Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Hebreos 13, hemos titulado el capítulo 13, “La Ética del cristiano”, o la conducta del creyente, la conducta del creyente. Cómo vimos la última vez, el libro de Hebreos finalmente concluye en el capítulo 13 en una serie de exhortaciones prácticas. Y se nos recuerda de nuevo un principio que les hemos recordado muchas, muchas ocasiones, y es este, que antes de que llegue a haber exhortación al deber, hay instrucción con respecto a la doctrina. La doctrina siempre es el cimiento sobre el cual el deber se construye. Su obediencia a un estándar dado no significa nada a menos que haya una razón para ese estándar.

Y entonces, la doctrina siempre precede al deber, la posición siempre precede a la práctica. Ahora, hemos estado viendo durante doce capítulos principios del Nuevo Pacto, todas sus dimensiones han sido presentadas. Y ahora, en el capítulo 13 él parte de ahí, y simplemente dice, debido todo esto, debido a quienes son ustedes en Cristo, debido a lo que es de ustedes en Cristo, debido a lo que es de ustedes en el Nuevo Pacto, aquí está el tipo de patrones de conducta que esperamos de ustedes.

A lo largo del libro él ha presentado a Cristo, y él ha dicho, “pueden aferrarse a Cristo, Él es suficiente, Él es superior, Él es supremo, Él es lo único que jamás necesitarán,” y ese ha sido el mensaje repetido una y otra vez. Y para resumirlo él dice, “Ahora que tienen a Cristo así es cómo deben vivir.” Y créanme, ningún hombre jamás podrá seguir esta ética al menos de que él conozca a Jesucristo, de lo contrario él no tiene capacidad de hacerlo. Pero de nuevo volvemos a ver ese mismo principio, la vida práctica únicamente es posible cuando hemos llegado a un conocimiento de Jesucristo y un cimiento de doctrina sana.

En Romanos 12:1, “Así que os ruego hermanos, por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos,” en otras palabras, él les está rogando en base a las misericordias de Dios. ¿Cuáles son las misericordias de Dios? son todas las doctrinas de los primeros once capítulos. En base a todo lo que Él ha hecho por ustedes, esto es lo que se les pide a ustedes que hagan por Él. Eso es esencialmente lo que la Escritura dice en el Nuevo Testamento en términos de doctrina y deber. Siempre la doctrina y después el deber.

Y entonces, esto es muy, muy importante, porque si vamos a proclamar nuestra doctrina al mundo debemos ser capaces de que encaje con nuestra vida, ¿verdad? Si yo le digo a usted que cierto jabón realmente limpia, y lo he estado usando por años y me pongo de pie ante ustedes y me veo como alguien que está sucio, como los comerciales de Mobil, ustedes se van a resistir un poco a creer que el jabón hace lo que hace, y de manera correcta. Si les digo algo de un automóvil fabuloso que es mejor que cualquier otro auto, y me gustaría que pudiera mostrárselos, pero está ahí en el taller siendo reparado, ustedes se resisten un poco a creer que es el automóvil que es todo lo que yo dije que era. Y eso es correcto, así debería ser. Es la historia antigua, mi vida no encaja con mi boca, entonces realmente no oyen lo que estoy diciendo, ¿verdad?

Y entonces, eso es exactamente lo que vemos aquí, si mi patrón de vida no puede corroborar mi doctrina no tengo nada que decir. Entonces, es un círculo, usted tiene un cimiento doctrinal sano, lo cual da lugar al deber, y un testimonio fuerte en el deber le da usted entonces la oportunidad de pronunciar el cimiento de nuevo frente a alguien más. Y entonces, el ciclo continúa. Conforme usted está basado sobre la doctrina, y vive conforme a los estándares que esa doctrina establece, entonces usted puede reproducir esos estándares sin ser de doble ánimo, o avergonzarse de lo que está diciendo porque usted no lo vive. Dios quiere que demos testimonio al mundo, Dios quiere que podamos comunicar.

Para poder comunicar necesitamos vivir el tipo de vida que respalda nuestra comunicación. Y eso es realmente la esencia del capítulo 13. Aquí está la vida que van a tener que vivir si van a estar frente al mundo y proclamar la causa de Jesucristo. Y créame, si no respaldamos el cristianismo por nuestras vidas, entonces frente al mundo hacemos que Dios sea un mentiroso, hacemos que Jesucristo sea un fraude, y hacemos que el cristianismo sea una burla, si nuestras vidas no apoyan lo que decimos.

Entonces, la santidad práctica es estratégica ante el mundo, en términos de la proclamación de las doctrinas sobre las que hemos sido establecidos. Ahora, con eso en mente llegamos a este capítulo y mencionamos la última vez con un gran énfasis, que tenemos una obligación de dar testimonio al mundo, y que ese testimonio depende de como vivimos. Si en la oficina usted no puede ordenar su vida para que encaje con lo que usted dice, más que no hable. Lo único que está haciendo es confundir a la gente y creo que le conté del hombre que conocí en la cárcel que decía que era cristiano, y le dije que no le dijera a nadie simplemente por el hecho de que él había llegado ahí mientras que él era un cristiano. Y él estaba por todos lados diciéndole a todo mundo que cristiano tan maravilloso era él y era obvio por la manera en la que estaba viviendo. Y él era un miembro de una organización cristiana supuestamente en el ministerio, etc. Si usted va a poder anunciar a Jesucristo al mundo, usted debe poder respaldarlo con su vida.

Pero permítame darle un segundo pensamiento, cubrimos eso un poco la ultima vez, no se acuerdan, lo sé, pero lo hicimos. Segundo punto, no solo se nos instruye a vivir realmente el tipo de vida cristiana cuyos estándares son establecidos en el capítulo 13 para efectos del testimonio, sino que en segundo lugar, por causa de nuestro propio gozo personal. Sabe una cosa, un cristiano que no vive conforme a los estándares de Dios, vive de manera independiente del gozo que es de él. Usted no puede pecar y desobedecer todos los estándares de Dios y ser un cristiano feliz. Simplemente no funciona así, porque usted está viviendo en contra de lo que usted sabe que es correcto. Y eso produce culpabilidad, y eso produce inseguridad, y demás. Y poco después usted es una persona miserable, infeliz.

Y entonces, los estándares de vida son dados no solo como un testimonio al mundo, sino como una fuente de gozo para el creyente. Mi gozo más grande es cuando yo sé que he sido obediente al responder a los estándares del Señor. Digo, si usted piensa que el pecado es divertido, pruebe la santidad. Sabe una cosa, de regreso al Salmo 19, y vamos a comenzar ahí, hay algunas afirmaciones interesantes. No tiene que pasar ahí porque voy a cubrir varias, simplemente recuérdelas. “Los estatutos de Jehová son rectos, que traen gozo al corazón. El mandamiento de Jehová es puro, que alumbra los ojos.” Obedecer el estándar de Dios trae gozo, eso es exactamente lo que dice.

Dando un paso más adelante, en el Salmo 64, versículo 10, y encontramos una instrucción parecida. “Los justos se gozarán en Jehová.” En otras palabras, el hombre que vive una vida justa es un hombre feliz. Salmo 68, versículo 3, “Pero los justos se gocen, que se regocijen ante Dios. Si, regocíjense excesivamente.” Un resultado de la justicia es regocijarse, usted quiere ser una persona feliz, haga lo correcto. Obedezca los estándares de Dios. Los estándares de Dios son dados, entonces, número uno, como mencioné la semana pasada, no necesariamente en orden de importancia, pero número uno lo que mencionaos fue el hecho de que son dados para que usted pueda vivir una vida que es un testimonio claro para el mundo. Dos, para que usted pueda tener gozo. Salmo, creo que es el 97, ¿verdad? versículo 11, lo lleva un paso más hacia adelante, “La luz es sembrada para el justo,” y escuche esto, “y gozo para los rectos de corazón.” La gente feliz es gente que obedece a Dios, eso es lo que está diciendo.

Y después, claro, si usted quiere estudiar el Salmo 119, a lo largo de ese Salmo simplemente repite el mismo principio. Salmo 119:111 por ejemplo, “Tus testimonios he tomado como un legado para siempre, porque son el gozo de mi corazón.” La palabra testimonio significan los mandamientos, las instrucciones, los estatutos, la ley de Dios. Lo que me hace estar más feliz, dice David, es obediencia a los estándares de Dios. Los cristianos tienen esta idea extraña de que usted debe pecar, y eso es lo que realmente es divertido. Créame, es contraproducente, ¿no es cierto? ¿no ha estado usted en esa situación? Yo sí. Eclesiastés 2:26, “Porque Dios da al hombre lo que es bueno a sus ojos, ¿qué le da a un hombre que es bueno a sus ojos? sabiduría, y conocimiento”, y escuche esto, y observe esta, “y gozo”. ¿No es eso bueno, Eclesiastés 2:26, ¿quiere gozo? sea bueno a los ojos de Él, no a los ojos del mundo.

Usted puede tener una bondad carnal en el mundo, y nunca conocerá la diferencia. Si usted realmente quiere ser bueno, sea bueno a los ojos de Dios, obedezca sus estándares. Jeremías 15:16, “Fueron halladas tus palabras y yo las comí. Y fueron el gozo y alegría de mi corazón.” Jeremías dijo, “tomé tu ley y la hice mía, y estuve feliz.” Sabe una cosa, es algo triste pero usted simplemente conoce a muchos cristianos miserables, tristes, que se quejan, y créanme, usted puede regresar a esto, un cristiano miserable es uno que no está obedeciendo los principios de Dios, de lo contrario él tendría ¿qué? gozo.

Entonces, usted sabe como cubrir su ausencia de gozo, todo se reduce a una palabra que es clave en la vida cristiana entera. Y se la volvemos a dar de nuevo, aquí viene, “obediencia”. Entonces, los principios de Dios para el creyente tienen dos resultados dominantes: uno, testimonio claro para el mundo, en otras palabras, no deshacemos todo lo que tratamos de hacer al no vivir lo que decimos; dos, gozo personal. Y permítame decirle algo más, estos dos son inseparables porque usted llega a ser un cristiano gozoso, y la gente va a venir a usted, así como vinieron estos hombres y dijeron, ¿tú tienes algo diferente? y entonces realmente el evangelismo simplemente viene como resultado simplemente de gozo rebosante. La gente tiene dificultades en conocer a alguien así, simplemente las personas felices le hacen algo a la gente. Dicen, ¡tienes algo que no tengo! Le voy a decir algo más, cuando usted comunica claramente su fe a alguien más, eso se convierte en gozo también, ¿no es cierto? son intercambiables.

En 1 Tesalonicenses 2 Pablo expresa, dice usted, “Bueno aquí hay un hombre como Pablo, ¿qué lo hacía feliz? ¿Qué es lo que realmente le emocionaba? ¿Qué es lo que le daba un tipo de gozo único? Escuche esto, 1 Tesalonicenses 2:19, “¿Qué es nuestra esperanza o gozo, o corona de gozo?” ¿qué es lo que me hace feliz? “¿No son ustedes en la presencia del Señor?” Dice usted, “¿Qué te hace feliz Pablo?” “Cuando la gente se salva. Eso es lo que me hace feliz.” Versículo 20, “Porque vosotros sois vuestra gloria y gozo”. Dice usted, “Bueno, ¿es eso lo único que lo hizo feliz?” No, el sufrimiento lo hizo feliz, Filipenses 2:17, sí. “Y si fuera ofrecido como sacrificio y servicio por vuestra fe me gozo y me regocijo con todos vosotros.”

En otras palabras, si muero y ustedes se salvan, yo moriré. Si tengo que ser apedreado y ustedes oyen el evangelio, voy a ser apedreado. No me molesta. Y él escribió a los filipenses, y él dice, “Por tanto hermanos míos, gozo y anhelo, y corona mía.” El gozo de Pablo era la salvación de otros, la salvación de otros vino porque la vida de Pablo encajaba con sus palabras. El gozo y el testimonio son inseparables. Usted puede abordarlo de una u otra manera. Puede buscar tener un testimonio claro, y usted verá a personas salvas y usted tendrá gozo. Busque tener gozo y usted va a darle testimonio a la gente, y la gente no va a poder resistirse, ¿verdad?  

Y entonces, realmente el tipo de vida que vivimos resulta en esas dos cosas inseparables. Ahora, para ver esto de manera clara en el libro de Hebreos, en el capítulo 13, él presenta los principios de conducta que pueden traer la salvación de otros, y gozo para nosotros mismos. Le dije la última vez que hay tres cosas que queremos ver en este capítulo, y tarde o temprano podremos llegar a ellas. Una es ética, dos es ejemplo, y tres es energía. Si vamos a vivir el tipo de vida que debemos vivir, necesitamos conocer la ética, cuales son los estándares. En segundo lugar, necesitamos tener un ejemplo, necesitamos un patrón que seguir, ¿no es cierto? En tercer lugar, necesitamos la energía o el poder para hacerlo.

Entonces, necesitamos los estándares, el ejemplo y la energía. En primer lugar, ¿cuál es la ética? Bueno, recuerde que la última vez comenzamos a ver la ética en los primeros diecinueve versículos. Le dijimos que había tres categorías de conducta cristiana, tres categorías de vida cristiana práctica. Una, en relación con otros, ¿verdad? Y eso lo comienza en el capítulo con los versículos uno, dos, y bueno, solo hasta el versículo tres. Y en esos versículos él establece dos características básicas de conducta cristiana hacia otros. La primera fue, amor sostenido. Amor sostenido. Usted podría tener un bosquejo de la última vez, y estaremos viendo ese mismo bosquejo básico. Amor sostenido, vimos eso en el versículo uno, “Permanezca el amor fraternal, no os olvidéis de los extraños porque mediante esto algunos han hospedado ángeles sin darse cuenta.” Él dice, que el amor fraternal continúe, amor sostenido, inclusive hacia los extraños.

Ahora, en este pasaje en particular tenemos algo que podríamos llamar un principio general. Cuando hablamos de ética cristiana usted podría seguir por todos los detalles, podría enlistar docenas y docenas y cientos y cientos de pequeñas reglas que podría aplicar a la vida cristiana. “No tomes prestada la pala de tu prójimo y no se te olvide devolvérsela.” “No le pegues a tu marido en la parte de atrás de la cabeza, con el rodillo, cuando él no está viendo.” No hagas esto. Sabe una cosa, usted, usted sabe, podríamos hacer una lista que nunca terminaría, con reglas pequeñas.

O usted simplemente podría decir esto, “que el amor continúe.” No hay letrero en nuestra cocina para que mi esposa lo lea, que diga, “No le pegues a tu marido en la parte de atrás de la cabeza, con el rodillo.” No hay un letrero en la cocina que diga, “No golpees a tu esposa. No golpees a tus hijos. No les cortes los dedos”, o algo así. Dice usted, “Bueno, no necesitas un letrero que diga eso.” No. No lo necesito, ¿sabe por qué? porque los amo a todos, y el amor precluye la necesidad de todas esas reglas.

Y entonces, para comenzar usted puede reducir la conducta cristiana con un denominador simple, ahí está, ame a la gente. Antes de que usted diga, “Bueno, simplemente no puedo aplicar eso, permítame recordarle que el amor no es una emoción, es un principio. Nunca lo olvide. Yo no me pongo emocional por ciertas personas, no digo, oh, ahí está el señor tal y tal, o ama, ama. Usted sabe. No, no. El amor en la Biblia no necesariamente es emocional en absoluto. Es un principio. Y si usted quiere saber que tipo de principio es, lea 1 Corintios 13, es un principio de abnegación.

No importa que tipo de personas sea el señor tal y tal, y tal, usted necesita ceder para ayudarle, para satisfacer su necesidad, para cuidar de él, para llevar sus cargas, para orar por él. Esos son principios que se pueden aplicar. Esas no son emociones etéreas, nebulosas, vagas. Escuche, no estamos hablando de algo que es simplemente una especie de caramelo. El amor es un principio básico, y es un principio de sacrificio personal en base a la humildad, ¿no es cierto?

Ahora, quiero recordarle que el amor viene inmediatamente cuando usted es salvo. El amor de Dios ha sido derramado ¿en dónde? en nuestros corazones. Entonces, el amor es dado, lo único que tiene que hacer es mantenerlo. Usted no necesita producirlo, simplemente mantenerlo, ya está ahí. Usted no necesita estar corriendo por todos lados buscando amor, usted no necesita decir, “Oh Dios, dame más amor.” No hay más que dar, el le dio todo lo que Él tenía. Usted simplemente necesita tomar lo que Él le dio, y nunca cambia. Uno de los capítulos más maravillosos en la Biblia, y uno que disfruto de manera particular es el capítulo 13 de Juan. Y simplemente le leo un versículo, “Antes de la fiesta de la Pascua, cuando Jesús sabía que su hora había venido, que tenía que dejar este mundo para ir al Padre,” escuche, “habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo los amó hasta el fin.”

Su amor nunca cambia, el amor de Jesús nunca cambió en absoluto. Nunca, nunca, nunca. ¿El amor de quien ha sido colocado en usted? Su amor. Nunca cambia. ¿Por qué? Porque no es una emoción, es un principio de sacrificio personal y no importa que esté pasando es lo mismo. Y usted tiene su amor, Pablo dijo esto “porque el amor de Cristo me constriñe.” ¿Dijo él, mi amor hacia Cristo? ¿qué dijo él? El amor de Cristo en mí me hace hacer lo que hago. Ni siquiera es mío, usted tiene su amor, simplemente deje que continúe. Eso es lo que él está diciendo. Y que continúe para extraños. ¿Por qué? dijo él, más vale que tenga cuidado porque alguien hospedó a ángeles sin darse cuenta. Usted no sabe con quien está siendo usted amable.

De regreso en Génesis 18, Abraham recibió a tres visitantes de manera muy generosa, y descubrió que uno de ellos era Dios y dos de ellos eran ángeles. Ahora, eso no quiere decir prepararese porque los ángeles van a venir a su casa, en absoluto. Pero eso significa que Dios algunas veces va a traer personas a su vida, y usted necesita ser muy cuidadoso en mostrarles amor, porque usted simplemente no sabe a quién tiene usted en sus manos. Y no es tampoco para su beneficio, quizas tienen una necesidad tremenda y una palabra de amor de usted puede dar un giro a una vida. ¿Sabe usted eso? cuántas veces la gente me ha dicho, John, mi vida fue tocada, y tal, y tal, y conocí a tal, y tal, y simplemente en un momento mi vida fue cambiada.

Hay una segunda ética que queremos mencionar a manera de repaso, no solo amor sostenido sino empatía. Y esto realmente fluye del amor, es simplemente otra dimensión del amor. Y eso está en el versículo 3, “Acordáos de los presos, como si estuvieráis presos con ellos.” ¿Sabe usted lo que realmente es la empatía? Sufrir con, literalmente, empatía es entrar en el interior y sentir lo que alguien siente. Usted tiene que ser una persona abnegada para hacer eso. Si la gente está en la cárcel usted siente eso. Aquellos que sufren adversidad como ustedes mismos también en la carne, en su propio cuerpo, ¿usted sabe lo que la gente atraviesa cuándo enfrentan dolor?

Recuerde esta mañana, cuándo estudiamos acerca de la iglesia que oró por tres días, día y noche por Pedro. Sintieron lo que él sintió, ¿no es cierto? Estaban lastimados porque él estaba lastimado, eso es empatía. Y sabe una cosa, la empatía puede ser mostrada de tres maneras por lo menos, en muchas maneras, pero hay tres interesantes en el Nuevo Testamento. 2 Timoteo 1:16, “El Señor tenga misericordia de la casa de Onesíforo, porque él con frecuencia me confortó y no se avergonzó de mis cadenas, pero cuando él estuvo en Roma él me buscó de manera diligente y me halló. El Señor tenga misericordia de él, que halle misericordia en el Señor en ese día. Y en muchas cosas él me ministró en Éfeso, y tu lo sabes muy bien.

¿Sabe una manera en la cuál usted puede mostrar empatía? Mediante su presencia personal con alguien en necesidad. Eso es empatía, simplemente estar en dónde ellos están. Aquí hay otra manera, no solo con su presencia, sino en ciertas obras que usted puede hacer. Filipenses capítulo 4, Pablo necesitaba algo de empatía, él estaba en la cárcel, Filipenses 4:14, “No obstante, bien habéis hecho que compartisteis en mi aflicción. Ahora, vosotros filipenses sabéis que al principio del evangelio cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia compartió conmigo con respecto a dar y recibir, pero solo ustedes.”

En otras palabras, nadie me dio dinero para seguir con mi ministerio, “pero inclusive a Tesalónica ustedes me enviaron una y otra vez para mí necesidad. No porque deseaba una dádiva, sino que deseaba fruto para que abundara a vuestra cuenta.” Me da gusto que están dando, no porque recibo el dinero, sino porque cuando ustedes dan son bendecidos. Versículo 18, “Pero tengo todo y abundo, estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito las cosas que me enviasteis, olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios.” Otra manera de mostrar empatía es mediante obras de amor. No solo mediante su presencia personal, sino hacer obras de amor.

Hay una tercera manera en la que usted muestra empatía a alguien más, y es mediante la oración. Orando por ellos, Colosense 4:18. Pablo cierra Colosenses con estas palabras, “Acordaos de mis prisiones.” “Oigan,” dice él, “no se olviden de que estoy en la cárcel. Oren por mí.” Ahora, esta es nuestra obligación básica hacia otras personas, amarlos con una preocupación plena y empatía. Y realmente amados, eso es lo único que necesitan en términos de otras personas, ¿no es cierto? Porque si ustedes los ama, usted no va a romper ninguna otra ley. Él pudo haber dicho, “No maten, no roben, no hagan trampa, no maten, no envidien, no mientan, no lastimen, no abusen, etc., etc., etc. Y lo único que dice es, “No dejen de seguir amando.”

Acompañeme a Romanos, si es tan amable en el capítulo 13, tan solo por un momento breve, y le voy a mostrar algo ahí. Romanos 13, y veamos el versículo 8. Para todos aquellos de ustedes que están endeudados en este momento y no han pagado recibos, este será un versículo serio. “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros.” Sabe una cosa, solo hay una deuda que debemos deberle a la gente, y esa es la deuda de amarlos, y esa es una deuda entre más paga usted, más debe usted, nunca deja de deber. No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros porque él que ama, ¿qué? ha cumplido la ley. Porque la ley dice, “No adulterarás, no matarás, no robarás, no darás falso testimonio,” eso significa mentir. “No codiciarás, y cualquier otro mandamiento él podría unirlo en uno diciendo, ¿qué? “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, porque el amor no hace mal al prójimo, por lo tanto el amor es el cumplimiento de la ley.

Esa es la razón por la que como puede ver en Hebreos 13 no necesita enlistar muchas cosas. Lo único que necesita decir es simplemente, amen, y eso se encarga de la ley. Es correcto. Si un hombre ama, él no matará, porque el que ama nunca busca destruir. Escuche esto, el amor no puede odiar, el amor va a buscar destruir a un enemigo al hacerlo su amigo. Si un hombre ama él nunca va a robar, porque el amor no toma lo que no es de él. ¿Qué hace? Da. Y si un hombre ama él nunca codiciará, porque la codicia, epitumia, lo cual significa el deseo no controlado, no apropiado para la satisfacción personal. Si un hombre ama nunca va a codiciar porque el amor no está centrado en sí mismo, es abnegado, ¿lo ve? Entonces el amor es lo unico que él necesita. De hecho Pablo dice, el amor es el vínculo perfecto, amarra todo.

Entonces, el amor es la etica basica hacia otros, ya hemos cubierto esto. Muy bien. Segunda cosa. ¿Qué hay acerca de la conducta del cristiano en relación a nosotros mismos? ¿Cómo me debo conducir hacia mí mismo para vivir el tipo de vida que es un testimonio para el mundo y gozo para mí? ¿Cómo vivo hacia mí mismo? Número uno, pureza sexual, pureza sexual. Ahora, la palabra sexo se ha convertido, como usted sabe, habían tabús en el pasado y usted sabe, el sexo era una palabra que era un tabú hace muchos años atrás. Usted simplemente no decía eso, era una palabra terrible, y ahora el sexo está por todos lados. Hay otro tabú en la actualidad, ¿sabe usted que palabra es tabú en la actualidad? muerte. Si usted realmente quiere arruinar una convesación rápidamente simplemente meta eso, porque estamos viviendo en una sociedad hedonista en dónde el momento es todo, y el sexo se ha convertido en un estilo de vida, y la muerte es lo que nadie quiere enfrentar.

Y entonces, él dice, la pureza sexual, versículo 4, “honroso sea en todos el matrimonio,” realmente les dijimos que debería ser traducido, “dejen que el matriomonio sea honorable en todo”, “dejen que la cama no sea contaminada, porque a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.” Pureza sexual. Y vivimos en un mundo que está loco por el sexo, no es que los deseos de la gente son diferentes, simplemente la sociedad los deja hacer más cosas. Y si los deja lo van a hacer. Romanos capítulo 1 dice que se vuelven muy inteligentes, se inventan nuevas cosas. La gente en nuestra sociedad enloquecida en el area de la satisfacción sexual.

Cuándo dos personas permiten que sus pasiones no tengan freno, el uno hacia el otro, cuando dos personas se permiten a sí mismas enredarse en una situación comprometedora en términos sexuales. Permítame decirle algo amigos, no es que se aman el uno al otro demasiado, es que no se aman el uno al otro lo suficiente. Es que se aman el uno al otro muy poco como para respetar la pureza el uno del otro ante Dios. Y les digo, si un hombre viene a ustedes niñas y les dice, “Te amo tanto, dame lo que quiero.” Él no te ama mucho, en absoluto, créeme. Su amor no se ha desarrollado al punto en el que los más importante en su vida es tu belleza y tu pureza y tu santidad, cuando él te ve así entonces él realmente te ama.

Ahora, dice usted, ¿Y porqué este es un pecado contra nosotros mismos? Bueno, eso es lo que Pablo dijo, como puede ver en 1 Corintios 6:18, él dijo, “Huid de la fornicación, cualquier otro pecado que el hombre comete está fuera del cuerpo, pero el que fornica, porneia, pecado sexual, contra su propio cuerpo peca. Cómo puede ver, usted tiene que vivir con esto en su propia carne, este es un pecado en contra de su propio cuerpo, la pureza de su propio cuerpo ha sido contaminada.

Entonces, Dios dice: “Deseo pureza sexual”. Sabe una cosa, es algo trágico. Nunca olvidaré a una jóven de universidad que se me acercó en una ocasión, simplemente despedazada. Digo, ella era un desastre, y ella dijo, ¿Sabes una cosa? Solo he sido cristiano por muy poco tiempo y me metí en un grupo de jóvenes, y el presidente del grupo de jóvenes fue el primer cristiano que jamás había conocido y una noche él me pidió salir en una cita y pensé, “Es el primer cristiano con el que he salido en mi vida, y pensé, “Oh, que maravilloso estar con un crisitano. Que diferente será de lo que yo estiy acostumbrada a vivir.’”

Ella salió con este hombre y antes de que la noche se acabara él había destruido la pureza de ella, y ella estaba destruida. Ella era una mujer que estaba despedazada, y todo el cristianismo se desmoronó con ese hombre. Ella estaba despedazada. Lo único que oí de ella, su vida estaba simplemente destruida, eso es trágico, y esa no fue la única vez que eso ha pasado. Nuestra pureza en el area sexual es tan, tan importante. Y mientras que Dios no se opone al sexo, él lo inventó, y le voy a decir Él sabe lo que está haciendo. Es algo hermoso, es algo satisfactorio, y en el matrimonio nada sexual dentro de los vínculos de la razón está mal. Afuera del matrimonio todo está mal, y no creo que, bueno usted sabe, he leído el Ultimo Gran Planeta Tierra y el señor podría venir antes de que me case. Digo, ¿qué? Kenny Poure siempre dice, “Bueno,” él dice, “si Dios inventó eso para aquí abajo, entonces todo lo que está pasando en el cielo va a ser mucho mejor. Entonces, no se preocupe.” El punt es que Dios desea pureza, huyan del pecado sexual. Corra, huya de él cuando lo vea.

José se encontró a la esposa de Potifar. Ella pensó, que José era un hombre muy atractivo. Entonces, metió a José ahí en la habitación y ella empezó a seducir a José. ¿Sabe usted lo que él hizo? uushhhhh! Él hizo lo único inteligente, él corrió. Él no dijo, “Ahora, me gustaria decir cuál es mi postura en esto.” Él huyó. Y mientras que él iba de salida, ella lo tomó de su túnica. Eso es lo que lo metió en la cárcel. Pero Dios lo exaltó, ¿no es cierto? Él simplemente corrió, simplemente salió de ahí. ¿Recuerda usted lo que él diijo? “Cómo puedo hacer yo esta impiedad y pecar contra Dios. ¿Cree usted que él no sabía lo que era pecar? He oído a personas cristianas que dijeron que no pensaban que el sexo fuera del matrimonio estaba mal, José dijo que era un pecado, y una impiedad en contra de Dios, si necesita algo de evidencia, Génesis 39:9 debería ser suficiente.

¿Sabe usted lo que David hizo? Se fue ahí a su techo, vio por ahí, vio a esa guapa Betsabé, y él hizo que Betsabé fuera traída a su presencia, y mató a su marido, y él sabía lo que estaba haciendo. Cuándo se acabó todo, ¿se acuerda de sus palabras en el Salmo 51:4? Esto es lo que dijo, “Contra ti, y solo contra ti he pecado, y he hecho ésta maldad.” Él sabía que estaba mal, la pureza personal siempre es una batalla, es una batalla para todo mundo. El apóstol Pablo dijo, en 1 Corintios 9:27, “Golpeo mi cuerpo y lo pongo” en ¿qué? “en servidumbre.”

Y sabe una cosa, hoy día Satanás tienta, y con todos los medios masivos de comunicación usted simplemente tiene dificultades para escapar de esto, pero llega un punto en el que necesita hacerlo. Necesita correr. Tantos cristianos han destruido su testimonio y su propio gozo personal ha sido perdido debido al pecado en esta area.

Bueno, la segunda cosa en términos de una ética realmente que nos involucra a nosotros mismos no solo es la pureza sexual sino la satisafacción, versículo 5, “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora. Porque él ha dicho, ‘Nunca te dejaré, ni te desampararé’”. Acá hay otra cosa, satisafacción, no solo pureza sexual, sino hacia nosotros mismo necesitamos tener satisafacción. ¿Está usted satisfecho con lo que tiene? Esto sigue muy de cerca la idea de actividad sexual, porque, sabe una cosa, esa es una gran area de tentación, ¿no es cierto? Simplemente porque usted está casado no significa que Satanás no lo tienta a veces a usted a anhelar a alguien más, a la persona prohibida. Eso es avaricia, codicia. Y la codicia es una maldad terrible. Sea codiciar la esposa de alguien, o sea codiciar dinero, o cosas o posesiones, cosas materiales, lo que sea, es algo terrible.

De hecho, los líderes de la primera iglesia no podían tener eso como parte de su vida en absoluto. En 1 Timoteo 3:3 dice que los obispos no deben ser dados a mucho vino. No que deben estar por mucho tiempo cerca del vino, en el griego, no pendencieros, no codiciosos de ganancias deshonestas. Eso simplemente no se permite. Y no solo eso, Pablo le dijo a Timoteo en el mismo libro, en el sexto capítulo, en el sexto versículo, “Pero la piedad acompañada de contentamiento es,” ¿qué? “gran ganancia.” Usted quiere ser realmente rico, esté feliz con lo que tiene, la piedad y el contentamiento.

Sabe una cosa, Spurgeon dijo en una ocasión, él dijo, “En toda mi vida,” él dijo, “he estado en muchas reuniones de testimonio, yo he oído a muchas personas compartir como han pecado:, y él dijo, “se me han acercado personas y me han confesado el pecado, en mi vida,” dijo él, “nunca una persona me ha confesado el pecado de codicia.” Y solo he vivido unos cuantos años y tampoco alguien me ha confesado ese pecado. Me han confesado muchos pecados. Un par de semanas atrás en mi oficina, un hombre dijo, “John, simplemente tengo que confesarte mi pecado,” y él era un hombre quebrantado, y oramos juntos, y él dijo, “mi pecado es glotonería.” Y yo le dije, “Te ves super bien. Ni siquiera te ves como alguien que sufre de sobrepeso.” Él dijo, “Yo se, pero oh, quiero serlo.” Él dijo, “Anhelo, yo únicamente peleo contra esto continuamente.”

Ahora, hay muchos pecados que la gente confiesa, pero estoy con Spurgeon, “en mis pocos años nadie jamás me ha confesado que codiciaban.” Pero sabe una cosa, ese es un pecado con el que todos nosotros nos peleamos, ¿no es cierto?, sea honesto, lo que es más grande, lo que es mejor, más dinero, una promoción, una casa más grande, un auto más grande, esta es una tentación para todos nosotros, mejor ropa, todas estas cosas. Y es algo muy serio. Dios dice, “Quiero que, en una palabra, estés satisfecho.” La piedad con contentamiento realmente es ser rico, ¿no es cierto?

Sabe una cosa, el hombre rico es el hombre que tiene todo lo que necesita, y el conocimiento de que Dios tiene todo lo que él va a necesitar. Eso es lo que el versículo dice, “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora, porque él ha dicho, ‘Nunca te dejaré, ni te desampararé”. De manera que podamos decir confiadamente, que el Señor es mi ayudador, no temeré lo que me pueda hacer el hombre.” Tomen todo lo que tengo, que me importa.

Ahora, sabe una cosa, estos hebreos a quienes él les está escribiendo habían perdido mucho, ¿no es cierto? Se acuerdan del capítulo 10, versículos 32 al 34, él dice, “han perdido todo.” Podríán haber algunos cuantos de ellos que en cierta manera estaban diciendo, “Hombre, se nos tiene que devolver lo que perdimos.” Y estaban desviandose en ganar de regreso lo que habían perdido, y en buscar de regreso su dinero, y tratar de encontrar sus herencias que les habían robado. Y habrían podido estar escarbando de regreso en esa dirección. Entonces, él simplemente les dice, “Oigan, simplemente estén satisfechos. Y no se preocupen si alguien les quitó todo lo que tienen. Si tienen al Señor lo tienen todo.” ¿Cree usted eso? Si un hombre tiene todo y no tiene a Cristo no tiene nada. Si él no tiene nada y tiene a Cristo, él tiene todo.

Ahora, enfrentemoslo, usted va a perder de cualquier manera, o aquí y ahora, o en las próximas semanas, o unos cuántos meses, o cuándo usted muera, o cuándo Jesús venga. Con frecuencia me han preguntado, ¿Cómo la gente pueden acumular fortunas en este mundo y después morir, cuándo usted podría invertirlo todo en la obra de Dios? Usted ve lo que la avaricia, la codicia, le hizo a Adán; para Balaam quién amó el pago de la injusticia, la Biblia dice; lo que la avaricia hizo para Acán. Dios dijo no tomen nada, él tomó muchas cosas, las sepultó en un agujero en su tienda y pensó que Dios no lo podría encontrar, lo voy a colocar en este agujero Dios nunca va a saber. ¿Recuerda lo que la avaricia le hizo a Judas? Y lo que la avaricia le hizo a Ananías y Safira, quienes le mintieron al Espíritu Santo y cayeron muertos ahí en frente de la iglesia.

La avaricia es un pecado muy serio, y Dios lo trata de manera muy, muy seria, créame, no es algo ligero. La forma más común de avaricia es el amor al dinero, anhelar riquezas materiales. Quiero que vea el versículo 5, “Sean vuestras costumbres sin avaricia.” La palabra “sin avaricia” es una palabra en el griego, aphilarguros. Eso viene de tres palabras, a es lo que llamamos un alfa abrevativa lo cuál niega la palabra, y phileo significa, que te gusta, arguros significa, plata. Avaricia significa que te gusta la plata, amar el dinero. Aphilarguro significa estar sin el amor al dinero. Y entonces, él dice, deberían estar satisafechos sin el amor a la plata. Si usted comienza a amar al dinero, usted está pecando en contra de Dios. ¿Sabe usted cuál será el resultado? Testimonio ineficaz y falta de gozo en su propia vida.

Lucas 12:15, “Y él les dijo: ‘Guardaos de la avaricia. Porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de las cosas que posee.” ¿Escuchó eso? Eso no es vida. Codiciar riquezas materiales es pecado. Ahora, no estoy diciendo que está mal tener dinero, simplemente está mal codiciarlo. La Biblia no dice que raíz de todos los males es el dinero, dice, ¿qué? Raíz de todos los males es el amor al dinero. De hecho, como usted sabe Deuteronomio 8:18 dice, “Dios es el que te da el poder para hacer las riquezas.” Pero aquí está la exhortación clave, y no lo olvide, Salmos 62:10. Escuche esto: “Si las riquezas aumentaren,” y podría ser, escuche, “no pongas tu corazón en ellas.” Oyó eso, esa es la clave. Podría tenerlas, si usted las tiene no las ame.” Y ahí es exactamente en dónde la exhortación necesita ser dada.”

En Job 31, leemos en el versículo 24, “Si he hecho del oro mi esperanza, o le he dicho al oro fino, tú eres mi confianza,” él puso toda su confianza en el dinero, “sí me he regocijado porque mi riqueza fue grande, porque mi mano había tenido mucho, si vi el sol cuando brilló, la luna caminando en brillo”, y él sigue, y sigue acerca de todas estas cosas. Y llega al versículo 28, “Esta también fue una iniquidad, que debía ser castigada por el juez, porque habría negado al Dios quien está arriba.” El hecho de que un hombre ame el dinero es que niega a Dios. Eso es lo que él dijo. No hay lugar para la avaricia.

En 1 Timoteo capítulo 6, permítame leerle estas palabras. Y estas son palabras importantes, y hay mucho aquí. En el versículo 6, “Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento, porque nada hemos traído a este mundo y sin duda nada podremos sacar. Así que teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.” Si usted tiene alimento y ropa esté contento. ¿De dónde va a sacar eso? ¿Acaso Dios promete darle a usted eso? ¿Tiene que preocuparse por lo que va a comer? ¿Tiene que preocuparse en algún punto por lo que va a vestir? No. ¿Alguna vez necesita usted preocuparse? No. ¿Usted llega a preocuparse? Sí. Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación. No dice que los ricos van a caer en tentación, dice que los que quieren enriquecerse.

Siempre pienso en John D. Rockefeller, una vez se le preguntó cuánto dinero quería él, él dijo: “un millón de dólares”. Él llegó a tener un millón. El mismo hombre dijo, “¿Cuánto quieres?” Él dijo, “Quiero otro millón.” Cómo puede ver, la ley de satisfacción decreciente, pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas que hunden a los hombres en destrucción y perdición, porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos se apartaron de la fe y fueron traspasados por muchos dolores.” Observe, “Pero tú hombre de Dios, huye de estas cosas.” Acabamos de oír ahí atrás también de la pureza sexual, ¿verdad? Aquí hay dos estándares para la vida del creyente, pureza sexual y satisfacción. Huya del pecado sexual y huya de la codicia. Jamás se coloque en la posición en dónde usted está más preocupado por su cuenta de banco que por su vida espiritual. Usted debe aprender a estar contento con lo que tenga.

¿Recuerda lo que estudiamos el miércoles por la noche? El Salmista dice en el Salmo 37, “He vivido por mucho tiempo”, me encanta esto, “y nunca he visto a los hijos de Dios,” ¿qué? “mendigando pan.” No es eso bueno. Eclesiastés, pensé en un versículo ahí, pienso que es, creo que es el 5:10, “el que ama el dinero no se saciará del dinero. Ni el que ama la abundancia con lo que incrementa.” ¿No eso interesante? Es la ley del retorno decreciente, entre más tiene usted, más quiere usted. Y la gente se mantiene alejada de la salvación por el amor al dinero. Y los crisitanos se mantienen alejados del gozo, se les roba, no sea avaro.

Y después él cita el Salmo 118, versículo 6: “El Señor es tu ayudador” ¿qué temerás? Si te roban todo lo que tienes, ¿por qué te preocupas? La falta de contentamiento es pecado amados, escúchalo, la falta de contentamiento es pecado. Dice usted, “Bueno, John, me gustaría estar contento, satisfecho, ¿cómo puedo estar realmente satisfecho? ¿cómo puedo quitarme esto de querer el dinero y querer ahorrar dinero y guardar dinero, y vivir inmerso en el dinero y gastarlo? El amor al dinero viene en todo tipo de formas en conseguirlo. Algunas personas expresan su amor al dinero al conseguirlo, como puede ver, lo acumulan, lo acumulan, queiren más, más. Algunas personas expresan su amor al dinero al guardarlo. Como ven, simplemente son miserables, usted sabe, y cada centavo es como dar sangre, ¿se da cuenta? Otras personas expresan su amor al dinero al exhibirlo en frente de todo el mundo para que lo vean, ¿se da cuenta?

Estaba caminando ahí en la calle en Santa Barbara, con Dale Smith, y nos encontramos un aparador de Cadillacs. Y había un Cadillac ahí, que era tan largo, que nunca antes había visto algo así. Y entonces dijomos, “Vayamos a ver eso.” Entramos ahí y el hombre nos informó que era el cofre más largo en la historia de la fabricación de los autos, era enorme. Usted necesitaba unos dos hombres para levantarlo, ¿se da cuenta? Y yo dije, “¿Alguien de hecho compra eso?” Era blanco, con un interior rojo intenso, convertible, con puntura roja por todos lados, y tenía todo bajo el sol cromado.

Y ¿sabe una cosa? Solo hay cierto tipo de personas que bajan el techo, y usan algún tipo de ropa y simplemente manejan. ¿Se dan cuenta? Y ese es el tipo de exhibición de amor al dinero. Pero existe todo tipo de formas, algunas personas, ustedes saben lo tienen, pero la aman cada centavo. Existen todo tipo de formas de amor al dinero. ¿Cómo es que usted puede estar satisfecho? ¿Cómo es que usted puede superar eso? Permítame tan solo darle algunas cosas rápido, y vamos a cerrar.

En primer lugar, reconocer la bondad de Dios. Creo que la satisfacción viene cuando usted reconoce que Dios es bueno. Oyó eso, Pablo dijo, “A los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien.” Pablo dijo, “Mi Dios pues,” ¿qué? “suplirá todo lo que os falta.” ¿Sabe usted que Dios es bueno? Si Él es bueno, ¿va a cuidar de usted? Muy bien, aquí hay otra cosa. Si usted quiere estar satisfecho, reconozca que Dios es onmisciente. ¿Sabe lo que eso significa? Él sabe lo que usted necesita antes de que usted, ¿qué? Le pida. Él sabe lo que usted necesita. Usted puede colocar el Salmo 37 ahí, 18, 19 y 25, “Nunca he visto a los hijos del Señor pidiendo pan.” Lucas 12:30.

La tercera cosa, reconozca esto, y usted estará satisfecho. Reconozca lo que usted merece. Simplemente siéntese y ¿qué es lo que realmente merezco? Usted estará satisfecho. Génesis 32:10, escuche esto, “Yo no soy digno de la más pequeña de todas las misericordias.” ¿Es correcto eso? Es correcto. ¿Sabe usted lo que tengo? Todo lo que tengo no lo merezco. Soy rico. Soy rico.

Permítame darle algo más, reconozca la supremacía de Dios. Esto es, reconozca que Dios le dará lo que Él piensa que usted necesita. Y Él va a proveer lo que usted necesita para todas las cosas en su vida. Y reconozca que para algunas personas Dios quiere que ellos sean pobres, y para otros, Él quiere que sean ricos. Y Él tiene un plan. 1 Samuel 2:7, versículo interesante, “Jehová empobrece, y enriquece.” ¿Sabía usted eso? El Señor está a cargo de todo eso? Él levanta a los pobres del polvo, levanta al mendigo del muladar para colocarlo entre principes y hacerlos heredar el trono de gloria. En otras palabras, si un hombre viene de la nada a algún punto, Dios lo trajo. Él hace a los pobres, Él hace a los ricos, Dios levanta a las personas que vinieron de la nada y ganan fortuna, simplemente reconozca que Él es omnisciente. Él sabe quien recibe que. Y Él tambien es poderoso. Él decide quien recibe que. Él es supremo.

La quinta cosa que debe reconocer es esta, reconozca realmente lo que es la riqueza verdadera. ¿Sabe usted quién realmente es pobre? El mundo, Colosenses 3:2. “Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de” ¿qué? “las cosas de la tierra.” ¿Realmente conoce usted las riquezas verdaderas? ¿Realmente sabe usted lo que es ser rico? Usted es tan rico en Cristo. El estar satisfecho, entonces, viene a partir de reconocer todas esas cosas. Después, en segundo lugar, viene de la comunión. ¿Pasa usted tiempo con Dios? Permítame decirle algo, entre más se concentra usted en Su gloria, menos se va a preocupar por el dinero. Cuándo usted está perdido en Jesucristo, usted está tan abrumado con lo rico que es usted que usted le podría importar menos algo más.

Entonces, el reconocimiento es simplemente comunión. Bueno, el mundo va a dejar de existir y todo en él, ¿verdad? Entonces, no debería hacerse tesoro en la tierra, hágalo en el cielo. Dios ha establecido algunos estándares para usted, simplemente cubrimos nuestro repaso. La próxima vez vamos a cubrir el siguiente estándar para la vida del creyente, el cual es perseverancia.

Oremos. Padre te damos gracias porque hemos podido tener un pequeño tiempo para estudiar Tu Palabra esta noche. Realmente hemos repasado algunos pensamientos desde un ángulo diferente. Padre, sabemos que es importante que sean entendidos y aprendidos. Padre, tantas cosas han pasado esta noche conforme nos hemos congregado, que gozo ha sido Señor. Pensamos en el mundo, y tantas personas sentadas en casa viendo la televisión hora tras hora, viendo cosas innecesarias. Pensamos en las multitudes que vemos en el cine y en los bares y restaurantes, y todos se han congregado, se han reunido para pasar tiempo. Y hemos estado con aquellos a quienes amamos y hemos estado estudiando la Biblia juntos, y somos ricos.

Padre, estamos agradecidos. Ayúdanos a valorar cada momento que pasamos en esta noche. Gracias por las canciones que fueron cantadas, que colocaron nuestras mentes y corazones y pensamientos en ti. Gracias por los testimonios que hicieron que nos regocijaramos por lo que estás haciendo en varias vidas. Gracias por la Palabra que nos fue hablada, por el Espíritu que supervisó todo. Padre, ahora conforme llegamos a un momento de cierre oramos porque podamos traer a nuestra mente todas las cosas que el Espíritu ha implantado dentro de nosotros.

Padre, pensamos en las palabras del filósofo alemán que dijo, “Muéstrame tu vida redimida y me veré inclinado a creer en tu redentor.” Y Padre, que como crisitianos conforme reconocemos que tenemos una obligación ante al mundo, de vivir una vida así, una vida que los hombres puedan ver nuestras buenas obras y conozcan la coherencia con lo que decimos, y den gloria a nuestro Padre que está en los cielos. Y Padre, una vida tan coherente que conozcamos el gozo pleno que Jesús dio. Señor, también podría haber algunos aquí en esta noche que nunca te han conocido, nunca han venido a Cristo y han oído el gozo y el amor que ha salido de los jóvenes que han dado testimonio. Y quizás esta es la noche en la que Tú Espíritu va a llevar a cabo una obra en su vida, esa, una obra que es eterna. Oramos que Tú lo hagas.

Gracias por nuestro tiempo. Te reconocemos en todas las cosas y te damos gracias en el nombre de Jesús. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar