Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Quiero llevarlos en esta mañana al capítulo 5, versículo 18. Aquí nos quedamos la última vez y vamos a estar viendo la vida llena del Espíritu. La vida llena del Espíritu. Obviamente para cualquier persona que ha sido cristiana por algún período de tiempo están conscientes de que este es un texto tremendamente importante, uno muy conocido, un área de estudio que tiene que ser tratada realmente por todo creyente si él o ella va a comprender lo que Dios está pidiendo de nosotros. Este es uno de esos textos absolutamente cruciales, un locus crucis, por así decirlo. De hecho, no hay uno más importante en el área del andar digno que esta realidad en particular. La llenura del Espíritu es crítica para vivir la vida cristiana a la luz de los estándares de Dios.

Ahora, recordará usted que he estado tratando de mostrarle el libro de Efesios como un todo. Y un par de veces le mencioné que usted puede ver el libro de Efesios como un automóvil de alto desempeño. Y en los capítulos 1, 2 y 3, usted tiene la descripción del automóvil, particularmente concentrándose en su planta de energía. En otras palabras, Dios está diciendo: “Cómo cristiano, esto es lo que realmente eres.” Y él da una descripción fenomenal de nuestra posición en Cristo en los primeros tres capítulos. Él describe la planta de energía que tenemos, poder de resurrección que está disponible para nosotros, toda la herencia tremenda que Dios nos ha dado.

Y entonces, en los capítulos 1 al 3, versículo 13, tenemos esa gran descripción del creyente como si fuera un automóvil de alta potencia y alto desempeño. Después señalamos en el capítulo 3, versículos 14 al 21 que el apóstol Pablo describe lo que me gusta llamar, la marcha. No sirve de nada tener un motor de alto poder si usted no lo enciende. Y entonces, en el capítulo 3 versículo 3 al 14 en adelante habla de la marcha, como enciende usted el motor. Usted recordará que hablamos de ser fortalecidos con poder en el Espíritu en el hombre interior, y, cómo Cristo entonces establece y está en casa en su corazón, y después empieza a entender el amor de Cristo, y usted está lleno de toda la plenitud de Dios. Y entonces, tiene la capacidad de hacer mucho más abundantemente de lo que puede pedir o entender. En otras palabras, el poder está comenzando a funcionar. El motor comienza a moverse, y la llave para encenderlo debe ser capacitada por el Espíritu de Dios, por Cristo y por Dios Padre.

Y después, conforme usted llega al capítulo 4, ahora el vehículo es descrito y está en marcha el motor. El capítulo 4 nos dice por dónde debemos manejar, lo llamamos el andar digno. Y él nos dice que debemos andar por un camino que es digno de nuestro llamado. Este es un vehículo fenomenal que tenemos y va a ser manejado de una manera fenomenal, en un camino muy, muy maravilloso, y el camino involucra algo excepcional. Somos diferentes del mundo, no es la autopista del mundo, involucra humildad, no la soberbia del mundo. Involucra unidad, no la discordia del mundo, involucra amor, involucra luz, involucra sabiduría. Y recordará que hablamos de esas cosas, andar en unidad, andar en humildad, andar de una manera excepcional, única, andar en amor y andar en la luz, y andar, la última vez, en sabiduría.

Entonces, este es el camino por el que debe ir el auto. Pero al final del libro de Efesios, él describe algunos estorbos. Conforme manejamos este vehiculo de alta potencia, capacitado y guiado por Dios por el camino que Dios quiere que vayamos, vamos a encontrar estorbos. Y esa es la razón por la que en el capítulo 6, versículo 10 en adelante, él describe el hecho de que vamos a encontrarnos con Satanás, vamos a hallarnos confrontando a huestes espirituales de maldad en los lugares celestiales; principados y potestades, y los gobernadores de las tinieblas. Y para enfrentar esto, vamos a tener que tener la armadura de Dios, y en el versículo 18 del capítulo 6, vamos a tener que orar siempre.

Entonces, realmente vemos el flujo entero aquí de como Dios ha diseñado que el creyente sea como un vehículo de alta potencia, poderoso, de alto desempeño, él es encendido conforme él es fortalecido con poder con el Espíritu en el hombre interior. Y él comienza a moverse por un camino que Pablo llama el andar digno, y él vive en unidad, humildad, de manera única, amor, luz y sabiduría. Y eventualmente él va a llegar a ciertos estorbos, viviendo ese tipo de vida, y él va a tener que enfrentar a Satanás, y defenderse a sí mismo y pelear contra Satanás con la armadura de Dios, y el arma de la oración.

Dice usted: “Bueno, ¿cómo encaja esta parte?” Bueno, yo llamo a esto el combustible. Usted tiene que colocar algo en el tanque. Y él coloca, versículo 18 lo dice: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino - ¿qué? – sed llenos del Espíritu.” Esta es la gasolina del creyente, este es el combustible, esto es lo que lo hace avanzar. Y no serviría de nada tener todo lo demás sino metiera usted combustible. Me acuerdo ver una foto en una revista de un granjero que ganó un auto de alguna manera, y después le trajeron el auto y él amarró su caballo ahí a la defensa frontal, y anduvo en el caballo.

¿Sabe una cosa? hay muchos caballos que amarran el caballo de la carne, al vehículo creado por Dios, diseñado para ser capacitado por el combustible del Espíritu Santo. Y, después con el caballo de la carne, lo arrastran por todos lados.  Escuche, Dios diseñó que usted fuera operado al ser lleno del Espíritu, no al ser jalado por el caballo de la carne. Ese es el mensaje que este versículo quiere decir. Usted tiene toda esta energía y poder y recurso, el camino está establecido, el camino está presentado, el andar es establecido. Para que usted lo haga debe ser capacitado por el Espíritu de Dios y en esta sección del 5:18 hasta el 6:9, él describe como el Espíritu de la llenura de Dios lo afecta a usted, cómo afecta todas sus relaciones, cómo afecta su actitud.

Él habla de ser lleno del Espíritu, por ejemplo, afectándolo a usted en el versículo 19, hablará en salmos, himnos y cánticos espirituales. En el versículo 20 dará gracias. Cómo va a afectarlo con otras personas, se va a someter, versículo 21, a otros. Cómo va a afectarlo en su hogar, esposas, maridos, capítulo 6, hijos. Cómo le va a afectar en la oficina, dónde trabaja, versículo 5 del capítulo 6, dice “siervos” y habla de “amos.” En otras palabras, la llenura del Espíritu va a afectar toda relación dentro de usted, tocando a todos los demás en su hogar, en su trabajo. Este es el combustible que lo hace avanzar.

Ahora, recordará también que estábamos hablando el domingo pasado acerca del andar sabio, versículo 15, regresemos a eso por un minuto. “Mirad, ved como andéis.” Esto significa que ande con sabiduría, como sabios, con una mente analítica, cuidadosa, crítica, precisa, conforme usted ve por dónde pisa. Usted anda en sabiduría, no como necio, sino como sabios, y un andar sabio involucra redimir el tiempo, porque los dias son malos. Y él dice, por tanto, no seáis necios, o torpes sino entendidos de cuál es la voluntad del Señor. Y después él entra al versículo 18: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu.”

Ahora, escuche, el elemento final del andar sabio es andar lleno del Espíritu. Ese es el elemento final. Usted es el necio más grande de todos si usted amarra su caballo al auto. Usted es el necio más grande de todos si usted trata de arrastras por todos lados la nueva criatura de Dios por el caballo de la carne. Eso es necio. La sabiduría dice: “Tengo este recurso tremendo, tengo este gran poder, voy a dejar que sea capacitado por el Espíritu, voy a dejar que sea lleno del Espíritu.” Sabe una cosa, es algo así como ser dueño del vehículo de mayor potencia en el mundo, ser dueño de una compañía de combustible y nunca molestarse por llenarlo de combustible.

Usted es lo más poderoso en el mundo, he dicho esto muchas veces, fuera de la Trinidad, el cristiano es lo más excepcional en el universo. No hay nada que pueda competir con usted. A usted se le ha dado el recurso del poder de resurrección de Dios. Usted lo tiene todo. Esos son los primeros tres capítulos de Efesios. No solo eso, usted posee la fuente más grande de combustible, usted posee al Espíritu Santo divino, quien lo va a capacitar a usted. Ahora, aquí está usted con un vehículo de alto desempeño, siendo dueño de la compañía de combustible, no tiene mucho sentido si usted no le carga combustible, ¿verdad?

Ese es el punto, vivir la vida cristiana demanda que usted sea lleno, o literalmente controlado por el Espíritu Santo, y ahí es donde usted tiene que ceder al Espíritu. Ahora, vamos a estar hablando de eso en las próximas semanas, pero antes de que podamos llegar a la frase que dice: “Sed llenos del Espíritu,” tenemos que pasar por la que dice: “No os embriaguéis con vino,” ¿verdad? Esto es parte de un contraste que Pablo está dando.

Entonces, vamos a hablar esta mañana y la próxima semana de lo que significa en la primera frase, “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu.” Ahora, Pablo presenta un contraste, ¿no es cierto? entre la embriaguez, y ser lleno del Espíritu. Ese realmente es un contraste que es muy claro, parece muy simple en la superficie. Sin embargo, hay algunas verdades profundas. Ahora, conforme vemos esta sección en particular de los versículos 18 al 20 o 21, vemos tres cosas: el contraste, en el versículo 18; el mandato, al final del versículo 18, sed llenos del Espíritu; las consecuencias, versículos 19, 20 y 21. Las consecuencias son: cantad, dar gracias y someterse. Y vamos a llegar a esas. Y el mandato es, sed llenos del Espíritu; y llegaremos a eso. Pero para esta mañana y la próxima ocasión, el contraste es no os embriaguéis con vino en el cual hay disolución.

Ahora este asunto de la embriaguez y este asunto de beber vino y lo que se, es un problema serio en la actualidad. Es una discusión grande en la iglesia. Los cristianos hablan de esto, algunos cristianos dicen: “Bueno, yo no tomo, y no deberías, tomar. Es un pecado tomar.” Alguien dirá: “Bueno, no es pecado tomar, Jesús tomó vino, y tomaron vino en la Biblia, y tomaron vino en el Antiguo Testamento y solo estoy siendo bíblico, y solo quiero ser un cristiano bíblico.” Y otras personas dicen: “Bueno, el único momento en el que no tomas es si ofende a un hermano más débil. Y si tú eres así de débil, de cualquier manera, no tienes excusa. Ya deberías ser fuerte para este momento.” Y otras personas dicen: “Bueno, no. Nunca deberíamos tomar. No tenemos parte en eso. No tomamos, no fumamos, no masticamos, no vamos con las niñas que lo hacen, y todo eso.” ¿Se da cuenta? Y esto y aquello, somos los niños del instituto. Usted sabe cómo es.

Y entonces, usted tiene todo este tipo de divergencia, de un punto a otro acerca de lo que es aceptable y lo que no es. Y lo que le quiero compartir es tratar de darle hoy y la próxima vez, y solo voy a establecer ciertas bases, hoy va a ser una especie de cimiento académico, y después la próxima vez vamos a entrar a lo que llamo, la lista de vinos del cristiano. Y eso será para el próximo domingo. Y espero que ambos le sean útiles. Pero comencemos aquí en el versículo 18, en dónde estamos, y veamos hacia dónde llegamos. “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución.”

Ahora, una manera muy clara de actuar como un necio es embriagarse. Ahora, esa es la antítesis de la sabiduría. El versículo 15 dice: “No seas necio, sino sabios.” Versículo 17 dice: “No sean torpes, pero hagan la voluntad de Dios.” Y el versículo 18 dice: “No os embriaguéis, sed llenos del Espíritu.” Realmente, simplemente están presentando paralelos de las mismas cosas. El necio más grande, la persona más no sabia, es la persona que se embriaga. Por otro lado, la persona más sabia es la que hace la voluntad de Dios, la que es llena del Espíritu. ¿Lo ve? Ser lleno del Espíritu es la voluntad de Dios, y es sabio. Emborracharse es torpe y necio. Entonces, esa es la comparación.

Ahora, Pablo sabe que el mundo es un mundo de embriaguez, y esto es verdad, digo, el mundo es un mundo borracho. Siempre me sorprende que en dónde quiera que el alcohol se promueve usted siempre ve a los hombres de distinción, sea asocia con ser un hombre de distinción, nunca colocan a un borracho que está babeando, que está ahí acostado en un caño, en una coladera promoviendo alcohol. El alcoholismo es un problema serio y esto estoy seguro que está en la mente de Pablo.

Veámoslo en primer lugar desde este ángulo. Pablo está diciendo: “No se embriaguen con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu,” quizás en un sentido general. Cómo usted sabe, simplemente no se embriaguen, sino sean llenos del Espíritu. En el sentido de que, si usted está buscando gozo, y si usted está buscando un escape de sus problemas, está buscando gozo y consuelo, no lo busque en el fondo de la botella, búsquelo en el Espíritu Santo, que el Espíritu Santo sea su recurso.

Ahora, todo mundo busca gozo, todo mundo busca emoción, nadie quiere ser miserable todo el tiempo. La gente quiere ser feliz, y, por cierto, eso está bien. Dios quiere que usted sea feliz. Dios no es un aguafiestas cósmico, no anda por todos lados diciendo: “Ahí hay uno que se está divirtiendo, vamos tras él.” ¿Se da cuenta? No hace eso. Dios no tiene algún deseo grande de literalmente inundarlo de juicio, Dios quiere que usted sea feliz. Cuándo Jesús presentó Su primer mensaje en Mateo 5, como hemos estado diciendo, Él comenzó al decir: “Feliz, o bendito. Feliz o bienaventurado. Feliz es este, feliz es este, feliz es este.” Jesús quiere que seamos felices.

Eclesiastés, el Predicador ve la vida y dice: “Hay un momento para reírse.” El Antiguo Testamento dice: “Un corazón feliz hace bien como medicina.” Dios quiere que conozcamos el gozo. Jesús dijo: “Mi gozo os doy.” Juan, 1 Juan 1:4, “Estas cosas os he escrito para que vuestro gozo sea cumplido.” Pablo: “Estad siempre gozosos. Y otra vez digo, regocijaos.” Y la Escritura en los Salmos dicen que la gente gritó de gozo, y que hubo plenitud de gozo. Y en el día del nacimiento del Señor, hubieron buenas nuevas de gran gozo. Y Dios quiere que seamos felices. Y Dios quiere que estemos gozosos.

Pero, Dios quiere que encontremos el recurso para el gozo en el lugar correcto, no en el lugar equivocado. No de la manera artificial. Y lo que sucede en la sociedad es que la gente quiere ser feliz, nada más que sus circunstancias los hacen miserables. Y entonces se meten en un estupor en dónde no tienen que enfrentar sus circunstancias. Me acuerdo que un niño me dijo, quien estaba totalmente bajo la influencia de las drogas, dijo: “Responde esto a tus preguntas.” Él dice: “No, pero por lo menos no tengo que hacerlas, ni si quiera me acuerdo cuáles eran.” Y es ese tipo de escape que el mundo llama gozo.

Cómo puede ver, es buscar gozo y felicidad de una manera artificial. La gente quiere comodidad, tienen problemas y escapan de esa manera. Hay un tipo de cosa que he visto y es un licor, y es escoces, creo que se llama ‘Consuelo del Sur’. Escuche, eso no es consuelo, y eso lo va a llevar más hacia el sur de lo que usted quiere ir. Pero siempre me sorprende como venden el Consuelo del Sur. Escuche, ¿Qué está diciendo, Pablo? ¿Quién es El Consolador? ¿Quién es? El Espíritu Santo. El Espíritu es el Consolador, y él está diciendo: “Si quieres consuelo, si quieres gozo, entonces encuéntralo en dónde realmente existe, no en el fondo de una botella. Lo cual es tan artificial y de pronto cuando eso se acaba, todos los problemas están ahí de nuevo.” Esa es la razón por lo que la Biblia dice: “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.”

La embriaguez nunca es el remedio para las preocupaciones de la vida. La embriaguez nunca es el remedio para las preocupaciones de la vida, lo único que hace es añadir otra preocupación, lo único que hace es añadir más problemas. Por cierto, añadiría en este punto que el alcoholismo no es una enfermedad, es un pecado. eventualmente se va a volver un elemento de enfermedad porque va a afectar el cuerpo, pero el alcoholismo y ser un borracho, de acuerdo con la Biblia, es un pecado, es la manifestación de la depravación. Es un pecado y necesita ser confesado y enfrentado como un pecado. Si usted quiere gozo, gozo inefable y lleno de gloria en su vida, si usted quiere consuelo más allá del consuelo que el mundo ni siquiera puede soñar, entonces Pablo dice: “Sed llenos del Espíritu.” No busque sus respuestas en la botella, no están ahí, únicamente multiplican el problema.

Y cuando usted ve la Biblia y usted habla de embriaguez, siempre sale mal. Toda ilustración de embriaguez en la Biblia es un desastre, no hay nada bueno ahí. Nunca va a mejorar nada, nunca va a resolver ningún problema. Noé se emborrachó y en su desnudez, el actuó de manera vergonzosa. Lot se embriagó y sus hijas cometieron incesto con él. Nabal se embriagó y en un momento crucial Dios le quitó la vida. Ela se embriagó y fue asesinado por Zimri. Ben-adad y todos sus reyes aliados se embriagaron y todos fueron matados. Solo Ben-adad fue librado y ese fue un pecado, el librarlo.

Belsasar en Daniel 5, se reunió con un gran festín y dice que bebieron vino y alabaron los dioses del oro y de la plata y de bronce y de hierro, de madera y de piedra. Y en medio de esa borrachera el reino fue arrancado de Belsasar. Los corintios se embriagaron y en su embriaguez profanaron la mesa del Señor, y Dios hizo que algunos de ellos se enfermaran, y a algunos de ellos los ejecutó. Cómo puede ver la embriaguez siempre está asociada en la Biblia con cosas terribles, vidas sin refreno, inmoralidad, conducta disoluta, conducta de excesos. Usted lo ve, usted ve la embriaguez asociada con la conducta sexual en la actualidad, inmoralidad. Usted ve la embriaguez asociada con una conducta sin refreno.

He visto un borracho en una situación en la que estuve involucrado en dónde un hombre literalmente estaba destrozando el lugar, y estaba tratando de evitar esto, y él estaba aventando botellas de Jack Daniel en contra de mí, golpeando las paredes. No pude hacer nada, estaba simplemente fuera de control. Los he visto llevarse a los borrachos y ponerles camisa de fuerza, los he visto amarrarlos y llevárselos a hospitales. Está asociado en la Biblia con este tipo de cosas. La embriaguez siempre asociada con cosas trágicas. Esa es la razón por la que nos dice de manera tan explícita que, si un hombre va a ser un líder en la iglesia, si va a ser un anciano no debe ser alguien que se detiene cerca de su vino. Él no tiene lugar en ese tipo de vida. La embriaguez descalifica a un hombre de algún tipo de servicio espiritual, de manera total, absoluta.

Pedro dice: “Solían vivir así,” 1 Pedro 4, “el tiempo de nuestra vida antigua fue suficiente para haber hecho lo que agradaba a los paganos cuando andábamos en lujuria, fiestas, sin refreno, exceso de vino, en idolatrías abominables.” Cómo puede ver, todo eso va de la mano, todo encaja. Toda esa idolatría abominable, todo ese exceso en la actividad sexual, todo encaja con la embriaguez. Y, por cierto, la embriaguez caracteriza a una persona que no es parte del reino. 1 Corintios capítulo 5, nos dice: “Os he escrito a vosotros que no comáis con algunos que, llamándose hermano, sea fornicario, avaro, idólatra, maldiciente, borracho, extorsionador.” Si una persona que se llama a sí misma cristiana es un borracho, ni siquiera debería asociarse con él. Si él está en el mundo y él es una de estas personas, necesitan ir a él y llevarle el evangelio. Pero cuando la salvación llega, capítulo 6, versículo 9: “No sabéis que los injustos heredarán el reino.” Él dice: “Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, y esto erais algunos.”

En otras palabras, la iglesia debería estar llena de ex borrachos, pero si hay borrachos en la iglesia, si hay lo que llamamos en la actualidad, alcohólicos en la iglesia, que todavía están bebiendo, que todavía lo están haciendo, que todavía son borrachos, entonces no son cristianos, o de otra manera están diciendo ser cristianos, y deberían separarse de nosotros. Ahora, solo Dios sabe. Es posible que una persona sea cristiana, y esté borracha. Seguro. Pero Pablo dijo que los borrachos no heredan el reino. Ahora, no estoy diciendo que si usted se emborracha usted pierde su salvación. Solo estoy diciendo que eso es generalmente de un cristiano el que no es un borracho, y si usted dice: “Bueno, me volví cristiano, y no tuvo efecto en mi bebida.” Yo digo, según lo que Pablo dijo usted no se volvió cristiano. Usted podría ser un cristiano y quizás regresó a eso, pero yo pensaría que, si usted vino a Jesucristo, tuvo que haber un cambio en su vida.

O quizás en algún punto más adelante, usted sabe, he conocido a gente que eran cristianas y en algún punto en su vida bebieron, y simplemente se metieron en un pecado más adelante en su vida, fue algo trágico. No sé si llegaron a ser salvas, quizás lo eran. Cayeron en el pecado y algunas veces el Señor inclusive se los llevó a casa. Solo Dios sabe si usted es un cristiano, o no, si está haciendo eso, pero la afirmación de la Escritura dice que, si usted está haciendo esto, si usted es caracterizado como un borracho, usted no está en el reino. El mismo pasaje también dice que es posible que alguien diga ser cristiano y hacerlo, solo Dios conoce la diferencia. Más vale que se examine a sí mismo. Eso es lo que hemos estado diciendo a lo largo de nuestro estudio.

Más vale que se examine si usted tiene un problema en esta área, si realmente es cristiano. Y permítame añadir esto, si usted tiene un problema en esta área, Dios lo puede librar a usted. Yo creo eso. Creo que, si usted es realmente lleno del Espíritu, usted va a tener el gozo, y el consuelo, y las soluciones que usted busca y no va a necesitar eso. Yo creo que, aunque sus pecados sean como la grana, pueden volverse blancos como la nieve, y aunque sean rojos como el carmesí, pueden ser como lana. Y yo creo que Dios puede voltearlo a usted, he visto a muchas personas que tuvieron un problema como ese, y Dios puede darle la vuelta rápidamente si usted cede a Él, si su conversión es real.

Entonces, Pablo está diciéndole a los efesios y a nosotros: “Miren, tienen un tipo de vida más alto. No busquen su gozo y emoción en el fondo de una botella, ustedes lo reciben del Espíritu Santo maravilloso.” Pero escuchen, ese no es el significado primordial de lo que él está diciendo, esa simplemente fue una parte gratuita. El significado primordial de lo que él está diciendo se lo voy a dar en este momento, y quiero que escuche esto. El enfoque primordial de Pablo aquí, es religioso, es religioso. Él está hablando de sistemas de religión, ahora esto podría sorprenderle, así que escuche. La embriaguez estaba asociada con la religión pagana. Los paganos creían que, para tener comunión con los dioses, usted tenía que colocarse en un estupor de embriaguez para llegar al nivel más elevado de comunión con los dioses.

Esto es lo que era llamado la religión de misterio. Estas son las raíces de los sistemas religiosos griegos, romanos, mitológicos, y creían que usted podía tener comunión con los dioses mediante el éxtasis. Esos eran los éxtasis, la auto hipnosis, las cosas demoniacas que se llevaban a cabo, la llamaban: éxtasis, ectasia, y entusiasmos, entusiasmo. Y se metían en un baño literal de emociones, y además de eso, tomaban, y tomaban, y tomaban hasta que se emborrachaban y pensaban que eso los elevaba al nivel de comunión con los dioses.

Eso no es diferente de lo que vemos en la actualidad, desde Timothy Leary en adelante la gente ha estado diciendo que, si usted se droga o usa alcohol, usted alcanza un nivel más elevado de conciencia, su conciencia se incrementa y usted literalmente puede tener comunión de una manera religiosa a un nivel más alto. Usted oye a los místicos hablando de esto. El misticismo oriental promueve esto, el ocultismo promueve esto, todo tipo de religiones místicas promueven esto. Hay personas involucradas en esto, porque creen que los eleva a un nivel más alto de conciencia religiosa. Esto no es nada nuevo, esto sale de la historia del paganismo, es exactamente como solían operar.

Ahora, permítame decirle como se llegó a este punto en términos de cultura de la iglesia efesia, y como se relaciona esto con ellos. El gran dios de la mitología griega era un dios que conocemos como Zeus, y Zeus era el gran dios poderoso, un dios que era grande y poderoso. Y Zeus, de alguna manera implantó su potencial productivo en Semele. Ahora, eso lo hicieron sin haberse encontrado, porque nadie podía ver a Zeus, porque instantáneamente sería incinerado por su gloria. Como puede ver se oye como una falsificación satánica del Dios Padre.  

Y entonces, Zeus y Semele nunca se encontraron, pero Semele estaba llevando en su vientre a este hijo Zeus. Y Semele decidió que ella tenía el derecho de ver al padre. Entonces, ella entró a la presencia de Zeus e instantáneamente fue incinerada en la presencia de él. Y Zeus arrebató el cuerpo del bebé del vientre, todavía sin nacer, y lo coció a su muslo. ¿Lo ve? Usted entiende eso. Zeus coció esto en su muslo, y llevó al bebé en su muslo hasta que llegó a término pleno, del cual nació.

Ahora, usted no ha oído nada aún. El dios infante entonces nació y fue destinado por Zeus, que este dios infante se volviera el gobernante del mundo del planeta tierra. Este dios iba a gobernar el planeta tierra. Bueno, hubieron algunos seres, sub-dioses ya en la tierra, según la mitología griega, llamados los titanes. Y los titanes eran los hijos de la tierra. En cierta manera estaban a cargo de la tierra. Y cuándo vieron que este hijo de Zeus iba a descender y se iba a apoderar, se enojaron mucho. Entonces, se llevaron al bebé, lo desmembraron y se lo comieron. Pero Zeus rescató el corazón, se tragó el corazón, y dio a luz al bebé. Ahora, amigos, eso es lo que yo llamo cosas raras, pero es lo que la mitología griega enseña, saqué eso de una fuente directa.

Entonces, finalmente después de que Zeus se había tragado el corazón, el niño volvió a nacer, él llamó al niño Dionisio. Ahora, eso es importante porque ese nombre se presenta en la religión griega, en las religiones antiguas de las religiones de misterio de Babilonia, una y otra, y otra vez, Dionisio es un nombre muy conocido, usted lee algo de la mitología griega y usted va a ver su nombre en todos lados. Él era el dios número uno de la tierra. Y Dionisio nació, ahora Zeus se enojó contra los titanes, entonces destrozó a todos los titanes con relámpagos, fueron reducidos a cenizas, y de esas cenizas vino la raza humana. Ahora, usted conoce la historia entera.

Ahora, Dionisio entonces estaba en control de la tierra, decían los griegos, y conforme Dionisio estuvo en control de la tierra, él comenzó a desarrollar una religión, y la religión que él desarrolló fue esta religión de ascendencia en la que los seres humanos se levantaron de las cenizas de los titanes incinerados. Estos seres humanos podían elevarse a un nivel de conciencia divina, podrían elevarse hasta tener comunión con los dioses, y era una religión de éxtasis y emociones. Era una religión en la que había música salvaje y los escritores antiguos dicen que había un baile de locura, en dónde había perversión sexual y finalmente todo era inducido por la embriaguez. Muy bien.

Y todos se reunían y comenzaban con la música y después el baile, y continuaba esto, y después hacían algunas mutilaciones humanas de partes genitales, adoraban el órgano sexual masculino, se involucraban en todo ese tipo de cosas, y cuando comenzaron a bailar y a beber, y a emborracharse llegaron a un punto elevado en el que comían la carne cruda del toro místico que era traído, y finalmente en un gran coro de voces, invocaban a Dionisio con ésta frase: “Ven, tú, salvador.” Esa era su adoración. Era reconocida por su música, esta adoración, por su locura en el baile, por sus éxtasis, su entusiasmo, sus perversiones sexuales y todo inducido por la embriaguez. Y Dionisio llegó a ser conocido como el dios del vino, el dios del vino.

Entonces, usted puede ver que la médula de este concepto entero, de embriaguez, es una falsificación vil, pagana, de la religión verdadera, como lo puede ver. Y cuando Pablo está diciendo: “Miren, no se embriaguen con vino,” él no simplemente está tratando con un tema social, él está tratando con uno teológico, como puede ver. Él está tratando con algo mucho más profundo que tan solo un poco de diversión y juegos. Esta es la falsificación de Satanás, esta es la manera en la que Satanás cautiva cuerpos, y mentes, en su sistema, ¿lo ve? mediante este método de embriaguez.

Dionisio llegó a ser conocido como el dios del vino. ¿Sabe usted cuál era el nombre romano para él? El griego es Dionisio, el nombre en latín para él es Baco, el mismo, mismo dios. Baco B-A-C-O. Usted ha oído de una fiesta bacanalia, esa es una fiesta de embriaguez. Baco es el dios del vino. Si usted conoce algo de historia romana, usted sabe que Baco era el dios jovial del vino, que tenían las ninfas, todas esas mujeres pequeñas, simpáticas, en las cosas simpáticas, blancas, por todos lados, tocando la flauta. Usted sabe las ninfas y todo esto y el dios del gozo del vino Baco no era nada más que el equivalente romano de Dionisio. Y la adoración era la misma.

Cuándo tuve la oportunidad algunos años atrás de ir a la Tierra Santa, pude ir a los países árabes al Líbano, a Beirut, a Siria, Jordania y demás. Y, fuimos al punto oriental extremo del Antiguo Imperio Romano, el cual era una ciudad llamada Balbek, o Baalbek, nombrada de acuerdo con Baal. Y han construido templos increíbles, simplemente templos asombrosos con pedazos de roca enorme, sólidos, ahí encima de las columnas. Y hay tres tempos primordiales en Baalbek ahí a la mitad, y todos están en la misma área. Ahí sobresale uno entre esos tres, que es el mejor de los que permanece, y es el templo a Baco, este dios, Dionisio, el dios del vino.

Y la gente ahí estaba diciéndonos que ahí era dónde la gente se reunía para su religión. Los tres templos diferentes significaban tres elementos diferentes de las mismas expresiones de adoración, pero culminaban en el templo de Baco. Y conforme usted se acerca, usted ve estas columnas tremendas, y cosas y todas estas formas de piedra, y están grabadas, y usted realmente no sabe lo que es hasta que se acerca, y de pronto usted se da cuenta de que todas son vides, y hojas, y uvas colgando ahí. El templo entero literalmente está cubierto de uvas y viñas porque ese es el enfoque primordial de su expresión de adoración, era la embriaguez. Inclusive nos estaban diciendo que hicieron el lugar de tal manera que el exceso de vino, lo que caía, y que literalmente lo vomitaban, salía.

Entonces, era una orgía de embriaguez. Tenían involucramiento sexual con esto y demás. Esto es lo que está tras bambalinas cuando Pablo está diciendo esto. ¿Lo ve? No solo es social, es teológico. Él le está diciendo a estos efesios, su trasfondo era un lugar en dónde ustedes tenían comunión con los dioses mediante la embriaguez, pero lo que les estoy diciendo es que, si realmente quieren tener comunión con Dios, sean llenos de - ¿qué? – de Su Espíritu. Esa es una gran verdad, ¿no es cierto? Eso es realmente el corazón de lo que él está diciendo. Y eso es lo que él nos está diciendo. No necesitamos las cosas artificiales del mundo. Si usted quiere ser elevado al nivel más alto de conciencia religiosa, simplemente entre a la presencia de Dios mediante la llenura del Espíritu. ¿Sabe una cosa? Esta corrupción misma estaba detrás de la iglesia corintia también.

Observe 1 Corintios conmigo, por un minuto, capítulo 10. De hecho, el problema entero de la iglesia corintia es que nunca pudieron separarse del sistema maligno, nunca pudieron divorciarse del mundo. Fueran cuales fueran las corrupciones que habían conocido en el paganismo, de alguna manera las arrastraron a la iglesia. En su vida pagana había grupos élite, había grupos élite en su iglesia. Si eran adoradores de héroes en su vida pagana, eran adoradores de héroes en su iglesia. Si estaban encantados por ciertos filósofos en su vida pagana, así también lo estaban en su vida en la iglesia. Si se demandaban los unos a los otros en su vida pagana, se estaban demandando los unos a los otros en su vida en la iglesia.

Si eran arrogantes, egoístas, y no se preocupaban en su vida pagana, así eran en la iglesia. Si no sabían cómo hacer que funcionara un matrimonio en su vida pagana, no parecían tener la capacidad de hacerlo cuando entraban tampoco a la iglesia. Si tenían problema con la carne ofrecida a los ídolos en su vida pagana, mismos problemas cuando se volvieron creyentes. Si no saben qué hacer con los dones del Espíritu, si no conocían los dones verdaderos del Espíritu en la iglesia era porque los habían corrompido por el paganismo. Y usted nunca entenderá el significado de las lenguas o profecías o nada, en 1 Corintios 12-14 a menos de que entienda lo que estaba pasando en el mundo pagano, tras bambalinas. Ese era todo el asunto, todo estaba siendo falsificado en la iglesia corintia, todo estaba siendo metido ahí, mezclado porque arrastraron su paganismo a la iglesia. Y arrastrando su paganismo, corrompieron todo.

Ahora en la primera iglesia, y la iglesia en la actualidad, ¿cuál es la única ordenanza? El recordatorio único, hermoso que Dios ha dado a la iglesia, que es el acto más elevado de adoración, ¿cuál es? Es la comunión, ¿no es cierto? Aquello que nuestro Señor Jesucristo mismo diseñó para levantarnos a Su presencia misma. Aquello que el Señor diseñó para que nosotros lo recordáramos, aquello que el Señor diseñó para que nosotros tuviéramos comunión con Él, fue Su mesa. Y los corintios, como puede ver, estaban acostumbrados a tener comunión con los dioses mediante la embriaguez.

Entonces, cuando llegaron a la mesa del Señor, ¿adivine lo que trajeron? embriaguez. Y Entonces, Pablo realmente está abordando este tema en el capítulo 10, versículo 16, y él les dice: “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? Debido a que hay un pan, nosotros que somos muchos somos un cuerpo, porque todos somos participantes de ese pan.” En otras palabras, lo que él está diciendo es: “Oigan, todos somos uno. Participamos de un pan, de una sangre, un cuerpo.”

Ahora, esa es la base de su punto, esta unidad. Después él procede a decir en el versículo 20, los paganos, ellos sacrifican a los demonios, a un no dios, y no quiero que tengan comunión con los demonios, no pueden beber la copa del Señor, la cual es la copa de comunión, y la copa de los demonios la cual es la copa de la embriaguez. ¿Lo ve? Ustedes no pueden hacer esas dos cosas. ¿Por qué? De regreso al versículo 16, porque estamos teniendo comunión con Cristo en un cuerpo. Versículo 17, como un pan y un cuerpo. Usted no puede dividirlo de esa manera, usted no puede tomar a Cristo y tener comunión con su copa, y correr por aquí y embriagarse y adorar a algún ídolo demoniaco. Usted no puede hacer eso. No puede ser, usted no puede ser, versículo 21 dice, un participante de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios. No, usted no puede mezclar esas cosas. Usted no provoca al Señor a hacerlo, y más vale que sea más fuerte que Él si usted hace eso.

Cómo puede ver ese era todo el punto. Tomaban de la copa del Señor, lo cual era la copa hermosa de comunión, recordando a Cristo, iban a beber la copa de los demonios, lo cual era embriaguez, pensando que estaban llegando al nivel más elevado de conciencia religiosa, mediante la embriaguez. Y nuestro Señor estaba diciendo: “Ustedes pueden llegar al nivel más alto de percepción religiosa espiritual, al tomar simplemente la copa de la memoria.” ¡Qué contraste tan hermoso! Bueno, vaya al versículo 19 del capítulo 11, y aquí es dónde se vuelve claro que esto era lo que estaban haciendo. Él dice: “Deben haber divisiones entre ustedes, deben haber divisiones. Y deben manifestarse, usted sabe, lo que es verdadero y lo que no es.”

Pero observe el versículo 20: “Cuándo se reúnen en un lugar.” Esto, aquí está la traducción griega, esta no es la cena del Señor la que comen. Cuándo se reúnen, podrían llamarla la Cena del Señor, y podrían decir: “Muy bien todo mundo, vamos a tener comunión ahora.” Y podrían decir que lo es, pero no es eso, para comer, porque toda persona come antes que el otro su propia cena, eso es glotonería, y dejan a la gente hambrienta y el otro está borracho. En otras palabras, lo que ustedes están haciendo no es la mesa del Señor, es la mesa de los demonios. Lo están haciendo como solían hacerlo, como el paganismo lo hace. Como puede ver, eso estaba tras bambalinas aquí. Ese era el punto aquí. Él está haciendo un contraste entre la falsificación satánica y la realidad divina de la adoración verdadera y la comunión verdadera. Y quiero que vea que eso es lo que está diciendo: “No adoren a Dios como solían hacerlo.”

Ahora, eso no nos confronta porque no solíamos adorar a Dios mediante la embriaguez, espero. Quizás algunos de ustedes salieron de algún misticismo en dónde se drogaban y pensaban que estaban llegando a algún nivel religioso de conciencia elevada. No lo sé. Pero eso es lo que él estaba diciendo aquí, porque los efesios tenían este sistema religioso falso, y él está diciendo: “Vengan a lo puro, no dejen que nada falsifica lo que el Espíritu quiere hacer. No dejen que nada falsifique lo que Dios puede hacer al llenarlos con su Espíritu. ¡Qué verdad tan tremenda es esta! Simplemente una realidad fantástica. Que no necesitamos nada en el mundo, usted sabe, Satanás siempre añade alguna cosa artificial, gozo falso, comunión falsa, comunión falsa.

Ahora, creo que eso es simplemente, precisamente lo que Pablo está diciendo en Efesios. Ahora, usted puede regresar a Efesios 5. Permítame mostrarle algo interesante. La razón por la que creo que este es un asunto religioso aquí, es debido al contexto. La manera en la que operaban esas religiones paganas, era que cuando se embriagaban entraban a su liturgia, cuando se embriagaban entraban en sus cantos y sus bailes y su actividad fuera de control, y eso es lo que está en la mente de Pablo y eso es indicado por el hecho de que él sigue el versículo 18 con la liturgia cristiana verdadera en el versículo 19. La liturgia cristiana verdadera es hablar entre vosotros en salmos, himnos y canticos espirituales, cantando y haciendo melodía en vuestro corazón al Señor.

Y después, dando gracias siempre por todas las cosas a Dios Padre, en el nombre del Señor Jesucristo, y sometiéndose unos a otros en el temor de Dios. Cómo puede ver, él está haciendo un contraste entre la liturgia espiritual real, con la farsa que Satanás había inventado. Ese es su punto. Bueno, creo que usted lo ve. Usted no es un hombre de distinción cuando se emborracha, usted no se distingue en absoluto, usted se emborracha, usted no es distinto de nada. Usted simplemente está repitiendo la mentira de los siglos. Y no hay civilización en el mundo que no ha inventado una manera de embriagarse, porque Satanás siempre lo está buscando.

He manejado por los caminos en las junglas del Ecuador, y he observado a los indígenas tambaleándose de lado a lado, con cosas que hacen de algún tipo de cosa que pisan con sus pies, y empujan rocas. Y toda cultura que he conocido, lo he visto en el mundo árabe, lo he visto por todos lados. Adonde quiera que he oído en toda ciudad en la que he estado, pueblos de la antigüedad, creo que es parte de la maldición. Creo que cuando Dios maldijo a la tierra, fue posible que el fruto de la tierra se corrompiera al punto en el que Satanás podía usarlo para destruir.

Y entonces, Pablo dice: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución.” Voy a decir algo acerca de la disolución, azotia, significa disipación fuera de control, disipación fuera de control. No se embriague porque lleva a disipación fuera de control. Y otra manera de traducir azotia es con la palabra, ‘satisfacción excesiva’, ‘satisfacción excesiva.’ Antes bien sed llenos del Espíritu. ¡Qué contraste tan hermoso! ¡Oh, que contraste tan hermoso y simple! Observe su vida, ¿Por qué es controlado? ¿En dónde encuentra su gozo? ¿En dónde encuentra su emoción? ¿En dónde encuentra su consuelo? ¿en una botella? Ah, eso es tan artificial.

Ahora, alguien podría decir: “Bueno, dice: No os embriaguéis. Pero, ¿qué tal sin tan solo tomas y no te emborrachas? ¿qué hay acerca de eso?” Bueno, eso es para la próxima vez. Y el próximo domingo por la mañana voy a darle siete principios mediante los cuales usted puede saber lo que debe hacer en relación a este tema. Oremos.

Gracias Padre por ayudarnos esta mañana a entender algo de tu Palabra. Señor, mi oración es que este pequeño versículo metido casi de una manera invisible en medio de esta carta, tenga un impacto en nuestras vidas como nunca antes lo ha tenido. Lo que realmente estás diciendo es que tienes un recurso totalmente nuevo para el gozo, para el consuelo, para la emoción, para la satisfacción, para la comunión con Dios, de lo que el mundo jamás ha conocido, y es la llenura del Espíritu Santo.

El mundo quiere llenarse a sí mismo de tantas cosas, vino, alcohol, dinero, placer, posesiones, y tu simplemente has dicho: “Llénate a ti mismo del Espíritu, y mantente de esa manera, para que tu respuesta no sea la farsa, y los efectos que el mundo tiene, sino que puedan estar hablando entre ustedes en salmos, himnos y canticos espirituales, cantando y haciendo melodía en su corazón al Señor, y dando gracias y sometiéndose unos a otros; y amando a sus maridos, y amando a sus esposas, y cuidando de sus hijos y todas estas cosas que fluyen de este texto.”

Padre ayúdanos a conocer la simplicidad de lo que es ser controlado por Tu Espíritu. Y ayúdanos a conocer esto, que más que cualquier otra cosa Tu deseas llenarnos de Tú Espíritu, y lo único que pides que debemos hacer, es vaciarnos a nosotros mismos de nosotros mismos, para que el Espíritu Santo pueda entrar en el vacío y llenarnos. De esta manera podemos tener comunión contigo. De esta manera podemos alcanzar niveles de conciencia espiritual de los que no hemos soñado. De esta manera podemos conocer lo que es ser llenos de toda la plenitud de Dios. De esta manera podemos entender cómo es que podemos hacer mucho más abundantemente, más allá de lo que podemos pedir o entender, según el poder que actúa en nosotros.

Y Señor, esperamos la próxima vez para hablar este asunto de que si un cristiano debe o no tomar. Ayúdanos a preparar nuestros corazones para lo que Tú Palabra dice. Te agradecemos por nuestra comunión en esta mañana, en el nombre de Jesús. Amén.

Gracia a Vosotros: Desatando la Verdad de Dios, Un Versículo a la Vez

No os embriaguéis con vino, 1ª Parte

Escritura: Efesios 5:18

Código: 1936

John MacArthur

 

Quiero llevarlos en esta mañana al capítulo 5, versículo 18. Aquí nos quedamos la última vez y vamos a estar viendo la vida llena del Espíritu. La vida llena del Espíritu. Obviamente para cualquier persona que ha sido cristiana por algún período de tiempo están conscientes de que este es un texto tremendamente importante, uno muy conocido, un área de estudio que tiene que ser tratada realmente por todo creyente si él o ella va a comprender lo que Dios está pidiendo de nosotros. Este es uno de esos textos absolutamente cruciales, un locus crucis, por así decirlo. De hecho, no hay uno más importante en el área del andar digno que esta realidad en particular. La llenura del Espíritu es crítica para vivir la vida cristiana a la luz de los estándares de Dios.

Ahora, recordará usted que he estado tratando de mostrarle el libro de Efesios como un todo. Y un par de veces le mencioné que usted puede ver el libro de Efesios como un automóvil de alto desempeño. Y en los capítulos 1, 2 y 3, usted tiene la descripción del automóvil, particularmente concentrándose en su planta de energía. En otras palabras, Dios está diciendo: “Cómo cristiano, esto es lo que realmente eres.” Y él da una descripción fenomenal de nuestra posición en Cristo en los primeros tres capítulos. Él describe la planta de energía que tenemos, poder de resurrección que está disponible para nosotros, toda la herencia tremenda que Dios nos ha dado.

Y entonces, en los capítulos 1 al 3, versículo 13, tenemos esa gran descripción del creyente como si fuera un automóvil de alta potencia y alto desempeño. Después señalamos en el capítulo 3, versículos 14 al 21 que el apóstol Pablo describe lo que me gusta llamar, la marcha. No sirve de nada tener un motor de alto poder si usted no lo enciende. Y entonces, en el capítulo 3 versículo 3 al 14 en adelante habla de la marcha, como enciende usted el motor. Usted recordará que hablamos de ser fortalecidos con poder en el Espíritu en el hombre interior, y, cómo Cristo entonces establece y está en casa en su corazón, y después empieza a entender el amor de Cristo, y usted está lleno de toda la plenitud de Dios. Y entonces, tiene la capacidad de hacer mucho más abundantemente de lo que puede pedir o entender. En otras palabras, el poder está comenzando a funcionar. El motor comienza a moverse, y la llave para encenderlo debe ser capacitada por el Espíritu de Dios, por Cristo y por Dios Padre.

Y después, conforme usted llega al capítulo 4, ahora el vehículo es descrito y está en marcha el motor. El capítulo 4 nos dice por dónde debemos manejar, lo llamamos el andar digno. Y él nos dice que debemos andar por un camino que es digno de nuestro llamado. Este es un vehículo fenomenal que tenemos y va a ser manejado de una manera fenomenal, en un camino muy, muy maravilloso, y el camino involucra algo excepcional. Somos diferentes del mundo, no es la autopista del mundo, involucra humildad, no la soberbia del mundo. Involucra unidad, no la discordia del mundo, involucra amor, involucra luz, involucra sabiduría. Y recordará que hablamos de esas cosas, andar en unidad, andar en humildad, andar de una manera excepcional, única, andar en amor y andar en la luz, y andar, la última vez, en sabiduría.

Entonces, este es el camino por el que debe ir el auto. Pero al final del libro de Efesios, él describe algunos estorbos. Conforme manejamos este vehiculo de alta potencia, capacitado y guiado por Dios por el camino que Dios quiere que vayamos, vamos a encontrar estorbos. Y esa es la razón por la que en el capítulo 6, versículo 10 en adelante, él describe el hecho de que vamos a encontrarnos con Satanás, vamos a hallarnos confrontando a huestes espirituales de maldad en los lugares celestiales; principados y potestades, y los gobernadores de las tinieblas. Y para enfrentar esto, vamos a tener que tener la armadura de Dios, y en el versículo 18 del capítulo 6, vamos a tener que orar siempre.

Entonces, realmente vemos el flujo entero aquí de como Dios ha diseñado que el creyente sea como un vehículo de alta potencia, poderoso, de alto desempeño, él es encendido conforme él es fortalecido con poder con el Espíritu en el hombre interior. Y él comienza a moverse por un camino que Pablo llama el andar digno, y él vive en unidad, humildad, de manera única, amor, luz y sabiduría. Y eventualmente él va a llegar a ciertos estorbos, viviendo ese tipo de vida, y él va a tener que enfrentar a Satanás, y defenderse a sí mismo y pelear contra Satanás con la armadura de Dios, y el arma de la oración.

Dice usted: “Bueno, ¿cómo encaja esta parte?” Bueno, yo llamo a esto el combustible. Usted tiene que colocar algo en el tanque. Y él coloca, versículo 18 lo dice: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino - ¿qué? – sed llenos del Espíritu.” Esta es la gasolina del creyente, este es el combustible, esto es lo que lo hace avanzar. Y no serviría de nada tener todo lo demás sino metiera usted combustible. Me acuerdo ver una foto en una revista de un granjero que ganó un auto de alguna manera, y después le trajeron el auto y él amarró su caballo ahí a la defensa frontal, y anduvo en el caballo.

¿Sabe una cosa? hay muchos caballos que amarran el caballo de la carne, al vehículo creado por Dios, diseñado para ser capacitado por el combustible del Espíritu Santo. Y, después con el caballo de la carne, lo arrastran por todos lados.  Escuche, Dios diseñó que usted fuera operado al ser lleno del Espíritu, no al ser jalado por el caballo de la carne. Ese es el mensaje que este versículo quiere decir. Usted tiene toda esta energía y poder y recurso, el camino está establecido, el camino está presentado, el andar es establecido. Para que usted lo haga debe ser capacitado por el Espíritu de Dios y en esta sección del 5:18 hasta el 6:9, él describe como el Espíritu de la llenura de Dios lo afecta a usted, cómo afecta todas sus relaciones, cómo afecta su actitud.

Él habla de ser lleno del Espíritu, por ejemplo, afectándolo a usted en el versículo 19, hablará en salmos, himnos y cánticos espirituales. En el versículo 20 dará gracias. Cómo va a afectarlo con otras personas, se va a someter, versículo 21, a otros. Cómo va a afectarlo en su hogar, esposas, maridos, capítulo 6, hijos. Cómo le va a afectar en la oficina, dónde trabaja, versículo 5 del capítulo 6, dice “siervos” y habla de “amos.” En otras palabras, la llenura del Espíritu va a afectar toda relación dentro de usted, tocando a todos los demás en su hogar, en su trabajo. Este es el combustible que lo hace avanzar.

Ahora, recordará también que estábamos hablando el domingo pasado acerca del andar sabio, versículo 15, regresemos a eso por un minuto. “Mirad, ved como andéis.” Esto significa que ande con sabiduría, como sabios, con una mente analítica, cuidadosa, crítica, precisa, conforme usted ve por dónde pisa. Usted anda en sabiduría, no como necio, sino como sabios, y un andar sabio involucra redimir el tiempo, porque los dias son malos. Y él dice, por tanto, no seáis necios, o torpes sino entendidos de cuál es la voluntad del Señor. Y después él entra al versículo 18: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu.”

Ahora, escuche, el elemento final del andar sabio es andar lleno del Espíritu. Ese es el elemento final. Usted es el necio más grande de todos si usted amarra su caballo al auto. Usted es el necio más grande de todos si usted trata de arrastras por todos lados la nueva criatura de Dios por el caballo de la carne. Eso es necio. La sabiduría dice: “Tengo este recurso tremendo, tengo este gran poder, voy a dejar que sea capacitado por el Espíritu, voy a dejar que sea lleno del Espíritu.” Sabe una cosa, es algo así como ser dueño del vehículo de mayor potencia en el mundo, ser dueño de una compañía de combustible y nunca molestarse por llenarlo de combustible.

Usted es lo más poderoso en el mundo, he dicho esto muchas veces, fuera de la Trinidad, el cristiano es lo más excepcional en el universo. No hay nada que pueda competir con usted. A usted se le ha dado el recurso del poder de resurrección de Dios. Usted lo tiene todo. Esos son los primeros tres capítulos de Efesios. No solo eso, usted posee la fuente más grande de combustible, usted posee al Espíritu Santo divino, quien lo va a capacitar a usted. Ahora, aquí está usted con un vehículo de alto desempeño, siendo dueño de la compañía de combustible, no tiene mucho sentido si usted no le carga combustible, ¿verdad?

Ese es el punto, vivir la vida cristiana demanda que usted sea lleno, o literalmente controlado por el Espíritu Santo, y ahí es donde usted tiene que ceder al Espíritu. Ahora, vamos a estar hablando de eso en las próximas semanas, pero antes de que podamos llegar a la frase que dice: “Sed llenos del Espíritu,” tenemos que pasar por la que dice: “No os embriaguéis con vino,” ¿verdad? Esto es parte de un contraste que Pablo está dando.

Entonces, vamos a hablar esta mañana y la próxima semana de lo que significa en la primera frase, “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu.” Ahora, Pablo presenta un contraste, ¿no es cierto? entre la embriaguez, y ser lleno del Espíritu. Ese realmente es un contraste que es muy claro, parece muy simple en la superficie. Sin embargo, hay algunas verdades profundas. Ahora, conforme vemos esta sección en particular de los versículos 18 al 20 o 21, vemos tres cosas: el contraste, en el versículo 18; el mandato, al final del versículo 18, sed llenos del Espíritu; las consecuencias, versículos 19, 20 y 21. Las consecuencias son: cantad, dar gracias y someterse. Y vamos a llegar a esas. Y el mandato es, sed llenos del Espíritu; y llegaremos a eso. Pero para esta mañana y la próxima ocasión, el contraste es no os embriaguéis con vino en el cual hay disolución.

Ahora este asunto de la embriaguez y este asunto de beber vino y lo que se, es un problema serio en la actualidad. Es una discusión grande en la iglesia. Los cristianos hablan de esto, algunos cristianos dicen: “Bueno, yo no tomo, y no deberías, tomar. Es un pecado tomar.” Alguien dirá: “Bueno, no es pecado tomar, Jesús tomó vino, y tomaron vino en la Biblia, y tomaron vino en el Antiguo Testamento y solo estoy siendo bíblico, y solo quiero ser un cristiano bíblico.” Y otras personas dicen: “Bueno, el único momento en el que no tomas es si ofende a un hermano más débil. Y si tú eres así de débil, de cualquier manera, no tienes excusa. Ya deberías ser fuerte para este momento.” Y otras personas dicen: “Bueno, no. Nunca deberíamos tomar. No tenemos parte en eso. No tomamos, no fumamos, no masticamos, no vamos con las niñas que lo hacen, y todo eso.” ¿Se da cuenta? Y esto y aquello, somos los niños del instituto. Usted sabe cómo es.

Y entonces, usted tiene todo este tipo de divergencia, de un punto a otro acerca de lo que es aceptable y lo que no es. Y lo que le quiero compartir es tratar de darle hoy y la próxima vez, y solo voy a establecer ciertas bases, hoy va a ser una especie de cimiento académico, y después la próxima vez vamos a entrar a lo que llamo, la lista de vinos del cristiano. Y eso será para el próximo domingo. Y espero que ambos le sean útiles. Pero comencemos aquí en el versículo 18, en dónde estamos, y veamos hacia dónde llegamos. “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución.”

Ahora, una manera muy clara de actuar como un necio es embriagarse. Ahora, esa es la antítesis de la sabiduría. El versículo 15 dice: “No seas necio, sino sabios.” Versículo 17 dice: “No sean torpes, pero hagan la voluntad de Dios.” Y el versículo 18 dice: “No os embriaguéis, sed llenos del Espíritu.” Realmente, simplemente están presentando paralelos de las mismas cosas. El necio más grande, la persona más no sabia, es la persona que se embriaga. Por otro lado, la persona más sabia es la que hace la voluntad de Dios, la que es llena del Espíritu. ¿Lo ve? Ser lleno del Espíritu es la voluntad de Dios, y es sabio. Emborracharse es torpe y necio. Entonces, esa es la comparación.

Ahora, Pablo sabe que el mundo es un mundo de embriaguez, y esto es verdad, digo, el mundo es un mundo borracho. Siempre me sorprende que en dónde quiera que el alcohol se promueve usted siempre ve a los hombres de distinción, sea asocia con ser un hombre de distinción, nunca colocan a un borracho que está babeando, que está ahí acostado en un caño, en una coladera promoviendo alcohol. El alcoholismo es un problema serio y esto estoy seguro que está en la mente de Pablo.

Veámoslo en primer lugar desde este ángulo. Pablo está diciendo: “No se embriaguen con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu,” quizás en un sentido general. Cómo usted sabe, simplemente no se embriaguen, sino sean llenos del Espíritu. En el sentido de que, si usted está buscando gozo, y si usted está buscando un escape de sus problemas, está buscando gozo y consuelo, no lo busque en el fondo de la botella, búsquelo en el Espíritu Santo, que el Espíritu Santo sea su recurso.

Ahora, todo mundo busca gozo, todo mundo busca emoción, nadie quiere ser miserable todo el tiempo. La gente quiere ser feliz, y, por cierto, eso está bien. Dios quiere que usted sea feliz. Dios no es un aguafiestas cósmico, no anda por todos lados diciendo: “Ahí hay uno que se está divirtiendo, vamos tras él.” ¿Se da cuenta? No hace eso. Dios no tiene algún deseo grande de literalmente inundarlo de juicio, Dios quiere que usted sea feliz. Cuándo Jesús presentó Su primer mensaje en Mateo 5, como hemos estado diciendo, Él comenzó al decir: “Feliz, o bendito. Feliz o bienaventurado. Feliz es este, feliz es este, feliz es este.” Jesús quiere que seamos felices.

Eclesiastés, el Predicador ve la vida y dice: “Hay un momento para reírse.” El Antiguo Testamento dice: “Un corazón feliz hace bien como medicina.” Dios quiere que conozcamos el gozo. Jesús dijo: “Mi gozo os doy.” Juan, 1 Juan 1:4, “Estas cosas os he escrito para que vuestro gozo sea cumplido.” Pablo: “Estad siempre gozosos. Y otra vez digo, regocijaos.” Y la Escritura en los Salmos dicen que la gente gritó de gozo, y que hubo plenitud de gozo. Y en el día del nacimiento del Señor, hubieron buenas nuevas de gran gozo. Y Dios quiere que seamos felices. Y Dios quiere que estemos gozosos.

Pero, Dios quiere que encontremos el recurso para el gozo en el lugar correcto, no en el lugar equivocado. No de la manera artificial. Y lo que sucede en la sociedad es que la gente quiere ser feliz, nada más que sus circunstancias los hacen miserables. Y entonces se meten en un estupor en dónde no tienen que enfrentar sus circunstancias. Me acuerdo que un niño me dijo, quien estaba totalmente bajo la influencia de las drogas, dijo: “Responde esto a tus preguntas.” Él dice: “No, pero por lo menos no tengo que hacerlas, ni si quiera me acuerdo cuáles eran.” Y es ese tipo de escape que el mundo llama gozo.

Cómo puede ver, es buscar gozo y felicidad de una manera artificial. La gente quiere comodidad, tienen problemas y escapan de esa manera. Hay un tipo de cosa que he visto y es un licor, y es escoces, creo que se llama ‘Consuelo del Sur’. Escuche, eso no es consuelo, y eso lo va a llevar más hacia el sur de lo que usted quiere ir. Pero siempre me sorprende como venden el Consuelo del Sur. Escuche, ¿Qué está diciendo, Pablo? ¿Quién es El Consolador? ¿Quién es? El Espíritu Santo. El Espíritu es el Consolador, y él está diciendo: “Si quieres consuelo, si quieres gozo, entonces encuéntralo en dónde realmente existe, no en el fondo de una botella. Lo cual es tan artificial y de pronto cuando eso se acaba, todos los problemas están ahí de nuevo.” Esa es la razón por lo que la Biblia dice: “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.”

La embriaguez nunca es el remedio para las preocupaciones de la vida. La embriaguez nunca es el remedio para las preocupaciones de la vida, lo único que hace es añadir otra preocupación, lo único que hace es añadir más problemas. Por cierto, añadiría en este punto que el alcoholismo no es una enfermedad, es un pecado. eventualmente se va a volver un elemento de enfermedad porque va a afectar el cuerpo, pero el alcoholismo y ser un borracho, de acuerdo con la Biblia, es un pecado, es la manifestación de la depravación. Es un pecado y necesita ser confesado y enfrentado como un pecado. Si usted quiere gozo, gozo inefable y lleno de gloria en su vida, si usted quiere consuelo más allá del consuelo que el mundo ni siquiera puede soñar, entonces Pablo dice: “Sed llenos del Espíritu.” No busque sus respuestas en la botella, no están ahí, únicamente multiplican el problema.

Y cuando usted ve la Biblia y usted habla de embriaguez, siempre sale mal. Toda ilustración de embriaguez en la Biblia es un desastre, no hay nada bueno ahí. Nunca va a mejorar nada, nunca va a resolver ningún problema. Noé se emborrachó y en su desnudez, el actuó de manera vergonzosa. Lot se embriagó y sus hijas cometieron incesto con él. Nabal se embriagó y en un momento crucial Dios le quitó la vida. Ela se embriagó y fue asesinado por Zimri. Ben-adad y todos sus reyes aliados se embriagaron y todos fueron matados. Solo Ben-adad fue librado y ese fue un pecado, el librarlo.

Belsasar en Daniel 5, se reunió con un gran festín y dice que bebieron vino y alabaron los dioses del oro y de la plata y de bronce y de hierro, de madera y de piedra. Y en medio de esa borrachera el reino fue arrancado de Belsasar. Los corintios se embriagaron y en su embriaguez profanaron la mesa del Señor, y Dios hizo que algunos de ellos se enfermaran, y a algunos de ellos los ejecutó. Cómo puede ver la embriaguez siempre está asociada en la Biblia con cosas terribles, vidas sin refreno, inmoralidad, conducta disoluta, conducta de excesos. Usted lo ve, usted ve la embriaguez asociada con la conducta sexual en la actualidad, inmoralidad. Usted ve la embriaguez asociada con una conducta sin refreno.

He visto un borracho en una situación en la que estuve involucrado en dónde un hombre literalmente estaba destrozando el lugar, y estaba tratando de evitar esto, y él estaba aventando botellas de Jack Daniel en contra de mí, golpeando las paredes. No pude hacer nada, estaba simplemente fuera de control. Los he visto llevarse a los borrachos y ponerles camisa de fuerza, los he visto amarrarlos y llevárselos a hospitales. Está asociado en la Biblia con este tipo de cosas. La embriaguez siempre asociada con cosas trágicas. Esa es la razón por la que nos dice de manera tan explícita que, si un hombre va a ser un líder en la iglesia, si va a ser un anciano no debe ser alguien que se detiene cerca de su vino. Él no tiene lugar en ese tipo de vida. La embriaguez descalifica a un hombre de algún tipo de servicio espiritual, de manera total, absoluta.

Pedro dice: “Solían vivir así,” 1 Pedro 4, “el tiempo de nuestra vida antigua fue suficiente para haber hecho lo que agradaba a los paganos cuando andábamos en lujuria, fiestas, sin refreno, exceso de vino, en idolatrías abominables.” Cómo puede ver, todo eso va de la mano, todo encaja. Toda esa idolatría abominable, todo ese exceso en la actividad sexual, todo encaja con la embriaguez. Y, por cierto, la embriaguez caracteriza a una persona que no es parte del reino. 1 Corintios capítulo 5, nos dice: “Os he escrito a vosotros que no comáis con algunos que, llamándose hermano, sea fornicario, avaro, idólatra, maldiciente, borracho, extorsionador.” Si una persona que se llama a sí misma cristiana es un borracho, ni siquiera debería asociarse con él. Si él está en el mundo y él es una de estas personas, necesitan ir a él y llevarle el evangelio. Pero cuando la salvación llega, capítulo 6, versículo 9: “No sabéis que los injustos heredarán el reino.” Él dice: “Ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, y esto erais algunos.”

En otras palabras, la iglesia debería estar llena de ex borrachos, pero si hay borrachos en la iglesia, si hay lo que llamamos en la actualidad, alcohólicos en la iglesia, que todavía están bebiendo, que todavía lo están haciendo, que todavía son borrachos, entonces no son cristianos, o de otra manera están diciendo ser cristianos, y deberían separarse de nosotros. Ahora, solo Dios sabe. Es posible que una persona sea cristiana, y esté borracha. Seguro. Pero Pablo dijo que los borrachos no heredan el reino. Ahora, no estoy diciendo que si usted se emborracha usted pierde su salvación. Solo estoy diciendo que eso es generalmente de un cristiano el que no es un borracho, y si usted dice: “Bueno, me volví cristiano, y no tuvo efecto en mi bebida.” Yo digo, según lo que Pablo dijo usted no se volvió cristiano. Usted podría ser un cristiano y quizás regresó a eso, pero yo pensaría que, si usted vino a Jesucristo, tuvo que haber un cambio en su vida.

O quizás en algún punto más adelante, usted sabe, he conocido a gente que eran cristianas y en algún punto en su vida bebieron, y simplemente se metieron en un pecado más adelante en su vida, fue algo trágico. No sé si llegaron a ser salvas, quizás lo eran. Cayeron en el pecado y algunas veces el Señor inclusive se los llevó a casa. Solo Dios sabe si usted es un cristiano, o no, si está haciendo eso, pero la afirmación de la Escritura dice que, si usted está haciendo esto, si usted es caracterizado como un borracho, usted no está en el reino. El mismo pasaje también dice que es posible que alguien diga ser cristiano y hacerlo, solo Dios conoce la diferencia. Más vale que se examine a sí mismo. Eso es lo que hemos estado diciendo a lo largo de nuestro estudio.

Más vale que se examine si usted tiene un problema en esta área, si realmente es cristiano. Y permítame añadir esto, si usted tiene un problema en esta área, Dios lo puede librar a usted. Yo creo eso. Creo que, si usted es realmente lleno del Espíritu, usted va a tener el gozo, y el consuelo, y las soluciones que usted busca y no va a necesitar eso. Yo creo que, aunque sus pecados sean como la grana, pueden volverse blancos como la nieve, y aunque sean rojos como el carmesí, pueden ser como lana. Y yo creo que Dios puede voltearlo a usted, he visto a muchas personas que tuvieron un problema como ese, y Dios puede darle la vuelta rápidamente si usted cede a Él, si su conversión es real.

Entonces, Pablo está diciéndole a los efesios y a nosotros: “Miren, tienen un tipo de vida más alto. No busquen su gozo y emoción en el fondo de una botella, ustedes lo reciben del Espíritu Santo maravilloso.” Pero escuchen, ese no es el significado primordial de lo que él está diciendo, esa simplemente fue una parte gratuita. El significado primordial de lo que él está diciendo se lo voy a dar en este momento, y quiero que escuche esto. El enfoque primordial de Pablo aquí, es religioso, es religioso. Él está hablando de sistemas de religión, ahora esto podría sorprenderle, así que escuche. La embriaguez estaba asociada con la religión pagana. Los paganos creían que, para tener comunión con los dioses, usted tenía que colocarse en un estupor de embriaguez para llegar al nivel más elevado de comunión con los dioses.

Esto es lo que era llamado la religión de misterio. Estas son las raíces de los sistemas religiosos griegos, romanos, mitológicos, y creían que usted podía tener comunión con los dioses mediante el éxtasis. Esos eran los éxtasis, la auto hipnosis, las cosas demoniacas que se llevaban a cabo, la llamaban: éxtasis, ectasia, y entusiasmos, entusiasmo. Y se metían en un baño literal de emociones, y además de eso, tomaban, y tomaban, y tomaban hasta que se emborrachaban y pensaban que eso los elevaba al nivel de comunión con los dioses.

Eso no es diferente de lo que vemos en la actualidad, desde Timothy Leary en adelante la gente ha estado diciendo que, si usted se droga o usa alcohol, usted alcanza un nivel más elevado de conciencia, su conciencia se incrementa y usted literalmente puede tener comunión de una manera religiosa a un nivel más alto. Usted oye a los místicos hablando de esto. El misticismo oriental promueve esto, el ocultismo promueve esto, todo tipo de religiones místicas promueven esto. Hay personas involucradas en esto, porque creen que los eleva a un nivel más alto de conciencia religiosa. Esto no es nada nuevo, esto sale de la historia del paganismo, es exactamente como solían operar.

Ahora, permítame decirle como se llegó a este punto en términos de cultura de la iglesia efesia, y como se relaciona esto con ellos. El gran dios de la mitología griega era un dios que conocemos como Zeus, y Zeus era el gran dios poderoso, un dios que era grande y poderoso. Y Zeus, de alguna manera implantó su potencial productivo en Semele. Ahora, eso lo hicieron sin haberse encontrado, porque nadie podía ver a Zeus, porque instantáneamente sería incinerado por su gloria. Como puede ver se oye como una falsificación satánica del Dios Padre.  

Y entonces, Zeus y Semele nunca se encontraron, pero Semele estaba llevando en su vientre a este hijo Zeus. Y Semele decidió que ella tenía el derecho de ver al padre. Entonces, ella entró a la presencia de Zeus e instantáneamente fue incinerada en la presencia de él. Y Zeus arrebató el cuerpo del bebé del vientre, todavía sin nacer, y lo coció a su muslo. ¿Lo ve? Usted entiende eso. Zeus coció esto en su muslo, y llevó al bebé en su muslo hasta que llegó a término pleno, del cual nació.

Ahora, usted no ha oído nada aún. El dios infante entonces nació y fue destinado por Zeus, que este dios infante se volviera el gobernante del mundo del planeta tierra. Este dios iba a gobernar el planeta tierra. Bueno, hubieron algunos seres, sub-dioses ya en la tierra, según la mitología griega, llamados los titanes. Y los titanes eran los hijos de la tierra. En cierta manera estaban a cargo de la tierra. Y cuándo vieron que este hijo de Zeus iba a descender y se iba a apoderar, se enojaron mucho. Entonces, se llevaron al bebé, lo desmembraron y se lo comieron. Pero Zeus rescató el corazón, se tragó el corazón, y dio a luz al bebé. Ahora, amigos, eso es lo que yo llamo cosas raras, pero es lo que la mitología griega enseña, saqué eso de una fuente directa.

Entonces, finalmente después de que Zeus se había tragado el corazón, el niño volvió a nacer, él llamó al niño Dionisio. Ahora, eso es importante porque ese nombre se presenta en la religión griega, en las religiones antiguas de las religiones de misterio de Babilonia, una y otra, y otra vez, Dionisio es un nombre muy conocido, usted lee algo de la mitología griega y usted va a ver su nombre en todos lados. Él era el dios número uno de la tierra. Y Dionisio nació, ahora Zeus se enojó contra los titanes, entonces destrozó a todos los titanes con relámpagos, fueron reducidos a cenizas, y de esas cenizas vino la raza humana. Ahora, usted conoce la historia entera.

Ahora, Dionisio entonces estaba en control de la tierra, decían los griegos, y conforme Dionisio estuvo en control de la tierra, él comenzó a desarrollar una religión, y la religión que él desarrolló fue esta religión de ascendencia en la que los seres humanos se levantaron de las cenizas de los titanes incinerados. Estos seres humanos podían elevarse a un nivel de conciencia divina, podrían elevarse hasta tener comunión con los dioses, y era una religión de éxtasis y emociones. Era una religión en la que había música salvaje y los escritores antiguos dicen que había un baile de locura, en dónde había perversión sexual y finalmente todo era inducido por la embriaguez. Muy bien.

Y todos se reunían y comenzaban con la música y después el baile, y continuaba esto, y después hacían algunas mutilaciones humanas de partes genitales, adoraban el órgano sexual masculino, se involucraban en todo ese tipo de cosas, y cuando comenzaron a bailar y a beber, y a emborracharse llegaron a un punto elevado en el que comían la carne cruda del toro místico que era traído, y finalmente en un gran coro de voces, invocaban a Dionisio con ésta frase: “Ven, tú, salvador.” Esa era su adoración. Era reconocida por su música, esta adoración, por su locura en el baile, por sus éxtasis, su entusiasmo, sus perversiones sexuales y todo inducido por la embriaguez. Y Dionisio llegó a ser conocido como el dios del vino, el dios del vino.

Entonces, usted puede ver que la médula de este concepto entero, de embriaguez, es una falsificación vil, pagana, de la religión verdadera, como lo puede ver. Y cuando Pablo está diciendo: “Miren, no se embriaguen con vino,” él no simplemente está tratando con un tema social, él está tratando con uno teológico, como puede ver. Él está tratando con algo mucho más profundo que tan solo un poco de diversión y juegos. Esta es la falsificación de Satanás, esta es la manera en la que Satanás cautiva cuerpos, y mentes, en su sistema, ¿lo ve? mediante este método de embriaguez.

Dionisio llegó a ser conocido como el dios del vino. ¿Sabe usted cuál era el nombre romano para él? El griego es Dionisio, el nombre en latín para él es Baco, el mismo, mismo dios. Baco B-A-C-O. Usted ha oído de una fiesta bacanalia, esa es una fiesta de embriaguez. Baco es el dios del vino. Si usted conoce algo de historia romana, usted sabe que Baco era el dios jovial del vino, que tenían las ninfas, todas esas mujeres pequeñas, simpáticas, en las cosas simpáticas, blancas, por todos lados, tocando la flauta. Usted sabe las ninfas y todo esto y el dios del gozo del vino Baco no era nada más que el equivalente romano de Dionisio. Y la adoración era la misma.

Cuándo tuve la oportunidad algunos años atrás de ir a la Tierra Santa, pude ir a los países árabes al Líbano, a Beirut, a Siria, Jordania y demás. Y, fuimos al punto oriental extremo del Antiguo Imperio Romano, el cual era una ciudad llamada Balbek, o Baalbek, nombrada de acuerdo con Baal. Y han construido templos increíbles, simplemente templos asombrosos con pedazos de roca enorme, sólidos, ahí encima de las columnas. Y hay tres tempos primordiales en Baalbek ahí a la mitad, y todos están en la misma área. Ahí sobresale uno entre esos tres, que es el mejor de los que permanece, y es el templo a Baco, este dios, Dionisio, el dios del vino.

Y la gente ahí estaba diciéndonos que ahí era dónde la gente se reunía para su religión. Los tres templos diferentes significaban tres elementos diferentes de las mismas expresiones de adoración, pero culminaban en el templo de Baco. Y conforme usted se acerca, usted ve estas columnas tremendas, y cosas y todas estas formas de piedra, y están grabadas, y usted realmente no sabe lo que es hasta que se acerca, y de pronto usted se da cuenta de que todas son vides, y hojas, y uvas colgando ahí. El templo entero literalmente está cubierto de uvas y viñas porque ese es el enfoque primordial de su expresión de adoración, era la embriaguez. Inclusive nos estaban diciendo que hicieron el lugar de tal manera que el exceso de vino, lo que caía, y que literalmente lo vomitaban, salía.

Entonces, era una orgía de embriaguez. Tenían involucramiento sexual con esto y demás. Esto es lo que está tras bambalinas cuando Pablo está diciendo esto. ¿Lo ve? No solo es social, es teológico. Él le está diciendo a estos efesios, su trasfondo era un lugar en dónde ustedes tenían comunión con los dioses mediante la embriaguez, pero lo que les estoy diciendo es que, si realmente quieren tener comunión con Dios, sean llenos de - ¿qué? – de Su Espíritu. Esa es una gran verdad, ¿no es cierto? Eso es realmente el corazón de lo que él está diciendo. Y eso es lo que él nos está diciendo. No necesitamos las cosas artificiales del mundo. Si usted quiere ser elevado al nivel más alto de conciencia religiosa, simplemente entre a la presencia de Dios mediante la llenura del Espíritu. ¿Sabe una cosa? Esta corrupción misma estaba detrás de la iglesia corintia también.

Observe 1 Corintios conmigo, por un minuto, capítulo 10. De hecho, el problema entero de la iglesia corintia es que nunca pudieron separarse del sistema maligno, nunca pudieron divorciarse del mundo. Fueran cuales fueran las corrupciones que habían conocido en el paganismo, de alguna manera las arrastraron a la iglesia. En su vida pagana había grupos élite, había grupos élite en su iglesia. Si eran adoradores de héroes en su vida pagana, eran adoradores de héroes en su iglesia. Si estaban encantados por ciertos filósofos en su vida pagana, así también lo estaban en su vida en la iglesia. Si se demandaban los unos a los otros en su vida pagana, se estaban demandando los unos a los otros en su vida en la iglesia.

Si eran arrogantes, egoístas, y no se preocupaban en su vida pagana, así eran en la iglesia. Si no sabían cómo hacer que funcionara un matrimonio en su vida pagana, no parecían tener la capacidad de hacerlo cuando entraban tampoco a la iglesia. Si tenían problema con la carne ofrecida a los ídolos en su vida pagana, mismos problemas cuando se volvieron creyentes. Si no saben qué hacer con los dones del Espíritu, si no conocían los dones verdaderos del Espíritu en la iglesia era porque los habían corrompido por el paganismo. Y usted nunca entenderá el significado de las lenguas o profecías o nada, en 1 Corintios 12-14 a menos de que entienda lo que estaba pasando en el mundo pagano, tras bambalinas. Ese era todo el asunto, todo estaba siendo falsificado en la iglesia corintia, todo estaba siendo metido ahí, mezclado porque arrastraron su paganismo a la iglesia. Y arrastrando su paganismo, corrompieron todo.

Ahora en la primera iglesia, y la iglesia en la actualidad, ¿cuál es la única ordenanza? El recordatorio único, hermoso que Dios ha dado a la iglesia, que es el acto más elevado de adoración, ¿cuál es? Es la comunión, ¿no es cierto? Aquello que nuestro Señor Jesucristo mismo diseñó para levantarnos a Su presencia misma. Aquello que el Señor diseñó para que nosotros lo recordáramos, aquello que el Señor diseñó para que nosotros tuviéramos comunión con Él, fue Su mesa. Y los corintios, como puede ver, estaban acostumbrados a tener comunión con los dioses mediante la embriaguez.

Entonces, cuando llegaron a la mesa del Señor, ¿adivine lo que trajeron? embriaguez. Y Entonces, Pablo realmente está abordando este tema en el capítulo 10, versículo 16, y él les dice: “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? Debido a que hay un pan, nosotros que somos muchos somos un cuerpo, porque todos somos participantes de ese pan.” En otras palabras, lo que él está diciendo es: “Oigan, todos somos uno. Participamos de un pan, de una sangre, un cuerpo.”

Ahora, esa es la base de su punto, esta unidad. Después él procede a decir en el versículo 20, los paganos, ellos sacrifican a los demonios, a un no dios, y no quiero que tengan comunión con los demonios, no pueden beber la copa del Señor, la cual es la copa de comunión, y la copa de los demonios la cual es la copa de la embriaguez. ¿Lo ve? Ustedes no pueden hacer esas dos cosas. ¿Por qué? De regreso al versículo 16, porque estamos teniendo comunión con Cristo en un cuerpo. Versículo 17, como un pan y un cuerpo. Usted no puede dividirlo de esa manera, usted no puede tomar a Cristo y tener comunión con su copa, y correr por aquí y embriagarse y adorar a algún ídolo demoniaco. Usted no puede hacer eso. No puede ser, usted no puede ser, versículo 21 dice, un participante de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios. No, usted no puede mezclar esas cosas. Usted no provoca al Señor a hacerlo, y más vale que sea más fuerte que Él si usted hace eso.

Cómo puede ver ese era todo el punto. Tomaban de la copa del Señor, lo cual era la copa hermosa de comunión, recordando a Cristo, iban a beber la copa de los demonios, lo cual era embriaguez, pensando que estaban llegando al nivel más elevado de conciencia religiosa, mediante la embriaguez. Y nuestro Señor estaba diciendo: “Ustedes pueden llegar al nivel más alto de percepción religiosa espiritual, al tomar simplemente la copa de la memoria.” ¡Qué contraste tan hermoso! Bueno, vaya al versículo 19 del capítulo 11, y aquí es dónde se vuelve claro que esto era lo que estaban haciendo. Él dice: “Deben haber divisiones entre ustedes, deben haber divisiones. Y deben manifestarse, usted sabe, lo que es verdadero y lo que no es.”

Pero observe el versículo 20: “Cuándo se reúnen en un lugar.” Esto, aquí está la traducción griega, esta no es la cena del Señor la que comen. Cuándo se reúnen, podrían llamarla la Cena del Señor, y podrían decir: “Muy bien todo mundo, vamos a tener comunión ahora.” Y podrían decir que lo es, pero no es eso, para comer, porque toda persona come antes que el otro su propia cena, eso es glotonería, y dejan a la gente hambrienta y el otro está borracho. En otras palabras, lo que ustedes están haciendo no es la mesa del Señor, es la mesa de los demonios. Lo están haciendo como solían hacerlo, como el paganismo lo hace. Como puede ver, eso estaba tras bambalinas aquí. Ese era el punto aquí. Él está haciendo un contraste entre la falsificación satánica y la realidad divina de la adoración verdadera y la comunión verdadera. Y quiero que vea que eso es lo que está diciendo: “No adoren a Dios como solían hacerlo.”

Ahora, eso no nos confronta porque no solíamos adorar a Dios mediante la embriaguez, espero. Quizás algunos de ustedes salieron de algún misticismo en dónde se drogaban y pensaban que estaban llegando a algún nivel religioso de conciencia elevada. No lo sé. Pero eso es lo que él estaba diciendo aquí, porque los efesios tenían este sistema religioso falso, y él está diciendo: “Vengan a lo puro, no dejen que nada falsifica lo que el Espíritu quiere hacer. No dejen que nada falsifique lo que Dios puede hacer al llenarlos con su Espíritu. ¡Qué verdad tan tremenda es esta! Simplemente una realidad fantástica. Que no necesitamos nada en el mundo, usted sabe, Satanás siempre añade alguna cosa artificial, gozo falso, comunión falsa, comunión falsa.

Ahora, creo que eso es simplemente, precisamente lo que Pablo está diciendo en Efesios. Ahora, usted puede regresar a Efesios 5. Permítame mostrarle algo interesante. La razón por la que creo que este es un asunto religioso aquí, es debido al contexto. La manera en la que operaban esas religiones paganas, era que cuando se embriagaban entraban a su liturgia, cuando se embriagaban entraban en sus cantos y sus bailes y su actividad fuera de control, y eso es lo que está en la mente de Pablo y eso es indicado por el hecho de que él sigue el versículo 18 con la liturgia cristiana verdadera en el versículo 19. La liturgia cristiana verdadera es hablar entre vosotros en salmos, himnos y canticos espirituales, cantando y haciendo melodía en vuestro corazón al Señor.

Y después, dando gracias siempre por todas las cosas a Dios Padre, en el nombre del Señor Jesucristo, y sometiéndose unos a otros en el temor de Dios. Cómo puede ver, él está haciendo un contraste entre la liturgia espiritual real, con la farsa que Satanás había inventado. Ese es su punto. Bueno, creo que usted lo ve. Usted no es un hombre de distinción cuando se emborracha, usted no se distingue en absoluto, usted se emborracha, usted no es distinto de nada. Usted simplemente está repitiendo la mentira de los siglos. Y no hay civilización en el mundo que no ha inventado una manera de embriagarse, porque Satanás siempre lo está buscando.

He manejado por los caminos en las junglas del Ecuador, y he observado a los indígenas tambaleándose de lado a lado, con cosas que hacen de algún tipo de cosa que pisan con sus pies, y empujan rocas. Y toda cultura que he conocido, lo he visto en el mundo árabe, lo he visto por todos lados. Adonde quiera que he oído en toda ciudad en la que he estado, pueblos de la antigüedad, creo que es parte de la maldición. Creo que cuando Dios maldijo a la tierra, fue posible que el fruto de la tierra se corrompiera al punto en el que Satanás podía usarlo para destruir.

Y entonces, Pablo dice: “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución.” Voy a decir algo acerca de la disolución, azotia, significa disipación fuera de control, disipación fuera de control. No se embriague porque lleva a disipación fuera de control. Y otra manera de traducir azotia es con la palabra, ‘satisfacción excesiva’, ‘satisfacción excesiva.’ Antes bien sed llenos del Espíritu. ¡Qué contraste tan hermoso! ¡Oh, que contraste tan hermoso y simple! Observe su vida, ¿Por qué es controlado? ¿En dónde encuentra su gozo? ¿En dónde encuentra su emoción? ¿En dónde encuentra su consuelo? ¿en una botella? Ah, eso es tan artificial.

Ahora, alguien podría decir: “Bueno, dice: No os embriaguéis. Pero, ¿qué tal sin tan solo tomas y no te emborrachas? ¿qué hay acerca de eso?” Bueno, eso es para la próxima vez. Y el próximo domingo por la mañana voy a darle siete principios mediante los cuales usted puede saber lo que debe hacer en relación a este tema. Oremos.

Gracias Padre por ayudarnos esta mañana a entender algo de tu Palabra. Señor, mi oración es que este pequeño versículo metido casi de una manera invisible en medio de esta carta, tenga un impacto en nuestras vidas como nunca antes lo ha tenido. Lo que realmente estás diciendo es que tienes un recurso totalmente nuevo para el gozo, para el consuelo, para la emoción, para la satisfacción, para la comunión con Dios, de lo que el mundo jamás ha conocido, y es la llenura del Espíritu Santo.

El mundo quiere llenarse a sí mismo de tantas cosas, vino, alcohol, dinero, placer, posesiones, y tu simplemente has dicho: “Llénate a ti mismo del Espíritu, y mantente de esa manera, para que tu respuesta no sea la farsa, y los efectos que el mundo tiene, sino que puedan estar hablando entre ustedes en salmos, himnos y canticos espirituales, cantando y haciendo melodía en su corazón al Señor, y dando gracias y sometiéndose unos a otros; y amando a sus maridos, y amando a sus esposas, y cuidando de sus hijos y todas estas cosas que fluyen de este texto.”

Padre ayúdanos a conocer la simplicidad de lo que es ser controlado por Tu Espíritu. Y ayúdanos a conocer esto, que más que cualquier otra cosa Tu deseas llenarnos de Tú Espíritu, y lo único que pides que debemos hacer, es vaciarnos a nosotros mismos de nosotros mismos, para que el Espíritu Santo pueda entrar en el vacío y llenarnos. De esta manera podemos tener comunión contigo. De esta manera podemos alcanzar niveles de conciencia espiritual de los que no hemos soñado. De esta manera podemos conocer lo que es ser llenos de toda la plenitud de Dios. De esta manera podemos entender cómo es que podemos hacer mucho más abundantemente, más allá de lo que podemos pedir o entender, según el poder que actúa en nosotros.

Y Señor, esperamos la próxima vez para hablar este asunto de que si un cristiano debe o no tomar. Ayúdanos a preparar nuestros corazones para lo que Tú Palabra dice. Te agradecemos por nuestra comunión en esta mañana, en el nombre de Jesús. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar