Grace to You Resources
Grace to You - Resource

El último día del Señor estábamos enseñando acerca del tema del compromiso y pensé, bueno, quizás deberíamos cubrir lo elemental. Y entonces el último día del Señor por la mañana simplemente hablamos de lo básico del verdadero compromiso, de la rendición a Jesucristo. Y quizás el Señor tiene un propósito muy real, simplemente en ministrar a nuestros corazones acerca de estas cosas fundamentales que simplemente son la piedra angular de nuestra vida cristiana.

En Juan capítulo 13 encontramos un punto inicial, tenemos una muy buena ilustración de esto, esa rendición o dedicación o compromiso, lealtad o lo que usted quiera llamarlo, a Cristo, no es solo algo que se expresa verbalmente, es algo que debe ser llevado a cabo en la práctica. No es lo que decimos, es lo que somos lo que es el verdadero punto. Y usted sabe, hacemos ese tipo de compromisos, vienen y se van, supongo, de vez en cuando, cuando usted está bajo un estrés verdadero y está doliéndose por algo, tiene mucha culpabilidad por algo y dice, “Señor, si Tú me libras de esto voy a comprometer mi vida.” Usted sabe. O quizás ha estado en un campamento o retiro y ha estado ahí en el asunto del compromiso del campamento. Y todos hemos hecho eso. Quizás nos metemos en problemas terribles, usted sabe, todo sale mal y decimos, “Señor, simplemente librarme de esto y me voy a comprometer, voy a entregar todo a ti.” Y vienen las expresiones verbales y vienen de manera general y sentimental y con frecuencia para muchos de nosotros.

Pero observo aquí una ilustración en Juan 13:36, de un hombre que realmente tomó a la ligera las expresiones verbales pero nunca pudo sustentarlas con su vida. Él quería en un sentido ser todo lo que debería haber sido pero realmente nunca siguió los patrones necesarios para que pudiera llegar a ser eso. Y el deseo, usted sabe, sin cumplir el patrón no significa nada, digo, si un hombre quiere ser algo grande en algo, el deseo está ahí, el ser está ahí. En medio hay una cantidad tremenda de disciplina, ¿no es cierto? No me importa lo que sea, si un hombre quiere ser un buen doctor, él dice quiero ser doctor. Aquí está siendo un buen doctor. Hay muchas cosas en medio del deseo y el cumplimiento, no importa lo que sea, así es como es.

Y bueno, hay muchos cristianos que dicen, quiero ser, y ahí está el objetivo y las cosas que están en medio realmente los detienen porque la disciplina no está ahí. Y ese fue Pedro, observe el versículo 36, Simón Pedro le dijo, claro, Jesús está anunciando aquí que Él se va a ir y se está refiriendo a Su muerte. Y Pedro le dice, “Señor, ¿a dónde vas?” Y Jesús le respondió, “A donde yo voy no puede seguirme ahora pero me seguirás después. Pedro, no puedes saber a dónde voy. No puedes ir a través de la crucifixión y la muerte ahora, más adelante irás.” Pedro le dijo, “Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? Yo pondré mi vida por ti.” Bueno, eso se oye bien, ¿no es cierto? Digo, él está diciendo, “Haré todo por ti aún si significa la muerte.” Jesús le respondió, “¿Vas a poner tu vida por mi? De cierto, de cierto te digo que antes de que el gallo cante me habrás negado tres veces. Al contrario Pedro, tu compromiso es estrictamente una expresión verbal. Jactarse en ese compromiso sin ninguna sustancia, Pedro no lo vas a hacer.”

Y hay muchas personas que están haciendo, jactándose de eso, pero nunca cumplen el compromiso. ¿Y sabe una cosa? Me gusta un versículo como Primero de Reyes 20:11, es algo oscuro, pero hombre, usted debe escribirlo en algún lugar. Es un proverbio tremendamente útil, Primero de Reyes 20:11, escúchelo, “Que aquel que se pone su armadura no se jacte como si se la quitara.” ¿Escuchó eso? Este es idioma de la granja. No cuente sus pollos antes de que hayan salido del cascarón. En términos coloquiales de Notre Dame, no celebre de la victoria en medio tiempo.

Digo, esta es la ilustración más grande de Primero de Reyes 20:11 que jamás vio en mi vida. Que aquel que se viste de la armadura se jacte como si ya se la hubiera quitado. No considere la victoria hasta que se acabe. Y ese realmente es un principio importante y también de compromiso.

¿Y sabe una cosa? Es muy fácil el poder jactarse antes de que ha enfrentado la situación, el compromiso con el Señor Jesucristo no es simplemente deseos, no es una jactación vacía, para Pedro el jactarse vino de manera fácil, el compromiso simplemente fue difícil. Y permítame mostrarle por qué. Lucas 22, y aquí en Lucas 22 tenemos un pasaje paralelo a Juan 13, el cual sigue su vanagloria, su jactancia. Y entendemos por qué falló. Nadie jamás pudo culpar los deseos de Pedro, solo podían culpar su sumisión a los principios que dieron lugar a cómo vivió.

Lucas 22 nos da tres razones por las que Pedro falló en no poder cumplir con su compromiso, él hizo un compromiso verbal, él no lo pudo cumplir debido a tres razones. Número uno, número uno está en el versículo 39, sígame conforme leo, “Después de que Pedro acababa de hacer su declaración jactancioso dice, “Y Él salió y se fue como acostumbraba el Monte de los Olivos y Sus discípulos le siguieron. Cristo va al Monte de los Olivos después del tiempo en el aposento alto, ahí antes de su muerte, y estando ahí en el lugar les dijo, “Orad para que no entréis en tentación.” Usted sabe, le estaba diciendo, “Las cosas se van a poner muy difíciles cuando sea capturado y más vale que oren para que no fallen y no tengan la capacidad de enfrentar la presión que van a enfrentar a través de la tentación. Más vale que pasen algo de tiempo orando.”

Y Él se fue distancia tiro de piedra, se arrodilló y oró diciendo, “Padre, si es Tu voluntad quita de mí esta copa. Mas no se haga mi voluntad sino la tuya.” Y le apareció un ángel del cielo fortaleciéndolo. Estando en agonía el oró con mayor pasión y Su sudor era como grandes gotas de sangre que caían al suelo. Algo hermoso es notar a Jesús orando, si Él necesitaba orar, amados, ¿cuánto más nosotros necesitamos orar?

Y cuando Él se levantó de elaboración y había venido con sus discípulos, los encontró orando. ¿Es eso lo que dijo? ¿Los encontró qué? Durmiendo. Esas son noticias malas. Y les dijo, “¿Por qué están durmiendo? Levántense y oren. No sea que entren en tentación.”

Ahora, como puede ver, la primera falla por parte de Pedro al cumplir con este compromiso fue el que no oró. Él durmió en lugar de orar. Esto es mortal para el compromiso. ¿Y sabe una cosa? Es muy fácil jactarse y tener confianza en uno mismo acerca de su compromiso por lo que usted sabe, por las cosas que ha hecho en términos quizás de servicio al Señor y en cierta manera siente que su compromiso es sólido como la roca en base a su confianza personal.

Y hombre, lo que sucede es que cae esa farsa, cae la fachada a menos de que usted se apoye en la fortaleza divina, y eso es lo que es la oración. Y hay otra cosa que hizo que Pedro fallara, no solo una falta de oración, sino tuvo un problema con la obstinación. Él simplemente nunca aprendió a cómo someterse a la voluntad del Señor, él empujaba las cosas, versículo 50, usted sabe, vinieron los soldados y los sacerdotes y los sumos sacerdotes, los principales sacerdotes y los escribas y todo mundo vino ahí para capturar ahí a Jesús en el huerto y Pedro tomó su espada y uno de ellos que estaba ahí cerca que se llamaba Malco, de acuerdo con el relato de Mateo y otros, era el asistente del sumo sacerdote y dice que Pedro le cortó la oreja derecha y Jesús dijo, “Simplemente deja que sucedan las cosas como están pasando, Pedro, guarda esa espada.” Claro que los otros relatos nos dicen, “Si vives por la espada, por la espada morirás.” Y él tocó su oreja y la sanó.

Ahora, usted ve aquí al torpe de Pedro que tiene una espada en su mano y él va a cortar a la gente que van a capturar a Cristo. Ese no era el punto, Jesús le dice, “Guarde eso.” Como puede ver, en lugar de someterse a la voluntad de Dios él tenía tanta confianza, tenía tanta fortaleza en su compromiso verbal que simplemente iba a seguir viajando en base a esa torpeza. Digo, si usted ve su propia vida y yo veo a la mía, y me pregunto cuántas veces sin tener oración cuidadosa y conocer la voluntad de Dios me he metido de manera obstinada en algún asunto y el Señor viene y dice, “Discúlpenlo por favor. Está fuera de línea.” Bueno, ese fue parte del problema de Pedro. Usted sabe, una cosa acerca del compromiso es que si se va a comprometer con el Señor Jesucristo, más vale que espere para ver lo que él quiere que usted haga.

Y otro problema que Pedro tuvo es que fue un cobarde, y la cobardía y el compromiso no se llevan muy bien. Versículo 54, “Lo llevaron a la casa el sumo sacerdote y Pedro lo siguió de lejos.” Ahora, ese es el primer error que él cometió en términos de realmente revelar su cobardía. Él lo siguió a distancia, él no tuvo la valentía, no tuvo las agallas, por así decirlo, para mantenerse cerca de Jesús, todo este compromiso verbal, “Voy a morir por ti.” Y él ni siquiera lo siguió, ni siquiera caminaba con él, ni siquiera dijo que pertenecía a Jesucristo. Y así fue una tras otra y tras otro y tras otra, negó a Cristo en tres ocasiones. Sí, claro, el compromiso es grande, es muy importante, pero les quiero decir una cosa; si usted se va a desviar de Jesucristo, usted va a tener miedo de identificarse con Él, si usted no quiere que nadie sepa que realmente es un cristiano, si no quiere mantenerse y sobresalir en el mundo y ser alguien diferente, si no quiere calcular el costo y ser lo que un cristiano es, entonces francamente su compromiso no vale nada.

Y como puede ver, Pedro fracasó por una falta de oración, por la dirección positiva de su propia obstinación y debido a la cobardía. Y él no estaba dispuesto a ser fiel y ser considerado como alguien que se asociaba con Jesucristo. Y por eso su compromiso no fue más que cenizas en su boca.

Ahora, ¿qué es el compromiso? Digo, simplemente hacer la declaración verbal aquí y después continuará y por el camino para que se cumpla esto, involucra algo en medio. Hay algunos principios que me llevan de la declaración al compromiso en sí, ¿cuáles son esos principios? Permítame dárselos, les di tres la semana pasada, los vamos a repasar simplemente rápidamente y le voy a dar un par de ellos más. Y estos son conceptos, una especie de leche muy simple, básicos.

Uno, el compromiso comienza con un compromiso con amar al Señor Jesucristo. Ahora, amigo mío, usted debe recordar que esto no significa un apego sentimental, porque Pedro tenía eso, ¿no es cierto? Pedro definitivamente tuvo un sentimiento hacia Cristo, definitivamente en su corazón sintió emoción hacia Cristo. Pero la manera en la que la Biblia define este amor es de sacrificio personal en obediencia. ¿Se acuerda de Juan 21? “¿Me amas? ¿Me amas? ¿Me amas? Alimenta mis ovejas. Alimenta mis ovejas. Alimenta mis corderos. ¿Me amas? Entonces vas a ser crucificado por mí. ¿Me amas? Sígueme.”

Y a lo largo del proceso Jesús definió el amor como una obediencia que se sacrifica a sí misma, “Si me amáis – qué – guardad mis mandamientos.” Y como puede ver, para comenzar, el compromiso significa amar al Señor Jesucristo, y no es amarlo en el sentido de una emoción o sentimiento, es amarlo en el sentido de obediencia y eso es amarlo.

Ahora, que quiero que vea Mateo 22, quiero darle aquí un principio, Mateo 22 es una porción muy útil porque nos ayuda a ver lo más importante que hay en el mundo para los seres humanos. Mateo 22:34, los fariseos claro, y los saduceos están haciendo todo lo que pueden por hacer tropezar a Jesús y tratar de atraparlo. Y entonces los fariseos siguieron a los saduceos quienes habían sido aplastados por las respuestas de Él. Y uno de ellos, versículo 35 dice, “Un intérprete de la leí le hizo a Jesús una pregunta probándole.” Y esta es su pregunta. “Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley?” Jesús le dijo, “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo a toda tu mente. Este es el primer y gran mandamiento. Y el segundo es semejante, amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.” El Antiguo Testamento entero está edificado sobre estos dos principios, amar a Dios y amarse unos a otros.

Ahora, observe esto, el incidente aquí es interesante porque como puede ver, los judíos tenían un problema con este concepto del mandamiento más grande. En primer lugar, habían algunos mandamientos en la Biblia; en segundo lugar, las tradiciones de los rabinos seguían apelando más y más mandamientos. Ya para el tiempo de Cristo usted tenía 600 mandamientos, 600 cosas específicas pequeñas que ellos tenían que hacer. No había manera humana de poder obedecer esas 600 cosas todo el tiempo.

Entonces debido que no podían hacer eso todo el tiempo, los rabinos tuvieron que ajustarse. Digo, si la única manera en que podías mantenerte bien con Dios era guardar la ley y había tantas reglas que usted no podía guardar, usted realmente estaba en una posición muy mala.

Entonces vinieron los rabinos y dividieron las leyes en leyes ligeras y leyes pesadas y dijeron, las leyes pesadas son, usted sabe, simplemente eso, son pesadas, son obligatorias. Las ligeras, bueno, usted puede no preocuparse tanto por esas. Algunos rabinos inclusive fueron más allá de eso y algunos rabinos enseñaron que si un hombre seleccionaba simplemente observar un gran precepto, él podía hacer a un lado el resto.

Ahora, como puede ver, hicieron eso debido a la desesperanza absoluta del sistema legal. Dios estaba tratando de mostrarles su desesperanza. Pero en lugar de aceptar su desesperanza y volverse a la fe en Dios como la única esperanza de salvación, simplemente eliminaron toda la necesidad de la ley a uno que quisieran guardar. Y claro, eso los llevó a tener un argumento acerca de cuál debían guardar. ¿Cuál era el más grande? Y si guardaban el más grande, entonces podían hacer a un lado el resto. ¿Cuál era lo que si Dios tuviera una alternativa querría que ellos guardaran y no los otros? Y entonces la pregunta viene en el versículo 36, “¿Cual es el gran mandamiento?” Y Jesús dijo, “Aquí está. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente. Este es el primero y gran mandamiento. El segundo es semejante, amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Puede imaginar la reacción del intérprete, “Oh, eso es algo pequeño.”

Pero como puede ver, el primer principio moral importante, grande afirmaba no en los 10 mandamientos sino de manera implícita, pero afirmado aquí por nuestro Señor Jesucristo, es amar a Dios con todas sus facultades. Esto es elemental para el compromiso, ahí comienza todo. Y amigos mío, el amar aquí tiene un sentimiento, es amar con su corazón, hay sentimiento, hay efecto, hay entendimiento pero también es amar con su alma. Después está el amor con la mente, el intelecto, toda dimensión del hombre es llamado a amar a Dios.

Ahora, ¿cómo es que ese amor es manifestado? Lo vimos antes. Es manifestado en una obediencia de sacrificio personal. Una obediencia de sacrificio personal. ¿Y sabe una cosa? En apocalipsis dos cuando Éfeso dejó su primer amor no fue solo la pérdida del sentimiento, fue la pérdida de la obediencia. Ellos dejaron de obedecer los principios que sabían que eran verdad y causó la disolución de la gran iglesia de Éfeso fundada por Pablo y pastoreado por Timoteo. Es triste.

Pero lo que es elemental para el compromiso es amar al Señor con todo su corazón, con toda su alma y con toda su mente y eso es lo que Jesús quería de Pedro y definió ese amor como sacrificio, servicio a Dios, obediencia a Dios.

El segundo principio que mencionamos la última vez está en el mismo pasaje, el compromiso es amar a los hermanos. El segundo principio del compromiso es amarse unos a otros, una y otra vez el Nuevo Testamento lo dice. Filipense, Primera de Pedro, una y otra vez. Ámense unos a otros. Ámense unos a otros. Ámense unos a otros. Se vuelve un tema recurrente en Primera de Juan como también en los otros libros. Inclusive en Primera de Tesalonicenses dice que hemos sido enseñados por dios a amarnos unos a otros.

Entonces Él dice en el siguiente versículo, Primera de Tesalonicenses 4:10, “Aumenten en amor unos a otros.” Después en el versículo 12 Él dice, “Que los de afuera conozcan la legitimidad de su cristianismo.” Amarse unos a los otros es tan elemental, tiene el propósito de evangelizar, tiene el propósito de fortalecerse unos a otros, de servirse unos a otros.

Ahora, escuche esto, el segundo mandamiento es este, “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Ahora, ¿se acuerda de lo que le dije la semana pasada? Juan 13. Usted tiene la ilustración de Jesús amando a sus discípulos. Y Él les dice, “Así como los he amado, ámense unos a otros.” ¿Y cómo los amo? Les lavó los pies. El amor, de nuevo, no es emoción; el amor es servicio unos a otros; el amor es servir las necesidades de otros. Eso es el amor.

Ahora, puedo darle una ilustración simple de eso que quizás le ayude a ver lo que quiero decir. Es tan fácil que cuando usted habla de amar a su prójimo como a usted mismo, para echarlo a perder. Permítame darle una ilustración de lo que eso significa. Pase a Santiago capítulo 2. Usted sabe, he oído a tantos psicólogos, usted sabe, tantos sermones acerca de eso, he oído docenas de sermones acerca de eso nunca he oído a alguien que realmente lo maneje de una manera que yo creo que es bíblica.

Bueno, dicen ellos, “Antes de que usted pueda amar a alguien, usted tiene que amarse a sí mismo.” ¿Alguna vez ha oído eso? Alguien me preguntó el último día del Señor después de que terminé, “¿No ibas a hablar acerca del hecho de que antes de que podamos amar a alguien más tenemos que amarnos a nosotros mismos?” Y dije, quizás hable de eso debido a que lo mencioné. Entonces voy hablar de eso. Él dijo, “Tienes que amarte primero a ti mismo antes de que puedas amar a alguien más. Como puede ver, usted tiene que tener una imagen de usted mismo psicológica apropiada.” Siguió diciéndome esta persona.

Si usted cree que es la escoria de la tierra, si usted cree que es lo más bajo de lo bajo, si usted no tiene una perspectiva exaltada de sí mismo y se ve a sí mismo por todo lo que realmente es. Usted nunca va a poder amar a otras personas. Esas son ideas absurdas psicológicas, filosóficas. Ni siquiera sé de qué están hablando. Pero eso no es de lo que está hablando la Biblia, porque la Biblia nos hablando de sentimiento, la Biblia no está diciendo que usted debe amarse a usted mismo, usted sabe, bueno, eres tan maravilloso, usted sabe, eso no es de lo que está hablando la Biblia en términos de amor, no es el sentimiento lo que está buscando Dios. Se lo voy a enseñar, Santiago 2:1, “Hermanos, hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin excepción de personas.”

En otras palabras, si usted es cristiano usted no trata a la gente con respeto y a otras personas con indiferencia, todo mundo es igual. Si viene a su asamblea, a su congregación un hombre con un anillo de oro, con ropa espléndida y viene también un hombre con vestido andrajoso y entran ahí por la parte de atrás aquí y usted respeta al que lleva la ropa lujosa y le dice, “Siéntate tú aquí en buen lugar.” Y le dice el pobre, “Siéntate ahí o siéntate a mis pies. Quítate de mi camino.” No están siendo parciales y se vuelven jueces con malos pensamientos. “

Oíd esto amados hermanos. ¿Acaso Dios no escogió a los pobres de este mundo para ser ricos en fe y herederos del reino que él ha prometido a los que le aman? Pero habéis menospreciado los pobres. ¿Acaso los ricos no los oprimen y los llevan delante los tribunales? ¿Acaso ellos no blasfeman el nombre digno por el cual son llamados ustedes? ¿Han olvidado que la mayoría de los ricos no tienen nada que ver con ustedes ni con Cristo? Es difícil para el hombre rico entrar al reino de los cielos, es más difícil para el hombre rico entrar que para un camello entrar por el ojo de una aguja. ¿Qué no blasfeman ellos ese nombre digno, estas personas ricas?”

Ahora observe el versículo 8, “Si cumplís la ley real conforme a la Escritura.” ¿Cuál es la ley real? Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Viene el 6, “Pero si hacéis excepción de personas cometáis pecado.” Ahora, note que la ley real es amar a su prójimo como a usted mismo, lo que eso significa es tratar a toda persona como le gustaría que lo traten a usted. Ahora, observe esto, significa que cualquier gran sacrificio que usted haga para su propia comodidad usted lo debe hacerlo de la misma manera para la comodidad de otras personas sin excepción de personas. No tiene que ver con su imagen psicológica de usted mismo, tiene que ver con su servicio hacia otras personas.

Simplemente deténgase y piense en todo el esfuerzo que usted hace por estar cómodo, cuando usted está incómodo sale y compra una silla diferente en que sentarse, o no le gusta su cama y compra una cámara diferente, o cuando quiere comer algo en particular sale y compra lo que quiere porque eso es lo que usted quiere, o cuando o se cansa de su carro sale y compra el tipo de carro que le gusta, o compre la casa que quiere, hace las cosas que usted quiere, se levanta y hace todo tipo de cosas y hace cosas difíciles y hace lo que tiene que hacer para obtener lo que usted quiere.

Eso es lo que está diciendo, esa es la misma manera en la que usted tiene que conducirse para satisfacer la necesidad que alguien más tiene. La misma manera la que usted trata sus propios deseos, trate los deseos de otros, amelos en términos de servicio sacrificial personal como usted hace sus sacrificios para usted mismo. Ese es el punto. No es psicológico en absoluto, es un servicio simple de siempre a la antigua, práctico, de servirse unos a otros con la misma intensidad con la que yo me sirvo a mí mismo. ¿Está dispuesto a hacer eso? ¿Está dispuesto a levantarse de lo que está haciendo, de lo que lo hace estar cómodo para estar incómodo y hacer que alguien más este cómodo? ¿Está dispuesto a sacrificar lo que disfruta para que las necesidades de alguien más puedan ser satisfechas? Eso es amar a su prójimo como a sí mismo. No es psicológico, usted se sienta y evalúa lo que usted hace para usted mismo y después traduces esa igualdad a otras personas, sean ricas o pobres, y lo hace para ellos. Ese es el punto. Ahora, como puede ver, eso es amar los hermanos de la manera en la que la Biblia dice, eso es compromiso.

Tercer principio del compromiso fue santidad. Hablamos del hecho de que Dios desea que seamos puros y santos, instrumentos aptos para el uso del maestro. Segunda de Timoteo 2:20 dice, “Esta es la voluntad de Dios.” Primera de Tesalonicenses 4:3, “Vuestra santificación.” “Manténgase alejados del pecado sexual.” Él dice. Manejen su cuerpo de tal manera que honre a Dios. No actúen como los paganos impíos. No se aprovechen unos a otros porque Dios no nos ha llamado a inmundicia sino a santificación. Dios quiere un pueblo Santo. Dios quiera gente santa, enfrentar el pecado, confesar el pecado, reconocer el pecado. ¿Y sabe una cosa? En un sentido es una cuestión de vivir conforme a lo que usted es, usted es tanto delante de Dios y actúe como tal.

Ahora, permítame meterme en lo que quería compartir el día de hoy. El cuarto principio del compromiso es el compromiso de la oración, es el compromiso con la oración. Y esto es tan importante porque como usted sabe, es tan fácil como cristianos cuando sabemos mucho, pensar que debido a lo que sabemos estamos bien y no oramos. Ese es el problema de Pedro. Y le acabo de mostrar el pasaje, Jesús dijo, “Miren caballeros, velad y orad para que no entréis en tentación.” Y se fueron a dormir. Y regresó y dijo, “Despiértense, más vale que velen y oren, no sea que entren en tentación.” Lo volvió a decir. La oración fortalece el compromiso, es un conocimiento de dependencia divina. Es tan importante.

Permítame llevarlo un versículo que le va a ayudar a ver eso. Efesios 6:18, y este realmente es un versículo que explicamos a gran detalle hace un par de años atrás. Y lo voy a llevar ahí con mucha expectativa porque creo que es tan importante. Versículo 18 de Efesios 6 dice, y este es un mandato a un cristiano en base a su compromiso, “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu y velando con toda perseverancia y súplica por todos los santos.” Observen ahí el todo, el siempre que está ahí. Ahora, este es un compromiso total. No oren algunas veces, oren siempre. No oren con algunas oraciones, oren en toda oración. No oren con cierta perseverancia, oren con toda perseverancia. No oren por algún santo, oren por todos los santos. Digo, esto es compromiso total.

Ahora, lo que hace que esto sea tan importante aquí es el contexto del libro. Le digo a la gente todo el tiempo cuando hablamos de cómo interpretar las Escrituras, cómo enseñar. Usted siempre debe interpretar un versículo en su contexto porque eso es lo que le da su significado. Usted ve lo que está diciendo, usted no solo los saca del texto, usted va a perder algo. ¿Entonces cuál es el contexto? Bueno, el contexto es el libro de Efesios, la cual es la declaración más grande acerca de la identidad del cristiano en la Biblia. Le dice quién es usted. Cuando usted termina en el capítulo 6 de Efesios y en el versículo 17, usted cree que usted es alguien increíble, y lo es. Digo, usted es una nueva criatura en Jesucristo, usted es súper increíble. Digo, usted va más allá de cualquier cosa que jamás ha sido hecha, después de Dios usted es lo más importante en el universo. Digo, usted está por encima de los ángeles.

Tenemos que reconocer un cristiano es una creación asombrosa, milagrosa, increíble. De hecho cuando estudiamos el libro de Efesios simplemente para hablarles un poco de lo que es, escuche esto, usted está súper bendecido, capítulo 1 versículo 3 usted es súper amado, 1:4 al 6, usted ha sido perdonado y redimido por Dios en el 1:7 usted es sabio 1:8, usted es rico 1:11, usted está seguro 1:13, usted está vivo, con vida nueva, capítulo 2 versículos 4 al 6, ustedes el objeto de la gracia eterna capitulo 2 versículos 7, ustedes la obra maestra de Dios capítulo 2 versículo 10, ustedes uno en el cuerpo capítulo 2 versículos 13 al 18, usted está en la familia de Dios capítulo 2 versículo 19, usted es la habitación del espíritu, usted es tan poderoso, usted puede hacer mucho más allá de lo que puede pedir o entender según el poder que actúa en usted capítulo 3 versículo 20, usted es sorprendente. Y usted siempre oye a cristianos decir, “.Oh, me siento tan incapaz, inepto.” Ridículo.

¿Y sabe una cosa? Y así sigue, a partir de ahí usted entra al capítulo 4 y vuelve a despegar. Usted tiene al Espíritu Santo, están el cuerpo, no le falta ningún ingrediente, capítulo 4 versículos 4 al 6; usted tiene el don y a los hombres dotados para perfeccionarlo para hacer el ministerio, capítulo 4 versículos 11 al 13; usted ha sido llamado a aprender de Cristo y a andar de manera diferente, capítulo 4 versículos 20 al 24; usted ha recibido el amor de Cristo de tal manera que puede andar en amor, capítulo 5 versículos 1 y 2; usted tiene la luz morando en usted de tal manera que puede a dar en luz capítulo 5 versículo 8, usted tiene la sabiduría y la verdad de Dios para que usted pueda conocer lo que Dios quiere que usted haga y cómo Dios desea que usted camine en sabiduría, capítulo 5 versículos 15 al 17, usted ha recibido el Espíritu Santo de tal manera que puede ser lleno del Espíritu, capítulo 5 versículo 18, y usted tiene todos los mandamientos para toda relación que usted quiera del capítulo 5 versículo 19 hasta el capítulo 6. Y después Él comienza en el capítulo 6 versículo 10 y dice, “No solo eso sino que tienen toda la armadura para ganarle a Satanás.” Usted es algo fuera de este mundo. Y ya para cuando llega al 6:17 simplemente usted se siente que está en las nubes. Usted está diciendo, “Hombre, yo estoy más que preparado.”

Y como Pablo le dijo a los Colosenses, usted está completo en Él. Y pero dijo, “Usted tiene todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad.” Y digo, usted realmente puede salir volando allá en el capítulo 6 versículo 17, pensando, “Hombre, ya tengo todo.” Y entonces el apóstol simplemente lo lleva a la humildad en el 6:18 y le dice, “Orando – qué – siempre.”

¿Sabe una cosa? La presentación de toda esta capacidad hasta el capítulo 6 versículo 17, podría dar lugar a lo que pudo llamar egoísmo doctrinal, o lo que podríamos llamar una sobre confianza espiritual, “Yo sé tanto. Soy invulnerable.” Y simplemente para asegurarse que usted reconozca lo que usted es y que todavía tiene necesidades que deben ser sometidas a Dios, Él dice, “Orando en todo tiempo, en toda oración.”

Escuche amigo mío, cuando usted se da cuenta de quién es en Cristo y usted se enorgullece por ello y se vuelve indiferente acerca de esto, usted es simplemente como Pedro y va a fracasar. Cuando usted comienza a dormirse en medio de las reuniones de oración, está en verdaderos problemas. No me importa lo que usted conozca, no me importa cuál sea su posición como usted está mal. Es un peligro latente que los cristianos enfrentan, que tienen un conocimiento de la doctrina y entienden los principios prácticos y se vuelven satisfechos y la oración no tiene lugar. ¿Con que frecuencia debe orar? Siempre.

Dice usted, “Pero no puedo andar por todos lados orando, orando, oh Señor, y chocó.” Vamos a ser como los fariseos que estaban lastimados y sangrando, un grupo de fariseos viviendo ahí durante la época de Jesús y obtuvieron ese nombre porque pensaban que era un pecado ver las mujeres y cuando una mujer venía cerraban sus ojos y continuamente chocaban con las paredes. Entonces no queremos que choque con las paredes, esa no es la idea. El orar siempre no significa que cargue usted su libreta de oración y está hablando en voz baja todo el tiempo. El orar es comunión con Dios, significa estar abierto a la presencia de Dios. Jesús lo dijo en Lucas 21:36, “Orad por tanto y orar siempre.” Los apóstoles en Hechos 6:4 se entregaron continuamente a la oración. Romanos 12:12, “Continúen diligentemente en oración.” Filipenses 4:6, la misma idea. Primera de Tesalonicenses 5, “Orad sin cesar.”

Ahora, eso no significa que usted está ahí moviendo los labios y no puede hablar con nadie, significa que tiene una conciencia de Dios. Por ejemplo, cuando usted ve algo bueno le da gracias a Dios; cuando ve algo malo le pide a Dios que lo corrija; cuando ve algún problema le pide a Dios que le enseñe lo que necesita aprender y después lo libre de eso. En otras palabras, todo lo que sucede está relacionado con Dios, ¿se da cuenta? Es simplemente un flujo de vida con una conciencia de Dios, esto es parte del compromiso. Simplemente vivir mi vida en una conciencia de Dios orientada hacia Él, sensible a Él, de tal manera que todo pensamiento se vuelve a Él, toda actitud se orienta hacia Él, todo lo que veo es interpretado hacia arriba, hacia Él. Entonces devorar en todo momento, siempre consciente, capaz de hacer eso.

Y claro ese es un área en la que usted tiene que enfrentar con el pecado, porque si hay que cada ahí, hombre, eso realmente bloquea esa comunión dulce, ¿no es cierto? Eso realmente bloquea el gozo de esa comunión. Bueno, ¿cómo debe usted orar? Bueno, no solo siempre, sino dice en toda oración y súplica, variedad, todas las formas; en privado, público, de manera verbal, en silencio, fuerte, planeado, espontánea, lo que sea; de pie, de rodillas, levantando manos santas, cualquier cosa. Simplemente ore. Todo tipo en toda manera. Y dice, “Velando me encanta eso – con toda perseverancia y súplica.” Súplica es una palabra específica, dayasaos simplemente significa oraciones específicas definidas. Velar y orar de manera definida. Es tan importante orar de manera definida, observe, simplemente orar por generalidades no tiene sentido, simplemente no tiene razón alguna, no hay razón para orar en generalidades porque usted nunca sabe si Dios va a responderlas. Es como Dios bendice a los misioneros o Dios bendice como Marcia solía orar, Dios bendice al mundo entero. Bueno, usted sabe, eso es ridículo, porque usted no va a saber lo que él está haciendo. ¿Se da cuenta? No ha sido específico.

Escuché esto, me acuerdo de una persona en nuestra iglesia que ya no está ahora y lo extraño, pero él era un hombre querido, él estaba en nuestra iglesia y él se movió a la parte este del país. Se me acercó una vez después de que no había estado aquí por mucho tiempo y él tenía un pequeño cuaderno y él dijo, “¿Tienes algo por lo que yo pueda orar? Me gustaría orar por ti por algunas cosas.” Yo le dije, “Sí.” Y le mencioné un par de cosas y las escribió en su pequeño cuaderno, noté que tenía dos columnas y una línea a la mitad; la petición de oración y después tenía todo tipo de respuestas de ese lado y las escribió y poco tiempo después regreso y dijo, “Quiero revisar estas dos cosas por las que he estado orando. ¿Qué está pasando?” Y le conté y él escribe y escribe. Y usted sabe la respuesta entera.

Una vez fui a su casa y habían 13 de esas cosas llenas. Él estaba trabajando en el siguiente. Digo él sabía por qué estaba orando, él vio a Dios responder y él creía en Dios. Y cuando ese hombre se fue de la ciudad estaba buscando a alguien que tuviera un cuaderno como él y que pudiera continuar en donde él se quedó, velad en oración. Cuando estuve en el seminario le dije a los alumnos, era como si hubiera inventado yo algo nuevo. Les dije, “Oigan, ¿alguna vez han analizado la reunión de oración promedio? La Señora tal y tal se rompió su pierna. El Señor tal y tal está en el hospital. El Señor tal y tal necesita un trabajo, etcétera.” Todas las cosas físicas.

Y después se rieron, usted sabe, como si nunca habían pensado en eso y dije, “¿En dónde llegamos al lugar en el que dejamos de orar acerca de todas las cosas físicas y comenzamos a decir: Dios, haz tu obra perfecta en la vida del hombre o en la vida de la mujer?” Y si lo físico es parte de ello, eso está bien.” Digo tenemos que irnos más allá de las fachadas y no estar contentos pensando que tenemos una gran vida de oración cuando llegamos ahí y simplemente repetimos la lista del hospital, comencemos a encontrar lo que realmente importa y comencemos a orar por eso. Y no está mal el orar por la gente que está enferma, eso es algo maravilloso. Pero vayamos más allá de eso y perseveremos.

¿Se acuerda del hombre en Lucas 11? Él quería algo de pan y fue y la tienda estaba cerrada y entonces el toca y toca la puerta y el hombre le dice, “Vete, vete. La tienda está cerrada.” Y toca y toca y toca y finalmente el hombre después de estar tocando baja y abre la puerta y le da el pan y Jesús le dijo, se lo dio porque estuvo tocando mucho. Y así es como usted debe orar. Sigan tocando, dice usted, “Esa es repetición interminable.” No, no. La repetición vana interminable es la recitación de pequeñas fórmulas. La importunidad y la perseverancia es algo totalmente diferente, ese es el clamor de su corazón.

Entonces usted necesita velar, usted necesita ver las cosas por las que debe orar. Ore específicamente y va a ver respuestas específicas y su fe va a crecer. ¿Usted hora de manera general? Y usted nunca va a saber lo que Dios está haciendo y Él no tiene la oportunidad de mostrar Su poder de manera específica. Y claro usted siempre debe orar en el nombre del Señor, eso significa de manera coherente con Su voluntad.

Ahora, ¿por quién ora usted? Observe al final del versículo 18, “Por todos los santos.” Usted hora por todos los santos. La mayoría de la gente hora por sí misma la mayor parte del tiempo. ¿Alguna vez se ha oído a usted mismo decir Señor yo, yo, y yo, y mío y qué y esto? Y usted avanza lo largo de oración y todo es usted. ¿Y sabe lo que dice la Biblia? “Ore por todos los santos.”

Ahora, Dios diseñó al cuerpo para que oráramos todos unos por otros. De esa manera toda persona está orando por otras personas en lugar de que todos nosotros estemos orando solos por nosotros mismos. Es tan importante que oremos. Entonces la dedicación total significa amar al Señor Jesucristo, amar a los hermanos, santidad y oración.

Permítame darle la última, la dedicación total significa compromiso con el crecimiento. Y realmente creo que esto es tan importante, el crecimiento espiritual es un imperativo, un cristiano que nos está cultivando el crecimiento y cultivando la madurez realmente le está faltando algo. ¿Y sabe una cosa? Éste es otro problema, este el tipo de situación que Pedro enfrentó cuando él no obedeció la voluntad del Señor. ¿Y sabe una cosa? La gente hace compromisos verbales, lo he visto suceder cientos y cientos de veces en conferencias y en diferentes lugares. Pasan adelante en mucha emoción y realmente lloran a partir de un corazón penitente y hacen un tipo de compromiso verbal muy importante pero nunca realmente comienzan a crecer y nunca realmente maduran, y entonces el compromiso no es real. Y lo que es elemental en el compromiso es que haya madurez espiritual, debe haber crecimiento para que sea adecuado para todo.

Ahora, recordará usted que en Primera de Juan 2:13 y 14 hay tres niveles de crecimiento espiritual, “Os he escrito a vosotros padres porque habéis conocido al que es desde el principio. Os escribo a vosotros jóvenes porque habéis vencido al maligno. Son fuertes, la palabra de Dios permanece en vosotros y habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros hijitos porque habéis conocido al Padre.” Esos son los tres niveles de crecimiento espiritual: los niños pequeños, los jóvenes y los padres espirituales. Y el objetivo de todo cristiano es ser ese padre espiritual.

Ahora, un bebé es el que conoce al padre, él en cierta manera solo ama a Dios, él conoce a Dios y lo ama y en cierta manera solo dice da-da en términos espirituales y no pasa más allá de eso. Y eso está bien, todo mundo comenzó ahí. Pero conozco a algunas personas que todavía están allí y han pasado años. Todavía están diciendo ba-ba, ¿me entiende? No han aprendido a conversar en términos de la verdad de Dios y la Palabra de Dios. Entonces usted ve a un bebé y un bebé, claro, es el que es arrasado por todos los sistemas falsos. Los niños son llevados por doquier por todo viento de doctrina, por el engaño de Satanás. Son víctimas.

El siguiente nivel son los jóvenes, los jóvenes conocen la doctrina, los jóvenes conocen la Palabra de Dios, no son tentados por la doctrina falsa, les molesta. Y usted puede identificar si usted es un joven espiritual al ver si la doctrina falta falsa le interesa o si lo hace enojar.

El tercer nivel de crecimiento espiritual es un padre espiritual y dice, “Él lo conoce al que es desde el principio.” Si un joven conoce doctrina, un padre espiritual conoce al Dios que está detrás de la doctrina. Él ha llegado a las profundidades del conocimiento del que está ahí, es la diferencia entre conocer la doctrina y conocer el Dios que está detrás de ella, es la diferencia entre la gnosis y la epignosis, es la diferencia entre el conocimiento de cosas espirituales y el conocimiento espiritual. Pero el crecimiento es obligatorio para todos nosotros, Pedro lo dijo, “Desead como niños recién nacidos la leche espiritual, la leche pura, para que anheléis la leche de la palabra para que por ella crezcáis.” Esto es elemental.

En Segunda de Pedro 3:18 hay un pasaje muy importante, simplemente le leo un versículo, “Antes bien creced en la gracia y el conocimiento de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.” Si usted no está aprendiendo, escuche esto, si usted no está aprendiendo algo nuevo, algo fresco acerca del Señor diariamente, usted está pecando. Es correcto. Usted está negando su crecimiento.

Si cada día que pasa usted no se ha expuesto alguna verdad acerca del Señor Jesucristo, a algún entendimiento fresco, a alguna verdad fresca, usted ha fracasado ese día en ser responsable en el área del crecimiento. Si usted no ha aprendido alguna nueva verdad de la Palabra de Dios o ha refrescado su alma en la Palabra de Dios de tal manera que es más fuerte de lo que fue el día anterior, usted está negando el principio de crecimiento el cual es parte de la vida cristiana.

Ahora, no estoy seguro de que toda persona entiende lo que es el crecimiento espiritual. Permítame definirlo por un momento. Cuando digo crecimiento espiritual no estoy hablando de su posición, porque en su posición usted no crece, usted es perfecto. Lo que quiero decir por posición es el hecho de que en Cristo Dios lo ve como prefecto, Dios lo vea usted y simplemente como Colosenses 2:10, “Usted está completo en Él.” En otras palabras no le falta nada, usted es absolutamente perfecto. Y Pedro dice lo mismo, “Usted tiene todas las cosas que pertenecen la vida y a la piedad.” Entonces usted no necesita nada. Eclesiastés 3:14 dice, “Todo lo que Dios ha hecho es completo y usted no puede quitarle nada, no puede añadirle nada. Y Dios lo hizo a usted una criatura nueva y usted es total, no necesita nada más. Y usted es maduro en posición pero su práctica no está al mismo nivel que su posición.”

Y como usted sabe, es como si, no sé cómo darle una buena analogía, pero es como si usted ha sido designado para que sea el presidente del consejo del departamento de física nuclear de la universidad más importante del mundo. Y ustedes solo tiene 11 años de edad y realmente usted no sabía cómo leer muy bien. Usted tiene la posición pero digo, para usted sería una tarea imposible el vivir al nivel de su posición.

Entonces el crecimiento espiritual dice, Dios dice, “Aquí está tu posición.” Usted está sentado en los lugares celestiales, usted es perfecto, ustedes de manera absoluta todo lo que Dios puede hacer que sea una nueva criatura, las cosas viejas pasaron, todas son hechas nuevas. Esta es su posición. Y usted está aquí abajo diciendo, “Oye, y el crecimiento espiritual es esto.” Como puede ver, es ascender para volverse lo que usted es, es importante que usted lo entienda. Ante Dios yo soy perfecto, por esa razón soy apto para el cielo. Esa es la razón por la que soy apto para su humor. Esa es la razón por la que el Espíritu de Dios puede residir en mi vida. Pero soy como un presidente del consejo que tiene 11 años de edad del departamento de física nuclear. No puedo vivir de manera acorde con mi posición pero voy a crecer y apuntar en esa dirección. Y como creyente maduro y crezco para cumplir todo lo que esa posición demanda de mí.

Entonces como puede ver, cuando hablamos de crecimiento cristiano, permítame decirle algo, el crecimiento cristiano no es que usted crece para que Dios lo vea con más favor. Cuando digo crecimiento cristiano no quiere decir que usted le cae mejor a Dios entre más espiritual es usted. No. Usted no podría caerle mejor a Dios, Él lo quiere a usted de manera perfecta ahora. Él lo ama de manera perfecta, de hecho Él lo salvó debido a Su propia gracia, no porque usted le cayó mejor que otra persona. Todo fue gracia. Él le dio su amor de manera total, no hay incremento en el amor de Dios en su vida. Usted no le va a caer mejor a Dios.

¿Y sabe una cosa? Siempre pienso en las personas que le dicen a sus hijos, les dicen, “Si tú haces eso no le vas a caer bien al Señor.” Eso es ridículo, el amor de Dios hacia usted no está condicionado en su conducta como creyente. El amor de Dios hacia usted está condicionado en su soberanía y posicionalmente Él lo ve como prefecto. Usted no puede crecer en que Dios lo vea con favor. Y permítame añadir esto, cuando decimos que los cristianos crecen tampoco queremos decir que la salvación estaba incompleta, que la salvación es un proceso, que en cierta manera usted se mete por adelante y usted crece y crece y crece, quizá se mete en el lugar correcto y entra el cielo. No. La salvación está completa, cuando usted recibió a Cristo se volvió una nueva criatura y el crecimiento cristiano no lo va a hacer apto para el cielo.

¿Sabía usted que aún si usted no quisiera espiritualmente usted va a ir al cielo? ¿Sabía usted eso? Aún la gente como Ananías y Safira que fueron matados por Dios por su pecado llegaron al cielo. Como puede ver, el cielo es asegurado en la salvación, la salvación queda completa en el momento de la salvación, usted disfruta de manera perfecta del favor de Dios en la salvación, posicionalmente todo eso está cubierto y eso no tienen nada que ver con su crecimiento. El crecimiento es la práctica de vivir realmente lo que usted es.

¿Y sabe una cosa? Hay muchos estándares falsos para el crecimiento espiritual, uno de ellos es el tiempo. Algunas personas creen que el crecimiento espiritual se mide por el calendario, “Bueno, soy un cristiano maduro porque he sido cristiano durante 20 años.” Usted puede ser uno durante 80 años y no ser maduro, ¿no es cierto? Hay muchos así, créame. Hay iglesias que simplemente están llenas de personas que han sido cristiano durante años y son infantiles, absolutamente infantiles. Es como esa congregación en la parte oeste de nuestro país, hicieron una encuesta de las 25 personas más importantes en la iglesia y deberían haber sido más de 25, pero habían sido salvos por un mínimo de 25 años, e hicieron ahí una encuesta de este estrato de más arriba del liderazgo de la iglesia, había sido salvó durante 25 años en la iglesia en esta congregación en la parte oeste de Estados Unidos y de los 25 nadie podía nombrar a seis de los discípulos. Y ese solo fue el principio.

Algunos de ustedes están diciendo, “Veamos, ahí está Pedro y –” Usted y yo nunca olvidaremos la prueba o el examen de la revista Time, usted sabe, en donde se presentaron respuestas de personas que habían estado en la escuela dominical durante todos estos años y les hicieron a estos jóvenes de primer año de universidad, tenían que ser personas que estaban en escuela dominical, usted se sabe, les hicieron estas preguntas de la Biblia acerca de Sodoma y Gomorra y demás y si Moisés había aparecido en el Acrópolis y los evangelios fueron escritos por Mateo, Marcos, Lutero y Juan. Y Jesús fue bautizado por Moisés. Y Eva fue creada de una manzana. Y Jezabel era el asno de Acab. Y esa la tuvieron bien, usted sabe, y así siguieron con estas respuestas ridículas.

Pero como puede ver, algunas personas creen que debido a que usted ha estado cerca de cristianos durante mucho tiempo, el crecimiento espiritual se mide por los meses en el calendario. Usted simplemente llega noviembre y ya creció espiritualmente. Es ridículo.

Ahora, otras personas creen que el crecimiento espiritual no solo es cuestión de tiempo sino que es cuestión información, entre más hechos tiene usted más crece usted. Bueno, eso es importante y creo que es verdadero y creo que cierto hasta cierto punto. Pero quiero mencionar algo acerca de esto. Hay una gran diferencia entre el conocimiento de cosas espirituales y un conocimiento espiritual, porque aún si usted hablara con lenguas de hombre y ángeles y no tiene amor – qué – usted no es nada, es como un címbalo que resuena. Usted puede tener todos los hechos, pero si la vida no vive a la luz esos hechos, los hechos no significan nada.

¿Y sabe una cosa? Hay personas que tienen toda la doctrina detallada y simplemente no saben cómo aplicarla a su propia vida. ¿Y sabe una cosa? Es como Efesios, este es importante, Efesios 1:18, Pablo dice, “Oro porque los ojos de su entendimiento sean alumbrados para que sepan cuál es la esperanza de su llamado y las riquezas de la gloria de su herencia en los santos.” Él dice, “Oro porque realmente puedan conocer en profundidad las riquezas de lo que tienen.” No es solo información.

Ahora, escuche esto, le voy a dar una buena oración. A menos de que su conocimiento lo conforme a usted a Cristo no significa nada. A menos de que su conocimiento de las Escrituras lo conforme a Cristo no significa nada. Escuche, he tratado con gente así y también usted, gente que tiene todos los hechos, que vienen a la iglesia y aprenden, van a un estudio bíblico y su vida nunca cambia, simplemente se queda ahí en su cabeza, una o dos cosas se quedan y todo lo demás sale por el otro oído, simplemente no encaja con su crecimiento espiritual real. No quiero decir esto, pero eso es lo que más me entristece que cualquier otra cosa en la iglesia.

Usted sabe, si usted me hace esa pregunta, eso es lo que le voy a decir, probablemente cinco de siete veces. ¿Qué es lo que más te entristece en la iglesia? Es el hecho de que personas que deben conocer la Palabra de Dios de tal manera que penetra y cambia sus vidas, no tienen vidas cambiadas. Y hombre, permítame decirle algo, usted es responsable cuando usted sabe lo suficiente como para estar viviendo de acuerdo con la voluntad de Dios y no lo está haciendo.

Permítame decirle una tercera cosa, que no es la manera en la que usted debe medir el crecimiento espiritual. Y eso es actividad. Algunas personas creen que los que realmente son maduros son lo que los que están ocupados, el que está a cargo de la mayoría las actividades de la iglesia, esos son los espirituales, a los maduros, bueno, usted sabe, está haciendo esto y esto y esto. Usted sabe, está ocupado, ocupado, ocupado, ocupado, ocupado. Bueno, ocupado no tiene nada que ver con madurez.

Algunas personas, como usted sabe, sustituyen la ocupación por la madurez; como Mateo 7, “Muchos me dirán: Señor, Señor hicimos esto, hicimos aquello, echamos demonios en Tu nombre hicimos muchas cosas maravillosas.” Y él dirá, “Apartaos de mí – qué – nunca os conocí.” El estar ocupado no significa ni siquiera ser salvo, mucho menos madurar, e inclusive he oído esto, algunas personas creen que la madurez espiritual es cuestión de prosperidad. Dice usted, “Bueno, mira cómo el Señor me ha bendecido. Digo, tengo tanto dinero y tengo una casa tan maravillosa y un bonito auto y un trabajo seguro y usted puede ver cómo Dios me ha bendecido porque yo lo he honrado y he crecido.” Escuche, no se engañe, usted sabe, cuando comienza a contar su dinero quizás no es que Dios le ha dado todo eso a usted, en su soberanía le ha permitido que usted lo tenga, pero él no se lo ha dado en bendición, quizá simplemente usted ha nutrido su corazón como la gente rica en el libro de Santiago o el hombre rico al final de Primera de Timoteo. Esa no es una medida de crecimiento espiritual.

Y dice usted, “¿Cuáles son las medidas entonces?” Permítame dárselas. ¿Cómo sabe usted que está creciendo? Uno, incremento en conocimiento espiritual. Así es como usted comienza a ponerse detrás de la doctrina del Dios que está detrás de esa doctrina.

Dice usted, “Bueno, no entiendo lo que quieres decir con eso.” Bueno, Colosenses 3:10 debe ayudarle. Escuche esto, ¿usted cree que Pablo conocía doctrina? ¿Usted cree que entendía lo que era la verdad de Dios? Creo que sí. Y su gran oración era esta, ¿recuerda su oración? A fin– de qué – de conocerle. Y digo yo, ¿qué quieres decir con a fin de conocerle? Tú sabes todo. Sí, pero no quiero conocer los hechos, quiero conocer al Dios detrás de la doctrina. No solo quiero conocer la doctrina, quiero la deidad.

Bueno, observé Colosenses 3:10, “Vestíos del nuevo hombre que he renovado en conocimiento según la imagen del que lo creo.” Colóquese detrás del conocimiento a la imagen de Dios, Dios quiere en nosotros un nuevo hombre, una conformidad a Cristo que es llevada a cabo a través de conocimiento. El conocimiento que no me conforma Jesucristo no es conocimiento espiritual, esto es tan básico, tenemos que ser conformados a Jesucristo por el conocimiento que tenemos.

Permítame darle una segunda manera para medir su crecimiento espiritual. Un deleite más profundo en las cosas espirituales. ¿Y sabe una cosa? Yo puedo saber si alguien está creciendo por aquello en lo que se deleita, por aquello que aman. David dijo en el Salmo 119:97, “Oh cuánto amo yo tu ley.” Yo puedo saber mediante el amor de una persona de la Palabra de Dios si está creciendo. Cuando veo a personas que nunca llevan una Biblia, que rara vez leen una Biblia, usted sabe, que les dice usted, “Pase a este texto.” Y no puede despegar las páginas de la Biblia. Cuando usted ve a personas así todo el tiempo, dice usted, bueno, no hay manera en la que esas personas puedan estarse deleitando en cosas espirituales. Pablo dijo, Colosenses 3:16, “La Palabra de Cristo mora en abundancia en vosotros.” De manera profunda, experimental, rica, haciendo una diferencia en los patrones de su vida misma.

Y entonces como puede ver usted, un deleite más profundo en las cosas espirituales es una medida de la madurez de un hombre y lo pueden ver, yo lo puedo ver. Y entonces yo puedo medir la vida de un hombre por ese tipo de deleite.

En tercer lugar, un amor más grande hacia Dios. Creo que cuando una persona está creciendo espiritualmente simplemente tienen un amor más grande hacia el Señor, las cosas del Señor son más maravillosas para ellos.

Y eso sigue al número dos. En cuarto lugar, otra manera en la que usted puede medir el crecimiento espiritual es una fe que ha crecido. Usted sabe, una de las cosas que veo en el crecimiento espiritual es cómo un hombre comienza confiar en Dios más, su fe simplemente se vuelve más y más y más grande. Él tiene una confianza tremenda en Dios. Colosenses nos dan algo de entendimiento en esto, versículo 6 del capítulo 2, “Como habéis recibido a Cristo Jesús el Señor, andad en Él, arraigados y edificados y establecidos en Él en la fe.” ¿Cómo recibió usted al Señor Jesucristo? Por fe. ¿Y cómo debe andar en Él? Por fe. De tal manera que usted se establece, se arraiga en eso. Pablo dice, “Con Cristo estoy juntamente crucificado, mas no vivo yo sino Cristo vive en mí. Y la vida que ahora vivo, la vivo por – la qué – la fe.” El hijo de Dios quien me amó y se entregó a sí mismo por mí.

La madurez espiritual se mide por el hecho de que usted confía o no en Dios, entre más crece usted, más confía en Él, entre más confía en Él, más confía en Él. Y puedo acordarme el día en mi vida, simplemente para darle una ilustración personal, puedo acordarme del día en mi vida, el período del tiempo en mi vida cuando dejé de temerle a la muerte. Nunca tuve un temor morboso de la muerte pero siempre me sentí ansioso por ella.

Hace años atrás cuando estaba volando iba en un avión y dije, “Mira, yo espero que esto aterrice bien.” Y tuve un par de situaciones ahí medio nerviosas y realmente me asustó. Yo era el que tenía las palmas de las manos sudadas, y usted sabe, enfrenté eso por un tiempo, y como usted sabe, podía ver el día en mi vida en mi inmadurez cuando de pronto eso cambió. Y puedo mirar atrás y me subo a un avión hoy y digo, “Hombre, estas personas en este avión tienen suerte porque nada le va a pasar a este avión porque no he terminado.” El Señor sabe eso. Espero que usted valore esto.

Vamos a Fort Wayne, indiana, el avión perdió un motor, solo teníamos dos motores en un pequeño 7:37, y esta cosas se hacía así y no parecían poder equilibrarlo, iban pasando ahí por encima de las copas de los árboles y estaba inclinándose hacia el ala de un lado y se inclinaba así del otro lado y todo tipo de cosas extrañas estaban pasando. Y la Señora que estaba a mi lado dijo, “Oh, se acabó mi vida.” Y estaba gritando y gritando y la gente estaba en pánico. Y yo simplemente, como se imaginará, ellos estaban diciendo, bueno, usted sabe, tratando ahí de darle rápidamente el plan entero de salvación antes de que aterrizáramos, usted me entiende. Podía ver cómo nos acercamos a la pista de aterrizaje, aterrizamos como se imaginará, y fue algo aterrador. Pero mi confianza entera simplemente estuvo ahí el Señor. Me di cuenta de que el Señor cuidaría de eso. Mi fe, confío que Él con cuida de mi vida y no me voy a preocupar ni un poco por eso. Esa es la fe que crece y viene con la madurez.

Y otra cosa, permítame darle una quinta, incremento en conocimiento espiritual, un deleite más profundo en cosas espirituales, un amor más grande hacia Dios, una fe creciente. En quinto lugar, obediencia completa. El crecimiento espiritual significa obediencia completa. Entre más crece usted, más obediente es usted y usted puede identificar a un cristiano maduro porque es obediente. Hombre, él obedece la voluntad de Dios. Él se conforma a ella. Él se somete ahí en una actitud de acción que son correspondientes. Dice usted, “Oye John, eso todo es muy bueno y veo todos los principios, ¿pero cómo entonces crezco?” Usted sabe cómo, ¿cómo crece usted? ¿Por qué? Por la palabra. Desead como niños recién nacidos la leche espiritual no adulterada para que por ella crezcáis, estudie Segunda de Timoteo 2:15, “Procura con diligencia presentarse aprobado a Dios porque toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, maduro, enteramente preparado para toda buena obra.” Ahí está, la clave es la Palabra de Dios. Conforme usted estudia la Palabra de Dios, usted va a crecer.

¿Cuáles son las claves del compromiso? Amar al Señor Jesucristo, amar a los hermanos, santidad, oración y crecimiento. Dice usted, “John, dejaste ahí una importante.” ¿Qué hay acerca del evangelismo?” Oh, no la deje afuera. Escuche esto, como puede ver, el evangelismo es una consecuencia. ¿Quiere saber una cosa? Si usted está amando al Señor Jesucristo con todo su corazón, alma, mente y fuerza. Si usted está amando a los hermanos en un servicio de sacrificio personal. Si usted es santo en su vida. Si usted está orando y velando continuamente. Si usted está creciendo continuamente en la palabra. ¿Sabe usted lo que va a suceder? Le voy a decir una cosa, usted va a tener un impacto tan grande en el mundo que solo Dios va a poder registrarlo.

El evangelismo, como puede ver, es el resultado, la reproducción de una vida que es madura, que está comprometida. Usted concéntrese en el compromiso, como usted sabe, lo hemos dicho antes, preocúpese usted por la profundidad de su vida y deje que Dios se encargue la de la dimensión de su influencia. Es importante, Dios llama a un compromiso. La productividad va a salir de ella.

Oremos. Padre, estamos agradecidos en esta mañana simplemente por un tiempo para compartir algunas cosas básicas. Gracias Señor por los nuevos cristianos que nos has dado para quienes esto es tan importante como un entendimiento básico para sus vidas. Y oramos Señor también que para nosotros que hemos sido creyentes por mucho tiempo, que sea una fuente de frescura y aliento para nosotros el continuar en esas cosas que sabemos que son verdad y sabemos que son principios de compromiso que Tú has establecido. Oh Dios, haznos una congregación comprometida, haznos personas que realmente te aman en un sentido de obediencia, de sacrificio personal, de sumisión, que se aman unos a otros en el sentido de servirse unos a otros, así como también nosotros servimos nuestras propias necesidades, en el sentido de ser santos y apartados y puros y confesar pecado y enfrentarlo y vivir vidas justas. Ayúdanos a vivir en oración, a estar viniendo constantemente a ti en oración. Padre, que simplemente estemos consumidos con el deseo de crecer, de conocer más de ti para que todos seamos lo que Tú quieres que seamos. Y por lo tanto, conforme estamos comprometidos contigo en estas áreas, que seamos productivos y afectando a nuestro mundo para Tu gloria. Y te damos la alabanza del nombre de Cristo. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar