Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Siempre adoramos al Señor juntos al escudriñar su Palabra, unos de los elementos de la adoración es asegurarnos de que conocemos al Dios a quién adoramos, que lo oímos hablar a nosotros y entonces regresamos a su Palabra de nuevo esta mañana. Y conforme pensé en la temporada y el mensaje que el Espíritu de Dios colocara en nuestros corazones, pensé que quizás deberíamos ver el Nuevo Testamento para ver el cumplimiento del Jesús milagroso, y también ver el Antiguo para ver el misterio que rodeó a los profetas conforme hablaron de Él, de Aquél que estaba por venir.

Cuando los profetas escribieron del Mesías escribieron la Palabra de Dios. Cómo dice en Lucas 3:2 de Juan el Bautista, “la palabra de Dios vino a Él”. Cómo dice de tantos profetas de la antigüedad, “Y la Palabra del Señor vino a ellos y dijeron”, escribieron la Palabra de Dios y gran parte de la Palabra de Dios tuvo que ver con el Mesías venidero, el Ungido venidero, el Cristo venidero, el Rey venidero, el Salvador venidero. Y conforme escribieron, en cierta manera estaban en una especie de misterio por lo que ellos mismos escribieron. Recuerdo las palabras de Pedro en 1 Pedro capítulo 1, cuando él dijo, “Los profetas escudriñaron diligentemente lo que escribieron”, para tratar de entender que persona o que tiempo, que circunstancias podían llevar todas estas profecías a su cumplimiento con respecto al sufrimiento y la gloria del que estaba por venir, porque realmente estaban tratando con misterios.

Estaban tratando con contradicciones aparentes, afirmaciones, por un lado, acerca de Su gloria, y por otro lado acerca de Su sufrimiento que simplemente parecía irreconciliable y estaban rodeados por misterio. Y la gente a la que Jesús habló también estaban envueltos por el misterio, algunos dijeron “Él es el Cristo”, “No” algunos dijeron, “Él es un profeta”. Y otros dijeron, “pero puede un profeta salir de Galilea.” Y algunos dijeron, “Él es Jeremías”, y algunos dijeron “Él es Elías”, y algunos dijeron, “Él es otro profeta pre-mesiánico, pero Él no puede ser el Mesías porque todo no parece encajar”. Y los discípulos se preguntaron con mentes confundidas, ¿puede éste realmente ser el Mesías? ¿dónde está el reino? ¿dónde está la gloria? ¿dónde está el poder? Y Juan el Bautista, Juan el Bautista de todas las personas, le pareció muy, muy difícil entender.

Acompáñeme por favor a Mateo capítulo 11, como un punto inicial. Juan el Bautista fue el precursor de Jesucristo, él fue el que se puso de pie un día y dijo, “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”, y él apuntó a Jesucristo y dijo, “Él es”. Y él dijo, “Síganlo a Él, no a mí porque Él debe aumentar y yo debo decrecer”. Es momento para que yo me desvanezca, Él ha llegado. Pero de pronto encontramos a Juan el Bautista en la cárcel, en el capítulo 11, de Mateo. Y el versículo 2 dice que cuando Juan había oído en la prisión de las obras de Cristo, él envió a dos de sus discípulos a Él, y dijo, “¿Eres tú el que debía venir o estamos esperando a otro?” Y aquí Juan, quien estaba tan seguro inicialmente, y ahora no está tan seguro. ¿Eres el que estamos esperando?

Y decimos, debes saber eso Juan, tú fuiste Su heraldo, tú debes saber eso, tú apuntaste a Él, “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.” Tú debes saber eso, Juan. Tú lo bautizaste y una voz del cielo dijo, “Este es mi Hijo amado en quién tengo complacencia”. Tú debes haber sabido, Juan, porque el Espíritu Santo envió una paloma, tú debes saber quién es éste. Pero Juan está luchando porque Él está rodeado por el misterio. Bueno, él supuso una cosa y él lo dijo en Mateo 3, cuando él venga, él tendrá su aventador en su mano, y él separará el trigo de la cizaña. Y la cizaña será quemada, con fuego que no se apaga.” Y él dijo, “Él los bautizará con fuego, Él vendrá con juicio, Él vendrá con furia, Él vendrá como un fuego consumidor para absorber a los impíos y a los incrédulos en las flamas, y después para establecer el reino para los justos.

Pero para ahora Juan no puede entender que pasó, ¿que está mal? ¿porque dónde está el fuego? ¿dónde está la combustión? ¿dónde está la ira? ¿dónde está el reino? Él de hecho, para todas las personas debió haber sido exaltado como un prisionero ahí en el fuerte herodiano antiguo. Un lugar oscuro al este del Mar Muerto, en un área devastadora, y él aquí está un prisionero, y Jesús va por todos lados siendo manso y humilde, curando a los enfermos y amando a la gente. Y él se pregunta, ¿en dónde está el relámpago? Y ¿dónde está la venganza? ¿y dónde está la ira? ¿y dónde está el reino? Él no puede resolverlos en su mente.

Entonces, él está en un misterio y él envía a sus discípulos para preguntarle, ¿realmente eres el Mesías? Como puede ver, sin el desarrollo completo del Nuevo Testamento hubo un misterio tremendo acerca de quién era éste y el misterio se produjo por las afirmaciones tan diversas y aparentemente contradictorias que se hicieron acerca de Él. Y estoy de acuerdo de que hay cosas acerca de Jesús que eran un misterio. El mundo en la actualidad en cierta manera ve con misterio a Jesús, aquellos que no entienden y creen con todo su corazón la verdad del Nuevo Testamento se quedan en un misterio increíble acerca de Jesucristo, como resultado de eso hay muchas fábulas y fantasías y cuentos que han sido producidos de Él.

Leí recientemente un artículo en la Revista de Motoristas Canadienses, ni siquiera no sé en dónde encontré eso, pero bueno, hubo un artículo interesante ahí. Y el artículo trataba de un nuevo libro titulado Jesús murió en Kashmir. Ahora, si usted conoce su geografía, Kashmir es un pequeño país en algún lugar entre la India y Pakistán, y el libro propaga el hecho de que Jesús murió en Kashmir, escrito por un hombre llamado Faber-Kaiser.  Ahora, el libro comienza al contarnos que en el mundo en la actualidad está vivo un hombre quien es el hijo de Jesucristo. Él es el único descendiente vivo que se puede rastrear a Jesucristo, y él está vivo en este momento, su nombre es Sahibzada Basharat Saleem, y él es el descendiente viviente de Jesucristo.

Ahora, el hombre que escribe el libro está seguro de eso, no obstante, Sahibzada no está tan convencido, pero él está muy contento, de hecho, si eso es verdad. Él no está seguro que privilegios le da esto, pero él está seguro que le debe dar algún privilegio ser el hijo de Jesucristo. Ahora, la premisa de eso cuando entré al artículo, me enganchó para decirle de manera suave, pero el libro sugiere que Jesús visitó Kashmir entre la edad de los 12 y los 29, un tiempo conveniente porque ese es el tiempo en el que el Nuevo Testamento guarda silencio de su vida. Y entonces, cuando el Nuevo Testamento guarda silencio es porque Él fue a Kashmir. Y de la edad de los 12 a los 29 Él estudió budismo y Él se volvió un Lama Budista, un sacerdote. También señalan en el libro que esto no puede ser probado, porque los ingleses se robaron toda la evidencia para preservar el cristianismo.  

Ahora, Jesús entonces pasó de los 12 a los 29 volviéndose un Lama Budista, él tuvo unas perspectivas tan diversas y únicas que lo expulsaron de Kashmir se fue a la India, lo expulsaron de la India se fue a Irán, y lo expulsaron de Irán y Él simplemente siguió viajando hacia el oeste hasta que llegó a Israel. A la edad de los 29 Él llegó a Palestina y ministró ahí, Él nunca murió en una cruz, Él nunca resucitó de los muertos, esas son fábulas que no tienen evidencia histórica, dice el libro. Él fue un crucificado, porque habían heridas en sus manos que sanaron, dicen ellos, Él fue quitado de la cruz, tomó a María su madre y a Tomás y los tres se fueron a la India.

Ahora, la razón por la que fueron a la India, dice el libro, es porque estaban buscando a las tribus perdidas de Israel, que obviamente estaban en la India. Ahora, cuando llegaron a Pakistán se detuvieron ahí y María murió en Pakistán, y fue sepultada. María está sepultada, creen, a unos 40 kilómetros de Rawalpindi, en caso de que piense de que esto realmente es extraño permítame hacerlo aún más extraño. Ahí en Rawalpindi hay una tumba identificada como la tumba de María, la madre de Jesús y es reverenciada como tal por la gente que vive ahí.

Tomás se fue a la parte sur de la India y murió. Nadie sabe en dónde y a nadie realmente le importa, pero Jesús se quedó solo, Él se casó, tuvo hijos, y vivó hasta tener 86 años de edad y fue sepultado en la cripta de Rozabal en Srinagar en Kashmir. Y hasta el día de hoy la gente cree que esa es su cripta. Él viajó a Afganistán y otros lugares, y le dieron un nombre. Su nombre fue, Shahzada Nabí Hazrat Yuza Asaf, y Yuza es el equivalente de Jesús. No sé si usted sabe esto, pero el Corán habla de Él. El Corán dice, “nosotros”, esto es Dios hablando en plural, “no permitimos que Cristo muriera en la cruz”, dice el Corán, “en lugar de esto lo levantamos y lo llevamos a un lugar lleno de belleza natural, jardines, lagos, ríos, flores y fruta.” Y, por cierto, cientos de libros han sido escritos para mejorar ésta fábula increíble. 

Ahora, probablemente hay cientos fantasías más de Jesús. No hay duda de que Él es un individuo misterioso, pero no solo es misterioso para el mundo exterior de los incrédulos, y la farsa increíble cómo es una indicación del misterio de Jesús y también la incredulidad de corazones duros. Pero hay cierta cantidad de misterio inclusive, acerca de Jesús en el Antiguo Testamento, y eso es lo que lo hace tan interesante. Hay cosas que parecen muy difícil de resolver. Sí, de hecho, imposibles de resolver. Si usted fuera a ver únicamente el Antiguo Testamento y no tuviera información en el Nuevo, si usted no conociera a Jesucristo, nada de Él, si usted viera ciertos pasajes del Antiguo Testamento acerca del Mesías, usted diría que nadie podría cumplir esto, estos hombres están equivocados, hay una incoherencia total en el Antiguo Testamento, no hay manera en la que todas estas cosas podrían cumplirse en un hombre, son demasiado exageradas.

Bueno, veamos algunas de ellos y conozcamos al Jesús misterioso del Antiguo Testamento. Para darle la idea que queremos que tenga, conforme avanzamos a lo largo de estos pensamientos, la razón por la que hay misterio apegado a Jesucristo en el Antiguo Testamento es debido al conflicto aparente con respecto a las profecías. Por ejemplo, en un lugar se dice que Él es el Rey venidero. En otro lugar Él es visto como un varón de dolores, experimentado en quebranto. En un lugar Él es visto con todos los santos, en otro lugar Él es presentado como solo. En un lugar Él representado como alguien que es adorado y honrado y reverenciado, y en otro lugar Él está solo y Él es rechazado.

Por un lado, Él es el Rey de la gloria, el Rey del cielo, el Salvador eterno, el Deseado de todas las naciones, Maravilla de maravillas, Belleza entre belleza. En otro lugar no hay belleza para que lo deseemos y Él es un siervo, Él está ensangrentado, Él es crucificado, Él inclusive está muerto. ¿Y cómo puede ser esto? ¿Cómo pueden todas estas cosas confusas, contradictorias, llegar a cumplirse? No es sorprendente que Juan estaba confundido, no es sorprendente que los discípulos estaban rodeados de misterio, no es sorprendente que la gente no podía decidir quién era éste hombre en realidad. Misterio.

Pero usted y yo tenemos el privilegio. En Mateo capítulo 13 hace algunos meses atrás le hablé a ustedes de ésta escritura en el versículo 17, “Porque de cierto os digo que muchos profetas y hombres justos han deseado ver esas cosas que vosotros veis, y no las han visto; y oír esas cosas que vosotros oís, y no las han oído.” Ahora, regrese al versículo 16, “Bienaventurados vuestros ojos porque ven, y vuestros oídos porque oyen.” Escuchen, tenemos la capacidad de ver lo que ellos no podían ver. Tenemos la capacidad de entender lo que ellos no podían entender. Tenemos la capacidad de ver y resolver lo que ellos nunca pudieron imaginar que inclusive podía ser resuelto. Son misterios. Veamos si podemos encontrar algo de ayuda.

Regresemos a Isaías capítulo 7, voy a seleccionar unos cuantos misterios y mostrarle como pueden ser resueltos en Jesucristo. En Isaías 7:14, leemos esto, y el Nuevo Testamento nos dice que fue más allá de Ahaz, el hombre del tiempo en el que fue escrito, fue más allá de cualquier hijo que fuera nacido en ésta familia, y se estiró a lo largo de la historia para tener connotaciones que solo pueden encontrar su significado pleno en el Mesías. Dice en el versículo 14, “Por tanto, Jehová mismo os dará señal: He aquí la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.”

Ahora, esta es una afirmación maravillosa en su implicación plena en el Nuevo Testamento. El Señor mismo, de su propia voluntad, sin que nadie se lo pidiera, el Señor mismo nos dio una señal. Y una señal apunta a algo, y la señal en este caso en relación a Ahaz apuntaba a algo que iba mucho más allá de él. “La virgen concebirá y dará a luz un hijo”. Alma, virgen. Me parece que el resto de los usos del Antiguo Testamento se refieren a virgen, inclusive la Septuaginta expresa esto, y ciertamente el uso de este pasaje en el Nuevo Testamento enfatizaría la naturaleza virgen de esta joven. Una virgen concibe y da a luz un hijo. No raro para una joven tener un bebé, no raro para un hijo humano nacer, pero muy raro que Él fuera llamado Dios con nosotros. Inclusive más raro que Él fuera Dios con nosotros.

Mientras que este niño pudo haber sido Dios con nosotros, pudo haber venido otro hijo nacido de una virgen que quisiera ser Dios con nosotros, un niño humano, sin embargo, una realidad divina. Y usted entonces ve el misterio de Dios y hombre. ¿Cómo puede alguien ser Dios y hombre? ¿Cómo puede haber un niño que fuera el hijo de un ser humano y al mismo tiempo es Dios con nosotros? Observe Isaías 9, “Porque un niño no es dado, hijo nos es nacido.” No es tan raro, no tan extraño. Ésta también es una profecía mesiánica. La primera parte de esta profecía inclusive es citada por Jesús mismo, diciendo que Él vino a cumplirla. No es tan raro que un hijo naciera, no es tan raro que un niño fuera dado, sucede todo el tiempo. Pero, ¿el gobierno sobre sus hombros? Posiblemente, posiblemente Él va a ser un gobernante. Su nombre se llamará Maravilloso, Consejero, posiblemente quizás Él es un consejero maravilloso. ¿El Dios Fuerte? ¿El Padre Eterno? Misterio.

¿Cómo puede usted tener a un niño Dios con nosotros? ¿Cómo puede usted tener a un niño, el Dios Fuerte? ¿el Padre Eterno? ¿Cómo puede uno nacer en el tiempo, quién ha sido Padre por la eternidad? La paradoja es clara. El misterio es obvio. Un niño nacido un humano, sin embargo, Dios. Un hijo dado en el tiempo, quién es el Padre de la eternidad misma. ¿Cómo puede ser que una mujer pudiera dar a luz a un niño, quién hizo a la mujer? No es sorprendente que estaban confundidos. No es sorprendente que hubo misterio. Bienaventurados sois, porque pueden oír lo que ellos no pueden oír, y ver lo que ellos no pudieron ver.

Observe Lucas 1, “Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado de Dios a la ciudad de Galilea, llamada Nazaret”, versículo 26, “una virgen desposada con un hombre cuyo nombre era José de la casa de David, y el nombre de la virgen era María. Y el ángel vino a ella y le dijo, “Tú eres muy favorecida, el Señor está contigo. Bienaventurada eres entre las mujeres.” Cuando ella lo vio, se afligió ante lo que dijo, y pensó en su mente que tipo de saludo sería éste. Y el ángel le dijo, “Deja de estar teniendo miedo María, porque tú has hallado favor con Dios, y he aquí concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo.” No es tan raro que una mujer tuviera un hijo, “y llamarás su nombre, Jesús. Él será grande”. No tan raro, ha habido otras personas grandes. “Y será llamado el Hijo del Altísimo”.

Ahora, espera un minuto, eso es raro. ¿Quién es el Altísimo? Dios, el Hijo de Dios. “Y el Señor le dará el trono de su padre David, y el reinará sobre la casa de Jacob para siempre.” Sí, Él será grande, Él será un Rey para siempre, un Rey eterno, y el Hijo del Altísimo quién es Dios. Y no habrá fin para Su reino.” Le dijo María al ángel, “¿cómo será esto? Dado que no conozco un hombre, soy una virgen. ¿Cómo puedo tener un hijo?” El ángel le respondió y le dijo, “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el pode del Altísimo te cubrirá, por tanto, el Santo Ser que nacerá de ti será llamado el Hijo de Dios”. ¿Cómo puede un niño ser hombre y Dios? ¿Cómo puede ser? El misterio no es resuelto en el Antiguo Testamento, resuelto aquí, por un lado el Hijo es un hombre nacido de María, por otro lado el Hijo es Dios, nacido de Dios porque María no conocía hombre. No hubo padre terrenal, Dios fue el Padre celestial. Dios colocó deidad en carne humana provista a través de los lomos de María. El misterio es resuelto. Él fue Dios plenamente, hombre plenamente. Jesús, Dios en carne humana.

Piénselo, el Antiguo Testamento dijo que Él sería la simiente de la mujer. Daniel 7:13 dijo que Él sería el Hijo del Hombre. Después el Salmo 2:7 dijo que Él sería el Hijo de Dios. Después, Génesis 22:18 dijo que Él sería la simiente de Abraham. ¿Cómo puede ser la simiente de una mujer? Una mujer no tiene simiente, ¿cómo puede ser el hijo del Hombre y el hijo de Dios? ¿cómo puede ser Él producido de Abraham, producido de David, y producido de Dios? Un complejo sorprendente de profecías. ¿Cómo puede Dios ser hombre y el hombre ser Dios al mismo tiempo, ser el hijo del hombre y el Hijo de Dios? ¿Cómo puede uno ser el hijo del hombre, y sin embargo no tener padre humano, y cómo puede Él ser la simiente de una mujer cuando la mujer no tiene simiente? No es sorprendente que los profetas estaban rodeados de misterio.

Sin embargo, Jesús fue todo esto. Él fue Dios, Él fue hombre, Él fue la simiente de la mujer, Él fue el Hijo del Hombre. Él fue de la línea de Abraham, Él fue de la línea de David. Sin embargo, Él fue el Hijo de Dios. Hebreos 1 dice, “Dios, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo”, la imagen exacta de su persona. ¿De quién es Él hijo? El Hijo de Dios. El hijo de María. Y entonces, esto resuelve el misterio.

Permítame mostrarle otro misterio. Génesis 49, versículo 10. Génesis 49, versículo 10, es interesante, esta es otra profecía mesiánica, “El cetro”, esto es el derecho de gobernar, la autoridad de gobernar, el derecho de ser el rey, “no se irá de Judá”. En otras palabras, de todos los hijos de Jacob, de todas las tribus, la línea mesiánica procedería a través de Judá, “El cetro no se irá de Judá, ni un dador de ley de entre sus pies”. Esa es una expresión muy expresiva acerca del descendiente que saldría de en medio de los pies de una mujer, de tal manera que el niño que naciera a la línea de Judá mantendría el gobierno, la autoridad, y el poder para dar la ley. Siempre habrá un residente que gobierne en Judá hasta que dice, “Silo, venga”. Silo significa aquel a quien pertenece o aquel de quien es el derecho, y esa es una indicación mesiánica.

Hasta que el Mesías venga, y después la congregación del pueblo será para Él en su reino glorioso, hasta ese entonces el cetro nunca dejará Judá. En otras palabras, Judá mantendrá la línea real, Judá será la simiente real progresiva. Esa de las doce tribus es para quien el Mesías vendrá a Judá. Pero usted sabe que cualquier judío que leyera eso también sería llevado inmediatamente a recordar lo que fue afirmado en el capítulo 38 del mismo libro, Génesis. Regrese ahí, Génesis 38. Aquí encontramos un incidente que involucra a Judá. Judá aquél que iba a producir la simiente mesiánica. El versículo 24 es en dónde vamos a comenzar, en Génesis capítulo 38. “Sucedió que tres meses después”, y veremos después de que en un momento. “Que se le dijo a Judá, Tamar, tu nuera a jugado a la ramera, y he aquí ella está con hijo debido a su fornicación.”

Ahora, éstas noticias llevadas a un suegro acerca de la esposa de uno de sus hijos, “tu nuera ha jugado a la ramera”. Ella se ha prostituido a sí misma. Ella quedó embarazada por alguien más. Y Judá estaba indignado, y Judá dijo en el versículo 24, “Tráiganla y sea quemada”. De acuerdo con Deuteronomio 22, versículos 20 al 24, en algún punto ahí, cuando alguien cometía adulterio, debían ser apedreados. ¿Por qué quemarla? Si usted ve Levítico capítulo 20, allá por el versículo 14, y capítulo 21, versículo 9, encontrará ahí que hay una indicación que cuando el adulterio es excesivo, y los crímenes son excesivos, deben ser quemados.

Y entonces, él llega al extremo de la ley, y él dice, “Quémenla por su fornicación”, versículo 25. Y cuando ella fue traída, ella le dijo a su suegro, aquel que la había sentenciado, diciendo, “Por el hombre de quien es esto, estoy con hijo”. Y ella dijo, “Discierne, te ruego, de quién es esto, el anillo, los brazaletes, y el cayado”. Como puede ver, el hombre había dejado algunas pertenencias personales y ellas se les envía a Judá. Versículo 26 dice, “Y Judá reconoció” ¿Qué? ¿sabe de quién eran? Eran de él, eran de Judá. Él lo había hecho, él había cometido adulterio con la esposa de su hijo, e hizo que quedara embarazada.

Y él dijo en el versículo 26, “Ella ha sido más justa que yo, porque no se la di a mi hijo Sela. Y él no la conoció más. Y sucedió en el tiempo de su trabajo de parto, he aquí, que habían gemelos en su vientre. Y sucedió que cuando ella tuvo trabajo de parto, que uno sacó su mano.” El primer pequeño comenzó a salir y sacó su mano, y debido a que era muy importante quién nació primero en esos días, porque usted heredaba el derecho de la familia, amarraron un pequeño hilo rojo en su mano, simplemente para asegurarse de que cuando ambos salieran, no confundieran quién era quién.

Pero, ¿sabe usted lo que pasó? Dice que él sacó su mano y la volvió a meter, y el otro salió primero. Uno era Fares y el otro era Zara. Dios hijos le nacieron a Tamar, de Judá. Ahora, ¿quiere saber algo? Si Génesis 49 es verdad, entonces el Mesías va a ser un hijo bastardo, porque de ésta línea de Tamar procede la línea real de Judá. ¿Y acaso el Mesías va a ser el hijo ilegitimo de adulterio? Usted puede leer simplemente al leer Génesis que algunas personas estarán llenas de misterio que uno vendría, que debería ser rey, y nacería de una línea ilegítima.

Hay algo de ayuda para este problema en Deuteronomio 23:2, y cuando usted recibe aquí normas acerca de la conducta y la vida, las leyes de Dios, entre ellas usted lee sobre Deuteronomio 23:2. “Un bastardo no entrará en la congregación de Jehová”, es correcto, no hay lugar, inclusive hasta su décima generación, no entrará él en la congregación de Jehová.

¿Cuántas generaciones se necesitaron para purificar eso? Se necesitaron 10, ¿no es cierto? 10 generaciones y la línea fue pura.

Entonces, Judá comenzó una línea real, pero no hubo una persona en esa línea que pudiera reinar hasta que esa línea se purificara. Observe conmigo por un momento, Mateo capítulo 1, versículo 3. Comienza con Abraham, Isaac y Jacob, y Judá, dando la genealogía de Jesucristo. En el versículo 3, “Judá engendró a Fares y Zara, de Tamar”. Ahí están, esos dos hijos ilegítimos. Y después la línea sigue a través de Fares. Fares engendró a Esrom, Esrom engendró a Aram, Aram engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró a Booz, de Rahab. Booz engendró a Obed de Ruth, Obed engendró a Isaí, Isaí engendró a ¿quién? a David. Sabe usted cuantos él numera a partir de Tamar, 10. Entonces, la línea es limpiada y David tiene un derecho al trono real. La línea es limpiada en David. La Biblia nos dice, “para siempre”, que Jesús es un rey no de la línea de Judá, ¿sino de la línea de quién? de David. De regreso al versículo 1, “El libro de la genealogía de Jesucristo, el hijo de David”, porque ahí está la reconstitución del derecho real a gobernar. Cuan maravilloso, ¿no es cierto? que Dios resuelve el misterio en Génesis.

Permítame mostrarle otro, Miqueas capítulo 5. Retroceda una media docena de libros del final del Antiguo Testamento, y encontrará Miqueas. Miqueas nos dice en dónde nacería el Mesías. Es maravilloso. Versículo 2 de Miqueas 5. “Pero tú, Belén Efrata, aunque eres pequeña entre los miles de Judá”, aunque realmente eres una aldea insignificante, sin embargo, “de ti saldrá el que me será gobernante en Israel.” El gobernante viene de ti, ¿qué gobernante? Oh, esto es maravilloso, “Aquel cuya salida ha sido desde la antigüedad, desde la eternidad,” ahora esto es increíble, aquí usted regresa a la paradoja Dios-hombre. Miqueas debió haber estado dando giros de puntillas cuando él oyó esto. ¿Cómo es posible que usted pueda tener a un hijo nacido en Belén, que ha existido desde la eternidad pasada? Pero el eterno nació en ésta aldea oscura, inconsecuente, de Belén, que me atrevo a decir que no habría estado en el mapa, excepto por este acontecimiento. Belén.

Dice usted, “Bueno, eso es fácil. Todos sabemos que eso se cumplió. Eso es correcto. Pero, ¿cuál es el misterio aquí?” Usted regresa a Oseas capítulo 11, él es presentado aquí, y ligado en los lomos de la nación estaba el Mesías que vendría de esa nación. Y así como Israel fue verdaderamente el hijo de Dios, así lo fue Jesucristo, el Hijo. Y entonces, la comparación es obvia. En Oseas 11:1, cuando Israel fue un hijo, entonces lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo. Ahora, eso tiene implicaciones mesiánicas muy profundas, que, así como Israel fue llamado de Egipto, en su infancia, así también lo será el Mesías. Esa es la manera en la que los escritores del Nuevo Testamento ven el pasaje. No sabemos todo lo que ellos podrían haber entendido en ese punto en el tiempo, pero dice aquí que el hijo sería llamado de Egipto.

Entonces, en una profecía el viene a Belén, y en otra es de Egipto. Y si eso no es lo suficiente malo, observe Isaías capítulo 11. Y ésta nos dice algo más de Él, dice, “saldrá un renuevo, de la” una ramita, “de la vara de Isaí, una rama saliendo o creciendo de sus raíces.” Ahora, aquí usted tiene renuevo, goter, y rama, netser. Y ésta es una predicción mesiánica, de nuevo, versículo 2, “El Espíritu de Jehová reposará sobre él”. Y después describe el reino y el milenio, y demás que Él traerá.

Entonces, dice que cuando Él venga será una netser, un netser, un vástago, una pequeña ramita. La primera importancia de esta profecía es el título de una rama dada al Mesías, pero la segunda y la que aparentemente el escritor del Nuevo Testamento ve aquí también y podemos asumir que otros la vieron, sugiere que Jesús sería netser, y eso podría estar sugiriendo su residencia de niño en Nazaret. De tal manera que Él es una hojita de la aldea de hojitas, o que nace.

Entonces, por un lado, usted tiene a Belén, y después tiene a Egipto, y después tiene la aldea de hojita, Nazaret, de brote. ¿Cómo es que él puede ser todas estas cosas? Y usted puede entender que los profetas de la antigüedad, escudriñaron la Escritura diligentemente preguntándose ¿de dónde va a venir? ¿Es Belén, es Nazaret, es Egipto? Y la complejidad de todas estas profecías hacen imposible que fueran falsificadas. Vaya a Mateo capítulo 2, y de nuevo digo, bienaventurados son vuestros ojos porque ven, y vuestros oídos porque ellos lo que ellos no podían ver u oír.

Versículo 1 de Mateo 2, “Cuando Jesús nació en Belén, Belén de Judea, en los dias de Herodes el rey, ahí está la primera. Versículo 5, “Y le dijeron en Belén de Judea, porque así está escrito por el profeta: Y tú Belén de la tierra de Judá, tú eres la menor de los principies de Judá, porque de ti saldrá un gobernante que gobernará a mi pueblo Israel”. Ahí claro, hay una referencia a la profecía misma en Miqueas. Belén en el lugar, y Belén estaba el lugar. Pero hay más, observe el versículo 13, “Y cuando se fueron, he aquí un ángel del Señor se acercó a José”, en una aparición, “en un sueño, diciendo, “Levántate, y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto. Y quédate ahí hasta que te traiga palabra, o Herodes buscará al niño para destruirlo.” Jesús se volvió un refugiado, “Vete a Egipto”.

“Cuando él se levantó tomó al niño y a su madre de noche, y partió a Egipto, y estuvo ahí hasta la muerte de Herodes para que se cumpliese lo que hablado por el Señor mediante los profetas diciendo: “De Egipto llamé a mi hijo””. Y Él cumple ese elemento de la profecía, se fue a Egipto. Y después la tercera parte, versículo 23, “Y él fue y vivió en una ciudad llamada Nazaret, para que se cumpliese lo que fue dicho por el profeta”, Él será llamado una raíz, una rama, un nazareno, alguien menospreciado, nada muy espectacular. ¿Por qué no se quedó en Judá? ¿Por qué no se quedó en Jerusalén? ¿Por qué Nazaret? Porque eso es lo que los profetas dijeron. Y en un arranque de enojo, poco antes de su muerte, el rey Herodes, había cambiado su testamento, lo cual hizo con mucha frecuencia, y él colocó a Arquelao, quien era el peor de sus hijos que vivían, para que gobernara en Judea en lugar de Antípas, a quien se le asignó Galilea y Perea. Esa fue una buena razón para ir allá arriba.

José tuvo miedo de establecerse bajo Arquelao, porque Arquelao una vez mató a 3,000 judíos en Jerusalén. Él era cruel, más allá de lo que podemos imaginar. Y el finalmente, por cierto, fue depuesto, reemplazado por los romanos mismos. Bueno, si Herodes no hubiera cambiado su testamento, quizás Jesús nunca hubiera ido a Nazaret, pero lo hizo, Jesús cumplió toda profecía. ¿Cómo pudo una persona ser todas estas cosas? Él lo es.

Permítame darle otra profecía, creo que es una muy interesante. Vaya a Jeremías capítulo 22, y quiero que observe aún más conflicto. Un misterio difícil de entender, viendo el Antiguo Testamento. En Jeremías 22, versículo 29, “Oh tierra, tierra, tierra, oye la palabra de Jehová”. Dios va a hablar. Y Él habla, y Él está hablando a Jeconías, Jeconías el rey, “Escribe este nombre sin hijos. Un hombre que no prosperará en su día, porque ningún hombre de su simiente prosperará sentándose sobre el trono de David y ya no gobernando en Judá.”

Ahora, la línea mesiánica de Judá a David, fluye de David a Jeconías, algunas veces llamado Jonias, y él fue malo, infiel, y Dios lo maldijo. Y Él dijo, “Escribe al hombre sin hijos”. Ahora, eso no significa que él nunca tuvo hijos, sabemos que él tuvo algunos hijos. 1 Crónicas capítulo 3, creo que es, nos cuenta de ellos, pero sigue en éste versículo al decir que ningún hombre de su simiente prosperará y se sentará en el trono de David, y gobernará en Judá. Y escúcheme, quiero que sepa que este hombre está en la línea mesiánica.

Entonces, aquí está el profeta y él le está diciendo, “Sé que el Mesías viene de la línea de Judá, pero ¿cómo puede él hacer eso cuando la línea de Judá está corrupta en el punto de Tamar? ¿cómo puede ser eso una línea pura y después es purificada en la décima generación con David, y él está de regreso en la dirección correcta? ¿Si él va a salir de los lomos de David, y él va a fluir de David, y llega usted a Jeconías, y de pronto Dios dice una cosa acerca de éste hombre, nadie jamás que salga de sus lomos será un rey en Israel? Y usted dice, ahí se acabó, se acabó, el Mesías iba a ser un rey, él iba a heredar el trono, él iba a seguir la línea real, pero cuando usted llega a Jeconías se acabó.

¿Y le gustaría saber algo interesante? No ha habido ningún rey desde Jeconías. No ha habido ninguno. Él es el último, no ha habido ningún rey en Israel desde él. Esa profecía se cumplió. Nunca ha habido ninguno, nunca habrá alguno que salga de sus lomos, nunca. Observe en Mateo capítulo 1, permítame mostrarle algo absolutamente fascinante. Ahora vimos ahí en el versículo 6, cuando llegamos a David, y después está Salomón, Roboam, Abías, Asa, Josafat, sigue a lo largo de estos reyes, y llega hasta el versículo 11. Y Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos alrededor del tiempo cuando fueron llevados a Babilonia. Ese fue el final de la monarquía. Él fue el último rey, y ningún rey jamás salió de sus lomos, debido a su maldad.

Entonces, todos los hombres que siguieron después de él, Salatiel, Zorobabel, Abiud, Eliaquím, Azor, Sadoc, todos esos nunca reinaron en el trono. Tuvieron el derecho, pero nunca reinaron, porque la maldición estuvo ahí. Y usted llega al versículo 16 y Jacobo engendró a José. ¿Sabe algo acerca de José? Si no hubiera habido una maldición para Jeconías, y si Palestina no hubiera sido ocupada por los romanos, adivine quien habría sido el rey de Israel. ¿Quién habría sido? José. Él habría sido el rey, pero él no podía ser el rey. Él no podía ser el rey, porque él estaba maldición en ese sentido.

Ahora, usted puede ver el dilema, ¿no es cierto? entonces, no hay rey, pero el derecho para gobernar está ahí. El derecho legal para gobernar está ahí, nada más que si usted sale de los lomos de Jeconías usted no puede tomar su cetro. Mmm, ¿cómo vamos a sacar a un rey de esto? Le voy a decir cómo. Lucas capítulo 3. Y vea cómo el Nuevo Testamento resuelve éste misterio. La línea real vino de David a través de su hijo Salomón, ¿verdad? acabamos de verlo. Observe esta línea, 3:31, “Melea, Mainán, Matata”, Lucas 3:31, “quién fue el hijo de Natán, quién fue el hijo de David.” Esta es la genealogía de María, escuche, David tuvo más que un hijo, la línea real vino a través de Salomón, el derecho al trono, la sangre real también vino a través de su otro hijo, Natán. María fue descendiente de Natán, de esta manera ella llevaba sangre real, pero no el derecho al trono.

José tuvo el derecho al trono, pero no podía tomarlo porque su simiente estaba bajo maldición. ¿Cómo es que usted va a resolver esto? Regrese a Mateo capítulo 1 y observe esto, versículo 16, “Y Jacob engendró a José”, escuche, “el marido de María”, no el padre de Jesús, ¿verdad? “El esposo de María de quién nació Jesús, llamado el Cristo.” Escuche, ¿sabe usted como el misterio fue resuelto? Si Jesús hubiera nacido de la simiente de José, Él nunca podría haber tomado el trono. Debido a que José no fue su padre físico, Él no estuvo bajo maldición, pero debido a que él fue su padre legal, el heredó el derecho al trono sin la maldición de Jeconías, y el recibió la sangre real de María. Nadie podía haber resuelto esto más que Dios. La gente dice, no sé si el nacimiento virginal es importante. Entonces, usted es un necio, porque usted va a dejar la Biblia con misterios que no pueden ser resueltos.  

¿Puedo darle otro? Daniel capítulo 2, versículo 34. Daniel ve una visión de todos los imperios mundiales y en la mitad de esta visión de pronto comienza un gran acontecimiento en el versículo 34, “Una piedra cortada no por manos, golpeó a la imagen en sus pies que eran de hierro, y de arcilla, y la hizo pedazos. Después el hierro, la arcilla, el bronce, la plata, el oro, quedaron en pedazos y se volvieron como tamo de las eras del verano. Y él viento se las llevó de tal manera que ningún lugar se halló para ellos y la piedra que golpeó a la imagen se volvió un gran monte y llenó a la tierra entera.”

Lo que Daniel ve es ésta gran imagen de todos los imperios mundiales, y cuando están ahí de pie en toda su gloria viene esta piedra cortada sin manos, no es un ser humano, no es hecho de fuentes humanas en términos de éste acontecimiento, ésta es una piedra cortada sin manos, ningún hombre tiene que hacer algo con esto, esto representa a Jesucristo. Él viene en su gloria, golpea a la imagen, esto destruye los reinos de los hombres, su persona llena la tierra y se vuelve un monte entero. Esto es un retrato de la segunda venida de Jesucristo. Él viene como un conquistador glorioso en piedra, una piedra de triunfo, una piedra de victoria, una piedra que golpea, una piedra que aplasta, una piedra devastadora, una piedra de juicio.

Y entonces, cuando esperaban al Mesías, esperaban a una piedra que aplastara, escuche lo que Isaías dijo en el capítulo 8, versículo 14. “Y él será por santuario, y será una piedra de tropiezo, y roca que hace caer para la casa de Israel, y trampa también y lazo para los habitantes de Jerusalén. Y muchos entre ellos tropezarán y caerán, y serán quebrantados, y serán atrapados y serán llevados.” Y aquí usted tiene un retrato aún más amplio de esta piedra, es una piedra de tropiezo, una piedra de ofensa, una piedra de ofensa, una roca de ofensa, una piedra que hace caer, que aplasta, que hacer tropezar, y una piedra que golpea en juicio.

Pero después avanzamos en la profecía de Isaías capítulo 28, versículo 16, escuche lo que él dice, “He aquí pongo en Sion una piedra angular”, una piedra probada angular, una piedra aprobada, una piedra angular preciada, un cimiento seguro. “El que cree en él no será avergonzado, ni confundido”. Y ahora, de pronto, no es una piedra que causa tropiezo, una piedra roca de ofensa, y una piedra que aplasta que golpea, de juicio; es una piedra preciada, una piedra angular, una piedra probada, un cimiento seguro. Misterio. En el Salmo 118:22 dice que es una piedra rechazada, una piedra que los edificadores rechazaron, que se ha vuelto la cabeza de la esquina, la piedra angular, la que ellos desechaban. Ellos dijeron, “No vamos a meter eso en nuestro edificio, no está bien”. Se volvió el cimiento para todo.

Y el misterio en la mente del lector debe haber sido, ¿cómo es que una persona pueda ser todos estos tipos de piedras? ¿una piedra preciada, una piedra angular, una piedra de valor, una piedra probada, un cimiento seguro y al mismo tiempo una piedra que golpea, una piedra que aplasta, una roca de ofensa, y una piedra que causa tropiezo? ¿cómo puede ser todo esto? De nuevo, bienaventurados son ustedes los que oyen y sus ojos por que ven. Pedro lo resolvió en 1 Pedro capítulo 2, y solo puede ser resuelto en Jesucristo. Él dice en el versículo 6, “He aquí pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida y preciosa. Y el que cree en él no será confundido.”

Y él cita al profeta de la antigüedad, “A vosotros, por tanto, que creéis, él es preciado, pero para los que son desobedientes, la piedra que los edificadores desecharon, la misma ha sido hecha la principal piedra del ángulo, y piedra de tropiezo y roca que hace caer.” Y él simplemente une todas esas profecías, excepto por las de Daniel. Y él dice, “Si creen, él es una piedra angular preciada. Si rechazan él es una piedra que aplasta, que golpea, que hace tropezar.” Y el misterio es resuelto. No es fácil entender a Jesucristo si lo hace por usted mismo. Esa es la razón por la que usted no puede leer el Antiguo Testamento sin el Nuevo, de lo contrario quedará en misterio. Esa es la razón por la que tampoco puede leer sin la mente instructora del Espíritu de Dios, porque la mente humana no puede percibir la realidad de Cristo.

¿Puedo darle uno más, y simplemente hacer referencia a éste? Génesis 49 dijo que Judá era un león, y que el Mesías saldría de Judá, y de esta manera el Mesías sería un león feroz, poderoso y mortal. El ultimo profeta del Antiguo Testamento fue Juan el Bautista, aunque él escribe acerca de Él en el Nuevo Testamento, él realmente no es el último de los profetas del Antiguo Testamento. Cuando él vino él no dijo que el Mesías era un león, él apuntó al Mesías y dijo que él es un ¿qué?, él es un cordero. Juan 1, “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. ¿Cómo puede ser Él un león, y un cordero? ¿Cómo puede ser Él un león que despedaza, feroz, mortal y un cordero gentil, manso? Y ¿cómo puede ser por un lado un león peligroso que despedaza, y por otro lado un cordero? Bueno, Él lo es.

Apocalipsis lo ve de esa manera en el capítulo 5, dice, “No llores la tribu de Judá, la raíz de David ha prevalecido para abrir el rollo y abrir sus siete sellos. Y he aquí en medio del trono las cuatro criaturas vivientes, y en medio de los ancianos, estaba de pie un cordero”. Y llamaron un león, reciben un cordero, dice usted: “Bueno, ¿cómo puede ser esto? Perspectiva. Para aquellos que rechazan a Jesucristo Él es un león, para aquellos que lo aceptan, Él es un Cordero.

La navidad no necesita ser misteriosa, no necesitamos seguir algún engaño inconcebible acerca de Jesús. Jesús lo dijo de ésta manera: “Escudriñad las Escrituras” ¿verdad? Juan 5:39, “Porque en ellas halláis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí.” Todo misterio. En el Antiguo Testamento es resuelto y revelado en el Señor Jesucristo viviente. Y amados, realmente creo que una de las pruebas más grandes que validan el cristianismo, es el armonizar las profecías contradictorias, paradójicas del Antiguo Testamento, que encuentran resolución total en Jesucristo. Nunca podrían ser falsificadas, y Él es quien dijo que era, el Cristo de Dios, el Salvador del mundo.

Oremos. Padre nuestro, reconocemos que nuestras mentes son incapaces de resolver inclusive la verdad que nos has dado, a menos de que tomemos ambos testamentos, y seamos instruidos por el Espíritu de Dios. Gracias Padre, porque revelaste estas profecías para llenar de misterio inclusive a los santos, para que inclusive los que tienen buenas intenciones nunca pudieran falsificarlas, mucho menos los críticos o lo incrédulos. Gracias porque las credenciales del Mesías son tan divinas, tan fuera de éste mundo, tan sobrenaturales que todo acontecimiento, y circunstancia o elemento está controlado a tan grado por tu soberanía, que no hay otra explicación fuera de que Jesucristo es todo en todos. Todo lo que fue prometido, el Salvador sufriente y el Rey glorioso.

Y que cuando entendemos como todo armoniza en Él, su nacimiento, su vida sin pecado, su muerte, su resurrección, su ascensión, su intercesión y su regreso pronto. Sabemos que tenemos en nuestras manos la Palabra misma de Dios. Padre, es nuestra oración que cada uno de nosotros doble la rodilla a Jesucristo, el Cristo viviente, quién nació en cumplimiento de todas las palabras de los profetas, y en su propio tiempo cumplirá todas las cosas, y cumplirá toda palabra hablada de Él.

Padre, pedimos que todo corazón se abra a Cristo. Primero para conocerlo como Salvador y Señor, y en segundo lugar para caminar en obediencia, en sumisión, y que ame Su Palabra. Mientras que sus cabezas están inclinadas, en tanto solo en un momento de despedida, si usted no conoce a Jesucristo, usted está desafiando la verdad de Dios. Usted está actuando de manera independiente de la realidad más grande jamás revelada en la historia del mundo. No hay nada para lo cual hay una evidencia igual, que pueda compararse con la verdad de que Jesús es Dios en carne humana, el Salvador que vino a morir y a resucitar, perdonar su pecado, y darle vida eterna. Créalo. Sólo un necio no lo creería.

Y si es verdad, y usted le ha entregado su vida y ha recibido su salvación, entonces, camine en obediencia gozosa, y sumisión a su propósito santo.

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2019 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Desde 1969
Minimizar