Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

Quince consecuencias nocivas de la predicación de plástico

Código: A156

Armado con una mentalidad de "grandes empresas", muchos en el movimiento “sensible al que busca” han sustituido sermones basados ​​en la Biblia con conversaciones llenas de anécdotas. Después de todo, eso es lo que vende. A la luz de esta creciente tendencia evangélica, John MacArthur examina lo que sucede cuando los predicadores ponen al que busca antes que al Salvador y abandonan la Palabra de Dios por el entretenimiento.

Todo el que sepa algo de mi ministerio sabe que estoy comprometido con la predicación expositiva. Es mi firme convicción que el ministerio de la Palabra de Dios debe ser siempre el corazón y el enfoque del ministerio de la iglesia (1 Tim. 4:2). Y la predicación bíblica correcta debe ser sistemática, expositiva, teológica y centrada en Dios.

En estos días, esta predicación es escasa. Hay muchos comunicadores talentosos en el movimiento evangélico moderno; pero los sermones de hoy en día tienden a ser homilías cortas, superficiales, de actualidad, que estimulan al ego y se enfocan en temas bastante insustanciales como las relaciones humanas, la vida "exitosa", los problemas emocionales y otros temas prácticos, pero mundanos - y definitivamente no bíblicos. Al igual que los atriles de plástico desde donde se dan los mensajes, tal predicación es liviana y sin sustancia, barata y sintética, dejando poco más que una impresión efímera en la mente de los oyentes.

Hace poco fui el anfitrión de un debate en el Instituto de Expositores, un conferencia de un pequeño grupo acerca de la predicación organizada por el Shepherds' Fellowship. Preparando ese seminario, tomé una libreta y comencé a enumerar los efectos negativos de la corriente superficial de predicación que es tan común en el evangelismo moderno.

Inicialmente, pensé que podría ser capaz de nombrar unos diez; pero rápidamente, mi lista tenía sesenta y un consecuencias. Las he resumido a quince, combinando y eliminando todo menos las más importantes. Aquí están, más o menos en el orden en que se me ocurrieron. Esto es lo que está mal con la predicación bíblica superficial, marginal:

1. Usurpa la autoridad de Dios sobre el alma. Si un predicador proclama con fuerza la Palabra de Dios o no es en última instancia un tema de autoridad. ¿Quién tiene el derecho de hablar a la iglesia? ¿El predicador o Dios? Cuando algo sustituye la predicación de la Palabra, la autoridad de Dios es usurpada. ¡Qué cosa tan vanidosa de hacer! De hecho, es difícil concebir algo más insolente que podría hacer un hombre que es llamado por Dios para predicar.

2. Elimina el señorío de Cristo de Su iglesia. ¿Quién es la Cabeza de la Iglesia? ¿Es Cristo realmente el Maestro dominante en la iglesia? Si es así, entonces ¿por qué hay tantas iglesias donde Su Palabra no está siendo proclamada fielmente? Cuando nos fijamos en el ministerio contemporáneo, vemos programas y métodos que son el fruto de la invención humana, la descendencia de los sondeos de opinión y encuestas vecinales y otros artificios pragmáticos. Expertos en el crecimiento de la Iglesia han arrebatado en esencia el control de la agenda de la iglesia de Su verdadero jefe, el Señor Jesucristo. Nuestros antepasados ​​puritanos resistieron la imposición de las liturgias impuestas por el gobierno precisamente por esta razón: lo vieron como un ataque directo a la autoridad de Cristo sobre Su propia iglesia. Los predicadores modernos que abandonan la Palabra de Dios han cedido aquello por lo que los hombres lucharon y a veces murieron. Cuando Jesucristo es exaltado entre Su pueblo, Su poder se manifiesta en la iglesia. Cuando la iglesia es usurpada por los que hacen concesiones que quieren agradar a la cultura, el Evangelio se minimiza, el verdadero poder se pierde, la energía artificial debe ser elaborada y la superficialidad toma el lugar de la Verdad.

3. Obstaculiza el trabajo del Espíritu Santo. ¿Cuál es el instrumento que el Espíritu utiliza para hacer Su obra? La Palabra de Dios. Él usa la palabra como instrumento de regeneración (1 Pedro 1:23; Santiago 1:18). También la utiliza como medio de santificación (Juan 17:17). De hecho, es la única herramienta que Él usa (Ef. 6:17). Así que cuando los predicadores abandonan la Palabra de Dios, socavan la labor del Espíritu Santo, produciendo conversiones superficiales y cristianos espiritualmente pobres - si no completamente falsos.

4. Demuestra un orgullo espantoso y una falta de sumisión. En el enfoque moderno de "ministerio", la Palabra de Dios es minimizada deliberadamente, el vituperio de Cristo es repudiado en silencio, la ofensa del Evangelio es eliminada con cuidado y la "adoración" está diseñada intencionalmente para adaptarse a las preferencias de los incrédulos. Eso no es más que un rechazo a someterse al mandato bíblico para la iglesia. La desfachatez de los ministros que siguen este curso es, para mí, aterradora.

5. Separa al predicador de manera personal de la gracia santificante habitual de las Escrituras. El mayor beneficio personal que tengo de la predicación es la obra que el Espíritu de Dios hace en mi propia alma al estudiar y prepararme para dos mensajes expositivos cada día del Señor. Semana tras semana, el deber de la exposición cuidadosa mantiene mi propio corazón centrado y establecido en las Escrituras; y la Palabra de Dios me alimenta, mientras me preparo para alimentar a mi rebaño. Así soy personalmente bendecido y fortalecido espiritualmente a través de la tarea. Tan solo por ese motivo, nunca abandonaría la predicación bíblica. El enemigo de nuestras almas está detrás de los predicadores en particular; y la gracia santificadora de la Palabra de Dios es fundamental para nuestra protección.

6. Enturbia la verdadera profundidad y trascendencia de nuestro mensaje y por lo tanto interrumpe nuestra adoración colectiva y personal. Lo que actualmente pasa por predicación en algunas iglesias de hoy en día es, literalmente, no más profundo que lo que los predicadores en la generación de nuestros padres enseñaban en el sermón de los niños cinco minutos antes de despedirlos. No es una exageración. A menudo es simple o completamente insustancial. No hay nada profundo en él. Este enfoque hace que sea imposible el verdadero culto, porque la adoración es una experiencia trascendente. La adoración debería llevarnos por encima de lo mundano y lo simplista. Así que la única manera en la que la verdadera adoración puede ocurrir es si primero luchamos a brazo partido con la profundidad de la verdad espiritual. Nuestra gente sólo puede elevarse en adoración en la misma proporción con la que hemos penetrado en lo más profundo de las verdades de la Palabra. No hay manera de que puedan tener pensamientos elevados sobre Dios a menos que los hayamos sumergido en la profundidad de la auto-revelación de Dios. Pero la predicación de hoy no es ni profunda ni trascendente. No profundiza ni eleva. Simplemente busca entretener.

Por cierto, la verdadera adoración no es algo que pueda ser estimulado artificialmente. Una orquesta más grande, más ruidosa y más sentimental puede agitar las emociones de las personas. Pero eso no es adoración genuina. La verdadera adoración es una respuesta del corazón a la verdad de Dios (Juan 4:23). En realidad, se puede adorar sin música, si usted ha visto las glorias y la profundidad de lo que enseña la Biblia.

7. Evita que el predicador desarrolle plenamente la mente de Cristo. Se supone que los pastores son pastores por debajo de Cristo. Muchos predicadores modernos están tan empeñados en comprender la cultura que desarrollan la mente de la misma y no la mente de Cristo. Empiezan a pensar como el mundo y no como el Salvador. Francamente, los matices de la cultura mundana son prácticamente irrelevantes para mí. Quiero conocer la mente de Cristo y ponerla en uso en la cultura, sin importar a qué la cultura pueda ministrar. Si yo voy a estar de pie en un púlpito y ser representante de Jesucristo, yo quiero saber cómo Él piensa - y ese debe ser mi mensaje a Su pueblo también. La única manera de saber y proclamar la mente de Cristo es ser fiel a estudiar y predicar Su Palabra. Lo qué sucede con los predicadores que se obsesionan con la "relevancia" cultural es que se convierten en mundanos, no piadosos.

8. Menoscaba, mediante el ejemplo, el deber espiritual y la prioridad del estudio personal de la Biblia. ¿Es importante el estudio personal de la Biblia? Por supuesto. Pero, ¿qué ejemplo da el predicador cuando descuida la Biblia en su predicación? ¿Por qué pensaría la gente que necesita estudiar la Biblia, si el predicador mismo no hace un estudio serio en la preparación de sus sermones? En la actualidad, existe un movimiento entre algunos de los gurúes que son "sensibles al que busca" del ministerio para recortar, en la medida de lo posible, todas las referencias explícitas a la Biblia en el sermón - y, sobre todo, nunca pedir a la gente que busque un pasaje bíblico específico - ese tipo de cosas hacen que los "buscadores" se sientan incómodos. (Algunas iglesias de ese tipo desalientan activamente a su gente de llevar Biblias a la iglesia para que la vista de tantas Biblias no intimide a los "buscadores".) ¡Como si fuera peligroso darle a su gente la impresión de que la Biblia podría ser importante!

9. Evita que el predicador sea la voz de Dios en todos los asuntos de su tiempo. Jeremías 8:9 dice: "Los sabios se avergonzaron, se espantaron y fueron consternados. He aquí, que aborrecieron la palabra de Jehová; ¿y qué sabiduría tienen?" Cuando hablo, quiero ser el mensajero de Dios. No me interesa la exégesis de lo que algunos psicólogos, gurú de los negocios o profesor universitario tenga que decir acerca de un tema. Mi gente no necesita mi opinión, tienen que escuchar lo que Dios tiene que decir. Si predicamos como la Escritura nos ordena, no debe existir ninguna ambigüedad acerca de quién es el mensaje que llega desde el púlpito.

10. Cultiva una congregación que es tan débil e indiferente a la gloria de Dios como su pastor. La prédica "sensible a los que buscan" fomenta personas que son consumidas por su propio bienestar. Cuando usted le dice a la gente que el ministerio principal de la iglesia es componer lo que está mal en esta vida - satisfacer sus necesidades, ayudarles a hacer frente a las decepciones mundanas, etc. - el mensaje que está dando es que sus problemas mundanos son más importantes que la gloria de Dios y la majestad de Cristo. Una vez más, eso deteriora la verdadera adoración.

11. Le roba a las personas su única y verdadera fuente de ayuda. Las personas que se sientan bajo la predicación superficial se vuelven dependientes de la inteligencia y la creatividad de los que hablan. Cuando los predicadores destacan sus sermones con luces láser y humo, videoclips y teatro en vivo, el mensaje que envían es que no hay una oración que la gente en el banco de la iglesia pueda hacer por su cuenta que provoque materiales tan profundos. Tales trucos crean una especie de mecanismo de dispensación que la gente no puede usar para servirse. Así, se convierten en holgazanes espirituales, que sólo vienen a ser entretenidos; y el contenido espiritual superficial que reciben del desempeño semanal del predicador es todo lo reciben. No tienen especial interés en la Biblia, porque los sermones que escuchan no cultivan eso. Se asombran por la creatividad del predicador, son manipulados por la música y en eso se convierte toda su perspectiva de la espiritualidad.

12. Anima a la gente a ser indiferente a la Palabra de Dios y a la autoridad divina. Como es de esperar, en una iglesia donde se descuida la predicación de las Escrituras, se hace imposible que la gente se someta a la autoridad de las mismas. El predicador que siempre apunta a atender a las "necesidades sentidas" y consiente la vanidad de la gente mundana, no tiene plataforma desde la cual hacer frente al hombre que quiere divorciarse de su esposa sin motivo. El hombre dirá: "Usted no entiende lo que siento. Yo he venido aquí porque usted se comprometió a cumplir con las necesidades que siento. Y le digo, siento que no quiero vivir más con esta mujer." No se puede inyectar autoridad bíblica en eso. Por cierto, no le sería fácil la búsqueda de la disciplina eclesiástica. Ese es el monstruo que crea la predicación superficial. Pero si usted va a tratar de lidiar con el pecado y aplicar cualquier tipo de principio de autoridad para mantener a la iglesia pura, debe predicar la Palabra.

13. Le miente a la gente acerca de lo que realmente necesitan. En Jeremías 8:11, Dios condena a los profetas que trataron las heridas de las personas superficialmente. Este versículo se aplica hoy con fuerza a los predicadores de plástico que ocupan tantos púlpitos evangélicos prominentes. Omiten las severas verdades sobre el pecado y el juicio. Ellos mitigan el tono de las partes ofensivas del mensaje de Cristo. Le mienten a la gente acerca de lo que realmente necesitan, prometiéndoles "realización" y bienestar terrenal - cuando lo que la gente realmente necesita es una visión exaltada de Cristo y una verdadera comprensión del esplendor de la santidad de Dios.

14. Elimina el poder del púlpito. "La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos" (Hebreos 4:12). Todo lo demás es impotente, dando sólo una ilusión de poder. La estrategia humana no es más importante que la Escritura. La capacidad del empresario de atraer a la gente no debe impresionarnos más que la capacidad de la Biblia para transformar vidas.

15. Pone la responsabilidad sobre el predicador de cambiar a la gente con su propia inteligencia. Los predicadores que persiguen el acercamiento moderno al ministerio deben pensar que tienen el poder de cambiar a la gente. Eso, también, es una expresión de orgullo espantosa. Nosotros, los predicadores, no podemos salvar a la gente; y no podemos santificarla. No podemos cambiar a la gente con nuestras ideas, nuestra inteligencia, entreteniéndolos o apelando a sus caprichos, deseos y ambiciones humanas. Sólo hay Uno que puede cambiar a los pecadores. Ese es Dios; y lo hace por medio de Su Espíritu, a través de la Palabra.

Por lo tanto, predique la Palabra, a pesar de que actualmente no está de moda hacerlo (2 Tim. 4:2). Esa es la única manera en la que su ministerio podrá ser verdaderamente fructífero. Además, le asegura que usted será fructífero en el ministerio, porque la Palabra de Dios nunca vuelve a Él vacía, sino que siempre logra aquello para lo que Él la envía; y prospera en lo que Él la manda que haga (Isaías 55:11).

Disponible en Internet en: www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR (C) 2014

Usted puede reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar