Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Ahora, en esta noche nos encontramos estudiando de nuevo este maravilloso capítulo 13 y lo hemos titulado La conducta del creyente o ética cristiana, ¿qué demanda Dios de los cristianos? Y conforme comenzamos, me gustaría introducir nuestro estudio el cual realmente es la tercera parte del estudio de la ética cristiana que comenzamos hace un par de semanas atrás, simplemente al reflexionar en una actitud en particular que pudo haber estado en la mente del escritor, conforme él escribió este capítulo.

He leído varios volúmenes que dicen que el capítulo 13 pudo haber sido escrito por alguien más y simplemente fue metido en el libro de Hebreos. Otros dicen que fue escrito más adelante como una especie de apéndice. Mi propia postura en particular es que es muy, muy importante, que es parte vital de la carta entera y que no es nada más que el clímax. Y hay varias razones por las que creo eso y le he dado un par de ellas en las últimas dos semanas. Permítame dale una más en esta noche.

Los judíos, como usted bien sabe, a quienes esto fue escrito, vivieron sus vidas conforme a la ley, bajo el Antiguo Pacto el cuál habían vivido bajo ese, habían muchas, muchas reglas. De hecho, la vida era gobernada por reglas, habían tantas, tantas reglas que se volvió muy difícil no quebrantar algunas de ellas, simplemente porque eran muchas. Era un estilo de vida para ellos, en base la obediencia, a los estándares. El Antiguo Testamento mismo está cargado de estándares, está cargado de patrones éticos, está cargado de principios de conducta que tienen que ver con todo tipo de situación y todo tipo de relación.

Entonces, los judíos estaban muy acostumbrados a vivir ese tipo de vida, estaban muy acostumbrados a vivir una vida que tenía que estarse moviendo de principio a principio a principio, así era conducida. Tenían leyes de dieta, lo que podían comer, tenían leyes de cómo podían cocinarlo. Tenían leyes de la ropa, lo que podían usar. Tenían leyes de los asuntos domésticos de la vida, el hogar, las situaciones en torno al hogar. Tenían leyes de la economía, todo estaba bastante definido en términos de su economía, habían equis cantidades de ingresos que debían ser dadas al Señor en ciertos momentos durante cada año, cada tercer año, como parte de lo que poseían. Hubieron leyes acerca de relaciones, fueran relaciones dentro de la familia o afuera de la familia. Leyes acerca de relaciones con el prójimo y con aquellos que estaban en la autoridad y demás. Hubieron leyes de moralidad, hubieron consecuencias inclusive, establecidas para cierto tipo de mala conducta moral. Hubieron leyes de salud, hubieron ciertas cosas que podían hacer y no hacer en base a la salud.

Y entonces estaban muy, muy limitados, de manera muy rígida, un sistema de reglas, así es cómo vivían sus vidas, no conocían nada más. Entendían muy poco acerca de algún tipo de libertinaje, o algún tipo de vida sin leyes. Estaban prescritos a patrones legales toda su vida. Y, de hecho, desde el comienzo mismo, éste había sido el diseño de Dios, porque Dios diseñó que ellos al seguir estos ciertos patrones, fueran una nación excepcional en el mundo, que cualquier persona en el mundo pudiera identificar a un judío por la dieta, por la ropa, por la economía, por todas las características de sus relaciones con otras personas, por su actitud hacia hombres y su actitud hacia Dios. Dios quería que los judíos sobresalieran en la sociedad como un pueblo excepcional, quería que estuvieran separados, quería que fueran diferentes para que la gente pudiera verlos, vieran que eran diferentes, vieran las características positivas que poseían, y se vieran atraídos al Dios quien era su Dios quién hacía todo esto posible.

Entonces, realmente su identidad única tenía que ver con su testimonio. Y el hecho de que alcanzaran al mundo dependía del hecho de que el mundo los viera y viera algo en ellos que ellos deseaban, un tipo de vida que era diferente. Dios quería que fueran un testigo nacional, Dios necesitaba un testimonio nacional, Israel fue ese testigo. Y, entonces vivieron conforme a todos estos estándares para mostrar a Dios. De hecho, Isaías 43:21 dice, “A éste pueblo formé para mí mismo, mostrarán mi alabanza.” En otras palabras, los he apartado de una manera tan única que van a ser un testimonio vivo de mí en el mundo. De hecho, en Éxodo, creo que es el capítulo 19, la Biblia llama a los judíos un reino de sacerdotes. Ahora, la función de un sacerdote era llevarle a los hombres a Dios, llevarle a los hombres a Dios. Y eso es exactamente lo que Israel debía hacer. Los hombres debían ver a Israel, ver la identidad distintiva de Israel debido al tipo de conducta que mantenían, y vinieran ellos y dijeran, “¿Qué es lo que te hace vivir así?” Y entonces, Israel los llevaría a Dios.

Y entonces, en el sentido genuino, eran un reino de sacerdotes. Y el gancho realmente, que consistía en enganchar a los hombres y atraerlos a Dios, era su identidad única conforme seguían ciertos patrones éticos, ciertos principios de conducta. En Deuteronomio capítulo 4 simplemente para ayudarnos a pensar en términos bíblicos, dice en el capítulo 4, bueno vamos a comenzar en el versículo 5, “He aquí os he enseñado estatutos y ordenanzas o leyes, así como Jehová mi Dios me mandó, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual vais para poseerla.” Ahora, escuchen, “Guardad, por tanto, y hacedlos.”

En otras palabras, Dios les ha dado leyes para que sean mantenidas, para que sean guardadas, para que sean obedecidas. “Porque esta es vuestra sabiduría, y vuestra,” ahora observe, “y vuestro entendimiento a los ojos de las naciones.” Cómo puede ver, esto es lo que los aparta como sabios y entendidos a los ojos de las naciones, que oirán todos estatutos y dirán, “Ciertamente esta gran nación es un pueblo sabio y entendido. ¿Por qué que nación es tan grande que tenga Dios cercano a ellos?” Cómo puede ver, el mundo debe verlo a usted y decir, “Wow, esas personas tienen estándares. Tienen ciertos principios que funcionan, que operan, ¿hay algún pueblo tan cercano a Dios cómo ellos?” Ese es un testimonio dinámico.

Y entonces la gente que quería conocer a Dios vendría a ellos y serían presentados a Dios. Y entonces el versículo 9 dice, “Sólo tened cuidado y guarda tu alma diligentemente, no sea que olvidáis estas cosas que tus ojos han visto, y que se alejen de tu corazón todos los días de tu vida. Enséñalas a tus hijos y a los hijos de tus hijos. No te olvides de las reglas, no te olvides de los principios, no te olvides de los estatutos, y las leyes, y las ordenanzas. Ensénaselas a tus hijos porque generación tras generación van a estar en medio del mundo como un testimonio del Dios vivo.

Entonces, las leyes para Israel eran muy, muy importantes, y su conducta estaba basada en estos principios, y eran con el propósito de llamar la atención de los hombres, en últimas, a Dios. Ahora, es interesante también que se sumergieron tanto en el legalismo que se alejaron más allá de lo que Dios quiso que se alejaran. Dios les dio suficientes leyes para mantener las cosas, y simplemente les encantaron las leyes, y se excedieron. Y simplemente comenzaron a inventar leyes, y terminaron con una serie entera de leyes que transmitieron oralmente. En otras palabras, simplemente las hablaban de generación a generación, y estas series de leyes orales fue conocida como el Mishna. Y usted quizás está familiarizado con eso, si sabe algo de la historia judía. La palabra shana significa enseñar o repetir oralmente. Entonces, esto fue transmitido oralmente, y fue llamado el Mishna, y finalmente pensaron que debían escribirlo todo y lo escribieron y lo llamaron El Talmud.

Y El Talmud judío es la codificación de todas las leyes judías añadidas a las Escrituras. Y digo, es masivo. Es algo monstruoso. La palabra Talmud simplemente significa “enseñanza”. Hay seis partes en el Talmud judío, algunos de ustedes quizás hayan visto uno, pero tiene seis partes. Hay una sección de la agricultura, todas las leyes con respecto a lo que puede usted hacer y lo que no puede hacer en la agricultura. Hay una sección de festividades, hay una sección de mujeres, hay una sección de leyes civiles y ceremoniales, asuntos legales. Hay una sección de sacrificios, hay una sección de cosas inmundas y su purificación. Ahora, todas esas secciones, están cargadas de ley tras ley, tras ley para la conducta del judío.

Durante el tiempo de Jesucristo, si usted estudia el Nuevo Testamento, usted descubre que los judíos eran meticulosos con obedecer leyes, ¿no es cierto? Literalmente se enojaron cuando vieron a los discípulos de Jesús no haciendo las cosas que fueron prescritas por la Ley. O cuando Jesús hizo algo que no era permitido en la Ley, tuvieron mucha dificultad en enfrentar eso. Jesús dijo, “Su único problema es que filtran un mosquito y se tragan un camello.” Lo que él quiso decir es que realmente están todos preocupados por los detalles minúsculos de la Ley, y están despedazando todos los principios que Dios realmente quería que fueran comunicados a ustedes mediante la Ley. Han guardado la letra de la Ley y han perdido el mensaje de la misma.

No obstante, para cuando usted llega al grupo de judíos a quienes se les está escribiendo el libro de Hebreos son legalistas, créame. Son legalistas en el sentido de que ninguna otra nación en la historia del mundo ha sido legalista. Viven por la Ley, operan por la Ley, no saben nada de libertad, solo de estar apegado a un sistema. No eran espíritus libres, no eran los que tomaban la iniciativa para hacer las cosas, no eran libertinos, eran legalistas estrictos, la única vida que conocieron.

Ahora, observe esto, aquí viene el Nuevo Pacto, ¿verdad? Aquí viene el Nuevo Pacto y el primer hombre que realmente escribió el Nuevo Pacto fue Pablo. Y Pablo vino y dijo, “Quiero que sepan que el Nuevo Pacto no es ley, es gracia.” Y claro, él destrozó a los judíos con eso. No tenían concepto de eso. Realmente deberían haberlo sabido porque el Antiguo Testamento está lleno de la gracia de Dios. Estaban tan encerrados en el legalismo que pensaron que este era algún tipo de herejía horrenda. E inclusive cuando los judíos se volvieron cristianos, les fue extremadamente difícil dejar todos los rituales.

Y eso es lo que afectó a la primera iglesia y Pablo habla de ese asunto en Romanos capítulo 14, porque como ustedes saben, los gentiles habrían invitado a los judíos cristianos para comer y servían puerco, y los judíos cristianos no podían soportar eso. Y entonces, se estaba volviendo un verdadero problema en la iglesia porque no habían sido liberados de los conceptos de la ley. Pero usted sabe, conforme estudiamos el Nuevo Testamento, descubrimos que el Nuevo Pacto lo libera de todas las características ceremoniales de la ley. No los asuntos morales, sino los ceremoniales. No deben haber más festividades, no más sacrificios, no más días santos, no más rituales, no más templo, no más sacerdotes, no más ofrendas, todo se acabó. Todos esos estándares pequeños, insignificantes, legalistas han pasado, todo es gracia, en la cruz Jesús dijo “tetelestai”, consumado es, Él lo hizo todo. Y lo único que tiene que hacer es creer.

Bueno, usted sabe, para que un judío enfrente ese, ese es un problema muy, muy difícil, muy difícil, la obra perfecta llevada a cabo por el Sumo Sacerdote perfecto a través de un pacto perfecto quien ofreció un sacrificio perfecto trae promesas perfectas y salvación perfecta. Y que hago yo, simplemente cree usted, ¿se da cuenta? Y el judío dice, “No, no puedo enfrentar eso. Esa cruz va en contra de todo lo que he conocido, ¿no tenemos que hacer algo? Digo, ¿no hay algún estándar? Digo, me sentiría tan cómodo si tuviera unos cuántos. ¿La ley ya no es el camino? ¿Ya no hay ningún principio? ¿No puedo tan solo ejercer una especie de libertad y hacer lo que quiero?”

Bueno, la respuesta a la pregunta es, “No”. Debido a que usted se convierte en un cristiano no significa que de pronto ya no hay ninguna regla. Dios tiene estándares. Ahora, yo creo que, si usted entra con eso en el capítulo 13, en su mente, usted va a entender lo que él está confrontando. Él necesita cerrar este libro con algunos principios, de lo contrario va a dejar a algunos judíos realmente, tratando de entender cuál es su obligación hacia Dios, porque ellos saben que Dios no ha cambiado y Dios espera ciertas cosas de sus hijos, sean Antiguo o Nuevo Pacto.

Y entonces, conforme usted llega al capítulo 13, el Espíritu Santo presenta un sí resonante a sus preguntas. Y dice, “Sí, hay estándares. No los salvan, no los llevan a Dios, ni siquiera hace que usted le caiga mejor a Dios. Usted le cae bien a Dios de manera total. Él lo ama a usted de manera infinita. Pero hay algunos estándares que son muy, muy importantes. Y usted puede imaginar a un judío diciendo, “Bueno, ya no somos el testigo nacional, hemos sido reemplazados por la iglesia. Hombre, se acabó la presión, disfruta de la vida, digo, no necesitamos ya sobresalir en el mundo. No necesitamos obedecer los estatutos y mandamientos que las naciones podrían ver y decir de nosotros, ‘miren, deben pertenecer a un Dios que está por encima de todos los dioses. Hombre, debemos volvernos a ese Dios.’ No, ya no tenemos que hacer eso más. Hombre, se acabó, Israel ha sido temporalmente hecha a un lado, la iglesia está vigente. Simplemente podemos relajarnos.”

El Espíritu Santo dice, “No, son parte de la iglesia. La iglesia está constituida de judío y gentil, los estándares no son minimizados en absoluto. Los estándares están ahí. Dios espera que usted se conduzca de tal manera que los hombres todavía vean sus buenas obras y hagan ¿qué? glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos? Eso no ha cambiado en absoluto.” Y entonces mientras Israel no es una nación testigo, el cuerpo entero de la iglesia, judío y gentil es el testigo de Dios. Y entonces hay principios.

Y entonces, conforme usted llega al capítulo 13, eso es lo que realmente él simplemente delinea. Él simplemente va por el capítulo dando algunos principios muy básicos para la vida cristiana, para que podamos tener un testimonio en el mundo. Ahora, vemos tres cosas en el capítulo y nunca podemos llegar a las últimas dos. Llegaremos ahí la próxima semana. Vemos ética, los principios, ejemplo, el patrón que debemos seguir; energía, el poder que lo hace posible. Tenemos los principios, tenemos una vida ejemplar que seguir, y tenemos la energía para hacerlos operar.  

Ahora, hemos estado hablando de los principios, la ética. Y vemos eso en los primeros diecinueve versículos, la ética de la vida cristiana. Ahí son dados. Y realmente lo que sucede aquí es que todo en cierta manera es reducido a conceptos generales simples. En primer lugar, simplemente permítame decir esto. Hay tres categorías de ética cristiana, número uno, en relación a otros. ¿Cubrimos eso verdad? Y en relación a otros, él pide dos cosas, amor sostenido y empatía. Amor sostenido y empatía. El amor simplemente va a cubrirlo todo, ¿no es cierto? Y preocúpense unos de otros.

Después la segunda categoría comenzando en el versículo 4 fue en relación a nosotros mismos. Hay algunos estándares muy importantes en relación a nosotros mismos, número uno fue, pureza sexual, versículo 4, “Honroso sea en todos el matrimonio y el lecho sin mancilla, pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios. Leí en dónde Pablo dijo que cuando usted peca en el sexo usted peca contra su propio cuerpo. La segunda en relación a nosotros mismos es satisfacción, ¿se acuerda eso del último domingo por la noche? Versículos 5 y 6, “Aprendan a estar sin avaricia, aprendan a estar satisfechos con las cosas que tienen y sepan que el Señor va a ayudar y a cuidar de sus necesidades.” Entonces, en relación a nosotros mismos debe haber pureza sexual y satisfacción.

En tercer lugar, y vamos a retomarlo en este punto en esta noche, debe haber perseverancia. En relación a nosotros mismos, Dios desea que seamos perseverantes. Observe el versículo 9, y lo voy a leer. “No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas, porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia, no con viandas que nunca aprovecharon a los que se han ocupado de ellas. Ahora, aquí les está diciendo, “No se atoren en el legalismo. Sí, hay estándares morales, pero no son los asuntos ceremoniales externos como lo que ustedes comen.” Observe lo que dice, “Que su corazón esté establecido con, ¿qué? gracia, no ley.”

Que su vida está arraigada y establecida sobre la gracia. No en base a la ley externa, cosas superficiales como leyes ceremoniales, y cierto tipo de alimento, y cierto tipo de ropa, y cierto tipo de día santo, y cierto esto, y cierto aquello, las cuales no les han aprovechado a aquellos que se han ocupado con ellas. Él dice, “Miren, de hecho, todos aquellos que están atorados aun en el judaísmo todavía están cumpliendo con todas las leyes y están perdidos. Están perdidos.

Ahora, regrese por un momento al versículo 7. “Acordaos de los que tienen autoridad sobre vosotros, que os hablaron la Palabra de Dios, considerad cual sea el resultado de su conducta e imitar su fe.” Él dice esto: “Miren a aquellos que vinieron antes de ustedes, y vean como permanecieron fieles.” Después, él dice en el versículo 8, “Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos.” Véanlo, ¿cambió él? ¿acaso los que fueron sus padres espirituales cambiaron, versículo 7? No. ¿Acaso el que es su creador espiritual cambió? No. Entonces, versículo 9, “Tampoco cambien ustedes. No sean llevados con doctrinas diferentes y extrañas.”

La palabra ser llevado simplemente significa “ser quitados”, “quédense en dónde están”. Una de las estrategias más sutiles de Satanás en contra del cristiano es alejarlo de la doctrina sana, es envolverlo en algún tipo de doctrina que resulta estar siendo soplada por la brisa en algún punto dado. Cristo no ha cambiado, sus ancestros no han cambiado, ¡no cambien ustedes! Una de las cosas más tristes en el mundo es alguien que hace una profesión de Cristo, que cree en Cristo, quizás es verdaderamente salvo y de pronto es arrastrado por alguna doctrina falsa y pierde su eficacia, su gozo, pierde su recompensa, pierde su eficacia.

Este es un problema en Gálatas como ustedes saben. En el primer capítulo y en el sexto versículo, “Me maravillo que tan pronto han sido alejados.” Ahí está el mismo concepto, ustedes Gálatas comenzaron tan bien, pero se alejaron de aquel que los llamó a la gracia en Cristo a otro evangelio.” Comenzaron en la gracia y alguien los movió. Él dijo, “realmente no es otro evangelio, hay algunos que los quieren turbar y pervierten el evangelio de Jesucristo”. Y después alguien siempre dice, “Oh, pero son personas tan buenas. Oh, pero es un hombre tan amable. Oh, él, la evidencia de tanta sabiduría y él es tan amable y, oh, él conoce la Biblia.”

Y entonces Pablo dice, “pero aun si nosotros o un ángel de los cielos os predicara otro evangelio del que os ha sido predicado, sea anatema.” No me importa como sea, sino es algo que es verdad es una perversión de la verdad. Sea anatema. Y simplemente para asegurarse de que nadie se confunda, él lo repitió en el versículo 9. Lo que sucedió a los Gálatas fue triste, comenzaron en la gracia, y terminaron echándose a perder con la ley. Y comenzaron en el espíritu y trataron de continuar en la carne. Él dice, ¿qué les pasó que comenzaron en la gracia y fueron arrastrados al legalismo. ¿Saben lo que pasó? Fueron turbados por los falsos maestros. La idea de pervertidos, ahí es, ser agitados. Fueron agitados y su mente se echó a perder por los falsos maestros.

Ahora, esta es la estrategia de Satanás. Satanás ha destruido muchas veces el testimonio de un cristiano, ha robado muchas veces a un cristiano de todo su gozo, y toda su eficacia, al desviarlo por la falsa doctrina. Una buena ilustración de eso está a unos tres kilómetros en esta calle hacia allá. Estas personas siempre están viniendo aquí, anunciándonos que han encontrado la verdad. Y muchos de ellos son personas cristianas. Una madre se me acercó un día simplemente con lágrimas en sus ojos diciendo que su marido y su hijo, quienes habían hecho compromisos con Cristo, y toda su vida habían estado en la iglesia, fueron arrastrados por esto y terminaron ahí, hasta sus oídos, y habían perdido todo contacto con la verdad, el mensaje de Dios. Y fue una cosa trágica, triste. Y eso es exactamente lo que Satanás quiere hacer.

Simplemente para darle una pequeña indicación de como Satanás opera de esta manera, permítame tan solo compartir algunos pasajes en la Escritura con usted, y dejar que el Espíritu Santo lleve a cabo la enseñanza por un minuto. En Hechos, capítulo 20, versículo 29, no trate de seguirme, simplemente si quiere escribirlos, pero puede buscarlos después, pero en Hechos 20:29 Pablo se está preparando para dejar Éfeso, y él pasó tres años ahí, digo, tres años diligentes. Él pasó noche y día orando por estas personas, enseñándoles todo el día durante tres años. Simplemente no me puedo imaginar a un hombre que pueda hacer eso, hora tras hora, tras hora, día tras día, tras día durante tres años, no solo el domingo sino constantemente. Y él los amaba, y él les dio todo lo que tenía, y todo lo que él pudo darles.

Y ahora que se iba él tenía un gran temor. Y este era, “Porque yo sé”, sin duda alguna lo sé, “porque yo sé que después de mi partida, lobos rapaces entrarán entre vosotros, y no perdonarán al rebaño.” Sé que esto va a pasar. Lobos rapaces, ¿Quiénes son? Falsos maestros. “Y también de vosotros mismos se levantarán hombres,” personas a quienes confían, personas de en medio de ustedes que hablarán cosas perversas para arrastrar a los discípulos tras ellos. Y él dice, simplemente observen, y recuerden que “por tres años no he cesado de advertir a cada uno de ustedes, noche y día con lágrimas.”

Y él dice, “Ahora hermanos, os encomiendo a Dios, y a la Palabra de su gracia que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.” Lo único que puedo decir simplemente es que aquí está la Palabra, esta es su única protección, tres años les advertí, día y noche con lágrimas. Van a venir, y ustedes saben que lo más, lo más triste es que la iglesia de Éfeso dejó de existir eventualmente debido a eso. Satanás opera de esa manera. Al final del libro de Romanos, capítulo 16, versículo 17, Pablo dice al cerrar: “Ahora os ruego hermanos, que identifiquen a aquellos que causan divisiones y tropiezos contrarios a la doctrina que habéis aprendido y que los evitéis.” Evítenlos. “Porque los que son así no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres.” Están ahí metidos por el dinero. “Y mediante buenas palabras, y palabras agradables engañan los corazones de los inocentes.” Satanás infiltra la iglesia siempre y siempre con falsos maestros.

En 2 Corintios capítulo 11, versículo 13 el Espíritu de Dios continúa hablando y Él dice esto: “Porque tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos”, observen esto, “transformándose en apóstoles de Cristo.” La gente dice, “Bueno, él habla acerca de Cristo. Y él parece ser realmente un creyente en Jesús.” Claro, si viniera y le dijera a usted que él era un creyente en Buda, usted no lo escucharía. Y él dice, “No le sorprenda. No se sorprenda porque Satanás mismo se transforma en ángel de luz.” Por lo tanto, “no es algo grande si sus ministros también se disfrazan como ministros de justicia, cuyo fin será conforme a sus obras.”

Claro, Satanás va a funcionar de esta manera. En Colosenses capítulo 2, versículo 4, “Y esto os digo, no sea que alguno os engañe con palabras engañosas.” Versículo 8, “Guardaos, no sea que alguien os eche a perder mediante filosofía y engaño vano, mediante la filosofía de los hombres, siguiendo la tradición de los hombres los rudimentos del mundo, y no según Cristo.” No escuchen a filosofías que los alejan. Juan dijo, “Más vale que prueben los espíritus y vean si son o no de Dios.” 1 Juan 4:1. En Judas, esa pequeña epístola, versículo 3, “Amados, cuando tuve toda diligencia para escribiros acerca de la salvación que tenemos en común, me fue necesario escribiros y amonestaros a que contendáis ardientemente por la fe.” Van a tener que pelear para aferrarse, ¿por qué? “Porque ciertos hombres se han infiltrado, que desde la antigüedad fueron ordenados para esta condenación, hombres impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje, y niegan al único Señor Dios, y a nuestro Señor Jesucristo” Siempre, siempre, siempre falsos maestros.

Y el apóstol Pablo le dijo a los Gálatas en el capítulo 5, versículo 1, “Más vale que permanezcan firmes en la libertad, mediante la cual Cristo los ha hecho libres, y no vuelvan a aferrarse al legalismo. Hay estándares, hay estándares morales, no ceremoniales. Ahora, este es un problema muy serio, tan serio que en Efesios capítulo 4, me gustaría que viera eso por un minuto. El apóstol presenta esto como una de las características sobresalientes de una iglesia que enseña la Palabra de Dios. Dios sabe que la batalla más grande que peleamos en la iglesia, es la pureza de la iglesia doctrinalmente, porque a partir de ahí brota cualquier otro asunto. Si no tenemos doctrina pura, enfrentamos problemas terribles.

Y entonces, él sabe que, si necesitamos doctrina pura, a esto tenemos que dirigir nuestra atención. Entonces, él da a la iglesia en el versículo 11, apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, para producir la unidad.” Después, versículo 14, ¿Por qué? ¿por qué todo esto? “para que ya no seamos niños, llevados por doquier por todo viento de doctrina, por estratagema de hombres.” Estratagema, la palabra en el griego significa “aventar los dados. Y cargados.” “Mediante la estratagema de hombres que esperan para engañar.” Él dice, “Edifiquen a la iglesia, hombre, edifiquen a la iglesia para que llegue a la estatura de la plenitud de Cristo, porque si no van a ser arrojados de aquí para allá por la doctrina falsa.”

Y, ¿sabe una cosa? Usted véalo como sucede. Simplemente vea a la iglesia en la actualidad bajo el nombre de Jesucristo, y vea como la iglesia tiende a seguir toda nueva ola de lo que surge. Satanás siempre se va a esforzar por operar en el área de la doctrina falsa. Y la iglesia puede ser como niños pequeños, usted sabe cómo sus niños pequeños, como los de usted y los míos, están arrastrándose ahí en el suelo y no tienen idea de lo que entra a la boca, lo que debe entrar en la boca y lo que no debe entrar, se lo meten todo ahí. ¿Por qué? No tienen capacidad de discernir, ni siquiera saben lo que es bueno para ellos. Si usted le dijera a un niño que para cuando tuviera trece años él podría decidir que va a comer, él habría muerto ya para cuando llegara a los cinco años. Él habría muerto nada más de puros dulces. Los niños no tienen la capacidad de discernir lo que es bueno. Y ese es exactamente el problema en la iglesia.

La iglesia en la actualidad, debido a una falta de enseñanza doctrinal sólida está poblada en términos masivos por bebés que se tragan lo que todo mundo dice, porque no tienen la madurez para discernir. Una de las cosas más tristes que veo en este punto con frecuencia en el ministerio, es un hombre que le dice a su congregación lo que está bien lo que está mal, sin darle jamás principios y por eso tienen que seguirlo como si fueran bebés. No solo necesitamos enseñarle a la congregación que evitar, sino que necesitamos enseñarle los principios que les van a permitir formar sus propias convicciones al respecto, y tomar sus propias decisiones.

Y entonces, es muy importante que se nos enseñe doctrina. Aquí es donde entra Satanás. Permítame profundizar y repasar un pasaje que usted conoce, 1 Juan 2. Usted no puede ser estable, usted no puede perseverar hasta que usted esté nutrido por la doctrina. Esto es lo que está diciendo. Ahora, observe en 1 Juan 2:12, “Os escribo hijitos”, y aquí está la palabra ‘teknia’. Y él no está hablando de bebés en Cristo, él está hablando de niños en el sentido general, simplemente, todos ustedes que son los descendientes de Dios. Todo creyente, sean un bebé en Cristo, o muy maduro, todos son los hijos de Dios en el sentido “teknia”.

Él dice, “Os escribo a vosotros, teknia, porque vuestros pecados son perdonados por causa de su nombre.” Ahora, él divide a los hijos de Dios en tres categorías, “os he escrito a vosotros padres, porque habéis conocido Aquel que es desde el principio.” Usted sabe, usted puede identificar a un padre espiritual, él tiene la profundidad del conocimiento, él conoce a Dios, él entiende algo de la eternidad, y quien es Dios. “Os escribo a nosotros jóvenes, porque habéis vencido al maligno. Os escribo a vosotros hijitos porque saben cómo decir papá.” Eso es todo.

Ahora aquí usted tiene tres clasificaciones de crecimiento espiritual: bebés, jóvenes y padres. Comencemos con los niños. Ahora, la palabra niños aquí, “os he escrito a vosotros hijitos”, no es teknia, es paideia, niños pequeños. Para distinguirlos del término general teknia, refiriéndose a todos los cristianos, él los aísla específicamente como los pequeños. Y lo único que un pequeño realmente sabe es el Padre, es el apego, es su deleite, su dependencia, es confianza simple, Romanos 8:15. “Abba Padre”, ese es un niño. Hay algunos cristianos que realmente no saben nada más que eso. Pero los jóvenes conocen más que eso, versículo 13, “Habéis vencido al maligno.” Fabuloso. Versículo 14, él dice, “Os escribo a los jóvenes,” a la mitad, “porque sois fuertes y la Palabra permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.”

Sabe una cosa, solo hay una manera de vencer al maligno y es tener, qué, la Palabra morando en usted. Y cómo es que el maligno opera. Él aparece como un ángel de, que, luz. Le dije antes, lo repito, Satanás opera en el área de doctrina falsa. 99 de 100 veces, ahí es donde él está ocupado. Satanás no creo esté ocupado en el bar local, no creo que Satanás está funcionando en todo tipo de cosas así, creo que la carne, los deseos de la carne y todo eso se encarga de sí misma. Satanás opera en el área de la religión, él es un ángel de luz, él se enmascara en la religión, él es un falso profeta.

Entonces, como puede ver, no es sino hasta que usted crece en la Palabra, hasta llegar a la estatura de un joven que usted tiene que literalmente lo vence. ¿Sabe usted quien es vulnerable a la falsa doctrina? Los bebés, ¿verdad? Él dice, jóvenes la Palabra permanece en ustedes, y ustedes lo vencen. En otras palabras, si he crecido al nivel de un joven espiritualmente, la doctrina falsa no es mi problema. La Biblia dice que cuando usted es salvo, usted vence al mundo. Cuando usted llega a ser un joven usted vence al diablo. Hay una cosa que usted nunca vence, ¿qué queda? La carne. Esperamos la glorificación de nuestros cuerpos para vencer la carne. Pero cuando usted llega a cierto punto en su madurez en la Palabra de Dios, la doctrina falsa ya no es un problema. Pero mientras que usted sea un bebé, lo es.

Ahora, con eso en mente, leyendo de nuevo de nuestro pasaje en Hebreos, veamos lo que él está diciendo. “No seáis llevados con doctrinas varias y extrañas, porque es bueno que el corazón sea establecido con gracia, no con viandas, las cuales no aprovechan a aquellos que se ocupan en ellas. ¿Qué es lo que él ha estado diciendo? No sean bebés, no sean arrastrados a la falsa doctrina. Ahora, si usted va a evitar eso, ¿qué tiene que hacer? ¿ser nutrido en qué? en la sana doctrina. Y de nuevo, usted regresa al mismo principio que hemos repetido tantas veces, que la Palabra de Dios es la clave.

Ahora, usted observa que él dice aquí, usted sabe, la vida cristiana no gira en torno a la ley ceremonial. No alimentos, no carnes o alimentos y los judíos estaban tan acostumbrados a las leyes alimenticias y rituales alimenticios que era difícil para ellos dejar eso. Hay un versículo interesante, es 1 Corintios 8:8, escuche lo que dice: “Pero el alimento no nos dará más aceptos a Dios.” Bastante simple. A Dios no le importa lo que usted coma. El alimento no nos hace más aceptos a Dios. No somos peores sino comemos, ni mejores si comemos. En otras palabras, a Dios no le importa su dieta religiosa. Eso es exactamente lo que él dice en el versículo 9, que su corazón se establezca con gracia, no con ceremonia.

En 1 Timoteo de hecho, y este es un versículo interesante, hay muchas ramificaciones, permítame leerlo tan solo brevemente. 1 Timoteo 4:3, “Algunos falsos profetas van a venir prohibiendo casarse.” Usted observa a cualquiera que propaga el celibato, normalmente, eventualmente es un movimiento va a dejar de existir, pero fuera de eso, eso es anti-escritural, “y mandando que os abstengáis de alimentos.” Algunas personas van a venir y van a decir “No deben comer eso. No deben comer esto, no deben y demás, y demás.” Y la Biblia simplemente dice “Dios ha creado todas las cosas para ser recibidas con gratitud, por aquellos que creen y conocen la verdad. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse si se recibe con gratitud porque por la Palabra de Dios y la oración es santificado” Esa es la razón por la que usted ora antes de comer.

Entonces, no estamos hablando de leyes alimenticias. ¿Se acuerda usted de la visión de Pedro en Hechos 10? Él vio a todos los animales ahí en la sábana y él oyó la palabra, ‘Levántate Pedro, mata y come. No llames nada inmundo que Dios ha santificado.” Romanos 14, Pablo dice, “El reino de Dios no es comida, bebida, sino justicia y gozo en el Espíritu Santo.” Entonces, no escuche a los judaizantes, no escuche a los gnósticos, no escuche a los católicos, no escuche a los adventistas del séptimo día, que promueven el error de que ciertos alimentos agradan a Dios y otros no. No es así. El cristianismo ha hecho que toda la observancia externa sea inválida. Y Dios se preocupa por la gracia en su corazón.

Entonces, usted se debe así mismo a la pureza sexual tan básico, tan importante. Y usted le debe satisfacción a estar satisfecho con lo que tiene. Y usted se debe a sí mismo a esta característica tan importante, perseverancia. Y esto significa que debe buscar el estudio de la Escritura de manera diligente. En 1 Corintios 15, me encanta esto, y simplemente se lo leo, ¿se acuerda de este versículo? “Por tanto, mis amados hermanos, sed perseverantes, inamovibles, siempre abundando en la obra del Señor, sabiendo que vuestra obra en el Señor no es en vano.” Dos palabras, perseverando e inamovibles. Creo que a todo mundo le gusta alguien con convicciones, pero en la vida cristiana es absolutamente esencial para la vida de un creyente.

En Colosenses 1:23 Pablo dice, “si continúan en la fe arraigados y establecidos, y no se alejen de la esperanza del evangelio que habéis oído.” No deje que nadie lo arrastre a un sistema falso. Pedro le escribió a los judíos que estaban bajo la presión de maestros falsos, y él dijo: “Antes bien creced en la gracia y el conocimiento del Señor Jesucristo.” Y después él dice al final de su pequeña epístola palabras tan importantes, él dice: “Sabiendo que sabéis estas cosas, mirad que no seáis arrastrados por el error de los impíos, y que no caigan”, no de salvación, sino, ¿qué?, “de vuestra perseverancia.” De vuestra estabilidad. Usted realmente no es útil para Dios, al menos de que usted sea doctrinalmente sólido. Usted le debe eso a usted mismo y a Dios. Y alejarse es trágico.

Muy bien, entonces, vemos que la conducta del creyente en relación a otros es amor sostenido y empatía; en relación a sí mismo, pureza sexual, satisfacción y perseverancia. Finalmente, la ética del creyente en relación a Dios, que es lo que Dios quiere. ¿Cuáles son las cosas que debo hacer con respecto a Dios, en relación a Él? Una: separación. Separación. Y eso lo vemos en los versículos 10 al 14. Y quiero apresurarme a decir que esto sin duda alguna es uno de los pasajes más difíciles, esta pequeña sección breve aquí. Sin embargo, es uno de los pasajes más difíciles en todo el libro de Hebreos. Las interpretaciones son múltiples para decirlo de manera suave.

No estoy aquí como una autoridad dogmática, le voy a dar un par de posturas y le voy a decir lo que yo pienso. Y si usted quiere profundizar en su estudio, usted lo puede hacer. Comenzando en el versículo 10, permítame tan solo leer para que usted tenga una idea del texto, leyendo los primeros dos versículos. “Tenemos un altar, del cual no tienen derecho de comer los que sirven al tabernáculo, porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el Sumo Sacerdote, son quemados fuera del campamento.” Le dije. Ahora, ¿de qué estamos hablando aquí? Esto es como el hombre dijo, “Tratando de desarmar lo inescrutable”

Ahora, tenemos un altar. Entendí eso. ¿Entendió eso? Muy bien, tenemos un altar. Ahora, ¿qué altar tenemos? Bueno, algunos dicen que esto se refiere al altar físico y esa es la razón por la que en algunas iglesias usted tiene un altar. Algunas personas dicen que la iglesia debe tener un altar porque dice, “tenemos un altar.” Pero ese no puede ser el altar que está hablando del cual no tienen derecho de comer. ¿Qué tipo de comida se lleva a cabo en el altar? Bueno, algunos inclusive han dicho, la mesa de comunión. Bueno, ¿cómo podría tener una mesa de comunión de la cual no podría comer? Eso no tiene sentido. En el versículo 11 de cualquier manera él dice, habla de los cuerpos de los animales cuya sangre es llevada ahí. Eso no se oye para mí, como la iglesia. No, de hecho, la evidencia aquí está en no comer, no en comer.

En segundo lugar, algunos dicen que se refiere a un altar celestial. Apocalipsis 6 habla de un altar celestial, y él está diciendo, “Tenemos un altar en el cielo.” Bueno, eso tampoco tiene sentido alguno, del cual no tienen derecho de comer aquellos que sirven en el tabernáculo, ¿qué tiene que ver eso con el altar en el cielo? De cualquier manera, no se va a comer ahí. Y, ¿qué es esto de los cuerpos de animales? ¿qué bestias son quemadas en el altar en el cielo? Otros dicen, “No. Se refiere a Cristo.” ¿Cómo podría referirse a Cristo? Tenemos un altar del cual no tienen derecho a comer. Jesús dijo en Juan 6, “Ni siquiera puedes conocer a Dios a menos de que comas mi carne y bebas de mi sangre.”

Ahora, le voy a decir lo que creo que es. Y creo que el peso de toda la evidencia está en este punto de vista en particular, pero creo que él está hablando de la idea de separación aquí. La obligación de un cristiano hacia Dios consiste en estar separado del mundo a Dios, ¿verdad? Creo que en eso se está concentrando. Observe esto, tenemos un altar, él no está hablando de cristianos necesariamente, él está hablando de judíos. Creo que esa es la clave, una vez que usted establece eso lo demás fluye. Nosotros, judíos, tenemos un altar, ¿se acuerdan de ese altar que tenemos, aquí el altar incluye el sacrificio y el ritual. Tenemos un altar, ¿se acuerdan de eso? del cual no tienen derecho de comer aquellos que sirvan al tabernáculo.

¿Quiénes eran los hombres que servían al tabernáculo? Los sacerdotes. Había cierto sacrificio, en cierto altar, del que no podían comer, si lo había, era la ofrenda por el pecado, en el día de la expiación cuando la ofrenda por el pecado se presentaba no podían comerla. El resto de las ocasiones cuando hacían ofrendas, los sacerdotes comían lo que quedaba. La ofrenda por el pecado una vez que era realizada y la sangre era rociada en el Lugar Santísimo, y en el propiciatorio, los animales eran llevados afuera del campamento y quemados. Ese es el versículo 11, “Porque los cuerpos de esos animales cuya sangre es llevada al santuario, por el Sumo Sacerdote, por el pecado son quemados.” ¿Dónde?  afuera del campamento.

Él explica aquí, creo yo, que altar es, él dice tenemos un sacrificio particular en el altar, tenemos un ritual en particular del cual no pueden participar. De hecho, los restos del sacrificio son llevados afuera del campamento y quemados. Esto, ¿sabe lo que es esto? Es una analogía. Lo único que está haciendo es darles una analogía para enseñarles un principio. Aquí está el principio, necesitan separarse del sistema. Usted sabe, como esas ofrendas por el pecado que nadie podía tocar, sino que tenían que ser llevadas fuera del campamento, necesitan estar tan separados del campamento del mundo. Eso es esencialmente lo que está diciendo. Él simplemente está haciendo una pequeña analogía, no la puede empujar muy lejos. Él está diciendo, “Cómo los animales en la ofrenda por el pecado, eran llevados afuera, el creyente necesitar ser quitado de los hombres pecaminosos. Quitado del sistema, quitado del mundo, y apartarse.”

Ahora, él profundiza en el versículo 12 al identificar a Jesucristo, e incidentalmente la gente de cualquier manera no quería tener una parte en la ofrenda por el pecado, no querían participar de eso. Versículo 12, dice, “Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta.” Jesús estaba apartado del sistema, ¿no es cierto? En el Antiguo Testamento los judíos tomaban esos cuerpos de esas ofrendas por el pecado, tanto las ofrendas de los sacerdotes como las del pueblo y las sacaban del campamento, no querían tener nada que ver con esas ofrendas por el pecado, las separaban de sí mismos. Jesús hizo lo mismo. El sistema no quiso a Jesús tampoco, lo expulsaron, él sufrió afuera de la puerta y él santificó al pueblo con su propia sangre.

Ahora, como los cadáveres entonces, eran quemados afuera del campamento de Israel, entonces Jesús fue matado afuera de la ciudad de Jerusalén, él fue matado afuera del muro de Jerusalén, y cumplió de manera perfecta el retrato del Antiguo Testamento. Usted sabe que esas ofrendas por el pecado antiguo, eran los retratos de Cristo, ¿no es cierto? Entonces, cuándo él vino, él sufrió afuera, como la ofrenda había sido sacada. Ahora, no quiero explicar más que eso, ambas fueron rechazadas, la ofrenda por el pecado rechazada, no querían comerla, lo sacaron. Jesús rechazado, lo sacaron, y tampoco querían tener que ver con él.

Y entonces, él lleva el punto al versículo 13, “salgamos por tanto afuera del campamento llevando su menosprecio, porque no tenemos una ciudad continua, sino que buscamos una venidera. Separemos también del sistema. Nosotros judíos tenemos un altar, entonces, y en él hay un sacrificio que nadie puede comer. Los cuerpos son rechazados, sacados de la ciudad y quemados. Jesús la ofrenda por el pecado, verdadera, también fue rechazado por el sistema, pero por una razón diferente.” Él no está estirando la analogía, él simplemente está diciendo, “Esto es como Jesús quien también estuvo sufriendo afuera de la ciudad.”

Y claro, hay muchas diferencias, usted no puede excederse como dije porque el animal era matado antes de que fuera sacado. Cristo murió afuera. Y Jesús estuvo dispuesto a ir, él estuvo dispuesto para que pudiera santificar al pueblo con su propia sangre. Él fue menospreciado, él fue rechazado, él fue odiado, él rechazado, él fue traicionado, arrestado, objeto de burla, golpeado, matado como un criminal común. Y Él aceptó cada parte de esto para derramar su sangre a favor de los hombres.

La Biblia dice aquí en el libro de Hebreos, “sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados.” Jesús sabía eso, y él derramó su sangre por el perdón de pecados, el sacrificio del Antiguo Testamento era una vergüenza para el pueblo y lo sacaban. Jesús fue objeto de vergüenza y lo sacaron, aunque no sabían que él era la ofrenda por el pecado verdadera. No pensaron en eso. Y el punto practico es este, usted y yo debemos estar dispuestos a salir del sistema, y a llevar el menosprecio, la vergüenza, que tanto la ofrenda por el pecado y Cristo mismo llevaron al ser rechazados por los hombres.

Moisés lo hizo, capítulo 11, versículo 26, “Estimando el vituperio de Cristo como riquezas mayores que los tesoros en Egipto.” Moisés consideró el estigma que reposa en el Ungido de Dios como una riqueza mayor que los tesoros en Egipto. Y entonces, el escritor de Hebreos está diciéndonos en el 13:13, deben considerar el estigma, el menosprecio de Cristo, como algo de mayor valor que los tesoros del sistema. Sálganse, eso es lo único que está diciendo.

Entonces, aquí veo una división muy clara en los versículos 9 y10, él simplemente dice, “tenemos un sacrificio en el que la característica es separación. Cristo fue separado de los hombres, ustedes también sepárense.” Ahora, Pablo define este concepto en 2 Corintios capítulo 6, en algo de detalle, permítame leerle estas palabras. “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos, ¿porque que comunión tiene la justicia con la injusticia? Y, ¿qué comunión tiene la luz con las tinieblas? Y, ¿qué concordia tiene Cristo con Belial o Satanás? ¿Qué parte tiene el que cree con un incrédulo? ¿Qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos?” Pablo dice, “No tengan nada que ver con el sistema, ustedes son diferentes.

Otra cosa que nuestro autor puede estar recordando aquí, y debido a que no estoy en este contexto con un judío viviendo en esa época, no puedo estar seguro, pero, tengo una pista en mi mente que en el versículo 13 también él tiene algo más en su mente y parece que él está entretejiendo varios pensamientos juntos, y me deja algo confuso, pero con frecuencia ese es mi problema. De cualquier manera, en el versículo 13, él puede tener esto en su mente, usted se acuerda que en un punto en la época en la que Israel estuvo dando vueltas en el desierto, Dios fue rechazado por Israel. Y Dios, se acuerda usted, se movió afuera del campamento y manifestó Su presencia afuera del campamento. Y después del incidente del becerro de oro, Moisés sacó su tienda, y la colocó afuera del campamento de Israel. Y usted recuerda que fue llamada la “tienda del testimonio”.

Entonces, toda persona que quería acercarse a Dios, tenía que salir del campamento de Israel y acercase ahí, ¿por qué? Israel lo había rechazado en términos generales. Y Dios se apartó y dijo, “Si vienen a Mí, tienen que apartarse del sistema.” ¿Saben una cosa, amados? Yo creo que eso es exactamente lo que Dios está diciendo en la actualidad. “Si van a venir a Mí, van a tener que salir del sistema. Van a tener que apartarse de ellos y no tocar lo inmundo, y apartarse para Mí”. Sea que la analogía del sacrificio en el Antiguo Testamento fuera de la puerta, la analogía de Cristo sufriendo afuera de la puerta o sea la idea de la tienda del testimonio afuera de la puerta, el mensaje es el mismo, separación. La gente me dice, MacArthur, ¿crees en la separación bíblica? Claro, y la separación bíblica es esta, “no tengas nada que ver con el sistema.”

Ahora, necesita usted aclarar eso en cierta manera. Pero permítame darle una afirmación simple, “No améis al mundo”, 1 Juan 2:15, “ni las cosas que están en el mundo.” No amen el sistema. Ahora, ¿qué era el sistema para ellos? ¿qué era? Judaísmo. ¿Qué es lo que él está diciendo entonces al lector judío aquí? Sepárense del judaísmo, salgan del sistema de ley, legalismo, ceremonialismo, salgan del campamento a Cristo quién está ahí afuera. Oh seguro va a tener usted que sufrir. Jesús dijo, “En el mundo tendréis aflicción, pero tened ánimo, Yo he vencido al mundo.” Más adelante, o antes en el capítulo 15 él dijo, “No les sorprendan si los matan, me lo hicieron a mí, ¿están dispuestos a llevar mi vituperio?”

Dice usted, “Bueno, ¿acaso esto significa que nos vamos a vivir en un monasterio, usted sabe y nos volvemos algo raros? Y ¿esto significa que dejamos de comprar ahí en el supermercado que vende licor y no vamos a McDonald, si el que toma la orden no es cristiano? ¿acaso esto significa que no nos involucramos en nada en dónde hay gente no salva? Claro que no, Jesús dijo, “Padre,” en Juan 17:15, “no oro que los saques del mundo. Simplemente guárdalos del que está a cargo del sistema.”

Ahora, si quiero ir de aquí a Filadelfia, no voy por todos lados tratando de encontrar a un piloto cristiano. Simplemente me subo al avión. Ahora eso no significa que participo en todo lo que pasa ahí. No tengo que aceptar la champaña gratuita. Me acuerdo en una ocasión en Portland, en dónde tuvimos un problema de motores, y estuvimos ahí. Siempre me da gusto cuando aterrizan y dicen que tenemos problemas, nada más no quiero oírlo cuando estamos en el aire. Entonces, dicen, van a ser unas cuantas horas, y había una convección de los leones en el avión y el hombre que estaba a mi lado en cierta manera era un hombre que estaba contento cuando se subió, y después de un rato vino la sobrecargo y dijo, “Vamos a estar aquí por un tiempo indeterminado, no sabemos cuándo va a ser, ninguno de los pasajeros va a poder dejar el avión porque podría a ser arreglado momentáneamente, entonces mientras tanto estaremos sirviendo bebidas gratis.

Pasaron cuatro horas, el hombre a mi lado estaba tan borracho que difícilmente podía mantener su cabeza en alto y empezamos a hablar y era algo trágico. Y bueno, usted sabe fue otra ilustración para mí, estaba en ese avión, y ese avión en un sentido real es parte del mundo, sin embargo, yo no estuve involucrado en absoluto en el sistema. No tenía nada que ver. De hecho, finalmente el hombre me dijo, él dijo: “Has estado sentado aquí y no has tocado una gota.” Usted sabe, él dijo: “¿A qué te dedicas?” Y yo dije, “Bueno, eje, yo soy un predicador.” Nunca olvidaré su reacción, él saltó del asiento y comenzó a gritar por todo el avión, “No van a creer lo que tenemos aquí.”

Entonces, en cierta manera, usted sabe, unos diez hombres se acercaron a mi asiento, durante los últimos veinte minutos y simplemente me inundaron de preguntas. Una situación interesante. Lo que pasó es que antes de que llegáramos a Los Ángeles, este hombre había compartido una historia de que estaba destrozado, que simplemente despedazaría su corazón si lo oyera. Pero lo que pasó, usted sabe, es que podía estar ahí y no tener nada que ver con el sistema. Una cosa es estar ahí, y otra cosa es amar lo que el mundo ama. Y le voy a decir algo más, no es solo lo que usted hace, es una actitud, usted es tanto una parte del sistema si usted no lo hace, pero desearía hacerlo. Sabe una cosa, algunos cristianos, como lo he dicho antes, no hacen cosas malas, nada más que anhelarían hacerlas. Eso es estar enamorado del sistema y como cristianos Dios dice que debemos separarnos. Salga del sistema, apártese para Dios. Es una actitud.

Jesús dijo, “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.” ¿Qué significa eso? Eso significa, lleve el vituperio de Cristo, vaya adónde Jesús está, fuera del sistema. Y cuando usted se encuentre con el sistema es para confrontarlo, no para tener comunión. Gran diferencia. Y las únicas personas que realmente se identifican con Jesucristo son los que realmente están dispuestos a pagar el costo y salirse. ¿Qué dice en 2 Timoteo 3:12? “Los que quieran vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución.” Los que vivan piadosamente, muchos cristianos no viven piadosamente, no son perseguidos. Nunca se apartan del sistema.

El apóstol Pablo sabía lo que era apartarse del sistema, no tuvo nada que ver con él. Sin embargo, él siguió llevando a gente a Jesús, él iba al pecador, pero nunca lo acompañó en su pecado. Filipenses, capítulo 2 versículo 17 él dice, “Si soy ofrecido en el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo.” Capítulo 3, versículo 10, “A fin de conocer la participación de sus padecimientos.” Él dice, “Estoy dispuesto a salir hasta dónde tenga que salir, y ser un sacrificio y conocer los padecimientos de Cristo en mi propia vida, simplemente para separarme del sistema porque si vivo ese tipo de vida, me van a ver y van a venir a Cristo. Tan importante.

En 1 Corintios capítulo 4, versículo 10, “Somos necios por causa de Cristo.” Y aquí simplemente lleno de sarcasmo, Pablo dice, “Somos necios por causa de Cristo, pero ustedes son sabios en Cristo. Somos débiles, pero ustedes son fuertes. Son honorables, somos menospreciados.” ¿Sabe usted lo que le pasa a un cristiano que simplemente quiere mantener la paz con todo mundo? Se está engañando, se está robando de gozo y fruto, versículo 11, “Inclusive en este momento”, él dice, “tenemos hambre y sed, y estamos desnudos y somos golpeados, y no tenemos dónde vivir, ni siquiera sabemos dónde vamos a morir. Y, trabajamos con nuestras manos y somos menospreciados, pero bendecimos, y somos perseguidos, pero lo soportamos, somos difamados y rogamos. Somos como la escoria del mundo, la inmundicia de todas las cosas de este día.” Pablo no se llevaba muy bien con el sistema.

Ahora, estos judíos en Hebreos, habrían conocido poco de ese menosprecio, ¿verdad? El escritor les está diciendo, “Salgan de entre ellos. Apártense. Sepárense. Muévanse hacia Dios, seguro les va a costar. Seguro van a pagar por ello. Seguro van a pensar que algo está mal en su cabeza, van a ser aislados, van a ser condenados, es un precio pequeño por la gloria que les espera. Y yo digo que, si un hombre no está dispuesto a separarse del mundo para Dios, Jesús dijo que él no es digno de ser Su discípulo. Todos estos hombres, vinieron y Jesús dijo, “Vengan, sean mis discípulos.” Y un hombre dice, “Ah, tengo que ir a sepultar a mi padre.” Su padre ni siquiera estaba muerto, lo que él quiso decir es que necesito recibir la herencia y después voy.

Y entonces, así fue con los que querían ser discípulos. Si usted no está dispuesto a dejar padre y madre, todo en el mundo, para salir, usted no es digno de ser su discípulo. Escuche, por cierto, permítame hacer un comentario al margen al decir esto, aferrarse al sistema es algo torpe de cualquier manera, porque va a terminar en humo, y es necio. Todo lo que hay en el mundo, 1 de Juan 2, pasa, no va a quedar nada. Usted no debe tener nada que ver con el sistema porque dice en 1 Juan 5:19, “El sistema entero yace bajo el poder del maligno.” ¿Usted tiene algo que ver con eso? Usted no debe tener nada que ver con el sistema debido a lo que Pedro dice, “Usted tiene una herencia incorruptible, incontaminada, inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros.” ¿Qué quiere usted con la basura del mundo? No hay nada que este mundo tiene que ofrecerle a usted que valga la pena tomar. 

Otro versículo que viene a mi mente está en 1 Corintios 11, creo es el 32, “Cuando somos juzgados, somos disciplinados por el Señor para que no seamos condenados con el mundo.”  Usted no debe querer al mundo, porque va a ser condenado. Usted debe apartarse para Cristo. Pablo nos da principio tras principio con respecto a esto, y también lo hace el Espíritu Santo a través de otros escritores aquí. Veamos una segunda cosa, nuestra relación con Dios no es solo esta idea de separación, sino de sacrificio. Y hablamos de esto esta mañana, es hermoso ver como el Espíritu Santo liga estas dos. Versículo 15, sacrificio.

¿Sabe usted cuán importante esto era para un judío? Un judío viene al Nuevo Pacto, él quiere saber que hay algunas reglas que permanecen, y ¿sabe usted que es lo que él quería saber? ¿Hay algún sacrificio que queda, hay algo que debe ser sacrificado? ¿acaso todo ese concepto se acabó? Él recibe esta información maravillosa, hay dos sacrificios que Dios quiere, el primero es palabra, el segundo es obra. El primero, la palabra está en el versículo 15, “Mediante él”, ¿quién es ese? Jesucristo. “Por tanto ofrezcamos el sacrificio de alabanza a Dios continuamente, esto es el fruto de labios” que confieso, “da gracias a su nombre”.

¿Sabe usted qué tipo de sacrificio Dios quiere? Él no quiere animales, Él no quiere cebada, Él quiere la alabanza de nuestros labios. Observe usted la frase, mediante Él, o por Él, solo hay un camino a Dios, ¿verdad?  Jesucristo, ¿puede usted ofrecer un sacrificio aceptable a Dios, aparte de Jesucristo? Solo por Él. Esa es la única manera, por Él. No podemos entrar a Su presencia de cualquier otra manera. Entonces, el sacerdote creyente viene a la presencia de Dios y dice, “Aquí hay un sacrificio.” Y Dios, “Quiero el sacrificio de la alabanza de tus labios.” ¿Qué sale de sus labios hacia Dios? ¿Alguna vez está en un estrés que llega a tal grado que usted comienza a enojarse con Dios? A Él no le gusta eso.

Permítame darle una idea de que decirle a Dios cuando quiera alabarlo. “Te exaltaré mi Dios, oh Rey. Bendeciré Tu Nombre por los siglos de los siglos. Cada día Te bendeciré y alabaré Tu Nombre por los siglos de los siglos. Grande es Jehová y digno de ser alabado, y Su grandeza es inescrutable. Una generación alabará Tus obras, a la otra, y declarará Tus obras portentosas. Hablaré del honor glorioso de Tu Majestad y Tus obras maravillosas. Y los hombres hablarán del poder de Tus obras que inspiran asombro y declararé Tu grandeza. Jehová es bueno para con todos y Sus misericordias están sobre todas Sus obras. Todas Tus obras te alabarán oh Jehová, hablarán de la gloria de Tu reino, y hablarán de Tu poder. Y sigue, y sigue. Salmo 146. Alabad a Jehová. 147, Alabad a Jehová. 148, Alabad a Jehová. 149, Alabad a Jehová. 150, Alabad a Jehová. Eso agrada a Dios. Cuando el clamor de sus labios es alabanza a Dios, ese es el sacrificio que Dios desea.

Observe la palabra clave, ¿está listo para escuchar esto? “Ofrezcamos el sacrificio de alabanza a Dios,” ¿cuál es la siguiente palabra? “continuamente, continuamente.” Y dice usted, “¿Pero no entiendes mis problemas?” No. Usted no entiende a su Dios. 1 Tesalonicenses 5:18, “Dar gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús para con nosotros.” De gracias en todo. Alabe a Dios en todas las cosas. Le agrada.

La segunda cosa que le agrada, versículo 16, no solo palabra, sino más vale que lo respalde con obra. “Pero el hacer bien y compartir, no os olvidéis, porque con tales sacrificios se agrada Dios.” Ahora, mientras que usted está con todo lo verbal hacia Dios, asegúrese que esté haciendo algo por ello. Dios dice, “Otro sacrificio que realmente acepto es bondad y compartir.” El labio comienza, y añadido a eso es la vida. 

Por ejemplo, Santiago 1:27 un versículo que nunca deja de simplificar el concepto de religión. La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta.” ¿Puede creer usted eso? ¿Puede usted creer que en un versículo puede contener una definición de religión? ¿está listo para esto? “Visitad a los huérfanos y a las viudas. Y mantenerse sin mancha del sistema.” ¿Quiere usted saber lo que es la religión? Ahí está. ¿Quiere usted vivir una vida piadosa? Vaya y encuentro algunos huérfanos y viudas, visítelos y manténgase sin mancha del sistema. Hagan bien el uno al otro, compartan, ministren a las necesidades de otros, esto es lo que le agrada a Dios. Este es su sacrificio espiritual del que hablamos esta mañana, ofrecido a Dios. ¿Se acuerda como hablamos de eso? Todo lo que usted hace en su vida cristiana es un sacrificio para Dios. ¿Qué le está dando usted a Él? ¿Le está usted dando a Él lo que está manco, cojo, o le está dando lo mejor?

Hombre, Israel fue un desastre en esta área. En Isaías 58, quiero tan solo compartir un par de conceptos en Isaías 58, y después quizás voy a ver Zacarías 7 también. Pero Isaías 58 versículo 2, se oye tan bien ¿está listo? “Clamad en voz alta,” versículo 2, “sin embargo me buscan diariamente y se deleitan en conocer mis caminos como nación, quisiera justicia. Y no hubieran dejado la ordenanza de Su Dios. Me piden las ordenanzas de justicia, se deleitan en acercarse a Dios,” dice, “todo esto es tan bueno, me buscan, les encanta mi justicia, simplemente maravilloso.” Versículo 6, “¿No es este el ayuno que he escogido, soltad las ligas de la impiedad, y deshacer las caras pesadas y dejad que los oprimidos sean libres? No es compartir de tu pan con el hambriento, y que traigas a los pobres que están fuera de tu casa. Cuando buscas al desnudo debes cubrirlo, y no escondas de tu propia carne.”

Él dice, “Tu religión se ve bien en la superficie, pero no es lo que estoy pidiendo. No te dije que vistas a la gente que está desnuda y le des de comer al hambriento. Eso es lo que busco.” Eso es lo que Dios quiere. “Hijitos míos,” dijo Juan, “No améis en palabra solamente, sino,” que, “obra y en verdad.” Dios tiene algunos principios amados, son simples, y son obligatorios. Dios dice, “Quiero que se separen, quiero que ofrezcan sacrificios espirituales que me son agradables, gratitud con su boca, actos de bondad y compartir con su vida.”

Tengamos una palabra de oración. Padre, Te damos gracias porque has reducido la vida cristiana a conceptos comunes y simples que son compartidos con nosotros en este capítulo. Te damos gracias Señor porque los judíos necesitaban sentir la ausencia del antiguo sistema levítico, y esto no significaba que no había ya más sacrificios, de hecho, hay algunos. No solo cosas superficiales, como animales, sino esas cosas profundas como alabarte a Ti, y hacer bien a otros. Padre, para que te podamos adorar en espíritu y en verdad. Señor, ayúdanos a ofrecerte sacrificios que son agradables a Tus ojos. Oramos en el Nombre de Cristo. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar