Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Inclinémonos en oración. Padre, Te damos gracias en esta noche por la gracia asombrosa, por el mensaje simple de esa canción. Y, Oh, Señor, cuán grande es saber que ni siquiera hemos comenzado a experimentar lo que Tú has preparado para nosotros. Por toda la eternidad, viviremos y nos regocijaremos en la gloria de la gracia plena. Gracias Señor por todo lo que Tú significas para nosotros. Y Señor, conforme vemos la Palabra en esta noche, que hablemos como alguien que habla según las palabras de Dios. Que nuestros corazones estén sensibles y que seamos guiados por el Espíritu de Dios. Que Él sea nuestro maestro. Oramos en el nombre de Cristo. Amén.

 Primera de Corintios capítulo 12, el mensaje de esta noche es el tercer mensaje acerca del tema de los dones del cuerpo. Estamos en una serie, una serie que no ha sido planeada, pero que simplemente sucede semana tras semana, una de esas cosas no planeadas que, obviamente, el Señor había planeado a lo largo de la eternidad. Estamos en el tercer mensaje de los dones del cuerpo.

Hablamos del cuerpo de Cristo, el testimonio del cuerpo y los dones del cuerpo. Hemos estado estudiando el cuerpo de Cristo y cómo debe funcionar en unidad y en amor. Y esas son las dos palabras claves para entender el cuerpo de Cristo. En unidad y en amor. Y si funciona en unidad y en amor, va a ser edificado. Va a madurar. Va a estar edificando. Y por el cuerpo de Cristo, al usar la palabra o el término el cuerpo de Cristo, queremos referirnos a todos los cristianos amándose y sirviéndose los unos a los otros y de esta manera, siendo edificados.

Y cuando somos edificados, en ese tipo de unidad y en ese tipo de amor, entonces nuestro testimonio al mundo será eficaz. Esto es lo que Jesús quiso decir cuando dijo: “oro para que sean uno, para que el mundo conozca que el Padre me ha enviado.”

Nuestro testimonio depende de la unidad y el amor. Ahora, para que el cuerpo sea edificado, para que pueda dar testimonio, Dios le ha dado al cuerpo ciertas cosas. En primer lugar, le ha dado a ciertos hombres dotados, apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros. Él no sólo le ha dado a ciertos hombres dotados, sino que ha dado ciertos dones de gracia o ciertos dones espirituales a cada uno de los creyentes.

Y hemos estado hablando acerca de estos dones y a través de estos dones, a todo creyente, el Espíritu Santo se manifiesta a sí mismo al cuerpo entero. Ahora, si usted está entrando en este momento en este punto de la serie, lo alentaría a escuchar a los sermones que hemos estado estudiando y que usted sepa en dónde estamos, para que pueda entender este tema que tiene una importancia absolutamente crítica.

Ahora, hemos estado hablando entonces de los dones a través de los cuales el Espíritu ministra al cuerpo. Entonces, Dios ha dado dos cosas al cuerpo de Cristo: hombres dotados, especialmente llamados apóstoles, profetas, fueron ministerios de fundación y han cesado Y después, seguidos por evangelistas, maestros y predicadores. No sólo hombres dotados, sino dones. Y cada uno de los creyentes tiene ciertos dones mediante los cuales ministran el uno al otro para llevar a la madurez completa al cuerpo entero.

Ahora, hemos estado estudiando estos dones y también hemos estado estudiando los principios mediante los cuales los dones funcionan. Hemos visto claramente cómo estos dones se complementan los unos a los otros y cómo resultan en un cuerpo que se está edificando. También hemos visto que cada uno de estos dones fue completo y pleno en Cristo mismo. Y que nosotros, como cuerpo, debemos ser la continuación de la vida de Cristo de tal manera que Dios nos ha dado a todos todo don básico que Cristo mismo tuvo, para que nosotros seamos de manera plena la continuación de la vida de Cristo.

Ahora, para tener una unidad saludable, entonces, lo cual significa un testimonio saludable, para que tengamos una verdadera unidad de amor, para tener un verdadero ministerio positivo, entonces, debemos ministrar nuestros dones los unos a los otros para que seamos edificados. Si no ministramos, el cuerpo es afectado, el cuerpo es paralizado, algunos miembros no están funcionando y los otros tienen que compensar y el cuerpo entero de Cristo comienza a cojear.

E incidentalmente, ése es exactamente el caso en la actualidad. Y como resultado de un cuerpo que está afectado, cojeando, paralizado, dividido, desconectado, estamos en el medio de las ruinas de un testimonio destrozado en el mundo. El mundo no puede ver nuestro testimonio debido a que nuestra unidad es el criterio y nuestro amor. Y debido a que la unidad y el amor no son obvios en el cuerpo de Cristo, el mundo no tiene los estándares correctos mediante los cuales nos pueden juzgar.

Ahora, en mensajes previos hemos dicho tres cosas; número uno: el cuerpo necesita ser uno y amar. Número dos, los dones llevan a este punto. Punto número tres, descubra su don y úselo. Eso es básicamente lo que hemos estado diciendo. Para que el cuerpo funcione, tiene que haber unidad en amor, dones que contribuyen a la unidad y contribuyan al amor, descubra su don, descúbralo mediante oración y la llenura del Espíritu Santo; y use su don.

Cuando todos nosotros operamos nuestros dones en la energía del Espíritu, entonces nosotros nos edificamos unos a otros para llegar a la madurez plena, y así el cuerpo madura y nuestro testimonio es poderoso. Ahora específicamente, hemos comentado a enumerar los dones que son enlistados en 1 Corintios 12 y también en Romanos 12. La última vez hablamos de los dones permanentes. Dijimos que hay dos categorías de dones, permanentes y temporales.

Los dones permanentes son para edificar al cuerpo y todavía edifican al cuerpo. Los dones temporales fueron para confirmar la palabra de los apóstoles y profetas y han cesado con el cese de los apóstoles y profetas.

Ahora, debido a la que la semana pasada cubrimos todos los dones permanentes, eso nos deja para que en esta noche cubramos los dones temporales, los cuales no fueron diseñados para la edificación del cuerpo, como veremos, sino que fueron diseñados para confirmar el testimonio de los apóstoles y profetas que de hecho estaban declarando la Palabra de Dios.

Ahora, hay cuatro de estos dones enlistados en las Escrituras. No tienen una función continua en el cuerpo. Existieron para la era apostólica y fueron diseñados para los incrédulos, los no creyentes, para que los incrédulos pudieran ser convencidos por medio de estos milagros de que de hecho la Palabra de Dios estaba siendo hablada por medio de las bocas de los apóstoles y los profetas de la primera Iglesia.

Ahora, el punto es obvio. Si usted tenía una multitud de personas hablando y no había un estándar mediante el cual pudiera juzgarlos, nadie sabría qué creer y entonces, juntos con los que hablaban la verdad, junto con los verdaderos apóstoles y los verdaderos profetas había ciertos milagros para que la gente fuera convencida que ellos, de hecho, hablaban la Palabra misma de Dios.

Ahora, quiero repasar este concepto con usted por tan sólo un momento y si usted me acompaña Marcos 16, ése es el último capítulo en el libro de Marcos. Y no voy a entrar a un estudio crítico para determinar si esto pertenece a este punto o no. Supongamos por un momento que pertenece a este punto. E incidentalmente, hay nueva evidencia en base a dos nuevas tesis que acaban de ser escritas con nueva evidencia de manuscritos que la última parte de Marcos pertenece al texto. En caso de que usted no supiera si no solía pertenecer o si algunas personas pensaban que no pertenecía, no se preocupe. Ese es el problema de otros.

Pero notamos en el versículo 17 y él aquí está hablando a los once discípulos. Él dice: “y estas señales seguirán a los que creen, en Mi Nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán en las manos serpientes y si bebieran cosa mortífera, no les hará daño. Sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán.”

Ahora, usted tiene ahí algunos milagros que van a certificar la predicación inicial de los apóstoles y las personas que responderán a los apóstoles en esa fase inicial de la Iglesia va a ver que suceden milagros. Ahora, usted va al versículo 19: “Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.” Esa es la ascensión.

Versículo 20: “Y ellos, saliendo,” estos son los apóstoles, “predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que le seguían.” Para eso eran. Ahora, observe 2 Corintios capítulo 12, versículo 12. Dice esto, ahí hay un versículo muy importante: “verdaderamente las señales de un apóstol.” Ahora, observe, las señales de manera específica le pertenecían a los apóstoles, “las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, por señales, prodigios y milagros.” Dudamis, obras dinamitas.

Ahora, observe a quién le pertenecen las señales ahí. A los apóstoles. Señales de un apóstol. Esa es una designación específica para los milagros. Ahora, veamos otro versículo en Hebreos, capítulo 2. Hebreos, capítulo 2, versículo 3, dice esto y esto es muy importante: “¿cómo pues escaparemos si descuidamos una salvación tan grande?” Ahora, escuche lo que sucede después de esto, “la cual había sido anunciada primeramente por el Señor.” ¿Acaso el mensaje de salvación no fue inicialmente hablado por Cristo mismo? ¡Claro! “Y fue confirmada por los que oyeron.” ¿Y quiénes serían? Los apóstoles, “testificando Dios juntamente con ellos.” ¿A quién se refiere los ellos? Los apóstoles. “Con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos,” aquí está la clave, “del Espíritu Santo según su voluntad.”

Ahora, ahí lo tiene, amigos míos. Los apóstoles hicieron milagros para confirmar la palabra. Los milagros de hecho le pertenecen a los apóstoles y aquí dice que ciertos dones o repartimientos del Espíritu fueron para los apóstoles. Ahora, cuando usted llega a 1 Corintios 12, y ve los dones milagrosos, usted sabe entonces que esos son los dones de los que se habla como las señales, prodigios y milagros que le pertenecen a los apóstoles con el propósito de confirmar la Palabra y establecer su veracidad en las mentes de las personas que no tenían otro estándar.

Y como usted puede ver, esto es lo que realmente Nicodemo quiso decir cuando vino a Jesús y dijo: ‘yo sé que Tú vienes de Dios porque ningún hombre puede hacer las cosas que Tú haces excepto porque Dios estuviera con él.”

En otras palabras, las señales y milagros en la vida de Cristo certificaron el hecho de que Él estaba hablando de parte de Dios. Y lo mismo fue el caso de los primeros apóstoles. No tenían otro estándar. No había palabra escrita de Dios. Todavía no estaba el estándar acumulado del Nuevo Testamento, entonces las señales se volvieron la confirmación de la Palabra. Esas señales debían ratificar o establecer la verdad.

Ahora, en la primera Iglesia éste era un componente necesario de la predicación y enseñanza de los apóstoles y los primeros profetas. E incidentalmente, estos dones fueron evidentemente trasmitidos de los apóstoles a otros profetas de la primera Iglesia, al imponerles las manos. No hay indicación en ningún lugar en el Nuevo Testamento de que una persona tuviera esos dones fuera de que se llevara a cabo mediante la imposición de manos de los apóstoles.

Entonces, fue un ministerio directo dirigido a los apóstoles y los profetas iniciales de la primera Iglesia. Warfield, uno de los más brillantes eruditos bíblicos que jamás vivió dijo lo siguiente, y cito “estos dones milagrosos fueron parte de las credenciales de los apóstoles como agentes con autoridad por parte de Dios al establecer la Iglesia. Su función, de esta manera los confinó de manera distintiva a la Iglesia apostólica y de manera necesaria, dejaron de existir con ella.” Fin de la cita.

Ahora, ciertos pasajes de manera específica, asocien a los dones milagrosos del Espíritu con la obra de los apóstoles. Y le daré un par de ilustraciones. Una es el capítulo 14 de Hechos. No lo busque. Simplemente, escríbalo. Hechos 14, versículo 3. En Hechos 14:3: “mucho tiempo, por lo tanto, permanecieron hablando con denuedo en el Señor quien dio testimonio de la palabra de Su gracia.” Ahora, aquí hay algunos profetas y ellos están hablando la palabra del Señor. Y aquí está la clave: “y el Señor dio testimonio de la palabra de Su gracia.” ¿Qué fue lo que el Señor estaba haciendo? Confirmando la palabra, ¿verdad?

¿Cómo dio el testimonio? Él concedió que señales y maravillas fueran hechas por sus manos. ¿Se da cuenta? En otras palabras, la manera en la que el Señor certificó la veracidad de sus palabras fue en concederles señales y maravillas o milagros. Ahora, estas obras incidentalmente describen la actividad de Pablo y Bernabé cuando llegaron a la ciudad de Icononeo durante el primer viaje misionero de Pablo y en este punto, las señales y milagros fueron concedidas a ellos como apóstoles y profetas para proclamar la verdad de Dios y que fuera verificada. Dios literalmente verifico Su Palabra al darles la capacidad de hacer milagros.

Ahora, hay otro versículo que nos dice lo mismo y es en Romanos 15:15. Nuevamente, simplemente, se las leo. Romanos 15:15: “Mas os he escrito, hermanos, en parte con atrevimiento, como para haceros recordar, por la gracia que de Dios me es dada para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo. Tengo, pues, de qué gloriarme en Cristo Jesús en lo que a Dios se refiere. Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras.”

En otras palabras yo sólo estoy hablando lo que Cristo me dice que hable, dice Pablo. Ahora observe esto: él reitera nuevamente: “Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras.”

Y aquí está la clave: “con potencia de señales y prodigios.” En otras palabras, Pablo dice, mi ministerio es verificado mediante las señales y prodigios. Está área entera de milagros no tenía nada que ver con los creyentes. Tenían que confirmar la palabra a los incrédulos. Ése es el punto. Muy bien, entonces a partir de esos pasajes hemos aprendido que el propósito y la función de los dones milagrosos especiales del Espíritu era de certificar a los apóstoles como mensajeros verdaderos del Dios verdadero y por lo tanto, de esta manera, confirmar el Evangelio de salvación en la mente de los incrédulos.

Incidentalmente, como un aspecto satélite, también ayudo a los creyentes a tener más fe cuando ellos veían esos milagros. Ahora, quiero añadir rápidamente que la Iglesia en la actualidad no necesita este tipo de confirmación. No necesitamos milagros como un estándar mediante el cual verificamos la declaración de alguien. No necesitamos que alguien se ponga de pie y predique y después haga un milagro y así sepamos que está hablando la verdad. Tenemos otro estándar, ¿cuál es? La palabra de Dios. Cuando alguien se pone de pie a predicar, no tenemos que esperar un milagro, meramente lo evaluamos en la luz de la Palabra de Dios. Si él encaja con la Palabra de Dios, ése es el estándar. Sino, entonces sabemos que no es un verdadero maestro sino un maestro falso.

No necesitamos milagros de confirmación, aquí esta nuestra confirmación. Juzgamos mediante la Palabra de Dios. Recuerdo Lucas, capítulo 16, versículo 31 cuando la palabra dice: “si no oyeren a Moisés y a los profetas tampoco se persuadirán aunque uno se levantare de los muertos.”

Si la palabra de Dios como estándar no es lo suficiente en su mente, si no es la suficiente evidencia para ellos, los milagros no servirán. Ahora que las Escrituras están completas y usted no puede quitarle ni tampoco le puede añadir, están completas y totales como Dios diseño que fuera. Es nuestro estándar, no necesitamos milagros de confirmación. Son irrelevantes, inmateriales e innecesarios. Ahora, permítame añadir un comentario. Los hombres dotados de la Iglesia, usted sabe, había dones. Y había hombres dotados. El maestro, los evangelistas, el pastor, los cuales son los que todavía existen. El apóstol y el profeta, como vimos la semana pasada, eran el cimiento, la fundación, ¿verdad? Y usted no coloca el cimiento en el piso 20; entonces pertenecen al primer siglo.

Pero en los hombres dotados, todavía está el ministerio continuo que edifica el cuerpo. No hay un don de confirmación milagroso que se menciona en Efesios 4, en donde los hombres dotados son mencionados. En ninguna de las cartas de Pablo de Corintios en adelante, Corintios es la única que menciona estos, en ninguna otra de las cartas de Pablo dice que los pastores o evangelistas o maestros deben tener alguno de estos tipos de dones.

Ahora, amigo mío, si esos dones eran los dones de confirmación de la Palabra y todavía los necesitamos, entonces les pertenecerán a los hombres que predicaran la palabra, ¿no es cierto? ¿Cuál sería el punto de dar dones de confirmación a las personas que no son predicadores? No tendría sentido. Si de hecho, estos dones todavía existieran, entonces deberían pertenecerle a los más grandes predicadores y maestros en el mundo, porque ellos son los hombres que están hablando y son los hombres cuyos mensajes debe ser confirmado, ¿no es cierto?

Y entonces, si esos dones todavía existieran, le pertenecerían a maestros bíblicos dotados, no a personas que están errando en su doctrina y conduciendo una especie de emocionalismo muy extraño bajo una tienda de campaña; y usted puede mirar al mundo que nos rodea y no va a encontrar a un solo maestro bíblico dotado en el grupo de aquellos que promueven una teología dispensacionalista pre milenialista que tenga algo que ver con este tipo de dones. No hay ninguno. De hecho, hay una unanimidad total en estar de acuerdo en que estos dones no pertenecen a nuestro día.

Siempre hubo dones de confirmación para que los incrédulos confirmaran o verificaran la Palabra. Y como consecuencia, si todavía existieran en la actualidad no le pertenecerían a mujeres, en primer lugar, porque las mujeres deben guardar silencio en la Iglesia. Y eso está en 1 Corintios 14 y se refiere a las lenguas. Y amigos, si eso sucediera, el 95% del movimiento terminaría. Y entonces, los dones de confirmación, si fueran legítimos, pertenecerían a grandes maestros bíblicos y como contraste, no les pertenece a ellos. No son los que son los curanderos auto estilizados o lo que dicen hacer milagros, en absoluto.

Entonces, hemos visto que los dones de señales fueron para la época apostólica y cuando los apóstoles y los profetas los usaron, eran para confirmar la Palabra; y cuando los apóstoles y profetas dejaron de existir, también dejó de existir la necesidad de confirmación, porque la Biblia entonces se volvió en el estándar. Esos dones nunca fueron diseñados en ningún momento para pertenecerle a la edificación del Cuerpo. No son parte de ello en absoluto. Muy bien.

Ahora, veamos cuatro de los dones temporales de señales específicos. Y están aquí para nosotros en el versículo 10 y algunos repetidos en el versículo 28. Usted lo puede ver. Número uno, es el don de milagros. Versículo 10: “a otro, el hacer milagros.”

¿Cuál es el don de milagros? Hablaremos de esto por un momento. Decir que el don de milagros ha cesado no sería verdad y quiero apurarme a decir eso. Cuando decimos digo que el don de milagros ha cesado, yo no quiero decir que Dios no hace milagros. Dios es el Dios de milagros. Dios está haciendo milagros todos los días en todos lados. Yo no creo que no pase un solo día sin que no veamos a Dios haciendo milagros en nuestras propias vidas. Los milagros suceden a todo nuestro alrededor.

El milagro más grande que Dios hizo fue tomar a un alma enferma, degenerada, pecaminosa, camino al infierno y la volteo y le dio vida, de tal manera que se convierte en un ciudadano del cielo. Ése es el milagro más grande que Dios jamás hizo y lo hace constantemente.

Y hay otros milagros. Todo tipo de milagros que Dios hace. Eso no quiere decir que el don de milagros exista todavía. No es un don a través de una persona en la actualidad. Dios todavía hace milagros mediante Su diseño soberano como resultado de la oración. Pero no es lo mismo como el don apostólico de milagros.

Ahora, nuestro Señor, permítanme hablar de esto por un momento, nuestro Señor hizo muchos tipos diferentes de milagros incluyendo el resucitar a los muertos. Y éstas fueron pruebas de Su deidad. Eran para verificar que Él era el Mesías. Era para corroborar Su declaración de que Él era el hijo de Dios.

Por ejemplo, como vimos esta mañana, Él dijo “Yo soy el pan de vida”; y Él hizo pan. Él dijo “Yo soy agua viva”; y Él entonces hablaría de un agua que podía dar era como ninguna otra agua. Él diría: “Yo soy la luz del mundo”; y dio vista a ojos ciegos y dio a luz a almas ciegas. Él decía “Yo soy la resurrección y la vida.” Y Él, entonces resucitaba a alguien de los muertos física y espiritualmente. Él estaba verificando Sus declaraciones mediante milagros. Nuestro Señor, entonces, los hizo. Pero es interesante que nosotros señalemos, creo yo, que tuvieron un efecto muy limitado, ¿no es cierto? Digo, hizo los milagros constantemente enfrente de Israel y ellos no creyeron en Él. Finalmente, ellos concluyeron que Él hizo Sus milagro por el poder de Belcebú, de Satanás. Entonces, tuvieron un efecto muy limitado.

Y no sólo tuvieron un efecto muy limitado con Cristo, sino que también tuvieron un efecto muy limitado con los apóstoles y los profetas, muy limitado. El echar fuera el espíritu malo de la que adivinaba fue la causa directa a todos los problemas en Filipos. Cuando ese milagro sucedió, causó tal caos en Filipos que usted sabe lo que sucedió en últimas.

La restauración de la persona coja en Listra por parte de Pablo pareció tener un gran efecto en la gente. Por un momento lo tuvo, eso está en Hechos, capítulo 14. Se veía como que la restauración de esa persona coja realmente iba a tener un gran efecto, pero poco después de eso, apedrearon a Pablo y lo dejaron pensando que estaba muerto. Ese fue un efecto más bien mínimo.

Después de Filipos, por un período de dos años, no hay mención de ningún milagro hecho por Pablo. Fueron muy limitados, muy limitados. No hay ningún registro de milagros que sucedieran en Antioquía, Corintio, Tesalónica, Derbe, en Baria. Fue un ministerio muy limitado, muy limitado.

Y Pablo no se enfoca, no le da énfasis al hacer milagros en absoluto. Él continuamente enfatiza la necesidad de fe. Y en todas sus listas, en los requisitos para un obispo, para un anciano, para un diácono, nunca dice nada acerca de los milagros.

A lo largo de todas las epístolas enteras, de todas las que él escribe no se dice nada acerca de personas haciendo milagros. Santiago no dice nada de eso. Juan no dice nada de eso. Judas no dice nada acerca de eso. Nadie fuera del libro de Hechos dice algo acerca de eso. Y ciertamente, otras Escrituras hacen referencia a esos ministerios. No hay énfasis en la Biblia en hacer milagros. Porque era obvio para Pablo y para cualquier otro escritor que pertenecía a una era apostólica y cuando terminó esa era, se acabaron.

Y no tuvo un lugar continuo en el ministerio de la Iglesia. En la actualidad no necesitamos el don de milagros. Pablo dice ‘necesitamos la manifestación de una vida en el Espíritu’, ¿verdad? Necesitamos vivir en la energía del Espíritu. Ahora, no estoy menospreciando los milagros. Tienen un lugar, pero no a través del don de milagros, el cual fue apostólico. Ellos no sólo tuvieron un efecto limitado, sino que tuvieron un propósito limitado. Existieron para una etapa infante de la Iglesia, para verificar el Evangelio. Fueron las señales, maravillas y obras poderosas, simplemente para el principio.

Ahora, un pensamiento más. Tuvieron una época limitada y quiero ilustrar esto. Y creo que es muy importante por tan sólo un momento. Para entender cómo Dios ha usado los milagros, usted debe observar diferentes periodos en las Escrituras en los que los milagros ocurren. Hubo cuatro períodos milagrosos, de milagros en la Biblia. Y sucedieron y terminaron. Y sucedieron y terminaron. Y hay grandes períodos en la historia en los que no se registran milagros.

El primer período de milagros fue en el día de Moisés. El segundo periodo de milagros fue en la época de Elías y Eliseo. El tercer período de milagros fue en la vida de Cristo. Y amigos míos, entre la época de Elías y Eliseo y Cristo simplemente no hay ningún milagro. El cuarto período de milagros siguió inmediatamente a la vida de Cristo después de Pentecostés en la primera Iglesia.

Ahora, los milagros tienen su lugar para validar o certificar la Verdad de Dios en un momento o tiempo específico y siempre son limitados por el tiempo. Primer lugar, recuerde, el primer período de milagros, que fue la época de Moisés. Usted no lee acerca de milagros en la época de los patriarcas, ¿o sí? Fuera de los milagros creativos de Dios y cosas como el diluvio, en términos de hombres haciendo milagros, usted no lee acerca de ellos en Génesis. Moisés inició el primer período de milagros. Y sus milagros fueron llevados a cabo en referencia a la redención de los hijos de Israel saliendo de Egipto, ¿no es cierto?

En Éxodo 7:3 dice: “endureceré el corazón de faraón y multiplicaré Mis señales y maravillas en la tierra de Egipto.” Observe de quién eran esas maravillas, no eran del hombre, sino de Dios. Y Dios dice ‘Yo las voy a hacer en referencia a Egipto’. Y fue importante, porque ¿cómo pudo faraón realmente saber que Dios estaba llevando a cabo su obra en Israel, a menos de que hubiera algo para certificarlo?, ¿verdad? Y él recibió una buena dosis de certificación.

Y no sólo eso, ¿cómo sabrían los israelitas que Dios estaba operando a menos de que hubiera algunos milagros para verificarlo? Y entonces, en la época de Moisés hubo milagros. Fue el primer gran período de milagros. Y las señales a Moisés lo certificaron como un líder certificado por Dios, establecido por Dios.

Y esta no es una regla inviolable. Hay algunos puntos durante otros períodos en medio de estos grandes períodos en los que Dios hacía algo milagroso, pero específicamente fueron a través de milagros individuales; y realmente, fueron bastante limitados a este período. El siguiente período entonces, sería el período de Elías y Eliseo y todos los profetas fueron los que hicieron los milagros. Y de nuevo, la razón fue porque Israel necesitaba saber quién Dios era, porque estaban involucrándose con Baal, ¿verdad? Y ellos necesitaban oír la palabra de Dios y necesitaban ver un milagro para saber que Dios les estaba hablando; y funcionó. Y entonces, era para certificar la autoridad de Dios. En 1 Reyes 18:36 dice: sea conocido este día que Tú eres Dios en Israel y que yo soy tu siervo. Eso es lo que dijo Elías. ¿Y cómo es que Dios lo dio a conocer? Por un milagro.

Entonces, fue para certificar la autoridad de Dios y Elías como representante designado por Dios y también continuaron a través de Eliseo. Después, usted tiene un gran período de años y años, pasan los siglos en los que los milagros ni siquiera son parte de nada y de pronto, reaparecen en la persona de Cristo. La tercera etapa de milagros.

Cristo y Sus apóstoles, Lucas 11:20, Cristo dijo: “si Yo con el dedo de Dios echo fuera demonios, sin duda alguna el Reino de Dios ha venido a vosotros.” En otras palabras, Cristo quería que los hombres supieran que Él había llegado para ofrecerles el Reino y Él trajo junto con esto algunos milagros para probar que esto de hecho era por parte de Dios. Los milagros de Cristo hizo, sustanciaron Su persona y certificaron el ofrecimiento del Reino. Y los milagros, claro, de los apóstoles certificaron que Jesús de hecho era su Mesías.

Después, usted tiene el cuarto período de milagros, los apóstoles de la primera Iglesia. Y de nuevo, eso fue para corroborarles a los incrédulos el testimonio de Dios. Ahora, en cada caso fue para un incrédulo. Israel y Egipto, incrédulos. Dios necesitaba certificar con un milagro, ¿verdad? En Egipto, faraón tampoco creyó en Dios. Los milagros fueron para verificar la existencia de Dios.

El segundo periodo bajo Elías y Eliseo, de nuevo Israel e incredulidad y adoración a Baal, los milagros vinieron para probar la Palabra de Dios al incrédulo. En la vida de Cristo, Él vino, los milagros vinieron para certificar Su deidad enfrente de la incredulidad de Israel. En la primera Iglesia, los apóstoles y profetas hicieron milagros para verificar al mundo que de hecho ellos estaban hablando las Palabras de Dios.

Siempre, en cada uno de esos cuatro períodos, los milagros fueron para verificar que Dios estaba involucrado, que Dios estaba hablando y que la verificación fue directamente apuntada a los incrédulos. Y claro, como un propósito secundario, obviamente, fortalecería la fe de un creyente. Pero el propósito fue para los incrédulos.

Y entonces, en cada caso de los cuatro períodos de milagros, los milagros fueron llevados a cabo en un contexto de incredulidad diseñados para ser una certificación para los incrédulos. Fuera un faraón incrédulo, los egipcios incrédulos, los judíos incrédulos o los gentiles incrédulos.

Ahora, cuando llegamos al cuarto período en el libro de los Hechos, descubrimos que están ahí exactamente para el mismo propósito. Y en 1 Corintios 14, Pablo dice “así de manera que las lenguas,” como ilustración, “son señal para el incrédulo.” Obviamente, todos los demás también.

Entonces, los milagros siempre han sido temporales en cualquier época y cuando se complementó el Nuevo Testamento, las escrituras del Nuevo Testamento, se acabó su época. La certificación de cualquier ministro deja de ser milagros y se vuelve la Palabra de Dios. Y si un hombre se adhiere a la palabra de Dios, entonces él es certificado, ¿no es cierto?

Ahora, quisiera añadir rápidamente que Dios todavía está haciendo milagros en la actualidad pero no para certificar Su palabra. Él los está haciendo de manera independiente de cualquier don de cualquier hombre, sino más bien en respuesta a la fe y la oración y conforme a Su propio diseño soberano.

El segundo don milagroso es el don de sanidad o de curaciones. Si usted observa en el versículo 30, habla del don de sanidades. El don de sanidades era la capacidad de sanar o de curar cuando la oportunidad se presentaba, cuando un hombre de hecho tenía el don para curar a la gente. Ahora, no era su propio poder. ¿Se acuerda usted de Pedro y Juan?, dijeron en el nombre de Jesús de Nazaret levántate y anda. “En el nombre de Jesús de Nazaret, levántate y anda.” Nunca fue su propio poder, sino que tuvieron la capacidad de llamar e invocar el poder de Cristo en cualquier momento para curar. Este fue donde curación y siempre ha sido realizado para verificar la Palabra. Siempre fue un don de confirmación para un incrédulo.

Ahora, no estoy diciendo que la curación ha cesado. Sería torpe decir eso. La curación que sigue llevando a cabo, ¿no es cierto? Dios está curando. La gente son milagros de la gracia de Dios y la curación, la sanidad. Usted sabe, hemos orado por gente y Dios los está sanando de enfermedades, cuando han ido más allá del punto de la ayuda médica. Claro que Dios todavía sana, pero el don de sanidad cesó en la era apostólica. Dios en la actualidad sana en Su voluntad soberana y en respuesta a la oración de fe, ¿no es cierto? E incidentalmente, creo que hay un don que produce la sanidad. Usted sabe, no es el don de sanidad. ¿Sabe cuál es? Es el don de fe. En don de fe es lo mismo que el don de la oración; y creo que es un don que resulta en realidad, en curación porque Dios oye y responde la oración.

Y como dije antes, si el don de sanidad todavía existiera, pertenecería a personas que son maestros de la palabra, pero en lugar de esto, la gente que dice tener el don del curación no sabe distinguir la A de la B de la Biblia. Ellos tienen la teología más confusa y mezclada. En cierta manera, son los súper vendedores auto designados operando en base a su desempeño. Y cuando usted los confronta con doctrina sana, ellos probablemente no pueden digerirla.

Usted pregunta ‘¿qué acerca del tal y cual persona? Los he visto.’ Y alguien obviamente se sanó. Yo no negaría la sanidad de alguien o la curación de alguien. Quizás esa persona cree que tiene el don de sanidad y lo que realmente tiene es el don de fe. Y es Dios respondiendo su oración, no su poder y no su don. Yo no tengo problema en explicar los casos. Lo único que quiero hacer es orientar la teología y dejar que Dios se preocupe por lo que sucede en cada caso individual. Eso no es para que yo lo juzgue. Lo único que quiero hacer es que mi teología sea correcta.

Y como dije antes, si hay un don de sanidad, pertenecería a los maestros bíblicos y no sería para confirmar su enseñanza y su predicación; sino en lugar de esto, supuestamente le pertenece a personas que son tan ignorantes de la Palabra de Dios es una vergüenza. Que están allí por todos lados saturados o controlados por una especie de emocionalismo que no tiene nada de profundidad. Pero el don apostólico de sanidad ha cesado.

Y quiero mostrarle algo acerca de eso. Los escritores del Nuevo Testamento lo sabían. Ellos sabían que llegaba a su fin. Inclusive en los últimos años del ministerio de los apóstoles, este don comienza a desaparecer. Y usted sabe, inclusive en los últimos años del ministerio de los apóstoles, la gente estaba enferma se quedó enferma. Dios se rehusó a sanar a Pablo. Timoteo estaba enfermo. Probablemente tenía una úlcera. ¿Sabe lo que Pablo le dijo? “Vete a buscar al que tiene el don de sanidad.” No, le dijo: “toma un poco de vino por causa de su estómago.” ¿Qué quiere decir eso? Eso quiere decir que la medicina está operando. Y el don de sanidad está saliendo.

Y en 2 Timoteo 4:20, hay un hombre llamado Trófimo que se quedó enfermo en Mileto: estar en Mileto no tenía nada que ver con estar enfermo, pero simplemente resulta que él estaba ahí y Pablo le dejó ahí y dice que ‘a Trófimo dejé enfermo’. Entonces, Pablo tenía el don de sanidad y había sanado previamente. Pero si el don de sanidad fuera algo tan importante, ¿acaso Pablo no lo habría ejercido para ayudarle a Trófimo? ¿Les faltaba fe? No, no les faltaba fe. Alguien siempre dice ‘bueno, yo sé que alguien fue sanado, gracias a Dios.’ Conozco a algunas personas que fueron sanadas también, pero no fue ningún hombre quien lo hizo. Fue el diseño de Dios.

Ahora, permítame decirle esto: en primer lugar, creo que hay algunos de ustedes que dicen que todas estas supuestas oraciones se llevan a cabo y existen.

En primer lugar, permítame decirle que muchas de ellas son falsas. Ahora, digo esto con mucha honestidad… Cuando yo estuve en el seminario hice un estudio en profundidad acerca de esto y realmente entré en profundidad y descubrí todo este sistema de tarjetas, escuche, si usted tiene un sólo brazo o si le falta un miembro en el cuerpo, usted no entra en la fila de sanidad. Ellos no pueden manejar eso. Siempre es un problema interno que es invisible al resto de la audiencia.

Y piense en el hecho de que la Clínica Mayo hace algunos años atrás hizo la declaración que el 85% de las personas enfermas, están enfermas porque creen que están enfermas; y usted entonces tiene a muchas personas con quien trabajar. El 85% de las enfermedades tienen una causa psicosomática y eso no es ningún milagro. Sino que más bien es agradable que alguien pueda convencerlos de que no están enfermos.

En tercer lugar, permítame decirle esto. Yo creo que Satanás, Satanás provee muchas de las supuestas sanidades. Y digo esto: si un hombre tiene el don de sanidad, ¿qué está haciendo en una tienda de campaña? ¿Por qué no está en el hospital? Si realmente tuviera el don de sanidad, ¿por qué no simplemente sale al pasillo y sana? Bueno, las ofrendas no son buenas en el hospital.

Ahora, algunas veces, puede haber una verdadera cura porque Dios ha respondido a la oración. Y no estoy metiendo a todos en el mismo grupo. Me acuerdo que leí una historia acerca de un hombre llamado Cole a quien se le acercó un pequeño niño, esto fue cuando yo estaba estudiando en Habinen, Florida. Y el pequeño niño era parapléjico y tenía aparatos en sus piernas; tenía 10 años de edad y este hombre tocaba su cabeza, empujándolo, diciendo muchas cosas y la gente gritaba. Y le dijeron a la mamá que le quitara los aparatos de sus piernas. Y la madre, por supuesto, en medio de toda esta emoción, le quitó los aparatos y el niño, de hecho, dio tres pasos y todo el mundo entró en un estado de histeria. Bueno, simplemente fue un proceso de la mente sobre la materia. Él dijo “nunca le vuelva a poner esos aparatos en las piernas del niño.” Y en dos semanas, entró la gran gangrena y llevó al niño al hospital y el doctor le dijo si usted hubiera ido al hospital un día después, hubieran tenido que cortarle ambas piernas. Bueno, más fraude salió y el hombre, eventualmente, terminó en la cárcel.

Cuando hay curación, amigos míos, no es porque un hombre lo hizo, sino porque Dios diseñó hacerlo en Su soberanía en respuesta a la oración de fe.

Usted pregunta si yo creo que todos los que están sanando por ahí están haciéndolo por dinero y son unos farsantes. No, creo que quizás hay algunos que realmente creen, se han convencido a sí mismos que es real. Y después, creo que hay otros que creen que son sanadores pero realmente tienen el don de fe. Y las cosas realmente suceden porque tienen el poder de la oración. Pero no es el donde sanidad, de curación. Simplemente no entienden su teología. La idea de que usted puede sanar a personas paradas en una fila es ridícula. Inclusive los discípulos no pudieron hacer eso. En Mateo 17, ellos vienen a Jesús y le preguntan qué está mal que no lo pueden hacer. Dios, en respuesta a la oración de aquel que cree, lleva a cabo milagros.

En tercer lugar, y vamos a unir estos dos dones, versículo 10, tercer y cuarto don, varios tipos de lenguas y la interpretación de lenguas. Ahora, quiero considerar varias preguntas. No voy a hablar de manera exhaustiva de este punto, pero creo que es algo importante y quiero decir desde el principio al hablar del tema de las lenguas y tengo un gran amor en mi corazón por aquellos en el cuerpo de Cristo. No me importa si hablan en lenguas o no hablan en lenguas. Y no estoy diciendo esto de una manera arrogante, estoy diciendo esto para ser muy honesto. Tengo algunos queridos amigos que amo mucho y que creo que conocen a Jesucristo de una manera vital y real. Y yo creo que de hecho están operando exitosamente en un ministerio que Dios está bendiciendo y que ellos están en un error en este punto.

Y amigos míos, y muchos errores mucho más serios que este y quizás el chisme es uno bueno como debido a que está ligado al homicidio y otras cosas en algunos de los catálogos del Nuevo Testamento. Pero con mucha frecuencia, pensamos que debido a que alguien está en el error de hablar en lenguas, son un hereje abierto. Y quizás no sea así. Si hay grados, hay cosas infinitamente más serias que esas. Y entonces, no estoy tratando de azotar a estas personas. No estoy tratando de castigarlas. Creo que hay una posición doctrinal que debemos mantener fielmente a partir de la Palabra de Dios y es tan clara. Y lo único que queremos hacer es declarar en dónde estamos. No estamos diciendo que no amamos. Sólo estamos diciendo que queremos ser fieles a la Palabra de Dios.

¿Muy bien? Ahora, ¿cuál era el don de lenguas y cuál era su uso? Era una capacidad dada por el Espíritu Santo, escuche esto, para hablar en un idioma extranjero para declarar las obras maravillosas de Dios como un milagro de verificación. Observe Hechos capítulo 2, versículo 1: “y cuando el día de Pentecostés ha venido en su plenitud, todos estaban unánimes en un lugar. Y de pronto, vino un ruido del cielo como un viento fuerte y llenó la casa en donde todos estaban sentados. Y aparecieron ahí lenguas como de fuego que se pusieron sobre cada uno de ellos.” Y esos son los discípulos que están esperando, 120 de ellos, probablemente. Y todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas. Esa es la palabra glossa, idiomas, idiomas. “Conforme el Espíritu les dio que hablasen.” Y estaban allí en Jerusalén y había en Jerusalén morando hombres judíos, hombres devotos de toda nación bajo el cielo.

La razón de esto fue porque era la fiesta de Pentecostés y todos los judíos devotos vinieron a Jerusalén. Fue un tiempo perfecto para declarar las obras maravillosas de Dios en el nacimiento de la Iglesia. ¿Qué mejor momento, cuando tienes a todos los extranjeros ahí, para poder contarles la verdad y que ellos pudieran de llevarla de regreso a su propio país? Entonces, ellos hablaron en estos idiomas.

Versículo 6: “y hecho este estruendo, se juntó una multitud y estaban confusos porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.” Escuche, no hubo tiempo para meterse a una escuela de lenguas, lingüística. Y Dios proveyó un milagro mediante el cual ellos pudieron hablar a toda persona en su propio idioma y declarar las maravillosas obras de Dios. ¿Y cuál fue la obra más maravillosa que Dios jamás hizo? Enviar a Jesucristo a morir y ser resucitado. Y estoy seguro de que ése fue el contenido de lo que ellos declararon.

Y el milagro y la manera en la que ellos testificaron a esta verdad, ¿no es cierto? Y aquí dice: “Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan?” No, era gente que era menospreciada que estaba ahí en Galilea. “¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de África más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.”

Ahora, ellos sabían lo que estaban diciendo, ¿no es cierto? Las maravillas de Dios. “Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto? Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto.” Están locos.

Ahora, ahí está el don de lenguas, amigos. Lo que era: una declaración de las obras maravillosas de Dios. Las obras gloriosas de Dios. Escuche esto, no sustituyó la predicación porque inmediatamente después de la experiencia de lenguas, vino el sermón de Pedro, ¿no es cierto? Las lenguas no necesariamente eran para predicar el Evangelio y no eran para convencer de pecado. Fueron meramente para certificar que Dios iba a hablar y las obras maravillosas de Dios fueron declaradas y luego, vino la predicación.

Nunca reemplazó la predicación. Usted dice ‘sí, pero si las lenguas sucedieron en otros lugares de Hechos, siempre fueron lo mismo, exactamente lo mismo, siempre sin cambio alguno.’ Observe el capítulo 8, versículo 15. Y no necesariamente menciona de manera específica a las lenguas aquí, pero yo creo que sucedió. Hechos 8:15, aquí el Evangelio está saliendo, ¿no es cierto? Sucedió en Jerusalén. Muy bien, ahora se va a mover a Samaria. Y recuerda lo que los judíos pensaban acerca de los samaritano, ¿no es cierto? Realmente no había mucho amor entre ambos grupos. Los judíos odiaban a los samaritanos y simplemente los menospreciaban porque eran una raza mezclada.

Versículo 15: “los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús. Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.” Ahora, yo creo que ahí en ese momento, ellos hablaban en lenguas. No dice eso, pero yo creo que así sucedió. Y el motivo por el que creo eso es debido a esto: es obvio que aquí lo que está sucediendo es esto, la iglesia comenzó en Jerusalén y el Espíritu vino. Ahora, cuando ellos se movieron a Samaria y la Iglesia comenzó allí, ellos no solo creyeron sino que recibieron el Espíritu Santo con los mismos milagros llevándose a cabo. Usted pregunta por qué. Porque habría sido muy fácil para los judíos decir ‘bueno, ustedes samaritanos, miren, ustedes no van a unirse con nosotros en absoluto’, ¿verdad? Cristo dijo que la Iglesia iba hacer una, ¿no es cierto? No iba a haber judío, ni griego, ni esclavo, ni libre, ni hombre, ni mujer, uno, uno, uno. Él vino a derribar la pared intermedia de división, ¿no es cierto?

Ahora, usted sabe que si algo le sucedió a los judíos, lo mismo más vale que le sucediera a los samaritanos, de lo contrario los judíos nunca van a aceptar a los samaritanos en su comunión. Entonces, la razón por la que lo mismo tuvo que sucederle a los samaritanos era para que los judíos supieran que de hecho, eran iguales. Eran uno. ¿Ve la importancia entonces?

Y si eso no es todo, vaya al capítulo 10. Avanzando más allá de Samaria, usted entra al mundo gentil y se encuentra con Cornelio. En el capítulo 10, versículo 44: “Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos…” Ahora, ¿quién es la circuncisión? Judíos, están atónitos. ¿Sabe usted por qué están atónitos? Ahí también les dice “De que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. Porque los oían que hablaban en lenguas…” ¿Lo ve?

Les asombró que los gentiles tuvieran la misma experiencia que ellos tuvieron. Ahora, ¿ve usted lo importante que fue para ellos que tuvieran eso para que los judíos supieran que Cristo estaba comenzando un organismo en el que toda persona era igual? Fuera uno judío, samaritano, gentil, todos eran uno en Cristo y entonces, el mismo milagro sucedió en cada punto.

Y después, usted va al capítulo 19 y usted conoce al pequeño grupo que quedó ahí del Antiguo Testamento. Aquí hay algunos santos del Antiguo Testamento que no saben que el Nuevo Testamento ha llegado. Y fueron salvados bajo la economía antigua, y descendieron, se arrepintieron, fueron bautizados por Juan el Bautista, regresaron a su casa y ni siquiera sabían que Jesús había llegado.

Y Pablo aquí está en Éfeso: “Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos,” y estos, realmente, usted sabe, eran personas piadosas pero eran santos del Antiguo Testamento, no sabían nada de lo que estaba pasando. “Les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo.” ¿Qué es todo esto?

“Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan.” Usted sabe, nosotros fuimos allí y ellos se habrían ido a la gloria, si hubieran muerto, eran santos todavía del Antiguo Testamento. Aquí hay un período pequeño de transición. “Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.” Esos dijeron ‘oh, Cristo vino, muy bien’.

Usted sabe, y ellos creyeron y fueron bautizados en el versículo 6: “Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas,” ¿lo ve? ¿Por qué hablaban también en lenguas? Porque necesitaban que sucediera el mismo milagro que ocurrió con los judíos para que todos ellos entendieran que eran uno. No habría niveles de desigualdad.

¿Ve usted lo importante que es esto? Realmente crítico, y esa la razón por la que esto ocurre esas cuatro veces en Hechos, para que todos vean que están en el mismo nivel. Siempre fue lo mismo. Ahora, rápidamente mantenga esto en mente en el Nuevo Testamento, en la era apostólica, y aquí hay un punto clave, cada vez que las lenguas ocurrieron de manera legítima, siempre fue un idioma conocido. ¡Oh, esto es tan importante! Amigos míos, nunca fue balbuceo, galimatías. Nunca. Siempre fue un idioma extranjero conocido. Aunque el orador no lo conociera. Usted pregunta cómo se eso. Bueno, porque en Hechos, capítulo 2, dice que todos esos fueron idiomas, ¿no es cierto? Porque la palabra glossa significa idiomas. Porque en Hechos 10, lo acabamos de leer, dicen que estaban glorificando a Dios. ¿Cómo sabían que estaban glorificando a Dios a menos de que estuvieran hablando en un idioma que ellos entendieran? Siempre fue un idioma conocido.

Hechos 11.Dos versículos, permítame leérselos. Versículos 15 y 17. Los voy a leer al revés, comenzando en el versículo 17: “Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo,” Pedro aquí está reportando con Cornelio su experiencia gentil y dice “¿saben una cosa? ¿Saben que esos gentiles recibieron el mismo don que nosotros recibimos?

Ahora, si eran idiomas conocidos en Hechos 2 cuando los judíos lo recibieron y los gentiles recibieron lo mismo, ¿qué fue entonces lo que recibieron? Idiomas conocidos. El mismo don. Y Hechos 19:6, es la misma cosa con los discípulos de Juan. Son las mismas palabras de nuevo.

Permítame darle otra razón. Si usted está en 1 Corintios 12, notará que en el versículo 10 dice diversos géneros de lenguas. ¿Ve eso ahí? Diversos géneros, la palabra géneros es la palabra ginas de la cual obtenemos nuestra palabra género. Ginas aquí es ginaglocan, una forma diferente pero es la misma palabra ginas. ¿Sabe lo que significa ginas? Significa una nación o raza o tipo. ¿Sabe usted lo que significa cuando usted dice géneros de lenguas? Significa idiomas específicos nacionales. Razas de lenguas. Ginas tiene que significar tipo. No significa un tipo de galimatías. Porque galimatías, balbuceo no es cierto tipo. Es simplemente un balbuceo. Usted no podría decir diferentes tipos de galimatías. Balbuceo es balbuceo. No hay tipos de balbuceo. Ginaglocan significa naciones específicas de lenguas, de idiomas. Y le voy a decir es algo más acerca de ese versículo. Notará que el don compañero, la interpretación de lenguas, la palabra interpretación es la palabra arminai. ¿Sabe lo que significan en griego literalmente? Traducción. Eso es exactamente lo que significa y usted no puede traducir el balbuceo, galimatías.

Si alguien tuviera el don de hablar en idiomas verdaderos, alguien más tendría que tener el don de traducirlos. Usted no puede traducir galimatías. Usted también notará en todas las situaciones en la que 1 Corintios 14 tiene la palabra desconocida, siempre, en algunas versiones, está en itálicas, en letras en itálicas, alguien puso estas palabras ahí pensando que eso ayudaría. Y no lo hizo. Usted notará también en 1 Corintios 14:7 que Pablo dice que cualquier tipo de lenguas tendrían que tener estructura gramatical. “Y aún cosas sin vida dan un sonido, sea la flauta, el arpa, a menos de que tuvieran distinción en sonidos. ¿Cómo entonces era sabido que es una flauta o un arpa?” Usted sabe, lo que los Corintios estaban haciendo era hablar en balbuceo. Estaban ejerciendo una falsificación carnal de balbuceo y Pablo dice “aun cuando un hombre toca una flauta, toca notas distintivas.” Y un idioma tiene una estructura gramatical y todo lo que estaban haciendo era repetir balbuceo. Versículo 11, Pablo dice: “por tanto, si no conozco el significado de la voz, si es sólo repetición de sonidos, y le seré al que habla como un bárbaro y el que me háblame será un bárbaro también.” Puestos de pie, hablando balbuceo.

Y ahí en el versículo 21, dice en el capítulo 14: “en la ley está escrita,” y aquí hay una cita directa de Isaías 28, “con lenguas de otros hombres y otros labios hablaré a este pueblo. Sin embargo, no me oirán, dice el Señor.” Y en el Antiguo Testamento Isaías dijo eso en referencia al idiomas sirio. Era un idioma conocido.

Amigos míos, entonces no hay duda al respecto. Cada vez en corrientes enteras de idiomas de lenguas legítimas siempre fue un idioma conocido. Y eso en sí mismo eliminaría 99.99 % del movimiento moderno porque no es un idioma conocido. De acuerdo con los lingüistas, y estaba leyendo esto recientemente en un artículo, el movimiento moderno está compuesto de sonidos desconocidos sin ningún vocabulario o gramática distintiva y características extranjeras simuladas.

Ahora, claro, usted debe mantener en mente también que en Corintio era abusado como todo lo demás. Lo triste es que la gente, toma a Corintios como su patrón para lenguas y los corintios eran las personas que estaban en la peor condición en la existencia del cristianismo. Ellos habían pervertido todo, todo lo que podía pervertirse, lo pervirtieron. Usted pregunta qué problemas tuvieron.

Grammacky, en su libro dijo que, aquí están algunos de los problemas en Corinto que aprendemos a partir del libro: división, carnalidad, conceptos equivocados del ministerio del Evangelio, perversión sexual, demandas entre cristianos, abusos morales de los cuerpos de los creyentes, ignorancia de las relaciones matrimoniales y el propósito de la virginidad, violaciones de la libertad cristiana, insubordinación de las mujeres, abusos de la mesa del Señor, ignorancia de los dones espirituales y una negación de la resurrección del Cuerpo. Ahora, eso es un desastre.

Y después, cuando usted los toma como su ejemplo para las lenguas, realmente está en problemas porque ellos las abusaron, así como abusaron de todo lo demás. El problema no era que no tenían dones espirituales. Pablo dice en 1 Corintios 1:7, creo que es, “ustedes no carecen de ningún don.” No les falta ningún don. El problema es que los abusaron.

Y creo que probablemente era un pequeño problema, porque en esa parte del mundo, prevalecían las expresiones extáticas entre los sacerdotes y sacerdotisas de los oráculos griegos que estaban en un estado de éxtasis. Y debido a que también hablaban en lenguas, y era la religión pagana de la que los corintios habían sido salvados, ellos arrastraron algo de esta expresión estática y la metieron a su experiencia cristiana y la falsificaron; y entonces, realmente falsificaron las lenguas de Hechos y decían que eran lenguas.

Y Pablo pasa el capítulo 12, capítulo 13 y el capítulo 14 tratando de corregir los abusos Corintios de lenguas. ¿Y no es interesante que inclusive cuando el don existía fue abusado? Y en la actualidad, cuando no existe, todavía es abusado. Usted dice bueno, ¿qué es lo que Pablo les está diciendo de esto?

Bueno, en primer lugar, en el capítulo 14, versículos 1 al 12, dice que es inferior. En el capítulo 14, versículo 20 dice que nunca debe ocurrir, no es el versículo 20, bueno, me olvidé exactamente dónde es el versículo. Bueno, está dos veces en el capítulo. Él dice que nunca debe suceder, nunca debe llevarse a cabo sin un intérprete. Más adelante en el capítulo, él habla acerca del hecho de que siempre debe estar subordinado a la predicación. Que la predicación es siempre lo más importante. Veintidós, versículo 22, las lenguas son por señal no a los que creen.” No hay punto para la edificación del cuerpo. “Sino para los que no creen, pero la predicación no sirve para los que no creen sino para los que creen.” Ahí está la prioridad de la predicación.

Versículo 23: “si pues toda la Iglesia se reúne en un solo lugar y todos hablan en lenguas y entran indoctos o incrédulos ¿no dirán que estáis locos?” Bueno, usted dice ‘estas personas están locas.’ Pero si todos predican y entra algún incrédulo o indocto por todos es convencido, por todos es juzgado. La prioridad de la predicación. Y después, él pasa a decir que debe ser hecho de manera decente y en orden. Pero ellos habían echado a perder todo esto. Claro, tenía que ser hecho por la dirección del Espíritu Santo y siempre fue un idioma conocido y siempre fue para comunicarle a un incrédulo las obras maravillosas de Dios.

Pero habían pervertido todo. Hicieron un abuso carnal de la experiencia de los creyentes.

Después, nunca debía ser hecho por más de dos o tres, versículo 27, y siempre en orden y nunca debió haber sido hecho sin un intérprete, el mismo versículo. Y versículos 34 y 35, las mujeres nunca debían hacerlo. Y como dije, eso lo eliminaría.

Y en el capítulo 13, versículos 1 al tres, en el capítulo 13, versículos 1 al tres, siempre debía ser hecho en amor y amigos míos, ése no es el caso. Tantas veces la gente que ha tenido este don no ve a otros en amor, los ven siempre con un espíritu crítico. Y con tanta frecuencia, cuando esto entra en una Iglesia, en lugar de crear una atmósfera de amor, crea una atmósfera de fricción o división que fractura a la Iglesia.

Y le voy a decir algo muy simple, cualquier don legítimo del Espíritu que es operado en la energía del Espíritu trae unidad. Y este no lo trae. Trae discordia. Entonces, como usted puede ver, inclusive en épocas apostólicas cuando este don existía y era falsificado para la gloria de la carne. Y todavía es una falsificación. Usted pregunta si estoy diciendo que Dios ya no puede hacer un milagro. No quiero decir eso. Si Dios diseñara en algún campo en algún lugar dar a un hombre la capacidad en un punto dado de hablar en un idioma que no sabía para comunicar las maravillosas obras de Dios, Dios todavía podría hacer eso; y yo nunca lo limitaría diciendo que Él no puede. Pero amigos, si Dios todavía tuviera este don de confirmación, no necesitaríamos tener todos estos problemas con traducir el Nuevo Testamento. ¿Sabe usted eso? Todo lo que necesitaríamos hacer sería enviar a las personas con el don de lenguas al campo misionero y Wicklift no tendría nada que hacer, porque alguien podría ir ahí y simplemente aprendería cómo decir el Evangelio en su idioma, decirlo y hacer algunos milagros y eso lo confirmaría.

Pero la necesitamos la Palabra como el estándar porque esos dones han cesado. ¿Por qué cree usted que hay personas que pasan 10 años de su vida aprendiendo cómo traducir a un idioma y otros 10 años traduciendo? Si fuera verdad que lo único que necesitamos hacer es confirmar la Palabra, con uno de estos dones de confirmación milagrosos, la gente estaría desperdiciando su tiempo.

Usted pregunta cómo sé que ha cesado. Simplemente he estado tratando de responder eso, no sé, cesó con los apóstoles. Ya acabó. Nuestra teología dice que cesó. Mire el capítulo 13, 1 Corintios 13:8 “el amor nunca deja de ser, pero las profecías acabarán. Y cesarán las lenguas, y la ley ciencia acabará, porque en parte conocemos y en parte profetizamos. Más cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará.”

Ahora, algunas personas creen que tienen que meter todo lo que está en el versículo 8 en la misma bolsa. En otras palabras, la profecía, lenguas y conocimiento todo tiene que cesar al mismo tiempo. Pero eso no dice eso. No dice eso en absoluto. Dice en cada caso individual, cuando aquello que es completo venga, aquello que es en parte cesará. Y cuando la Palabra de Dios vino, ya no se necesitó confirmar la Palabra por la lengua. Y entonces, las lenguas cesaron.

Algún día, cuando estemos con Jesucristo y sabemos que somos conocidos, el conocimiento como tal pasará. Y entonces, lo tiene que meter cada uno de esos en la misma bolsa. Son distintas en sí mismas. Pablo añade el pensamiento en el versículo 11: “cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como un niño, más cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.”

En otras palabras, cuando lo final, maduro, venga, no hay necesidad para la estructura infantil y las lenguas y todos esos dones que fueron para la etapa infantil de la Iglesia. Pero cuando la Iglesia se volvió adulta, y tuvo como estándar la Palabra de Dios, todas las herramientas de su etapa infantil cesaron o dejaron de ser necesarias. Fueron dadas a la Iglesia en su infancia.

Y esa es la razón por la que digo que quizás en algún campo extranjero, en donde hay una Iglesia en estado infante, Dios puede permitir que los milagros se lleven a cabo. Milagros que no veríamos en la Iglesia como la conocemos. Pentecost en su libro dice: “que cualquier Iglesia en la actualidad que dice que es necesario tener lenguas está confesando infancia espiritual e ignorancia de las Escrituras.” Fin de la cita. Y Corinto no era diferente de eso.

Primera de Corintios capítulo 3: “y yo hermano no pude hablaros como espirituales sino como a carnales, como a infantes en Cristo.” Y aquí estaba los bebes ejerciendo este don falsificado. ¿Y sabe usted que en ninguna otra Iglesia del Nuevo Testamento encontramos referencia a estos dones? No sólo nuestra teología entonces nos dice que han cesado sino también la historia. Si las lenguas no cesaron en la era época apostólica, ahora escuche esto, si las lenguas no cesaron en la época apostólica, todavía se llevarían a cabo siglo tras siglo, ¿no es cierto?

¿Está listo para eso? Piense en eso. Si las lenguas son una parte permanente de la Iglesia, entonces no cesaron en la era apostólica, entonces las encontraríamos históricamente en el siguiente siglo, ¿no es cierto? Nada más que no lo encontramos. No hay. No hay absolutamente un caso genuino de lenguas registrado en la era entera post apostólica. Desde el año 100 al 600, ese período de años, en todos los escritos de todos los padres de la Iglesia, no hay un solo caso genuino de lenguas que se reporte y cubren toda doctrina básica de la Iglesia una y otra y otra vez. Y no está ahí.

El testimonio de hombres como Justino Martin, Orígenes, Crisóstomo e inclusive Agustín, ni siquiera mencionan esto como existente. E incidentalmente, en los tres siglos que siguieron a la era apostólica, sólo hay dos referencias a lenguas. Eso es todo. En una ocasión, cuando un hombre llamado Montano habló en lenguas. Y en la otra ocasión fue Tertuliano; y Tertuliano fue discípulo de Montano.

En caso de que usted quiera saber qué tipo de hombre fue Montano, él era considerado por la Iglesia como un hereje poseído por demonios y él decía ser el único vocero a través del cual hablaba el Espíritu Santo. Esas son las únicas dos ocasiones de lenguas en 600 años de la Iglesia en todos sus escritos.

Ahora, si fue un don permanente, ¿qué hizo el Señor? ¿Dejó a la Iglesia cojeando por 600 años en una etapa de crecimiento crítico? No lo creo. Durante la Época Oscura, durante los tiempos siguientes años, en las épocas de oscuridad espiritual, las lenguas volvieron a ser un poco revividas y fueron revividas a la Iglesia Católica. Y después, siguieron y encontramos a un grupo llamado los Shakers. Y los Shakers eran una secta comunista. Eran célibes. Es interesante que fueran célibes porque su madre, su líder era la madre Ann Lee. Y ella dijo que la segunda venida fue cumplida en ella. Bueno, debido a que eran célibes, murieron bastante rápido.

El séptimo artículo de fe en el mormonismo declara que los mormones hablan en lenguas. Entonces, en la era post apostólica, durante 600 años, el hablar en lenguas cesó. Y en la Edad Media y en el período de la reforma de alrededor del año 590 al 1650, los católicos Romanos dijeron que hubo ciertas ocasiones en las que hubo lenguas, todas conectadas con la oscuridad de esa Época Oscura sin tener relación alguna con una experiencia vital con Cristo.

En el período post reforma, del 1650 en 1900, una corriente de lenguas se llevó a cabo en todo tipo de sectas raras, extrañas, ninguna de ellas ortodoxas. Los shakers de la madre Ann Lee, los jansonitas, los ervinitas, los mormones, etc., etc. Y el movimiento moderno de lenguas como lo conocemos nació en el año 1914. Durante 1800 años no hubo lenguas. Ahora, ¿qué paso? La Biblia dice que cesaron. La historia dice que cesaron. El establecimiento en el año 1914 en torno a un movimiento de lenguas comenzó con lo que conocemos hoy en día como el pentecostalismo. El nuevo pentecostalismo, el neo pentecostalismo que estamos viendo en todas estas denominaciones realmente se está desvaneciendo un poco en la actualidad, pero realmente emergió, estaba en su flor, nació e Van Nuys, California, el 3 de abril de 1960 en la Iglesia episcopal de San Marcos. Eso comenzó con lo que es conocido como la glossalelia moderna, el movimiento moderno de lenguas.

Ahora amigos, si ésta es una continuación del verdadero don, ¿qué pasó durante 1800 años? La ausencia casi total de lenguas en la Iglesia durante 1800 años es difícilmente compatible con la declaración de que Dios quiso que el don fuera permanente. Y no fue así. Usted dice ‘bueno, ¿cuál es el don que en la actualidad se está llevando a cabo?’ Bueno, yo creo que la gente con mucha frecuencia es sincera. Con mucha frecuencia no lo es. Creo que algunos de ellos creen que es algo maravilloso. Creo que alguno de ellos creen que simplemente están presentando un show. Están simplemente actuando. Yo no creo que usted pueda meterlos a todos en el mismo grupo, pero creo que hay tres explicaciones para ello: de manera psicológica, fraude y satánica.

Cuando usted comienza a examinarlo junto con las técnicas, es casi… simplemente, bueno… Permítame leerle lo que uno dice. Christianson al escribir, y él es un promotor del movimiento moderno de lenguas, dice esto, así es como usted debe hablar en lenguas. Incidentalmente, hay un pequeño libro, un folleto que habla de los ‘Diez pasos para hablar en lenguas’. Y dice lo siguiente, y cito: “simplemente usted entra al silencio y determina no hablar ninguna sílaba de cualquier idioma que usted haya aprendido.” Fin de la cita. Si esa no es una buena manera de permitir que algún demonio controle su cerebro, no sé lo que es.

De regreso a la cita. “Sus pensamientos están enfocados en Cristo y después, usted simplemente levanta su voz y habla, confiando que el Señor tome el sonido que usted le da y lo conforme en un idioma como balbuceo.” Fin de la cita. De hecho, Britisine, en su artículo dice ‘es bueno para comenzar si usted repite ‘bah, bah, bah,’ una y otra vez rápidamente.’

El balbuceo es una palabra que ocurre varias veces en este tipo de patrón. Y eso es algo interesante. Eso es muy interesante, porque me gusta lo que Pablo dice en 1 Corintios 13:11: “Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.” Capítulo 14, versículo 15: “¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.” Usted no le habla a Dios en su cerebro. Versículo 20: “hermanos, no seáis niños en el modo de pensar.” Evidentemente, los corintios tenían el mismo tipo de patrón. Esto es algo necio. Eso es necedad. ¿Cuál sería la razón por la que un hombre hablaría como bebé a no ser que fuera para experimentar algún tipo de estimulación carnal? Usted dice ‘bueno, ¿por qué la gente hace esto?’ Bueno, creo que hay muchas razones.

Número uno, es un alejamiento de la interpretación bíblica sistemática. Simplemente, todo lo que conocen y alguien los convence que esto es lo que deben hacer. Lo segundo, creo que la gente tiene hambre de lo sobrenatural. Hay gente que existe en situaciones en las que no se alimenta de la Palabra de Dios, como puede ver. Y son cristianos y tienen hambre por lo sobrenatural. Y si puede encontrar alguna experiencia, se van a aferrar a ella porque su situación entera está estructurada en torno al emocionalismo.

Y creo que eso lleva a la tercera razón, la gente quiere un sentimiento físico. Quieren una experiencia emocional y ése es el resultado de una falta de fe, ¿sabía usted eso? Cuando usted está buscando un sentimiento o una emoción, ¿sabe lo que es eso? Eso no es, eso es duda buscando algo para convencerse a sí mismo.

Y creo que la cuarta, otra buena razón, la cuarta que tengo por la que la gente lo hace, es porque creen que es un camino rápido a la espiritualidad. Simplemente hazlo y eres espiritual. Y usted sabe lo que sucede, les da a las personas un sentido falso de seguridad y simplemente, se sienta y el resto está en su experiencia de lenguas y no avanzan más.

Como usted puede ver, el movimiento moderno no está basado en la doctrina bíblica. La experiencia siempre es su defensa, ¿no es cierto? ‘Bueno, me sucedió, debe ser real.’ No, no, no, no, eso no es corroboración alguna. La carne y Satanás también pueden también hacer una falsificación de una experiencia, ¿no es cierto?

Y quiero añadir esto, las lenguas no son únicas del cristianismo. Usted dice ‘bueno, si lo hacen debe ser real.’ No, eso no es verdad. Mil cien años antes de Jesús, la gente hablaba en lenguas, ¿sabía eso? En el reporte de Winterman de Biblas de la costa de Calfanecia hubo ocasiones en las que hubo personas que hablaron en lenguas. En el año 429 al 337 a. C., en los diálogos de Platón usted tiene lenguas. Del año 70 al 19 a. C., Virgilio en el Annia describe a sacerdotisas en la isla de Delos hablando en lenguas. El Pitón de Delfo, como lo registra Crisóstomo, habló en expresiones estáticas. Las sectas antiguas romanas, Osiro, Mitra, Ilusiano, Danecio, Orfo, Delfo, Frigia, Pacedio, Cibeles, todos estos tuvieron registros de lenguas. Y en el día actual, lo tenemos por todos lados. Mahoma hablaba en lenguas, ¿sabía eso? Los dervisas de Persia bajo el nombre de Alá entran en trances violentos y empiezan a temblar y a hablar con expresiones estáticas. Los esquimales de Groenlandia se involucran en lenguas. Hay servicios religiosos que son guiados por un sacerdote, un hombre que está a cargo de medicinas llamado angocuk y el servicio involucra desnudez y todo tipo de relaciones inmorales grotescas.

Freuchen en su libro titulado Aventura Ártica se encontró con esto y él escribió esto, esta fue una aventura bastante interesante. Él se encontró con esto y esto es lo que escribió. Estoy tomando un párrafo del libro, y cito: “de pronto, uno de los hombres, Cresook, no pudo controlarse en el día ritmo regular del servicio. Él empezó a saltar sobre sus pies haciendo ruidos como de un pájaro y también aullando como un lobo. En un estado de éxtasis, él y la niña, Evalu, comenzaron a gritar en un idioma que no podía entender. Si hay algo así como hablar en lenguas, entonces, yo lo oí.” Fin de la cita.

Y Freuchen no profesa ser un creyente. Y quisiera añadir a esto que los monjes tibetanos en sus danzas rituales con frecuencia hablan en inglés. Un alumno de posgrado de Wheaton escribió una carta al presidente de Wheaton y le informó que había oído a Shakespeare y a otras citas habladas por monjes tibetanos alemanes y franceses. Esta es una falsificación satánica.

¿No sabe usted que los demonios pueden hablar cualquier idioma que quieran hablar? ¿Sabe usted que un demonio puede hablar a través de un hombre? ¿Sabía eso? ¿Se acuerda del maniaco de Gadara? Jesús le habló a él y los demonios respondían. ¿Qué idioma cree usted que estaban hablando esos demonios? Ellos estaban hablando el idioma que el hombre habló. Ellos pueden hablar el idioma que quieran.

Escuchen amigos, el movimiento moderno viola toda la teología. Confunde la doctrina del bautismo del Espíritu Santo y usted no puede basar un verdadero movimiento en una doctrina falsa. Ellos dicen que la venida de lenguas es el bautismo del Espíritu. Y no es así. Primera de Corintios 12:13 dice: “que todos fuimos bautizados por un Espíritu en un cuerpo.” Eso es lo que sucede en la salvación. No es algo continuo. No hay Escritura para defender eso.

Y ellos dicen que no tienes el Espíritu Santo hasta que no hables en lenguas. Bueno, Romanos 8:9, dice si alguno no tiene el Espíritu de Cristo no es de Él. Todo creyente tiene al Espíritu Santo. Teológicamente es absurdo. Primera de Corintios capítulo 3, versículo 16: “no sabéis que sois templo del Espíritu de Dios y que el Espíritu de Dios mora en vosotros.”

Todo creyente tiene al Espíritu. Entonces, esto representa de manera equivocada a la doctrina entera del Espíritu Santo y el bautismo del Espíritu Santo. Y lo segundo que hace, ¿sabe lo que hace? Subordina a Cristo al Espíritu Santo. Y eso es algo terrible porque, ¿Cuál es el ministerio del Espíritu? ¿Exaltar a quién? A Cristo, pero esto lo invierte. Si usted sólo es cristiano y usted simplemente ha sido salvado, usted es un ciudadano de segunda clase. Usted no llega la primera clase hasta que tenga el bautismo del Espíritu Santo. Y eso subordina a Cristo al Espíritu Santo, amigos míos. Y eso no es correcto.

Y después, creo que hace otra cosa, crea dos niveles de cristianos. Los que son más espirituales, los que son del nivel más alto y los que no han llegado allí. Y no hay diferencia, todos estamos en el Espíritu, ¿no es cierto? Y eso crea una unidad falsa.

Usted sabe, yo creo que una de las cosas más grandes que está llevando al movimiento ecuménico es la Iglesia mundial de Apocalipsis 17 y a lo que me quiero con esto es esto: nunca vamos a unirnos en teología, simplemente observe esto, estamos uniéndonos en base a la experiencia. Y este movimiento entero está cruzando las líneas denominacionales a más de 100 km/h y la gente se está uniendo bajo esta bandera cuando nunca se podrían haber unido bajo la bandera de la teología bíblica. Y esa no es unidad verdadera, en absoluto.

Entonces, el pentecostalismo, como lo conocemos, abusa de la teología. Y dice que la Iglesia durante 1900 años no tuvo poder alguno porque nadie tuvo el bautismo. ¿Puede imaginarse la Iglesia durante 1900 años en la que nadie tuvo al Espíritu Santo? Eso no es verdad, amigos. Pedro dijo en 2 Pedro capítulo 1: “ustedes tienen todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad.” No nos falta nada. Con estos dones temporales de señales, Dios proveyó la confirmación de Su Palabra y la nutrición de la Iglesia infante. En la actualidad, en lugar de buscar estas cosas, agradezcámosle a Dios porque ya no lo necesitamos, sino que todos tenemos el recurso, el estándar de la norma de la Palabra de Dios.

Dios certifica Su mensaje en la actualidad mediante Su Palabra. Y la palabra certificada en nuestra base y nosotros buscamos ministrar los dones de gracia permanentes que edifican el uno al otro para que el Cuerpo pueda llegar a su estatura completa.

Mientras tanto, oro para que cada uno de nosotros busque conocer nuestros dones y que sus seamos llenos del Espíritu de Dios y que nos ministremos unos a otros.

Padre, te damos gracias. Realmente hemos cubierto mucho. Señor, pensamos que era necesario. Simplemente estamos emocionados porque creemos que hemos aprendido algunas cosas en esta noche. Yo he aprendido, Señor, Tu Espíritu me ha dado cosas que decir que ni siquiera sabía que yo podía decir. Simplemente, no estaban allí en mi mente. Gracias Señor con por hablarnos en esta noche.

Mientras que sus cabezas están inclinadas, cerraremos rápidamente, pero quiero darle la oportunidad de responder si Dios le ha hablado a su corazón. Como he dicho, todo lo que dije en esta noche, lo dije en amor. No burlándome, no riéndome de nadie. Usted me conoce y usted me conoce lo suficiente como para saber que tengo un hambre porque la gente entienda la Palabra de Dios y la interprete de manera correcta. Y mi corazón anhela servir a estas personas que no entienden. Que Dios las bendiga. Mi corazón se rompe porque estas personas no están disfrutando de la madurez y la están sustituyendo con una falsificación. Necesitamos orar por ellas y amarlas y mostrarles el estudio de la Palabra de Dios y que eso es madurez verdadera.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2016 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar