Artículos

¿En verdad van los perros al cielo?



Nuestras mascotas son especiales y a veces es difícil imaginar el cielo sin ellos. Un locutor Canadiense escribió, “Fui turbado por esta revelación: una vida venidera que me deprave de mi perro me parece algo menos que el cielo”. 

Aunque podemos apreciar el cariño del hombre hacia su mascota, debemos buscar en la Biblia una respuesta para la pregunta sobre los animales en el cielo. Obviamente, la Biblia no da una respuesta directa. Pero sí provee información sobre el cielo y los animales para guiarnos a una discusión mejor informada sobre el tema.

La Biblia enseña que las personas son seres únicos en la tierra. Hemos sido creados en la imagen de Dios (Ge. 1:27) y dados dominio sobre la tierra – incluyendo el mundo animal. Salmo 8:4-8 dice,

Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria,
 y el hijo del hombre, para que lo visites?
Le has hecho poco menor que los ángeles, 
 

Y lo coronaste de gloria y de honre.

Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos;

Todo lo pusiste debajo de sus pies:

Ovejas y bueyes, todo ello,

Y asimismo las bestias del campo,

Las aves de los cielos y los peces del mar;

Todo cuanto pasa por los senderos del mar.

Porque se nos ha provisto una posición exclusiva y única en esta tierra, podemos esperar diferencias en como Dios moldea nuestro futuro. La humanidad redimida estará en el cielo alabando a Dios, particularmente por su redención provista en Cristo. La humanidad no redimida existirá en tormento eterno por su desobediencia pecaminosa y su rechazo de Cristo. Tenemos almas morales que le darán cuenta a Dios aun después que nuestros cuerpos mueran (Heb. 9:27).

Los animales no tienen una dimensión moral a su existencia. Ellos no pecan contra Dios y no entienden las buenas noticias de Jesús, entonces no pueden ser cristianos. Los animales no son seres espirituales como los humanos. Entonces, los animales no pueden ir al cielo así como los humanos al creer en Jesús y al recibir vida eterna.

 Sin embargo, eso no necesariamente quiere decir, que no habrá animales en el futuro. Isaías 11:6-9 dice que estarán en la tierra cuando regrese Cristo para reinar por mil años. Y cuando Dios crea el nuevo cielo y tierra (vea Ap. 21 y 22), podría ser que Él quiera crear animales para Su gloria y nuestro disfrute. Pero como la Biblia no menciona ninguna de estas cosas, solo debemos confiar que Dios proveerá todo lo que necesitaremos para ser felices en el cielo. 

 


BÚSQUEDA


TEMAS