Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Primera de Corintios capítulo 2 y estamos viendo los versículos 6 al 16, como nuestra unidad de estudio en esta mañana, en nuestro estudio continuo de 1 Corintios. Si me permite, una introducción para poder defenderme en esta mañana, antes de que comencemos nuestro estudio. Supongo que de vez en cuando, nos examinamos en lo que hacemos para tratar de definir un poco mejor las cosas que hacemos, especialmente como cristianos. Y una de las cosas que constantemente está en mi mente en términos de definición es por qué me estoy esforzando conforme enseño la Palabra de Dios semana tras semana.

¿Estoy intentando entretener a la gente? Bueno, no realmente. Aunque espero que parte de esto no sean aburridas. ¿Me estoy esforzando por inspirar y motivarlos? Sí, pero más que eso, espero que lo inspire y lo motive. Pero básicamente, lo que me estoy esforzando por hacer, semana tras semana, conforme nos congregamos, es decirle lo que las Escrituras significan. Y creo que es importante que nosotros retrocedamos a esa perspectiva en particular, de vez en cuando, para que podamos ver lo que se supone que debemos hacer para que realmente estemos recibiendo lo que estamos buscando hacer.

Nuestro objetivo al estudiar la Palabra de Dios no es entretenerlo, eso se va a acabar rápidamente. No para motivarlo, inspirarlo. Eso va a acabarse rápidamente, sino explicarle lo que la Biblia significa. Después, entonces, puede regresar como un punto de referencia con entendimiento. Y entonces, mi tarea como maestro de la Palabra de Dios es simplemente mostrarle lo que significa y quizás a lo largo del proceso, inspirar o entretener o lo que sea que suceda. Ayudarle a entender mejor lo que significa. Entonces, esta mañana queremos descubrir lo que significa lo que dice 1 Corintios 2:6 al 16. Si usted parte de este servicio y entiende lo que esos versículos significan, eso es emocionante, porque esa es la Palabra de usted para el día de hoy.

Ahora, usted recordará que uno de los muchos problemas que existían en la situación corintia era que los cristianos no dejaban la filosofía humana. Los corintios eran una sociedad muy, muy inmoral e intelectualmente humanista, un mundo que realmente estaba basado sobre la razón y las concupiscencias de los hombres; y cuando se convertían en cristianos, arrastraban ese tipo de inmoralidad y ese tipo de racionalismo a la Iglesia. Y el libro de Corintios está escrito para tratar de ayudarles a cortar los cordones de su vida mundana antigua, tanto filosóficamente, como en términos de conducta moral.

Bueno, uno de los problemas que existía era el hecho de que estas personas, antes de que se volvieran cristianos, se alineaban conciertos filósofos. Y cuando se convirtieron en creyentes, ellos tendían a apegarse continuamente a ese filósofo de tal manera que metieron la filosofía humana en la Iglesia y había una falta de unidad, porque no podían estar de acuerdo en la filosofía. Y entonces, Pablo les escribe una sección larga desde el capítulo 1, versículo 18 a lo largo del capítulo 2, 3 e inclusive lo largo del capítulo 4, hablando de que dejaran la filosofía humana. Que dejaran esa conexión. Que la filosofía humana era innecesaria. Que la sabiduría humana no tiene nada que ofrecerles. Y entonces, el propósito de esta sección en esta mañana, es continuar con el argumento de Pablo contra la necesidad de la sabiduría humana.

Permítame añadir un comentario al margen, porque no quiero que malinterprete lo que estamos diciendo. Reconocemos que el hombre realmente ha desarrollado algunas cosas sorprendentes en términos científicos y tecnológicos que son para nuestro beneficio. Cuando decimos que rechazamos la sabiduría humana, no significa que rechazamos cualquier aplicación de la sabiduría humana en absoluto. Significa que rechazamos la filosofía humana. Eso es parte del razonamiento del hombre que intenta responder las preguntas definitivas de la vida.

No tenemos una respuesta a todo como cristianos. Por ejemplo, si la lavadora de mi esposa se descompone, yo soy cristiano, pero aun así no la puedo arreglar. Tengo que conseguir a un hombre incrédulo para arreglarla o lo que sea. Digo, hay algunas cosas que la sabiduría humana provee para mí que yo no tengo, usted entiende. Ese entonces, no es el punto. Si necesito que mi automóvil sea arreglado, no me preocupa tanto que el hombre sea cristiano como que él sea un buen mecánico. Y no estamos haciendo eso a un lado. Algunos de los más grandes maestros que tuve en mi vida, algunas de las personas que más me han enseñado, algunas personas que tuvieron mayor influencia en mi vida en términos de formar mi personalidad han sido incrédulos que realmente sabían algo acerca de su área de educación o tecnología o lo que pudiera ser, historia, ciencia.

Pero cuando el mundo se mete en el área de tratar de entender de dónde vino el hombre, por qué está aquí, dónde va, cuál es el significado de su vida, cuando trata de definir a Dios, cuando trata de definir la moralidad, cuando trata de definir el gozo verdadero, la paz verdadera, la felicidad verdadera, no tiene nada que ofrecer. Eso es filosofía. El estudio de la sabiduría. Y eso se refiere a sabiduría definitiva. El mundo es asombroso en otras áreas. ¿Se da cuenta de que bien podría ser que ponto habrá controles genéticos y microcirugía mediante radiación y rayos láser? ¿Que el control del proceso de envejecimiento nos permitirá vivir hasta los 100 años? Para algunas personas, si la vida no mejora, no será de ninguna bendición. ¿Se da cuenta de que podrían llegar a eliminar la putrefacción dental al soldar esmalte en sus dientes con rayos láser? ¿Cualquier color que usted quisiera?

Soldar la retina. El uso extensivo del cuchillo sin sangre en la cirugía, el cual es un rayo que corta y cauteriza al mismo tiempo. Y algo interesante que leí es que ya para 1981 tendremos robots en casa hechos por Ford Motor Company para encargarse de nuestro jardín. Aleluya. He estado esperando eso por mucho tiempo. Para ese entonces, mi hijo va a ser lo suficientemente grande, no lo necesitaremos. Entonces, no estamos diciendo que la tecnología del hombre no nos ha ayudado. No estamos diciendo que la tecnología médica, la tecnología científica, el avance en muchas áreas no haya ayudado y aceptamos que creemos en eso y respondemos a eso, pero lo que molesta, es toda la filosofía del hombre que continúa ahogándonos.

¿Se da cuenta de que 2000 páginas nuevas son imprimidas cada segundo? Hay 365,000 libros que son impresos cada año y eso no incluye los libros que son de pasta suave. Libros diferentes. Hay 60 millones de páginas al año que son producidas; y la mayoría de ellas, promueve la filosofía del hombre. Se está volviendo tan difícil almacenar toda esta información que tenemos microfilm, pero el microfilm no funciona, es demasiado grande. Tienen el almacenaje láser. ¿Sabe cómo hacen eso? Almacenan algo en un cristal, disparan un rayo láser y lo reflejan en una pantalla; y pueden almacenarlo en la parte más pequeña de un cristal.

Eso es demasiado grande. Lleve su expediente por todos lados en una bolsa llena de cristales. Eso es demasiado grande. Han desarrollado almacenaje molecular. Pueden colocar la biblioteca entera del Congreso en el objeto del tamaño de un cubo de azúcar. Claro, nadie podría pagar la máquina para leerlo. Es sorprendente la escritura de libros para la cual no hay fin. Y no estamos negando que el hombre haya hecho una gran contribución. De hecho, en algunas áreas, el mundo es mucho más inteligente que los cristianos. Usted pregunta si estoy bromeando. No, eso es lo que Jesús dijo en Lucas 16:8: “Porque los hijos de este siglo en su generación son más sabios que los hijos de luz.” Guau. El mundo es más inteligente acerca de algunas cosas en su propia esfera de lo que nosotros somos en nuestras cosas en nuestra propia esfera. Lo que el principio está diciendo es esto: si el cristiano se aplicará a sí mismo al adquirir la piedad como el hombre mundano se aplica a sí mismo al adquirir la riqueza, sería una iglesia bastante diferente. Ése es el punto.

Hacen algunas cosas con mucha más diligencia que nosotros. Si nos aplicáramos a nosotros mismos, a nuestras almas, como ellos se aplican a sus carteras, no sabemos lo que Dios podría hacer. Entonces, no estamos negando el lugar de la sabiduría humana en absoluto. Simplemente estamos diciendo que cuando la sabiduría humana es aplicada hacia la Verdad definitiva o hacia las cosas que tienen que ver con Dios, el pecado y el destino del hombre y la salvación y la transformación de la vida y la moralidad y la ética y todo eso, que la filosofía del hombre está en bancarrota. Absolutamente cero.

Entonces, Pablo le dice a los corintios ‘ahora, ustedes no necesitan esta filosofía. Desháganse de ella. Es en necesaria.’ Como he dicho antes, en donde está bien, sólo está bien porque estuvo de acuerdo con las Escrituras, entonces usted no la necesita. En donde está equivocada, usted realmente no la necesita. Entonces, usted no la necesita.

Ahora, Pablo ilustra el hecho de que él no cree en la necesidad de la sabiduría humana ya para el capítulo 2, versículos 1 al 5. Él pregunta si ellos se acuerdan cómo fue cuando él llegó a ellos. No vino con excelencia de palabras, versículo 1 ‘o sabiduría’. Versículo 4: “ni mi palabra y mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría.” Versículo 5: “yo no quería que su fe estuviera fundada en la sabiduría de los hombres.”

En otras palabras, Pablo dice ‘ustedes pueden ver que no dependí en absoluto de la filosofía humana. Yo no dependí en la sabiduría humana por la manera misma en la que vine ustedes.’ Eso es obvio. Versículo 2: “pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo y a éste crucificado.” No vine a ustedes con algunas palabras sofisticadas o filosofía sofisticada. Vine a ustedes con simplicidad. Como puede ver, el Evangelio no necesita que se le agregue la filosofía humana. Dios no necesita la razón del hombre, la innovación del hombre. Todo en el Evangelio viene realmente de manera muy simple.

El predicador viene a Corinto como Pablo llegó, y presenta a Cristo, y a Él crucificado. Es muy simple. De hecho, él dice ‘es tan siempre que es locura’, ¿se acuerda de eso? La predicación de la cruz es para los que se pierden ¿qué? Locura. Dicen ‘esto es torpe. Esto es absurdo. ¿Quieres decir que esperas que nosotros intelectuales, con toda la sabiduría que hemos adquirido y toda la educación y toda la filosofía sofisticadas, quieres decir que esperas que creamos que en algún punto, en algún momento, un hombre muere en una cruz y ese es el clímax del destino humano?’

Yo he oído a personas que dicen lo mismo en la actualidad. Ellos dicen que eso es para niños pequeños y mujeres de edad. Ningún hombre inteligente creería eso. No lo puedo aceptar. Muchas personas me han dicho eso. Y cuando viene Pablo y cuando usted viene y dicen ‘no educamos sabiduría humana’, ellos dicen ‘claro que sí’. Lo que usted tiene locura.

Ahora, observe el versículo 6. “Sin embargo, hablamos sabiduría.” Deténgase ahí. Quizás no sea la sabiduría del mundo y quizás usted piense que es locura y quizás diga que esto es simple. Pero, estamos hablando sabiduría. Quizás usted no la vea como tal, pero así es.

Yo rechazo la sabiduría humana. Rechazo la razón humana, pero enseñamos sabiduría verdadera. Ellos se oponen a que él no enseñe filosofía. Él dice que la filosofía ‘no puede salvar’. ¿Se da cuenta de que después de que todas las filosofías y los filósofos de todas la historia, el hombre simplemente está tan mal como siempre ha estado sino es que está peor? Más guerras, más crímenes, peor. Y entonces, él dice “hablamos sabiduría,” escuche esto, “entre los que han alcanzado madurez.” El problema es que sólo los salvos la conocen.

Madurez, teleios, aquí se refiere a plenamente crecido o maduro; y en este contexto, la palabra teleios es usada para hablar de los perfectos, tiene que ser interpretada en el contexto porque puede significar un cristiano que es muy maduro o simplemente puede referirse a un cristiano y punto. Un cristiano es aquel que ha llegado al lugar del conocimiento de estar completo en Cristo. Entonces, aquí se está refiriendo a un cristiano. No a un súper cristiano, simplemente un cristiano. Porque no está haciendo un contraste entre los cristianos maduros y los cristianos infantiles; él está haciendo un contraste de los cristianos con los incrédulos. Estamos hablando sabiduría entre aquellos que son creyentes. Las únicas personas que conocen que esto es sabiduría son los cristianos.

Como puede ver, lo puede ilustrar en su propia mente. Algunos de ustedes no pueden recordar cuando usted no era un cristiano, como el pequeño que dijo, usted sabe, ¿usted es cristiano? Él dice ‘toda mi vida, he sido cristiano. No conozco nada más.’ Quizás esta en la misma situación. Quizás desde que usted era pequeño es lo único que ha conocido. Siempre ha sido cristiano, pero si usted puede pensar y mirar hacia atrás y recordar el tiempo cuando usted no era cristiano, y pensar en sus reacciones al Evangelio, normalmente su reacción era que el Evangelio era bastante torpe, bastante absurdo. Y realmente no parecía muy profundo, ¿verdad? Cristo muere en una cruz y eso es todo. Y cuando usted se convirtió en cristiano de pronto todo el significado del Evangelio llegó a profundidades que simplemente eran inescrutables.

Y usted comenzó a reconocer que esto era demasiado profundo. Muy profundo. Y entre más tiempo usted ha sido cristiano, más profundo se vuelve, ¿verdad? Más inescrutable y se siente como el apóstol Pablo, quien dice en Romanos 11:33: “Cuán insondables son Sus caminos. Cuán profunda es Tu sabiduría y conocimiento.” Pero antes de que usted fuera creyente, todo era muy simple. Y cuando usted se convirtió en creyente, usted comenzó a ver la cruz y comenzó a ver al Evangelio y comenzó a ver la encarnación y lo que sucedió en la cruz; y ni siquiera puede con su razón humana llegar a las profundidades de todo lo que hay ahí.

Y entonces, el apóstol Pablo dice ‘sí, estamos hablando sabiduría; pero las únicas personas que la puede entender son los creyentes.’ Y ustedes no la entienden porque es la sabiduría de Dios. Sólo abierta las mentes de los creyentes. Eso es lo que dice Efesios 1:8. Esto es Dios nos ha dado un entendimiento de Su sabiduría. Ahora, a partir de aquí, Pablo divide el resto del texto en dos puntos. Simplemente le voy a dar estos dos puntos. Puntos muy simples; y quiero que los entienda porque usted va a encontrar que esto es muy, muy útil no sólo al darle el entendimiento del pasaje que Dios nos han dado, sino al ayudarle a relacionar esto con alguien más.

Dos puntos: Número uno, la sabiduría humana no se puede descubrir en términos humanos. Número dos, la sabiduría verdadera es revelada de manera divina. Eso es bastante simple. Número uno, la verdadera sabiduría no se descubre en términos humanos. Usted no puede descubrir a Dios por sí mismo. Usted no puede meterse en una cabina telefónica y quitarse su ropa. Usted no puede hacer eso; y no podría salirse siendo Superman. Usted no puede trascender lo natural. Usted no puede entender a Dios más de lo que alguien inferior puede comprenderlo a usted. ¿Alguna vez ha oído a dos bichos que discutan acerca de la anatomía humana? Ya para cuando hayan aprendido algo acerca de la anatomía humana, es demasiado tarde.

¿Alguna vez ha oído a un vaso de agua hablar a una hogaza de pan? Usted pregunta qué tipo de cosas son esas. Simplemente es tan ridículo oír a dos personas pensando que entienden a Dios. Está totalmente fuera de su área. Estuve en una reunión la otra noche con algunas personas, disfrutamos de un gran tiempo y estaban contándome su opinión acerca de Dios. ¿Pero sabe una cosa?, Oigo eso todo el tiempo. ‘Bueno, creo que Dios’, ‘bueno, creo que Dios’. Bueno, ¿sabe una cosa?, lo que usted crea acerca de Dios es irrelevante. Usted no puede conocer a Dios sin importar lo mucho que se esfuerce por conocerlo, sin importar cuántos gemidos espirituales enfrentara usted. Porque usted no puede escapar los confines de una existencia natural y entrar en la dimensión espiritual y regresar; y contarnos acerca de Dios.

Usted no puede salirse de aquí, usted está aquí. Usted está atrapado. Usted está en un mundo natural. Usted es incapaz de conocer a Dios. La verdadera sabiduría, sin embargo, esto es la verdad definitiva acerca de Dios, el hombre, el destino y todo eso; la salvación no se puede conocer por medio de la mente del hombre. Sin embargo, todas las religiones del mundo son esfuerzo por parte del hombre de descubrir a Dios. De encontrar a Dios. El cristianismo dice que usted no puede encontrar a Dios, que Él no encontró a usted. En Lucas 19, “el Hijo del hombre ha venido para buscar lo que se había perdido.” Siempre damos testimonio. ‘Encontré al Señor’, pero Él no estaba perdido. Él lo encontró a usted. Si usted lo hubiera estado buscando a Él, habría estado en un desastre, porque usted no lo habría podido encontrar. Gracias a Dios que Él vino y nos encontró.

Entonces, él dice, no podemos trascender nuestro sistema. Ahora, observe cómo desarrolla esto en el versículo 6. “Estamos hablando entre aquellos que son perfectos”, esta sabiduría. “Sin embargo, reconocemos que no es la sabiduría de este siglo ni de los príncipes de este siglo que perecen.” No es una sabiduría que está disponible ni a las filosofías ni a los filósofos de esta época, que perecen. Predicamos sabiduría, no la sabiduría del mundo, thione en el griego. Es traducida mundo o siglo quizás en su Biblia o quizás época o era. Thione tiene la idea de tiempo. No estamos hablando la sabiduría de esta época en particular. Y para toda época diferente hay una filosofía diferente, ¿verdad? Los filósofos simplemente continúan viniendo, viniendo y ellos vienen y se van. Vienen y se van. Y todos han llegado a hacer nada. Reúna a todo lo que esa filosofía ha contribuido y usted no llega nada.

La sabiduría de esta época, la sabiduría de la próxima época, la sabiduría de la próxima época, nada. Todo es katargeto, es considerado ineficaz, vacío. Y sea cual fuere la época de la historia en la que usted esté viviendo, no estamos predicando eso. No estoy aquí para darle opinión humana. No estoy aquí para contarle lo que creo. No estoy aquí para darle alguna filosofía maravillosa para la vida. Estoy aquí para decirle lo que la Biblia significa por lo que dice, porque esta es la revelación de Dios. Si estuviera dando filosofía humana, me tomaría unas dos semanas para vaciar este lugar. Los primeros que se irían serían las personas que estuvieran en desacuerdo con mi opinión. Y el segundo grupo que se iría serían los que están en desacuerdo con mi opinión porque no me necesitan. No estoy aquí para darle mi opinión. Estoy aquí para decirle lo que la Palabra dice.

Y entonces, Pablo dice, que reconocemos que esta verdad definitiva está fuera de los límites de la sabiduría de esta época en particular y de los filósofos de esta época, todos los cuales llegan a hacer nada. Pero, versículo 7, ‘mas’, y ahí está el adversativo más fuerte en el idioma griego, ala, ‘mas hablamos sabiduría de Dios.” Deténgase ahí. No estamos hablando de algo de acerca de este sistema o de este mundo a partir de estos filósofos, sino que más bien es ¿de quién? De Dios. Él está hablando de una sabiduría divina sobrenatural.

Sí, estamos hablando sabiduría. Ellos dijeron ‘ah, locura. Absurdo’, no. Nosotros estamos hablando sabiduría y los creyentes entienden que es sabiduría. No es la sabiduría de su sistema, es la sabiduría de Dios. Y la razón por la que no lo entienden, versículo 7, es porque hablamos sabiduría de Dios en misterio. La sabiduría oculta. La razón por la que no la puede conocer usted, el hombre no conoce la sabiduría de Dios, es porque Dios no le ha concedido al hombre conocerla. Él la ha colocado fuera de los límites de la capacidad humana.

Ahora, cuando usted ve la palabra misterio ahí, necesita entender la definición. Musterion en el griego, no significa que es algo oculto, difícil de entender como un laberinto, en donde usted en cierta manera tiene que encontrar el camino para llegar a la sabiduría de Dios. No es eso en absoluto. La palabra misterio significa un secreto que es imposible de penetrar por parte del hombre, pero que Dios ha escogido revelar. Algo que el hombre no puede conocer, pero Dios lo ha revelado. Entonces, la palabra apunta a la imposibilidad del hombre de conocer el secreto de Dios y el amor de Dios, lo cual hace ese secreto conocido. ¿No le da gusto que no podíamos conocerlo? Bueno, usted dice, no estoy demasiado contento. ¿No le da gusto que no podemos conocerlo, pero Dios lo reveló? Sí. Sería trágico si no pudiéramos conocerlo y nos quedáramos así. No podríamos conocerlo. Está fuera de nosotros. ¿No le da gusto que esté fuera de nosotros? ¿No le da gusto que la verdad definitiva está fuera del hombre? El hombre no ha hecho mucho con lo que tiene. Entonces, es un misterio. Esto es que Dios lo ha escondido. Es llamado lo escondido. Aquello que está escondido.

Dios lo ha escondido antes de los siglos. Proridzo. Él lo ha planeado, lo predestinó, lo ordenó antes de que el tiempo comenzara, Dios tuvo este maravilloso plan de salvación. Y lo escondió. Y en Cristo y el Nuevo Testamento, los misterios fueron todos revelados. Pablo inclusive se llama a sí mismo el apóstol a quien se le dio la dispensación de los misterios para abrir los misterios. Y Dios ha abierto esos misterios a nosotros, esas cosas que estaban escondidas a lo largo de la historia. ¿Y por qué?, para nuestra gloria, nuestra bendición, nuestra excelencia eterna. Imagine durante todo el tiempo y antes del tiempo, Dios planeó nuestra bendición eterna. En el momento correcto, Él abrió Su misterio. Es algo que inclusive la gente del Antiguo Testamento no veía. Ellos creían en Dios y creían que la revelación venía, pero nunca lo vieron.

Dios aceptó eso como fe salvadora. Pero nosotros conocemos la revelación completa del misterio. No porque la comprendimos en las mentes humanas, sino porque Dios, habiéndola escondido ahora, la reveló. Entonces, Pablo dice ‘miren, es sabiduría’. Sabemos que no la pueden entender, no sale de su sistema, en primer lugar. Pero en segundo lugar, Dios la ha escondido. El mundo nunca va a conocer a Dios por sí mismo. Los hombres nunca van a encontrar a Dios por sí mismos. El mundo nunca desarrollará una religión que sea verdadera. La filosofía nunca va a ser apropiada, porque está fuera de la esfera del mundo del hombre. No ha venido de su propio mundo. Dios la ha escondido en él.

El versículo 8 es una ilustración viva de esto. Verdad, mire, la verdadera sabiduría “la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció. Porque si lo hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.” Escuche, ¿a qué se refiere? Escuche. “Ninguno de los príncipes de este siglo,” ¿en qué siglo estaba viviendo Pablo? En el período del Nuevo Testamento. ¿Quiénes fueron los príncipes de ese entonces? Los líderes judíos y los líderes romanos. Él dice: ‘permítame darles una ilustración del hecho de que el mundo no conoce a Dios.’ Que los líderes del mundo nunca habrían conocido a Dios por sí mismos en sus propios términos, por su propia razón. Por ejemplo, ‘los príncipes de este siglo’, él dice en el versículo 8. Los líderes romanos y los judíos, ellos no conocían a Dios. Ellos no conocían la verdad. “Porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. El Dios de la excelencia.”

Y amigo mío, si usted duda que Jesús es Dios, más vale que lea ese versículo de nuevo. Él es llamado el Señor de la gloria. Gloria es todos los atributos de Dios. Y todos son los tipos de todas las personas de todos los siglos que han rechazado a Cristo. Esto es simplemente el ápice. Esto simplemente prueba el punto. Este es el punto clímax para demostrarle a usted que la sabiduría del hombre no puede conocer a Dios. Aquí estaban todos los romanos brillantes y todos los eruditos bien conocidos, bien preparados por los judíos del Antiguo Testamento y juntos, crucificaron a Cristo. Ejecutaron al Señor de la gloria. Eso le muestra lo que realmente conocían. No sabían nada.

Es una gran ilustración. Los mejores y los más sabios del mundo nunca conocieron la verdad de Dios, de lo contrario no habrían crucificado al Señor de gloria. Me encanta que lo llama el Señor de la gloria en contraste a la humillación de la crucifixión. Ellos crucificaron al Señor de la gloria. ¡Qué mala interpretación de la verdad! Entonces Pablo, hace un contraste de la vergüenza de la cruz con la gloria del crucificado y muestra qué tan lejos la verdad de la sabiduría del hombre estaba. Todo los romanos con todos sus dioses y toda su religión no conocieron a Dios. Ellos lo crucificaron. Todos los judíos con toda su información no conocieron a Dios. Lo crucificaron.

Usted pregunta cómo es que no pueden saber. ¿Cómo es que esto estaba escondido? El versículo 9 le da la respuesta. “Antes bien, como está escrito,” y aquí él cita a Isaías 64:4 lo más probable, él dice: “Cosas que ojo no vio y ni oído oyó ni han subido de corazón de hombre son las que Dios ha preparado para los que le aman.” ¿Alguna vez ha oído ese versículo anteriormente? Ese es el versículo que usted memorizó cuando era niño, ¿verdad? ¿Y sabe una cosa?, es como muchos versículos que memorizamos. Los memorizamos fuera de contexto.

Yo recuerdo que aprendí que ese versículo se refería al cielo. ¿Se acuerda de eso? “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, del resplandor del cielo,” ¿se da cuenta? Eso no tiene la relación más remota con el cielo primordialmente. ¿Encuentra algo aquí en el contexto acerca del cielo? ¿Aquí está hablando del cielo? Está hablando de ignorancia, ¿no es cierto? Él no está hablando de cristianos que no pueden saber cómo es el cielo. Él está hablando de incrédulos que no tienen la capacidad de saber cómo es la salvación. Éste es su punto. Observe. Ahora, él dice: “Como está escrito, cosas que ojo no vio ni oído oyó ni han subido de corazón de hombre son las que Dios ha preparado para los que le aman.” Ahora Dios, desde tiempo pasado, ha preparado algunas cosas fantásticas para las personas que le aman. Pero la gente que no le ama no puede saber qué son esas cosas. Como puede ver, el mundo, con toda su búsqueda por la verdad, no puede entender lo que está pasando.

Sólo hay dos maneras en las que usted puede llegar a la verdad desde un punto de vista humano. Sólo dos maneras en las que un humano puede llegar a una conclusión acerca de la verdad. Número uno, es objetivo. Número dos, es subjetivo. Número uno es por el método empírico externo. El segundo es por la razón o la lógica. Eso es todo. O es empírico o es racional. Aquí viene la primera. “Como está escrito, cosas que ojo no vio ni oído oyó.” Ahora, si usted va a ver la verdad objetiva, sólo hay dos maneras en las que usted puede asimilar la verdad objetiva. A través del ojo y del oído, ¿verdad? Así es como usted obtiene la verdad. Bueno, recuerde algo, a través del ojo humano y a través del oído humano no puede pasar toda la verdad. No, “cosas que ojo no vio ni oído oyó.” Es el plan de Dios preparado para aquellos que le aman. No es observable externamente. Usted no puede descubrir a Dios. Usted no puede andar corriendo y decir ‘oh, hay un Dios, ahora puedo saber. No. Y nunca va a oír una voz que viene de una gran montaña y dice ‘hola, soy Dios y estoy aquí arriba y aquí hay unas cuantas instrucciones.’ Nunca sucederá. Como puede ver, no es observable mediante el experimento empírico humano.

En segundo lugar, vayamos al área interna. La otra manera mediante la cual los hombres pueden llegar a conclusiones es mediante su propia razón, el racionalismo. “Ni han subido al corazón del hombre.” Corazón simplemente significa la mente. Usted no puede conocerlo externamente a partir de un hecho objetivo. Tampoco la puede conocer internamente a partir de un proceso de pensamiento subjetivo. Usted no puede llegar a Dios mediante la observación o mediante el racionalismo.

Eso no nos da esperanza realmente, ¿verdad? Dios tiene un gran plan para aquellos que le aman. Dios lo ha escondido. No es conocido por los filósofos de esta época. Eso es probado por el hecho de que si hubieran conocido eso, no habrían ejecutado a Jesús. Y toda persona que continuamente rechaza a Jesús prueba de manera continua, continua, continua, que no puede conocer la Verdad, ¿verdad? Pueden tratar mediante experimento de encontrarla y mediante la lógica, pueden tratar de encontrarla; pero no lo harán, porque no es conocida para ellos mediante eso. Ése es el primer punto que creo que Pablo presenta de manera clara. La sabiduría de Dios no se puede descubrir mediante la mente humana.

Punto número dos. Y éste lo veremos rápidamente. La verdadera sabiduría es revelada por el Espíritu Santo. Como puede ver, si usted no puede salir y encontrar a Dios, Él tiene que venir con Su información. Nunca olvidaré cuando estaba en la preparatoria, que fui a visitar a una niña que estaba siendo tratada en un pulmón de acero. Y era algo terrible. Y no creo que es algo que se vea tanto como en ese entonces, pero es terrible ver a alguien dentro de un pulmón de acero. Y no podía evitar pensar, claro, era tan sólo un niño, en que yo podía ir y venir; y aquí estaba esta niña hermosa en un pulmón de acero todo el tiempo. ¿Se acuerda de esos que eran como ataúdes enormes que bombeaban? Lo que venía a esa persona era de afuera hacia adentro. Ella no iba a ningún lugar. Ningún lugar en absoluto. Bueno, esa es una ilustración adecuada del hombre natural. Él está dependiendo del pulmón de acero de sus propias incapacidades. Cualquier cosa que viene a él, alguien se la trae desde afuera. Él no va a ningún lugar. Y ése es el punto de Pablo. Y el Espíritu Santo ha invadido la caja en la que el hombre está encerrado y la ha invadido con la Verdad.

La verdadera sabiduría es revelada mediante el Espíritu Santo. Ahora, observe que hay tres pasos en el proceso. Revelación, inspiración e iluminación, tres grandes verdades cristianas. En primer lugar, revelación, esto es maravilloso. Observe, realmente le va a emocionar el saber esto. Versículo 10: “Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu.” Lo que nunca podríamos haber llegado a conocer por nosotros mismos, Dios lo ha hecho posible al llegar a nuestra pequeña caja cerrada y dijo “aquí”. Dios ha invadido nuestro pulmón de acero y ha depositado la información. ¡Guau! Revelada, apokalupto, quiere decir revelar algo que previamente estaba escondido. Revelar algo que había estado velado. El Espíritu Santo hace eso. Eso es revelación. Revelar. El Espíritu Santo está ahí arriba en el cielo. Él dice “tengo unos cuantos hechos y quiero que esas personas ahí abajo en la Tierra conozcan.” El Espíritu Santo es quien es el agente de transmisión de la Trinidad. Toma la revelación. Muy bien, tengo la revelación, y nos la trae. Eso es revelación. Él tiene el cuerpo de verdad listo para ser depositado.

Usted dice ‘bueno, ¿por qué es que el Espíritu hace eso? Observe el versículo 10: “Porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.” Él es el que conoce las profundidades de la mente de Dios. ¿Quién está mejor capacitado para revelar a Dios, no es cierto? Eso no significa que Él es ignorante de algunas cosas y que tiene que escudriñar e investigar para encontrarlas. Él también es Dios y Él conoce todo. Eso simplemente significa que Él es el que penetra el ser interno de Dios, el mismo Espíritu de Dios. ¿No le da gusto que la Biblia no haya sido escrita por un ángel de segunda mano? ¿Sabe quién escribió la Biblia? El Espíritu Santo de Dios. Me da gusto eso, ¿a usted no? Porque, ¿sabe una cosa?, yo no sé si podemos confiar en todos los ángeles. Algunos realmente están echados a perder, ¿no es cierto? Están bastante mal. Satanás solía ser uno de ellos.

Escuche, Dios no encomendó la transmisión de Sus Escrituras a alguien fuera de la Trinidad. El Espíritu Santo fue enviado con la información porque Él es el que conocía las profundidades de la mente de la naturaleza de Dios. Ahora, él lo ilustra. Por ejemplo, versículo 11: “Porque quién de los hombres sabe las cosas del hombre sino el Espíritu del hombre que está en él.” Permítame mostrarle lo que eso significa.

Yo podría acercarme a usted y decirle ‘hola amigo, lo conozco. Usted tiene el cabello así y los oídos así y la nariz así. Lo conozco. Cuando ciertas cosas suceden, usted reacciona así y yo sé cómo es su personalidad y yo lo conozco. Usted se enoja fácilmente y yo lo conozco.’ ¿Y sabe una cosa?, pero yo no lo conozco como Él lo conoce a él, ¿verdad? Yo me conozco mejor de lo que usted me conoce a mí. ¿Verdad? Yo sé cosas acerca de mí que usted nunca jamás va a conocer, ¿verdad? Y usted conoce cosas acerca de usted que yo nunca voy a conocer jamás. Simplemente el que realmente conoce la profundidad de quién soy yo es mi propio Espíritu, ¿no es cierto?

¿Y sabe una cosa?, inclusive en un matrimonio, por muy cercana que sea la relación después de años y años y años, aún así hay algunas cosas que yo sólo conozco acerca de mí. Y hablamos acerca de honestidad, pero inclusive nuestra honestidad está algo velada, ¿no es cierto? Honestidad selectiva. Esa es simplemente la naturaleza humana. El que mejor me conoce es mi propio Espíritu, eso es todo lo que está diciendo. Eso es simplemente una ilustración. Observe el final del versículo 11. “Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios sino el Espíritu de Dios.” Como puede ver, el Espíritu conoce las profundidades de Dios, así como el Espíritu del hombre conoce las profundidades de ese hombre como nadie más lo conoce. Entonces, Dios no envió a un mensajero secundario. ¿Él envió al Espíritu Santo que conoce la mayoría? No. Él envió al Espíritu Santo que conoce todo.

Ahora, para comenzar, nos encontramos con que esto es revelación. El cristianismo es verdad revelada. El Espíritu Santo tomas las cosas profundas de Dios y viene con ellas. Y Él va camino a la tierra y ahora, Él llega a la puerta y dice: ‘abran, tengo algo de Dios’. Y usted dice ‘bueno ¿en qué tipo de paquete viene?’ Él va a entregar esta revelación, ¿en que está envuelta? Usted no la puede tener ahí flotando por todos lados. Dios no puede estar ahí en un monte gritando todo. ¿Cómo vendría? Bueno, veámoslo porque esto nos lleva al segundo paso de la transmisión del Espíritu de la verdad de Dios y esto es inspiración.

Aquí está el método mediante el cual el Espíritu entrega la revelación. Versículo 12, ¡esto es tan bueno! “Y nosotros no hemos”, ¿cuál es la siguiente palabra?, “recibido.” Ahora amigos míos, subrayen a esa palabra en su Biblia o enciérrenla en un círculo. Esa es una palabra tremendamente importante. Alguien me dice, usted sabe, la Biblia simplemente fue la opinión de hombre. Y yo digo ‘mira, Primera de Corintios 2, Pablo dice: “Hemos recibido esto.” Eso significa que nos fue dada.’ Observe el versículo 12. “Para que sepamos lo que Dios nos ha concedido.” ¿De dónde viene la Biblia? Fue dada por Dios. ¿Y qué hicieron los apóstoles? Ellos la recibieron.

Ahora, esto es tan importante. Este es el vehículo para llevar la revelación. El Espíritu de Dios la trae y ellos las recibieron. Ahora, quiero que observe algo. La palabra nosotros en el versículo 2 es usada un par de veces y después de nuevo en el versículo 13. “Lo cual también hablamos”, y eso hace referencia de nuevo a nosotros. Sea tan amable de notar que el hablamos aquí no se refiere de manera general a los cristianos. Se refiere a los apóstoles y a los escritores de la Escritura. Usted y yo hemos recibido estas verdades únicamente de ellos conforme ellos las registraron. Pero aquí Pablo está experimentando y escribiendo a partir de su propia experiencia. “La recibimos del Espíritu para que conozcamos lo que en Su gracia, Dios nos dio, cosas que ahora hablamos.” Esto es apostólico.

Se acuerda en Juan 14:26, el Señor dijo: “Ahora, cuando Yo me vaya, el Consolador va a venir y les va a enseñar todas las cosas y va a traer todas estas cosas a su memoria, todo lo que he dicho.” Eso no es primordialmente para todos los creyentes. Esa no es una promesa para nosotros. Eso fue hablado a aquellos que escribirían el Nuevo Testamento. Fue a ellos a quienes se les dio la capacidad de recordar todo lo que Jesús dijo. ¿Alguna vez se ha preguntado cómo Juan podía sentarse y escribir todo el Evangelio de Juan, 21 capítulos y a lo largo de todo esto registrar exactamente las palabras de Cristo? Él sólo pudo hacerlo porque el Espíritu Santo las trajo a su memoria.

Esa es la promesa ahí. Lo mismo aquí. Nosotros, que lo hemos recibido. Nosotros, apóstoles, nosotros, escritores. Dios nos los ha dado a nosotros. ¿Se acuerda cómo? ¿Cuál fue el vehículo? Inspiración. Segunda de Timoteo 3:16 dice que “toda la Escritura es inspirada por Dios.” Theapanustos, una palabra. Dios le exhaló. Dios le exhaló a nuestras mentes. Nosotros la recibimos. La Biblia no fue compuesta por hombres. No es la opinión de los hombres. No es la perspectiva del hombre. No es el comentario del hombre acerca de ciertos actos de Dios. Fue recibida de Dios como un regalo traído por el Espíritu Santo. ¡Y esto es tan importante de entender! Y observe que fue dada de manera gratuita, libre, por gracia, no ganada. Simplemente concedida por gracia.

Y el versículo 13 continúa con el pensamiento: “Lo cual también hablamos no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu.” Deténgase ahí. Cuando Pablo dice ‘ahora, cuando yo tramito esta información a ustedes, no es con mis propias palabras sino’ ¿las palabras de quién? ‘Las palabras del Espíritu Santo.’ Ahora escúchenme, yo creo que este versículo de manera clara enseña que la palabra mismas de las Escrituras fueron dadas por el Espíritu Santo. ¿Entendió eso? Esto es elemental. Esto es lo que llamamos inspiración verbal. Algunas personas dicen ‘bueno, Dios inspiró los pensamientos generales y ellos los expresaron en sus propias palabras.’ Eso es ridículo. Eso niega este versículo y en segundo lugar, ¿cómo es que usted puede tener un pensamiento sin palabras?

“No hablamos,” esto lo dice enfáticamente, “con palabras enseñadas por sabiduría humana.” No estamos hablándoles con nuestras propias palabras. Sino con las que enseña el Espíritu en su gracia, las que el Espíritu y la revelación de Dios nos dieron. ¿Sabe usted que cuando esos escritores de la Biblia se sentaron, cuando Pablo se sentó para escribir 1 Corintios, el Espíritu de Dios tomó control de ese hombre? El Espíritu de Dios entró al cerebro de ese hombre, y sacó de su cerebro las palabras que estaban en su propio vocabulario y a partir de su propia experiencia, y las ordenó en el orden que Él quería que fueran escritas. Las palabras mismas escogidas por el Espíritu Santo, pero escogidas a partir de la vida y personalidad de Pablo, de tal manera que reflejaron a Pablo. No obstante, las palabras del Espíritu.

Esta es la Palabra de Dios y estas son las palabras de Dios. Alguien dice ¿por qué eres tan detallista? Estudias cada versículo, cada palabra. Cada palabra que salió de la boca de Dios. ¿Sabe una cosa?, cuando Satanás estaba tentando a Jesús, él no citó a Deuteronomio y dijo ‘no sólo de pan vivirá el hombre sino mediante los principios generales de Dios’. ¿Qué dijo? ‘No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que procede de la boca de Dios.’ Dios da palabras y ellos escribieron palabras. Eso es inspiración. Dios exhaló en sus mentes las palabras, toda la Escritura. ¿Sabe lo que es la Escritura? ¿Sabe lo que la palabra significa? Escritura. Toda la Escritura, todo lo que está escrito, es inspirado, no todos los apóstoles. No todos sus pensamientos, todos los escritos fueron inspirados. Dios escogió las palabras.

Entonces, cuando la revelación desciende, no sólo puede ser ahí una masa nebulosa que está flotando desde el cielo como si fuera sopa de letras de Campbell. Tiene que estar compuesta. Y entonces, desciende y entra a la mente, sale de las plumas y ahí es escrita en las palabras de Dios. Usted dice, ahí está, el Espíritu terminó. ¿En serio? ¿Cree que terminó?

¿Sabe que hay muchas personas que tienen una Biblia y no saben lo que hay en ellas? Hay todo de tipo de personas que tiene una Biblia y sabe usted lo que descubren en la Biblia? Que Jesús no es Dios. ¿Alguna vez ha conocido a alguno de ellos? Algunas veces le tocan a su puerta. Hay personas que estudian la Biblia y terminan con todo tipo de conclusión equivocada. No entienden lo que está pasando. ¿Sabe por qué? Hay un tercer paso que lleva a cabo el Espíritu Santo. Iluminación.

Eso está en los versículos 14 al 16; y aquí, el Espíritu Santo tiene que hacer que esto sea personal; porque usted puede ser de dueño de una Biblia y no entenderla. El versículo 14 nos dice eso. “Pero el hombre natural,” sukakos, el hombre carnal, el hombre que es humano, simplemente, lo único que tiene es humano. Él vive en el mundo material físico. No puede conocer a Dios. No puede percibir a Dios. No puede salir de su pequeña caja. No percibe las cosas que son del Espíritu de Dios. Usted le puede entregar una Biblia, meterla debajo de su nariz y no hace diferencia alguna. No la entiende, no sabe lo que está pasando. Para él todo es locura. Él no la puede entender porque se han de discernir espiritualmente. Espiritualmente evaluada, espiritualmente juzgada, espiritualmente discernida. Y él está espiritualmente muerto.

Salmo 119:18, el salmista oró una oración hermosa. Él dijo: “Abre mis ojos y miraré las maravillas de Tu ley.” No es que Dios nada más nos dio la ley. Dios también tiene que abrir los ojos de nuestro entendimiento. El Espíritu tiene que iluminar la mente. La verdad está disponible, pero sólo aquellos que están iluminados van a entender la Verdad. El hombre natural no la puede aceptar. Él está sin el Espíritu Santo. Él puede tenerla en su mano. Él tiene la revelación, la inspiración, pero sin la iluminación, no tiene sentido. No tiene al Espíritu Santo.

Simplemente, como un hombre ciego, no puede ver el sol. Él no puede ver al Hijo de justicia. Así como un hombre sordo no puede oír música dulce. Él no puede valorar la canción dulce de la salvación. Martín Lutero dijo: “El hombre es como una columna de sal, como la esposa de Lot. Él es como madera y como una piedra. Él es como una estatua sin vida que no usa ni los ojos ni la boca. Ni tiene sentido en el corazón a menos de que sea iluminado, convertido y regenerado por el Espíritu Santo. Él no puede conocer nada si lo tiene. El Espíritu Santo tiene que abrírselo a él.” Eso está en el versículo 15. “En cambio, el espiritual juzga todas las cosas.” El que posee el Espíritu. El que tiene al verdadero Maestro residente dentro de él. Él tiene el punto de referencia en sí mismo. Él tiene la unción de 1 Juan 2:27-28: “Y no tenéis necesidad de maestros humanos porque tienen una unción en ustedes y Él les enseña todas las cosas.”

Si usted tiene el Espíritu Santo, ahí está el Maestro residente de la verdad y ahí está el Evaluador. Y por el Espíritu Santo, tomamos la Palabra de Dios y Él hace que esté viva y Él hace que la entendamos. Y esto es para todos los cristianos. Sí, para todos los cristianos. El mundo no conoce la Verdad. El mundo no puede conocer la Verdad. Usted conoce la Verdad porque el Espíritu Santo mora en usted y le enseña la Verdad y hace que este libro esté vivo. Podemos evaluarlo, podemos discernirlo. El punto de referencia está en nosotros.

Y después, él añade una pequeña frase al final del versículo 15: “Pero él no es juzgado de nadie.” Podemos evaluar porque somos espirituales, pero nadie puede evaluarnos. ¿Alguna vez ha notado lo difícil que es para el mundo evaluar a los cristianos? Ellos no saben lo que somos.

‘Bueno, ¿quién crees que eres, tú que crees que conoces todo? Sí, no hay manera de que un hombre natural puede evaluar a uno espiritual. Ellos no pueden conocernos, y escuche esto, no pueden conocernos, así como no pueden conocer a Cristo. ¿Qué hicieron con Cristo? Lo crucificaron. ¿Qué nos van a hacer? Gran parte de lo mismo. Se van a reír de nosotros, se van a mofar de nosotros, nos van a llamar necios. En algunos lugares, nos van a matar y la razón, él cita Isaías 40:13 para apoyar su punto, versículo 16: “¿porque quién conoció a la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.” Escuche, nadie puede juzgar a un hombre espiritual. Porque hacerlo sería jugar al Señor mismo. ¿Ve eso en ese versículo? ¡Es fantástico!

¿Quién conoce la mente del Señor? Nosotros tenemos esa mente. Ellos no pueden entendernos porque no pudieron entenderlo a Él. ¿No es agradable saber que la razón por la que usted es confuso para ellos es porque usted tiene la mente de Cristo? Guau. Soy un misterio tan grande para el mundo como Él lo fue. Me da gusto tener esa compañía. Y me encanta esto. ¿Quién conoció la mente del Señor, quién le instruirá?” ¿Sabe lo que hace un hombre que viene y niega las declaraciones de Jesús? Él está diciendo ‘Ahora Dios, dime unas cuantas cosas acerca de lo que yo he aprendido. Quiero corregir algunos de los malos conceptos que Tú tienes.’ ¡Oh! Cuando alguien me dice, ‘¿sabes una cosa?, necesitas entender algo. Yo no creo esas cosas acerca de Cristo. Te voy a decir cuál es mi opinión.’ Mi respuesta es ‘Oh, bueno, ¿vas a tener que decirle a Dios ahora lo que Él debe creer? ¿Qué quieres decir con eso?’

 ‘Bueno, como puede ver, el Señor mora dentro de mí y Él es mi maestro. Entonces, si quieres instruirme, acuérdate que tú estás instruyendo la mente del Señor, porque yo tengo la mente de Cristo.’ ¡Hombre, se van a enojar con eso! ‘¿Quién crees que eres? Tienes todas las respuestas.’ Bueno, lo tienes que hacer de manera amorosa, pero lo haces. Porque, ¿qué es lo que él está diciendo aquí? Y todo esto lo cierra de manera hermosa, ¿no es cierto? Él simplemente está diciendo que la razón humana no puede conocer a Dios. Dios tiene que revelarse a sí mismo. Dios se ha revelado a sí mismo mediante tres pasos, mediante el Espíritu Santo lo reveló, lo inspiró y lo ilumina para que podamos entenderlo. Y después, el punto de referencia está nosotros y conocemos la Verdad, porque el Espíritu de Dios es nuestro maestro y mora dentro de nosotros. ¿No es eso emocionante?

¿Y sabe una cosa?, le quiero decirle algo, una vez leí un artículo que decía que la motivación por conocer en el ser humano es igual a la motivación sexual y a la motivación por tener hambre. ¿No es eso interesante? La motivación por conocer. Escuche, si usted quisiera conocer con tanto deseo, como lo dicen, aquí esta. Si usted entrega su vida a Jesucristo, Él va a implantar dentro de usted al Maestro residente de la Verdad y usted conocerá la Verdad y la Verdad lo va a liberar. ¿Lo va a liberar de qué? Lo va a liberar de la búsqueda por la Verdad. Usted la habrá encontrado. Y usted descansará. Oremos.

Permítame tan sólo decir esto al partir, nosotros le ofrecemos lo que Pablo le ofrecería a usted si él tuviera aquí. Cuando decimos que el mundo no conoce la verdad, eso no es porque queremos mantenerlo así. Es porque queremos cambiarlo. Queremos que usted conozca que la verdad está en Cristo; y queremos que usted venga a Él. Si usted viene a Él con fe y arrepentimiento y lo recibe y cree en Su muerte y resurrección, usted conocerá la verdad.

Padre, gracias por nuestro tiempo en esta mañana, por la bondad de Dios que trae salvación, por la gracia que nos ha llevado a una relación contigo y nos ha dado la Verdad. Estamos agradecidos por el Espíritu Santo que vive en nosotros enseñándonos. Te agradecemos. Dios, sabemos que aunque Él es nuestro Maestro de la Verdad, podemos apagar esa enseñanza y esa instrucción. Podemos entristecer al Espíritu. Que no sea así. Que seamos sumisos, llenos, andando en el Espíritu, para que de hecho podamos discernir todas las cosas. Te damos gracias por el privilegio de compartir juntos Tu Palabra esta mañana y pedimos que acerques a Ti en esta hora a aquellos que tanto te necesitan. En el nombre de Cristo. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2015 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar