Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Esta noche, una vez más, vamos a hablar del ejercito invisible de Dios, los ángeles. Y quiero que tenga su Biblia y lápiz y papel a la mano, porque van a haber muchas cosas que usted va a leer y escribir. Algunas de las cosas que vamos a ver, no vamos a tener tiempo de cubrirlas, simplemente a leerlas.

Ahora, ¿qué sabemos acerca de estos seres fantásticos? Bueno, en nuestro último estudio comenzamos a verlo y cubrimos la idea de quiénes son. Hablamos de la existencia de los ángeles, el origen de los ángeles y la naturaleza de los ángeles y simplemente tratamos de definirle quiénes son los ángeles. Ahora, le di toda esa información acerca de su existencia, su origen y su naturaleza y esta noche quiero añadir una cosa que creo que es cubierta de manera apropiada en muchos libros y fuentes y es que hay otro ángel muy especial que no encaja el molde del resto. De hecho, este ángel no es como ningún otro ángel. Él es llamado el ángel del Señor, o el ángel de Jehová. Él es excepcional. Encontramos este ángel únicamente en el Antiguo Testamento. Él nunca aparece en el Nuevo Testamento. Él comienza a aparecer con Abraham y él deja de aparecer en las Escrituras con Zacarías. Entonces, creemos que él tiene que ser algo muy, muy especial.

Permítame presentárselo. Génesis capítulo 16, y esto va a redondear nuestro entendimiento de los ángeles en términos de quiénes son. Muy bien, Génesis 16:7, "Y el ángel de Jehová", y ahí se nos presenta por primera vez este ser, "El ángel de Jehová la encontró junto a un pozo de agua en el desierto, junto a la fuente camino a Shur. Y él dijo, 'Agar, la sierva de Sarai, ¿de donde vienes tú y a dónde vas?' Y ella dijo, 'Huyo de mi ama, Sarai'. Y el ángel de Jehová le dijo, 'Regresa a tu ama y sometete a su mano'. Y el ángel de Jehová le dijo, 'Multiplicaré tu simiente de manera excesiva'". Ahora, aquí está la promesa para Agar, la promesa para Ismael. Muy bien, vayamos al versículo 10. "Y el ángel de Jehová le dijo, 'Multiplicaré tu simiente de manera excesiva y no será contada por tanta multitud'". En otras palabras, la promesa vino a la simiente de Ismael que ella también sería abasta como la promesa había venido para la simiente de Isaac, la simiente de Abraham. Y el ángel de Jehová le dijo, "He aquí tú estás con hijo y darás a luz un hijo y llamaras su nombre Ismael, porque Jehová ha oído tu aflicción y él será un hombre fiero y su mano será contra todo hombre y la mano de todo hombre será contra él. Él morará en la presencia de todos sus hermanos". Y ella llamó el nombre del señor que habló con ella. Ahora obsérvelo, "Tú eres, ¿qué? El Dios que ve?" Ahora, aquí hay algo interesante. Este ángel del Señor es llamado Dios.

Pase a Éxodo, capítulo 3. "Moisés cuidó el rebaño de Jetro, su suegro, el sacerdote de Madián y él guió al rebaño a la parte oeste del desierto y vino al monte de Dios, a Horeb. Y un ángel", no. El ángel – ¿qué ángel? "El ángel de Jehová le apareció en una llama de fuego de en medio de una zarza. Él vio he aquí, la zarza ardía y la zara no era consumida. Y Moisés dijo, 'Me volveré e iré a ver esta gran escena'". ¿Por qué es que la zarza no se quema? Escuche, "Y cuando Jehová vio que él se volvió a ver, Dios lo llamó de en medio de la zarza". Ahora, el versículo 2 dice, que el ángel de Jehová estaba en la zarza. El versículo 4 dice que Dios lo llamó de en medio de la zarza. ¿Y qué dijo? Versículo 6, "Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob. Él tuvo miedo de ver a Dios. De nuevo el ángel del Señor es llamado Dios".

Me gustaría que me acompañara por un momento a Jueces, capítulo 6. Jueces 6:11. "Viene un ángel de Jehová, se sentó bajo un árbol que estaba en Ofra, que pertenecía a Joás, el abiezerita, y su hijo Gedeón pisaba el trigo junto el lagar, para esconderlo de los madianitas. Y el ángel de Jehová le apareció y le dijo, 'El Señor está contigo, varón esforzado'. Y Gedeón le dijo, 'Oh, señor mío'". Ahora, aquí de nuevo está el ángel del Señor, a quien se hace referencia como al Señor. Observe el capítulo 13 de Jueces, versículo 21: "Pero el ángel de Jehová no apareció más a Manoa y a su esposa". Entonces Manoa supo que era un ángel de Jehová y Manoa le dijo a su esposa, "Ciertamente moriremos, porque hemos visto", ¿a quién? A Dios. Ahora, aquí de nuevo, y le he mostrado cuatro incidentes separados, aquí hay un ángel, un ángel especial llamado el ángel de Jehová, quien es equiparado en cuatro lugares con Dios.

Dice usted, "Bueno, ¿a caso éste es tan solo Dios?" Bueno, descubrámoslo. Observe Zacarías, ese se encuentra hasta el otro extremo del Antiguo Testamento, junto al último libro. Zacarías capítulo 1, versículo 12. "El ángel de Jehová dijo", escuche esto. "El ángel de Jehová respondió y dijo, 'Oh, Jehová de los ejércitos'". Ahora, aquí hay una conversación que se lleva a cabo entre Jehová de los ejércitos y el ángel de Jehová. Y el ángel de Jehová es definido como Dios. Observe el capítulo 3, Zacarías, versículo 1: "Y él me mostró a Josué, el sumo sacerdote de pie ante el ángel de Jehová y Satanás a su diestra para resistirlo. El Señor le dijo a Satanás, 'Jehová, te reprenda'". Ahora, cuan interesante. Jehová dijo, "Jehová te reprenda". De nuevo, aquí hay una conversación entre el ángel de Jehová y Dios. Ahora dice usted, "¿Quién es el ángel del Señor? ¿Quién es el ángel de Jehová?" Bueno, creo que es la segunda persona de la trinidad, ningún otro que el Señor Jesucristo, como Él es conocido en el Nuevo Testamento. Y aquí usted tiene una conversación entre la segunda persona de la Trinidad y la primera persona de la trinidad. Usted tiene lo que es llamado una Cristofanía o una Teofanía, una aparición preencarnada de Cristo.

Ahora, subraye esto, el único miembro de la trinidad que jamás se manifiesta así Mismo es la segunda persona. Dios es un Espíritu. Y la Biblia dice, "Ningún hombre ha visto a Dios en ningún momento". El Espíritu de Dios, el Espíritu Santo, la tercera persona de la trinidad es un espíritu. Él nunca se manifiesta. Él nunca es visto. La única persona de la trinidad quien manifiesta la trinidad, ¿es quién? La segunda persona. En el Antiguo Testamento, usted tiene una revelación preencarnada, una manifestación preencarnada de Cristo como el ángel del Señor, o el ángel de Jehová. En el Nuevo Testamento, Él aparece como Dios en carne humana. El hombre Cristo Jesús. Esa es la razón por la que el ángel de Jehová nunca aparece en la Biblia después del libro de Zacarías. Porque Él ahora es el hijo encarnado en el Nuevo Testamento. Este no es ningún otro que Jesucristo. Y si usted fuera a rastrear el ministerio de este ángel, el ángel del Señor, descubriría que su ministerio a lo largo del Antiguo Testamento – y usted puede hacer un estudio de esto – es un paralelo del ministerio de Jesucristo en el Nuevo Testamento hacia su pueblo.

Por ejemplo, en el Nuevo Testamento, el ángel de Jehová da revelación. Revela la Palabra de Dios. Él llama.  Él es el que llamó a Moisés.  Él es el que llamó a Gedeón. Él es el que llamó a Sansón. Así como Cristo llama a los Suyos en el Nuevo Testamento. Él es el libertador.  Él libera a Su pueblo a través de los hombres que Él llamó, Moisés, Gedeón, Sansón. Así como Cristo es el liberador y mediante Su obra, Él ha liberado su pueblo. Él es un protector. En el Salmo 34:7 dice, "El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen y los libra". Y Cristo en el Nuevo Testamento, es el que nos rodea y nos protege. Él inclusive es un intercesor, en Zacarías 1, como leímos, encontramos al ángel de Jehová intercediendo por el pueblo de Israel. Y Cristo es nuestro intercesor en el Nuevo Testamento. Él es el abogado. En Zacarías capítulo 3, el ángel es el que está delante de Dios, defendiendo a los creyentes en contra de los ataques de Satanás, precisamente lo que Cristo hace en el Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento, Génesis 22, el ángel de Jehová confirma el pacto con Abraham. Y en el Nuevo Testamento, Jesucristo es el que selló el pacto con Su sangre. En el Antiguo Testamento, como leímos en Génesis 16, el ángel de Jehová consoló a Agar. En el Nuevo Testamento, Jesucristo es nuestro consolador.

Ahora, usted ve aquí la manifestación de Cristo antes de su encarnación. Esto es tan importante porque nos prueba, sin lugar a dudas, que la trinidad siempre ha existido como la trinidad y no es que Dios simplemente está jugando diferentes funciones en la historia. Él siempre es tres en uno. Ahora viendo entendido eso, usted tiene la suma de la información básica acerca de los ángeles – su naturaleza, su origen, su existencia. Ahora, permítame llevarlo a la siguiente pregunta, no quiénes son sino, ¿qué hacen? ¿Qué hacen los ángeles? ¿Qué están haciendo en este momento? Vamos a llegar a eso. Veamos el ministerio de los ángeles y hay un bosquejo muy simple que podemos seguir que es tan claro como puede ser.

¿Qué hacen los ángeles hacia Dios, hacia Cristo, hacia los creyentes y hacia los incrédulos? ¿Cuál es el ministerio de los ángeles a Dios? En primer lugar – bueno, en primer lugar, y voy a darle varias divisiones, hacia Dios, los ángeles son ministros de adoración. Isaías 6, los ángeles, los serafines, cuando estuvieron ahí viendo la visión del señor dijeron, "Santo, Santo, Santo". Ellos adoran a Dios. En Apocalipsis, capítulo 4 y aquí vamos a entrar a su adoración de manera precisas. En Apocalipsis 4:6, "Y delante del trono, había un mar de cristal como cristal, como vidrio, en medio del trono y alrededor del trono, habían cuatro creaturas vivientes llenos de ojos por delante y por detrás". Estas son muy parecidas a las descripciones angelicales dadas en Ezequiel y él procede a describirlos. Habla de sus alas y todo eso en el versículo 8. Y él dice que estaban diciendo día y noche, "Santos, Santos, Santos. Señor Dios Todopoderoso que era y que es y que ha de venir". Eso es adoración. "Da gloria", versículo 9, "y honra y gracias a Aquel que está sentado en el trono quien vive por los siglos de los siglos".

Ahora, yo creo que lo que usted tiene ahí es adoración angelical. El ministerio comienza para los ángeles con su adoración de Dios. Eso es lo que yo creo que es su ministerio primordial. Simplemente adorar a Dios, alabar a Dios. Capítulo 5, versículo 8, de nuevo, las cuatro creaturas vivientes y yo creo que lo más probable es que estos son ángeles tipo querubín y son acompañados por los 24 ancianos y se les une a los 24 ancianos. Caen posteados delante del Cordero, cada uno de ellos tiene harpas y copas llenas de incienso y demás. Y versículo 9: "Cantaban un cantico nuevo. Y vi y oí la voz de muchos ángeles", versículo 11, "alrededor del trono, creaturas vivientes y ancianos y eran 10 mil veces 10 mil y miles de miles y su canción es digno, es el Cordero", etcétera, etcétera. Ahora, ese es el principio de su ministerio hacia Dios. Debido al valor infinito de Dios. Debido a la gloria infinita de Dios. Debido a Su excelencia y debido a Su belleza, lo alaban sin cesar por los siglos de los siglos de los siglos de los siglos. Y me imagino que todos los ángeles hacen esto, pero probablemente hay algunos que están apartados que no hacen nada más que esto.

En segundo lugar, los ángeles no solo son ministros de adoración, sino de servicio. Y eso cae en varias categorías. Los ángeles son ministros de servicio. Número uno, servicio sacerdotal. Observe Hebreos 1:7, y esta es una lección en teología, entonces vamos a explicarle todo. Así que sea paciente. Le vamos a dar algo de doctrina solida. Hebreos 1:7, "Y de los ángeles Él dice, 'Quien hace de Sus ángeles'" – su Biblia podría decir espíritus, la misma palabra puede ser traducida a vientos y creo que sería mejor – "quien hace de Sus ángeles vientos y de Sus ministros una llama de fuego". La palabra ahí para ministros es una palabra griega – bueno, es la palabra leitourgos, de la cual viene la palabra liturgia. Y tiene que ver con adoración, servicio sacerdotal. Y se refiere a algo que hacen en la presencia de Dios y dice que son como viento. Y creo que esa es la velocidad. Y son como fuego. Esa es la fervencia, la intensidad. Sea lo que sea, es el servicio sacerdotal. Son como viento y fuego en la presencia de Dios, prestando servicio sacerdotal a Él en Su presencia. Ahora, no sé todo lo que eso significa, únicamente sé que ese es el significado de ese versículo en su significado original. Y entonces, le ofrecen servicio sacerdotal. Son llamados ministros y esa es una palabra excepcional que tiene que ver con actividad sacerdotal. Y sacerdotal significa que sirven en adoración al trono de Dios.

Ahora, en segundo lugar, como ministros de servicio no solo prestan servicio sacerdotal, sino que son mensajeros personales. Pablo mencionó antes que la palabra "angelo" significa mensajero. Y él tuvo razón. Y la palabra hebrea malak, la cual es la palabra traducida a ángel en el Antiguo Testamento, también significa mensajero. Entonces básicamente los ángeles son mensajeros. Proveen un servicio celestial como mensajeros. En el Salmo 103:20, "Bendecid a Jehová, vosotros Sus ángeles", escuche, "que se exceden en fortaleza, que cumplen Sus mandamientos dando oído a la voz de Su Palabra, son muy fuertes y son definidos de manera suprema como obedientes". Cumplen Su Palabra. De hecho, es aparente que están esperando ordenes. Aparentemente esperan hasta que Dios tiene ordenes especificas y los envía. Lucas 1:19, "Y el ángel respondiéndole le dijo, 'Yo soy Gabriel'". Bueno, ¿quién eres tú Gabriel? "Bueno, yo soy Gabriel, quien está en la presencia de Dios". ¿Sabe lo que aparentemente significa esto? Gabriel está en la presencia de Dios hasta que recibe sus ordenes y después él es enviado para cumplirlas. Realmente un pensamiento hermoso. Y claro, Gabriel fue usado aquí en este capítulo para traer el mensaje a José y a María acerca de la venida de Dios en carne. Los ángeles son mensajeros.

En el monte Sinaí, cuando Dios trajo la ley, Dios descendió y la escribió con Su dedo en la piedra. ¿Se acuerda de eso? El dedo de Dios grabó los diez mandamientos en piedra. Gálatas 3:19, "Por tanto sirvió la ley", ¿para qué es la ley? No vamos a entrar en ese argumento, simplemente este punto, "Fue añadida debido a las trasgresiones hasta que la simiente viniera, a quien la promesa fue hecha". Ahora escuche, "Y fue ordenada por ángeles". Ahora dice usted, "Bueno, espera un minuto, ¿qué quieres decir con que fue ordenada por los ángeles? ¿Qué parte tuvieron los ángeles en esto?" Bueno, profundicemos. Observe Hechos capítulo 7. Ahora tenemos a los ángeles conectados con la entrega de la ley en el Sinaí. Y en Hechos 7:38, "Este es él", hablando de Moisés, "este es él quien estuvo en la congregación, en el desierto o la eclesía, el grupo llamado afuera en el desierto con el ángel que le habló en el monte Sinaí". Ahora aquí se nos presenta otra situación en el Sinaí. Otra indicación de las Escrituras de que hubieron algunos ángeles ahí. El versículo 52 habla de la ley y los profetas. Versículo 53, "Quienes han recibido la ley por la disposición de los ángeles".

Observe Hebreos 2:2, y vamos a unirlo todo. Dice esto: "Porque si la Palabra hablada por ángeles fue firme y toda trasgresión y desobediencia recibió una recompensa justa de retribución, ¿cómo escaparemos si descuidamos una salvación tan grande", etcétera. Ahora, aquí dice la Palabra hablada por los ángeles fue firme y se está refiriendo a la ley. En otras palabras, si usted no pueda salirse con la suya al desobedecer la ley, ¿cómo cree usted que se va a salir con la suya al desobedecer el Evangelio? Ahora, aquí usted tiene por lo menos cinco referencias o cuatro, al hecho de que los ángeles están involucrados en la entrega de la ley. Aparentemente, Éxodo, capítulo 31, versículo 18: "Dios la escribió con Su dedo y después los ángeles se la entregaron a Moisés". Ahora, esta es una razón por la que los judíos tenían en tan alta estima a los ángeles, porque los ángeles fueron parte de la entrega de la ley. Fueron mensajeros. Algunas veces Dios los envió con mensajes para entregar el mensaje verbalmente. Algunas veces los envió con un pedazo de roca grande y estuvieron involucrados en ambas ocasiones. Moisés descendió la primera vez. Se enojó y la rompió. Él tuvo que regresar y Dios tuvo que volverla a escribir. La segunda edición fue entregada por los ángeles como también la primera edición.

Y entonces los ángeles ofrecen servicio sacerdotal hacia Dios. Y también ofrecen un servicio como mensajeros para Dios. Tercera cosa. Y esto es muy interesante. Son agentes del gobierno de Dios en el mundo. Dios quiere cumplir ciertas cosas gubernamentales y ellos están ocupados haciendo esto. Por ejemplo, refrena la impiedad. Siempre pensamos del Espíritu Santo como el que refrena y creo que eso es correcto. El Espíritu Santo es el que refrena. Pero hay maneras en las que los ángeles refrenan a la gente. Digo, literalmente, físicamente, evitan que la gente cometa maldad. Mientras que el refreno del Espíritu Santo podrá ser más interno. Un ángel podría simplemente detener alguien, simplemente detenerlo en seco. Dice usted, "¿Qué te da esa idea?" Bueno, Génesis 18. Estuvo la reunión de los ángeles ahí con Abraham. Más adelante los ángeles fueron a Sodoma y en el capítulo 19, llegan a Sodoma, versículo 1, "Dos ángeles vinieron a Sodoma en la tarde. Lot se sentaba en la puerta y él se reunió o se encontró con los ángeles". Ahora, había un poco de interés en la ciudad, porque la ciudad estaba entregada a la homosexualidad y los hombres en la ciudad vieron a esos ángeles hermosos y dijeron, "Vamos tras esos hombres". Y ellos dijeron, "Bueno, eso no va a suceder". Versículo 10: "Los hombres estiraron su mano y jalaron a Lot a la casa con ellos y cerraron la puerta e hirieron a los hombres que estaban en la puerta de la casa con ceguera. Desde el más pequeño hasta el más grande, de tal manera que se cansaban por encontrar la puerta". Ahora, ¿qué sucedió? Los ángeles refrenaron su maldad. Los ángeles los hirieron y los hicieron estar ciegos. Ahora, no sé cómo lo hicieron, pero bien pudieron haber sido con tan solo dos dedos angelicales. Y no sé cuan permanente fue, pero lo hicieron. Ahora, los ángeles refrenan la impiedad de manera muy física, de una manera muy física.

La segunda cosa que hacen como agentes del gobierno de Dios en el mundo es controlar los elementos naturales. En Apocalipsis, capítulo 7 y versículo 2, "Un ángel ascendiendo del este, teniendo el sello del Dios viviente, clamó con voz fuerte a los cuatro ángeles a quienes se les vio herir la tierra y el mar y les dijo, 'No hieran la tierra, el mar o los arboles hasta que hayamos sellado los siervos de nuestro Dios en sus frentes'". Ahora, estos ángeles se estaban preparando para traer las plagas de Apocalipsis en el mundo. Y tenían control de las fuerzas naturales. Estaban a punto de convertir el mar en sangre. Estaban a punto de convertir el agua dulce en sangre. Estaban a punto de matar el césped y las flores. Estaban a punto de crear caos en los cielos de tal manera que las estrellas cayeran. Tenían control de los elementos. Pudieron hacer que granizo enrome descendiera sobre la tierra. Tienen control sobre los elementos. En Apocalipsis 8 y 9, usted tiene al ángel tocando la trompeta y el versículo 7 dice, "Y el ángel tocó y granizo y fuego mezclado con sangre", versículo 8, "el segundo ángel tocó y un gran monte ardiendo con fuego fue arrojado en el mar". Aparentemente, algún tipo de meteoro. Y en el versículo 10, "El tercer ángel tocó y una estrella cayó desde el cielo. Y esto contamina el agua dulce. Un cuarto ángel tocó y el sol fue herido. Una tercera parte de la luna, una tercera parte de las estrellas". Versículo 12, "Y aquí están estos ángeles y cosas terribles suceden en juicio como respuesta al poder de los ángeles sobre los elementos". Apocalipsis 16, "Y el segundo ángel derramó su copa en el mar y se convirtió como la sangre de un hombre muerto y toda alma viviente en el mar murió. Y el ángel derramó su copa en los ríos y en las fuentes de las aguas y se convirtieron en sangre". Versículo 8, "El cuarto ángel derramó su copa en el sol y se le dio poder de quemar a los hombres con fuego". "Quinto ángel", versículo 10, "derramó su copa en el trono de la bestia y el reino se llenó de tinieblas y se mordían sus lenguas de dolor y blasfemaron al Dios de los cielos, debido a los dolores y a las llagas y no se arrepintieron. El sexto ángel derramó su copa en el rio Éufrates y el agua se secó".

Ahora, usted puede ver que los ángeles tiene poder sobre los elementos cuando les es dado a ellos por parte de Dios. Y van a traer las cosas más terribles en la tribulación como resultado de ese poder que Dios les da. Refrenan la impiedad y controlan los elementos naturales cuando Dios así lo desea.

Ahora, más allá de eso, al gobernar o ayudar a Dios a gobernar, controlan a naciones. Detrás de la escena humana en nuestro país, así como cualquier otro país en el mundo, hay un conflicto espiritual. Los demonios están luchando por el control de nuestro país, de nuestra sociedad y de los propósitos de la historia. Y los ángeles están contraatacando ese control. Dios tiene ángeles santos activos detrás de la escena de los gobiernos. Lo único que tiene que hacer es leer Daniel, capítulo 4 y ese sería un lugar inicial. Y usted ahí encuentra la idea de que esto realmente está sucediendo. Daniel capítulo 4, permítame leer un par de versículos. Usted no necesita buscarlos. Escríbalos. Daniel 4:13-17. "Vi en las visiones de mi cabeza en mi cama y he aquí alguien que veía. Un santo descendió del cielo".

Ahora, uno de los títulos mediante los cuales los ángeles son llamados es los que velan, los ángeles son llamados los que velan. Velan. Versículo 17, "Ellos velan, ellos observan, ellos vigilan. Uno de los vigilantes". Versículo 17, "Este asunto es por el decreto de los vigilantes y la demanda por la palabra de los santos para que los vivientes sepan que el Altísimo gobierna en el reino de los hombres y a quien quiere, Él lo da y pone sobre Él al más bajo de los hombres". Si Dios está a cargo de todo, inclusive los peores hombres están en el gobierno, porque Dios lo ha permitido. Y los ángeles vigilan u observan estos gobiernos cumpliendo el plan de Dios. Están activos en el desarrollo del plan de la historia, los ángeles santos. Ahora, sabemos que los demonios están activos y no están menos activos los ángeles santos de Dios.

Entonces, ¿cómo ministran a Dios? Número uno, mediante servicio sacerdotal. Este es su aspecto de adoración. Y después mediante un servicio como mensajeros. Y después en términos de gobernar, ayudando a Dios a cumplir su voluntad en el mundo. Y este ministerio doble de adoración y servicio también debe incluir juicio, a lo cual llegaremos en poco tiempo.

Ahora, en segundo lugar, el ministerio de los ángeles, no solo hacia Dios, sino hacia Cristo. Y este tiene que ser uno de los estudios más hermosos y más significativos que usted jamás realizará. ¿Cómo es que los ángeles ministraron a Jesucristo? Y esto abre, para mi entendimiento, mucho acerca de los ángeles. En primer lugar, ministraron en Su nacimiento. Estuvieron involucrados en casi todo lo que Él hizo. Bueno. Enfrentémoslo. Si Él fue el ángel de Jehová, Él fue el comandante en jefe de las huestes angelicales, ¿verdad? De hecho, en un punta en Su vida, Él dijo, "Si quisiera, podría llamar tantas legiones de ángeles como yo quisiera". ¿En serio? ¿Por qué? Porque Él fue el comandante en jefe. Doce legiones de ángeles es una gota en la cubeta. Si un ángel puede matar a 185,000 asirios, imagínese lo que doce legiones de ángeles harían. Y ellos estaban ocupados sirviéndole. Él fue el ángel de Jehová. Él había ministrado entre ellos.

En primer lugar, estuvieron ahí entorno a Su nacimiento. Cuando usted lee acerca de la venida del Señor Jesucristo en Lucas capítulo 1, usted lee de ella de esta manera. "En el sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado de Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret". Ahora, Dios envía a Gabriel, quien está ahí esperando sus ordenes. Él viene rápidamente del cielo. Él llega a esta Virgen María y el ángel le dice, "Salve, muy favorecida, el Señor está contigo. Bendita eres tú entre las mujeres". Y cuando ella lo vio, ella estaba aturdida por el saludo y consideró en su mente qué tipo de saludo éste debería ser. Lo que esto significa es que ella realmente no podía enfrentar realmente lo que estaba pasando. Ella dijo, "¿Qué tipo de presentación es esta?" "Hola, María, tú eres muy favorecida, bendita entre las mujeres". El ángel dijo, "No temas, María, has hallado gracia con Dios".

La primera cosa que los ángeles hicieron entorno al nacimiento de Cristo fue que lo predijeron. Fueron los reveladores de Dios. Fueron los primeros en contarle a María y a José que el Hijo venía. Que Dios venía al mundo. Lo predijeron. Y después, ¿sabe usted lo que hicieron? Cuando sucedió, en segundo lugar, lo anunciaron. Eso fue emocionante. Lo anunciaron. Y eso está en Lucas, capítulo 2. Me encanta esto: "Y ahí en la misma región habían pastores que estaban en el campo". Ahora, los pastores eran simplemente gente común y corriente. Estos hombres como usted sabe, no habían tenido a muchos huestes angelicales aterrizando en su campo. Simplemente han estado allá afuera con las ovejas. Eso es lo único que han visto y están supervisando su rebaño de noche y de pronto un ángel del Señor viene a ellos. Y este no es el ángel del Señor. No se confunda. La traducción apropiada es, "Un ángel del Señor vino a ellos y la gloria del Señor brilló alrededor de ellos y estaban en pánico". Esto es muy diferente de las circunstancias que han conocido. Y el ángel dijo de nuevo, "No temáis". ¿Por qué los ángeles siempre dicen eso? Porque ver un ángel era algo aterrador. Cuando se manifiestan así mismos, es sorprendente. "No teman. Tengo buenas noticias para ustedes". "¿Para nosotros?" Y anunciaron, "Porque a vosotros nace este día en la ciudad de David un Salvador, quien es Cristo el Señor". Y de pronto, versículo 13 dice, "Con ese ángel, había una multitud de la hueste celestial alabando a Dios y diciendo, "Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz hacia los hombres y buena voluntad". Aquí el cielo entero está lleno de ángeles gloriosos. Y estos pastores simplemente están ahí viendo todo eso. Esto es increíble. Los ángeles no solo lo predijeron. Lo anunciaron. Estuvieron ahí entorno a Su nacimiento.

En segundo lugar, estuvieron ahí durante Su vida. ¿Alguna vez ha estudiado la vida de Jesucristo para ver lo que hicieron los ángeles conforme Él vivió en el mundo? Estuvieron muy ocupados cuidando de Él. Creo que uno de los conceptos más hermosos, una de las características más hermosas de Dios es la ternura y el cuidado que Dios mostró hacia Jesucristo al enviar a los ángeles para ministrarle. Y la razón por la que digo eso es porque eso me da una confianza tan grande de que Dios también envía a los ángeles para cuidar de mí, porque Él me ve en Cristo como alguien importante por estar en Cristo, así como Cristo. Pero piense, desde los primeros años en Mateo 2:19, "Cuando Herodes murió, he aquí un ángel del Señor apareció en un sueño a José en Egipto y esto es lo que él dijo, 'Levantate y toma al niño y a su madre y ve a la tierra de Israel, porque los que buscaban la vida del niño, están muertos. Es tiempo para que te puedas ir. No necesitas ya temer'".

Si usted regresa a Mateo, capítulo 2, versículo 13, fue un ángel del Señor quien apareció y le dijo que fuera a Egipto, en primer lugar. Que se fuera del camino de Herodes, quien podría destruirlo. Entonces, los ángeles les advirtieron que se fueran. El ángel regresó y le dijo cuando fue tiempo. Los ángeles están involucrados en la protección y cuidado de Jesús en su vida. Me encanta Mateo 4:6, dice a la mitad del versículo, "La promesa de Dios, Él dará a sus ángeles" – esto es en la boca de Satanás, él estaba citándolo, no obstante es verdad – "A Sus ángeles mandará cerca de Ti. En sus manos te sostendrán, no sea que golpeéis Tu pie contra una piedra". El diablo le dijo, "Oye, puedes brincar aquí del templo porque Tienes una promesa maravillosa y esa es que los ángeles van a cuidar de Ti". Él tuvo razón. El diablo tiene razón. Usted sabe. Solo cuando él necesite estarlo, simplemente para que se entienda su punto.

Más adelante en Mateo 4:11, después de que Jesús había sido tentado durante 40 días, dice, "El diablo entonces le dejó". Versículo 11, "Y he aquí, vinieron ángeles y le servían". Después de los 40 días de ayuno, aquí vinieron los ángeles. Dice usted, "Bueno, ¿qué hicieron cuando llegaron ahí?" No tengo la menor idea. Pero me imagino que tuvieron un gran banquete para Él. Me imagino que trajeron algo de comida. Hicieron lo que necesitaba ser hecho para consolar y satisfacer Sus necesidades, ministrándole. En Lucas 22:43 dice, "Y he aquí, Jesús está agonizando al final de Su vida en el huerto. Padre, si Tú quieres, quita de Mí la copa. No obstante, no se haga Mi voluntad, sino la Tuya". Inmediatamente apareció un ángel del cielo, fortaleciéndole. ¿Sabe una cosa? Es algo emocionante, simplemente ver ese ministerio práctico de los ángeles hacia Jesús. Sabe una cosa, ha habido ocasiones en mi vida cuando he dicho, "Señor, ya es momento en el que creo que quizá necesite uno de tus ángeles para que descienda aquí y mi sostenga".

Y creo que probablemente ha habido ocasiones en mi vida cuando sus ángeles me han fortalecido. Entonces, como puede ver, los ángeles sirvieron a Jesús en Su nacimiento y le sirvieron en Su vida. Y me encanta esto también. Le sirvieron en su resurrección. Sabía usted algo interesante acerca de lo que le acabo de decir, observa usted la ausencia de ellos en su cruz. Como puede ver, ahí es cuando Él pudo haberles llamado, pero qué, no lo hizo. ¿No le da gusta? ¿Sabe usted lo que hubiera sucedido si Él hubiera llamado a doce legiones de ángeles en le huerto y hubiera aplastado a todo mundo? Usted y yo no estaríamos aquí. De hecho, estaríamos en el infierno por la eternidad. Me da gusto que los ángeles tuvieron el día de descanso en esa ocasión.

Ahora, después de su resurrección, ¿qué hicieron? Veamos Mateo 28. La anunciaron, Mateo 28:1, al fin del día de reposo, comenzó a amanecer hacia el primer día de la semana. Aquí viene María Magdalena y la otra María para ver el sepulcro y bang, hubo un terremoto. ¿Sabe por qué hubo un terremoto? Ahora escuche esto. Hubo un terremoto porque un ángel del Señor descendió. Vino y movió la piedra de la puerta y se sentó. Esa es la razón por la que hubo un terremoto. Los ángeles hacen terremotos, algunas veces. "Su apariencia era como un relámpago y su vestimenta blanca como la nieve y por temor de Él, los guardias temieron y se volvieron como hombres muertos". Ellos se desmayaron quedando como muertos. Se apagaron como luces. Y los ángeles respondieron y le dijeron a las mujeres, ¿qué? "No temáis", de nuevo. Ellos debieron haberse presentado casi en todo momento con esa afirmación. "No teman. Solo somos nosotros de nuevo. Todo está bajo control".  Él no está aquí – y me encanta – Él ha resucitado. Y los ángeles dijeron, "Venid. Ven el lugar donde el Señor estaba". Oiga, ¿sabía usted lo que los ángeles hicieron entorno a la resurrección? La anunciaron. Anuncian muy bien. Tuvieron un mensaje y lo dieron. De hecho, adentro de la tumba, según Lucas 24, dos hombres estuvieron ahí con atuendo que brillaba. Estuvieron ahí, ahí adentro de la tumba asistiendo en la tumba vacía. La anunciaron. Sabe una cosa, los ángeles no estuvieron ahí en la cruz. Existe la realidad de que los ángeles no pueden comprender de manera personal la redención, debido a que no la están experimentando. Porque los ángeles santos no tienen razón de ser redimidos. Son santos y los ángeles caídos no tienen posibilidad de redención porque fueron santos una vez y lo dejaron.

Entonces, realmente no entienden, pero creo que es algo interesante en Apocalipsis que se unen a la canción, porque inclusive lo que no entienden, por ello pueden alabar a Dios. Pasamos mucho tiempo en nuestra vida haciendo eso, ¿no es cierto? ¿Por qué ellos no?  ¿Se da cuenta usted de que nosotros alabamos a Dios por cosas que no entendemos, que los ángeles entienden de manera absoluta? ¿Por qué es que ellos no pueden alabar a Dios por cosas que nosotros entendemos y que ellos no entienden? Les gustaría conocer acerca de la cruz, 1 Pedro 1:12, "A quienes se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros ministraban las cosas que ahora os son anunciadas por aquellos que os han predicado el Evangelio a vosotros con el Espíritu Santo enviado desde el cielo". ¿Qué cosas? "El Evangelio, cosas en las cuales los ángeles desean mirar". Les encanta ver el Evangelio para entenderlo mejor y creo que en Apocalipsis 5 se unen a nosotros cantando, "Digno es el Cordero", aunque no pueden experimentar la redención, pueden alabar a Dios por ello.

Ahora, por último, en relación con Cristo, están ahí entorno a su segunda venida. No se necesita mucho de un erudito bíblico para saber eso. Observe Hechos 1:11, habiendo partido, habiendo ascendido al cielo, Jesús ya se fue y los discípulos están ahí de pie en el monte mirando hacia arriba, "Dos hombres estaban de pie ahí junto a ellos vestidos de blanco". Sabemos quiénes son estos ángeles de nuevo. Y dice en el versículo 11, "Varones galileos, ¿por qué estáis viendo al cielo? Este mismo Jesús quien ha sido quitado de vosotros", ¿qué? "Vendrá de manera semejante como lo visteis irse". Aquí están prediciendo la segunda venida. Los ángeles predicen la segunda venida. ¿Quiere saber algo más? No solo predicen la segunda venida, ellos acompañan a la segunda venida. Mateo 25:31, "Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria y todos los ángeles santos con Él". Ellos no solo la predijeron, sino que estarán involucrados en ella y en Judas 14 habla de Él viniendo con sus ángeles. Estuvieron ahí en Su nacimiento. Estuvieron ahí en Su tentación. Estuvieron ahí a lo largo de Su vida. Estuvieron disponibles en Su muerte, pero Él no los quiso. Estuvieron ahí en Su resurrección. Estuvieron ahí en Su ascensión anunciando que Él regresaría. Ahora lo están adorando y cuando Él regrese estarán con Él. Estas son criaturas importantes, amigos, estos ángeles santos. Y entonces, ministran a Dios y le ministran a Cristo.

En tercer lugar, y únicamente voy a comenzar esto, pero quiero que vea unas cuantas cosas. Le ministran a creyentes. Le ministran a creyentes. Dice usted, "John, ¿cómo es que le ministran a creyentes?" De tantas maneras. Hebreos 1:14 dice, "Ellos son enviados para ministrar aquellos que serán herederos de la Salvación". Ahora, nosotros somos los herederos de la Salvación y los ángeles son enviados para ministrar a nosotros. ¿Quiere saber algo interesante? ¿Sabía usted que los ángeles lo aman a usted? Dice usted, "Bueno, ¿qué quieres decir? ¿Cómo sabes que me aman?" Bueno, si podemos tomar Daniel 10:11 y ampliarlo, el ángel le dijo a Daniel, "Oh, Daniel, varón amado", si un ángel podía amar a Daniel, la única manera en la que ese ángel podía amar a Daniel fue porque Dios amó a Daniel. Y si podemos asumir que los ángeles aman lo que Dios ama, entonces los ángeles nos aman. Y qué dice eso sino que su servicio hacia nosotros no es de manera obligatoria, sino amorosa. Ministran a los creyentes, a quienes aman. Y cuando pienso en esto, el hecho de que tengo al Espíritu Santo en mí, ministrando a mi necesidad espiritual y tengo ángeles alrededor de mi encargándose de lo físico, eso es algo emocionante.

Dice usted, "Bueno, ¿cómo es que le ministran a los cristianos?" Número uno – y le voy a dar varias. La primera cosa que hacen con respecto a los creyentes es simplemente ver mucho. Simplemente vernos. Oiga, eso debe ser interesante. Nos están viendo todo el tiempo. Cuidan de nosotros. No creo que nunca nos salimos de la mirada del ojo vigilante de los ángeles. 1 Corintios 4:9 dice, "Porque creo que Dios nos ha colocado a nosotros los apóstoles como postreros, como si fuéramos designados a la muerte, porque somos hechos espectáculos para el mundo y para los ángeles y para los hombres". Somos espectáculos para los ángeles, dice él, los otros apóstoles, ellos ven a los apóstoles. Dice usted, "Bueno, ¿cómo sabes que ven a la iglesia entera? ¿Cómo sabes que ven a todos los cristianos?" Efesios 3:10, "Para que ahora, para los principados y potestades en los lugares celestiales", esos son nombres de ángeles, "pueda ser dada a conocer por la iglesia la sabiduría multiforme de Dios". Los ángeles nos ven para ver cómo Dios es sabio. Ven hacia abajo y dicen, "Mira lo que Dios hizo en esa vida. Dios es sabio. Cuan sabio debe ser Él". Y se voltean y lo alaban. Nos ven para ver manifestaciones de la sabiduría de Dios para que a su vez puedan adorar y alabar su nombre. Los ángeles vieron a los apóstoles, ven a la iglesia.

¿Sabe usted qué más ven? Especialmente ven a las mujeres. Ven de manera especial a las mujeres. ¿Sabía usted eso? Dice usted, "¿De qué manera?" Bueno, es algo interesante. 1 Corintios 11:3. Usted sabía que habría un versículo para esto aunque usted no le gustaría que lo hubiera, que dice esto: "Quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo. La cabeza de la mujer es el hombre. Y la cabeza de Cristo es Dios". Ahora el capítulo trata de la sumisión, sujeción. Ahora observe el versículo 10: "Por esta causa, la mujer debe tener autoridad sobre su cabeza" – wow, esto es interesante – "por causa de los ángeles. Ahora, ¿qué quieres decir? Los ángeles están viendo. Vamos a entrar en este capítulo en unas cuantas semanas. Estoy orando por que el rapto venga primero, pero de cualquier manera ese es un capítulo difícil. Él dice aquí que, "Las mujeres deben de estar en sujeción". La idea es que las mujeres deben estar en sujeción a sus maridos porque los ángeles están viendo eso. Dice usted, "Bueno, si los ángeles están viendo, ¿qué están viendo?" Están viendo si usted es sumisa. "¿Y qué tal si no lo soy?" Bueno, quizás el señor les haga traerle un mensaje a usted. ¿Qué forma adoptará? No lo sé, solo usted lo sabe.

Sabe una cosa, si se sienten mal, damas, ¿saben a quién más ven de manera muy especifica? Ven al predicador. Ellos me ven a mí. Ahora, algunas veces no me molesta. Pablo le dice a Timoteo – Timoteo fue un predicador, 1 Timoteo 5:21, "Te mando delante de Dios y el Señor Jesucristo y los ángeles escogidos que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad. No ordenes a alguien demasiado rápido, simplemente toma un poco de vino por causa de tu estomago", etcétera, etcétera, etcétera. Él está dando todas estas ordenes para cómo ser un ministerio. "Los ancianos gobiernen bien. No pongáis bozal al buey que trilla". Esto es, usted sabe, que deben cuidar del  predicador y cuidar de sus necesidades, etcétera. "No acusen a un anciano". Y Él sigue con toda esta instrucción ministerial y dice, "Más vale que te comportes porque estás haciendo esto delante del Señor Jesucristo y los ángeles escogidos que están viéndolo todo". Entonces los ángeles escogidos están viéndome. Dice usted, "Bueno, ¿qué tal si no vives a ese nivel?" Bueno, probablemente también van a descender con un mensaje para mí.

Y sabe una cosa, otra cosa que la Biblia enseña acerca de los que los ángeles escogidos hacen es que van a ser testigos de la recompensa de los creyentes cuando lleguemos al tiempo, cuando el Señor nos recompense, aparentemente van a estar ahí viéndolo todo. Entonces, nos están viendo ahora, están viendo a los apóstoles en el pasado. Están viendo a la iglesia ahora para ver la sabiduría de Dios. Están buscando evidencia de la sujeción de la mujer al hombre. Están viendo al predicador y están siendo testigos de la recompensa de los creyentes en el futuro. Están muy ocupados simplemente viéndonos. Ahora, en respuesta a lo que ven, actúan a favor nuestro. En respuesta a aquello de lo que están consientes, actúan. Dice usted, "¿Qué hacen?" Bueno, creo que esto es importante. En primer lugar, revelan verdad. ¿Sabía usted que la mayor parte del libro de Daniel y la mayor parte del libro de Apocalipsis fue entregado por ángeles? No lo escriben. No son los autores del libro; Dios es. El Espíritu Santo es la inspiración del libro, pero son los agentes que lo entregan. Ahora, los ángeles revelan la Palabra a nosotros. Permítame apresurarme a añadir algo, no sea que se confunda usted. Lo único que sabemos que los ángeles jamás entregaron está auqui. Entonces si alguien viene y dice, "Me encontré con un ángel el otro día y me dio un mensaje", cuidado. Los ángeles solo entregaron esta Palabra.

Muy bien, entonces los ángeles están viendo y los ángeles están revelando. En tercer lugar, y esto es hermoso, en la vida de un creyente, los ángeles están guiando. Y creo que aquí adoptan una posición física al guiar al creyente. Muy bien. No creo que es como la guía interna del Espíritu. Creo que lo jalan a usted por el oído y lo jalan en alguna dirección u otra, lo cual es necesario. Por ejemplo, Felipe estaba teniendo una gran reunión, y digo estaba llena, grandes multitudes estaban ahí en Samaria. Él estaba predicando cosas fantásticas y estaban sucediendo confrontación con Simón, el hechicero, y él estaba predicando, "Arrepiéntanse", y todo esto, y hombre, estaban disfrutando de un tiempo súper. Y de pronto él está en medio de esta reunión y dice en el versículo 26, "Y un ángel del Señor le dijo a Felipe, 'Levantate y ve al sur, al camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto". Ahora este ángel viene a él y le dice, "Ves esa reunión que tienes, cancelala. Yo sé que es una multitud grande, hay muchas cosas. Dios quiere que vayas a Gaza". ¿Sabe usted cuál hubiera sido mi reacción? "¿Gaza? Eso es desierto". Correcto, eso es lo que acabo de decir, ese es el desierto. ¿Por qué quieres que vaya ahí? No dice. Simplemente ve. Y lo que es sorprendente para mostrarle el espíritu de Felipe, versículo 27 dice que se levantó y fue. ¿Cómo es que llegó ahí? Bueno, eso es interesante. Aparentemente él simplemente fue, en esta ocasión. "He aquí un varón de Etiopia", él aquí está sentado ahí en el desierto y él simplemente está viendo su reloj de sol y diciendo, "Bueno, no estoy muy seguro de que entiendo lo que está pasando". Un hombre de Etiopia viene, un eunuco de gran autoridad y él tiene esta conversación maravillosa y él lo lleva a Cristo. Qué emocionante. Un ángel guió a Felipe, literalmente, al lugar del servicio para el Señor.

Capítulo 10 de Hechos, interesante. Había un hombre llamado Cornelio, varón devoto, versículo 3: "Un ángel de Dios vino a él y le dijo, 'Cornelio'" – y claro, cuando él lo vio tuvo miedo. Y él dijo, "'¿Qué es señor?' El le dijo, 'Dios oyó lo que estabas orando y quiere que conozcas un hombre llamado Pedro'". Y el ángel le dio el mensaje entero, lo guió y le dijo exactamente qué hacer. Más adelante en el capítulo 11, lo mismo pasó. Versículo 13, "Él nos mostró cómo él había visto un ángel en su casa quien se puso de pie y dijo, 'Envía a hombres a Jopa, llama a Simón, aquel que tiene por sobrenombre Pedro'", etcétera. "Y él te dirá como ser salvo". Entonces, ángeles fueron usados una vez más para guiar. En ambos casos, no obstante, los detalles específicos finales del Evangelio vinieron por el Espíritu Santo. En el caso de Felipe y en el caso de Cornelio. Los ángeles son guías de los creyentes.

Ahora, escuche, parte de guiar – y creo que usted tiene que reconocer esto – parte de guiar es disciplinar, ¿o no? El Señor nos guía. Él quizás tenga que azotarnos un poco para que nos alineemos. Y en 2 de Samuel, me gustaría tan solo tomar un segundo para mostrarle esto. En 2 Samuel 24, "De nuevo, la ira de Jehová se encendió contra Israel y Él incitó a David en contra de ellos para que dijera, 'Ve y cuenta Israel'". Aquí esta el gran pecado de David. Él va a contar cuan fuerte su ejercito es. No está dependiendo de Dios, sino del número de gente que él tiene en su ejercito. Entonces, él los cuenta. Versículo 10, "El corazón de David lo hirió después de que él había contado al pueblo y David le dijo a Jehová, 'He pecado grandemente en lo que he hecho y Te ruego, Señor, quita la inequidad de tu siervo porque ha actuado de manera muy necia'". Él estaba dependiendo de su poderío militar en lugar de Dios.

Versículo 13, "Gad vino a David y le dijo, 'Enviaré siete años de hambre en contra de ti y de la tierra, ¿o preferirías tener tres meses delante de tus enemigos mientras que te buscan, te persiguen? ¿O preferirías tener tres días de pestilencia?'" Tienes una alternativa. Tienes una opción. Puedes tener siete años de hambre, tres meses de enemigos persiguiéndote o puedes tener tres días de pestilencia. ¿Cuál escogería usted? Yo escogería la más corta, ¿verdad? Y David dijo, "Yo estoy en turbación profunda. No quiero caer en la mano de un hombre. Prefiero caer en la mano del Señor". Entonces el Señor envió una pestilencia en Israel desde la mañana hasta el tiempo designado. Y murieron del pueblo desde Dan hasta Beersheva 70 mil hombres. No sé cuantas mujeres y niños. Escuche cómo sucedió. "Y cuando el ángel extendió su mano sobre Jerusalén para destruirla, Jehová se arrepintió de la maldad y le dijo al ángel que destruía al pueblo, 'Es suficiente'". Aquí Dios tuvo que enviar un ángel para quitar vida y disciplinar al siervo de Dios, David. Entonces, los ángeles ven, los ángeles revelan, los ángeles guían.

Permítame darle una cosa más y después lo vamos a retomar, a partir de aquí, la próxima vez. Los ángeles proveen, proveen en un sentido físico. Agar en Génesis 21 necesitaba alimento. Los ángeles la proveyeron. Un pasaje hermoso y ya lo cubrimos y por ello no lo volveremos a cubrir. Pero en el Salmo 78, leemos acerca de provisión angelical para Israel. Dice esto en el versículo 23: "Aunque Él mandó las nubes desde arriba y abrió las puertas del cielo" – y este es el tiempo en el desierto – "hizo llover maná sobre ellos para comer y les había dado el grano del cielo. El hombre comió el alimento de los ángeles". ¿Sabe usted que eso es lo que comieron en el desierto? La gente dice, "¿Qué era el maná?" Es pastel de ángeles. Eso es lo que fue. Alimento de ángeles. Eso es algo interesante. Los ángeles de nuevo fueron los agentes de entregar alimento físico.

Me encanta esta historia. Me encanta este hombre, Elías. 1 Reyes 19, versículo 5: "Él se acostó debajo de un árbol", pobre Elías. "Acababa de derribar a todos los sacerdotes de Baal, oyó que una mujer estaba persiguiéndolo y entró en pánico. Él salió corriendo de la ciudad y Dios nunca quiso que un profeta de 80 años de edad corriera así. Y a él se le acabó el combustible y se detuvo debajo de un árbol y él dijo, 'Señor, quitame la vida. Quiero estar muerto. Preferiría suicidarme, es suficiente'". Él dice en el versículo 4, "'Estoy hasta aquí'. Después se acostó y durmió debajo de una árbol". Él necesitaba dormir porque él es demasiado grande como para correr así. Eso no es bueno. Él está durmiendo ahí, "Y un ángel lo tocó y le dijo, 'Hora de comer, levantate y come'. Y él vio, y he aquí había ahí una torta" – un pan – "cocinado sobre los carbones y un contenedor de agua en su cabeza. Y él se levantó y comió y bebió y se volvió a acostar. Y el ángel del Señor vino por segunda vez y lo tocó y le dijo, 'Levantate y vuelve a comer. El viaje es demasiado grande para ti'. Y se levantó y comió y bebió y siguió en la fortaleza de esa comida 40 días y 40 noches". Esa es una comida excepcional. Fantástico. Ahí está Elías el viejo. Y dios envió a Su ángel. Le tocó en el hombro y le dio todo lo que necesita.

Ahora, escuchen, los ángeles nos ven. En el pasado han revelado la verdad de Dios. Nos guían. Inclusive, para que llegamos al lugar en donde debemos estar. Si es necesario, cumplen con un acto de disciplina y cuando Dios los envía para satisfacer nuestras necesidades, proveen para nosotros. Eso es solo el principio. Regrese usted la próxima vez y eremos qué más hacen. Oremos. Padre nuestro, sabemos que toda persona no tiene el ministerio de los ángeles. Algunos de nosotros que conocemos, llamamos al Hijo, que conocemos llamamos al Señor Jesucristo, tenemos el ministerio de los ángeles ahora. Hay otros en el mundo quienes verán a los ángeles cuando vengan en juicio para cumplir con las ordenes de ejecución del Dios del universo. Sabemos que Jesucristo viene en llama de fuego juzgando junto con sus ángeles. Sabemos que el apóstol Pablo ha dicho cuando el Señor Jesús se ha revelado desde los cielos con sus ángeles poderosos en llama de fuego, vengándose de aquellos que no conocen a Dios ni obedecen el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Aquellos que serán castigados con una destrucción eterna, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de Su poder. Me da tanto gusto, Padre, porque en lugar de tener que enfrentar a los ángeles como ejecutores, los ángeles están cuidando de mi vida, cuidando de mí, amándome porque los has enviado como ministros a aquellos que son los herederos de la salvación.

Porque has colocado Tu Espíritu Santo en mí para guiarme desde el interior y Tus ángeles para guiarme desde el lado físico. Y oro por cualquier persona, cualquier persona querida a quien Tú amas y por quien Tú moriste, quien está aquí en esta noche, que no conoce Tu propio ministerio en su vida. El ministerio de Tu Espíritu. El ministerio de Tus ángeles, sino que más bien enfrenta ese día terrible cuando los ángeles vendrán como ejecutores, que no sea así. Te damos gracias porque  Tú has hecho el sacrificio en la cruz, en la persona de Jesucristo, has llevado nuestro pecado, debido a eso, por fe en esa única persona y su obra, estamos en el lugar de bendición eterna. Es mi oración en esta noche, Señor, que si hay alguna persona en medio de nosotros que nunca ha recibido a Jesucristo y nunca ha conocido lo que es tener este universo entero de seres espirituales ministrándole, que ese sea el caso para ellos en esta noche, porque creen en Jesucristo. Oramos en su nombre. Amen.

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar