Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Conocer a Dios y todo lo que Dios ha revelado acerca de sí mismo es la búsqueda más elevada de la vida. Proverbios 9:10 dice, “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría y el conocimiento del santo es entendimiento.” Un hombre nunca ni siquiera comienza a ser sabio hasta que él conoce a Dios. Y un hombre nunca adquiere entendimiento alguno hasta que él tiene el conocimiento del santo. Conocer a Dios es la búsqueda más elevada de la vida de un hombre. En Juan capítulo 17 y en el versículo 3 nuestro Señor en Su oración sumo sacerdotal hizo la afirmación de que Él había venido a dar vida eterna y que la vida eterna era conocerte a Ti el único Dios verdadero. Conocer a Dios es la meta más elevada de la vida de un hombre. Para eso Jesús vino al mundo, para que pudiéramos conocer a Dios. Ese es un sinónimo para vida eterna.

La gente con frecuencia pregunta que es la vida eterna y es simplemente conocer a Dios, conocerlo de manera íntima, participar de Su naturaleza misma y vida. El hombre más sabio que jamás vivió recibió buenas instrucciones, y un hombre que dio evidencia algunas veces de no ser muy sabio, y ese fue David dándole instrucción a Salomón. Algunas veces lo que David dijo fue muy sabio.

En 1 Crónicas capítulo 28 versículo 9 David le dijo a su hijo, “Y tú Salomón hijo mío, conoce al Dios de tu Padre y sírvelo con un corazón perfecto y con una mente dispuesta.” Buen Consejo, “Salomón, conoce a Dios. Y cuando tú lo conozcas sírvelo con disposición, con un corazón perfecto porque Jehová escudriña el corazón y entiende todos los pensamientos. Si lo buscas Él será encontrado por ti, pero si lo dejas Él te desechará para siempre.” Pedro dijo, “Antes bien creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.” En 2 Tesalonicenses 1:8 dice que, “El Señor vendrá en llama de fuego tomando venganza en contra de aquellos que no conocen a Dios.”

Conocer a Dios, como puede ver, es la médula de la existencia, conocer a Dios es la búsqueda más elevada de la vida. Conocer a Dios es todo y después conocer todo lo que es revelado acerca de Él en las páginas de este libro. No solo conocer a Dios es la búsqueda más elevada del hombre sino que conocer a Dios es el propósito más elevado de Dios. No solo Él quiere que lo conozcamos a Él sino que Él coopera desde su lado, Dios desea que lo conozcamos. La Biblia es tan explícita acerca de esto. En Óseas capítulo 6 en otro contexto en donde Dios mediante el profeta está reprendiendo a Israel por su hipocresía. Siguieron con el sistema sacrificial con corazones que estaban totalmente alejados de Dios y él dice esto en óseas se 16, “Deseo misericordia y no sacrificio y el conocimiento de Dios más que holocaustos.” Más que cualquier otra cosa externa Dios desea que lo conozcamos. Los hombres deben conocer a Dios y Dios desea que los hombres lo conozcan a Él. Esto es el significado de la vida, en esto consiste la vida, esta es nuestra búsqueda más elevada y el propósito más elevado para nosotros.

Estaba tratando de pensar en una manera de ilustrarle de manera vivida a usted cuán importante es para Dios que lo conozcamos. Y me vino a la mente que el profeta Ezequiel busca revelar la gloria de Dios. En el primer capítulo de Ezequiel encontramos la visión de Dios. Y usted podría verlo por tan solo minuto, Ezequiel capítulo 1 comienza con Dios, dice, “Aconteció en el año 30 en el mes 4 a los 5 días del mes que estando yo en medio de los cautivos junto al Río Quevar, los cielos se abrieron y vi visiones de Dios.” Ezequiel comienza su profecía al hablar de esta visión de Dios que Él vio. Después cuando usted va al final del libro de Ezequiel, usted no necesita pasar ahí, simplemente dice en el 48:35 la última afirmación del libro, “Jehová está ahí.” Comienza con la visión de Dios de Ezequiel y termina con el Dios eterno reinando en su trono eterno en su reino eterno. Ezequiel presenta a Dios en el 1:1, y cierra con Dios en el 48:35.

¿Y sabe una cosa? Todo en medio de estos dos puntos es un énfasis en la persona de Dios. Bueno, conforme vi esos dos extremos del libro de Ezequiel pensé, me pregunto qué hay en medio que Ezequiel realmente sigue amartillando. Y entonces simplemente hice un estudio breve de Ezequiel y descubrí algo muy importante acerca de lo que Dios quiere que usted y yo sepamos. Veamos el capítulo 6 juntos. Ahora quiero que me siga. Ezequiel capítulo 6 versículo 7, y voy a leer un afirmación de estos versículos y usted lo hallará algunas veces al principio de un versículo, algunas veces a la mitad y algunas veces al final, y simplemente lo voy a leer, versículo 7, “Y sabréis que Yo soy Jehová.” Versículo 10, “Y sabrán que Yo soy Jehová.” Versículo 13, “Entonces sabrán que Yo soy Jehová.” Capítulo 7 versículo 4, al final del versículo, “Sabréis que Yo soy Jehová.” Versículo 9, “Sabréis que Yo soy Jehová.” Además, y podemos estar saltándonos algunos en medio de estos puntos. Vaya al capítulo 11 versículo 12, “Sabréis que Yo soy Jehová.” Capítulo 12 versículo 16, “Sabrán que Yo soy Jehová.” Versículo 20, “Sabrán que Yo soy Jehová.” Capítulo 13 versículo 9, “Sabréis que Yo soy Jehová.” 14, “Sabréis que Yo soy Jehová.” 21, “Sabréis que Yo soy Jehová.” 23, “Sabréis que Yo soy Jehová.” 14:8, “Sabréis que Yo soy Jehová.” Hay un mensaje aquí en algún punto. ¿Lo está entendiendo? Capítulo 15 versículo 7, “Sabréis que Yo soy Jehová.” Avanzando al capítulo 20 versículo 12, “Para que sepan que Yo soy Jehová.” Versículo 20, “Para que sepan que Yo soy Jehová vuestro Dios.” 26, “Para que sepan que Yo soy Jehová.” 38, “Sabréis que Yo soy Jehová.” 42, “Sabréis que Yo soy Jehová.” 44, “Sabréis que Yo soy Jehová.” Ahora, eso nos lleva a lo largo del 21 hasta el 22:16, “Sabréis que Yo soy Jehová.” 24:24, “Sabréis que Yo soy Jehová Dios.” 24:27, “Sabrán que Yo soy Jehová.”

Bueno, no voy a seguir, pero sigue y sigue y sigue y sigue hasta el fin del libro. Ni siquiera me moleste por contar cuántas veces, pero simplemente al ver el capítulo 39 lo veo dos veces, una vez en el capítulo 38 y simplemente sigue y sigue hasta que llega al capítulo 40 y después Dios aparece en su gran reino milenario glorioso simplemente es una profecía entera dirigida simplemente para que usted sepa que Yo soy Jehová.

Ahora, ¿qué es entonces lo que Dios está tratando de decirnos? Él quiere que lo conozcamos. Este es el deseo de Dios para el hombre. Dios no se está escondiendo, Dios no es una especie de conejo de pascua cósmico que está ahí escondido en un arbusto y está corriendo y Él está diciendo, “Está más calientes, se están acercando.” Dios no está tratando de cubrirse a Sí mismo, Él se ha descubierto a Sí mismo y Él quiere que lo conozcamos y ese es el propósito más elevado de la vida de un hombre.

¿Cómo es que lo podemos conocer? ¿Cómo podemos conocer a Dios? Bueno, como usted sabe, el profeta dijo, “Si me buscáis con todo mi corazón ciertamente me hallaréis.” ¿No es cierto? Salomón dio alguna información sabia en Proverbios 2:3, él dijo, “Si clamares tras la sabiduría o el conocimiento y levantaras tu voz por el entendimiento. Si como la plata la buscaréis y la escudriñareis como a tesoros entonces entenderéis el temor de Jehová y hallaréis el conocimiento de Dios.” Salomón dijo realmente solo hay una manera de conocer a Dios y conocer todo lo que se ha revelado acerca de Dios y eso consiste en hacer de eso la búsqueda de tu vida. Si usted está buscando dinero, si está buscando éxito, si está buscando algo más, usted realmente no va a descubrir todo lo que hay por conocer acerca de Dios. Pero él dice, “Hijo mío, si buscas a Dios como la plata y escudriñas y buscas a Dios como si buscaras un tesoro escondido hallarás el conocimiento de Él.” Dios quiere que lo conozcamos. Dios quiere que lo busquemos. Y esa es la razón por la que estamos haciendo este estudio pequeño, para que lo conozcamos mejor, para que yo le ayude a usted a conocerlo a Él mejor.

Ahora entremos a nuestro bosquejo, ya respondimos a las primeras dos preguntas. ¿Es Él? ¿Y quién es? Y estamos trabajando en la pregunta número tres. ¿Cómo es Él? ¿Cómo es Dios?

Ahora, dijimos que Dios es definido para nosotros en la Biblia en términos de ciertos atributos o características. Y la definición de un atributo es esta, un atributo es algo que es verdad de Dios, cualquier cosa que es verdad de Dios. Los únicos que podemos explicar son los que son revelados en las Escrituras.

¿Cuántos atributos le dije yo a usted que Dios tiene? ¿Se acuerda? ¿Cuántos? Un número infinito, usted no puede contarlos. Solo hay algunos que han sido revelados aquí. Y de todos los que han sido revelados aquí únicamente estamos seleccionando unos cuantos para entender mejor a Dios.

Ahora, ¿qué es lo que ya habíamos estudiado? Número uno, estudiamos que Dios era inmutable, esto significa que Él no cambia y Él no puede cambiar, Dios nunca cambia. El segundo que estudiamos, Dios es omnipresente, eso significa que Él está en todo lugar al mismo tiempo con conciencia total. El tercero que estudiamos el último día del Señor, Dios es omnipotente, eso significa que Él es todopoderoso, Él puede hacer lo que quiera con la misma facilidad con la que puede hacer cualquier otra cosa y Él puede hacer lo que Él quiere hacer, Dios es incambiable, está en todo lugar en todo momento y es todopoderoso.

Ahora, hoy quiero compartir con usted otros dos atributos acerca de la persona de Dios. El cuarto, Él es omnisciente, eso simplemente significa que Él conoce todo, Dios conoce todo, todo. En el Salmo 147:5 la Biblia dice, “Su entendimiento es infinito.” Eso significa sin límites. Su entendimiento es infinito. Él no solo conoce lo que se puede conocer, Él conoce lo que no se puede conocer. 1 Timoteo 1:17 lo llama el único y sabio Dios. Judas 25 lo llama el único y sabio Dios. Romanos 16:27, Pablo lo llamó Dios el único sabio. Él no solo es sabio, Él no solo conoce todo sino que Él es el único que conoce todo lo que Él conoce.

Ahora, los ángeles conocen mucho pero no conocen lo que Dios conoce. Y usted y yo conocemos algunas cosas pero nadie conoce tanto como Dios, sabiduría sin paralelos, infinita y entendimiento y conocimiento.

¿Sabía usted que Dios nunca aprendió nada? Cuando usted ahora usted no dice, “Ahora Dios quiero informarte acerca de mi suegra que está enferma.” “Oh, voy a escribir eso.” No. No. Usted no le dio a Él alguna información que Él necesitará, Él necesitaba saber que a usted le preocupaba y Él escogió operar a través de sus oraciones, pero no hay sorpresas para Dios. Él nunca aprendió nada. ¿Quién le enseñaría? Isaías 40 13, “¿Quién ha enseñado al Espíritu de Jehová o le ha aconsejado y le ha enseñado?” ¿Quién le enseñó a Dios? Claro que nadie. Romanos 11:34 Pablo dice, “Porque quién ha conocido la mente del Señor o quién ha sido su consejero.” Nadie. ¿Quién le enseñó a Dios? Nadie. Dios conoce todo.

Ahora, cuando usted se detiene a pensar en esto, aquí estamos sentados y la mayoría de nosotros conocemos y amamos al Señor Jesucristo, la mayoría de nosotros conocemos a Dios. ¿Alguna vez se ha detenido a darse cuenta de que el hecho más sorprendente de la omnisciencia de Dios es que Él nos conoce y todavía estamos aquí? Sí, eso sorprendente, Dios conoce todo y aún así nos ama, increíble. Cuando usted considere el tributo que voy a mencionar en un minuto, su santidad, Dios desprecia el pecado, Dios conoce todo. Y después traté de entender cómo es que usted entró a su presencia, después va a terminar con otro atributo, amor. Dios conoce todo y aún así nos redime. Dice usted por qué. Isaías 48 nos explica todo a nosotros. Isaías 48:8, Él dice, “Sí, no oísteis, no me escucharon, no supieron. Desde ese tiempo vuestro oído no fue abierto. Nunca me escucharon. Desde el principio mismo cuando yo hice al hombre ellos nunca escucharon. Porque yo sabía que tú te conducirías de manera muy impía y fuiste llamado transgresor desde el vientre.” Dios dice, “Yo supe que fuiste un pecador desde el vientre mismo.” Usted habla de cuándo es que una persona se convierte en una persona los ojos de Dios. Es bastante clara la Biblia, allá en el vientre. Por causa de mi nombre contendré mi enojo y para mi alabanza me refrenaré por ti, no te cortare, aquí te he refinado pero no con plata. Te he escogido en el horno de la aflicción por mi causa, e inclusive por mi causa lo hare. Dios ve hacia abajo y conoce todo. “Sabía que estabas putrefacto, echado a perder desde el principio. Sabía que eres un transgresor desde el vientre y odio el pecado. Pero te salvé de cualquier manera.” ¿Por qué? “No tanto por causa de ti sino porque quise desplegarle al mundo otro de mis atributos. Y ese es el atributo del amor. Y a los ángeles otro, el atributo de la sabiduría por mi causa.”

La mayor maravilla de maravillas para mí es que Dios conoce todo y aún así me ama. Nada está escondido de Dios. ¿Sabe usted que todo acerca de su cuerpo lo conoce Dios? Y los cabellos de su cabeza están contados. Para algunos de ustedes eso no es difícil. Todo acerca de usted Dios lo conoce. Dice usted, “¿Por qué es que Dios se molestaría por contar su cabello?” Él no tendrá que contarlo, Él lo conoce de manera intrínseca, Dios no está haciendo eso simplemente para probar un punto, ahí llevando un libro de registro de cabello. Todo lo que es Él lo conoce y no tiene que aprenderlo o descubrirlo. Él lo conoce, Él conoce su cuerpo. ¿Pero quieres saber algo? Él conoce más allá de su cuerpo, su cuerpo es transparente para Dios. En Apocalipsis 2:23 Él dice, “Yo soy el que escudriña la mente y el corazón.” Su cuerpo no cubre nada. Él ve su corazón y su mente y también como ve lo de afuera de usted, las nubes, la oscuridad, la noche no son diferentes para Él. La noche no es cortina alguna para Dios. En el Salmo 139:12 dice, “La oscuridad no esconde de ti.” Supongo que el hombre amó más las tinieblas que a la luz porque sus obras fueron malas. Tiene que ver algo con el hecho de que la mayor parte del pecado, la mayoría del pecado se conduce en lugares que están apenas con luz, pero ciertamente eso está en la luz brillante de la omnisciencia de Dios. La noche no esconde nada de Dios. El hablar en voz baja no hace que Dios no oiga nada. Salmo 139:4 dice, “Porque no está la palabra en mi boca y he aquí oh Jehová Tú la sabes toda.”

Dios oye sus murmullos como si estuvieran a todo volumen. Dice usted, “¿Qué hay acerca de mis pensamientos?” Escuche, su mente no podría concebir el pensamiento más sutil afuera del conocimiento de Dios. Isaías 66:18, “Yo conozco sus pensamientos.” Jesús en Juan capítulo 2 dio evidencia de que Él era Dios cuando Él dijo que nadie necesitaba decirle nada, de lo que estaba en el corazón del hombre, Él sabía lo que estaba en el hombre. Cuando Jesús confrontó a Nicodemo, Nicodemo hizo una pregunta con su boca, otra en su mente y Jesús respondió la que estaba su mente que él nunca preguntó con sus labios. No hay un lugar secreto en su casa, un lugar secreto en el mundo al que usted puede acudir que lo esconda a usted de Dios. Mismo capítulo Isaías 66, mismo versículo, “Conozco sus obras.” Él sabe. Y escúcheme, todo lo que Él conoce es correcto porque según Deuteronomio 32:4 Él es llamado un Dios de verdad, es imposible que Él mienta, Él nunca ha cometido un error, Él no puede errar, Él conoce todo y Él conoce todo de manera correcta y veraz, todo.

Dice usted, “Bueno, ¿pero qué tal si estoy dependiendo de Óseas 13:12?” Hombre, he hecho este versículo mi vida, dice, “La iniquidad de Efraín está ligada. Su pecado está escondido.” Estoy dependiendo de ese, estoy esperando que haya unas cuantas cosas que Él no conoce. Lo siento. Dice usted, “Bueno, ¿qué significa ese versículo?” Yo sé que la gente dice esto significa que Dios no conoce todo el pecado. Dios conoce todo. La Biblia presenta eso de manera clara. En todo lugar que usted lea acerca de la persona de Dios es obvio que Él conoce todo. Dice usted, “Bueno, ¿qué significa ese versículo?” Bueno, ciertamente no es una contradicción, significa esto: la iniquidad de Efraín está ligada a su pecado, está escondido, esto es por el momento su pecado está colocado a un lado para un día futuro de juicio. Es un plan en el que Dios aparta algo. Peca ahora, para después. Es correcto.

¿Sabe una cosa? Usted lo ve, algunas veces las personas piadosas parecen estar más bajo estrés que los impíos, ¿verdad? ¿Por qué es que algunas veces los impíos prosperan? No siempre prosperarán. Quizás como Efraín, su pecado por el momento está escondido, está apartado para el día del juicio que vendrá en el futuro. Ese es el significado de Romanos capítulo 2 versículos 5:6 donde Pablo dice, “Pero por tu corazón endurecido, impenitente, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira.” En otras palabras, estas pecando y estás amontonando un montón de pecado para un día futuro para la revelación del justo juicio de Dios quien dará a todo hombre según sus obras. Viene un día cuando ese juicio vendrá y ese pecado que ahora está siendo escondido o apartado para un día futuro será desenmascarado, castigado. Dios conoce todo, todo.

Y eso nos lleva un comentario al margen. Otro atributo de Dios que solo vamos a poder meter porque no tenemos tiempo para cubrirlos todos, es el atributo de sabiduría. Ahora escúcheme, ¿qué es sabiduría? Le voy a dar una definición simple. Sabiduría es omnisciencia actuando con una voluntad santa. Es omnisciencia actuando con una voluntad santa. Si Dios conoce todo entonces todo lo que Él hace es absolutamente sabio. Si Él conoce el fin desde el principio entonces Él conoce todo paso en medio de estos dos puntos. Si Dios sabe que esto es lo que usted es y esto es lo que usted será. Usted quizás no entiende lo que está pasando en medio de estos dos puntos, pero Él sí. Y todo es correcto. Si Él tiene conocimiento perfecto, Él tiene sabiduría perfecta. Omnisciencia práctica. Él conoce todo, todo.

¿Sabe una cosa? Usted puede conseguir muchas ilustraciones de la sabiduría de Dios y usted puede ver la creación, todos ustedes desde el macrocosmos del universo hasta el microcosmos de los detalles de la vida y usted puede ver sabiduría. Es absolutamente increíble cuán sabio Dios es, sorprendente su sabiduría.

¿Puede usted imaginar cómo Dios coloca y constituye un universo entero? Las partes componentes del cual van más allá de la capacidad de los números y que todo opera en armonía con los demás para producir exactamente lo que Dios quiere, increíble. Y todo resultado a lo largo del proceso está cumpliendo perfectamente su sabiduría. La creación de Dios es un monumento a su sabiduría. Salmo 104:24 dice, “Oh Jehová, cuán innumerables son tus obras, en sabiduría las has hecho todas.” La sabiduría de Dios vemos como todo opera junto según Efesios 1:11, según el consejo su voluntad. Y después usted tiene que estar de acuerdo con que la redención es un acto de sabiduría. Dios tomó a los que no eran poderosos y no eran nobles y no eran inteligentes y los hizo su pueblo y confundió a los poderosos y confundió a los sabios y confundió a los nobles del mundo. Estudiamos eso en 1 Corintios 1. Y después Dios toma la iglesia, según Efesios 3:10, la despliega delante de los ángeles para que los ángeles puedan ver cuán sabio es Él. La sabiduría de Dios, amigos míos, es vista en la redención de aquellos de nosotros que somos su iglesia. Dios es sabio, Dios conoce todo.

¿Cuáles son las lecciones prácticas de esto? Permítame dárselas. ¿Qué es lo práctico para un cristiano en primer lugar? ¿Qué hace esto para mí saber que Dios es sabio y conoce todo? Número uno, es un gran consuelo para mí saber que Él conoce todo. Dice usted, “¿Por qué?” Bueno, en primer lugar es bueno saber que Él me conoce, Él tendría que conocer todo para conocerme a mí. No soy tan importante en el universo. ¿Alguna vez se ha preguntado? Bueno, me pregunto si Él sabe que estoy aquí. Me imagino que hay algunas personas que simplemente están ahí en el mundo y no son muy famosos ni nada y de vez en cuando dicen, “¿Me pregunto si realmente sabe que existo? No hago mucho ruido ni nada.”

¿Sabe una cosa? Hubieron algunas personas así en el tiempo de Malaquías, Dios realmente estaba exhalando juicio en contra del pueblo y Malaquías era el profeta que estaba predicando contra ellos y hubo un grupo de personas insignificantes que se reunieron y estaban tambaleando y están diciendo, “¿Sabes una cosa? Podríamos terminar ahogados en este juicio. Dios podría olvidarse y podría comenzar a destrozar a todo mundo. Me pregunto si nos recuerda.” Y en Malaquías 3:16 dice, “Entonces los que temieron a Jehová hablaron con frecuencia uno a otro.” Estaban hablando mucho, “Hombre, ¿sabes una cosa? Esto está empeorando. Me pregunto si Dios sabe que estamos aquí. Y Jehová oyó y el libro de la memoria fue escrito delante de Él para aquellos que temieron a Jehová y pensaron en su nombre. Y serán míos dijo Jehová en el día cuando yo haga mis joyas y los libraré como un hombre libra a su propio hijo que lo sirve.” Dios tiene un libro, amigos míos, y a Él no se le olvida quién pertenece ese libro. ¿No es bueno saber eso?

Me da gusto que Él conoce todo. Él conoce a John MacArthur y Él sabe que yo conozco a Jesucristo y entonces Él sabe que yo pertenezco al libro. De hecho Él lo supo hace tiempo atrás que me escribió antes de que el mundo comenzara. Es un consuelo para mí saber que Dios conoce todo, saber que no hay nada absolutamente fuera del conocimiento de Dios. Él me conoce a mí y Él sabe que yo le pertenezco a Él, eso es un consuelo. En el Salmo 56 versículo 8, me encanta esto, “Tu contaste mis salidas. Tú colocaste mis lágrimas en Tu botella.” O en tu redoma, podría ser una afirmación en lugar de una pregunta. Tú colocas mis lágrimas en Tu botella.

¿Sabe una cosa? En el oriente cuando los que lloraban venían, eso era algo que se hacía por costumbre, todo mundo llora. Algunos de los que lloraban metían sus lágrimas en una botella. Usted le pagaba a los que lloraban, supongo que era una manera en la que usted probaba que había cumplido con su trabajo y entregaba una botella de lágrimas y recibía su dinero. Pero tenían gente que venía y lloraba, y se aseguraban de que sus lágrimas cayeran en una botella y las dejaban ahí como una pequeña muestra. David dice que Dios hace que las lágrimas de David caigan en la botella de Dios. Dios se acuerdo de mis lágrimas, Dios no solo me conoce a mí sino que Él conoce mis lágrimas. ¿Es bueno saber eso?

¿Es algo confortante para usted que Dios conoce toda prueba que usted jamás enfrenta? Que Dios mete sus lágrimas en su botella. Él debe tener una botella muy grande, quizás Él simplemente llena el océano con ellas y esa la razón por la que está salado, no lo sé. Dios mete las lágrimas de usted en Su botella, eso significa para mí que Dios se preocupa por mí, me da gusto saber eso. En Mateo capítulo 6 Dios no solo conoce mis ansiedades y mi dolor, no solo conoce quién soy yo sino que Él conoce todas mis necesidades. En Mateo 6:25, “No os afanéis por vuestra vida, qué comeréis o qué beberéis o que vestiréis. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, no siembran ni cosechan ni recogen, pero vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? Son mejores ustedes que las aves. ¿Y quién de vosotros por mucho que se afane podrá añadir a su estatura un cubo?” No tiene sentido preocuparse. Usted no puede ayudarse con eso de cualquier manera. “¿Y por qué afanáis por el vestido? Mirad los lirios del campo como crecen, no trabajan ni hilan. Pero yo digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos.”

Y si Dios viste la hierba del campo que es hoy y mañana es arrojada al horno, ¿no os vestirá mucho más a vosotros hombres de poca fe? No os afanéis diciendo qué comeremos o qué beberemos o qué vestiremos. Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de estas cosas, “Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia y – qué – todas estas cosas os serán añadidas.” Mi Padre me conoce y mi nombres está en Su libro. Mi Padre conoce mis lágrimas. Y mi Padre conoce mis necesidades y Él las cubre todas. Yo soy mejor que un ave. Yo soy más importante que un lirio. Los lirios son bonitos, las aves están bien. Y yo soy mejor que la hierba que está aquí hoy y ya no está mañana porque Dios cuida de mí. Es un consuelo saber que Dios conoce todo. Él me conoce mis ansiedades, mis pruebas, mis lágrimas, mis necesidades. Y escuche, en medio de todo eso Él nunca jamás, jamás comete un error, jamás. Escúcheme, si Dios tiene una cantidad infinita de atributos y un conocimiento infinito y usted no entiende algo no diga que Dios cometió un error, simplemente reconozca que usted no conoce mucho, no lo atribuye a la torpeza de Dios, atribúyala a la suya. Dios no comete errores.

Además, para el cristiano la omnisciencia significa consuelo. En segundo lugar, creo que significa confianza. Hombre, solía pensar en la doctrina de la omnisciencia como todo menos confianza, cuando yo era un niño pequeño mis padres solían decir, “Quizás no sepamos lo que haces pero Dios sí. El ve todo.” ¿Se acuerda de esa belleza? ¿Solía escuchar eso? Él sabe.

¿Y sabe una cosa? Yo solía pensar que la doctrina de la omnisciencia realmente era un problema. Hombre, que problema. Después estudié Juan 21 y crecí un poco y me acordé de Pedro ahí. Y Pedro estuvo tratando de convencer al Señor de que lo amaba, ¿se acuerda de eso? “Señor, te digo, te amo.” Y el Señor le siguió preguntando y preguntando. Finalmente él dice, “Señor, mira, Tú todo lo sabes, Tú sabes que te amo.” ¿A qué apeló? ¿A qué doctrina de Dios? ¿A qué atributo? Omnisciencia. La omnisciencia es algo maravilloso. No es tanto que Dios lo ve a usted y lo espía, eso es solo la mitad.

¿Sabe usted que si no fuera por la omnisciencia hay algunos días en los que Dios ni siquiera sabría que usted lo ama porque no es tan obvio? Y si Él no conociera todo Él ni siquiera sabría que usted se preocupa por Él. Supongo que en mi vida hay muchos días cuando yo no me distingo de alguien del mundo. ¿Estaría usted de acuerdo con eso para su vida? ¿Cómo es que Él sabe que yo me preocupo? Él tiene que conocer mucho, Él tiene que conocerlo todo y Él tiene que conocer mi corazón. Eso me da confianza de que aún cuando fallo mi amor todavía está seguro porque Él conoce mi corazón.

Un tercer pensamiento, y ya hice referencia a este, es corrección. Escuche esto, si usted supiera que Dios no conociera todo, ¿qué haría usted que no hace ahora? Piense en esa, ese es un verdadero ganador. Si usted supiera que Dios no conoce todo y que Él nunca se enteraría, ¿qué haría usted? Mi papel no es lo suficientemente largo para escribirlo todo.

Y entonces digo que el tercer resultado bueno, práctico de la doctrina de la omnisciencia es corrección. Dios es un maestro quien nunca deja el salón. Sin embargo siempre es con amor, ¿no es cierto? Él conoce todo. Si usted supiera, y piensen esto, si usted quiere saber realmente en dónde tiene dolor, si usted quiere conocer sus pecados, si usted quiere saber en dónde está el nivel más bajo, más putrefacto, simplemente imagínese qué haría usted si usted supiera que Él nunca sabría y usted se va a encontrar ahí. Pero Él sabe.

Y como le dije la última vez, debido a que Él está en todo lugar, todo pecado que usted comete es como si usted entrara a gatas a la sala del trono de Dios, se acercara hasta los pies del trono y lo hiciera ahí en su cara, en la cara de Dios. Pero el Nuevo Testamento nos dice que en algún punto vamos a dar cuentas por todas las cosas que hemos hecho en el cuerpo, 2 Corintios 5, y también nos dice en 1 Corintios 4:5 que ese día va a traer a la luz las cosas escondidas de la oscuridad. Dios conoce todo, todos nuestros caminos, pensamientos y actitudes, todo. Para el cristiano eso es corrección hombre, si Él lo sabe no lo quiero hacer, no quiero afrentarlo, no quiero deshonrarlo. Eso es corrección. Y después la confianza que tengo de saber que Él conoce mi corazón. Y el consuelo que tengo en saber que Él sabe que soy de Él. Él conoce mis lágrimas, Él conoce mis necesidades, Él nunca comete un error.

¿Qué hay acerca del no cristiano? ¿Qué significa la doctrina de la omnisciencia para usted? Usted está aquí y usted no conoce a Dios, usted no conoce a Cristo, usted en cierta manera está viendo desde afuera, usted en cierta manera nos está evaluando. ¿Qué significa esto para usted? Número uno, permítame decir esto, debería revelarle a usted la torpeza de la hipocresía. Si usted piensa que usted puede jugar un juego y salirse con la suya usted está equivocado. Dios conoce todo. No piense ni por un minuto que Dios es engañado por usted, no es así, Él no es engañado, su hipocresía es desenmascarada de manera total cuando Jesús en el Sermón del Monte confrontó a Israel, Él simplemente los desnudó, ¿no es cierto? Él simplemente les arrancó las marcas, hipócritas. Y estaban buscando un lugar en donde esconderse, créame, para cuando terminó con ellos.

Escuche Eclesiastés, una palabra de sabiduría de Eclesiastés 12:14 dice esto, “Porque Dios traerá toda obra a juicio con toda cosa secreta sea buena o mala.” Escuche, Dios no es engañado por la rutina de usted, Dios no ve su máscara y dice, oh, Dios no es como el hombre, el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Dios ve – qué – el corazón. Él lo ve a usted de manera clara. Escuche amigo mío, si usted no conoce a Cristo más vale que usted reconozca desde el principio que usted no conoce a Dios. Y sea cual sea el juego que esté jugando para tratar de aparecer como alguien bueno delante de Dios no sirve, la torpeza de la hipocresía. Si Dios conoce todo, Él conoce mucho más de lo que usted cree que Él conoce.

Lo segundo que yo le diría a un incrédulo o alguien que no conoce a Dios, es que hay una promesa de juicio preciso. En Romanos 2:2 Pablo dice, “Dios juzgará según la verdad.” Cuando hablamos del juicio final y el lago de fuego y quién es enviado al infierno, créame, ese juicio será un juicio justo. Dios juzgará en base a la verdad porque Él tiene conocimiento absoluto de la verdad. Y nadie, nadie engaña a Dios. En Jeremías 16:17 el profeta dijo, “Sus iniquidades no están escondidas de Mis ojos.” No, no se esconde. En 1 Samuel 16:7, “El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Dios ve el corazón.”

El juicio será conforme a la verdad y no hay manera de esconderla de Dios. Él sabe si usted es un pecador, Él sabe si usted no es perdonado, Él sabe si su iglesianismo fue lo único que tuvo, Él sabe si sus buenas obras fueron lo único en lo que usted dependió, Él sabe si su nombre está en el libro, Él sabe si usted se ha arrepentido y ha venido a Cristo, Él lo sabe, Él lo sabe todo. Y sus juegos no lo engañan a Él, ni los míos.

Otra cosa que yo le diría a un incrédulo es esta, saber que Dios sabe todo debería señalarle a usted la insensatez de la sabiduría humana. Dios lo sabe todo. Entonces si realmente quiere ser sabio debería usted conocer el conocimiento de Él, como Salomón le dijo a su hijo, “Busca el conocimiento.” Busca el conocimiento. Él lo dice una y otra vez particularmente el capítulo 8, simplemente lo repite desde el versículo 1 hasta el versículo 36, “Adquiere conocimiento. Adquiere conocimiento.” Y el conocimiento es el conocimiento de Dios. Un hombre necio busca el conocimiento del mundo. 1 Corintios 1:19, “Destruiré el conocimiento del mundo. Destruiré a los sabios.” Dice Él. “La sabiduría de los sabios llegará a nada.”

Entonces al incrédulo yo le diría hay necedad en la hipocresía, Dios lo va a juzgar a usted según la verdad, no confíe en la sabiduría humana, Dios lo sabe todo. Eso es un consuelo para nosotros, y debería ser una advertencia fuerte para otros. Dios es incambiable, Dios está en todo lugar, Dios es todopoderoso, Dios lo conoce todo.

Finalmente quiero hablarle en quinto lugar acerca de la santidad de Dios. La santidad de Dios. Dios es santo. Yo creo que este es el atributo más significativo de todos sus atributos. Esto para mí es la joya resplandeciente que está en la corona real de Su cabeza. Este es el definitivo, Dios es santo. Cuando los ángeles cantaron no dijeron, “Eterno, eterno, eterno.” No dijeron, “Fiel, fiel, fiel.” No dijeron, “Sabio, sabio, sabio. Poderoso, poderoso, poderoso.” ¿Qué dijeron? “Santo, Santo, Santo. Señor Dios todopoderoso.” Esta es la corona de todo lo que Él es, Él es santo. Éxodo 15:11, “¿Quién es como Tú – dice – glorioso en santidad, temeroso en alabanza haciendo maravillas? ¿Quién es como Tú glorioso en santidad?” Nadie. ¿Sabe usted que ese es un hombre? Salmos 11:9 dice, “Santo y reverenciado es Su nombre. Santo es Su nombre.” Job 6:10 lo llama el Santo. Isaías los oyó decir, “Santo, Santo, Santo es Jehová de los ejércitos. La tierra está llena de Su gloria.” Apocalipsis 4:8, “Las criaturas vivientes. Santo, Santo, Santo.” 1 Samuel capítulo 2 versículo 2 habla de su santidad y dice que no hay santo como Él. Dios es santo.

Y no conozco otra manera de llegar a la santidad de Dios más que compararla con el pecado. Yo diría que en la Biblia, por lo menos en mi mente, probablemente el pasaje más revelador acerca de la santidad de Dios es el sexto capítulo de Isaías. Y no necesita pasar ahí. Permítame tan solo mencionárselo. Isaías dice, “En el año que murió el Rey Usías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime y sus faldas llenaban el templo.” Él tuvo una visión de Dios. Y Él dijo, “Por encima de Él había serafines, cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban.” Y uno de esos ángeles, recuerda usted, tomó un carbón del altar y tocó la lengua de Isaías. Pero antes de todo eso, ¿cuál realmente es el punto en ese pasaje? Isaías dice, “Vi a Jehová y clamé ay de mí que soy muerto porque siendo hombre inmundo de labios mis ojos han visto al Rey.” Él fue absolutamente despedazado hasta lo más profundo de su ser. Él se sacudió de manera violenta. Él se estaba despedazando de manera violenta porque él había visto la santidad de Dios, y al ver la santidad de Dios él fue sacudido hasta lo más profundo de su ser por su propia pecaminosidad. ¿Lo ve?

Y quiero decirle algo, no es sino hasta que un hombre entiende la santidad de Dios que eso nunca sucederá sin una comparación con su propio pecado. No es sino hasta que usted entiende su propio pecado que usted llegará a conocer la santidad de Dios, los dos van de la mano. Usted no puede conocer su pecado hasta que usted conoce su santidad. Y usted no puede conocer su santidad hasta que usted ve su pecado. Isaías vio a Dios levantado y después se vio a sí mismo y él simplemente derramó su corazón diciendo, “Ay de mí, estoy destruido.” Estoy acabado.

Entre usted y Dios hay un espacio absoluto de santidad e impiedad. Usted es impío, Él es santo. Usted debería estar – yo debería estar simplemente absolutamente sacudido hasta lo más profundo de nuestro ser cuando nos vemos en comparación con Él, Dios es santo.

Ahora escúcheme, Dios no se conforma con un estándar santo, Él es el estándar, Él es absolutamente santo. Él nunca hace algo malo, Él nunca de erra, Él nunca emite un juicio equivocado, Él nunca comete un error, Él nunca hace algo en su vida que no sea lo que debe suceder de manera correcta en su vida, ni tiene Él tampoco un fin correcto en mente. Siempre Él hace lo que es correcto y no hay grados en su santidad, Él es absoluta infinitamente santo.

Y debido a que como puede ver, Dios es santo, esa es su condición para cualquier persona que quiera existir en su presencia. Cuando los ángeles pecaron, ¿qué les hizo Él a ellos? ¿Inmediatamente qué? Los expulsó y preparó un lugar para ellos separado de su presencia. Cuando los hombres escogen no venir a Dios, cuando escogen rechazar a Jesucristo, ¿qué les sucede a ellos en últimas? Son enviados al mismo lugar preparado para el diablo y sus ángeles fuera de la presencia de Dios, ¿por qué? Porque para estar en la presencia de Dios en su universo usted debe ser, ¿qué? Santo. Dice usted, “Pero John, ¿cómo es que yo puedo ser santo?” Usted puede ser por la fe en el Señor Jesucristo. Como puede ver, es mediante Cristo que Dios nos da la santidad de Cristo y nos ve santos, posicionalmente Dios nos hizo santos en Cristo. A los corintios el Apóstol Pablo dijo, “Ahora ustedes son santos. Ahora han sido santificados en Cristo.”

Además pensando en esto, la única manera de entender la santidad de Dios es en contraste, tenemos que ver su odio hacia el pecado. No nada más podemos entender Su santidad independientemente de Su odio hacia el pecado porque tenemos que tomar lo del lado del pecado porque eso es lo que entendemos también. Dios desprecia el pecado, simplemente lo odia. En Habacuc 1:13 dice, “Tú eres muy limpio de ojos para ver la iniquidad y no puedes ver la maldad.” Dios no puede tolerar el pecado, Él no puede tolerar la maldad, Él está totalmente distante de él, no puede entrar a su presencia, no puede morar con Él. Cuando la pecaminosidad de Senaquerib, fue exagerado, usted se acuerda, dijo el Espíritu Santo, “Has levantado tus ojos a lo alto inclusive contra el Señor, el Santo de Israel.” Como puede ver, el pecado de Senaquerib fue evidente debido a la santidad de Dios.

Cuando los egipcios malos fueron ahogados en Éxodo 15, ¿sabe usted lo que los ahogó? Algunos dicen el poder de Dios, no, realmente no. Escuché Éxodo 15, “El mar los cubrió, se hundieron como plomo en las aguas.” Después de esto, “¿Quién es como Tú oh Señor glorioso en santidad?” ¿Sabe usted por qué se ahogaron? No por el poder de Dios sino por la santidad de Dios, Él no podía tolerar su maldad. La santidad de Dios es mejor vista en Su odio hacia el pecado. En Amós capítulo 5 algunas palabras fuertes, “Odio, desprecio tus días festivos. No me deleitare en tus asambleas solemnes. Aunque me ofrezcas holocaustos y ofrendas de alimento no las aceptaré. Ni consideraré las ofrendas de paz de tus animales engordados. Quita de mí el ruido de tus canciones. No oiré la melodía de tus arpas.” Dios ama todas esas cosas porque Él instituyo todas ellas. Pero cuando ese tipo de obras, aunque esas obras estuvieron bien, salen de corazones impuros, Dios las odia. Dios no quiere que la gente haga cosas correctas con actitudes incorrectas. Dios dice, “Lo odio.” Deténganse.

El pecado es el objeto de su desagrado. Dios ama la santidad. En el Salmo 11 versículo 7 dice esto, “Porque el Señor justo amó la justicia.” Qué hermosa afirmación. Dios ama la santidad. Ahora, la santidad de Dios le hemos visto desde un punto de vista negativo, Su odio hacia el pecado. Lo que es sorprendente aquí no obstante, y usted tiene que meterlo aquí, es el amor de Dios. Aunque Él es santo y odia el pecado de manera absoluta y aunque como le acabo de mencionar hace un momento, Él es omnisciente y conoce todo, ¿no es sorprendente que Él lo redimió a usted? Es sorprendente que Él me conoce y Él desprecia mi pecado, sin embargo me amó. Ahí es en donde el amor entra como puede ver, la santidad de Dios, la omnisciencia de Dios y el amor de Dios, todos actúan por igual. Que reconocimiento tan fantástico. Dios supo todo de mí y Dios odió todo pecado en mí y aún así me amó.

Traté de pensar una ilustración para eso y supongo que sería como el cáncer. Como usted sabe, usted amaría su cuerpo, pero odiaría el cáncer. Y usted haría todo lo que pudiera por preservar su cuerpo y mantenerlo saludable y fuerte y ministrar a sus necesidades y todo lo que pudiera hacer al mismo tiempo para destruir el cáncer. Usted odiaría lo que está ahí pero no todo de manera total y de alguna manera de Dios ve al hombre y Él ama al cuerpo y desprecia el pecado.

¿En dónde ve usted la santidad de Dios revelada? Bueno, usted la ve en muchas maneras. Dios nunca quiere el pecado, no, no. Nunca. Él decide permitirle a usted pecar si usted escoge hacerlo, pero Él nunca quiere el pecado. Dios nunca tienta a alguien a pecar. Dios no quiere que usted peque. Algunas personas deben pensar que Dios quiere que ellos pequen. Algunas personas me han dicho, “¿Sabes una cosa? Lo que realmente debes hacer es tener una vida realmente pecaminosa y decirle a todo mundo cómo vives y después cuando cuentas tu conversión a muchas personas la van a creer y van a decir que transformación. ¿No es eso maravilloso?” Entonces Dios realmente debe querer que estés en el lodo para que tengas algo que decir. Muy convincente. Oh no. Dios nos celebra el pecado de nadie nunca. Y Dios nunca tienta a un hombre a pecar. Santiago 1:13-14, “Dios no tienta a nadie.”

Pero la santidad de Dios es vista en cosas muy positivas. Por ejemplo, su santidad es vista en la creación para comenzar. En Eclesiastés 7:29, y vamos a cerrar con estos pensamientos, en Eclesiastés 7:29 Él dijo, “Dios hizo al hombre recto pero han buscado muchas cosas.” Dios hizo al hombre recto. Cuando Dios hizo al hombre, Él era santo, la santidad de Dios es vista en la creación. En segundo lugar, la santidad de Dios es vista en la ley moral. La ley moral todavía permanece aunque el hombre ha tratado de destruirla y hacerla a un lado. La ley moral todavía permanece en el mundo y esto muestra que Dios es santo. Romanos 7:12 Pablo dijo, “La ley es santa, el mandamiento es santo, justo y bueno.” La ley moral de Dios muestra que Dios es un Dios Santo. Cuando Dios estableció una ley moral justa Él mostró que Él es un ser moral santo y justo. Y creo que también la santidad de Dios no solo es vista en su creación y no solo en su ley moral sino veo la santidad de Dios en su ley sacrificial. Cuando veo a Dios estableciendo a todos esos animales como un sacrificio veo a Dios diciendo que la muerte es el resultado del pecado. Y quiero que vean eso, y quiero que lo vea bien. Y cada vez que esas personas hacían un sacrificio veían la mortandad del pecado y eso probaba la santidad y la moralidad de Dios. La santidad de Dios es vista en la creación, en la ley moral, la ley sacrificial. La santidad de Dios también es vista en el juicio contra el pecado, en el juicio contra el pecado.

Cuando usted estudia la Biblia y usted ve por ejemplo en 2 Tesalonicenses capítulo 1 a Jesús viniendo en llama de fuego y vengándose de aquellos que no conocen a Dios ni obedecen el Evangelio. Cuando usted vea en Judas 4 esos impíos que están condenados por sus obras impías que han hecho de manera impía en contra de Dios, usted ve cómo Dios odia el pecado, y su juicio contra el pecado es un reflejo de Su santidad, Él debe castigarlo. Y quizás de manera suprema la santidad de Dios es vista en la cruz. Sí. La santidad de Dios es vista en la cruz. Usted dice, “Pero ahí es donde todo el pecado estuvo sobre Él.” Sí, y esa es la ilustración más grande de Su santidad. Escúcheme, Dios fue tan santo que Él pagó el precio absolutamente supremo que era necesario para satisfacer Su santidad. En Hebreos capítulo 9 y versículo 26, lo pasamos por alto pero es una afirmación sorprendente, escuche lo que dice, “Porque a Él entonces de otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo.” En otras palabras, si fue un sistema sacrificial Cristo tendría que haber muerto una y otra vez.

Pero escuche, “Pero ahora en la consumación de los siglos se presentó una vez para siempre por el sacrificio – de quién – de Sí mismo.” La santidad de Dios fue tan infinita de que Él tuvo que pagar el precio supremo de que Él mismo muriera llevando el pecado porque el precio tenía que ser pagado aún si le costaba Su propia vida. Eso es santidad. Su santidad es vista en la muerte de Cristo. La santidad de Dios demandó pago, aún si Él mismo tenía que pagar la, aún si Él mismo tenía que pagarlo. Él es santo, santo.

¿Cuáles son las lecciones prácticas de la santidad? Para Él no cristianos simplemente esto, la santidad de Dios demanda santidad en tu vida y es solo mediante Jesucristo. En Efesios 4 habla de vestirse del nuevo hombre renovado en santidad. Dios quiere que usted sea santo y la única manera en la que usted jamás llegará a ser santo es estar en Cristo y tener su justicia dada a usted. Por otro lado, si usted no es cristiano y usted rechaza la santidad de Dios ofrecida a usted en Jesucristo entonces otro atributo de Dios entra en operación. Y ese atributo es llamado justicia.

Si usted rechaza a Dios entonces recibirá lo que usted merece, eso es justicia y Dios es justo, y para el impenitente su santidad demanda justicia. ¿Qué hay acerca del cristiano? ¿Qué significa la santidad para un cristiano? ¿Cuál es la idea práctica de la santidad de Dios en mi vida? Simplemente es afirmada en 1 Pedro, y quiero que escuchen, capítulo 1 versículo 15, “Como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir, porque escrito está sed santos porque yo soy santo.” Si Dios es santo, ¿qué quiere de nosotros? Santidad.

Ahora escúcheme, Él nos hizo santos posicionalmente, posicionalmente en Cristo somos santos. Pero Él quiere que nuestras vidas prácticas encajen con nuestra posición. Él quiere que vivamos de manera santa, no solo que seamos santos posicionalmente sino que vivamos vidas santas porque cuando somos santos eso nos distingue del mundo, eso le hace saber al mundo que hay una diferencia. Esa es la razón por la que en 2 Timoteo 2:19 dice, “Apártese de iniquidad todo aquel que invoque el nombre del Señor.” Si usted va a nombrar el nombre, entonces viva la vida, deje que el mundo sepa que hay una diferencia.

Le voy a decir algo más, la santidad en su vida le da a usted confianza delante de Dios. Si usted es un cristiano y está viviendo una vida santa usted está enfrentando el pecado, usted está haciendo cosas piadosas y cosas santas, usted está viviendo una vida recta, entonces usted va a tener una confianza delante de Dios.

Escuche usted esta ilustración hermosa de Job 22, y simplemente se la voy a leer. Escuche, “Si os volvéis al todopoderoso seréis edificado, quitarás la iniquidad muy lejos de tus tiendas.” Escuche, usted va a regresar a Dios y va a enderezar las cosas. Lo primero que tiene que hacer antes de que regrese ahí es quitar el pecado. Versículo 26, escuche, “Entonces te deleitarás en el todopoderoso y levantarás tu rostro a Dios.” Usted no puede ir a Dios y levantar su rostro y deleitarse en Él cuando  hay pecado en su vida.

¿Alguna vez ha experimentado eso? ¿Descubrió en su vida lo que yo he descubierto que cuando hay pecado en mi vida yo tengo dificultad orando? Job 22 dice, “Encárgate de tu pecado y podrás levantar tu rostro hacia el rostro de Dios sin culpabilidad.

Escuche, la santidad nos distingue del mundo. La santidad nos da confianza. La santidad nos da paz. No hay paz para el impío, Isaías 57:21 dice, “Santidad, Dios quiere que seamos santos aún si Él tiene que disciplinarnos.” Según Hebreos 12:10 Él nos va disciplinar para hacernos santos.

¿Qué debe hacer un cristiano? Bueno, quizás lo que David hizo en el Salmo 51, asegúrese de orar por un corazón limpio, y después según Proverbios 13:20 camine con gente limpia. “Sed santos como yo soy santo.” Oremos.

Padre, gracias en esta mañana por Tu revelación de Ti mismo a nosotros. Encomendamos estas palabras y pensamientos a Tu cuidado, que den fruto a nuestras vidas. Confirma en nuestro corazón estas verdades Padre. Despídenos con tu bendición para traernos de regreso en esta noche esperando que aprenderemos más acerca del adversario y seremos victoriosos en Tu poder. Alabamos en el nombre de Cristo. Amén.

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar