Artículos

¿Qué dice la Biblia sobre la astrología?



Una vez mi esposa y yo paramos a comprar comida en el camino a casa.  Al entrar a este lugar pequeño, sobre la caja registradora había un letrero que decía, “Los horóscopos de junio están aquí”. Y pensé, “Los horóscopos de junio, así como todos los demás, definitivamente ya se han ido”. Pero el letrero decía, “Los horóscopos de junio están aquí”, y me dije, “¿Pues, donde los consigo?” Volteé y vi un dispensador en la pared en donde pones una moneda y te da tu horóscopo. Esa es la manera más impersonal que yo he visto: ingresa tu moneda y te dirán tu destino.

¿Y qué de estas cartas astrológicas? ¿Qué dice la Biblia sobre ellos? Deje le menciono algunas escrituras que nos ayudan. Deuteronomio 17:2-5: “Cuando se hallare en medio de ti” – y esta es parte de la instrucción de Dios hacia Israel – “Cuando se hallare en medio de ti, en alguna de tus ciudades que Jehová tu Dios te da, hombre o mujer que haya hecho mal ante los ojos de Jehová tu Dios traspasando su pacto, que hubiere ido y servido a dioses ajenos, y se hubiere inclinado a ellos, ya sea al sol, o a la luna, o a todo el ejército del cielo”, – esas son las estrellas – “lo cual yo he prohibido; y te fuere dado aviso, y después que oyeres y hubieres indagado bien, la cosa pareciere de verdad cierta, que tal abominación ha sido hecha en Israel; entonces sacarás a tus puertas al hombre o a la mujer que hubiere hecho esta mala cosa, sea hombre o mujer, y los apedrearás, y así morirán”.

Si Carrol Righter hubiera estado vivo en los días de Israel, lo hubieran apedreado hasta la muerte. Así es de fuerte la Palabra de Dios en contra de cualquier cosa conectada con la adoración o la búsqueda de conocer la revelación de una mente divina a través del sol, la luna, o las estrellas del cielo. Era una ofensa que constituía una abominación a Dios, y me apresuro a agregar que cualquier cosa que era una abominación a Dios sigue siendo una abominación a Dios, porque cualquier cosa que era de abominación a Su carácter es aún abominación a Su carácter porque Su carácter no ha cambiado en nada. 

Entonces esa es una palabra muy, muy clara. Yo agregaría a eso, Isaías 47:12-14 – y aquí él particularmente está juzgando a los babilonios quienes estaban bien involucrados en eso: “Estate ahora en tus encantamientos y en la multitud de tus hechizos, en los cuales te fatigaste desde tu juventud; quizá podrás mejorarte, quizá te fortalecerás. Te has fatigado en tus muchos consejos. Comparezcan ahora y te defiendan los contempladores de los cielos, los que observan las estrellas, los que cuentan los meses, para pronosticar lo que vendrá sobre ti” – esos son los horóscopos de junio – “He aquí que serán como tamo; fuego los quemará, no salvarán sus vidas del poder de la llama; no quedará brasa para calentarse, ni lumbre a la cual se sienten”. Serán tan consumados, ni estarán ardiendo es lo que está diciendo. Ni serán como carbón que calienta un poco, se consumirán tan rápido en el humo. Esa es la actitud de Dios hacia la astrología, el estudio de las estrellas, y los pronósticos mensuales.

Ahora, eso es bastante claro. Ningún cristiano tiene porque, en ningún sentido, bajo ninguna circunstancia, involucrarse en esas cosas. Eso simplemente abre tu mente a sugerencias demoníacas. Si escuchas esa sugerencia, no es que el horóscopo te dirá lo que quieres escuchar; simplemente te dirá lo que tú quieres que diga. Las personas que lo creen empiezan a dirigir su vida alrededor de eso, y literalmente, se transforman en su horóscopo.

Hay otros en Hechos 7 en donde se menciona “el tabernáculo de Moloc” y “la estrella del dios Renfan”. Esta es la adoración de Saturno y está, de nuevo, mencionando la adoración de las estrellas.

Entonces, esto era algo completamente y totalmente prohibido en la Palabra de Dios, y la razón es porque las estrellas no te pueden predecir el futuro, no te pueden decir tu presente – no hay manera. Esa no es la revelación de Dios mismo envuelto en decir la verdad; eso es solamente una manera demoníaca para cautivar la fantasía de las personas para que los demonios puedan persuadirlos hacia una clase de comportamiento. En Daniel 1, dice, “En todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino” (v.20).

¡Cuando él consultó a las personas de Dios, encontró que eran diez veces mejor! Y eso es una subestimación. Versículo 2 habla más sobre los magos, los encantadores, los hechiceros y dice que son inadecuados, estaban en error, eran desamparados, sin esperanza. En Daniel 2:27, habla de los sabios, encantadores, y magos otra vez.

Entonces, ningún cristiano debe tener algo que ver con ellos en cualquier tiempo, para nada. Ni juegues con esas cosas – solamente abrirás las puertas para que Satanás te influya.


BÚSQUEDA


TEMAS