Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez

Esclareciendo el debate del Señorío de Cristo, Parte 1

Código: A129

Comparando los puntos de vista del no Señorío de Cristo en la salvación


Los 9 principios específicos del Señorío de Cristo en la salvación ya se han descrito en un artículo anterior.

Entonces, ¿qué apoya el punto de vista del no Señorío? Ellos están de acuerdo con las siguientes propuestas del Señorío de Cristo en la salvación: (1) la muerte de Cristo compró la salvación eterna, (2) los salvos son justificados por gracia mediante la fe única en Cristo, (3) los pecadores no pueden ganar el favor divino; (4) Dios no requiere obras preparatorias o reforma pre-salvación, (5) la vida eterna es un don de Dios, (6) los creyentes son salvos antes de que su fe produzca alguna obra justa y (7) los cristianos pueden, y de hecho, pecan -a veces de manera horrible.

Pero ellos no están de acuerdo en otros puntos soteriológicos cruciales. Por ejemplo, los defensores del no-Señorío de Cristo en la salvación enseñan que:

1. El arrepentimiento es simplemente un cambio de opinión sobre Cristo (Charles Ryrie, Una salvación tan grande, 96-99). En el contexto de la invitación del Evangelio, el arrepentimiento es sólo un sinónimo de la fe (97-99). No es necesario apartarse del pecado para la salvación (99).

2. La salvación completa, incluyendo la fe, es un don de Dios (96). Pero la fe podría no durar. Un verdadero cristiano puede cesar de creer por completo (141).

3. La fe salvadora es simplemente estar convencido o dar crédito a la verdad del Evangelio (156). Es la confianza de que Cristo puede quitar la culpa y dar vida eterna, no es un compromiso personal con Él (119).

4. Algún fruto espiritual es inevitable en la experiencia de todo cristiano. El fruto, sin embargo, podría no ser visible a los demás (45). Los cristianos pueden incluso caer en un estado de esterilidad espiritual permanente (53-54).

5. Sólo los aspectos judiciales de la salvación -como la justificación, la adopción, la justicia imputada y la santificación posicional- están garantizados a los creyentes en esta vida (150-52). La santificación práctica y el crecimiento en gracia requieren un acto post conversión de dedicación.

6. La sumisión a la autoridad suprema de Cristo como Señor no es pertinente al trabajo de salvación (71-76). Ni la dedicación ni la voluntad de dedicarse a Cristo son cuestiones de la salvación (74). La noticia de que Cristo murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos es el Evangelio completo. No se necesita creer nada más para la salvación (40-41).

7. Los cristianos pueden caer en un estado de carnalidad permanente. Existe toda una categoría de "cristianos carnales" -personas nacidas de nuevo que continuamente viven como los perdidos- en la iglesia (31, 59-66).

8. La desobediencia y el pecado prolongado no son motivos para dudar de la realidad de la propia fe (48).

9. Un creyente puede renunciar totalmente a Cristo y llegar al punto de no creer. Dios ha garantizado que no va a repudiar a los que por lo tanto abandonan la fe (141). Los que una vez que han creído están por siempre seguros, incluso si se apartan (143).

Algunos de los defensores más radicales de la doctrina del no-Señorío no se detienen ahí. El movimiento de la "Gracia inmerecida" estipula además:

1. El arrepentimiento no es esencial para el mensaje del Evangelio. De ningún modo está el arrepentimiento relacionado con la fe salvadora (Zane Hodges, Totalmente Gratuito, 144-46).

2. La fe es un acto humano, no un don de Dios (219). Se produce en un momento decisivo, pero no necesariamente continúa (107). La verdadera fe puede ser alterada, degradada, desmoronarse o incluso tornarse en incredulidad (111).

3. "Creer" para salvación es creer los hechos del Evangelio (37-39). "Confiar en Jesús" significa creer en los "hechos de salvación" sobre Él (39); y creer esos hechos es apropiarse del don de la vida eterna (40). Los que añaden cualquier sugerencia de compromiso se han apartado de la idea del Nuevo Testamento de la salvación (27).

4. El fruto espiritual no está garantizado en la vida cristiana (73-75, 119). Algunos cristianos pasan la vida en una tierra estéril de derrota, confusión y toda clase de maldad (119-25).

5. El cielo está garantizado a los creyentes (112), pero la victoria cristiana no lo está (118-19). Se podría incluso decir que "los salvos" aún necesitan la salvación (195-99). Cristo ofrece toda una gama de experiencias de salvación posteriores a la conversión para suministrar lo que falta a los cristianos (196). Pero estas otras "salvaciones", requieren el suplemento de las obras humanas, tales como la obediencia, la sumisión y la confesión de Jesús como Señor (74, 119, 124-25, 196). Así, Dios depende en cierto grado del esfuerzo humano para lograr la liberación del pecado en esta vida (220).

6. La sumisión no es en ningún sentido una condición para la vida eterna (172). "Invocar al Señor" significa apelar a Él, no someterse a Él (193-95).

7. Nada garantiza que un verdadero cristiano amará a Dios (130-31). La salvación no necesariamente coloca al pecador en una relación de comunión armoniosa con Dios (145-60).

8. Si las personas están seguras de que creen, su fe debe ser genuina (31). Todos los que declaran a Cristo por fe como su Salvador - incluso aquellos involucrados en pecado grave o prolongado - deben estar seguros de que pertenecen a Dios, pase lo que pase (32, 93-95). Es peligroso y destructivo cuestionar la salvación de los que profesan ser cristianos (18-19, 91-99). Los escritores del Nuevo Testamento nunca pusieron en duda la veracidad de la fe de sus lectores (98).

9. Es posible experimentar un momento de fe que garantiza el cielo por toda la eternidad (107), luego de alejarse de forma permanente y vivir una vida que está completamente desprovista de cualquier fruto espiritual (118-19). Creyentes genuinos pueden incluso dejar de nombrar el nombre de Cristo o confesar el cristianismo (111).

¿Qué es lo realmente importante en el debate señorío?

Debería ser obvio que se trata de diferencias doctrinales reales; la controversia del no Señorío de Cristo en la salvación no es una discrepancia semántica. Los participantes en este debate tienen perspectivas muy diferentes.

Sin embargo, los problemas han sido a menudo oscurecidos por distracciones semánticas, interpretaciones distorsionadas de la enseñanza del Señorío, lógica corrupta y retórica cargada de emociones. A menudo es más fácil malinterpretar un punto que contestar; y por desgracia, esa es la táctica que muchos han tomado. Lo único que ha hecho es confundir los problemas reales.

Pero, para ser claros, la controversia del Señorío no es una disputa sobre si la salvación es solamente por fe o por fe más obras. Ningún verdadero cristiano sugeriría que se deben agregar obras a la fe, a fin de asegurar la salvación. Nadie que interprete correctamente la Escritura jamás propondría que el esfuerzo humano o las obras carnales pueden ser meritorias - dignas de honor o recompensa de Dios.

La controversia del Señorío es un desacuerdo sobre la naturaleza de la verdadera fe. Los que quieren eliminar el Señorío de Cristo en el Evangelio ven a la fe como la simple confianza en un conjunto de verdades acerca de Cristo. La fe, tal como la describen, es simplemente una apropiación personal de la promesa de la vida eterna.

Pero la Escritura describe la fe como algo más que eso - es una confianza incondicional en Cristo personal (por ejemplo, Gál. 2:16, Fil 3:9). No sólo fe acerca de Él; fe en Él. Nótese la diferencia: si digo que creo en cierta promesa que usted ha hecho, es menos que si digo que confío en usted. Creer en una persona implica necesariamente un cierto grado de compromiso. Confiar en Cristo significa situarse en Su custodia en la vida y la muerte. Esto significa que confiamos en Su consejo, Su bondad y confiamos por el tiempo y la eternidad en Su protección. La fe verdadera, la fe salvadora, es todo mi ser (mente, emociones y voluntad) aceptando todo de Él (Salvador, Defensor, Proveedor, Sustentador, Consejero y Señor Dios).

Los que tienen esa fe amarán a Cristo (Rom. 8:28, 1 Cor. 16:22, 1 Juan 4:19). Ellos querrán, por lo tanto, hacer Su voluntad. ¿Cómo es posible que alguien que realmente cree en Cristo siga desafiando Su autoridad y haga lo que Él odia? En este sentido, entonces, la cuestión fundamental para el Señorío en la salvación no es tan solo la autoridad y la sumisión, sino los afectos del corazón. Jesús como Señor es mucho más que una figura de autoridad, Él también es nuestro mayor tesoro y compañero más valioso. Le obedecemos por puro deleite.

Así que el Evangelio exige sometimiento, no sólo por el bien de la autoridad, sino también porque la entrega es el mayor gozo del creyente. Dicha rendición no es un complemento extraño a la fe, sino que es la esencia misma de creer.

Disponible en Internet en: https://www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR (C) 2014

Usted puede reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar