Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Esta noche llegamos en nuestro estudio al capítulo 13 de Hebreos y le pido si es tan amable de abrir su Biblia en Hebreos capítulo 13. No sé cuántos mensajes vamos a necesitar para cubrir el capítulo 13 porque hay tanta información práctica aquí. Y he titulado el capítulo entero “Ética cristiana”. Usted recibió una porción del capítulo a manera de bosquejo, eso únicamente nos va a llevar para cubrir un comienzo. Y cuando el bosquejo se acabe el capítulo será terminado. 
Hay tantas cosas prácticas en este capítulo que es muy difícil cubrirlo de manera muy rápida entonces vamos a tomar el tiempo para ser cuidadosos, para darle la información que creemos que el Señor quiere que conozcamos con respecto a estas cosas. Pero al llegar al capítulo 13 de Hebreos, el título es Ética cristiana o La conducta del creyente, ¿Qué espera Dios de nosotros? Cuáles son las guías prácticas para la vida de un cristiano y cubre muchas áreas. Pedro dijo, “Porque la voluntad de Dios es que al bien hacer callen la ignorancia de hombres insensatos.” Pedro dijo que necesita vivir de tal manera que nadie pueda dudar del cristianismo por el tipo de vida que usted está viviendo. Los cristianos deben vivir de tal manera que callen las bocas de los críticos del cristianismo. 
Cuándo Plinio, el gobernante de Bitinia examinó a los cristianos y le reportó a Trajano el Emperador, él tuvo que admitir, aunque él estaba buscando alguna acusación con que condenarlos que, y cito “Se obligan mediante un juramento, no a cumplir un fin criminal, sino evitar el robo o el adulterio, nunca violar su palabra o repudiar un depósito cuando son llamados a reembolsarlo.” (Fin de la cita) Él dijo, lo que caracteriza a los cristianos es que no cometen crímenes y pagan sus deudas. En muchos casos en la primera iglesia, los cristianos se presentaron al mundo como una reprensión. Y entonces el mundo se apresuraba por encontrar algo de que acusarlos, pero con frecuencia no pudo. Al examinar el caso de cerca, con frecuencia salieron sin nada. 
Pablo tuvo esto en mente creo yo, en las palabras que él habló en Tito en el capítulo 2, versículo 7, “en todo mostrándote como un patrón de buenas obras. En doctrina, mostrando fidelidad. Gravedad, lo cual es dignidad, sinceridad, palabra sana que no puede ser condenada, para que aquel que está buscando acusación sea avergonzado sin tener nada malo que decir de ti.” En otras palabras, vive de tal manera que no hay críticas válidas. Ahí en el versículo 14 del capítulo 3 él dice, “Y que aprendan a mantener buenas obras, para que no sean infructíferos.” Si usted sabe algo de fruto en el Nuevo Testamento, el fruto incluye ganar a personas a Cristo, y parte de esa vida es una vida ejemplar. Y si vamos a ser fructíferos debemos mantener buenas obras. Esto resulta en la salvación de algunos. 
En Hebreos capítulo 13 encontramos que es importante que hagamos buenas obras, no solo porque algunas personas se salvan, sino porque Dios es glorificado. En el versículo 21 habla de que “Dios nos perfecciona en toda buena obra, para hacer su voluntad, haciendo Él en vosotros lo que es agradable a sus ojos mediante Jesucristo, al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.” 
Entonces, la gloria de Dios es otra razón por la que el creyente debe vivir una vida pura, una vida que no puede ser reprendida. Debemos vivir de tal manera que cuando el mundo nos calumnia, la única calumnia válida que pueden traer es que nos calumnian por hacer el bien. Debemos ser criticados por algo, si vamos a ser criticados por algo que seamos criticados porque hacemos el bien, no porque hacemos el mal. Ahora, si vamos a vivir una vida pura, y solo debemos ser criticados por hacer el bien, entonces debemos saber qué es lo que hay que evitar. Y debemos saber qué es lo que es bueno. 
Y entonces, Hebreos capítulo 13 nos presenta una afirmación muy cuidadosa acerca de la ética práctica de la vida cristiana, que resulta en un retrato del cristianismo al mundo, que no tiene algo de que ser reprendido y esto es importante como dije, porque gana la gente a Cristo y da gloria a Dios. Él presenta aquí los estándares del cristianismo de una manera muy condensada, y vamos a tratar de expandirlos un poco, y podernos hacernos algunas preguntas muy pertinentes al abordar el capítulo, tales como, ¿cuáles son los estándares cristianos para la vida? O, ¿Cuáles son los principios de vida que van a hacer que mi vida sea un testimonio positivo? O ¿Cómo debo actuar frente a un mundo sin Cristo o traerlos a Cristo? O ¿Qué es lo que hago que realmente trae gloria a Dios? Todo esto está encerrado en este capítulo. 
El filósofo Bertrand Russell, a quien leo de vez en cuando simplemente para inspirarme un poco al defender la fe, ha escrito un ensayo muy famoso, el cual se ha convertido en el título de un libro que recopila sus ensayos, y el título del ensayo es, “Porque no soy cristiano.” En ese ensayo, y en los ensayos subsecuentes en esa edición, él afirma las razones por las que él no cree en Dios, las razones por las que él no cree en Cristo, y las razones por las que él no cree en la Biblia. 
En primer lugar, él presenta algunos razonamientos filosóficos y todo eso obviamente está afectado por una preocupación aparente con el sexo, y ciertamente eso se presenta en todo lo que dice. Pero el monstruo grande que mantiene elevando, sacando su cabeza horrenda en todos los argumentos de Russell es el tema de cómo viven los cristianos. Y su condenación constante del cristianismo se reduce a que ciertos cristianos que él ha visto hacen ciertas cosas que descalifica al cristianismo en su mente. 
Aquí le doy algunas afirmaciones a manera de muestra. Él dice, “creo que hay muchos buenos puntos con los que estoy de acuerdo con Cristo, mucho más de lo que lo están muchos cristianos profesantes. No estoy seguro de que puedo seguirlo en todo, pero seguirlo mucho más lejos de lo que la mayoría de los cristianos profesantes lo siguen. No profeso vivir al nivel de ellos, esto es, de los estándares de Cristo, yo mismo, pero después de todo no es lo mismo para un cristiano, ¿o sí?”
Y él procedió a decir esto, “Existe la idea de que todos debemos ser impíos sino nos aferramos a la religión cristiana. Me parece que la gente que se ha aferrado a ella, en la mayoría de los casos ha sido extremadamente impía. Los españoles por ejemplo en México y Perú solían bautizar a infantes de los indígenas, y después inmediatamente les sacaban el cerebro, y mediante esto les aseguraban un lugar en el cielo.” Y él sigue a partir de ahí, pero él continuamente regresa al hecho de que él no es cristiano debido a lo que los cristianos hacen. 
Ahora, mientras que es cierto que personas como Bertrand Russell y muchos otros de la misma persuasión ven exactamente lo que quieren ver en la gente que ven, porque buscan con mucha atención lo peor, para justificar sus propias ideas preconcebidas. Y aunque tienen una perspectiva muy pecaminosa de todo, de ninguna manera eso reduce la responsabilidad de los cristianos, de hecho, la eleva porque si hay algún juicio invalido, entonces más vale que nos aseguremos de que permanezcan siendo inválidos, ¿verdad? Y no queremos decir, “Bueno, lo piensan de cualquier manera, entonces vamos a vivir como queramos no sea que acreditemos sus propias filosofías. Claro que siempre escogen lo peor, pero eso nos motiva a no ser nada más que lo mejor. 
Russell resumió en su propia perspectiva de la gente que realmente es amable, con estas palabras: “En una frase, las personas que realmente son buenas personas son las que tienen mentes terribles.” (Fin de la cita) Eso le va a dar una idea de sus preocupaciones, él problema fue de él, le voy a conceder eso, el hombre era nauseabundo en términos de lujuria y pecado. Es interesante que después de 96 años como filósofo, él cerró su vida diciendo esto, “La filosofía ha mostrado ser un desperdicio para mí.” Ese es un desperdicio de 96 años. Eso es mucho tiempo de estar por el camino equivocado, pero créame él continuamente regresó a la crítica del cristianismo en base a vidas personales de individuos y eso fue hecho en el nombre del cristianismo. 
Amigos, tenemos una responsabilidad muy seria frente al mundo. Tenemos una obligación continua, permanente y un privilegio que vivir para la gloria de Dios y callar las bocas de los críticos. Y si alguien va a criticar al cristianismo, que critiquen el cristianismo de manera injusta, no justa. Y le voy a decir desde mi propia perspectiva este es un problema real. Les pude haber contado del hombre que conocí en la cárcel una vez, estaba visitándolo, que quede claro. Y él se acercó y dijo, “Hombre, ese fue un gran sermón. Realmente lo disfruté, fue maravilloso.”   Y él tenía un traje de rayas y un número, y yo dije, “¿eres cristiano?” Y él dijo, “Sí, soy cristiano.” Y yo le dije, “¿qué estás haciendo aquí? ¿fuiste perseguido por tu fe?” Él dijo, “No.” Él dijo, “es una historia larga”, dije, “Tengo tiempo, adelante.” Sé que tú tienes tiempo. Él dijo, “Bueno”, él dijo, “Me dieron 20 o 30 multas y etc., etc., nunca los pagué, etc., etc., etc.,” y siguió. Y, cuando acabo le dije, “Hazme un favor, no le digas a nadie que eres cristiano.” Le dije, “Cierra tu boca si eres tan amable porque simplemente estás echando a perder el testimonio para el resto de nosotros.” 
Y ese es el punto que necesitamos presentar aquí conforme vemos este capítulo, para comenzar si usted va a vivir como cristiano, dígale a la gente que lo es, sino no lo haga. “El mundo,” dijo Alexander McLaren “adopta sus nociones de Dios primordialmente de aquellos que dicen que pertenecen a la familia de Dios, leen en nosotros mucho más de lo que leen en la Biblia. Nos ven, no solo oyen a Jesucristo.” ¿Cómo es que normalmente usted puede identificar a una mamá y un papá? Al ver a su hijo. La gente evalúa a Dios en base a usted y a mí, y a Cristo. 
Jesús dijo lo mismo en el Sermón del Monte, Mateo 5, versículo 16. “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” Un buen hijo trae honor a su padre. Espiritualmente eso es verdad también. Y tenemos que vivir de tal manera que cuando los hombres nos vean den gloria a Dios, no solo no critiquen, sino que terminen glorificando a Dios debido a nuestras vidas. Y créame, no estoy hablando de bondad de teatro, no estoy hablando de ese tipo de fachada artificial. 
Hubo una conferencia en la que D. L. Moody estuvo presente, y me gustaría haber tenido las agallas de algunos de estos santos de la antigüedad, pero, de cualquier manera, estaba en esta conferencia y algunos, y había algunos de estos jóvenes celosos que tomaban la vida cristiana con mucha seriedad, y decidieron tener una reunión de oración que durara toda la noche, y entonces oraron toda la noche. Y conforme salieron por la mañana, vieron al señor Moody, y él les preguntó que habían estado haciendo. Y un joven habló y dijo, “Oh señor Moody, hemos estado orando toda la noche. Señor Moody, vea como brillan nuestros rostros.” Y Moody miró al hombre a los ojos y le dijo, “Moisés no sabía que su rostro brillaba.” La bondad que es consciente de sí misma es hipócrita. Y no estoy hablando de ese tipo de bondad, estoy hablando de la bondad que resulta en la gloria de Dios, no en la gloria de mí. Y entonces, debemos satisfacer la gloria de Dios al mantener un tipo de bondad que es puro frente al mundo, que calla las bocas de los críticos del cristianismo. 
Ahora, al ver este capítulo quiero mostrarle tres cosas a lo largo del tiempo, sea lo que sea que el Espíritu quiere para nosotros aquí, la ética, el ejemplo, y la energía. ¿Qué es la ética? ¿Quién es nuestro ejemplo? O ¿Quiénes son nuestros ejemplos? Y ¿cuál es la energía para cumplir con la ética? Los tres son importantes, la ética, el ejemplo, y la energía, y vamos a ver estos puntos en los próximos días. Ahora, antes de que entremos al texto de manera específica, una palabra más de preparación necesaria. Si usted ha estado con nosotros en nuestro estudio de Hebreos, hasta aquí, ha estado muy consciente de algo que es importante, durante los primeros once capítulos la única exhortación en esos once capítulos son las advertencias para aquellos que están en la orilla del cristianismo para que vengan a Cristo, el resto es doctrina pura, teología pura. 
El Nuevo Pacto, en contraste al Antiguo Pacto: el mejor sacerdocio, las mejores promesas, el mejor pacto, y demás. Un mejor sacrificio, todo es doctrina. Y no sino hasta que usted tiene once capítulos de doctrina que finalmente tiene en el capítulo 12, “Por tanto”. Y entramos a correr con paciencia la carrera que tenemos por delante.” Y después comenzamos a ver algunos mandatos generales en el capítulo 12, ¿no es cierto? Él dice, “corran con paciencia, acepten la disciplina de Dios, sigan la paz y la santidad. Examinen a aquellos de ustedes que ven en la iglesia, y asegúrense de que realmente son salvos.” 
Entonces, hay algunas cosas generales que usted encuentra ahí en el capítulo 12. Lo específico viene en el capítulo 13 y él se vuelve muy específico en términos de mandamientos. Y créame, este es siempre el patrón del Nuevo Testamento, usted nunca da mandatos en ninguna otra base, fuera de la base de la doctrina sana. Primero es doctrina, después deber. Primero es la afirmación de posición, después su práctica. Esto es el caso a lo largo del Nuevo Testamento. El capítulo 13 no es la base. El capítulo 13 es el clímax, el pináculo del libro. Debido a que tienen ese tipo de doctrina, debido a que tienen ese tipo de fe, aquí está lo que se demanda de ustedes.
Pablo hizo lo mismo, ¿no es cierto? cuando escribió el libro de Romanos, once capítulos de doctrina, él simplemente cambia de enfoque en el capítulo 12, y dice, “Muy bien, ahora en base a la doctrina, en base a las misericordias de Dios, hagan, ¿qué? presenten sus cuerpos en sacrificio vivo. Y él va del capítulo 12 al 16 y dice, “Aquí está lo que quiero que hagan al respecto.” Este es el patrón del Nuevo Testamento. Y quiero apresurarme a decir esto. No puede haber ética al menos de que haya doctrina. ¿Escuchó eso? porque si no hay doctrina no hay fundamento para la ética. Esa es la razón por la que tenemos gente en nuestro mundo, que tiene un problema en la ética, porque no hay una base universal sólida, o un estándar de absolutos. Usted no puede tener ética hasta que tenga una base moral sólida. ¿Lo ve?  
Entonces la ética siempre sigue a la doctrina en el Nuevo Testamento, siempre. Usted no puede demandar algo de alguien al menos de que haya una ley moral, universal, que es el cimiento que da el derecho y la necesidad para que esa ética exista. La gente dice, “Bueno, el mundo sería un lugar tan hermoso,” usted siempre oye de eso, “si tan solo olvidáramos toda nuestra doctrina y nuestro dogma y simplemente nos amaramos los unos a los otros.” Por favor, eso no va a funcionar. Eso no funciona, usted no puede hacer eso. 
Usted acaba de colocar a muchas personas en un cuarto grande y les dice, “Adelante, ámense los unos a los otros.” No van a saber cómo amarse unos a otros, no hay absolutos. Un hombre piensa que el amor es una cosa, y alguien más piensa que es algo más. Un hombre va con la esposa de alguien más y dice, “Creo que te amo”. Y el otro hombre dice, “No, no, no, no la vas a amar.” Usted no puede operar en base a eso porque no hay cimiento, no hay absoluto, no hay moralidad que apoye la ética. 
Y entonces, usted no demanda de un hombre algo a menos de que haya establecido un cimiento para el requisito. Eso es lo que Russell quería hacer. Él dijo, “Tengamos la ética cristiana sin la teología cristiana.” Y él escogió ciertas partes de la ética cristiana, las que él quiso, como ayudarle a la gente pobre y regalar su dinero, y cosas así. Y él dijo, “Tengamos la ética, pero olvidemos las demandas de Jesús. Esas son inmateriales, no son importantes, simplemente queremos la ética buena.” Bueno, usted no puede hacer eso, simplemente porque usted va a terminar chocando con todo mundo, porque todo mundo va a terminar con su propia ética. No hay moralidad uniforme sin un estándar. Y no hay estándar sin Dios. 
Y entonces usted tiene que comenzar con Él. Créame, permítame decir esto desde el principio, usted nunca va a poder mantener la ética cristiana a menos de que sea cristiano. Por dos razones. Número uno, usted no tiene deseo alguno. Número dos, usted no tiene la capacidad de hacerlo. El Sermón del Monte, Romanos 12 al 16, Efesios 4 al 6, Hebreos 13, todo eso es ética, pero todos en todo caso, escuche, todo presupone que usted tiene fe en Jesucristo. Eso le da usted, número uno, el deseo; y número dos, el estándar; y número tres, la energía. 
Entonces, todo tipo de ética está fundada en la doctrina, y únicamente es posible para los cristianos. Si usted está aquí en esta noche y no es cristiano, no trate de vivir la vida cristiana sin Cristo. No puede hacerlo. Y no trate de seguir los estándares de Dios, sin Dios. No funciona. Muy bien, comencemos viendo la ética del capítulo 13, y realmente van hasta el versículo 19. Y vamos a dividirlo un poco, simplemente vamos a tomar un poco de ello esta noche. 
La ética. Ahora, el término ética, simplemente para darle un marco de referencia significa un estándar de conducta o juicio moral, estándar de conducta o juicio moral. Hay clases de ética y en la mayoría de los casos no tienen la menor idea de lo que es la ética, simplemente están por ahí dando vueltas y terminan con la famosa ética de situaciones de Fletcher, sea lo que sea que acomode la situación esa es la ética que usted aplica, lo cual es la eliminación de absolutos y esa es la razón por la que tiene problemas. La ética son estándares de conducta y juicio moral, y creemos que hay absolutos. 
Ahora, usted tiene un pequeño bosquejo que le di porque va a ser difícil seguir la secuencia si usted no lo ve. Entonces más vale que se apegue ahí, siguiendo en su Biblia, y siga. Ahora, la ética de este capítulo está dividida en tres categorías, y son categorías muy simples, pero nos ayudan a seguir estos pensamientos. Tres categorías básicas para la ética en este capítulo. Número uno, en relación a otros. Ética en relación a otros, o como actuamos hacia otros. Ética en relación a nosotros mismos, en segundo lugar, o como actuamos hacia nosotros mismos si esto será en el futuro. Ética en relación a Dios, como actuamos hacia Dios. 
En primer lugar, comencemos con la ética en relación a otros. ¿Cuáles son los estándares para el cristianismo en relación a otros? Ahora, recuerden, estamos presuponiendo que usted ya ha conocido a Cristo, ¿verdad? Estamos presuponiendo doce capítulos de fundamentos doctrinal sólido. Usted conoce a Cristo, usted conoce el Nuevo Pacto, usted entiende la diferencia entre el Sinaí y el Calvario, usted ha sido llevado hasta el capítulo 12, usted sabe que ha venido a Cristo, usted ha llegado al Monte de la Gracia, la Jerusalén celestial y todas cosas como esa, y usted sabe que usted está en Cristo. En base a eso, aquí es lo que se demanda de usted. Primer lugar, en relación a otras personas. Número uno, la primera ética: amor sostenido, amor sostenido. Y esto va a ser un repaso para la mayoría de nosotros, pero es muy importante, versículo 1, aquí está la primera ética y es dominante, porque realmente es una característica que domina lo demás, “permanezca el amor fraternal.” Eso es todo, versículo 1. 
Ahora, esto es amor sostenido, esta es la ética suprema a seguir para el cristiano. Y eso es que él ame a su hermano, el amor fraternal es una palabra en el griego, es la palabra “filadelfia”, la ciudad del amor fraternal, tomando su nombre de, ahí viene de dos palabras “fileo” tener un gran afecto hacia “adelfos” hermano del mismo vientre. Adelfo significa del mismo vientre. Entonces significa tener un gran afecto hacia aquellos que vinieron del mismo vientre. 
Ahora, esto puede tener dos aplicaciones significativas. Piénselo, a lo largo del libro de Hebreos, esta es una característica interesante, a lo largo del libro de Hebreos él les ha estado diciendo que se separen del judaísmo, ¿verdad? El Nuevo Pacto es este, esto es lo único que necesitan, es suficiente, es completo y demás, simplemente sepárense del judaísmo. Estaban siendo perseguidos por los judíos, siendo molestados por los judíos, y se les dijo que se separaran. Ahora, pudieron haber enfrentado a manera de consecuencia un conflicto grande y serio, y entonces aquí se les advierte que continúen con el amor fraternal. 
Y bien pudo haber sido que el concepto del amor fraternal incluye a judíos, porque uno de los términos muy conocidos en el Nuevo Testamento para judíos inclusive usado por cristianos para hablar de otros judíos que no eran salvos, es que los consideraban como hermanos porque los judíos eran en el sentido más puro, adelfos, del mismo vientre. Todos eran hijos físicos de Abraham. 
Entonces, bien podría ser que un sentido él está diciendo, “no comiencen a odiar a los judíos. No se separen al punto en el que han dejado de amar a su pueblo.” Recuerdan a Pablo, quien dijo, aunque me he separado del judaísmo, el deseo de mi corazón y oración por Israel es que sean salvos. Y él tenía un amor profundo, apasionado hacia Israel. Y bien podría estar implícito en la afirmación “permanezca el amor fraternal” el hecho de que él no quiere que al separarse del judaísmo comiencen a hacer algo diferente más que continuar amando a los judíos. Y tenemos la obligación amigos míos, de hacer lo mismo, y la palabra “hermanos” es usada en Hechos 2:29, Hechos 3:38, para hablar de los judíos. Y es un término muy común para los judíos. 
De hecho, permítame tan solo darle una nota a pie de página de eso, capítulo 3, versículo 1, él hace una distinción aquí que es muy interesante. Debido a que el término hermanos podría referirse a judíos, él lo distingue cuando quiere referirse estrictamente a cristianos, versículo 1, del capítulo 3, “Por tanto,” ¿qué tipo de hermanos? “hermanos santos, participantes del llamamiento celestial.” Entonces, cuando él está hablando a cristianos, él incluye una palabra extra, simplemente para presentar eso de manera obvia. Él no quiso decir, “Por lo tanto hermanos, participantes del llamamiento celestial,” de lo contrario todos los judíos ahí en la ciudad podían haber dicho, “estamos ahí incluidos”.  
Entonces, él aclaró con “santo”. Y un hombre únicamente es hecho santo en Cristo. Y entonces, el escritor de Hebreos, pudo haber estado implicando en esta afirmación un amor continuo hacia Israel. Pero creo que hay una importancia más grande que esa, y creo que es una importancia que es más obvia para nosotros, y es el hecho de que necesitamos amar a nuestros hermanos en Cristo, porque son, aunque no físicamente del mismo vientre, espiritualmente somos del mismo vientre, habiendo sido renacidos, habiendo atravesado por el nuevo nacimiento. Todos somos hermanos en Cristo. 
Así es. El que está unido al Señor un espíritu es con él, somos uno, todos somos hijos, somos hermanos de Cristo, él no se avergüenza de llamarnos hermanos. Somos herederos y coherederos con Cristo, y hemos sido adoptados como hijos, Romanos dice. Tenemos todos los derechos de ser adoptados, somos sus hijos, Efesios 1, Dios nos ha traído como sus hijos. Todas esas afirmaciones en la Escritura indican que somos hermanos en Cristo, somos todos nacidos de la misma familia, por lo tanto, todos somos hermanos. Y entonces, él dice, “Cómo cristianos, permanezca el amor fraternal.”  
Ahora, quiero que observen algo maravilloso aquí, observen la palabra “permanezca”. No dice, y me da tanto gusto esto, no dice, “que el amor fraternal empiece”, ¿verdad? No dice, “motiven el amor fraternal”, “inventen el amor fraternal”, o “generen el amor fraternal”, dice, “permanezca”, ¿qué? “el amor fraternal”. Lo cual implica, ¿qué? que ya está ahí. Y sabe una cosa, usted normalmente puede identificar cuando alguien es salvo inmediatamente porque tienen un deseo de estar con un creyente. Es solo después de un tiempo que descubren que los creyentes son más bien desagradables y comienzan a escoger, y usted entonces tiene divisiones. Normalmente no sucede con cristianos bebés, simplemente disfrutan la comunión. Más tarde se dan cuenta de que hay ciertas personas que hacen cosas interesantes que no deberían hacer. 
En 1 Pedro 1:22 quiero lo vea desde el punto de vista de Pedro, es muy claro en la manera en lo que lo dice, “Viendo”, 1 Pedro 1:22, “que habéis purificado vuestras almas al obedecer la verdad”, observe, “mediante el espíritu, para tener un amor no fingido de los hermanos.” Dice usted, oiga, eso es parte de la salvación. Escuche, lo vuelvo a leer. “Viendo que habéis purificado vuestras almas al obedecer la verdad, mediante el Espíritu, para amar sin fingimiento a los hermanos.” Una de las consecuencias de obedecer la verdad es ¿qué? el amor sin fingimiento de los hermanos. 
Ahora, viendo que han llegado a tener un amor no fingido de los hermanos, escuche, viendo que tienen amor unos a otros con un corazón puro, ektenōs estirado, apasionado, busquen al que no es fácil de amar, y estírense. Oh, ¿qué está diciendo? Viendo que tienen amor fraternal, ejérzanlo. Eso es lo que está diciendo. Y, ¿quieren oír algo maravilloso, amados? Eso es exactamente de lo que trata todo el Nuevo Testamento. Viendo que tienen todas estas cosas, úsenla, ¿no es cierto? ¿cuántas veces hemos hablado del hecho de que usted no tiene que estar por todos lados buscando como si estuviera en alguna casa de tesoro espiritual para encontrar los tesoros que Dios ha escondido, todos son de usted en Cristo. Pedro dice, “tienen todas las cosas que pertenecen a la vida y la piedad,” por lo tanto no es cuestión de conseguir algo, es cuestión de usar lo que tienen, ¿verdad? 
Muy bien, entonces, no está diciendo generen, inventen el amor fraternal, él está diciendo, que sea sostenido. Se les ha concedido en la salvación, dijo Pedro, cómo resultado de obedecer la verdad, el amor sin fingimiento viene. Viendo que se aman unos a otros, que continúen, eso es exactamente lo que está diciendo. Esa es la clave. Ustedes saben que esto es verdad. Permítame darle otra ilustración que me viene a la mente, Efesios 4, en el versículo, versículo 3, escuche esto, bueno, versículo 1, comencemos desde el principio. “Por tanto, yo prisionero del Señor os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad, mansedumbre, paciencia, soportándoos unos a otros en amor.” 
Ahora, observe esto, “esforzándose por mantener la unidad del Espíritu.” ¿Acaso dice esforzándose por inventar la unidad del Espíritu? ¿Esforzándose por iniciar la unidad del Espíritu? ¿Esforzándose por producir la unidad del Espíritu? No. Esforzándose por, ¿qué? mantenerla. Bueno, porque, bueno, ¿qué implica eso? Ya está ahí. Cuando usted se convierte en cristiano todas estas cosas son de usted, únicamente es cuestión de sustentarlas en su vida. 
Ahora, ese afecto es de usted, él simplemente dice que no lo destruya, no lo contamine, no lo echen a perder, no lo manchen, dejen que continúe. Permítame dar un paso más en profundidad, para probar que usted tiene amor fraternal. 1 Tesalonicenses 4:9, simplemente escuche, voy a ir bastante rápido, así que quizás es mejor que las escriba, y escuche. 1 Tesalonicenses 4:9, “Pero con respecto al amor fraternal,” filadelfia, escuche, “no necesitan que les escriba.” ¿Qué quieres decir? No necesitas decirnos ¿Por qué? “porque vosotros sois instruidos por Dios en como amaros unos a otros.” 
Oyeron eso, cuándo usted fue salvo parte de ser salvo fue el amor de Cristo, el amor de Cristo, ¿qué? o el amor de Dios, ¿qué? Romanos 5:5, “fue derramado,” ¿en dónde? en nuestros corazones. Fueron enseñados por Dios a amar, lo único que necesitan hacer es usar lo que tienen, ¿lo ve? Y creo que este es un punto emocionante porque tantos cristianos están buscando lo que tienen. Necesito más amor, necesito más paz. No, no, no, no, no. Necesito más unidad. No. La tiene. Úsela. Está en su cuenta de banco, simplemente sáquela. 1 Juan 5:1, “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido de Dios.” Ahora, escuche esto, “Y todo aquel que lo ama, ama a aquel quien también es engendrado de él.” ¿Qué significa eso? Eso significa que, si usted lo ama a Él, ustedes van a amar a todos los demás que lo aman a Él. Eso es simplemente parte de ser salvo. Si no es así, usted ha corrompido lo que tiene. Usted no ha fracasado en obtenerlo, usted lo tiene y lo ha corrompido, y usted va en contra de su propia naturaleza como creyente. 
Observe Judas 21. Misma afirmación. “Manténganse en el amor de Dios” ¿no es eso hermoso? No lo encuentren, no lo busquen, no oren por él, no lo pidan. Ya lo tienen, simplemente manténganse en él. Ese es el punto. Muy bien, suficiente de eso. Ustedes lo entienden. Ustedes lo tienen, úsenlo. Permanezca el amor fraternal. Ahora, este grupo ya lo había mostrado. Hombre, había mostrado el amor de los hermanos, ahí atrás en el seis, ¿no es cierto? versículo 10, “porque Dios no es injusto en olvidar su trabajo, y amor, y labor de amor, el cual han mostrado hacia su nombre y que han ministrado a los santos, y ministran.” 
Entonces, este grupo aquí, la pequeña congregación a quien está escribiendo el libro de Hebreos, habían mostrado amor, tenían amor fraternal y lo habían ejercido. Él está diciendo: “Que continúen”. Ahora, usted sabe, el Espíritu Santo sabe que hay un peligro tremendo en la disolución o en la, o en la contaminación del amor fraternal. El amor fraternal opera en base a principios muy, muy simples, y los he compartido con usted, y los voy a repetir después de que les lea un versículo. Romanos 12:10, “Amados unos a otros con amor fraternal.” 
Ahora, eso está bien. Dice usted, “Muy bien MacArthur, eso está bien, amor fraternal. Dame una ayuda practica para que pueda implementarla. Aquí está la siguiente afirmación, “honrándoos unos a otros.” Eso es amor fraternal. El amor fraternal es que yo me preocupe más por ti, de lo que yo me preocupo por mí. Eso es bastante simple, ¿no es cierto? Cuándo yo estoy preocupado conmigo mismo realmente no he permanecido en amor fraternal. Se acuerda usted de lo que le dije en Filipenses capítulo 2, de cómo el amor fraternal opera. Pablo le dice a los filipenses, “Oh, quiero que sean del mismo amor.” 
Y usted dice, “Bueno, ¿cómo voy a hacer eso?” Que dice él, “Estimando cada uno a los demás como superiores a uno mismo, no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. “Haya pues en vosotros este mismo sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se humilló así mismo, y tomando forma de siervo, tomando forma de hombre fue obediente hasta la muerte.” Eso es humildad, y esa es la esencia del amor. El amor, el amor fraternal brota de la humildad. La humildad nace a partir del conocimiento espiritual correcto, el cual hemos compartido muchas veces. El conocimiento espiritual correcto está colocando su vida en el estándar correcto. 
Mientras que usted se mida por alguna otra persona en este mundo, usted va a salir bien, porque usted va a escoger al hombre, y él no va a estar para nada de cerca de dónde está usted. Pero cuando usted comienza a medirse a sí mismo por los estándares de la Palabra de Dios y por la persona de Cristo usted sale siendo humilde. Cuando usted sale siendo humilde usted puede amar y no hasta ese punto. 
Ahora, dice usted, “Bueno, John, ¿por qué es el amor fraternal importante?” Es importante, número uno porque revela quienes somos al mundo. ¿No es cierto? Juan 3:74, “Un nuevo mandamiento os escribo, que os améis unos a otros. Por esto conocerán todos los hombres, que,” ¿qué? “que sois mis discípulos, si tienen amor unos hacia otros.” Y Dios dio al mundo el derecho de evaluar quienes somos en base a nuestro amor. Entonces, es importante que tengamos amor fraternal, “considerando a otros mucho mejor que a nosotros mismos, que condescendemos, que somos mansos y humildes, que estamos dando y buscando satisfacer las necesidades de otros. Si sacrificamos todo lo que tenemos, es importante porque si no lo hacemos el mundo no va a estar seguro de a quien le pertenecemos. 
Segunda razón por la que es importante, revela nuestra identidad a nosotros, y este es un pensamiento tremendo. En 1 Juan, leemos un versículo ahí, permítame leerle dos más, 1 Juan 3:14, “Sabemos que hemos pasado de muerte a vida.” ¿Sabe usted, sabe usted si es salvo? ¿cómo? “porque amamos a los hermanos.” ¿Oyó eso? ¿Sabe usted como puede saber en su propio corazón si es salvo? Usted ama a otros cristianos. La gente siempre viene a mí y me dice, ¿cómo sabes si eres salvo? ¿cómo obtienes seguridad? etc., etc., etc., esa es una gran manera aquí. ¿Ama usted a otros cristianos? ¿Ama su comunión? ¿Le encanta estar con ellos? ¿Le encanta ministrar a ellos? Eso revela nuestra identidad a nosotros, como también al mundo. 
Una tercera cosa que creo que es importante en el amor fraternal es que deleita a Dios. Me encanta la afirmación que Dios hizo en el Salmo 133:1. ¿Alguna vez ha oído esto? “Mirad cuan bueno y agradable es que los hermanos habiten juntos en unidad.” Dios dijo eso. ¿Sabe usted que Dios está contento con eso? Si usted realmente quiere darle gloria a Dios, viva en amor fraternal. Y cuando hablo de amor fraternal, no estoy hablando de algún tipo de sentimentalismo dulce, estoy hablando del tipo de amor fraternal que se manifiesta en compromiso. Versículo 16, de 1 Juan 3, escuche. “Por esto conocemos el amor de Dios, porque él puso su vida por nosotros,” ahora aquí viene, ¿está listo para esto? ¿puede escucharlo? “y nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.” 
No estoy hablando de alguna condescención pequeña, insignificante, debemos poner nuestras vidas por los hermanos. “Pero el que tiene bienes de este mundo,” usted tiene algo de lo que el mundo tiene que ofrecer, tiene dinero, tiene cosas, “y ve a su hermano padecer necesidad, y cierra su corazón contra él, ¿cómo mora el amor de Dios en él?” Usted ve una necesidad, y usted tiene la prohibición, y usted no la provee, Juan dice, “No me digas que eres cristiano. Simplemente no cuadra.” “Hijitos míos, no amemos en palabra, ni de lengua, sino en hecho y en verdad. Y por esto sabemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones.” Si usted tiene problemas porque duda de su salvación, revise su amor hacia sus hermanos. 
De manera trágica, como usted sabe, tenemos que admitir que en la iglesia el amor fraternal no es lo que debe ser. Pero Jesús sabía que eso sucedería, en Mateo 24:12 él dijo, “Y debido a que la iniquidad abundará, el amor de muchos se enfriará.” ¿Sabe usted lo que causa que el amor se enfríe? La iniquidad. ¿Qué tipo de iniquidad? Bueno, la iniquidad primordial es la soberbia egoísta. Santiago 4, “¿De dónde vienen los pleitos, y las guerras entre vosotros?” ¿De dónde vienen? ¿Por qué las tenemos? “No vienen de vuestras pasiones las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis y no tenéis; matáis y deseáis, y ardéis de envidia y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, y no tenéis porque no pedís. Pedís y no recibís porque pedís mal, para gastarlo en vuestras concupiscencias. ¡Oh, adúlteros! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Todo aquel que quiera ser amigo del mundo es enemigo de Dios. ¿Oh pensáis que la Escritura dice en vano, el Espíritu que mora en nosotros es celoso? Pero él da más gracia, por tanto, él dice: “Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes.” 
En el versículo 10, “Humillaos ante Dios y él os exaltará.” Versículo 11, “No habléis mal unos contra otros, hermanos.” Versículo 16, “Pero ahora, os gozáis en vuestras jactancias, toda jactancia semejante es mala.” ¿Qué está diciendo Santiago? Él está diciendo, la iniquidad trae división. La iniquidad despedaza el amor, y es la iniquidad de la soberbia egoísta. En Tito capítulo 3, versículo 2, Tito manda a los cristianos a no hablar mal de nadie. ¿No es eso bueno? No hay lugar para la crítica. “Que no sean pendencieros, sino gentiles, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres.” Debe usted condescender a todo mundo, y yo también, porque nosotros mismos también fuimos insensatos, desobedientes, engañados, esclavos de diferentes concupiscencias y placeres, viviendo en malicia y envidia, aborreciendo, y aborreciendo unos a otros.” 
Usted en alguna ocasión no era tan bueno, pero después de que la bondad y amor de Dios nuestro salvador de Dios apareció, Él cambió todo eso. Él lo derramó en nosotros abundantemente, versículo 6, “mediante Jesucristo”, en el versículo 8, “palabra fiel es esta, estas cosas afirmo continuamente a ustedes hoy que han creído en Dios, para que sean cuidadosos en mantener buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles para los hombres. Escuche, mientras que usted sea divisivo, mientras que usted sea crítico, mientras que usted sea peleonero, mientras que usted odie en lugar de amar, el amor fraternal no puede existir. El testimonio de la iglesia está arruinado. Su propia confirmación de su propia salvación en una especie de falta de certeza. Y Dios no es glorificado. El amor únicamente crece en el jardín de la humildad. 
En Proverbios 30:15, hay una buena ilustración de esto. Es un versículo interesante, probablemente nunca lo ha leído, dice esto: “La sanguijuela tiene dos hijas, que dicen, “Dame, dame”. La sanguijuela aparentemente era una sanguijuela gigante, repulsiva, que estaba en la piel de un caballo o animal y solía llenarse de la sangre de la víctima. Y se decía que la sanguijuela representa el amor personal, y las dos hijas son la justicia personal, y la autocompasión. Y cómo la sanguijuela nunca está satisfecha, el amor personal nunca está satisfecho. Y que dice la sanguijuela, “dame, dame”. Y hay muchos, es triste decirlo, inclusive que dicen ser cristianos, que son como la sanguijuela, que solo toman y llaman otros a que le den. Amigos míos, el amor personal pervierte todo, inclusive Jesús vino, no para ser servido, sino ¿para qué? para servir. Yo tengo que morir si el amor fraternal va a continuar. Lo digo, es simple, es práctico, aquí está, la soberbia y el amor personal es fatal para el amor fraternal. La soberbia se amarga, la soberbia se ofende. 
Jesús tuvo mucho de que estar orgulloso, más que nadie más. Jesús dijo, “Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí que soy,” ¿qué? “manso y humilde.” Juan 13, los discípulos están discutiendo acerca de quién va a ser más grande en el reino, y Jesús se inclinó y lavó sus pies, y después les dijo, “Vieron lo que hice. Háganselo uno a otros, condescienda, no se exalte. Y entonces, el amor personal y la soberbia simplemente destruyen el amor. Bueno, el amor sostenido debe existir entonces, versículo 1. 
El versículo 2 nos da otra dimensión. “No os olvidéis de la hospitalidad, porque por ella, algunos sin saberlo hospedaron ángeles.” Ahora, el término “hospitalidad”, aquí podría referirse a creyentes y a incrédulos. La Biblia dice que debemos mostrarles amor a los extraños, inclusive a los que son incrédulos. En Gálatas 6, versículo 10 dice, “Hagamos bien a todos los hombres, especialmente a los que son de la familia de la fe.” Pero no solo a ellos, a todos los hombres. 1 Tesalonicenses 5:15, “No paguéis mal por mal a nadie, sino sigan lo que es bueno, tanto entre ustedes como en todos los hombres.” Y entonces, debemos ser cuidadosos en mostrarle amor a todos los hombres. 
Y después el que me encanta y conocemos bien, necesitamos recordarlo quizás, Mateo 5:43, “Habéis oído que se os dijo, ‘Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo, amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, y haced bien a los que os aborrecen. Orad por los que os menosprecian, y persiguen.” Después él procede a decir, “Si aman a aquellos,” en el versículo 46, “que os aman,” muy bien, eso es mucho, en el coloquialismo MacArthur, “los publicanos hacen eso. Y si solo saludáis a vuestros hermanos, ¿qué hace usted más que otros? Inclusive, ¿acaso los paganos no hacen eso?” Aprendan a amar a sus enemigos. 
Entonces, hay un sentido en el que somos llamados a amar a aquellos que están afuera de Cristo. Inclusive los extraños. Dice usted, “Oh, traté de hacer eso y abusaron de mí.” Únase al club. Un hombre entra y dice, “No tengo nada, y esto y aquello, y necesito diez dólares” y dice usted, “Ah, tú sabes, vas a ir a comprar que tomar con esto.” “No, voy a alimentar a mi familia que se está muriendo de hambre.” Y usted escucha una gran historia que lo hace llorar. ¿Qué va a hacer? Dele los diez dólares. Use su cabeza si es obvio lo que él va a hacer. Pero si usted no puede tomar una decisión definitiva, tome una decisión inmediatamente de amar al hombre, y deje que él se preocupe por las consecuencias de lo que él hace con los diez dólares, y Dios va a honrarlo por amar a un extraño. Todo mundo se aprovecha de otros, pero el amor es así. Es pisado, pero eso no significa que lo eliminamos. No se amargue en el amor simplemente porque ha habido gente que lo ha quemado. 
Los judíos solían tener un dicho, “Hay seis cosas, el fruto de lo que un hombre come en este mundo, y por lo que él es creado por el mundo por venir.” Y después la lista comenzó de esta manera: “La hospitalidad al extraño, y visitar a los enfermos.” Entonces los judíos tenían un sentido muy, muy profundo de hospitalidad. Y en el mundo antiguo es interesante, si usted lee los libros de historia, usted descubre que los lugares más desastrosos en cualquier ciudad dada, estaban en las posadas. No era nada más que de baja reputación, eran lugares donde habían prostitutas en la mayoría de los casos, y eran muy caros.  
En los escritos de Aristófanes, Dionisio le preguntó a Heracles, cuando están discutiendo dónde quedarse, él dice: “¿Sabes de uno adónde hay un número limitado de pulgas?” Cuando Teofrasto escribió su bosquejo del hombre inquieto, él dijo que el hombre era tan malo que ni siquiera era apto para estar a cargo de una posada, de un lugar dónde quedarse. Entonces, él colocó ambas ocupaciones al mismo nivel. Entonces, era algo muy malo. Y claro, en el cristianismo había muchos viajes, la gente estaba moviéndose, predicando y enseñando, y cumpliendo con trabajo misionero, y necesitaba quedarse en algún lugar, y entonces los hogares tenían que ser abiertos. Lo hicieron en Jerusalén, históricamente. Nos acordamos en la Pascua, cómo abrían los hogares a todos los peregrinos. 
Y entonces, el cristianismo no debe cambiar esto. ¿Puede imaginarse a todos los judíos dándole la bienvenida a los extraños y después la gente se vuelve cristiana, y cerrándole las puertas a todo mundo? Entonces, la hospitalidad era una gran virtud. De hecho, entre los judíos Abraham era considerado como sobresaliente por su hospitalidad. Y un verdadero hijo de Abraham debe amar a los extraños. Y los cristianos no debería hacer nada menos que eso. Los cristianos deben tener un amor hacia los extraños. Se requiere de un obispo, en 1 Timoteo 3:2, que él sea dado a la hospitalidad, y también en Tito 1:8. Un pastor, un líder en una iglesia debe tener un hogar abierto, en dónde la gente puede venir y ser parte de su vida y que las necesidades de la persona sean satisfechas, si existen necesidades que puedan ser provistas por él. O deben escoger alguna dama mayor que sirviera en la iglesia, en 1 Timoteo 5:10. Aquí están de las que debe usted escoger, “de las que se hablen bien, que tengan buena reputación de buenas obras, que ha criado hijos, si ha practicado la hospitalidad.” Muy importante, eso mostraba un corazón amoroso, y mostraba a alguien que estaba dispuesto a quemarse simplemente por el gozo de expresar amor. 
Y después él añade esta pequeña nota a pie de página, simplemente como un motivo, “Porque por ella algunos, sin saberlo hospedaron ángeles.” Usted simplemente no sabe a quién tiene. Ahora, él no está diciendo aquí que debe hacerlo porque usted va a hospedar ángeles, él está diciendo que algunos lo han hecho, y él claro está regresando a Génesis 18. Recuerde que Abraham recibió a tres y resultó que era Dios y dos ángeles. Y Abraham estaba mostrando todo tipo de hospitalidad, y él más tarde descubrió que era Jehová Dios a quien le estaba mostrando hospitalidad. Más adelante, Gedeón y Manoa hicieron lo mismo.
Nunca olvidaré a una persona que me contó una historia, de que él estaba manejando por una autopista, y él vio una mujer con una llanta que se había ponchado en su auto. Él no la conocía, pero él sabía que ella no podía cambiar una llanta ponchada, era un auto grande, un Lincoln grande. Y entonces, él pensó, “Bueno, me voy a orillar y le voy a ayudar.” Lo cual la mayoría de nosotros ni siquiera soñaría en hacerlo. Entonces, él se orilló y ayudó, le arregló la llanta y él fue tan amable. Y un par de semanas más tarde llegó un camión a su casa, y un hombre se acercó a su puerta y dijo: “Tenemos una televisor a color que entregar.” Y entonces, le trajeron una televisor a color enorme, con una tarjeta que decía: “Gracias. La señora Nat King Cole.” 
Ahora, todos queremos salir corriendo a la autopista para encontrar a la señora más cercana. Sé lo que es el materialismo, pero esa es la idea aquí. La idea es, “Cuiden a los extraños. No saben a quién tienen en sus manos, y no saben lo que Dios puede hacer en su vida, simplemente por el amor que han mostrado.” Eso es tan importante. Jesús inclusive dio un paso más adelante y me encanta lo que dijo en Mateo capítulo 25, y necesito recordarlo tanto cuando pienso que algunas veces tengo que evitar a alguien. “Yo fui un extraño y me recibisteis,” versículo 43, “desnudo y me vestisteis. Enfermo y en la cárcel y no me visitasteis. Entonces también responderán diciendo, “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o cómo extraño, o desnudo, o enfermo?” Versículo 45, “De cierto os digo, que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, no me lo hicisteis.” Antes él había dicho lo mismo. El reconocimiento aquí es en condenación. La manera en la que usted muestra su amor a un extraño, refleja su actitud a Jesucristo. 
Entonces, el amor sostenido es básico para la ética cristiana. El amor fraternal sostenido, y el amor sostenido a los extraños, sean creyentes o incrédulos. La segunda afirmación de ética, empatía. El amor sostenido es el primero, y después viene, rápidamente, la empatía. Versículo 3, “Acordaos de los presos como si estuvierais presos juntamente con ellos.” Eso es compasión, amigo, cuando usted puede estar encerrado con las personas que están encerradas. Y esos cristianos en esos días, tuvieron muchos problemas en mantenerse afuera de la cárcel, porque siempre estaban siendo encarcelados debido a su fe. Y él dice, “Acordaos de los presos, como si estuvierais presos juntamente con ellos, y de los maltratados, como que también vosotros mismos estáis en el cuerpo.” Recuerde que usted es físico y usted puede sentir el dolor por el que están pasando. Empatía, compasión.  
Y muchos cristianos, como dije, eran encerrados en la cárcel. Una de las características menos parecidas a Cristo de todas, es la indiferencia egoísta que dice, tengo mis problemas sin meterme en los de alguien más. Esa es una terrible indiferencia egoísta, apática. La antítesis de la ética del cristianismo, la cual es empatía hacia alguien que está en necesidad. ¿Sabe usted que es lo que debería hacer? reemplace su auto-compasión por amor hacia otros. ¿Y sabe usted cuál es la mejor manera de deshacerse de sus propios problemas? Comience deshaciéndose de los problemas de otras personas, y usted se va a perder en ellos. La gente que está preocupada por sus propios problemas, preocupada por la auto-compasión, realmente no es empática. Y usted puede disfrazarla de muchos términos, pero termina siendo egoísmo. 
Tertuliano, en su apología escribe, y cito, “Si resulta ver a alguien en las minas, que está expulsado en las islas o encerrado en las prisiones, los cristianos,” escuche esto, “los cristianos se volvieron los que llevaban su confesión.” Arístides, el orador pagano dijo de los cristianos, si oyen que alguno de los suyos está en la cárcel o afligido por causa del nombre de su Cristo, todos le ayudan en su necesidad y si pueden lo redimen para liberarlo.” En otras palabras, si él estaba en la cárcel, pagaban el precio para sacarlo. 
La constitución apostólica decía esto, y cito: “Si algún cristiano es condenado por causa de Cristo a las minas, por los impíos, no lo pases por alto, sino de la ganancia de tu trabajo, y sudor, envíale algo para que tenga algo conque apoyarse, y recompensa al soldado de Cristo. Todo el dinero que es producido por la labor honesta, designas y repartes para la redención de los santos, rescatando de esta manera a esclavos y a cautivos y a prisioneros, personas que son abusadas de manera terrible, y condenadas por tiranos.” (Fin de la cita) 
La confesión apostólica le mandaba a los cristianos a salir y a redimir esclavos, a comprar de regreso a personas en la cárcel, a gastar su dinero para su comodidad. Sabe una cosa, es sorprendente que muchas personas se vendían así mismas en los primeros años del cristianismo, se vendían así mismas para que fueran esclavos, para conseguir el dinero para liberar a alguien más. Ahora, no tenemos esclavitud en la actualidad, pero tenemos muchas cosas por las que necesitamos mostrar empatía. Hay muchas personas con muchas necesidades, y una cosa que la iglesia necesita hacer, es aprender a como compartir las cargas. 
La Biblia dice, Pablo lo dijo, “Sobrellevad los unos las cargas de los otros,” Gálatas 6:2, “y cumplid así la ley de Cristo.” ¿Y qué es la ley de Cristo? Amor. Necesitamos llevar las cargas unos de otros, necesitamos sentir lo que sienten, Cristo lo hizo. “Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue que, en todo tentado a nuestra semejanza. Él ha estado en todo lugar en dónde hemos estado. Él ha sentido todo el dolor que hemos sentido. Empatía. 
Usted está en el cuerpo, observe el versículo 3, ustedes saben cómo se siente. Piérdase a sí mismo en el cuidado de otros. Muy bien, ahí está la primera categoría. La ética cristiana comienza con la relación a otros. ¿Cuál es la relación? Es así de simple, amor sostenido y empatía, es amarlos y es cuidar de ellos, sean hermanos o sean extraños. 
En segundo lugar, llegamos a la categoría de su responsabilidad hacia usted mismo. ¿Cuál es la responsabilidad del creyente hacia sí mismo? Y esto comienza en el versículo 4. Número uno, pureza sexual, pureza sexual. Ahora, esto sigue la discusión del amor rápidamente, porque el amor cuando se pervierte se convierte en lujuria, y la lujuria rápidamente produce impureza sexual. Entonces encaja bien. Comenzando en el versículo 4, “Honroso sea en todos, el matrimonio, y el lecho sin mancilla, pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios. Ahora, la impureza sexual no solo es un pecado en contra de otros, sino que primordialmente es un pecado en contra de nosotros mismos. Dice usted, “¿Por qué dices eso?” Bueno, eso es lo que Pablo dijo en 1 Corintios 6, y versículo 18, entonces simplemente lo estoy sacando de él. “Huid de la fornicación”, porneia, pornografía, pecado sexual, cuando lo ves, huyes, cualquier otro pecado está fuera del cuerpo, pero el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 
Entonces, esta es su responsabilidad para con usted mismo, que usted sea sexualmente puro. El amor cristiano debe ser mantenido de manera correcta, moralmente puro, ahora, quiero ver este versículo por un minuto porque es importante. El griego literal dice, “matrimonio honorable en todos”, lo cual significa que el verbo “sea” es implícito. Podría ser que “es” sea usada. Ciertas versiones tienen matrimonios honorables, y eso es verdad, entonces esa es una afirmación de un hecho. El matrimonio es honorable en todos, y esa es una afirmación verdadera, Dios ve el matrimonio como algo honorable, Él lo inventó. No es honorable en el mundo en la actualidad, la gente se ríe del matrimonio. Usted oye todos estos argumentos del hecho, no necesitas un certificado, y todo esto. Y los hombres tienen un matrimonio torcido, y en nuestro mundo es algo anticuado y para la gente de otra dimensión.
Pero a los ojos de Dios el matrimonio es honorable. Esa es una afirmación verdadera. Y quizás él está haciendo esto en referencia a ciertos ascéticos que han adoptado el voto de castidad. Algunos de ellos como Orígenes, quien fue famoso, quien se castró así mismo porque él pensó que eso traería más devoción a Dios. Bueno, aquí el Espíritu Santo simplemente arruina ese concepto ridículo, teoría ridícula. Es tan ridícula como lo es el celibato del sacerdocio en la iglesia Católica Romana. Eso no es particularmente agradable a Dios y Dios diseñó el matrimonio, entonces Dios espera que el matrimonio sea honorable y Dios afirmó que es honorable, no hay nada de malo con eso. De hecho, 1 Timoteo 4 dice que en los postreros días falsos profetas vendrán y van a menospreciar el matrimonio, prohibiendo casarse. 
Entonces, podría tan solo ser una afirmación general, si lo es, él está diciendo el matrimonio es honorable en todos. Y después él está diciendo, “Y el lecho sin mancilla”, o la cama sin contaminación. Y eso simplemente significa que sexualmente, en su cama, entre usted y su esposa, o usted y su marido, no hay nada que usted pueda hacer que este mal. A los ojos de Dios todo en la cama es puro, si usted está casado. Y ese es un concepto fantástico. Y usted no necesita sentirse culpable porque sea lo que usted haga, no es contaminado a los ojos de Dios, ustedes se pertenecen el uno al otro. 
Y eso claro, dentro de los límites de lo que es sensato, y dentro del marco de la salud, y el evitar lastimar a la otra persona. Pero no hay nada que usted pueda hacer que este contaminado. La cama no está contaminada. Él no lo aclara más que eso, esa es una afirmación verdadera. Cuando usted está casado con el que ama, usted se convirtió en la propiedad de esa persona. Para la expresión de ese amor no hay impureza en absoluto en nada de lo que usted haga con su conyugue. Esa es una afirmación verdadera. 
Pero más allá de eso creo que es mejor expresarlo de esta manera, “Que el matrimonio sea en todos honorable, y la cama sin contaminación.”  Usted lo puede usar de una u otra manera, pero debido a que este contexto entero es exhortación, versículo 1, “Permanezca el amor fraternal”, versículo 5, usa esa expresión de exhortación, aquí él está hablando de exhortarlo. Versículo 13, exhortación. La idea aquí es que él está diciendo: “hagan esto, hagan esto”. Esto es exhortación. Y entonces, me gusta pensar que él está diciendo, “Que el matrimonio sea honorable, y la cama sin contaminación.” Y realmente está llamando a la pureza sexual. 
Ahora, Dios diseñó que el matrimonio fuera algo honorable. En California no es demasiado honorable, ahora hay un divorcio por cada matrimonio. Uno a uno. Dios honró el matrimonio al crearlo. Jesús honró el matrimonio al asistir a un matrimonio comenzando ahí con sus milagros. El Espíritu Santo honró el matrimonio al hacerlo el retrato de la iglesia en Efesios. La Trinidad entera ha afirmado el testimonio de que el matrimonio es honorable. Y no deje que nadie venga y menosprecie el matrimonio, que sea honroso. Y más que eso, que el matrimonio sea honroso en el sentido de su pureza. No contamine su matrimonio mediante impureza sexual afuera de esa unión. 
Ahora, la Escritura da tres razones por lo menos para el matrimonio. Una: propagación de hijos. Génesis 1:27 Él dijo: “Ahora que sean unidos son una carne, propaguen, fructifiquen, llenen la tierra.” El matrimonio no es solo para la propagación de hijos, es para la prevención de la inmoralidad, es para la prevención de la inmoralidad. Hay algunas personas que no podrían mantenerse puras como solteros. 1 Corintios 7:2, “Pero para evitar la fornicación cada uno tenga su propia mujer, y cada mujer su propio marido.” Cásense. Previene la inmoralidad. En tercer lugar, elimina la soledad. Dios dijo, “No es bueno que el hombre esté,” ¿qué? “solo”. El matrimonio propaga hijos, previene la inmoralidad, y elimina la soledad. 
Ahora, esas son razones teológicas, añádale a eso el hecho de que el matrimonio es una razón placentera, y satisfactoria. Y el matrimonio tuvo la intención de ser la expresión de la plenitud del amor. Entonces, Dios ha retratado el matrimonio en la Escritura como algo muy honorable. Manténgalo así. Dice usted, “Bueno, John ¿cómo puedo asegurarme de que realmente tengo un matrimonio que honra a Dios?” Muy bien, permítame hablarles a ustedes que no están casados, por un minuto. 
En número uno, en la persona que usted escoge. ¿Cómo sabe usted con quien casarse? Punto número uno, no escoja usted a alguien que está relacionado con usted. No puede casarse con alguien que sea pariente de usted, pariente cercano, según Levítico 18. En segundo lugar, no se case con alguien que no es salvo. Y eso es claro en la Escritura, 2 Corintios 6:14, “No os unáis con yugo desigual con los incrédulos.” No podría ser más claro. No se case con una persona no regenerada. No se case con alguien que no es un creyente. 
El Dr. Pink dice, “Si un hijo de Dios se casa con un hijo de Satanás, eso hace que Dios sea el suegro de un hijo de Satanás.” Y él dice, “A Dios no le gusta eso.” Y tiene razón. Acabo de leer de Sansón, descubra lo que sucede cuando usted se mete con alguien que no es creyente. Y si eso no sirve, lea de Salomón. Y si eso no sirve, lea de Acab. Cásese con alguien que es salvo. En tercer lugar, no solo alguien que no sea un pariente cercano, la Biblia dice, no salvo, no incrédulo, en tercer lugar, cásese con alguien en el Señor. ¿Qué significa esto? en la voluntad perfecta de Dios. Obviamente un creyente, pero totalmente en la voluntad de Dios. 
Dice usted, “Bueno, esas son generales, ¿cómo sé quién es el correcto? Muy bien, le voy a dar algunas buenas claves específicas. Uno, reputación. Haga un juicio de valor en base a su reputación, Proverbios 22:1, “La buena reputación se prefiere por encima de las grandes riquezas.” No escoja a uno rico, escoja al que tiene buena reputación. ¿Qué piensan otras personas del individuo? Es muy importante, reputación. En segundo lugar, la apariencia. Dice usted, “¿apariencia? ¿qué debo evitar?” Dos cosas, dice la Biblia: una apariencia provocativa. ¿Sabe usted lo que es una apariencia provocativa? Ustedes saben lo que es. En segundo lugar, una apariencia soberbia. Isaías 3:9, dice: “Su apariencia testifica contra ellos.” Observe como se ve alguien. ¿Puede usted identificar una apariencia soberbia? Sí puede. ¿Puede usted identificar una apariencia provocativa? Oh, claro, la reputación y la apariencia. 
Tercera cosa. Palabras. Porque de la abundancia del corazón, ¿qué? habla la boca. ¿De qué es su plática? En cuarto lugar, ropa. Dice usted, “¿ropa?” Es correcto. Modestia, pudor. Si la ropa es vulgar, la ropa muestra mucho, entonces el corazón es vano. 1 Timoteo 2:9, léalo, está ahí. “Las mujeres deben arreglarse con un espíritu afable, en mansedumbre y humildad.” En último lugar, compañías. Reputación, apariencia, palabras, ropa y compañías. Y usted va a conocer muchos de ellos. ¿Con quien mantiene él compañía? ¿Con quien mantiene ella su compañía? ¿Quiénes son sus amistades? ¿Se acuerda del dicho antiguo, las aves de la misma pluma se asocian? Una persona es conocida por su compañía. Lea el Salmo 1, todo está ahí, ¿no es cierto? 
Ahora, encima de eso permítame decir, no espere perfección. Todos esos son buenos principios, pero si usted mira por un buen largo, usted podría pasar el día de la gracia. Y simplemente recuerde que una manzana dulce puede tener un gusano. Ahora, eso es para comenzar en términos de la opción. Eso es simplemente, pensamientos básicos. Y, ¿qué tal si usted ya está casado? ¿cómo hace que su matrimonio realmente sea honorable? Si usted va a mantener el matrimonio de manera honorable, ¿cómo va a hacer usted eso? Número uno, la cabeza es el marido. Dios es glorificado en una familia en dónde el marido es la cabeza. Efesios 5 todo está ahí, 1 Corintios 11, versículos 3, “El marido es la cabeza de la esposa, así como Cristo es la cabeza de la iglesia.” 
En segundo lugar, la sujeción de la esposa. Una sujeción amorosa. ¿Se acuerda de cómo Dios reconoce a la mujer en 1 Pedro 3? él dice esto con respecto a Sara. “Así como Sara obedeció a Abraham llamándole señor.” Y en el versículo 5, “Porque así se conducían en la antigüedad las mujeres santas, en sujeción a sus maridos.” Eso le agrada a Dios. La tercera cosa, el matrimonio que es honorable, no solo es aquel en dónde el marido es la cabeza y la esposa sumisa, sino en dónde es regulado por el amor, regulado por el amor. Y eso significa que usted ha determinado en su matrimonio no tomar, sino dar, que su actitud entera es, ¿cómo puedo satisfacer al que amo? ¿cómo puedo agradar a esa persona? Sea que usted está hablando de cosas físicas, o cosas económicas o lo que sea, en todas sus relaciones en el matrimonio su actitud no es, ¿qué puedo recibir? sino es, ¿qué puedo dar? 
Y entonces él dice, “El matrimonio es honorable, que así sea. La cama no está contaminada en el matrimonio, manténgala sin contaminación.” Nunca tenga ningún tipo de entretenimiento o actividad sexual fuera de la pureza de la relación matrimonial. ¿Por qué? “Porque a los fornicarios y a los adúlteros, los juzgará Dios.” ¿Sabe usted que ese es la única ocasión en la que una afirmación de juicio va con una ética en el capítulo 13? Dios toma en serio la pureza sexual. Muy en serio. Usted puede jugar con el sexo ilícito, usted puede jugar afuera de su matrimonio, y desde el punto de vista del juicio del hombre usted puede salirse con la suya, pero usted nunca podrá salirse con la suya desde el punto de vista del juicio de Dios. Dios juzgará, de alguna manera con disciplina el castigo viene. 
Él dice en el versículo 6 de Efesios 5, “Nadie os engañe con palabras que son vanas, porque debido a estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia.” Dios juzga a los incrédulos que juegan con el sexo. O podrían pensar que realmente están disfrutando de este mundo, realmente disfrutando de un gran tiempo, el mundo está tan torcido en el sexo, todo desde la publicidad hasta los zoológicos, incluye sexo. Cada vez que usted enciende la televisión le tratan de vender a usted algo a través del sexo, es increíble. Ahora claro, es abierto y el sexo es aceptado, es normal. No me priven, es placer inocente, debo de disfrutar del sexo antes del matrimonio. De que otra manera puedo identificar si mi amor es lujuria o amor. 
Hugh Hefner dice y cito, este fue un artículo que leí en la revista de Eternidad, que citó a Playboy, es verdad. Esto es lo que él dijo: “El sexo es una función del cuerpo, un impulso que el hombre comparte con los animales, como comer, beber, y dormir. Es una demanda física que debe ser satisfecha. Si no la satisfaces habrá todo tipo de neurosis y reprensión. El sexo está aquí para quedarse. Olvidémonos de todo el pudor que nos hace escondernos de él, desechemos esos refrenos. Encuentra una mujer que piense como tú y déjate llevar.” Esa es su filosofía. ¿Sabe una cosa? Parece que se está saliendo con la suya, pero créame, no se está saliendo con la suya. Él puede escaparse del juicio de los hombres, él nunca escapará del juicio de Dios. 
Los resultados de una filosofía como esa son embarazos que preceden a más de un cuarto de todos los matrimonios, violación forzosa en los Estados Unidos cada veinte minutos, cientos de miles de bebés ilegítimos. Las últimas estadísticas que vi estaban en un numero alrededor de los treinta mil bebés ilegítimos naciéndoles a bebés de edades de 9 a 14 años. Los adolescentes conforman el cuarenta por ciento de los nacimientos fuera del matrimonio, adolescentes. La sífilis, la gonorrea no solo es una epidemia, sino que está por todos lados. La moralidad de nuestro mundo es algo terrible, películas sucias, libros, obras de teatro. 
Billy Graham dice que los escritos que están saliendo como Norman Mailer, Henry Miller y cientos de otras luces menores, son como las gotas de una tubería que está rota. Tiene razón. Una niña de la que leí, había dado 134 nombres de hombres con los que ella había estado en el último mes, cuando se le hicieron análisis a ella, para ver si tenía enfermedades venéreas. Una revista realizó una encuesta, cuarenta y cinco por ciento de los adolescentes cree que está bien vivir juntos si se aman el uno al otro. Cómo si supieran lo que es. Cuarenta y seis por ciento piensan que no está mal tener relaciones sexuales, y ochenta y dos por ciento dijeron que sus valores morales no son más bajos de los de sus padres.  
La doctora Margaret Mead, una antropóloga sugiere que deberíamos regalar pastillas de control natal a niñas de dieciséis años de edad. Quizá deberíamos inclusive tenerlas en máquinas dónde las compran ahí en la calle. Y créanlo, el juicio de Dios viene, ¿no es cierto? Todo viene en el colapso de matrimonios, viene en enfermedades venéreas, viene en drogas, viene en la destrucción de la familia, viene en homicidio, viene en suicidio, pero viene porque usted no puede ir en contra de una moralidad que fue integrada en el universo, y evitar las consecuencias. Dice usted, “Bueno, John, ¿cómo gobierno una actividad de esta manera?” Bueno, puedo llevarlo a 1 Tesalonicenses 4 y directamente voy a repasar esto rápidamente porque está en la cinta de la voluntad de Dios, pero permítame tan solo dársela. 
1 Tesalonicenses 4:3, aquí está el estándar para la conducta sexual, “Porque esta es la voluntad de Dios, vuestra santificación.” Número uno, “que os abstengáis de fornicación.” Esa es la palabra “porneia” y significa cualquier tipo de actividad sexual, normalmente se refiere a esto antes del matrimonio. Adulterio, moichos, significa actividad sexual mientras que usted está casado con alguien, fuera de su esposa o marido. Pero la fornicación es simplemente todo, desde la homosexualidad a la heterosexualidad, al bestialismo, sexo con animales, todo en medio de estos extremos incluyen este término. 
Principio número uno. Aquí está la voluntad de Dios, “que se abstenga de la fornicación”. Principio uno, manténgase alejado del pecado sexual. Y alguien siempre dice, “¿Qué tan lejos?” Y la respuesta siempre viene de regreso, “Esta es la voluntad de Dios, vuestra santificación.” Lo suficientemente lejos ¿cómo para qué?, para ser puro. Cien por ciento apartado para Dios. Principio número uno, manténgase alejado del pecado sexual. Y aquí damos un paso más hacia adelante, principio número dos, en el versículo 4, “Que cada uno sepa como poseer su vaso.” Y eso lo tomo refiriéndose al cuerpo. “En santificación y honor”. 
Principio dos, aprenda a controlar su cuerpo de tal manera que honra a Dios. ¿Qué significa eso? Poseer significa controlar. ¿Está su cuerpo bajo control? Algunos de ustedes jóvenes salen en una cita y se sientan ahí, y comienzan a involucrarse ahí en algo de actividad extracurricular. ¿Qué sucede? Poco después ya no pueden controlar su cuerpo, su cuerpo los está controlando a ustedes. Pablo dijo, “Todo me es lícito,” pero no se detuvo ahí, todo mundo correría a eso, y diría que es su versículo de por vida, él dijo: “Todo me es lícito, pero no seré controlado por nada.” 
No es lo que hago lo que me mete en problemas, es lo que hace. Y él simplemente está diciendo aquí, “su cuerpo debería estar en control, de tal manera que honre a Dios.” Usted debe mantener el control de su cuerpo de tal manera que honre a Dios. Y Pablo dijo, “eso no es fácil. Golpeo mi cuerpo y lo pongo, ¿qué? en servidumbre. No sea que habiendo sido heraldo para otro yo mismo venga a ser descalificado.” Cuantos hombres conoce usted en el ministerio que no hicieron eso, y terminaron siendo descalificados en su ministerio, porque no se pudieron controlar en el área sexual. Ha pasado muchas más veces de lo que algunos de nosotros, nos gusta pensar. 
Y entonces, el principio está ahí, controle su cuerpo de tal manera que honre a Dios, manténganse alejado de la actividad sexual. Versículo 5, “No en pasión de concupiscencia,” sensualidad, concupiscencia, “como los paganos que no conocen a Dios.” Principio tres, “No actúen como los paganos. Uno, manténgase alejado del pecado sexual. Dos, controle su cuerpo de tal manera que honre a Dios. Tres, no actúe como el resto del mundo. ¿Cómo actúan? Son guiados por sus concupiscencias. Lo que el mundo está promoviendo lo están comprando. Digo, si el mundo abre la puerta del sexo, son los primeros por entrar por la puerta. Digo, solía ser que años y años atrás, habían lugares ahí escondidos dónde usted iba y veía películas de mujeres. Ahora, usted abre el periódico L.A. Times y boom…todo está lleno de cosas, y se convierte en algo serio.  
Y algún personaje en televisión dice, “Bueno, no tienes que venir si no quieres venir, y todo esto y demás. Y usted lo oye constantemente por todos lados. Y sin nada arriba, y nada abajo y todas las cosas que están pasando y de pronto se abren las puertas y todo el mundo está entrando ¿por qué? porque todo mundo simplemente va a ir tan lejos como la sociedad les permita ir, sin que los meta a la cárcel. Eso es depravación. No actúen así. No en las concupiscencias del deseo malo. La concupiscencia como puede ver lo lleva a usted a más placer. Sabe una cosa, tenemos tres creo, tres triciclos en nuestro garaje, y no uso ninguno de ellos. Usted sabe, de cualquier manera, me vería algo chistoso. Ahí va el pastor en su triciclo, entonces lo evito. Tengo una pequeña motocicleta que uso, ¿sabe por qué? porque no me importa usar un triciclo. No me ayuda. La motocicleta la disfruto, ahí sobre los montes y demás. Así opera la concupiscencia. 
Me acuerdo la primera vez que tomé de una mano a una niña, este es un tiempo de testimonio personal. No le digan a nadie. Usted sabe. Quería, quería tomarla de la mano. Se me paralizó el brazo derecho simplemente para llegar ahí, usted sabe. Oh, eso fue difícil. Y después que la tomé de la mano por un rato, pensé… ¿esto es todo? Usted sabe, simplemente una mano sudada y todo eso. Y estaba esta progresión constante, bueno, usted sabe cómo opera. Ni siquiera necesito decir nada más que eso. 
Pero usted comienza a volverse víctima de lo sensual. Más vale que se detenga antes de que llegue a ese lugar. Y no estoy diciendo que usted no puede saludarse el uno al otro con un beso santo. La biblia es clara en sus estándares. Bueno, hay otro estándar en el versículo 6, y es que usted no va más allá y defraude a su hermano en nada. ¿Qué significa eso? No se aproveche de otras personas. Sabe una cosa, algunas personas simplemente usan a personas para obtener lo que los satisface a ellos.
Me encanta un artículo que Ann Landers tuvo, ella dijo en una ocasión que un limón que ha sido exprimido muchas veces es basura. Eso lo dice. Usted no necesita estar usando a otras personas para lo que usted necesita. Ni usted necesita estar pisándoles el cuello. Defraudar significa aprovecharse. Ahí hay algunos principios amigos, manténganse alejado del pecado sexual, controle su cuerpo para que honre a Dios. usted honra a Dios con su cuerpo con la manera en la que usted se viste, la manera en la que usted camina, las cosas que usted hace. No actúe como el resto del mundo actúa, guiado por la concupiscencia. 
En cuarto lugar, no se aproveche de otras personas, no use a otras personas para satisfacer sus necesidades y placeres. Esos son los estándares de Dios. Dice usted, “No me gustan esas reglas.” El versículo 8 fue escrito para usted, “Por tanto el que deseche esto, no desecha a hombre sino a Dios.” Si a usted no le gusta, usted tiene que hablar con él. Él las escribió. Ahora, ¿qué está diciendo Dios? Dios está diciendo, espero pureza sexual. Ahora, me acuerdo cuando fui a la clase del Rabino Kramer en la Universidad de Cal State Northridge, el año pasado para hablar. Y me pidieron que hablara de la ética cristiana del sexo a una clase de filosofía. Entonces, entré y sabía que simplemente se iban a burlar de mí, sino planeaba mi estrategia con cuidado. 
Entonces, entré, y esto es lo que dije al comenzar. Les dije, “Me da gusto estar aquí hoy. No espero que ninguno de ustedes crea nada de lo que voy a decir, no espero que ninguno de ustedes quiera hacer esto, y no espero que ninguno de ustedes tenga la capacidad. No tendrían deseo alguno de vivir así, van a pensar que soy muy extraño, y va a ser totalmente extraño para ustedes y entiendo eso.” Y alguno de ustedes sabe algo de la mentalidad del universitario, su primera reacción fue, “Oh sí,” lo cual es exactamente lo que esperaba que pasara. Y después procedí a presentarles la ética del cristianismo. Y dije, “Asumo en mi mente, y en la mente de Dios, que al menos de que conozcan y amen al Señor Jesucristo, no tienen la menor idea de cómo funciona esto, ni tienen la menor inclinación de obedecerlo.” 
Entonces dije, “A lo que todo se reduce, es a un conocimiento personal de Jesucristo.” Y pasé la última media hora explicando que era eso. Fuera de Jesucristo, este concepto entero no tiene significado. Cuando usted llega a conocer a Jesucristo, se vuelve el deseo de su corazón cumplir su voluntad, ¿no es cierto? pureza sexual. 
Inclinémonos en oración. Padre nuestro, te damos gracias por mostrarnos algunas de las cosas prácticas que vimos en esta noche. Realmente no hemos tratado de cubrir mucha teología profunda, pero hemos tratado de mostrar algunas cosas prácticas que Tú tienes en este capítulo. Padre, sabemos que Tú nos has llamado a vivir vidas puras en este mundo. Sabemos que el mundo está examinando nuestras vidas, nos están viendo, y o están validando o invalidando el cristianismo, así como Bertrand Russell lo hizo muchas veces en base a la manera en la que vivimos. 
Y Padre, si tenemos una base doctrinal fuerte, si tenemos un cimiento fuerte y conocemos las verdades debemos obedecerlas. Y al obedecerlas Padre, el mundo verá que somos tuyos, y tendremos confirmación en nuestros corazones de que somos tuyos, y primordialmente Tú serás glorificado. Padre, ayúdanos a tomar la responsabilidad hacia otros de amor sostenido, y empatía. ayúdanos a salir de nosotros mismos. Y después Padre, ayúdanos a tomar la responsabilidad hacia nosotros mismos de pureza sexual, en nuestra relación matrimonial, que sea honorable, pero Padre, mantennos puros. 
Dios, sabemos que los hombres pueden arruinar tantos hogares que Tú has hecho. Pueden destruir tantas cosas mediante la impureza sexual, tantas cosas que Tú has producido. Dios, oramos porque Tú mantengas esta congregación pura. Ayúdanos a seguir Tus principios, a mantenernos alejados del pecado sexual, a controlar nuestros cuerpos para que honren a Dios, a no hacer lo que el resto del mundo hace, guiados por sus concupiscencias y pasiones, y a no usar a otras personas y aprovecharnos de ellas. Y ayúdanos a darnos cuenta, así como Pablo dijo en ese mismo capítulo, que hemos sido llamados a la santidad, no a la inmundicia, haznos personas puras Señor, que el mundo pueda vernos y glorificar a nuestro Padre que está en los cielos. Oramos en el nombre de nuestro bendito Cristo. Amén. 
Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org  
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros 
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar