Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

¿Es bíblico el catolicismo romano?

Código: A190

En el espíritu del ecumenismo de hoy, muchos evangélicos han pedido a la Iglesia Protestante que deje de lado sus diferencias con Roma y busque la unidad con la Iglesia Católica. ¿Es eso posible? ¿Es el catolicismo romano simplemente otra faceta del cuerpo de Cristo que debe ser llevada a la unión con su contraparte protestante? ¿Es el catolicismo romano simplemente otra denominación cristiana?


Mientras que hay muchos errores en la enseñanza de la Iglesia Católica (por ejemplo, su creencia en la transubstanciación de la hostia y su visión de María), dos están a la vanguardia y requieren una atención especial: la negación de la doctrina de la sola Scriptura y su negación de la doctrina bíblica de la justificación. En pocas palabras, ya que la Iglesia Católica Romana se ha negado a someterse a la autoridad de la Palabra de Dios y aceptar el Evangelio de la justificación enseñado en las Escrituras, se ha diferenciado del verdadero cuerpo de Cristo. Es una forma falsa y engañosa del cristianismo.


La doctrina de sola Scriptura


En palabras del reformador Martín Lutero, la doctrina de la sola Scriptura significa que "lo que se afirma sin las Escrituras o demuestra revelación puede ser considerado como una opinión, pero no tiene por qué ser creído." El catolicismo romano rechaza de plano este principio, añadiendo una serie de tradiciones y enseñanzas de la Iglesia y declarándolas obligatorias para todos los verdaderos creyentes - con la amenaza de la condenación eterna a aquellos que tienen opiniones contradictorias.


En el catolicismo romano, "la Palabra de Dios" abarca no sólo la Biblia, sino también los libros apócrifos, el Magisterio (la autoridad de la Iglesia para enseñar e interpretar la verdad divina), los pronunciamientos ex cathedra del Papa y un cuerpo indefinido de tradición de la iglesia, algunos formalizados en el derecho canónico y algunos aún no confirmados por escrito. Mientras que los protestantes evangélicos creen que la Biblia es la prueba definitiva de la verdad, los católicos creen que la Iglesia determina lo que es verdad y lo que no lo es. En efecto, esto hace de la Iglesia una autoridad superior a la Escritura.


Los credos y las declaraciones doctrinales son sin duda importantes. Sin embargo, los credos, las decisiones de los consejos de la iglesia, toda doctrina e incluso la iglesia misma deben ser juzgados por las Escrituras - no al revés. La Escritura debe ser interpretada con precisión en su contexto comparándola con la Escritura - ciertamente no de acuerdo a los caprichos personales de nadie. La Escritura misma es, pues, la única norma de unión de fe y práctica para todos los cristianos. Los credos protestantes y las declaraciones doctrinales simplemente expresan la comprensión colectiva de las iglesias de la correcta interpretación de la Escritura. De ninguna manera podrían los credos y las declaraciones de las iglesias constituir nunca una autoridad igual o superior a la Escritura. La Escritura siempre tiene prioridad sobre la Iglesia en el rango de autoridad.


Los católicos romanos, por su parte, creen que el criterio infalible de la verdad es la misma Iglesia. La Iglesia no sólo determina infaliblemente la correcta interpretación de la Escritura, sino también suplementa la Escritura con tradiciones y enseñanzas adicionales. Esa combinación de la tradición de la Iglesia más la interpretación de la iglesia de la Escritura es lo que constituye la regla de unión de fe y práctica para los católicos. El hecho es que la iglesia se erige por encima de la Sagrada Escritura en el rango de autoridad.

La Doctrina de la Justificación

De acuerdo con el catolicismo romano, la justificación es un proceso en el que la gracia de Dios se derrama en el corazón del pecador, por lo que esa persona es cada vez más justa. Durante este proceso, es la responsabilidad del pecador preservar y aumentar la gracia por medio de diversas buenas obras. Los medios por los que la justificación se obtiene inicialmente no son la fe, sino el sacramento del bautismo. Por otra parte, la justificación se pierde cada vez que el creyente comete un pecado mortal, como el odio o el adulterio. En la enseñanza de la Iglesia Católica Romana, entonces, las obras son necesarias tanto como para iniciar como para continuar el proceso de justificación.

El error en la posición de la Iglesia católica sobre la justificación puede resumirse en cuatro argumentos bíblicos. En primer lugar, la Escritura presenta la justificación como instantánea, no gradual. Contrastando al fariseo orgulloso con el quebrado, arrepentido publicano que golpeaba su pecho, orando humildemente por la misericordia divina, Jesús dijo que el recaudador de impuestos "descendió a su casa justificado" (Lucas 18:14). Su justificación fue instantánea, completa, antes de realizara cualquier trabajo, basado únicamente en su fe arrepentida. Jesús también dijo: "De cierto, de cierto os digo: El que oye Mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna, y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida" (Juan 5:24). La vida eterna es la posesión actual de todos los que creen - y por definición, la vida eterna no se puede perder. El que cree, inmediatamente pasa de la muerte espiritual a la vida eterna, porque esa persona es instantáneamente justificada (ver Ro. 5:1, 9; 8:1).

En segundo lugar, la justificación significa que el pecador es declarado justo, no es hecho realmente justo. Esto va de la mano con el hecho de que la justificación es instantánea. No existe un proceso para llevar a cabo - la justificación es puramente una realidad forense, una declaración que Dios hace sobre el pecador. La justificación tiene lugar en la corte de Dios, no en el alma del pecador. Es un hecho objetivo, no es un fenómeno subjetivo; y cambia el estado del pecador, no su naturaleza. La justificación es un decreto de inmediato, un veredicto divino de "no culpable" en nombre del pecador que cree que Dios declara que él es justo ante Sus ojos.

En tercer lugar, la Biblia enseña que la justificación significa que la justicia nos es imputada, no infundida. La justicia es "contada" o acreditada a la cuenta de los que creen (Romanos 4:3-25). Se paran justificados delante de Dios no por su propia justicia (Ro. 3:10), sino debido a una justicia perfecta fuera de sí mismos que es estimada a ellos por la fe (Fil. 3:9). ¿De dónde viene esa perfecta justicia? Es la propia justicia de Dios (Ro. 10:3); y es el creyente en la persona de Jesucristo (1 Co. 1:30). La propia justicia perfecta de Cristo es acreditada a la cuenta personal del creyente (Ro. 5:17, 19), al igual que la culpa total del pecado del creyente fue imputada a Cristo (2 Co. 5:21). El único mérito que Dios acepta por la salvación es de Jesucristo; nada que el hombre pueda hacer alguna vez pueda ganar el favor de Dios o añadir nada a los méritos de Cristo.

En cuarto y último lugar, la Escritura enseña claramente que el hombre es justificado solamente por la fe, no por fe más obras. Según el apóstol Pablo, "Si por gracia, ya no es por obras, de otra manera la gracia ya no es gracia." (Ro. 11:6) En otra parte Pablo testifica: "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios, no por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8-9 énfasis añadido; ver Hechos 16:31 y Romanos 4:3-6). De hecho, se enseña claramente en las Escrituras que "el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley" (Ro. 3:28; ver Gálatas 2:16; Ro. 9:31-32; 10:3).


Por el contrario, el catolicismo romano coloca un énfasis indebido en las obras humanas. La doctrina católica niega que Dios "justifica al impío" (Ro. 4:5) sin antes hacerlo santo. Por lo tanto, las buenas obras se convierten en la base de la justificación. Como miles de ex católicos testificarán, la doctrina católica romana y la liturgia oscurecen la verdad fundamental que el creyente es salvo por gracia mediante la fe y no por sus propias obras (Efesios 2:8-9). En un sentido más simple, los católicos verdaderamente creen que son salvos por hacer el bien, confesar el pecado y cumplir las ceremonias.


Añadir obras a la fe como fundamento de la justificación es precisamente la enseñanza que Pablo condenó como "un evangelio diferente" (ver 2 Co. 11:4; Gál 1:6). Anula la gracia de Dios, porque si la justicia meritoria puede ser ganada a través de los sacramentos "entonces por demás murió Cristo" (Gálatas 2:21). Cualquier sistema que mezcla obras con la gracia es, entonces, "un evangelio diferente" (Gálatas 1:6), un mensaje distorsionado que es anatema (Gál. 1:9), no por un concilio de obispos medievales sino por la Palabra de Dios que no se puede quebrantar. De hecho, no se exagera al decir que la visión católica de la justificación la distingue como una religión totalmente diferente a la verdadera fe cristiana porque es la antítesis del simple Evangelio de la gracia.


Mientras que la Iglesia Católica Romana continúa afirmando su propia autoridad y obligando a su gente a "otro evangelio", es el deber espiritual de todos los cristianos oponerse a la doctrina católica romana con la verdad bíblica y llamar a todos los católicos a la verdadera salvación. Mientras tanto, los evangélicos no deben capitular ante las presiones de la unidad artificial. No pueden permitir que el Evangelio sea apagado y no pueden unirse con la religión falsa, no sea que se conviertan en partícipes de sus malas obras (2 Juan 11).

Adaptado de John MacArthur, Reckless Faith: When the Church Loses Its Will to Discern (Wheaton: Crossway Books, 1994).

Disponible en Internet en: https://www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR (C) 2015

Usted puede reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar