Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez

Código: A105

El 12 de junio del año 1944, tan solo seis días después de la Batalla de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial, un joven teniente llamado Richard Winters guió a su grupo de soldados a las afueras de Carentan. Como el oficial a cargo de la Compañía, se le fue dada la tarea de eliminar a los alemanes de la gran ciudad francesa. Sería una batalla pequeña, pero que tuvo un papel significativo en el esfuerzo masivo de librar al mundo de Adolf Hitler y los nazis.

A medida que Winters dirigía a su compañía por el camino hacia el pueblo, la compañía empezó a recibir fuego de las ametralladoras de los alemanes. Los hombres se tiraron instintivamente en las zanjas al lado del camino para resguardarse –se congelaron. No solo estaba en peligro el éxito de la misión, sino que los hombres eran un blanco fácil para el fuego de las armas de sus enemigos.

Lo que sucedió a continuación fue el momento crucial en la batalla por Carentan – así nacen las leyendas. El teniente Winters se ubicó en el centro del camino y, con balas volando cerca de él, empezó a gritar a su tropa para que saliera de las zanjas y enfrentara al enemigo. Sus palabras, junto con su acción heroica, motivaron a los hombres a salir, pelear y ganar una victoria decisiva contra los alemanes.

La indiferencia de Winters por su seguridad personal en su esfuerzo a salvar a su tropa de una muerte segura no solo le ganó una medalla; sus acciones resultaron en el amor, respeto y admiración de parte de sus hombres. Ellos le siguieron fielmente de Carentan, a lo largo de la pesadilla de la Batalla de las Ardenas y al triunfo en el El Nido del Águila de Hitler.

Los soldados siguen a este tipo de hombres de buena gana, hombres que demuestran acciones de auto-sacrificio en las más terribles circunstancias. ¿Cuánto más debemos nosotros, como cristianos, seguir a Aquel que soportó el sufrimiento y la muerte para rescatarnos del destino más terrible de todos, una eternidad en el infierno?

Esa fue la idea de que entró en la mente de Pablo cuando, al final de su ministerio, después de haber sido encarcelado por el emperador Nerón, escribió para animar al joven pastor Timoteo. Timoteo se enfrentaba a graves conflictos en su ministerio en Éfeso; y la oposición implacable de los herejes, apóstatas y perseguidores le estaba debilitando. Y al igual que cualquier cristiano que experimenta dificultades por seguir a Cristo, necesitaba ser recordado una vez más de su tarea - sufrir dificultades como un buen soldado de Jesucristo.

Pablo escribió en 2 Timoteo 2:3-4: “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar al aquel que lo tomó por soldado”. es uno quien no simplemente hace su quehacer mínimo para su Señor, sino que le sirve con todo lo que es y lo que tiene. Como cristiano, somos llamados a eso. Las palabras de Pablo a Timoteo son sus órdenes de marcha, también, conforme se esfuerza por ser un buen soldado de Cristo Jesús.

La primera marca de un buen soldado es la disposición a sufrir penurias con el resto de los soldados. "Sufre penalidades" significa literalmente sufrir mal o dolor, junto con otra persona. Agregando "conmigo", Pablo asegura a Timoteo que él no le ha pedido nada que él mismo no estuviera dispuesto a hacer. De hecho, Pablo estaba escribiendo desde una celda.

Como cristiano en el mundo occidental, creo que a veces es difícil para usted poder entender lo que es una batalla espiritual y lo que significa sufrir por Cristo. Aunque el ambiente secular en nuestra sociedad es cada vez más hostil a la cristiandad, no enfrenta pérdida del trabajo, encarcelamiento o ejecución a causa de su fe. Con algunas excepciones, ser cristiano no le mantendrá fuera de la universidad o de obtener un buen trabajo. Pero cuánto más fiel sea como cristiano, más obstáculos, dificultades y rechazo pondrá Satanás; y la batalla espiritual será más evidente; y será más frecuente y obvia la dificultad.

Usted ha sido llamado a enfrentar dificultades; y cada cristiano que ha estado antes de usted ha tenido sus problemas. Y aunque todavía no ha derramado sangre por su fe (Hebreos 12:4), experimentará dificultades como cristiano por su fidelidad -cuente con ello. Jesús dijo: "Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán " (Juan 15:20). Pero anímese, porque Él también dijo: "En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, Yo he vencido al mundo" (Juan 16:33). Jesús es el Comandante perfecto que guía con el ejemplo; y le llevará a una victoria segura en el final.

Segundo, un buen soldado es marcado por su separación de la vida “normal”. Un “soldado en servicio activo” no tiene un trabajo de 9 a 5 o una semana de 60 a 70 horas. Él es un soldado las 24 horas, todos los días del año. Su cuerpo, su salud, sus habilidades, su tiempo – todo lo que es – le pertenece a las fuerzas armadas. Aún cuando está de licencia, está sujeto a regresar en cualquier momento, sin previo aviso y por cualquier razón. Y cuando es ordenado a realizar un deber peligroso, se espera que ponga su propia vida en peligro sin duda o vacilación.

Por lo tanto, él es separado de su entorno habitual, por lo que no va a "enredarse en los asuntos de la vida cotidiana." Pablo no está hablando acerca de las cosas que necesariamente son malas en sí mismas. No es que usted, como cristiano, no debe tener ningún contacto en absoluto con sus antiguos amigos y demás, sino que nunca debe ser atrapado y enredado con ellos. Esas cosas son irrelevantes a ser como un soldado y siempre están sujetas a que se renuncie a ellas.

Nunca debe permitir que los asuntos terrenales obstaculicen el cumplimiento de su deber para con el Señor. Las preocupaciones y actividades temporales, inocentes en sí mismas, han neutralizado la eficacia de muchos pastores, ministerios especiales e iglesias con sana doctrina. A pesar de que una vez trabajaron fielmente en el objetivo principal de servir a Jesucristo para avanzar Su reino contra las fuerzas de la oscuridad, han salido de la batalla sin darse cuenta.

Así como el soldado obediente está dispuesto a poner su vida en peligro en el servicio de su comandante, así también usted, como fiel cristiano, estará dispuesto a negarse a sí mismo, tomar su cruz y seguir a Cristo (Lucas 9:23). Y se encontrará diciendo las mismas palabras de Pablo: “Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del Evangelio de la gracia de Dios.” (Hechos 20:24).

La marca final de un buen soldado es un deseo genuino de “agradar al que lo tomó como soldado”. Los hombres que siguieron al teniente Winters a través de las condiciones y batallas terribles en Europa lo hicieron libremente – él se había ganado su respeto y afecto. Aún más, el Señor merece su honor, su afecto y su obediencia por todo lo que Él ha hecho por usted. Su valor en el campo de batalla no tiene paralelo. Mantuvo el curso y fue delante suyo para ganar su libertad y vida eterna. Y ahora Él busca su leal servicio en Su ejército.

El deseo más grande del cristiano es agradar a Cristo; y su esperanza más entrañable es ser recompensado por su servicio fiel, escuchar a su Señor decir: “‘Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor’” (Mateo 25:21).

Con esa esperanza en mente, permita que su vida sea fortalecida e impulsada por su amor por Cristo. Y que su ambición sea “ausentes o presentes, serle agradables” (2 Corintios 5:9) – Él es su Comandante supremo.

Disponible en Internet en: https://www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR (C) 2014

Usted puede reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar