Grace to You Resources
Grace to You - Resource

1 Corintios capítulo 10 es un capítulo muy, muy importante y vamos a descubrir eso conforme cubrimos este capítulo entero al ver que lo que tiene que decir es muy, muy interesante. Y vamos a intentar esta mañana simplemente comenzar a ver el capítulo. De hecho, originalmente había querido llegar hasta el versículo 13 como una unidad, porque creo que ese es un párrafo en la mente del apóstol, pero realmente solo llegamos hasta el versículo 6 para esta mañana.

Y entonces simplemente vamos a presentar esta sección de comienzo en el capítulo 10. Para nuestras visitas, les recordamos como siempre lo hacemos, que estamos estudiando un libro, y estamos encontrándonos semana tras semana progresando a lo largo de la revelación de Dios, y aquí estamos en 1 Corintios capítulo 10, conforme estudiamos esta carta maravillosa. Trata con problemas prácticos en la iglesia.

Uno de los problemas que la iglesia en Corinto estaba enfrentando fue el problema de como determinar que debían hacer en las áreas de la vida, que la Biblia no toca. Dice que muchas cosas están bien en la Biblia; dice que muchas están equivocadas: “Debes hacer esto; no debes hacer aquello.” Pero no dice mucho acerca de muchas otras cosas. ¿Y cómo es que un cristiano sabe si tiene el derecho o no de hacer ciertas cosas que no son mencionadas en la Biblia? Las llamamos un área gris, entre lo negro y lo blanco, o lo malo y lo bueno.

Y entonces, del capítulo 8 hasta el primer versículo del capítulo 11, esa sección entera Pablo está explicando la respuesta a esa pregunta. Y usted va a estar un poco retrasado al entrar en este punto, y espero que pueda entender algo de los puntos específicos de este mensaje sin conocer todo el trasfondo que hemos estado explicando en las ultimas semanas. En el capítulo 8 Pablo estableció un principio, y el principio es este: en el área gris usted tiene libertad. Esto es, como cristiano tiene libertad, sino está mal tiene el derecho técnico y moral de hacerlo, pero hay dos cosas básicamente que deben determinar si usted lo hace o no. Número uno: aun si en términos técnicos es correcto, ¿cómo va a afectar a otros? Ese es su punto en el capítulo 9. Número dos: aunque está bien moralmente o de manera técnica, ¿cómo lo afectará a usted si lo hace?

Entonces, hay dos consideraciones cuando usted está hablando de algo que la Biblia no prohíbe. ¿Cómo afectará a otros si lo hace? Y ¿cómo lo afectará a usted si lo hace? En el capítulo 9 trató a gran detalle de cómo afectaría a otro, y él usó una ilustración de su propia vida. En el capítulo 10 él va a tratar a detalle de ¿cómo lo va a afectar a usted? Y él usa una ilustración de la vida de la nación de Israel para mostrar como el mal uso de la libertad va a afectarlo a usted, y va a meterlo a tentación y al pecado y en últimas va a descalificarlo del servicio a Cristo.

Ahora, éste es un tema muy importante porque es un tema tan amplio y tiene tanta aplicación a nuestras vidas, y vamos a tomar nuestro tiempo para que lo entienda. Y va a tener que escuchar parte de esto y parte la próxima vez para entender los primeros trece versículos. Quiero titular la sección: El peligro de la confianza excesiva, el peligro de la confianza excesiva. En el caso de los corintios estaban diciendo: Oigan, somos salvos, estamos bautizados, estamos instruidos, somos maduros, no nos falta ningún don, hemos visto muchas cosas en nuestras vidas espirituales, somos libres, podemos hacer todas estas cosas y no van a afectarnos, no nos van a atrapar, no estamos preocupados.

Pero los cristianos más débiles en la iglesia corintia estaban diciendo: “Pero espera un minuto. Algunas de las cosas en las que sientes la libertad de actuar y no verte tentado, yo no las puedo hacer.” Quizás él acaba de ser salvo de alguna adoración idolatra y el corintio más maduro va a eso en particular, y simplemente come lo que hay ahí con sus amigos y habla, y tiene un pequeño tiempo social e ignora la idolatría que está pasando a su alrededor. Pero el cristiano más débil que acaba de ser salvo, si va a ir, se va a encontrar tan pegado a esa manera de vida anterior de la cual acaba de emerger que se vuelve una piedra de tropiezo para él y se vuelve un estorbo.

Y él ve a ese otro cristiano maduro y dice: “¿Cómo puedes ser parte de esto? ¿Cómo puedes tener algo que ver con esta idolatría terrible?” Y esta otra persona está diciendo: “Ignoro la idolatría, simplemente como el alimento, como la comida.” Pero el cristiano más débil no puede separar las dos. Y entonces, Pablo ha dicho en el capítulo 9, “Tienes que considerar eso, hombre. Y lo que tú puedes manejar, él puede tomar tu ejemplo, él puede seguir tu ejemplo, y existir, y quizás no pueda manejarlo.” Y usted podría pensar en eso en nuestra sociedad en la actualidad. Usted podría ver alguna forma de entretenimiento, algún tipo de actividad que usted puede manejar, pero un cristiano más débil que acaba de ser salvo de eso, al ver que usted lo hace sigue su ejemplo, pensando que está bien, pero se encontraría en una situación terriblemente peligrosa, y va a pensar menos de usted como cristiano, y nunca entender cómo puede hacerlo usted. Ese es su punto. ¿Cómo va a afectar a otros?

Pero ahora en el capítulo 10, su punto es ¿cómo va a afectarlo a usted? usted piensa que lo puede manejar, pero, ¿puede? ¿Puede vivir al borde de su libertad sin caer? Observe el versículo 27 del capítulo 9 y comencemos. “Si no que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.” En otras palabras, él dice: Saben una cosa, yo podría ser un predicador y estar activo y estar sirviendo a Dios, y si no me disciplino y sujeto mi cuerpo podría llegar a descalificarme en el mal uso de mi libertad. Podría usar mi libertad hasta el punto que estoy coqueteando con la orilla de la libertad y podría caer en tentación y pecado y quedar descalificado de servir a Cristo. Y sabe una cosa, muchas personas en el servicio cristiano han quedado descalificados, muchos al servir a Jesucristo y al usar su libertad y abusar de su libertad, terminan siendo inútiles y quedan descalificados.

Entonces, Pablo en este pasaje está diciendo: “No pueden usar su libertad al extremo, sin darse cuenta del peligro de caer en pecado.” Ese corintio soberbio que va al festival y dice: “Solo voy a ir para comer, después de todo es el único contacto social que tengo, es lo que el resto de la gente está haciendo, voy a ver a mis amigos ahí, ignoro la adoración de un dios falso, o la orgía que esté pasando, simplemente la ignoro.” Pablo le dice a ese hombre, “Oh, en serio, ¿puedes coquetear ahí en el extremo y realmente no caer? ¿O no estarías mejor evitando toda apariencia de mal y no tener que enfrentar la tentación que viene?” Todo se reduce al problema de confianza excesiva.

Cuando un cristiano llega al punto en el que tiene tanta confianza por su madurez, y tiene tanta confianza en su fortaleza que piensa que puede manejar cualquier cosa, él está realmente en una posición muy peligrosa. Observe el versículo 12, ese es el resumen de los primeros trece versículos, éste es el germen, éste es el corazón, versículo 12, “Así que,” esto significa, en base a los once versículos que acaban de pasar, en base a esto, el que piensa que está firme, mire que, ¿qué? que no caiga. Es simplemente cuando piensa usted que todo está bien que usted está mal.

Ahora la Biblia advierte, y quiero retroceder un poco del texto y quiero mostrarle algo de lo que la Biblia dice acerca de la confianza excesiva. Cómo cristianos, usted puede ser maduro, yo puedo ser maduro y fuerte, pero al mismo tiempo tengo que ser cuidadoso con lo que hago con mi libertad, porque yo también puedo ser tentado y caer en pecado; y un pecado que puede descalificarme del servicio, y usted también. La Biblia dice mucho de esto, porque Dios está muy preocupado por esto. Y una y otra vez en la Biblia Dios humilla a los soberbios una y otra vez.

En Proverbios 16:18, “La soberbia viene antes de la destrucción, y un espíritu soberbio antes de una caída.” De hecho, en Proverbios 29:23 dice: la soberbia de un hombre lo va a humillar. Eso es paradójico, pero es verdad. Permítame mostrarle algunas ilustraciones de la soberbia y cómo Dios lo enfrentó. Algunas ilustraciones de la confianza excesiva. Vea Ester capítulo 6. Ester es un libro fascinante. Ester fue una dama judía quien era muy hermosa, y estaba viviendo en un reino persa. El rey persa se enojó mucho con su esposa porque estaba borracho una noche, el rey Asuero, or Xerxes, estaba borracho, y él dijo: “Tráiganme mi esposa.” Y había una fiesta y él dijo: “Quiero que todo mundo vea cuan hermosa es ella,” o algo así.

Entonces, mandaron a que la esposa viniera, Vasti era su nombre. Ella dice: “No lo voy a hacer. No voy a venir ahí, él solo quiere que desfile.” Incluso quería desvestirla en frente de todo mundo, y ella tenía razón en el sentido de que ella no vino. Entonces dijo: No, no voy. Entonces los hombres sabios en la tierra dijeron: “Estamos en problemas, porque tu esposa no quiere venir.” Y él dijo: “Ya no es reina, queda derrocada si no hacemos eso.” entonces, toda mujer en este reino no va a venir cuando su marido quiera, porque todo mundo hace lo que la reina hace.

Entonces, la derrocaron y él dijo: “Ahora quiero que me encuentren una reina.” Y encontraron una, Ester. Ella resultaba ser judía, bueno eso llegó a ser un problema, porque habían algunas, habían algunas personas antisemitas en el país, específicamente un hombre llamado Amán que decidió que tramaría matar a los judíos. Él incluso construyó una orca en su casa, para usarla en contra de un judío en particular llamado Mardoqueo.

Entonces Amán tenía todo este plan preparado y Ester se volvió la reina, y el rey oyó de la trama y él iba a honrar a Mardoqueo el judío, y en el capítulo 6, nos dice en el versículo 4, y el rey dijo: “¿Quién está en la Corte?” Y Amán iba a entrar al patio exterior de la casa del rey, para hablar con el rey para ahorcar a Mardoqueo. Y aquí viene Amán, vamos a ahorcar a Mardoqueo. Todo el tiempo el rey está pensando en honrar a Mardoqueo, como puede ver, pero Amán quiere deshacerse de él.

Entonces, los siervos del rey le dijeron: He aquí Amán está en el patio. Y el rey dijo: “Díganle que entre.” Y Amán entró y el rey le dijo: ¿Qué será hecho para el hombre a quien el rey se deleita en honrar? Amán, ayúdame. Tengo un problema, quiero honrar a este hombre y me gustaría saber qué piensas que deberíamos hacer realmente para darle a este hombre la alfombra roja.

Ahora, Amán pensó en su corazón: ¿En quién se deleitaría el rey en honrar más que a mí? Debe ser yo al que tiene en mente. Y hombre, realmente le dijo, dale el atuendo real. Usted sabe, todo como puede ver iba a ser él. Los príncipes nobles y desfílenlo ahí en la ciudad, a caballo y proclámenlo. Hombre, simplemente, que sea excesivo. Acabó y dijo: “Maravilloso, eso vamos a hacer con Mardoqueo.” Bueno, para cortar la historia, lo que pasó al final es que cuando el rey oyó del plan registrado en el capítulo 7, versículo 10, Amán iba a matar a Mardoqueo, y Ester y al resto de la gente que era judía, entonces ahorcaron a Amán en su propia horca. Ese es el peligro de la confianza excesiva.

Isaías capítulo 37, versículo 10, Senaquerib el rey de Asiria está jactándose por sus méritos, cuán invencible es él. Él dice: Díganle a Ezequías, el rey de Judá, esto, versículo 10, “que tu Dios en quien tú confías te engañe, diciendo, Jerusalén no será entregada en mano del rey de Asiria. No dejes que tu Dios te engañe. Y he aquí, tú has oído lo que los reyes de Asiria han hecho a todas las tierras al destruirlas. Y, ¿serás tú librado? ¿tú crees que nosotros siendo tan poderosos, que hemos destruido al resto de la gente, tú te vas a escapar? ¿Acaso los dioses de las naciones los libraron, esas naciones que mis padres destruyeron como Gozán, Harán, Resef, los hijos de Edén que estaban en Telasar? ¿En dónde está el rey de Hamat, y el rey de Arfad, y el rey de Sefarvaim, Hena, Iva? Bueno, todos quedaron aplastados, ¿crees que puedes tú manejarnos, enfrentarnos? Senaquerib dice: Estás en problemas.

Entonces, Ezequías tuvo una reunión de oración y dijo: “Señor, estoy en problemas. Tienes que ayudarme”. Versículo 36. “Entonces el ángel de Jehová salió,” este ángel lo estudiamos en las últimas dos semanas en la serie del domingo por la noche, “he hirió en el campamento de los asirios a 185,000. Y cuando los hombres se levantaron temprano por la mañana, he aquí estaban muertos.” Senaquerib, jactándose, invencible, con confianza excesiva se despertó a la mañana y encontró a 185,000 de sus hombres muertos. Y más adelante, en el versículo 38, sus propios hijos, Adramelec y Sarezer lo mataron. Y su otro hijo, Esar-hadón reinó en su lugar. Confianza excesiva.

En Daniel capítulo 4, otra ilustración que es muy vívida, es una ilustración del rey de Babilonia, Nabucodonosor. Y Nabucodonosor se sentía invencible y dice en el versículo 28, todo esto vino sobre el rey Nabucodonosor. Aquí viene. Al final de doce meses él andaba por el palacio en el reino de Babilonia, él está caminando en el palacio. El rey habló y dijo: “¿No es esta Babilonia la grande que yo he edificado para la casa del reino, por la fuerza de mi poder, para la honra de mi majestad? Vean lo que he hecho, es increíble cuán poderoso soy.”

Mientras que la palabra estaba en la boca del rey, vino una voz del cielo diciendo: “Oh rey, Nabucodonosor, a ti te he dicho el reino te he quitado. Tú tienes confianza excesiva. Se acabó. Y te sacarán de los hombres.” Y así fue, los medos y los persas, y tu morada será con las bestias del campo, y te harán comer pasto como los bueyes. Siete tiempos pasarán sobre ti hasta que sepas que el Altísimo gobierna sobre el reino de los hombres, y se lo da a quien Él quiere.” Y en la misma hora esto fue cumplido sobre Nabucodonosor, él fue sacado de los hombres, comió pasto como buey, su cuerpo fue mojado con el rocío del cielo hasta que sus cabellos crecieron como plumas de águila, y sus uñas como garras de ave.” Se volvió un maniaco durmiendo en el pasto, y comiendo como un animal. Soberbio.

Abdías. No trate de encontrarlo, simplemente escuche, se lo voy a leer. Abdías hizo una profecía en contra de Edom. Edom era un área al sur, este y sur de la nación de Israel, al otro lado del Mar Muerto al sur en la gran ciudad de Edom estaba la ciudad de Petra. Petra era una ciudad que fue escarbada de los riscos en un cañón. Usted puede ir ahí. He estado ahí dos veces montado a caballo. Usted pude entrar montando en Petra, es una experiencia fantástica. Hay un área en dónde solo una persona puede pasar, y entonces está fortalecida de manera increíble. Simplemente un hombre puede bloquear la entrada, y no hay otra manera de entrar.

Entonces, Edom tenía una confianza excesiva, pensaba que era invencible, en el versículo 3, la soberbia de tu corazón te ha engañado, tú moras en los escondites de la roca. Todos viven en las cuevas, viven en las cuevas que ellos han tallado de las rocas. Y eran tan soberbios que pensaban que eran invencibles. En su corazón decían, ¿Quién me va a derribar al suelo? Tú que te exaltas como el águila, aunque tú establezcas tu nido entre las estrellas, de ahí te voy a derribar, dijo Jehová.” Y así fue, esa ciudad de Petra fue destruida y hoy día animales y aves ocupan ese lugar. Y eso es todo. Confianza excesiva.

En Mateo capítulo 26 tenemos una ilustración del Nuevo Testamento que se vuelve muy personal, de la confianza excesiva. Mateo 26:30, “Y cuando habían cantado un himno, salieron al Monte de los Olivos,” esto es apenas después de que el Señor tuvo comunión con los discípulos la noche antes de Su muerte. Y después le dijeron a Jesús, Mateo 26:31, “Todos ustedes van a tropezar por mí esta noche, porque escrito está, ‘Heriré al pastor y las ovejas se van a esparcir.’ Todos van a ofenderse por lo que va a pasar, van a esparcirse, esa es la profecía de Zacarías, “pero después de que resucite voy a ir ante vosotros, delante de vosotros a Galilea.”

Pedro respondió y le dijo: Aunque todos los hombres se escandalicen por ti, yo nunca me escandalizaré. Yo estoy ahí, Señor, todo mundo se puede ir, yo estoy ahí, cuenta conmigo.” Jesús le dijo: “De cierto os digo, que esta noche antes de que cante el gallo, tú me negarás tres veces.” Confianza excesiva.

Hubo una iglesia, en Asia Menor, en la ciudad de Laodicea, cerca de Colosas, esto es lo que los laodiceos pensaban, Apocalipsis 3:17, “Porque tú dices: Soy rico, y tengo bienes, y no tengo necesidad de nada.” Confianza excesiva. “Y no sabes que eres miserable, y pobre, y ciego, y desnudo.” Cómo puede ver, la Biblia una y otra y otra y otra, y otra vez toca este asunto de la confianza excesiva. Cuándo usted piensa que está firme, usted está más cerca de caer de lo que jamás estará. Es como la fábula de Esopo, lo mismo. Cuándo compitió la tortuga y el otro animal, y todos ustedes saben quién ganó la carrera.

Ahora, este es el mensaje de 1 Corintios capítulo 10, versículo 1 al 13, veámoslo ahora y consideremos lo que dice. Los corintios, soberbios, arrogantes, con confianza en su madurez espiritual pensaban que podían hacer lo que quisieran. Podían comer carne ofrecida a los ídolos, podrían asistir a fiestas de ídolos, podían ir a los festivales y no les molestaba en absoluto. No les importaba nadie más, no les molestaba ofender a otros, y pensaban que podían enfrentarlos por sí solos.  

Entonces, Pablo realmente confronta esto en toda esta sección, él dice: “Hay dos cosas que están mal con disfrutar de su libertad. Una, ofende a otros. Dos, va a llevarlos al borde del pecado y va terminar descalificándolos del servicio a Cristo.” Debe haber una abnegación, debe haber dominio propio y disciplina, y él dice esto en el versículo 27, mantener ese cuerpo en sumisión, disciplina y abnegación, quizás algunas de las cosas que tienes derecho de hacer, cómo el atleta que se niega las cosas a las que tiene derecho, porque él se prepara para ganar una carrera.

Pablo dice en el versículo 24, estoy en una carrera y voy a correr para ganar el premio, y sé que si voy a hacer eso tengo que controlarme, eso significa que debo tener dominio propio y tengo que decir no a algunas cosas a las que tengo derecho para disciplinarme para ganar la carrera. ¿Y cuál es el premio? El premio es ganar a personas para Cristo. El premio es madurar a los santos. Ese es el premio que estoy buscando, y demanda disciplina personal alcanzar esa meta. Y él no está hablando de salvación, él está hablando de servicio. El cristiano que va a ser eficaz en el servicio es el que se va a disciplinar a sí mismo, que hace a un lado sus libertades si es necesario, entonces de esta manera no ofende a un hermano u otra persona que ni siquiera es salva, y entonces no se coloca al borde de la tentación.

La gente dice, “Bueno, tengo libertad, hombre. Puedo enfrentar cualquier cosa. Soy tan maduro. Tú sabes, de vez en cuando una película inmoral, cuestionable, no me molesta, solo identifico la filosofía, solo estudio el factor humano de interés, puedo manejarlo. Oh, yo sé que esas fiestas de la oficina son bastante fuertes, pero voy. Yo me tomo un 7UP y me siento en la esquina. Yo puedo, soy maduro. Yo sé que es una especie de celebración loca, pero está bien, oh si, puedo tomar un poco con dos muchachos, no me molesta lo puedo manejar, estar expuesto un poco a eso en cierta manera te mantiene en toque. Soy maduro. Tienes que estar dónde ellos están, no puedes ganarlos.”

¿Sabe usted lo que Pablo está diciendo aquí? Él está diciendo, Si, Si, quizás esas cosas encajan. Quizás. Quizás encajan en una categoría en la que no ha pensado usted. Quizás lo que en su mente está justificando como el derecho a su libertad no es nada más que satisfacer su lujuria al pensar que está bien. Cómo puede ver, ese fue el problema de Israel. Veamos la ilustración, comenzando en el capítulo 10, él dice: aquí hay una ilustración perfecta de una nación entera de personas que terminaron descalificados, porque no podían enfrentar su libertad, y tomaron su libertad y la colocaron al borde del pecado, y cayeron, por así decirlo, en el agua. No podían mantenerse en pie, en el precipicio cayeron.

Él tiene tres movimientos que vamos a ver y de manera muy breve. Las acciones de la libertad, el abuso de la libertad y después la aplicación. Y no vamos a entrar a todo esto, pero solo el principio. Él muestra como Israel experimentó la bendición de Dios, experimentó el privilegio de Dios, sin embargo, todos perecieron. Y todos murieron en el desierto. Inútiles para Dios. Todos fueron descalificados, todo el montón de ellos, del servicio. No significa que todos perdieron su salvación, ese no es el punto, es el servicio de lo que está hablando. La carrera que él está corriendo aquí es la carrera para ganar personas para Cristo, la carrera para madurar a los santos, la carrera para vivir una vida cristiana disciplinada. Todos perdieron la carrera y Dios simplemente anuló a todos y comenzó con un nuevo grupo, y tomó una nueva generación entera a la Tierra Prometida.

Veamos comenzando en los cinco versículos que comienzan el capítulo, las acciones de la libertad, vamos a llamarlo, las acciones de la libertad. Y él comienza con las cosas que los israelitas disfrutaron porque son un paralelo para el cristiano. Ahora, observe el versículo 1, en el griego comienza con una palabra de transición, muestra que ésta sección entera está basada en el versículo 27 en esta idea de estar descalificado. Eliminado, podría decir su Biblia, significa descalificado. “Porque no quiero hermanos que ignoréis,” en otras palabras, no quiero que olviden este, ésta es una afirmación fuerte aquí, “quiero que sepan esto, por favor no lo olviden.” ¿Olvidar qué? Que nuestros padres, todos estuvieron bajo la nube y todos pasaron el mar.

Ahora, dice usted, ¿de qué estás hablando? Bueno, ¿cuál fue esta ocasión en la vida de Israel cuando pasaron todos por el mar, y bajo la nube? Escuche, ¿fue el éxodo, no es cierto? durante más de cuatrocientos años Israel había estado en esclavitud en Egipto. Ahora esta es una sección fascinante, entonces, escuche y va a ver algunas cosas realmente fascinantes. Israel estuvo en la esclavitud por más de cuatrocientos años en Egipto. No eran su propio pueblo, no tuvieron su propia identidad nacional. Vivian en esa sociedad que los dominaba, la sociedad estaba a cargo, no tenían identidad, estaban en un tipo de esclavitud forzosa y desde ese punto de vista había poca o ninguna esperanza de que jamás podían ser un testigo para el mundo.

Pero finalmente Dios dijo, es momento para que sean establecidos como una comunidad testigo, y voy a liberarlos y Dios hizo eso, Dios abrió el Mar Rojo y caminaron por la tierra seca y Dios tiene Su nube y Su nube los guio. De lo que está hablando el versículo 1 es de la liberación de Israel, fue la nube y el mar que simbolizaron la libertad de Israel de la esclavitud. Eso se volvió la piedra de toque de la religión judía, y todavía lo es. Cuando un judío quiere regresar a identificar el hecho de que es parte del pueblo escogido de Dios, entonces él regresa al Éxodo. Ahí es en dónde Dios llamó a Israel y los separó de cualquier otra nación y les dio una identidad independiente del resto.

Entonces, no sean ignorantes de que todos nuestros padres, y son nuestros padres como cristianos, en el sentido de la fe, no somos la descendencia racial de Abraham, pero Gálatas 3:29 dice que somos su simiente por fe. Entonces, en un sentido son nuestros ancestros espirituales, quienes, viviendo por la fe, y viviendo como el pueblo de Dios se relacionan a nosotros que vivimos por la fe. Y como el pueblo de Dios, aunque no somos judíos racialmente.

Y entonces, él dice: “Todos ellos salieron. Todos ellos fueron liberados. Todos ellos fueron protegidos por la protección divina en la nube y en el mar para que pudieran pasar. ¡Qué fantástico, Dios liberó a Su pueblo! Su elección, ahora observe, esto es importante, su elección al sacarlos de Egipto fue para que fueran un testigo nacional, y eso es precisamente a lo que se está refiriendo aquí. Observe esto, este no es un retrato de la salvación de Israel.        

No es el hecho de que cuando todo mundo se fue, todos se salvaron instantáneamente. Si usted es salvo al caminar por el Mar Rojo, más vale que contratemos un vuelo. Así no es como usted se salva. Usted cree en Dios.

Y algunos de esos israelitas fueron salvos mientras que estuvieron en Egipto, creyeron en Dios incluso ahí, ¿verdad? Yo creo que Moisés, verdaderamente fue un creyente, un hombre justo antes de que él llegara a guiarlos y ahora hubieron muchos otros. Algunos de ellos fueron regenerados por la fe en el desierto. Más adelante, algunos de ellos fueron regenerados por la fe, por así decirlo, en la Tierra Prometida.

Entonces, fuera en Egipto, en el desierto o en Canaán, fueron creyentes a nivel personal por causa de la justicia. Nunca fue nacional, no fue, muy bien, todo mundo fuera de Egipto y al reino. No. No fue un acto de salvación universal, fue el llamar a una comunidad como testigo, fue tomar un pueblo que estaba subyugado y desde un tipo de vista en el que no podía establecer un patrón para que el mundo viera, de lo que es la piedad. Fue llamarlos y establecerlos como una comunidad independiente conectada con Dios, que el mundo pudiera ver y dijera: “Así es como se ve el pueblo del Señor.”

Y entonces, Dios los está llamando como una comunidad que de testimonio. Y esto encaja de manera perfecta con el punto de Pablo, Dios ha llamado a la iglesia como una comunidad testigo. Hemos sido sacados de la esclavitud y hemos sido liberados en el mundo para ser una comunidad que comparte la verdad, que es una nación que da testimonio. Y el peligro es, que lo que le pasó a Israel les pase a algunos de nosotros, porque lo que les pasó a algunos de ellos fue esto, murieron en el desierto descalificados de ser parte de esa comunidad testigo, debido al pecado. No significa que perdieron su salvación, se volvieron inútiles. Y Dios tuvo que conseguir a más personas para que fuera la comunidad testigo que Él quería.

Y entonces, fueron llamados como un testigo nacional para recibir, preservar y transmitir la Palabra de Dios y preparar el camino para la venida del Mesías. Entonces, cada israelita además de su fe personal, tuvo ese privilegio maravilloso de ser parte de una nación que era la nación testigo de Dios. Pero cuando todos se fueron, créanme, no todos eran creyentes. Nunca lo han sido. De hecho, en Romanos 9:6 Pablo dijo: No todo Israel realmente es Israel. Esto es, no toda la Israel racial verdaderamente es la Israel por la fe.

Entonces, el punto del pasaje es, escuche, no es la pérdida de salvación. Eso no es lo que está diciendo, y hay algunas personas que quieren hacer el dejar Egipto sinónimo con la salvación, piensan que mucha gente pierde la salvación en el desierto cuando mueren. Y otras personas quieren decir, No, Israel dejó la tierra y cuando entraron a Canaán esa fue su salvación. Bueno, entonces muchos de ellos nunca entraron a Canaán tampoco, porque murieron. No empuje esa alegoría de manera total sobre esto. Lo único que tenemos aquí son las personas, algunas de ellos creyeron y algunos de ellos, no, cuando entraron en Egipto. Algunos de ellos creyeron en el desierto, algunos no. Pero todos ellos quedaron descalificados para el servicio porque fueran israelitas realmente salvos o no, fueron infieles en su servicio y cayeron en pecado.

Entonces, aquí viene el grupo entero saliendo, y el versículo 1 simplemente está hablando de esa liberación. No quise tomar tanto tiempo, me tengo que apurar ahora. Versículo 2, ahora esto se vuelve muy sensible, porque muchas personas se han confundido por este versículo, y eso se entiende. Permítame darle lo que creo que es el entendimiento. Y hay otros que van a estar en desacuerdo conmigo, y está bien, y voy a proceder a defender mi punto de vista y usted puede llegar a su propio juicio.

Versículo 2, “Y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar.” Ahora, eso es extraño, tiene que admitir eso. Es una afirmación muy extraña. Todos fueron bautizados. Ahora, inmediatamente cuando digo la palabra ‘bautizados’ sin ni siquiera preguntar qué es lo que exactamente piensan todos ustedes en esto, dependiendo de que usted sea presbiteriano o bautista. Se inmediatamente, que la palabra ‘bautismo’ solo significa una cosa, “rociar, o hundir a la gente o quizás derramarle agua.” Y lo que hemos hecho es lo que hacemos con frecuencia, nos atoramos en el símbolo. Tenemos dificultades superando el símbolo, para llegar a la realidad.

Bueno, veámoslo. Ahora, hay algunos que dicen, ‘fueron bautizados’ se está refiriendo a su bautismo físico. Cuándo pasaron por el mar fueron bautizados. Y eso es lo que los bautistas dicen, claro, fueron sumergidos cuando pasaron por el mar. Y los presbiterianos dicen: No, de hecho, pasaron por debajo de la nube, y llovió sobre ellos, entonces fueron rociados. Y ese es un gran versículo para conciliar ambos, porque ambos están aquí. Los israelitas bautistas fueron sumergidos en el mar, y los israelitas presbiterianos fueron rociados por la nube. Bueno, no me gusta decirle esto, pero ninguna de esas dos posturas es verdad. Dice usted, ¿qué quieres decir? Dice que fueron bautizados en la nube y el mar. Tiene razón, pero permítame recordarle algo. No podrían haber sido bautizados en ese mar porque fue partido y caminaron sobre, ¿qué? sobre tierra seca.

Alguien dice: “Bueno, de hecho, la parte norte del mar era muy baja y de hecho no hubo ningún milagro, caminaron sobre algunos centímetros de agua.” Y un pequeño niño dijo: “Puedo entender eso, pero ¿cómo es que el ejército entero de Faraón se ahogó en centímetros de agua? Entonces lo que usted tiene aquí es que pasaron sobre tierra seca, entonces eso no funciona. Y, en segundo lugar, esa es no es una nube de lluvia, amigos míos. Esa es la nube shekinah. Esa no está llena de agua, está llena de la presencia de Dios. Y en la noche se convertía en, ¿qué? en una columna de fuego. Y sería difícil que se mantuviera a sí misma como una nube de lluvia bajo esas condiciones.

Entonces, de eso no está hablando. No está hablando de rocío, o de bautizar físicamente. Dice usted: ¿Bueno, de qué está hablando? Muy bien, vayamos atrás del acto de involucrar al agua, y entremos al símbolo. El bautismo, y este es el entendimiento que Pablo habría tenido en los corintios, el bautismo significa para la mente cristiana, identificación. El bautismo real, que es más importante en la vida de una persona, es que él es bautizado en Cristo, ¿verdad? que él sea bautizado por el Espíritu en el cuerpo de Cristo. Y eso significa estar en unión, identificado con Cristo. Hemos sido sepultados con Él por el bautismo. Cuando creyeron, amados, cuando creyeron a Jesucristo fueron bautizados en Cristo; murieron con Él, resucitaron con Él, viven y Su vida vive a través de ustedes.

El bautismo simplemente significa identificación. Es unión, es el que está unido al Señor, ¿qué? un espíritu. Cuando usted fue salvo se identificó con Cristo, decimos que cuando la gente es bautizada en este bautisterio por aquí, están diciendo en una demonstración pública: “Yo estoy identificando mi vida en unión con Jesucristo.” El bautismo es un símbolo de esa unión. El bautismo es el símbolo de identificación, bautismo en agua.

Ahora eso es precisamente lo que usted tiene aquí. Como cristianos somos bautizados espiritualmente en Cristo en una identificación única y hermosa. Somos uno con Él; todo cristiano es uno con Él. Entonces, somos uno con el resto de los cristianos, ¿muy bien? El que se une al Señor un espíritu es con Él. ¿Quién se une al Señor? Todo cristiano. Entonces, los que somos uno con Él somos uno con el resto de la gente que es uno con Él. entonces todos estamos identificados juntos en una comunidad colectiva, bajo el liderazgo de Cristo. Eso es lo que bautismo significa. Todos somos un cuerpo. En el bautismo, la cabeza es Cristo. Todos somos identificados el uno con el otro, Cristo es el líder. Eso es precisamente lo que él está diciendo aquí.

En el acto de salir de Egipto, y en el acto del todos, observe todos cinco veces. Todos en el versículo 10, todos en el versículo 2, todos en el versículo 3, todos en el versículo 4, creo que es dos veces en el versículo 1. Entonces, usted tiene a todos ellos saliendo, todos ellos bajo la nube, todos ellos pasando el mar. ¿Qué significa esto? Esto significa que usted tiene una comunidad colectiva. Conforme todos estaban juntos, todos se identificaron con Moisés, todos siguieron su liderazgo, todos se identificaron con él y eso es precisamente lo que está diciendo. La entrada a la iglesia es mediante el bautismo del Espíritu. La entrada a la asamblea del desierto fue mediante todos pasando por el mar, todos estando bajo la nube, aceptando a Moisés como el líder, como el cristiano acepta a Cristo como la cabeza. Estaban en identificación como una nación, como una comunidad, como un grupo en comunión, como un grupo bajo el liderazgo de Moisés. Eso es lo que está diciendo.

Entonces, todos fueron identificados con Moisés, una comunidad colectiva dando testimonio. Y así como el bautismo nos trae bajo el liderazgo de Cristo, así la participación en los grandes acontecimientos del Éxodo, los lleva bajo el liderazgo de Moisés. Cualquiera persona que quería podía haber dicho: Oye Moisés, no voy a pasar por eso, me voy a quedar aquí. Y él pudo haberse aislado de esa comunidad colectiva que estaba bajo el liderazgo de Moisés. Ahora, esa es la primera cosa, Dios los liberó, y después Dios los identificó como una comunidad testigo. Es equivalente al cristiano siendo llamado por Dios a servir, y unido con otros creyentes que son la comunidad testigo en esta época.

Ahora, observe que hay una tercera área de bendición, versículo 3. “Y todos comieron el mismo alimento espiritual.” Dice usted, ¿qué es alimento espiritual? Esa es la primera pregunta que hice. Alimento espiritual no significa que en cierta manera es etéreo y realmente no lo puede ver. No está hablando aquí de la esencia, está hablando, observe, de esto, la fuente. El alimento espiritual es alimento que viene del Espíritu de Dios. Y cuando estuvieron en el desierto, ¿quién les dio su alimento? Dios. Por su Espíritu, Dios les entregó su alimento. Fueron sustentados por el maná. Es llamado alimento espiritual no porque su esencia es espiritual, era física, sino porque su fuente era espiritual, el Espíritu de Dios.

Entonces, todos fueron sustentados. A todos se les dio alimento y sustento. Y eso también es como lo corintios y como los cristianos. Hemos recibido el sustento. Mi Dios pues suplirá todo lo que os falta. Dios nos lo provee. El que come este pan, nunca tendrá hambre. El que bebe de esta agua, dijo Jesús, ¿qué? nunca tendrá sed. Somos sostenidos. Entonces, el paralelo otra vez está ahí. Todos comieron el mismo alimento espiritual y todos bebieron la misma bebida espiritual. Eso es agua que fue provista por el Espíritu Santo. Algunas veces salió de una roca, y algunas veces hubo un arroyo, algunas veces hubo un pozo, pero en muchas maneras Dios proveyó.

Ahora, los verbos en esos dos son verbos imperfectos. Eso no significa que son menos que perfectos, eso significa que no fueron terminados, no conocen el término. La palabra perfecto significa término. Entonces, están sin término. Lo cual significa que cualquier cosa en el término imperfecto tiene una continuidad sucesiva. Fueron continuamente alimentados, no hubo ningún término. No hubo fin para esto, continuamente se les dio agua por el Espíritu a lo largo de su viaje por el desierto, a lo largo de su vida, sustentados por Dios.

Entonces, usted tiene un retrato de un creyente que es llamado como una parte de una comunidad colectiva, identificado por el bautismo en esa comunidad colectiva y después sostenido por Dios con todos los recursos necesarios. Ahora esas son las acciones de la libertad, es una posición bastante buena en la cual estar. Pero hay más. El versículo 4 tiene una frase muy interesante que no es fácil de entender. “Y todos bebieron la misma bebida espiritual.” Y ahora él añade este comentario al margen, y habría sido mucho más fácil para muchas personas si tan solo lo hubiéramos dejado afuera, porque es difícil, pero haremos nuestro mejor esfuerzo para mostrarle lo que pensamos que significa, “porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.”

Ahora, ha habido explicaciones sorprendentes de esto, pero vayamos simplemente a lo que realmente creo que es la manera más segura de explicar esto. Todos bebieron la misma bebida espiritual porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. En primer lugar, lo que simplemente me emociona de esa afirmación, es que eso prueba la preexistencia de Jesucristo, ¿verdad? Cristo está siguiendo a Israel en el desierto.

En segundo lugar, la roca es Cristo, y la roca es Dios en el Antiguo Testamento, lo cual hace que Cristo sea igual a Dios. Una afirmación tremenda. Pero vea lo que es su significado. ¿Qué están diciendo, la roca que los seguía? Sabe usted que los judíos tenían una leyenda interesante y creo que de ahí viene esto. Era una leyenda que existía todavía en el tiempo de Pablo. Esto era lo que pensaban. La antigua leyenda judía decía que originalmente en Éxodo 17, creo que es, recuerda cuando Dios dijo: Yo les voy a dar agua de la roca. Moisés toma su vara y pega a la roca. Y lo hizo y el agua salió de la roca y satisfizo la sed. Y debió haber habido más de un millón de personas. Y entonces esa roca, según la antigua leyenda judía, se fue de ahí y siguió a Israel, rodando, durante el resto de los cuarenta años. Adónde quiera que iban estaba rodando la roca, simplemente siguiéndolos y se detenían, y la roca que estaba rodando estaba ahí, y cuando le hablaban o le pegaban salía agua. La leyenda judía antigua de que la roca que estaba rodando los acompañó durante cuarenta años, siempre dando su agua. Creo que Pablo en un sentido está haciendo una pequeña referencia a esa leyenda que era muy popular.

Pero él hace algo hermoso, él usa una palabra diferente. La palabra para ‘roca’ que podía rodar sería ‘petras’. Una forma masculina del nombre. Pero él no usa esa palabra, y eso creo que es un juego a partir de la leyenda. Él usa ‘petra’ lo cual significa un ‘risco masivo’ y un risco masivo no puede rodar detrás de los hijos de Israel. Pero lo que él dice es esto, algunos piensas que el agua de Israel fue provista por una roca grande que estaba rodando, pero yo les voy a decir, estaban bebiendo de la masa rocosa, espiritual, el risco rocoso, y aquello que lo seguía era Cristo. Escuche, él dice: ¿saben lo que sostuvo a Israel en el desierto? No fue una roca que rodaba, era Cristo. Eso es lo que él está diciendo. Era el Mesías.

Dice usted: ¿Quieres decir que el Mesías se identificó con Su pueblo incluso antes de Su muerte? Claro. Era Su pueblo en ese entonces. La roca sobrenatural que nunca permitió que Israel pereciera, no era una roca que rodaba, era Cristo mismo acompañando a Su pueblo por el desierto. Y aquí usted ve lo que está diciendo, Pablo es, miren, tenía lo que ustedes tienen, tenían la presencia sustentadora del Mesías. La gente dice: “Bueno, la gente del Antiguo Testamento no tenía el Espíritu que vivía en ellos.” Tienen razón, no era así. Pero lo que tenían era la presencia sustentadora del Mesías, en esos días, y con frecuencia era llamado el Ángel, de ¿qué? del Señor, el Ángel de Jehová. Pero Él estuvo ahí. Él estuvo ahí sustentando a Su pueblo, Él estuvo ahí cuidando de Su pueblo, Él estuvo ahí satisfaciendo las necesidades de Su pueblo. ¡Hermoso! El Cristo preexistente estuvo ahí.

Y entonces él está diciendo a los corintios: ustedes lo tienen también. Han sido liberados como una comunidad testigo, han sido identificados en esa comunidad bajo el liderazgo de Jesucristo. Todos se están alimentando del mismo alimento espiritual, de la misma bebida dada por el Espíritu, y están siendo sustentados en todo esto por Cristo. Y ellos tuvieron esos mismos privilegios. Dice usted: ¿cuál es el punto Pablo? El punto es el versículo 5, y viene como un shock. “Pero de los más de ellos, no se agradó Dios, por lo cual quedaron postrados en el desierto.” ¿Lo ve ahí? ¡Qué sorpresa! Todos esos recursos liberados, y amados como una comunidad testigo, sustentados y guiados. Sustentados por la provisión de Dios, guiados por la nube de Dios. Todo lo tuvieron, incluso Cristo mismo, les estuvo dando esos beneficios. Se da cuenta usted del versículo 5, “pero de los más de ellos,” el griego literal es “la mayoría de ellos.” Con la mayoría de ellos, Dios no estuvo agradado. Dice usted: ¿Cuántos? Escuche esto, de la generación entera que dejó Egipto, ¿sabe usted cuantos entraron a la Tierra Prometida? Dos. Josué y Caleb. Eso es todo. La mayoría de ellos significa, la mayoría de ellos.

Romanos 14:16 dice: “Porque Jehová no pudo meter este pueblo a la tierra que Él juró darles, por lo tanto, Él los mató en el desierto.” Observe la palabra, “quedaron postrados.” Significa, que quedaron por todos lados. Sus cadáveres quedaron por todo el desierto. Pero John, ¿qué estás diciendo? ¿Qué perdieron su salvación? Ese no es el punto. Algunos de ellos fueron regenerados en fe personal, y algunos de ellos, no. Y no hay manera, ese no es el punto. El punto de la ilustración es que Dios los llamó a ser una comunidad testigo, pero debido al pecado fueron descalificados para establecer esa comunidad testigo, fueron hechos a un lado y un grupo entero nuevo entró a la tierra de Canaán.

El punto es este, tenía todo. Tenían todos los privilegios y fueron soberbios, eran autosuficientes, y confiaban en sí mismos, y vivieron por el desierto y abusaron de su libertad. Y vamos a ver como hicieron eso, la próxima semana. Y simplemente hicieron lo que querían hacer en su libertad, siempre coqueteando ahí en el borde, cayeron en pecado y Dios dejó a todos que se fueran y murieron en el desierto. Algunos de esos israelitas estarán en el cielo, porque realmente eran creyentes, pero fueron descalificados. Usted puede ser un creyente y ser descalificado del servicio. Escuche, incluso en la iglesia, según 2 Timoteo 2, hay instrumentos para honra y para deshonra, ¿verdad? Si usted se limpia usted será instrumento para honra, apto para ¿qué? para el uso del Maestro.

Dios tiene que depender de una minoría de cristianos para hacer su ministerio, porque tantos de ellos fracasan en ser calificados. ¿Cuántas personas como Israel? ¿Cuántos cristianos conoce usted que comienzan sirviendo al Señor Jesucristo y se encuentran cayendo en tentación, caen en pecado y son descalificados de servir a Cristo? Oh, van al cielo, van a ser regenerados porque han sido regenerados, pero son inútiles. Y, de hecho, según 1 Juan 5, algunos de ellos Dios simplemente los mató.

1 Corintios capítulo 11, vamos a descubrir, ¿quiere ver algo interesante? Vea el versículo 30 de 1 Corintios 11, “Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.” Muchos muertos. El Señor tuvo que permitir que algunos de los corintios quedaran postrados en el desierto. Algunos de los cadáveres corintios deberían haber sido un testimonio viviente de cómo es la descalificación en el servicio al Señor debido al pecado. Y, ¿sabe usted porqué quedaron descalificados? ¿Sabe usted porqué algunos de los corintios fracasaron? ¿Sabe usted porqué algunos de los corintios murieron? Porque vivieron al borde de su libertad, y llevaron su libertad a su extremo, y se metieron en la tentación que no pudieron enfrentar, cayeron en pecado y quedaron descalificados para el servicio.

Vea el versículo 6, y únicamente vamos a presentar el punto dos y vamos a entrar a él la próxima vez: los abusos de la libertad. Versículo 6, vimos las acciones en los primeros cinco, los abusos al comienzo del versículo 6. Y dice: “Más estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros.” Pablo dice: “Les estoy contando la historia, para que sea un tupoi. Un tupoi, un tupoi significa un modelo, un tipo, un patrón, quiero que vean un ejemplo aquí, y el ejemplo es este, “No debemos codiciar cosas malas como ellos codiciaron. Estuvieron ahí afuera disfrutando de su libertad, y se convirtió en un deseo malo.”   

En Números capítulo 11, realmente es increíble. Estaban ahí afuera, Dios estaba proveyendo toda necesidad que tuvieron, después, versículo 4 dice: Lloraron y dijeron, ¿quién nos dará carne para comer?” Queremos carne. No somos vegetarianos. Nos acordamos y no les gustaba el maná. Maná, maná, maná, es lo único que tenemos, versículo 6. “Nuestra alma se seca, nada más que este maná está delante de nuestros ojos.”

Me acuerdo cuando era un pequeño solía ir a la casa de algunos amigos y me bromeaban hasta la actualidad, que siempre decía lo mismo, porque esta querida dama siempre me daba lo mismo cada vez que iba ahí a comer. O me quedé ahí un verano entero, y diario me dio lo mismo. Y yo era un pequeño y cada vez que lo veía siempre decía lo mismo: “Hola John, ¿te acuerdas cuando solías decir, sopa y sándwiches, sopa y sándwiches, lo único que nos dan aquí son sopa y sándwiches?” Bueno, eso es esencialmente lo que estaban diciendo aquí. Lo único que nos dan es maná. Maná, maná, maná. Digo, es suficiente.

Entonces, versículo 5, “nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de manera gratuita, los pepinos,” y sus bocas se están haciendo agua, “y los melones, y la cebolla, y el ajo.” Y con frecuencia he pensado que, con una dieta de pescado y pepinos, y cebollas, y ajo, me gustaría mantener mi distancia de esa cantidad de personas. Y dice en el versículo 34, ¿usted sabe lo que pasó? “Y Dios mató a aquellos que codiciaron.”

Cuando usted lleva su libertad a su extremo, comenzar a ver hacia atrás a lo que solía tener, y comenzar a codiciar esa vida antigua. Eso es lo que él está diciendo. Ustedes corintios, que están llevando su libertad a su límite, van a enfrentar los patrones antiguos, y van a caer en esos patrones antiguos. Y eso es lo que le pasó a Israel. Que sea un ejemplo, que cuando toman su libertad y la llevan a su extremo, entre lo que es su derecho disfrutar y lo que es pecado, van a ser tentados a caer en patrones antiguos de vida, de aquello de lo que Dios lo redimió. ¡Que esa sea una advertencia perpetua en contra de satisfacer un deseo malo por cosas prohibidas de la vida antigua!

Escuche el Salmo 78:27, “Él hizo llover carne sobre ellos como polvo, y ave como la arena del mar.” Dice usted, sabe usted, “queremos carne.” Entonces, ¿sabe usted lo que Él hizo? Les dio tanta carne que dijo, cayó como polvo, casi se ahogan. Y aves, como la arena del mar. Digo, simplemente, cayeron como bombas del cielo. Y cayó por todos lados, “mientras que su alimento estaba en su boca, la ira de Jehová vino sobre ellos, y mató a los hombres escogidos de Israel. Por todo esto pecaron, todavía y no creyeron en Sus obras maravillosas, por lo tanto, sus días Él consumió en vanidad, y sus años en problemas.”

¿Ve usted lo que hicieron? Querían lo que querían, entonces les dio lo que querían, y después tomó a los mejores de ellos y les quitó la vida. ¿Por qué? Porque tuvo que limpiar eso de la comunidad testigo. Y esa es simplemente la razón por la que algunos creyentes pueden morir e ir con el Señor. Lo mismo. Porque son más de un problema en la comunidad testigo de lo que son como un bien. El abuso de la libertad lleva a una descalificación para el ministerio, y puede llevar a la muerte. ¿Qué está diciendo esto para nosotros? Simplemente esto, cuidado con la confianza excesiva.

Oremos. Padre sabemos que conforme nos vemos a nosotros mismos, hemos sido librados y amados como un testimonio colectivo, bendecidos, sustentados por la provisión de Dios, guardados por Cristo. Sin embargo, con qué facilidad podemos ser descalificados por el abuso de nuestras libertades. Enséñanos el dominio propio. Enséñanos la disciplina personal. Enséñanos a estar dispuestos a hacer un lado lo que podría ser nuestro derecho, para ganar a otra persona, y por causa de nosotros mismos, para que no seamos colocados en un lugar de tentación.

Gracias por hablarnos esta mañana. En el nombre de Cristo. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2021 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

Subject to Import Tax

Please be aware that these items are sent out from our office in the UK. Since the UK is now no longer a member of the EU, you may be charged an import tax on this item by the customs authorities in your country of residence, which is beyond our control.

Because we don’t want you to incur expenditure for which you are not prepared, could you please confirm whether you are willing to pay this charge, if necessary?

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar