Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

¿Es Dios responsable del mal?

Código: A189

Si Dios es soberano, ¿es Él responsable del mal?


No. La Escritura dice que cuando Dios terminó Su creación, vio todo y lo declaró "muy bueno" (Génesis 1:31). Muchas Escrituras afirman que Dios no es el autor del mal: "Dios no puede ser tentado por el mal, ni Él tienta a nadie" (Santiago 1:13). "Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en Él" (1 Juan 1:5). "Dios no es Dios de confusión" (1 Corintios 14:33); y si eso es cierto, Él no puede de ninguna manera ser el autor del mal.

De vez en cuando, alguien cita a Isaías 45:7 y dice que demuestra que Dios hizo el mal como parte de Su creación: "Yo formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad: Yo Jehová que hago todo esto" (énfasis añadido).

Sin embargo, veamos más claramente Isaías 45:6-7: "…no hay más que Yo; Yo Jehová, y ninguno más que Yo, que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto". En otras palabras, Dios elabora la calamidad como un juicio para los malvados. Pero de ninguna manera es Él el autor del mal.

El mal no procede de Dios, sino de la criatura caída. Estoy de acuerdo con John Calvin, quien escribió:

… el Señor había declarado que "todo lo que había hecho... era extremadamente bueno" [Gén. 1:31]. ¿De dónde, entonces viene esta maldad del hombre, que se aleja de su Dios? Para que no pensemos que se refiere a la creación, Dios ha puesto Su sello de aprobación a lo que había salido de Él. Por su mala intención, entonces, el hombre corrompió la naturaleza pura que había recibido del Señor; y por su caída hizo que toda su descendencia cayera con él en la destrucción. En consecuencia, debemos contemplar la causa evidente de la condenación en la naturaleza corrupta de la humanidad - que está más cerca de nosotros, en lugar de buscar una causa escondida y totalmente incomprensible en la predestinación de Dios. [Institutos, 3:23:8]

Es útil, creo yo, entender que el pecado no es en sí mismo una cosa creada. El pecado no es ni sustancia, ser, espíritu, ni materia. Así que técnicamente no es correcto pensar en el pecado como algo que fue creado. El pecado es simplemente una falta de perfección moral en una criatura caída. Las mismas criaturas caídas son plenamente responsables de su pecado. Y todo el mal en el universo emana de los pecados de las criaturas caídas.

Por ejemplo, Romanos 5:12 dice que la muerte entró en el mundo a causa del pecado. La muerte, el dolor, la enfermedad, el estrés, el cansancio, la calamidad y todas las cosas malas que suceden vinieron como consecuencia de la entrada del pecado en el universo (Génesis 3:14-24). Todos los malos efectos del pecado continúan trabajando en el mundo y estarán con nosotros todo el tiempo que el pecado esté.

Primera de Corintios 10:13 nos promete que Dios no permitirá una prueba más de la que podamos soportar. Y Santiago 1:13 nos dice que Dios no nos tentará con el mal.

Dios es ciertamente soberano sobre el mal. Hay un sentido en el que es adecuado incluso decir que el mal es parte de Su decreto eterno. Él lo planeó. No le tomó por sorpresa. No es una interrupción de Su plan eterno. Él declaró el fin desde el principio; y todavía está trabajando todas las cosas por Su buena voluntad (Isaías 46:9-10).

Pero el papel de Dios en relación con el mal nunca es como Su autor. Simplemente, permite a los agentes del mal trabajar; luego anula el mal para Sus propios fines sabios y santos. En última instancia, es poderoso para hacer que todas las cosas - incluyendo todos los frutos de todo el mal de todos los tiempos - trabajen juntas por un bien mayor (Romanos 8:28).

Disponible en Internet en: https://www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR (C) 2014

Usted puede reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar