Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Efesios capítulo 4, los primeros seis versículos, y me gustaría leérselos para comenzar. ‘Yo, pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados: con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor. Solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz, un cuerpo y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación. Un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos y por todos y en todos.’

Pidámosle al Señor que bendiga nuestro estudio.

Padre te pido en este momento que tomes el control de las palabras que hablo, los pensamientos que pienso, y muévelos para cumplir tus fines y tus propósitos. Cumple en tus corazones lo que quieras, a partir del tesoro tremendo de este texto, y te alabaremos en el nombre de Jesús. Amen.

Estamos aprendiendo estos días, los estándares para la vida cristiana. Estamos aprendiendo los principios básicos del andar digno, y hemos estado viendo la verdad de que la médula del asunto es una serie de actitudes internas. Una serie de gracias internas que caracterizan al creyente.

En nuestro último estudio le mencionamos que el asunto al vivir la vida cristiana, no es el asunto de simplemente hacer lo que usted hace, sino mucho más importante es el asunto de lo que usted es. Cuando alguien se convierte en un cristiano tendemos a decirles, ‘ahora que eres un cristiano necesitas leer la Biblia, y necesitas orar y necesitas ir a la iglesia y necesitas hablarle de Jesús a otros’.

Y eso está bien, eso es verdad, pero eso realmente está a un paso distante de lo que realmente importa, porque eso es externo. Y lo que el Apóstol Pablo está diciendo aquí es, ‘mira, ahora que eres cristiano, y ahora que sabes quién eres, esto es lo que quiero que hagas.’ Y él solo habla del hombre interior, únicamente de las gracias internas.

Porque como recordaremos, en el capítulo 3 hasta que usted es fortalecido por Su Espíritu con poder en el hombre interior, usted no puede comenzar a ver el poder de Dios en su vida.

Entonces, todo comienza en el interior. Ese es el asunto de Efesios 4, versículos 1 al 6.

El andar digno comienza en el corazón, el hombre interior.

Ahora el versículo 1 vimos, fue el llamado al andar digno. En base a la gran teología de los primeros tres capítulos él dice, ‘Yo, pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados.’

De esta manera el llamado al andar digno, está basado en quien somos, como se indica en los primeros tres capítulos.

Después vimos las características del andar digno. Que es lo que debemos hacer, ya que hemos sido llamados a este andar digno.

Y en los versículos 2 y 3 él menciona, cinco gracias internas.

Cinco actitudes internas, cinco características del corazón, cinco cosas que Dios desea en la vida de un creyente. Son progresivas, y llevan al concepto de la unidad.

Ahora, entienda esto desde el principio, la meta de todo esto es la unidad.

Obsérvelo en el versículo 3, el fin de todo es ‘solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.’ Ahora, la dirección primordial para la iglesia, es que seamos uno.

Ahora, escuche esto porque es muy importante. Jesús les dijo a los discípulos en Juan 13, que debían amarse unos a otros, y tener esta unidad hermosa, amorosa, para que el mundo supiera que eran sus discípulos. Esto es, si ellos tuvieran este tipo de amor, el mundo reconocería que tenían un origen sobrenatural.

Muy bien, la idea entera de la unidad amorosa de la iglesia es manifestar un origen sobrenatural. Esa es la idea.

En otras palabras, en Juan 17 cuando Jesús oró, ‘Padre que sean uno para que el mundo sepa que tú me enviaste’. Jesús estaba diciendo que la unidad de la iglesia manifestara la naturaleza sobrenatural del líder de la iglesia. ¿Lo ve?

En otras palabras, si la iglesia es como cualquier institución humana, van a saber que es humana. Y cualquier otra institución humana está fragmentada, es típico de nuestro mundo y siempre lo ha sido de que no hay unidad, no hay paz, no hay amor real.

Somos un grupo dividido de personas, siempre lo hemos sido a lo largo de la historia de la humanidad. Desde el momento de la caída el hombre ha estado dividido. La torre de Babel lo dispersó por todos lados y ha sido así desde ese entonces. Cuando el mundo se evalúa a sí mismo ve discordia.

El punto es este, si en medio de toda esta división y toda esta ausencia de paz, y toda esta ausencia de amor, hay una comunidad de personas que están totalmente amándose unos a otros, que son totalmente uno, que están unidos de manera absoluta, entonces alguien va a tener que reconocer que esa no es una institución humana. ¿Lo ve?

Porque las instituciones humanas no tienen eso. Y van a decir, entonces, estos deben ser de una fuente sobrenatural. Y Jesús dice, sabrán que Dios me envió.

Como puede ver ese es el punto.

Es la unidad de la iglesia, que le concede al mundo una razón para creer que la iglesia es un organismo sobrenatural. En donde discordia, y fricción, y divisiones y peleas, y una ausencia de paz, el mundo nos ve simplemente como otra institución humana.

Y tienen todo derecho de hacer esa evaluación.

Hay una segunda razón por la que el Señor quiere unidad en la iglesia.

Y esa es porque solo cuando la iglesia de Jesucristo es una, que puede manifestar a Cristo.

Ahora la iglesia es llamada el cuerpo de Cristo. Y lo he llamado el cuerpo dos, el cuerpo uno fue Jesús encarnado, el cuerpo dos es Jesús encarnado en su iglesia.

Y 1ra Corintios 12 dice que todos somos miembros de su cuerpo, ¿verdad? Algunos de nosotros somos ojos, algunos de nosotros somos narices, y algunos de nosotros somos dedos, y algunos de nosotros somos dedos de pie, y algunos de nosotros somos rodillas y demás. Todos somos parte del cuerpo de Cristo, pero solo conforme funcionamos de la manera correcta, solo cuando funcionamos al ministrarnos de manera mutua el uno al otro, sin división en el cuerpo.

¿Se acuerda de eso? 1ra de Corintios 12, solo conforme nos ministramos mutuamente el uno al otro, el cuerpo es visto como uno y, por lo tanto, Cristo es manifiesto de manera apropiada en el mundo. En donde hay discordia, en donde hay miembros que no funcionan, en donde hay un nivel bajo de compromiso, el cuerpo está en espasmos. El cuerpo está afectado.

El mundo lo ve y ve a un Cristo en espasmos, con problemas, ¿lo ve?

Entonces, escuche, la meta de Dios en la iglesia es unidad, una unidad amorosa, invencible, indivisible. Porque eso es lo que muestra Cristo al mundo. Eso manifiesta su totalidad, y eso es lo que le dice al mundo, esta no es tan solo otra institución humana, las instituciones humanas no pueden producir este tipo de amor.

Entonces, la unidad es la meta. Esa es la razón por la que él dice, cuando todo sea dicho y hecho acerca del andar digno, el fin definitivo es la unidad.

Y Dios sabe que necesitamos la unidad, esa fue la oración de Jesús, ese fue el ruego de Jesús a los discípulos y nada ha cambiado.

Cuando el Apóstol Pablo ve a la iglesia, él dice, no hay varón, ni mujer, no hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, porque todos son uno en Cristo Jesús.

Y esa unidad debe ser manifiesta. Esa unidad orgánica, esa unidad de salvación, esa vida eterna en común que todos tenemos, conforme estamos unidos con Cristo debe verse manifiesta. Entonces, la unidad es la meta.

Ahora, ¿cómo es que usted obtiene unidad en la iglesia? Dice usted, ‘bueno, lo sé, hay una organización, el comité sobre la unidad de la iglesia. Están buscándolo, están trabajando en eso.’ Y usted no lo hace así, la consulta, el comité de unión en la iglesia va a producir esa unidad. Una unidad que no queremos, y no necesitamos. Como es que usted obtiene unidad real, bueno usted tiene que regresar al versículo 2.

Y eso es lo que Pablo está diciendo aquí, el andar digno comienza aquí.

Cuando usted le dice a alguien, ‘hombre, tienes que andar como es digno’, no les dices, ‘bueno, como andas, bueno saca tu Biblia, y comienza a leer la Biblia y comienza a orar, ve a la iglesia, y haz cuarenta y ocho lagartijas espirituales, tienes que andar como es digno.’

No, esas cosas están bien, todas están bien, pero para andar de una manera digna, usted debe comenzar con estas gracias maravillosas.

La primera está en el versículo 2, con toda humildad.

Eso es humildad total, ya hemos explicado eso a detalle. Santiago lo dijo en Santiago 4:10, y él usó la misma palabra, él dijo: ‘humillaos delante del Señor y Él os exaltara’, humíllese.

Jeremías lo dijo en el Antiguo Testamento, capítulo 9, versículos 23 y 24, ‘Así ha dicho Jehová, no se gloríe el sabio en su sabiduría, no se gloríe el poderoso en su poder, no se gloríe el rico en sus riquezas, sino que gloríese en esto el que ha de gloriarse, que me entiende y me conoce que Yo Soy el Señor.’ ¿Lo ve?

No hay nada de que gloriarse, no hay nada de que jactarse, sino de que conocemos al Señor. Humildad total.

Y la humildad total lleva a algo más, ¿recuerda lo que fue? Lo explicamos la última vez, mansedumbre. Vea el versículo 2 de nuevo, ‘con toda humildad y mansedumbre’.

La humildad total lleva a la mansedumbre, la mansedumbre es una manifestación de humildad verdadera. Y dijimos la última vez que mansedumbre es una sumisión callada dispuesta a Dios, y a otros, y no tiene rebelión, ni venganza, ni defensa personal, ni busca defenderse a sí misma, lo cual es característico del hombre natural no-regenerado.

Y dijimos que la mansedumbre es poder bajo control, no es cobardía, no es una especie de sentimentalismo, no es indiferencia, no es tibieza. Mansedumbre es la persona que solo se enoja cuando Dios es ofendido, nunca cuando él es ofendido. ¿Se acuerda?

Es poder bajo, ¿qué?, control. Nunca se venga, o reacciona en contra de lo que se le hizo a sí mismo, solo contra Dios.

Y entonces, hombre, ¿Cómo es que eso no va a tener un impacto tremendo en la unidad?

Y, ¿sabe una cosa? en donde hay humildad va a ver una unidad hermosa, para comenzar.

Porque eso es lo que Pablo dice en Filipenses 2, él dice ‘oh, me encantaría que tuvieren el mismo amor, me encantaría que tuvieran esa unidad.’ Aquí está como lo van a tener, ‘estimando cada uno a los demás como superiores a sí mismo, no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Haya pues en vosotros este sentir que hubo en Cristo.’

La mente de la humildad, la humildad es la clave, para esa unidad. Y donde hay humildad habrá mansedumbre, esa es una mentalidad que no busca vengarse, simplemente hay una aceptación hermosa que lo que viene para mí. Pero cuando viene para Dios lo voy a defender y voy a ser fiel, voy a defender Su Santidad en contra de todos aquellos que lo quieran contaminar. Entonces la humildad es esa abnegación total que lleva a la mansedumbre, y ese es la abnegación total que nunca se defiende a sí misma. Sino que siempre se pone de pie y pelea por la causa de la justicia.

Ahora la humildad lleva a la mansedumbre, y la mansedumbre lleva entonces, en tercer lugar, a soportarse. Vamos a estudiar estas con mayor rapidez, así que observe.

Paciencia, ¿qué es?, ‘macrotomía’ para ustedes estudiantes del griego.

Palabra hermosa. Literalmente significa, paciente. Usted no explota. Usted no tiene un fusible corto. Usted no explota, sino que tiene una paciencia larga.

Ahora, tiene tres ideas principales, y estas son muy ricas. Ahora, escuche.

En primer lugar, el soportar es la actitud que nunca cede a las circunstancias negativas, ¿muy bien? Esa es la primera.

Soportándoos, ‘macrotomía’ o paciencia, o perseverar, es traducida de todas estas maneras.

Nunca cede a las circunstancias negativas, no importa cuán malas sean las circunstancias, el soportar nunca cede.

Y es grandemente ilustrado en la Palabra de Dios. La Palabra es usada por ejemplo en Hebreos 6:15, y es usada de Abraham. Abraham recibió una promesa de Dios, ‘te voy a bendecir y voy a multiplicarte.’

Y en Génesis, Dios le dijo a Abraham, ‘voy a multiplicar tu simiente como la arena del mar.’ Y después dice en el versículo 15 de Hebreos 6, ‘Y entonces, después de que él, (esto es Abraham) había soportado pacientemente (macrotomía), él obtuvo la promesa.

Ahora, ahí hay la ilustración de un hombre que soportó circunstancias negativas y nunca jamás perdió su paciencia.

¿Sabe una cosa? Dios le dice, ‘vas a tener tantos como la arena del mar, saliendo de tus lomos’, y él no había tenido ninguno, su esposa era estéril. Ellos habían tenido solo un hijo y tenía más de noventa años. Pero él creyó en Dios, y el esperó pacientemente, Romanos 4:20 dice, ‘no dudó por incredulidad de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en la fe dando gloria a Dios’.  Él simplemente aguantó y creyó en Dios, y creyó en Dios en medio de circunstancias muy negativas. Una esposa estéril, y edad avanzada.

¿Y qué sucedió? Dios le dio esa promesa.

Y después estuvo Noé. Y Dios le dijo a Noé que construyera un barco en el desierto y lo hizo durante ciento veinte años y Dios le dijo, ‘va a llover, va a llover’, y nunca había habido lluvia en la historia del mundo. ¿Sabía usted eso? Nunca había habido lluvia.

Pero lo hizo, ciento veinte años él fue paciente, soportó.

Después estuvo Moisés. Moisés, ‘quien prefirió soportar las aflicciones del pueblo de Dios que los placeres del pecado temporales’.

Como puede ver el soportó.

Esta es la capacidad de enfrentar cualquier tipo de circunstancia y nunca ceder, y nunca enojarse, y nunca rendirse, y nunca perder el control. Usted lo puede enfrentar.

En Santiago 5:10, ‘mirad hermanos míos (dice él), a los profetas que hablaron en el nombre del Señor, como ejemplo (observen), de aflicción, y de perseverancia. Macrotomía, paciencia dice él, ¿se acuerda de los profetas? Simplemente recuerden lo que ellos soportaron, simplemente recuerde a Jeremías.

Dios le dijo, ‘Jeremías, quiero que prediques toda tu vida. Aquí está tu mensaje, y quiero decirte esto Jeremías, nadie jamás va a escucharte, nunca nadie se va a convertir en la nación y va a continuar en una maldad terrible, a pesar de lo que digas’.

¿Pero sabe usted qué? él lo dijo, y él fue fiel, y soportó odio, persecución, rechazo, incredulidad.

¿Por qué el soportó? Porque, ¿quiere saber algo?, porque él fue un hombre verdaderamente humilde.

Entonces las causas, entonces Dios causó que él soportara cualquier circunstancia por las causas de Dios, y no importó lo que le sucedió a él. Y a lo largo de su vida entera él pasó la mayor parte de su vida llorando, ¿verdad?

Esa es la razón por la que él es llamado el profeta llorón.

Isaías lo mismo, Dios le dijo, ‘Isaías, aquí está el mensaje predícalo, predícalo, predícalo.

Y por cierto Isaías, a pesar de ti la nación se va a hundir más y más en el pecado.

Pero él soportó las circunstancias negativas.

Y ahí estuvo Pablo, Pablo camino a Jerusalén en Hechos 20. Y él dice en Hechos 20:22, ‘Oh yo sé que adonde quiera que voy el Espíritu Santo me dice que me esperan cadenas y aflicciones, pero ninguna de estas cosas me mueve, ni tengo como algo por estima mi vida, solo quiero completar la carrera y el ministerio que Jesús me ha dado’.

Él dice, ‘miren voy a soportar cualquier cosa para cumplir con los propósitos de Dios. No voy a buscar esconderme, no voy a hacer lo que yo quiero, simplemente voy a ser fiel. 

En el capítulo 21 Agabo el profeta vino y le dijo, ‘oye Pablo, ¿sabes lo que te va a pasar cuando llegues a Jerusalén?, te voy a mostrar’. Se quita su cinto, amarra sus manos, y le dice ‘esto es lo que te va a suceder, vas a convertirte en un prisionero’.

Pablo dice, ‘está bien, si tiene que ser así, los propósitos de Dios, la voluntad de Dios, la obra de Dios, eso es lo único que me importa’.

Entonces en el capítulo 21 de Hechos versículo 13, Pablo dijo, ‘¿Por qué están llorando, y rompiéndome el corazón? Estoy listo, no solo para ser atado, sino para morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús.

¿Lo ve? Soportad, es la capacidad de soportar la circunstancia negativa sea cual sea.

La persecución, el odio, la amargura, el rechazo, el aislamiento. Porque como puede ver usted realmente no está preocupado por lo que de cualquier manera le suceda a usted.

Es como le dije la última vez, Juan Bunyan dijo, ‘el que ya está en el suelo, no necesita temer la caída’.

Segunda cosa.  No solo es la actitud que puede soportar circunstancias negativas, sino que es la actitud que puede enfrentar cualquier cosa que la gente le presente.

¿Sabe una cosa?, algunas veces el problema en la vida no son nuestras circunstancias sino la gente que nos rodea. Pero macrotomía es usada en las Escrituras también para hablar de paciencia con la gente, como también paciencia con las circunstancias.

Por ejemplo, en 1ra de Tesalonicenses 5:14 es usada en esta frase, ‘siendo pacientes hacia todos los hombres’. Este es el espíritu que se rehúsa a vengarse de la gente, es mansedumbre aplicada. Está diciendo, no me importa que insulto, que ofensa, que persecución, que trato injusto, que calumnia, que critica, que odio, que celos, que envidia.

No me importa lo que me hagas, puedo aceptar eso sin amargura, sin irritación, sin una palabra de queja. Hombre eso es difícil, ¿no es cierto?

¿Sabe una cosa? usted no puede comenzar una pelea con una persona así, no hay manera.

Usted está ahí, atorado con vivir en paz. Usted lo tiene que hacer.

¿Sabe una cosa? todos trabajamos en estas cosas y es difícil volverse defensivo, y tratar de defenderse a uno mismo. El Señor simplemente me está enseñando a no hacer eso, no necesito hacer eso. Porque si me defiendo a mí mismo, entonces yo realmente estoy diciendo, ‘es importante lo que yo soy, y lo que hago, y que yo sea aceptado’.

Y eso no es importante. Puedo defender a Dios, pero no a mí mismo.

Sabe, yo solía decía decir, ‘bueno tu sabes que yo puedo enfrentar cualquier cosa en el ministerio. Puedo enfrentar a la gente que me critica, que critica lo que hago, y lo hacen y eso me ayuda porque, hago muchas cosas que necesitan critica’. Es verdad, y está bien, gente que critica lo que hago, no les gusta lo que hago y me dicen, y eso es bueno. Si lo hacen en amor, especialmente es bueno, pero inclusive cuando no lo hacen en amor, me ayuda algunas veces porque tengo que reevaluar las cosas que he hecho, que están mal.

Pero, ¿sabe una cosa?, suelo pensar, hombre, puedo enfrentar eso. Pero cuando él comienza a atacar mis motivos, como nunca olvidaré que alguien dijo que estaba en el ministerio por dinero, en una ocasión. Y después hay otras cosas que son dichas, usted sabe, alguien va a decir, ‘bueno el probablemente hace eso porque…’ Comienzan a cuestionar sus motivos, y eso es muy difícil de oír, porque usted sabe que no conocen sus motivos, y usted sabe que es calumnia pura. ¿Se da cuenta? Y si es un motivo, entonces debería escuchar.

Pero la mayoría de los casos, usted sabe, una cosa es si la gente lo critica por lo que usted hace, pero cuando comienzan a criticar el interior. Y después comencé a darme cuenta, pero realmente no importa, no debo defenderme por ninguna de esas cosas.

¿Porque debería defender a John MacArthur?, ¿qué necesidad tiene él de ser defendido? Él es totalmente insignificante. Puedo pasar mi vida entera defendiendo a Dios, no a mí. Eso no es lo que importa, lo que importa es Él.

Yo prefiero, por mucho, andar por todos lados ocupado con eso. Y entonces, eso es que él está hablando aquí.

Usted, como puede ver, este tipo de soportar dice, ‘oye, puedo enfrentar cualquier circunstancia’. Porque solo cuando me afecta a mí que me hace enojar y ya no considero eso más. Y yo puedo enfrentar cualquier cosa que la gente quiera darme, y está bien también. Porque cuando están bien necesito escuchar, y cuando están mal también está bien. He estado mal.

Y hay un tercer elemento en esto. Macrotomía, también es usada en el Nuevo Testamento para hablar de la actitud que acepta el plan de Dios, para todo, y nunca discute tampoco con eso. No cuestiona las circunstancias, puede soportarlas. No cuestiona la gente, puede enfrentar a la gente. Y por cierto en el proceso, puede amarlos. Veremos eso en un minuto.

En tercer lugar, no cuestiona a Dios. Aristóteles dijo que la gran virtud griega es el rehusarse a tolerar cualquier insulto, y la prontitud a vengarse.

Bueno, esa podría ser la gran virtud griega, pero esa no es una gracia cristiana. Ciertamente no hacia Dios.

¿Y sabe una cosa? este tipo de paciencia dice, ‘Oye Señor, si esto es lo que, esto es lo que tienes para mí ahora, está bien. ¿Sabe una cosa? Jesús es la suma de todas estas, ¿no es cierto? Usted ve a Jesús en circunstancias negativas, Él viene al mundo y lo único que ha conocido es la majestad sublime, y la gloria del cielo.

Y lo único que ha conocido en su tiempo pre encarnado, fue estar cara a cara en comunión, ‘pros ton Theon’ Juan 1, con Dios el Padre.

Todo lo que ha conocido es un tipo de intimidad maravillosa, y de pronto él viene a este mundo y de un ambiente de amor total, un ambiente de adoración total, un ambiente de soberanía total, un ambiente en donde todos los cielos creados no hacían nada más que alabar su nombre desde la eternidad pasada. Él viene a un mundo con hombres que le escupieron y se burlaron de Él, y lo maldijeron. Y le hicieron todas esas cosas que los hombres le hicieron.

Sin embargo, el soportó eso. Y Él lo soportó en la cruz. Y después Él enfrentó todo eso, no solo las circunstancias negativas. Las circunstancias de estar aquí en lugar de estar ahí.

Sino que también enfrentó a la gente, la gente misma, mientras que Él inclusive estaba colgando en la cruz, y llevando su pecado, y le estaban escupiendo y se estaban burlando de Él. Y todo lo que Él tuvo que decirles fue, hacia ellos, más bien fue, “Padre (¿qué?), perdónalos porque no saben lo que hacen’.

¿Y saben lo que sucede, a la gente que Dios perdona, lo que Dios le da?, ¿terminan en dónde?, en el cielo, ¿sabía usted eso?

¿Sabe usted lo que Jesús estaba pidiendo? Él estaba pidiendo que el Padre, llevara algunos de sus asesinos, algunos de ellos que lo odiaban, para llevárselos al cielo, para estar con  

Él para siempre. Ahora, eso es paciencia. ¿No cree usted?

Eso es paciencia con la gente, como también con las circunstancias.

Oh, yo sé que en el huerto Él dijo, ‘Padre, esta circunstancia es tan difícil. Que pase de mi esta copa’. No obstante, ‘pero que no se haga (¿qué?), mi voluntad’.

Como puede ver, su capacidad de enfrentar las circunstancias, fue que Él supo que era la circunstancia de Dios, Su voluntad.

Y después finalmente, Jesús tuvo la capacidad maravillosa de aceptar el plan de Dios. Él podía soportar las circunstancias negativas, Él podía enfrentar todo lo que la gente le dio, y Él podía aceptar cualquier cosa de las manos de Dios.

Él estuvo totalmente resignado a la humildad total, la cual produjo mansedumbre, lo cual produjo paciencia con las circunstancias, con la gente, e inclusive con Dios.

Ese es el patrón, la humildad da a luz a la mansedumbre, la mansedumbre da a luz al soportar. ¿Y sabe una cosa?, permítame tan solo darle una pista aquí, estas virtudes probablemente son el testimonio más poderoso de la iglesia de Jesucristo.

¿Sabe una cosa?, cuando pensamos en evangelismo, pensamos en método, ¿no es cierto?

Pensamos en, ‘hombre, hay que salir y darles duro, pensamos en preparación y el mensaje más grande que tenemos en este mundo es, si tan solo tenemos amor y unidad.

Digo, el mundo no sabría qué hacer con nosotros, dirán, ‘oiga, tienen una fuente sobrenatural, no son como nosotros’. Y en algunas de las ocasiones nuestros métodos son tan difíciles de usar porque tenemos que superar la reputación terrible de la iglesia.

Nunca olvidaré la afirmación de Reinhold Niebuhr, él no hizo muchas afirmaciones buenas, pero hizo una que fue interesante, él dijo, ‘la iglesia era como el Arca de Noé, sino fuera por la tormenta de afuera, usted no podría tolerar el olor en el interior’.

Eso es un poco fuerte, pero ah, es algo horrible que alguien diga eso acerca de la iglesia de Jesucristo, ¿no es cierto? Terrible.

¿Y sabe una cosa? simplemente para darle una ilustración, si la iglesia, si nosotros tan solo tuviéramos humildad total, produciendo la belleza de la mansedumbre que es fuerte, y poderosa, pero es el león domado, únicamente en respuesta a su amo, no en defensa personal. Y esa mansedumbre produjera paciencia, ¿sabe usted que el mundo se sentaría y se dará cuenta de nosotros y nuestro evangelismo sería mucho más fácil de lo que es ahora?

Ilustración, el Señor Stanley fue a África en 1871 para encontrar a David Livingston, él había oído de él, él estaba obsesionado con el hombre, él quería encontrarlo. Él lo encontró, y dice en su pequeña historia, que él pasó varios meses junto con David Livingston. Para este tiempo, era un hombre de edad, y él dijo, ‘Livingston nunca me habló acerca de cosas espirituales, Livingston estaba ocupado haciendo lo que él estaba haciendo con africanos’.

Stanley, simplemente estaba ahí observando. A los largos de los meses él vio al hombre mayor, y él dijo, ‘los hábitos de Livingston iban más allá de mi comprensión, y lo que más me sorprendió fue su paciencia. Él no podía entender, dice su biógrafo, que Livingston realmente tenía una paciencia tan grande y compasión hacia esos africanos paganos.

Por causa de Cristo y Su Evangelio, David Livingston fue paciente, no se cansaba, y literalmente estaba entregándose, de hecho, el entregó su vida por la causa de su amo. 

Esto es lo que Stanley escribió en su diario, escúche esto, ‘Cuando yo vi esa paciencia incansable, ese celo imparable, esos hijos iluminados de África, yo me convertí en un cristiano a su lado, aunque él nunca me habló nunca una palabra’.

¿No es eso maravilloso?, no estoy promoviendo que usted nunca hable una palabra, únicamente estoy diciendo, algunas veces usted no necesita decir mucho si usted simplemente vive de manera diferente.

Oh si el mundo pudiera ver, un retrato claro de Jesucristo manifestado mediante el cuerpo.

Si el mundo pudiera ver el tipo de unidad que los hiciera decir, esto no es de la tierra. Si nos conocieran como humildes, y pacientes, y mansos, como nuestro evangelismo seria acelerado en alas.

¿Y sabe lo que sale de esto? Una cuarta gracia interna en el versículo 2, ‘soportándoos con paciencia los unos a los otros, en amor’.

Llamémoslo, amor que soporta. El amor que soporta es un producto de la paciencia, el cual es un producto de mansedumbre, lo cual es un producto de la humildad. Amor que soporta.

¿Sabe usted qué tipo de amor es este? Escuche, esto es tan bueno.

Este es el tipo de amor que el concepto de soportar, esa palabra significa, suprimir con silencio. Es la idea de arrojar una colcha o manta sobre el pecado, es 1ra Pedro 4:8 ‘el amor cubrirá multitud, ¿de qué? pecados.

Es Proverbios 10:12, ‘el odio agita la contienda, pero el amor cubre todo el pecado.’ Es lo que dice, ‘oye, no solo lo puedo soportar, no solo puedo enfrentarlo, aunque me lo des, pero puedo amarte en medio de esto.’ Ahora ahí está la prueba, la humildad produce mansedumbre, produce paciencia con amor.

Dice usted, ‘bueno, yo sé que mis enemigos me dan muchos problemas y puedo enfrentarlo. Estoy rechinando los dientes y lo puedo enfrentar.’ Ese no es el punto.

¿Puede enfrentarlo y amarlos? ¿puede amarlos, puede no darles nada más que amor? Este es el amor que tiene lugar para fallas y por cierto su amor debe tener lugar para fallas, ¿sabe usted eso?

Porque el resto de la gente que está tratando de amarlo a usted tiene que tener amor, un amor que tiene margen para fallas, este es amor que soporta. Hombre, este es el tipo de amor que simplemente, se lo voy a dar de esta manera.

Ustedes saben que hay diferentes palabras griegas para amor. No solo hay tres, hay más que eso, pero simplemente le voy a dar las tres que usted conoce. Eros, Filéo, Ágape, y eso simplemente en un sentido general.

Así es como son usadas, Eros es un amor que recibe, que toma. Muy bien. Ese es el amor que toma, ‘ah, te amo, porque yo puedo obtener de ti, sacar de ti lo que quiero, ese es el tipo de amor del mundo. Sexual, de lujuria, lo que sea. Ese es el tipo de amor que toma, esa es la motivación que nos hace querer sacar satisfacción, ese es Eros.

Después está Filéo, amor que dice, ‘te amo porque doy y tomas. Te amo por lo que obtengo de ti y te doy a ti. Es la amistad de doy y recibo. El mundo también conoce esto.

Pero después está el ágape y ese es el amor que dice, ‘doy, (punto)’. No tomo, no obtengo, simplemente doy. Eros, toma. Filéo, toma y da. Ágape, da. Y esa es la palabra aquí.

Y ese es el tipo de amor que solo puede pensar en el mejor bien de la otra persona. Si usted quiere la mejor definición de ‘agapao’, lo que la palabra más elevada para amor significa, significa el amor que busca el bienestar del otro a cualquier precio. Ahí está. Es abnegado, absolutamente abnegado. Es Dios buscando a tal grado nuestro bienestar, al más alto nivel, a costa de lo que sea, que él dio a Su Único Hijo. ¿Lo ve?

Es el amor más grande, o la preocupación más grande por el bienestar más elevado de otra persona que ningún hombre puede tener que, ¿qué? poner su vida. Como puede ver es totalmente abnegado. Es acabar conmigo, sin importar lo que alguien me hace, yo nunca voy a buscar la venganza, no importa lo que alguien me haga, voy a aceptarlo, y los voy a amar en medio de esto, porque mi tipo de amor, únicamente da. No tiene nada que ver con dar y tomar.

Entonces lo que yo reciba significa nada, sea bueno, malo, indiferente, simplemente arroja una manta sobre la maldad. Es benevolencia inconquistable, es benevolencia invencible.

Ahora, Amados, vean esto. ¿Qué es lo que el Espíritu Santo no está diciendo? Él está diciendo, ‘sigan con la vida cristiana, anden como es digno’, ¿y donde comienza todo? Ahí en el interior, con este compromiso con ser humildes y mansos, y ser pacientes y amorosos. El tipo de amor que simplemente busca el bienestar de alguien más, sin importar lo que ellos le hagan a usted.

De tal manera que inclusive, sus pecados, usted arroja una manta sobre ellos y los esconde.

Por cierto, si usted quiere sentarse en una esquina, y tratar de producir esto en la carne, nunca lo hará. Todo esto es el fruto del Espíritu, ¿verdad? Solo es producido por el Espíritu Santo conforme usted se somete a Él.

Entonces, Dios quiere producir en nosotros humildad, que lleva mansedumbre, que lleva la paciencia, que lleva un tipo de amor que soporta. Y me imagino que la ilustración más grande de amor que soporta y simplemente tengo que mostrarle esto, usted lo sabe, Mateo 5:43.

Jesús dijo esto, escuche, ‘Habéis oído que fue dicho, amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo’. Ahora observe esto, ‘pero Yo os digo, amad a vuestros enemigos’.

¿Sabe lo que eso significa? Busque usted el bienestar más elevado de su enemigo, sin importar lo que le cueste a usted.

Después, escuche esto, ‘bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen. Orad por los que os maltratan, y os persiguen’. Observe esto, ‘para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos’.

Esa es la manera en la que Él lo hace. Usted es Su Hijo, así lo hace usted. ¿lo ve?

Los que lo odian a Él, Él los ama. Los que lo maldicen, Él los ama. Los que lo persiguen, Él los ama. Ahora usted es Su Hijo, entonces, hagan eso. Ese es el estándar.

Y el procede a decir en el versículo 46, ‘porque si amáis a aquellos que os aman, que recompensa tendréis, los publicanos hacen lo mismo’. Ese no es un estándar elevado.

‘Y si saludáis a vuestros hermanos, únicamente, ¿que más hacéis que otros?, inclusive los paganos hacen eso. Mas sed pues vosotros perfectos como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto’. ¿Y cómo se manifiesta Su Perfección? Porque Él ama a sus enemigos, Él ama a los que no son amorosos, Él ama a los que no son amorosos sin importar lo que le hacen. Es Jesús colgando en una cruz, amando a la gente que le está escupiendo.

Es Esteban abajo de las rocas, conforme aplastan su vida, y lo están matando, y mirando hacia arriba y diciendo, ‘Dios, no les tengas en cuenta este pecado’.

Es eso como puede ver, es ese soportar, es aceptar cualquier cosa y devolver nada más que amor, solo amor. Únicamente preocupación por el bienestar más elevado del otro.

¿Y sabe una cosa? cuando todo sea dicho y hecho, Amados, cuando usted tiene esas cosas, ¿sabe lo que usted va a tener? Usted va a tener el versículo 3, ‘solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz’. Ese es el final, unidad.

Esta es la meta, como dijo al principio mismo, esto es lo que Dios está buscando para que Cristo sea manifiesto, para que la iglesia pueda ser vista, no nada más como otro club social, sino como una institución divina de Dios, nacida sobrenaturalmente, sustentada sobrenaturalmente, con un destino sobrenatural y eterno.

Amados, cuando somos humildes, cuando somos mansos, pacientes, amorosos, después ¿sabe usted lo que pasa?, entonces realmente ha estado trabajando en la unidad.

La palabra ‘solícitos’, del verbo griego ‘spoudatzo’, significa trabajen eso apresurándote, teniendo prisa. De hecho, ese mismo verbo Pablo lo usa dos veces, una vez en 2 Timoteo, una vez en Tito, y él dice, ‘procura con diligencia venir a mí pronto’. Digo, ‘ya, es para ahora’, él le está diciendo. Es usado también por Pablo en 2 Timoteo 2:15, ‘procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse’. Y entonces conlleva dos ideas, la idea de ‘celo’, la idea de ‘esfuerzo de corazón’, y la idea de hazlo ahora.

Es un apresúrate y hagámoslo con un compromiso real. Escuche, tenemos que trabajar en la unidad. Y dice usted, ‘hombre, voy a encabezar el comité, voy a hacer los posters’. No, no, no, no. Usted no trabaja en la unidad de esa manera.

Este es un pasaje personal, si usted se va a apresurar y trabajar en la unidad, tiene usted que apresurarse y comenzar en su corazón. Una especie de campaña.

¿Se acuerda del pequeño póster que, ahhh, decía, ‘¿cómo alimentas a un mundo hambriento’, y después en la parte de abajo decía, ‘uno a la vez’.

¿Cómo es que usted obtiene la unidad en la iglesia? Un cristiano a la vez. Uno a la vez.

Comprometido en su corazón, con andar de manera digna. Para equilibrar su vida, con su teología. Tenemos que trabajar en esto, tenemos que apresurarnos.

Kittel, el gran comentarista del lenguaje griego dice’ la palabra significa un celo santo, demandando dedicación total. Tenemos que hacerlo, es tiempo de hacerlo.’

¿Sabe una cosa? Yo me entristezco, y miro a mi alrededor y veo el mundo y veo la división en la iglesia de Cristo, y veo toda la discordia y después oigo alguien y se pone de pie y anuncia los distintivos denominacionales. Usted sabe que no estoy interesado en distintivos denominacionales. Estoy interesado en distintivos bíblicos.

No estoy interesado en lo que nos divide, estoy interesado en lo que debe unirnos.

Y no estoy hablando de sentimentalismo. No estoy hablando de ecumenismo. No estoy hablando de ninguna de esas cosas. Estoy hablando de la realidad del hecho, de que tenemos que aprender en humildad. Amarnos unos a otros.

Y no es al comenzar algún tipo de movimiento ecuménico por todo el globo. Simplemente es porque yo sé en mi corazón lo que debo ser para que pueda amar a los que me rodean, y después se conviertan en lo que ellos deben ser. Y amen a los que están alrededor de ellos, y rápidamente, ¿sabe una cosa? eso se esparce como un incendio.

Trabajar en la unidad es una tarea de tiempo completo. Demanda un esfuerzo completo por parte de todo cristiano. Y sabe una cosa, usted oye a la gente decir, ‘bueno, vamos a hacer todo lo que podamos por crear la unidad. Vamos a hacer todo lo que podamos por edificar la unidad. ¿Quiere saber una cosa? Usted no puede crear la unidad. No puede.

Usted no puede edificar la unidad, usted no puede producir unidad, lo único que usted puede hacer es destruirla.

Dice usted, ¿qué quieres decir? El Espíritu Santo ya lo hizo. Vea el versículo 3, ‘solícitos en guardar la unidad del Espíritu’. En otras palabras, el Espíritu ya nos hizo uno, es solo cuestión

de que lo guardemos o lo destruyamos, ¿lo ve?

No es maravilloso saber que no tiene que crearla, usted únicamente tiene que guardarla.

Él nos hizo uno. Después de todo, Él nos bautizó a todos en un cuerpo, y Él vino a morar en todos nosotros, ¿no es cierto?

1ra Corintios 12:12-13, ‘Porque por un Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo’. Y en todos ustedes, vive ese mismo Espíritu. Romanos 8:9.

Cada uno de nosotros tiene el Espíritu de Cristo, tenemos al Espíritu Santo en común, estamos en un cuerpo, Él nos ha hecho uno, la unidad del Espíritu es nuestra, lo único que tenemos que hacer es trabajar duro en guardarla, en mantenerla.

Y no es organizacional, y no es ecuménica, es personal, y es espiritual.

Y la clave, claro, es la humildad. Y con lo que cierra de manera hermosa está en el versículo 3, lo que lo mantiene todo unido es el vínculo de la paz.

Y la palabra vínculo significa un cinto. El retrata el Cuerpo de Cristo estando ahí de pie, y el cinto es paz, y simplemente lo une todo. Paz, la paz hermosa que nace del amor.

De eso estaba hablando Pablo en Filipenses 2, él dijo, ‘me gustaría que tuvieran el mismo amor, y ustedes pueden tener el mismo amor si son como Cristo’. Humíllese a sí mismo, no piense solo en lo suyo, sino en las cosas de otros. Ese es el vínculo de la paz.

Entonces, la paz verdadera, basado en el amor verdadero, basado en la paciencia verdadera, la mansedumbre verdadera, nacida de humildad verdadera, eso nos hace uno.

Ahora escuche, esto es tan básico, involucra el acabar con nosotros mismos, es tan básico que seamos uno que Pablo pasa en tercer lugar después de llamar al andar digno, y las características del andar, a dar la causa del andar digno.

Observe los versículos del 4 al 6. Y vamos a ver esto rápidamente.

El impacto de esto necesita ser tomado de manera total. Él dice, mira, mientras que estén en el centro, mientras que sus sentimientos, su prestigio, sus derechos, su lugar, son la preocupación primordial ustedes nunca van a conocer la unidad.

Pero conforme se humillan a sí mismos van a conocer la unidad. Y después él dice, ‘miren, no hay otra manera de hacerlo, esa es la única manera de hacerlo porque este es el diseño de Dios, después de todo. Hay un cuerpo, hay un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación, un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, Él cual es sobre todos, y por todos y en todos’.

En otras palabras, él dice, ‘tienen suficiente sentido como para saber que todo lo que Dios jamás diseñó en la iglesia, todo está basado en un concepto’.

Hay siete unos aquí, el número de la perfección.

Uno es la clave, y ese es el diseño entero de Dios. Esto está detrás del andar digno, esta es la causa, esta es la realidad que está detrás de esta unidad práctica.

La causa, la razón, la base. Y este es un pasaje tremendo.

¿Cuántos cuerpos de Cristo hay? ¿Cuántos? Uno.

No está el cuerpo presbiteriano, y el cuerpo bautista, y el cuerpo metodista, y el cuerpo episcopal, y el cuerpo en Panorama City, y el cuerpo en Utah, y el cuerpo en Kansas, solo hay un cuerpo. Un cuerpo.

No hay judío, ni gentil. No hay ni esclavo, ni libre. No hay hombre, ni mujer porque todos son uno en Cristo, hay un cuerpo, hay una iglesia, hay una cabeza de esa iglesia.

Solo un cuerpo eso es todo. Efesios está basado en todo ese concepto.

Sea cual sea la raza, sea cual fuera el credo, sea cual sea la cultura, sea cual sea la nacionalidad, sea cual sea el lenguaje. Sea cual sea el temperamento que hay en su trasfondo, usted se convirtió en un cristiano y usted instantáneamente se ha hecho uno con cualquier otro cristiano.

Escuche, 3:15 de Efesios dice que hay una familia en el cielo, y en la tierra, solo uno. Un cuerpo de Cristo, somos un organismo constituido de todo creyente verdadero.

Hombre, es difícil para mí aceptar eso. Algunas veces digo, hay algunos creyentes verdaderos que quizá sean salvos, pero hombre, realmente están de cabeza.

Dice usted, ¿quieres decir que hay presbiterianos ahí, y anglicanos, y carismáticos, neo-evangélicos, separatistas de cuarto grado, todos en el mismo cuerpo? Es correcto, es correcto. Todos en el mismo cuerpo, solo un cuerpo.

Y tenemos que reconocer esto. En lugar de celebrar nuestras diferencias y en lugar de tratar de crear una unidad a partir de ecumenismo superficial o cualquier otra cosa, debemos comenzar en el corazón.

¿Sabe usted lo que yo creo? Yo creo que, si todos los cristianos estuvieran bien con el Espíritu Santo, no tendríamos discordia alguna, purificaría nuestra doctrina para comenzar. En segundo lugar, purificaría nuestras relaciones. Solo un cuerpo.

Segunda cosa. Solo un Espíritu. Hay un cuerpo y un Espíritu.

¿Cuántos Espíritu Santos hay? Solo hay uno.

Y cada uno de nosotros lo poseemos. “Oh no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo’. Eso es dicho de todo cristiano.

Y la totalidad de la iglesia, Efesios 2 dice, ‘es que es edificado junto, para habitación de ese Espíritu único.

Todos individualmente somos el templo del Espíritu, colectivamente somos la habitación del Espíritu, solo hay un Espíritu. Todos somos uno, no hay manera de darle la vuelta a esto. De hecho, ¿qué es llamado en versículo 3? la unidad del Espíritu.

Solo hay un Espíritu, solo hay un cuerpo, y después al final del versículo 4 él dice, ‘como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación’.

Solo tuvimos un llamado eterno, y ese concepto es que solo fuimos llamados a un destino.

Todos vamos a estar en el mismo lugar, ¿se da cuenta usted de que en el cielo estarán todos esos grupos extraños que mencioné antes?

Si usted cree que eso es sorprendente, ¿sabe que todos serán hechos como Cristo?

Dice usted, ‘¿quieres decir que los anglicanos van a ser como Cristo? ¿quieres decir que, ahhh inclusive los neo-evangélicos van a ser hechos como Cristo? Si, si conocen a Cristo van a estar hechos a su imagen, todos tienen el mismo destino eterno.

Ahora no estoy diciendo que debemos tolerar la teología equivocada, no estoy diciendo que debemos tolerar la conducta equivocada, únicamente estoy tratando de señalar Amados, que la Palabra de Dios está diciendo aquí, que tenemos que trabajar en la unidad y guardarla, de la manera correcta a nivel interior, internamente.

En mi vida, y en su vida.

Solo hay un destino eterno, un llamado de nuestro llamado, y por cierto la garantía de la esperanza de nuestro llamado es el Espíritu Santo, ¿verdad? Efesios 1:13 y 14, tenemos las arras del Espíritu, la palabra griega es ‘arrabón’, significa anillo de compromiso, la prueba de que Dios nos va a traer a las bodas del cordero. Es el anillo de compromiso del Espíritu Santo, Él es el enganche. Él es el pago, es el Espíritu Santo dado a nosotros que garantiza nuestra herencia eterna. Entonces, ¿se da cuenta usted de algo? el versículo 4 es el versículo del Espíritu Santo, ¿verdad? Un cuerpo, somos colocado ahí, por el Espíritu Santo, un Espíritu, Él mora en nosotros. Una esperanza, y eso es garantizado a nosotros por el Espíritu Santo.

El versículo 5, es el versículo del Hijo, veámoslo. Un Señor, una fe, un bautismo.

¿Cuántos señores hay? ¿tenemos señores diferentes? oh no. Y en ningún otro hay, ¿qué?, salvación. ‘Porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos’. Hechos 4:12

Si alguno viene a vosotros y predica otro Evangelio, sea anatema. Si alguno viene y dice, ‘aquí está Cristo, o ahí está Cristo, deben saber que es el tiempo final, y estos son cristos falsos. Solo hay un Señor. ¿Verdad?, un Señor. Solo uno.

Romanos, ese hermoso capítulo 10, y en el versículo 12,’ Porque no hay diferencia entre el judío y el gentil, porque el mismo Señor sobre todos, es rico para todos los que le invocan. Es el mismo Señor, es el mismo Señor, hay un Señor, no hay otro Señor.

En Él habita corporalmente toda la plenitud de la deidad y vosotrois estáis completos en Él.

Él es el único, un Señor, una fe, ¿qué significa eso?, la fe aquí está hablando del contenido de la Palabra de Dios revelada. Solo hay un cristianismo, una fe cristiana, no dos mil quinientos tipos como los que tenemos en la actualidad.  

Solo hay una fe verdadera, solo una, la fe en común, la fe de la que Judas dijo, ‘para que contendáis ardientemente por esa fe que fue una vez entregada a los santos’.

La fe, el contenido de la Palabra de Dios revelada. Una fe, eso es todo, solo una.

Dice usted, ¿cómo es que tenemos tantas diferencias? Oh, me imagino que es nuestra humanidad y nuestro estudio inepto y falta de diligencia y tradiciones que no evaluamos, con las que simplemente seguimos viviendo, y muchas cosas.

 Pero solo hay una fe. Eso es todo, solo una.

Esa es la razón, por la que me imagino que amo tanto a Grace Church, porque todo el mundo que viene aquí como cristiano, viene de algún lugar diferente.

Sin embargo, todos tenemos una fe, ¿no es cierto?

Es algo así como un ejemplo pequeño de quizás de lo que debería ser.

Y después, un bautismo, versículo 5.

Bueno, dice usted, ¿qué bautismo es ese?

Bueno, este es bautismo en agua. Este es el versículo del Hijo.

Algunas personas quieren decir que este es bautismo del Espíritu, pero no, eso ya fue cubierto en el versículo 4. Todos fuimos colocados en ese cuerpo por el bautismo del Espíritu, un Espíritu, y una esperanza de vuestro llamado.

Claro, la garantía del Espíritu, este es el versículo del Hijo, esa hermosa la manera en la que Pablo lo ha presentado. Hay un Señor, y cuando usted creyó en ese Señor usted es bautizado como una expresión pública.

Como puede ver, el bautismo fue una parte absolutamente esencial de la primera iglesia.

No fue para salvación, sino fue para efectos de testimonio, pero fue importante.

Fue importante, solo había un bautismo.

Usted no era bautizado en el nombre de Pablo, ¿se acuerda de eso?

Usted no era bautizado en el nombre de Pablo, Pablo dijo. Solo hay un nombre en el que somos bautizados, ese es ¿en el nombre de quién? del Señor Jesucristo.

Solo un bautismo, cuando fueron salvos. Solo hubo un Señor y una fe, en la que creyeron, y una persona en cuyo nombre fueron bautizados. Solo uno.

Todas esas son partes del acto maravilloso, complejo, único de la salvación.

Finalmente, él viene al versículo del Padre, versículo 6.

Un Dios y Padre de todos. Solo hay un Dios y Padre de todos. El cual es sobre todos, y por todos y en todos. ¿Cuántos dioses hay? Solo uno.

No hay otros dioses, ‘Yo, solo Yo Soy Dios’. Él lo dijo una y otra vez en el Antiguo Testamento. El Señor nuestro Dios, ¿qué dice en Deuteronomio 6? El Señor nuestro Dios, Uno es. Eso es todo. Un Dios.

Es el mismo Padre que todos tenemos, El que es sobre todos, Creador Soberano del universo, Controlador del universo. Y por todos, el Sustentador Providencial del universo.

Y en todos, la Presencia Personal que vive en cada uno, mismo Dios.

Somos creados por Dios, amados por Dios, criados por Dios como Padre, controlados por Dios, sustentados por Dios, llenos de Dios, amados por Dios, bendecidos por Dios, todo es el mismo Dios.

Todo es uno. ¿Ahora ve usted lo que está diciendo aquí? Miren, él está diciendo, ‘escuchen, todo en términos de definir la fe cristiana, es uno. Y hay una razón, porque Dios quiere que seamos uno. Y si vamos a ser uno tenemos que ir de regreso a la profundidad de nuestro interior. Y tenemos que comenzar a pensar de nuevo en la humildad.

¿Y de dónde viene? de una conciencia de uno mismo que es apropiada, conciencia de Cristo, conciencia de Dios. ¿Se acuerda de eso? La humildad produce mansedumbre, y la mansedumbre produce paciencia, y la paciencia produce un amor que soporta, y en base a eso podemos guardar la unidad del Espíritu y el vínculo de la paz.

Y el mundo va a decir, ‘oigan, son diferentes, son sobrenaturales’. Y quizá como el Señor Stanley ellos puedan llegar a creer en nuestro Cristo, con nosotros apenas diciendo una palabra.

Oremos.

Señor, es tan bueno y refrescante exponernos a la verdad de las Escrituras. Nos rebaja en tu presencia, nos hace doblar las rodillas, porque somos menos de lo que deberíamos ser.

Dios pedimos que tú nos humilles, que no busquemos la exaltación de nosotros mismos. Enséñanos el significado de la humildad verdadera, conforme examinamos nuestro propio pecado, sabemos que no somos nada.

Conforme vemos a Jesucristo, simplemente no podemos compararnos. 

Conforme te vemos, ¿qué es el hombre para que tengas de él memoria? Que a partir de nuestra humildad que la mansedumbre nazca para que seamos prontos para defenderte a ti, seamos prontos para tomar un látigo y expulsar a los ladrones de tu templo.

Pero que no levantemos una mano para defendernos a nosotros mismos.

Enséñanos el significado de la paciencia con las circunstancias, con la gente, e inclusive contigo, conforme tu nos moldeas y nos refinas.

Y mientras que estamos soportando cosas, ayúdanos a amar a aquellos que nos rodean, inclusive aquellos que nos persiguen, aquellos que nos traen dolor y que devolvamos bendición por maldición sin importar cuál sea la circunstancia.Y de esta manera Padre que conozcamos el significado de la unidad. Y conforme nosotros como individuos nos comprometemos con eso, a la unidad de lo que has diseñado y guardamos la unidad del Espíritu y el vínculo de la paz, entonces andaremos de una manera digna, y el mundo verá coherencia entre la manera en la que vivimos y la manera en la que hablamos.

Y entonces, quizás serán atraídos a Cristo.

Haznos fieles, para tu gloria, en el nombre de Jesús. Amen. 

 

  

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2018 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar