Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Mateo, capítulo 2. Mateo, capítulo 2. Y simplemente, estoy disfrutando mucho en estudiar y preparar mis pensamientos para estos maravillosos relatos que rodean al nacimiento de Cristo; y yo confío en que el Espíritu de Dios realmente nos ministre en esta noche, conforme compartimos lo que realmente será simplemente un estudio bíblico más que un sermón. Pero creo que Dios los bendecirá de manera maravillosa.

Mateo, como ya sabemos para este punto, está presentando a Jesucristo como el Rey. Presentando a Jesucristo no sólo como al Rey, sino como el Rey de Reyes. No sólo como al Rey de Reyes, sino como el Ungido de Dios. En otras palabras, Él es a quien Dios ha escogido de manera especial como Rey, el Monarca de todos los hombres, el Monarca de todos los tiempos, el Gobernante del universo. Y Mateo ha comenzado desde el principio de su Evangelio a hacer esto. Él simplemente comienza de ese modo, y el flujo de la realeza de Cristo, la naturaleza de gobernante de Cristo, simplemente se despliega lo largo de los veintiocho capítulos.

E inclusive, en torno al nacimiento de Jesucristo, el énfasis particular de Mateo es que veamos a Jesús como Rey. Y entonces, en el capítulo 1, usted recordará que él presenta a Jesús como Rey a la luz de Su derecho a ser Rey desde Su nacimiento. Y él comenzó muy cuidadosamente Su genealogía real, comenzando en el capítulo 1, versículo 1 de Mateo, y avanzando hasta el versículo 17. Nosotros encontramos que Jesús nació de la simiente real. Él nació como parte de la descendencia real. Él tenía el derecho de reinar, el derecho de gobernar en Israel.

También vimos que Su nacimiento virginal en el capítulo 1:18-25 era una confirmación de Su derecho real. Y Dios hizo posible dándole la vuelta, por así decirlo, a cierta maldición en el nacimiento virginal, por así decirlo, lo cual liberó a Cristo de ser descalificado y lo liberó para tener el derecho nuevamente al trono. Entonces en la genealogía, así como también en el aspecto único del nacimiento virginal, aprendemos que Mateo está enfatizando a Cristo como rey.

Ahora, al llegar al capítulo 2, volvemos a ver que Mateo está enfatizando que Jesús es Rey. Y él realmente lo hace de dos modos. La manera número uno la hemos visto en los primeros 12 versículos. Y es que él nos muestra la realeza de Cristo, porque él tiene a estos magos que son los que manera oficial reconocían a los reyes en el mundo oriental, que son los que vienen y reconocen a Cristo como Rey.

En otras palabras, esta es la manera en la que Mateo dice que Él fue Rey debido a lo que el mundo dijo. Y el mundo es representado por estos hombres sabios, estos magos que vinieron del oriente. Eran los que de manera oficial en el mundo persa establecían a los reyes. Nadie era un rey en esa parte del mundo a menos de que ellos lo dijeran. Nadie llegaba a ser rey a menos de que hubiera sido preparado en la ley de estos hombres; y cuando ellos decían que alguien era rey, era rey.

Entonces, Mateo dice, inclusive los que hacían reyes en el mundo persa lo vieron como Rey y vinieron y lo adoraron y le dieron regalos, dicen el versículo 12, de oro, incienso y mirra. Claro que el primero de esos, el oro, era apropiado para un rey.

Pero hay una segunda manera en la que vimos que se desarrolla en este capítulo y nos muestra que Él es rey. Y ésta es mediante el antagonismo de Herodes. Si Él no fuera Rey y Él no tenía el derecho a gobernar, entonces, ¿por qué estaba Herodes tan enojado? Esta es una manera digamos por la puerta de atrás por parte de Mateo de mostrarnos que Él es el Rey. Él es Rey no sólo debido a la adoración que se le rinde, sino que es Rey también por el hecho de que es odiado.

Usted puede ver que Él es Rey por el hecho de que estas personas importantes lo reconocen como Rey y puede ver que Él es un verdadero Rey, porque un rey que está en su lugar, un rey falso, el usurpador por así decirlo, Herodes, quien no tiene derecho de reinar en Israel, quien es un edomita, ni siquiera un judío, se ve severamente seriamente amenazado por la existencia de uno que a quien él teme, que realmente tiene el derecho a ser el Rey de Israel. Entonces, tanto como por adoración, como por odio, Mateo está apuntando a la realeza de Jesucristo. Fue una razón por la que él fue adorado y fue una razón por la que él fue temido por parte de Herodes.

Y después, aquí en el capítulo se presenta una tercera hebra presentando la realeza de Jesucristo y es que Él cumple la profecía mesiánica. En el Antiguo Testamento, Dios estableció algunas profecías acerca del Rey venidero. Mateo selecciona cuatro de estas profecías y vamos a ver estas profecías en esta noche. Él selecciona cuatro de estas profecías como otra manera de decir que este de hecho es el Rey.

Él es el rey debido que Él nace como Rey. Él es Rey a través del nacimiento virginal. Él es Rey debido a que tiene la genealogía de un rey. Él es un Rey debido a que los persas que establecían a los reyes en el mundo persa lo vieron como Rey. Y Él es Rey evidenciado por el temor de Herodes de que Él usurpara el trono. Y Él es rey debido a que cumple las profecías reales, las profecías que hablan de éste que vendría.

Entonces, Mateo continúa reforzando la realeza de Jesucristo. Y en nuestro texto en esta noche veremos el extremo al cual llegó Herodes para matar al que tenía el verdadero derecho al trono. Y veremos que en esta hebra también se desarrollan estas cuatro profecías en las cuales el Rey venidero es presentado.

Ahora, permítame añadir esto. En el Antiguo Testamento se hacen alrededor de 332 profecías acerca de Jesucristo. Jesucristo cumple cerca de 330 o 332 profecías. Ahora Mateo, simplemente escoge cuatro de ellas; pero estas cuatro son tan únicas y tan complejas que literalmente no hay manera en la que hubieran aparecido por accidente. No hay posibilidad alguna de que estas cuatro cosas hubieran sido una realidad de un individuo simplemente por el azar. El azar, que es tan infinitesimal, nunca podría haber sido reducido número, aunque sólo hay cuatro. Y cuando usted piensa en 332, es algo que absolutamente lo deja a usted atónito.

Ahora, el estilo y estructura de estas cuatro profecías me indican por lo menos, que este es una unidad literaria, que Mateo de manera deliberada está haciendo esto. Mateo no sólo está escogiendo cosas al azar. Él está realmente comprometido en presentarle estas cuatro cosas; y ellas se encuentran a lo largo del capítulo 2, mostrándonos de manera hermosa asuntos específicos acerca del Rey.

Ahora, observe esto. Cada una de ellas está ligada a una ubicación geográfica. Y de nuevo, esto nos ayuda a ver que realmente Mateo está desarrollando un pensamiento literario aquí. Cada una de ellas tiene una ubicación geográfica. Todas ellas se enfocan en Jesucristo. Ahora, las cuatro ubicaciones con las que él trata aquí son Belén, Egipto, Rama y Nazaret.

De hecho, estos cuatro lugares serán significativos en el nacimiento de Cristo. Ahora eso en sí mismo es algo sorprendente. La mayoría de las personas en su nacimiento se asocian únicamente con un lugar. Jesús, dice el Antiguo Testamento, el Ungido, el Mesías, el Cristo, el Rey, el que vendría, el Gran Profeta que estará asociado con Belén, Egipto, Rama y Nazaret.

Todos estos cuatro lugares tienen un lugar de significado en Su nacimiento. Como dije, la posibilidad de que alguien estuviera relacionado con estos lugares en este orden secuencial como aparece aquí es algo prácticamente imposible. Y debe ser llevado a cabo por el plan de Dios. Y se convierte en una de las grandes evidencias en todo el Evangelio de Mateo que muestran la realeza de Jesucristo.

Ahora, veamos estas. Son tan específicas que eliminan a cualquier farsante y tan específicas como para solidificar al que realmente tiene el derecho al trono, el Señor mismo. Comencemos con la primera. La llamaremos el nacimiento Belén. El nacimiento en Belén. Y para ello vamos a retroceder y es donde pasaremos el tiempo en esta noche, los versículos 4 al 6, porque esa es la primera unidad que se enfoca desde esta perspectiva.

Y aquí regresaremos a lo que vimos en nuestros últimos estudios juntos, versículo 4. Ahora, 4 Herodes está aquí enojado, conforme los magos llegan a Jerusalén buscando al Rey que ellos dicen que ha nacido. Ellos han visto Su estrella en el oriente y saben que ha llegado. Y quieren saber dónde está. Ellos han llegado con esta escolta de soldados y personas persas y demás; y Herodes está muy enojado.

Paso número uno, en la mente de Herodes es determinar en dónde es que este Rey amenazante va a nacer. Él tiene que encontrar a este bebé y matarlo. Y aunque él está al final de su vida, él tiene una paranoia tal por su poder y posición que quiere quitar al bebé. Y entonces, en el versículo 4: “convocados todos los principales sacerdotes y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo.”

¿No es interesante que él equiparara a este rey de los judíos del que los magos hablaron con el Cristo, el Mesías, el Ungido? Él sabía eso y ellos también lo sabían. Este era el mismo. Y entonces, él tenía miedo. Él había oído suficiente profecía judía. Él había estado expuesto lo suficiente al judaísmo en sus años en la posición de autoridad que tenía y sabía que ellos estaban esperando a un Mesías.

Y ahora, cuando Él supo que el Mesías vino o temía que hubiera llegado, él quería saber en dónde estaba para poder matar al bebé. Y entonces, él convocó a una junta de alto nivel con los sumos sacerdotes, que eran los políticos y los escribas, que eran los teólogos. Y demandó de ellos saber dónde Él iba a nacer.

Versículo 5. “Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta.” Ahora, Miqueas fue el profeta que escribió eso. El profeta Miqueas. De hecho, esto se declara en Miqueas capítulo 5, versículo 2. Ahora, permítame contarle algo acerca de Miqueas porque necesita saber esto conforme vemos la profecía. Miqueas fue un profeta que habló fuertemente acerca del juicio; y los juicios de Miqueas fueron dirigidos contra los falsos profetas y los falsos gobernantes y los falsos maestros de su día.

En Miqueas, capítulo 2, por ejemplo, en el versículo 1: “¡Ay de los que en sus camas piensan iniquidad y maquinan el mal, y cuando llega la mañana lo ejecutan, porque tienen en su mano el poder! Codician las heredades, y las roban; y casas, y las toman; oprimen al hombre y a su casa, al hombre y a su heredad. Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí, yo pienso contra esta familia en un mal del cual no sacaréis vuestros cuellos, ni andaréis erguidos; porque el tiempo será malo.”

En otras palabras, él ve a estos líderes, estos señores, estos príncipes, estos gobernantes que están usurpando tierras y tomando campos y tomando hogares, haciendo lo que quizás sería llamado un dictador, esto es la función de un dictador. Y él dice: “los voy a juzgar.” Capítulo 3, versículo 1: “Dije: Oíd ahora, príncipes de Jacob, y jefes de la casa de Israel: ¿No concierne a vosotros saber lo que es justo? Vosotros que aborrecéis lo bueno y amáis lo malo, que les quitáis su piel y su carne de sobre los huesos; que coméis asimismo la carne de mi pueblo, y les desolláis su piel de sobre ellos, y les quebrantáis los huesos y los rompéis como para el caldero, y como carnes en olla.”

Hombre, esto es bastante vívido. Él dice: ustedes literalmente están desarrollando a mi pueblo, están arrancándoles la piel, arrancándoles la carne de sus huesos y comiéndolos y cociéndolos en una olla. Este es el principio del juicio de Dios. Versículo 9 del 3: “Oíd ahora esto, jefes de la casa de Jacob, y capitanes de la casa de Israel, que abomináis el juicio, y pervertís todo el derecho; que edificáis a Sion con sangre, y a Jerusalén con injusticia. Sus jefes juzgan por cohecho, y sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas adivinan por dinero; y se apoyan en Jehová, diciendo: ¿No está Jehová entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros. Por tanto, a causa de vosotros Sion será arada como campo, y Jerusalén vendrá a ser montones de ruinas, y el monte de la casa como cumbres de bosque.” Se va a volver estéril.

Ahora, estos son los juicios que Miqueas irrumpe contra los falsos maestros. Y habiendo hecho esto, él entra en una era en el futuro cuando vendrá un verdadero Maestro, un verdadero Gobernante, un verdadero Rey que reinará con bondad y justicia. Y habla de Él más adelante en el libro. Y hablando de Él, el que va a venir, ese gran y glorioso, aquel que está por venir en los últimos días, conforme comienza ahí en el capítulo 4, él abre su mirada a los últimos días.

Y conforme habla del que va a venir, llegamos al capítulo 5, versículo 2. Y al llegar al 5:2 vemos que éste es el lugar en el que va a nacer el que está por venir. “Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.”

Y aquí está el Rey eterno, el Hijo de Dios, la segunda persona eterna de la Trinidad que nacerá y nacerá en un pequeño lugar llamado Belén, pequeño entre los miles de ciudades y villas de Judea. Y entonces, Miqueas ve hacia adelante, a lo largo de los siglos y el nacimiento del Rey, él ve el nacimiento del Rey y lo conecta con un lugar oscuro.

Y entonces, esta es la primera profecía con la que Mateo lidia; y simplemente para asegurarse de que se enfatiza de manera apropiada, no creo que los sumos sacerdotes y los escribas realmente citaran la profecía en este texto, de todas maneras. Yo creo que ellos simplemente dijeron en el versículo 5, véanlo, Mateo 2, versículo 5: “ellos le dijeron en Belén de Judea porque así está escrito por el profeta.”

Y después, yo creo que Mateo añade el versículo 6. Mateo presenta la cita: “Y tu Belén, de la tierra de Judá, no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; porque de ti saldrá un guiador que apacentará a Mi pueblo Israel.” Y Mateo toma algo de libertad de inspiración debido a que el Espíritu Santo lo ha inspirado tanto y de manera igual que a Miqueas; y entonces, tiene el derecho de tomar algo de la profecía de Miqueas y añadir algunas cosas que específicamente son afirmadas para ese momento mientras que al mismo tiempo, hace referencia a Miqueas.

Y entonces, Mateo cita a Miqueas 5:2 y dice que de Belén vendrá Jesús. Esa pequeña ciudad insignificante de Belén, de la cual nadie esperaría un gran monarca, de la cual nadie esperaría un Rey. Y eso es precisamente de dónde vendría el Rey. El Rey viene de Belén. El nacimiento está en Belén. Mucha atención. Nadie lo largo de la historia de cómo Dios trató con Israel, nadie que dijera ser el Mesías tenía ningún derecho de decir ser Mesías si Él no había nacido en Belén. Ese es el lugar. El Rey viene a Belén. El nacimiento es allí.

Ahora, ya hemos explicado esa gran profundidad. Pasemos a la segunda profecía. El nacimiento en Belén. Y en ese nacimiento vemos adoración por parte de los hombres sabios, odio por parte de Herodes. Pero vemos la profecía número uno cumplida. Eso es importante para Mateo. El Rey va a venir a Belén. Subráyelo. Jesús vino a Belén.

Ahora, número dos, lo primero es el nacimiento en Belén. La segunda la llamo el éxodo a Egipto. El éxodo a Egipto. Ahora estamos en el versículo 13. Y retomamos el texto donde todavía no hemos llegado. Versículo 13. Algunas veces, esto es llamado la huida a Egipto.

Y siempre pienso en el retrato que el niño pequeño dibujó en la escuela dominical. La maestra dijo ‘bueno, quiero que dibujes un dibujo de la huida a Egipto’. Y debe ser hecho como la Biblia dice. Y un pequeño niño entregó su dibujo y el maestro lo vio y estaba con la boca abierta. Porque tenía un jet 727 con cuatro personas en la cabina del piloto.

Y ella miró al pequeño niño y le preguntó qué era eso. Y él le dijo ‘bueno, esta es la huida a Egipto’. Y ella preguntó quiénes eran esas personas. Y él dijo ‘ese es José, María y el bebé Jesús’. Y preguntó pero quién era la otra persona. Y él dijo ‘bueno este es Poncio, el piloto’. Bueno esa no es exactamente la huida bíblica a Egipto.

Ahora, ¿qué sucedió en el éxodo a Egipto? Esto es fabuloso. Esto es un cumplimiento fascinante de la profecía. Al venir los magos, y creo que cuando los magos finalmente llegaron a Belén ellos estuvieron en una casa ahí para ese entonces. Y el niño tenía unos meses de edad y creo que ése debió haber sido un tiempo de gran gozo, un tiempo de gran consuelo porque José y María hasta ese entonces, hasta donde sabemos bíblicamente, realmente no habían recibido confirmación alguna de ese gran mensaje que habían oído por parte del ángel.

Realmente habían sabido por parte de Dios a través del ángel que este niño iba a ser el Hijo de Dios, Emanuel, Dios con nosotros, el Salvador y demás. Pero realmente me imagino que finalmente, cuando los magos vinieron y afirmaron eso y confirmaron eso fue un tiempo de gran confianza y un tiempo de gran gozo, un gran tiempo de corazones que estaban esperando esto expectantes. Ellos debieron haber recordado entonces las maravillosa palabras habladas por el ángel a José, por Gabriel a María, por Elizabeth a María, por parte de los pastores a José y María, por Simeón y pensado ‘esto es verdad’.

Y esto es confirmado por estos hombres. Pero Simeón, usted recordará, había dicho que esa espada iba a perforar el alma de María. Y no había pasado mucho tiempo después de que los hombres sabios llegaran y fue una confirmación y gozo y felicidad y fue positivo y hubo maravilla. Y ellos estaban tan emocionados y confortados, y realmente lo estaban. Esto iba en esa dirección y estas personas del oriente estaban confirmándolo. Pero no había pasado mucho tiempo después de eso hasta que la espada fue sacada y comenzó a penetrar.

Y esto lo encontramos inmediatamente en el versículo 13. “Después que partieron ellos,” esto es los hombres sabios, los magos, “he aquí un ángel del Señor apresó a José en sus sueños y dijo.” Ahora recuerde, este no es un sueño como el que usted piensa que es. Este es un sentido semiconsciente en el que él no inventó la idea de la fantasía de la mente humana.

Hay una confrontación de hecho con un ángel, algo único que fue propio de períodos bíblicos de revelación. Le sucedió a Pedro, cuando estaba tratando de dormir ahí en el techo en
Jopa. Y ha sucedido una y otra vez. Le sucedió a Daniel, a Abimelec, a Jacobo, a José, a Labán, el copero y al panadero. E inclusive le sucedió al faraón.

Y hay ocasiones en las que Dios hace esto y esta es una de ellas. Y hay muchas ocasiones en las que él habló en un sueño en torno l nacimiento de Cristo. Y entonces, este fue un tipo de sueño único: “Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al Niño y a Su madre, y huye a Egipto…” Y noten que cada vez que usted ve a estos dos juntos, el Niño y a Su madre, usted siempre verá que el Niño es nombrado primero, porque Él es el enfoque de la historia, “… y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo.”

 

Ahora, los hombres sabios o los magos partieron de acuerdo con el principio del versículo. Y ellos se fueron, fueron advertidos por Dios, dice en el versículo 12, en un sueño para que no regresaran a Herodes “y partieron a su propio país yendo en otra dirección.” Los planes de los hombres nunca pueden estorbar los planes de Dios. Así como Dios evitó que faraón destruyera a los israelitas mediante una intervención divina por parte de Dios; entonces, así también José es advertido de manera divina para escapar, así como lo hicieron los hombres sabios.

Dios aquí está protegiendo a Su Hijo. Dios está protegiendo al Mesías. Y la tierra de Egipto, la cual había sido en una ocasión un lugar de esclavitud, en un lugar de opresión, ahora se convierte en un refugio. Ahora se convierte en un hogar. Ahora se convierte en un lugar de escondite. Ahora se convierte en un refugio para la pequeña familia escapando de un peligro inminente. La palabra “partieron” es interesante. Simplemente, como una nota a pie de página. La palabra es anachōreō. No que eso sea importante, excepto para ustedes, los que estudian griego. Pero es usada en otros lugares en el Evangelio de Mateo dos veces. Y ambas veces significa huir del peligro. De hecho, sólo para darles una pequeña ilustración, en Mateo 4:12: “Cuando Jesús oyó que Juan estaba preso, volvió de Galilea.” En otras palabras, Jesús sabía que cuando encarcelaron a Juan, él estaba en peligro y entonces, él se fue. Es una palabra que quiere decir huir en vista del peligro. Y entonces, ellos sabían del peligro y huyeron. Ellos regresaron a su país por otro lado. Y una vez que se habían ido, el ángel regresó y le dijo a José que huyera. Ahora, observe la palabra, él dice: “Levántate y toma al Niño y a Su madre y huye.”

Una palabra interesante en griego, pheuge, de la cual obtenemos la palabra ‘fugitivo’. Huye. Es un presente imperativo, lo cual significa una acción continúa. Comienza el proceso de huir. Era un viaje largo, más de 80 km a la frontera de Egipto y por lo menos, más de 150 km para entrar al corazón de la tierra. Pudo haber sido más de 200 km lo que ellos viajaron; y eso habría tomado días y semanas porque no podía moverse muy rápidamente con un bebé. Y ellos tenían que huir a Egipto, un viaje de muchos, muchos días.

Ahora, permítame hablarle de Egipto por un momento. En este punto en la historia, usted debe entender lo que está sucediendo. Egipto era un asilo natural para los judíos, especialmente desde la época de la revolución macabea. Ahora, permítame darle un poco de trasfondo rápidamente. No me tomará más de 30 segundos.

Entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, hubo un período de gobierno en Israel en el cual rigió un gobierno griego. A Roma la encontramos gobernando en el Nuevo Testamento. Las potencias en el Antiguo Testamento eran Babilonia y Medo Persia. Y ese pequeño período de tiempo en el medio, fue la potencia griega. Durante el período griego hubo una revolución. Esa revolución fue liderada por un pueblo llamado los macabeos, una familia judía. Ellos en cierto modo, comenzaron la revolución. Y desde el tiempo de la revolución macabea, en lo que es llamado el período inter testamentario, muchos judíos de esa época comenzaron a huir a ir a Egipto.  

Inclusive antes de eso, ponga atención a esto, inclusive antes de Alejandro el grande, habían establecido el hecho de que los judíos podían vivir en Egipto. De hecho, en una ciudad en particular en Egipto, la cual era su ciudad especial, ¿alguna vez ha oído usted hablar de Alejandría? Él la llamó así siguiendo su nombre. Entonces, cuando él conquistó Egipto, él estableció esta ciudad. Y en Alejandría, le permitió a los judíos que tuvieran esa ciudad como un lugar de refugio. Ellos podían ir ahí. Ellos podían poblar esa área. Y muchos judíos habían huido.

De hecho, la mayoría de los historiadores cree que la comunidad Qumrán - la comunidad Qumrán es la comunidad que era un grupo de judíos acético monástico que vivía ahí a la orilla del Mar Muerto. Ellos serán los escribas que copiaron el Antiguo Testamento, lo cual fue encontrado y ahora es llamado los Rollos del Mar Muerto. Eso provino de la comunidad Qumrán. 

La mayoría de los historiadores cree que la comunidad Qumrán nunca llegó, huyeron hace mucho tiempo y nunca regresaron sino hasta mucho tiempo después de que Herodes muriera. Y mientras que Herodes estuvo gobernando ahí, más y más judíos huían a Egipto. Comenzó de a poco en el período macabeo y después, bajo Herodes, el número aumentó. Y la mayoría de las personas cree que no fue sino hasta el año 31 a. C. que la comunidad Qumrán finalmente se salió y después, regresó después de que Herodes murió.

Entonces, normalmente la gente, cuando huía, iba al sur, a Egipto. Y entonces, se convirtió en un lugar que literalmente estaba lleno de residentes judíos desde el período de los macabeos en adelante. Y ellos tenían el mismo privilegio. De hecho, Alejandro el grande dijo: ‘les daremos el mismo privilegio que los macedonios’. Y él era un macedonio.

Y es interesante también, creo que usted debe recordar esto, que en el año 150 a. C., esto es 150 años a. C., los judíos de hecho recibieron su propio templo en Egipto. Un templo separado fue construido para ellos ahí para que pudieran prosperar como comunidad. Y de hecho, en el año 40, lo cual habría sido apenas poco después de la muerte de Cristo, el historiador Filo dice que había por lo menos un millón de judíos viviendo en Egipto.

Y entonces, Egipto se convirtió en un lugar que tenía una gran población de judíos y era un lugar de refugio y un lugar de seguridad en donde ellos no tenían que temer nada. Y en lo personal, yo creo que los regalos de oro, incienso y mirra fueron la provisión por parte de Dios para la pequeña familia, para que pudieran vivir en Egipto porque eso habría costado mucho. Sin duda alguna, ellos podían vender o cambiar eso por las cosas que necesitaban para vivir, por lo menos hasta que José pudiera encontrar algún trabajo durante los meses en los cuales él estuvo ahí.

Pero la razón principal por la que fueron dirigidos ahí, no fue porque fuera un lugar agradable para que los judíos vivieran. No porque podía salir bajo la opresión de Herodes, sino que la razón primordial fue simplemente porque ese es exactamente donde el Antiguo Testamento dijo que el Mesías tenía que ir. Ahora, no estoy seguro que ellos sabían eso. En ese entonces, de hecho, estoy bastante seguro que no sabían eso, debido a la oscuridad del texto del Antiguo Testamento. Pero Dios lo sabía; y Dios estaba cumpliendo el plan.

¿Y sabe una cosa? Yo solía preguntarme hace años atrás, cuando era pequeño, por qué tuvieron que ir hasta Egipto. Yo solía leer acerca de Jesús, había pasado por la multitud y no podían tocarlo. Y después, leí acerca de Felipe, que estaba en Gaza; y después, el Espíritu Santo lo arrebató. Y yo realmente no sabía si en alguna especie de nave especial celestial y se lo llevó al desierto. Y él estaba en el norte. Y se lo llevó al área del desierto. Y con frecuencia yo pensaba ¿por qué Dios simplemente no hizo eso? Simplemente meter a esa pequeña familia, llevarla por el espacio y detenerlas en una especie de helicóptero divino, hasta que todo se hubiera calmado y volvamos a colocar. ¿Por qué tuvieron que hacer este largo viaje?

Pero creo que simplemente fue parte de la naturaleza humana. Simplemente, fue parte de la identificación con las vicisitudes de la vida. Este era un niño como cualquier otro niño, que dependía de su padre y de su madre. Y ellos tenían que cuidarlo. Y ellos tenían que moverse, ellos tenían que caminar y cargar al bebé de la manera en la que cualquier niño normal tendría que ser cargado. Eso es parte de Dios volviéndose hombre y la experiencia humana era requerida en todos los puntos. Y entonces, creo que simplemente hicieron lo que haría cualquier familia.

Ahora, Herodes quería matarlo y Herodes era una persona terrible. Realmente no era Herodes. Era el diablo. Era Satanás, quien es un asesino. Lea Apocalipsis 12 y usted encontrará en Apocalipsis 12 toda la historia acerca de cómo el diablo continúa queriendo matar a Cristo. Usted ahí tiene al dragón persiguiendo al niño - en Apocalipsis 12 - tratando de matarlo.

Y entonces, ellos fueron enviados a Egipto y note al final del versículo: “…y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo.” Dios conocía la mente de Herodes. Dios conocía el plan de Herodes. Él no podía ser un hipócrita con Dios. Él no podía engañar a Dios en absoluto. El ángel dijo ‘yo voy a regresar. Y ustedes se quedan ahí hasta que regrese y les diga qué hacer.’ Entonces, hubo una promesa de que el ángel regresaría.

Ahora, es absolutamente increíble lo que algunas personas llegan a inventar acerca de lo que sucedió en Egipto. Permítame decirle esto. Lo único que sabemos que sucedió en Egipto está en el versículo 13. ¿Le dice eso mucho? “Huye a Egipto. Quédate ahí hasta que yo te diga.” Eso es todo. Y sin embargo, hay literalmente volúmenes escritos acerca de lo que sucedió en Egipto.

De hecho, hay un libro llamado el ‘Evangelio de la infancia de nuestro Señor’, el cual habla de Su vida en Egipto. Es una obra falsa, como muchos libros falsos que se originaron hace años atrás. Pero dice que adondequiera que el pequeño Niño iba, los ídolos automáticamente se destruían. Dice que Jesús, cuando era muy pequeño en Egipto, corrió y se encontró con un sacerdote egipcio que tenía a un niño de tres años poseído por demonios; y Jesús tomó un pedazo de Su ropa, en la que no envolvieron cuando era niño, y en ese entonces Él todavía estaba gateando. Y colocó la tela en la que lo envolvieron cuando era niño en la cabeza de este niño poseído de tres años de edad y fue instantáneamente liberado.

Esta es otra historia falsa. Adondequiera que María iba, cualquiera que la veía, era sanado. Y adondequiera que el Niño iba, los ladrones huían al desierto. Y toda enfermedad era sanada adondequiera que Él iba. Ahora, eso es simplemente locura. No sabemos de nada de eso.

Celso excitado por Orígenes, el padre de la primera Iglesia, afirmando esto, y cito: “Jesús, habiendo sido criado como un hijo ilegítimo y habiendo servido ahí contratado en Egipto y después, llegando al conocimiento de ciertos poderes milagrosos en Egipto, regresó entonces a Su propio país y mediante esos poderes se proclamó a sí mismo como un dios.” Fin de la cita. En otras palabras, Él llegó a Egipto para aprender la magia.

¿Y sabe lo que dice el Talmud judío? El Talmud judío dice esto: “diez medidas de hechicería descendieron al mundo. Egipto recibió nueve de ellas y el resto del mundo, una.” Ahora, los rabinos judíos en el Talmud creían que Egipto era el centro de la hechicería. Y había muchos judíos que enseñaban que Jesús fue a Egipto cuando era joven y aprendió la hechicería y salió de ahí y engañó al mundo haciéndole creer que Él era el Mesías.

Ahora, esa es la enseñanza judía acerca de Jesucristo. Y esto lo meten en los espacios en blanco en el versículo 13. Que Él fue a Egipto. Bueno, lo único sabemos es que Él fue a Egipto. Y eso es todo lo que sabemos. Él se quedó ahí. Pero créanme que Él no aprendió la hechicería y salió y engañó al mundo por Su magia. Él fue a Egipto porque eso era parte de la profecía. José obedeció al ángel, versículo 14, “y él, despertando tomó de noche al niño y a su madre y se fue a Egipto.” Él salió. En la oscuridad, él dice, de la noche, escaparon. Y estoy seguro de que no le dijo a nadie, porque si la gente se hubiera enterado, los soldados de Herodes se habrían apresurado y eso habría sido un desastre. Y entonces, estoy seguro de que simplemente salió de noche y no le dijo nada a nadie. Y por cierto, Mateo omite los detalles porque a él no le preocupan los detalles. Lo que le preocupa es la profecía.

Ahora, observe el versículo 15: “y estuvo allá hasta la muerte de Herodes.” Deténgase allí. Se quedaron ahí hasta que Herodes murió. Y no creo que pasó mucho tiempo. Él murió poco después de la Pascua en marzo o abril del año 4 (a ver si podrías sacar antes de Cristo). Simplemente habría sido poco tiempo, quizás un par de meses. Es difícil de estar seguros, pero puede ser una suposición apropiada.

Ahora, observe el versículo 19, lo cual lo retoma. Y dice: “Pero después de muerto Herodes, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José en Egipto.” Entonces cuando Herodes murió, el ángel regresó y le dijo ‘muy bien, ahora puedes regresar’. Entonces, en algún punto después de que Herodes murió, el ángel apareció. Ahora, ¿por qué se fueron a Egipto? ¿Cuál era la profecía?

Observe al final del versículo 15, todo esto no para que fueran salvos. Bueno, Dios podría haber hecho eso de la manera en la que hubiera querido. Dios lo que quería hacer era verificar las credenciales del Mesías. Y entonces, Él incluso incluyó aquí una profecía. Y dice: “para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta, cuando dijo: De Egipto llamé a Mi Hijo.”

Escuche, esa frase “para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta” es una de las declaraciones más importantes que se encuentran en la Biblia, porque ahí dice que los profetas que escribieron la Palabra de Dios fueron inspiradas por Dios mismo. Entonces, dice el versículo 15: “Para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta cuando dijo: de Egipto llamé a Mi Hijo.”

En otras palabras, el profeta del Antiguo Testamento estaba diciendo que el Hijo, el Rey, el Ungido, el Mesías, el Cristo va a salir de Egipto. Bueno, escuche ¿cómo podía el Hijo salir de Belén y de Egipto a menos de que Dios dirigiera la situación de manera que esto se cumpliera? Dios lo había establecido mucho tiempo antes con Alejandro el grande. Dios ya tenía a Egipto listo para esta estancia de un par de meses, cuando Él llegara como niño. Dios está a cargo de la historia y todo se lleva a cabo de acuerdo con Su plan. “De Egipto llamé a Mi Hijo.” ¿De dónde viene eso? Oseas 11:1; Oseas 11:1.

Ahora, quiero que vea algo del contexto de esa profecía. Oseas 11:1" dice: “Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo.” Note ahora algo muy interesante aquí. ¿A quién se refiere en Oseas 11:1? ¿Quién es el hijo ahí? Israel. ¿Quién es el Hijo aquí? Cristo. ¿Cómo puede ser esto? Bueno, algunas personas han dicho que cuando se dio esta profecía, fue dada en referencia a un estado histórico acerca de Israel. Que ahí ni siquiera hay una profecía. Que es algo pasado. “Cuando Israel era muchacho, Yo lo amé y de Egipto llamé a Mi Hijo.”

Y cualquier erudito bíblico que estudia el libro de Óseas, simplemente le va a decir que Dios está reflexionando en el tiempo en el que Él llamó a Israel de la esclavitud en Egipto. Ahora, ¿cuál es la profecía? No es futura. ¿Cómo se relaciona esto? Bueno, de eso queremos hablar. Permítame darle por un minuto el mensaje de Oseas.

Él es uno de mis profetas favoritos y estoy seguro de que sería uno de los suyos si usted lee el libro de manera diligente. El mensaje de Óseas es de fracaso. Es de decadencia. Es de tragedia en Israel. Oseas ve a Israel y dice “ustedes han sido desobedientes. Ustedes han sido infieles. Ustedes han sido que pecaminosos. Ustedes han caído la putrefacción.” Ustedes, son una ramera espiritual. Son una prostituta espiritual. Son una adúltera espiritual, le dice a Israel. De hecho, esta es la peor condición en la que Israel jamás ha estado, cuando Oseas escribe.

Ahora, él está derramando su corazón contra Israel en estos juicios. Tú, ramera, adúltera, prostituta, tú, ramera. Es un término que se usa. Esto es lo que ha sido. Infiel a Dios, quien te desposó, buscando, corriendo tras dioses falsos que se han vuelto tus amantes.

Y realmente Oseas, de manera dramática, ilustra esto con su propia vida. Dios trajo a su vida la experiencia personal más trágica que jamás usted podría imaginar. Él se casó con una mujer. Su nombre era Gomer. Ya es un mal comienzo para empezar. Pero de cualquier manera, se casó con ella. Y ella fue infiel. Ella se convirtió en lo que la Biblia llama una esposa de adulterio. Ella salió tras todo amante que ella quiso. Ella se fue con muchos amantes y estoy seguro de que Oseas perdió la cuenta. Ella concibió niños por parte de estos amantes y el querido corazón de Oseas estaba tan lleno de amor por ella, él simplemente esperó y toleró todo este abuso y despedazó su corazón.

Ella era esclava a los pecados del sexo, pero él la amaba profundamente. Y el querido Oseas, en lugar de rechazarla, en lugar de darle la espalda, en lugar de irse, despedirla, asustado por su vergüenza, la buscó, y fue ahí y pagó 15 monedas de plata y trajo cebada y pagó, dice ahí: “la voy a volver a comprar.” Y él compró a esa ramera. Compró a esa prostituta, la restauró al lugar de ser su esposa, la restauró al lugar de honor y le volvió a dar todo el amor que ella había despreciado. Esa fue su propia experiencia personal.

Y él le dice a Israel ‘miren, cuando yo les hablo de cómo el corazón de Dios está quebrantado por su idolatría espiritual, yo sé lo que Dios siente. He estado ahí.’ Eso es lo que él está diciendo. Así como Oseas se sabía casado con Gomer, Dios era el marido de Israel. Así como Oseas había amado a su esposa, Dios amaba a Israel. Así como Gomer fue infiel a Oseas, así también Israel fue infiel a Dios. Así como Gomer fue esclavizada por sus amantes, así también Israel fue esclavizada por sus ídolos idólatras. Gomer confió en sus amantes y la hicieron su esclava. Israel confió en sus ídolos y la hicieron su esclava.

Y así como el amor tierno de Oseas buscó y trajo de regreso a su esposa, así Jehová buscó y trajo al remanente que estaba dispuesto a regresar. Ése es el mensaje de Oseas.

Entonces, cuando el corazón de Oseas fue quebrantado, cuando él había visto el ideal de sus sueños destrozado ante sus ojos, cuando él había sufrido la peor agonía que un ser humano podía haber conocido jamás, entonces Dios le dijo a Oseas: “ahora tú sabes cómo me siento. Ahora, sé tú Mi predicador. Ahora diles lo que está en Mi corazón. Hazles entender.”

Y esta es la preparación trágica del profeta que se encuentra aquí en el corazón de su mensaje. Y Dios quiere que Israel sepa cuánto los ama. Y Dios quiere que Oseas sepa cuánto los ama. Y Dios quiere que Oseas sepa cuánto duele esto. Y entonces, él le dice en el 11:1 ‘mira, cuando Israel era muchacho, Yo lo amé. Esta relación de amor hacia una esposa adúltera se remonta hasta cuando Israel era una niña. Fue entonces cuando Yo llamé de Egipto a Mi Hijo. No es algo que vino después. No es algo que se tardó. No es en cierta manera el último amante en una larga fila. Este es al que Yo comencé a amar cuando Israel era un niño.’

En otras palabras, este pasaje enfatiza el increíble amor que Dios tiene hacia Israel y siempre ha tenido desde el tiempo en el que Israel simplemente era un niño y en la esclavitud en Egipto, cuando estaba bajo el poder de faraón, fue entonces que Dios quiso amarla y buscó redimir a Su pueblo. Deuteronomio 32 dice: “Porque la porción de Jehová es Su pueblo. Jacob es la porción de Su herencia.” Él lo encontró en una tierra desierta y Él lo guardó como la niña de Su ojo. En Éxodo 4:22 Dios dijo “Israel es Mi hijo. Israel es Mi primogénito.”

Ahora, vaya a Mateo y veamos la conexión. Cuando Mateo cita está a Oseas y lo aplica a Cristo, ¿que está diciendo? Él dice aquí “para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta cuando dijo de Egipto llamé a mi hijo.” Y aquí amados, se les presenta uno de los conceptos más fabulosos de toda la Biblia. Lo llamamos tipos. ¿Israel es un tipo de quién? Cristo.

¿Sabe lo que es un tipo? Un tipo es una predicción no verbal. Es una predicción no verbal. Una profecía es una predicción verbal de un acontecimiento futuro. Un tipo es una predicción no verbal. Hay textos en el Antiguo Testamento que nos hablan de que Dios enviará un Salvador que morirá. Y hay otros textos que no dicen eso, simplemente hablan del sacrificio de un Cordero, pero cada pequeño cordero que jamás murió, fue un retrato ¿de quién? Jesucristo. Un retrato no verbal. Y escúcheme, las predicciones no verbales llamadas tipos en la Biblia no son menos potentes, no son menos poderosas y no son menos directas que una profecía verbal. Uno de mis estudios favoritos es el estudio de los tipos. Recuerdo haber hecho una investigación en el seminario que fue tan rica para mí. He leído algo en esa área, porque me encanta, un gran libro de Patrick Fairbairn acerca de tipos. Ha habido un esfuerzo tremendo dado en ese campo.

Y les voy a decir lo que yo creo acerca de los tipos. Yo creo -y en cierta manera soy alguien estrecho en esto- creo que los únicos tipos, los únicos tipos legítimos son los que son afirmados en el Nuevo Testamento como tipos. ¿Muy bien? De otra manera, terminas con un caos en el Antiguo Testamento. Si todo cabello en la cabeza de toda persona es un tipo de algo. Bueno, terminaremos en un caos sino estamos bajo control.

Entonces, yo creo que los tipos en definitiva, escuche esto, en definitiva son cumplidos en el Nuevo Testamento y únicamente en la definición de los escritores del Nuevo Testamento. Entonces, Israel es un tipo porque Mateo, inspirado por el Espíritu de Dios aquí, hace de Israel un tipo, un retrato de Cristo. Sin decirlo aquí, es un retrato de lo que Él será, así como Dios llamó a Su Hijo a Israel de Egipto, eso es un retrato de lo que Él hará con Su Hijo el Señor Jesucristo cuando es llamado de Egipto. ¿Se da cuenta? Ese es un tipo bíblico, una predicción o verbal.

Y por cierto, Cristo e Israel frecuentemente son identificados de manera cercana en la palabra profética. Por ejemplo, en el libro de Isaías, algunas veces es difícil distinguir si el siervo es Israel o el Mesías porque él llama a ambos el siervo del Señor. Israel es el niño de Dios y el primogénito de Dios y también lo es Cristo. Israel es llamado de Egipto y también lo es Cristo. Es un retrato hermoso.

José, usted recordará, fue un tipo de Cristo porque el Nuevo Testamento dice eso. ¿Sabía usted inclusive que Jonás fue un tipo de Cristo porque el Nuevo Testamento dice que Jonás así como estuvo tres días y tres noches, así también el hijo del hombre estará? Él fue un retrato. El doctor Gaeblein dice lo siguiente, y cito: “la historia de Israel comenzando con Egipto ha sido una historia de pecado, desobediencia, apostasía y vergüenza. Por lo tanto, el verdadero tenía que venir. El verdadero siervo del Señor en obediencia, obediencia hasta la muerte, Él tenía que atravesar la historia de Su pueblo.” Fin de la cita. Me gusta eso.

Jesús de hecho regresó a lo largo de la historia de Su pueblo para cumplir el tipo, el retrato. Y así como faraón, ese rey cruel había tratado de destruir a Israel, así también otro rey cruel, llamado Herodes, estaba intentando matar al Hijo de Dios. Y así como Dios protegió a Su hijo Israel en Egipto y los liberó, así también, Dios protegió a Su Hijo en Egipto y lo liberó. El Mesías vuelve a presentar el retrato de Israel en un tipo. Y créanme, nunca subestime la solidez y la naturaleza absoluta de los tipos bíblicos. Cuando el escritor del Nuevo Testamento dice que ése es un retrato, eso es lo que intentaba hacer.

Y creo que hay un sentido en el cual el tipo aquí es aún más que un tipo. Porque hay un sentido en el cual el vínculo es más cercano que eso. Israel no sólo es un tipo de Cristo, y casi hay un vínculo que es imposible de distinguir en este sentido. Usted, como puede ver, Cristo estaban los lomos de Israel entonces, y si Israel nunca hubiera sido sacado de Egipto, Él nunca jamás habría nacido. Y entonces, realmente, Él estaba ahí en un sentido. Si Israel hubiera sido destruido, la profecía mesiánica nunca podría haber sido cumplida. Entonces, cuando Israel fue llamado, Cristo salió con ellos. ¿No es cierto?

Entonces, el mensaje de Oseas ya había sido olvidado. El tiempo de la degeneración siguió inclusive hasta el día de Jesús. Los días de la prostitución y adulterio de Israel todavía continuaban. Pero finalmente, la profecía de Oseas regresó como un relámpago que salió del cielo. “De Egipto llamé a Mi Hijo.” Y así como en la antigüedad Dios amó a Israel cuando fue un niño y los sacó de Egipto, ahora Su amor se centra en el Mesías; y los saca de Egipto.

De hecho, amados, permítanme decirles algo. El gran prototipo de la salvación en el Antiguo Testamento es el acto de Dios librando a Israel de Egipto. Ése es el prototipo. Y permítame añadir otro comentario al margen. Y me encanta este pensamiento. Cuando el Señor Jesús regrese en justicia a reinar sobre la tierra, cuando Él venga como Rey de Reyes y Señor de Señores, ¿ha notado lo que los profetas nos dicen? Simplemente note esto. Isaías 19, Sofonías 3. Isaías 19 y Sofonías 3… ¿Sabe lo que nos dice? Escuche esto.

Cuando el Señor Jesús regrese a reinar en justicia en la tierra, una de las naciones que va a tener un lugar especial de bendición en el reino milenario ese Egipto. ¿Sabía eso? Usted preguntará: ‘¿Egipto? ¿Quiere decir Egipto, el Egipto que los tuvo en esclavitud, que los oprimió, que los hizo hacer ladrillos sin paja? ¿Quieres decir que Egipto falso, idólatra, corrupto?’ Últimamente hemos oído mucho acerca del rey Tutankamón y todas estas mentiras acerca de la vida después de la muerte y de barcos solares y demás.

Y preguntamos ¿Egipto? ¿Por qué tendrá Egipto un lugar en el milenio? Ellos han sido tan hostiles a Israel. ¿Podría ser que la bendición de Egipto en el milenio es una muestra de la gratitud divina para un país que le concedió un santuario al Hijo de Dios cuando Él fue un bebé? Quizás. Entonces, el nacimiento en Belén, el éxodo de Egipto. Oremos.

Señor, simplemente me vuelvo a sentir abrumado al ver de qué manera tan maravillosa y hermosa y cuidadosa has planificado la historia, cada parte de ella. La historia realmente es Tu historia. Tú estableces los límites de las naciones. Tú trazas el curso de los hombres, los Reyes, los esclavos. Y Tú tomas la ira de los hombres y los haces alabarte. Tú los reviertes. Gracias por el Rey que vino, debido a que el profeta dijo que Él vendría a Belén y que vino porque el profeta dijo que vendría a Egipto.

Gracias porque esto elimina a los farsantes y solidifica al rey legítimo. Gracias porque Jesús es el que cumple por lo menos 332 profecías y que cumple más que eso, Él satisface el hambre profunda y la necesidad en el corazón de todo hombre que viene en fe.

Y Padre, no podemos evitar el reconocer que si Él es Rey, Él es el Rey que demanda adoración, Él demanda obediencia. Y debido que es un Rey de amor, tal obediencia y adoración es un gozo. Oímos a Mateo. Lo oímos conforme él levanta la bandera del Rey y nos demanda que lo coronemos, no importa lo que el mundo haga.

Siempre habrá Herodes. Siempre están los sumos sacerdotes y los escribas de toda época. Algunos odian, algunos son indiferentes. Pero siempre están hombres sabios que vienen y adoran, porque ellos ven que Él es el Rey. Gracias Padre por la claridad con la que Tu Palabra ha pintado el retrato para que nosotros no erremos. Y como dice el Antiguo Testamento: “un hombre errante, aunque sea un necio, no necesita errar.” Ayúdanos a coronarlo en nuestras vidas como Rey. Oramos en Su Nombre. Amén.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2015 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar