Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Esta noche de nuevo continuamos en nuestra serie acerca del patrón de Dios para la familia, en particular los hijos. Abra su Biblia, si es tan amable, en Efesios, capítulo 6. Efesios, capítulo 6. La familia, como lo hemos estado diciendo a lo largo de esta serie, es el centro crítico de la sociedad. La familia es el semillero de aptitudes económicas, aptitudes sociales, moralidad, ética, valores, actitudes hacia el trabajo, fe en Dios, lo que se le ocurra. Cuando las cosas van bien en la familia, vale la pena vivir la vida. Cuando no van bien en la familia, la vida se desmorona.

Y, ciertamente, es obvio en nuestro tiempo y en nuestro país, que la vida se está desmoronando. Los hijos primordialmente son los más afectados en esta desintegración. Sin amor apropiado, sin disciplina apropiada, estamos criando - o más bien no estamos criando - a una generación de hijos turbados, enojados, amargados. Han sido abandonados por sus padres motivados por sus carreras y sus madres que trabajan. Los padres se han vuelto centrados en sí mismos, ocupados con sus propias ocupaciones. No sólo no quieren que los hijos no se metan en su vida, sino que los hijos en gran parte son dejados a sí mismos, con frecuencia son dejados en el caos del divorcio, algunas veces nacen de manera ilegítima. Todas esas cosas, de manera trágica, los afectan.

El crimen está incrementándose debido a esta generación no amada, enojada, indisciplinada. Los jóvenes están centrados en sí mismos, son egoístas, son hostiles, motivados e impulsados por la lujuria sin refreno lo cual escala conforme esta generación de hijos rebeldes crece. En contraste a esta tendencia está la palabra de Dios; y es tan clara en cómo criar a un hijo responsable, fiel. Y realmente no es tan difícil. De hecho, podemos entender de manera clara el plan. Es sólo cuestión de si vamos a ser fieles en implementarlo.

Puedo resumir todo lo que necesita saber acerca de criar a sus hijos, todo lo que necesita saber acerca de criar a los hijos en un par, en simplemente un par de enunciados. Uno, enséñeles la verdad acerca de Dios y Su ley todo el tiempo. Ese es el primer enunciado, la primera oración. Enséñeles la verdad acerca de Dios y Su ley todo el tiempo. Ahora, esa oración resume todo tipo de cosas a partir de las Escrituras; pero ese es el resumen. Enséñeles la verdad acerca de Dios y Su ley todo el tiempo. La segunda oración, demande que obedezcan esa ley y castíguelos físicamente cuando no lo hagan. Demande que obedezcan esa ley que castíguelos físicamente cuando no lo hagan.

Esas dos oraciones resumen lo que la Biblia enseña acerca de criar a los hijos. Enséñale la verdad acerca de Dios y Su ley todo el tiempo. Demande que obedezcan esa ley y castíguelos físicamente cuando no lo hagan. Recordamos lo que dice en Proverbios: “La necedad está ligada en el corazón del muchacho, pero la vara de la reprensión lo alejará de él.” Pero la vara de la reprensión no lo va a alejar de él si no entiende por qué está siendo reprendido. Y él entenderá eso si entiende la ley que él ha violado.

Como vemos la última vez, los hijos luchan con la maldición que está dentro de ellos; luchan contra el sistema del mundo que está afuera de ellos y en la actualidad, claro, luchan en estas disoluciones de los últimos días que vienen en contra de ellos. No deben entonces ser dejados a sí mismos, sino que deben ser ayudados para que se desarrollen como personas que temen a Dios. Y Efesios, capítulo 6, nos da el patrón simple. De hecho, habla, en primer lugar, a los hijos. Y dice: “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.” Y después a los padres: “Y vosotros, padres,” y eso ciertamente incluye la responsabilidad paternal tanto del padre como de la madre “no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.”

En otras palabras, instrúyalos acerca del Señor y disciplínelos para que obedezcan esa instrucción, así de claro. Ahí está el modelo. Su meta es tener hijos que son obedientes y que honran a su madre y a su padre. Son aquellos para quienes la bendición es prometida. Ahora, todavía estamos hablando acerca de la responsabilidad de los hijos y es esta: obedecer a sus padres y honrarlos. Realmente, esa es la esfera de toda su responsabilidad. Están bajo sus padres. Y son llamados a la sumisión y al respeto. Pero a los hijos se les debe enseñar a hacer esto. Deben ser disciplinados para que hagan esto. Se les debe hacer que obedezcan, y se les debe hacer que respeten.

Ahora, cuando usted tiene un área inapropiada o ausente en sus vidas con respecto a la enseñanza de esto, cuando hay un gran el elemento ausente en sus vidas y es este, usted puede darles cosas, usted puede darles juguetes, usted puede darles un ambiente feliz, un hogar cómodo; pero si esta área de su vida está ausente, no aprenderán el dominio propio. A controlarse a sí mismos. Y sino aprenden el dominio propio, van rápidamente en camino de ser réprobos y se dirigen a la condenación.

Como puede ver, los hijos son deficientes en cuatro áreas. Y usted puede encontrar esas áreas simplemente al recordarse de Lucas 2:52, en donde dice acerca de nuestro Señor Jesús: “Y Jesús crecía en sabiduría y estatura y en favor con Dios y los hombres.” Jesús, como un niño pequeño creció. El creció en cuatro áreas. Sabiduría y estatura significa que creció mental y físicamente. En favor con Dios y los hombres significa que creció espiritual y socialmente. Esas son las cuatro categorías en las que los hijos son deficientes.

Son deficientes mentalmente. Lo que eso significa es que tienen un conocimiento limitado y una sabiduría limitada. Son físicamente deficientes, tienen fortaleza limitada. Son socialmente eficientes, son egoístas y orgullosos. Y usted sabe, ellos quieren lo que quieren cuando lo quieren y presumen lo que tienen mucho. Y son deficientes espiritualmente porque son pecaminosos y no conocen a Dios personalmente. Los padres entonces, tienen que crear un ambiente y un contexto que demanda que ellos se desarrollen en estas áreas.

Mentalmente, debemos estimularlos para que conozcan la verdad de Dios. Físicamente, debemos alimentarlos para que puedan crecer. Socialmente, debemos enseñarles la humildad y el amor hacia los otros y que sean siervos. Espiritualmente, debemos confrontar su pecado, llevarlos al lugar del arrepentimiento y la fe en Jesucristo. En eso consiste la crianza de los hijos. Es enseñarles acerca de Dios y Su ley todo el tiempo e implementar su obediencia a esa ley disciplinándolos cuando desobedecen. Ahora, francamente, este patrón da lugar a resultados maravillosos; resultados maravillosos. Y usted no tiene que ser un doctor en filosofía preparado para entender esto.

Usted sólo tiene que ser un doctor en filosofía para entender cómo controlar a los hijos que no son criados en esta manera. Y eso es lo que tenemos en la actualidad. Tenemos un mundo entero de psicólogos y sociólogos y psiquiatras tratando de entender cómo controlar a una generación de hijos que están fuera de control porque no han sido criados según los principios de las Escrituras. Tenemos una generación completa de hijos desobedientes en nuestra nación que son orgullosos, egocéntricos y buscan satisfacer únicamente sus impulsos y sus lujurias.

Los padres que han sido programados a no disciplinarlos corporalmente, porque eso ha sido reclasificado como su abuso de niños, los padres que realmente no saben qué sistema moral deben enseñarles, los padres que están demasiado ocupados como para molestarse, ahora están tratando de enfrentar a estos hijos que están enojados porque no han recibido el amor y el afecto y la atención que necesitan, quienes están fuera de control porque no se les ha enseñado el dominio propio. Los padres ahora están tratando de enfrentar a estos hijos de las maneras más aterradoras.

La semana pasada, vi la revista Newsweek. Y el artículo principal era un artículo acerca del Ritalin, el cual es un medicamento que se les da a los niños hoy en día. Y quiero darles algo de lo que este artículo dice porque les quiero mostrar a qué extremos llegan los padres para tratar de controlar a sus hijos cuando no lo hacen a la manera de Dios.

Así es como comienza el artículo, y cito: “Es otra mañana de medicina en la escuela primaria Winnebago, ahí en el suburbio de clase media en Chicago en Bloomingdale. Tres alarmas suenan de manera precisa en el intercomunicador a las 11.45 A.M. El director Mark Waggener abre un clóset que está cerrado con llave y toma un gran contenedor de plástico lleno de frascos de medicinas recetadas. Casi una docena de alumnos llega a la oficina para recibir su Ritalin, una medicina que calma a los agitados al estimular el cerebro. Estos niños, de todas las edades, en su mayoría son varones, han sido diagnosticados con ADD, un trastorno por déficit de atención con hiperactividad, una deficiencia neurológica compleja que quita el freno de los cerebros y hace que se desvíe la concentración.

Hace una década atrás, Waggener, el director, recuerda que sólo dos estudiantes de Winnebago se alineaban para recibir su dosis de Ritalin. Él no está seguro de cuántos más toman esta medicina en la casa o por sí solos. No hay análisis de sangre, no hay radiografías ni resonancias magnéticas para determinar quién necesita esta medicina. Y diagnosticar el déficit de atención permanece siendo tanto un arte como una ciencia. No hay estudios definitivos a largo plazo para asegurarle a los padres que este estimulante no les está causando algún problema escondido a su hijo.

Toma tiempo para que los padres y los maestros se sienten y hablen con los niños, dice la doctora Sharon Collins, una pediatra en Cedar Rapids, Iowa, en donde supuestamente el 8% de los niños dependen del Ritalin. Se necesita menos tiempo darle una píldora a un niño. Y creo que ya ve la realidad de esto. Se necesita mucho tiempo para criar a un niño y mucho menos tiempo para darle una píldora. Pero convertir a su hijo desobediente, su hijo que carece de dominio propio, quizás su hijo enojado porque ese hijo no es cuidado de manera apropiada, convertirlo en un drogadicto, ¿es esa una solución?

El artículo continúa: “Algunos alumnos tomas sus píldoras antes de la escuela. Otros toman sus dosis en otras horas. El reloj de un niño está programado para que suene una alarma para que tome su Ritalin a las 10 de la mañana y a las 2 de la tarde. Como muchos administradores, Waggener no está seguro de cómo ver esto. ¿Acaso los doctores simplemente están encontrando esta aflicción incapacitante con mayor frecuencia? En otras palabras, ¿por qué ahora y no hace unos años atrás? ¿Acaso nuestra cultura ha llegado a un punto en donde hemos perdido la paciencia con las demandas de criar a nuestros hijos? El ADD se ha convertido - y esto es interesante - en el desorden psiquiátrico número uno de los niños estadounidenses. Los expertos creen que más de 2 millones de niños tienen ese desorden.

“Según un estimado del Instituto Nacional de Salud Mental, se cree que alrededor de un alumno en cada salón de clases lo ha experimentado. Desde el año 1990, el doctor Daniel Safer de la Universidad de la Escuela de Medicina John Hopkins calcula que el número de niños que está tomando Ritalin ha crecido dos y medio veces. Entre los 38 millones de niños de las edades de 5 a 14 años, él reporta que 1.3 millones lo toma de manera regular. Las ventas de la medicina, el año pasado llegaron a los 350 millones de dólares.

Esto sin duda alguna es un fenómeno estadounidense. La tasa de uso de Ritalin en Estados Unidos es por lo menos cinco veces más alta que el resto del mundo. Es tan común en algunas áreas de clase alta que ha emergido un pequeño mercado negro en unos cuantos patios de juegos y campus; y vitamina R, como se llama, se vende por $3 a $15 cada píldora. Algunos niños ahora la están utilizando en cierta manera para encontrar una manera de drogarse barata.

Por cierto, Ritalin es el nombre, la marca de la medicina conocida como metilfenidato. Técnicamente, es un estimulante que parece incrementar el nivel de dopamina en el lóbulo frontal del cerebro en donde regula la atención y la impulsividad. El artículo continúa: “Es una medicina poderosa y una que la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos ha clasificado como a nivel dos, una sustancia controlada de nivel dos, en la misma categoría que la cocaína. Los grupos de padres ahora están promoviendo el liberar las restricciones sobre el Ritalin para evitar las visitas mensuales al doctor para obtener una nueva receta. La Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos, DEA por sus siglas en inglés, se está oponiendo a ellos llegando hasta el punto el mes pasado como para buscar la ayuda de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes. De lo que aquí estamos hablando es convertir a los niños drogadictos para que los padres puedan continuar con su vida.

Los doctores, si creen que han encontrado un tratamiento, no pretenden comprender de manera plena el desorden. Por ahora, los científicos saben que el ADD no es el resultado de daño cerebral, no es el resultado de una dieta equivocada - escuche esto - están seguros de que no es el resultado de una crianza de hijos malos. ¿Saben lo que es crianza ‘mala’ de los hijos? Disciplinar corporalmente a su hijo. Y continúa “El doctor James Swanson, un psicólogo de la Universidad de California en Irvine, cree que puede ser el resultado de algo que salió mal.” Ahora, ahí hay un verdadero diagnóstico científico. Y continúa: “Podría ser el resultado de algo que salió mal en el embarazo, algún tipo de aflicción fetal, cualquier cosa desde algún problema fetal debido al alcohol o a la exposición al plomo en el útero.” Por cierto, todas esas cosas podrían ser medidas.

Y continúa “El doctor Lawrence Greenberg, un especialista en ADD de Minnesota estima que tanto como un cuarto de los infantes prematuros que sobreviven podrían tener ADD.” Nuevamente, esa es una generalización vaga. Y continúa: “Otros investigadores culpan a la genética. Dicen que lo recibes de tus padres.” Se están acercando. “Otros investigadores culpan lo hereditario. El investigador de ADD, el doctor Russell Barkley, de la Universidad de Massachusetts, reporta que casi la mitad de los niños que tienen ADD tienen un padre y más de un tercio tienen a un hermano con el desorden.” Fin de la cita. ¿Sabe lo que eso dice? Si usted viene de una familia que esta fuera de control, lo más probable es que usted esté fuera de control. Si sus padres no tuvieron dominio propio, es muy probable que usted tampoco lo tenga. Convertir a hijos indisciplinados en drogadictos es aterrador.

Los niños, normalmente toman 5 a 10 mg tres veces al día para poder está trabajando en la escuela. Con frecuencia toman “medicinas para las vacaciones” los fines de semana y unos cuantos meses. ¿Adónde lleva esto? Aquí hay una ilustración. Peter Briger, un pequeño niño de siete años de edad. Peter ha tomado varias medicinas en diferentes contextos de salón de clases en los últimos seis meses. El Ritalin no funcionó. Concerta, otra medicina, tampoco fue mejor. Ahora Methylin, un antidepresivo, puede estar causándole problemas de respiración. Parece calmarlo, sin atención especial por parte de los maestros, él todavía tiene que demostrar mucha concentración. ¿Qué tan revelador es eso?

Sin atención especial, él tiene problemas en concentrarse. ¿Qué es lo que él hace con su atención especial? “Peter pasa la mitad de su día Manhattan en una clase con más de 20 niños de segundo grado de primaria. En un día típico recientemente, se sentó en la parte de arriba de su escritorio, se dirigió al bebedero y golpeó su cabeza con una carpeta de tres anillos. Sus cuadernos estaban llenos de rayones, decorados intermitentemente con tareas escritas a medias.” Fin de la cita.

Hombre, eso se oye como todos los cuadernos que yo tuve. Recuerdo que una vez estaba parado sobre el escritorio a la mitad del segundo año de primaria en Rockwood, Pennsylvania cuando el maestro entró al salón. Yo pensé que iba a estar fuera durante más tiempo.

“Él ha perdido tanto tiempo,” dijo Millie Morales, escuche eso, la tía que ha cuidado de Pedro desde que su madre murió y su padre fue a la cárcel. ¿Qué está mal con Pedro? Él no tiene una madre y él no tiene un padre y no tiene nadie que le preste atención; y no puede permanecer enfocado a menos de que alguien le preste algo de atención. Esa no es una enfermedad.

Y el artículo concluye diciendo, y cito: “Para los investigadores, es una situación de paga ahora o paga más tarde. Los estudios indican que aquellos que tienen ADD no tratado tienen mayor posibilidad de convertirse en alcohólicos, fumadores o drogadictos que la población general.” Fin de la cita. Seguro, gente indisciplinada, que no tiene dominio propio, es más probable que llegue a conducirse así. Más de un tercio se sale de la escuela.” Claro. “Y alrededor de un décimo de los adultos que tiene ADD intentan suicidarse.” Fin de la cita. Lo que usted tiene es un hijo disfuncional, antisocial, no amado, enojado, indisciplinado, que carece de dominio propio que se convierte en ese tipo de adulto. La fórmula para el desastre.

Ahora, en el caso de que usted quiera ver a la lista de diagnósticos, le daré una lista. Los profesionales basan su diagnóstico de ADD en las siguientes guías. Y dan una lista de ellos, una serie de ellos, podría haber 20 de ellas. Y dice que si alguna de estas seis se aplica usted, lo tiene. Puede escoger sus seis. Y cito.

“Primero, pone poca atención a los detalles. Hacer errores sin poner atención. Se distrae fácilmente. No escucha cuando la gente le habla. No sigue las instrucciones. No termina lo que comienza. Tiene dificultad en organizarse. Evita tareas que demandan un esfuerzo sostenido. Pierde cosas. Se distrae fácilmente. Se olvida de las cosas durante el día. Se mueve en el asiento. Deja su asiento cuando se espera que se quede sentado. Corre por todos lados. Está corriendo de manera excesiva por todos lados. Tiene dificultad para jugar en voz baja. Actúa como si fuera impulsado por un motor. Habla mucho. Y responde antes de que la preguntas se complete.” Fin de la cita.

¿Sabe usted a quién están describiendo? ¡A todos nuestros hijos! Por favor no, no bromee con eso. Esos son todos mis hijos, esos son todos mis nietos. Ese soy yo. Yo no tengo una enfermedad. Todo niño es así si no se le enseña el dominio propio. Todo boletín de calificación que recibe los primeros años - ahora le estoy contando los secretos profundos - todo boletín de calificaciones que recibí cuando niño en mis primeros años de la escuela decían lo mismo: “Johnny no pone atención. Johnny habla demasiado. Johnny no se queda en su asiento. Johnny se mueve y hace ruidos con su lápiz. Johnny carece de dominio propio. Johnny no hace su mejor esfuerzo.” Y cada vez que llevaba a casa una nota así, me disciplinaban.

Y había muchas cosas en mi cabeza y no podía concentrarme en sólo una cosa porque estaba ocupado con muchas cosas. Dios me hizo de cierta manera, me diseñó de tal manera para que pudiera hacer muchas cosas; y así es mi vida ahora. Me da gusto porque mis padres no me convirtieron en un drogadicto. No tengo una enfermedad o desorden, simplemente así era yo. Mis padres tuvieron un desafío tremendo enseñándome dominio propio porque yo tenía tanta energía mental y tanta energía física. Y todavía tengo mucha energía, inclusive en la actualidad. Y usted simplemente puede imaginarse como yo era antes de que llegara a los 12 años de edad. Era un cohete yendo en toda dirección. Mis padres trabajaron muy duro para controlarme. Me da tanto gusto, porque hicieron el esfuerzo para hacer eso para que Dios pudiera usar las capacidades que Él me dio. Me llamaron y me disciplinaron. Me enseñaron la verdad de Dios todo el tiempo mediante la instrucción y el ejemplo. Y cuando no la guardaba, me disciplinaban. Y aprendí lo que es el dominio propio.

Es una situación triste, muy triste en nuestra sociedad. Todos estos psicólogos y psiquiatras que andan corriendo por todos lados tratando de resolver un problema que sólo puede ser resuelto en un hogar donde la Palabra de Dios reina de manera suprema. No hay otra manera. Y somos llamados, padres, a enseñar a nuestros hijos a obedecernos. Y no sólo porque tenemos esta meta independiente sino porque les representamos la Verdad de Dios. Y nuestros valores morales y nuestra ética y nuestros valores y nuestras verdades son las de Dios y se las estamos transmitiendo. “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres porque esto es justo.”

“Obedeced en el Señor a vuestros padres,” ¿qué quiere decir esto? Por causa del Señor porque tus padres te están enseñando las cosas que son preciadas por el Señor. Hijos, ustedes deben obedecer a sus padres con disposición. Deben obedecer a sus padres incondicionalmente. Deben obedecer a sus padres con gusto y con gozo, porque ellos les están enseñando la Verdad de Dios a ustedes. Y todos estos esfuerzos que se llevan a cabo en nuestra cultura, todos estos esfuerzos que buscan liberar a los hijos de la autoridad paternal y liberar a los niños y a los hijos del castigo físico son desastrosos y violan la ley de Dios.

El año pasado… Creo que hace unos años atrás… Leí esas estadísticas, de unos cuantos años atrás. Las últimas estadísticas que tengo, 8 millones de hijos al año atacan a sus padres. Un artículo en la publicación de educación, y cito: “Un maestro enojado en una escuela entregó su renuncia con el siguiente comentario: “En nuestras escuelas públicas, en la actualidad, los maestros temen a los directores, los directores temen a los superintendentes, los superintendentes temen a los miembros del Consejo, los miembros del Consejo temen a los padres, los padres temen a los hijos y los hijos no temen a nadie.”” Fin de la cita.

Un extranjero en nuestro país dijo que lo que más le impresionó acerca de Estados Unidos era la manera en la que los padres obedecían a sus hijos. ¡Qué trágico! Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres.

¿Y por qué? ¿Qué dice? Porque esto es justo. Esto es justo. ¿Quién lo dice? ¿Dónde está la evidencia psicológica? Dios dice que justo. Es correcto. Y ustedes van a saber que es correcto al ver a su alrededor, al ver el desastre que es esta cultura cuando los hijos no lo hacen. Dios dijo ‘hazlo,’ Dios dijo que es justo, es correcto. Y Él escribió el libro acerca de lo que es justo.

Por cierto, alguna forma de esa palabra “justo,” dikaios, aparece 185 veces solamente en el Nuevo Testamento. Dios ha establecido lo que es justo, lo que está bien. Y claro que ese es un componente primordial en el problema de la actualidad que tienen los padres porque no saben lo que es lo correcto. No hay un estándar moral. Y como hemos estado aprendiendo, cuando estos padres atraviesan por la educación universitaria, se les enseña básicamente que no hay algo que sea correcto. Y entonces, ¿cómo puede usted enseñarle a su hijo lo que es correcto si no hay algo que sea correcto. Lo único que puede hacer es evitar que lo irrite a usted. Y para muchas personas, la manera más simple de hacer eso es drogarlos.

Dios ha establecido lo que es justo, lo que es correcto y fuera de Dios, no puede conocer lo que es correcto. Nehemías 9:13 dice: “Dios dio ordenanzas justas, leyes verdaderas y buenos mandamientos.” El Salmo 19:8 dice: “El mandamiento de Jehová es recto.” El Salmo 119:75 dice: “Los juicios de Jehová son rectos.” El versículo en 128: “Estimo todos Tus preceptos con respecto a todas las cosas como justos.” Y Óseas 14:9 lo dice: “Los caminos de Jehová son rectos.” Romanos 7: “La ley del Señor es perfecta –y Pablo añade- “Santo, justo y bueno.” La única manera en la que usted puede criar a sus hijos de manera correcta es criarlos según la palabra de Dios.

Entonces, enseñamos a nuestros hijos lo que es lo correcto. Los llamamos a la obediencia como si estuvieran obedeciendo al Señor, porque estamos transmitiendo, enseñándole Su palabra, Su voluntad.

No sólo lo hacemos mediante instrucción verbal. No sólo lo hacemos al leerles. Lo hacemos al modelar en nuestra propia obediencia a Dios. Y claro, si usted lo trata de enseñar y no lo vive, la confusión es devastadora. Pero les enseñamos a obedecer. Les enseñamos a obedecer porque es lo correcto. Y como puede ver, tenemos una relación única con nuestros hijos. Escuche estos pensamientos. La relación del niño… Y tuvimos una ilustración vívida, estas pequeñas vidas preciadas en esta noche aquí… La relación del hijo con Dios es mediada a través de los padres. Así es como Dios lo diseñó.

El hijo eventualmente va a crecer y va a alejarse de los padres y va a llegar a tener una relación directa con Dios a través de Jesucristo. Pero mientras que ese niño es pequeño, su relación con Dios viene a través de nosotros. Cuando un niño desobedece a sus padres, él realmente está desobedeciendo a Dios. Cuando un joven rechaza a sus padres, él está rechazando a Dios. Esto es tremendamente serio. Esta es la razón porque la que el Antiguo Testamento dice ‘cuando un hijo hace eso, mátalo’.

De la misma manera, un niño, un hijo que pelea en contra de sus tendencias rebeldes naturales y se somete a sus padres, se está sometiendo a Dios. Y esto trae bendición maravillosa. Dígale eso a sus hijos. Dígaselo. No sólo diga “Quiero que me obedezcas porque yo te dije y ya me cansé de decírtelo.” Dígales “Quiero que me obedezcas porque al obedecerme estás obedeciendo a Dios y obedecer a Dios significa que vas a ser bendecido.” Y dígales “Obedéceme porque si no me obedeces es falta de respeto mostrada a Dios en cuya voluntad de estoy instruyendo. Y si tú desobedeces a Dios, vas a traer a tu vida juicio serio, disciplina.” Es un concepto tremendo.

Los hijos necesitan entender que la manera en que le responden a usted es cómo le responden a Dios mismo. Ellos necesitan entender las implicancias de su desobediencia porque su relación con Dios, la cual es una relación especial, definida por lo menos en un pasaje que leímos en esta noche en Marcos 10 por parte de Jesús, quien levantó a esos pequeños, los tocó y los bendijo. Son especiales para Dios. Pero Su relación con ellos es mediada a través de ustedes, sus padres. Ellos necesitan entender eso. Ellos necesitan saber que su mayor rendición de cuentas es a Dios, pero manifiestan eso a través de su obediencia a ustedes. Y también, desde su punto de vista como padre, quita lo arbitrario, ¿no es cierto? Usted nada más no puede estar disparando todo tipo de mandatos a sus hijos a menos de que estén apoyados en algún principio bíblico.

Pienso en la historia de Absalón, en 2 Samuel 13 al 18, la historia de un hijo rebelde. Su padre David, claro, difícilmente fue un padre perfecto. Él no disciplinó a su hijo. Él no disciplinó a Absalón, y entonces, ¿con qué terminó? Con un hijo rebelde. Ni su madre ni su padre le enseñaron el dominio propio. El medio hermano de Absalón, Amnón, siguió el mal ejemplo de su padre David; estoy hablando del pecado de David con Betsabé. David hizo eso y entonces Amnón, su hijo, siguió el ejemplo de su padre y violó a la hermana de Absalón, Tamar - 2 Samuel 11 y 13. Y David no hizo nada al respecto. David no hizo nada al respecto.

Absalón no estaba contento porque su medio hermano había violado a su hermana. Entonces, el mató a Amnón. Pero él aprendió eso de su padre quien mató a Urías, el heteo. Bueno, David finalmente actuó por temor a Absalón. No por preocupación paternal, sino más bien por temor y exilió a Absalón, pero aún así se rehusó a enfrentar la situación hasta que se vio forzado a hacer eso. David fue un padre débil, ineficaz, y Absalón tenía motivos para ser hostil y estar fuera de control y estar enojado. Pero a pesar de los motivos que él tenía, Absalón debería haberse sometido a David. Él debería haber hecho lo que era lo correcto. No lo hizo. Entonces, a pesar de un padre que fracasó, Dios mató a Absalón, tal como Dios dijo que lo haría a los hijos rebeldes. Estamos hablando de un asunto muy serio: enseñarle a sus hijos la obediencia.

También, observe el versículo 2, la responsabilidad de enseñarle a sus hijos el respeto: “Honra a tu padre y a tu madre que es el primer mandamiento con promesa para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra.” Usted no sólo está enfrentando aquí acción con respeto a la obediencia, sino que está enfrentando la actitud aquí y el respeto aquí de honrar. Éxodo 20:12: “Honra a tu padre y a tu madre para que tus días sean largos sobre la tierra que el Señor tu Dios te da.” De manera clara, se remonta a los mandamientos ‘honra a tu padre y a tu madre’. No sólo obediencia por fuera, sino obediencia desde adentro, obediencia basada en el respeto y la reverencia y la honra. No una experiencia egoísta, no una obediencia amargada, no una obediencia indispuesta, resentida o temerosa, sino una obediencia amorosa, respetuosa.

La palabra “honra” ahí, del verbo timaō, significa valorar a un precio alto. Valorar. Valora a tu padre y a tu madre. Colócales un precio alto. En otras palabras, reconoce de cuánto valor son para ti. Hijos, entiendan qué tesoro tan grande son. Éste es el primer mandamiento con promesa. Es el quinto de los diez mandamientos, Éxodo 20. Es el primer mandamiento que tiene que ver con relaciones humanas. Y los primeros cuatro tratan de la relación de uno con Dios y ahí hay una promesa. Pero éste es el primero de los mandamientos que tiene que ver con relaciones humanas y entre esos mandamientos, el primero con una promesa. Y la promesa, ‘para que te vaya bien y que seas de larga vida sobre la tierra’.

¿Quién es una vida feliz? ¿Quieres una vida plena? Obedece a tus padres. Sus hijos necesitan saber eso. A sus hijos se les debe enseñar eso. No retenga eso. Usted dice “bueno, podría, podría asustarlos.” Bueno, está bien. Si está equilibrado con la seguridad y afirmación y amor que usted les da a ellos en el nombre del Señor, ellos entenderán. No obstante, es absolutamente esencial que ellos sepan que Dios promete bendición y larga vida a aquellos que le obedecen. Y que esa obediencia es mediada a través de sus padres.

Usted dirá “bueno, ¿por qué es este mandamiento el mandamiento con una promesa? De todos los mandamientos que tienen que ver con las relaciones humanas, ¿por qué es este tan importante?” Porque amados, éste es el corazón de todas las relaciones. Esto se encuentra en la médula de la familia. Esto se encuentra en la médula de la familia, por lo tanto se encuentra en la médula de la iglesia, por lo tanto está en la médula de la sociedad, la cual está constituidas por familias. Una generación de hijos indisciplinados, irrespetuosos, rebeldes, desobedientes, destruirá familias, iglesias, naciones. Y cuando te tiene un hijo desobediente, irrespetuoso, es una tragedia en muchas maneras. Es una tristeza terrible.

Escuche lo que dice en Proverbios: “El hijo necio es la tristeza de su madre, amargura para la que lo dio a luz.” Algunas de ustedes mujeres lo saben; y lo saben bien. No sólo una tristeza para la madre sino que escuche lo que dice acerca del padre: “El que da a luz a un necio lo hace para su tristeza.” El padre de un necio no tiene gozo. Proverbios 19 dice: “Él es una calamidad para su propio padre.” “El que ataca a su padre, el que aleja a su madre es un hijo vergonzoso y sin honor.” Él es una tristeza para la madre, una tristeza para el padre, una desgracia para los padres, una humillación para la familia entera. Una aflicción para la Iglesia y una carga para la sociedad.

Todo comienza, la totalidad de las relaciones comienzan ahí. Y lo llevo de regreso a Deuteronomio 21:18 al 21: “Si alguno tuviere un hijo contumaz y rebelde, que no obedeciere a la voz de su padre ni a la voz de su madre, y habiéndole castigado no les obedeciere; entonces lo tomarán su padre y su madre, y lo sacarán ante los ancianos de su ciudad, y a la puerta del lugar donde viva; y dirán a los ancianos de la ciudad: ‘Este nuestro hijo es contumaz y rebelde, no obedece a nuestra voz; es glotón y borracho.’” Para ahora, usted por lo menos puede saber que es un adolescente. “Entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrearán, y morirá.”

Le quitarán la vida. ¿Por qué? Porque la infección de esto en la nación es devastadora. Una infección que inclusive experimentamos en la actualidad. Entonces, dice Deuteronomio 21:21: “Así quitarás el mal de en medio de ti y todo Israel oirá y temerá.” Como puede ver, Dios sabía que la preservación de esa nación dependía del proceso de la crianza de los hijos, en la obediencia de los hijos. Creo que tengo el tiempo para mencionarle esto en esta noche. Paseo 1 Corintios capítulo 7 y permítame desviarme porque ahí hay un asunto que quizás usted pueda enfrentar y se pregunte qué significa. Alguien dice ‘bueno, los hijos deben obedecer a sus padres’. Y después, llegan a este pasaje y se pueden confundir. Permítame leerle los versículos 36 al 38 y hacer un comentario o dos:

Primera de Corintios 7:36: “ Pero si alguno piensa que es impropio para su hija virgen que pase ya de edad, y es necesario que así sea, haga lo que quiera, no peca; que se case. Pero el que está firme en su corazón, sin tener necesidad, sino que es dueño de su propia voluntad, y ha resuelto en su corazón guardar a su hija virgen, bien hace. De manera que el que la da en casamiento hace bien, y el que no la da en casamiento hace mejor.”

Ahora, lo que parece ver aquí es un conflicto. Un padre que quiere mantener a su hija virgen soltera y una hija virgen que quiere casarse. Y el versículo 36 le dice al padre ‘deja que se case’. Entonces viene la pregunta ‘bueno, espere un momento, ¿ella tiene la libertad de ir contra de la voluntad de su padre y hacer lo que ella quiere hacer?’ Y en esta situación, permítame explicar el escenario. En la cultura judía, los padres, en particular los padres, estaban en la función única y dominante de decidir con quién se casarían sus hijos. Era la decisión de un padre. (Como siempre debe ser.) Claro, digo esto de broma, como usted sabe.

La misma costumbre general prevalecía en muchas otras sociedades y ciertamente incluía a Roma. De hecho, algunos historiadores, si ha leído algo acerca de la historia de Roma, algunos historiadores acreditan el declive de Roma en parte al debilitamiento de la familia y dicen que la familia comenzó a debilitarse cuando los padres dejaron de arreglar los matrimonios. En los tiempos del Nuevo Testamento, el matrimonio arreglado era la norma.

Ahora, a la luz de esta enseñanza acerca de las ventajas de la soltería, lo cual es de lo que está hablando la sección de 1 Corintios 7, habían aprendido que el ser soltero podía ser una ventaja. Podía servir usted al Señor y honrar al Señor y no estaba distraído con el matrimonio y la familia; y era algo maravilloso ser soltero para el Señor. Y entonces, algunos padres bien intencionados que habían venido a Cristo, estaban muy emocionados por el prospecto de servir al Señor y habían dedicado a sus hijas jóvenes al Señor para que fueran solteras, algo así como dedicarlas como vírgenes permanentes.

Pero cuando las hijas llegaban a la edad en la que se podían casar, ellas tenían una idea diferente. Algunas de ellas querían casarse y sus padres en cierta manera estaban en un dilema. ¿Debían ellos romper el voto que habían hecho para la hija que tenían? Es probable que mucha de las niñas no tuvieran el don de soltería y estaban luchando con su deseo natural por un hombre. Ellas querían casarse, el deseo de ellas era casarse, pero ellas también deseaban agradar a su padre y agradar al Señor. Y el problema, entonces, fue traído a Pablo en la carta a los corintios.

Pablo simplemente dice: “si la hija quiere casarse, deja que se case.” Si deber ser así, versículo 36, tiene libertad de dejarla casarse. Eso está bien. Tenías buenas intenciones cuando hiciste la promesa; pero si ella necesita casarse, deja que se case. Pero, versículos 37 y 38, discuten a la niña que realmente no necesita casarse. Y tú, como padre, puedes permanecer firme, no hay obligación en ti, no están bajo obligación, versículo 37, eso significa que no tienes a tu hija que te está jalando el pantalón diciendo ‘por favor papá, déjame, libérame de esto, quiero casarme.’ Entonces, sea cual sea el deseo del corazón de tu hija con respecto al matrimonio, es aceptable a Dios.

Entonces, sólo quiero mencionar ese pasaje porque sé que algunas personas lo han sacado y han dicho ‘bueno, sí, sé que debemos obedecer y honrar a nuestros padres pero puede llegar un momento en el que necesitamos algo y quizás sea en contra de la voluntad de nuestros padres y pensamos que está bien para nosotros. ¿Qué hacemos?’ Y ahí está la ilustración perfecta. Cuando llegas a esa edad, si necesita ser así, que así sea. Y puedes ceder al deseo de tu hija en ese punto. Y ciertamente, eso ilustra a otros puntos. No creo que los padres, durante el resto de la vida de un hijo, tienen algún tipo de autoridad demagoga, algún tipo de autoridad autócrata y tengan control sobre ellos. Cuando ellos expresan sus necesidades dentro del marco de los propósitos de Dios, tenemos la libertad de dejarlos seguir esas necesidades y los deseos de su corazón.

Bueno, regresemos entonces a Efesios y concluyamos con nuestra plática en esta noche. Se acordarán que usé esa palabra la semana pasada, espero que se hayan dado cuenta de eso. Versículo 3: “Para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra.” Esto es tremendo. Dice dos cosas. Habrá una calidad de vida y una cantidad de vida. Para que te vaya bien, ahí está la calidad de vida. Una vida plena, rica, gozosa, feliz, pacífica; una bendición general de calidad.

Realmente creo eso. Estoy convencido que esto es exactamente lo que las Escrituras están diciendo. Yo veo mi vida y mi vida está bendecida, bendecida y bendecida abundantemente y veo la vida de Patricia y la vida de nuestros hijos; y creo que en gran medida, claro, eso está relacionado con la obediencia. Ese es el cumplimiento de la promesa de Dios. No sólo calidad sino cantidad de vida. La vida, dice aquí, será larga en la tierra.

¿Qué significa eso? Bueno creo que podría interpretarlo de tres maneras maravillosas. En primer lugar, físicamente. Creo que va a vivir una vida plena. No creo que su vida vaya a ser cortada como las vidas son cortadas por el pecado, la desobediencia. Vas a vivir la vida plena que Dios planeó. En segundo lugar, vas a vivir una vida milenaria. Si sigues a tus padres a la fe en Jesucristo, vas a regresar durante 1000 años en la tierra e inclusive, en últimas, vivir en los cielos nuevos y la tierra nueva. Hijos, obedezcan. Hijos, honren. Y Dios los bendecirá y Dios los dejará vivir una vida plena, rica. La alternativa, trágica.

Cierro con esto. Y cito: “El niño nació el 12 de noviembre de 1934. Le nació a Kathleen Maddox, esta mujer que tenía 16 años. Él era conocido como el ‘sin nombre Maddox’. Él era el típico hijo abusado, dejado por su madre durante días durante los primeros años de su vida. En 1939 su madre fue arrestada por robo a mano armada y sentenciada a cinco años en la penitenciaría. Cuando ella regresó, ‘sin nombre Maddox’ tenía ocho años de edad. Su vida se convirtió en una larga vida de hoteles en ruinas y tíos brutales que llegaron a vivir con su madre y bebían mucho.

Cuando tuvo 12 años de edad, su madre trató de colocarlo en un hogar con algunas personas para que lo cuidaran. Pero como no había nadie disponible, lo enviaron al hogar Gibault para niños en Indiana. Fue la primera en una larga línea de instituciones que eran cada vez más restrictivas. Después de 10 meses en Gibault, escapó pero su madre lo rechazó. Después se desvió y se entregó a una vida de crimen. A los 13 años de edad, fue atrapado por robo a mano armada y sentenciado a una institución de la cual escapó. A los 16, tenía una larga serie de crímenes en su haber.

Finalmente, fue atacado de manera homosexual en una prisión federal y fue violado. A los 17, colocó una navaja en la garganta de un reo y lo sodomizó. Fue transferido una y otra vez y clasificado como peligroso con un largo registro de antecedentes violentos. Finalmente, a la edad de 33, fue soltado de la prisión terminal de la isla en California en contra de sus deseos. Se había vuelto obsesionado con lo satánico. Le dijo a los que lo cuidaban que la prisión era su único hogar. El ‘sin nombre Maddox’ es mejor conocido como Charles Mason.” Fin de la cita. El bebé tierno de alguien se convirtió en un monstruo. El peor de los casos.

El mejor escenario nos es presentado en las verdades de las Escrituras. “Enséñale a tu hijo acerca de Dios y Su ley todo el tiempo. Hazlo conformarse a esa ley y cuando no lo haga, castígalo físicamente.” Haz todo eso en un ambiente de la dulzura del amor de Cristo y tus hijos serán tu gozo.

Padre, gracias por la instrucción que nos das tan práctica, tocando todo aspecto de la vida. Señor, gracias nuevamente por padres maravillosos, padres piadosos, hijos preciados, nietos. Señor, gracias por enriquecer nuestras vidas, por hacer de nuestras familias refugios tan hermosos de gozo y dulzura. ¡Gracias, oh Señor, gracias por salvarnos, por enseñarnos estas cosas para que nuestros hogares puedan ser hogares tan felices, lugares tan maravillosos!

Señor, esta iglesia está llena de familias fuertes, familias felices, familias satisfechas porque han seguido Tu Verdad. Señor, que continuemos siendo fieles. Que nuestros hijos sean fieles para que podamos criar a una generación piadosa y disfrutar la bendición, disfrutar la calidad y cantidad, años largos de relaciones amorosas que nos traen una satisfacción como esta. Bendice a nuestros hijos, bendice a todos estos pequeños que dedicamos en esta noche y el resto de los pequeños en toda nuestras vidas, todos los hijos preciados. Y que todos seamos fieles en llevarlos a Ti para que Tú los bendigas verdaderamente con la gracia de Cristo, en cuyo nombre oramos. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2015 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar