Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Comenzamos esta mañana, nuestro estudio de este séptimo capítulo en nuestro estudio continuo de 1ra de Corintios. Y estamos llegando a un capitulo muy importante y controversial, vamos a estar en este capítulo por varias semanas porque hay mucho que explicar y mucho que aprender. Y conforme comenzamos esta mañana, vamos a descubrir información muy práctica. El libro de 1ra de Corintios, como usted ya sabe, es intensamente práctico. No se mete en mucha teología. En cierta manera la toca ligeramente y después se mete en profundidad en la aplicación práctica, y este capítulo no es excepción en esto. Básicamente trata con el tema del matrimonio, y el matrimonio es, debemos enfrentarlo, un asunto muy delicado en la actualidad.

Hay más libros siendo escritos de ese tema, creo que, de cualquier otro tema, es un tema de discusión constante, la Biblia tiene mucho que decir del matrimonio, hay mucho en el Nuevo Testamento del matrimonio. Nuestro Señor Jesús enseñó mucho del matrimonio. Él se refirió al matrimonio muchas veces en los registros de los evangelios. Él afirmó en Mateo 19, que el hombre y la mujer fueron hechos el uno para el otro, Dios los hizo el uno para el otro. Él afirma que deben unirse y volverse una carne, y este fue el matrimonio, y esto de hecho fue algo que Dios mismo unió. Jesús también enfatizó que el matrimonio debe ser monógamo, esto es que los dos se iban a volver una carne, algo que fue afirmado, primero por Dios, en Génesis capítulo 2.

Jesús también enseño en Mateo 19, que el matrimonio no debía disolverse. Dios no había cambiado su actitud en absoluto acerca del divorcio. Jesús también enseñó no solo que fue diseñado por Dios como una relación monógama, que fuera indivisible, sino que también debía ser únicamente por esta vida. Mateo 22:30, Marcos 12:25, Lucas 20:35, todas esas indican que el matrimonio es únicamente para esta tierra, no para el cielo. El Señor tuvo mucho que decir acerca del matrimonio, pero todo lo que dijo prácticamente fue teología, prácticamente la identificación básica del matrimonio. Realmente no se metió en la aplicación práctica de eso, eso lo dejo más tarde para su Palabra a través de sus apóstoles, de tal manera que lo que leemos en las epístolas nos presentan mucha más información acerca del matrimonio en particular, claro.

Y el apóstol Pablo, quien tiene mucho que decir acerca del tema del matrimonio, y lo dice repetidamente a lo largo de estas epístolas, desde varios ángulos. Ahora, uno de los capítulos en los que Pablo explica las verdades básicas del matrimonio, es 1ra de Corintios capítulo 7. Aquí Pablo toma las cosas básicas que el Señor dijo, él inclusive se refiere a algunas de las afirmaciones del Señor, y él parte de ahí para hacer aplicación de esas afirmaciones. Hay un gran espectro de cosas cubiertas en el séptimo capítulo y vamos a explicarlas conforme se presentan. Estoy seguro de que cuando acabemos vamos a tener una gran cantidad de información que será útil para nosotros, pero claro, lo más importante no es solo aprender lo que dice, sino hacer lo que dice y aplicarlo a nuestras vidas, y claro que esa es nuestra oración.

Ahora un comentario a pie de página para comenzar. Muchas personas desafortunadamente han decidido que lo primero que hacer con el séptimo capítulo de 1ra de Corintios es simplemente hacerlo a un lado, deshacerse de él, porque hay aclaraciones a lo largo del capítulo. Pablo está tratando de decirnos que este capítulo no es nada más que su opinión, dice cómo puedes ver si ves, por ejemplo, en el versículo 12 él dice, “pero al resto hablo yo, no el Señor”. Entonces él quiere afirmar claramente que para comenzar esta es su opinión, no la de Dios. Después estas personas nos dicen que el versículo 25 de nuevo apoya esto, “ahora con respecto a las vírgenes yo no tengo mandato del Señor”, entonces no tengo nada que decir de Dios, únicamente voy a hablar aquí lo que yo quiera.

Después, versículo 40, él ya está más feliz y permanece así según mi juicio, “y creo también que tengo el Espíritu de Dios”. Y usted sabe aquí descubrimos que él no sabe si tiene a Dios o no. Entonces nos dicen que este es un intento más bien sin esperanza de mezclar opiniones con revelación y lo mejor que hay que hacer es deshacernos de él. No obstante, esa es una postura más bien ridícula debido a que las afirmaciones de Pablo ahí, se explican de manera fácil si son vistas a la luz de otro asunto. Lo que Pablo está diciendo aquí, y estoy de acuerdo con que no hay una afirmación como esta en ningún otro capítulo que él escribió, y lo que él está diciendo aquí es muy interesante.

La razón por la que él dice en el versículo 12, “al resto hablo yo, no el Señor”, no es que quiere decir que lo que él dice no es importante, sino para decir que lo que él dice es verdad nueva. No es citar algo de los evangelios que nuestro Señor dijo. De regreso al versículo 10, y usted va a ver lo que quiero decir, a los casados mando, pero no yo, sino el Señor que la esposa no deje al marido. Como puede ver, él cita las palabras del Señor en Marcos 10, entonces cuando él dice, no es del Señor, sino yo, él está diciendo, ya no estoy citando la enseñanza de Jesús. Él no está diciendo, no importa lo que yo digo, y es opinión humana, no. Él simplemente está diciendo, algunas veces estoy citando a Cristo, a veces no, es como si dijera, cita, fin de la cita.

Y realmente lo que él está haciendo es colocándose a sí mismo al mismo nivel de Cristo en términos de revelación. Le he dicho antes que no me gustan las ediciones de letra roja de la Biblia, porque asumen que lo Jesús dijo es más importante que lo que alguien más dijo. Toda es la revelación del Espíritu de Dios. Cuando Pablo dice el Señor dice esto, pero yo digo esto, él no está diciendo, lo que yo digo no importa, él está diciendo, estamos al mismo nivel en términos de inspiración. El Espíritu de Dios me ha dado estas verdades. Entonces Pablo simplemente está diciendo, si estoy citando al Señor lo voy a decir, y si no les voy a decir que no es una cita del Señor, es información nueva.

Ahora, permítame abrirle esto a usted aún más. Nuestro Señor cuando Él estaba hablándole a los discípulos, después de que les dio las parábolas del reino, llamó a los discípulos Escribas. Los discípulos eran Escribas en el sentido de que iban a escribir la revelación, ¿no es cierto? Ellos ahora iban a ser los escritores del Nuevo Testamento. Lo que él les dijo fue, todo Escriba que es instruido en el reino de los cielos es como un hombre que es el dueño de una casa, que saca de su tesoro, cosas viejas y cosas nuevas. Entonces él dice, ustedes van a ser Escribas, algunas de las cosas que van a escribir, van a ser cosas antiguas, algunas van a ser nuevas.

En 1ra de Corintios 7 usted simplemente tiene una ilustración de eso, Pablo está diciendo, aquí hay algo antiguo, y aquí hay algo nuevo. Esto es lo que el Señor dijo, estoy citando, esto es lo que yo digo, esto es revelación nueva. Él no está presentándola como algo que no es revelación, vamos a ver más esto, conforma avanzamos a lo largo del texto. Ahora, él entonces, comienza en el capítulo hablando del aspecto práctico del matrimonio, a veces citando al Señor para tener el principio teológico básico. Y después, procede a hablar de la verdad nueva, de lo práctico. Ahora, para que entendamos el contexto de lo que él escribe, tenemos que saber algo de los problemas de los corintios, y para que nosotros conozcamos los problemas de los corintios tenemos que conocer algo del tiempo en el que vivieron.

Hay algunas cosas fascinantes que saber, el matrimonio fue un problema serio para el corintio, tenían todo tipo de problemas acerca de qué hacer en términos del matrimonio. Versículo 1 véalo, “En cuanto a las cosas de que me escribisteis”. Ahora los corintios le escribieron una carta a Pablo, lo más probable es que fue entregada por la gente mencionada en el capítulo 16, versículo 17, Estéfanas, Fortunato y Acayo, quien vivieron desde Corintio, y los corintios tuvieron cuatro preguntas primordiales que les estaban haciendo a Pablo, y desde el capítulo 7 hasta el 11, él responde las preguntas que hicieron en la carta. Antes de que él hable de lo que él quiere hablar. Y después de eso capítulo 2 él dice, ahora voy a regresar a cosas espirituales de regreso a las cosas que me conciernen.

Pero este pequeño bloque a la mitad son las cosas que le estaban preguntando. Tenían algunas preguntas específicas, querían algo de información del matrimonio, el capítulo 7 trata con eso. Tenían algunas preguntas acerca de cosas ofrecidas a los ídolos, capítulos 8, 9 y 10 tratan con eso. Tenían preguntas acerca de las mujeres en la iglesia, el capítulo 11 trata con eso. Y acerca de la mesa del Señor, también en el capítulo 11. Esas cuatro áreas primordiales fueron grandes preocupaciones que tenían, porque estaban teniendo problemas con el ajuste de la vida de la iglesia y la comunidad en relación con eso. El matrimonio fue uno de los problemas, y ese es con el que comienza en el capítulo 7.

Ahora, permítame hablarle un poco de la situación matrimonial romana. En primer lugar, Roma no tenía un conjunto uniforme de leyes matrimoniales. Usted se podía casar por lo menos de cuatro maneras diferentes, todas las cuales eran reconocidas como matrimonio en algún sentido. Lo primero sería que muchos eran esclavos, decenas y cientos y miles de esclavos, y ni siquiera eran considerados humanos, entonces ni siquiera tenían los derechos de un ciudadano en realidad. Cuando querían casarse o unirse, en lo que realmente era vivir juntos en lugar de un matrimonio oficial, el dueño de los esclavos acordaba con lo que se llamaba un contubernium, lo cual simplemente significa compañerismo de tienda.

El dueño decía, muy bien los dos pueden vivir juntos y eso consumaba cierto tipo de matrimonio de esclavos. Ahora, si a él no le gustaba lo que estaban haciendo y no le preocupaba en particular la situación, el dueño de los esclavos podía separarlos o podía vender al marido, podía vender a la esposa. Entonces usted tenía muchos problemas reales en la primera iglesia, porque muchos de los primeros cristianos fueron esclavos y habían tenido un trasfondo matrimonial como este. Ahora, ¿qué iba a hacer la primera iglesia? Acaso el apóstol le iba a decir, muy bien, todos usted que viven juntos acaben con esos, sálganse de ahí, no es justo, no es correcto.

La Biblia no dice eso, no dice que hicieron eso, lo que Pablo trató de hacer, no fue disolver todo, sino tratar de enseñarle la santidad del matrimonio que tenían bajo fuera cual fuera la base legal que tenían. Si estaban viviendo juntos bajo un compañerismo de tienda, él simplemente les decía quédense juntos, muéstrense leales el uno al otro, ámense, hagan todo lo que puedan de ese matrimonio como Dios diseñó que fuera. Porque esa era la única opción realmente que tenían como esclavos. Había otra manera en la que usted podía casarse, otro tipo de relación, y esta era llamada ‘usus’, usus. Ahora, esta costumbre en particular significaba que una mujer y un hombre podían vivir juntos durante un año. Y al final del año se podían identificar como marido y mujer, en la actualidad llamamos eso que, matrimonio de ley común, esa era una manera en la que se casaban.

Entonces la iglesia tenía que enfrentar a personas que estaban casadas por ley común, que no tenían un papel legal, o nada para identificar su matrimonio. De nuevo el Nuevo Testamento no dice nada acerca de lo que debían hacer fuera de la santidad del matrimonio que existe bajo sea lo que sea que exista, simplemente manténganlo. Había otra manera, ‘coemptio en manun’, lo cual era matrimonio por venta, en donde el padre vendía a su niña al marido. El hombre venia y acordaban el precio correcto y podía quedarse con la hija, así funcionaba.

Y como lo he dicho muchas veces dependiendo de la niña el precio variaba. Supongo que podía ser constituido por media docena de ovejas a un pollo cojo, pero tenía que ver mucho con la niña particular en mente. Quizás algunas veces el padre tenía que hacer ajustes. Entonces era el tipo de matrimonio ‘coemptio en manun’, el cual en cierta manera se acordaba en términos financieros. Pero la más elevada, la más noble, era cuando la gente se casaba bajo lo que se llamaba ‘confarreatio’, unirse a un nivel elevado. Este era una especie de matrimonio de clase. Y ¿quieren saber algo muy interesante? La ceremonia de matrimonio entera como la conocemos en la actualidad, en la iglesia cristiana, viene de este matrimonio romano-pagano. No viene de la costumbre hebrea en el Antiguo Testamento, no viene de una base en el Nuevo Testamento, totalmente es la ceremonia pagana de los romanos.

Lo que sucedió fue que la iglesia católica romana, simplemente retomó la ceremonia romana estándar, y cuando la reforma vino nadie la cambió, se había convertido en tradición y prácticamente es igual en la actualidad. De hecho, la boda hebrea ¿duraba cuánto?, normalmente siete días. Entonces usted sabe que no lo hacemos ya así. Estamos muy lejos de la boda acostumbrada hebrea. Pero esto era algo de una tarde o de una noche. Las dos familias se unían, escogían a lo que se llamaba la dama de honor y una especie del caballero de honor. La pareja unía sus manos derechas, esa es la razón por la que todavía hacemos eso en una ceremonia de matrimonio, repetía sus votos y después de los votos se ofrecían oraciones, ese es el procedimiento estándar, nada más que ofrecían las oraciones a Júpiter y Juno.

Habían flores, las flores se acostumbraban y la corona de la novia, realmente era el comienzo de lo que conocemos en la actualidad como ‘El buqué de la novia’. La novia siempre usaba un velo, el cual estaba levantado, había un anillo y de ahí viene la idea entera del anillo de bodas, ahí comenzó, y siempre era colocado en el mismo dedo. Este dedo en donde tengo el mío, en donde usted tiene el suyo, porque en su capacidad maravillosa de las ciencias médicas, al diseccionar el cuerpo humano, descubrieron que un nervio corría de la mitad de este dedo hasta el corazón. Y debido a que ese nervio estaba conectado con el corazón, ese es el lugar en donde el anillo debía ir. Todo eso fue el sistema romano de matrimonio.

Cuando todo eso se acababa iban a otro lugar y créalo o no disfrutaban de un pastel, así es. Entonces ahora usted sabe de dónde vino la costumbre entera. Ahora, aquí hay cuatro maneras diferentes, vienen a una iglesia, una iglesia está fundada y la gente está casada o en cierta manera casado, viviendo juntos o había todo tipo de problemas, ¿Qué va hacer usted, que va hacer? ¿Va a usted a formular nuevas leyes para el imperio romano? Usted no puede hacer eso, la iglesia no puede imponer sus leyes en el imperio romano. Lo que Pablo hace, lo que todos los escritores del Nuevo testamento y maestros hacían, era simplemente enseñar la santidad del matrimonio, independientemente de cómo llegó usted a estar ahí.

Simplemente haga lo mejor que usted puede hacer con la situación en la que está, ese es el punto. Ahora, esos eran algunos de problemas que estaban enfrentando, pero añadidos a ellos, aquí tenían problemas serios y reales. La naturaleza moral dentro del matrimonio se había destruido a tal grado que el divorcio era algo muy, muy común. Hay registros de personas que se habían casado tantas veces como veintisiete, veintiocho, veintinueve veces. Contaban sus años por sus esposas, y era una taza de divorcio alta. Había inmoralidad, había homosexualidad por todos lados, concubinato, los hombres usaban a sus esposas para limpiar la casa y cocinar las comidas y hacer lo que quisieran hacer y después tenían otras mujeres para su placer, esta era una situación mala.

Encima de todo eso, ¿sabía usted que el tiempo del apóstol Pablo en esos días en el imperio romano hubo una rebelión feminista? Nada nuevo jamás ha sucedido, quiero que sepa eso, nada nuevo. Salomón tuvo razón, no hay nada nuevo debajo del sol, y esta es una cita de Jerónimo Carcopino, quien ha escrito un libro interesante, llamado la vida diaria en Roma, dijo, ‘junto con las heroínas de la aristocracia, las esposas irreprensibles y las madres excelentes que todavía se encontraban dentro sus rangos, es fácil citar a esposas emancipadas, o más bien sin control, que evadieron los deberes de la maternidad por temor a perder su buena apariencia’.

Algunas se enorgullecían por estar detrás de sus maridos en ninguna esfera de actividad y competir con ellos en pruebas de fuerza, en las que su sexo habría parecido prohibírselas. Algunas no estaban contentas con vivir sus vidas al lado de su marido, sino que condujeron otra vida sin él. Fuera debido a control natal voluntario, debido a un asunto de pobreza, muchos matrimonios romanos al final de los primeros dos siglos, no tuvieron hijos. El movimiento inclusive se expandió más. Juvenal dice, y esta es una cita, ‘con lanza en mano y el pecho expuesto buscaron casar cerdos, otras asistieron a las carreras de carros en ropa de hombres, y algunas se convirtieron en luchadoras’. Usted siempre se habría preguntado en donde comenzaron las mujeres luchadoras, comenzaron en la Roma antigua.

Juvenal dice esto de nuevo escribiendo, desde el punto de vista romano, ‘¿qué pudor puede usted esperar de una mujer que usa un casco, odia su propio sexo y se deleita en certámenes de fuerza? Fin de la cita. No es exactamente mi tipo de mujer, debo admitirlo. Desde hace mucho tiempo, el matrimonio comenzó a sufrir. Los votos fueron violados, las mujeres demandaron vivir sus propias vidas. Tan pronto como las mujeres quisieron salirse del matrimonio, los maridos podían soportar mucho de eso y con gusto las dejaban. Los hombres estaban contentos con descartar a sus mujeres, tan rápidamente como las mujeres comenzaron a irse.

Descartaban a sus mujeres por salir sin un velo, por hablar con la persona equivocada en público, por ir a algún lugar o hacer algo sin pedir el permiso de sus maridos, se divorciaban de una mujer para casarse con una más rica. Cicerón hizo eso. Las mujeres comenzaron a deshacerse de sus maridos. Juvenal escribe, ‘de esta manera ellas se enseñorean de su marido, pero antes de tiempo, ella vacía el reino de ella, ella va de una casa a otra desgastando su velo de novia’, fin de la cita. Entonces usted puede ver que el retrato del matrimonio era algo muy confuso, entraban y salían a matrimonios, el divorcio estaba por todos lados, había problemas con quien realmente estaba casado y quien no estaba casado.

¿Qué acerca del hombre que solía vivir en compañerismo de tienda y alguien vendía su mujer, puede volverse a casar? tenían muchos problemas acerca de resolver todo. Bueno permítame añadir otro problema que tenían, en medio de todo esto, algunos sugerían que la mejor manera de evadir esto, era nunca casarse, simplemente olvídate de todo. Y comenzaron a elevar eso, diciendo que la idea del celibato era para gente espiritualmente élite. Si usted no era casado y era soltero y era célibe, era una especie de persona súper espiritual, usted se había negado a sí mismo a la carne, usted había hecho a un lado todas esas cosas y estaba totalmente entregado a Jesucristo, y había una manera de pensar que prevalecía en la iglesia corintia, de que el celibato era la forma más elevada de vida cristiana, nunca casarse, no tener relación sexual en absoluto.

Y se puso tan mal que la gente no solo se estaba casando, sino condenando a la gente que se casaba y la gente que estaba casada estaba dejando a sus cónyuges para ser célibe, para que pudiera ser más espiritual. Y la gente que estaba casada con un incrédulo se estaban saliendo rápido, porque supuestamente era una contaminación estar casado con un incrédulo, y tener una relación sexual con un incrédulo. Entonces la iglesia corintia tuvo muchos problemas en el matrimonio. Algunas personas estaban golpeando el martillo promoviendo el celibato y claro, los judíos estaban también golpeando el martillo a favor del matrimonio, porque pensaban que era un pecado no casarse. Esa idea del celibato siendo un nivel elevado de devoción espiritual todavía está con nosotros, se infiltró en la iglesia romana católica y todavía está ahí.

La idea de que una persona verdaderamente santa y piadosa no se puede casar todavía está en la iglesia católica y los sacerdotes y las monjas no se casan por esa razón, usan un anillo de bodas con mucha frecuencia como un símbolo de su matrimonio con Jesucristo. Ese es un nivel alto de devoción, dicen que eso los hace espiritualmente superiores al resto de nosotros que estamos casados, entonces eso no es nada nuevo. Entonces eso no es algo con lo que no estamos familiarizados, eso ha existido por mucho tiempo. Y, de hecho, en los últimos días, 1ra de Timoteo 4 dice, que la gente va a venir hablando de prohibir el matrimonio ¿no es cierto?

Entonces los corintios tenían muchas preguntas, y escribieron, y preguntaron, ayúdanos con el problema del matrimonio. Entonces en esta sección del medio, él se detiene para ayudarles en este tema de que hacer acerca del matrimonio y el celibato, etc., etc. Ahora, quiero que vea, y vamos a ver el séptimo capítulo. Quiero que vea cuatro ideas claves que aparecen en los primeros siete versículos, y tratan con el problema entero de ser célibe o casado, ser soltero o casado. Algunos de ustedes están atrapados en medio de esto, en este momento, no saben si deben casarse o no casarse. Algunos de ustedes no tienen opción en este punto, o son solteros y no han encontrado a nadie interesado, o están casados y están ahí metidos y no hay salida.

Pero algunos de ustedes tienen esa opción y no saben si deben buscar a alguien con quien casarse o no hacerlo, no saben si está bien volverse a casar o lo que sea. Entonces quizás, el Espíritu de Dios va a apuntarle algunas cosas que le van a ayudar a usted. Cuatro ideas claves que enfrenten al problema, desde el punto de vista del celibato o de ser soltero. Y usted puede seguir conforme lo vemos. Número uno, el celibato es bueno, versículo 1, ‘en cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le seria al hombre no tocar mujer’. Ahora vamos a detenernos ahí. Ahora, si usted solo toma eso literalmente se oye un poco quisquilloso ¿verdad?

Me acuerdo cuando estaba en preparatoria, y se promovió que este grupo en particular de la iglesia iba a salir, y estaba esta dama que iba a ser la chaperona. Ella realmente era una mujer muy, muy preocupada por la pureza sexual, entonces teníamos que ir en dos vagones. Íbamos a ir a un tren a dar la vuelta, los niños en un vagón, las niñas en el otro vagón. Nunca olvidaré eso. Digo, hablamos de algo decepcionante, ahí está y saben eso se convierte en un rival de la escuela de la que oí, en donde el equipo de basquetbol, usaban pantalones largos. Digo, usted simplemente puede excederse, llevar las cosas un poco lejos, pero esta fue la situación y su justificación.

Nunca olvidaré que nos dio esta pequeña platica de 1ra de Corintios 7:1, si están ahí juntos podrían estar rozándose el uno al otro, tocándose, y es bueno que un hombre no toque a una mujer. Bueno, si ustedes toman eso como una afirmación literal, Adán y Eva habrían sido las últimas personas que jamás vivieron sobre la faz de la tierra. Ese no es el punto, no está hablando de eso, el concepto de tocar a una mujer es un eufemismo para referirse a las relaciones sexuales, eso es lo que significa, eso es lo que importa, a eso se refiere.

Y puedo mostrarle esto a usted a partir de varios pasajes del Antiguo Testamento. El primero es Génesis 20, versículo 6, aquí hubo un caso potencial, en donde el adulterio pudo haber sido cometido en la familia de Abraham, pero en el versículo 6 Dios le dijo en un sueño, si, sé que hiciste esto en la integridad de tu corazón, porque también te detuve de pecar en contra de mí, por lo tanto, no te permití que la tocares. Entonces tocarla significa tener una relación física. En Rut capítulo 2, Rut y Booz, Booz tuvo ese deseo por mantener a Rut pura, ‘que tus ojos estén en el campo’, Rut 2:9, que cosechen y síguelos, no he mandado a los jóvenes que no te toquen.

En Proverbios, le voy a dar una más, 6:29: “así es, el que entra a la esposa de su prójimo, el que la toca no será inocente”. Y claro, no está hablando de tocarle el hombro, está hablando de una relación física sexual, esa es la idea. Entonces el versículo 1 dice, no es bueno tener una relación sexual, y él simplemente está diciendo, es bueno ser soltero, es bueno que un hombre no se case, es bueno. Y dice usted, hombre, John, ¿cómo puedes decir eso? eso es lo que dice la Biblia. Ahora, observe algo antes de que todos entren en pánico, él no dice, es el único bien, también es bueno ser casado, él simplemente está diciendo, no es malo ser soltero.

Y sabe usted, esto es un problema en la actualidad porque tantas personas creen que, si usted no se casa, algo está mal con usted. ‘Bueno ella no está casada, me pregunto en dónde están sus problemas, tiene que haber algo que esté mal en su vida, debe haber algunos esqueletos en el closet’. Tenemos estas inferencias, decimos pobre hombre debe tener algunas anormalidades, no puede encontrar a alguien en este mundo entero que lo acepte, estas en una mala situación, muy mala. Pero él dice, miren es algo bueno no estar casado. Él ya ha hablado de la inmoralidad sexual en el capítulo 6, no está hablando de eso aquí, aquí él está hablando del matrimonio.

Ahora, él no dice que es malo casarse, él no dice que es mejor ser soltero, él simplemente dice es ‘kalos’, es útil, es benéfico, es bueno no estar casado, no hay nada de malo con eso, es muy bueno.  Él no está usando comparativos, él está afirmando un hecho. Ahora, la razón por la que es tan urgente que él diga esto, es debido a los judíos en la iglesia. Los judíos, como usted ver, solían enseñar que, si usted no tenía una esposa, usted era un pecador, decían esto, un hombre que no tiene una esposa y un hijo ha matado su posteridad, y ha minimizado la imagen de Dios en el mundo. Siete tipos de personas no podían entrar al cielo, tenían una lista. Número uno en la lista, un judío que no tiene esposa. Número 2, una esposa que no tiene hijos. Los judíos dijeron, Dios dijo fructificad y multiplicaos, y si no lo haces eres desobediente a los mandamientos de Dios.

Ahora sin duda alguna la iglesia corintia estaba enfrentando esta presión que venía de los miembros judíos. Estaban diciendo, tienes que casarte, y los gentiles que no querían meterse en el asunto del matrimonio y querían estar en algún tipo de nivel devocional elevado a Dios, estaban diciendo, olvídalo hombre, vamos a ser célibes y vamos a alejarnos de manera estricta del matrimonio, y vamos a vivir una vida totalmente entregada a Dios. Pablo está comenzando al decir, es bueno ser soltero. Está bien, no hay nada de malo con eso. Dice usted, ¿qué acerca del Antiguo Testamento? dice que no es bueno que el hombre este solo. Bueno, usted todavía puede estar soltero y aun así no estar solo. Usted puede tener amigos.

El Salmo 68:6, Dios establece al solitario en familias. Quizás su familia es Grace Church. Quizás su familia es la familia de alguien más, quizás su familia son sus amigos, pero Dios le va a dar alguien para satisfacer la necesidad de otros amigos. Pero es bueno ser soltero. Si usted es soltero es bueno, no es malo. No es algo que está mal, es bueno. Pero, punto dos, el celibato no solo es bueno, es tentador. Esto es normalmente la queja de la gente soltera. Si, entiendo que es bueno, nada más que es bastante difícil ser soltero. Muy difícil. Versículo 2, pero, aunque es bueno, “a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.”

Ahora observe el mandato, “cada uno tenga su propia mujer y cada una tenga su propio marido”. Eso son mandatos. Él dice, todo mundo cásese. Es bueno ser soltero, pero todo mundo cásese, debido a ¿qué? a las fornicaciones. Inmoralidad. Escuche, ser soltero es bueno, pero es tentador, es tentador. El estilo terrible de la vida corintia, hacia más difícil para los solteros ser puros, así como es en nuestra época. Tanta gente soltera tiene problemas en la actualidad, debido a la cantidad enorme, constante de tentaciones sexuales que enfrentan.

Ahora, él no está diciendo que el matrimonio es la demanda absoluta para todo mundo. Él está diciendo, la norma es que toda persona se case, porque es normal tener deseo físico. Y le voy a mostrar cómo funciona esto, en un minuto. Dice usted, bueno, Pablo ciertamente tuvo una perspectiva putrefacta del matrimonio. El matrimonio es simplemente para que no te metas en problemas, y si tienes mucho deseo, encuéntrate a alguien para que no te metas en problemas. Simplemente consíguete a cualquier persona para que se case contigo. ¿Es lo que está diciendo? No. Él simplemente está respondiendo a un problema. Él simplemente está respondiendo al argumento de que todo mundo debería ser soltero, al decir que todo mundo no puede ser soltero, de lo contrario te vas a meter en inmoralidad, porque el deseo es demasiado fuerte.

La norma es que todo mundo tiene su propia esposa. Observe la palabra ‘propia’ prohíbe la poligamia. Y toda mujer debe tener su propio marido, ese es el diseño de Dios. Ahora, usted dice, ¿pero esa es la única razón por la que hay que casarse? No, tengo seis razones porque casarse. La Biblia las da. Seis razones bíblicas para el matrimonio. ¿Está listo? Número 1, procreación. Génesis 1:28 dice: fructificad y multiplicaos y usted debe tener hijos, esa es una razón por que casarse, para tener hijos, esa es una razón buena porque casarse, Dios quiere reproducir especialmente, a gente piadosa. En segundo lugar, placer, otra razón por que casarse es placer. ¿sabe usted que Dios diseñó el matrimonio simplemente para el placer físico, simplemente para disfrutar?

Hebreos 13:4, el lecho sin mancillo. En otras palabras, es una experiencia que se disfruta, el matrimonio es honorable, el matrimonio se disfruta. Proverbios 5 habla de la satisfacción que un marido encuentra en el cuerpo físico de su esposa y viceversa. El cantar de los Cantares de principio a fin, todo es satisfacción física ¿no es cierto? placer. Usted lee la Biblia acerca de uno de los patriarcas del Antiguo Testamento que estaba tocando a su esposa, siempre me ha gustado eso y eso es parte del matrimonio, eso es parte de la situación del matrimonio, placer. Entonces procreación, placer. En tercer lugar, el matrimonio es provisión, otra razón para el matrimonio es provisión, Dios quiere que un hombre provea lo que una mujer necesita.

La mujer, dice Pedro, en 1ra de Pedro 3, es el vaso más frágil y Dios que un hombre puede apoyar la debilidad de una mujer, Dios quiere que el hombre provea para la mujer, que la sustente. Efesios 5, que la cuide, que la fortalezca, que le dé algo sobre que apoyarse, que la fortalezca. Entonces procreación es placer, es provisión, también es compañerismo, el matrimonio es para compañerismo. En el Antiguo Testamento Dios dice, necesitas una ayuda idónea ¿verdad? necesitas una ayuda, no necesitas hacer las cosas solo, necesitas una ayuda. Entonces es para compañerismo, Dios nos dio un amigo, Dios nos dio una amiga y creo que realmente el ingrediente clave en el matrimonio es amistad, un amigo, una amiga.

En cuarto lugar, el matrimonio es un retrato, el matrimonio es dado como un retrato. Efesios 5 dice que es un símbolo para el mundo de la relación de Dios con su iglesia. Y finalmente el matrimonio es para la pureza, para guardarnos de cometer fornicación. Entonces el matrimonio es para procreación, placer, provisión, compañerismo, retrato y pureza. Esas son las razones que la Biblia da. Pablo no está simplificando todo a esto, él simplemente está tratando con un aspecto. Entonces, debemos casarnos porque si no lo hacemos nos colocamos en un lugar terrible de tentación. Pero eso no significa que usted sale corriendo sin considerar realmente lo que está haciendo y se casa con la primera persona disponible, simplemente para que no se meta en problemas.

Usted va a estar en más problemas de lo que usted llegó a pensar que estaba, pero esa es simplemente una de las razones. No se case simplemente por la pureza si usted no se está casando también por razones de placer. Si usted no se está casando también por razones del retrato de Cristo y su iglesia, y usted está buscando nutrir y sustentarla a ella, etc., etc. Entonces el matrimonio es la norma, el celibato es bueno, pero enfrentémoslo, el celibato también es tentador. Tercer punto, el celibato está mal para la gente casada. Dice usted, bueno eso es obvio, bueno no sé qué tan obvio era para los corintios, Pablo tuvo que pasar tres versículos aclarando eso.

Versículo 3, permítame darle el trasfondo, lo que sucede aquí es que estos corintios se salvan inmediatamente dicen, bueno para que nosotros estemos totalmente apartados para Dios, vamos a dejar toda nuestra relación física, toda relación física. Algún marido apasionado en extremo decide que va a entregar toda su devoción a Dios, y dice, ya no voy a hacer nada físico contigo querida. O alguna esposa apasionada en extremo dice, ahora estoy totalmente comprometida con Jesucristo, no puedo tener nada que ver contigo especialmente debido a que no eres un cristiano, no quiero tener nada que ver contigo físicamente, eso era lo que estaba pasando en Corinto.

Entonces, ¿cómo va usted a enfrentar esto?, versículo 3: “el marido cumpla con la mujer”, la traducción es, el deber, el marido cumpla con la mujer la deuda, y así mismo la mujer con el marido. Mire, usted tiene una obligación en su matrimonio de darle el uno al otro lo que, el uno al otro se debe, esta es una deuda. Usted es un deudor hombre, para con su esposa. Damas, ustedes son deudoras para con su marido. Aún si él es un no cristiano, usted le debe algo. El matrimonio tiene sus obligaciones, amigos, ustedes deben pagarse sus deudas el uno al otro, cumpliendo su deber el uno al otro, pagar lo que deben. Presente imperativo en el griego continuo, pagando a la esposa la deuda, y de la misma manera la esposa continuamente, pagando al esposo la deuda.

¿Cuál es la deuda? Creo que él está hablando de relaciones físicas sexuales. Lo que él está diciendo es mira, ahora que eres cristiano eso no cambia eso, continuas en el matrimonio, satisfaciendo los deseos sexuales, el uno del otro. Yo creo que de eso está hablando él aquí, simplemente porque eso es el contexto que inmediatamente sigue y se lo voy a mostrar a usted en un minuto. Como puede ver, Dios hizo la parte física, una gran parte del matrimonio, una parte fabulosa. Sé que hay algunas personas cristianas que inclusive en su matrimonio, son personas que muestran mucho pudor y les da pena y no quiero causarles un shock, únicamente quiero mostrarle lo que la Biblia dice, pero en el matrimonio su unión física puede ser expresada en la manera en la que usted quiera, este es el diseño de Dios para la satisfacción del placer, la Biblia lo glorifica.

De hecho, el libro de Cantar de los Cantares es un libro entero escrito simplemente acerca de la parte física del matrimonio. Lo que dice ahí, ‘el amor, dice Salomón, se convierte en una flama ardiente tan apasionada y hambrienta como el mar’. El Cantar de los Cantares nos da letra magnifica en alabanza expresando el deseo físico del matrimonio. Escuche, esto es lo que el hombre dice, ‘tus ojos son como palomas detrás de tu velo, tus labios son como un hilo escarlata y tu boca es hermosa. Tu eres toda hermosa, amada mía, y no hay falla en ti’, ¿no les gustaría escuchar eso damas?, ¿podrías decir eso de nuevo para grabarlo? Y después él dice, ‘has agasajado mi corazón’, este hombre está enfermo de amor, ¿se da cuenta? Has agasajado mi corazón.

Ella está igualmente emocionada, “mi amado es radiante y fuerte, él es más apuesto que diez mil”. Ella grita, “yo soy de mi amado y mi amado es mío, su deseo es hacia mí”, y después el coup de grace, ella dice, “estoy enferma de amor”. Eso está hablando de lo físico, digo, ella está realmente emocionada por este hombre y él por ella, pero así debe ser. Dios diseñó que el matrimonio fuera la expresión física del amor, Él honra el deseo sexual de los casados. Entonces, Pablo está diciendo, mira, tienes una obligación, el uno para con el otro, de satisfacer el deseo físico y el amor físico, y la necesidad física que el uno tiene, y el otro tiene. El sexo mutuo, a través del amor y el matrimonio, es el diseño de Dios y es su deber el uno al otro, es un vehículo para la expresión de ese amor.

Y el acto mismo del sexo fortalece ese amor. Babbage dice en un libro interesante, “Sexo y Sanidad” desde un punto de vista, podría ser visto como una válvula de seguridad para un deseo irresistible, pero para el hombre cristiano, la vida sexual es infinitamente más que eso, es una experiencia que lo deja sin aliento. Como Bart lo dice, un buey en intoxicación bendita. La relación sexual no solo es el medio apropiado para la expresión del amor, sino que también es el medio mediante el cual el amor es fortalecido y sustentado. La relación sexual es mucho más que un acto físico. Él tiene razón. Entonces, Pablo dice, páguense sus deudas el uno al otro, versículo 4, aquí lo explica más, “la mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido, ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer”.

Ahora, dos imperativos, en los versículos que preceden son seguidos por dos indicativos aquí que afirman hechos, páguense lo que se deben el uno al otro ¿por qué? porque han liberado la autoridad sobre su cuerpo a su cónyuge. Observe el versículo 4, “la esposa no tiene “exousia” autoridad sobre su propio cuerpo, sino el marido. Dama, su cuerpo le pertenece a él, hombre su cuerpo le pertenece a ella, es correcto. Para la expresión particular que ella tiene en mente o que usted tiene en mente. Ese compartir es lo que Dios ha diseñado, es un tiempo presente aquí incidentalmente de por vida. La esposa continuamente de por vida no tiene autoridad sobre su propio cuerpo.

Entonces cuando usted le dice a su esposa, querida eres mía, y ella le dice a usted querido eres mío, eso es lo más genuino, en el sentido más puro, que usted podía decir a partir de la Palabra de Dios. Ustedes pueden citarse este versículo el uno al otro en su plenitud, en su totalidad, y saber que Dios apoya ese deseo que tienen el uno por el otro. Ahora, en el sentido simple, el cuerpo de la esposa es suyo, como Dios se lo ha dado a ella, en el sentido espiritual es del Señor, según Romanos 12:1, “presentad vuestro cuerpo”, pero en el sentido matrimonial el cuerpo le pertenece al cónyuge y lo mismo es el caso del hombre, una manera hermosa de expresar el compartir del matrimonio.

Regrese a Oseas. Ya hemos hablado de Oseas antes, se acuerda de que él se casó con esta niña, con esta mujer. Dios le dijo que se casara con ella, su nombre era Gomer. Siempre he pensado en que ella terminó, claro, siendo una prostituta y con un nombre así quien podría preguntarse a sí mismo. Pero él quería decirle a ella, como se sentía él. Entonces al principio mismo del capítulo 3 de Oseas, él le habla a su esposa, en el versículo 3 él dice esto, “le dije a ella: Gomer, tu permanecerás para mí muchos días”, Oseas 3:3, “tu permanecerás para mí muchos días”, vas a estar aquí por mucho tiempo, querida, no jugaras a la ramera. Ya no necesitas desviarte en pecado, no serás para otro hombre, y entonces yo también seré para ti, tú serás para mí y yo seré para ti, y así fue, se acabó, ¿no es cierto? eso es el matrimonio.

Lo físico, yo soy para ti, tu eres para mí, si me necesitas yo soy tuyo, y si te necesito tu eres mía, eso es todo. No disuelva su matrimonio porque usted se convirtió en un cristiano. No hay ningún nivel más elevado de santidad o celibato, es bueno ser soltero. Pero escuche, es maravilloso, ser casado, si eso es lo que Dios le ha dado usted, no viole eso, Él le hay dado a usted la cereza en el pastel, hombre, si es casado. Pedro la llama la gracia de la vida, lo que él quiere decir, es que es lo mejor, es la gracia de la vida, la vida es grandiosa y la vida es abundante, y la vida abunda para el cristiano, pero lo mejor es casarse, es emocionante. El matrimonio entonces, es un rendir de manera permanente de todo lo que soy a mí cónyuge, yo soy de ella absolutamente en el sentido más puro y pleno.

Ahora, él profundiza un poco más y él hace una aplicación, versículo 5, “no os neguéis el uno al otro”. Ahora, aquí estaban estas personas privándose el uno al otro de la relación física, bueno lo siento querida, ahora que le pertenecemos al Señor no debemos hacer eso. No, no, dejen de hacer eso, a no ser por un tiempo de mutuo consentimiento para ocuparos sosegadamente en la oración y volver a juntaros en uno para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. Ahora, él dice, miren, pueden haber ocasiones en las que estén de acuerdo en que no tengan relaciones físicas, porque quieren orar, han decidido orar, esa es la excepción que él dice.

Ahora, puedo darle algunas guías ¿está listo? Aquí vienen. Si usted no va a entrar en actividad sexual, actividad física, aquí están las guías. Número uno, a menos de que sea por mutuo consentimiento, deben tener un acuerdo mutuo. La palabra con consentimiento es la palabra griega, que es la fuente de nuestra palabra sinfonía, a menos de que sus corazones estén en sinfonía, si la extensión es voluntaria por parte de uno, entonces olvídelo, olvídelo, porque si usted forza una abstención de lo físico, eso es robar al cónyuge, a menos de que haya consentimiento mutuo. Y ahora observe esto, por un tiempo, no por mucho tiempo, sino por un tiempo establecido, no indefinidamente, sino un tiempo prescrito.

Vamos a orar por esto los siguientes cinco días, querida, y vamos a estar de acuerdo en esto, porque Dios ha colocado esto en nuestro corazón, vamos a entregarnos a nosotros mismos, ese es un tiempo. Observe que este debe ser un tiempo de oración, el ayuno no está en los mejores manuscritos, no debe ser parte del tiempo de oración, pero no parece estar en los primeros manuscritos, en los manuscritos más antiguos, para entregarse a la oración.

Ahora, esto debe ser un acuerdo mutuo, no es que usted sabe que su esposa le está hablando cosas dulces, amables al oído y usted dice, no me molestes estoy orando, esa no es la idea. La idea es que cuando han acordado orar acerca de algo específico, hay un artículo definido en el griego, la oración, indicando que hubo un tipo de carga ahí, definido, especifica, continua.

Lo que podía suceder en su vida y quizás ha experimentado esto, probablemente todos nosotros lo hemos experimentado, es que llega a su vida una gran realidad espiritual, una gran lucha espiritual, o algo que usted reconoce como una necesidad tremenda, y usted pierde el deseo y el anhelo por lo físico, y usted se pierde en la lucha de lo espiritual, al buscar la voluntad y la revelación del plan de Dios, eso se vuelve lo consumidor, eso puede suceder. Puede haber ocasiones en su vida en las que ha caído en pecado, y usted atraviesa por un tiempo de purificación, y su corazón necesita estar totalmente entregado al Señor, si ese es el caso, entonces usted necesita retirarse de la relación física por un tiempo.

Esto fue hecho en la historia, Éxodo 19:15 por darles un lugar, el pacto Mosaico había sido dado, Dios quería que los hijos de Israel corrigieran, enderezaran sus corazones y estuvieran bien con Él. Entonces Él les dijo, no os acerquéis a vuestras mujeres, Éxodo 19:15, apartaos físicamente por un tiempo. Habla de tres días para un tiempo de purificación y concentración en las cosas del Señor. En Joel capítulo 2. Los asirios estaban amenazando destruir a Israel, y Dios dice, más vale que se concentren Israel, que se enderecen, o realmente van a estar en problemas, más vale que se concentren en cosas espirituales, versículo 12 de Joel 2, Vuélvanse, dice Él, a mí, con todo su corazón, con ayuno, lloro. Rasguen su corazón, no sus atuendos, que sea real. Él dice en el versículo 16, congrega al pueblo, santifica la congregación, junta los ancianos, congrega a los hijos y aquellos que están dando el pecho, que el novio salga de su recinto y la novia de su recinto. Aparta inclusive al novio de la novia de su recinto de bodas, para un tiempo de lucha y concentración espiritual.

Entonces pueden haber esos tiempos. En Zacarías en el futuro, cuando nuestro Señor venga, y el gran día cuando él llegue en el mundo, y los judíos reconozcan a quien han matado en el pasado. Dice en Zacarías 12:10, Dios va a derramar sobre la casa de David y los habitantes de Jerusalén, el Espíritu de gracia y de súplica, verán aquel a quien traspasaron y lloraran como uno llora por su unigénito, etc., etc. Dice, versículo 12 dice, que toda familia este aparte, la familia de la casa de David aparte, sus esposas aparte, la familia de Natán aparte, la familia de Levi, todas las familias que quedan, todas las familias aparte y sus esposas aparte, y ese gran tiempo de lloro y concentración espiritual, separación.

Entonces, pueden haber ocasiones, consentimiento mutuo para la oración, un mayor deseo por las cosas espirituales se apodera de la situación y esa parte física es hecha a un lado. Pero observe al final del versículo 5, “y volved a juntaros en uno”. Que únicamente sea por ese tiempo de oración, temporalmente ¿Por qué? simplemente por esto, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. Escuche, hay personas que usan el aspecto sexual del matrimonio, digo, tantos lo hacen para manipular lo que quieren. Bueno, usted sabe, si el marido no hace todo lo que esposa quiere, se acabó hombre, usted sabe que él se queda en el sillón. O si la esposa no hace todo lo que el marido quiere, a él le podría importar poco, él ni siquiera se molesta por ella, el marido sabe exactamente lo que él tiene que hacer para obtener la respuesta correcta.

Entonces lo hace como una especie de carrocho pobre, que tiene que hacer lo que tiene que hacer, para hacer lo que quiere tener. Escuche, cuando usted se niega a su cónyuge, por la razón que sea, usted coloca a ese cónyuge en un lugar en el que Satanás lo va a tentar, hacia su falta de dominio propio. Lo primero que sucede no solo es la amargura y la angustia y la ansiedad que viene entre los dos, sino que después el pensamiento malo que viene a la mente, y después el entretenimiento de ese pensamiento malo y con mucha frecuencia puede llevar a una situación adúltera. Cada vez que usted le niega a su cónyuge aquello que le pertenece de manera apropiada, usted se convierte en el agente de Satanás.

Ahora, dicen ustedes que aman a sus esposas, hombres. Mujeres dicen que aman a sus maridos. Entonces nunca coloquen a su marido o a su mujer, en una situación en la que están abiertos a la tentación de Satanás, simplemente porque son egoístas, no es correcto. Ahora, esto es práctico, esto llega al punto en el que vivimos, ahí en donde estamos, pero así es como la Palabra de Dios es. Si yo digo que amo a mi esposa, si usted dice que ama a su marido, si eso realmente es verdad, entonces usted nunca de manera deliberada, abierta, va a colocar esa persona en un lugar en el que Satanás comienza a tentarlos a la carnalidad. Algunas veces enfrentamos a personas en la iglesia y amigos, y nos preguntamos por qué tienen tantos problemas andando en el Espíritu.

Quizás la razón es porque están tan frustrados, físicamente en su propio matrimonio que constantemente están siendo bombardeados con pensamientos de esto, eso no es correcto. Usted no solo le está robando a esa persona, lo está colocando en un lugar de tentación y se está convirtiendo usted en un agente de Satanás. El celibato es bueno, es algo bueno ser soltero, pero es tentador, y en tercer lugar no le pertenece a la gente casada. En cuarto lugar, y esto lo resume, el celibato es un regalo, es un regalo definitivamente. Hay algunos lo tienen y otros no, y los que no lo tienen, encuentran la situación muy frustrante. Observe el versículo 6, más esto digo por vía de concesión, no por mandamiento.

Dice usted que significa eso, bueno probablemente la palabra concesión no es una buena traducción. La palabra en el griego, significa en su forma verbal, pensar lo mismo que alguien, pensar lo mismo que alguien. En escritos extra bíblicos, por ejemplo, en 2do Macabeos 14:31, la misma palabra es traducida consiente, significa conciencia. Pablo está diciendo, estoy diciendo lo que estoy diciendo porque estoy consciente de sus necesidades humanas, no como mandato. En otras palabras, cuando dije que todo mundo se case, no quiero decir que estoy mandándoles a todos ustedes que se casen, simplemente estoy presentándolo como la norma porque estoy consciente de sus necesidades humanas.

Miren, él dice, no sean célibes, el celibato es algo bueno, pero cuando se casan cumplan su matrimonio. No estoy mandando que tienen que casarse, pero debido a que estoy consciente de sus necesidades, estoy sugiriendo que es lo mejor. Y la única razón por la que no debería casarse usted y cumplir, está en el versículo 7, “quisiera más bien que todos los hombres fuesen como yo, pero cada uno tiene su propio don de Dios, uno a la verdad de un modo y otro de otro”. Bueno enfrentémoslo, dice él, me gustaría que todos fueran como yo y no tuvieran que casarse, pero este es un don, un regalo, resulto tenerlo, quizás ustedes no lo tengan.

Ahora, aquí hay un pensamiento hermoso, mientras que el matrimonio no es un mandato, es enfatizado como la norma debido al problema de mantenerse puro, y dentro del matrimonio lo físico debe ser continuamente enfrentado, y satisfecho para mantener esa pureza, es mejor casarse. Pero hay algunos, dice él, como yo y me gustaría que hubieran más, que no tienen que casarse porque tiene un don especial de Dios. La próxima vez que usted ve a una persona soltera, no asuma en su mente que hay algo raro en ellos, no suponga usted, pobre alma debe tener mal aliento, o tiene rasgos de personalidad socialmente inaceptables, no suponga eso.

Podría suponer en primer lugar que quizás tienen un carisma de Dios, que es un ser humano preparado y diseñado de manera única, dotado por el Espíritu Santo y con el Espíritu Santo, apto para ser soltero. Ahora, tengo un don, varios dones espirituales y ustedes también, bueno aquí hay otro don espiritual que quizás debería ser añadido a la lista en un sentido diferente, y ese es el don de ser soltero. Pablo dice, seguro que la norma es casarse, me gustaría que todos fueran como yo. Bueno Pablo, ¿por qué te gustaría que fuéramos como tú? Hombre, yo no podría soportar estar soltero, eso es porque usted no tiene el don, ¿Cuál es el don, Pablo? Es el don de ser soltero y no ser consumido por la lujuria ¿se da cuenta? El don no es solo ser soltero, ese no es un don para algunas personas, eso es tortura.

El don es ser soltero y encantarle a usted, el don es ser soltero y no ser tentado. El don es ser soltero y no estar preocupado por no estar soltero, ese es el don. Pablo dice, oye no estoy casado y no necesito el matrimonio. Quizás él estuvo casado una vez en su vida, pero él no lo está ahora. Dios desde que fue salvo le dio el don del celibato, el don de ser soltero y nunca necesito una mujer. Dice usted, no me lo puedo imaginar, no, porque si usted no tiene el don, no se lo puede imaginar, yo no me lo puedo imaginar.

Pero sabe una cosa, con frecuencia he pensado, amo a mi esposa de manera total y completa y a mis hijos, y no me gustaría vivir de ninguna otra manera, pero puedo entender lo que Pablo dice cuando él dice, me gustaría que fueran solteros. Hay algunas cosas en el ministerio que un hombre soltero realmente puede hacer que un hombre casado no puede.

Observe el versículo 32, del capítulo 7, me gustaría que estuviese sin preocupación, digo, ¿no sería bueno si usted no tuviera que preocuparse. Y él que no está casado se preocupa únicamente por las cosas del Señor. Pero versículo 33, si está casado, usted se preocupa por las cosas del mundo. ¿Qué?, como agradar a su mujer. Bueno eso va al punto. Si usted está casado, debemos enfrentarlo, tiene ciertas cosas por las que debe preocuparse. Usted tiene que prepararse y tiene que cuidar de ciertas cosas. Y usted tiene que darles tiempo a sus hijos. Hombre, si usted es soltero, algunas veces pienso, ¿no sería maravilloso? Usted simplemente se mueve y simplemente está libre. Dios le ha dado a algunas personas este don maravilloso, maravilloso.

Nunca olvidaré conocer a misioneros. Siempre pienso en Raquel Saint, cuando pienso en esto. Por todos lados, aquí y allá, en la jungla de una tribu india a la siguiente, totalmente sola, sin ninguna necesidad de casarse. El don del celibato. Su vida está totalmente satisfecha en entregarse a estas personas. Y hay personas así en todo el mundo. ¡Que don tan excepcional y bendito! Y viene de Dios.

Pero no todo el mundo lo tiene. Entonces Pablo le dice a los corintios, miren, algunas personas sean solteras, si tienen un don de Dios para ello y pueden estar solteros y no preocuparse por el sexo, pero la norma es ser casado y quedarse casado. Jesús inclusive dijo lo mismo. Jesús habló del hecho de que ser soltero es algo bueno. Él no lo menospreció en Mateo 19, escuche esto, él dijo: “hay algunos eunucos que así nacieron desde el vientre de su madre, y hay algunos eunucos que fueron hechos eunucos por los hombres. Y hay eunucos que se han hecho a sí mismos eunucos por causa del reino de los cielos.” Esto es, personas que han decidido no casarse, para que puedan servir al Señor.

El que puede recibirlo, recíbalo. Digo, si usted puede, Jesús dijo y Pablo lo define aún más como a un regalo, un don del Espíritu Santo. Y como usted sabe, ser soltero significa que usted puede hacer ciertas cosas que de otra manera no podría hacer. Y Dios necesita a gente soltera. Gracias a Dios, si usted es soltero y no tiene deseo de casarse. Ese es un regalo de Dios, úselo. Si usted es casado, usted tiene lo mejor de la vida. Disfrútelo, disfrútelo.

Uno tiene uno, otro tiene otro. Entonces él le dice a la iglesia corintia. Escuchen. Todo hombre tiene su don, la mayoría de ustedes cásense, quédense casados, y cumplan con la parte física del matrimonio. No se abstengan el uno del otro, a no ser por un corto periodo de tiempo de oración.

Y aquellos de ustedes que son solteros y no tienen deseo que deba ser satisfecho en el matrimonio, soltero y totalmente entregado al Señor, amando la situación entonces agradezcan a Dios por el regalo, por el don hermoso que Él ha dado. Entonces él presenta el principio, el celibato es bueno, el matrimonio es bueno. Simplemente depende de que es lo que Dios ha diseñado para usted.

Ahora veremos como él lo aplica, comenzando en el versículo 8 la próxima semana. Oremos. Padre gracias por darnos una ayuda tan práctica. Gracias por tomar lo que es un asunto delicado, un asunto del que algunas personas no les gustaría hablar o enfrentarlo, y colocarlo en la Palabra de Dios, en donde todos tenemos que enfrentarlo. Te doy gracias Padre por bendecir a nuestra iglesia con madres y padres, con parejas casadas, que son tan útiles para ti, y establecen patrones para nuestra familia entera de la iglesia, para nuestros jóvenes, para sus propios hijos que crían a hijos en las cosas que tú has diseñado, que crían a una nueva simiente espiritual.

Te alabo por ellos. Y después te agradezco Dios, por la gente soltera. Por las personas a las que le has dado el don del celibato. El don de ser soltero y no estar preocupado por no estar soltero, sino que disfrutan su capacidad de estar libres y servirte. Bendícelos Padre, satisfácelos, dales esa familia que tú has prometido darles a los solitarios. Padre, oro también por aquellos que todavía están solteros, pero no tienen el don del celibato, que están buscando a esa persona que pueda llenar su vida. Dios ayúdalos a tener sabiduría, ayúdales a escoger con la mente del Espíritu, y llenar su vida con ese conyugue perfecto que has diseñado para ellos, para que estemos satisfechos en esa relación tan vital para la utilidad que podamos tener en tu Reino. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar