Grace to You Resources
Grace to You - Resource

1ra de Corintios, capitulo 6, comenzando en el versículo 12. El Señor realmente me capacitó, terminar este trabajo para Corintios y Judas esta semana, aunque estuve fuera. Y realmente creo que este es un mensaje para este tiempo, porque él supervisó el tiempo y el estudio de tal manera que pudimos terminar lo que pensamos que debíamos tener para ustedes esta mañana. He titulado esta sección: ‘Libertad cristiana y el sexo’, porque eso es realmente de lo que habla. Y verá esto conforme comenzamos.

Continuamos en nuestro estudio de 1ra de Corintios, viendo los problemas que plagaron a la iglesia corintia. Uno de ellos fue el problema de la inmoralidad sexual. Ese es el que trata en 1ra de Corintios 6:12-20 y lo veremos esta mañana. En este pasaje él presenta la perspectiva del cristiano, de la moralidad. Ahora, permítame decir desde el principio, me acuerdo cuando estuve hablando en Cal State Northridge una vez, en la clase del rabino Kramer. Me pidió que hablara del tema de la moralidad cristiana y él dijo, ‘queremos que alguien venga y hable de la moralidad cristiana y la defienda.” Sabía que me estaba metiendo al foso de los leones, porque nadie iba a aceptar un estándar moral cristiano en este mundo que no es cristiano.

Entonces, al principio de la clase dije: ahora, quiero comenzar con algo. Quiero decir que reconozco antes de que empiece, que ninguno de ustedes va a estar de acuerdo con esto. Ninguno de ustedes va a aceptarlo, y ninguno de ustedes va a pensar que esto es apropiado.

Todos van a estar en desacuerdo de manera violenta conmigo. Y usted sabe lo que eso hace de manera inmediata, todos están diciendo, ¿en serio? Usted los coloca en la defensa, ¿verdad? Ya están defendiendo el cristianismo, y ni siquiera saben lo que es. Así son los alumnos de universidad. Entonces, terminé y dije: la razón por la que ninguno de ustedes va a aceptar esta moralidad, es porque no conocen al Señor Jesucristo, y debido a que no lo conocen, no tienen ninguna motivación para esto.

Entonces, inmediatamente un alumno levanta su mano y dice: ¿cómo conoces al Señor Jesucristo? Bien podríamos comenzar ahí. Entonces, pasamos unos cuarenta minutos hablando de eso, y el rabino seguía diciendo, debemos regresar al tema. Nunca regresamos al tema, pero fue un gran tiempo. Digo esto, simplemente para decir esto, a menos de que usted realmente conozca al Señor Jesucristo, a menos de que sea cristiano, a menos de que entienda usted lo que es vivir para Dios, este tipo de moralidad va a parecer algo, algo así como raro, pero esto es lo que la Biblia enseña. Como puede ver, los corintios habían racionalizado su actividad sexual así como la gente en la actualidad lo hace. Hay muchas personas que en el nombre de religión dice, todo está cubierto, estamos libres en la religión, el cristianismo nos ha libertado, entonces vamos a disfrutar de la vida.

Y hay muchas otras personas, no oye usted esto todo el tiempo, que dicen: ¿cuál es el problema con el sexo? solo es biología, ¿no es cierto? Únicamente somos animales. Ustedes no se molestan cuando los perros lo hacen, ¿por qué se molestan cuando nosotros lo hacemos? Usted oye esto todo el tiempo. Hombre esto es simplemente biológico, está ahí, usted se para, lo hace, usted no se pone tenso por esto. Todo es moral. Bueno, los corintios habían hecho lo mismo, claro. Y tenían un problema también, porque vivían en la ciudad de Corinto, y Corinto era sinónimo de sexo. De hecho, el verbo corintianizar significaba que tenían sexo con una prostituta. Así apegado estaba el corinto a ese tipo de vida.

Entonces estaban diciendo: oye, nuestro ambiente es abrumador y hombre, concluimos teológicamente que está bien. Y filosóficamente, es simplemente un acto biológico y no es nada serio, entonces lo estamos haciendo. Entonces, aquí están los corintios, arrastrando otra de las cosas vulgares de su vida antigua a la iglesia. Y este es el problema que la iglesia corintia tuvo con toda dificultad. En los primeros cuatro capítulos, ¿qué problema enfrentó Pablo? división en la iglesia. ¿Sabe usted porque estaban divididos en la iglesia? Estaban divididos por líderes humanos y filosofía humana. Ambos asuntos los habían arrastrado de su vida antigua.

En el capítulo 5 la maldad en la iglesia, era la maldad de no disciplinar el pecado. Y lo arrastraron de sus vidas pasadas cuando solían ser tolerantes del pecado. En el capítulo 6, el pecado que vimos la última vez, lo estudiamos, fue el pecado de demandarse el uno al otro. Usted recuerda que a la sociedad corintia le encantaba tener demandas, y simplemente arrastraron eso a sus vidas cristianas. Y aquí fueron inmorales antes de que fueran cristianos, simplemente arrastraron eso a su experiencia cristiana. Entonces, todas las maldades que existían ahí, simplemente fueron arrastradas de su vida antigua. Pablo va a confrontar otra de ella, aquí está, él va a confrontar el pecado de la inmoralidad y él va a desarmar su racionalización.

Usted tiene ahí su bosquejo, véalo. Y le voy a mostrar las tres cosas que el pecado del sexo hace al cuerpo. Estas son las cosas que Pablo señala. Tres principios incisivos, que muestran porque el pecado sexual debe ser excluido de la vida cristiana, aunque estamos libres en la gracia: daña, controla, y pervierte el cuerpo. El pecado sexual daña, controla y pervierte al cuerpo. Ese es el argumento triple de Pablo. Punto número 1: daña, versículo 12. “Todas las cosas me son lícitas, más no todas convienen.” Deténgase ahí. Ahora, él dice: todas las cosas son posibles dentro del área de la gracia, pero no todas convienen. Esa palabra viene de una palabra griega, sumphero, la cual significa útil, útil. Todas las cosas se permiten, pero no todas son útiles, no todas son de provecho.

Dios va a perdonar, pero hombre, el precio es elevado. La inmoralidad es una de esas cosas que Dios perdona. Si usted como cristiano hace eso, algunos de ustedes sin duda alguna han cometido adulterio, fornicación, como cristianos. Si han hecho eso, Dios ha perdonado de manera total y completa eso, por la sangre de Jesucristo, en su gracia. Pero hay un precio que pagar. Hay un precio elevado, porque hay daño incorporado en ese pecado. Quiero mostrarle eso al llevarle a Proverbios capítulo 5. No hay otro pecado que un hombre, una mujer comete que tiene incorporado, un daño profundamente arraigado, como el pecado de la inmoralidad sexual. Ha destruido a más gente que las drogas o la borrachera jamás lo han hecho juntas, quiero mostrarle eso en Proverbios capítulo 5.

Esto es realmente interesante, y muy, muy práctico. Proverbios 5, versículo 3. Vamos a comenzar aquí, y nos vamos a quedar en Proverbios un rato, así que acompáñenos si tiene su Biblia. Proverbios 5:3. “Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, y su paladar es más blando que el aceite.” Oh escuche, eso es muy atractivo, miel, labios y suavidad. Lo opuesto viene en el versículo 4. “Más su fin es amargo como el ajenjo, agudo como espada de dos filos, sus pies descienden a la muerte, sus pasos conducen al Seol.” Como puede ver, lo que usted ve no es lo que usted obtiene. Ahora, el da un pequeño consejo debido a esto. “Sus caminos son inestables, no los conocerás, sino considerares el camino de la vida. Ahora pues, hijos oídme, y no os apartéis de las razones de mi boca.”

Ahora escuche, usted no puede entender esto. Ella es sutil, ella se infiltra. Ahora, escúcheme. “Aleja de ella tu camino y no te acerques a la puerta de su casa.” Sabe una cosa, usted no va a tener un problema en cometer adulterio con alguien, si usted no sabe dónde están. Se necesita mucha inteligencia para entender eso. “Para que no des a los extraños tu honor, y tus años al cruel.” ¿Sabe usted lo que sucede cuando una persona se mete en ese problema? Pierden su honor, pierden su respeto. En lugar de estar con gente honorable, terminan con la gente cruel. “No sea que extraños se sacien de tu fuerza” Una persona, de hecho, puede llegar al punto en el que pierde su fortuna. Muchas veces un hombre ha destruido su vida por las mujeres. Muchas veces un hombre en la actualidad, está cargado por pagar tanta manutención, por pagar tanto, que difícilmente puede vivir consigo mismo, y todo su dinero se acaba. No sea que extraños se sacien de tu fuerza, y tus trabajos estén en la casa del extraño.

La gente ha perdido su vida, y su patrimonio debido a la inmoralidad. “Y gimas al final, cuando se consuma tu carne y tu cuerpo” Cuando sea ya mayor usted, y ya no puede funcionar más física o sexualmente y usted no tiene absolutamente nada más que el dolor y la agonía y el remordimiento. Y entonces dirá: versículo 12. “Como aborrecí el consejo y mi corazón menosprecio la reprensión.” No oí la voz de los que me instruían, y a los que me enseñaban no incliné mi oído. Que necio, por haber hecho lo que hice. Observe el versículo 18. Ahora, Dios no está en contra del sexo. Oh no, Él lo inventó. Él está a favor de él, versículo 18. “Sea bendito tu manantial” Y eso está hablando literalmente de una capacidad de un hombre de procrear. “Y alégrate con la mujer de tu juventud” disfrútalo, Dios ha diseñado eso. El sexo es algo fabuloso, una cosa hermosa.

“Como sierva amada y graciosa gacela”, hablando de animales como un venado. “Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre”. Digo, esto es fabuloso, disfrútalo, disfruta, ¿se da cuenta? “¿Y porque hijo mío andarás ciego con la mujer ajena, y abrazarás el seno de la extraña? Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, y Él considera todas sus veredas.” ¿Por qué vas a desviarte y cometer adulterio?, cuando sabes que el Señor está, ¿Qué? observando, Él está observando.

Bueno, observe el capítulo 6, una sección interesante en el versículo 24. Ahora, esto es práctico, escuche esto. Versículo 23. “Porque el mandamiento es lámpara y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen.” Ahora, él dice, la ley de Dios te va a dar el camino correcto y la luz correcta, y vas a ver la verdad. Y aquí viene. “Para que te guarden de la mala mujer, de la blandura de la lengua de la mujer extraña.” Extraña simplemente significa alguien que no es tuya. Ahora observe, “no codicies su hermosura en tu corazón ni ella te prenda con sus ojos.” ¡Oh, tienes que tener cuidado con esos ojos! Siempre el símbolo sexual, usted sabe, con los ojos medio abiertos. “Ni ella te prenda con sus ojos”. Como puede ver, nada nuevo. Maybelline no ha cambiado nada.

Ahora, usted ve lo que sucede cuando esto ocurre, en el versículo 26. “Porque a causa de la mujer ramera el hombre es reducido en un bocado de pan.” Algo tan elevado y alto y sublime como un hombre diseñado a la imagen de Dios, es rebajado como si no fuera nada más que un pedazo de pan. “Y la mujer caza la preciosa alma del varón. ¿Tomará el hombre fuego en sus senos sin que sus vestidos ardan?” ¿Usted cree que usted va a cometer pecado sexual y salirse con la suya? Usted está equivocado. Usted no puede tomar fuego en su seno sin quemarse la ropa. Eso es bastante claro. ¿Andará el hombre sobre brazas sin que sus pies se quemen? Versículo 28. Versículo 29, “así es el que se llega a la mujer de su prójimo. No quedará impune ninguno que la tocare.” Versículo 32, “más el que comete adulterio con una mujer, es falto de entendimiento”. Es torpe cometer adulterio, ¿Por qué? porque corrompe su alma el que ¿qué? tal hace. Dios puede perdonar, pero eso no hace que sea correcto, y no lo hace inteligente.

Capítulo 7, versículo 5. Esto es interesante. “Di a la sabiduría tu eres mi hermana, y a la inteligencia llama parienta. Para que te guarden de la mujer ajena, y de la extraña que ablanda sus palabras.” Ahora, él da una ilustración, “porque mirando yo por la ventana de mi casa, por mi celosía”. Él ve por la ventana de su casa, Salomón. Vi entre los simples, consideré entre los jóvenes, a un joven falto de entendimiento. Un joven torpe. El mundo está lleno de ellos, simplemente llenos. Le voy a mostrar porque son torpes. “El cuál pasaba por la calle, junto a la esquina”. ¿Sabe usted que todo este asunto de la prostitución no ha cambiado mucho? Todavía están en las esquinas. Siempre han estado en las esquinas, en donde quiera que hay gente. 

Entonces, aquí está este hombre torpe, caminando por la calle, un hombre joven. Él no tiene ningún sentido, él no tiene sensatez, él no tiene sabiduría y entonces cree que esta es la manera en la que debe vivir. Él se acerca a la esquina de ella, e iba camino a la casa de ella. “A la tarde del día, cuando ya oscurecía.” ¿No es siempre así? “En la oscuridad, cuando he aquí una mujer le sale al encuentro. Con atavío de ramera, y astuta de corazón”. Así es normalmente como es, usted podía identificarlas por las maneras en las que se vestían en esos días, inclusive en la actualidad. “Astuta de corazón, alborotadora y rencillosa. Sus pies no pueden estar en casa”, siempre esta fuera, causando problemas.

“Unas veces está en la calle, otras veces en las plazas, acechando por todas las esquinas”. Versículo 13. “Se asió de él, y le besó.” Eso es lo que es conocido como la estrategia directa. “Con semblante descarado, le dijo: sacrificios de paz había prometido, hoy he pagado mis votos.” Mi religión está cubierta. Hay que quitar ese estorbo. “Por tanto he salido a encontrarte, buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado.” Aquí está poniéndose algo pesado. “He adornado mi cama con colcha recamadas con cordoncillos de Egipto, he perfumado mi cámara con mirra, aloes, y canela. Ven embriaguémonos de amores hasta la mañana, alegrémonos en amores.” Todo se oye maravilloso, ¿no es cierto? Se oye muy atractivo y tentador.

La realidad del asunto está en el versículo 19, “su marido no está en casa. Se ha ido en un largo viaje, la bolsa de dinero llevó en su mano.” En otras palabras, va a hacer negocios. “El día señalado volverá a su casa”. Ahora, este es un niño torpe, ¿se acuerda? “Lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras, le obligó con la zalamería de sus labios. Al punto se marchó tras ella”. Ahora observe, ¿cómo va el amante a su amor? No. “Cómo va el buey al degolladero.” ¿Cómo un hombre sabio a su cumplimiento? No. “Y como el necio a las prisiones para ser castigado; como el ave que se apresura a la red y no sabe que es contra su vida, hasta que la saeta traspasa su corazón.” Necio. Escuche, para un cristiano, Dios va a perdonar, pero no le va a ayudar a usted a hacer esto, va a dañar, va a destruir, va a destrozar.

Observe el capítulo 9, versículo 17, esto también es algo practico. “Las aguas hurtadas son dulces.” Hay cierta aventura en el adulterio. “Y el pan comido en oculto es sabroso.” Y no saben que allí están los muertos, que sus convidados están en lo profundo del Seol. Devastador, devastador. 1ra de Corintios 10:8 dice que de los israelitas veintitrés mil cayeron muertos en un día por haber cometido adulterio. Veintitrés mil muertos en un día. Pienso en David y me encanta David. Y Dios perdonó a David, y Dios amó a David, y David va a ocupar un lugar especial en el cielo, porque Dios perdonó su pecado. Pero el pobre David cometió adulterio. Él subió a su techo, vio a Betsabé en un techo más bajo, que estaba bañándose y salió y dijo: eso es para mí. Y atravesó por el proceso y cometió adulterio.

Y después escribió el Salmo 51. Usted no lo tiene que buscar, pero ¿se acuerda de él? El hombre estaba absolutamente devastado, hasta las raíces de su ser. Él pagó por ese pecado cada mañana del resto de su vida. Él nunca lo olvidó, lo destruyó a él y a su familia. Cuando usted lee el salmo 51 y descubre que David estuvo solo, él estaba totalmente solo porque ese pecado en particular tiene una manera de hacer que usted esté solo. Inmediatamente lo aísla a usted, porque teme que alguien vaya a descubrirlo. Usted se siente solo en su maldad. David se enfermó físicamente enfermo, enfermo literalmente, y él era culpable, y su conciencia estaba atormentándolo. Y derramó el Salmo 51 en agonía. Dios lo perdonó. Sí, lo expresa al final del 51, Dios lo perdonó, eso no cambió lo que le hizo, el pago un precio elevado.

La segunda cosa. El pecado del adulterio, no solo daña, controla. Observe el 6:12 de nuevo. “Todas las cosas me son lícitas”, a la mitad del versículo, “más yo no me dejaré dominar de ninguna”. El verbo griego dominar significa ‘estar bajo el dominio de o el poder de algo’. Realmente significa ser esclavizado. No seré esclavizado. Y no hay nada más esclavizante que la maldad sexual. Esto quiere sujetar. Y lo hace. Sabe usted, en la actividad sexual hay cierta progresión que esclaviza. Puedo mirar atrás simplemente, a la primera vez en la que alguna vez tuve algún tipo de relación con una niña, y me acuerdo que quería agarrarle la mano. Pensé, es tiempo para que yo progrese, y después de todo, es mi tercer año en la universidad. No, realmente no. Pero bueno.

Estaba esta niña que me gustaba y me acuerdo, como niño, nunca he olvidado esto, pero quería agarrarle la mano a la niña. Me tomo como una hora, tener la suficiente fuerza para hacerlo, y finalmente le tome la mano. Y estoy seguro que le rompí sus nudillos, así como que, usted sabe. Y le tomé la mano por un rato y hombre, usted sabe, whoa, las cosas estaban se estaban whoa, whoa, usted sabe. Había relámpagos en mi cabeza y todo. Entonces después de un rato, teníamos las manos sudadas y no fue mucho. Entonces pensé, bueno, tiene que haber más en la vida que esto. Y usted sabe, hubo una progresión. Usted desea tocar y coloca su brazo. Nunca olvidaré la primera vez que besé a una niña. Usted sabe. Simplemente campanas y todo. Usted se remonta a esa primera experiencia, de pronto usted se da cuenta de que usted está en una trampa, hombre. Y está atrapado en este asunto, y ¿adónde va ir usted? Usted simplemente avanza, y avanza, y dice, así es como el asunto sexual opera. Se convierte en algo esclavizante.

Inclusive la gente que llega hasta el final, todo el tiempo, siempre está buscando la gratificación completa, la cual nunca encuentran. Pero se vuelven esclavos a esto. Aquí estaban los cristianos corintios, en el nombre de libertad, perdiendo su libertad y volviéndose esclavos. En el nombre de libertad cristiana se han convertido esclavos a sus propios deseos. Pablo dice en 1ra de Tesalonicenses capítulo 4, “pues la voluntad de Dios es vuestra santificación, que os apartéis de fornicación”, de pecado sexual. El siguiente versículo dice, “que cada uno de vosotros sepa poseer su vaso en santificación y honor.” La palabra ‘vaso’, significa cuerpo. Cada uno de ustedes debe saber cómo poseer su cuerpo. Que sepáis como poseer su cuerpo.

Algunos dicen que la palabra ‘vaso’ se refiere a ‘esposa’, pero lo he estudiado de nuevo esta semana y estoy convencido más que nunca, que se refiere al cuerpo. Que ustedes sepan cómo poseer su cuerpo. Si usted se va a mantener alejado del pecado sexual, 1ra de Tesalonicenses 4:3 dice, entonces, versículo 4 dice, “que usted tiene que controlar su cuerpo”. Tiene que controlar su carne. En Romanos 8:13 Pablo lo dijo de esta manera, él dijo: “maten la carne”, haced morir la carne, dominen la carne, adquieran control. Usted puede meterse en una situación en la que usted no está en control en absoluto, guau usted ha perdido el control. Usted llega al punto en el que usted se vuelve víctima de su deseo. Mantenlo en control, Pablo dice, posee tu vaso, controla tu cuerpo para que no te vuelvas esclavo.

Pablo lo dijo de manera muy interesante. 1ra Corintios 9:27, muy vívido. Él estaba hablando de boxear aquí. Él dice, “no peleo como alguien que golpea el aire”, dice usted, ¿con quién estas peleando? Él dice, estoy peleando contra mi cuerpo. ¿Alguna vez usted enfrenta eso? ¿alguna vez usted pelea contra su cuerpo? Whoa, cuerpo, detente ahí. Algo comienza a tentar su cuerpo y usted pelea contra su cuerpo. Después en el versículo 27, “golpeo mi cuerpo”. Ese verbo, golpeo, la palabra es una palabra griega muy interesante, muy pintoresca, es la palabra para ustedes, estudiantes de griego, Hupoppiazo, significa ‘dar un ojo negro’. Él dice, estoy peleando, dice usted: ¿con que estás peleando Pablo? Mi cuerpo, le acabo de dar un ojo negro. Acabo de darle un tiro directo, y lo noqueé. Tengo que golpear mi cuerpo y ponerlo en servidumbre. ¿Por qué? porque inclusive como predicador podría convertirme en un ¿qué? descalificado.

Hay muchas personas descalificadas, ¿no es cierto? a nuestro alrededor. Muchas personas que alguna vez nombraron el nombre de Cristo. Algunos que llegaron a predicar en un momento, y debido a que no le dieron a su cuerpo un ojo negro, y su lujuria corrió con ellos y pecaron, y se han convertido en personas que están descalificadas, descalificadas de ser usados por Dios. El pecado es algo esclavizante, y particularmente este pecado de lujuria, se convierte en una pasión contundente, dominante, y los hombres son llevados cautivos. Todo pecado tiene un elemento progresivo.

Usted lee en el Salmo 1:1, por ejemplo, que bienaventurado es el hombre que no anduvo en consejo de malos, ni anduvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado. Y usted ve la progresión del pecado. Primero él está caminando, después él está de pie y finalmente él está ¿qué? sentándose. Esa es la progresión del pecado. Usted juega en las orillas, usted se involucra, y usted queda atrapado. Santiago 1 habla de que la concupiscencia concibe y da a luz el pecado, y después el pecado concibe y da a luz la muerte. Hay una progresión continua.

En 2da Timoteo 3:13 habla de que los hombres irán de mal en peor, y peor. Pablo dice, Si, todas las cosas son licitas, pero haces eso y te va a esclavizar. Te vas a convertir en un esclavo. Y nunca he visto algo tan esclavizante en las vidas de individuos como esa área en particular de pecado. Una tercera cosa, y esta es la parte primordial del pasaje, y créanlo o no, vamos a cubrirlo rápidamente. El pecado no solo daña, esclaviza, el pecado sexual, sino que pervierte.

El versículo 13, lo veremos rápidamente. Y el da tres propósitos distintivos y diseños para nuestros cuerpos, que son pervertidos por el pecado sexual. “Las viandas para el vientre”, versículo 13, “y el vientre para las viandas”. Esa era su pequeña afirmación. Él dice, espera un momento, “pero tanto a las unas como a las otras destruirá Dios”.  Usted no puede decir, bueno, el cuerpo es para el alimento, y el alimento es para el cuerpo, y el sexo es para el cuerpo y el cuerpo es para el sexo, eso es lo único que hay ahí, es simplemente biológico.

Usted no puede decir eso, porque Dios va a destruir el alimento y Dios va a destruir a los estómagos. Esa es la palabra real aquí, estomago. Dios va a terminar con eso, pero el cuerpo no es para el pecado sexual, “pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo”. El Señor es para el cuerpo y se lo voy a probar, “porque Dios que levantó al Señor, también (¿qué?) también a nosotros nos levantará con su poder”.  ¿Sabe usted porque su cuerpo es diferente?, porque su cuerpo alguna día va a ser (¿qué?) resucitado. Su cuerpo no es nada más algo temporal. Va a venir un tiempo en este mundo cuando vamos a ser resucitados, (el rapto), simplemente va a ser así.

De la tumba los cuerpos van a ser sacados de la tumba, y usted dice, ¿qué tal si no queda nada? Ese no es un problema para Dios. Él simplemente hace que se vuelvan a unir. Vamos a estar en el cielo en cuerpos. Cuerpos literales. Entonces él está diciendo: mira, el alimento, eso es comer, lo necesario para comer, los procesos digestivos del estómago, todo eso va a cesar. Dios va a acabar con todo eso, pero el cuerpo, ustedes, el hombre total incorporado en esa carne, eso va a ser glorificado y transformado para el cielo. Entonces, no piensen que la biología de comer es igual a lo que haces con tu cuerpo en términos de su unión. Hay una gran diferencia.

Él da tres propósitos distintos. En primer lugar él dice, el cuerpo es para el Señor, versículo 13. Es para el Señor. Comer es una función natural, pero el sexo es mucho más que una función natural, el sexo, escuche esto, es una unión espiritual. Trasciende lo biológico. C. S. Lewis dice en las cartas a Screwtape, cada vez que un hombre y una mujer entran en una relación sexual, un vínculo espiritual es establecido entre ellos, el cual debe ser eternamente disfrutado, o eternamente soportado. Dios dice: voy a destruir estómagos, y voy a destruir alimentos, pero los cuerpos, la Biblia nunca dice que Dios va a destruir eternamente el cuerpo. Ese cuerpo va a ser glorificado, el cuerpo de un cristiano, va a pasar su eternidad con Jesucristo, en una estado glorificado. Nuestros cuerpos no son tan solo algo biológico. Tienen aspectos biológicos y funciones biológicas, pero están más allá de eso. entre el alimento y el estómago hay una línea horizontal, entre mi cuerpo, mi persona y el Señor hay una relación vertical y no debe ser contaminada porque Dios quiere que yo sea presentado a Jesucristo como una virgen casta, ¿verdad? espiritualmente. El hecho de que un cristiano cometa pecado sexual, quebranta y destruye la relación vertical, las dos son incompatibles.

Pablo dice: no pueden usar ese argumento. No sirve. Su estómago fue hecho para el alimento, pero su cuerpo no fue hecho para el sexo, fue hecho para Dios. Y dentro de la voluntad de Dios el sexo está incluido en el matrimonio. Fuera de eso usted lo viola. Y la prueba de esto está en el versículo 14, Dios va a resucitar su cuerpo de la tumba. No contamine aquello que fue diseñado para pasar la eternidad con Él. Usted no puede decir que el sexo es para el cuerpo y el cuerpo para el sexo. El cuerpo es para el Señor. 

Segunda cosa. Él no solo dice, su cuerpo es para el Señor, sino que es uno con Cristo. Observe los versículos 15 al 18. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? Melé, la palabra normal para el miembro de un cuerpo físico. ¿Quitare pues los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? Megenoito, de ningún modo. Que nunca suceda.

Él dice, miren, ustedes son uno con Cristo. Ustedes son los miembros de Cristo. Cuando fueron salvos fueron unidos a Cristo, cada uno de nosotros es un miembro de su cuerpo, ¿no es cierto? Efesios 1:22-23, 1ra Corintios 12, Romanos 12:5, todos fuimos hechos uno con Cristo en su cuerpo. Y si estamos cometiendo actos de pecado, estamos uniendo a Cristo a esa prostituta. ¡Que Dios nos guarde! El pecado sexual es nauseabundo, es impensable que yo usara en una relación sexual.

¿Puede imaginarse si Cristo estuviera en el Tierra, acercándose a él y diciéndole, Señor, voy aquí a cometer adulterio. ¿Serias tan amable de venir conmigo y participar conmigo? El diría, MacArthur, eso es blasfemo. Más vale que usted lo crea, pero no es más blasfemo que un cristiano cometa adulterio, porque está arrastrando a Cristo en eso ¿verdad? Usted es un miembro de Cristo. El sexo es una unión de dos convirtiéndose en uno. De esta manera, en la inmoralidad de un cristiano, hay más blasfemia vulgar, de hacer a Cristo uno con ese pecado. El sexo no es solo biológico, no, es espiritual. Es dos convirtiéndose en uno. Así es como Dios lo diseñó, une a dos personas.

Esa es la razón por la que el Antiguo Testamento dijo: cuando hay dos personas solteras, si un hombre yace con una mujer, entonces se casa con ella. ¿Por qué? porque han consumado una unión espiritual. Y esa es la razón por la que la Biblia dice que cuando el adulterio es cometido, eso es plataforma de divorcio. ¿Por qué? porque han consumado una unión afuera del matrimonio. Dos volviéndose uno no es solo biológico, conforme se integran dos personas en las partes más profundas de su ser. Y esa es la razón por la que C. S. Lewis dice, que lo que usted tiene es un vínculo espiritual eterno, que va a ser disfrutado eternamente o soportado eternamente. Los corintios, o cualquier pecado que comete un acto de pecado sexual arrastra a Jesucristo en él.

Pero observe lo que dice en el versículo 16: ¿O no sabéis que el que se une con una ramera es un cuerpo con ella? Si es correcto. Porque dice, los dos serán una sola carne. Cuando usted se une con una prostituta usted se vuelve una carne con esa prostituta, en el sentido más profundo de comunión de su ser. El acto sexual no es solo biológico es la unión de dos personas, en el sentido más íntimo profundo. Cuando usted hace eso con una prostituta, usted ha realizado esa unión con esa prostituta. Cuando usted lo hace con alguien más, cuando usted lo hace con alguien afuera de su matrimonio, usted ha formado una unión con esa persona, y si usted está unido a Jesucristo, usted lo ha arrastrado ahí.

Versículo 17: pero el que se une al Señor, es ¿qué? un espíritu es con él, usted es uno con él. ¿Cómo usted podría llegar a arrastrarlo a él a eso? siendo uno con él. El resultado dice él en el versículo 18, “Huid de la fornicación”, del pecado sexual. Salgase de ahí. ¿Sabe usted cual es la manera más inteligente de enfrentar el pecado sexual? Simplemente, salgase de ahí. Yo dije, usted no puede tener un problema sino está cerca. Como usted sabe, José fue un hombre inteligente. Él llegó ahí y la esposa de Potifar comenzó a buscarlo a José, “eres lo máximo”. José simplemente se dio cuenta de que había una manera de salir de esto. ¡Tchiuu! El salió como un disparo, ella se aferró a la túnica de él, y fue lo único con lo que se quedó. Él ya no estaba ahí.

Dice usted: No, voy a enfrentarlo, le voy a ganar la victoria. ¡Eso es ridículo! Salgase de ahí. Bueno, debo saber cómo es que el mundo vive. Tengo que saber cómo funcionan estas cosas y mostrar mi fuerza. Simplemente, salgase de ahí. En 2da de Timoteo 2:22 dice: “Huye de las pasiones juveniles”. Salgase de ahí. No se sienta y recíbalo. Salgase. Si usted está viendo algo que no es bueno. Salgase de ahí. Si usted está leyendo algo que no es bueno, simplemente tírelo. Si usted está en una situación que va en la dirección de hacer concesiones, lo siento. Muévase o váyase. Dice usted, bueno, no van a entender. Bueno, a quien le importa si entienden. Simplemente, salgase de ahí.

Hay algunas soluciones simples, ¿no es cierto? No es complicado. Además, versículo 18: “Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo, más el que fornica (pecado sexual) contra su propio cuerpo peca.” Ahora es muy difícil entender lo que Pablo quiso decir, porque realmente no lo explica. Pero lo que creo que él quiere decir es esto. Que mientras que la inmoralidad sexual no necesariamente es el peor pecado, es el más excepcional en sus consecuencias. Tiene una manera de destruir internamente un hombre y una mujer, como ningún otro pecado lo hace. ¿Por qué? porque de todos los pecados es el único pecado que es la unión espiritual de dos personas. Usted puede cometer otros pecados, y esos otros pecados podrían ser superficiales, podrían afectarlo a usted a cierto nivel, pero el pecado de intimidad sexual con alguien más es la unión más profunda de dos personas y por lo tanto, tiene una capacidad única de destruir un hombre, al nivel de las raíces mismas de su ser.

Y sabe una cosa, es mucho más destructivo que el alcohol. Es mucho más destructivo que las drogas, es mucho más destructivo que el crimen, es el pecado más profundo, penetrante, que un hombre puede cometer porque lo une con otra persona en la vileza de ese pecado. Nunca olvidaré viendo una niña que se me acercó y tenía dieciséis años de edad, y dijo que se quería matar. Ella no quería vivir un día más. Ella no se había visto en un espejo durante meses, porque no podía tolerar ver su propia cara. Le dije: ¿Por qué? Ella dijo: porque estoy tan podrida de tantos actos de pecado sexual. Ella estaba destruida, ella se veía como si tuviera cuarenta años de edad. Simplemente destruida.

Nunca olvidaré el gozo que tuve al guiarla a Jesucristo, y lo primero que ella me dijo fue, por primera vez en años me siento limpia. Eso es gracia. Gracias a Dios todo el pecado oscurece, todo pecado el destruye, pero este pecado destruye una persona en las raíces de su ser. Lo daña, lo devasta, lo esclaviza, y se opone de manera total a todo lo que Dios diseñó para el cuerpo de un cristiano. Es para el Señor, y es uno con Cristo.

En tercer lugar, su cuerpo es el templo del Espíritu Santo. Versículo 19. “O ignoráis”. Esa es la sexta vez que él usa esa fórmula en este capítulo. Conocimiento común, no es conocimiento común para ustedes, que su cuerpo es templo o el santuario del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios. Usted no indujo al Espíritu Santo, usted no se ganó al Espíritu Santo, Él fue dado como un regalo ¿y que no sois vuestros? Ustedes son su templo. Dice usted, ¿Cómo es que soy de Él? porque el versículo 20 dice, ‘porque habéis sido comprados por precio’, ¿Cuál fue el precio? 1ra de Pedro 1:18 y 19, ‘porque no son redimidos con oro y plata, piedras preciosas, ninguna de esas cosas, sino que son redimidos con la sangre preciosa de Jesucristo, como de un Cordero sin mancha. ¿Cuál fue el precio que Él pagó? Su sangre.

Escuche, Él lo compro a usted, usted es el templo del Espíritu Santo, usted es el edificio del Dios viviente. Él dice en 2da de Corintios 6:16, ‘ustedes son el templo del Dios viviente’, Dios mora en usted, como es que usted puede arrastrar al Espíritu Santo en esto, no creo que hay alguien en este edificio que vendría a este auditorio, usted piensa en este lugar como un lugar en el que adoramos a Dios, no creo que hay alguien en este lugar que vendría aquí dentro y cometería un acto de pecado sexual aquí en este edificio. Dice usted, tienes que estar bromeando. Bueno, permítame decirle algo, esa no es la seriedad del sexo, eso no es algo serio, cuando usted comete un acto de pecado sexual y nadie está a su alrededor, y nadie sabe, usted ha contaminado el templo de Dios, este no es el templo de Dios, esto no es nada.

Usted es el templo de Dios, el Dios viviente vive en usted, usted es el edificio sagrado, ¿no sabe usted eso? como es que usted puede profanar, como es que usted puede mutilar, como es que usted puede contaminar el templo del Espíritu de Dios, eso es lo que usted es, el edificio sagrado del Espíritu Santo. Hombre, algunos cristianos han contaminado el edificio, y es bastante malo. Estaba pensando en la historia de Ralph Skyper, el hombre que fue a la catedral, él quería adorar cierta estatua y había un letrero que estaba colgando ahí del cuello del ídolo, dice ‘no adores aquí, esta estatua está descompuesta’. Ha habido muchos cristianos que han debido haber colgado ese letrero de su cuello, no adoren aquí, este edificio está descompuesto.

Escuche, ¿está usted contaminando el templo del Espíritu Santo? ¿está usted arrastrando su unión con Cristo? ¿está usted arrastrando a Jesucristo y metiéndolo en una situación pecaminosa? ¿está usted haciéndolo uno con una prostituta? Dice usted, bueno ¿qué es una prostituta? Cualquier persona que prostituye el significado correcto y uso del sexo. ¿está usted usando su cuerpo para una expresión biológica? Olvídelo, su cuerpo es para el Señor. Como puede ver es simplemente incongruente, ¿Cuál es el resultado de todo esto? en el versículo 20 él dice esto, ‘glorificad, pues, a Dios en vuestro, (¿qué?), cuerpo’, el resto del versículo no aparece en los mejores manuscritos, glorificad a Dios en vuestro cuerpo, eso es todo.

¿Qué debe hacer con su cuerpo? Glorificar a Dios con él, alabar a Dios con él, hacerle un edificio en donde alguien pueda adorar, ¿Cómo puede usted contaminarse? Dios lo va a perdonar a usted, es cierto, Él lo va a perdonar a usted, Él siempre perdona, pero el pecado lo va a dañar a usted, usted va a pagar un precio tremendo y lo va a controlar a usted, y va a pervertir el diseño que Dios tiene para usted. Entonces, le digo a usted lo que Pablo le dijo a los Efesios, ‘el pecado sexual, ni siquiera una vez sea nombrado entre vosotros’. Padre gracias por nuestro tiempo esta mañana, juntos en la Palabra, y por tratar con un tema muy pertinente, con el que todos nosotros luchamos. Mantennos puros como solo tú lo puedes hacer, en el nombre de Jesús, Amen.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar