Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

¿Es bíblica la doctrina de la elección?

Código: A191

Entre los debates más reñidos y persistentes en la historia de la iglesia, tal vez el mayor de todos es la doctrina de la elección. La pregunta es la siguiente: ¿Ha elegido Dios a los pecadores que han de ser salvos y luego ha provisto para su salvación? O, ¿proporciona Dios el camino de la salvación que los pecadores deben elegir por sí mismos?

¿Dónde está la evidencia?

Este tema de opción se llama "elección" por la palabra griega para aquellos que son elegidos - la Biblia los llama eklektos. Hay muchos usos en la Biblia (cp. Col. 3:12, 1 Tim 5:21; Tit. 1:1; 2 Juan 1), pero uno de mis favoritos está en Romanos 8:33: "¿Quién acusará a los escogidos de Dios?” La respuesta es "nadie"; pero ¿por qué? ¿Es porque yo elegí a Dios o es porque Dios me eligió?

Un pasaje que es fundamental para la discusión está en el primer capítulo de la carta de Pablo a los Efesios. Inmediatamente después de su saludo habitual, Paul introduce Efesios 1:3-14 con una gran canción de alabanza. Es sólo una oración - pero, con 200 palabras en el griego, puede ser la frase más larga en la literatura religiosa.

Pablo toca todos los grandes temas bíblicos en esa híper-compleja oración - la santificación, la adopción, la redención y la glorificación - y todas ellas se apoyan en una doctrina fundamental, la doctrina de la elección. La bendición espiritual más superlativa se destaca en Efesios 1:4 - "Dios nos escogió [nos eligió] en Él antes de la fundación del mundo".

Así que la doctrina de la elección es bíblica, pero ¿qué enseña realmente ese pasaje? Quiero ayudar a obtener una mejor comprensión al señalar lo que Pablo enseña acerca de la elección. Si usted es un creyente, puede equiparse para su próxima conversación sobre este tema. Pero lo más importante, como uno de Sus elegidos puede regocijarse en la bondad sorprendente que Dios le mostró antes de la fundación del mundo.

¿Qué quiere decir?

El canto de Pablo es esencialmente su reflexión sobre la verdad increíble que Dios "nos bendijo con toda bendición espiritual en Cristo..." (v. 3). ¿Y cómo nos bendijo? "Según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo" (Efesios 1:4).

Dios no lo echó a suertes; no miró por el pasillo del tiempo para ver a quién había de elegir antes de decidir. Más bien, por Su voluntad soberana, Él escogió quién estaría en el Cuerpo de Cristo. La construcción del verbo griego "elegir" indica que Dios nos escogió para Sí mismo. Eso significa que Dios actuó totalmente independiente de cualquier influencia exterior. Él hizo Su elección totalmente aparte de la voluntad humana y exclusivamente sobre la base de Su soberanía.

Jesús dijo a Sus discípulos: "No me elegisteis vosotros a Mí, sino que Yo os elegí a vosotros" (Juan 15:16). Y en el mismo Evangelio, Juan escribió: "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en Su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios" (1:12-13, énfasis agregado). Y Pablo dijo: "Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad" (2 Tes. 2:13).

Esas declaraciones que definen la elección soberana de Dios de los creyentes no están en la Biblia para causar controversia - como si la elección de Dios significara que los pecadores no toman decisiones. La elección no excluye la responsabilidad humana o la necesidad de cada persona de responder al Evangelio por la fe. Jesús dijo: "Todo lo que el Padre Me da, vendrá a Mí, y el que a Mí viene, no le echo fuera" (Juan 6:37).

Es cierto que los dos conceptos no parecen ir de la mano. Sin embargo, ambos son verdaderos por separado y debemos aceptar a los dos por fe. Usted puede no entenderlo, pero tenga por seguro - está íntegramente conformado en la mente de Dios.

Usted debe entender que su fe y salvación descansan por completo en la elección de Dios (cp. Hechos 13:48). Sin embargo, el día que usted vino a Jesucristo, lo hizo debido a un deseo interno - no hizo nada en contra de su voluntad. Pero incluso ese deseo es dado por Dios - Él provee la fe necesaria para que podamos creer (Ef. 2:8).

Piense en ello: si su salvación dependiera de usted, entonces, alabar a Dios sería ridículo. Pero, en verdad, la alabanza a Dios es completamente apropiada, porque al formar el Cuerpo antes de la fundación del mundo, Él lo eligió por Su decreto soberano, independientemente de cualquiera de sus obras. La doctrina de la elección demuestra que Dios es Dios, instruyendo prerrogativas divinas. Por eso, hay que alabarlo.

¡Pero eso no es justo!

Algunos se sorprenden al descubrir que Dios no escogió a todos para salvación. Jesús dijo: "Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero" (Juan 6:39, énfasis añadido). Dios Padre escogió a ciertas personas para formar un Cuerpo como un regalo a Jesucristo. Cada creyente es parte de ese regalo de amor a Cristo - un regalo de amor del Padre a su Hijo.

A los que dicen que es injusto, Pablo responde: "¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que Yo tenga misericordia, y me compadeceré del que Yo me compadezca." (Rom. 9:14-15).

Entonces, ¿por qué, pues, inculpa a los pecadores no arrepentidos cuando Él no los eligió? ¿Niega esto la responsabilidad humana? ¿Es justo que Dios aún los haga responsables?

Pablo responde a todas estas preguntas con un reproche: "Oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?" (v. 20). ¿Puede la arcilla saltar y preguntar al alfarero por qué se ve la forma en que lo hace? En absoluto.

Algunos creen que eso es terriblemente frío y calculador. Pero eso es sólo una parte de la elección soberana de Dios. Pablo continúa en el capítulo siguiente, diciendo: "Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo… porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo"(10:9, 13).

Es imposible para nosotros comprender íntegramente cómo estas dos caras de la verdad de Dios se concilian - Su soberanía en elegirnos (Rom. 9) y nuestra responsabilidad de confesar y creer (Romanos 10). Pero la Escritura declara que ambas perspectivas de la salvación son verdaderas (Juan 1:12-13). Es nuestro deber reconocer ambas y aceptarlas con gozo por medio de la fe.

Disponible sobre el Internet en: https://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2015
Usted podrá reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar