Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Esta mañana continuamos nuestra mirada a 1ra de Corintios, capítulo 7. Y veremos los versículos 8 al 16 en esta mañana, explicando las guías divinas para el matrimonio. Las guías divinas para el matrimonio. 1ra de Corintios 7:8-16 y continuamos nuestro estudio de 1ra de Corintios. Como usted sabe, es difícil en nuestro mundo, creo yo, mantener un matrimonio, mantener algún tipo de relación duradera. Quince millones de estadounidenses según la última estadística del censo de Estados Unidos, han enfrentado un divorcio. A la gente le es extremadamente difícil cultivar relaciones duraderas con algún tipo de significado. Un divorcio por cada 2.56 matrimonios, ahora en Estados Unidos, y está incrementándose.

Lo que es interesante es que la tasa de divorcio más elevado en el mundo está en Rusia. Las ciudades rusas tienen una tasa de tres de cuatro divorcios. También me pareció interesante leer en algún lugar, que la canción número uno en Rusia en 1974, fue ‘La historia del amor’.

Hablamos mucho, inclusive de eso en Estados Unidos, pero nos es muy difícil mantener algún tipo de relación amorosa. Y desafortunadamente lo que experimentamos no es un fenómeno histórico que es nuevo, es algo que siempre ha existido y si usted va a 1ra de Corintios capítulo 7, descubrirá que hubo un problema terrible que existía en Corinto, y trataba con el área entera del matrimonio.

Y ese es el problema del que Pablo habla en el séptimo capítulo. Los corintios verdaderamente no sabían lo que debían hacer en términos de matrimonio, por lo menos no estaban dispuestos a admitir lo que debían hacer, y le presentaron algunas preguntas a Pablo al respecto. El primer versículo del capítulo 7 dice: “en cuanto a lo que me escribisteis”, y él procede a responderles. Como toda otra área de sus vidas, los corintios habían echado a perder el área del matrimonio. Habían echado a perder todo lo demás, y no había razón para creer que podían salir adelante en esta área.

Y entonces Pablo escribe en el capítulo 7 para enfrentar sus malos conceptos y mala conducta en términos del matrimonio. Estaban confundidos si era correcto ser solteros, o si era necesario ser soltero si usted iba a ser espiritual o si era correcto casarse y era necesario ser casado si iba a ser espiritual. Los judíos en la congregación, porque había una creencia judío ortodoxa, habrían propagado el hecho de que usted tenía que casarse, y si usted no estaba casado, usted estaba fuera de la voluntad de Dios y sería excluido del cielo.

Por otro lado, había muchas personas que tenían una fascinación más bien que se incrementaba, con el celibato. Y se preocupaban más por permanecer solteros como un valor espiritual. En otras palabras, si eran solteros podían entregarle a Dios una devoción más elevada, podían moverse en un plano más elevado de vida espiritual, si no estaban casados.

Y había algunos que llegaban al punto de decir que el sexo, de cualquier tipo, si no era nada más, ciertamente una mala dirección de esfuerzo y podía mejor ser canalizado en el área de servicio a Dios en lugar de un apego a una esposa o a un marido. Algunos estaban diciendo, que el cristiano verdaderamente devoto, no se casaba en absoluto.

Y bueno, esto llegó al punto de que dijeron que la gente que verdaderamente estaba entregada, que eran cristianos, estaban diciendo: debemos divorciarnos. Para que podamos servir mejor al Señor vamos a dividirnos. O si querían quedarse juntos, vamos a contenernos de toda relación física, no más relaciones sexuales en nuestro matrimonio, simplemente nos vamos a concentrar en Dios y no enredarnos en esas cosas físicas. Entonces todo tipo de problemas y confusión gobernaba la escena matrimonial en Corinto, y le escribieron a Pablo pidiéndole que les diera respuestas. Básicamente las preguntas fueron estas: ¿el matrimonio es un mandato? ¿tienes que casarte para agradar a Dios? ¿acaso entonces, la gente soltera, debe casarse? O ¿es más espiritual quedarse soltero? y ¿es usted un cristiano más devoto si no está casado?

Otra pregunta que surgió de esto fue, ¿acaso la gente casada que se convierte en cristiano, deben abstenerse de toda relación sexual?  Y, ¿acaso debe un cristiano casado con un incrédulo, divorciarse de ese no-cristiano, para no tener un matrimonio mixto y unir a Cristo con un pagano? Estas eran las preguntas. Y el séptimo capítulo realmente responde de manera clara estas preguntas. Ahora, la última vez vimos los versículos 1 al 7. Y vimos en los versículos 1-7, principios generales acerca del matrimonio. Y lo que Pablo dijo, a manera de un resumen breve es esto, el matrimonio es normal, el matrimonio es para la mayoría. Dios nos ha hecho para casarnos, el matrimonio es bueno pero el matrimonio no es un mandato absoluto para todo mundo. Porque Dios, según el versículo 7 les ha dado a algunas personas el carisma, o el don de ser soltero, la capacidad por el Espíritu Santo de controlar totalmente el deseo sexual. Y si eso es con lo que Dios lo ha dotado a usted, entonces su soltería es un don único de Dios y debe ser usado para su gloria.

Entonces el matrimonio es la norma, no es mandado, no es un absoluto, pero es la norma para evitar la fornicación y el involucramiento sexual. Usted debe casarse, pero para algunos que tienen el don de ser solteros, es una bendición especial de Dios y debe ser mantenida así porque lo coloca a usted en una posición para ser usado por Él de una manera excepcional. Entonces ahí está el principio general, el matrimonio es normal, la soltería es la excepción, es un don de Dios, si usted lo tiene entonces es algo a lo que debe aferrarse y disfrutarlo como un don especial de Dios.

Ahora, él toma ese principio en los versículos 8 al 16 y lo aplica a cuatro grupos, cuatro grupos. Primer grupo es la gente soltera. Segundo grupo es la gente que está casada y ambos son cristianos. Tercer grupo, aquellos que están casados con un incrédulo que quiere quedarse. Cuarto grupo, aquellos casados con un incrédulo que quiere irse. Cuatro grupos y cada uno de ustedes aquí está en uno de esos grupos. Veamos el grupo uno, y veamos como él aplica el principio, a aquellos que no están casados y son viudas.

Versículo 8, “digo pues,” esto es, se refiere en base al principio establecido, “digo pues a los solteros”, y ese es un término general que incluye a los solteros, las solteras, a los que están divorciados. “Digo pues a los solteros, y a las viudas”, porque claro, tener una situación única habiendo estado casadas y habiendo conocido todos los gozos del matrimonio, y habiéndose separado, no porque querían separarse, como un divorciado, sino debido a la muerte y el trauma que eso trae. “Digo pues a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo”. Es bueno ser soltero. Si usted es soltero, eso es bueno. Si usted es una soltera que nunca se ha casado, eso es bueno. Si usted es una viuda o viudo, eso es bueno. No hay nada de malo con eso. Y bueno significa, benéfico, excelente y simplemente bueno. No está mal, no escuchen a esos judíos ortodoxos que están diciendo si no están casados son anormales.

Y usted sabe, tendemos todos a caer en esa categoría. Encontramos a una pobre persona joven que tiene unos veintiocho años de edad y queremos jugarle al cupido todo el tiempo, “tienes que casarte, no puedes nada más vivir la vida, tienes que empezar a buscar”. Queremos empujar a estas personas para que se casen, no haga eso. Dios puede haberles dado el don del celibato, y si es así quizás estar casado es en violación para lo que es de Dios por parte de Dios para su vida. Hay algunas cosas en este mundo que la gente soltera necesita hacer. Está bien si usted tiene alguien que está diciendo, “necesito casarme” y les puede ayudar. Pero si alguien simplemente y necesitan ayuda. Pero si usted tiene alguien que no tiene interés en eso, y siente que Dios les ha dado el don de tener la capacidad de controlar el deseo sexual afuera del matrimonio, entonces que sea así, Dios va a satisfacerlos de una manera muy excepcional.

Él simplemente dice aquí, es algo bueno para ellos si se quedan como yo. Y claro, en este momento Pablo era soltero, él pudo haber sido casado debido a que el matrimonio parecer ser una necesidad para el miembro del Sanedrín, del cual él formó parte en una ocasión. No obstante, es probable que su esposa murió antes de que él se convirtió, y su tiempo de ministerio para Cristo, siempre fue como un individuo soltero. Es lo mejor que podemos decir.

Y entonces, una vez que había enviudado, si ese fue de hecho el caso, entonces él mantuvo eso, porque Dios le dio ese don, ese carisma de celibato, la capacidad de ser soltero y él no está preocupado con el sexo y el matrimonio. Entonces es algo bueno, observe el versículo 25, Pablo habla más de eso y vamos a entrar en esto a detalle en semanas venideras. “En cuanto a las vírgenes no tengo mandamiento del Señor”. El Señor no dijo nunca nada acerca de las vírgenes, de las que no se han casado. Nunca le dijo a alguien que se casara. Él simplemente habló del matrimonio como ya existía. Ningún mandato.

Más doy mi parecer como quien ha alcanzado misericordia del Señor, ahora voy a agregar algo de revelación a esto. Tengo pues esto por bueno, a causa de la necesidad que apremia, que hará bien el hombre en quedarse como está. Estás ligado a mujer, no procures soltarte, estas libre de mujer, no procures casarte. En otras palabras, creo que él, simplemente desde un punto de vista práctico, diría, en el mundo en el que vives, en el mundo sexualmente, de cabeza, de Corinto simplemente podría ser para tu ventaja que te quedaras como estas, si eres soltero quédate entonces así, si estas casado quédate así, con toda certeza.

Más, el versículo 28 dice también si te casas no pecas, y si la doncella se casa no peca, pero los tales tendrán aflicción de la carne y yo la quisiera evitar. Me gustaría evitarte el problema que trae el matrimonio, y trae problemas. No hagas algo grande del matrimonio si no es una necesidad para ti. Está bien, no pecas, pero si Dios te ha dado la capacidad de ser soltero, disfruta de esa capacidad. Debido a su ausencia de problemas tienes una manera especial en la que puedes servir a Dios, eso es algo emocionante, este es un don muy especial, que hace que usted sea capaz de servir a Dios de una manera excepcional. Ahora, reconozco que hay presiones en ser soltero, especialmente viviendo de todo el énfasis actual que se hace en el matrimonio, la familia, y usted en cierta manera se siente como la quinta rueda.

Y estaba leyendo en el Times, en donde dice que en la época de celebraciones es peor que nunca. La gente soltera, particularmente los padres solteros, realmente se sienten solos. No hay necesidad de sentirse de esa manera. Si Dios le ha dado a usted el don del celibato, si Dios le ha permitido que sea soltero por el tiempo, acepte eso como Su plan. No hay nada malo con ser soltero, Pablo lo promueve. ¿Y sabe una cosa? Jesús tuvo una conversación con los discípulos, debería mostrársela, Mateo 19, en la que concluyeron que probablemente sería mejor ser soltero. En Mateo 19, Jesús les está hablando del matrimonio y él está dando todas las cosas del matrimonio y como no debe usted dejar a su esposa, excepto por la fornicación y demás.

Y después que terminaron con todo este discurso, el Señor estableció algunas guías fuertes para el matrimonio. Versículo 10, Mateo 19, “le dijeron sus discípulos, si así es la condición del hombre con su mujer, no conviene casarse.” En otras palabras, hombre con todo eso en juego nunca sería bueno ni siquiera casarse. Sí, dijo Jesús, pero no todos son capaces de recibir esto, sino aquellos a quienes es dado. Y aquí el Señor indicó que estaría bien si todo mundo se quedara soltero, pero no todo mundo puede enfrentar eso. Y él nos da la introducción al concepto del carisma del versículo 7 de 1ra de Corintios 7, que usted debe tener un don especial para ser soltero y no estar preocupado con el sexo.

Ahora, ser soltero, abre todo tipo de potencial para que usted sirva al Señor. Nunca deberíamos tomar a alguien que está contento con ser soltero y forzarlos a que entren en una situación en la que creen que no están satisfechos y que tienen que casarse. Eso no es verdad. Si usted no es soltero, o es viudo, es algo bueno, y usted se puede quedar así, eso está bien. No tiene que casarse, pero versículo 9, si no tiene don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando. Si usted no puede enfrentar la situación de ser soltero, cásese. Ahora, estamos hablando de cristianos. Algunos de ustedes podrían decir, ‘bueno, no tengo ese don, pero parece que no me puedo casar’. Y la realidad del asunto es que quizás usted ha pecado en el pasado, usted ha violado los principios de Dios, entonces no está en una posición ahora en la que Dios va a bendecirlo con matrimonio. O quizás usted se ha descalificado a sí mismo, por matrimonios anteriores en pecado y demás.

Pero simplemente tomándolo desde cero, digamos que usted es simplemente un cristiano nuevo, o usted está comenzando, aquí está el estándar de Dios. Es bueno si Dios le ha dado a usted el don, pero sino, entonces cásese. Y creo que eso asume, que Dios va a proveer un conyugue. ¿Cómo podría Dios a usted mandarle casarse y no proveer a un conyugue? Pero escúcheme, si usted no es la persona correcta, usted nunca va a conocer al conyugue correcto. Entonces en lugar de buscar a la mujer correcta, comience siendo el hombre correcto. Y mujeres, en lugar de buscar al hombre correcto, comiencen siendo la mujer correcta. Y después el hombre correcto va a reconocer a la mujer correcta. Y entonces, cásense. Ahora, ese es un mandato, aoristo imperativo, cásense, mejor es casarse que estarse quemando.

Si usted simplemente está por todos lados, llenos de flamas en el interior, con deseo, entonces cásese. No hay punto en decir, ‘bueno, me estoy quedando soltero por la causa de Cristo’, mmm mmm. Se da cuenta, eso, es usted sabe, eso es ridículo, no hay valor en eso en absoluto. Si usted está ardiendo con deseo sexual, tiempo presente continuo, usted continua ardiendo, entonces por favor, cásese. El matrimonio es una cosa del matrimonio, va a traer la satisfacción de ese deseo físico. ¿Y sabe una cosa? nunca deja de sorprenderme, alguna pareja se me acerca y dice, ‘John, nos acabamos de comprometer’. ¿Sabe una cosa? y realmente están muy emocionados, y usted sabe cómo es cuando usted se compromete en cierta manera está contento pero preocupado. Y le muestran a usted el anillo, y ¿bueno cuando se van a casar? Oh vamos a casarnos en dos años. ¿Dos años?, usted sabe, algo de eso, o un año. Tenemos que esperarnos hasta que consigamos de dinero o esto.

Escuchen, mejor es casarse que estarse quemando, y si usted va a pasar por esos dos años, ahhh así, no hay punto en eso. Y usted sabe yo les digo, no esperen dos años, cásense en dos meses. Una vez que usted ha hecho ese compromiso, se coloca en posición de tentación y de ver su vida espiritual simplemente desvanecerse. Una vez que usted ha hecho ese voto, cásese. El matrimonio es para ayudarlo en esa área, no hay ventaja en los compromisos largos. Escuchen padres, cuando sus hijos vienen a casa y dicen que están comprometidos, díganles que se casen, que se casen rápido. Bueno, no. Queremos que esperen y que terminen sus cuatro años de universidad y haa. ¿Y sabe usted lo que hace para el tiempo en el que están comprometidos? Usted destruye su vida espiritual, porque no pueden controlar el deseo, porque el compromiso ya está ahí, ¿se da cuenta?

Pablo está diciendo, está bien ser soltero y si tienes el don de celibato, no dejes que nadie te empuje para que te cases. Pero si decides casarte, deja que todo mundo te empuje a eso, muévete, cásate. Tu soltería es excelente, dice usted, ‘Bueno’ ¿sabes una cosa? no tengo el don, pero simplemente estoy esperando al conyugue correcto, ¿Qué hago? ¿Cómo controlo mi deseo mientras tanto? Bueno, esa es una pregunta apropiada, y realmente no estamos abordando ese problema en esta mañana. Permítame tan solo darle algunos consejos en los que pensé. ¿Cómo puedo yo, como persona soltera que está esperando la satisfacción de mi deseo físico, esperando al conyugue correcto, como puedo controlarme a mí mismo?

Bueno, aquí hay algunos pensamientos que pueden expandir. Numero 1 sería, canaliza tu energía a través del trabajo físico y el servicio espiritual, redirígete al buen trabajo físico y al servicio espiritual. Eso le da a tu energía una salida. En segundo lugar, no busques casarte, busca amar y deja que el matrimonio venga como una respuesta. La gente que siempre está queriendo casarse se va a casar con la persona equivocada, en la mayoría de los casos. Pero la gente que está buscando encontrar la satisfacción del amor, se va a casar con la persona con la que se enamoran. No busquen casarse. Sabe una cosa, eso es cuando sale y te vas a casa e inmediatamente sacas tus notas y dices, A en esta, B en esta, y C en esta, y vas tachándolos. Bueno él está algo cerca, y yo lo recibiría si me pide, ¿se da cuenta? Lo que usted está haciendo como puede ver, es que está dejando que el matrimonio sea lo importante, en lugar de que la persona correcta sea lo que importa. Busque ser amado y amar, no casarse. No se preocupe, el matrimonio va a encargarse de sí mismo.

En tercer lugar, aléjate de un mundo que está loco por el sexo y que es adúltero. Y lo que quiero decir con eso, es que observa lo que absorbes del sistema. En cuarto lugar, programa tu mente con realidades divinas, programa tu mente. Es sorprendente, pero tu conducta es un resultado directo de la programación de tu mente con verdad divina. En quinto lugar, reconoce que, por ahora, Dios ha escogido que tú vivas sin sexo, y reconoce esto, “no os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana, pero Dios es fiel que no os dejará ser tentado, ¿qué? más de lo que podáis resistir, sino que juntamente con la tentación, ¿qué? dará la salida para que podáis soportar.

En sexto lugar, evita situaciones potencialmente peligrosas. Eso es como José, él simplemente corrió. En séptimo lugar, agradece y alaba a Dios por el estado en el que estás. Y debes estar contento, debes abordarlo de este punto de vista. Muy bien, Pablo entonces dice, si eres soltero, muy bien, si no lo puedes enfrentar, cásate. Entonces, no hay un mandato a que toda persona tiene que casarse o que la espiritualidad es ser soltero. No. Muy bien, segundo grupo, y aquí viene consejo practico para aquellos que están casados con un cristiano, esto incluye a la mayoría de nosotros.

Tenemos a maridos cristianos, mujeres cristianas, ahora ¿qué nos dice? Versículos 10 y 11, “ahora a los que están unidos en matrimonio”, ahora dice usted, ¿Cómo sabes que son cristianos? Porque él le habla a los que están en matrimonios mixtos, comenzando en el versículo 12, entonces sabemos que él aquí está hablándole a cristianos. Usted va a ver eso en un minuto. “Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor, que la mujer no se separe del marido”. Pero a los que están unidos en matrimonio. Ahora, quiero que recuerde algo, recuerde algo de lo que hablamos la semana pasada. Dijimos que en Roma había por lo menos cuatro maneras diferentes de casarse, ¿verdad? en el Imperio Romano. Los esclavos que vivían en compañerismo en tienda, matrimonio de ley común, lo que llamamos matrimonio usus, en donde había una especie de situación en donde usted compraba a la esposa, pagaba cierta cantidad. Y después estaba lo grande que era confarreatio, el tipo de matrimonio noble.

Sea cual fuera la formula, la Biblia simplemente dice, ‘bueno, sea cual fuera la manera en la que fue, ahora el asunto no es, como es que se metió en el matrimonio, pero el asunto es quédese en donde está. Si usted es casado, véalo, “mando”, pero realmente no soy yo, sino el Señor, quien es el que nos ha dado la Palabra en esto, “que la mujer no se separe del marido”. Y aquí él simplemente está diciendo, Jesús ya había dicho algo acerca de esto, Mateo 5:32, Mateo 19:9, y Marcos 10, 11 y 12. Eso tres pasajes, ahí nuestro Señor Jesucristo dice, ‘quédense casados, no se divorcien’. Observen, dice al final del versículo 10, ‘que la mujer no se separe del marido’. La palabra ‘separe’, es un término técnico para divorcio. No se divorcie de su conyugue.

Dice usted, ‘bueno, ¿por qué es que dos cristianos van a querer divorciarse? Bueno, en Corinto como usted puede ver estaban diciendo, ‘bueno, el celibato es la única manera de vivir, una vez que te conviertes en cristiano debes dejar toda la parte física y debes entregarte a Cristo. Ahora vamos a divorciarnos, y separarnos y entregarnos a Cristo.’ Él dice, olvídenlo, no hagan eso. No se divorcien. No hay divorcio tolerado entre cristianos, Dios odia el divorcio. Malaquías 2. “Aborrezco el repudio” Dios dice, odio el divorcio. Él condenó a los Israelitas, Él dice, “han transgredido en contra de la esposa de su juventud”, están divorciándose uno del otro. Ahora, algunos de los corintios ya lo habían hecho, era demasiado tarde. Dos cristianos corintos habían decidido que debían divorciarse por razones espirituales, entre comillas.

¿Puede imaginarse usted como sería eso? Si la Biblia dice, puedes divorciarte si quieres entregarte de manera total al Señor, ¿puede imaginarse lo que eso haría? Todo mundo estaría usando esa excusa, simplemente para deshacerse del conyugue que no querían. Bueno, nos estamos divorciando por razones espirituales. La realidad del asunto es que, has tratado de deshacerte de ella por años, y acabas de encontrar un versículo para probarlo, usted sabe, y ahora puedes. Entonces Dios no permite eso, debe haber una unión continua. No, que la mujer no se separe, pero ya algunos lo habían hecho, algunos ya lo habían hecho, versículo 11, “Y si se separa”. Ahora eso asume que alguien en Corinto ya lo había hecho, demasiado tarde, ya ha sucedido. ¿Cuáles son las consecuencias? Quédese ¿qué? sin casar, no casada, soltera, por el resto de su vida, o reconcíliese con su marido. Únicamente dos alternativas si los cristianos se divorcian, o se quedan solteros el resto de su vida, o se vuelven a unir para reconciliarse.

Ahora, permítame añadir una nota a pie de página, una nota a pie de página muy importante. Pablo aquí no está tratando con un caso de adulterio, eso no está en su discusión. En casos de adulterio, escúcheme, el divorcio se permitía entre cristianos. Cuando un cristiano comete un acto adultero, Dios permite que se rompa ese vínculo matrimonial, Mateo 5:32. “Os digo, el que deja a su mujer, excepto por causa de fornicación” Y eso podría ser pecado sexual de todo tipo, excepto a causa de fornicación hace que ella adultere, y el que se casa con ella, con la que está divorciada, comete adulterio. Excepto por fornicación no hay divorcio, pero en el caso de la fornicación, Dios dice, ‘hay divorcio’. Mateo 19:9 lo mismo, ‘Y Yo os digo que el que repudia o deja a su mujer, a no ser por causa de fornicación, y se case con otra, comete adulterio. La única base que Jesús jamás dio para la disolución del matrimonio fue inmoralidad sexual, y cuando eso ocurre, existe el derecho al divorcio.

Eso es muy claro inclusive en el caso de José. Usted recuerda que en Mateo 1, José estaba en shock cuando descubrió que María estaba embarazada, ¿se acuerda de eso? Debido a que él conocía a María y sabía que era algo que estaba fuera de lugar, el hecho de que ella estuviera embarazada. Él sabía que él no lo había hecho, no habían tenido relaciones. Mateo 1:19, “José, su marido, siendo un hombre justo, no queriendo exhibirlo públicamente, quiso dejarla, divorciarse de ella en privado.” Escuche, José tuvo todo el derecho de divorciarse de María, si ella se había embarazado por otra persona. Y la Biblia dice: José, su marido, siendo un ¿qué? ¿qué tipo de hombre? Un hombre justo, un hombre justo, recto. Escuche, el actuó de manera recta en un deseo de divorciarse de una esposa que había cometido adulterio. Ahora, él descubrió que ella no había cometido adulterio, la historia maravillosa fue que el Espíritu Santo había concebido dentro de ella a Cristo.

Pero como puede ver, es algo justo dejar a una esposa por causa de adulterio, o que una esposa deje o se divorcie de un marido por esa causa. Solo en esa causa. Pero en este texto, 1ra de Corintios ese no es el asunto. Por cualquier otra razón que eso, no hay tolerancia de divorcio. No dice Pablo, fuera del pecado sexual, no hay divorcio. Si ya lo has hecho, tienes que quedarte soltero el resto de tu vida, debido a que esa unión, esa unión nunca fue rota. Te quedas soltero toda tu vida o puedes reconciliarte con tu marido. Y puedes estar seguro en el caso de la obediencia real, que harían esa segunda cosa, si todavía era posible. Y después él lo revierte en el versículo 11, y dice, “Y que el marido no abandone a su mujer, como también que la mujer no abandone a su marido.”

Muy bien, ¿qué es lo que él ha dicho?, ser soltero es bueno, quédate soltero si tienes el don. Si estas casado con un cristiano, quédate casado, y satisface todo aspecto del matrimonio, lo físico. Hablamos de eso en los versículos 3 al 5, no se priven el uno al otro sexualmente, cumple toda parte del matrimonio, cúmplelo hasta su límite. Entonces hemos visto a la gente soltera y aquellos que están casados con un cristiano. Grupo 3, aquellos casados con un incrédulo que se quiere quedar, versículos 12 al 14. Ahora, lo que sucede en esta situación es que digamos que tienes una mujer, una dama, digamos, y ella dice: ‘sabes una cosa, me he convertido en una cristiana y mi marido es un pagano abierto. ¿Qué hago? ¿puedo divorciarme de él y casarme con un buen hombre cristiano?’ Esa es una pregunta apropiada.

Además, observe esto mirando atrás al capítulo 6, versículo 15, esto es lo que Pablo había estado enseñando: “No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de ¿qué? de Cristo. Tomaré entonces los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera. De ninguna manera, ¿qué? ¿no sabéis que el que se une a una ramera, que, un cuerpo es con ella, porque los dos, dijo él, serán una sola carne? Pero el que se une al Señor un espíritu es, ahora, recuerde lo que dijimos de eso, el cristiano es uno con Cristo, ¿verdad? El cristiano es un miembro del cuerpo de Cristo. Si un cristiano se une a sí mismo a una ramera, el contamina a Cristo, ¿verdad? Puede usted ver como los corintios habrían dicho: bueno, mira si soy miembro de Cristo, si soy uno con el Señor, y me uno a mí misma, a mi marido pagano, estoy contaminando a Cristo, ¿lo ve usted? Ese razonamiento es posible, ¿acaso esto no será algo que contamina? Si yo continuo en este matrimonio, aquí estoy, un miembro de Cristo, me estoy uniendo a un miembro de Satanás, ¿no estoy contaminándome? Hombre, tengo que salirme de esto, y quizás algunas personas muy preocupadas por esto realmente se sintieron así, quizás realmente se sintieron así.

¿Qué hay acerca de un matrimonio mixto? ¿Qué acerca de esto? bueno, hay varias cosas en que pensar en un matrimonio mixto. Número uno, los matrimonios mixtos son prohibidos cuando pueden ser prevenidos, ¿verdad? Versículo 39, al final dice: ‘si te vas a casar, cásate únicamente en el Señor’. Entonces, la idea de un cristiano casándose con un no-cristiano es totalmente algo que está en desobediencia a las Escrituras. Pero que sucede si ya estas casado y uno se salva, ¿qué es lo que le está diciendo? ¿tengo que expulsarlo? ¿qué hay acerca de esto? Bueno, observe el versículo 12, “Y a los demás”, esto es aquellos que están en matrimonios mixtos, “yo digo, no el Señor”, en otras palabras, no estoy citando ya a Cristo, no hay instrucción previa en los evangelios, no que no es revelación, lo es. “Y a los demás, yo os digo, no el Señor, si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, (no es cristiana) y ella consiente en vivir con él, no la abandone”. Si tienes una esposa no salva, y quiere quedarse, deja que se quede, que se quede. “Y si una mujer, (versículo 13), tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no la abandone.”

Dios no quiere que todo mundo que se está salvando diga, ‘Bueno, adiós Carlitos, aquí se acabó. Me voy a ir y voy a encontrarme a un buen hombre cristiano.’ No, no. ¿Sabe una cosa? era algo malo en los primeros años del cristianismo que los cristianos eran acusados de destruir relaciones familiares. Muchos maridos paganos, realmente estaban molestos, porque sus esposas se estaban salvando. Usted sabe, el hecho de que una mujer cambiara de religión sin su marido, era impensable. Pero estaba sucediendo. Una de las cosas que estaba leyendo en uno de los historiadores antiguos, Tertuliano estaba comentando de esto, una de las cosas que les preocupaba mucho a los maridos paganos, era el ósculo o el beso santo. Y quizá la primera iglesia exagero un poco con el beso santo, y un marido dijo, ‘no quiero que mi esposa esté saliendo, y pasando toda la noche en reuniones nocturnas y solemnes, infiltrándose en cárceles para besar a mártires.

Entonces, había algunas cosas que eran molestas, y estoy seguro que algunos cristianos no se condujeron de manera sabia, y tuvieron algunos problemas en sus matrimonios mixtos. Habría sido difícil no tener compasión o identificarse con algún marido pagano, y esposas paganas cuyos conyugues no estaban conduciéndose como debían. Pero él dice, miren, si tienes un conyugue que no cree, pero quiere quedarse, no te divorcies, déjalo que se quede. Dice usted, pero espera un minuto, ¿acaso no me voy a contaminar? ¿acaso esta unión no me va a contaminar? Bueno, descubrámoslo, observe el versículo 14, muy interesante, “porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula, en el marido”. Ahora, espere un minuto aquí. ¿Saben una cosa? no solo el creyente no es contaminado, sino ¿qué sucede? Exactamente lo opuesto. Dice usted, bueno, seré contaminado por el incrédulo, no, él será santificado por ti. ¡Fantástico! En lugar de que un cristiano se contamine, o sea hecho profano, el incrédulo de hecho es hecho santo.

Algunas veces le pregunto a una persona, y yo le digo, ¿vienes de un hogar cristiano? No, soy el único cristiano ahí. ¿Sabe usted cuantos cristianos se necesitan para hacer un hogar cristiano? Un cristiano. Dice usted, ¿Qué quieres decir? El resto en la casa es santificado por tu presencia. ¿Sabe usted eso? dice usted, John, ¿Qué quieres decir con santificado? Es esa una palabra muy fuerte. Sé que es una palabra fuerte, santificado significa apartado, santo. Dice usted, ¿pero ¿qué es lo que está diciendo aquí? Bueno, no está diciendo que el hombre es automáticamente convertido, no está diciendo si un marido no cree él es salvo de cualquier manera, simplemente porque él está casado con una cristiana. No, no, no está diciendo eso. No está diciendo, una esposa incrédula es salvada automáticamente, simplemente porque ella está casada con un marido cristiano.

Bueno, ¿qué es lo que la palabra santificado significa? Bueno, esto es lo que llamamos santificación matrimonial. ¿Y qué quieres decir con esto? Bueno, ese es simplemente un término para distinguirla de santificación espiritual y personal. Usted se vuelve apartado para Dios y santo cuando usted cree en Cristo, pero, simplemente habiendo estado en un hogar, o vivir en un hogar donde alguien es un cristiano, tiene una influencia santificadora. Pablo no quiere decir que el incrédulo es automáticamente hecho un cristiano por el matrimonio, pero lo que él quiere decir que el matrimonio es beneficiado y toda persona en la casa cosecha el beneficio. Por ejemplo, dos personas cuando se casen se vuelven ¿qué? una, si Dios bendice a una de ella, uno de ese uno, entonces el otro va a recibir algo del beneficio, ¿verdad? Eso es todo lo que está diciendo. Oiga, si usted es un no-cristiano y usted tiene un conyugue cristiano debería agradecerle a Dios porque su hogar es el destinatario de las bendiciones de Dios. Dios derrama gracia y misericordia en ese hogar, y simplemente porque usted resulta estar conectado con ese conyugue, usted es el beneficiario de esas cosas. Queda corto de salvación, no obstante, mucho mejor que vivir en un hogar totalmente pagano.

El matrimonio con un cristiano crea una relación con Dios para el no-cristiano, aunque queda corta de salvación es mucho mejor que la vida pagana. Escuche, un cristiano en un hogar hace un hogar cristiano, y eso llena de gracia ese hogar entero. Después del servicio en la primera hora, se me acercó una mujer y me dijo: Sabes una cosa, ese mensaje simplemente fue lo que necesitaba escuchar. Ella dijo: nunca había entendido eso. Sabes una cosa, ella dijo, tenemos en nuestro hogar entero, mamá, papá, y a todos los hijos simplemente un cristiano, a la abuela. La abuela solía hablar de Cristo, y todo el mundo pensaba, oh abuela, por favor tranquila. Usted sabe, nadie quería escuchar. ¿Y sabe lo que pasó? En los años que han pasado, tres de los cuatro hijos han venido a Jesucristo y todos ellos, dijo ella, regresan a la influencia de la abuela. Como puede ver, ese tipo de gracia se extendió al hogar a través de ese individuo bendecido por Dios, y va a afectar a aquellos que tocan esa vida.

¿Se acuerda usted de una conversación que Abraham tuvo con Dios en Génesis 18? Abraham le dijo Dios, ¿si yo pudiera encontrar cincuenta personas justas en Sodoma, perdonarías a la ciudad entera? Dios dijo: Sí. Abraham regresó y dijo, ¿si pudiera encontrar cuarenta y cinco, perdonarías a la ciudad? Sí. Eh, ¿veinte? Sí. Eh, Dios, si pudiera encontrar diez, ¿perdonarías a la ciudad? Sí. No pudo encontrar a diez, ¿verdad? Pero sabe una cosa, diez personas justas, pudieron haber sido el medio de bendición de una ciudad entera de personas. ¿Por qué? porque simplemente estar cerca del pueblo de Dios significa que usted recibe algo de su bendición santificadora. Sabe una cosa, usted podría estar en un hogar donde solo hay un cristiano, ¿y sabe una cosa? usted es el beneficiario de la bendición de Dios en la vida de esa persona. Porque Dios ve a mamá y a papá como uno, y Dios ve a mamá y a papá y los hijos como una unidad, ¿no es cierto? Y él no puede derramar bendición en uno independiente del resto, porque a sus ojos están unidos de manera íntima.

Y sabe una cosa, si usted no es cristiano pero su conyugue lo es, usted realmente debería agradecerle a Dios porque usted vive en un hogar en donde Dios está operando, porque usted es el beneficiario. ¿Y sabe una cosa? es como cuando su esposa recibe una herencia enorme y usted no tiene nada que ver con ella, usted ni siquiera está relacionado con la gente, pero usted puede disfrutarle. Es lo mismo. Usted ni siquiera está relacionado con Dios, pero usted está disfrutando de los beneficios que Él está derramando en ella. Es algo bendito que un incrédulo esté casado con una cristiana. Que se quede así. Cristiano, si tu conyugue quiere quedarse, entonces deja que se quede y perciba la bendición de Dios, quien sabe a qué puede llevar esa gracia santificadora matrimonial, quizás lo pueda llevar a la gracia salvadora, ¿verdad?

Ahora, Pablo da un paso más hacia adelante, en cierta manera apoyando su punto, él presenta un pequeño argumento de manera inversa. Él dice, “pues de otra manera vuestros hijos serian inmundos”. Él está diciendo, si tu fueras contaminada con un incrédulo, entonces tus hijos serían los productos que estarían contaminados, ¿verdad? Y aparentemente, eso es lo que algunos de los corintios estaban diciendo. Ustedes saben, mi marido no es salvo, tenemos que dejar toda relación sexual. Ustedes saben, podríamos tener una raza mixta. Es correcto, un hijo medio cristiano y medio pagano. ¿Lo ve? Oh, ¿qué vamos a hacer?, usted sabe, mi marido no es cristiano, no puedo sujetar a mis hijos a esa influencia pagana. Ahora, espera un minuto, están contaminados. No, no, no él dice, mira, aquí hay un hecho simple, Pablo lo presenta. Ahora vuestros hijos, ¿qué? son santos. Vuestros hijos, misma palabra que santificados. Debería ser traducido de la misma manera como antes, santificado. Sus hijos son santificados por esta misma gracia, corta de salvación, pero no obstante un tipo de vida de gracia. Y la bendición de Dios es recibida por ellos. Y si es verdad que sus hijos son santificados y no inmundos, entonces, conforme el razonamiento va hacia atrás, también es verdad que tu conyugue también es santificado.

No te preocupes por estar en un hogar pagano, desde ese punto de vista. Si tú eres el único cristiano ahí, Dios dice, ese es un hogar cristiano. Si tú eres el único cristiano ahí, Dios va a derramar su bendición en ti, y en lugar de que tú seas contaminado van a ser santificados tanto tu conyugue como tus hijos. Y ora a Dios porque algún día, esa santificación matrimonial llegue a una santificación de gracia total cuando crean en Jesucristo. Entonces si estás casada con un incrédulo, y quieren quedarse, deja que se queden, deja que se queden porque eso es para su beneficio. Cuarto grupo, y esto va a cubrir al resto de la gente que no ha sido cubierta, aquellos casados con incrédulos que se quieren ir.

Algunos de ustedes tienen ese problema, tienen un conyugue incrédulo y él no puede tolerar tu cristianismo y él quiere salirse del matrimonio. Versículo 15, “pero si el incrédulo se separa” pelea con él, ¿es eso lo que dice? No, dejes que se vaya, ¿quién le dará el evangelio? ¿es eso lo que dice? ¿dice, qué? Sepárese. Dice ¡John! No hable conmigo, hable con el cielo. ¿Se da cuenta? Está ahí. Si el incrédulo se separa, sepárese. En otras palabras, aquí es donde el incrédulo inicia el divorcio. Deja que se vaya. No pelees el divorcio. No vayas a la corte y pelees con él, simplemente deja que se vaya. Si él quiere irse, deja que se vaya. La palabra ‘separa’, de nuevo se refiere a divorcio, es un término técnico para divorcio. El incrédulo se divorció del creyente y el creyente, y al creyente se le dice: deja que se vaya, no pelees. Dice usted, no pelees, ¿pero qué va a pasar conmigo cuando él se vaya. Aquí me quedé de por vida, no hay adulterio, y no puedo enfrentar eso. No, no estás ahí, no estás condenada a esa situación de por vida.

Observe el versículo 15: “pero si el incrédulo se separa, sepárese, pues no está el hermano o la hermana, sujeto a ¿qué? servidumbre. En semejante caso, ¿sabe una cosa? usted está ¿qué? libre. ¿Libre de qué?, de la esclavitud, de servidumbre. Servidumbre a ¿qué? la única servidumbre a la que hace referencia el matrimonio, la servidumbre del matrimonio. Usted tiene libertad. Libertad, ¿de qué? de volverse a casar. Eso es lo que le está diciendo, usted tiene libertad de volverse a casar, ya no está bajo servidumbre. Y la palabra servidumbre es la palabra que es usada en Romanos 7:2 cuando habla de matrimonio, de estar ligado por la ley al marido. El matrimonio es servidumbre, en el vocabulario de Pablo, y él está diciendo aquí, estás libre de ese matrimonio.

Dice usted, sí, pero hombre, ciertamente no podrías volverte a casar. ¿Por qué? No dice eso. Cuando Dios quiere decir que usted no se puede volver a casar, Él lo dice. Versículo 11, “Y si se separa” de un matrimonio cristiano, ella debe quedarse sin casarse. Pero aquí, si el incrédulo se va, y él busca el divorcio, un hermano o hermana no está sujeto a servidumbre en semejante caso. Entonces el matrimonio se acabó. Como puede ver, la deserción es como el adulterio, en su efecto. Rompe el vínculo. No pelees contra eso, deja que se vaya. Dice usted, ¿por qué dejar que se vaya? Porque a paz nos llamó Dios. Sabe una cosa, uno de los beneficios de ser cristiano es tener una vida en paz, la paz de Dios, la vida de gracia.

¿Y sabe una cosa? no hay nada que Dios necesita menos, que peleas constantes, tensión, frustración, y turbación en un hogar. Un hogar que está peleando, que está enojándose, no es el objetivo de Dios. Ni es el matrimonio, primordialmente, un cimiento para el evangelismo. Bueno, me voy a aferrar a ese hombre hasta que se case. ¿Sabe una cosa? usted simplemente va a empujarlo a que se vaya. Si él se quiere ir, deje que se vaya, deje que se vaya rechazando el cristianismo, no odiándola a usted. Pero va a haber una objeción, porque algún cristiano concienzudo va a decir: Ahora, escúchame, si yo hago eso, si dejo que se vaya, pierdo la oportunidad de ver que se salve, si dejo que se vaya, ¿quién lo va a traer a Cristo? Yo pierdo la oportunidad de traerlo a Cristo y a la salvación.

Entonces Pablo trata con eso en el versículo 16. Él dice esto, “¿porque que sabes o tu mujer, si quizá harás salvo a tu marido, o que sabes tu marido si quizá harás salvo a tu mujer? No sigas esa premisa porque no sabes eso. Él no está diciendo aquí, aférrate a ellos para que los puedas salvar. Él está diciendo, deja que se vayan porque no tienes garantías de que lo vas a salvar. Y mientras tanto, vas a destruir la paz que Dios busca dar, deja que se vaya. ¿Quién salva a la gente? ¿Quién? Dios. Y una cosa que Dios realmente nunca ha necesitado es hogares llenos de enojos, hostilidad, de problemas en que salva a la gente. Él realmente no necesita eso, Él puede hacerlo sin eso, deja que se vaya.

El matrimonio primordialmente no es un instrumento de evangelismo, y aferrarse a un matrimonio en el que el incrédulo está determinado a terminarlo, únicamente va a terminar en tensión. ¡Terrible! Es Dios quien salva. Pablo responde a la pregunta, ¿no es cierto? ¿qué tal si eres soltero, es bueno eso? Es bueno, sé soltero. Él te ha dado un don, úsalo para su gloria, pero si te estas quemando, cásate. Bueno, que tal si estás casado con un cristiano, ¿qué haces? Quédate casado con él, cumple ese matrimonio hasta su límite, físicamente y en todo sentido.

Bueno, ¿qué tal si estas casado con un incrédulo que se quiere quedar? Deja que se quede, y llena de gracia su vida, y la vida de tus hijos con tu bendición que viene de Dios. Bueno, ¿y qué tal si se quiere ir? Deja que se vaya, porque Dios te ha llamado a paz. ¿Pero quién le va a dar testimonio a él? no te preocupes de eso, ni siquiera sabes si eres el instrumento. Dios sabe, y Dios lo va a hacer a su manera. ¿Cuál es el beneficio de todo esto? únicamente puedo decirlo de esta manera al cerrar. Sea lo que sea que Dios te ha dado como tu estado matrimonial, acéptalo como su voluntad, y maximízalo, aprovéchalo al máximo para su gloria.

Solo puedo pensar en una canción. Cuando en cierta manera estaba concluyendo mis pensamientos, ¿sabe usted cual fue? Fue esta: “Mi vida es tuya Dios”, aquí está mi respuesta, “que se haga tu voluntad Señor, que se haga tu voluntad. Tu eres el alfarero, y yo soy ¿qué? yo soy el barro, moldéame y confórmame a tu voluntad. Eso es todo, si has escogido hacerme soltero, eso es bueno. Si has escogido que me case, eso es bueno. Si has escogido que esté casado con un incrédulo que se quiere quedar, eso es bueno. Si has escogido que yo me case, y estoy casado con un incrédulo que se quiere ir, y se va, eso es bueno, porque estoy libre, y quizás Dios tiene a otro para mí. No sé lo que Dios quiere para usted, pero esto sé, que su voluntad tiene un propósito y será fructífera conforme permanecemos en ella.

Vamos a cerrar en un minuto con, simplemente oración, pero quiero decir esto, asumimos cuando enseñamos la palabra de Dios que el Espíritu de Dios, en cierta manera toma las palabras y las lleva a su corazón y en cierta manera eso lleva a cabo una obra de plantación. Estuvimos afuera ayer, escarbando agujeros en el suelo y metiendo plantas y pensé en el Espíritu Santo como Él simplemente toma la palabra y la planta, y sé que Él ha hecho eso en su vida hoy, y quizás en respuesta a lo que Él está haciendo, usted está sintiendo algunas cosas en su interior, y usted está diciendo, ¿sabes una cosa? quiero decir, Dios tu voluntad, tu voluntad, tu voluntad, si necesita orar, buscar consejo, en eso quizás simplemente decir, ‘oye, soy uno de esos incrédulos que necesita entrar, he percibido algo de la gracia que en cierta manera fluye en torno a los cristianos y me gustaría ser parte de esto.

Sea cual sea la necesidad de su vida, si usted está dispuesto a decirle al Señor, haz lo que quieras conmigo, lo que tú quieras, nos encantaría ayudarle, orar con usted, dirigirlo en la dirección correcta, deje que Dios haga lo que quiera hacer en su vida hoy, para que Él dé el fruto que quiere que usted dé para Su gloria. Gracias Padre por instruirnos esta mañana y con claridad y de manera práctica y oramos porque seamos obedientes a tu voluntad, en todas las cosas. Y te alabamos en el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar