Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

Código: A148

Yo creo que tenemos la responsabilidad de cuidar del medio ambiente - que debemos cuidar de todos los recursos que Dios ha provisto para nosotros.

Eso se ilustra en el relato del Antiguo Testamento donde Dios puso a Israel en la tierra prometida, una tierra fértil donde fluían la leche y la miel. Dios les dio esa tierra productiva; y les ordenó que dejaran que la tierra descansase cada séptimo año.

“Seis años sembrarás tu tierra, y recogerás su cosecha; mas el séptimo año la dejarás libre, para que coman los pobres de tu pueblo; y de lo que quedare comerán las bestias del campo; así harás con tu viña y con tu olivar” (Éxodo 23:10-11; cf. Levítico 25:1-7).

Dios dio esa orden porque no quería que explotaran la tierra y extrajeran toda su vida. Permitir a la tierra descansar cada siete años, aseguraba que se fortalecería y seguiría abasteciendo en el futuro.

Cuando el Señor dio a los israelitas la ley de Moisés, les advirtió que si apostataban, Él los sacaría de la tierra (Deuteronomio 28). Lamentablemente, los hijos de Israel hicieron precisamente eso; y fueron objeto de juicio - las tribus del norte cayeron ante Asiria en 722 AC; y Judá ante Babilonia en el año 605 AC. De hecho, Dios designó la cautividad en Babilonia como un cautiverio de setenta años para descansar la tierra por todos los años que Israel había violado (cf. Levítico 26:33-35, 2 Crónicas 36:17-21).

Así que creo que somos responsables de tratar con sensatez los maravillosos recursos que Dios nos ha dado. Pero eso, en realidad, tiene muy poco que ver con el movimiento ecologista. El movimiento ecologista está obsesionado con el intento de preservar el planeta para siempre. Pero sabemos que eso no está en el plan de Dios.

La tierra en la que vivimos no es un planeta permanente. Es, francamente, un planeta desechable - que va a tener una vida muy corta. Existe desde hace unos seis mil años o algo así - eso es todo - y puede durar unos cuantos miles más. Y luego el Señor lo va a destruir.

Le he dicho a los ambientalistas que si piensan que la humanidad está destruyendo el planeta, esperen hasta que vean lo que Jesús hace con él. Pedro dice que Dios va a desecharlo literalmente en una implosión atómica de manera que todo el universo dejará de existir (2 Pedro 3:7-13).

Nunca fue la intención que esta tierra fuera un planeta permanente - no es eterna. No tenemos que preocuparnos por que esté en decenas de miles o millones de años por venir, ya que Dios va a crear un cielo nuevo y una tierra nueva. Entender esas cosas es importante para mantener en equilibrio nuestra libertad de usar y de mantener de manera responsable, la tierra.

Sólo una nota al pie. Aunque la tierra es nuestro hogar temporal, tómese el tiempo para disfrutar de la belleza de Dios. Cuide su jardín. Deténgase a oler las flores. Disfrute de los bosques. Dios puso esos recursos ricos en este planeta para nuestra comodidad y Su regocijo. Demos gracias a Dios por eso.

Disponible en Internet en: https://www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR (C) 2014

Usted puede reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar