Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez

¿Hacia dentro, hacia arriba o hacia afuera?

Código: A187

Si se preguntara a la congregación evangélica media sobre el objetivo principal de la iglesia, es probable que se obtuvieran muchas respuestas diversas.

Sin embargo, varios propósitos probablemente serían prominentes.

Un gran número ubicaría primero la comunión, la oportunidad de relacionarse e interactuar con otros cristianos que comparten creencias y valores similares. Ellos valoran mucho el hecho de que la iglesia ofrece actividades y programas para toda la familia y es un lugar donde las relaciones se nutren y se comparten y donde la inspiración se proporciona a través de una buena predicación y música bonita. Un versículo favorito para estos miembros de la iglesia es probable que sea: "En esto conocerán todos que sois Mis discípulos, si tuvieres amor los unos a los otros" (Juan 13:35).

A un nivel más alto quizás, algunos cristianos considerarían que la enseñanza bíblica sólida es la función principal de la iglesia, exponiendo la Escritura y fortaleciendo a los creyentes en el conocimiento y la obediencia a la verdad revelada de Dios. Ese énfasis incluiría ayudar a los creyentes a descubrir y ministrar sus dones espirituales en diversas formas de liderazgo y servicio. Como la comunión, eso también es una función básica de la iglesia, porque Dios "constituyó a unos, apóstoles, a otros, profetas, a otros, evangelistas, a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo" (Ef. 4:11-13).

Añadiendo un nivel más elevado, algunos miembros podrían considerar alabar a Dios como el fin supremo de la iglesia. Destacan a la iglesia como una comunidad de alabanza que exalta al Señor en adoración, imagen y reverencia. La alabanza es claramente un propósito central del pueblo de Dios tal como lo ha sido siempre y siempre será una actividad vital en los cielos, donde tanto los santos y los ángeles cantarán eternamente alabanzas a Dios. "Digno eres, Señor y Dios nuestro" cantan los veinticuatro ancianos postrados ante el trono de Dios "de recibir la gloria y la honra y el poder, porque Tú creaste todas las cosas y por Tu voluntad existen y fueron creadas" (Ap. 4:10-11; cp 5:8-14).

Todos esos énfasis son totalmente bíblicos y deberían caracterizar a todo cuerpo de creyentes. Pero ni por separado ni en conjunto representan el objetivo central y la misión de la iglesia en el mundo. La finalidad suprema y el motivo de cada creyente y cada cuerpo de creyentes es glorificar a Dios; y la forma suprema en la que Dios escogió glorificarse a Sí mismo fue a través de la redención de los pecadores. Es a través de la participación en el plan de redención que los propios creyentes más glorifican a Dios.

Nada glorifica tanto a Dios como Su redención de gracia a los pecadores condenados, destinados al infierno. Fue para ese fin último que Dios llamó a Abraham, que en él "todas las familias de la tierra serán benditas" (Génesis 12:3). Nunca fue la intención del Señor aislar a Israel como Su único foco de preocupación, sino utilizar a esa nación especialmente elegida y bendecida para traer a todas las demás naciones del mundo a Él mismo. Israel fue llamado a "proclamar las buenas nuevas de su salvación día a día" y de "contar su gloria entre las naciones, sus maravillas entre todos los pueblos" (1Crónicas 16:23-24; cp. Salmos 18:49). Al igual que su Mesías, Israel debía ser "una luz para las naciones, para que la salvación [del Señor] alcance hasta los confines de la tierra" (Isaías 49:6; cp. 42:10-12; 66:19; Jonás 3:1-10).

Del mismo modo, la gran misión de la iglesia es amar, aprender y vivir como para llamar a los hombres y mujeres a Jesucristo. Tal como los pecadores son perdonados y transformados de muerte a vida y de la oscuridad a la luz, Dios es glorificado a través de ese milagro misericordioso. La gloria de Dios se manifiesta en Su provisión amorosa para redimir a los hombres perdidos. Él mismo pagó el precio máximo para consumar Su gloria.

Si el propósito principal de Dios para los salvos fuera la comunión amorosa, llevaría a los creyentes inmediatamente al cielo, donde la comunión espiritual es perfecta, sin los estorbos del pecado, la discordia o la soledad. Si Su propósito principal para los salvos fuera el aprendizaje de Su Palabra, Él también arrebataría a los creyentes inmediatamente al cielo, donde Su palabra es perfectamente conocida y comprendida. Y si el propósito principal de Dios para los salvos fuera darle alabanza, Él, una vez más, llevaría inmediatamente a los creyentes al cielo, donde la alabanza es perfecta e interminable.

Sólo hay una razón por la que el Señor permite que Su iglesia permanezca en la tierra: para buscar y salvar a los perdidos, como la única razón de Cristo para venir a la tierra fue a buscar y a salvar a los perdidos. "Como el Padre me envió a Mí," declaró, "también Yo os envío" (Juan 20:21). Por lo tanto, los creyentes que no están comprometidos con ganar a los perdidos para Cristo deben reexaminar su relación con el Señor y, ciertamente, su razón divina de existencia.

La comunión, la enseñanza y la alabanza no son la misión de la Iglesia, sino que son la preparación de la Iglesia para cumplir su misión de ganar a los perdidos. Y así como en el atletismo, el entrenamiento nunca debe confundirse con o ser sustituido por la competencia en el juego, que es la razón de todo el entrenamiento.

Disponible en Internet en: https://www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR (C) 2015

Usted puede reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar