Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Queremos continuar en nuestro estudio maravilloso y emocionante de Efesios capítulo 5, versículos 18 al 21. Hemos estado en este pasaje porque nos hemos desviado en unas cuantas tangentes por unas seis semanas, pero estamos disfrutando mucho y vamos a estar aquí por un tiempo. Realmente creo que esta es una porción tremenda, tiene verdades tan grandes e importantes para nosotros que realmente tenemos que tomar nuestro tiempo para comprenderla.

Efesios capítulo 5, versículos 18 al 21, voy a leerlo y sígame conforme leo. “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando en vuestro corazón al Señor; dando siempre gracias por todas cosas, al Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Someteos unos a otros en el temor de Dios.”  

Oremos juntos conforme comenzamos. Padre pedimos esta mañana, Señor, que tú de alguna manera silencies nuestros corazones de las cosas que nos rodean, que nos ayudes a poder separarnos de todas las vicisitudes y luchas y partes de nuestras vidas que tienden a llenar nuestra mente. Señor, por así decirlo, mediante un acto divino, aclara nuestra mente para que podamos entrar en Tu presencia sin ninguna preconcepción, sin ninguna predisposición, con una mente pura y un corazón puro, para recibir de tu mano lo que tienes para nosotros. Y oh, Señor, oro porque Tú guíes al que habla, que únicamente sea un instrumento, que Cristo sea el Maestro y que el Espíritu de Dios sea el que comunica, que podamos oír de Ti, que podamos salir de este lugar sabiendo que nos hemos reunido contigo, y Te alabaremos en el nombre de Cristo. Amén.

En la noche final de Jesús con sus discípulos, registrada para nosotros en Juan 13, 14, 15 y 16, Él les prometió muchas cosas, muchas cosas maravillosas, incomparables, en cierta manera, increíbles. Pero la clave de todas ellas fue la misma cosa, y fue la venida del Espíritu Santo. Toda promesa que Jesús jamás dio, en esa última noche antes de su traición y crucifixión, toda promesa que Jesús dio esa noche encontró su cumplimiento en cierto sentido, en la venida del Espíritu Santo.

Ahora, todos conocemos que Dios es un Dios. “Oye Israel, Jehová nuestro Dios uno es,” dice el Shemá del Antiguo Testamento. Pero también estamos conscientes de que un Señor, ese único Dios existe en tres Personas diferentes, y ese es el misterio del Dios Trino; que Dios es Uno, sin embargo, Dios individualmente es Dios Padre, Dios Hijo, y Dios el Espíritu Santo. Y Dios con frecuencia hace promesas mediante Cristo, que nos son confirmadas a nosotros mediante el Espíritu Santo. Realmente es Dios en Su tercera Persona cumpliendo Sus promesas originales.

Y entonces el Espíritu de Dios, es ningún otro que Dios mismo en la tercera Persona. Y es la venida del Espíritu Santo a la vida del cristiano que hace real todas las promesas de Jesucristo. Observe conmigo por un momento el capítulo 14 de Juan, y esto nos va a ayudar a preparar nuestros pensamientos. En Juan capítulo 14, particularmente en este capítulo 14, quizás más que en el 13, el 15, e inclusive el 16, nuestro Señor les promete un gran grupo de cosas importantes. Jesús está a punto de dejar a sus discípulos, y no quiere dejarlos temerosos, varias veces les dice: “Dejen de dejar que su corazón esté turbado,” porque tenían mucho miedo, porque se iba.

Y entonces, para compensar el vacío y la ausencia que iban a sentir, Él les concede estas promesas sorprendentes, todas las cuales se cumplen en la venida del Espíritu Santo de una u otra manera. Observe el versículo 16, por ejemplo, y ahí usted tiene la médula del asunto. “El Espíritu de verdad,” dice Él, “a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce, pero vosotros lo conocéis porque Él mora con vosotros y estará en vosotros.” Ahora, ahí está una de las grandes afirmaciones dispensacionales de la Biblia, ahí está una de las grandes afirmaciones acerca del diseño de Dios para la era del Nuevo Testamento. El Espíritu Santo ha estado con vosotros, estará en vosotros.

Esta es la promesa de que, en el Nuevo Pacto, en la era del Nuevo Pacto, en la época del Nuevo Pacto, después del día de Pentecostés, el Espíritu de Dios no solo estaría con Su pueblo, esto es junto a ellos; sino que Él estaría en ellos. Eso entonces se vuelve aquello que hace posible el resto de las otras promesas. Si el Espíritu de Dios no establece Su residencia, entonces todas las cosas que Jesús está prometiendo no pueden cumplirse de manera plena. Para mostrarle lo que quiero decir, observe los primeros seis versículos del capítulo 14. Y aquí Jesús esencialmente les está prometiendo el cielo. Hay una promesa aquí en el versículo 2, que “en la casa de mi Padre, muchas moradas hay; si no fuera así os habría dicho. Voy pues a preparar lugar para vosotros, y si voy y preparo lugar para vosotros, regresaré y os recibiré para mí mismo para que dónde yo estoy, vosotros también estéis.” 

Ahora, ahí hay una gran promesa, Jesús dijo: “Me voy, voy a ir a preparar un lugar para ustedes, voy a regresar y voy a llevármelos para que estén conmigo en ese lugar.” Ahora esa es una promesa maravillosa, pero si usted es como yo, a usted le gustan las promesas que tienen garantía, ¿verdad? Si alguien hace una promesa usted dice: “Está bien. Gracias por tu promesa. ¿Tienes alguna manera en la que puedas proveer algún tipo de garantía para eso? ¿Puedes verificar eso?” Y Dios sabe que Él necesita verificar Su promesa.

Entonces en 2 Corintios capítulo 5, nos dice, no necesita buscarlo, también nos dice en Efesios 1, él dice: “Él nos ha dado la arrabōn del Espíritu.” Es llamado, la garantía en el Espíritu, en el antiguo inglés.  La palabra arrabōn significa garantía, primer pago, enganche, o anillo de compromiso. En otras palabras, Cristo está diciendo aquí: “Voy a llevarlos al cielo para que estén conmigo, para heredar mi reino, como el primer pago, como el enganche, la garantía o la seguridad, el anillo de compromiso para probar que estoy hablando en serio de matrimonio, les voy a dar el Espíritu Santo.”

Entonces como puede ver, el Espíritu Santo se convierte en la garantía de esta promesa de una herencia celestial. Si no hubiera Espíritu Santo en nosotros, entonces no tendríamos la seguridad para que Cristo iba a cumplir Su promesa. Más adelante en este capítulo, observe el versículo 12, y aquí nuestro Señor hace otra promesa magnánime, sorprendente, Él dice: “De cierto, de cierto os digo que el que cree en mí, las obras que yo hago él también hará, y obras mayores que estas él hará, porque yo voy a mi Padre.”

Ahora, Jesús aquí está diciendo: “harán obras mayores.” No mayores en tipo, porque no podría usted hacer algo mayor en tipo, sino mayor en extensión, mayor en amplitud de lo que Él inclusive hizo. Él estuvo confinado a un área muy limitada, Él está diciendo: “Debido a que voy al Padre, ustedes harán cosas más grandes.” ¿Cómo puede ser eso posible? y especialmente en Su ausencia. La respuesta está en Hechos 1:8 en dónde nuestro Señor dice: “Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros. Y me seréis testigos - mou martures – mis mártires, observe “en Jerusalén, Judea y hasta lo último de la tierra.” Ahí está el cumplimiento. Jesús lo hizo en Jerusalén, Jesús lo hizo en Judea, pero ustedes lo harán hasta lo último de la tierra, lugares a los que Jesús nunca fue. Y usted podrán hacerlo debido al Espíritu Santo.

Entonces, el cumplimiento mismo aquí, depende del Espíritu de Dios en nosotros. De otra manera, no podemos ser testigos hasta lo último de la tierra. No tendremos la seguridad, ni la garantía de nuestra herencia en Su reino, a menos de que tengamos la seguridad y la garantía de la presencia del Espíritu de Dios. Después en tercer lugar, Él dice en los versículos 13 y 14, quiero darles otra promesa, es esta: “Todo lo que pidáis en mi nombre lo haré.”

Ahora esa es una promesa increíble. Él la repite en el versículo 14, “Si pidieres algo en mi nombre, lo haré.” En otras palabras, Él está diciendo: “Les voy a dar un recurso. Ese recurso se llama oración. Piden en mi nombre, y lo haré.” Pero saben una cosa, eso es difícil de hacer. Es muy difícil de hacer, ¿sabe por qué? Porque Romanos 8 dice que no sabemos porque orar como debiéramos. “No sabemos cómo orar, pero el Espíritu Santo intercede por nosotros con gemidos indecibles, y Él conoce la mente del Padre.”  En otras palabras, ese versículo, realmente no será cumplido de manera plena si no fuera por la obra intercesora continua del Espíritu de Dios, que mora en nosotros ante el trono de Dios, intercediendo.

El hecho entonces de que tenemos segura una herencia celestial, el hecho de que haremos cosas más grandes que nuestro Señor, el hecho de que podemos pedir y recibir, depende del Espíritu Santo viviendo dentro de nosotros. Además, observará que él dice en el versículo 18, “No los dejará sin consuelo, vendrá a vosotros, un poco más y el mundo no me verá, pero vosotros me veréis.” Ahora, ¿cómo es que eso va a pasar? ¿Cómo es que te vas a ir y el mundo no te va a ver más? ¿qué quieres decir que vas a venir a nosotros? Versículo 20, “en aquel día sabréis que yo estoy en mi Padre, y él en mí, y yo…” ¿en dónde? “…en vosotros.”

¿En qué día es que ellos supieron que Dios estaba en ellos? ¿En qué día es que el pueblo de Dios sabe que Dios había venido a vivir dentro de ellos?  En el día de Pentecostés. El Espíritu de Dios descendió y mora en ellos, y eso es exactamente lo que Dios está diciendo, Jesús dice: “Me voy, pero voy a regresar, y en aquel día sabrán que estoy en ustedes.” El cumplimiento de eso es la venida del Espíritu Santo. Esa es la garantía de que Dios vive en mí. Observe el versículo 27, “Mi paz os dejo, mi paz os doy, no como el mundo la da yo os la doy. No se turbe vuestro corazón y tengáis miedo.”

Ahora, espera un minuto. Jesús prometió paz. Y, por cierto, observe el capítulo 15, versículo 11, “Estas cosas os he hablado para que mi gozo permanezca en vosotros.” Jesús dijo: “Quiero que tengan mi paz.” Capítulo 14. “Quiero que tengan mi gozo,” capítulo 15. Y Él dijo: “Quiero que tengan mi amor,” en el capítulo 13. ¿Se acuerda de eso? Amor, gozo, paz. “Bueno,” dice usted, “esa es una promesa maravillosa, pero, ¿la recibimos?” Gálatas 5:22, “El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz.” ¿Lo ve? Todo lo que Jesús le promete a un creyente, se cumple debido a la presencia del Espíritu de Dios que mora en él. Esto es tan importante. Todos tenemos ese recurso potencial, y esa es la razón por la que en el capítulo 16, versículo 14, el Señor dice: “Cuando el Espíritu venga, Él me glorificará porque recibirá de mí, y os lo mostrará a vosotros.”

En otras palabras, el Espíritu entonces se vuelve el canal mediante el cual las promesas de Cristo vienen al creyente. ¿Entiende usted eso? Muy esencial. Si no fuera por el Espíritu que mora en el creyente, las promesas de Cristo no podrían ser cumplidas en su vida. Pero, aquí está la clave, todo esto es de ustedes, por el Espíritu Santo que mora en ustedes, pero solo es apropiado en su vida, solo opera en su vida, solo se vuelve funcional en su vida cuando usted está lleno del Espíritu. ¿Lo entiende? Usted puede poseer al Espíritu de Dios, como todos los cristianos, el Espíritu de Dios puede morar en usted, usted puede tener todo el potencial para todos estos cumplimientos de las promesas de Cristo, pero a menos de que usted sea lleno, controlado por el Espíritu de Dios, a menos de que sea guiado por el Espíritu de Dios, nunca sabrá lo que significa poseer estas promesas tremendas.

Las promesas no cumplidas son el equivalente de promesas no hechas, o no guardadas.  Dios le ha dado a usted a Cristo, y en Cristo, grandes y preciosas promesas, Pedro las llama. Y son de usted, usted las posee, pero usted nunca las va a disfrutar; usted nunca sabrá lo que es tener seguridad para la vida y la muerte; usted nunca sabrá lo que es ver cosas en su vida más allá de lo que usted podría soñar de que fuera posible; usted nunca sabrá lo que es que las oraciones sean respondidas constantemente; usted nunca sabrá lo que es tener el sentido de Dios vivo en usted; usted nunca sabrá lo que es tener amor, gozo y paz, a menos de que sepa lo que es ser controlado por el Espíritu Santo. Aunque usted lo posee, no será activo en su vida, y eso es esencialmente lo que Pablo está diciendo.

Ahora, de regreso a Efesios 5, él está diciendo: “Si quieren ver el fruto de todas estas cosas en su vida, entonces es absolutamente necesario que sean llenos del Espíritu, no hay otra manera, no hay otra posibilidad para el cumplimiento de estas cosas.” Y a lo largo de los cinco capítulos de Efesios, Pablo ha estado describiendo el poder tremendo y el potencial tremendo de un creyente, pero todo se reduce a esto, usted puede volar por los primeros cinco capítulos y diecisiete versículos, y si usted se atora aquí lo va a echar a perder todo, porque al menos de que usted sea controlado por el Espíritu Santo, todo ese recurso disponible a usted, todo ese potencial para vivir una vida de sabiduría y amor y luz, y excepcional y humildad, y unidad, todo el potencial se pierde. Y cuando usted entra al capítulo 6 y comienza su batalla con Satanás, si usted no está viviendo controlado por el Espíritu Santo, usted va a fracasar. Este es el corazón del asunto, usted debe tomar su lápiz rojo y trazar un cuadro grande alrededor del versículo 18, esta es la médula.

Ahora, como vimos los versículos 18 al 21 realmente únicamente hemos visto el versículo 18, y un poco del 19, pero conforme lo vimos señalamos tres cosas y quiero que vea: el contraste, el mandato y las consecuencias. El contraste, el mandato y las consecuencias. Estudiamos a gran detalle el contraste, “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, antes bien sed llenos del Espíritu.” En otras palabras, nuestro gozo y nuestra paz, y nuestra emoción, y nuestra comunión con Dios, y nuestra comunión y nuestro poder, no viene como los paganos de embriagarnos, sino de ser llenos del Espíritu. Ese es el contraste.

Después a partir del contraste viene el mandato. Manténganse siendo llenos del Espíritu. En otras palabras, si todos nuestros recursos se encuentran, si todo el cumplimiento de nuestro potencial se encierra en ser llenos del Espíritu, entonces manténganse siendo llenos del Espíritu, manténganse siendo controlados. Y eso es cuestión de ceder su vida momento a momento, a la voluntad y la obra del Espíritu de Dios. No es algo místico, extraño, una experiencia divina sobrenatural, es simplemente ceder un momento a la vez al Espíritu de Dios. Y eso únicamente sucederá en su vida cuando usted está pensando pensamientos acerca del Espíritu de Dios. Y eso únicamente sucederá cuando usted satura su corazón y mente y alma, con las páginas de la Palabra de Dios.

Y conforme usted entonces, hace eso, usted será controlado por el Espíritu, y lleno del Espíritu y, en tercer lugar, habrán consecuencias. Y hay tres de las que habla en este texto, y probablemente añadiré otra para cuando lleguemos ahí en unas cuantas semanas, pero hay tres. En primer lugar, él dice que habrá una consecuencia dentro de usted mismo: cantar. En segundo lugar, habrá una consecuencia hacia Dios: agradecer. En tercer lugar, habrá una consecuencia entre los creyentes: sometiéndose. Y, en cuarto lugar, probablemente lo añadiré, habrá una consecuencia inclusive hacia los incrédulos, y eso será: servicio. Y le mostraré lo que quiero decir conforme avancemos.

De tal manera que cuando usted está lleno del Espíritu, como puede ver, todas sus relaciones están bien. Usted está relacionándose de manera apropiada con usted mismo, será una persona completa, saludable. Usted sabe, la gente va al consejero y ve al psiquiatra y al psicólogo y al analista y al consejero cristiano, y demás. Y, toman Valium, y Torazin, y Librium y todo lo que están tratando de hacer para poder resolver sus problemas. Y, toman siestas largas, usted sabe, y quieren jugar un juego y simplemente olvidarse de todo. La gente trata de huir de sus problemas, cuando la manera en la que usted puede estar en paz con usted mismo, y tener una canción en su corazón, es estar lleno del Espíritu. Como puede ver, eso es estar relacionado de manera apropiada con usted mismo.

En segundo lugar, cuando usted está relacionado de manera apropiada con el Espíritu de Dios, usted se va a encontrar haciendo lo que el versículo 21 dice: “dando gracias a Dios por todas las cosas.” En tercer lugar, usted va a descubrir que el versículo 21 es una realidad, usted se va a estar sometiendo a todo mundo a su alrededor, va a haber un espíritu de humildad, va a haber un espíritu que dice: “No busco hacer lo que quiero, sino busco hacer lo que es mejor para ti.” Todas las relaciones se corrigen. Y la cuarta área, el área de servicio, se remonta a Juan 7 en dónde nuestro Señor ahí dijo: “Cuándo el Espíritu de Dios los llene, de lo más profundo de ustedes van a fluir ríos de agua viva para toda persona que los rodea.” De tal manera que todas sus relaciones se resumen en estar llenos del Espíritu, conforme Él controla su vida, todo está bien.

Ahora, hemos estado viendo el número uno, cantar. Este es el elemento personal. Cuándo usted se convierte en cristiano y el Espíritu de Dios viene a vivir en usted, y el Espíritu de Dios lo llena a usted, usted se vuelve gozoso en el interior. Un cristiano lleno del Espíritu va a estar feliz sin importar lo que está pasando, él podría estar en el cepo, en la cárcel, como Pablo y Silas, y por cierto el cepo no era cómo los peregrinos lo tenían en dónde usted colgaba sus manos así, y colgaba sus pies así, era un cepo con agujeros graduales, extendiéndose más y más, y más, y más y más ancho, de tal manera que sus piernas eran estiradas lo más que podían estirarse, sin desmembrarlas, y estaban en esa posición y se mantenían así durante semanas.

Y fue en medio de esa circunstancia que estaban pasando toda la noche, ¿haciendo qué? cantando. ¿Por qué? Porque las circunstancias no importan. La llenura del Espíritu es lo que importa, y es lo que trae la canción. Y cuando estoy bien conmigo mismo, y cuando estoy en paz en mi propio corazón, y cuando estoy lleno de Su Espíritu, una canción sale. Al final del sermón esta mañana, usted verá porqué, en lo que creo que es un clímax muy emocionante a todos nuestros pensamientos.

Entonces, lo que hemos estado viendo es el hecho de que la gente llena del Espíritu canta, porque algo está bien en su corazón. Jerry Mitchells, quien es un pastor en nuestra iglesia, en el área de edificación de hogares, quien también trabaja en nuestro ministerio de evangelismo, acaba de regresar de dos semanas en Israel. Él fue ahí con un grupo de personas judías de Estados Unidos, y fue el primer gentil en ir con ese grupo en particular. Ninguno de ellos era cristiano y él estaba quedándose en la casa de un general israelita, un general israelita secular.

Y él no está acostumbrado a dos semanas sin ningún cristiano, él no está acostumbrado a no tener comunión y cuando él regresó y él no estuvo aquí el domingo pasado para oírme predicar, él llegó el lunes, él llegó a nuestra junta de personal y lo primero que dijo: “Saben una cosa, es tan bueno estar de regreso en la comunión de los hermanos.” Él dijo: “Es tan maravilloso estar aquí.” Él dijo: “Sabes una cosa, me hallé tan frustrado al estar rodeado de estos no cristianos todo el tiempo, y cuando me metía a la regadera, simplemente irrumpía y cantaba.” Y yo en cierta manera me reí al igual que el resto de la gente. ¿Lo ve?

Él no oyó lo que dije, pero eso es lo que la gente llena del Espíritu hace. Y cuándo un cristiano está contenido y no puede cantar, algo está mal. Él va a encontrar una regadera en dónde él simplemente pueda cantar acerca de Cristo todo lo que él quiera. Usted sabe, usted no puede hacer eso en algunos hoteles en Israel, sin meterse en muchos problemas. Él dijo que solía encerrarse en su propia habitación, simplemente para leer el Nuevo Testamento. Pero necesita haber esa válvula de expresión del gozo del Espíritu.

Cómo usted sabe, en el Progreso del Peregrino, Juan Bunyan ha escrito un retrato maestro de la vida cristiana, y conforme él sigue el caminar del peregrino, él dice que a lo largo del camino el peregrino se desvía, se sale del camino, ¿no es cierto? Él cae en el foso del desánimo, y después se sale y entra al castillo de la duda. Y después se sale del camino correcto y va por el camino equivocado, y alguien lo lleva a la Feria de la Vanidad, y él tiene todos estos problemas, y él continuamente se sale del camino. Y después él regresa al camino, todo el tiempo, y finalmente regresa al camino y finalmente regresa y finalmente cruza el río y asciende al monte y entra a la ciudad celestial.

Juan Bunyan jamás menciona la llenura del Espíritu, en todo el Progreso del Peregrino el nunca menciona la llenura del Espíritu, pero unas cincuenta veces, ¿sabe lo que él dice? “El peregrino regresó al camino y siguió por su camino,” ¿haciendo qué? – “cantando.” Esa es la manera en la que Juan Bunyan dijo lo mismo. Él siguió cantando, ¿por qué? porque el cantar es la expresión de lo que Dios está haciendo en el corazón. La gente llena del Espíritu tiene una canción. Y él está diciendo: “De hecho, entonces los paganos, cuando se reúnen en sus orgías y en su liturgia satánica, hacen ciertas cosas con embriaguez. Cuándo nosotros nos congregamos, cantamos porque el Espíritu de Dios ha producido una canción en nuestros corazones.” Entonces, es elemental.

En Efesios 5:18 dice, si usted está lleno del Espíritu, usted va a cantar. En Colosenses 3:16 dice, si la Palabra de Cristo mora en abundancia en usted, usted va a cantar. En Santiago 5:13 dice, si su corazón está lleno de gozo usted cantará. Y eso es verdad, Dios nos ha dado una canción como una expresión de gozo. Ahora, hemos hecho varias preguntas, veámosla de nuevo. Primera pregunta pequeña es: ¿entre quienes cantamos? ¿entre quienes cantamos? Simplemente dice en el versículo 19, “Hablando entre vosotros.” Cantamos entre nosotros, son nuestras canciones. Y me doy cuenta de que la gente ha insistido en el uso de la música como una herramienta evangelistica.

He hablado en diferentes lugares, y ciertos grupos de música están ahí, presentan cierto tipo de música y les digo: Saben una cosa, ¿por qué ese tipo de música?” “Bueno,” dicen, usted sabe, “si vas a alcanzar al mundo para Cristo mediante la música tienes que tocar el mismo tipo de música que el mundo escucha.” Y mi pregunta es siempre la misma, “Bueno, ¿en dónde en la Biblia dice que debes alcanzar al mundo mediante la música?” Y nadie piensa en eso. Invariablemente dicen, “No sé.” ¿Quiere saber algo? En ningún lugar en la Biblia, jamás dice, “Canten el evangelio de Cristo.” Dice, “Predícalo.”

La música nunca fue diseñada por Dios para que fuera una herramienta evangelistica. Digo, la música ha existido por mucho tiempo, y estoy seguro de que hay ocasiones en las que las canciones e himnos y cánticos espirituales han tocado el corazón y la conciencia de un incrédulo, y quizás porque la verdad del evangelio es conocida, en cierta manera pueden empujarlos si vienen a Cristo, pero eso es como un beneficio residual, así como usted al vivir la vida cristiana se vuelve un testimonio para alguien. Pero el corazón del asunto del evangelismo es predicar el evangelio, y vivir el evangelio, y enseñar el evangelio. No se nos dice que el mundo va a ser ganado mediante grupos de música.

Ahora, no quiero ser muy duro en esto, pero creo que, si realmente examináramos de nuevo lo que la Biblia está diciendo aquí, podríamos eliminar muchas cosas bastante malas que suceden en el nombre de la música cristiana, bajo la idea de que debemos alcanzar al mundo. Nunca se nos dice alcanzar al mundo al cantarle. Y creo que necesitamos mantener eso en mente. El evangelio debe ser predicado como el poder de Dios para salvación. Y estoy seguro de que Dios quería asegurarse, debido al poder de la música para actuar en las emociones, que no confundamos el asunto en la presentación del evangelio, al apelar a las emociones en lugar de concentrarnos en las facultades de toma de decisiones.

Entonces, creo que es muy importante que la Biblia dice que la iglesia usa música para dirigirse a sí misma, para hablar entre sí misma. Ahí es donde la música debe estar. Ahora, creo que es maravilloso que la gente incrédula venga y oiga la música, y espero que les encante la música, pero no la van a entender como la entendemos nosotros, y necesitan el evangelio de Jesucristo para ser traídos a Cristo. Necesitan más que tan solo las canciones. Y realmente me temo que el día de hoy, la música con su poder e impacto emocional es usado como una herramienta.

Y si usted hace la música tan parecida a la música del mundo, entonces el mundo piensa que volverse un cristiano no es tan diferente que estar en el mundo. Y esa es la razón por la que es tan difícil tener algún tipo de compromiso de ellos. Bueno, no quiero excederme en el punto, solo quiero que entienda que la gente, dice Pablo, llena del Espíritu, canta a sí misma. Se habla a sí misma. En el Israel de la antigüedad la música de Israel era la música de Israel. Era su música, era su música y su expresión entre sí.

En segundo lugar, ¿de dónde se origina? ¿de dónde viene nuestra música? El versículo 19 dice al final del versículo, “en vuestro corazón.”  Literalmente significa, desde su corazón, desde una fuente interna. El punto de origen es el corazón. Y la semana pasada le dije que en Amós capítulo 5, el profeta Amós, como la voz de Dios le dijo al pueblo de Dios: “Dejen de cantar, porque su corazón no está bien, no quiero oír sus canciones.” Y en el sexto capítulo él dice: “Ustedes están actuando de manera insensata. Se acuestan ahí en sus sillones de marfil, se acuestan en sus camas elegantes, beben su vino ahí de tazones, porque las tazas son demasiadas pequeñas, están borrachos, satisfacen sus deseos egoístas, están cubiertos de ungüento que huele bien, tienen joyería colgando en ustedes y están tocando todas estas canciones, y están cantando toda esta música, y están inventando instrumentos nuevos y sofisticados, y no quiero oír nada de esto dice Él, “Deténgalo todo.””  

Y después en el capítulo 8 él dice en el versículo 3, “Sus canciones se convertirán en lamento cuando acabe con ustedes.” En otras palabras, la música en sí misma no es el punto, es el corazón del que la está cantando lo que importa. Eso es lo que importa delante de Dios. Usted puede cantar la canción más hermosa en el mundo, usted puede cantar las palabras que más glorifican a Dios en el mundo, pero si su corazón no está bien delante de Dios, sea que esté cantando aquí, o cantándolo allá, o cantándolo en su casa, eso es lo que importa para Dios. Si su corazón no está bien la canción no le agrada a Él, sin importar que tan bien la cante. Por otro lado, no importa que tan malo sea, no importa que tan malo sea al mantener la melodía, si su corazón está bien la canción es música dulce para los oídos de Dios.

El corazón es lo que importa. Y le estoy diciendo, en la actualidad en la iglesia hemos perdido eso de vista. Hemos apilado en el cristianismo una multitud de músicos y cantantes y demás cuyos corazones no están bien delante de Dios, quienes constantemente están siendo promovidos y empujados y presentados en la escena cristiana, y a Dios no le interesa sus canciones si sus corazones no están bien. No estoy tratando de eliminar todas estas personas del ministerio, solo creo que quizás deberían regresar y corregir su vida antes de que digan representar la música de Dios, porque Él está interesado en el corazón.

De hecho, la música del mundo, usted sabe, usted no quiere identificarse con eso de cualquier manera. Nuestra música debería ser diferente. La música del mundo va a detenerse algún día, ¿sabía usted eso? Toda estación de radio que toca música va a detenerse. Todos los instrumentos van a detenerse, no va a haber más música del mundo en absoluto. Dice usted: ¿Dónde está eso? ¿Cuándo es eso?” Apocalipsis capítulo 18, si quiere leerla, le voy a mostrar los versículos 20 al 22, en Apocalipsis 18, Dios ha traído juicio en el sistema del mundo, y aquí el sistema del mundo es llamado “el misterio babilonio”.  Babilonia fue el origen del sistema malo del mundo y será la consumación del mismo.

Y entonces, esta forma final del sistema del mundo del anticristo es llamado por el término “Babilonia”. Y él dice aquí, como es que Babilonia en el capítulo 18 va a ser aplastada al final de la tribulación. Y cuando sea aplastada, entonces Cristo va a regresar y establecerá Su reino. Y una de las cosas que va a suceder es esta, versículo 21 dice, un ángel toma una piedra, como una gran piedra, la arroja al mar y dice con ese tipo de violencia, esa gran ciudad de babilonia será derribada. Y cuando el sistema entero se acabe, observe lo que se acaba primero, versículo 22, “Y la voz de las arpas, y los que tocaban flautas, y los trompetistas, ya no se oirán más en ti.” Ese es el fin de la música del mundo. Ese es el fin. Se acabó. Dios dice: “Eso es suficiente, se acabó. Toda la música no llena del Espíritu va a ser detenida inmediatamente.”

Sabe una cosa, es casi como si Dios le ha dado la música a la humanidad, es una bendición maravillosa, pero el hombre ha corrompido ese regalo de Dios como el corrompe cualquier otro regalo de Dios, entonces el día está por venir cuando Dios lo va a quitar. ¿Puede imaginarse un mundo sin música? ¿Puede imaginárselo? La gente en nuestra sociedad no puede llegar de su auto de regreso a su casa, con el estéreo encendido. La música se toca en el trabajo, la música se toca en la fábrica en el taller, se toca a la mitad del juego de futbol, la música se toca constantemente. La gente no quiere enfrentar la vida sin la música, porque la música implanta el pensamiento en sus mentes, las palabras en sus mentes, para evitar pensar en las cosas que importan. El mundo sin música sería un lugar muy frustrante, pero eso es lo que Dios dice.

Ezequiel 26:13, Dios dice: “Haré que el sonido de tus canciones cesen, y el sonido de tus arpas ya no se oirá más.” Él le dijo eso a Tiro, y después ellos vinieron y aplastaron esa ciudad, y ese fue un pequeño microcosmos de lo que va a suceder cuando Dios venga en juicio en contra del mundo. Nunca habrá una canción en el infierno, la gente vivirá para siempre en el infierno sin una nota de música, sin una canción que cantar, sin nada que alivie su juicio inmitigado que soportarán. Y las únicas canciones que serán cantadas siempre, después de que Dios detenga la música del mundo, será la canción de los corazones de los santos llenos del Espíritu de Dios, que llenen el Reino y seguirá hasta la eternidad, la canción eterna de los redimidos. Escuche, nuestra canción debe venir de nuestros corazones, y debe ser distintiva y única.

En tercer lugar, ¿a quién debe ser cantada nuestra canción? Bueno, eso es claro, ¿no es cierto? Capítulo 5, versículo 19, al final del versículo dice, al Señor, le cantamos al Señor, y esa es la razón por la que dije esta mañana, como usted sabe, no es necesario aplaudir y valoro eso y está bien, no quiero hacerlo sentirse mal por estar agradecido si eso es lo que está en su corazón. Pero no tiene que expresar su gratitud de esa manera, porque realmente se lo estamos ofreciendo al Señor. Si alguien debe aplaudir debería ser el Señor. Y anoche, Él estaba aplaudiendo mucho conforme los truenos estaban escuchándose en lugares diferentes.

Pero no creo que eso tuvo nada que ver con lo que estamos hablando. No creo que el Señor responda de esa manera. Lo que estoy tratando de decir es que cuando le ofrecemos algo al Señor, no lo tratamos como entretenimiento. Si el coro canta, si alguien toca, como Rufus lo hizo esta mañana, o alguien canta, están esforzándose realmente no para actuar para ustedes, sino para que los pensamientos de ustedes se congreguen con los de ellos y sean levantados en alabanza al Señor, de tal manera que no es una respuesta de entretenimiento.   

Todos estamos juntos de una manera unida, siendo guiados por los cantantes, y siendo guiados por los que tocan para alabar al Señor mismo. Y ahí es hacia dónde debe ir la alabanza, es para el Señor. Toda la música debe ser ofrecida a Él. Y como usted sabe, usted debería tener un punto de revisión en su cantar, en ese punto. Y hay algunas personas que dicen: “Bueno, tu sabes, tal y tal se pone de pie y canta todo el tiempo, pero creo que lo está haciendo para sí mismo.” Bueno, sabe una cosa, toda la gente que canta para sí misma no está aquí arriba. Inclusive hay personas en la congregación que cuando viene el tiempo para el canto congregacional derriba a todo mundo a cinco bancas a la redonda. Entonces la gente se voltea y dice: “Oh, ¿quién es? Es maravilloso. Usted sabe.”

Martin Lloyd-Jones dice: “Probablemente hay más de eso en la banca de lo que hay en el lugar del coro.” No sé si eso es verdad o no, pero creo que todos nosotros debemos estar conscientes, si realmente estamos cantando a partir de un corazón lleno del Espíritu, si es ofrecido al Señor, no para que toda la persona que lo rodea a usted diga cuan maravillosa es su voz. ¿Lo ve? En 2 Crónicas, capítulo 5, hay una ilustración bastante práctica aquí, esta es una escritura fantástica. El gran templo ha sido edificado, que día tan glorioso en Israel, y en 2 Crónicas capítulo 5, versículo 12 los levitas, quienes eran los cantantes, todos se congregaron para la dedicación del templo, y llegaron ahí y estaban vestidos con lino blanco, tenían címbalos y salterios y arpas, y habían ciento veinte sacerdotes tocando la trompeta.

¿Puede imaginarse un coro de cuatro mil voces con ciento veinte trompetas? Hombre, que experiencia tan tremenda. “Y sucedió conforme los trompetistas y los cantantes eran como uno,” ¿de qué manera eran uno? “que hicieron un sonido.” Eran uno en que tocaron todos al mismo tiempo de la misma manera y dijeron lo mismo. En otras palabras, eran buenos, eran excelentes musicalmente, pero más allá de eso, eran uno en alabar y agradecerle al Señor. ¿Lo ve? En otras palabras, estaban en lo correcto musicalmente, y estaban en lo correcto en sus corazones.

Y dice: “Y levantaron su voz,” singular, una voz, con trompetas y címbalos e instrumentos. Y alabaron al Señor y dijeron: “Él es bueno, porque su misericordia permanece para siempre.” Y Dios quedó tan agradado, dice, que la nube, la gloria Shekinah descendió y llenó el templo de tal manera que los sacerdotes no podían ministrar, porque la gloria del Señor había llenado la casa del Señor. ¡Qué escena tan hermosa! La música glorificando a Dios, y Dios respondiendo por Su presencia apareciendo, de tal manera que ni siquiera podían ministrar porque Su gloria los cegó y llenó el lugar entero.

En Apocalipsis cuando usted oye al gran coro cantar en el futuro, cantan al Señor, “Digno es el Cordero, alabanza a Dios”. Toda la música fue ofrecida a Dios.” Johan Sebastián Bach, realmente el padre en muchos sentidos de la música moderna, dijo esto siglos atrás: “El objetivo de toda la música es la gloria de Dios.” (Fin de la cita) Tiene razón. Entonces, cuando cantamos debemos mantener en mente que es un regalo de alabanza al Señor. Eso significa que las palabras que cantamos, sea la canción que sea, deben ser bíblicas, ¿verdad? Deben reflejar de manera correcta los pensamientos de Dios y las actitudes de Dios y la revelación de Dios.

Y hay mucha música que simplemente no incluye eso, es un desastre teológico, está doctrinalmente mal. Nuestras palabras necesitan ser correctas. No solo eso, sino que el tono, la melodía debe honrar el vehículo, el método con el que cantamos. Creo que algunas veces las canciones que se ofrecen a Dios, de una manera coloquial, es tanto parte del mundo, que Dios de manera particular no querría identificarse con ese estilo, debido a lo que refleja en el sistema que vivimos. Debe haber una belleza y un aspecto distintivo y algo que lo aparta de tal manera que es claro que es ofrecido a Dios.

Ahora, dice usted: “John, ¿estás diciendo que no debería tener un efecto en absoluto en nosotros y simplemente es una ofrenda a Dios y no pensamos en nosotros?” Bueno, sabe una cosa que es tan maravilloso, conforme usted está lleno del Espíritu, y usted ofrece esa música a Dios, tiene un efecto fantástico en usted, ¿no es cierto? Quiero decirle, para mí cuando yo me siento y escucho la música, y mi corazón está lleno del Espíritu y canto y alabo al Señor, yo oigo a cantantes y a gente que toca hacer eso, simplemente yo voy a todos lados desde sentir algo en la piel, hasta lágrimas, tiene un efecto fantástico en mí.

Y sabe una cosa, si llego a casa a veces y me siento algo deprimido, o triste y hay cierta música que quiero escuchar, simplemente puede cambiar mi espíritu. Simplemente pienso que me levanta de mí mismo, y comienzo a cantar con los cantantes, o con los que tocan, y comienzo a pensar en eso y comienzo en cierta manera a levantar mi corazón hacia Dios, y es como un efecto que cura mi propio corazón.

Mi esposa siempre me dice que lo más maravilloso para darle un espíritu tranquilo, con cuatro niños pequeños en la casa, y un marido que está muy ocupado y va a todos lados, todo el día es la música, el tipo de música del Señor que tiene un efecto de calma en su espíritu, y creo que esa es una parte secundaria de la música. Y creo que Dios diseñó que fuera así. Permítame demostrarle un gran versículo, 1 Samuel 16:23, y aquí usted conoce a David, David claro fue un músico tremendo. Entre todo lo que él hizo tan bien, él fue un gran músico, él fue alguien que tocaba con mucha capacidad, un cantante muy apto, muy capaz, y un gran escritor de himnos, como los Salmos dan testimonio de esto.

Pero en 1 Samuel versículo 23, vemos a David llamado por Saúl. Cuando Saúl se enojaba, Saúl se afligía, Saúl se metía en tiempos muy difíciles, él le llamaba a David para que viniera y tocara para él. Y simplemente comenzando a la mitad del versículo dice: “David tomó un arpa.” No le vamos a dar toda la escena, pero David tomó un arpa. “Y tocó con su mano.” Ni siquiera hubo, aparentemente ninguna canción en este punto. David simplemente toca el arpa. ¿Y qué pasó? Sé una cosa, sé que David lo tocó para el Señor. Si David estaba en la actitud correcta de corazón, en la que normalmente estaba, David estaba tocando su arpa para el Señor.

Pero hubo un beneficio secundario para Saúl. Observen esto, tres cosas sucedieron: Saúl fue refrescado, él estuvo bien y el espíritu maligno partió de él. Ve usted las tres cosas ahí, mental, físico y espiritual. La música le afectó en primer lugar, mentalmente; él fue refrescado. Él aparentemente estaba en un momento de ansiedad tremenda, su mente estaba afligida, su mente estaba preocupada. Sin embargo, en la música, aunque David se la ofreció a Dios, hubo algo refrescante para su mente turbada.

En el siglo diecisiete y dieciocho, los médicos solían recomendar la música para los pacientes mentales. Tenían diferentes tipos de música para las diferentes variedades de enfermedad mental. Y en la actualidad inclusive, ese mismo tipo de tratamientos se lleva a cabo. La música tiene un efecto tremendo, usted siempre ha oído la afirmación: “La música tiene el poder para calmar al pecho salvaje.” Y eso es verdad, en un sentido, puede tranquilizar a una mente afligida.

Hay una empresa en Estados Unidos, conocida como Muzak, y Muzak provee lo que es llamada la música que no es para entretenimiento para la industria. Por ejemplo, cuando usted va a la oficina del dentista usted se pregunta porque escogió un dentista en lugar de otro dentista, no es su sonrisa, no es su taladro, podría ser su música. La música tiene una capacidad tremenda, para inducir dentro de usted una paz mental. Esto es algo que se ha estudiado. Las personas en la empresa Muzak, no son primordialmente músicos, son científicos de conductas, y han determinado lo que hace sentir a usted cómodo en la silla del dentista.  Lo mismo es verdad en la oficina del doctor, lo mismo es verdad en una empresa o en una fábrica, le garantizan a una empresa que, si usa música Muzak, en su planta de ensamble van a producir más productos en menos tiempo.

Inclusive hay números en porcentaje que pueden probarlo. Además, han descubierto que en las tiendas dónde la tocan, hay un incremento que se puede medir en las compras debido a la música. Su mente literalmente está más tranquila con cierto tipo de música. Muchos de ustedes, cuando entran a la autopista después del trabajo se meten en todo ese bullicio, y encienden algo como una estación, porque es absolutamente música tranquila en contraste a la locura que está pasando a su alrededor. Y si usted tan solo escuchara la música de rock en la actualidad, usted sabría porque tenemos a tanta gente psicológicamente enferma. Ese tipo de música tiene un efecto directo en molestarlo, en afectarle.

El Dr. Jay Keenan, el presidente de Muzak, dice esto y cito: “A diferencia de las drogas, la música nos afecta psicológica, y fisiológicamente sin invadir el torrente sanguíneo. La investigación ha indicado la cualidad inherente de la música para influenciar, escuche esto, nuestro metabolismo, nuestro pulso, y nuestro corazón. La empresa Muzak, se ha especializado de manera excepcional en aplicaciones de la música que no son para entretenimiento, en relación a las ciencias de la conducta. La influencia sutil de la música ha sido controlada en programas proveyendo un estímulo controlado para la gente en el trabajo.” (Fin de la cita)

Saben lo que le están haciendo a la mente de la gente. Tiene un efecto muy obvio en la productividad, mejores ventas, hace que la gente esté más feliz. La música afecta nuestra manera de pensar. En el siglo diecisiete hubo un científico y doctor alemán muy famoso, llamado Atanasio Kirchner quien estudió como la misma nos afecta físicamente. Y él fue el que descubrió que, si usted colocaba agua en el borde de un vaso, y movía su dedo alrededor podía hacer sonidos diferentes. Él estudió más para descubrir que la música causa una reverberación del aire alrededor del cuerpo, y puede causar una variación en el flujo de los fluidos corporales, sea sangre, saliva, fluido linfático, lo que sea.

Usted de hecho, puede afectar con consonancia, disonancia, él dijo, con tiempo y timbre. Usted puede afectar nervios, músculos y demás, como también el pulso cardiaco, todo. Quizás le interese saber, si usted lo ha oído, hay una pieza musical llamada La Tarantela. La Tarantela fue originalmente escrita bajo la idea de que debido a la manera en la que fue construida, tendría el efecto de extraer el veneno de la tarántula, de alguien que había sido picado. Ahora, de hecho, creían que eso era lo que La Tarantela haría. Usted quizás traía a alguien que había sido picado por una tarántula, tocaba eso, y eso lo afectaba haciendo que el veneno dejara su cuerpo.

No estoy muy seguro de que creo eso, pero simplemente le da una idea de cómo a lo largo de los siglos ha visto el impacto de la música. Están usando la música en la actualidad en una aplicación directa para ciertos procesos de recuperación en los hospitales, dos pacientes, mismos enfermedad, mismo diagnostico básico, misma prognosis básica, uno metido en cierto tipo de programa de música y el otro no. El que tiene música se va a recuperar más rápido, mejor que el otro, bajo ciertas circunstancias. La música afecta el cuerpo físico, y después puede tener un efecto espiritual. Saúl no solo fue refrescado y se recuperó, sino que dice que el espíritu malo lo dejo. Y creo que eso dice que puede tener un efecto espiritual también. Y no estoy diciendo que si usted tiene espíritus malos toque el tono correcto y se van a ir. No estoy tratando de promover eso, pero lo que estoy diciendo es que creo que la música puede tener un ministerio espiritual al curar la herida espiritual de alguien. ¿Usted no?

Oh, yo sé que ha hecho eso en mi vida muchas veces, usted sabe. Puedo estar ahí hundido en la tristeza y me siento y escucho algo hermoso, “Prefiero a Jesús que, a cualquier otra cosa,” y tiene un efecto tremendo en mis pensamientos espirituales. Entonces, la música es ofrecida a Dios, tiene un efecto secundario tremendo para nosotros. Dios la ha dado como un regalo maravilloso. Y cuando es usada de manera apropiada puede refrescar la mente y curar el cuerpo y restaurar el espíritu. Muy bien, entonces es importante.

Regresemos a Efesios. Ahora tenemos una cuarta pregunta que hacer. Si vamos a hacer este tipo de música y es tan maravillosa y es ofrecida a Dios y tiene un efecto maravilloso para nosotros, ¿con qué lo hacemos? ¿qué es aceptable? Me acuerdo cuando alguien escribió un artículo acerca de nuestra iglesia y nos criticó porque teníamos una guitarra tocando en la iglesia. De hecho, llegamos a ese extremo de tocar una guitarra en la iglesia. Alguien rascó una cuerda. Y me acuerdo de que este fue un artículo grande y todo mundo estaba enojado diciendo que definitivamente éramos una iglesia liberal porque teníamos una guitarra. Bueno, ¿quién dice que podemos? ¿quién dice que son las cosas aceptables?

Observe esto, esto realmente es fabuloso. En primer lugar, hay una afirmación general en el versículo 19. La primera palabra es, ¿qué? – hablando. ¿Sabe usted cuál es esa palabra en griego? Lale. ¿Sabe usted de dónde viene? La, la, la, la, la, la, la, simplemente la-de-da. Es una palabra onomatopéyica en ese sentido. Se oye como lo que significa, la, la, la, la, la. Simplemente se oye, eso es todo. Lale es simplemente la lengua, la, la, la, la, ¿lo ve? Es simplemente el movimiento de la lengua, cuando la lengua se mueve produce un la, la, la, ¿lo ve? Eso es lo que la palabra significa, es cualquier sonido. De hecho, usted sabe que originalmente el significado más antiguo que podemos encontrar para esto es cantar como un pájaro.

Y es usada frecuentemente en el griego clásico para hablar del canto de las aves. También es usada del balbuceo de los niños pequeños. La otra noche teníamos un pequeño en nuestra casa y estaba en casa sentado ahí, y en cierta manera lo veía por una hora o algo así. Él estaba sentado ahí en el suelo y realmente fue simpático, simplemente estaba haciendo sonidos la, la, la, la, la, la, la y ese es básicamente de dónde viene la palabra lale, el balbuceo de niños pequeños, el cantar de las aves. Inclusive es usada de sonidos de animales, los gemidos y rugidos de animales y los pequeños sonidos que hacen. Es usada del sonido de un grillo, en el griego clásico.

En otras palabras, significa sonidos. ¿Alguna vez ha visto un grupo de niños pequeños que viene aquí, y un niño tiene aquí una lija y el otro tiene dos claves, y alguien más tiene un pequeño triangulo, y alguien más tiene algo más que sacude, y simplemente hacen ruido, eso simplemente se oye? Bueno, esa es la manera en que la palabra lale sería usada. Por ejemplo, es usada en Apocalipsis 4:1 en dónde dice “la trompeta habla,” es el sonido de una trompeta. Es usada con frecuencia en el griego clásico del sonido de instrumentos musicales, arpas, cuernos, tambores, todo. Es usada en Apocalipsis 10:4 del trueno, la voz del trueno y el trueno hace un sonido.

Ahora, observe esto, lo que él está diciendo es, la gente llena del Espíritu hace ruido. Eso es correcto cuando dice en el Antiguo Testamento, haced, ¿un qué? un sonido gozoso para el Señor. Es una categoría muy amplia. El punto es este, cualquier sonido ofrecido al Señor, que viene de un corazón lleno del Espíritu, en el contexto correcto, ¿lo ve? Puede ser una guitarra, podría ser un violín, inclusive podría ser un tambor, podría ser un arpa, podría ser un cuerno, podría ser un clarinete, una flauta, otro instrumento, podría ser todas estas cosas. Y esta noche, cuando usted venga, habrá cuarenta y cinco o cincuenta de ellos aquí arriba tocando todas estas cosas, y todos hablando entre nosotros para el Señor. 

Todos los sonidos, ¿alguna vez ha pensado como Dios ha inventado todos estos sonidos increíbles? ¿Cómo sería un mundo sin música? ¿Cómo sería? Digo, ¿se puede imaginar sino pudiéramos cantar? Si la voz humana fuera exactamente así, y hablará así cada vez que habláramos hablaríamos como Arturito, o como se llame eso, y simplemente hablaríamos como habla de computadora, es tan impersonal y nadie se molestaría por oírnos por más de diez minutos, o sus oídos les molestaría. Pero Dios nos ha dado la capacidad de subir y bajar, y por toda la escala musical para mantener el interés de la gente así. ¿Lo ve? El punto es que los sonidos pueden glorificar a Dios, todo tipo de sonidos.

Debemos hacer sonidos de nuestros corazones para Su alabanza. Y para un niño pequeño, usted sabe y no quiero usar nuestra familia como una ilustración, pero la pequeña Melinda simplemente, ella me hace reír, porque tiene este hábito de levantarse en la mañana antes del resto de la familia, todos nos levantamos a las seis de la mañana o seis y cuarto, pero Melinda se levanta alrededor de las cinco y media, hace lo mismo casi cada mañana, se sale de la cama, se sienta a la mitad del suelo, enciende su pequeña luz y saca sus libros. Ella tiene muchos libros de historias bíblicas, eso es lo único que conoce, se los hemos leído desde que ella nació, prácticamente, y comienza a ver los libros. Y ella se lee a sí misma las historias, no puede leer una palabra, pero ella inventa las historias según los dibujos, lo cual es mejor, porque ella puede inventar una historia diferente cada día a partir de los mismos dibujos, y la mantiene interesada.

Entonces, simplemente inventa sus historias, invariablemente ella canta pequeñas canciones. Y ella va a hacer sonidos y demás, y una mañana entró y dijo: “Papá, papá, papá, escucha, y ella fiuuuuu, y ella silbó.” Yo le dije: “Mi amor, puedes silbar.” Ella dijo: “Sí.” Y ahora ella tiene una nueva manera de producir sonidos. Y creo que el Señor es honrado cuando un niño pequeño se sienta en un suelo, y se dice a sí mismo, o a sí misma, una historia acerca de Jesús, y hace sonidos y silba, creo que Dios está involucrado en ser alabado, cuando en nuestros corazones surgen sonidos, sean los que sean, que son para Su alabanza.

Pero él es muy específico, observe el versículo 19, dos tipos, en primer lugar, cantando, al final del versículo 19, regresaremos a la otra parte, es cantando. En segundo lugar, haciendo melodía. Ahora, estas son las dos maneras, quiero mostrarle lo que son. Cantar es de la palabra ad en griego, significa cantar con la voz, esa es una manera de hacer música, cantar con su voz. No está nada de malo con alguien que cante con la voz, es maravilloso. Alguien se pone de pie aquí, canta un solo de su corazón para el Señor, es algo maravilloso, no hay nada de malo con eso.

Conozco algunos lugares que creen un coro está mal, probablemente no debería tener un coro. ¿Por qué? Habían coros por toda la Biblia, para esas personas que cantan de manera hábil, el cantar para el Señor es algo maravilloso, dice que debemos cantar para nuestra voz. Y quizá no tengo una muy buena, eso no importa usted debe todavía cantar con su voz. O podría tener una muy buena, todavía debería cantar con su voz para el Señor.

Realmente creo, y no sé, algunos de ustedes, ustedes conocen más de música que yo, pero yo creo que la voz humana es el instrumento más hermoso jamás hecho. Tiene la mayor flexibilidad, digo no hay nada como ella, es simplemente increíble. La voz humana con esta flexibilidad gloriosa, quizás el violín se puede acercar a la voz humana, pero la voz humana con sus puntos altos y bajos y todas las cosas que puede hacer, y las flexibilidades y la gloria de esa voz humana, Dios nos ha dado una herramienta increíble para alabarlo.

Y sabe una cosa, usted no tiene que ponerse de pie para hacerlo aquí, usted lo puede hacer en donde quiera que esté. Y Dios puede ser más glorificado en esa pequeña canción que le canta al Señor, a partir de su propia voz, que la voz del más grande cantante del mundo que no está cantando a partir de un corazón lleno del Espíritu. Algunas personas piensan, bueno, si no pasas a la plataforma no tienes la oportunidad de usar tu cantar para el Señor.

La gente me ha dicho, usted sabe, buenas personas, pero dicen: “Sabes una cosa, tengo una voz, y el Señor me ha dado un talento maravilloso, y creo que debo estar cantando en la iglesia.” Bueno, mi respuesta a eso es ¿acaso tu talento es para que tú nos cantes, o glorifiques a Dios?  Si glorificas a Dios con tu talento entonces simplemente glorifica a Dios todo lo que quieras, canta hasta que te canses, y que Dios sea alabado. No tienen que hacerlo aquí más que lo que todos ustedes los que son buenos carpinteros, tienen que traer una banca y decir, mira lo que hice, y caminar al otro lado. No tienen que hacer eso.

Algunos de ustedes hornean unos “páis” maravillosos, no tenemos a dieciocho mamás aquí mostrando sus páis diciendo: “Vean lo que puedo hacer.” No tienen que hacer eso, simplemente haga su “pái”, que su familia lo disfrute y agradézcale al Señor por el talento. Si tiene la capacidad de cantar, métase a su regadera y cante hasta que se canse. Cante con un grupo de personas en un estudio bíblico, cante con su familia, simplemente cante para el Señor.

No es, usted sabe, me acuerdo al Dr. Criswell diciendo que tenía tantas personas en su iglesia que querían cantar solos, él no sabía qué hacer con todos ellos, entonces pensó en una Noche de Solos. Cualquier persona que quiera cantar un solo, puede cantar una estrofa de lo que quiera, en esta noche, y ya. Él simplemente los desfiló ahí en la plataforma a todos, se deshizo de todos de una vez por todas. Usted no tiene que cantar enfrente de todo mundo, pero si está lleno del Espíritu, usted tiene el derecho de cantar.

En segundo lugar: alabando. Y únicamente quiero mencionar esto brevemente. Alabando, o algunas versiones lo traducen, “haciendo melodía”. “Haciendo melodía” es una traducción desafortunada, porque hay algo rico aquí. Tenemos algunas iglesias en Estados Unidos que han enseñado que los instrumentos musicales son pecaminosos, y que no hay instrumentos musicales en la iglesia del Nuevo Testamento. Pero este versículo realmente hace eso a un lado, porque la palabra alabando, o haciendo melodía, es psall. Psall, de la cual obtenemos salmo. Y aquí es psallontes. Pero lo que significa es tañer, rascar una cuerda. El significado de raíz es rascar, inclusive era usado de rascar la cuerda de un arco cuando usted dispara una flecha. Usted sabe, lo toma con dos dedos y lo rasca y dispara. Es jalar. Más adelante llegó a referirse a jalar un arpa. Psall significó tañer un arpa, jalar un arpa. A lo largo de los años entonces, la palabra llegó a significar tocar, ¿qué? un instrumento musical.

Entonces, ¿sabe lo que él está diciendo? Hay dos maneras en las que usted hace sonidos, con la voz y con, ¿qué? instrumentos. Eso es lo que él está diciendo. Es hermoso. Psall, tocar un instrumento. El piano es un instrumento de cuerdas, el órgano solía ser un instrumento de viento, ahora es electrónico para reproducir los sonidos de un instrumento de viento, a un precio mucho más económico. Hay cornos, como usted escuchó a Rufus esta mañana. Esta noche usted va a oír a todos. Escuche, Dios puede ser alabado con música instrumental, Dios puede ser glorificado si el corazón está bien, aunque no haya palabras, aunque no haya un mensaje en particular, conforme lo llamamos una canción. Simplemente la melodía en su belleza, en su magnificencia y en su armonía, y en su metro, y en su ritmo y toda la maravilla de como Dios ha creado la música puede ser para Él una gran alabanza.

Por cierto, va a haber música instrumental en el rapto, un solo de trompeta. Va a haber música instrumental a lo largo de la tribulación. Las trompetas van a, a Dios realmente le encantan las trompetas. Oh, cuando oigo a Rufus tocar la trompeta esta mañana, y tocarla fuerte así, a Dios le encanta eso. Simplemente le voy a sugerir al Señor que Rufus y Johnny Zell sean buenos hombres que él use cuando todo en cierta manera llegue al fin. Pero Dios está contento con la música que viene de instrumentos que son tocados por personas en sus corazones.

Usted puede silbar al Señor, usted puede tararear los sonidos insignificantes de un niño. El otro día, el miércoles, dos miércoles atrás, creo, tuvimos a los niños cantando aquí, esas cosas eran alabanza para el Señor, y aquí los niños tocando sus pequeñas campanas para el Señor. Como puede ver, todo esto es alabanza para Dios, musicalmente. Cuan maravilloso es que Dios nos ha dado ésta expresión tremenda. Y cómo, finalmente, ¿cómo debemos enmarcar nuestra música? De tres maneras: él dice salmos, himnos y cánticos espirituales. Ahora, estos son simples, no voy a tomar tiempo con ellos. Salmos, simplemente salmos, se refiere primordialmente a los salmos del Antiguo Testamento, la palabra es usada de otras cosas. Algunas veces es usada de himnos para Dios, se usa en categorías amplias, pero me parece interesante que Lucas la usa exclusivamente para referirse a los salmos.

Entonces, cuando usted lo ve en los escritos de Lucas, él tiene en mente los salmos, lo cual tiende a indicarme que esa fue importancia predominante, la idea de salmos, de cantar las canciones del Antiguo Testamento. Ahora, no cantamos tantos salmos como deberíamos el día de hoy, creo que algunas veces la iglesia ha perdido, con el advenimiento del himnario y todas estas cosas en dónde la gente quiere derechos de autor, y quiere escribir canciones y demás, en cierta manera hemos dejado a muchos de los salmos a un lado. Y realmente, últimamente he sido muy alentado al hablar con Jack y realmente a pedirle al Señor que nos ayude a tener más y más.

Ahora, cantamos algunos. Los domingos por la noche cantamos el Salmo 19, o el Salmo 5, y oímos y cantamos el Salmo 23, usted sabe, y muchas otras cosas como esa. El coro canta muchos himnos que salen de los Salmos. Pero quizás deberíamos cantar los salmos con mayor frecuencia, usted sabe. Hay muchos grupos que cantan los salmos, tengo algunos himnarios de nada más que los salmos. Eso es lo que la primera iglesia cantaba, los salmos.

Ahora, permítame tan solo decir que los Salmos básicamente hablaban de la naturaleza, y la obra de Dios. Tenemos muchos himnos que hacen eso. Tenemos en cierta manera salmos nuevos, no solo salmos inspirados de texto hebreo, pero son aquellos que levantan y glorifican a Dios. Los salmos fueron aquellas cosas que alababan la naturaleza y la obra de Dios. Después estaban los himnos, humnos. Literalmente significa una canción de alabanza. Pero si vamos a hacer una distinción, me parece que este concepto de himno frecuentemente está conectado con la obra de Jesucristo.

En Colosenses 1 tenemos un gran himno, creo que esa sección entera de Colosenses 1 es un himno en dónde dice: “Dando gracias a Dios Padre, quien nos hizo aptos para participar en la herencia de los santos en luz, quien nos libró de la potestad de las tinieblas, y nos trasladó al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de pecados, quien es la imagen del Dios invisible, el primogénito de la creación, porque por él fueron todas las cosas creadas, las que están en los cielos, y en la tierra, visibles e invisibles.” Hay muchos eruditos que creen que ese es un himno de la primera iglesia, elevado a Jesucristo. Hay otros que creen que Filipenses también, en el capítulo 2, es un himno para Cristo.

Los himnos, entonces, especialmente parece que estaban dirigidos a la obra redentora de Cristo. Entonces, salmos, a la naturaleza y obra de Dios. Himnos, a la obra de Jesucristo en la cruz. Y finalmente, cánticos espirituales, eran como testimonios. Cánticos, simplemente un término amplio, canciones, pero, canciones espirituales acerca de cosas espirituales. Permítame demostrarle lo que quiero decir. Un salmo que sería una gran ilustración, el Salmo 23, Jehová es mi pastor. Ese sería un salmo. O inclusive un himno moderno como “Castillo fuerte es nuestro Dios”, sería un tipo de salmo más moderno.

Y después estarían los himnos. Himnos tales como “La cruz”, que habla de la obra redentora de Cristo. Y después estarían las canciones espirituales como “Oh, cuánto me ama Él”, o “Prefiero a Jesús que cualquier otra cosa”, que habla de la respuesta personal, de testimonio. Todas estas cosas, sean los grandes himnos acerca de Dios, o sean las canciones de la cruz y la redención de Cristo, o sean las grandes recitaciones de testimonio, todas ellas son las expresiones de un corazón lleno del Espíritu.

Y amados, escuchen. Sea cantado o tocado, si el corazón está bien agrada a Dios. Y de nuevo lo digo, cuándo usted está lleno del Espíritu, va a haber un gozo que irrumpe en canción, un gozo que irrumpe en música. Como usted sabe, enfrentamos una crisis real en la música cristiana en la actualidad. Muchas personas están usando la música con el nombre de Jesús, para ganar dinero. Muchas personas están usando la música con el nombre de Jesús para volverse famosas. Muchas están cantando con corazones que no están bien. Muchos están escribiendo canciones usando pensamientos no bíblicos y teología falsa. Muchas están usando modos de música que son de manera tan obvia, expresiones de la vida del mundo, que arrastran a Jesús al nivel del mundo.

En cierta manera son como Simón Mago, usted sabe, tratan de conseguir al Espíritu Santo por ganancia personal, pero terminan siendo corruptores. Por otro lado, ni siquiera piense por un minuto que no existe la música real y verdadera. En dónde quiera que hay una falsificación siempre habrá una real, ¿verdad? La gente no falsifica cosas que no son de valor. Si hay una falsificación hay un elemento real.

Y quiero cerrar con este pensamiento. Conforme cantamos la música real a partir de corazones realmente llenos del Espíritu, ¿sabe usted lo que estamos haciendo? Y esto es increíble. Acompáñeme a Hebreos 2:12, simplemente esta palabra y acabamos. Hebreos 2:12, dice esto, y este es Jesús hablando, este es Jesús hablándole al Padre, el Señor Jesucristo hablándole al Padre. Escuche lo que Él dijo, absolutamente increíble, Él dice: “Yo,” Él le está hablando al Padre ahora, “declararé tu nombre a mis hermanos.” Y ahí Él se refiere a la iglesia, los creyentes. “Y en medio de la iglesia cantaré alabanza a ti.” ¿Sabe usted quién es el cantante solista más grande en el universo? ¿Quién es? Jesús.

Y, ¿sabe usted lo que me deja boquiabierto, no lo puedo creer? que él dice: “En medio de la iglesia cantaré alabanza a ti.” El punto es este, cuando mi corazón está lleno del Espíritu, y estoy cantando con un corazón lleno del Espíritu, Jesús dice: “Realmente seré yo cantando mi alabanza al Padre, a través de ti.” ¿No es eso tremendo? Sabe una cosa, es simplemente otra manera en la que Dios ha escogido usarnos como canales para que Cristo haga Su obra. Yo sé que Cristo ama al Padre, yo sé que Cristo cantaría las alabanzas del Padre desde el principio de la eternidad a lo largo de la eternidad. Sé que Cristo alabaría al Padre en todo momento, y aquí Él dice: “Y Padre, cantaré esa alabanza a través de Tú pueblo.”

Y entonces, conforme mi corazón está lleno del Espíritu, conforme el gozo del Espíritu hierve dentro de mí y ofrezco mis canciones de alabanza y gratitud a Dios, conforme canto a partir del gozo en mi corazón, es Jesucristo, la realidad viva de Cristo cantando a través de mí. ¡Qué pensamiento! ¡Qué pensamiento! Y qué responsabilidad, porque cuando apago al Espíritu, apago la canción de Cristo al Padre, en mi vida.

Oremos. Señor, es tan bueno saber que Tú nos usas de esta manera tan maravillosa. Úsanos Señor, hoy, de esta manera. Que nuestros corazones sean llenos de canción. Y esta noche, conforme cantamos y tocamos, y conforme nos unimos, que oigamos la voz de Jesús cantando y tocando Su alabanza al Padre mediante nosotros, para Su gloria. Amén.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2020 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar