Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez

Pasos para la oración exitosa, Parte 6

Código: B120511

John MacArthur

Parte 6: Sujétese a los patrones divinos

Una iglesia en la Florida comenzó recientemente a ofrecer servicios de drive-thru de oración. Los hombres y mujeres en situaciones límite y con necesidad de oración estacionan fuera de la iglesia para hacer peticiones al Señor de la forma en que usted y yo podríamos pedir una hamburguesa o un café. De las aproximadamente 150 personas que han orado hasta ahora, muchos de ellos nunca han puesto un pie dentro de una iglesia.

Eso es claramente un truco ridículo y anti-bíblico. Pero ¿cuántas veces somos culpables de la utilización de nuestras oraciones al igual que un drive-thru? Muy a menudo estamos motivados a la oración por las necesidades del momento, preocupados solo por nuestras circunstancias y con ganas de continuar con la vida lo antes posible. Somos propensos al pensamiento miope, ególatra que se centra en cómo los acontecimientos impactan nuestras vidas en lugar de cómo el Señor está obrando a través de ellos.

En cambio, necesitamos disciplinarnos a nosotros mismos a poner a Dios y Sus propósitos primero y ver lo que Él está logrando en cada situación, independientemente de nuestros deseos o circunstancias.

Quiero cerrar esta serie sobre la oración mirando más de cerca a algunos ejemplos prácticos de la Palabra de Dios. Vamos a considerar las oraciones de tres profetas del Antiguo Testamento, cada uno de ellos en medio de situaciones realmente adversas. Sin embargo, como verá, ninguno de ellos permitió que sus circunstancias fueran una excusa para dejar que el enfoque de sus oraciones se alejara del Señor, Su gloria suprema y S​u plan soberano.

Jeremías

En el capítulo treinta y dos del libro de Jeremías, el profeta de Dios está en la cárcel. Él había predicado a una nación que no escuchaba. Ellos sólo querían cerrar su boca. Ellos no estaban interesados ​​en nada que él o su Dios tenían que decir. En última instancia, lo arrojaron a un pozo. Él no había tenido éxito mensurable en su ministerio (como el mundo mide el éxito). Jeremías 32:16-22 registra su oración:

Oré a Jehová, diciendo: “¡Oh Señor Jehová! he aquí que Tú hiciste el cielo y la tierra con Tu gran poder, y con Tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para Ti; que haces misericordia a millares, y castigas la maldad de los padres en sus hijos después de ellos; Dios grande, poderoso, Jehová de los ejércitos es Su nombre; grande en consejo, y magnífico en hechos; porque Tus ojos están abiertos sobre todos los caminos de los hijos de los hombres, para dar a cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras. Tú hiciste señales y portentos en tierra de Egipto hasta este día, y en Israel, y entre los hombres; y te has hecho nombre, como se ve en el día de hoy.

Y sacaste a Tu pueblo Israel de la tierra de Egipto con señales y portentos, con mano fuerte y brazo extendido, y con terror grande; y les diste esta tierra, de la cual juraste a sus padres que se la darías, la tierra que fluye leche y miel.”

He aquí un hombre con gran angustia, desgarrado por sentimientos de soledad y tristeza, que perdió la esperanza en su pueblo, rechazado por toda la nación. Pero la preocupación de su corazón era ensalzar la gloria, la majestad, el nombre, el honor y las obras de Dios. Él no estaba preocupado por su propio dolor. Él no estaba obsesionado con ser liberado de sus circunstancias. De su sufrimiento brotó la adoración.

Todas nuestras oraciones deben ser constar de eso.

Daniel

Daniel, atrapado en la transición entre dos grandes imperios mundiales, estaba intercediendo en nombre de un pueblo desposeído en una tierra extranjera. Pero fíjense en el espíritu con el que presentó sus peticiones. Él nos dice: "Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza" (Daniel 9:3). Y observe cómo comienza su oración diciendo: "Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que Te aman y guardan Tus mandamientos; hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de Tus mandamientos y de Tus ordenanzas."(vv. 4-5).

El punto de partida es la alabanza. Eso da paso a la penitencia. Y a medida que la oración continúa en Daniel 9, hay doce versículos más de confesión auto-humillante mientras que Daniel repasa los pecados de Israel. Está lleno de frases como "nuestra es la confusión de rostro " (v. 8), "contra Él nos hemos rebelado, y no obedecimos a la voz de Jehová nuestro Dios" (vv. 9-10) y "hemos pecado, hemos hecho impíamente"(v. 15). Esas expresiones se mezclan con más elogios: "Tuya es, Señor, la justicia y nuestra la confusión de rostro" (v. 7), "justo es Jehová nuestro Dios en todas sus obras que ha hecho" (v. 14) y "Señor Dios nuestro, que sacaste Tu pueblo de la tierra de Egipto con mano poderosa, y te hiciste renombre cual lo tienes hoy" (v. 15).

Por último, en la última frase de su oración, Daniel hace una petición; y se trata de una petición de clemencia. Toda la alabanza de Daniel (centrada en la justicia de Dios y Su misericordia) y toda su penitencia (que resume la historia de la desobediencia de Israel) culmina en una oración por perdón y restauración: "Oye, Señor; oh Señor, perdona; presta oído, Señor, y hazlo; no tardes, por amor de ti mismo, Dios mío; porque Tu nombre es invocado sobre Tu ciudad y sobre Tu pueblo."(v. 19).

Y esa solicitud fue precedida en resumen por este argumento: Daniel juntó toda su alabanza y toda su confesión, las condensó en una afirmación más de la grandeza trascendente de Dios y la falta de mérito absoluta de Israel; y luego citó a las mismas cosas como los motivos por los que estaba haciendo su plegaria: "no elevamos nuestros ruegos ante Ti confiados en nuestras justicias, sino en Tus muchas misericordias" (v. 18).

Una vez más, note que la oración de Daniel comenzó con una afirmación de la naturaleza, la gloria, la grandeza y la majestad de Dios. Es una expresión de adoración y la solicitud al final fluye de un corazón de adoración, penitente. Ese es siempre el punto de vista divino.

Jonás

Jonás oró una oración ejemplar en el lugar más antinatural e inimaginable -el vientre de un pez. Si usted puede imaginar la oscuridad húmeda y sofocante, y la incomodidad de un lugar así, puede comenzar a tener una idea de la desesperante situación de Jonás en ese momento. Todo el capítulo segundo de Jonás se dedica al registro de su oración; y la oración entera es una expresión profunda de adoración. Se lee como un salmo. De hecho, está llena de referencias y alusiones a los Salmos, casi como si Jonás estuviera cantando su culto en frases tomadas del salterio de Israel, mientras que languidecía dentro de esa tumba viviente.

La oración es tan apasionada como se podría esperar de alguien atrapado en el interior de un pez debajo de la superficie del Mediterráneo. Jonás comienza así: "Invoqué en mi angustia a Jehová, y Él me oyó" (v. 2); no una súplica a Dios por ayuda, sino una expresión de alabanza y liberación, mencionando a Dios en tercera persona y hablando de la liberación como si fuera un hecho consumado.

El resto de la oración se dirige directamente a Dios en segunda persona -y es toda una expresión extendida de más elogios. Jonás repasa lo que le ha sucedido a él "Me echaste a lo profundo, en medio de los mares" [v. 3], "El alga se enredó en mi cabeza," [v 5]). Nota: Jonás todavía está dentro del pez mientras que él está rezando esta oración (Cf. versículo 10); sin embargo, él siempre habla de su liberación en el tiempo pasado. Y aquí está lo sorprendente de esta oración: a pesar de que Jonás debe haber estado tan desesperado como cualquiera que haya orado al Señor por su salvación, su oración no contiene ni una sola petición. Se trata de una expresión pura, contundente, de adoración y fe en Dios, quien era el único que podía salvar a Jonás. La frase clave es el versículo 7: "Cuando mi alma desfallecía en mí, me acordé de Jehová, Y mi oración llegó hasta Ti en Tu santo templo."

El foco de la oración de Jonás, como todas las grandes oraciones, era la gloria de Dios. Aunque nadie, tal vez, haya estado en una situación en la que sería más apropiado pedir y rogar a Dios por respuesta que Jonás, no había nada de eso en su oración. Y las referencias en tiempo pasado a la liberación de Jonás eran la cosa más lejana que usted pueda imaginar de la noción contemporánea de los predicadores de la prosperidad a la "confesión positiva". Jonás no tenía ninguna ilusión de que sus palabras podrían alterar la realidad de su situación. Él simplemente estaba exaltando el carácter de Dios. Y eso es, precisamente, lo que nuestro Señor estaba enseñando cuando dio a los discípulos ese modelo de oración en Lucas 11.

Por lo tanto, debe quedar claro que cuando Jesús enseñó a Sus discípulos a considerar la oración como adoración, no era nada nuevo. Las grandes oraciones que leemos en el Antiguo Testamento eran igualmente expresiones de adoración, incluidas las que se oraban en las situaciones más desesperadas. El paralelismo entre la oración y la adoración no es una coincidencia. La oración es la esencia destilada de la adoración.

¿Cuánto más, entonces, necesitamos usted y yo reevaluar nuestras propias prioridades en la oración? En vez de hablar de la boca para afuera a Dios antes de llegar a nuestra lista de peticiones, tenemos que examinar constantemente nuestros corazones en oración de alabanza ante el Señor, asegurándonos de que mantenemos siempre el modelo que Cristo proveyó.

El éxito de la oración no se trata de conseguir lo que usted quiere de Dios. Se trata de doblegar su voluntad a la de Él, reconociendo Su supremacía; y reflexionar acerca de Su gloria. Es un acto de adoración -que une su corazón y mente al Señor en constante comunión con Él.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org
DERECHOS DE AUTOR © 2018
Usted podrá reproducir este contenido de sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de .

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar