Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Esta mañana vamos a ver el plan de Dios para la ofrenda. Estaremos tratando con el tema del dinero. Y el dinero es un barómetro de la espiritualidad porque la manera en la que usted usa el dinero es una indicación de la administración cristiana de su vida. Más que cualquier otra cosa, el dinero está en sus manos. Usted constantemente está usando el dinero. Algunos de ustedes en este momento están sintiendo su bolsillo para asegurarse de que todavía están manejando dinero y que no lo perdieron al entrar, y usted paga recibos constantemente, usted firmar cheques, usted recibe cheques, usted va para ahorrar, usted va al banco, ustedes saca su cartera, usted mete cambio en esto y en aquello. El dinero es algo constante. Y la administración del dinero es un área crítica de la vida, y la Biblia tiene mucho que decir acerca de esto.

De hecho vamos a ver el plan de Dios para la ofrenda y en el Antiguo Testamento esta mañana, y el próximo día del Señor el plan de Dios para la ofrenda en el Nuevo Testamento. Y vamos a descubrir que no son diferentes, que son iguales. Pero la definición es – realmente en el Nuevo Testamento es mucho más vasta en las áreas particulares. Y estoy seguro de que el estudio de dos partes en sí mismo nos va a dar de una vez por todas, confío en que nos dará un entendimiento real en esta área. 

Ahora, el cristiano frente a muchas decisiones con respecto al dinero. Y debería decir también esto, que para aquellos de ustedes que están visitando esto es algo que normalmente no hacemos, normalmente continuamos con un estudio de un libro. Pero como dije, estamos tomando un descanso por esta razón en particular y confío en que usted va a entender eso. Pero el cristiano enfrenta muchas decisiones con respecto al dinero. Básicamente se dividen en cuatro categorías. Número uno, cómo nos sentimos acerca del dinero. Número dos, cómo ganamos el dinero. Número tres, cómo gastamos el dinero. Y número cuatro, cómo damos el dinero. La administración total del dinero puede dividirse en esas categorías. Cómo nos sentimos acerca de él, cómo lo ganamos, cómo lo gastamos y cómo lo damos. 

Ahora, en primer lugar, ¿qué hay cerca del área de cómo nos sentimos acerca del dinero? ¿Acaso la Biblia dice algo acerca de eso? Bueno, usted sabe que lo dice. Y simplemente voy a introducir brevemente el tema porque queremos concentrarnos en la cuarta. Pero la Biblia dice mucho acerca de cómo nos sentimos acerca el dinero. 

En primer lugar dice que no debemos amarlo. En 1 Timoteo 6 en el versículo 10 dice, “Porque raíz de todos los males es el amor al dinero.” No debemos amar el dinero. Ahora, eso no es algo fácil porque nos rodea todo el tiempo. 

Otra cosa que la Biblia dice con respecto a cómo nos sentimos acerca del dinero es que no debemos confiar en el dinero. Esto es no debemos colocar nuestra confianza en nuestro dinero. En 1 Timoteo 6:17 dice, “A los ricos de este siglo manda que no confíen en las riquezas, en sus riquezas.” Entonces confiar en el dinero es idolatría. Inclusive cuando usted deriva su sentido de seguridad del dinero que usted dice que Dios provee para usted, aún así eso es idolatría. En Mateo 6:24 dice, “No podéis servir a dos amos.” No puede servir al Dios verdadero y al dinero. Esa especie de lealtad dividida no sirve. Esa es la razón por la que cuando la Biblia presenta los requisitos para un anciano dice, “No puede ser un hombre que es avaro.” Porque usted no puede servir a Dios y al dinero. No solo eso, sino que la Biblia nos dice que no debemos buscar ser ricos, debemos buscar honrar a Dios. Si Él desea hacernos ricos, eso es asunto de Él. Debemos buscar trabajar lo más duro que podamos, hacer nuestro mejor esfuerzo para Su gloria. Si Él quiere hacernos ricos en respuesta a eso, eso depende de Él. 

1 Timoteo 6:9 dice, “Porque los que quieren enriquecerse caen en muchas tentaciones y sus almas en última son ahogadas en destrucción y pérdida.” También con respecto al dinero, no debemos ver al dinero como nuestro, es de Dios, somos administradores de él. 

Hay otras cosas en esa área. Permítame pasar a la segunda. ¿Qué dice la Biblia cerca de cómo ganamos el dinero o cómo obtenemos el dinero? Dice mucho. En primer lugar, no debemos robarlo. Ese es un no, no. No podemos robar dinero. Dice usted, “Yo nunca haría eso.” Escuche el Salmo 37:21, “El impío toma prestado y no paga.” Hay muchas maneras de robar. De hecho en Amós 8:5 y Oseas 12:7 los profetas hablan de falsificar lo que se debía y después engañara alguien, no, usted no debe robar dinero. 

En segundo lugar, no debemos explotar a otros al aplicar la usura. En otras palabras, no debemos aprovecharnos de la gente desesperada. Si su hermano tiene necesidad, ustedes se lo da para satisfacer su necesidad. Usted no le presta lo que necesita tener y después le carga tasas exorbitantes de interés. Eso es aplicar la usura. 

También no debemos defraudar a la gente al no pagarles lo que les debemos. ¿Usted sabe lo que Santiago 5:4 dice? Dice, “El dinero que deberían haberle pagado a sus trabajadores está clamando contra ustedes.” Los han defraudado porque no les pagaron lo que merecían por su trabajo. 

En términos de cómo obtenemos el dinero la Biblia también nos dice que no debemos apostar por tenerlo, y esto claro, creo yo es una inferencia en las Escrituras desde el punto vista que si usted confía en la soberanía de Dios y la providencia de Dios el azar no tiene parte en ello. La palabra para juego de dados es usada con respecto al ministerio de Satanás en Efesios 4:14. Ahora, esas son cosas negativas con respecto a cómo no debemos obtener el dinero. 

¿Cómo debemos obtenerlo? Bueno, debemos obtenerlo al recibir regalos, y esta es una manera maravillosa, usted no tiene que hacer nada, usted simplemente tiene que ser amable o conocer a alguien que es amable. Y Pablo recibió dinero muchas veces, le dieron regalos, ofrendas constantemente y supongo que yo he sido el beneficiario de cosas así. Algunas veces la gente envía una ofrenda de amor, usted sabe, en respuesta a un ministerio que usted ha tenido. Y esto es expresar amor y esta es una manera legítima. En el Antiguo Testamento recibían dinero sin trabajar, y la base de la herencia, ¿no es cierto? El primogénito recibió la herencia de todo lo que su padre poseyó en general. Entonces podemos recibir regalos, dinero, en términos de referencia como también regalos de amor. 

Otra manera en la que podemos obtener dinero es al hacer inversiones sabias. Y no creo que Dios quiere que corramos el riesgo de hacer inversiones torpes y especulaciones de apuestas de alto riesgo con sus fondos. Pero creo que Dios desea que hagamos inversiones sabias. En Mateo 25 versículo 27, como usted sabe, el dueño le dijo al siervo, “Si hubieras sido inteligente habrías colocado este dinero y cuando yo regresara habrías recibido lo mío con interés.” Entonces podemos ganar dinero al hacer inversiones sabias, se puede obtener interés. 

Pero la manera primordial y la última que voy a mencionar es que ganamos el dinero al trabajar, el buen trabajo a la antigua. Y realmente de manera franca la Biblia dice, “6 días – qué – trabajarás y harás toda tu obra. El séptimo reposarás.” En otras palabras, comprime tu trabajo en 6 días. En serio, usted tiene lo suficiente para 7 si usted está trabajando duro. 

Ahora, eso aplasta a muchos porque la mayoría de la gente en necesidad financiera no ha aprendido aún a cómo trabajar. Usted sabe, cuando usted llega al punto en el que la gente constantemente no tiene dinero, constantemente no tiene lo suficiente a un grado u otro constantemente son flojos. Ahora, hay circunstancias ajenas a ellos en casos individuales, pero básicamente el problema real con la gente que no tiene nada es que no trabaja para nada. El trabajo es un principio divino maravilloso. Y a muchos de nosotros nos gustan muchos principios divinos, pero realmente no estamos muy contentos por ese. Pero ese es un. Proverbios 28:19, “El que trabaja su tierra tendrá pan suficiente. Pero el que sigue a personas vanas tendrá suficiente pobreza.” Él simplemente flota con la multitud, no le va a ayudar. Pero el hombre que se queda en casa y trabaja, él va a estar bien. 

Y le voy a dar otro interesante, me gusta este, Proverbios 14:23. Este es realmente práctico. Escuche esto, “En toda labor hay ganancia. Pero el habla de los labios lleva a la pobreza.” Usted trabaja y obtiene dinero. Usted habla y no lo obtiene. 

Ahora, como puede ver, la Biblia entonces tiene mucho que decir acerca de cómo conseguimos el dinero, acerca de cómo nos sentimos acerca del dinero. 

En tercer lugar, tiene mucho que decir acerca de cómo gastamos el dinero. En primer lugar debemos proveer para las necesidades de nuestra familia, y las necesidades de los que nos rodean. 1 Timoteo 5:8 dice que si un hombre no provee para los suyos es peor que un incrédulo. Esas son palabras bastante serias. Y Juan dijo en 1 Juan 3, dice que si ves a tu hermano tener necesidad y no satisfaces su necesidad ni siquiera eres un cristiano. ¿Cómo mora el amor de Dios en ti? Entonces usted debe gastar su dinero para sus necesidades y las necesidades de su casa, su familia y las necesidades de aquellos que lo rodean a usted que tiene necesidades. 

En segundo lugar, usted debe gastar su dinero al pagar sus deudas inmediatamente. ¿Entendió eso? Inmediatamente. Dice usted, “¿De dónde sacaste eso?” De la Biblia, Romanos 13, “No debáis a nadie nada sino el amaros.” Pero le voy a dar un versículo que realmente es interesante, 2 Reyes 4:7. ¿Está listo para escucharlo? “Ve, vende el aceite y para tu deuda y vive tú y tus hijos de lo que queda.” 2 Reyes 4:7 dice, “Liquida lo que tienes para pagar tus deudas y vive de lo que te queda.” Pague sus deudas. 

Una tercera cosa que usted debe hacer al gastar su dinero es ahorrar su dinero. ¿Sabe usted que hay cuatro criaturas sabias en el mundo que Dios simplemente realmente exalta? Hormigas, conejos, langostas y arañas. Dice usted, “Estás bromeando.” No. Proverbios 30, cuatro cosas, versículo 24 dice, “Son de las más pequeñas de la tierra y las mismas son más sabios que los sabios.” Las hormigas, la primera. Las hormigas no hacen una gran contribución, primordialmente estorban, pero aquí descubrimos que son exaltados por una virtud muy, muy interesante. “Las hormigas, pueblo no fuerte, y en el verano preparan su comida.” ¿Sabe una cosa? No son demasiado fuertes, pero son lo suficientemente inteligentes como para saber que más vale que recojas tu alimento en el verano porque no vas a poder encontrarlo en el invierno. Es bueno para las hormigas, eso es ahorrar, eso es acumular para el tiempo en el que usted lo va a necesitar. 21:20 de Proverbios, “Hay tesoro deseable y aceite en la casa del sabio.” En otras palabras, lo que usted necesite usted lo va a encontrar en el tesoro de un hombre sabio. Es correcto. 

Pero un necio se lo gasta todo. No hay preparación para el futuro, creo que la planeación para el futuro es muy razonable, no solo es razonable sino que es bíblica, es sabia. Quizás su planeación futura está en inversiones a largo plazo, quizás está en seguro de vida en donde usted está apartando una cierta cantidad de dinero para asegurar cierta cantidad en el futuro, lo cual puede cubrir las necesidades de su familia en un día cuando quizás no tengan el dinero para suplir la necesidad. Esto es sabio. 

Muy bien, entonces aquí tenemos algo de la indicación de lo que la Biblia dice de cómo debemos gastarlo, cómo ganarlo y cómo debemos sentirnos al respecto. Todo esto se convierte en un barómetro en su vida cristiana. La manera en la que usted maneja el dinero es como lo demás, cómo maneja a su esposa, cómo maneja a su marido, cómo maneja a sus niños, cómo maneja la administración de toda dimensión de su vida, cómo trabaja en su trabajo, cómo maneja la relación con otros creyentes. Todo lo que usted hace. Cómo maneja su vida de oración, cómo maneja su tiempo de Biblia. Todo esto es un monitor o un barómetro de su vida espiritual, ¿no es cierto? 

El dinero no es diferente. La credibilidad de su cristianismo se manifiesta en el manejo de sus fondos. Y esta es un área difícil porque constantemente es un problema porque estamos siendo bombardeados por el mundo para que gastemos nuestro dinero de manera torpe. Y no solo eso, sino para añadir esto, estamos siendo bombardeados por cristianos para gastarlo igual de mal. Enfrentémoslo, nos volvemos víctimas de muchas campañas inteligentes por parte de organizaciones cristianas, ¿no es cierto? Tratando de soltar nuestro dinero cristiano. Pero su dinero en un sentido muestra su cristianismo. 

¿Y sabe una cosa? Eso es lo que Juan quiso decir cuando él dijo en 1 Juan 3, “Cuando ves a tu hermano tener necesidad y no le das lo que necesita. ¿Cómo mora el amor de Dios en ti?” En otras palabras, su cristianismo se manifiesta al nivel mismo del hecho de que usted le da dinero al hombre que lo necesita o no. 

Ahora, como usted sabe, usted tiene que pensar del dinero que usted tiene como una administración. Como usted sabe, si su jefe viniera a usted y dijera, “Oye, aquí están $100 de mi dinero. Quiero que lo gastes con cuidado y sabiduría. Compra algunas de las cosas que necesitamos. Regresa y me das el recibo.” Hombre, le voy a decir, usted va a cuidar esos $100. Usted regresaría y va a decir, “Bueno, conseguí esto y esto para la oficina y esto y esto, todas estas cosas que necesitamos y aquí está el recibo. Conseguí los mejores precios.” Usted tiene $100 en su bolsillo que son de usted y usted no siente que tiene que rendirle cuentas a nadie porque son de usted. ¿Pero realmente de quién son? Son de Dios. Y si usted le va a rendir cuentas a su jefe, ¿cuánto más debe usted rendirle cuentas a Dios por cómo gasta usted $100? Usted debe responderle a Dios. 

Muy bien, vayamos a la cuarta área. No queremos hablar mucho de eso, se vuelve algo doloroso. El asunto primordial de las Escrituras, digo, inclusive yo estoy incómodo. El punto primordial de las Escrituras se preocupa por cómo da usted su dinero. Ahora esto domina las Escrituras. Es un tema demasiado importante como para que nosotros no lo veamos. Cómo damos nuestro dinero es extremadamente importante. Y no es fácil mantener una perspectiva clara porque realmente estamos siendo bombardeados. 

Ahora, hay una apelación constante, si usted ha sido cristiano por un tiempo y ha recibido alguna de las ‘listas de correo cristianas’ usted sabe lo que viene a buscar su dinero cristiano. Bueno, sí así en su casa, usted puede imaginar cómo es en la mía. No hay fin ante la proliferación de la gente que quiere dinero y las organizaciones, y usted enciende su radio, usted sabe, y tiene usted estas transmisiones religiosas de media hora, 25 minutos de pedirle dinero y 5 minutos para decirle las razones por las que están pidiendo dinero y eso es todo. Y usa se pregunta cuándo van a hacer algo que valga su dinero. Somos bombardeados por estas técnicas, técnicas para dar, campañas de administración de iglesia, campañas de presupuesto, todo tipo de cosas. Y todos hemos venido de organizaciones en el pasado en donde fuimos víctimas de esto.

Voltaire no fue cristiano en absoluto, un ateo. Una vez dijo que el protestantismo es meramente un sustituto menos caro que el catolicismo. Y Lucas Visherin en su libro escribió esto, “El filósofo francés Voltaire criticaba mucho la iglesia romana por lo que él sintió que eran sus excesos y sus demandas avaras. Pero él fue inclusive más crítico de las iglesias protestantes por permitirse ser usadas como refugios para aquellos cuyas convicciones religiosas eran determinadas primordialmente por el deseo de mantener más de su dinero para sí mismos.” Fin de la cita. 

Y creo que la ofrenda cristiana a los ojos de algunas personas parece ser explotación. A los ojos de otras personas parece ser algo totalmente descuidado. Hay un río de literatura que le dice a usted cómo. Usted puede tomar clases en ciertas escuelas acerca de cómo elevar el presupuesto de su iglesia. Puedo ir a tomar una clase en eso. 

Tengo un libro que leí esta semana acerca de cómo desarrollar el diezmo en la iglesia. Cómo hacer que cosas inteligentes como la semana de la lealtad y tocar cada puerta en una semana. Y todo en el libro acerca de cómo tener un sistema de promesas, cómo hacer esto, cómo tener aquello, cómo hacer esto, cómo estimular a la gente, cómo motivar a la gente, cómo hacerlos sentirse culpables porque no hacen lo que deben hacer y después aprovecharse de la culpabilidad que sienten. Y después si usted realmente está desesperado, usted puede contratar expertos que no viven en su ciudad que pueden venir y levantarle el dinero a usted. Claro, por un monto. Digo, no es totalmente un ministerio. Pero hay una organización que existe en Estados Unidos simplemente para publicar materiales que usted puede distribuir en su iglesia para estimular a la gente a dar dinero. No estoy en contra estimular a la gente para que me dé, simplemente estoy en contra de hacerlo de maneras no bíblicas. 

Es como le estaba diciendo a alguien ayer, usted sabe, la campaña de evangelismo en una iglesia fue estimulada por el hecho de que iban a tener que esconder un balón de fútbol americano en las casas de varias familias no salvas y usted debía ir puerta a puerta y si usted resultaba llegar a la familia no salva que tenía el balón de fútbol americano, usted ganaba una chamarra. Entonces el evangelismo fue estimulado al esconder un balón de fútbol americano y tratar de ganarse una chamarra. Bueno, no estoy en contra el evangelismo, pero ciertamente estoy en contra de eso. Cómo es posible que una familia no regenerada jamás va a entender lo que está pasando cuando recibieron un balón de fútbol americano en su casa y la gente está llegando ahí para darles testimonio a ellos realmente bajo la fachada de evangelismo cuando lo único que quieren es la chamarra. Bueno, me molesta un poco este tipo de cosas. 

Hay tantas personas ingeniosas que están preparando estas cosas. Hay tantos impostores en la televisión y en la radio buscando a los cristianos por dinero. Y realmente usted se encuentra atrapado y usted no sabe qué hacer con ello. Después usted siente la presión de la situación económica y todo mundo le está diciendo a usted que no lo debe guardar, si oigo a ese hombre una vez más de Glendale Federal diciéndome que tengo que tener tanto de mi ingreso en ahorros voy a escribirles una carta. ¿Cómo se llama? ¿Elliot Jayway? ¿Pero sabe una cosa? Tenemos que enfrentarlo. Viene de tantas direcciones diferentes. Estamos siendo absolutamente bombardeados por el hecho de que si no lo guardamos, si no tenemos este fondo enorme de 6 meses de ingresos guardado en algún lugar nunca vamos a sobrevivir. Bueno, ¿qué le pasó a Dios? Digo, yo creo en el ahorro. ¿Pero sabe una cosa? Usted puede volverse paranoico por esto. 

¿Y sabe una cosa? Aquí estamos atrapados entre el equilibrio de confiar en Dios e invertir con Dios y guardar lo que necesitamos para suplir para lo que nuestra familia necesita en el presente y en el futuro. 

Y amigos, todo se reduce a la respuesta que tenemos del ministerio del Espíritu Santo en nuestras vidas conforme Él guía. Ahora, muchas personas vienen y dicen que la solución para todo es simplemente aceptar el patrón bíblico el cual es de 10%, que el estándar bíblico para ofrendar es el diezmo, el 10%. Y justifican el 10% al decir que si la ley demandó 10% ciertamente la gracia demandaría por lo menos 10% debido a que incidentalmente el diezmo nunca es mencionado en el Nuevo Testamento en referencia a la ofrenda de la iglesia, nunca. En todos los pasajes en donde la iglesia da no hay mención en absoluto en lugar alguno del diezmo. Pero para meter el diezmo dicen, “Si la ley demandó 10%, ciertamente la gracia también.” Y no estoy en contra del principio. 

Pero lo que realmente están diciendo es que sabemos que el diezmo no es ofrenda en el Nuevo Testamento. Pero si no empujamos el diezmo tememos que no tendremos lo suficiente para operar. Realmente se reduce a ese tipo de motivación. El 10% en cierta manera mantiene el dinero fluyendo. 

¿Pero sabe lo que está mal con el 10%? Número uno, no es bíblico y es dar por la razón equivocada, es dar para cumplir con una obligación en lugar de una respuesta a un corazón amoroso, dispuesto, ¿verdad? 

La segunda cosa que está mal con esto es que estorba lo que usted podría hacer al hacerlo pensar que usted ya acabó. La ofrenda de nunca debe ser por obligación, nunca debe ser mediante una campaña que busca levantar fondos, nunca debe ser por obligación, por imposición. Cualquier técnica humana es ofensiva para Dios. 

Ahora, habiendo dicho eso, permítame tan solo decir esto y después vamos a entrar a esto; el patrón de Dios para ofrendar no es el diezmo en el Nuevo Testamento, ni siquiera es diezmo en el Antiguo Testamento, nunca ha sido el diezmo y nunca será el diezmo. Y voy a tratar de explicar por qué puedo decir eso esta mañana  la próxima vez. 

Ahora, dividamos la historia de la ofrenda entre secciones antes de Moisés. Entre Moisés y Jesús y de Jesús al presente. Estos son tres periodos de la historia, tres dispensaciones por así decirlo que veremos. Y la primera y la segunda y la tercera, observen esto amigos, todas enseñan el mismo patrón de ofrenda, no hay diferencia. 

Veamos en primer lugar la ofrenda antes de Moisés porque esto es importante. La gente que enseña que debemos diezmar enseña en base a esto. Debido a que el diezmo fue antes de Moisés, debido a que Abraham diezmó y Jacob diezmó antes de la ley mosaica, el diezmo fue antes de Moisés, fue antes de la ley y por lo tanto debe ser después de la ley, es un principio universal, por lo tanto debido a que el diezmo fue primero la ley vino a la mitad, la universal continúa después, entonces el diezmo es continuo. 

El problema con eso es que si usted va a aceptar algo, cualquier cosa antes de la ley como norma para después de la ley. El día de reposo también fue antes de la ley, ¿verdad? Entonces tenemos que dejar de reunirnos los domingos. En segundo lugar, el sistema sacrificial fue iniciado con el huerto y vamos a tener que regresar a matar animales. Y realmente no estoy seguro de que esa es la idea. Entonces si vamos a decir que lo que fue antes es después de la ley nos metemos en muchos problemas. No digamos vamos a estar mucho más seguros. 

Ahora, antes de Moisés la ofrenda antes de Moisés, usted puede escribir algunas notas ahí en su pequeño bosquejo ahí, la ofrenda antes de Moisés se divide en dos categorías como también toda la ofrenda en estos períodos. Dos categorías; la ofrenda voluntaria y la ofrenda obligatoria. La ofrenda voluntaria y la ofrenda obligatoria. 

La Biblia demanda que usted dé su dinero. Usted no está comprando nada. Usted simplemente lo está regalando. Y la Biblia demanda eso también. La Biblia también habla de ofrenda o regalo gratuito, de ofrendas gratuitas. 

Ahora, veamos el libro de Génesis y veamos desde el comienzo mismo en primer lugar de la ofrenda voluntaria. Ahora, esta va a ser una lección en el Antiguo Testamento en esta mañana y creo que vamos a ver algunas cosas interesantes. El término diezmo aparece en el Antiguo Testamento en el libro de Génesis, sí aparece. 

Ahora, algunos han pensado que debido a que aparece en Génesis se convierte en el estándar desde el comienzo. En el plan universal de Dios es diezmar incidentalmente, la palabra hebrea macer, la cual se traduce diezmo, significa una decima parte, lo mismo que decató en el griego, el decimo. Eso es lo único que significa, simplemente significa un decimo, no es una palabra religiosa, es una palabra matemática, solo tiene que ver con un porcentaje, significa un decimo. 

Históricamente inclusive afuera de la Biblia a partir de fuentes antiguas que tenemos sabemos que el hombre siempre ha usado el 10 como el número básico para los sistemas de cuentas. Y eso es obvio porque él comienza al contar. Entonces tiene 10 dedos en las manos y 10 dedos en los pies. Entonces el 10 se convierte en el símbolo del sistema para contar. Esto es universal. El símbolo de medir es 10. 

Ahora, observe entonces que en cierta manera 10 se convierte en el número de algo que está completo. Esto lo vemos algunas veces inclusive en las Escrituras. El 10 se convierte en el número de algo que está completo. Hay evidencia que muchas deidades paganas fueron honradas porque se les daba un decimo. Y la razón es esta, debido a que el 10 representaba totalidad o algo completo, el dar de una decima parte era un símbolo del dar el todo. ¿Sabe usted lo que quiero decir? El dar o el ofrendar un decimo de algo, la totalidad era representada en ese decimo. Al dar lo que era un número total 10. Usted simplemente en cierta manera está simbolizando el hecho de que usted estaba dando todo debido a que 10 era el símbolo de totalidad. Entonces el número total 10 se convirtió entonces en el número común en términos de ofrendas a deidades entre los paganos. 

Ahora, la Biblia no instituyó el diezmo en Génesis. No hay afirmación jamás por parte de Dios con respecto a diezmar en este punto. Nadie le dijo a Abraham que diera un decimo. Nadie le dijo a Jacob que diera un decimos, ciertamente no Dios. No hay una ley universal como tal afirmada en las Escrituras. 

Ahora, permítame mostrarle lo que quiero decir. En Génesis capítulo 4 por ejemplo, y puede en cierta manera flotar a lo largo de Génesis conmigo si quiere, únicamente vamos a hacer referencia a esto, pero en Génesis capítulo 4 usted tiene la primera ofrenda. Ahora, la primera ofrenda dada a Dios fue de Caín y de Abel, y lo interesante acerca de esto es que fue una ofrenda voluntaria. Simplemente dice el versículo 3, “En el proceso el tiempo sucedió que Caín trajo del fruto del suelo y Abel trajo de las primicias del rebaño.”

Ahora, no hay mandato de que debían hacer esto. Dios no les dijo específicamente que hicieran esto, por lo menos no se registra así en las Escrituras. Me parece que simplemente el proceso al pasar el tiempo sucedió que lo hicieron, fue entonces voluntario, ¿verdad? Fue una decisión libre por su parte, voluntaria. Dieron fruto del suelo, claro, como sabemos, no era lo que había sido pedido por Dios, sabemos que no había una ley universal de cuánto, pero aparentemente había la revelación de una ley acerca de que debía haber un sacrificio animal, pero no sabemos qué porcentaje fue en absoluto, no hay indicación de esto. Fueron motivados por su propia iniciativa, no hubo demanda, no hubo cantidad, no hubo una estipulación y no hubo una frecuencia que se les impuso. Fue totalmente voluntario. 

Ahora, más adelante en el capítulo 8 tiene usted Noé. El diluvio pasa, capítulo 8, y Noé inmediatamente sale a presentar un sacrificio o para presentar una ofrenda a Dios. El versículo 20 dice que él construyó un altar y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia y ofreció holocaustos en el altar. Ahora, aquí hay una ofrenda a Dios, de nuevo es completamente voluntaria, no hay mandato, no hay una cantidad estipulada, no se da un porcentaje, Noé determinó eso en su propio corazón, fue espontáneo. 

Usted avanza y usted llega a Abraham y usted descubre que Abraham en el capítulo 12 recibe el maravilloso llamado de Dios para ser el líder de una nación. En respuesta a eso en el versículo 7 él edifica un altar al Señor. Y al ofrecer al Señor, ahí de nuevo no hay mandato, no hay estipulación, no hay demanda, únicamente la voluntad de Abraham en respuesta a la promesa maravillosa de Dios conforme él le dice gracias a Dios a manera de un ofrenda. En el versículo 18 del 13 lo hizo de nuevo. Él le edificó otro altar al Señor en Hebrón. Y entonces se siempre algo voluntario, nunca en respuesta el mandato de Dios. Aquí tenemos ofrenda voluntaria. Estas personas le dieron a Dios de sus propias posesiones motivados por el amor y la gratitud y fue totalmente espontáneo. Este es el patrón de la ofrenda voluntaria. 

Ahora, Génesis 14:20 es la primera mención del diezmo. Y claro, usted conoce la historia, Abraham, Abraham en este tiempo acababa de regresar de pelear con estos reyes, la matanza de Quedorlaomer y los reyes en el versículo 17 en el Valle de Sidim. Y él había sido victorioso y él se había llevado una cantidad tremenda de botín, tesoros de estos reyes que él había conquistado. Y al regresar él se encuentra con el rey de Salem, Salem es el nombre antiguo de Jerusalén, Jerusalén. Ahora, el rey de Salem era un hombre llamado Melquisedec, quien no solo era un rey, sino según el libro de Hebreos también era un sacerdote. Y dice también el versículo 18 que él era un rey y un sacerdote del Dios Altísimo. 

Entonces cuando Abraham ve a este hombre que representa a Dios él quiere expresar gracias a Dios por la victoria. ¿Entonces qué hace? Versículo 20, el final del versículo, él le dio la decima parte de todo. Ahora, no dice que Dios le dijo que hiciera esto, de nuevo, no es mandado que él diera un decimo. 

Y creo que es muy interesante saber que no necesariamente significa que él dio la decima parte de todo lo que él poseía. El dio un decimo de algo de lo que él tomó en esta batalla. Otro pensamiento. Abraham vivió 160 años, en ningún momento en las Escrituras jamás se registra antes o después de este incidente que él jamás dio un decimo. Esta es la única vez que él dio un decimo de lo que sabemos en el registro de 160 años en la tierra. Ahora, eso nos indica algo, y no fue un decimo de su ingreso, y no fue un decimo anual, fue simplemente algo que escogió a hacer. 

Ahora, otro pensamiento, en hebreos 7:2 dice que él le dio un decimo del botín, se traduce, pero la palabra griega es acrontina. Ahora, la palabra acron está ahí, lo cual significa el pináculo o lo de arriba, acrontina significa la parte de arriba del botón montón. Dice que él le dio un decimo de la parte de arriba del montón. Podría significar que él le dio la decima parte de la parte de arriba del montón. Entonces no fue un decimo del montón total, fue un decimo de la parte de arriba de la pila. Dice usted, “¿Qué estás tratando de decir?” Estoy tratando de decir que quizás lo único que le dio fue una decima parte de lo mejor que tenía, no una decima parte de todo. Si él tomó botín de los cinco reyes y sus reinos, un decimo de todo eso habría sido mucho para que un sacerdote lo recibiera. Quizás únicamente le dio la decima parte de la parte de arriba del montón. Pero el punto es que fue algo único, sucedió una vez, no hay registro de que él volvió hacer esto. 

Muy bien, ofrenda voluntaria, motivado únicamente por la gratitud en su corazón, no demandada. Vaya a Génesis 28 y encontremos el uso de la palabra diezmo en el libro de Génesis y eso tiene que ver con Jacob, 22, versículo 22 del capítulo 28. Y Jacob simplemente dice al final del versículo 22, “Ciertamente daré el diezmo a ti.” Ahora, en este punto Jacob está haciendo un voto, versículo 20, “Si Dios está conmigo y me guardare en este camino y si voy y me diera pan para comer y con qué vestirme y yo regresaré, para que regrese a la casa de mi padre en paz. Entonces el Señor será mi Dios.” En otras palabras, Dios, si tú haces esto, tú sabes, yo me voy a postrar ante ti. Eso realmente es malo. Jacob estaba espiritualmente en un punto bajo. Fue realmente triste. Lo que estaba haciendo es chantajear a Dios. Bueno, si Tú me das un viaje seguro y ropa y pan yo voy a dejar que seas mi Dios. Qué amable, ¿verdad? De hecho Dios, únicamente voy a construirte aquí un pilar muy bonito y te voy a dar la decima parte de todo lo que tengo. 

Ahora, cuando usted llega al punto en el que está chantajeando a Dios usted está en un punto bajo espiritualmente, ¿verdad? No tome esto como una norma de espiritualidad. Este hombre dio un decimo, él estaba tratando de comprar a Dios, no hay mandato que Dios le dio, fue completamente arbitrario, completamente voluntario, sin obligación en absoluto para diezmar. 

Ahora, observe que seguí desde Caín a Abel hasta la ofrenda de Jacob y en todos los casos fueron ofrendas voluntarias. La idea de que fue un decimo fue arbitraria. De todas las ofrendas a lo largo del libro de Génesis dos veces resultó ser que dieron un decimo, lo cual a sus ojos y a los ojos del pueblo en la antigüedad simplemente representaba el total y el sentido de que era un símbolo de darlo todo, nada más. 

Muy bien, ahora permítame profundizar un poco, ¿qué hay acerca de la ofrenda obligatoria? Dice usted, “Dijiste que antes de la ley mosaica habia ofrenda obligatoria.” Y tiene razón, lo hubo. Y dije eso y quiero mostrarle de dónde vino la ofrenda obligatoria, y si usted pasa Génesis 41 se lo voy a mostrar. 

Fue obligatorio que se diera dinero o posesiones. De hecho en la mayoría de los casos en Génesis no dieron dinero en absoluto porque había intercambio, no dinero. Pero eran animales o semilla o propiedades, tierra. Pero en Génesis 41 usted recordará que José fue vendido como esclavo en Egipto por sus hermanos y llegaron ahí y él estuvo en la cárcel, de lo que él había sido acusado en la cárcel de Potifar. Y cuando faraón tuvo un sueño que no podía entender le hablaron a José y él vino y le contó el sueño. ¿Se acuerda que le dijo que habría 7 años de cultivos fructíferos? ¿Y 7 años de qué? De hambre.

Entonces José dijo, “Más vale que te prepares para el hambre.” Y aquí está como José sugirió que se prepararán y este es el plan de Dios, versículo 34, “Que faraón haga esto y designe oficiales sobre la tierra y tomen la quinta parte de la tierra de Egipto en los 7 años de abundancia.” Durante 7 años cóbrale impuestos a la gente, ¿a qué tasa? ¿Qué es un quinto? 20%. Aquí está la introducción de los impuestos en la economía de Egipto. Esto es introducido por Dios. Esta es la primera vez que usted encuentra los impuestos de una entidad nacional expresados de esta manera. 

Y notará que ni siquiera hemos progresado muy lejos de eso, que la norma que pidieron para ese entonces todavía es la norma básica para los impuestos en Estados Unidos, 20%, excepto por algunos de ustedes desafortunados que puedan estar en otros niveles. Pero básicamente los impuestos de 20% fue la tasa básica de impuestos en Egipto. Este fue el plan de Dios como fue expresado a través de José. Y cuando ellos recolectaron el 20% a lo largo de los años de abundancia que les proveerían el alimento necesario para los años de carencia, entonces un impuesto fue instituido en ese punto y 20% fue el número o la tasa. 

En Génesis 47 permítame mostrarle algo más en el versículo 24, “Sucederá en la cosecha que darás la quinta parte a faraón. Cuatro partes serán para ti, para semilla, para el campo, para tu alimento, para los de tu casa y para tus pequeños.” Ahora te voy a dejar cuatro partes; algo para sembrar el campo, algo para comer, algo para cuidar de tu casa, sus necesidades y algo para tus hijos. La quinta parte regresa al gobierno. La ofrenda o el dar de manera obligatoria en el Antiguo Testamento fue 20%, fue instituido en Egipto y fue para solventar al gobierno nacional. 

Ahora observe. La ofrenda voluntaria está dirigida hacia el Señor personalmente en una respuesta de amor y sacrificio. La ofrenda demandada o la ofrenda obligatoria es dada a la entidad nacional para proveer las necesidades del pueblo. Muy bien, ahora eso es lo que usted encuentra desde el tiempo de la creación hasta el tiempo en el que se dio la ley. 

Ahora veamos el tiempo desde la ley a Jesús. Punto dos, de Moisés Jesús. ¿Qué encontramos aquí? Durante este tiempo el diezmo obviamente se convierte en un término familiar y aquellos que enseñan el diezmo como el principio universal de Dios se apoyan mucho en este periodo para su definición obviamente. 

Veamos en primer lugar la ofrenda obligatoria. La ofrenda obligatorias desde Moisés en adelante. Esto es muy, muy interesante. Ahora, generalmente se me enseñó, supongo que por muchas personas, que la ofrenda era dar un diezmo y esto es lo que Israel dio. Permítame mostrarle algo, pase a Levítico 27. Levítico 27 está ahí al final antes de que se acabe Levítico versículo 30. Ahora, aquí estaba el diezmo llamado el diezmo del Señor o el diezmo de los levitas. Y la razón por la que fue llamada el diezmo de los levitas es muy simple. Nos dice Números 18 que este diezmó era recolectado para ser dado a los levitas. 

¿Quiénes eran los levitas? Eran los sacerdotes. La tribu entera de los levitas. El impuesto del resto de las tribus era para proveer las necesidades de los levitas o una de las 12 tribus, la tribu de los sacerdotes. Entonces este es el diezmo de los levitas, versículo 30, “Todos los diezmos de la tierra, sea de la semilla de la tierra o del fruto del árbol es del Señor. Es santo para el Señor.” Ni siquiera es tuyo. 10% de toda tu tierra y semillas y fruto es del Señor. 

Ahora, quizás te quieres quedar con tu fruto. Muy bien, versículo 31, “Si un hombre redimiera alguno de sus diezmos él añadirá la quinta parte de ello. Muy bien, si quieres quedarte con tu fruto puedes pagar y simplemente añadir 20%. Y en lugar de eso puedes dar dinero. 

Ahora, con respecto al diezmo del ganado, esto significaba un decimo de todo becerro y un decimo de todo cordero. Lo que pasa bajo la vara, el decimo será santo para el Señor, no buscarás a  bueno o malo, ni lo cambiara. En otras palabras, usted podía dar dinero a cambio de la tierra y la semilla y el fruto pero no podía usted redimir a los animales. Esos usted los tenía que dar. Al final del versículo 33, “No serán redimidos.” Estos son los mandamientos que el Señor mandó a Moisés para los hijos de Israel en el Monte Sinaí. 

Muy bien, el diezmo de los levitas era 10% de todo lo que tenían en términos de vegetales, de la tierra y animales. Ahora, el énfasis aquí está en la cantidad. Ahora, esto enseña que esto le pertenecía a Dios. Esta no es una ofrenda voluntaria a Dios, ¿verdad? Esto ya es de Él. Usted le está robando si no se lo da. ¿No es eso lo que Malaquías dijo? “Ustedes me están robando en los diezmos. Son míos.” Entonces el 10% de los animales dados a la tribu de los levitas para apoyarlos, porque como puede ver, eran los sacerdotes y no se ganaba la vida fuera de cumplir con las funciones sacerdotales. Y entonces las cosas que eran dadas eran para apoyarlos. Y francamente ellos estaban a cargo del gobierno, estaban a cargo de la nación. 

Muy bien, permítame llevarlo algo más. Dice usted, “Bueno, ahí está, ahí está el 10%.” Muy bien, permítame mostrarle. Vaya a Deuteronomio 12. En Deuteronomio 12 usted encuentra que hubo un segundo diezmo. Y de los versículo 6 al 17 volvemos a encontrar que se demanda otro diezmo, otro 10%, y este 10% debía ser llevado a Jerusalén y debía ser comido. Era comido por la familia, los amigos, los ciervos y los sacerdotes en el santuario. Incidentalmente era muy deliberado, la idea de esto era estimular devoción al Señor. La idea de esto también era promover la unidad en la familia y los siervos y todos iban a Jerusalén y consumían este diezmo particular. Era una especie de comida colectiva de traje nacional, hacía que todo mundo compartiera y entonces fue un diezmo muy intencional registrado aquí en el capítulo 12. No voy a tomar el tiempo para leerlo todo porque se nos está acabando el tiempo. 

Permítame darle una tercera cosa, y creo que esto es muy interesante, entonces ya nos acercamos al 20%. Usted tiene 10% la primera cantidad y usted tiene 10% más del 90% que usted tenía que darle al gobierno para proveer para el alimento de otros. Pero en Deuteronomio 14, un poco más adelante encontramos un tercero, versículo 28, “Al final de 3 años traerás todos los diezmos de lo que hayas recibido ese mismo año y lo vas a colocar dentro de las puertas.” Y esto era para el extranjero, el huérfano y la viuda. Ahora, esto era lo que era llamado el diezmo para los pobres. 

El primero era llamado el diezmo de los levitas. El segundo era llamado el diezmo de los festivales, y fue en el festival, en el santuario central en Jerusalén que era consumido. El tercero era llamado el diezmo de los pobres. Entonces usted tiene 10%, 10%, 3 1/3% cada año. Si usted tiene 10% cada tercer año. Muy bien, usted está ya hasta 23%, usted ha llegado ya al 23%. Este fue el diezmo del Antiguo Testamento. Entonces cuando alguien viene y dice que un judío daba el 10%, eso no es verdad, el judío daba 23% para comenzar. Este era el programa de bienestar social. El tercero para la gente pobre, las viudas y la gente que no tenía nada que comer. Esto era bienestar social. Entonces usted puede ver lo que estaban haciendo. Estaban financiando a la gente que estaba a cargo del gobierno, los levitas. Estaban proveyendo para las fiestas nacionales y demás en el diezmo de los festivales. El tercero era el programa de bienestar social en el diezmo de los pobres. Todo esto es para financiar la entidad nacional. Todos esos tres son impuestos, no es ofrenda voluntaria Dios. El diezmo siempre fue impuestos para que los programas del gobierno pudieran operar; el programa sacerdotal, el programa religioso nacional y el programa de bienestar social. 

Y voy a añadir esto, si usted era un judío todavía no había acabado, Levítico 19, y esto es interesante, este es el plan de compartir utilidad en Israel, “Y cuando coseches la cosecha de tu tierra no vas a cosechar de manera total hasta todos los rincones de tu campo, tampoco vas a recoger todo de tu cosecha. Deja las esquinas solas y no recojas lo que tires.” ¿Por qué? “Déjalo a los pobres.” Y Él dice, “Yo soy el Señor tu Dios.” Lo cual es como decir, “No estoy bromeando.” Entonces aquí hay un reparto de utilidades. Usted no debía recoger lo que se le caía y simplemente dejaba las esquinas del campo sin cosechar para que la gente pobre pudiera compartir en eso. Entonces ahora estamos ascendiendo. Tenían un tercer impuesto del templo del ciclo que tenían que pagar para comprar el pan de la proposición y grano y sacrificios para el templo. 

Y si usted quiere más, en Éxodo 23, tenían que tener un reposo para la tierra cada 7 años, lo cual significaba que no recibían el ingreso por todo un año para dejar que la tierra reposara. Y otra cosa, en el mismo año de reposo tenían que hacer a un lado todas las deudas, ¿no es cierto? Escuchen, 10% está muy lejos de lo que les costaba existir dentro de la teocracia de Israel, fácilmente estaban por encima del 25% de su ingreso entregando eso para financiar ese gobierne y para cuidar la tierra. Esta fue ofrenda obligatoria. 

Ahora, observe además que de eso que está a la ofrenda voluntaria. Ahora observe esto, esto incluye la ofrenda de primicias y ofrendas voluntarias. Ahora, el énfasis aquí no está en la cantidad o el porcentaje sino en la actitud del dador y la calidad de lo que daba, primicias en primer lugar, hablamos de esto recientemente, cómo es que ellos plantaban y después iban y después tomaban la primera parte que llegaba, la mejor parte. En Números 18:12 dice, “Lo mejor del aceite y el vino y el trigo. Estas te las he dado a ti.” Esas son primicias. Él podía tomar lo mejor que había en el campo e ir y darlo en el templo, dárselo a Dios. Y lo hermoso de esto es que aún no había recogido la cosecha y entonces realmente no sabía cuánto había ahí. Entonces él estaba creyendo en Dios y Dios estaba diciendo, “Si me das las primicias desde el principio, inclusive antes de que sepas cuánto vas a tener. Si me das las primicias de la parte de arriba y confías en Mí, Yo voy a hacer que coseches de manera completa.”

Eso de hecho es una promesa bastante agradable, sí está ahí en Proverbios, permítame enseñársela, Proverbios 3:9, escuche, “Honra a Jehová con tus primicias.” Hombre, ese es un gran principio, eso es con todo lo que tienes, honra a Dios con todo centavo que tienes. Ahora observe, “Honra a Jehová con tus bienes.” Hombre, ese es un gran principio, eso es con todo lo que tienes. Honra a Dios con el último centavo que tienes. Ahora observe, “Y con las primicias de todos tus frutos.” Observe, “Entonces tus graneros serán llenos de abundancia y tu lagar rebosará de mosto.” Dos cosas, tú honras a Dios con todo centavo que tienes; número dos, le das desde la parte de arriba sacrificialmente las primicias, y créame, Él va a llenar tus granjas, tus graneros y tus lagares van a rebosar de mosto. Esa es la promesa de Dios para Israel. 

Ahora, por favor, les promesas de Israel fueron cumplidas temporalmente, no podemos hacer la misma afirmación para las promesas del Nuevo Testamento que son cumplidas espiritualmente. Y dice usted, “Lo sabía. Lo sabía. Voy a darlo todo y lo único que voy a recibir es bendición espiritual.” Pero vamos entrar a eso la próxima semana. Vamos entrar a eso la próxima semana. Si usted lo piensa por un tiempo, ¿qué es mejor? Bendición espiritual. Pero hay ambas. Dios va a satisfacer las necesidades. 

Muy bien, entonces aquí estaba el plan para la ofrenda voluntaria, primicias, lo que usted tenía daba lo mejor. ¿Se acuerda la diferencia en Malaquías? Dios dice, “No estoy contento con ustedes. Voy a destruirlos. Voy a juzgarlos porque me han traído el ciego y lo cojo.” ¿Se acuerdan? “Los peores animales que tienen. Están quedándose con lo mejor para ustedes y están perdiendo mi bendición.” La ofrenda voluntaria era independiente del impuesto. Siempre, siempre era dar al Señor, dar al Señor fue cuestión de darle a Él de manera voluntaria lo mejor y eso es lo que está buscando Dios, lo selecto. 

¿Y sabe una cosa? No es que cuando usted se gasta todo el dinero en usted mismo y usted ha ahorrado todo el dinero en algún tipo de gran fondo para cuidar de usted, y usted le da unas gotas a Dios, esas no son las primicias. Es cuando usted le da lo mejor que tiene y se queda con un poco para usted que Él va a llenar sus graneros espiritualmente como también va a satisfacer sus necesidades físicamente. Entienda la perspectiva, ofrendas voluntarias, primicias. 

El principio está en Proverbios 11:24-25, “Hay quien esparce y sin embargo se incrementa.” En otras palabras, está el hombre que da liberalmente y él incrementa. Y hay quien retiene más de lo que es debido y lleva a la pobreza. Usted se lo guarda y usted va a ser pobre. “El alma generosa será enriquecida y el que riega, él mismo será regado.” Hombre, me gusta eso, me gusta. Permítame mostrarle cómo funciona esto. Usted sabe, la gente dice, “Oh, nunca vamos a levantar el presupuesto. MacArthur, vas a arruinar la iglesia si comienzan a escuchar esa cinta.” Hay gente que me ha dicho eso, “Espero que nuestra gente nunca escuche lo que tienes que decir de eso porque va a destruir nuestra iglesia porque no van a diezmar.” 

Bueno, escuchen, si esta cinta es algo molesto entonces su problema no es con MacArthur, su problema es con las Escrituras. Éxodo 25 permítame mostrarle cómo funciona. Digo, y estamos orientados a los resultados, desgraciadamente lo estamos. Escuché esto, Éxodo 25:1, “Jehová habló a Moisés diciendo habla a los hijos de Israel para que me traigan ofrenda.” Ahora, aquí está la oportunidad de Dios. Dios, lo único que tienes que decir es, “Demando un diezmo.” Y eso lo sella, ¿verdad? El diezmo se vuelve ley universal porque Tú lo dijiste.

Observe lo que dijo, “Demando una ofrenda – escuche esto – de todo hombre que la dé voluntariamente de su corazón.” ¿No le gusta a usted eso? Simplemente diles que den lo que quieran, quiero una ofrenda, lo que esté en su corazón dar. Bueno, Moisés ahí está diciendo, “Vamos a construir un templo y Dios dice simplemente da lo que quieras.” No hay postres grandes, has dado tu decima parte, nada. Ahí está, simplemente haz lo que tu corazón te diga que hagas. Nunca vamos a alcanzar el presupuesto, nunca va a suceder. 

Escuchen, esto es algo maravilloso, me encanta esto. Vas a tener que regresar hasta Éxodo 35, tomó esa cantidad de tiempo el recoger la ofrenda, Éxodo 35 versículo cuatro, “Y Moisés habló a la congregación de los hijos de Israel y dijo esto es lo que el Señor manda.” Aquí está lo que el Señor quiere, recoged de entre vosotros ofrenda.” ¿Cuánto? De todo aquel que tenga corazón dispuesto, simplemente tráiganlo. “Una ofrenda de oro, plata, bronce o púrpura o azul o escarlata o lino o cabellos de cabras o de pieles de carneros teñidas, y sigue, o de madera o aceite para la luz, especies e incienso dulce y piedras de ónice y piedras para el efod y para el atuendo del pecho.” Eso es para el sacerdote. “Y cada uno de vosotros que tenga corazón sabio – me gusta eso de corazón sabio – vendrán y harán todo lo que el Señor ha mandado.” En otras palabras, simplemente traiga lo que está en su corazón o lo que tengan, me gusta eso. Dice usted, “Oh, es muy peligroso.” 

Observe el versículo 21, “Y vinieron todo aquel cuyo corazón lo motivó y todo aquel cuyo Espíritu estaba dispuesto y trajeron la ofrenda del Señor para el trabajo del tabernáculo de la congregación para todos sus servicios y para todos los atuendos santos.” ¿Sabe usted que vinieron? Y dice en el versículo 22, “Y vinieron tanto hombres como mujeres y tantos como tuvieron disposición de corazón.” Oigan amigos, ¿entienden la idea? ¿Qué es lo que realmente está buscando cuando ofrendamos? Un corazón dispuesto, no es una ley, es un corazón dispuesto el que está buscando. 

Ahora lo voy a llevar al 36:5-7, Éxodo 36:5, “Y hablaron a Moisés diciendo la gente trae mucho más de lo necesario.” ¿No es eso maravilloso? Es demasiado Señor. Y Moisés mandó e hizo que fuera proclamado por todo el campamento diciendo que ningún hombre ni mujer haga más trabajo para la ofrenda del santuario y el pueblo entonces debe refrenarse de traer. Digo, ¿cuándo va a suceder que usted llegue a la iglesia y digan por favor ya no den más dinero? Porque las cosas que tenían eran suficientes para todo el trabajo y era demasiado, era demasiado. 

Escuchen, he dicho esto toda mi vida, cuando la gente cree en el ministerio y cuando creen en que lo que usted está haciendo exalta a Dios van a dar demasiado, demasiado. Una ilustración clara de que la ofrenda que es dada con una motivación verdadera que va más allá de la necesidad, va más allá de la necesidad. 

Escuche Deuteronomio 16, dice, “Todo hombre dará conforme sea capaz, conforme a la bendición del Señor que Dios le ha dado.” Eso es todo, es algo voluntario. ¿Ahora ve usted lo que estoy diciendo? La ofrenda obligatoria siempre fue impuestos. La ofrenda voluntaria siempre fue lo que salía del corazón dispuesto. Pero le estoy diciendo, hombre, cuando la gente cree en lo que usted está haciendo, ese corazón dispuesto se abre. Esas personas creyeron que Dios debía tener un tabernáculo, lo creyeron. Creyeron que eso honraría a Dios, el tener un tabernáculo. Entonces usted sabe lo que hicieron. Hombre, derramaron el dinero ahí, dieron todo lo que tenían y vieron eso terminado, simplemente para mostrarle que no fue incidente aislado, 1 Crónicas 29, David quiso construir un templo, y dijo, habla usted del tabernáculo, fue una especie de algo no muy bonito, no era mucho, tenía algunas decoraciones bonitas pero aún así eran pieles y era una tienda de campaña.

Pero en Crónicas, David, como usted sabe, está pensando en preparar todo para la construcción de este templo glorioso que Salomón va a levantar. Y en el versículo 9 de 1 crónicas 29, “El pueblo se regocijo porque con corazón perfecto lo ofrecieron voluntariamente al Señor.” ¿Lo ve? Está ahí. Ahí está el mismo principio. “Y David el rey se regocijo con gran gozo y él bendijo a la congregación.” Tuvieron una sesión de alabanza ahí preparándose a recolectar la ofrenda. El versículo 16 dice, “Oh Jehová nuestro Dios toda esta abundancia que hemos preparado para construir una casa para pata Tu nombre santo vino de Tu mano y todo es tuyo.” Él dice, “Señor, tenemos tanto, toda esta abundancia que ha llegado para construir Tu casa.” 

¿Sabe usted que tipo de casa era? Absolutamente increíble. Todo cubierto en oro. Era sorprendente lo que esas personas proveyeron para la construcción de esa casa. La gente me dice, “Oh, ¿crees – usted sabe – que vamos a conseguir el dinero para construir un edificio nuevo?” Y yo he dado una de dos razones, “Si Dios está en esto y la gente que ama al Señor sabe de esto probablemente van a dar y probablemente vamos a tener demasiado si responden como deben en sus corazones.”

Amados, el diezmo fueron impuestos para la teocracia. No vivimos en una teocracia. Pero el gobierno todavía es ordenado por Dios, ¿no es cierto? Y nuestros impuestos en la actualidad no están lejos de lo que pagaron en esos días. Ellos estaban ahí arriba por el 25% y nosotros estamos en algún punto alrededor del 20% hacia arriba cuando usted añade todos los impuestos por ventas y los otros tipos impuestos que pagamos. Realmente no estamos muy lejos de lo que Dios instituyó originalmente como los elementos básicos de los impuestos. Eso no es ofrenda. No se quede atorado en el decimo, no se limite a sí mismo a una ofrenda legalista, sea libre en el Espíritu de Dios para dar súper abundantemente y siembre generosamente para que usted pueda – qué – cosechar abundantemente. Bueno, la semana próxima el Nuevo Testamento. Oremos. 

Padre, gracias por darnos la libertad de dar conforme somos movidos en nuestros corazones a dar. Ayúdanos a tener corazones sabios y tener un corazón voluntario, sabios en invertir contigo con la inversión más grande que existe, dispuestos a darlo todos como los macedonios y también de nuestra sustancia, que veamos lo que ellos vieron en la construcción del tabernáculo, que tengamos que decir eso es demasiado, dejen de dar por un tiempo porque es más de lo que necesitamos.

Padre, sabemos que esto te daría tanta gloria. Gracias por la comunión dulce que hemos compartido en esta hora en esta mañana. Gracias por los principios prácticos que la Palabra de Dios aplica a nuestras vidas. Glorificamos a nuestro Señor Jesucristo quien hace que nuestra comunión sea posible y debido a Él, debido a Su sacrificio por nosotros vemos la calidad de Tu regalo nosotros y damos en respuesta a eso. Oramos en Su nombre bendito. Amén.

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar