Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

Nuestra sociedad a menudo juzga a las personas por lo que hacen, no por su carácter. Cuando se trata de elegir a héroes y líderes, el estilo a menudo pesa más que la sustancia. Vidas personales sórdidas y todo tipo de payasadas suelen pasarse por alto -es el desempeño, no el principio, lo que cuenta.

Lamentablemente, esa visión pragmática se ha infiltrado inclusive en la iglesia. Los pastores, por ejemplo, son a menudo evaluados por los símbolos externos de éxito -el tamaño de sus congregaciones, su éxito como recaudadores de fondos, el alcance de sus ministerios de radio y de televisión, cuán bien se venden sus libros o su influencia en la opinión pública.

Pero tales criterios externos (por el cual muchos falsos maestros y líderes de cultos podrían ser juzgados con éxito) no impresionan a Dios. "…El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón "(1 Samuel 16:7).

John Owen, el puritano del siglo XVII dijo enfáticamente: "Un ministro puede llenar sus bancos de la iglesia, las listas de comunión, las bocas de la opinión pública; pero lo que ese ministro es de rodillas en secreto ante Dios Todopoderoso, eso es y no más" (Thomas el tesoro de oro de un puritano [Edimburgo: Banner of Truth, 1977], 192).

El noble pastor escocés del siglo XIX Robert Murray McCheyne le recordó a un compañero pastor: "No es con grandes talentos que Dios nos bendice mucho, sino con un gran parecido a Jesús" (Andrew A. Bonar, Memorias de McCheyne [Chicago: Moody, 1978], 95). No es lo que un hombre hace lo que lo convierte en un pastor noble y útil, sino lo que es.

El apóstol Pablo tenía todos los signos externos de éxito. Él era el mejor misionero que el mundo ha conocido, usado por Dios para difundir inicialmente el Evangelio y plantar iglesias en todo el mundo romano. Dios también le inspiró para escribir trece libros del Nuevo Testamento, nueve de ellos a esas iglesias.

Pablo era considerado como el padre espiritual y maestro de las muchas congregaciones fundadas por él (1 Corintios 4:15). Él vivió una vida irreprochable, como testimonia su conciencia (Hechos 23:1; 24:16, 2 Timoteo 1:3). Sin embargo, él sabía que la verdadera medida de un hombre de Dios no es su éxito externo o reputación, sino la evaluación de Dios de su corazón. En 1 Corintios 4:4-5 escribió:

“Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor. Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios.”

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar