Grace to You Resources
Grace to You - Resource

noche, tenemos el privilegio de continuar con nuestra serie en Colosenses. Entonces, si es tan amable en tomar su Biblia y acompañarme a Colosenses capítulo 2, versículo 10, vamos a comenzar en lo que es una porción de las Escrituras que es tremenda. Tremenda. Colosenses 2:10-15. Se la voy a leer para que la tenga en su mente y reciba el impacto total de la misma.

Colosenses 2:10: “y vosotros estáis completos en Él, que es la cabeza de todo principado y potestad. En Él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; sepultados con Él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con Él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.

Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con Él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.”

Ahora, ese pasaje está tan cargado de teología y doctrina, que simplemente emana de toda frase. Y vamos a esforzarnos por lo menos por tener un panorama cuidadoso de todo lo que está aquí. En nuestro estudio continuo de Colosenses, hemos sido hechos conscientes, conforme hemos avanzado versículo a versículo de que el apóstol Pablo está haciendo una afirmación tremenda y repetida con respecto a la persona de Jesucristo y Su capacidad de salvar. Y eso no es algo que no está presente en esta sección. Aunque esta sección es una refutación en contra de las filosofías falsas y hace herejías que están ahí a la puerta de los colosenses, como una refutación, viene de una manera muy positiva, porque el enfoque de Pablo en contra de los sistemas falsos siempre es el enfoque positivo.

Usted no necesita discutir en contra de la farsa del sistema si usted simplemente presenta la verdad de Jesucristo. Y eso es precisamente lo que él está haciendo conforme él refuta la filosofía humana.

Recordará que la última vez comenzamos viendo los versículos 8 y 9; y vimos que Pablo dice ‘mirad, no sea que alguien os engañe mediante filosofía que es huecas sutilezas.’ Pero Pablo aquí está refutando las cuatro facetas de la herejía falsa que estaba atacando los colosenses. Y la faceta número uno fue que, como la herejía, tiene como parte de ella, filosofía humana.

Entonces, Pablo al escarbar en eso y en medio de eso, se mete en ese concepto de quién es Cristo y lo que Cristo puede hacer. Y la idea de que usted no necesita ninguna filosofía humana, usted no necesita ninguna sabiduría humana, usted está completo en Él. Esa es la gran verdad que él está mostrando aquí en el versículo 10.

Ahora, para presentar nuestros pensamientos en esta noche, quiero en cierta manera que nos concentremos en algo más diferente de este pasaje y en las curaciones de nuestro Señor, porque creo que las curaciones de nuestro Señor ilustran un gran principio que se relaciona con la salvación.

Entonces, tome su Biblia y vayamos al principio del Nuevo Testamento en el libro de Mateo. Y quiero ver si usted, por usted mismo, sin que yo haga muchos comentarios editoriales, puede identificar en los versículos que le leo, un patrón constante o principio.

Mateo 9:22: “Jesús se volteó y cuando la vio, Él dijo,” y le voy a leer simplemente como está en el inglés antiguo, porque la traducción creo que presenta el significado completo de la palabra. “Hija, ten ánimo. Tu fe te ha sanado. Y la mujer fue sanada a partir de esa hora.” Mateo 12, versículo 13: “entonces, le dijo Él al hombre: “estira tu mano’ y la estiró y le fue restaurada en su totalidad, como la otra.” Mateo 15:28: “entonces Jesús respondió y le dijo: ‘oh, mujer, grande es tu fe. Sea hecho a ti como tú has querido,’ y su hija fue curada a partir de esa misma hora.” Versículo 31: “conforme la multitud se sorprendió cuando vieron al mudo hablar y al cojo curado, a los cojos caminando y a los ciegos viendo y glorificaron al Dios de Israel.”

El Evangelio de Marcos, capítulo 3, versículo 5: “y cuando Él los vio con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, Él le dijo al hombre ‘estira tu mano,’ y él la estiró y su mano fue restaurada como la otra.” Marcos 5, versículo 28: “porque ella dijo: “si tan sólo tocare Su ropa, seré curada.” Versículo 34, Él dijo: “hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y sé sanada de la plaga.” Lucas 6:10: “y viéndolos, Él dijo: ‘estira tu mano,’ él lo hizo y su mano fue restaurada como la otra.”

Séptimo capítulo, décimo versículo: “los que fueron enviados regresando a la casa, encontraron al siervo curado, el que había estado enfermo.” Lucas 8:48, él dijo: “hija, ten ánimo. Tu fe te ha curado. Vete en paz.” Y más adelante, en el capítulo 17 de Lucas, en el versículo 19, Él le dijo: “levántate, vete, tu fe te ha curado.” El Evangelio de Juan, no vemos un patrón diferente de este mismo patrón de pensamiento. Juan 5:6: “Jesús le dijo ¿quieres ser curado?” Versículo 14: “he aquí, tú has sido curado.” Versículo 15: “Jesús lo había curado.” Juan 7:23: “si un hombre en un día de reposo recibe la circuncisión, para que la ley de Moisés no sea quebrantada, ¿se enojan conmigo porque he curado a un hombre en el día de reposo?” Y hay una versión que tiene un significado claro de eso. Y dice: “he hecho totalmente saludable en el día de reposo.” Completo.

Ahora, usted tiene lo mismo en los milagros apostólicos. En Hechos 4:9, “si este día estamos siendo examinados por la buena obra hecha al hombre impotente, ¿por qué medio es que él ha sido curado? Que sea conocido por ustedes y por todo el pueblo de Israel que, por el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis, a quien Dios resucitó de los muertos, inclusive por Él este hombre está ante aquí ante ustedes completo.” Completo se puede traducir curado. Lo vuelve a encontrar ahí en Hechos 9:34, Pedro dijo: “Ananías, Jesucristo te hace completo. Levántate, haz tu cama, y él se levantó inmediatamente.”

Ahora, lo que usted ve en todos esos pasajes es la constancia en el estilo de curación que Jesús llevó a cabo. Cuando Jesús curó a alguien, Él hizo que estuvieran totalmente curados, sin que les faltara ninguna parte. Ahora, hay algunos sinónimos usados en esas cosas que vemos, pero el término dominante, la palabra hugiai, de la cual obtenemos la palabra médica higiene, significa saludable. Y Jesús hizo que estuvieran saludables. La mejor traducción: totalmente bien, la ausencia de cualquier enfermedad.

Ahora escuche, y vamos a ver más de esto el próximo domingo por la mañana: todos los milagros de curación de Jesús hicieron que la gente estuviera totalmente saludable. No hubo progresión involucrada. Fueron curados en su totalidad instantáneamente.

Ahora, usted pregunta qué tiene que ver esto con Colosenses 2. Simplemente esto, sirve, por lo menos en mi mente, y confío que también en la de usted, como un hermoso retrato de la manera en la que Jesús cura espiritualmente. Si Jesús cura la enfermedad física y hace que la gente esté totalmente curada, entonces eso es precisamente lo que quiere decir el apóstol Pablo en el capítulo 2, versículo 10 cuando él dice: “y vosotros estáis completos en Él.” Usted puede colocar la palabra totalmente completos en Él ahí.

Así como Jesucristo hizo milagros de curación, quiso que la gente estuviera totalmente saludable, así también cuando Jesús toca una vida espiritualmente y da salvación, es salvación completa, salvación total. Esa persona espiritualmente está totalmente bien. De hecho, si usted quiere escoger otro término paulino, si alguno está en Cristo, ¿qué?, Nueva criatura es. Digo, eso es ser totalmente nuevo.

Ahora, esto no es nada nuevo. Dios siempre ha hecho eso. Cuando David clamó en el medio de su pecado en el Salmo 51:10, él supo lo que Dios haría y él dijo: “Dios, crea a mí ¿qué? un corazón limpio.” Limpio. Sin mancha. Cuando Dios actúa en contra del pecado en Su gracia salvadora, lleva algo a cabo algo completo.

En Ezequiel el 11:19, les daré un corazón, les colocaré un nuevo espíritu dentro de vosotros y sacaré el corazón de piedra de su carne y les daré un corazón de carne. Y eso se repite más adelante en Ezequiel, como usted sabe. Dios dice un nuevo corazón, una nueva alma, por así decirlo. Un nuevo interior limpio, de tal manera que la curación espiritual, la cual es salvación, es tan completa como la física.

En Juan 1:16, hay una gran afirmación. Él aquí está hablando de Cristo y Juan el Bautista dice esto: “de Su plenitud hemos recibido todos.” Cuando usted fue salvo, usted recibió de la ¿qué de Cristo? La plenitud. Usted recibe la plenitud de Cristo; la totalidad de Cristo se volvió su totalidad, de tal manera que cuando alguien se convierte en un cristiano, está espiritualmente completo. Y ese es el estándar completo de Pablo aquí. Este es su punto completo aquí.

Él está tratando de decirles a estas personas: “miren, cuando reciben a Cristo, ustedes son hechos completos.” Un hombre es saludable, no necesita más medicina. Usted no necesita filosofía humana, usted no necesita legalismo judío, usted no necesita misticismo extraño pagano. Usted no necesita abstenerse en el ascetismo. Usted no necesita nada cuando recibe a Cristo y a su salvación. Usted es hecho completo y ése es su punto.

Y Juan dice aquí, Juan el Bautista en Juan 1:16, “de Su plenitud hemos todos recibido gracia sobre gracia.” Y Gálatas, al final en el capítulo 6, versículo 15, él dice: “porque en Cristo, ni la circuncisión ni la incircuncisión sirven de nada,” escuche, “sin una nueva creación.” Lo mismo en 2 Corintios 5:17, una nueva criatura. Escuche 2 Pedro 1:3: “conforme Su divino poder nos ha dado todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad.”

Usted pregunta cuándo usted recibe eso. Siguiente frase: “mediante el conocimiento de Aquel.” ¿Cuándo es que usted llegó a conocer a Cristo? En la salvación. Entonces, ¿cuándo es que usted recibe todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad? En el momento en el que cree en Cristo. Y entonces, digo: si podemos decir que los milagros de Jesús hicieron que la gente fuera hecha completa, también podemos decir que la transformación espiritual en la salvación, los hace igual de completos espiritualmente. De tal manera que cuando usted se convierte en cristiano, usted es un nuevo corazón, un corazón limpio, un nuevo Espíritu, una totalidad; espiritualmente, está completo. Y usted no necesita añadirle nada a eso. Ni legalismo, ni ascetismo, ni misticismo, ni filosofía.

Ahora, veamos Colosenses 2:10. Colosenses 2:10: “y vosotros estáis completos en Él que es la cabeza de todo principado y potestad.” Literalmente, dice que han sido hechos llenos. No hay nada falte. Cristo lo llena a usted. No hay otras cosas que añadirle a eso. Han sido llenados con la plenitud de Aquel que lo llena todo en todos.

La filosofía humana basada en las tradiciones de los hombres, como dice el versículo 8, y las marcas elementales de la religión humana infantil no tienen nada que añadir a lo que ya está completo. Cuando Jesús murió en la cruz, lo último que dijo fue: “consumado es.” Y cuando Él dijo eso, no sólo en términos de salvación, lo dijo de Su propia obra, sino en términos de asegurar la plenitud, la totalidad de la salvación mediante esa obra.

Y Él es el que gobierna todo principado y potestad. Esto es, el resto de los seres. Toda autoridad creada. Todo gobernante creado, particularmente refiriéndose a quien los angelicales. Él los gobierna a todos. No tienen nada que añadir a Su obra. Estas personas que están influenciando a los colosenses están equivocadas. Usted no necesita llevar a Dios mediante una serie de eones o ángeles intermediarios. Escuche, los ángeles buenos no pueden ayudarlo a que usted esté completo. Y los ángeles malos no pueden lastimarlo una vez que está completo usted.

Entonces, Pablo le da un golpe a la herejía de la filosofía humana y la religión, la cual trata de negar que Cristo tiene el poder de dar salvación completa. Y hemos explicado eso lo suficiente como para saber que esa fue la herejía básica que estaban enfrentando. Los colosenses que tienen en Jesucristo la fuente que nunca falla serían necios en escuchar a estos maestros falsos que quieren que se acerquen a cisternas rotas que no contienen el agua.

Usted no necesita la filosofía. Y no necesita intermediarios angelicales. Cristo es el que completa. Cualquier cosa que Él toca, la hace completa. Todos Sus milagros de curación, fueran físicos o espirituales, instantáneos y completos. Estas dos cosas. En la salvación física y espiritual, son unidas, creo de manera hermosa, en una afirmación en 3 Juan. Versículo 2, está ahí algo metido. Esto realmente es hermoso. Juan, al escribirle a su amado Gayo, a quien él amaba en la verdad, y él dice esto en el versículo 2. Escuche esto, esto es hermoso. “Amado, gayo, deseo sobre todas las cosas que tú prosperes y tengas salud.” Ahora escuche esto: “así como tu alma es saludable.” Él dice: “oh, Gayo, si tu cuerpo físico pudiera tan sólo estar tan saludable como tu alma, estarías en una forma formidable.” Hombre, ¿cuál es la implicación? La implicación es que debido a que el hombre es un creyente, su alma prospera. Su alma está saludable.

Ahora, el pecado tiene una parte en el aspecto práctico de esto. Pero posicionalmente, un alma está saludable. Y Juan simplemente está diciendo: si tu cuerpo tan sólo pudiera conocer la salud que tu alma conoce.

De regreso a Colosenses 2: “y vosotros estáis completos en Él.” Han sido hechos completos. Ahora, ¿qué quiere decir eso? Usted pregunta “bueno, ¿qué quieres ser decir John cuando dices completo? ¿Completo qué? ¿Cuál es la definición de estar completo ahí? Bueno, Pablo tampoco puede decir completo ahí, entonces, tiene que predicar un sermón acerca de esto, como yo lo haría. Él tiene que explicarlo y lo hace en los siguientes versículos y le muestra a usted tres maneras en la que usted está completo. Éstas son simplemente cosas básicas, hermosas. Tres maneras, tres tipos de estar completo. Tres aspectos de estar completo.

Número uno, salvación completa. Número dos, perdón completo. Y número tres, victoria completa. Salvación completa, versículos 11y 12. Perdón completo, versículos 13 y 14. Victoria completa en el versículo 15.

Veamos en primer lugar la salvación completa. ¿Cómo estamos completos, Pablo? Número uno, tu salvación está completa. Versículo 11: “en Él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano al echar de vosotros al cuerpo pecaminoso, carnal, la circuncisión de Cristo. Sepultados con Él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con Él mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.”

Ahora, veamos esto. Él dice, ‘miren su salvación está absolutamente completa. No hay necesidad para que ustedes se circunciden. Han sido bautizados.’ Ahora recuerde, la herejía que el apóstol está combatiendo en cierta manera es una mezcla de las creencias paganas de estos diferentes intermediarios y las creencias judías de legalismo. Y a lo largo de esto, están tratando de propagar la idea de que usted tiene que ser circuncidado. Esto no es nada nuevo. Los judaizantes lo hicieron en la Galacia, ¿no es cierto? Entonces, está bien que crean. Es maravilloso que ustedes crean. Pero tienen que circuncidarse. Tienen que realizarse esta operación, salvación quirúrgica.

Y él dice: miren, versículo 11, en Él también fuisteis circuncidados. No dejen que nadie venga y les hable de alguna circuncisión. Han sido circuncidados. ¿En serio? ¿Cómo? ¿Cómo es que esos gentiles colosenses fueron circuncidados con la circuncisión hecha sin manos? Aquí no estamos hablando de cirugía, aquí estamos hablando de despojar del cuerpo los pecados de la carne mediante la circuncisión que Cristo hizo. Estamos hablando de una operación espiritual, no una física.

Y a lo largo de la historia de Israel hubo dos posturas acerca de la circuncisión: cada vez que un pequeño niño hebreo era circuncidado en el octavo día después de que él había nacido y esa era la señal de que Él pertenecía a la nación de Israel. Y se volvió algo controversial. Y hubo dos escuelas de pensamiento en esto. Una, estaba la postura de que la circuncisión en si misma era suficiente para salvar. La salvación quirúrgica. Si usted tan sólo se circuncidaba, usted estaba en el pueblo del pacto. Y eso era todo. Y lo físico era lo único que se necesitaba y usted conoce a muchos en la historia de la Iglesia que retomaron eso. Y de ahí viene la idea del bautismo de infantes. Usted simplemente bautice a todos los bebés. Esa fue la idea de Constantino. Vamos a hacer que todo el mundo sea un cristiano. Simplemente, vamos a meter a todos los bebés y bautizarlos. Y van a ser cristianos instantáneos.

Y el israelita que creía esto, decía: bueno, no importa si un israelita es bueno, no importa si es malo, lo único que importaba era que estuviera circuncidado. Esta fue la postura típica de los judíos del día de Jesús. Y también, la postura típica de los líderes judíos en los días de Pablo. Esa es la razón por la que, en Romanos, capítulo 2, versículo 25, él dice: la circuncisión es provechosa si guardas la ley. Está bien si guardas la ley. Pero si violan la ley, la circuncisión es igual que la incircuncisión.

Mi papá siempre solía contar la historia del boxeador que llegaba y antes de toda pelea, él se persignaba. Y él decía: “¿ayuda?” Alguien más dijo: “ayuda si él puede pegar, si él no puede, no le puede ayudar en absoluto.” Es lo mismo con la circuncisión. Si guardas la ley está bien. Si no la guardas, no ayuda. Por lo tanto, él dice, aún si la circuncisión guarda al justo en la ley. En otras palabras, la gente que no ha sido operada, obedece la ley. Eso sería como ser circuncidado. Entran a la bendición del pacto.

Versículo 28: él no es un judío quien lo es externamente ni es la circuncisión externa en la carne. Él es un judío que es internamente y la circuncisión que es del corazón. Como puede ver, a eso es a lo que estamos llegando. Pero esta fue la postura judía típica. Si usted tan sólo tiene la operación externa, usted estaba bien. Pero hubo otra postura. Y hubo algunos judíos verdaderamente espirituales. Hubo algunos remanentes a lo largo de toda la historia de Israel. Y creían que la circuncisión sólo era una marca externa de un hombre que estaba internamente comprometido con Dios. Y creyeron de manera correcta en eso. Creyeron que simplemente era un símbolo por fuera; lo que realmente importaba era el corazón.

Y, de cualquier manera, esto fue lo que siempre Dios les dijo. Usted puede regresar a Éxodo y cuando Dios estaba por primera vez estableciendo las reglas, Éxodo 6:2, Moisés habló delante de Jehová diciendo: “los hijos de Israel no me han oído. ¿Cómo, entonces, me oirá faraón, quien tiene labios incircuncisos?” Y aquí, usted ve a Moisés al principio, usando el concepto de la incircuncisión de una manera metafórica, mostrando lo que Dios realmente busca. Dios realmente busca a alguien que tiene un corazón circuncidado. Esto es, un corazón dedicado a Dios, labios circuncidados. Labios dedicados a Dios. No simplemente el acto de la cirugía en un niño. Pero lo que realmente era el corazón.

En Levítico 26, creo que es el versículo 41, que yo también he caminado de manera opuesta a ellos y los meta a la tierra de sus enemigos. Si entonces su corazón incircunciso se humillare y aceptan el castigo de su iniquidad. Dios les estaba hablando. Él dice: tienen corazones incircuncisos. Y siempre ha sido lo que Dios ha buscado. Él siempre ha buscado el hecho de que el corazón se ha apartado para Él y que la señal externa simplemente fuera un símbolo de eso. En el versículo 7 de Ezequiel 44: incircunciso en el corazón, incircunciso en la carne, son tomados en dos cosas diferentes. Eso es lo que exactamente Dios siempre ha estado diciendo.

Usted puede revisar Deuteronomio 30, versículo 6. Y en Jeremías 6:10 encuentra lo mismo. Ahora, sabemos entonces lo que era la circuncisión física. Pero aquí, en Colosenses 2:11, él dice: ustedes han sido circuncidados por una circuncisión hecha sin manos. Ustedes tienen una circuncisión especial. ¿Cuál es? Es el cortar el cuerpo de los pecados de la carne. Cuando usted se convirtió en cristiano, Cristo cortó todo lo pecaminoso de su vida. El cortar las cosas pecaminosas. Ahora, quiero que me siga porque no quiero que extraiga de eso algo hasta que no haya terminado.

En Romanos, capítulo 4, versículo 11, él dice: “y él recibió la señal de la circuncisión. Abraham, una señal de la circuncisión de la fe estando aún en la incircuncisión. La gente dice ‘bueno, Abraham fue circuncidado.’ Sí, 14 años después de que él creyó en Dios y fue salvo. Entonces, la circuncisión no lo salvó. Él fue circuncidado como una señal de un corazón justo y ése es el mensaje. ¿Y cuál es la circuncisión verdadera? Escúcheme: es cortar todo de la vida excepto la voluntad de Dios. Y el mensaje de Pablo en Colosenses 2:11 es este: es la cirugía espiritual, es el cortar sus deseos personales y el pecado. Y sólo Cristo puede hacer eso. ¿Qué tipo de circuncisión? El quitar su naturaleza pecaminosa. Cuando usted se volvió cristiano, su naturaleza vieja fue quitada. Y usted se volvió una nueva criatura con una nueva naturaleza. ¿Muy bien?

Ahora escuche, cualquier sacerdote de la antigüedad o cualquier persona de la antigüedad puede circuncidar la piel de un hombre. Pero sólo Cristo puede circuncidar el corazón de un hombre. Y eso significa cortar la naturaleza pecaminosa antigua. Entonces, cristiano, él dice: no necesitas ningún rito de circuncisión. Han recibido por parte de Cristo una cirugía espiritual, la cual únicamente fue un retrato y símbolo. Y cuando usted ve ese símbolo en el Antiguo Testamento, es algo interesante. Retrata el quitar el pecado. Y escúcheme: y mediante su asociación con el órgano de procreación.

Enfatizaba el pecado heredado de nuestra naturaleza caída como la simiente o los descendientes de Adán. Pero inclusive el Antiguo Testamento continuamente enfatiza que un cambio interno es lo que realmente importa. La insistencia en el Antiguo Testamento. Revíselo. Jeremías 4:4, Jeremías 9:25. Lo dice ahí. La insistencia ésta en que lo interior, que el corazón sea circuncidado. Pero ese retrato y el hecho de que es el órgano que produce vida debe ser circuncidado retrata la influencia de esa naturaleza de pecado antigua en la siguiente generación y cómo es transmitida. Y entonces, la forma en sí del rito enfatiza que fue la naturaleza humana la que necesitaba ser enfrentada, que fue lo que producía esto lo que era el problema. Que era algo que era transmitido de padre a hijo, a hijo, a hijo. Y a lo largo de los descendientes. Y que esta naturaleza necesitaba ser quitada.

Usted pregunta: “¿estás tratando de decirme que cuando te conviertes en cristiano, Dios quita la naturaleza vieja?” Sí, creo eso. Lo creo. Yo creo que Él le da a usted una naturaleza nueva. Una naturaleza nueva, totalmente nueva y de eso, es de lo que él está hablando en el versículo 11.

Observe lo que dice. Esto no hecha a mano al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal. Usted dice, pero espera un momento John, si nuestra naturaleza caída fuera quitada, si nos hemos quitado el cuerpo de los pecados de la carne, la naturaleza humana y su condición caída, y tenemos una nueva naturaleza, cómo es posible que todavía pequemos, ¿verdad? Es una pregunta apropiada. La respuesta es ésta: porque usted no sólo tiene una nueva naturaleza, sino que tiene un cuerpo viejo. Usted tiene un interior nuevo y un exterior viejo.

Acompáñeme a Romanos 7. El primer sermón que jamás prediqué en Grace Community Church. Estuve predicando aquí, no supe qué hora era, pero me iban a hablar acerca de ser el pastor. Prediqué Romanos 7, nunca lo olvidaré. Después, me dijeron que había predicado una hora y veinte minutos. Entonces, ellos estuvieron recibiendo esto por mucho tiempo. Romanos 7:15, un gran capítulo.

Pablo dice: porque lo que hago no lo entiendo. Pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. Se oye como yo, ¿verdad? Se oye como yo. Si entonces hago lo que no quiero, conciento con que la ley es buena. Ahora, entonces, ya no soy yo el que lo hago, sino el pecado que mora en mí. Él dice: mira, no es mi nueva naturaleza lo que hace esto. Es la carne vieja que está en mí. Yo sé, versículo 18, que, en mí, esto es no en mi nueva naturaleza sino en mi carne, no mora el bien. Él hace una distinción, versículo 20, si hago lo que no quiero, ya no soy yo. No es mi nueva naturaleza, sino que es el pecado que mora en mí. Hallo entonces una ley, que queriendo yo hacer el bien, el mal está presente conmigo. Según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios. Él dice: mi nueva naturaleza simplemente ama a Dios. Mi nueva naturaleza quiere hacer todo tipo de cosas nuevas. Mi nueva naturaleza quiere obedecer a Dios. Mi nueva naturaleza quiere obedecer a Dios, pero veo otro principio, versículo 23, en mis miembros que lucha en contra de la ley y me lleva a la cautividad a la ley del pecado que está en mi ¿qué? En mis miembros. La ley de Dios está en mi mente, pero el pecado está en mis miembros. La nueva naturaleza que está en mí ha sido purificada, pero el cuerpo en el que vive es un desastre. Esa es la razón por la que cuando llegue al cielo no recibo nuevo interior, sino que recibo nuevo ¿qué? Un nuevo exterior. Si tan sólo pudiera sacar mi interior bueno de este exterior malo, realmente podría avanzar.

Entonces, él dice en el versículo 24: oh miserable de mí, quien me salvará de este cuerpo de muerte. Doy gracias a Dios mediante Jesucristo nuestro Señor porque con la mente sirvo a la ley de Dios. Mi nueva naturaleza está inclinada hacia Dios, pero mi carne sirve la ley del pecado. Entonces, él dice: inclusive mi nueva naturaleza. La nueva naturaleza que está ahí, está rodeada por la carne. Pero yo creo que es una nueva criatura, totalmente nueva. No creo que cuando usted se convirtió en cristiano usted en cierta manera es lavado por fuera, sino que creo que usted es totalmente nuevo desde el interior en el momento mismo en el que usted cree. El pecado todavía está ahí debido a la carne, debido al cuerpo. Porque somos hijos de Abraham y los hijos de Adán y ellos fueron pecadores. Pero la naturaleza eterna, el nuevo corazón está ahí adentro. Dios prometió: les daré un nuevo corazón, ¿no es cierto? Esa es la promesa del pacto. Del nuevo pacto.

Entonces, cuando usted recibe a Cristo, ese fue el final de la naturaleza antigua posicionalmente. Pero el pecado todavía está ahí. Pero lo que Pablo está diciendo aquí, no se está metiendo al pecado aquí. No está tratando con eso. Simplemente él está diciendo: “oye, no necesitas a nadie que te salve más.” La gente viene y dice: “bueno, fui salvo, pero más tarde me salvé más.” No, usted no puede salvarse más. Es como decir “estaba casado y ahora estoy más casado.” No. O usted está casado o no está casado. Y es lo mismo en el caso de ser salvo. Usted no es más salvo. O usted es salvo o no. Y usted no necesita que se añada nada a la nueva naturaleza que usted ha recibido fuera de que usted alinee su conducta con su nueva naturaleza. Y Pablo aprendió cómo hacer eso. No sabía cómo hacer eso en Romanos 7, pero lo hizo en Romanos 8. Él aprendió cómo hacerlo al hacer ¿qué? Si usted anda en el Espíritu, no satisfará los deseos de ¿qué? Los deseos de la carne. Entonces, él aprendió a cómo obedecer el Espíritu.

Ahora, Pablo dice: ahora, se les ha dado vida en la manera en la que Cristo circuncidó su corazón, al quitar la naturaleza antigua. Ustedes no necesitan ninguna señal externa. Eso es absolutamente irrelevante. Eso es superfluo. Y él profundiza más en el versículo 2. Observe esto: después de que hayan tenido su propia ceremonia, y es el bautismo, sepultados con Él en el bautismo en el cual fuisteis también resucitados con Él mediante la fe en el poder de Dios que lo levantó de los muertos.

Ahora, no hay agua en el versículo 12. El versículo 12 es muy seco. Algunos de ustedes dicen: “¿ves? Pablo está enseñando regeneración bautismal.” Hombre, Pablo nunca haría eso. ¿Cree usted que se desharía de una ceremonia simplemente para meter otra? Si él tiene la realidad espiritual en la mente en el versículo 11, usted tiene que creer que él la tiene en el versículo 12. Él nunca diría el cambio de muerte espiritual a vida espiritual es llevado a cabo mediante el agua. Eso lo haría tanto un ritualista como aquellos a quienes él estaba condenando. Él es un campeón de espiritualidad, no de la ceremonia.

Usted podría decir: “bueno, ¿de qué está hablando aquí?, ¿qué hay aquí en el bautismo?” Retrata la unión de un creyente con Cristo. La palabra simplemente significa ser colocado en. Usted fue colocado en Cristo y claro que el bautismo en agua es un retrato hermoso de esto. La tecnología se volvió sinónimo en la primera Iglesia y todavía lo es con frecuencia. Cuando usted se convirtió en cristiano, es como si usted fuera sepultado. Murió y resucitó en vida nueva mediante la fe de la operación de Dios quien lo resucitó de los muertos, así como Dios resucitó a Jesús, así lo resucitó a usted de los muertos cuando creyó en Cristo. Su vida antigua murió y fue sepultada. Y usted resucitó a una nueva vida.

El creyente, entonces, cuando usted cree en Cristo, usted es sepultado con Cristo. Es como si usted va a la cruz; y usted está colgado ahí a la cruz literalmente como si Dios lo llevara de regreso 2000 años de regreso en la historia en Su mente atemporal y lo mete a esa cruz. Y usted muere ahí y usted es sepultado ahí y en el tercer día usted sale de la tumba con Cristo a una vida nueva. Así somos identificados por la fe con Él en Su muerte. Somos identificados en Su sepultura con Él. Y también en Su resurrección. Es una verdad tremenda. Tremenda. Y todo es realizado por la operación de Dios.

Ahora, observe esto: la palabra es energía, el poder o la energía de Dios, el poder de resurrección de Dios. Dios, quien lo resucitó de los muertos, lo resucita a usted de los muertos de tal manera que cuando usted recibe a Cristo, usted es sepultado, su vida antigua murió y usted cobra vida. Y escuche, sólo hay dos estados en los que usted puede estar: o muerto, o vivo. Y cuando usted está vivo, está vivo. Y eso es precisamente lo que sucede. Hay un pequeño comentario que notar aquí a la mitad del versículo 12. Dice: mediante la fe y la operación de Dios, nosotros que creemos en el poder de Dios, creemos que Dios resucitó a Jesús de los muertos, también seremos resucitados con Él, ¿no es cierto? Romanos 10, versículos 9 y 10: “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor y creyeres en tu corazón que Dios ¿qué? Lo levantó de los muertos, serás salvo.” Cuando usted cree eso y confiesa con su boca, su vida antigua muere, es sepultada y usted resucita en una vida nueva a un milagro espiritual. Y usted sabe que usted y yo experimentamos el mismo poder con el el que Él resucitó a Jesús de los muertos.

Acompáñeme a Romanos 6 porque tenemos que comparar Romanos 6. Algunas veces leemos esto en nuestros servicios de bautizos. Romanos 6, versículo 3, gran, gran capítulo. “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús fuimos bautizados en Su muerte?” De nuevo, cuando usted entró en una unión con Cristo, creo que Romanos 6 también es tan seco como Colosenses 2. Él está hablando de bautismo espiritual, no del agua. Conforme fueron colocados en Jesucristo, usted murió con Él, versículo 4. Fuisteis sepultados con Él con el bautismo para muerte. Y como Cristo, fue resucitado de los muertos por la gloria del Padre, también nosotros andamos en vida nueva. Morimos con Él, resucitamos con Él.

Versículo 6, obsérvelo: sabiendo esto, que nuestro viejo hombre, ¿qué es el viejo hombre? ¿Cuál es el otro término para esto? La naturaleza antigua, ¿verdad? El viejo yo. Para que, nuestra naturaleza antigua es crucificada con Él. Aquí está la misma terminología. ¿Para que el cuerpo del pecado sea alterado ligeramente? ¿Es lo que dice? “Sea destruida.” La naturaleza antigua fue borrada para que a partir de aquí ya no seamos esclavos del pecado porque el que ha muerto está libre del pecado.

Usted dice, “pero John, ¿en qué sentido somos liberados del pecado?” No somos liberados de jamás volverlo a cometer. No. Eso no es lo que él está diciendo. Lo que él está diciendo es que son libres de sus consecuencias. La paga del pecado es ¿qué? Muerte. ¿Cuántas veces puede matarlo a usted el pecado? Una vez. Muy bien. Si usted es un cristiano, ya lo hizo. Usted ha muerto. El pecado viene y dice: “MacArthur, voy detrás de ti porque tienes que morir.” Digo, “ya morí, gracias. Sólo me puedes matar una vez y eso es todo.” Usted pregunta: “¿cuándo moriste?” “Morí en Jesucristo, en el momento en el que creí en Él, fui crucificado con Cristo, más no vivo yo. Morí una vez, pero resucité de los muertos. Y ahora, el pecado ya no puede reclamarme porque morí en Cristo.”

Todo hombre morirá por su pecado o sólo pasando la eternidad en el infierno o en Cristo y pasará la eternidad con Dios. Usted pregunta qué es lo que significa la muerte para nosotros cuando morimos físicamente. Eso es simplemente deshacernos del problema. Entonces, para que la parte buena pueda ser liberada. Eso es maravilloso. Y entonces, lo que él está diciendo aquí en Romanos es: miren, el viejo hombre ya fue destruido. La naturaleza antigua es destruida y ahora, estás libre de la esclavitud del pecado. Oh, vas a tropezar y enredarte debido al problema de la carne que está ahí. Pero el pecado ya no puede reclamarlo a usted.

Observe el versículo 10: porque el que murió para el pecado murió. ¿Cuántas veces? Una vez. Y el que vive, vive para Dios. Versículo 9: Cristo, siendo resucitado de los muertos, ya no muere. La muerte ya no tiene dominio sobre Él. Él muere una vez y ése es el fin del dominio de la muerte. Versículo 11: “así también vosotros consideraos muertos al pecado.” ¿Cuántas veces tiene usted que morir entonces? Una vez y ya murió. Y el pecado y la muerte y el infierno Satanás no pueden exigir nada de usted. Una verdad tremenda.

Entonces, resumimos los versículos en Colosenses de esta manera: ustedes creyentes, no necesitan la circuncisión externa. Ya han recibido la circuncisión verdadera del corazón y la vida. Su naturaleza pecaminosa en su totalidad ha sido cortada. La recibieron debido a su unión con Cristo por la fe. Cuando Él fue sepultado, el viejo ustedes impíos fueron sepultados con él. Cuando Él resucitó, como nuevas criaturas ustedes resucitaron con Él. Y todo por el poder de Dios cuando creyeron. Se acabó, está completo, la naturaleza antigua ya se enfrentó. La nueva vida ha comenzado. La salvación completa es de ustedes y ya no necesitan nada más.

Entonces, cuando alguien viene y dice: “bueno, sé que tienes que creer, pero también tienes que mandar los diez mandamientos.” No. “Pero también tienes que hacer esto o aquello…” No. “Si no, no te vas a salvar.” No. Ya morí, ya no hay más. “Él murió una vez y Él ya no muere más.” Y ésa es la salvación completa. Es fantástico, ¿no es cierto?

En segundo lugar, ¿de qué manera vemos que estamos completos en Cristo? Salvación completa. En segundo lugar, perdón completo. Esto es tan maravilloso, me encanta. Perdón completo. No sé usted, pero probablemente la doctrina más emocionante en toda la Biblia para mí es el perdón. Digo, seamos honestos. Sabiendo lo que sé, me siento culpable todo el tiempo por mis pecados. Me siento como si no fueran perdonados. Y sería terrible para mí. Perdón completo. Este enfoque es la misma realidad de este otro aspecto.

La primera, enfatiza que la salvación está completa de manera independiente del ritual. Y esta enfatiza que el perdón está completo de manera independiente de cualquier obra. Observe el versículo 13. “Y a vosotros, que estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con Él, perdonándoos todos los pecados.” Todos. Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola del medio y clavándola en la cruz. Esto es tan rico. No sé si puedo explicarlo de una manera que lo merece. Pero hombre, vamos a pasar algo de tiempo en estos versículos. Simplemente, están tan cargados.

Note aquí en Él y en Él aquí, en contraste con el vosotros. Y a vosotros, estando muertos en pecados, y en la incircuncisión de vuestra carne, no se oye muy bien. Os dio vida juntamente con Él perdonándoos todos los pecados. Ustedes están mal, pero Él lo conquistó todo. Ustedes comparten Su vida de resurrección. Estaban muertos en sus delitos. Estaban muertos en sus pecados.

¿Sabe usted lo que significa estar muerto en sus pecados? ¿Sabe usted lo que significa estar muerto en el pecado? Bueno, lo he ilustrado tantas veces. La palabra muertos en vuestros pecados también es usada, esta frase también es usada, en Efesios 2:1 y aquí aparece creo en la misma forma; y es lo que usted llama un locativo de posición. Está hablando de algo posicional. Usted está muerto en pecado. Digo, cuando usted nació, usted nació espiritualmente muerto.

¿Y qué significa la muerte? Significa una incapacidad para responder. Usted ve a gente muerta y usted puede hacer lo que quiere y ellos no reaccionan. La gente muerta no puede responder. Esa es la señal de que alguien está muerto. No responde. Ahora, no me quiero meter en todos los aspectos técnicos de eso, pero cuando usted ve eso que va: bip, bip, bip…mmmmmm… se acabó. Cuando usted va a un funeral y todo el mundo se mueve, pero el que está en el ataúd, no. Está muerto. Todo el mundo se va, menos él. No puede responder. No tiene capacidad de responder. Eso es lo que es la muerte espiritual. Estar muerto en pecado significa estar tan metido en el pecado que usted es incapaz de responder a Dios. ¿Se da cuenta?

La Biblia no tiene sentido, la verdad espiritual no tiene sentido, usted está perdido en la pecaminosidad del mundo y la carne y el diablo; y usted no puede reaccionar a Dios porque usted está muerto y usted no responde al estímulo. Usted es un cadáver espiritual.

Ahora, como si eso no fuera lo suficientemente malo, que usted está muerto en su pecado, él también dice en la incircuncisión de vuestra carne. Ahora, ¿qué significa eso? Esa es una referencia a los gentiles. Él dice, están muertos en sus pecados y su situación gentil. Usted dice: “¿qué hay algo que sea tan malo en ser un gentil? No sé por qué quiere decir eso.” Los gentiles estaban incircuncidados, ¿sabe lo que eso significaba? Afuera del pacto. No tenían la verdad de Dios. Es malo estar muerto en pecado, es doblemente malo estar muerto en pecado y no tener esperanza alguna, porque usted no tiene la verdad. ¿No es cierto?

El judío podía estar muerto en pecados, pero por lo menos, él estaba en un ambiente en donde el pacto de Dios estaba en operación. Pero un gentil estaba muerto en pecados y él estaba fuera de eso. Escuche Efesios 2:11: “por tanto, acordaos que vosotros, gentiles en el pasado, incircuncisos,” el versículo 12 lo describe, “y en ese entonces estabais sin Cristo alejados de la ciudadanía de Israel, extranjeros del pacto de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.” Eso es bastante triste. Una cosa es estar muerto en el pecado, pero es doblemente serio estar muerto en pecado afuera del pacto, afuera de la promesa, sin esperanza, sin Dios en el mundo porque no tiene información, usted no tiene revelación.

Entonces, él dice, “Dios los ve a ustedes muertos en sus pecados, sin Él, sin esperanza, sin información y sin revelación y, ¿qué es lo que hizo? ¿Qué es lo que más necesita un hombre muerto? Vida.” Entonces, ¿qué dice en el 13? “Y a vosotros, ¿qué? Os dio vida, juntamente ¿con quién? Con Él.” ¿Quién? “Cristo, perdonándoos todos los pecados.” Él dice, ustedes gentiles, afuera del pacto, afuera de la promesa. Y creo que también hay ahí una implicación simbólica en la incircuncisión de vuestra carne en donde él está diciendo ‘ese es un símbolo apto del hecho de que todavía estaban sujetos a la naturaleza vieja. Ustedes estaban muertos en pecado y sujetos a su naturaleza antigua hasta que Él vino y les dio vida.’ Fantástico.

Eso es precisamente lo que dice en Efesios 2, versículo 5, pero Dios que es rico en misericordia, por Su gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, nos dio vida juntamente con Cristo. ¿Qué quieres decir junto con Cristo? Quiero decir esto: y no sé cómo opera, de alguna manera Divina misteriosa, cuando usted recibe a Cristo, Dios lo lleva de regreso a 2000 años atrás, lo coloca en la cruz con Cristo y en la tumba con Cristo y lo resucita con Cristo. No entiendo ese milagro. Es fantástico. Él dice, Efesios 2:5: “nos dio vida juntamente con Cristo.” Colosenses 2:13: “nos dio vida juntamente con Él.” De alguna manera, estamos en unión con Cristo. El que se une al Señor, un Espíritu es con Él, Primera de Corintios 6:17, cuando Él resucita, nosotros resucitamos.

Entonces, como puede ver, hombres muertos, totalmente derrotados, totalmente dominados por el pecado, impotentes para romper las cadenas del pecado que los ata, impotentes para descubrir la verdad de Dios, sin esperanza, sin Dios, sin ninguna alternativa, viendo la naturaleza pecaminosa; y de pronto, Dios les da vida. Ahora, dígame usted, ¿quién inicia la salvación? Y después, usted oye a la gente y la gente y dice: “encontré al Señor.” No, Él lo encontró a usted. Usted no tiene más poder para vencer su pecado de lo que un hombre tiene para vencer su propia muerte.

Pero en Jesucristo, mediante Su obra completa, Él los liberó del pecado, su poder y sus consecuencias y les dio vida nueva, tan nueva y tan vital y tan liberados que puede ser descrita únicamente en términos de vida de resurrección. E inclusive a los gentiles Él se los dio de manera independiente de cualquier ceremonia como la circuncisión. Usted dice: “esto es fantástico, ¿quieres decir que es posible que alguien sea restaurado de manera completa a Dios que reciba un corazón y una nueva naturaleza completamente nuevas? ¿Que tenga una relación completamente nueva con Dios y tener vida eterna? ¿Cómo? ¿Cómo?” Es hermoso. Escúchelo, es hermoso, vea esto, versículo 9. Dos palabras pequeñas: “en Él”. ¿Está listo para escuchar esto? Versículo 10. Dos palabras pequeñas: en Él. ¿Las ve? Versículo 11. Dos palabras pequeñas: en Él. Versículo 12. Dos palabras pequeñas, con Él. Versículo 13. Dos palabras pequeñas: con Él. ¿Cómo es que usted obtiene todo esto? ¿Al estar qué? En Cristo. Ésa es la clave. Usted se coloca en las manos de Cristo, usted lo recibe por la fe y todo se vuelve de usted.

Y después, él dice: aquí está el primer beneficio primordial al final del versículo 13: habiendo perdonado todos vuestros pecados. Tiempo pasado, ya se hizo. La gente me pregunta esto todo el tiempo. “John, ¿cuántos de nuestros pecados han sido perdonados?” ¿Cuál es la respuesta? Todos. Perdonándoos todos los pecados. Eso es milagroso. Y le voy a decir algo, estoy de acuerdo con el Salmo 32:1. Dice: “bienaventurado aquel cuya transgresión es perdonada y cuyo pecado es cubierto.” Ese es un hombre feliz, ¿no es cierto? Ea la felicidad de estar perdonado. Me gusta. No me gusta tener culpabilidad por cosas. Estoy tan feliz por ser perdonado. Y si yo pensara que hubiera dos partes pecados que no fueron perdonados, sería alguien miserable. Estaría haciendo algo contando cuentas o haciendo algo. Me gusta Isaías 1:18, esto es lo que dice, ¿se acuerda de ésta? “Venid, pongámonos a cuenta, dijo Jehová. Aunque vuestros pecados fueran rojos, serán blancos como la nieve. Aunque fueran rojos como el carmesí, serán blancos como la lana.”

Bueno, ¿cuánto perdón hay ahí? Total. Blancos como la nieve, como la lana. Es Isaías 1:18. Isaías 55:7 es un buen pensamiento de eso. Deje el impío su camino y el hombre inicuo sus pensamientos y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia y escuche, al Dios nuestro el cual será amplio en perdonar.” Eso es maravilloso. Escuche Hechos 13:38, de nuevo, note cómo el perdón es completo. Hechos 13:38: “sabéis, por tanto, hombres y hermanos, que mediante este hombre os es predicado el perdón de pecados.” El perdón de pecados. Este es Pablo predicando. Y escuche el versículo 39: “y por Él, escuche esto, me encanta, todos los que creen son justificados de todas las cosas de las cuales no podían ser justificados por la ley de Moisés.” Todos los que creen, eso es lo suficientemente simple, son justificados de ¿qué? De todas las cosas. Es fantástico. Perdón total y completo. Instantáneo en el momento en el que usted cree, Dios perdonó los pecados que había cometido e iba a cometer. Me encanta esto.

Hechos 10:43, de Él dan testimonio todos los profetas que, mediante Su nombre, todo aquel que cree y hace penitencia, no, “todo aquel que cree en Él recibirá perdón de pecados.” Usted recibe perdón por creer. Usted pregunta qué hay acerca de confesar. No, por creer. La confesión no se relaciona con el perdón. Se relaciona con reconocer su pecado y arrepentirse de él. El perdón siempre es algo que ya ha sido cubierto. Si usted tiene problemas con 1 Juan 1:9, escuche el sermón de eso.

Hebreos 8:10 es bueno, porque éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de esos días, dice el Señor, colocaré Mis leyes en sus mentes, las escribiré en sus corazones, les seré Dios y ellos me serán a Mí por pueblo. Y ellos no enseñarán ningún nombre a su prójimo y todo hombre a su hermano diciendo conoce al Señor, porque todos me conocerán desde el menor hasta el mayor porque seré propicio a sus injusticias y a sus pecados y sus iniquidades,” ¿qué? Recuerde, “no me acordaré” ¿por cuánto tiempo? “Más.”

Siempre me sorprende el hecho de que hay tantos cristianos que continúan recordando lo que Dios ha olvidado. Solía llamarlo un complejo de Dios. Escuche, la corte más elevada en el universo es Dios. Y si Dios me ha perdonado, lo único que me justificaría al hacerme culpable por mi pecado es si yo fuera una autoridad más elevada que Dios. Si no lo soy, entonces, más vale que me perdone a mí mismo.

¿Cuáles son las características del perdón de Dios? ¿Alguna vez ha pensado en eso? ¿Cuáles son las características? Permítame darle esta rápidamente. En primer lugar, es de gracia. El perdón de Dios es de gracia. Usted no se lo ganó. Usted no se ganó Su perdón. Es un regalo de gracia. Romanos 3:24, siendo los justificados gratuitamente por ¿qué? Su gracia. Justificados gratuitamente por Su gracia. Tito 3:4: “según la bondad y amor de Dios nuestro Salvador, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino según Su misericordia Él nos salvó, mediante el lavamiento de la generación, la renovación del Espíritu Santo, la cual Él derramó en nosotros abundantemente mediante Jesucristo, nuestro Señor.” Justificados, versículo 7, por Su gracia. El perdón de Dios es de gracia.

En segundo lugar, está completo. Absolutamente completo. No le falta nada. Efesios 1:7, en quien tenemos redención por Su sangre, el perdón de pecados. Escúcheme: según las riquezas de Su gracia.” Usted pregunta cuánto perdón hay ahí. Equivalente a las riquezas de Su gracia. ¿Usted quiere saber cuánto perdón tiene? Descubra cuánta gracia Él tiene. Le voy a ayudar, en donde el pecado abunda, la gracia ¿qué? Abunda mucho más. Entonces, si ha acumulado mucho pecado, él entonces tiene mucha más gracia. Perdón completo.

Primera de Juan 2:12: “hijitos míos, os escribo porque vuestros pecados son perdonados por causa de Su Nombre.” En tercer lugar, el perdón de Dios no sólo es de gracia y está completo, sino que es pronto. Es dispuesto. Usted no tiene la idea de que Dios está ahí arriba diciendo: “hombre, ¿por qué me metí en esto? Ahora, tengo que seguir perdonando a estas personas.”

El Salmo 86:5 dice que Él es pronto a perdonar, Él está dispuesto a perdonar. Segunda de Corintios 5:19, Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no teniéndoles en cuenta sus pecados. Aquí está Dios y Él dice: “quiero reconciliarte y quiero perdonar tu pecado.” Y entonces, él dice: Él nos encomendó la palabra de la reconciliación y nos envió como embajadores para decirle a todo el mundo que Dios simplemente está esperando hacer esto. ¿No es eso fantástico? Él simplemente está ahí arriba esperando hacerlo. De gracia, completo, dispuesto.

En cuarto lugar, el perdón de Dios es cierto. Y usted puede depender de él. Absolutamente cierto. Sin preguntas, sin dudas. En Hechos 26:18, Pablo dice que “Dios lo envió a predicar a Cristo para abrir sus ojos para que se convirtieran de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios, para que recibieran perdón de pecados y herencia entre los santificados por la fe que es en mí.” En otras palabras, en base a Su promesa. Está basada en la promesa de Dios. Y Pablo dice: y yo he visto estas cosas y así como he oído a Cristo y como Él me dijo que lo hiciera y prometió hacerlo, salí a predicar. Versículo 25: “Mas él dijo: No estoy loco, excelentísimo Festo, sino que hablo palabras de verdad y de cordura.” Dios lo ha dicho y yo lo predico. Es cierto. En base a Su promesa.

Y yo añadiría en quinto lugar que es sin paralelos. Si usted está buscando perdón, pruebe a Dios, nunca encontrará otro como Él. Me encanta esto. “¿Quién…” se acuerda de éste, Miqueas 8:18, “¿quién es un Dios como Tú, quien perdona la iniquidad y pasa por alto la transgresión del remanente de su heredad? ¿Alguna vez ha conocido un Dios como ese? Los paganos nunca han inventado un dios así. ¿Quién es un Dios como ese, que perdona tanto? Además, el perdón de Dios no sólo es de gracia, está completo, es dispuesto, es cierto, es sin paralelos, sino que es motivador.

Usted dice: “¿qué quieres decir con motivador, John?” Efesios 4:32 nos ayuda con eso. Esto es lo que dice: “antes bien, sed benignos unos con otros haciendo ¿qué? Perdonándoos unos a otros, así como Dios os ha perdonado en Cristo.” Escúcheme, si Dios no nos ha perdonado totalmente, ese principio es destruido. Él dice: perdonen total y completamente, así como Dios los ha perdonado a ustedes. Escuche con atención, el perdón es total, está completo, es para siempre para el cristiano. No existe algo tal como un pecado no perdonado en la vida de un cristiano. Todo es perdonado.

Ahora, veamos el versículo 14. Este es un versículo maravilloso. “Anulando el acta de decretos que había contra nosotros que nos era contraria, quitándola del medio y clavándola en la cruz.” Quiero que vea dos palabras aquí que le van a dar el retrato. El panorama. Dos palabras griegas de las cuales depende la vida entera. Número uno, el escrito que era contra nosotros, fue borrado. La palabra es cheitographon, literalmente autógrafo. Borrando el autógrafo. El uso técnico de esta palabra es interesante. Era una nota escrita a mano de un deudor reconociendo que estaba endeudado. ¿Sabe lo que era literalmente? Un pagaré. Yo, John MacArthur, te debo $500. Firma, John MacArthur. Ese es un cheitographon. Un escritor, un acta. ¿Sabe lo que sucede? Una confesión firmada de deuda. Su pecado y el mío apilados, una deuda a Dios, ¿verdad? Le debíamos a Dios por eso. Teníamos que pagar.

Y es contra nosotros, obsérvelo. Estaba en contra de nosotros. En otras palabras, nos destruiría, nos condenaba, no podemos pagar y es un reconocimiento que nosotros confesamos de esas deudas. Pero cuando usted está dispuesto a ir ahí, firmarla y decir ‘es verdad, yo voy a firmar con mi nombre en esta línea, esto es verdad. Estas son mis deudas.’ En el minuto en el que usted firmar y lo confiesa, Dios lo borra.

Permítame llevarlo a la segunda palabra y vamos a unirla. Dice que nos era contraria, quitándola del medio. Literalmente, Él la borró. Como borrar un pizarrón. Este es el perdón de Dios. El día en el que usted se acercó a Dios y firmó su confección, ese día es el día en el que la borró totalmente. ¿Y qué estaba confesando usted? Pecado. Para darle a usted la idea de esto, la sustancia sobre la cual los documentos antiguos estaban escritos era un papiro. Y el papiro era un tipo de papel hecho de una planta. Hubo otra cosa que era usada, que era hecha de un animal, ambas eran bastante caras y no se desperdiciaban. Y debido a que no había tinta antigua que tuviera ácido, la tinta de cualquier manera nunca entraba al papiro ni a la piel, sino que se quedaba en la superficie. Si nadie le tocaba, permanecía ahí porque no carcomía la superficie, no tenía ácido.

Y algunas veces, el escriba, para preservar su papel, porque no tenía mucho dinero, simplemente tomaba una esponja y limpiaba a la tinta del papiro o de la piel y la volvía a usar. Y eso es exactamente lo que él está diciendo. Cuando usted recibió a Jesucristo, y se acercó y firmó su confesión, fue a Él, Dios la clavó en su cruz, pagó el castigo y la limpió. Un gran pensamiento, ¿no es cierto? Entonces, Dios, mediante nuestra fe en Cristo tomó esa condena, la clavó a la cruz, nosotros la firmamos y Él la borró. ¿Sabe lo que queda? Ni un rastro. Y él no se acuerda ¿qué? Más. Perdón completo. ¡Oh, la maravilla de esa gracia! ¡Fantástico!

En último lugar, salvación completa, perdón completo y, en tercer lugar, victoria completa. Versículo 15: “y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente triunfando sobre ellos en la cruz. Él les está diciendo a esos colosenses “por favor, no estén metiéndose con estos eones y espíritus intermediarios. Todos fueron aplastados en la cruz. Cuando Él muere, Él despojó a los principados y a las potestades. Él hizo una demostración pública de ellos, triunfando sobre ellos. ¿En dónde fue que Jesús golpeó la cabeza de Satanás? En la cruz. ¿En dónde fue que Él rompió su poder? En la cruz. ¿En dónde fue que Él le quitó el poder a la muerte? En la cruz.

Hebreos, capítulo 2, versículo 14: “porque, así como los hijos son participantes de carne y sangre, Él también participó de lo mismo, para que mediante la muerte, Él destruyera a aquel que tenía el poder de la muerte,” esto es el diablo, “y librara a aquellos que mediante el temor a la muerte toda la vida estaban sujetos a servidumbre.” El dominio de Satanás fue quebrantado en la cruz. Conforme Cristo estaba suspendido ahí en la cruz, sin duda alguna los demonios estaban teniendo un carnaval, viéndolo ahí atado de las manos y los pies a la madera, en debilidad y derrota aparentes. Imaginaron que era su víctima, pero cuán equivocados estaban. Él los dominó inclusive en la muerte y 1 Pedro 3:18 dice: “cuando Su cuerpo fue a la tumba, Su Espíritu fue al lugar en donde los demonios estaban atados,” y dice, que programó Su victoria sobre ellos ahí en sus rostros en ese lugar.”

Lea 1 Pedro 3:18. Cristo descendió y proclamó a los espíritus en la prisión. ¿Quiénes son? Demonios encarcelados. Él proclamó Su triunfo y fueron desarmados y fueron derrocados. Entonces, la cruz y la resurrección es la respuesta en la herejía que estaba engañando las mentes de aquellos que estaban viviendo en el valle. No hay punto en dar tributo a los principados y a las potestades que han sido derrotadas por Jesús. ¡Qué victoria!

Pero para el Evangelio, amados, el hombre es un títere en las manos del destino. G.H.C. McGregor dice esto, escuche: “todavía estamos conscientes que fuera de la victoria de Cristo, el hombre es una víctima inútil en un cosmos hostil. Es de poco consuelo a nosotros que el destino que fue una vez expresado en términos de la influencia de las estrellas, concebido en sus demonios personales, ahora es expresado en términos de determinismo psicológico o económico. Todavía preguntamos cómo es que un hombre va a triunfar sobre una heredad mala o cómo puede ser liberado y ser victorioso en un mundo de leyes rígidas y de necesidad científica. Todavía somos intimidados, vemos la intimidación astronómica, el terror de lo insignificante que es el hombre y lo inmenso que es el universo material que lo rodea.” Fin de la cita.

El hombre tiene este temor de ser aplastado tarde o temprano por un universo que lo intimida y un cosmos que no puede explicar. Y sólo hay un mensaje de esperanza que irrumpe y es este: Jesucristo crucificado, Jesucristo resucitado, es Señor de todos y las fuerzas del universo están sujetas a Él como Su creador y Su conquistador. En ese día, temían a los demonios y temían a los ángeles y temían a las estrellas. Y debido a Jesucristo nosotros, no le tememos a nada. ¡Qué confianza! La muerte de Cristo fue una transformación. La muerte de Cristo fue un perdón y la muerte de Cristo fue un triunfo; y eso es una salvación completa.

Señor, gracias de nuevo por lo que Tú has hecho. No es sorprendente que Pablo dijo: “que Dios me guarde de gloriarme fuera de la cruz de Cristo.” Padre, por esta salvación completa Te damos la alabanza y gracias desde lo más profundo de nuestros corazones.” Gracias por lo que has hecho en nosotros debido a Cristo. Que nuestra gratitud se manifieste no sólo en nuestros pensamientos, no sólo en nuestras palabras, sino en nuestros hechos. Que vivamos vidas agradecidas.

Mientras que sus cabezas están inclinadas por tan sólo un momento, medite simplemente entre usted y el Señor, concéntrese en su propia vida. Permítame decir esto, cerraremos en tan sólo un minuto. Sé que hay algunos aquí en esta noche que nunca han llegado a estar completos en lo que Cristo ofrece. Usted no sabe lo que es estar completo en Cristo. Usted no sabe lo que es tener salvación completa, perdón y triunfo completo sobre Satanás y sobre todo este temor e intimidación terribles que el hombre conoce en nuestro universo. Usted no sabe lo que es tener paz en la mente en medio de la tormenta de la vida. Pero a usted le gustaría conocer eso. Puedo prometerle que puede venir a Jesucristo y Él no sólo le dará lo que usted está buscando, sino más de lo que jamás soñó. ¿Qué tiene que perder al intentar?

Si el deseo de su corazón es conocer a Jesucristo, por qué no simplemente clama a Dios y le dice: “Dios, no entiendo todo esto, pero si es verdad, quiero conocerlo”. Y Jesús dijo: “si me buscas, si realmente quieres hacer la voluntad del Padre, conocerás la verdad y la verdad os hará libres.”

Gracias Padre por nuestra comunión en esta noche. Gracias por lo que estás haciendo en todos nuestros corazones. Gracias por el gran sentido de gratitud que siento en mi interior por lo que has hecho por mí en esta salvación maravillosa. Ayúdame a hablarlo a otros, a ser ese embajador para proclamar lo dispuesto que está Tu Espíritu perdonador. Llévanos de este lugar, Padre, esta semana, con corazones abiertos y bocas abiertas y mentes abiertas. Que seamos Tus siervos en este mundo que Te necesita de manera tan desesperada. Te alabaremos por lo que vas a hacer, en el nombre de Cristo. Amén.

 

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2017 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar