Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

¿Qué tan importante es Génesis 1-3?
Escritura: Génesis 1-3

Código: A176

Estoy convencido de que los primeros capítulos del Génesis no son opcionales. Establecen la base fundamental para todo lo que creemos como cristianos.

Lamentablemente, es una fundación que está siendo ignorada sistemáticamente por las mismas instituciones que deberían estar defendiéndola con más vigor. Cada vez, más instituciones educativas cristianas, apologistas y teólogos están abandonando la fe en la verdad literal de Génesis 1-3.

Recuerdo haber leído una encuesta realizada hace unos años que reveló que en una de las principales asociaciones de acreditación evangélica de Estados Unidos, entre cuyos miembros se jactaba que había decenas de colegios y universidades bíblicos evangélicos, sólo cinco o seis escuelas de nivel universitario se mantenían firmemente opuestas a la perspectiva de creación de la tierra antigua. El resto está abierto a una reinterpretación de Génesis 1-3 que acomoda las teorías evolucionistas.

Decenas de maestros de la Biblia muy conocidos y apologistas muy conocidos ven este tema como algo discutible; y algunos incluso argumentan agresivamente que un enfoque literal de Génesis es perjudicial para la credibilidad del cristianismo. Han renunciado a la batalla - o peor, se han unido al ataque contra el creacionismo bíblico.

Estoy agradecido por los que están fielmente resistiendo la tendencia - organizaciones como Respuestas en Génesis, la Sociedad de Investigación de la Creación y el Instituto para la Investigación de la Creación. Estas organizaciones y otras como ellas involucran muchos científicos expertos que cuestionan las conjeturas de los evolucionistas sobre bases técnicas y científicas. Demuestran claramente que la competencia científica no es incompatible con la fe en la verdad literal de la Biblia - y que la batalla por el principio es, en última instancia, una batalla entre dos creencias mutuamente exclusivas - la fe en la Escritura contra la fe en una hipótesis anti-teísta. En realidad no es una batalla entre la ciencia y la Biblia.

Como cristianos, creemos que la Biblia es la verdad revelada por Dios, quien es el verdadero Creador del universo. Esa creencia es la base fundamental de todo cristianismo genuino. Es totalmente incompatible con los presupuestos especulativos de los naturalistas.

En la Escritura, el Creador mismo nos ha revelado todo lo esencial para la vida y la piedad. Y comienza con el relato de la creación. Si el relato bíblico de la creación es, en cualquier grado no fiable, el resto de las Escrituras se encuentra en una base inestable.

Pero la fundación no es inestable. Cuanto más comprendo lo que Dios nos ha revelado acerca de nuestro origen, más claramente veo que la base se mantiene firme. Estoy de acuerdo con los que dicen que es hora de que el pueblo de Dios tome una nueva mirada a la historia bíblica de la creación. Pero no estoy de acuerdo con aquellos que piensan que eso deja la puerta abierta para cualquier grado de capitulación a las teorías pasajeras del naturalismo. Sólo una mirada honesta a la Escritura, con sólidos principios de la hermenéutica, dará lugar a la correcta comprensión de la creación y la caída de nuestra raza.

La Biblia nos da una explicación clara y convincente de los orígenes del cosmos y la humanidad. No hay absolutamente ninguna razón para que una mente inteligente se resista a aceptarla como un relato literal del origen de nuestro universo. Aunque los relatos bíblicos se enfrentan en muchos puntos con hipótesis naturalistas y evolucionistas, no están en conflicto con un solo hecho científico. De hecho, todos los datos geológicos, astronómicos y científicos pueden ser fácilmente conciliados con el relato bíblico. El conflicto no es entre la ciencia y la Escritura, sino entre la fe segura del biblista y el escepticismo deliberado del naturalista.

Para muchos, que han sido adoctrinados en escuelas donde la línea entre la hipótesis y la realidad es sistemática y deliberadamente empañada, puede sonar ingenuo o poco sofisticado; pero sin embargo es un hecho. Una vez más, la ciencia nunca ha refutado una sola palabra de la Escritura; y nunca lo hará. Por otro lado, la teoría de la evolución siempre ha estado en conflicto con la Escritura y siempre lo estará. Pero la idea de que el universo ha evolucionado a través de una serie de procesos naturales sigue siendo una hipótesis no probada y no verificada; y por lo tanto no es "ciencia." No hay prueba alguna de que el universo evolucionó de forma natural. La evolución es una mera teoría - y cuestionable, que cambia constantemente. En última instancia, si fuera aceptada, tiene que ser por fe.

¡Cuánto mejor es basar nuestra fe en el sólido fundamento de la Palabra de Dios! No hay fundamento del conocimiento igual o superior a la Escritura. A diferencia de la teoría científica, es eternamente inmutable. A diferencia de las opiniones de los hombres, la verdad es revelada por el Creador mismo. No está, como muchos suponen, en desacuerdo con la ciencia. La verdadera ciencia siempre ha afirmado la enseñanza de la Escritura. La arqueología, por ejemplo, ha demostrado la veracidad del relato bíblico del tiempo una y otra vez. Dondequiera que el registro de la historia de la Escritura sea examinado y probado o refutado por evidencia arqueológica o evidencia documental independiente confiable, el registro bíblico siempre ha sido verificado. No hay ninguna razón válida para dudar o desconfiar del registro bíblico de la creación; y ciertamente no hay necesidad de ajustar el relato bíblico para tratar de que se ajuste a las últimas tendencias en la teoría evolutiva.

Una vez más, una comprensión bíblica de la creación y la caída de la humanidad establece las bases necesarias para la cosmovisión cristiana. La Escritura enseña todo sobre el pecado y la redención asume la verdad literal de los tres primeros capítulos del Génesis. Si se vacila en cualquier grado en la verdad de este pasaje, estamos socavando las bases mismas de nuestra fe.

Si Génesis 1-3 no nos dice la verdad, ¿por qué deberíamos creer cualquier otra cosa en la Biblia? Sin una correcta comprensión de nuestro origen, no tenemos manera de entender nada de nuestra existencia espiritual. No podemos conocer nuestro propósito y no podemos estar seguros de nuestro destino. Después de todo, si Dios no es el Creador, entonces tal vez Él no es tampoco el Redentor. Si no podemos creer los primeros capítulos de la Biblia, ¿cómo podemos estar seguros de cualquier cosa que dice la Biblia?

A los que inevitablemente se quejarán de que tal perspectiva es crédula y poco sofisticada, mi respuesta es que es ciertamente superior a la idea irracional de que un universo ordenado e incomprensiblemente complejo surgió por accidente de la nada y emergió por casualidad en la maravilla que es.

La Escritura ofrece la única explicación precisa que se puede encontrar en cualquier lugar sobre cómo empezó nuestra raza, dónde se originó nuestro sentido moral, por qué parece que no podemos hacer lo que nuestra conciencia nos dice que es correcto y cómo podemos ser redimidos de esta situación sin esperanza.

La Escritura no es solo la mejor de varias explicaciones posibles. Es la Palabra de Dios.

Disponible sobre el Internet en: https://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2014
Usted podrá reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar