Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

¿Les hace saber o lo pasa por alto?

Código: A198

¿Cómo sabemos cuándo confrontar y cuándo perdonar silenciosamente y olvidar?

Esa es una buena pregunta, porque la mayoría de la gente parece equivocarse en uno u otro bando. Algunas personas piensan que lo mejor es pasar por alto todas las ofensas; y se enorgullecen de su tolerancia. Sin embargo, Pablo confrontó a los corintios por tolerar el pecado en la iglesia y los reprendió por no hacer frente al hombre que vivía en pecado (1 Cor. 5).

En otro lado de la cuestión, están las personas que confrontan cualquier infracción leve y se vuelven intolerables.

¿Hay principios bíblicos que nos ayuden a tomar la decisión correcta? ¡Sí! Aquí hay seis pautas para ayudarle a saber si se debe perdonar en silencio o confrontar amorosamente.

1. Siempre que sea posible, sobre todo si la ofensa es pequeña o sin querer, lo mejor es perdonar unilateralmente. Ésta es la esencia de un espíritu misericordioso. Es la actitud que Cristo pide en Efesios 4:1-3. Somos llamados a tener tolerancia misericordiosa ("paciencia") ante las faltas de los demás. Los creyentes deben tener una especie de inmunidad recíproca ante los delitos pequeños. El amor "no se irrita" (1Cor. 13:5). Si cada falla requiriera una confrontación formal, toda nuestra vida de iglesia se pasaría enfrentando y resolviendo los conflictos por contrariedades sin importancia. Así que por el bien de la paz, para preservar la unidad del Espíritu, debemos mostrar tolerancia siempre que sea posible (véase 1 Pedro 2:21-25; Mat 5:39-40).

2. Si usted es la única parte lesionada, aunque el delito fue público y flagrante, usted puede optar por perdonar unilateralmente. Abundan los ejemplos de esto en las Escrituras. José (Génesis 37-50), David (2 Sam. 16:5-8) y Esteban (Hechos 7:60) han demostrado el perdón unilateral de Cristo (Lucas 23:34).

3. Si observa una falta grave que es un pecado en contra de alguien que no sea usted, confronte al ofensor. La justicia nunca permite que un cristiano cubra un pecado contra otra persona. Si bien tenemos el derecho, e incluso se nos alienta a que pasemos por alto los errores cometidos en contra nuestra, la Escritura nos prohíbe en todas partes pasar por alto los errores cometidos en contra de otro (véase Éxodo 23:6, Deuteronomio 16:20; Isaías 1:17; Isaías 59:15-16; Jer.22:3; Lam. 3:35-36).

4. Cuando ignorar un delito podría hacer daño al ofensor, confronte a la parte culpable. A veces, la elección de pasar por alto una ofensa podría, en realidad, perjudicar al ofensor (al permitirle continuar por un camino equivocado sin ser amonestado). En tales casos, es nuestro deber confrontarlo en amor (Gálatas 6:1-2).

5. Cuando un pecado es escandaloso o, de otra manera, potencialmente dañino para el cuerpo de Cristo, el culpable debe ser confrontado. Algunos pecados tienen el potencial de contaminar a muchas personas; y la Escritura da suficientes advertencias de dichos peligros (ver Heb. 12:15; 3:13; 1 Co. 5:1-5). De hecho, la Escritura llama a la iglesia de disciplinar a los individuos que se niegan a arrepentirse del pecado expuesto en el cuerpo, por lo que la pureza del cuerpo puede ser preservada (Mat. 18:15-20; 1 Co. 5).

6. Por último, cada vez que una ofensa resulta en una relación rota, debe producirse la confrontación al pecador. Cualquier ofensa que cause una fractura en las relaciones, simplemente no puede pasarse por alto. Tanto la ofensa como la infracción deben ser confrontadas y se debe buscar la reconciliación. Y tanto el ofendido como el ofensor tienen la responsabilidad de buscar la reconciliación (Lucas 17:3; Mateo 5:23-24). Nunca hay excusa para un cristiano en cualquier lado de una relación rota para negarse a buscar la reconciliación.

El único caso en que dicho conflicto puede permanecer sin resolverse es si todos los pasos de disciplina de Mateo 18 se han agotado y el culpable sigue negándose a arrepentirse.

Disponible sobre el Internet en: https://www.gracia.org

DERECHOS DE AUTOR © 2015
Usted podrá reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar