo de pragmatismo que temo que dirige a la gente a casi todos los caminos de desviación del evangelio mencionados en nuestra última publicación. Hoy ha penetrado profundamente en la cultura de la iglesia, y el efecto final es el desastre.

Cada una de esas desviaciones de la sana doctrina del Evangelio ha sido impulsada y promovida por los evangélicos que buscan aceptación en la cultura general. Algunos de los errores que he señalado (la filosofía “sensible a los que buscan” y el crecimiento explosivo del movimiento carismático) han sido promovidos por los evangélicos que piensan que lo que atrae al mundo debe ser la doctrina o la estrategia correcta. Otros errores (la aceptación de la psicoterapia, el alejamiento ecuménico de los principios protestantes, y - si - la reciente retórica sobre la “justicia social”) reflejan un temor de ser considerado poco sofisticado o fuera de sintonía con la “sabiduría” contemporánea.

La “justicia social” (de acuerdo a como el mundo usa ese término) implica ideas políticas que se consideran sofisticadas, a saber, políticas de identidad, teoría crítica de la raza, la redistribución de la riqueza y otras políticas radicales o socialistas. Esas ideas primero se popularizaron y se propagaron en la academia secular, donde ahora se consideran sabiduría recibida y se han convertido en una parte dominante de la cultura popular. Los evangélicos que persiguen la cultura han llegado tarde a la fiesta de quienes defienden la “justicia social.”

Y estoy convencido de que los motivos dominantes son pragmáticos.

En el ministerio, el éxito no se puede medir numéricamente o por la opinión popular. “Se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel” (1 Corintios 4:2) - no “famoso,” “a la moda,” “millonario,” o lo que sea. Si las cifras de asistencia son el indicador de efectividad de alguien, literalmente no hay límites para los desequilibrados esquemas que esa persona tratará de legitimar, siempre y cuando los planes tengan éxito en atraer multitudes agradecidas. Esa idea ha estado inyectando veneno directamente en la corriente principal evangélica durante décadas.

Considere esto: Los maestros del crecimiento misionero y de la iglesia han estado diciendo a los líderes de la iglesia que deben encuestar a las personas que no asisten a la iglesia en sus comunidades, averiguar qué les llevaría a interesarse en sus iglesias y luego dárselos. Dejar que las encuestas de opinión le digan a la iglesia cómo predicar, qué enseñar y qué no decir o hacer.

¿Es de extrañar que el mundo no congregado espere ahora poder decirle a la iglesia exactamente qué debería creer y cómo debería funcionar y enseñar?

¿Y es de extrañar que las personas que crecieron durante varias décadas de pragmatismo evangélico y que ahora han llegado a puestos de liderazgo en la iglesia estén absolutamente convencidas de que es esencial que los cristianos presten atención e imiten los deseos del mundo?

 

*Pragmatismo, simplemente, es la noción de que la veracidad o el valor de cualquier estrategia, idea o afirmación de verdad está determinada por sus resultados prácticos. Si una táctica produce el efecto deseado, se considera buena. En el ámbito del crecimiento de la iglesia y el ministerio evangélico, el pragmatismo como filosofía que guía tiene graves defectos, incluso peligrosamente perjudiciales, por un par de razones que deberían ser bastante obvias.

Número uno, el pragmatismo por sí solo no puede definir lo que “el resultado deseado” debe ser. Si el objetivo es malo y la estrategia funciona, es una mala estrategia. De hecho, si el fin deseado es malo, la estrategia utilizada para lograrlo es, por definición, mala.

En segundo lugar, y más al punto, el pragmatismo puro no es bíblico. La Palabra de Dios es la única prueba confiable para determinar cuan bueno o malo es algo.

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la  política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.


BÚSQUEDA