Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Tome su Biblia, si es tan amable y acompáñeme a 1 Corintios capítulo 16. Vamos a examinar conforme cerramos el libro de 1 Corintios en las próximas dos sesiones, estas palabras finales que Pablo da. El capítulo 16 se divide en cierta manera en varias secciones. En la primera sección, Pablo habla de la colecta que él quería llevar a los santos en Jerusalén. En la siguiente sección que ya hemos explicados en las últimas dos semanas, trata de hacer la obra del Señor a la manera de Dios; y Pablo habla de algo de su propio ministerio y de cómo el abundó en la obra del Señor.

Después, en nuestra sección para esta mañana simplemente dos versículos, 13 y 14, Pablo presenta algunos imperativos muy esenciales para los corintios y después, desde el versículo 15 en adelante hasta el final del capítulo, él cierra con una explicación de ciertas personalidades y cosas que son parte de la Iglesia. Vamos a ver estas la próxima vez. Pero por ahora, vemos los versículos 13 y 14. Permítame leérselos simplemente para que tenga el retrato de lo que vamos a explicar en esta mañana.: “Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. Todas vuestras cosas sean hechas con amor.”

Ahora, ese es un texto muy corto, pero está literalmente cargado de cosas que necesitamos entender. Es un tipo de texto de alto impacto. Vamos a ver en esta mañana cinco imperativos maravillosos que yo llamo principios para una vida poderosa que están en estos dos versículos.

Pero permítame comenzar al explicar el contexto un poco. De todas las iglesias en el Nuevo Testamento a las que Pablo escribió, no hubo una que estuviera en tantos problemas como la Iglesia Corintia. No hubo una que fuera tan pecaminosa como la Iglesia Corintias No hubo una que fallara tanto en no hacer lo que Dios diseñó que Su Iglesia fuera. Los corintios realmente estaba en problemas. De hecho, usted recordará no hace mucho tiempo atrás, los solíamos llamar los corintios carnales. Si algo estaba mal, ellos lo hacían al máximo nivel posible. Había muchos problemas. Y como consecuencia, debido a que probablemente es la Iglesia del Nuevo Testamento que está en la peor forma posible, recibió la mayor cantidad de reprensión. Ninguna Iglesia es tan reprendida como esta.

Por otro lado, esa es una evidencia de amor; porque el amor es algo que amonesta y reprende cuando el pecado es visible. De hecho, quiero que recuerde que, si usted toma los 16 primeros capítulos de 1 Corintios y si usted toma los 13 capítulos de 2 Corintios, eso nos da un total de 29 capítulos escritos para enderezar a una Iglesia.

Ahora, en términos de capítulos, eso lo hace el libro más largo del Nuevo Testamento. No hay otro libro que tenga 29 capítulos. El que más se acerca es Mateo y Hechos, pero éste tiene 29 capítulos porque había tanto que decir, porque había un desastre tan grande en Corinto. No se usted, pero a mí no me gustaría que me escribieran 29 capítulos para tratar de corregirme. Pero eso es lo que sucedió en Corinto.

El libro está cargado de reprensión, pero también está cargado de amor, porque, como puede ver, es el amor lo que llama a la justicia, ¿no es cierto? Es el amor lo que siempre reprende. Es el amor lo que dice “aquí está el camino, camina por él”. En 1 Corintios 4:14, usted tiene lo que es la clave del libro y esto dice, 1 Corintios 4:14 dice, “no os escribo estas cosas para avergonzaros, sino como a mis hijos amados os amonesto.”

Primera de Corintios no fue escrita para avergonzarlos. Esto no fue simplemente para golpearnos, sino que fue escrita a partir del amor para amonestarlos a vivir una vida justa para que pudieran comenzar a heredar la bendición de Dios. Entonces, es un libro de amor. El amor hace esto. Finalmente, el libro entero, en cierta manera, llega a su culminación en el capítulo 13, ¿no es cierto?, con una gran definición del amor.

Entonces Pablo los ha reprendido, sí, pero su reprensión es una reprensión de amor. Él les escribe para destrozar cualquier tipo de pecaminosidad y él enfrenta todo problema que tuvieron. Catorce capítulos de esta primera epístola para corregir su conducta errante y un capítulo para corregir su teología errante. Ahora, él llega al capítulo 16 con algunas cosas para terminar. Entre las cosas con la que él cierra, está este segmento corto en los versículos 13 y 14.

Con mucha frecuencia, al final de las cartas de Pablo todo no siempre está conectado de manera muy cercana. Puede haber un poquito de esto y un poquito de aquello. Es algo así como una posdata. Creo que el libro formal terminó en el versículo 58 del 15. El versículo 58 es el ‘por lo tanto’ de la carta entera. “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.” Ése es el clímax. Y después, viene una posdata.

Ahora, unas cuantas palabras en cuanto a la colecta y aparentemente, ellos habían preguntado acerca de esto y entonces, él enfrenta esto al final. Después de unas cuantas palabras acerca de cómo él llevaba a cabo la obra del ministerio. Y más adelante, unas palabras acerca de ciertas cosas que estaban sucediendo en la Iglesia en una despedida para terminar. Pero conforme vemos este capítulo, lo que en cierta manera sobresale son estos imperativos en los versículos 13 y 14. Hay cinco imperativos en el griego. Esto los hace mandatos. No son opcionales. Son demandas por parte del Espíritu Santo para el creyente. Los llamo principios para vivir poderosamente.

Lo que hacen, y esto es muy interesante, estaba tratando de reestructurar el pensamiento de Pablo en mi mente, y conforme comencé a estudiar estas cinco cosas, descubrí que básicamente lo que hacen son el lado positivo de todos los negativos que él presentó en los primeros 15 capítulos. Invierte la situación. Durante 15 capítulos, él ha dicho: “no a esto, no a aquello y no hagan aquello y dejen de hacer esto y dejen de hacer aquello.” Y ahora, de pronto él dice: “miren, hagan esto y hagan esto y esto hagan, esto.” Este es el otro lado, la otra cara.

Él les da cinco mandatos militares, por así decirlo, como si un sargento los presentara. “Velad, estad firmes en la fe, portaos varonilmente y esforzaos, todas vuestras cosas sean hechas en amor.” Ahora, realmente, si ellos tan sólo hubieran respondido a estas cinco cosas, el resto del libro nunca hubiera sido escrito, porque estas son las cosas que invierten los errores presentados anteriormente. Veamos estas cinco. Pueden seguir en el bosquejo que se les proveyó en el boletín si lo desean; y veamos estos cinco mandatos militares dados al creyente.

Número uno: esté alerta. La primera es éste alerta. La palabra en el versículo 13 es velar. Velar. Ahora, si usted nombró a su hijo Gregorio, usted lo llamó ‘velar’. En griego la palabra grēgoreō, velar, estar alerta. Realmente significa, puede ser utilizada en un sentido físico, estar despierto, en oposición a estar dormido. En 1 Tesalonicenses 5:10 dice: “Cristo, quien murió por nosotros, sea que estemos despiertos o durmamos.” Y él ahí usa la palabra para estar despierto y significa estar vivo en contraste a estar muerto.

Pero en el mismo capítulo, 1 Tesalonicenses 5:6, es usado de una manera espiritual. “No durmamos como los demás sino estemos despiertos y seamos sobrios.” Entonces, podría ser una palabra que es usada de despertar físicamente o podría ser usada de despertar espiritualmente. Aquí es usada en un sentido espiritual. Él obviamente no está escribiendo a las personas que están dormidas físicamente. Él está escribiéndole a personas que están dormidas espiritualmente. Él dice ‘despierten, estén alertas’. Según la mayoría de los lexicones, la palabra tiene más que ver que tan sólo estar despierto en contraste a estar dormido. Tiene la idea de estar realmente despierto, y estar consciente. Es un esfuerzo determinado por estar alerta.

La idea es saber lo que está pasando, incidentalmente la palabra aquí, la palabra velad o despertad o estad alertas es usada 22 veces en el Nuevo Testamento y es usada una y otra vez en referencia a cristiano. La vida cristiana debe ser una vida de estar alerta. Tenemos que estar despiertos. Tenemos que estar alertas. Tenemos que tener nuestro sentido agudo para entender lo que está pasando, para evaluar y estar conscientes de lo que el adversario está haciendo. Usted no puede vivir la vida cristiana, está diciendo Pablo, en un estado de estupor. Tiene que estar alerta.

Ahora, esto fue parte de las conductas corintia. Estaban en un estupor todo el tiempo. En primer lugar, muchos de ellos estaban en un estupor físico. Francamente, estaban borrachos, estaban ebrios. Primera de Corintios 11, versículo 21 dice: al comer, cuando se congregan creen que es la mesa del Señor, pero no lo es. Cuando se congregan no es por aquello en lo que lo convierten. Él dice ‘cuando se congregan, uno empieza a comer antes del otro su propia cena, uno tiene hambre y el otro está ebrio.’ Literalmente se estaban emborrachando. Entonces, estaban en un estado de estupor.

Ahora, una de las razones por las que no deben emborracharse, entre otras, es que cuando usted se emborracha ya no está alerta de lo que le está pasando en su vida cristiana. Usted no está alerta a Satanás. Usted no está alerta a lo que Satanás está haciendo. Usted no está alerta a la tentación. Usted no está alerta a las necesidades. Usted no está alerta a nada. Y esa es una buena razón por la que usted nunca debe participar en nada que lo vaya a llevar bajo su poder y lo va a cegar y va a evitar que usted esté alerta.

Bueno, ellos estuvieron en un estado de ebriedad física en ocasiones. Pero el punto primordial aquí de Pablo no es lo físico, sino lo espiritual. Ellos estaban en un estupor espiritual. Ellos simplemente no estaban alertas. Ahora, esa es una situación mortal para un cristiano. Por cierto, conforme usted viaja y habla con varios cristianos en varias iglesias en donde la Biblia no es enseñada y en donde realmente no entienden los principios espirituales, viven la mayor parte de su vida cristiana en un estupor, fuera de control. Realmente, nunca saben lo que está pasando. Usted les presenta alguna verdad espiritual simple y dicen: “¡oh!” Como si apenas hubieran caído del cielo.

Permítame mostrarle lo que quiero decir: simplemente quiero regresar en el libro y en cada punto de estos cinco mandatos, quiero mostrarle la situación opuesta en Corinto. Y cómo es que estas cinco cosas simplemente eran la respuesta inversa a todos sus problemas.

Retrocedamos. ¿Estaban alertas? La respuesta es no. Simplemente escuche, no trate de buscar estos versículos. Simplemente escuche por un minuto. En Primera de Corintios 5:6 él dice: “¿no sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?” Él dice: “por favor, ¿no saben que no pueden dejar que pecadores participen de la comunión sin que tenga un efecto la comunión?

En el capítulo 5, versículo 12 él dice: “¿No juzgáis vosotros a los que están dentro?” ¿No evalúan a la gente para saber si ayudan a la comunión o la dañan? Primera de Corintios 6:2, él dice: “¿no sabéis que los santos juzgarán en el Reino?” ¿Por qué no se encargan de sus asuntos de la manera en la que Dios realmente les ha concedido autoridad en lugar de llevarlos ante un juez pagano?

Entonces, él les dice: “¿No saben que no pueden dejar entrar a la levadura? ¿No saben que deben juzgar al pecado en medio de ustedes? ¿No saben que Dios les ha dado la autoridad de juzgar en el Reino? Ciertamente, deberían tener la capacidad de enfrentar los asuntos aquí y no tener que arrastrarlos a las cortes legales paganas.

En primera de Corintios 6:13 dice: “¿no sabéis qué juzgaremos a los ángeles? ¿No saben qué llamado tan alto tenemos delante de Dios y que debemos tener la capacidad de resolver nuestros propios problemas?” En el capítulo 6, versículo 4, él dice: “¿no hay nadie sabio entre vosotros?” Capítulo 6, versículo 9: “¿no sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios?” Capítulo 6, versículo 15, “¿no sabéis que vuestros cuerpos son los miembros de Cristo?” Capítulo 6, versículo 16 “¿no sabéis que el que se une a una ramera es una carne con esa ramera? Capítulo 6, versículo 19 “¿no sabéis que vuestro cuerpo es el templo del Espíritu Santo?”

Ahora, el problema con los Corintios es que ellos no sabían, ¿se da cuenta? Usted no puede estar alerta si usted no sabe, ¿verdad? Estaban en un estupor espiritual. Entonces, en 1 Corintios 8:9 él dice “mirad, despierten.” Primera de Corintios capítulo 10, versículo 12: “mirad.” Capítulo 12, versículo 1, él dice: “ahora, hermanos, acerca de los espirituales, no quiero que seáis,” ¿qué?, “Ignorantes.” Pero lo son. Eran ignorantes, estaban fuera de control, no estaban alertas. El resultado fue que su Iglesia era un desastre.

Usted puede resumir el problema corintio en el 6:12, esta parte por lo menos de esto. Pablo dice: “todas las cosas me son lícitas, pero no todo me conviene.” Todas las cosas me son lícitas, pero no seré dominado por nada. Los corintios, debido a que estaban en un desenfreno tal, fueron traídos bajo el poder de todo. Eran víctimas de todo. Toda filosofía humana falsa. Todo tipo de conducta humana equivocada. Fueron víctimas de esto porque no estaban alertas. No sabían, no sabían, no sabían. Usted dice: “¡pobres, no tenía los recursos!” Oh, sí, los tenían. Ellos tenían suficientes recursos.

Y esta es la razón por la que en el 15:34 de Primera Corintios, él dice: “despierten a la justicia y dejen de pecado.” Como puede ver, él los está llamando a despertar. Escuche, el creyente debe estar alerta. Usted nunca vivirá la vida cristiana con un sentido de victoria al andar viviendo por todos lados en ignorancia. Nunca. Usted nunca operará en base a principios que usted no conoce. Si usted dice: “bueno, no sé,” como cristiano, usted estará en muchos problemas. Usted acaba de perder el gozo de estar en la voluntad de Dios. Y el gozo de ver cómo Dios bendice cuando usted está en ella, porque usted no sabe cuál es la voluntad de Dios.

Ahora, el Nuevo Testamento dice mucho acerca de aquello en contra de lo que debemos estar alerta. Siempre y cuando estemos despiertos, usted dice, “John, ¿qué es lo que estoy buscando?” Bueno, número uno, la Biblia dice “cuidado con Satanás”. Éste alerta a Satanás. Pero dice en 1 Corintios 5:8: “velad y estad alertas porque vuestro adversario, el diablo, anda alrededor,” ¿qué?, “Como león rugiente buscando a quién devorar.” ¿A quién da devorar? Al que no está velando, al que no está alerta.

Usted necesita estar alerta a las sutilezas de Satanás. Usted necesita entender cómo es que él opera. Usted necesita saber que básicamente él es un entrenador de fútbol americano con sólo tres jugadas. Y eso debe llevarlo a ejercer una defensiva simple. Los deseos de la carne, los deseos de los ojos y ¿qué? La vanagloria de la vida. Él viene mediante esas tres olas todo el tiempo.

Usted debería aprender sus estrategias. Usted debe estar consciente, estar alerta. Usted no debe ser atrapado porque él anda alrededor buscando a la persona que está tomándose una siesta, como el hombre que sale ahí, en donde hay leones; y se sale de su auto, y se toma una siesta en el césped. Él está buscando a ese tipo de hombre. Entonces, éste alerta a lo que Satanás hace. 

En segundo lugar, éste alerta a la tentación. Marcos 14:38, Jesús dijo: “velad y orad para que no entréis en,” ¿qué? “Tentación.” Más vale que éste alerta a la tentación. Hombre, Satanás ataca desde ángulos en los que usted nunca ha pensado. Usted no sólo puede andar viviendo en el mundo exponiéndose a todo sin que lo afecte. Lo va a engañar. Lo va a exponer a la tentación. Véle, mantenga sus ojos abiertos.

Lo tercero de lo que habla el Nuevo Testamento es “éste alerta a la apatía y a la indiferencia.” La Iglesia en Sardis, en Apocalipsis capítulo 3, dice “tienes un nombre de que estás vivo, pero estás muerto.” Éste alerta. “Vela y fortalece las cosas que quedan.” Escuche, una Iglesia en cierta manera puede flotar y terminar en la apatía. Un cristiano puede llegar a volverse alguien que está satisfecho consigo mismo y se vuelve apático e indiferente y el Señor le dijo a la Iglesia en Sardis: “voy a venir como ladrón en la noche en juicio contra ti.”

El Señor vendrá en disciplina en contra de un cristiano apático, indiferente, que no enfrenta sus pecados, que no enfrenta su debilidad, que no enfrenta su desobediencia. No crea que usted simplemente puede vivir en un estado de apatía y hacer lo que quiera sin recurso alguno. Yo creo que Dios va a disciplinarlo y yo creo que Él lo disciplina porque Él es un Dios amoroso que quiere disciplinarlo para que usted viva de manera apropiada, para que Él pueda derramar todas Sus bendiciones que quiere que usted tenga.

Entonces, la apatía es otra cosa contra la cual usted debe estar alerta. Vea su vida. Cuando usted llega al punto en el que usted ya está cómodo en su pecado y ya no está tratando de enfrentarlo, usted realmente está en muchos problemas. Así que cuidado con eso.

Otra cosa, esté alerta en contra de los falsos maestros. Al escribirle a Timoteo, Pablo dijo en 2 Timoteo: “hombre, habrá personas que entrarán y que van a venir y que no van a enseñar sana doctrina. Ellos van a desviar los oídos de las personas de la verdad y los van a volver a las fábulas.” En el versículo 5 de 2 Timoteo 4 dice: “Vela.” Necesita estar consciente de la enseñanza falsa, de la doctrina falsa. Mantener su mente alerta.

En quinto lugar, la Biblia nos dice que debemos velar en oración. Pedro dice: “velad en oración,” 1 Pedro 4:7. Pablo dice en Efesios 6:18: “orando siempre con toda oración y súplica velando con toda perseverancia.” Debemos velar. Usted no puede orar sin saber lo que está pasando. Yo solía hablar de Marci cuando era pequeña. Ella siempre decía: “querido Dios, bendice al mundo entero.” Yo le decía: “Marci, no puedes decir eso. ¿Qué quieres decir con bendice al mundo entero? Tienes que ser específica, mi amor. Dios, bendice al mundo entero no sirve. Lo que necesitas hacer es suponer que Dios quiere orar acerca de asuntos específicos y eso es velar.” ¿Cómo es que usted puede velar si usted no sabe lo que está pasando? Sea específico.

Muy bien, una última cosa. Éste alerta contra Satanás, esté alerta contra la tentación, éste alerta en contra de la apatía, esté alerta en contra de los falsos maestros, éste en oración. Finalmente, esté alerta esperando el regreso del Señor. El Nuevo Testamento dice en Mateo 24:42, 25:13 Y en otros pasajes: “el Señor viene.” Velad porque no sabéis el día ni la hora. Velad. ¿Qué quiere decir velad? ¿Acaso significa simplemente andar así todo el tiempo? Bueno, no lo veo hoy. No. Significa mira aquí porque Él viene. No allá. Observe su vida. Usted tiene una cantidad de tiempo limitado para hacer lo que Dios le ha dado para hacer. Éste alerta. Entonces, eso es bueno. Sólo quiero hacer eso.

Los corintios fallaron. Los corintios no estuvieron alertas. Y como consecuencia, fueron víctimas de Satanás. Fueron víctimas de la tentación. Fueron víctimas de la apatía y la indiferencia. Fueron víctimas de los falsos maestros. Fueron víctimas de una vida sin orar, fueron víctimas de una vida carente de oración y no estaban listos para el regreso del Señor. Inclusive estaban negando la resurrección. Entonces, Pablo les dice ‘miren, ustedes un simplemente van a invertir todo esto si tan sólo están alertas.’ Como puede ver, eso va a resolver tantos problemas, si tan sólo despierta.

Usted pregunta cómo se hace eso. Le voy a decir cómo. Todas las advertencias que usted necesita conocer están en la Palabra de Dios. Así que, para velar, simplemente lea este libro. Es como un microscopio que revela toda sutileza pequeña de Satanás. Revela todo. Esté alerta. Concéntrese en este libro y después, aplique estos principios.

Como puede ver, la Palabra de Dios es útil para doctrina. Como puede ver, la Palabra de Dios es útil para enseñar, para instruir en justicia, para hacerlo perfecto, para madurarlo. Simplemente, métase en la Palabra. Es su ventana mediante la cual usted puede mirar con atención en un estado de alerta.

Segundo, los principios para una vida poderosa es estar firma. Esté alerta, número uno y esté firme, número dos. Me gusta la gente que está firme. ¿A usted no le gusta? Me cae bien la gente que realmente cree lo que cree y se aferra a ello. Como puede ver, aquí dice: “estad firmes en la fe.” La palabra griega stēkō - y siempre pienso en meter una estaca cuando oigo esta palabra. Hombre, ahí está usted establecido. Él dice: “estad firmes.” como dice Hodge: “No considere todo punto de doctrina una pregunta abierta. Los corintios simplemente estaban volando con la brisa, como pueden ver. Y él dice: “estad firmes”. Hombre, los corintios necesitaban oír esto. Note que él dice: “estad firmes en la fe”. Esta no es fe como algo espiritual, sino la fe es el contenido de la revelación de Dios. Estad firmes en el Evangelio, la fe. La fe, dice Judas, que ha sido una vez dada a los santos. La fe, el cristianismo. Estad firmes en la fe.

Aférrese a la Palabra de Dios. Aférrese al Evangelio es lo que él está diciendo. La fe no debe ser confundida como algo como algo espiritual. En 1 Timoteo 6:12 inclusive dice: “pelea la buena batalla de fe. Pero en el griego no dice eso. En el griego dice ‘pelea la buena batalla de la fe’. Como puede ver, necesitamos pelear para aferrarnos a la fe porque Satanás quiere quitarnos la fe de nosotros. El contenido de la verdad.

Usted dice: “bueno, ¿qué era lo que los Corintios estaban haciendo?” Escuche, no estaban aferrándose a la fe. Permítame hacerle esta pregunta: ¿cuál es el meollo de la fe? Le voy a responder, es esto: que es una fe revelada por Dios. ¿Verdad? El fondo es que nuestra fe, la médula, el meollo, el contenido del Evangelio es revelado sobrenaturalmente por Dios y no tiene igual. Es una fe revelada. ¿Sabe una cosa? Inclusive hicieron a un lado eso. Permítame mostrarle. Regrese al capítulo 3. Ellos no estaban firmes en la fe.

Bueno, regresemos al capítulo 1 por un segundo. Las personas estaban diciendo: ‘oh, la fe cristiana. Eso del cristianismo es solo locura.” ¿No es cierto? Simplemente locura. Eso es lo que estaban diciendo. La predicación de la cruz, versículo 18, es para aquellos que están perdiéndose locura. Simplemente locura. Y toda la gente sabe y todos los escribas y todos los diputadores de este siglo están aferrándose a la sabiduría humana, versículo 20. ¿Se da cuenta? Y ellos están diciendo “ésta la sabiduría, la sabiduría del mundo,” él la llama en el versículo 21. El Evangelio es una piedra de tropiezo y eso es locura.

Ahora, lo que está diciendo es esto: los corintios de hecho habían permitido que la sabiduría humana infectara a tal grado la Iglesia que estaban aceptándola al mismo nivel de la revelación de Dios. En otras palabras, la revelación de Dios había perdido su naturaleza distintiva. Entramos a eso en cierta profundidad cuando estudiamos este texto. Tenían todas estas filosofías humanas, recordará usted, que habían arrastrado a la asamblea corintia de tal manera que estaban mezclando filosofía humana y la Verdad de Dios. Usted no puede hacer eso, amigo mío. Esas son cosas totalmente diferentes. La revelación de Dios no puede estar al mismo nivel de la sabiduría humana. Pero literalmente, estaban quitando el corazón mismo del cristianismo al jugar con la idea de que la filosofía humana era compatible con la revelación de Dios.

Después, usted llega al capítulo 3, versículo 18 y él les tiene que decir: “ninguno os engañe. Si alguno entre vosotros parece ser sabio en las cosas de este siglo, que se vuelva un necio para que él realmente sea sabio.” En otras palabras, si creen que realmente son inteligentes, no entienden. Quiten su sabiduría humana. Y lo que queda, es sabiduría verdadera. Eso es lo que él está diciendo. “No estén engañando a sí mismos.” Y así lo estaban haciendo. Se habían engañado a sí mismos al pensar que la sabiduría humana estaba al mismo nivel que una revelación de Dios. Y estaban quitando el corazón mismo de la fe.

Eso es lo que tenemos en la actualidad. Nosotros tenemos el punto de vista en la actualidad de que la Biblia es simplemente un comentario humano acerca de lo que Dios piensa que existió en la época en la que fue escrita. Eso es sabiduría humana. Estaban quitando el corazón al cristianismo.

Muy bien, el segundo nivel, que yo diría después de que usted ha hablado del cristianismo, a nivel de que es la revelación de Dios, la segunda característica más importante del cristianismo es la persona de Cristo. ¿No diría usted eso? Usted tiene que estar firme en quien Él es. Los corintios ni siquiera estaban haciendo esto. Observe el capítulo 12.

Ellos se habían entregado a sí mismos a una mezcla de paganismo y cristianismo. Habían arrastrado muchas de sus prácticas anteriores de sectas. Habían permitido que muchos de los éxtasis paganos y los trances y todas esas cosas absurdas que eran parte de su religión cultural entraran al cristianismo de tal manera que cuando se reunían, había algunas personas que estaban ministrando verdaderamente en el Señor y en Su Espíritu y había otras personas que simplemente estaban fuera de control. Ministrando supuestamente en algún tipo de éxtasis que realmente era paganismo puro.

Y lo que pasaba era realmente sorprendente. Versículo 2 del capítulo 12, “saben que cuando eran gentiles o paganos” – ethne – “eran arrastrados, eran llevados a estos ídolos mudos como eran guiados.” Por cierto, la terminología ahí habla de ser arrastrado en un estado de éxtasis. Ser arrastrado como alguien que está en una especie de trance espiritual. Él dice ‘ustedes solían ser arrastrados y llevados a estos éxtasis cuando ustedes adoraban a estos ídolos mudos. Y ahora, la esencia de lo que pasaba es que ustedes están dejando que suceda en la asamblea.’ ‘Pero les digo,’ versículo 3, ‘ningún hombre que esté hablando por el Espíritu de Dios llama a Jesús anatema.’

¿Sabe lo que sucedió en su asamblea? La gente estaba literalmente poniéndose de pie en el medio de este éxtasis supuestamente bajo la inspiración del Espíritu Santo y maldecía a Jesús. Estaban maldiciendo a Jesús. Ahora, los corintios no estaban firmes en la fe cuando ellos estaban atacando la autoridad de la Palabra de Dios, la autoridad exclusiva de la Palabra de Dios y cuando ellos literalmente estaban maldiciendo a Jesús. Estaban quitándole el corazón al cristianismo.

En tercer lugar, vea el capítulo 15. En el capítulo 15 les dice en el versículo 12, escuche esto, “si se predica que Cristo resucitó de los muertos, ¿cómo es que hay alguno entre vosotros que dicen que no hay resurrección de los muertos?” ¿Cómo pueden creer esto? Uno, están atacando la autoridad de la Palabra de Dios. Dos, están negando la realidad de Jesucristo. Tres, están diciendo que no hay resurrección. Ellos simplemente quitan el corazón del Evangelio. ¿Se da cuenta?, no estaban siendo firmes en la fe. Estaban lejos de ello.

Entonces, cuando Pablo dice: “estad firmes en la fe,” él dice, “regresen a la autoridad de la Palabra de Dios, regresen a la persona de Cristo y regresen a la resurrección, la cual es la piedra angular más importante del cristianismo.” Como puede ver, eso es realmente lo que él está diciendo cuando está diciendo esa pequeña frase: “estad firmes en la fe.” Está invirtiendo todos esos negativos que acabo de compartir con usted.

Como puede ver, 1 Corintios podría haber sido escrito en estos dos versículos si todas estas cosas no fueran una realidad en ellos. Él simplemente habría tenido que re enfatizar ‘sigan velando’. Sigan manteniéndose firmes en la fe. Sigan haciendo lo que están haciendo, conforme estos cinco principios invierten la situación problemática entera en Corinto. Entonces, él dice: “velad y estad firmes.”

Ahora, la Biblia nos dice que estemos firmes. Hombre, realmente lo hace. Tenemos que ser fieles a la fe. Segunda de Tesalonicenses 2:14 dice: “El Evangelio es aquello mediante lo cual hemos sido llamados para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Por tanto, hermanos, estad firmes.” Ahora escuche, “y aférrense a las tradiciones que se les han enseñado sean por palabra o por esta epístola.” Ustedes se aferran a estas cosas que se les han enseñado por palabra o por la epístola. De nuevo lo digo, ¿cuál es la clave entonces, hermanos? ¿Cuál es la clave para ser firmes? La Palabra, ¿no es cierto? Es la doctrina apostólica. Son las epístolas.

Si usted va a estar alerta, usted tiene que concentrarse en la Palabra y ver al mundo a través de la Palabra. Si usted va a estar firme, usted tiene que saber cuál es la doctrina de la Palabra y tiene que mantenerse alerta. Entonces, la clave para estar alerta, la clave para estar firme es la Palabra.

Ahora, el Nuevo Testamento dice mucho acerca de estar firme. Dice: “estén firmes en su devoción a Cristo,” Filipenses 4.1. “Estad firme en el Señor.” Sea firme en su compromiso con Cristo y en su creencia de sus recursos.” Él dice: “sean firmes en unidad.” Filipenses 1:27 dice: “estad firmes en un espíritu,” Filipenses 1:27. Éste firme en unidad. Dice: “estad firme en libertad.” Gálatas 5:2.1 estad firmes en la libertad con la que Cristo os ha hecho libres y no se vuelvan a enredar con el legalismo. Dice: “estad firmes en la voluntad de Dios.” Epafras está orando y en Colosenses 4:12, “para que podamos estar maduros y completos en toda la voluntad de Dios,” dice, “esté firme contra Satanás.” Por cierto, Efesios 6, “fortaleceos en el Señor, porque no tenemos contra lucha contra carne y sangre,” y demás; y después sigue “y habiendo hecho todo, estad firme contra Satanás.”

Entonces, debemos estar firmes en nuestra devoción a Cristo, estar firmes en unidad, estar firmes en libertad, estar firmes en la voluntad de Dios, estar firme contra Satanás, sólidos, de pie, no siendo llevados por todo viento de doctrina, no engañados por espíritus engañadores y doctrinas de demonios. Los corintios no estaban siendo firmes y no estaban alertas. Entonces, no podían estar firmes en el Evangelio, firmes en devoción a Cristo, firmes en el uso apropiado de la libertad, firmes en unidad, firmes en la voluntad de Dios o firmes en contra de Satanás. Ellos no estaban lo suficiente en la Palabra.

En tercer lugar, otro mandato militar disparado por Pablo es este: “velad, firmes en la fe,” me encanta este, “portaos varonilmente”. “Portaos varonilmente.” A esto lo llamo sea maduro. Sea maduro. “Actúe como hombre.” Eso simplemente significa actuar como un hombre. Es una palabra interesante que aparece, creo, si me acuerdo correctamente sólo aquí en el Nuevo Testamento. Sí. Es la única vez que jamás es usada, pero es usada en la Septuaginta y traducida con frecuencia ‘sed valientes’.

Entonces, tiene la idea de valentía, pero también es utilizada en referencia a madurez. Ambas se encuentran aquí. La idea es de valentía y madurez. Pero de nuevo, ¿acaso estas no son casi iguales? Un niño, alguien inmaduro tiende a no ser valiente. Una persona madura tiende a ser valiente. Un niño tiende a ser más bien temeroso. Una persona madura tiende a tener un sentido de control, de confianza. Eso es esencialmente lo que él está diciendo. Deben ser hombres valientes, maduros, condúzcanse de una manera varonil. Podría ser una manera de traducir andrizo (-omai).

Permítame tan sólo enfatizar el elemento de madurez aquí porque la parte de valentía también tiene que venir detrás de la madurez. En el capítulo 14, versículo 20, Pablo había enfrentado tantas veces a los corintios acerca de esto, pero observe lo que dicen en el 14:20. “Hermanos,” él dice, “no seáis niños en entendimiento.” No seáis niños en el entendimiento. En la maldad, sean niños; pero en el entendimiento, sean hombres, crezcan. Él les ha dicho esto a ellos en tantos términos una, y otra, y otra y otra vez. En el capítulo 4, él dijo: “tengo que hablarles como hijos.” Y él dice: “tengo que tratarlos como niños pequeños y si no se corrigen, voy a venir; y si yo vengo, voy a tener que disciplinarlos si tengo que hacerlo.” Él realmente dice esto, él dice ¿quieren que venga con una vara? ¿Y darles y darles y darles si no de corrigen? Eran un grupo de bebés. No eran un grupo de hombres con entendimiento. No eran hombres en valentía y no eran hombres en madurez. Eran bebés que estaban peleando, inmaduros. Estaban flotando de doctrina falsa en doctrina falsa, como dice Efesios 4:14. Simplemente, eran infantiles y por consecuencia, no podían defenderse a sí mismos de los ataques de Satanás.

Regrese al tercer capítulo, el texto más conocido acerca de este tema. Y yo, hermanos, dice él, no pude hablar a vosotros como espirituales sino como a carnales, como a bebés en Cristo. Os he dado leche y no vianda, no alimento sólido, porque hasta este entonces, no lo pueden soportar ni son capaces. Ahora, son como un grupo de bebés, ni siquiera les puedo dar buena comida sólida. Tengo que seguirles dando esta leche. Eran infantiles, no habían crecido. Tenían que ser tratado como niños, tenían que ser disciplinados. Inclusive tenían rivalidades de hermanos. Estaban llevando a los hermanos a la corte, peleando. Y Pablo inclusive les dice en el capítulo 13, cuando era niño, hablaba como un niño. Pero cuando me volví hombre, me quité lo infantil. Inclusive su adoración religiosa era infantil. Todo estaba basado en sentimientos y emociones en lugar de estar basado en la Verdad y la doctrina.

Entonces, Pablo les dice que crezcan. ¿Y sabe una cosa?, si ellos tan sólo hubieran crecido, hubieran evitado muchos problemas. Carnalidad, peleas, frecuencias, berrinches, un tipo de religión infantil, algo emocional habría sido reemplazado si ellos hubieran contemplado la Verdad, si ellos hubieran sido hombres en su entendimiento. Esa es la razón por la que creo que la enseñanza de la Palabra de Dios, la música que la Iglesia presenta, la estructura de la Iglesia, siempre debe apelar al nivel más elevado para llevar a la gente a ese lugar de madurez. Y no siempre tan sólo a los sentimientos y a las emociones. Los cuales son básicamente el nivel de la niñez. Entonces, él les dice: “crezcan.” Y si ellos hubieran crecido, habrían cambiado muchas cosas. Entonces, él les dice estén alertas. Y si hubieran estado alertas, no se habrían metido en este desastre. Estén firmes. Y si hubieran estado firmes, no habrían hecho a un lado su teología. Sean maduros, porque si hubieran sido maduros, habrían eliminado todos los problemas y peleas e ineptitudes de inmadurez.

Por cierto, una persona debe ser madura, ¿no es cierto? Segunda de Pedro 3:18 dice que deben crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. En Efesios, capítulo 4, versículo 13, él dice que todos debemos crecer a la plenitud de la estatura de Cristo. Crezcan hasta llegar a ser como Él, quien es la cabeza. No sean niños, ¿se dan cuenta? Crezcan.

Usted pregunta cómo hace eso. “Sé cómo estar alerta. Sé que tengo que ver a través de la Palabra. Sé cómo debo estar firme. Conocer la doctrina de la Palabra, pero, ¿cómo puedo crecer?” Le voy a decir cómo. “Desead como un niño recién nacido la leche espiritual para que crezcáis por medio de ella.”

Es lo mismo. Simplemente, métase en la Palabra y verá que estar alerta, ese es un gran lugar en donde comenzar. Usted estará firme y comenzará a madurar. No es tan difícil. Todo está aquí en la Palabra.

En cuarto lugar, y este es el único verbo en forma pasiva en el texto, esforzaos, él no dice ‘sean fuertes’, ¿sabe por qué? Porque usted no puede fortalecerse a sí mismo. Eso es algo que tiene que hacer el Señor. Eso es como Pablo dijo en Efesios 6:10, ‘fortaleceos en el Señor y en el poder de Su fuerza.’ Sed fortalecidos, dice. El Señor lo ha usado. El Señor Jesús, en Lucas 2:40, donde dice que el niño creció y se volvió fuerte en espíritu, es una palabra que puede significar un fortalecimiento del espíritu, fortalecimiento del interior, un hombre interior fuerte, un espíritu fuerte. Escuche esto: que puede superar la carne, como 2 Timoteo 2:1: “pero tú, hombre de Dios,” él dice, “fortaleceos en la gracia que es en Cristo Jesús.” Es un espíritu fuerte, que supera la carne. Los corintios no estaban fortalecidos. La carne dominaba. Lo que la carne les decía que hicieran, lo hacían. Ellos no podían enfrentar la carne, él dice ‘son carnales’. Son víctimas de la carne.

Ahora, lo que es sorprendente acerca de esto es que ellos pensaban que eran fuertes. Hombre, ellos pensaban que eran algo fuera de serie. De hecho, ellos dijeron en el capítulo 4, dice Pablo: “creen que me da miedo venir. Ustedes se sienten tan superiores que me da miedo enfrentarlos.” Él nunca va a venir y nos va a ver, son demasiado difíciles de enfrentar.

Él dice en el capítulo 10, versículo 12: “así que el que piensa que está firme, mire que no caiga.” Ellos pensaban que eran tan fuertes. No eran nada de eso.

Observe el cuarto capítulo y observe cómo Pablo enfrenta este elemento de debilidad. Por cierto, hay muchas otras ilustraciones de cada uno de estos puntos que no tenemos el tiempo de ver. Simplemente, estoy tomando un par que representan a todo esto, pero digo que el libro entero realmente es el trasfondo negativo de estos cinco principios.

Pero observe 1 Corintios capítulo 4, él dice en el versículo 6: “están envanecidos”. Versículo 18: “están envanecidos”. Capítulo 5, versículo 2: “están envanecidos”. No hay duda al respecto, estaban envanecidos. Ellos pensaban que eran muy importantes. Que eran muy fuertes, superestrellas espirituales.

Entonces, él dice, permítanme hablarles un poco. Son tan orgullosos, versículo 7, ¿quién los hizo diferentes? ¿O qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido? ¿Qué te hace pensar que eres tan importante? Si tú eres diferente de cualquier otra persona, es porque Dios te hizo así. Y si tienes algo que Dios te dio, y tú no tenías nada contigo de cualquier manera, ¿realmente crees que eres tan importante? Hombre, pensaban que eran tan fuertes, tan orgullosos.

Entonces, él dice en el versículo 8, se vuelve tan sarcástico, ésta es la parte más sarcástica del libro: “ahora están saciados, ahora están ricos, ustedes han reinado como reyes sin nosotros. ¿No son ustedes tan superiores? Llenos y ricos y realeza.” Y después, él dice: “me gustaría que reinaran.” Es todo simplemente sarcasmo. “Me encantaría que reinaran.” Pensaban que simplemente eran reyes, ricos, llenos.

Después, él hace una comparación; él dice: “creo que Dios nos ha colocado a nosotros los apóstoles como los últimos, como destinados a morir.” Él comienza a compararlos con los apóstoles, “porque hemos sido hechos espectáculos del mundo y los ángeles y de hombres.” Ahora, observe lo sarcástico que él se vuelve aquí: “nosotros somos necios por causa de Cristo, pero ustedes sabios en Cristo. Somos débiles pero ustedes, fuertes.” Como puede ver, ellos pensaban que lo eran.” Ustedes son honorables, pero nosotros somos los menospreciados.” En otras palabras, él dice: ‘hombre, por lo que ustedes dicen que son los importantes, nosotros somos los perdedores.” Así de orgullosos eran. Estaban menospreciando desde su punto de vista a los apóstoles.

Él dice: “hasta este momento tenemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos golpeados. No tenemos dónde vivir. Trabajamos con nuestras manos. Somos menospreciados. Somos perseguidos. Somos difamados. Nos hemos vuelto la escoria del mundo, la escoria de todo. Eso somos nosotros.” Pero ellos pensaban que eran importantes. No sabían que Pablo estaba diciendo la verdadera grandeza viene a través de la humildad verdadera. ¿Verdad? Cuando somos débiles, somos ¿qué? Fuertes. Él dijo eso en la segunda carta que les escribió. Ellos pensaban que eran tan fuertes. Y ellos no eran fuertes en absoluto. Debido a que eran tan débiles espiritualmente, de hecho, se volvieron físicamente débiles y, debido, escuche esto, Primera de Corintios 11:30 dice: “debido a su debilidad espiritual y a la manera en la que han tratado las cosas sagradas muchos de ustedes están débiles y enfermos y algunos de ustedes,” ¿qué?, “Duermen.” En otras palabras, su debilidad espiritual había traído debilidad física, enfermedad y muerte. Pensaban que eran tan fuertes. Ellos eran débiles. Eran débiles.

Pablo tuvo que instarlos en el capítulo 9, versículo 24. Él dice: “miren, ¿no saben que esta es una carrera? ¿No saben que si van a ganar van a tener que correr y si van a correr, van a tener que esforzarse para dominar? Eso significa disciplinarse a sí mismo, ser controlado en todas las cosas, usted no puede vivir la vida cristiana a medias si usted va a correr, va a correr para ganar. Y si va a correr para ganar, va a tener que disciplinarse a sí mismo, dice Pablo. “Golpeo a mi cuerpo y lo pongo en servidumbre,” disciplina personal.

Los corintios débiles indisciplinados pensaban que eran tan fuertes. Ellos pensaban que podían rienda suelta a lo que sintieran sin preocuparse por el hombre o por Dios. Y Pablo dice: no pueden hacer eso, les estoy diciendo que tiene que involucrarse en una vida de negación personal y una vida de sacrificio personal y una vida de disciplina personal.

El Nuevo Testamento nos dice que seamos fuertes. Efesios 6:10 nos dice que seamos fuertes en el Señor en contra de Satanás. Filipenses 4:3 nos dice que seamos fuertes en el servicio. Pablo dice: “todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Él estaba hablando de su ministerio y su servicio. La palabra de Dios nos dice que seamos fuertes en buenas obras. Colosenses 1 10 y 11: “debemos hacer buenas obras siendo fortalecidos.” En Daniel 11:32, ese gran versículo que dice: “el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará.”

Usted dice: “bueno, ¿cómo John? Estando alerta, estando firme, siendo maduro mediante la Palabra; pero ¿cómo puedo ser fuerte?” Bueno, ese es algo pasivo. Un verbo pasivo. Eso viene de otra fuente. Usted pregunta cuál es la fuente. El Salmo 27:14 dice esto: “espera en Jehová, anímate y Él fortalecerá tu corazón.” Espera, digo yo, en Jehová.” ¿Quién es el que nos da fortaleza? Es el Señor. Es el Señor. “Fortaleceos en el Señor y en el poder de Su fuerza.” Efesios 6:10.

Usted pregunta cómo. Por medio de Su Espíritu Santo. Efesios 3:16 dice que debemos ser fortalecidos por Su Espíritu en el hombre interior. Conforme usted entrega su vida al Espíritu de Dios, entonces será fortalecido por Su fortaleza. Ahora, hemos hablado mucho de ese principio. Tan sólo le estoy recordando a usted este principio ahora. La fortaleza real es de Dios mediante Su Espíritu. Pablo dice: “oro por ustedes, porque sean fortalecidos por Su Espíritu en el hombre interior. Conforme usted cede al Espíritu, Él lo fortalece a usted.” ¿Ve usted la simplicidad de lo que Pablo está diciendo? Si usted tan sólo se mete a la Palabra y usted cede al Espíritu, usted estará alerta, estará firme, será maduro y estará fortalecido.

Hay un quinto punto: sea amoroso. Sea amoroso. Esto es uno muy importante porque equilibra todo lo demás. Si tan sólo tuviéramos los primeros cuatro, podríamos volvernos algo militantes en el mundo. Duros. Entonces, él dice en el versículo 14: “todas vuestras cosas sean hechas en amor.” Literalmente, en amor. “Todas vuestras cosas sean hechas en amor.” Aquí estamos. Acabamos de recibir órdenes para marchar. Acabamos de afirmarnos, estamos listos para pelear, estamos preparados para la guerra. Se nos han gritado estos mandamientos como un sargento lo haría con las tropas para la batalla. Se nos ha dicho que peleemos y al mismo tiempo, él retrocede y dice: “ahora, por cierto, la actitud que todos ustedes quiero que tenga en todo lo que hagan, es una actitud de amor.” Ese es el principio hermoso que suaviza lo demás.

Una valentía que no se acobarda. Un amor que no falla. Tienen que estar lado a lado. Demasiado amor y no suficiente firmeza; y usted va a terminar en sentimentalismo. Demasiada firmeza y no suficiente amor, y usted va a terminar como un teólogo horrendo. Tiene que tener ambos. Tiene que tener amor y doctrina sana. Vemos estas cosas una y otra vez. Una y otra vez a lo largo del Nuevo Testamento. Tienen que estar de la mano. Tienen que estar juntas. Todo lo que usted haga debe ser hecho en amor.

Por amor, nosotros simplemente queremos decir un servicio abnegado, de auto sacrificio hacia el que está en necesidad; eso es todo. Un servicio de sacrificio abnegado al que está en necesidad. No emoción. No un sentimiento, sino un acto de amor, un acto de servicio. Jesús dijo: “amaos unos a otros como Yo os he amado.” La manera en la que Él acababa de amarlos era lavando sus pies; y así es como nosotros amamos, al lavar pies. Esto es satisfacer la necesidad de una persona que tiene una necesidad.

Ahora, los corintios no eran amorosos. Hombre, usted lo sabe. En el primer capítulo, él dice: “están peleando el uno con el otro.” Capítulo 1, versículo 10, él dice: “hay schemata entre ustedes, divisiones.” Capítulo 3, él dice: “yo soy de Pablo, yo soy de Apolo, yo soy de Cefas; yo soy de Cristo. Ustedes son carnales y hay divisiones por todos lados.” Capítulo 3. Capítulo 5, él dice: “son tan perversos con su amor que están actuando en inmoralidad. Creen que el amor es lujuria. No sólo eso, han contaminado a la esposa misma de su padre.” Más adelante, él dice: “se está uniendo a una ramera.” Ellos simplemente habían pervertido el concepto entero del amor.

En el capítulo 6 estaban demandándose uno al otro. En el capítulo 7, los cónyuges estaban privándose el uno al otro. En el capítulo 8, los hermanos más fuertes estaban pisando a los hermanos más débiles. En el capítulo 11, estaban atragantándose de la comida de la cena del Señor y los pobres que llegaban tarde no tenían nada que comer. No había amor ahí. No eran amorosos. Ellos ejercían de manera no amorosa los dones espirituales. Ellos no eran amorosos en nada. Él invierte realmente el estilo de vida entero en ésta única afirmación, “todas vuestras cosas sean hechas en amor.” Eso debería resolver todo.

Tenemos dos cosas, él dice entonces: ¿quiere corregir su Iglesia? Doctrina sana y amor. Usted une estas dos cosas y usted invertirá todo. Usted pregunta de dónde saca el amor. Cómo se obtiene eso. Bueno, las primeras tres vinieron a través de la Palabra. La cuarta le dije que vino a través del Espíritu. Escuche esto: Pablo dice “oro por ustedes,” Efesios 3:16, “para que seáis fortalecidos por Su Espíritu en el hombre interior.” El siguiente versículo dice: “para que conozcáis el amor de Cristo que sobrepasa todo conocimiento.” El amor es del Espíritu. Entonces, tiene al Espíritu y a la Palabra operando juntos para proveer doctrina sana y amor para hacer que el creyente individual sea lo que Dios quiere que sea.

Ahora, escuche. Escuche. Esté alerta, esté firme, sea maduro, sea fortalecido, sea amoroso, son los principios de una vida poderosa. Son generados por la Palabra y por el Espíritu Santo. Se unen para producir doctrina sana y amor, los cuales son los dos pilares que sostienen a la Iglesia. Oremos.

Padre, gracias nuevamente por las verdades prácticas de la Palabra de Dios y sabemos que Tú deseas que nosotros la proclamemos con valentía y que la obedezcamos con disposición. Entonces, haznos que vivamos de esta manera, como Tú quieres que vivamos, para que hagamos verdaderamente todo lo que hacemos para la gloria de Dios. Oramos en el nombre de Cristo. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2016 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar