Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Si es tan amable, abra su Biblia conmigo en el maravilloso capítulo 1 de Mateo. Mateo, capítulo 1. Y esta noche, estamos viendo los versículos 18 al 25 de este primer capítulo. La semana pasada comenzamos un estudio en el registro de Mateo. Registro realmente de la vida de Jesucristo que es comunicado por el evangelista Mateo, comúnmente conocido como el Evangelio de Mateo. Usted se dará cuenta que todo elemento de Su vida es tocado por este libro, declaraciones tremendas, fuertes, poderosas acerca de la persona de Jesucristo y los principios que Dios ha ordenado para la existencia humana. Pero para nuestra lección en esta noche, llegamos a los versículos 18 al 25. Y estos versículos hablan del nacimiento virginal de Jesucristo. Mateo comienza su Evangelio al considerar a Cristo. Es un pasaje muy importante. Permítame leérselo. Sígame conforme leo.

“El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: ‘José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque Él salvará a Su pueblo de sus pecados.’ Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: ‘He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.’ Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.”

Ahora en Mateo 22:42, Jesús hace una pregunta a los fariseos que ha sido repetida en toda generación desde entonces. Jesús dijo: “¿Qué pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo?” ¿Qué pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo? Ésa es la pregunta que Jesús hizo en Mateo 22:42; y es una pregunta que necesita ser hecha a toda persona de toda época. ¿De quién es hijo?

Ahora, los líderes judíos que creían que el Mesías prometido sería el hijo de David. Ellos creían que desde un punto de vista humano, Él sería miembro del linaje real de David, la familia real, la línea real. Y francamente no estaban seguros de mucho más que eso. En gran parte parecían rechazar la idea de que el Mesías sería Dios en carne humana, aunque pudo haber algún indicador de que unos cuantos de ellos pudieron haber pensado eso.

Pero en ese entonces, la mayoría del pueblo judío de la época parecía estar convencida de que el rey iba a venir sería de la simiente de David, un ser humano en todo sentido de linaje real. De hecho, cuando Jesús dijo ser el hijo de David tanto como el Hijo de Dios, lo acusaron de blasfemia. Ellos esperaban que Él fuera de la línea real de David, pero aparentemente no que fuera deidad, no en carne humana.

Y creo que la gente en la actualidad todavía está negando eso. Creo que la gente en la actualidad está dispuesta a dejar que Jesús sea de simiente real. Ellos están dispuestos a dejar que Él sea el hijo de David. Ellos están dispuestos a dejar que inclusive sea de una línea real; pero no quieren que sea deidad, Dios en carne humana. Está bien que sea el hijo de David, pero no el Hijo de Dios.

Inclusive en la época de Navidad, recuerdo un coro que cantan que dice que Cristo “por el cielo más alto adorado, Cristo el Señor eterno. Y más tarde, véanlo venir, descendiente del vientre virginal. Velado en carne, vemos a la deidad. Reconoced a la deidad encarnada. Le agradó morar como hombre con los hombres. Jesús, nuestro Emanuel. Canten los ángeles gloria al nuevo Rey nacido.”

Ahora, esa estrofa de este coro conocido navideño en particular es una estrofa que está compuesta en torno al tema de que Él es Dios. Y aunque el mundo pueda cantar la canción, realmente no están listos para recibir esta realidad. Para mostrarles eso, una revista, hace unos 10 años atrás, hizo una encuesta de alumnos en seminarios protestantes. El 56% de los alumnos estudiantes protestantes en seminarios rechazaron la idea del nacimiento virginal. Cincuenta y seis por ciento. El legado de esa encuesta y esos alumnos 10 años atrás es el liberalismo moderno.

El Centro de Investigación de Encuestas de la Universidad de California en Berkeley realizó una encuesta de las denominaciones para poder entender cuál era su posición acerca del nacimiento virginal. Sesenta y nueve por ciento de los bautistas americanos creían en el nacimiento virginal. Sesenta y seis por ciento de los luteranos creían en el nacimiento virginal. Cincuenta y siete por ciento de los previstos serían los sonidos. Treinta y nueve por ciento de los episcopales. Treinta y cuatro por ciento de los metodistas y veintiún por ciento de los congregacionalistas creían en el nacimiento virginal de Jesucristo.

Ahora, la Iglesia en muchas, muchas maneras -la Iglesia no evangélica sino la Iglesia liberal- ni siquiera está lista para aceptar la deidad de Jesucristo y Su nacimiento virginal; entonces, parece que es más bien obvio que el mundo no está golpeando a la puerta de este gran concepto en realidad. Pero usted no debe sorprenderse. El apóstol Pablo dijo en Romanos capítulos 3 lo siguiente: “¿Pues qué, si algunos de ellos han sido incrédulos? ¿Su incredulidad habrá hecho nula la fidelidad de Dios? De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso.” Así dice Pablo en Romanos 3:3-4.

Nunca base su teología en la regla de la mayoría. Puede haber gente que niegue el nacimiento virginal. Puede haber gente que de manera abierta y desafiante pelea contra la deidad de Jesucristo, pero inclusive de manera más útil que eso hay personas que ignoran el nacimiento virginal. Leyendo una cita de alguien que ustedes conocen, Robert Schuller, en Garden Growth Community Church, esta es una cita de The Wittenberg Door de enero de 1976. Él dijo, y cito: “No podría en papel o de manera pública negar el nacimiento virginal de Cristo; pero cuando tengo algo que no puedo comprender, simplemente no lo enfrento.” Fin de la cita.

Bueno, quizás ése es el error más serio de todos. Porque es muy sutil. Simplemente ignorar el nacimiento virginal. No podemos dudarlo y no podemos negarlo y no podemos ignorarlo si simplemente abrimos nuestros ojos y vemos Mateo 1:18-25. Ahí está. El doctor Walvoord, el presidente del seminario teológico de Dallas dice, y cito: “La encarnación de nuestro Señor Jesucristo es el hecho central del cristianismo sobre el cual depende la superestructura entera de la teología cristiana.” Fin de la cita. La esencia entera del cristianismo depende del hecho de que Jesús es Dios en carne humana. Y eso es algo que se enseña claramente en el nacimiento mismo de Cristo, es una doctrina esencial.

Usted ve, si Jesús tuviera un padre humano, entonces la Biblia no es digna de confianza; porque la Biblia dice que no lo tuvo. Y si Jesús simplemente nació de padres humanos, no hay manera de describir la razón para la cual Él pudo tener una vida sobrenatural. Su nacimiento virginal, Su muerte sustitutiva, Su Resurrección corporal y Su segunda venida son un paquete de deidad. Usted no puede aislar ninguno de estos elementos y aceptar sólo uno y sacar el resto o viceversa; no puede aceptar todos excepto uno.

O cree todas estas realidades, cree que todas esas realidades son la manifestación de Su deidad o no lo cree. Y entonces, tenemos que enfrentar la pregunta que Jesús les hizo a los fariseos; de nuevo: “¿de quién es hijo? Ahora, Mateo nos da la respuesta humana a la pregunta de quién es hijo en la genealogía que estudiamos la semana pasada. En términos humanos, ¿de quién es hijo? El hijo de David.

Ahora, esta semana vemos la siguiente sección. Y tenemos la respuesta divina en los versículos 18 al 25. ¿De quién es hijo? El Hijo de Dios. Hijo de David, en términos humanos. Es el Hijo de Dios en términos de deidad. Ambos son esenciales para un entendimiento de la Encarnación. Jesús es Dios en un cuerpo humano. Humanamente, a través del linaje de David, Él gana el derecho de gobernar el mundo. Y desde el punto vista de deidad Él gana la esencia misma de la naturaleza de Dios al haber nacido sin un padre humano a través de la agencia del Espíritu de Dios mismo.

Y entonces, Mateo, al escribir su Evangelio, de manera clara enfrenta a sus lectores judíos y a todos los lectores de todas las edades y les da la respuesta. La genealogía de Jesús le dice de quién es hijo, David. Y el nacimiento de Jesús le dice de quién es hijo, de Dios. Ahora, si Mateo 1:1-17, fuera la única genealogía que se pudiera presentar, entonces Cristo habría tenido el derecho legal de ser rey; pero Él nunca habría podido redimir a los hombres.

Él nunca habría podido conquistar la muerte. Nunca habría podido conquistar el pecado. Él nunca habría podido conquistar a Satanás y al infierno. Porque para eso, Él tenía que ser Dios. Y entonces, Jesús fue el Dios hombre. Ciento por ciento deidad, ciento por ciento humanidad. Este es el mensaje del capítulo 1 de Mateo. Y entonces, él parte su capítulo en dos partes que tratan con lo humano y después, lo divino.

Ahora, permítame añadir un comentario al margen que es importante que usted piense. Mateo puede estar escribiendo de una manera apologética. Y con esto no quiero decir que se estaba disculpando por lo que estaba diciendo. La apologética viene de la una palabra griega, apologia, que significa un discurso en defensa de. Y puede ser que Mateo esté de hecho escribiendo aquí no sólo para presentar los hechos sino que realmente está escribiendo para contraatacar algo que estaba pasando. Realmente está escribiendo para contraatacar o responder a cierta calumnia.

Por ejemplo, sabemos que en la época de Jesucristo hubo algunos que los acusaron de ser un hijo ilegítimo, un hijo que nació fuera del matrimonio, el hijo de un soldado romano que cohabitó con María y que María era una adúltera. Y entonces, Jesús era un hijo ilegítimo. Ese tipo de calumnia existía en ese entonces. Y puede ser que Mateo no sólo estaba registrando los hechos del nacimiento de Cristo, sino que él mismo estaba de hecho refutando una calumnia que existía cerca de su querido Señor.

Y este texto simplemente corrige esa calumnia. El nacimiento virginal es lo suficientemente esencial como para que el credo de los apóstoles hable de Jesús como concebido por el Espíritu Santo, nacido de la virgen María. Siempre ha sido ese un hecho cardinal del cristianismo. Y siempre ha sido uno que es atacado por la falsa doctrina.

Ahora, el mundo ha tenido sus nacimientos raros, fuera de lo normal. Digo, yo recuerdo leer acerca de los primeros quíntuples. Creo que fueron los quíntuples Dionne, nacidos alrededor de 1934, mucho antes de que yo naciera. Y nosotros durante nuestra vida en los Estados Unidos, hemos visto, creo que eran los quíntuples Fischer, y más recientemente, cerca de 1973, los séxtuples Stanek. Y hemos visto algunos nacimientos raros; ése es el punto.

Me acuerdo cuando nació nuestro primer hijo, Mateo. Y pensamos que realmente tuvimos una enormidad. ¿Cuánto era, querida? Cinco kilos o algo así. Y era un niño, muy, muy saludable. Y el mismo día pensamos hombre, este es el niño más grande del lugar, ¿no es cierto? Sal de ahí y cómprale un balón de fútbol americano. Leí en el periódico del mismo día que hubo un bebé que pesaba ocho kilos y unos gramos más. Ahora, ese es un bebé grande. Ese es un bebé.

Digo, han habido algunos nacimientos fuera de lo normal, excepcionales. Somos conscientes de eso. Pero nunca ha habido un nacimiento en la historia de la humanidad que sea tan espectacular, tan singular como el nacimiento de Jesucristo. Y cualquier rechazo del origen sobrenatural de Cristo deja Su vida sobrenatural y Su muerte sobrenatural y Su Resurrección sobrenatural como algo explicable. Tiene que tenerlo todo para que tenga sentido. Y si Jesús no nació de manera virginal, entonces la declaración de que Él puede salvar es cuestionable. Entonces, Mateo comienza afirmando el nacimiento virginal.

Ahora, veamos cinco características, cinco elementos distintivos que aparecen la narrativa. Y me gusta tomar una narrativa como ésta; y aunque no está dividida en términos de pensamiento lógico, simplemente es narrativa. Pero si la dividimos, en cierta manera podemos ver el énfasis y ése es el propósito al hacer esto. Probablemente hay un bosquejo ahí en el boletín. Si tiene uno, lo puede seguir. Pero aquí vemos cinco cosas. El nacimiento virginal concebido, confrontado, aclarado, conectado y consumado. Esas no son palabras profundas. Son simplemente ganchos en los cuales puede colgar su pensamiento.

En primer lugar, el nacimiento virginal concebido. Después, confrontado. Después, aclarado, después conectado y después consumado. Ahora, por cierto, esto es muy interesante. Cómo ciertos teólogos liberales tratan con este problema aquí. Ellos dicen que sí, que están de acuerdo que éste es el relato de un nacimiento virginal. Pero después de todo, Mateo fue escrito por un hombre bien intencionado que no fue inspirado por Dios.

Y nos dicen que en el tiempo en el que Mateo fue escrito, no saben cuándo fue el tiempo, como le dije la última vez. Hay una posibilidad de 30 años. Pero alrededor de ese entonces, del 40 al 70 d. C., alrededor de ese entonces, dicen que hubo muchos mitos de nacimientos virginales que flotaban ahí en la época. Y fue un pensamiento popular. Y entonces, cuando Mateo quiso hablar de su tema de Jesús, simplemente tomó uno del aire y lo incorporó aquí; ya que había tantos mitos de nacimientos virginales que flotaban en la época.

Pero, ¿quiere saber algo? Siempre ha habido muchos mitos de nacimientos virginales todo el tiempo. ¿Adivine quién los inventó? Satanás. ¿Por qué? ¿Él es el maestro de qué? De la mentira. Del engaño. El engañador. Entonces, siempre ha habido estas cosas. Permítame darle una ilustración de una. Por cierto, escritores que se remontan hasta Orígenes, quien escribió a principios de la era cristiana, escritores desde ese entonces hasta el presente nos han mostrado claramente la identidad perversa de esos cuentos. Son muy, muy cuestionables. Digo, simplemente no hay comparación. Le voy a dar una ilustración.

Había una leyenda de Alejandro el Grande, usted recuerda a Alejandro Magno, el hijo de Felipe de Macedonia. Alejandro el Grande o Alejandro Magno conquistó el mundo tomando el mundo de los medos persas. Y él arrasó desde el este con un gran ejército y conquistó el mundo para Grecia. Bueno, se decía que Alejandro Magno nació de manera virginal. Y ésta es la historia.

Una serpiente, una vez fue vista compartiendo la cama de Olimpia. Ahora, Olimpia fue la esposa de Filipo II de Macedonia. Entonces, ella cohabitó con una serpiente. Y claro, todos sabemos, si sabemos algo de la leyenda griega, quién era esa serpiente. Era uno de los 12 griegos, quien más que cualquier otro era un perverso sexual. Cuando hay algo sexual raro, siempre puede saber que fue Zeus. Y él tenía un problema.

Y entonces, frecuentemente en la cultura griega encuentra al dios Zeus adoptando la forma de un animal para tener una especie de cohabitación extraña. Y eso es lo que dicen que sucedió en el caso de Alejandro Magno. Este era Zeus en forma de una serpiente, se metió en la cama con Olimpia e hizo que Olimpia quedara embarazada. Y Zeus también apareció frecuentemente como un ave; y a veces inclusive apareció como espuma en el mar, haciendo que los barcos fueran derribados, cosas extrañas.

Pero bueno, lo que la leyenda dice es que cuando Filipo II de Macedonia se dio cuenta de que su esposa había hecho esto, su propio deseo sexual fue adormecido y de ahí el producto de la unión tuvo que haber nacido de la serpiente y no fue ningún otro que Alejandro. Y entonces, Alejandro Magno fue el hijo de Zeus. Esta es la historia virginal de Alejandro Magno. Realmente, una historia vil, sucia, inconcebible, absurda, que no se puede comparar con la de la Palabra de Dios.

Ahora, decir que Mateo simplemente resultó que encontró una de estas ideas en el aire y la metió aquí y la metió acerca de la vida de Jesús es hacer dos cosas. Número uno, es acusar a Mateo de ser un abierto mentiroso. Y número dos es decir que la Palabra de Dios es de hecho no la Palabra de Dios sino la palabra de los hombres. Esto es historia, amados, no fantasía. Esto es historia.

Ahora, realmente no había mucho que hablar acerca de que el Mesías fue nacido de una virgen. Digo, realmente no veían eso. Aunque en cierta manera se encontraba velado en el Antiguo Testamento y aunque estaba Isaías 7:14 y otros pasajes que quizás en cierta manera se inclinaban en esa dirección. Pero realmente, no veían eso. Pero había evidencia y quiero que observen esto, quiero que lo mantengan en mente. Había evidencia en el Antiguo Testamento de que el Mesías sería Dios.

Ahora, estaba velada. No estaba presentada de manera abierta. Pero por lo menos hay indicaciones en el Antiguo Testamento de que el Mesías sería deidad. Y no vamos a tomar el tiempo para entrar en esto, pero simplemente tomen esto y archívenlo en algún lugar hay en su mente. Pero era muy vago. Y no fue sino hasta que llegó el Nuevo Testamento que el misterio pleno de la piedad, que Dios ha manifestado en la carne, se desarrolló. Y se volvió algo claro en el Nuevo Testamento.

Entonces, fue natural que si es claro en el Nuevo Testamento que Jesús es Dios en carne humana, entonces ¿cuál sería el punto número uno de ataque de todo sistema falso? La deidad de Jesucristo. Invariablemente, todos lo hacen.

Ahora, los hechos son claros en la narrativa. Están aquí para apoyar el hecho de que desde el principio mismo Jesús fue el hijo de Dios. Dios en carne humana. No importa lo que los judíos creyeran o no creyeran, no importa lo que las leyendas decían, no importa lo que los críticos dijeron, no importa lo que la calumnia decía, Mateo registra los hechos. Ahora, veamos cómo este acontecimiento increíble ocurrió.

En primer lugar, el primer punto, el nacimiento virginal concebido. Versículo 18. El nacimiento virginal concebido. Esto es un milagro tan increíble que espero que sus sentidos no estén adormecidos ante de la identidad sobrenatural, espectacular de esto.

Versículo 18. “El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María Su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo.” Ahora, vamos a detenernos ahí. Aquí usted tiene nacimiento virginal concebido. Aquí, el Espíritu de Dios, a través del escritor Mateo nos dice que María concibió del Espíritu Santo.

Ahora, permítame mostrarle algo acerca del versículo que creo que es fascinante. ¿Ve usted ahí la palabra “nacimiento”? ¿La palabra nacimiento al comienzo? Esta es la misma palabra griega que la palabra en el versículo 1 del capítulo 1, en donde dice el libro de la genealogía. Es la misma palabra que se traduce “genealogías.” En otras palabras, él simplemente le está dando la genealogía de Jesús del lado divino. En el 1:1: “El libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.” Y aquí ahora, la genealogía de Jesucristo fue así. Y éste es el lado divino. Él fue concebido por el Espíritu Santo de Dios. ¿Lo ve? Simplemente dos lados de la misma genealogía. La genealogía de Jesucristo fue de esta manera.

Estando desposada María su madre -y realmente no sabemos mucho acerca de María. Me gustaría que supiéramos más de ella. Pero no sabemos mucho de ella. Permítame ver si puedo explicar algunas cosas. Este es una posibilidad muy real. Permítame ver si puedo encontrar ese versículo. Creo que es Juan 19:25. No necesita buscarlo. “Estaban junto a la cruz de Jesús Su madre, y la hermana de Su madre, María mujer de C un amigo todos los Cleofás, y María Magdalena.”

Ahora, no conocemos mucho acerca de María, pero aparentemente María tenía una hermana. La esposa de Cleofás quien también era llamada María, lo cual no es necesariamente algo raro. Entonces, conocemos por lo menos a una persona en la familia inmediata. Y también es verdad de acuerdo con Lucas capítulo 1, versículo 36, escuche esto: “Y he aquí tu prima Elizabeth también ha concebido un hijo.” ¿Quién era su hijo? Juan el Bautista.

Entonces, conocemos por lo menos a una hermana; es muy probable que esa referencia ahí se esté refiriendo a hermana regular de sangre en Juan 19. Y sabemos de su prima Elizabeth. Entonces, sabemos algo de su familia. Y si podemos tomar la genealogía de Lucas y asignarla a la familia de María, el nombre de su padre era Elí. Elí. Ella y Elizabeth aparentemente estaban relacionadas de esta manera. Jesús y Juan el Bautista también estaban relacionados, eran parientes.

Ahora, no conocemos mucho acerca de María fuera de que la primera parte de su vida la pasó en Nazaret. Probablemente era pobre, probablemente trabajaba duro y sin duda una dama muy justa. Y creo que si usted quiere hacer un buen estudio de un personaje de María, simplemente puede escucharla. En Lucas 1, tiene un relato de la anunciación paralelo.

Y claro, cuando María descubrió lo que el Espíritu de Dios había hecho y lo que iba a pasar, usted sabe, dice que “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con Su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.” Lucas 1:35. Vas a tener un niño y va a ser el Hijo de Dios, deidad.

Y el versículo 38 nos habla algo de quién fue María debido a su respuesta. “Entonces María dijo: ‘He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra.’” Ahora, ¿que aprende usted ahí de María? ¿Ella se sometió a qué? A la palabra de Dios. Versículo 45. María dice: “Y bienaventurada la que creyó.” Bienaventurada es la que creyó. Elizabeth y María tuvieron una conversación. Aprendemos una segunda cosa acerca de María.

No sólo se sometió la palabra de Dios sino que fue una mujer ¿de qué? Fe. Ella creyó en Dios. Ahora escuchen damas, si un ángel viniera y le dijera eso a usted, ¿usted simplemente le diría ‘hágase según la palabra de Dios’? ¿Alguien diría ‘Oh, qué gran persona de fe? Ella debió haber sido una gran mujer’. Usted sabe lo que la mayoría de las mujeres hubiera dicho ‘Oye José, tuve un sueño tan raro. Tengo que ver a un consejero.’ Ella creyó. Una gran dama de fe.

Y por cierto, simplemente quiero recordarle que este tipo de fe es característico de una persona justa. Una persona que se somete a la autoridad de la palabra de Dios y quien vive por fe en esa palabra, aun cuando no tiene sentido en absoluto y no había un precedente histórico humano a la luz de lo cual ella dijera “esto es verdad.” Esta es una mujer que es justa. Ella lo aceptó. Y lo más maravilloso fue su Magnificat, como la Biblia, o como la historia lo ha llamado. Lucas 1:46: “Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.”

“Porque ha mirado la bajeza de su sierva; Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones. Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso;
Santo es Su nombre.” ¡Oh, qué dama tan piadosa! No hay algo raro en su mente. No hay duda. No hay confusión. No hay nada en qué reflexionar. No hay duda alguna. No hay cuestionamiento. Hay una sumisión instantánea y una creencia instantánea que esto, de hecho, es la verdad de Dios. ¡Qué dama tan justa!

Y ella estaba tan inmersa en Dios. Ella fue una verdadera santa del Antiguo Testamento de tal manera que ella pudo identificar cuando Dios estaba hablando. Y ella procedió a alabar a Dios por lo que Él iba a hacer. Podría ser interesante para usted saberlo. ¿Sabe lo que significa la palabra María en griego? La palabra María en griego es Miriam. ¿Y sabe cuál es el significado de la raíz? Rebelión. ¡Pobre dama!, recibió un mal nombre. Ella no era rebelde.

Ahora, ella estaba desposada. Regresemos a versículo 18. Ahí dice que estaba desposada con José. De José, no sabemos simplemente nada de él. No sabemos nada. Él es descrito por un término griego que puede ser traducido carpintero o que trabajaba con roca, masón. Y puede ser que el hombre hiciera ambas cosas. De cierto si él construía casas, tendría que colocar los ladrillos y también poner los marcos de las ventanas y las puertas. Entonces, quizás hacía ambas cosas.

Pero él era sin duda un hombre pobre que trabajaba duro. Tengo la confianza de que él era un hombre justo. Porque dice en el versículo 19: “José, su marido, siendo un hombre justo,” él también fue un hombre piadoso. Él fue un verdadero santo del Antiguo Testamento. Entonces, aquí hay dos santos del Antiguo Testamento. Ahora, eran muy, muy jóvenes. La mayoría de los eruditos de la Biblia piensan que eran adolescentes, debido a que los matrimonios en esa época ocurrían cuando las damas eran tan jóvenes como de 12 años de edad. Este compromiso ocurría cuando las niñas tenían entre 12 y13 años de edad. Entonces, probablemente son adolescentes más grandes porque vemos la madurez tremenda de María.

Y aquí dice, observe la palabra “desposados.” De ahí obtenemos la palabra esposo. Pero en el griego, desposado. ¿Ahora, qué significa esto? Hemos tenido mucha discusión acerca de esto. ¿Qué significa desposados? ¿Significa que estaban comprometidos? ¿Significa que estaban saliendo de manera constante y María llevaba el anillo de José colgado en una cadena alrededor de su cuello? ¿Qué significa? ¿Qué quiere decir, que María y José estaban desposados?

Bueno, les voy a dar un poco de trasfondo. El Antiguo Testamento y los rabinos como también, en los escritos rabínicos Describen dos etapas en el matrimonio hebreo. Dos. Una es llamada el kiddushin. La otra llamada la jupá. El kiddushin y la jupá. Ahora, el kiddushin era el compromiso.

Y significaba -Deuteronomio 20:7 le cuenta a usted de esto si lo quiere escribir, Deuteronomio 20:7- que significa que había dos familias que escribían un contrato o dos individuos que podían hacerlo. Establecían un contrato que prometía matrimonio. ¿Muy bien? Ahora, observe esto, era un contrato obligatorio. Y si en algún momento, durante el contrato del período de ser desposados, usted violaba ese voto de matrimonio, usted tenía que divorciarse en un sentido oficial. Usted legalmente era constituido como alguien que estaba casado, aunque todavía no había una relación física en absoluto.

Normalmente, era un período de 12 meses y era un período de protección ya que el que iba hacer marido y la que iba ser la esposa, probaban su fidelidad. De tal manera que si la niña terminaba embarazada, se volvía algo manifiesto en ese período. Si alguien iba a ser infiel o si iba a haber problemas, era un período de tiempo en el cual se podían resolver.

Y por cierto, durante ese período, no había mucho contacto social en absoluto. Todavía mantenían cierta distancia. Era simplemente una promesa que se hacía, un contrato que se hacía. Ahora, al final de ese período, que podía durar hasta 12 meses, algunas veces seis meses, se llevaba a cabo la jupá. Y esa era la boda. Las bodas duraban aproximadamente siete días. ¿Piensan que ahora se les hace difícil, padres cuando casan a sus hijas? ¿Les gustaría tener invitados durante siete días? Tienen que darles de comer, darles de beber.

Las bodas de Caná. ¿Recuerdan lo que pasó? Se les acabó el vino, ¿verdad? Una de las razones era que cuando usted daba a su hija matrimonio quería algo de pago por eso, para cuidar algunas de sus propias necesidades. Y por eso estaba lo que se llamaba el ‘mohar’. Ése era el precio. Y el precio de la niña variaba dependiendo de la niña, usted sabe. Podría ser desde quizás un par de docenas de ovejas, me imagino, hasta una gallina coja. Pero bueno, eso era simplemente para algunas niñas, podrías decir que podías tenerlas por nada. Y también te incluyo hay un par de ovejas para que te la lleves.

Pero básicamente eso era lo que se llamaba el ‘mohar’. Y ése era el precio que se pagaba. Y era pagado en el punto del compromiso. Normalmente, de acuerdo con Génesis eran bienes o servicios. Y tenía varios propósitos. Número uno era para compensar al padre, porque el padre tenía que gastar mucho dinero para casar a su hija. También era un una especie de seguro de vida para la esposa.

Y normalmente, el padre judío lo tenía ahí en garantía y si el marido moría, entonces él lo regresaba, se lo devolvía a la hija. Y también en una especie de seguro de divorcio porque el marido, claro, podía tirar la toalla y normalmente era un precio bastante grande. Y él no tenía esperanza alguna de volverlo a recuperar a menos de que se quedara casado con la niña y lo recibiera por medio de la herencia después de la muerte del padre. Entonces, tendía a mantener unido al matrimonio. Además, no podías andar por todos lados y casarte con muchas personas o de lo contrario terminarías en la calle al entregar todo.

Entonces, el período que se llamaba de desposamiento o de compromiso era un período previo a la jupá o a la boda misma, cuando el matrimonio era consumado físicamente y demás. Entonces, el período en el que estaban desposados era un período de prueba, un período de prueba para asegurar la virginidad de las novias y la fidelidad del marido y la esposa y demás. Pero usaban el término marido y mujer porque era tan bueno y tan válido, sólo no consumado. Y notarán que dice en el versículo 25: “Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito.” Versículo 18: “Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen.”

En otras palabras, fue en este periodo en el que estaban desposados en el que María quedó embarazada por el Espíritu Santo. Entonces, de esta manera no había de manera absoluta duda alguna de que José era el padre. Y José fue un hombre piadoso, un hombre justo, que no habría violado el estándar de Dios. Usted sabe que a Dios le preocupa mucho la pureza y la virginidad es de alta estima para Dios. Es algo sagrado. No algo con lo que debe jugarse. Y recuerdo lo hermoso y sagrado que es la virginidad cuando veo en el caso de María, lo honorable y honrada que ella fue debido a esto.

Entonces, se halló que ella tenía hijo por medio del Espíritu Santo. Ahora, María lo sabía. María sabía esto. Ahora, no tenemos el relato de Lucas en este texto. Entonces, veamos Lucas 1 y veamos cómo es que María se enteró de esto. Lucas, capítulo 1, versículo 26. “Al sexto mes” estos son seis meses después de que Elizabeth concibió, de tal manera que Juan el Bautista era seis meses mayor que Jesús, lo cual le dio el suficiente tiempo para echar a andar todo, “el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,”  ahí es donde María vivía. De hecho, si usted va hoy a Nazaret, va a un lugar y le dirán que ahí está el pozo en donde María iba a buscar agua cuando era pequeña. No lo crean.

 

Versículo 27. Ve a ver: “A una virgen desposada,” la Biblia es muy clara en esto, el matrimonio no había sido consumado, “con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras.” Bueno, me imagino, “y pensaba qué salutación sería esta.”

Esta pequeña ahí en esa parte del país en donde todo el mundo era un granjero y ni siquiera era Jerusalén. Era algo insignificante y de pronto un ángel, un ángel grande y glorioso, no sólo cualquier ángel sino Gabriel, Gabriel el héroe de Yahweh, Gabriel entra y dice “¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres.”

“Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta.” ¿De qué está hablando? Yo no soy nadie. “Entonces el ángel le dijo: ‘María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David Su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y Su reino no tendrá fin.’”

“Entonces María dijo al ángel: ‘¿Cómo será esto? Pues no conozco varón.’” Como pueden ver aquí, María está afirmando su virginidad. “Respondiendo el ángel, le dijo: ‘El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con Su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.’”

Digo, ¡qué increíble anuncio! A una dama que no es nadie viviendo en un pequeño lugar llamado Nazaret. Entonces, María lo supo. Y cuando quedó embarazada, ella sabía por qué. Y pobre José no sabía. Cuando descubrió, fue un shock. Fue un shock para él. Lo conmovió. Él conocía a María. Él conocía a esta niña con la que estaba desposado.

Él conocía la calidad de su virtud. Él conocía el estándar justo por el cual ella vivía. Él la conocía. Su estatura delante de Dios. Él conocía a María. Esto era totalmente algo fuera de lugar para María. No tenía sentido en absoluto. Y él conocía Deuteronomio capítulo 22 bastante bien como para saber que cuando una mujer se embarazaba con hijo fuera del matrimonio el castigo era ¿qué? Muerte. Muerte.

En Deuteronomio capítulo 22 hay muchos versículos. Simplemente le recuerdo de algunos que hablan de este asunto. Deuteronomio 22:13: “Cuando alguno tomare mujer, y después de haberse llegado a ella la aborreciere, y le atribuyere faltas que den que hablar, y dijere: ‘A esta mujer tomé, y me llegué a ella, y no la hallé virgen.’”

Bueno, si eso es verdad, versículo 21: “Entonces la sacarán a la puerta de la casa de su padre, y la apedrearán los hombres de su ciudad, y morirá, por cuanto hizo vileza en Israel fornicando en casa de su padre.” Y claro que hay otras cosas involucradas en esto. Este capítulo entero habla de diferentes tipos de este tipo de conducta.

Versículo 22: “Si fuere sorprendido alguno acostado con una mujer casada con marido, ambos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer también; así quitarás el mal de Israel. Si hubiere una muchacha virgen desposada con alguno, y alguno la hallare en la ciudad, y se acostare con ella; entonces los sacaréis a ambos a la puerta de la ciudad, y los apedrearéis, y morirán.”

Entonces, cubría todo elemento de esto. La muerte habría sido lo que habría sucedido en ese entonces y José literalmente fue conmovido hasta la médula de su corazón. Él amaba a María. Y María, como pueden ver, no tenía ningún modo de proteger su reputación. Ella no podía salir y decir que ese bebé había sido concebido por Dios. Le contestarían ‘qué bien, eso es nuevo María. Hemos escuchado de todo; pero eso es nuevo.’ Ella no tiene manera de proteger su reputación. Entonces, el Bendito Espíritu de Dios la protegió aquí en las páginas de la palabra de Dios. Que no haya mancha alguna en María jamás.

Si Jesús es un hombre ordinario, si Jesús es simplemente como los otros hombres, entonces podemos decir que quizás nació como los otros hombres; pero si no es como cualquier otra persona y no nació como cualquier otra persona, si es simplemente el hijo ilegítimo de la infidelidad de María o si Él es el hijo de la actividad natural sexual de José, María, entonces Él no es Dios. Y si Él no es Dios, Sus declaraciones son mentiras. Y si Sus declaraciones son mentiras, Su salvación es una farsa. Y si su salvación es una farsa, estamos condenados.

Entonces, Mateo registra claramente que Dios entró en la carne a través de una virgen en la cual la simiente fue plantada por el Espíritu Santo. Usted preguntará cómo funciona eso. No me pregunte eso. La gente siempre quiere hacer ese tipo de preguntas. La gente siempre hace las preguntas que no puedo responder. Nunca olvidaré la vez cuando estaba enseñando el libro de Apocalipsis y le decía ‘miren, la palabra de Dios dice que el Señor va a venir y darte un hombre que ningún hombre conoce.’ E invariablemente alguien me pregunta ‘¿cuál es el nombre?’

Ni siquiera entiendo cómo es que el crecimiento humano natural normal funciona y no conozco a ningún doctor que conozca el misterio de eso. No me pregunte cómo esto funciona. Dios lo hizo. Entonces, una nube de sospecha y una nube de vergüenza y una nube de escándalo empieza a estar por encima de la vida de María. En toda la historia humana, nunca ha habido un nacimiento virginal. Cuando la gente veía a una mujer no casada, sólo había una conclusión. Eso es todo. Excepto en este caso. Había otra conclusión. El Espíritu Santo.

Nada nuevo porque el Espíritu Santo en este sentido, siempre ha estado en la obra de creación, ¿no es cierto? En Génesis 1, Él se movía sobre las aguas y la vaciedad. Y Él creó todo. Y en Hechos 1, Él se movía en la situación de personas congregadas en el aposento alto y creó a la Iglesia. Y ¿por qué no va a ser capaz de crear el milagro maravilloso del nacimiento virginal?

Y que no le sorprenda. Que no le sorprenda. Deberíamos haberlo esperado en realidad. Usted realmente se puede remontar al primer libro de la Biblia, Génesis, capítulo 3, versículo 15. Ahora estamos de regreso. Y cuando el Señor está hablándole aquí a Satanás. Satanás ha hecho lo que hizo al causar que Adán y Eva cayeran. Y Dios le dice a él en Génesis 3:15: “Y pondré enemistad entre ti y la mujer,” enemistad, antagonismo, odio, animosidad. Ahora observe esto: “Y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.”

Él dice ‘mira Satanás, algún día va a venir una mujer y esa mujer va a tener una simiente. Tú puedes herir su calcañar, su tobillo.’ Y él lo hizo en el calvario. Pero, ¿qué hará Él? Él va a herir tu cabeza. Y noten que él dice que Jesús será la simiente de la mujer, su simiente. Sólo una vez en la historia del mundo una mujer tuvo una simiente. La simiente está en el hombre. Pero sólo una vez la mujer. Y eso es lo que Génesis 3:15 dijo.

Y Pablo dice en Gálatas 4:4, él dice: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley,” hecho de una mujer. Dándole la vuelta a la maldición de Jeconías, como vimos en nuestro último estudio. Ahora escúchenme. Entienda esto. Si Jesús no tuvo padres humanos, entonces Él no hubiera sido humano en absoluto. Él no pudo haber sido participante de nuestra carne. Por otro lado, si Jesús hubiera tenido dos padres humanos, Él no podría haber quitado la contaminación de la humanidad.

Entonces, Él tuvo que ser el hijo del hombre y al mismo tiempo el Hijo de Dios. Y eso es exactamente lo que Él fue. Él nació de una pecadora, sin embargo no tuvo pecado porque fue igualmente nacido de Dios. La deidad canceló la maldición de la humanidad. El agua de la naturaleza de Dios ahogó el fuego de la naturaleza del hombre. Entonces, fue concebido el nacimiento virginal.

Segundo punto. El nacimiento virginal confrontado. ¿Qué acerca del pobre José? Él no sabe lo que está sucediendo. Su pequeño mundo se ha derrumbado. José, un hombre justo, sin duda profundamente comprometido con María, esperando con gran expectativa el día en el que ambos van a ser probados durante el período de compromiso y puedan unirse para consumar el matrimonio. ¿Qué pasa con José?

Versículo 19. “José su marido,” observe que es llamado su marido a pesar de que todavía están en el período de desposamiento, “como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente.” Ahora, de pronto vemos el nacimiento virginal confrontado. José tiene que confrontar esto. Tiene que enfrentarlo. Y el milagro simplemente no le es claro. Él no entiende. Él fue conmovido.

Y él era un hombre justo y no quería infamarla y por eso quiso dejarla secretamente. Él no quería hacerla un ejemplo público. No quería exhibirla de manera pública. Eso son dos participios, por cierto. Dos participios describiendo la virtud de José. Él era un hombre justo y no estaba dispuesto, no quería infamarla.

¿Qué quieres decir que era un hombre justo? Quiere decir que era un judío justo. Nuevamente, era un verdadero santo del Antiguo Testamento, un hombre piadoso. ¿Y sabe lo que un hombre piadoso se diría a sí mismo? “Yo no puedo casarme con esta dama en esta condición. Ella ha violado los principios de Dios. A pesar de que me interesa, aunque la quiero, aunque no entiendo esto, aunque todo es un misterio para mí, yo como hombre justo, debo hacer lo que la ley demanda.”

Llamarlo hombre justo lo coloca en la misma clase de Zacarías y Elizabeth porque la Biblia dice que ambos eran justos delante de Dios, andando en todos Sus mandamientos y ordenanzas, irreprensibles. Lo coloca en la categoría de Simeón, de quien las Escrituras dicen que él era justo y devoto. Él realmente era un judío que temía a Dios y él sabía que tenía que ser obediente a las leyes de Dios y las leyes de Dios decían que cuando alguien hace eso, hay consecuencias.

Y José fue un verdadero santo. Entonces, su primer impulso vino de su justicia, pero su segundo impulso vino de su preocupación. Y dice que él no estaba dispuesto a exhibirla. Ahora, él tenía esa opción. Dos cursos, dos opciones tenía José en esta época. Si él hubiera estado viviendo en la época en la que Deuteronomio había sido escrito, ellos hubieran demandado una cosa.

Pero la libertad de los judíos, la perspectiva judía de la teocracia, digamos que se aligeró vivían de una manera en la que trataban con ligereza y no guardaban la ley de Dios en este punto de una manera tan estricta; y por lo tanto habrían sustituido las leyes más estrictas que Dios había ordenado; y esa es la razón por la que su país se metió en tantos problemas. Porque habían violado las leyes de Dios, las cuales eran para prevenir los diferentes problemas que enfrentaron.

Y aquí en este día, en este día en el que tomaban de manera ligera la ley de Dios, José tenía dos opciones. Una era hacerla un ejemplo público. Y así es como ellos lo hacían. Ellos la acusaban abiertamente en una corte pública por haber cometido adulterio. Y ella habría sido avergonzada. Ella habría sido jugada. Ella habría sido condenada en frente de todo el mundo, arruinada en términos de reputación.

La otra posibilidad era que ellos proveían una manera más callada. Las dos partes se podían unir ante dos o tres testigos y escribir una carta de divorcio privada, así como se indica en Deuteronomio 24. Y escribían esta carta de divorcio en privado.

Y no había un procedimiento judicial. No había conocimiento público. No había fanfarria. Nadie necesitaba saber. Se declaraba en ese entonces que no necesitaba escribir la causa de divorcio en la declaración. Y de esa manera, podían disolver esto sin que nadie supiera necesariamente lo que había ocurrido. Se hacía en secreto.

Ahora esto no era necesariamente el patrón de Dios, pero esto se permitía en el medio de la ligereza con la que aplicaban la ley en los días en los que José vivía. Entonces, él tenía estas dos opciones. Por cierto, la palabra que aquí dice “quiso dejarla secretamente,” es la palabra apolouō. Es la palabra en el Nuevo Testamento para divorcio. Él tenía que divorciarse de ella porque el estar comprometido con ella constituía matrimonio. Y él dijo ‘bueno, la voy a dejar en secreto.’

Él simplemente no podía hacer un ejemplo público de María. Simplemente no podía avergonzarla públicamente. Y quería dejarla en privado. Pero él luchó con esto. No le fue fácil. Simplemente no podía llegar al acto mismo. Entonces, dice en el versículo 20: “Y pensando él en esto.” Detengámonos aquí. Sin duda, él fue a su cama en su propia casa ahí en Nazaret. Aún están todavía en Nazaret. Y está meditando. Está pensando lo que hacer. Y mientras que él está pensando, se queda dormido. Y entonces encontramos el nacimiento virginal aclarado. Aclarado.

El nacimiento virginal aclarado en el versículo 20. Observen lo que sucedió. Él se queda dormido. Y él es confrontado. Él está confuso, se queda dormido. Y: “he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños.” Ahora quiero que entienda algo. Este no es un sueño como que usted tiene un sueño. Este no es un sueño en el que lo que usted ve no es real, que es imaginario. De alguna manera, en algún sentido, el sueño termina siendo una especie de sueño de revelación. Este sueño termina siendo algo real. Este era un ángel real, realmente él vio al ángel.

Y por cierto, esto no es inusual en Mateo. Hay por lo menos 6 veces más en donde encontramos este tipo de comunicación. Mateo, capítulo 2 tiene varios. Mateo 1, Mateo 2, Mateo 27 y los otros en Hechos 2:17, donde es profético. Entonces, esta no es una situación totalmente aislada. Dios algunas veces usa un ángel en un sueño.

Y José no estaba soñando en el sentido que usted cree. Él se quedó dormido, comenzó a soñar. Y este sueño se volvió una realidad. Y el ángel “le dijo: José, hijo de David,” yo sé porque dijo esa segunda parte. Sólo para reforzar el linaje y la línea de David. Hombre, eso debió haber sido algo importante para oír. “No temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.” No tengas miedo José. Lo que es concebido en ella es del Espíritu Santo.

Esa es la gran realidad del nacimiento virginal. No hubo un padre humano. Este es el nacimiento de Dios en carne humana. Él es tanto hombre como Dios. Y esa es la razón por la que por ejemplo en el Antiguo Testamento Él es llamado tsemach lo cual significa la raíz, la rama, el vástago. Y notarán que él es llamado la rama de David en un pasaje y en otro la rama de Jehová. ¿Lo ve? Él es la simiente de David y la simiente de Dios.

Y esto lo puede ver en Isaías 9:6, en donde Él es llamado maravilloso consejero, Dios fuerte. Dios, el padre de la eternidad. Y entonces, José tenía que saber que no tenía que temer de tomar a María porque lo que era concebido en ella era del Espíritu Santo. Y en el versículo 21 él le da más instrucción. “Y dará a luz un hijo, y llamarás Su nombre JESÚS, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados.”

Ahora quiero que note algo en el versículo 21. Ella dará luz a un hijo. Note que él no dice José, tú tendrás un hijo. Ella dará a luz a ese hijo y Su nombre será llamado Jesús porque Él salvará a Su pueblo de sus pecados.

Y observe cómo la Biblia es tan cuidadosa, al nunca nombrar a José como el padre de Jesús. No sé si usted sabe eso. Por ejemplo, en Mateo 2:13 dice: “Levántate y toma al niño y a Su madre, y huye a Egipto.” Siempre la madre. ¿Por qué no dijo toma tu hijo y a tu esposa? ¿Por qué el hijo y a su madre? Siempre José es quitado de ser el padre real. En el 2:20 de Mateo: “Levántate, toma al niño y a Su madre, y vete a tierra de Israel.” Siempre es el niño y su madre, nunca José como el padre. Nacido virginalmente.

Y su nombre Jeshua, Jehoshua, Jesús porque Él salvará a Su pueblo de sus pecados. Amados, esa la razón por la que Él vino, ¿no es cierto? Y esa la razón por la que en el libro del Hechos 4:12 dice: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” Sólo el nombre de Jesús, el único Dios hombre. Él es el único Dios que salva.

Así como dice el Salmo 20, hay algunas personas que confían en caballos y algunos confían en carros y algunos confían en fortaleza física y algunos confían en su conocimiento, en su intuición, en su reputación, en su prestigio, en su posición, en sus máquinas, amigos, lo que sea, educación; pero sólo Jesús puede salvar. Él dice que salvará a Su pueblo de sus pecados. Sólo Él es lo suficientemente fuerte como para salvar.

Entonces, el nacimiento virginal concebido, confrontado y aclarado. En cuarto lugar, y nos vamos a apurar para terminar. El nacimiento virginal conectado. El nacimiento virginal conectado. Simplemente, para que no parezca como si Mateo tuvo algún pensamiento adicional tardío y formó alguna idea, algún mito que andaba por ahí; y se lo adjuntó a Jesús.

Mateo entra aquí con un comentario en los versículos 22 y 23. Y la narración se rompe aquí. El ángel ya no está hablando. Habla Mateo y esto es lo que dice. Y él hace esto a lo largo de Mateo. De hecho, cincuenta veces en el Evangelio de Mateo, él cita del Antiguo Testamento. Setenta y seis veces adicionales hace referencia a él. Y ésta es una fórmula que él utiliza.

“Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo,” y aquí cita a Isaías 7:14, “‘He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.’” Ahí está el nacimiento virginal conectado con el Antiguo Testamento. Este no es un pensamiento tardío. Algo que le vino después. Este no es en un elemento de una leyenda que salió del aire. Esta es la promesa de Dios cumplida, algo tremendo. Ellos deberían haber sabido.

Ahora, todo esto sucedió para que se cumpliera, para que fuera hecho completo, para que se cumpliera exactamente como Isaías dijo. Ahora, podríamos haber tenido aquí algo grande, sacado de lo que Isaías dijo. ¿Y por qué usa esa palabra almah en lugar de la palabra bethulah y él quiso decir “virgen” y blablablá y demás?

Realmente no hay motivo en absoluto para discutir esto. Es suficiente decir que la palabra almah en Isaías 7:14 es mejor traducida “virgen,” mejor traducida “virgen.” Y la gente, los críticos, los que calumnian pueden venir y tratar de borrar eso, pero no pueden borrar el comentario de Mateo quien utilizó la palabra parthenos que significaba virgen. Mateo sabía lo que significaba, aun cuando ellos no lo sabían. Y es algo difícil darle la vuelta o evadir el nacimiento virginal cuando dice una y otra vez que la dama María no tuvo relaciones con un hombre. ¿Por qué quieren discutir acerca de almah en Isaías 7:14? ¿Por qué no escuchan el comentario de Dios acerca de eso?

El contexto de la profecía de Isaías es muy simple. El rey Acaz está aterrado porque el Reino de Judá puede ser destruido por Israel y Siria. Acaz está sentado ahí en el Reino del sur y está preocupado por el norte. Y aquí está Israel y por acá hasta Siria. Y él teme que van a venir y que van a borrar la línea real. Y entonces, realmente teme que perderán la línea real.

Entonces, viene Dios y dice ‘permíteme darte una promesa. Nada va a pasar a la línea real. Nada va a quitar la línea real. Aquí está la señal. Una virgen concebirá y dará a luz un hijo y ese hijo será Emanuel, Dios con nosotros.’ Él le dijo ‘puedes ver hacia delante, en los corredores de la historia y va a haber un hijo que va a nacer de una virgen y él va a garantizar que es la línea de David y nunca será quebrantada la línea de David.’

Y Jesús vino al mundo como el cumplimiento de esa profecía dada por Isaías a Acab. Para mostrar que Dios mantendrá Su promesa y el trono de David nunca sería quebrantado para siempre por los siglos de los siglos. Y entonces, el nacimiento virginal es aclarado.

Por cierto, llamarás Su nombre Emanuel que traducido es Dios con nosotros. El, las últimas dos letras de esa palabra, son el nombre para Dios. El Shaddai, El Elyon, El Maqoddeshkim, todos esos son nombres de Dios. Emanuel quiere decir “con nosotros.” Dios con nosotros.

Ahora usted dirá que nunca le llamaron Emanuel. No, ese no es Su título en términos de Su nombre. Esa es una descripción de quien es Él. Y muchas veces, el título no es necesariamente el nombre. Él también fue llamado muchas cosas, también es llamado Emanuel. Entonces, el nacimiento virginal es aclarado y después es conectado a la historia pasada.

En quinto lugar, el nacimiento virginal consumado. Versículo 24. “Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer.” ¿No cree que eso fue maravilloso? ¿No cree que eso fue maravilloso? ¿No cree que fue la mejor siesta que José tomó?

Cuando él se levantó, todo era claro. ¡Oh, esta no es sólo María! No solo me estoy casando con María. También se incluye aquí al Hijo de Dios en esto. Pero él debió haber sido un buen hombre. ¿Puede imaginarse al Dios Todopoderoso del universo depositando a Su único Hijo en el hogar de un hombre que no hubiera sido un buen padre? ¿Pueden imaginarse eso? No puedo imaginarme eso. Me siento mal que no se más de Jose. Él debió haber estado muerto ya para cuando Jesús murió, porque no aparece ningún lugar.

¿Y se acuerdan lo que Jesús dijo en la cruz? Él vio a Juan el amado y vio a María y le dijo ‘María he aquí tu hijo’ y le dijo a Juan ‘he aquí tu madre.’ Y como pueden ver, se encargó de que alguien cuidara de María. Él ya se va. Y sin duda José ya había estado muerto por mucho tiempo.

No sé mucho de José, pero me imagino que era un hombre maravilloso porque sé que Dios no habría depositado a Su único Hijo en el hogar de un hombre que no fuera un buen padre amoroso. Y él debió ver sido un hombre maravilloso para poder tratar con un Hijo perfecto. ¿Pueden imaginarse, padres, la frustración de eso? ‘No, papá. No es así.’

Cuando llegue el cielo, quiero conocer a dos personas: a José y a María. ¿Usted qué piensa? Miren simplemente a José. ¡Qué gozo debe haber tenido en su corazón cuando se despertó! Toma a María y tuvieron ahí la jupá, la ceremonia de bodas, pero no después de que Jesús naciera. Porque él no la conoció hasta que dio a luz a su Hijo primogénito. Y después, él hizo lo que el ángel dijo. ¿El ángel dijo que hiciera qué? “Llamarás Su nombre Jesús.”

El nacimiento virginal consumado. Ellos tuvieron la boda, pero nunca tocó físicamente a María hasta que el bebé nació. Un comentario interesante. La gente siempre pregunta si creo que tuvieron otros hijos. Yo sé que tuvieron otros hijos. La Biblia nos da los nombres de otros hijos. Y Juan 7 habla de los hermanos de Jesús.

Pero hay un pequeño comentario interesante en el versículo 25. El griego literal es que “él no estuvo en el hábito de conocerla sino hasta que ella dio a luz a su primogénito.” La implicación es que una vez que ella dio a luz a su hijo primogénito, él estuvo en el hábito de conocerla. Ésa es la expresión del griego. Ellos tuvieron una relación humana normal físicamente la cual produjo muchos otros hijos.

El nacimiento sobrenatural de Jesús es la única manera de poder entender la vida que Él vivió. Alguien una vez le preguntó a un cristiano: “Bueno, si yo te dijera con niño nació ahí en el hospital en la ciudad sin un padre humano, ¿me creerías?” A lo cual el cristiano respondió: “Sí. Si viviera como Jesús vivió.” Y ése es el hecho.

Al comienzo de Su vida, los judíos dijeron que Jesús era el hijo de un hombre que sedujo a María. Y al final de Su vida, dijeron que los discípulos robaron Su cuerpo y fingieron la resurrección. Y Mateo comienza con la respuesta a la primera calumnia y termina su Evangelio con la respuesta a la última calumnia. Y pasa el resto de los capítulos peleando en contra de las otras calumnias en contra del querido Señor Jesucristo.

Él no fue ningún otro que Dios en carne humana. Y Mateo nos dice que Él vino a morar con los enfermos, y a sanarlos. Él vino a morar con los poseídos por demonios para liberarlos, con los pobres en espíritu para bendecirlos, con los que estaban cargados de preocupación para liberarlos de la preocupación, con los leprosos, para limpiarlos, con los enfermos, para curarlos, con los hambrientos, para alimentarlos, con los discapacitados, para restaurarlos; pero por sobre cualquier otra cosa Él dice que vino a morar con los perdidos para que Él pudiera buscar y ¿qué? Salvarlos.

Emanuel, Dios con nosotros, infinitamente rico, se volvió pobre, asumió nuestra naturaleza humana, entró en nuestra atmósfera contaminada por pecado sin que fuera jamás manchado por él. Llevó nuestra culpabilidad, llevó nuestras tristezas. Llevó nuestros dolores, fue herido con nuestras transgresiones, fue herido por nuestras iniquidades, fue al cielo para preparar lugar para nosotros, envió a Su Espíritu para morar en nuestros corazones y ahora hace intercesión por nosotros y algún día vendrá para llevarnos para estar con Él. No es sorprendente que el apóstol Pablo dijera: “A través de Su pobreza somos hechos” ¿qué? “Ricos.” Bueno, oremos.

Padre, ¡qué maravilla, qué maravilla es que Jesús nació así, el Dios hombre, milagro de milagros que Él fuera hombre, sin embargo Dios! Gracias por la lección también, Padre, de que cuando Tú quieres hacer Tus obras especiales, Tus obras poderosas, Tus obras sobrenaturales, Tus obras milagrosas, siempre encuentras a personas humildes, fieles, confiables, justas como María y José. Gracias no sólo por la teología del nacimiento virginal, sino por el ejemplo de lo que sucede cuando Dios usa a dos personas simples. Que nosotros seamos tan justos, tan útiles para aquello que Tú quieras hacer el día de hoy en nuestro mundo al revelarte a Ti mismo.

Gracias porque has escogido las cosas débiles para confundir a los poderosos. Gracias porque nosotros, que no tenemos nada que ofrecerte, podemos ser usados por Ti. ¡Qué misterio! Que así sea, que todos lo que están congregados aquí lleguen a conocer a ese preciado Señor Jesús, quien vino a salvar a personas de sus pecados; y que al conocerte, nos volvamos humildes, sumisos, confiando en Ti, personas dispuestas para servirte, para poder ser usadas para hacer Tu obra en este mundo. Y te daremos la alabanza. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar