Grace to You Resources
Grace to You - Resource

He titulado el mensaje, ¿son los cristianos, revolucionarios sociales? ¿acaso los cristianos son revolucionarios sociales? Se ha dicho mucho en el pasado acerca de la naturaleza revolucionaria del cristianismo, y se ha imprimido mucho acerca de la revolución cristiana, y se ha discutido mucho las implicaciones sociales del cristianismo y ¿acaso el cristianismo afecta el estatus social y las instituciones sociales y que tipo de peso tiene, si es que tiene algo de peso? ¿Qué activismo social se justifica bíblicamente, etc., etc.?

Bueno, este pasaje simple no es difícil de entender una vez que lo ve, de los versículos 17 al 24. Nos va a ayudar a enfocarnos en las prioridades de la experiencia cristiana, particularmente en relación a cosas sociales. Ahora, la Palabra de Dios habla con autoridad acerca de casi todo tema que podemos imaginar, por lo menos, sino en particular, en general. Y como hemos visto, 1ra de Corintios, se nos ha hecho conscientes de que ya apenas en los primeros siete capítulos, muchas, muchas áreas prácticas de la vida han sido tocadas por esta carta. 

Ahora, en el séptimo capítulo, hemos observado que Pablo está escribiendo acerca del asunto del matrimonio. La Biblia tiene mucho que decir acerca de ese tema en particular, habla de personas solteras y su conducta, habla de gente casada y su conducta, habla de personas divorciadas, habla de viudas. Tiene mucho que decir acerca de lo que se requiere dentro de un matrimonio, cuales son los estándares de Dios para la vida del marido, la mujer, los hijos. Hay mucho en la Palabra de Dios del tema entero del matrimonio. Algo de lo que está en la Palabra de Dios se contiene aquí en el séptimo capítulo de Corintios.

Ahora, los corintios estaban teniendo problemas, como vimos en los últimos dos mensajes, con el tema entero del matrimonio. El problema básicamente surgió a partir del hecho de que cuando la gente se convertía en cristiana, había cierta presión que se ejercía sobre ellos de conformarse a cierta postura o perspectiva del matrimonio. Por ejemplo, usted es una persona soltera, y resulta salvarse en la ciudad de Corinto y asiste a la asamblea corintia. Hay algunos judíos bien intencionados ahí que creen, porque el judaísmo ortodoxo siempre creyó esto, que ser soltero es desafiar la ley de Dios. Dios dijo: “fructificad, multiplicaos, llenad la tierra”, y si no haces eso entonces estás matando a la posteridad de Dios. Y entonces los judíos dirían, debes casarte, especialmente ahora que eres cristiano. Y entonces se estaba ejerciendo una presión tremenda sobre la gente soltera, algunos de los cuales habían recibido por parte del Espíritu Santo el ‘carisma’ del celibato, o la gracia del don de soltería. Dios quería que fueran solteros, pero los judíos estaban presionándolos para que se casaran.

Por otro lado, tenían una especie de actitud acética, que era algo que quedaba de la filosofía pagana. Y algunos de los gentiles estaban entrando a la iglesia y diciendo, “el matrimonio no es lo correcto, la soltería es lo correcto, porque entonces puedes ser acético, estar totalmente devoto a Dios, y no tiene ninguno de los estorbos del matrimonio. Y lo que realmente deberías hacer si estás casado, es divorciarte y salirte de tu matrimonio”. E inclusive, más allá de eso, “especialmente si resulta que estás casado con un incrédulo, déjalo con toda certeza porque te va a contaminar, y si tienes hijo vas a tener a hijos contaminados de raza mixta.” Entonces estos eran los elementos confusos en la situación corintia con respecto al matrimonio.

Y entonces, algunos estaban diciendo todo mundo tiene que casarse. Algunos estaban diciendo, todo mundo tiene que volver a estar soltero, para que estemos totalmente entregados a Dios. Y había un alto nivel de espiritualidad en la mente del judío conectado con el matrimonio, y un alto nivel de espiritualidad en la mente del filósofo gentil conectado con ser soltero. Entonces Pablo tiene que hablar de estos asuntos, y él escribe el séptimo capítulo en respuesta a esa lucha misma. Algunos estaban desafiando el matrimonio, y algunos estaban desafiando el derecho de ser solteros. Ahora, ya hemos visto lo que Pablo tiene que decirle a los solteros, a los casados, y a aquellos que están casados con incrédulos.

Y ahora, al ver el versículo 17, Pablo toma estas cosas en particular que él ha dicho, y extrae de ellas un principio general. Y esto es muy interesante, es muy simple y es muy repetitivo, entonces estoy seguro que usted se va a ir entendiendo el principio básico, lo difícil va a ser en donde lo aplica, y eso el Espíritu Santo va a tener que tratarlo con usted. Pero Pablo toma los asuntos particulares que él ha dado, y a partir de ellos hace una regla general en los versículos 17 al 24. Ahora, aquí está el principio general. Simplemente se lo voy a decir y después veremos cómo se desarrolla. Los cristianos no deben preocuparse por cambiar sus circunstancias externas. Los cristianos no deben preocuparse por cambiar sus circunstancias externas. Ahora, ese es el principio básico. La vida cristiana no es un asunto social, no es revolución social, es regeneración espiritual.

No hay razón por la que alguien diga, “ahora que eres cristiano debes dejar de ser soltero, ahora que eres cristiano debes disolver tu matrimonio y ser célibe, ahora que eres cristiano deshazte de ese conyugue no salvo o te vas a contaminar. Ahora que eres cristiano y un esclavo, salte de esa esclavitud. El cristianismo no encaja con la esclavitud, eres libre. Dile a su amo que se vaya por ahí, tú te vas” Como puede ver, el cristianismo nunca fue diseñado para agitar las relaciones sociales, y ese es el mensaje de Pablo. Y lo que estaba pasando en la iglesia corintia era esto, estaban llegando y usando su cristianismo como una justificación para todo tipo de cambio social, estaban deshaciéndose de sus esposos y sus esposas, la gente soltera estaba siendo forzada a casarse cuando tenían el don de celibato, el cual Dios les había concedido para propósitos excepcionales de ministerio.

Los esclavos estaban quejándose bajo su posición de esclavitud y estaban diciendo, “demando ser libre, después de todo somos iguales, uno en Cristo” Gálatas 3:28 “no hay varón, ni mujer, esclavo ni libre, sino que todos somos uno en Cristo”. Y toda esta actitud reaccionaria social podía haber destruido el testimonio de la asamblea corintia. Simplemente la habría destruido. Porque si alguien comenzaba a ver el cristianismo como una revolución social, habrían extinguido la revolución y entonces habrían perdido la oportunidad de ser expuestos a la realidad del cristianismo, la cual es una vida transformada, no una reforma social. Entonces lo que Pablo está diciendo es no conviertan el cristianismo en algo social, asegúrense de que todo mundo entienda que es una regeneración espiritual y puede existir en cualquier situación social.

Ahora, ese es el contenido básico de esos versículos. No hay duda en mi mente, y ciertamente la mente de alguien que estudia la Biblia, que el cristianismo debió haber tenido un efecto profundo en la sociedad. El hecho de los milagros, y señales y maravillas, la enseñanza de la igualdad de los sexos, y el esclavo y el libre, la preocupación tremenda con la segunda venida de Jesucristo, la idea del juicio venidero, la idea de la bendición eterna en el cielo, menosprecio hacia cualquier riqueza terrenal. Estas cosas eran factores que eran muy, muy difíciles de entender para el mundo, y estoy seguro de que tuvo un efecto profundo. Y en medio de este efecto, lo cual creo que en ese punto es legítimo, pudo haber tenido un efecto que iba más allá de eso que habría sido ilegitimo. Era suficiente que el mundo estuviera confundido, sin confundirlos al hacer del cristianismo no solo teológico, sino social.

Y entonces, el Espíritu de Dios quiere asegurarse de que el mundo siempre mantenga su perspectiva. Sí, hay señales y maravillas. Sí, hay una preocupación con el cielo y las cosas eternas, y el menosprecio hacia las coas terrenales. Sí, está la venida del Señor Jesús, para el cristiano eso es bueno, para el no-cristiano eso es malo. Si, todas estas cosas son verdad, pero mantengámosla a nivel espiritual y no hagamos del cristianismo una justificación para derrocar al gobierno, porque cuando hacemos eso entonces nos volvemos simplemente como cualquier otra revolución, y el aspecto distintivo se pierde.

Ahora, Pablo quiere mostrar en este pasaje, que ser un cristiano no significa que usted tiene que crear caos, al sacudir a las instituciones en las que usted vive. El punto es este, una relación con Cristo es compatible con cualquier estatus social. Usted puede ser soltero, casado, viudo, divorciado. Usted puede ser un esclavo, un hombre libre, usted puede ser un judío, puede ser un gentil, puede ser un hombre, puede ser una mujer. Puede vivir en cualquier tipo de sociedad, democracia, anarquía total, o puede vivir en una dictadura. Usted puede estar en cualquier lugar, desde Estados Unidos, a Cuba, a China, o cualquier lugar en el mundo, y el cristianismo es compatible con cualquier estatus social. ¿Por qué? porque es interno, no externo.

Y Pablo dice, corintios, por favor dejen que el mundo mantenga la perspectiva, a no usar el cristianismo como una justificación para representar de manera equivocada a la verdad. No importa lo que usted dé, no importa lo que es la sociedad en términos de identidad básica del cristianismo. El evangelio no es un elemento inmediato que revoluciona o desorganiza a la sociedad. Por ejemplo, si una esposa se convierte en cristiana, ¿qué debe ser ella? una mejor esposa, ¿verdad? Si un marido se convierte en cristiano, ¿qué debe ser él? un mejor marido, 1ra de Corintios 7 habla de esas dos cosas. Si usted tiene un amigo que se convierte en cristiano, ¿que debe ser inmediatamente él para usted? un mejor amigo. Si hay un esclavo que se convierte en cristiano, ¿qué debe ser él? un mejor esclavo. Un amo se convierte en un cristiano, un mejor amo. Un ciudadano se convierte en un cristiano, ¿en qué se debe convertir él? en un mejor ciudadano, no en un reaccionario social.

Ahora, esto se presenta de manera repetida en el Nuevo Testamento. Ahora, no sea que yo sea malentendido, permítame añadir esta nota a pie de página. No estoy diciendo que el cristianismo no tiene nada que ver con el activismo social, creo que la Biblia es muy clara con el hecho que debemos satisfacer las necesidades de la gente, debemos curar al herido, tenemos que alimentar al hambriento, tenemos que vestir al desnudo, tenemos que proveer casa para el que está solo y el que está desechado. La Biblia es muy clara en que debemos hacerles bien a todos los hombres, especialmente a aquellos que son de la familia de la fe. Hay una responsabilidad social que el cristianismo tiene, que los cristianos deben buscar justicia en una sociedad a través del medio que esa sociedad provea, que el cristianismo debe buscar lo correcto y lo honesto, y que el cristianismo deber hablar la verdad de Dios en contra de una sociedad injusta, no recta. Pero el corazón del cristianismo, con todas sus ramificaciones sociales profundas, todavía es este: es una regeneración espiritual y personas transformadas espiritualmente que van a cambiar una sociedad, no como dinamita, sino como levadura. No al volar la tapa de la sociedad, sino al esparcir el poder del cristianismo a través de las vidas transformadas de las personas dentro de esa sociedad.

Entonces yo lo diría de esta manera, el cristianismo interfiere indirectamente, no directamente, con las instituciones sociales. El cristianismo, realmente ha sido la causa de gran cambio social en la historia, pero no al explotar en esa sociedad sino al ser una influencia que leude esa sociedad. Eso significa penetrarla a nivel de su raíz. Pablo revela la verdad divina de que el cristianismo nunca debe convertirse en una situación social superficial, siempre es compatible con cualquier circunstancia terrenal en cualquier sociedad. Eventualmente, conforme crece las semillas de piedad y justicia y rectitud, etc., comenzaran a afectar la sociedad en la que crece. Y yo creo que, sea cual sea el lugar en el que una persona se encuentra en la sociedad, él puede ser un cristiano, y él puede ser un buen cristiano.

Pienso en Rusia, algunas personas creen que sería imposible ser un buen cristiano en Rusia. ¿Sabe usted que la iglesia cristiana en Rusia está creciendo a pasos agigantados? Le dije que, en cuestión de semanas y meses en la mayoría de los casos, vamos a estar transmitiendo en Rusia, los mensajes que les estamos dando aquí a ustedes ahora están siendo traducidos en ruso, 1ra y 2da de Pedro, y van a ser transmitidos en Rusia. Y se estima que los oyentes que están oyendo la palabra que está propagándose allá, es entre catorce y veinte millones de personas, que están escuchando a una estación de radio cristiana, no sé cómo, medio millón de watts se están transmitiendo ahí. Es tan grande que el gobierno ruso no puede evitarlo o bloquearlo. Está fuera del país y no pueden comprar el equipo, para aparentemente pararlo. Y Dios puede tener algo que ver con eso.

Pero el punto es que hay personas que están oyendo la Palabra, y están diciendo: “¿sabes una cosa? necesitamos cintas y vamos a traducirlas en ruso, y vamos a conseguir las cintas en ruso. Y yo dije, “bueno, ¿cómo vas a hacer eso?” ‘Oh, lo único que tenemos que hacer es tomar una cinta, los cristianos tienen aquí lugares donde las duplican, y donde reproducen todas las cintas, y las reparten por todos lados’. El gobierno puede tener algo que ver con la iglesia organizada, pero no puede hacer nada para apagar la vida de Dios, que Dios está plantando en el corazón de la gente. Y la gente me dijo que, en cualquier momento dado, cuando la Palabra de Dios está siendo predicada, estiman que en algún punto alrededor de catorce millones de personas están escuchando la Palabra de Dios en Rusia.

Usted puede ser un cristiano en cualquier sociedad, porque el cristianismo es una relación espiritual con el Dios Vivo y tiene poco o nada que ver con el estatus social. Ahora, este es el principio que Pablo quiere que entendamos aquí, porque él quiere que los corintios sepan que ser un cristiano no es razón alguna para comenzar a cambiar todo tipo de relación social. El principio él lo presenta en el versículo 17, en el versículo 20 y en el versículo 24 él lo repite tres veces, el mismo principio. Y después entre esas tres veces, él lo ilustra. Entonces, punto uno es el principio, después la ilustración. Dos, después el principio de nuevo, después la ilustración. Y después el principio al final.

Ahora observe conforme avanzamos, comencemos con el principio. En primer lugar, en el versículo 17. “Únicamente”, y probablemente es una mejor manera de comenzar el versículo, “únicamente a cada uno como el Señor le repartió, y como Dios llamó a cada uno, esto ordeno en todas las iglesias”. Ahora, sea como sea que Dios lo ha llamado a usted, quédese ahí. No produzca una revolución social. Sea lo que sea que Dios le ha dado a usted, manténgase en esa dirección. Toda persona camine en la dirección escogida que Dios le ha dado a él. La conversión no significa que la gente soltera que tiene el don de celibato tiene que casarse. No significa que la gente casada debe romper su matrimonio. No significa eso en absoluto. No significa que si usted está casada con un incrédulo usted deja al incrédulo. No, en absoluto. Quédese en donde está.

Si usted es un esclavo, quédese como esclavo. Si usted es un judío, quédese como judío. Si usted es un gentil, quédese como un gentil. Quédese en donde está. Este es el principio general, lo normal es mantener su estatus social. Ahora, me apresuro a añadir, no significa que si usted se salvó cuando usted tenía trece años de edad y era soltero, usted tiene que quedarse soltero el resto de su vida. No significa eso. Es un principio general, no una ley absoluta. Más adelante usted verá cómo funciona eso. Digo, inclusive, dijo en el capítulo 7, ¿se acuerda? que si usted es casado quédese casado. Pero después dio una excepción, si un incrédulo quiere irse, deje que se vaya. Entonces, hay un principio general que tiene excepciones.

Aquí hay uno también, Dios dice: “quédate cómo estás”. Esa es la regla general. Ahora, si eres esclavo, quédate como esclavo, pero si la libertad viene, tómala. Simplemente no estés preocupado con ese problema. No debemos crear problemas sociales. ¿Por qué? versículo 15, retroceda y recuerde este principio, lo vimos la última vez. Al final del versículo 15, Dios nos ha llamado a ¿qué?, ¿a qué nos llamó?, a paz. Sea lo que sea que hacemos en el mundo debe tener el efecto final de producir paz. Ahora dice usted, “bueno, los cristianos en Rusia deberían haber derrocado a la sociedad rusa.” ¿Por qué? ¿Qué justificación bíblica hay para otra revolución cristiana, como la revolución bolchevique que trajo el comunismo?

Pueden ser cristianos dentro de una sociedad comunista, y cuando Dios se prepare para cambiar esa sociedad, las raíces del cristianismo, esparciéndose a través de esa sociedad puede traer su caída. Pero si el cristianismo se convierte en un asunto social, ¿sabe usted lo que tiene usted? tiene exactamente lo que está pasando en Irlanda, y nadie entiende eso, y el testimonio entero del cristianismo es totalmente destruido. ¿Lo ve? Porque el cristianismo ahí no es nada más que un asunto social. Mejor que la iglesia leude la sociedad, a que tome las armas. Eso únicamente confunde el asunto, Dios nos ha llamado a ¿qué? a paz. Quédese donde está. Sea cual sea la situación en la que usted se encuentre, quédese ahí. “Bienaventurados los pacificadores”, dijo Jesús.

En Romanos 12:18 dice, “si es posible, en lo que dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.” En Romanos 14:19, “entonces busquemos las cosas que contribuyen a la paz”. En 2da de Corintios 13:11, “vivid en paz, y el Dios de amor y paz estará con vosotros”. Hebreos 12:14, “buscad la paz con todos los hombres”. En Santiago, “pero la sabiduría que es de lo alto, es primeramente pura, después pacífica, gentil, amable, llena de misericordia, buenos frutos, sin parcialidad y sin hipocresía.” Si usted está ejemplificando y comunicando la sabiduría de arriba, sabiduría divina es en primer lugar pura, pacifica, y el fruto de justicia se siembra en paz. Si usted realmente va a traer justicia al mundo, va a ser sembrada. ¿Por qué? paz, paz, por aquellos que hacen la paz.

En 2da Timoteo capítulo 2, Pablo le dice a Timoteo. Ahora Timoteo, sé un hombre pacífico, mantén esa postura pacífica. Y hay una razón para eso. Él dice esto, “que con mansedumbre instruya a los que se oponen, por si quizás Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y que escapen del lazo del diablo”. En otras palabras, Timoteo si eres pacífico y paciente y gentil, Dios va a usar eso para traer a la gente al conocimiento de la verdad y liberarlos de Satanás. La manera de evangelizar al mundo no es mediante revolución social, sino mediante regeneración espiritual. Entonces él está diciendo, “si ustedes parten todas las instituciones sociales por la mitad y crean caos, no van a ayudar a la causa en absoluto”.

Ahora, observe el versículo 17 para algunos puntos particulares. “Pero cada uno como el Señor les repartió”. El verbo griego para ‘repartió’ significa ‘repartir a uno su parte de algo’. Si eres un esclavo ¿quién te dio esa posición? ¿quién? es el Señor. Si eres una esposa, ¿quién te dio esa posición? es el Señor. Marido, persona soltera, sea lo que sea, recuerde esto, sea lo que sea que el Señor te haya dado, sea la manera en la que Dios te ha llamado, continúa caminando así. Si eres un esclavo, ¿sabías que Dios te colocó en esa posición antes de que te salvara, y Él te salvó en esa posición para usarte en esa posición? Si eres soltero, Dios te tenía soltero antes de que te salvara. Si eres casado, Dios te dio esa situación de matrimonio y te salvó en ella para usarte en ella. Dios sabia eso. Dios te salvó en cierta situación, por ahora, quédate en esa situación. Casado, no-casado, matrimonio mixto, circunciso, circuncidado, esclavo, libre, lo que sea. Tu estatus de vida es dado por el Señor.

Ahora, eso es algo interesante que entender. El tipo de trabajo que tienes, y el tipo de estado civil que tienes está relacionado con el plan de Dios, inclusive antes de que te salvara. Y cuando el Señor te redimió en eso, Él te redimió en eso, para usarte en eso, por lo menos por el momento. Que no te falte en contentamiento. No digas, “oh, ahora que soy cristiano, ya no puedo hacer esto.” Ahora, no estoy hablando, no sé, si estás a cargo de un negocio de prostitutas o vendes wiski de manera ilegal o algo así, eso es algo diferente, porque eso es ilegal, inmoral. Pero cuando estamos hablando de cosas que simplemente son cosas de relaciones sociales que no tienen valor moral, Dios no espera que de pronto, ya que eres cristiano te salgas de todo. Dios te tiene ahí por una razón. Él te tuvo ahí, antes inclusive que te salvara, te salvó mientras que estabas ahí, y entonces es simple, quédate así.

Sea cual sea la situación social en la que estás, Dios puede llevar a cabo su obra y el cristianismo puede ser compatible con eso. Entonces, quédate en donde estás. No hagamos del cristianismo el problema de toda la sociedad. Mostrémosle a la gente en el mundo, dice Pablo, que el cristianismo le da solidaridad a la sociedad, que le da solidaridad a la vida, y no que es caótico. No queremos que las mujeres dejen a sus maridos que son incrédulos, para que encuentren maridos que son cristianos amables, simplemente porque ahora son cristianas, y creen que ahora no pueden vivir con un hombre no-salvo. No, quédese así.

Ahora, después de afirmar el principio, él lo ilustra. Ahora, observe los versículos 18 y 19. Esta es una ilustración fascinante, créame. Cuando leí por primera vez esto, realmente no lo entendí. “Fue llamado alguno siendo circunciso, algunos de ustedes.” La palabra ‘llamado’ significa salvo”. ¿Algunos de ustedes, fueron salvos mientras eran circuncisos? Ahora una persona circuncisa es un ¿qué? un judío. Muy bien, ¿algunos de ustedes fueron salvos cuando eran judíos? Bueno, claro, muchos de ellos. Entonces, que. Quédese circunciso. Dice usted, “Bueno, no hay mucho que pueda hacer para salirse de eso.” Digo, eso es lo primero que dije cuando lo leí por primera vez. Bueno, eso es muy amable. No te atrevas a dejar de ser circunciso. “Oh, no te preocupes, no lo voy a hacer, no”

Parece un poco irrelevante, ¿sabe una cosa? Investigué esto un poco, porque pensé, si está en la Biblia tiene que tener un significado, y aunque se oye como que sería un poco difícil, ¿sabe usted que hubo un periodo en la historia de Israel, entre el término del Antiguo Testamento, Esdras Y Nehemías, y la apertura del Nuevo, la llegada de Juan el Bautista, hubo un periodo de cuatrocientos años. Durante ese periodo los griegos gobernaron en Israel, y un hombre ahí llamado Antíoco que gobernó. Hubo una reacción interesante a su gobierno, algunas personas se rebelaron contra él, los macabeos, Judas Macabeo y sus hijos, quienes eran judíos, y muy celosos y patriotas y nacionalistas, comenzaron la revolución macabea. Se rebelaron en contra de Antíoco.

Por otro lado, había algunos otros judíos que querían seguir el sistema griego, porque querían ganar favor y prestigio social y estatus social. La historia de Judas Macabeo y su revolución está contenida en tres libros, 1ro, 2do, y 3ro de Macabeos. Ahora, esos tres libros aparecen en los libros apócrifos, la cual es la parte no bíblica de la Biblia católica, por ejemplo. Algunos de ustedes quizás conocen esa parte del medio que tiene Esdras, Bel y el Dragón y todo está ahí. Bueno, 1ro, 2do y 3ro de Macabeos cuentan la historia de esa revolución macabea durante esos años inter-testamentarios, no son libros bíblicos, pero tienen historia interesante en ellos.

Y nos dice en el primer capítulo de 1ra de Macabeos, de alrededor del versículo 11 al 16, que había judíos renegados que querían identificarse con los griegos. Y entonces, de hecho, pasaron por una operación quirúrgica para tratar de quitarse las cicatrices de la circuncisión, para que pudieran ir al gimnasio, dice Josefo, y parecer como si no estuvieran circuncidados. Dice usted, ¿Por qué harían eso? Bueno, es obvio porque harían eso, hacían eso con el propósito de identificarse con los griegos, para tener estatus social. Entonces, usted sabe que cuando Pablo dice, “mira, si fuiste salvo como judío no hagas eso”. Dice usted, “¿bueno, porque no?” Permítame decirle, un judío viene a Cristo, se salva. ¿Quién sería la persona más probable entonces a quien él podría guiar a Cristo? Otro judío, ¿verdad? y alguien en su propia familia. Entonces, si un judío viene a Cristo, e inmediatamente renuncia a su judaísmo, quiere dejar de ser circuncidado e identificarse de manera total con la cultura gentil, ¿Qué van a decir sus amigos judíos? Van a llamarlo un ¿qué?, un blasfemo, un apostata, quien no es apto para el cielo. Quitar la marca del pacto sería impensable, y él inmediatamente se aislaría a sí mismo del campo de cosecha del que él es más capaz de cosechar.

¿Lo ve usted? entonces Pablo dice, “no hagas eso”.  Había algunos gentiles en la iglesia diciendo, “ahora que eres cristiano, si realmente quieres alcanzar a la sociedad gentil, vas a tener que dejar, tu sabes, el asunto judío y ciertamente no puedas venir al spa local ahí, y todo mundo va a saber. Tu sabes, tienes que ver algo con ese hombre. De otra manera no vas a alcanzar a esas personas. Y él dice, mira, quédate cómo eres, porque en tu esfuerzo por alcanzar a esas personas, probablemente de cualquier manera no vas a tener éxito, y vas a aislar a las personas a las que Dios quiere que tú alcances, tu propio pueblo, tu propia gente. Cada uno de nosotros tiene un campo de cosecha. No hay razón por aislar a todos los judíos que tienen una fuerte convicción por su identidad judía.

Creo que una de las cosas que creo que es emocionante en la actualidad, usted sabe, vemos a gente en la actualidad que son judíos, se salvan, y no rechazan su identidad judía, se aferran a su identidad judía, y esto les da acceso de regreso en su comunidad judía, ¿verdad? tienen una puerta abierta, quizás con amigos y familia, cuando mantienen algo de la creencia y el amor del legado judío. Aunque, lo han visto cumplido en el Mesías, no hay razón para asumir que tienen que negar todo ese legado. Negarlo y convertirse en un gentil, los aislaría del campo de cosecha en el que Dios les podría dar más fruto.

Ahora, él lo voltea en la siguiente parte del versículo 18 y dice, “¿Fue llamado alguno siendo incircunciso?” ¿alguno de ustedes fue salvo mientras que era gentil? No se circuncide. Ahora, usted sabe en qué consiste toda esta historia, ¿no es cierto? Algunos gentiles vinieron a Cristo, y ¿qué decían los judíos? “Oh, es tan bueno que has venido a Cristo, pero escucha, si quieres realmente entrar a lo que importa en el reino, tienes que tener esta operación.” Ahora, no creo que fue como Galacia. En Galacia le estaban diciendo a los cristianos ahí que tenían que circuncidarse para ser salvos. Creo que aquí están tratando de mostrarles que tenían que tener esto para recibir la bendición completa. Y la razón por la que creo que fue así, es porque Pablo habría sido mucho más fuerte aquí si hubiera sido un problema como en Galacia, para la salvación.

Pero creo que los judíos estaban aquí diciendo, “debes identificarte con el pueblo de Dios. Debes identificarte con el pueblo del pacto. Y simplemente podemos tener esta pequeña operación.” Y, ¿sabe una cosa?, los gentiles menospreciaban a la circuncisión y a los judíos como un pueblo menospreciado. Realmente creían que los judíos eran un pueblo de clase baja, menospreciada. Ahora, identificarse con los judíos, entonces, habría aislado a un gentil de ¿qué? de todo su pueblo. Y como puede ver, entonces, él se habría aislado a sí mismo del campo de cosecha que Dios había diseñado que el alcanzara. ¿Ve usted el punto? Dios dice, “simplemente, quédense donde están, ahí es donde los tengo, por la razón que los tengo ahí. Para alcanzar a esas personas. No se preocupen por su estatus social”. No se preocupen por su estatus social. No importa.

Observe el versículo 19, esto es bastante claro. “La circuncisión nada es, y la incircuncisión nada es. Ninguno de los dos importa, sino el guardar los mandamientos de Dios.” El único asunto es un asunto moral, un asunto espiritual, no uno externo. No importa que operación tuviste o no tuviste, y no hay sentido para algo que no importa. No hay sentido en que te aísles a ti mismo de todos tus amigos, y toda tu familia. No hay sentido. Podría decir mucho de la palabra obediencia, es el corazón de todo, ¿no es cierto? Lo que importa en el versículo 19 es guardar los mandamientos de Dios, concentrémonos en lo que es importante. No le demos importancia a lo que no es importante, no nos enredemos con lo externo, lo superficial, recordemos que lo que importa es la obediencia.

Muy bien, habiendo afirmado el principio, y habiéndolo ilustrado, él ahora lo vuelve a afirmar. Y si cree usted que esto es repetitivo, tiene razón. Cada vez que Dios dice algo, es importante, cada vez que Él hace que Su profeta u apóstol lo diga tres veces, es así de importante. Versículo 20, “cada uno en el estado en que fue llamado, en él se quede”. Que todo hombre se quede en la misma situación en la que estuvo cuando fue salvo. Eso es precisamente lo que él está diciendo, concéntrate en lo espiritual, enfatiza el cristianismo, no las circunstancias sociales. Los cristianos necesitan estar preocupados con cosas espirituales. Como usted sabe, vivimos en una democracia, y es emocionante, pero yo dudo que hay cristianos que son igualmente maduros como somos, que están igualmente entregados a Jesucristo, y que pueden tener mucha más recompensa que nosotros, viviendo en países en donde hay opresión total. Porque el cristianismo es compatible con cualquier situación social, y la preocupación de Pablo aquí es que los cristianos se den cuenta de que el asunto primordial es ser un cristiano no las circunstancias externas que son relativas o totalmente no importantes. 

Nunca deje que las cosas externas se conviertan en algo de importancia seria. ¿Estás diciendo que esto significa que no puedes tener progreso alguno? No. Él no está diciendo eso, él no está diciendo que no puedes ser promovido o ascendido, que no puedes avanzar en tu negocio o educación o buscar una mejor vida, o buscar incrementar tu ingreso, o conseguir un mejor trabajo, o cambiar de empleo. No. Pero lo que él está diciendo es, no sacudas el equilibrio social en el nombre de Cristo. En otras palabras, nadie debe desear cambiar su estatus en la vida, simplemente porque es un cristiano. Como si el cristianismo fuera incompatible con cierto tipo de posiciones sociales. No lo es. Es compatible con cualquier cosa, es apto para cualquier hombre, o cualquier mujer en cualquier situación en la vida, siempre y cuando esa persona se dé cuenta de que lo que es clave, es guardar los mandamientos del Señor.

La obediencia es posible en cualquier situación. Ahora, usted podría pagar un precio más elevado por la obediencia en algunos lugares que en otros, pero es posible. Como puede ver cuando el Señor lo salvó a usted, él no lo salvó a usted para cambiar su estatus terrenal, Él lo salvó a usted para cambiar su alma, su destino eterno. Ahora, él va a ilustrarlo de nuevo. Observe los versículos 21 al 23, y esta es la ilustración número dos. Y aquí hay una buena ilustración porque es una ilustración de la esclavitud. ¿Fuiste llamado siendo esclavo? Dulos, esclavo. ¿Fuiste salvo como esclavo? No te dé cuidado. Esa es una frase idiomática en griego, significa ‘no te preocupes’, no importa. Si fuisteis llamado como esclavo, no importa.

Dice usted: “John, ¿acaso la Biblia dice que la esclavitud no importa?” “No, no la Biblia no dice que la esclavitud no importa”. La Biblia dice, “si fuisteis salvo como esclavo no te preocupes por eso”.  Puedes ser cristiano como esclavo, ¿puedes? Puedes ser cristiano como cualquier cosa, socialmente hablando. No estoy hablando de cosas morales, sino sociales.

Pablo no está aprobando la esclavitud, él meramente está diciendo que la esclavitud no es un obstáculo para la vida cristiana. Sabe una cosa, en Efesios capítulo 6, Pablo tiene unas cuantas palabras para algunos esclavos. Sabe usted, lo que les dice no es, “ahora que eres cristiano, vas con tu amo y le dices: “mira, tú y yo somos iguales. Yo quiero mañana, y vamos a hacer que esto opere. No”.

Él dice, si fuiste esclavo, versículo 5 de Efesios 6, sé obediente a aquellos que son tus amos según la carne. Con temor y temblor, con devoción, con singularidad de corazón, como a Cristo. Quédate como un buen esclavo, dale a ese hombre todo lo que quiere, sírvelo con todo tu corazón como si fuera Jesucristo en la carne, dale todo lo que pide. No sirviendo al ojo. ¿Sabe usted lo que es servir al ojo? Eso es trabajar cuando el jefe está viendo. “Oh, conocemos eso”. No sirviendo al ojo como los que quieren agradar a los hombres, sino como los siervos de Cristo, haciendo la voluntad de Dios desde el corazón. Oye, estás haciendo la voluntad de Dios, si eres esclavo, ¿sabes porque eres un esclavo? Porque la voluntad de Dios es que seas un esclavo. Él te salvó como esclavo, ahí es donde él te tiene. Eso está bien, sea lo que hagas el Señor te va a recompensar. Sirve al Señor en esa posición.

Colosenses 3:22-24 dice de manera idéntica lo mismo. Dice usted, “Bueno, ¿la Biblia aprueba la esclavitud?” No. Pero tampoco aprueba que los cristianos fomenten una revolución social para derrocarla, porque eso apunta en la dirección equivocada el punto entero del cristianismo. Dice usted, “Bueno, ¿Cómo podemos cambiar la esclavitud?” ¿Sabía usted que la concentración de la justicia que estaba en el cristianismo, realmente se convirtió en el catalizador que de ultimas abolió la esclavitud en el mundo? El cristianismo ha hecho eso. Lo importante como puede ver es servir a Dios, y un esclavo no debe preocuparse por el hecho de que él es un esclavo, él simplemente debe servir a Dios. Y conforme este tipo de vida de justicia, de rectitud comienza a penetrar y esparcirse, la caída de un sistema esclavizante va a ocurrir.

Ahora, si el Señor se tarda, yo creo que las semillas del cristianismo inclusive en una nación como Rusia, van a traer la caída de esa nación. Creo eso. Y creo que puede venir más rápido de muchos de nosotros pensamos. No. Lo importante es servir a Dios, y Dios mediante la vida justa de muchos, va a cumplir sus fines, socialmente en el mundo. Entonces, si usted es un esclavo, sea un buen esclavo. Si usted es un amo, sea un buen amo. Si usted es una esposa, sea, bueno, lo que sea. Entonces él dice, si eres un esclavo no te preocupes, una cosa que Pablo no quiso es que muchos cristianos esclavos se revelaran. ¿Puede imaginarse una revolución cristiana? No funcionaria. Sabe una cosa, eso era lo que esperaban que Jesús hiciera cuando él vino al mundo, ¿se acuerda? Esperaban que Jesús viniera como el Mesías y derrocara a Roma, después el cristianismo hubiera entrado en toda la historia como un movimiento político, ¿no es cierto? Jesús dijo, “No, eso no es lo que es. Es un cambio en el interior.”

La esclavitud está bien, si Dios te ha llamado en ese estatus, he incorporado en el patrón de justicia cristiano como levadura que se está moviendo en medio de una sociedad, es la disolución de la maldad en esa sociedad, conforme el cristianismo penetra. Observe lo que dice en el versículo 21 al final del versículo, “pero también si puedes hacerte libre, procúralo más”, pero no estoy diciendo que tienes que quedarte como esclavo. Ahora, algunas personas usan este pasaje, lo voltean al final del versículo para que signifique que, si se te ofrece la libertad, recházala. “Hombre, si fuiste salvo esclavo, quédate como esclavo”. No, no. Creo que lo que él está diciendo aquí es que si fuiste salvo como esclavo entonces no te preocupes, pero si la libertad se te ofrece, tómala.

Y sabe una cosa, en Roma existía la provisión. De hecho, muchos dueños mantenían una canasta de huevos y añadían dinero a la canasta, todo el tiempo hasta que finalmente llegaba el punto en que el hombre podía comprar su propia libertad. Entonces, la definición no era necesariamente opresiva. En algunos casos, había amos crueles, pero usted podía ser un esclavo, y podía ser tolerable. No te preocupes, pero si tu libertad viene, úsala. Y esto simplemente significa que Dios te está dando eso y llevándote a dar otro paso. Hay una buena ilustración de esto en el pequeño libro de Filemón. Filemón es un pequeño libro interesante. Apenas después de Tito y antes del libro de Hebreos.

Y Filemón era un hombre cristiano en Colosas, él tuvo un esclavo entre otros esclavos, probablemente fue un hombre muy rico. Uno de sus esclavos se llamó Onésimo. Y Onésimo decidió que quería su libertad, entonces Onésimo se robó unas cosas de la casa de Filemón, empacó su pequeña mochila y huyo a Roma. Y él estaba buscando perderse en la multitud en Roma. Y mientras que él estaba mezclándose con la multitud en Roma se encontró con un hombre muy interesante llamado Pablo, lo cual comenzó una transformación muy dramática en la vida de Onésimo. En el versículo 10 Pablo dice, “te ruego por mi hijo Onésimo, a quien engendré en mis prisiones.” Ahora, no sabemos cómo. Pablo sin duda era un prisionero aquí y de alguna manera él estuvo en contacto con Onésimo y llevó a Onésimo a Cristo, Onésimo se convirtió en cristiano, y Oh, Pablo lo amaba.

En el versículo 19, dice este hombre me fue útil, y realmente me preocupaba y me era importante. Pero un día Pablo y Onésimo, en cierta manera estaban platicando, y se sentaron y Onésimo dice, “oye Pablo, tengo que decirte algo. No se cómo vas a recibir esto, pero soy un esclavo prófugo.” Bueno, eso debió realmente haber aplastado a Pablo, ¿qué iba a hacer? “Bueno, ¿Quién es tu amo?” “Bueno, es Filemón, tu sabes. Un cristiano allá en Colosas.” Eso inclusive lo empeoró. Oh. Bueno, ¿qué puede hacer Pablo? “Bueno, mira, la esclavitud de todas maneras es una institución corrupta, simplemente tranquilo, te voy a mantener aquí, nadie jamás va a saberlo.” Esa es una cosa, simplemente te vamos a esconder.

La otra sería, te voy a mandar de regreso con una carta, diciéndole a Filemón lo que pienso de él como un amo de esclavos. Y Filemón podría haber sido: “Querido Filemón, libera a todos tus esclavos, la esclavitud es una institución corrupta.” O Pablo pudo nada más haber dicho, “No, según esta sociedad tenemos un estatus social para amos y esclavos, tu eres un esclavo, desobedeciste las reglas de la sociedad, tienes que regresar y corregir las cosas. Y eso es lo que él hizo. Y él envió a Onésimo de regreso con una carta, ¿y sabe usted lo que dice la carta? Oye Filemón, aquí viene tu esclavo. Y él realmente ha sido muy bueno conmigo, y lo he guiado a Jesucristo. ¿Lo aceptarías como tu hermano? ¿lo recibirías de regreso, con buena actitud como tu buen esclavo? Creo que te va a servir él mejor de lo que jamás te ha servido.

Y ahí sale Onésimo con la carta, ¿y sabe una cosa? el estaba arriesgando mucho, porque los esclavos en esos días, por haber huido podían ser matados, o en el mejor de los casos se les tatuaba en la cabeza, colocaban una F grande en su cabeza, para ‘fugitivus’, lo cual significaba, que huyó. Entonces, él pudo haber pagado un precio elevado, pero Onésimo, ahora como esclavo de Cristo, va de regreso y entrega la carta. Y la tradición nos cuenta que Filemón lo abrazó con brazos abiertos. Y fueron aceptados como hermanos juntos, aunque el continuó siendo un siervo y un esclavo.

Ahora, en todo Filemón, Pablo no dice nada de la esclavitud, él no la condena, no le dice a Filemón que libere a Onésimo, él simplemente acepta el estatus social en el que estaba Onésimo, y sabía que podía regresar y ser un esclavo, y no tendría efecto alguno en su vida cristiana. Ahora, algunas personas han criticado a Pablo por no atacar el sistema de la esclavitud. Pero el punto es este, si el cristianismo hubiera animado el término de la esclavitud, entonces el cristianismo hubiera sido visto como una revolución política y los cristianos hubieran sido matados en una revolución. Y yo añadiría otra cosa, si los cristianos esclavos hubieran comenzado a sacudir a la sociedad, entonces el asunto primordial habría sido perdido, el asunto de la fe en Jesucristo.

Ahora, usted sabe lo que ha pasado en Estados Unidos, cada vez que el cristianismo, entre comillas, se apega a un movimiento social, el mensaje del cristianismo se pierde de manera total. Dada la fe cristiana, la emancipación sucede, pero el tiempo no era el correcto. Entonces Pablo dice, “no te preocupes con tu condición terrenal. No te preocupes con una situación que es superficial, lo que importa es interno.” Ahora, veamos el versículo 22. Y aquí él presenta una paradoja muy interesante que realmente no se entiende de manera total si usted la empuja, pero de manera simple es muy clara. “Porque el que en el Señor es llamado siendo esclavo, liberto es del Señor, porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor.”

¿Entiende usted eso? Digo, ¿Qué importa si usted es un esclavo humano, un esclavo físico, si usted es liberado del pecado, liberado de Satanás, liberado del infierno, liberado de la maldición de la ley, digo, ¿qué importa si usted tiene que servir a alguien más? Digo, usted realmente es el hombre de Dios que ha sido liberado. Y, por otro lado, dice él, así mismo el que fue llamado siendo libre, en otras palabras, alguien que se salva mientras que es un hombre libre, se convierte en esclavo de Cristo. Todo lo que él está diciendo simplemente es quizás eres un esclavo físicamente, pero eres un hombre libre espiritualmente. Y puedes ser un hombre libre físicamente, pero eres un esclavo espiritualmente.

En otras palabras, él en cierta manera muestra el hecho de que nada realmente importa a nivel superficial. No importa si eres libre, o esclavo físicamente, únicamente importa que eres tanto esclavo espiritualmente como libre en la paradoja del cristianismo. ¿Entiende usted esa paradoja, que como cristiano usted es el siervo de Jesucristo? Sin embargo, como cristiano usted está libre de la ley, del pecado, de Satanás, del infierno, de la maldición. ¿Entiende usted esa paradoja? Eso es lo que él está diciendo. Cristo te ha liberado de manera total para que seas su siervo, no te preocupes por la situación superficial en la que estas. Ahora, el da un paso más hacia adelante en el versículo 23, él dice: “por precio fuisteis comprados, no os hagáis esclavos de los hombres”.

Nunca jamás te consideres a ti mismo esclavo, quizás puedes ser un esclavo físico, pero no andes por todos lados diciendo, oh tengo que deshacerme de la esclavitud de mi vida. Puedes ser un esclavo físico, pero no andes por todos lados diciendo, “Oh me tengo que deshacer de las cadenas de mi esclavitud”. Escucha, realmente no eres un esclavo de los hombres. Si resultas ser un esclavo cristiano, eres un esclavo cristiano porque Dios te tiene ahí, y él te compró con un precio y eres su esclavo, su siervo. Y eso es lo que le leía a usted antes, en Efesios 6, que cuando usted sirve a su amo, hágalo de corazón, ¿cómo para quién? para el Señor. Usted realmente está sirviendo a Dios.

Usted debería obedecer a su jefe, como si fuera Jesucristo encarnado, ese es su punto. Si soy un esclavo, mi servicio es para Dios. Si soy libre, mi servicio es para Dios. No importa, él me compró por un precio, ¿cuál fue el precio? 1ra de Pedro 1:19-19, nos dice que el precio fue la sangre preciada de Jesucristo, como de un cordero sin mancha. Usted realmente es el siervo de Dios, no se preocupe por lo externo. Él repite el principio en el versículo 24, “cada uno hermanos, en el estado en que, llamado, así permanezca para con Dios”. Sea como sea que usted ha sido llamado, sea como sea que usted haya sido apartado, sea cual sea el estatus en la vida que le ha sido dado a usted por la soberanía de Dios, manténgalo, aférrese a él. Dios lo tiene ahí a usted por una razón.

Y la conversión no es una señal para que un hombre deje su ocupación, para que un hombre deje a su esposa, para que un hombre de manera automática entre en pánico, y quiera casarse. No, toda la vida es de Dios, todos somos sus siervos, nos coloca a todos en posiciones diferentes y debemos servirle en esas posiciones. Concentrémonos en el servicio espiritual, concentrémonos en la obediencia, y deje que el asunto social se encargue de sí mismo. Conforme la levadura de la justicia permea una sociedad que va a producir un cambio. Entonces, Pablo le dice a los corintios, no hagan que su cristianismo sea la causa de odio del mundo. Si el mundo va a rechazar, asegúrense de que están rechazándolo con el conocimiento de Jesucristo, no rechazándolo por el temor de un juego político que ustedes puedan estar produciendo en su sociedad.

Oremos juntos. Padre, conforme hemos compartido en estos momentos breves, ahora nuestro tiempo se ha acabado, reconocemos que he repetido una y otra vez este principio. Sin embargo, luchamos todos nosotros en nuestros corazones en aplicarlo a nuestras vidas, para alguna la aplicación puede ser tan clara, puede haber una persona aquí que es soltera y que siente que inclusive, esa condición de soltería es un regalo de Dios, un don de Dios, y puede estar siendo presionado para casarse. Que no sea así, Padre. Que esperen que hay una bendición más grande en el matrimonio. Puede haber algunos que están casados y debido quizás a que están casados con una persona incrédula, quizás estén viéndose presionados a dejar esa persona y no permanecer. Padre, que reconozcan que su cristianismo no es razón para irse.

Puede haber algunos que tiene cierto empleo y sienten que debido a que ahora son cristianos no pueden estar debajo de alguien, o que no pueden soportar la posición de servidumbre en la que están. Que se den cuenta que inclusive como un esclavo, pueden ser tan buenos como cristianos, como cualquier otra persona en una posición de autoridad. Y Padre, quizás inclusive algunos que quieren convertir en su identidad judía, o inclusive en lo opuesto, oramos Señor que no sea el caso, sino que estén agradecidos por sea cual sea el estado, en el que racial y en términos nacionales tuvieron en el pasado, que los capacite para alcanzar a la gente de la que son parte en su vida y legado. Padre, ayúdanos a reconocer como Pablo dijo, “sea cual sea el estado en el que estoy, esté contento”. Y que es la regla que debe gobernar nuestras vidas.

Y cuando viene algún cambio, cuando la libertad viene, también podemos usar eso. Cuando para aquellos que son solteros viene el matrimonio, entonces eso es algo que Dios tiene en mente, también podemos usar eso. Pero Padre, que siempre le demos importancia a lo importante, no a lo externo, sino en las cosas que tiene que ver con obedecer tus mandamientos y guardar tu verdad. Para que el mundo pueda ser traído al arrepentimiento, y al reconocimiento de la verdad como la ven en nosotros. Oramos en el nombre de Cristo. Amén.  

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar