Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez

Predicando el libro que Dios escribió, Parte 4

Código: A228

John MacArthur

EL LEGADO DEL LIBERALISMO

Un ejemplo reciente


El Dr. Robert Bratcher era el traductor en jefe de la Sociedad Bíblica Americana Buenas Nuevas para el Hombre Moderno. Ex misionero bautista, fue invitado a hablar en la Comisión de Vida Cristiana de la Convención Bautista del Sur en marzo de 1981. Presentó el tema "La autoridad bíblica para la iglesia de hoy." Bratcher dijo:


Sólo la ignorancia intencional o la deshonestidad intelectual pueden asegurar la afirmación que la Biblia es inerrante e infalible. Ningún amante de la verdad, que respete a Dios, creyente que honre a Cristo, debería ser culpable de tal herejía. Presentar a la Biblia con las cualidades de inerrancia e infalibilidad es idolatrarla [sic], transformarla en un dios falso… Nadie afirma seriamente que todas las palabras de la Biblia son las palabras de Dios. Si alguien lo hace, es sólo porque esa persona no está dispuesta totalmente a examinar sus implicaciones… Las palabras pronunciadas por Jesús en arameo, en los años treinta del siglo I y conservadas por escrito en griego 35 - 50 años más tarde no necesariamente ejercen autoridad convincente o auténtica sobre nosotros hoy. El centro de autoridad de las Escrituras no son las propias palabras. Es Jesucristo como la Palabra de Dios, quien es la autoridad para lo que seamos y hagamos. ("Inerrancia: Poniendo Orden en la Confusión", Christianity Today [ 29 de mayo 1981], 12)

Tal pensamiento es típico de la herencia del liberalismo, que ha robado a los predicadores de la dinámica de predicación efectiva. ¿Por qué, después de todo, debemos tener cuidado con las Escrituras si su veracidad es incierta?

Nociones falsas

Bratcher y otros que consentirían con la infalibilidad "limitada" o "parcial" son culpables de error junto con varias líneas de razonamiento.

En primer lugar, no han llegado a ver realmente aquello que la Escritura enseña acerca de sí misma. B. B. Warfield dijo acerca del tema:

La pregunta realmente decisiva entre los eruditos cristianos... es vista así como: "¿Qué hace que una exégesis exacta y científica determine la doctrina bíblica de la inspiración?" (BB Warfield, La Inspiración y la Autoridad de la Biblia, 175)

La respuesta es que en ninguna parte las Escrituras dejan abierta la posibilidad de que la Palabra de Dios contiene una mezcla de verdad y error - ni tampoco los escritores nunca dar el menor indicio de que eran conscientes de este supuesto fenómeno mientras escribían. Los escritores humanos de la Biblia están de acuerdo por unanimidad que es la Palabra de Dios, por lo que cada palabra debe ser verdad (Proverbios 30:5).

En segundo lugar, la inerrancia limitada o parcial supone que hay una autoridad superior para establecer la confiabilidad de la Escritura que la revelación de Dios en las Escrituras. Ellos se equivocan a priori al dar al crítico un lugar de autoridad sobre las Escrituras. Esto supone que el crítico en sí mismo es infalible.

En tercer lugar, si la inerrancia limitada es verdadera (condición de primera clase), entonces sus promotores se equivocan al suponer que alguna de las Escrituras son un comunicador confiable de la verdad de Dios. Una Escritura incorrecta descalificaría definitivamente a la Biblia como una fuente confiable de la verdad.

Las presuposiciones están incluidas en ambos sentidos. ¿Los hombres pondrán su fe en las Escrituras o en los críticos? Ellos no pueden tener su pastel (la Escritura confiable) y comérselo también (inerrancia limitada). Como Clark Pinnock señaló una vez correctamente:

El intento de reducir la integridad de la Biblia a los asuntos de la "fe" y su fiabilidad histórica es un procedimiento injustificado y absurdo. (Clark H. Pinnock , "Nuestra Fuente de Autoridad: La Biblia", BSAC 124/494 [1967], 154)

Si la Biblia no es capaz de producir una sana doctrina de la Escritura, entonces es, por lo tanto, incapaz de producir con algún grado de credibilidad o de fe, una doctrina sobre cualquier otro tema. Si los escritores humanos de la Biblia se han equivocado en su comprensión de la pureza de la Sagrada Escritura, entonces, se han descalificado a sí mismos como escritores en cualquier otra área de la verdad revelada de Dios. Si están tan descalificados en todas las áreas, entonces todo predicador está exento de toda confianza y convicción sobre el supuesto verdadero mensaje que comunica por Dios.

La conclusión

G. Campbell Morgan, aclamado como uno de los mejores expositores del siglo XX, era un mensajero ampliamente usado por Dios. Hubo una vez en su vida, sin embargo, cuando luchó con el mismo tema que contendemos. Llegó a la conclusión de que si hubiera errores en el mensaje bíblico, no podía ser proclamado en público con honestidad.

Éste es el relato de la lucha del joven Campbell Morgan por saber si la Biblia era sin duda la Palabra de Dios:

Durante tres años, este joven, contemplando seriamente un futuro de enseñanza y al fin de predicación, sintió que las turbulentas aguas de la corriente de la controversia religiosa lo llevaban más allá de su profundidad. Leyó los libros nuevos que debatían cuestiones como: "¿Es Dios cognoscible?"; y encontró que la decisión concertada de los autores era: "Él no es cognoscible." Llegó a estar confundido y perplejo. Ya no estaba seguro

de lo que su padre proclamó en público y le había enseñado en el hogar.

Otros libros aparecieron, tratando de defender la Biblia de los ataques que se estaban haciendo sobre ella. Cuanto más leía, más axiomáticas se convertían las preguntas que llenaban su mente. Uno que nunca ha sufrido no puede apreciar la angustia de espíritu que el joven Campbell Morgan soportó durante este período crucial de su vida. Con los años, tuvo mayor compasión por los jóvenes que pasan por experiencias similares en la universidad - experiencias que él comparó a "pasar a través de un desierto sin caminos". Por último, llegó la crisis cuando admitió su falta total de seguridad de que la Biblia era la Palabra autoritativa de Dios al hombre. Inmediatamente, canceló todos sus compromisos de predicación. Luego, tomando todos sus libros, tanto los que atacan y los que defienden la Biblia, los puso en una esquina del armario. Relacionando esto después, como lo hizo muchas veces en la predicación, dijo girar la llave de la cerradura de la puerta. “Puedo oír el clic de esa cerradura ahora", solía decir. Salió de la casa y fue a una librería. Se compró una Biblia nueva y, de regreso a su habitación con ella, se dijo: "Ya no estoy seguro de que esto es lo que mi padre dice que es - la Palabra de Dios - pero sí estoy seguro que si es la Palabra de Dios y si llego a ella con una mente libre de prejuicios y abierta, traerá seguridad a mi alma". "Esa Biblia me encontró", dijo, "Empecé a leer y estudiarla, entonces, en 1883. He sido un estudiante desde aquel tiempo; y todavía lo soy (en 1938)."

Al cabo de dos años, Campbell Morgan emergió de ese eclipse de fe absolutamente seguro de que la Biblia es, en todo hecho y verdad, la Palabra del Dios vivo. Citando de nuevo a partir de su versión de los hechos: "...Esta experiencia es lo que, al fin, me llevó de vuelta a la predicación y a la obra del ministerio. Pronto descubrí un punto de apoyo suficiente para comenzar a predicar; y desde ese momento, continué".

Con esta crisis detrás y esta nueva certeza conmovedora su alma, vino una convicción inquebrantable. Este Libro, siendo lo que era, merecía todo lo que un hombre puede dar a su estudio, no sólo por el bien del gozo personal de ahondar profundamente en el corazón, la mente y la voluntad de Dios, sino también con el fin de que las verdades descubiertas por la indagación de las Escrituras deben ser dadas a conocer a un mundo de hombres que buscan la luz a tientas y que perecen en las tinieblas sin un claro conocimiento de Su Voluntad. (Jill Morgan, Un Hombre de la Palabra: la Vida de G. Campbell Morgan, 94)

Que Dios multiplique los predicadores que, convencidos de la naturaleza infalible de la Biblia, se dediquen diligentemente a entender y proclamar su mensaje como un encargo de Dios para entregarlo en Su lugar.

Disponible sobre el Internet en: https://www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2015
Usted podrá reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar