Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Para esta noche, vamos a ver Colosenses capítulo 1 y en cierta manera, lo vamos a abreviar un poco para que podamos cubrir el mismo terreno y puedan irse con suficiente tiempo para salir de aquí y no hacer nada por un par de horas. Colosenses, capítulo - sólo quiero mantener su perspectiva, eso es todo - Colosenses capítulo 1, versículos 24 al 29.

Y es realmente lo que estamos estudiando en este punto en particular y creo que si hay algo que continuamente me impacta en el ministerio al que Dios me ha llamado o en el ministerio al que Dios ha llamado a cualquiera de nosotros es que nunca hay una presentación eficaz de verdad Divina sin una lucha. Nunca. Usted continuamente está enfrentando objetos que quieren dificultar el proceso. Si no es el hecho de que la gente es sorda y no puede oír y tiene que entrenar a las personas y trabajar hasta que usted puede comunicarlo de esa manera. O quizás está enfrentando doctrina falsa, está enfrentando herejía, está tratando con el pecado o quizás es que usted está en el campo misionero y usted está enfrentando una barrera en el lenguaje o está luchando contra su propia ignorancia. Pero siempre parece, siempre parece que conforme enfrentamos la verdad de Dios, siempre habrá una lucha. El adversario siempre lo hace difícil y no es menos cierto conforme vemos el libro de Colosenses que Pablo está en una lucha aquí.

Inclusive conforme él escribe esta carta a los cristianos en la ciudad de Colosas, él está escribiendo desde la prisión. La lucha de su propia vida lo ha llevado al lugar en donde él ha sido colocado en una prisión en Roma debido a su mensaje, debido a su predicación, debido a su proclamación de la verdad de Jesucristo; y, encima de eso, mientras que él fue prisionero de Roma, un querido hombre de Dios llamado Epafras lo visita.

Epafras es sin lugar a dudas es el pastor que fundó la Iglesia en Colosas. Epafras le dice a Pablo que algo trágico está sucediendo en su ciudad. ‘Nuestra gente está siendo expuesta a cosas terribles. Hay maestros que han venido a Colosas y están diciendo que Jesús no es Dios. Y están diciendo que Jesucristo no puede salvar a un hombre, que Jesucristo es incapaz de llevar a un hombre a Dios. Él ni es Dios ni el Salvador. Y están enseñando legalismo ritual. Están enseñando misticismo, están enseñando ascetismo. Están enseñando todo tipo de cosas extrañas incluyendo la exploración de ángeles y toda esta herejía.’ Epafras le dice a Pablo que está atacando la Iglesia, la Iglesia joven en Colosas.

Y entonces, Pablo se sienta y responde a Epafras. Escribe esta carta y la coloca en la mano de Epafras y le dice llévala a tu gente, es la palabra de Dios a ellos. Y entonces, en el libro de Colosenses Pablo está confrontando la herejía, la herejía con respecto a la persona de Jesucristo y Su poder total para salvar. Y eso se convierte en la médula de esta carta. Y eso se convierte en el tema primordial en los primeros dos capítulos. Y en los últimos dos capítulos, la conducta de los creyentes que debe venir en respuesta a un entendimiento de quién Cristo es y lo que Él ha logrado en la salvación.

Ahora, es importante que el apóstol Pablo al enviar esta carta a los cristianos colosenses les diré algo de razón para creer en Él. Una cosa es decir algo y otra cosa es que la gente acepte lo que dice como la verdad. Y Pablo le escribió a los colosenses. Él quería que ellos creyeran y oyeran y obedecieran lo que él dijo. Pero debido a que él no fue el pastor fundador de la Iglesia en Colosas como lo había sido en muchas otras iglesias y ellos quizás no lo conocían tan bien, quizás alguno de ellos no lo conocí en absoluto, era importante que, en algún punto en esta carta, él afirmara su derecho de hablar y ser oído y ser creído y ser obedecido. Y él hace eso en el capítulo 1, versículos 24 al 29.

Ahora, en esto versículos en particular, Pablo está diciendo: ‘debido a quien yo soy y debido a lo que Dios me ha llamado a ser, hablo como hablo, esperando que ustedes oigan y me obedezcan.’ Es importante de manera especial.

Ahora, al explicar su ministerio y su identidad como ministro de Dios la semana pasada le dije que él da ocho características generales de su ministerio. Él dice: si quieren saber por qué estoy escribiendo como estoy escribiendo, si quieren saber si Dios me ha llamado y cómo me ha llamado y lo que me ha llamado a ser, si quieren saber el espectro de mi ministerio y por qué estoy tratando con ustedes como lo estoy haciendo, aquí está.

Ahora, la semana pasada hablamos de los primeros cuatro. Pablo nos da ocho características del ministerio. Ahora, comencemos a repasar las primeras cuatro de manera rápida.

Número uno: tenemos la fuente del ministerio. La fuente del ministerio. Observe el versículo 23 al final: “yo Pablo fui hecho ministro.” Entonces, la fuente está afuera del hombre. Yo no me hice un ministro. Yo fui hecho un ministro. Versículo 25: “de la cual fue hecho ministro según la responsabilidad, por así decirlo, dada a mí por parte de Dios. Dios me hizo un ministro.”

La fuente de cualquier ministerio, amados, es Dios. Es Dios quien nos llama, es Dios quien nos concede Su Espíritu. Es Dios quien nos dirige al ministerio que quiere para nosotros. Es Dios quien, por su Espíritu nos da los dones del Espíritu para que podamos ministrarlos. Y entraremos en eso en una semana o dos a partir de nuestro estudio de 1 Corintios 12, en el que estaremos entrando. Es Dios quien nos equipa fisiológicamente. Es Dios quien nos da capacidades humanamente hablando para operar en las áreas que Él diseñó para nosotros. Es Dios quien nos llama a un ministerio.

Por lo tanto, cualquier ministerio que yo tengo, cualquier don que tenga, cualquier capacidad que tenga es una administración que se me ha encomendado por parte de Dios para devolvérsela en fidelidad. No nos llamamos a nosotros mismos al ministerio. Yo no escogí ser un ministro y usted sabe, he compartido mi testimonio con ustedes acerca de eso. Dios simplemente me expulsó de un auto y me envío derrapándome en una autopista a varios metros. Y dijo: “niño, estás en el ministerio.” Y yo contesté que estaba de acuerdo. Y eso fue todo. Dios me colocó en el ministerio. Llegué al lugar en mi vida en cuando terminé con mis días de la Universidad; y en ese entonces, tuve la oportunidad de tener el privilegio de probar con el equipo Ángeles de Los Ángeles o la oportunidad (en ese entonces estaban en Los Ángeles, ahora están en Anaheim) de probar con un par de equipos profesionales de fútbol americano. Y ni siquiera hubo una decisión en ese punto en mi vida. Fue claro, y me acuerdo diciéndole al entrenador: “mire, le agradezco todas estas cosas, pero no me interesa en absoluto. Dios me ha llamado al ministerio.” Y ese es el motivo por el cual estoy aquí. Y Dios hizo las suficientes cosas en mi vida para confirmarme eso sin duda alguna. Sin duda alguna. Dios me llamó al ministerio.

Ahora, así es en el ministerio. Así es como debe ser. Debe tener ese sentido de compromiso tremendo de que Dios ha colocado Su mano en su vida y cuando Dios ha colocado Su mano en su vida y usted siente un conocimiento de Su Espíritu operando en cierta dimensión y si usted percibe los dones que el Espíritu de Dios le ha dado, usted reconoce que se le ha encomendado algo que usted le tiene que devolver a Dios. A usted se le ha entregado una dispensación de Dios y eso significa una responsabilidad, una administración, un llamado Divino que cumplir. Y le voy a decir una cosa: algunas veces la gente me pregunta a dónde me gustaría jubilarme. Y siempre digo: ‘¿jubilarme de qué? ¿Jubilarme de enseñar la Biblia? ¿Jubilarme de hablarle a la gente de Cristo? ¿Qué haría? Yo sería un miserable culpable. Prefiero estar muerto que jubilarme. Esta es una dispensación que Dios me ha dado.’ Cuando Pablo llegó al final, él dijo: ‘Señor, ya acabé. No quiero jubilarme. Quiero morir, porque si se acaba prefiero estar ante contigo que estar ahí en algún hotel.’

En segundo lugar, Pablo no sólo habla de la fuente del ministerio, y simplemente estamos recogiendo los pedazos de la semana pasada, sino que él habla del espíritu del ministerio. Versículo 24: “el espíritu de ministerio que ahora nos gozamos.” El espíritu del ministerio es gozo. Siempre fue esta la actitud de Pablo. Pablo siempre tuvo la actitud de gozo. Y le expliqué por qué. El gozo es un producto de la humildad. Ahora, recuerde eso. El gozo es un producto de la humildad. Si yo realmente creo que no merezco nada, cualquier cosa que yo reciba me hace estar feliz.

Y Pablo dice: “oye, yo fui un blasfemo. Yo mataba cristianos. Yo fui esto, yo fui aquello. Y yo fui el primero de los pecadores. Yo fui todas estas cosas, pero Dios me tuvo por fiel, me puso en el ministerio, me bendijo, me dio esto y aquello y lo otro; y todo lo que tengo no lo merezco. ¡Cómo no voy a estar feliz!, ¡Cómo no voy a estar gozoso! ¡Cómo no voy a estar agradecido!

Y sabe una cosa, yo creo que, al estudiar las Escrituras, usted descubrirá que cuando Dios llama a Sus siervos más grandes, cuando Dios ha escogido a los Suyos, Él siempre los hizo sentir su indignidad total para que cualquier cosa que tuvieran lo vieran como una causa de gozo. Porque fue un regalo de la gracia de Dios.

Por ejemplo, Moisés, en la zarza ardiente, sólo podía ver sus imperfecciones. ¿Se acuerdan de eso? Él dijo: “¿qué voy a hacer…?” Él no podía hablar. Y Dios le dice: “mira, tú estás bien. Pero Yo hice tu boca y voy a hacerla operar.” Y yo sé que cada vez que Moisés se puso de pie y dio un discurso, él conoció la fuente de eso. Cuando Dios llamó a Sus siervos escogidos, Él siempre los hizo enfrentar la realidad de su indignidad. Su incapacidad fuera de Él. Dios le dijo a Moisés: “ve y te diré lo que debes decir.”

Tome, por ejemplo, a Gedeón en Jueces 6. Gedeón, ahí en la era. Él dice: “oh, Señor mío, ¿cómo voy a salvar a Israel?” ¿Me estás llamando a salvar a Israel?, Gedeón dice. “He aquí, mi familia es pobre en Manasés.” En otras palabras, ni siquiera puedo financiar un ejército, ¿cómo voy a hacer esto? Y soy el menor en la casa de mi padre. Yo soy el hombre de más bajo rango en la casa. Y siempre estamos tan pobres como un ratón de Iglesia. ¿Cómo voy a financiar esto? ¿Y cómo voy a tener suficiente credibilidad para guiarlos? Y Dios le dijo: “bien, estás donde quiero que estés. Sabes que eres inútil.” Y entonces, ¿qué le dice Dios? Me gusta. Él le dice: “ve, en esta tu fuerza.” Tu fuerza está en tu humildad. ¿Y se acuerda qué pasó? Dios le dio a él un ejército de 300 personas. Usted pregunta cómo es posible que un ejército de 300 personas pudiera ganarle a alguien. Ni siquiera tuvieron que pelear. Simplemente, se colocarán en un gran círculo, tocaron trompetas, rompieron contenedores y en el otro ejército de mataron los unos a los otros.

Isaías. Isaías fue el templo en Isaías capítulo 6 y vio la gloria de Dios. Y él dijo: “yo soy hombre de ¿qué? De labios inmundos y vivo en medio de pueblo de labios inmundos. Y un ángel vino del fuego y tomó un carbón y tocó su lengua, el símbolo de purificación. Y de pronto, él oyó la voz de Dios y él dijo ¿qué? “Heme aquí Señor. Envíame a mí.”

Como puede ver, Dios quiso mostrarle que no era nada. Y Dios quiere que toda persona que Él llama al ministerio, cualquier ministerio, que hagan este reconocimiento inicial de que son inútiles fuera de lo que Dios quiere hacer.

Pedro, en la costa de Galilea, Dios tenía muchos planes para Pedro. Y en la costa de Galilea vio la gloria del Señor y el milagro de los peces. Y cuando él vio a Jesús mostrar Su poder creador divino, él dijo: “apártate de mí porque soy ¿qué? Hombre pecador, oh Señor. Aléjate, Señor, ni siquiera merezco estar en Tu presencia.” Y Jesús lo vio y le dijo: “eso es bueno, Pedro. A partir de ahora, vas a pescar hombres. Eres exactamente el tipo de persona que Yo puedo usar.

Como puede ver, en todos los siervos de Dios escoge, Dios tiene que llevarlos a un sentido de indignidad, un sentido de pecaminosidad, un sentido de ineptitud y un sentido de que no merece nada porque eso se encuentra en el corazón mismo del gozo. Y después, todo lo que sucede es causa de gozo. Y Pablo, como el resto, no mereció nada, sino que todo lo que él recibió de Dios, Dios se lo dio y fue causa de gozo.

Y le voy a decir una cosa: en el ministerio, mientras que usted mantenga una humildad, usted puede mantener un gozo. Pero tan pronto como usted comienza a pensar que usted no tiene lo que usted merece, usted es un mejor hombre de lo que usted está recibiendo, usted está en muchos problemas. Entonces, usted se amarga. Entonces, se empieza a quejar y ha perdido el gozo del ministerio. Conozco a personas que han perdido el gozo del ministerio, las conozco. Cristianos que están cansados de servir al Señor. ¿Y sabe por qué? Porque creen que deben tener una mejor situación de la que tienen. Y la realidad es que ninguno de nosotros merece algo.

Lo tercero que estudiamos la última vez. El sufrimiento del ministerio. No sólo la fuente del mismo y el espíritu del mismo, gozo, sino el sufrimiento del mismo. Él dice en el versículo 24: “me gozo en mi sufrimiento por vosotros y cumplo el resto de las aflicciones de Cristo en mi carne por causa de Su cuerpo, el cual es la Iglesia.” Él dice: miren el sufrimiento del ministerio es este: voy a tener que sufrir porque el mundo no ha terminado de perseguir a Cristo debido a que el mundo no puede llegar a Cristo porque Él no está aquí. Me van a perseguir a mí, pero eso está bien porque si sufro, estoy llevándoles el Evangelio a ustedes y eso está bien. Estoy dispuesto a sufrir, Pablo dice. Estoy dispuesto a morir por la obra del Señor. Eso es lo que él quiere.

Estaba leyendo una historia interesante esta semana. En una edición antigua de la revista Harper. ¿Quiere saber qué tan antigua? Septiembre del año 1875. Es una historia interesante y decía esto: se cuenta una historia de Pusa, el alfarero chino, a quien se le ordenó que produjera alguna obra grandiosa para el emperador. Y trató durante mucho tiempo y se esforzó mucho. Pero en vano. Finalmente, en desesperanza total, finalmente se arrojó a sí mismo a su horno encima del barro y lo quemó hasta matarlo. Cuando se extinguió el fuego y se descubrió la obra de barro, se descubrió que su carne ardiente había marcado la obra de barro de tal manera que se consideró la porcelana más hermosa que jamás se había conocido. Eso es interesante. ¿Cuál es la aplicación? En el ministerio, es lo mismo. Es el sacrificio personal lo que trae la belleza. ¿Se da cuenta? Es el sacrificio de uno mismo lo que produce la belleza. Es el sacrificio personal que lo distingue de lo que es común y ordinario.

Lo cuarto, simplemente repasando, lo cuarto que estudiamos la última vez que Pablo al ver su ministerio, fue el espectro del ministerio. Versículo 25. ¿Cuál es el espectro al final del versículo 25? “… Para cumplir ¿Qué? ¿Qué? La Palabra de Dios. ¿Cuál es el espectro del ministerio? Simplemente es hacer lo que Dios lo ha llamado a que usted haga. Maximizar su esfuerzo. Cumplir la Palabra de Dios. Dios me ha hablado, dice Pablo, y Dios me ha dicho qué hacer. Y es mi responsabilidad hacerlo.

Cumplir la Palabra de Dios. ¿Qué significa eso? Significa cumplir la Palabra de Dios a mí en mi llamado. Significa predicar la palabra del Evangelio. Significa enseñar todo el consejo de Dios. Significa cumplirlo todo. Hacer lo que Dios quiere que yo haga al proclamar Su verdad. Eso es cumplir la Palabra de Dios.

Pablo dice el espectro de mi ministerio es simple: simplemente voy a hacer lo que Dios me dice que haga. Simplemente, voy a obedecerlo. Voy a proclamar Su Palabra a los incrédulos. Voy a enseñar Su Palabra a los creyentes. Únicamente en la manera en la que Él quiere que lo haga. Y únicamente en el lugar que Él quiere que lo haga. Y Pablo sabía cuál era su llamado porque Dios le dijo: “irás a los gentiles y serás mi apóstol a los gentiles.” Y Dios diseñó a dónde iba a ir. Y él fue ahí. Y él obedeció a Dios. Y cuando murió, él dijo le puedo decir en este momento: he cumplido mi ministerio, he acabado mi carrera. El gran deseo del hombre de Dios, el gran deseo de cualquier persona en cualquier ministerio es cumplir la voluntad de Dios al proclamar lar palabra de Dios en el lugar del llamado de Dios. Y Pablo no dejó que en nada lo detuviera de hacer eso. Absolutamente nada detuvo al apóstol Pablo de hacer lo que él sabía que Dios quería que hiciera. Ése es el espectro del ministerio. Cúmplalo. No haga un trabajo a medias. No haga un trabajo de tres cuartos. No sea flojo. Haga el trabajo completo en el lugar en el que Dios lo ha llamado a hacerlo. Y eso demanda un compromiso tremendo a hacerlo.

Eso nos lleva a los siguientes cuatro. Y quiero compartirlos con ustedes en esta noche. Hemos visto la fuente del ministerio, Dios. El espíritu del ministerio, es gozo. El sufrimiento del ministerio, es en el nombre de Cristo por causa de la Iglesia. El espectro del ministerio es cumplir la palabra de Dios en su totalidad.

En quinto lugar, el tema del ministerio. Ahora, ¿qué es lo que estamos diciendo? ¿Qué Es lo que estamos proclamando? ¿Cual es el tema? ¿Cuál es el mensaje del ministerio? Versículo 26: “el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos.” ¿Cuál es el tema del ministerio? El misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, e incidentalmente, siglos significa tiempo y edades significa gente.

Entonces, ha estado escondido de épocas y gente, pero ahora es dado en manifestación a los santos. ¿Cuál es el mensaje? El misterio. Debemos enseñarle a la gente el misterio. Usted dice: “oye, espera un momento. ¿De qué está hablando esta palabra misterio? Muy bien, permítame darle una pequeña teología rápida del término misterio. Esto es muy interesante.

En primer lugar, Dios siempre ha mantenido algunos secretos. ¿Sabía usted que Dios siempre ha habido algunas cosas que sólo Él sabe y usted nunca conocerá? Nadie jamás las conocerá más que Dios. Deuteronomio 29:29. Es un gran versículo, nunca lo olvide. Es el que siempre uso cuando no puedo responder una pregunta. Deuteronomio 29:29: “las cosas secretas pertenecen a Jehová” es uno útil. O, las cosas secretas pertenecen al Señor, se da cuenta. Entonces, Dios tiene algunos secretos que nunca le cuenta a nadie. Y ahí es donde nuestra inteligencia termina y comienza la de Dios.

En segundo lugar, Dios tiene algunos secretos que Él les revela a personas especiales a lo largo de la historia. No todo el mundo las conoce. Solo personas especiales. Usted pregunta quiénes son. Salmo 25:14: “el secreto de Jehová está con ellos que le oyen.” Proverbios 3:32: “Su secreto está con los justos.” Escuche. Hay algunas cosas que sólo Dios conoce. Hay algunas cosas que Él le revela únicamente a personas especiales. ¿Quiénes son las personas especiales? Son los justos, son los que creen en Dios, son los que se encomiendan a Él. Son aquellos en quienes el Espíritu Santo mora en esta época. Son los hijos de Dios.

Ahora, en tercer lugar, hay algunos secretos que Dios escondió de todo el mundo en el pasado y que le revela a todos los santos en el Nuevo Testamento. Esos son los misterios. Entonces, si usted ve la palabra misterio en la Biblia, ¿qué es? Es algo que nunca fue revelado del Antiguo Testamento a nadie, pero ahora es revelado en el Nuevo Testamento a todo el mundo, toda persona que es cristiana, a toda persona que santa.

Observe con eso en mente el versículo 26: “el misterio que fue escondido de los santos del Antiguo Testamento que había sido escondidos de tiempos y generaciones, pero ahora ha sido manifiesto a sus santos.” “¿Cuál es entonces, John? ¿Cuál es?” El misterio es el Nuevo Testamento. La revelación de Cristo encarnado. La historia de Dios convirtiéndose nombre, de Dios en carne humana -ese es el misterio. Secreto sagrado.

Y este misterio se ve de muchas maneras. Hay otros misterios del Nuevo Testamento, el misterio de la iniquidad, ¿leyó de eso? El misterio del rapto, el misterio de Babilonia en Apocalipsis 17, alguna forma de maldad que nunca antes había sido revelada, la Iglesia -la Iglesia no es vista en el Antiguo Testamento. El misterio de la novia en Efesios capítulo 5. El Antiguo Testamento nunca vio un nuevo grupo como la nueva novia del Mesías fuera de la nación Israel. El ministerio de la incredulidad de Israel. El Antiguo Testamento nunca vivió una época cuando Israel abandonó totalmente a Dios. El misterio de la piedad. El misterio de la encarnación. Los misterios del Nuevo Testamento. Es lo que Pablo está diciendo.

¿Cuál entonces es el tema de nuestro ministerio? Es la totalidad de la revelación del Nuevo Testamento. Usted dice: “¿no debemos enseñar el Antiguo Testamento?” Claro. Eso ni se tiene que decir, pero la totalidad de nuestro mensaje son todos los misterios del Nuevo Testamento que hacen que el Antiguo Testamento sea significativo. ¿Sabe que si alguien en la actualidad creyera toda palabra del Antiguo Testamento y rechazara el Nuevo Testamento estaría condenado al infierno? ¿No es cierto? ¿No es cierto? Ése es el punto. Ése es nuestro mensaje. ¿Cuál es nuestro mensaje? Es el mensaje de que las promesas del Antiguo Testamento se han vuelto verdad en el Nuevo Testamento en Cristo. Ése es el misterio. Esto es lo que estuvo escondido antes, pero ahora es revelado.

Entonces, él no usa la palabra misterio en el sentido de alguna enseñanza secreta o algún rito o ceremonia escondida de las masas y revelado únicamente a una elite exclusiva. No algo así como las religiones de misterio de Babilonia. No es algo místico, el misterio es simplemente algo que en el pasado estuvo escondido y que es revelado en el Nuevo Testamento. Sea el misterio de la iniquidad, esto es ver la iniquidad de una forma masiva como nunca antes había sido vista en el pasado o el misterio de la Iglesia, algo no visto. O el misterio de Dios en carne humana. Todo es el misterio que debemos enseñar.

Ahora, observe el versículo 27. “A quienes Dios quiso dar a conocer,” esto es a los santos, “a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles que el Cristo en,” y aquí está el misterio, “que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.” Ahora, hay muchas cosas diferentes que son llamadas un misterio en el Nuevo Testamento. Pero la primordial, la primordial que Pablo apunta aquí es Cristo en vosotros.

En el Antiguo Testamento, los judíos sabían que el Mesías estaba por venir. Se les dijo eso. Lo que realmente nunca supieron es que el Mesías no sólo vendría, sino que Él viviría en los cuerpos mismos de los Suyos. Lo que no sabían era que su cuerpo y mi cuerpo se convertirían en el templo del Dios viviente. No sabían eso. Eso fue un misterio. Y ése es el mensaje que debemos anunciarle al mundo. Que todo hombre tiene una esperanza de gloria, gloria manifestada ahora y una esperanza de gloria futura con Dios debido a Cristo en nosotros.

Él dice, miren, en el versículo 27, Dios quiere que los santos conozcan la riqueza de la gloria del misterio. Me gusta el hecho de que aquí usa eso. Le encanta hablar de riquezas. Él cree que es tan rico. Él realmente no tenía nada. Él estaba ahí haciendo tiendas para ganarse la vida, sin embargo, él siempre está hablando de cuán rico es. Las riquezas. ¿Las riquezas de qué? De la gloria de este misterio el cual es Cristo. ¿Qué quieres decir? Digo, debido a que tengo a Cristo, yo soy ¿qué? Rico. Yo soy rico. Escuche, aquí está lo que es fantástico que los judíos nunca vieron en el Antiguo Testamento: las riquezas de la gloria de este misterio entre los ¿qué? Gentiles. Esos somos nosotros. Ellos pudieron haber entendido que el Mesías estaba relacionado con Israel, pero nunca entendieron la relación de un Mesías que vivía en los gentiles. Esta es la Iglesia, este es Cristo viviendo en nosotros, Su Iglesia. Cuán ricos somos, cuán ricos nos hemos vuelto. Este se convierte en un tema en el corazón de Pablo conforme habla una, y otra y otra vez de riquezas.

En Efesios 1:18: “los ojos de vuestro entendimiento sean iluminados para que sepáis cuál es la esperanza de Su llamado. Y las riquezas de la gloria de Su herencia en los santos.” Riquezas.

En el capítulo 3 de Efesios, versículo 16: “para que os conceda según las riquezas de su gloria el ser fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior.” Somos ricos. Somos ricos porque como gentiles, porque como la Iglesia, Cristo está en nosotros. Y éste es el mensaje. Este es el tema del ministerio, decirle a la gente: “oye, ¿sabía que el Dios viviente quiere venir y vivir en tu vida? ¡Qué realidad tan fantástica! ¡Qué concepto tan emocionante! En Efesios 3:4, Pablo dice: “pueden entender mi conocimiento del misterio de Cristo, el cual en otras épocas no fue dado a conocer a los hijos de los hombres como ahora es revelado a Sus apóstoles santos y profetas por el Espíritu.”

¿Cuál es el misterio? Que los gentiles deben ser coherederos y ser participantes del mismo cuerpo de Su promesa por el Evangelio. El misterio es que judío y gentil son coherederos para recibir y poseer a Dios dentro de ellos. Ese es nuestro mensaje. Y esto estaba ardiendo en mi corazón ayer. Estaba pensando: “tenemos que anunciarle al mundo que Dios puede vivir en ellos.” Y sabía que el primer grupo de personas al que le iba a hablar iba a recibir este mensaje, porque cuando tengo algo en mí, eso sale.

Y tuve un privilegio excepcional anochece de estar ahí con el equipo de los Dodgers de béisbol, después de que tuvieron una práctica de bateo, y hablé con ellos. ¿Adivinen de qué les hablé? ¿Saben que el Dios viviente quiere vivir en ustedes? Ese fue mi mensaje. ¡Qué verdad tan emocionante! Y dije “miren, si están buscando un recurso divino para la vida, si están buscando compasión divina para el fracaso, si están buscando poder, si están buscando entendimiento, si están buscando salvación, si están buscando esperanza para el futuro, Dios quiere vivir en ustedes, ¿qué más puedes pedir? Este es el mensaje, este es el tema del ministerio.

Digo, no andamos por todos lados en el mundo diciéndole a la gente “todos ustedes, por favor, mejoren,” como mi entrenador de antes solía decir. “O te corriges o te vas.” No estamos diciendo eso. Es correcto. Así es como él siempre lo decía. No estamos diciendo esto. No estamos forzando a alguien a algún tipo de ritual impuesto o alguna alteración auto designada de la vida. No estamos diciendo: “por favor, ¿podrías hacer tu resolución de Año Nuevo cada mes?” No estamos diciendo eso. Ése no es el mensaje. Lo que estamos diciendo es: Dios quiere venir y vivir en ti. Eso es lo que estamos diciendo.

Somos ricos porque Cristo está en nosotros. Y eso es ser rico. Eso es ser rico más allá de la imaginación. Porque si usted ve Colosenses 2:3, dice: “en quien, y eso se refiere a Cristo en el versículo 2, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.” Escúcheme, en Cristo está toda la sabiduría y todo el conocimiento y Cristo vive ¿en dónde? En mí. ¡Qué recurso! ¡Qué recurso! En Romanos, simplemente un pensamiento, en el versículo 23 del capítulo 9, ¿no es cierto? “Y que Él dé a conocer las riquezas de Su gloria para dar a conocer las riquezas de Su gloria en los vasos de misericordia que Él preparó para gloria.” Dios, por Su misericordia, nos hizo ricos ahora y para siempre. Somos ricos. Romanos 11:33 lo vuelve a decir. “Oh, profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios.” Él es tan rico en ciencia o en conocimiento es la idea. Tan rico en sabiduría. Tan rico en misericordia. Tan rico en gracia. Tan rico en amor. Tan rico en todo y Él lo depositó todo en nosotros. Es una realidad increíble.

Cuando usted se detiene a pensar en esto, algunos de los hombres, y no es sorprendente, dicen que usted usa un décimo del 1% de su cerebro. Piense en la espiritualidad de tener al Dios viviente dentro de usted y piense en cómo algunos cristianos viven. Vive como pordioseros. Con todo ese recurso… Pablo oró en Efesios 3:19 que fuéramos llenos de toda la plenitud de Dios para que todo el recurso y poder disponible fuera usado. Ese es nuestro mensaje. Ese es el tema del ministerio, que la esperanza para el honor del hombre ahora y la garantía para la honra o gloria del hombre en el futuro es el Cristo que vive en nosotros. Él es el poder ahora y Él es el que garantiza la seguridad futura con Él.

En Efesios 3:17, él dice: “Cristo mora en nuestros corazones.” El Dios viviente, digo, ni siquiera puedo profundizar en ese principio. Entre más pienso en esto, más increíble se vuelve.

De regreso en Juan capítulo 6, y nuestro Señor estaba hablando en el 6:56, creo: “el que come Mi carne y bebe Mi sangre, ahora escuche, mora en Mí y Yo en él.” Jesús dijo si participan, y Él estaba hablando de participar espiritualmente. Si ustedes participan en Mi muerte, si ustedes aceptan Mi muerte en la cruz para ustedes y creen en Mí, la sangre expiatoria, si ustedes aceptan el sacrificio por el pecado que hice en la cruz, entonces vendré y viviré en usted. ¡Qué realidad tan fenomenal! Este es nuestro mensaje. Eso es lo que el mundo necesita oír.

En Juan 14:17, el Espíritu de verdad, que el mundo no puede recibir porque no lo ven ni le conocen, pero vosotros le conocéis porque Él mora en vosotros y estará en ustedes. El Espíritu Santo va a venir y va a estar en ustedes. En Juan, mismo capítulo, el versículo 23, Juan 14:23, dice: “si un hombre me ama, guardará Mis palabras y Mi Padre le amará y vendremos a él y haremos nuestra morada con él. Si aceptan mi cruz, en Juan 6, me amarán y obedecerán en ese acto, entonces, vendré y viviré en ustedes y moraré en ustedes.” Una realidad fantástica.

En Romanos, capítulo 8, nos dice: no estáis en la carne, Romanos 8:9, sino en el Espíritu, y el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo no es de Él. Y si Cristo está en vosotros, el cuerpo está muerto debido al pecado. Pero el Espíritu es vida debido a la justicia. Si usted es un cristiano, él dice, el Espíritu de Dios está en usted, el Espíritu de Cristo está en usted y Cristo está en usted. Tres maneras diferentes de decirlo. Dios vive en nosotros. ¡Qué realidad tan incomprensible!

Otro pensamiento, 2 Corintios 6:16, no puedo resistir esto, me encanta. Él dice: “vosotros sois templo, 2 Corintios 6:16, vosotros sois templo del Dios viviente.” Ahora escuche, vosotros sois templo del Dios viviente, como Dios ha dicho, moraré en ellos y caminaré en ellos y seré su Dios y ellos serán Mi pueblo. Énfasis en los pronombres personales. Yo moraré en ellos, andaré en ellos. Y entonces, Pablo dice con Cristo estoy juntamente crucificado más no vivo yo más Cristo vive ¿en dónde? En mí. Simplemente, sorprendente. Ese es el tema del ministerio y esa es la esperanza de gloria.

¿Y qué quieres decir con la frase la esperanza de gloria, Pablo? Quiero decir toda la gloria que jamás podría ser suya cuando Cristo está ¿qué? En ustedes. La única esperanza que un hombre jamás tiene para la gloria ahora, futura, en cualquier momento, bajo cualquier condición es cuando Cristo mora dentro de él. Dios quiere vivir en usted, ése es el mensaje.

Entonces, vemos la fuente del ministerio, el espíritu del ministerio, el sufrimiento del ministerio, el espectro del ministerio, el tema del ministerio. Versículo 28, veamos el estilo del ministerio. Y esto es simple, el estilo del ministerio. Versículo 28: “A quien anunciamos amonestando a todo hombre y enseñando a todo hombre en toda sabiduría.” Deténgase ahí.

El estilo del ministerio, ¿qué es Pablo? ¿Cuál es el estilo? ¿Digo, cómo lo hacemos? ¿Cuál es el modelo? ¿Cuál es el modo? ¿Cuál es el método? Aquí está, él dice anunciamos, cotangetto, literalmente significa proclamar. Este lenguaje de la misión. Se refiere a declarar una verdad terminada. Un suceso terminado. Y es un término general para la misión que proclama Pablo. ¿Cuál es el estilo de nuestro ministerio? Usted dice: ¿es solo andar de manera sutil y simplemente vivir la vida? No. No. Es abrir su boca. Es proclamar, usted tiene que vivir la vida, no estoy negándolo. Pero tiene que abrir su boca de vez en cuando. Hablan mucho de ejemplo y el ejemplo es importante, pero nadie va a seguirlo al Reino a menos de que tarde o temprano usted abra la boca.

Entonces, el estilo del ministerio, Pablo dice anunciamos. Esto no necesariamente es predicación formal en este término. Es simplemente hablar la verdad y tiene dos componentes: tiene un negativo, advertencia. Y positivo, enseñanza. Y tiene un fin en mente: que la sabiduría sea impartida. ¿Cómo imparte usted sabiduría? ¿Cómo proclama sabiduría? De manera negativa, al advertir. De manera positiva, al enseñar. Advertir y enseñar.

¿Qué significa advertir, amonestar en el griego? Usted conoce la palabra, la hemos explicado muchas veces. ¿Qué es advertir? Permítame darle la definición bíblica de la palabra griega aquí. Significa consejo alentador la luz del pecado y el castigo venidero. Es simplemente lo que usted hace con sus niños. ‘Sigue así hijo y vas a meter en problemas serios’. Eso es advertencia. Es un consejo alentador a la luz del pecado y el castigo inminente. Amonestar. Lo hemos explicado desde el punto de vista de 2 Tesalonicenses 3:14 y 15, debe ser hecho gentilmente, pero es hecho firmemente. Hemos visto su uso en muchos, muchos pasajes del Nuevo Testamento.

Todo cristiano tiene una responsabilidad. Le quiero decir: todo cristiano tiene la responsabilidad de amonestar. En Colosenses 3:16: “la palabra de Cristo more abundantemente en vosotros enseñándoos y amonestándoos unos a otros en toda sabiduría.” Eso es simplemente una responsabilidad que todos tenemos. Advertirnos unos a otros si hay pecado. En Romanos, capítulo 15, versículo 14: “yo mismo estoy persuadido de todos vosotros, hermanos, de que también estáis llenos de toda bondad, llenos de todo conocimiento y capaces de amonestaros unos a otros.”

Debemos amonestarnos unos a otros. Si hay un pecado en la vida de un creyente, debemos advertirle de manera amorosa, gentil. Tenemos esa responsabilidad. Todo pastor tiene esa responsabilidad. Esa es mi responsabilidad. Él dice en 1 Tesalonicenses 5:12: “también os rogamos hermanos que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros y están sobre vosotros en el Señor y os amonestan.” Tenemos que amonestarlos. Tenemos que advertirles de su pecado, de la falsa doctrina, de las consecuencias de la desobediencia, de las consecuencias de la pereza espiritual, de no estar en la voluntad de Dios. Tenemos que advertirles como advertimos a nuestros hijos y los amamos.

Y el segundo aspecto y el lado positivo es la enseñanza. Impartir doctrina positiva. Ahora, hacemos ambos, impartimos doctrina positiva y advertimos. Debemos enseñar la palabra de Dios. Entonces, ¿cuál es la misión que llevamos a cabo? Involucra advertir y enseñar. Sea un incrédulo, ‘¿sabes una cosa?, si sigues viviendo como vives, si sigues rechazando a Dios y a Cristo quiero advertirte de lo que te va a pasar.’ Eso es advertencia.

Y después, usted le tiene que decir a ese mismo incrédulo permíteme enseñarte lo que necesitas hacer. La misma dos cosas implican a la Iglesia. Si usted ve a un pecador pecando, usted le advierte y después, le instruye. Entonces, estas dos cosas son la médula del estilo del ministerio lo cual es hablar, proclamar, anunciar, declarar una misión y esa misión tiene dos partes y eso es advertir y enseñar.

Y observe lo que usted debe enseñar: toda sabiduría. Usted no deja nada afuera. La sabiduría significa principios espirituales. En base a principios espirituales advertimos a los hombres y les enseñamos. Y este fue el estilo de Pablo. Él siempre hizo esto. Y él normalmente relacionó a los dos. Él normalmente enseñó doctrina sólida y después, en base a doctrina sólida, él les advirtió. Él dijo ahora que les he dicho esta verdad, así es como deben actuar.

Entonces, para el hombre de Dios, su estilo de vida es dictado, es determinado. ¿Y saben ustedes lo que somos todos nosotros? ¿Están listos para escuchar esto? Todos somos proclamadores. Es correcto. Algunos de nosotros nos ponemos de pie proclamamos de esta manera y les hablamos de multitudes grandes de personas. Algunos de nosotros salimos ahí y estamos en grupos pequeños de amigos y parientes y proclamamos donde estamos, pero todos proclamamos. Todos somos bocas para el Señor. Transmitir y enseñar. Muy vital.

Tomándolo a mi propio corazón, yo sé a lo que Dios me ha llamado. Él no me ha llamado ponerme de pie y darles mi opinión. Él no me ha llamado a decirles por quién votar y por qué deben protestar, en qué situación económica actual, etc., etcétera. ¿Sabe a lo que me ha llamado? A proclamar. Ese es el estilo. Usted pregunta proclamar qué. A proclamar el misterio de Cristo en vosotros y todo lo que eso significa. Todo lo que eso significa para su vida. Y al hacer eso, advertirle y enseñarle.

Ahora, ¿sabe usted lo que es tan hermoso de esto? Él dice ‘a quien predicamos’. Escuche, advirtiendo, ¿a quién dice? Advirtiendo a todo hombre, enseñando a todo hombre, con toda sabiduría fin de presentar ¿qué? A todo hombre. ¿A quién debemos enseñarle entonces? Sólo a los elegidos. No. Es bastante obvio, ¿no es cierto? A todo el mundo. A todo el mundo. A todo hombre. Escuche, seamos proclamadores. Si toda persona en esta congregación simplemente saliera y dijera: esta es la semana de proclamación, yo abriré mi boca no sólo dejando pequeños folletos en la mesa y escurriéndose, hablaré por el Señor, ¿sabe usted lo que pasaría? Simplemente este pequeño grupo aquí causaría que se sacudiera este valle y sería increíble. Hagámoslo la semana, esta semana, de proclamaré con mi boca y advertiré acerca de la conducta negativa y enseñaré verdad positiva.

Ahora esto, podría partir de aquí y hablar de muchas cosas. Eso es lo que el predicador siempre dice cuando se le acabó el material, ¿verdad? Porque en mi corazón, me gustaría aplicar esto al pastor, pero voy a hacer eso a un lado y simplemente, dejar la aplicación con usted. Pero oh, tiene mucha aplicación al hombre en el púlpito, enseñarle a todo el mundo la Palabra de Dios y su totalidad en toda sabiduría. Necesitamos proclamar toda la Palabra de Dios, necesitamos proclamar toda la Palabra de Dios y esa es la razón por la que debemos tener una respuesta para todo hombre que nos pregunta. Sea cual sea la pregunta que tenga. Bueno, vayamos al séptimo punto, el resumen del ministerio.

El resumen del ministerio. Cuando todo se ha dicho y hecho, ¿a qué lleva? ¿Cuál es la meta, el objetivo, el resumen de todo? Versículo 28, al final del versículo. Bueno, leamos todo el versículo: “a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre.” Aquí esta. ¿Cuál es la siguiente palabra? Perfecto, o maduro en Cristo. ¿Cuál es la meta del ministerio? La madurez de los santos, ¿no es cierto?

Efesios capítulo 4, Él dio a la Iglesia a algunos apóstoles y profetas y evangelistas y maestros a fin de perfeccionar a los santos, Efesios 4:12, para llevar a la gente a la madurez. Queremos edificar a la gente. Queremos llevar a la gente a la madurez. Esto es lo que el Espíritu Santo está tratando de hacer. Gálatas 3:3, habiendo comenzado en el Espíritu, ¿van a ser perfeccionados por la carne? Escuche, deje que el Espíritu haga Su obra y Él lo hará a usted perfecto. Se indica que este es un ministerio.

Al final del libro de Hebreos, en Hebreos 13:21, él dijo: “el Señor Jesús os perfeccione en toda buena obra para que hagáis Su voluntad haciendo lo que es agradable a Sus ojos.” Ese es el objetivo de su ministerio. No sólo llevar la gente a Cristo, s no el llevarlos en Cristo a la madurez para que ellos también puedan reproducirse, para que ellos también puedan proclamar en toda sabiduría, para que ellos también puedan saber algo que le puedan contrar a alguien más. Muy, muy, muy importante. En Filipenses, capítulo 3, y simplemente le voy a dar un par de versículos quitando algunos aquí, capítulo 3:12, no que lo haya abandonado ya ni que ya sea perfecto, sino que sigo. Él dice ‘no he terminado,’ Pablo dice. ‘Pero con toda certeza, voy en esa dirección.’ ¿Qué es la perfección? Permítame darle varias definiciones. ¿Cuál es la madurez en la vida cristiana? ¿Cuál es el punto de la perfección? ¿Ser como quién? Cristo. ¿Alguien está ahí? No. ¿Alguien va ahí? Estoy en proceso, progresando. Estoy en el camino. Y entre más me acerco, parece que está más lejos.

Usted dice: “John, ¿cómo llegas ahí? Toda la Escritura es inspirada por Dios, 2 Timoteo 3:17: “y es útil para enseñar, redargüir, corregir, instruir en justicia a fin de que el hombre de Dios sea ¿qué? Perfecto.” ¿Cómo llega usted ahí? Usted llega ahí porque toma este libro y lo hace parte de su vida. Aquí esta. Este es su alimento. Un niño madura porque come. Un cristiano madura porque se alimenta de la Palabra de Dios. Ésa es la meta. La meta es llevar a la gente a la madurez.

¿Sabe una cosa? Esto es lo que estaba en el corazón de Epafras. Vaya al capítulo 4, versículo 12. Este hombre es el que le trajo a Pablo el mensaje. Observe lo que le preocupaba. Epafras, quien es uno de vosotros, un siervo de Cristo, saluda, siempre laborando fervientemente por vosotros en sus oraciones para que hay completos y perfectos en toda la voluntad de Dios. Él dice, Epafras, quien es uno de ustedes, un siervo de Cristo, os saluda, siempre laborando fervientemente por vosotros en sus oraciones para que ustedes estén perfectos y completos en toda la voluntad de Dios. Él dice Epafras, quien es uno de ustedes, un siervo de Cristo, los saluda siempre laborando fervientemente por ustedes en oración para que ustedes estén perfectos y completos en toda la voluntad de Dios. Él dice Epafras tiene la gran carga por ustedes, para que sean completos. Esto es lo que está en su corazón. Esto es lo que está en su corazón. Y eso es lo que está en mi corazón. Y no sólo algunas personas, sino que a fin de que presentemos a todo hombre perfecto en Cristo.

Ahora piense en esto. Aquí está el cristianismo haciendo una afirmación que es atemporal y que trasciende las culturas. Una afirmación que es asombrosa. Y la afirmación es esta: que en Jesucristo está la capacidad para la perfección para toda persona en toda época, en toda sociedad. Increíble. Walter Lippman dijo esto: “hasta hoy ningún maestro jamás ha aparecido, quien tuvo la suficiente sabiduría para saber cómo enseñar su sabiduría a toda la humanidad. De hecho, los grandes maestros nunca han intentado hacer algo tan utópico. Ellos estaban muy conscientes de cuán difícil es la sabiduría para la mayoría de los hombres y han confesado que la vida perfecta sólo fue para unos cuantos.” Fin de la cita. Es ridículo.

Pablo dice: “predicaremos y advertiremos a todo hombre en toda sabiduría a fin de presentar ¿qué? A todo hombre perfecto en Cristo. Escuche, el Señor Jesucristo puede perfeccionar a todo hombre. No todo hombre puede dominar todo arte, no todo hombre puede dominar todas las disciplinas. Y algunos que son ciegos, hay algunos que tienen problemas mentales y hay algunos que son ignorantes. Y hay algunos que no están preparados, y hay algunos que no tienen la capacidad, hay algunos que son débiles y algunos de todos ellos constituyen el cuerpo de Jesucristo. Hay una realidad para todo hombre: Jesucristo. Y Él algún día los hará a todos ellos como Él mismo. ¡Increíble!

Finalmente, hemos visto la fuente, el espíritu, el sufrimiento, el espectro, el tema, el estilo y el resumen del ministerio. Y usted dice: “John, ¿me quieres decir que tengo que hacer todo eso? ¿Ese es mi ministerio?” Usted pregunta cómo.

Número ocho, la fuerza del ministerio. ¿Cómo lo va a hacer? ¿Cree que lo puede hacer? La fuerza del ministerio. Y usted pregunta: “John, ¿cómo lo voy hacer?” Versículo 29, primero, “para lo cual también trabajo.” Punto número uno. Si usted lo va a hacer, usted va a tener que hacer ¿qué? Trabajar duro. Usted dice sí, parece que sí. La palabra trabajo significa trabajar hasta el punto de estar agotado. De estar exhausto.

Algunas veces, la gente me dice: “John, estás trabajando demasiado duro. Trabajas demasiado duro. Vas a meter en problemas.” Y lo que tengo en la mente siempre es lo mismo. Oh no, probablemente no estoy trabajando lo suficientemente duro. Como puede ver, Pablo dice esto: yo para esto también trabajo al punto de quedar exhausto.

Conozco un poco de eso. Probablemente no como Pablo, pero sé lo que es estar cansado en hacer lo correcto. Sé lo que es estar muerto en términos de cansancio. Sé lo que es trabajar. También sé lo que es no trabajar. Y le voy a decir una cosa: yo preferiría ser como David Brainard y Henri Martin, quienes prefirieron estar agotados, consumidos y terminar muertos de cansancio, habiéndose agotado por el Señor que tratar de irme tranquilamente y no poder hacer lo que Dios hizo que yo hiciera. Él está en control de mi vida y el ministerio es trabajo. Y recuerdo, nunca lo olvidaré, una señora en el campo de golf me dijo una vez: “tú eres un joven inteligente, deberías meterte al ministerio.” Y le pregunté: “¿en serio?” Y ella dijo: “sí, no tienes que hacer nada y puedes ganar mucho dinero.” Y le respondí: “es interesante que usted diga eso. Yo estoy en el ministerio. Permítame decirle algunas cosas.”

Ahora, Pablo dijo, trabajo duro. Yo tengo cicatrices por todo mi cuerpo. He sido apedreado, golpeado con vara. Y he dormido en los lugares más raros. He naufragado, he estado en la cárcel, he estado en el cepo. He peleado contra la fornicación entre los tesalonicenses, he peleado en contra de la contención y más fornicación y fanatismo y litigios entre los corintios, peleé contra el vicio y la herejía entre los colosenses, peleé contra el legalismo entre los gálatas y golpeo mi cuerpo todo el tiempo para ponerlo en servidumbre. Trabajo con mis dedos hasta los huesos para ganarme la vida y ganar la vida de toda persona que viaja conmigo. Esto no es fácil.

Y le voy a decir algo, si usted cree que puede cumplir algún ministerio sin trabajar, usted está equivocado. Demanda trabajo. Demanda esfuerzo, demanda simple esfuerzo. Y usted empuja si usted va a hacer algo. Pablo empujó su cuerpo. Enseñó horas y horas y horas durante todo el día, diariamente durante tres años en la escuela de Tirano, de la una a las cinco y después regresó a trabajar en la tarde cuando estaba fresco. Y después, él iba de casa en casa la mitad de la noche. Y después, el resto de la noche, se quedó llorando por ellos, dice en Hechos 20 que lo hizo por tres años. Henri Martin dijo cuando fue a la India: “ahora estoy aquí y sé lo que quieres que haga. Ahora, déjame arder para Ti, Dios.”

La palabra luchando aquí, dice trabajo luchando, la transliteración es agonizar. Es una palabra deportiva. Usted puede ser un cristiano muy perezoso. Usted puede ser un pastor holgazán, usted puede ser un misionero holgazán, usted puede ser un maestro de escuela dominical holgazán, usted puede ser un ayudante holgazán en la Iglesia. Usted puede ser un holgazán en lo que sea, pero le voy a decir una cosa: usted nunca cumplirá la Palabra de Dios en su vida y nunca optimizará su ministerio. Demanda un máximo esfuerzo para los años de su vida el cumplir la Palabra de Dios en su vida.

Entonces, dice él, yo trabajo; usted dice, te voy a decir una cosa, se oye un poco como que tú lo produces. Me parece que se oye un poco humanista. Bueno, él no llegó al final del versículo. Trabajo luchando según ¿qué? La potencia de ¿qué? La cual actúa poderosamente en mí. No estoy sólo en esto. Claro, tengo que trabajar duro. Claro que lo hago. Pero, ¿sabe una cosa? La única manera en la que puedo trabajar duro es en Su energía, en Su poder.

Y yo hallo que conforme Pablo dice, recuerde lo que dijo, cada mañana soy renovado con fortaleza fresca. ¿Se acuerda lo que él dijo? Yo sé día tras día que el poder de Cristo por Su Espíritu está operando en mi vida. Y me da una energía casi sobrenatural. Hay ocasiones en las que no siento que lo puedo hacer. Sin embargo, lo hago. Y cuando se acaba, sé que el recurso vino de afuera de mí mismo. Porque Dios me dio el poder. Trabajo duro desde el punto de vista humano. Pero todo sería cenizas absolutas, todo se quemaría y no sería nada si no fuera la energía de Dios capacitándome a mí. Entonces, cuando algo se hace, no es porque yo trabajé duro. Es porque Él lo hizo. Él capacitó. Él dio el poder. Él dio el recurso.

Ahora, usted puede resumirlo en su propia mente. Ahí está. Él presenta sus credenciales como un ministro y Él llama a los colosenses a oír y creer y obedecer lo que él dice. Y él nos da una mirada tremenda del ministerio y lo único que le puedo decir es lo que he oído. Y confío en que usted lo aplique.

Padre, gracias por nuestro tiempo en esta noche. El tiempo se acabó. Estamos agradecidos. Hemos tenido un tiempo tan rico en esta noche. Hablamos de ser ricos. Simplemente, Te agradecemos. Gracias por nuestros queridos amigos que son parte de la familia de Grace Community Church. Y simplemente, Te damos gracias porque los has enviado a nosotros. Y queremos ministrarles.

Gracias por aquellos que fielmente estuvieron apoyándolos para que sean parte de nosotros por el ministerio que tienen al cumplir y laborar para cumplir lo que los ha llamado a hacer. Y oramos Señor porque seamos tan fieles como aquellos que han establecido el patrón para nosotros. Como el apóstol Pablo y otros, para que cumplamos todas las características del ministerio para que Tú te agrades, para que Tú seas glorificado. Danos un sentido continuo de nuestra propia indignidad e incapacidad para que siempre tengamos gozo en cualquier cosa que hagas a través de nosotros. Te damos gracias en el nombre de Cristo. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2017 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

 

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar