Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial

¡No! Parece una paradoja decir esto, pero el cielo debe ser el centro de nuestra visión del mundo cristiana. Para un cristiano, una apropiada "visión del mundo" se enfoca en el cielo.

Aunque muchos dirán que eso parece ser un escape, la Escritura nos manda: “Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Col. 3:2). El apóstol Pablo escribió este mandamiento, y su enfoque en su vida no fue de escapar.

De hecho, Pablo es un ejemplo maravilloso de la apropiada perspectiva bíblica entre el cielo y la tierra. Él enfrentó persecución abrumadora en esta tierra y nunca perdió su vista del cielo. En 2 Corintios 4:8-10 el dice,

Que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos.

Después en los versículos 16 y 17 agrega, “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria”. También dijo a la iglesia de Roma, “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse” (Ro. 8:18).

Pablo dijo exactamente lo mismo que Pedro le dijo a los creyentes perseguidos y dispersos: nosotros soportamos los sufrimientos de este mundo por causa de la gloria del cielo (1 Pedro 1:3-7). Lo que sufrimos en esta vida no se puede comparar a la gloria de la vida que está por venir.

En otras palabras, no buscamos escaparnos de esta vida soñando con el cielo. Pero sí sabemos que podemos enfrentar esta vida porque tenemos la esperanza del cielo. El cielo es eterno. Esta tierra es temporal. Aquellos que anclan sus afectos en las cosas temporales de este mundo, son los verdaderos escapistas, porque no quieren enfrentar la eternidad – escondiéndose en las sombras de las cosas que son transitorias.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar