Grace to You Resources
Grace to You - Resource

Este es un mensaje del Pastor John MacArthur traducido y predicado en español para el mundo de habla hispana.

Mateo 5:17-20 es nuestro texto para esta noche. De nuevo llegamos a este texto que es intensamente rico y magnífico. No sé si en alguna ocasión en el pasado hemos disfrutado de un tiempo tan maravilloso como el que hemos disfrutado al estudiar el Sermón del Monte. Quiero que sepa que emociona mi corazón el ver a una iglesia llena de personas que se han congregado de nuevo para estudiar su palabra. Al estudiar Mateo 5, estamos viendo este gran primer sermón que el Señor nos da en la cronología del Nuevo Testamento. Es magnífico, maravilloso, todo lo que cualquier sermón podría llegar a ser. De hecho, no sé cómo será posible, cómo habría sido el haber estado de pie en ese monte escuchando lo que Él dijo y haberlo escuchado en una sola ocasión. Mi esposa, siempre me dice, “Querido, siempre tienes tanto material. Si pudieras cortar tu material a la mitad, no sería tan difícil de absorber.” Y pienso en Jesús quien debió haber estado ahí de pie y haber dado el sermón del monte entero, en una sola vez. Es suficiente como para abrumar la mente. Me toma una hora entera el poder terminar con un versículo en este sermón de tres capítulos. Estas declaraciones increíbles que nuestro Señor hizo necesitan tanto contexto y tanta explicación para poderlo entender.

Las palabras no pueden expresar lo dinámico y lo extenso que es el alcance de este texto en particular. De Mateo 5:17-20. Nuestro Señor dice “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas. No he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará la Ley hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseña a los hombres, muy pequeño será llamado en el Reino de los Cielos. Mas cualquiera que los haga, los enseñe, éste será llamado grande en el Reino de los Cielos, porque os digo que si vuestra justicia no fuera mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los Cielos.”

Nos encontramos para efectos de nuestro entendimiento e interés en esta noche, en un texto que presenta la base absoluta, el cimiento de roca para la verdad la cuál es la Palabra de Dios. La Ley de Dios como es afirmado en el versículo 17, no pasará y no puede ser quebrantada, inclusive en su mandamiento más pequeño. La base absoluta para la verdad en el mundo es la Palabra de Dios. Son las Escrituras, es la fuente estable, permanente, objetiva de toda la verdad y son las Escrituras. Obviamente entonces, este pasaje se vuelve primordial al establecer uno de los dogmas básicos de la fe cristiana y es que la Biblia es la Palabra de Dios. Usted no tiene que estar demasiado alerta como para saber que el día de hoy, la Biblia se ha convertido en un campo de batalla. La teología liberal durante años ha dicho que la Biblia no es inspirada por Dios, sino que es el hombre comentando - algún tipo de hombre religioso para estar seguro - pero un hombre religioso haciendo un comentario de su experiencia con Dios como él la ve, pero que realmente no podemos confiar en que es Dios mismo. Ese es un ataque frontal en contra de la Biblia, abierto, flagrante, desafiante, por la puerta delantera.

El ataque por la puerta de atrás en contra de la Biblia viene por parte de aquellos           que dicen que lo que realmente define la verdad es la experiencia y de esta manera interpretan la Biblia por su experiencia. El ataque marginal viene y dice “La Biblia no es suficiente, necesitamos añadir filosofías, psicología, sabiduría humana y demás,” y entonces la Biblia, de frente, de atrás y de lado es atacada. El ataque constante en contra de las Escrituras en nuestro día ha hecho que se ensordezca la verdadera verdad de las Escrituras en los oídos de muchas, muchas personas que deberían aferrarse a la Palabra de Dios. De hecho, es impresionante cómo, cuando hablo en ciertos círculos y digo que creo de manera absoluta en la Palabra de Dios es inerrante, se vuelve algo de lo que la gente se burla porque es más bien anticuado y fuera de moda. Pero esta escritura que nos dice que la razón número uno por la que debo creer que la Biblia es verdad. Y es la razón número uno por la que creemos que es el cimiento de la verdad y por qué podemos confiar en que es absolutamente la verdad de Dios y es simplemente porque Jesús dijo que es la verdad absoluta. Jesús dijo que no mentía y que ni una “J” ni una tilde pasará de ella hasta que todo le fuera cumplido, y francamente, la palabra de Cristo acerca de la Biblia es suficiente para mí. No conozco de ninguna otra autoridad más allá de eso. Entonces, aquí, en el principio del Ministerio de Jesús, ya en el principio, realmente en la primera parte de su sermón del monte, Él presenta su perspectiva acerca del Antiguo Testamento, la Ley de Dios, las Escrituras y por inferencia, de manera incidental, inclusive esto también se extiende a su perspectiva del Nuevo Testamento. Es una declaración poderosa.

Permítame darle un pequeño repaso de lo que vimos la semana pasada. El contexto histórico es interesante y necesita saber por qué Él dice lo que dice. Él era diferente de cualquier otro maestro en Israel y ellos lo sabían. Él sabía y ellos lo sabían. Él no predicó ni enseño como los escribas y fariseos. Él fue manso, humilde y eran orgullosos ellos. Él rompió con las tradiciones rabínicas, mientras que ellos, de manera escrupulosa, se apegaban a las tradiciones rabínicas. Él predicó gracia y misericordia y ellos únicamente predicaban ley y juicio. Él no se identificó con ninguna de las sectas de su época, ni los fariseos, saduceos, escribas, elotes, los esfenos, con ninguno de ellos. Él habló con autoridad absoluta y no siempre tuvo que estar citando una fuente rabínica. Él busco ser amigo de los publicanos y pecadores en lugar de darles la espalda como el resto de los líderes religiosos lo hacían. Él, aparentemente, nunca se preocupó con las normas externas. Él siempre se preocupó con el corazón.

Y debido a estas diferencias tan obvias, la pregunta de la genta era esta, ¿Realmente es un profeta del Antiguo Testamento? ¿Él realmente cree en el Antiguo Testamento? ¿Él es el que está derribando los estándares antiguos para establecer algún estándar nuevo? ¿Él acaso es un radical            que quiere invalidar el Antiguo Testamento y la ley antigua de Dios, las tradiciones? Ese es el contexto histórico en el cual este texto ocurre. Ellos querían saber esto acerca de este nuevo profeta. Lo que querían saber era cuál es su perspectiva de las Escrituras. ¿Cómo ve el Antiguo Testamento? ¿Qué piensa acerca de Moisés? De hecho, le preguntaron eso a lo largo de su vida, muchas veces.

Entonces, resumiéndolo en este momento, la gente se estaba preguntando ¿Acaso este maestro cree en las Sagradas Escrituras? ¿Acaso este maestro cree en el Antiguo Testamento? ¿Cree en la Ley de Dios? Su respuesta es un resonante Sí. De hecho, Él toma la Ley de Dios y la quita de las repisas de su tradición, la cual la habían corrompido y la habían arrastrado y la habían llevado a un nivel humano y Él la limpia de todo esto, y la eleva a una altitud en la cual no había estado durante siglos. Él tuvo un compromiso mucho mayor con las Escrituras que el mayor fariseo piadoso, escrupuloso o escriba pensó en tener. Él tuvo una estima mucho más elevada en el Antiguo Testamento de lo que ellos jamás lo tuvieron. Entonces, ese es el contexto histórico. Él quiere que sepan que este no es un cambio grande, el cual eliminará la Ley de Dios. Esto está en continuidad con el Antiguo Testamento de Dios.

También hay un contexto escritural aquí en el capítulo que necesita ver. Jesús está predicando acerca de Su Reino aquí. Él está anunciando que Él es un rey y ese es el propósito de Mateo en el Evangelio entero de Mateo. Él nos ha hablado del nacimiento del Rey, la adoración del Rey, el linaje del Rey, el precursor del Rey, las profecías cumplidas por el Rey y lo que es la victoria del Rey, en contra del usurpador Satanás, en su tentación. El contexto entero ha sido establecido. Y en el capítulo 5 viene la declaración del Rey. Él declara la naturaleza de Su Reino y comienza en los versículos 3 al 12. Él quiere establecer cómo es Su Reino. En primer lugar es interno. Versículos 3 al 12. Después se convierte externo conforme el testimonio sale. Versículos 13 al 16. Y Él dice que somos la sal y la luz. Entonces, esta naturaleza interna se manifiesta externamente en el mundo. Después Él dice que vivir en Su Reino no solo es cuestión de virtud o testimonios, sino también es cuestión de compromiso con la obediencia, la ley inviolable de Dios. Versículos 17 al 20. Entonces, lo que él está diciendo es “Un hijo verdadero del reino, verdaderamente obedece las leyes de Dios.” Él dijo esto de esta manera en otro lugar “Si me amáis, guardad mis mandamientos. El que ama mi palabra me ama a mí. Si continúas en mi palabra, entonces, verdaderamente eres mi discípulo.” En otras palabras, Jesús siempre estuvo afirmando que la virtud verdadera del Reino y el testimonio verdadero del Reino, se manifestará en un compromiso con la obediencia a la Ley de Dios. No es diferente en este día. No podemos sobrevivir con un cristianismo que no es bíblico. Un cristianismo seudobíblico. No podemos manifestar la verdadera virtud del Reino. No podemos manifestar la verdadera virtud de hijos del Reino a menos que estemos comprometidos con la autoridad absoluta de la Palabra de Dios. Ese es el mensaje que necesita ser predicado. La gente en el Reino que pertenece a Cristo tiene una perspectiva exaltada, elevada de las Escrituras. Ellos se aferran a las Escrituras por encima de cualquier otra cosa. Ellos no desean en absoluto negarla ni desobedecerla. Inclusive el apóstol Pablo, luchando con los antiguos hábitos de su vida dice que en mi corazón me deleito en tu ley. El salmista dice “Oh, cuánto amo yo tu ley.” Y ese es el caso de cualquier persona que esté en el Reino de Dios que realmente tiene una virtud del reino y quiere manifestar un testimonio del reino, tendrá que haber un compromiso con la autoridad absoluta inviolable de la Palabra de Dios.

Este es un mensaje que usted ha escuchado en Grace Church mucho. No es menos importante ahora de lo que jamás ha sido. De hecho, realmente es más importante cuando la Biblia está siendo atacada de una manera no sutil y de una manera muy sutil. La gente dirá “Esa es solo tu interpretación,” o “Tomamos el Espíritu de la Biblia, no las palabras exactas” y demás y demás. Pero la palabra es la clave de nuestra justicia, amados.

Como puede ver usted, no podemos manifestar justicia a menos de que conozcamos las reglas, a menos de que conozcamos los principios y vivamos la vida. Permítame decirle algo. Si usted vive una vida justa en el mundo porque obedece la Palabra de Dios, entonces – y solo entonces – tendrá un testimonio eficaz en el mundo. Y como le he dicho antes, el problema en el mundo en la actualidad, no es que la Iglesia no se expresa muy bien, es que la Iglesia no vive separada del mundo muy bien. No tenemos un testimonio creíble porque no vivimos a la luz de los estándares justos que Dios ha establecido. Si fuéramos el pueblo, las personas de las que habla las bienaventuranzas, si fuéramos aquellos que son pobres en Espíritu y llorando; si fuéramos lo que son mansos y que tienen hambre y sed de justicia continua y que si fuéramos misericordiosos, puros de corazón, pacificadores dispuestos a ser perseguidos y acusados falsamente; si fuéramos ese tipo de personas, seríamos la sal de la tierra y la luz del mundo. Ese tipo de justicia solo nace de un compromiso con la Palabra de Dios. Y lo dice II de Timoteo 3:17. No podrá ser dicho de una manera más clara. Toda la Escritura es dada por Dios y es útil para enseñar, redargüir, y corregir e instruir en justicia a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. Y lo vuelvo a decir, justicia. La justicia, la perfección, la madurez, el poder hacer buenas obras están basadas en las Escrituras y en un compromiso con la Palabra de Dios que tiene la autoridad absoluta. Entonces, nuestro Señor aquí en el contexto, está presentando un principio básico, si usted va a vivir una vida en el Reino y conocer la justicia que va a ser un testimonio del mundo, para la gloria de Dios y una bendición para usted, entonces debe depender de un compromiso absoluto con la autoridad de la Palabra de Dios y esa es la razón por la que decimos en Grace Church que lo que queremos hacer es ser obedientes sobre cualquier otra cosa, a la Palabra de Dios sin importar lo que nos cueste.

Ahora, hay cuatro cosas en estos cuatro versículos conforme lo dividimos en un bosquejo. Hay cuatro aspectos de la perspectiva del Señor de la Ley de Dios. Este es el Señor viendo la Ley de Dios y Él ve cuatro cosas. Él ve la preminencia de la ley, la permanencia de la ley, la pertinencia de la ley y el propósito de la ley. La preminencia, la permanencia, la pertinencia y el propósito de la ley. Todos estos son factores de las declaraciones de Cristo acerca de la Palabra de Dios. Es preminente, es permanente, es pertinente y tiene un propósito.

Ahora, la última vez vimos la preminencia de la Ley de Dios. La palabra preminencia quiere decir única. Es el hecho de que es lo mejor, lo más noble, lo más elevado, es preminente. En el versículo 17, creo que como vimos la última vez, Jesús da tres razones por las que es preminente. ¿Por qué la Biblia no tiene igual? ¿Por qué es excepcional? ¿Por qué tiene la autoridad absoluta? Razón No. 1 es porque fue escrita por Dios. “No penséis que he venido para destruir la Ley.” Él ni siquiera necesita designar un artículo definido, simplemente dice la Ley, todo mundo lo sabía, la Ley de Dios era la Ley de Dios, el autor era Dios y eso la hacía preminente. Cuando Dios escribe algo es preminente. Cuando Él dice algo es preminente. Ese es el testimonio del Señor Jesucristo. Implícito por lo que Él dijo, como lo vimos la última vez. Él realmente tiene en mente la ley y los profetas, el Antiguo Testamento en su totalidad con sus elementos morales, judiciales y ceremoniales. Entonces, Él dice “Es preminente porque su autor es Dios.”  En segundo lugar es preminente porque es afirmada por los profetas. “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas. No he venido para abrogar.” Recordarán cómo los profetas tomaron la ley original de Dios  la repitieron y la colocaron en la gente. Se las presentaron como algo obligatorio y condenaron al pueblo cuando desobedecieron. La aplicaron a sus vidas, la reforzaron, la reiteraron, la predicaron. Entonces, es preminente porque Dios escogió a sus profetas quienes no eran nada más que su boca en el mundo para continuar predicando, reiterando y reforzando y aplicando su Ley.  Y finalmente y lo que es más maravilloso de todo, la Ley de Dios es preminente, no solo porque su autor es Dios y es afirmada por los profetas, sino, sobre cualquier otra cosa porque fue cumplida en Jesucristo. Al final del versículo 17 “No he venido para abrogar sino para cumplir.” Y entramos en la increíble realidad de lo que esa declaración significa la semana pasada; Cristo dijo “No he venido para anular o abrogar la Ley o rebajar el estándar o quitar el estándar o hacer a un lado la Ley de Dios. Vine a cumplir la Ley de Dios.” Y vimos la última vez que eso significaba todo elemento de la Ley de Dios.

Recordará que en Juan 5:39, el Señor dijo “Examinad las Escrituras porque en ellas pensáis que tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí.” En otras palabras Él dice “Yo soy el cumplimiento de todo el Antiguo Testamento.” Él fue el cumplimiento de todo el Antiguo Testamento de una u otra manera. En Hebreos, capítulo 10, versículo 7, Cristo dice “Entonces dije yo, he aquí, yo vengo en el volumen del libro. Está escrito de mí.” El punto es que el Antiguo Testamento en su totalidad apuntaba a Cristo. Él fue el cumplimiento moral porque Él guardó de manera total la Ley de Dios. Él fue el cumplimiento judicial porque Él se volvió el juez de un Israel que lo rechazó. Y Él fue el cumplimiento ceremonial porque todo tipo, toda analogía y todo símbolo encontró su cumplimiento definitivo en Él. Él cumplió la ley moral, ceremonial y judicialmente. Él también fue el cumplimiento de todos los profetas. Los profetas hablaron de Él como Pedro dijo “Hablaron de Cristo quien estaba por venir.” Él es el cumplimiento de todo y esta es la razón por la que es preminente. Permítame decirle algo, este libro es preminente porque habla de Jesucristo y debido a que Él es el preminente, el apóstol Pablo dice “El libro acerca de él debe ser el libro preminente.” La Ley y los profetas no fueron hechos a un lado, fueron cumplidos. Y cuando Él cumplió toda justicia, cuando Él estableció la Ley de Dios en perfecto en su propia vida, cuando Él hizo a un lado a Israel y llamó a su Iglesia y todas las características judiciales de la identidad de Israel dejaron de existir, “Ya no hay más limpios e inmundos,” Hechos 10 dice. “Ya no hay más día de reposo,” Romanos 14 dice.

Todas esas cosas que estaban identificadas con la ley judicial en Israel llegaron a un fin cuando Él llamó a su Iglesia. Eso fue cumplido. Él cumplió la ley sacrificial al morir en la cruz, el velo en el templo fue rasgado de arriba hacia abajo; el sistema entero sacrificial ceremonial llegó a un alto y terminó todo. Debido a lo que Él hizo, Él hizo posible que nosotros cumpliéramos la ley a través de su poder, de acuerdo con Romanos 8:4. 

Ahora, no hay nada de malo en la Ley de Dios. La Biblia dice, que es santa, justa y buena, el salmista tuvo razón en decir cuánto amo yo tu ley, pero tenía que ser cumplida. Todos esos retratos necesitaban un cumplimiento. Todos los tipos necesitaban un anticipo. Todas las profecías necesitaban que un Mesías las cumpliera. Todo aquello a lo que apuntaba, necesitaba una realidad. Alguien tenía que ser la persona perfecta y cumplir la Ley moral de Dios. Alguien tenía que venir para hacer el sacrificio perfecto. Alguien tenía que venir como el juez y ser injertado en la bendición de una nueva rama. Cristo lo hizo todo y lo cumplió todo.

Ahora permítame añadir este comentario a nuestro repaso de la semana pasada. La ley moral estaba detrás de todo. Detrás de la ley judicial y la ley ceremonial está la ley moral de Dios. Esos son estándares, son normas de lo que está bien, lo que es correcto, incorrecto en términos de conducta y actitud. Detrás de la ley judicial, inclusive, estaba la ley moral. Detrás de la ley ceremonial estaba la ley moral. No sé cómo puedo decir esto de una manera simple para que lo entienda, pero voy a intentar hacerlo de esta manera. La ley moral no es nada más que la expresión de la naturaleza de Dios. Es la expresión de la naturaleza de Dios. Para ayudarle a la gente a entender la ley moral, Dios desarrolló en Israel la ley ceremonial para ayudarles a enfocarse en su persona. Él desarrollo la ley judicial para ayudarles a enfocarse en su naturaleza; pero la parte judicial de ella y la parte ceremonial de ella, simplemente eran extensiones de la ley moral, lo cual es incambiable. El elemento judicial ha dejado de existir debido a que Israel ha sido hecho a un lado por ahora. El elemento ceremonial ha dejado de estar en vigencia debido a que Cristo ha llevado a cabo el sacrificio final. Pero detrás de todo eso estaba la ley moral de Dios y de ninguna manera, Dios, jamás ha cambiado sus estándares morales. De hecho, los judíos los habían rebajado y había sido algo terrible, ¿no es cierto? Y Jesús los elevó de nuevo a donde pertenecían. Y como puede ver, los judíos pensaban que iban a estar bien si tan solo no cometían adulterio, pero Jesús llevó de regreso la Ley de Dios a donde le pertenecía y dijo “No, No. La Ley de Dios dice que ni siquiera debe haber una mujer para codiciarla, de lo contrario ha cometido adulterio en su corazón.” Los judíos pensaban que estaban bien sino asesinaban a alguien pero Jesús tomó la ley moral de Dios y la llevó al punto en el que era igual a su naturaleza. Él dijo “No, no solo no deben asesinar, sino que ni siquiera deben tener un pensamiento de odio en contra de alguien. De lo contrario han cometido homicidio en su corazón.” Entonces, llevemos la Ley de Dios a donde está su persona de regreso a su nivel. Entonces, el estándar no es más bajo, las ceremonias ya no existen, la identificación judicial de Israel como nación separada del Pueblo de Dios ya no está en vigencia por ahora conforme Él opera a través de la Iglesia. Pero la ley moral permanece en pie en el trasfondo. Conforme la gente aprende de esto dice ¿Cuál es la base de la ley moral? Siempre decimos los Diez Mandamientos. Entonces la gente dice ¿Qué hay acerca del día de reposo? ¿El día de reposo es un asunto moral? ¿Cómo es que el día de reposo estuvo ahí metido con esas cosas morales? Permítame ayudarle con eso.

El día de reposo era parte de la ley moral. No hay duda al respecto. Entonces la gente dice si es parte de esa ley moral original y la naturaleza de Dios es revelada en su ley moral, ¿Acaso es vigente para nuestra época? Bueno, permítame decirle algo interesante. Hay elementos en todas esas categorías, en la categoría ceremonial, judicial y moral, hay algunos elementos que han sido cumplidos que ya no son observados. Por ejemplo, no aceptamos en la actualidad las leyes judiciales de Israel. No vestimos el tipo de ropa que se les demandaba usar para su identidad única. No tenemos de ser kosher, comemos jamón y las cosas que eran prohibidas para ellos y eso está bien. Porque Hechos 10 dice “Levántate Pedro, mate y come. Puedes comer lo que quieras.” Claro, Pedro dijo “No puedo Señor, he sido kosher toda mi vida, cambiar esto es demasiado rápido.” Ahora, ¿debo tener una comida con Cornelio? Oye, no puedo manejar esto. No obstante, Dios cambió algo de la ley judicial. Él la hizo a un lado y ya no estaba identificando de manera única a Israel de una manera separada. Entonces, habían elementos de la ley judicial que fueron hechos a un lado cuando Cristo vino y fundó la Iglesia. El acto definitivo por parte de Israel de rechazo los hizo a un lado y la Iglesia comenzó y algunas de esas leyes fueron hechas a un lado.

No obstante, hay partes de esa ley judicial que todavía son obligatorias. Por ejemplo, el alto estándar de Dios para el matrimonio en Israel no ha cambiado. Dios todavía desea honestidad, pureza, integridad entre aquellos que están casados. Dios todavía desea monogamia y no poligamia. Dios todavía tiene la misma actitud hacia el matrimonio, las segundas nupcias, el divorcio y esas cosas. En otras palabras, cuando algún factor de la ley judicial de Israel ha tocado un principio divino atemporal, todavía permanece inclusive el día de hoy. Entonces, hay elementos del mismo. Cuando el Antiguo Testamento habla acerca del matrimonio y el divorcio en Israel, toca los estándares de Dios y lo encontramos repetido en el Nuevo Testamento.

Entonces, partes de la ley judicial han sido extendidas a todas las personas creyentes. Tome la ley ceremonial, no matamos carneros, cabras, corderos y codornices, pero ¿sabía qué hacemos algunas de las ceremonias el día de hoy que hacía Israel? Israel acostumbraba a alabar a Dios y hacemos eso. Israel solía orar a Dios, hicimos eso esta noche. Israel solía cantar canciones y hacemos eso. Israel tenía un coro y orquesta y tenemos todo eso. Como puede ver, todavía hay elementos de la expresión ceremonial de Israel que vemos en la actualidad. Entonces no nos debe sorprender el ver esas cosas. Esa es la razón por la que no puede ir a la Biblia, y simplemente quitar todo. Tiene que ser muy cuidadoso. Hay elementos de la ley que fueron cumplidos y elementos que eran obligatorios y que se extienden más allá de la identidad de Israel. 

Ahora, escuche estoy y le voy a decir lo que estoy tratando de decir. Así como hay elementos de la ley judicial que todavía existen y hay elementos de la adoración ceremonial de Israel que todavía existen, ¿por qué nos debe sorprender si hay un elemento que era parte de la ley moral que ya no existe? Si Dios puede dejar parte de algo, también puede cancelar partes de otros. ¿Qué quiero decir con eso? Quiero decir que el día de reposo ya no es vigente. ¿Por qué? Es uno de los Diez Mandamientos que nunca es repetido en el Nuevo Testamento. El resto son repetidos en el Nuevo Testamento. Sabemos que la primera iglesia se reunía en el primer día de la semana. Está en el libro de los Hechos. Comenzaron reuniéndose diariamente, pero finalmente llegaron a reunirse en el primer día de la semana. ¿Por qué sucedió esto? Porque el día de reposo había sido cumplido. Recuerde, el mandamiento decía “Acordaos del día de reposo para mantenerlo santo.” Pero la gente echó a perder eso. La idea era no trabajar – escuche esto – la idea no era dejar de trabajar, la idea era ser santo. ¿Ve eso? En la ley del día de reposo, Dios no estaba diciendo “¡Por favor no trabajen!” De lo contrario, toda persona que deja de trabajar el domingo está cumpliendo la Ley de Dios. No. La idea no era el no trabajar, la idea era ser santo. La concentración en la Santidad era apoyada al no estar involucrado en búsquedas terrenales que trajeran una ganancia. Pero la idea era ser santo. Entonces, el punto es este. Dios       quería que el pueblo fuera santo, y permítame decirle algo maravilloso.

Cuando Jesús murió en la cruz, usted cree en Él de manera instantánea al creer en Él, usted fue hecho santo. El Espíritu de Dios estableció su residencia en usted y algo sucede en el Nuevo Testamento que nunca sucedió en el Antiguo Testamento, y es que, la justicia imputada de Cristo es dada a usted de manera instantánea. El Espíritu de Dios estableció residencia en su vida y la justicia total fue imputada a usted. Usted se volvió santo delante de Dios. Entonces, en un sentido real, el concepto del día de reposo, el retrato del día de reposo del Antiguo Testamento es cumplido en la justicia y santidad que le es concedida a usted en Cristo.

Vea conmigo lo que dice Hebreos 3:8. Y le voy a mostrar cómo funciona esto. “No endurezcáis vuestros corazones como en la provocación en el día de la tentación, en el desierto donde me tentaron vuestros padres y me probaron y vieron mis obras 40 años.” Él estaba hablando de Israel que estaba dando vueltas ahí de Kadesh Barnea, viajando ahí en el desierto, incapaces de entrar a la tierra prometida, debido la incredulidad. Endurecieron sus corazones y probaron a Dios y entonces Él dice “A causa de lo cual me disgusté contra esa generación.” Y dije “Siempre andan vagando en su corazón y no han conocido mis caminos, por tanto, juré por mi vida, no entrarán en mi reposo.” Es obvio, a partir de este texto, que el día de reposo de Dios vio es un retrato, una representación de la tierra de Canaán. Él dice “Estos israelitas infieles, incrédulos, desobedientes, de corazón duro, no van a entrar en mi día de reposo. Estos no van a entrar en mi reposo.” Se acuerda que los espías entraban a la tierra y regresaron y dijeron “No es fácil entrar ahí. Es una tierra maravillosa y Dios nos puede dar la victoria.” Pero nadie les creyó. Entonces, el versículo 19 dice que no pudieron entrar debido a incredulidad. ¿A dónde no pudieron entrar? Al cumplimiento del reposo.

Observe el capítulo 4: “Temamos, pues, no sea que permaneciendo aun la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.” Este es el término del día de reposo, la idea del día de reposo. Primero, en los Diez Mandamientos, el día de reposo comienza como un día. Durante el desierto, el día de reposo se convierte en una tierra. En el libro de Hebreos, el día de reposo se convierte en una relación. Ya en Hebreos 4:1, entrar en reposo es entrar a Cristo. Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos, pero no les aprovechó el oír la palabra por no ir acompañada de fe de los que la oyeron, pero los que hemos creído, entramos en el reposo. Ahora, ¿ve usted el punto? El día de reposo era un retrato, se convirtió en una tierra y finalmente se vuelve una relación. Cuando usted entra a Jesucristo, entra en el reposo y a partir de ahí, 24 horas al día, toda su vida, está cumpliendo la ley del día de reposo, usted es hecho santo. Esa es la razón por la que le Nuevo Testamento nunca repite el retrato original de Éxodo 20 porque la realidad es cumplida en Cristo. “Queda un reposo,” dice Hebreos 4:9 “para el pueblo de Dios porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras como Dios de las suyas.” En otras palabras, ahí está la explicación espiritual. Para el pueblo de Dios que ha entrado en reposo, hemos cesado. Hemos cumplido el día de reposo y su importancia espiritual como Dios lo hizo cuando Él reposó. Entonces en Hebreos 3:4 indica que entramos al reposo a través de la fe y el día de reposo es cumplido. Algunos dices “Debemos adorar el día de reposo.” Mira, lo adoro a diario. No necesito un día para recordar que tengo que mantenerlo santo. No necesito sólo un día para ser santo en una semana. Puedo ser santo diariamente debido a la justicia imputada de Jesucristo. He entrado en mi reposo. Ya no se necesita un símbolo porque tengo la realidad. Esa es la razón por la que no nos reunimos el día de reposo, el sábado. Entonces, ¿por qué nos reunimos el domingo? Porque celebramos la resurrección. El Señor resucitó de los muertos el primer día y así es como la primera iglesia lo hizo y así es como lo estamos haciendo, pero francamente, no haría ninguna diferencia si nos reuniéramos el martes o cualquier otro día y si seguimos recibiendo a la misma gente que hemos estado recibiendo podríamos estado reuniendo cada día de la semana, quién sabe. Algunos dicen, pero no, no es domingo. No se preocupe. Escuche, usted ha entrado al reposo, entonces, diariamente es santo para el Señor diario. Simplemente es maravilloso reunirse el domingo porque cada vez que nos reunimos podemos conmemorar la resurrección de Jesucristo.

Entonces, Jesús dijo, la ley es preminente porque su autor es Dios, porque es afirmada por los profetas, porque es cumplida en Él. Él ha cumplido nuestro reposo. Entonces, factores en la ley moral, judicial, ceremonial han cambiado debido a Cristo. Él cumplió algunos, pero algunos están por ser cumplidos. Algunas de las profecías no han sido cumplidas o sí, algunas todavía son futuras, pero Él dice en el versículo 18. “Ni una jota ni una tilde pasará de la ley hasta que todo sea cumplido.” Esto nos lleva al segundo punto, lo cual es la permanencia de la ley.

No quise pasar tanto tiempo en el otro, pero espero que le haya ayudado. Los judíos estaban esperando un sistema más liviano, más flexible. No podían conformarse con los escribas y fariseos, entonces esperaban a alguien que viniera y rebajara los estándares un poco para que pudieran ellos cumplirlos. Jesús eleva el estándar aún más y después, Él simplemente hace a un lado a los escribas y fariseos por su enfoque hipócrita a la Ley de Dios. Lo que estaban haciendo era sustituir la tradición humana, reemplazándola por la Ley de Dios, y entonces, Jesús entró e hizo a un lado la tradición humana, simplemente la aplastó.

La ley judicial fue cumplida en su mayor parte como lo fue la ley ceremonial. Inclusive, algo de la ley moral como el día de reposo fue cumplida, pero el estándar justo de Dios nunca cambió. Y entonces, Él dice, simplemente para que no lo olviden, “Nada va a pasar hasta que todo sea cumplido.” Conforme ve el versículo 18, me parece que está casi explotando. Ni siquiera sé dónde comenzar es tan rico. Traté cien diferentes maneras de diseñar un bosquejo pero finalmente las tiré al bote de basura y dije “Simplemente voy a decir lo que está en mi corazón.” Entonces, si no pueden ver hacia dónde voy, aguanten, esperen. Vamos a ver el versículo “Porque Amén os digo.” Y la idea de añadir el Amén o de cierto, y Juan normalmente añade el doble Amén, significa una especie de introducción solemne, sobria con autoridad. Generalmente se refiere a la idea de algo verdad, algo fiel. Entonces, con frecuencia es traducida “de cierto,” lo cual significa verdaderamente, absolutamente. Me gusta usar esa palabra absolutamente porque me gusta la palabra absoluto en un día de relativos. Entonces, podemos decir “Porque de manera absoluta les digo a ustedes.” Esta es una afirmación fuerte, una declaración dura, una declaración absoluta seria por parte de Cristo, una verdad solemne. Él dice esto, “Hasta que pasen el cielo y la tierra.” Ese es otro absoluto. Es casi un anacronismo lingüístico hacer algo absoluto. Es como decir “Te juro,” o lo que sea. Hasta que pasen el cielo y la tierra. Esa es una frase fuerte de introducción. Él está diciendo, “La Palabra de Dios estará aquí hasta que el universo deje de existir en la actualidad.” Algún día el universo va a dejar de existir como existe en la actualidad. La Biblia es clara acerca de esto. En ese entonces, entraremos a los nuevos cielos y a la nueva tierra. Ya no necesitaremos una Biblia porque estaremos viviendo en justicia, ¿no es cierto? Ya no necesitaremos un libro que nos guíe porque seremos como Jesucristo, pero hasta ese entonces nada cambia.

El Salmo 102:25 dice, “Desde el principio Tú fundaste la tierra y los cielos son obras de tus manos. Ellos perecerán mas tú permanecerás y todos ellos con una vestidura se envejecerán, como un vestido los mudarás y serán mudados, pero Tú eres el mismo y tus años no se acabarán.” Ve usted que el salmista está comparando al Dios eterno con el universo pasajero. Él está diciendo que el universo llegará a un fin y comenzamos a ver cómo esto sucede en el Apocalipsis conforme leemos acerca de la tribulación y vemos las estrellas cayendo del cielo como cuando una higuera es sacudida. Todos los higos caen. Después vemos los cielos que se enrollan como un pergamino, como una persiana que se enrolla y de pronto, la oscuridad cubre el universo y Dios comienza a actuar en juicio. Y el resultado final de que Dios viene en el día del Señor es el establecimiento de un nuevo cielo y una nueva tierra. El universo entero pasa como lo entendemos en la actualidad.

Isaías habló de ello en Isaías 34:4, “Y todo el ejército de los cielos se disolverá. Esas son las estrellas y se enrollarán los cielos como un libro y caerá todo su ejército como se cae la hoja de la parra y como se cae la de la higuera.” Esa es la imagen que Juan usa en el libro de Apocalipsis. En Isaías 51:6 encontramos la misma idea, “Alzad a los cielos vuestros ojos y mirad abajo a la tierra porque los cielos serán desechos como humo y la tierra se envejecerá como ropa de vestir y de la misma manera perecerán sus moradores, pero mi salvación será para siempre. Mi justicia no perecerá.” En Mateo 24:35, el mismo mensaje es dado: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.” En 2 de Pedro 3:7 dice “Pero los cielos y la tierra que existen ahora están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos, más son amados, no ignoréis esto. Que para con el Señor un día es como mil años y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa según algunos la entienden por tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche, en el cual los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos ardiendo serán desechos y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas puesto que todas estas cosas han de ser desechas.” En otras palabras viene un fin para el universo, pero hasta que el universo termine y entremos a un estado eterno, esta palabra permanecerá. ¡Qué grandes declaraciones! Es un libro temporal. La gente tiene la insensatez audaz para decir, ¿qué tiene que decir un libro de dos mil años de edad? ¡Todo! Su autor es el Dios eterno vivo, es Su Palabra viva, eterna. Estas palabras son vivas y poderosas y más cortantes que toda espada de dos filos y penetran hasta partir el alma y el Espíritu y las coyunturas y los tuétanos, y disciernen los pensamientos y las intenciones del corazón.

Entonces, hasta que el cielo y la tierra pasen, esta palabra permanecerá, todo tipo será cumplido, toda profecía se convertirá en realidad, y toda ley será verificada. Jesús no puede ser más específico de lo que lo es en la siguiente declaración: “Ni una jota ni una tilde pasará de la ley.” Cuando era yo aún pequeño, yo pensaba que era maravilloso, pero ¿qué significan esos? Bueno, le puedo ayudar un poco. Jota realmente es una representación de una letra hebrea. En hebreo hay una letra llama yud y es similar a un apóstrofe. Eso es todo, un apóstrofe. Pero es una letra que es pronunciada como una “Y”. Una yud es una letra más pequeña. En el idioma griego es una pequeña iota, obviamente viene de el mismo tipo de raíz. Los estudiantes de griego la llaman una iota suscrita en donde usted saca una “i” de una palabra, y, por ciertas razones en el idioma griego, la colocan bajo otra letra y entonces, aparece como un pequeño minúsculo apóstrofe. Entonces, lo que está diciendo es esto. Ni siquiera la letra hebrea o griega más pequeña pasará de la ley hasta que todo sea cumplido. La gente dice, bueno, no tenemos que creer en una Biblia inerrante, infalible, que toda palabra es inspirada por Dios, ¿o sí? ¡Sí, sí! De hecho, toda yud y toda iota, cuando Dios dio Su Palabra de los manuscritos originales, toda jota fue inspirada por Él. Después Él habla de una tilde. Esto es interesante. No conozco otra manera de explicarlo, más que decir que es una querella, lo cual es un trazo muy pequeño. Creo que la mejor ilustración sería la diferencia entre la “E” mayúscula y al “F” mayúscula. Una “F” tiene dos líneas perpendiculares y una “E” tiene tres. Esa última, esa pequeña línea hace la diferencia entre una “E” y una “F” mayúscula y eso es lo que Jesús está diciendo. Esa pequeña minúscula querella, ese pequeño trazo que se encuentra en la parte final de una letra que separa, por así decirlo, una “B” de una “K.” Una “K” se ve como una “C” mayúscula y una “B” se ve igual, no más que tiene una pequeña línea en el borde. Él está diciendo “Ni siquiera un trazo pequeño minúsculo que distingue a una “B” de una “K” va a ser quitado de mi ley hasta que todo sea cumplido. No vine a abrogarla en absoluto.” ¿Acaso esta es todavía la Palabra de Dios con autoridad, Su Palabra Santa para nosotros? Más vale que lo crea. Jesús cumplió parte de ella, pero la ley moral de Dios nunca ha sido hecha a un lado. Y estará ahí en su totalidad hasta que todo sea cumplido y los cielos y la tierra pasen. De la misma manera, el cielo y la tierra no pasarán hasta que todo elemento en este libro sea cumplido.

Es emocionante conocer la historia del mundo, ¿no es cierto? Saber a dónde va y cómo va a terminar. Jesús adopta su posición del lado de la inspiración verbal inerrante y no sé cómo alguien es un cristiano que cree en la Biblia y entiende la autoridad de Jesucristo, puede adoptar otra posición conforme Él estaba hablando en ese entonces. Algunas partes del Antiguo Testamento ya habían sido cumplidas como su encarnación y su nacimiento. Otras partes estaban siendo cumplidas, tales como su ministerio profético. Algunas partes, todavía estaban por ser cumplidas, tales como su muerte, resurrección y su regreso final a la gloria, pero nada iba a cambiar en este libro, y su naturaleza de autoridad que hace lo que Dios manda en este libro, que sea obligatorio para el corazón del hombre hasta que toda jota y tilde fuera cumplida.

Por cierto, cumplido, aquí es una palabra diferente que en el versículo 17. Aquí significa sucederá, todo va a suceder. El Dr. Arthur Pink escribe y citó “Todo en la ley debe ser cumplido. No solo en sus prefiguras y profecías, sino en sus preceptos y en su pago. Cumplido primero de manera personal y vicaria por y sobre el seguro. Cumplido en segundo lugar y de manera evangélica en y por su pueblo. Cumplido en tercer lugar en la condenación de los impíos que experimentarán su maldición terrible por los siglos de los siglos. En lugar de que Cristo se opusiera a la Ley de Dios, Él vino aquí para exaltara, para presentarla como algo honorable y en lugar de que sus enseñanzas fueran en contra de la Ley, la confirmaron y la implementaron.” Fin de la cita.

Esto trae a la luz un tema vital con el cual cerraré esta noche y esto es la perspectiva de Cristo de las Escrituras. Para mí, este es el único argumento acerca de la Biblia. Solo quiero saber una cosa, usted me pregunta si la Biblia es verdad, simplemente dígame lo que Jesús creyó porque yo creo lo que Él creyó. Él es Dios, la autoridad única del universo, toda autoridad le fue encomendada a Él. Lo que Él habla es verdad absoluta. Usted me dice lo que Jesús creyó acerca de la Biblia y yo le voy a decir lo que yo creo acerca de la Biblia porque yo me voy a alinear con Él. Esa es la razón por la que es tan importante conocer cómo Jesús veía las Escrituras y Jesús da su perspectiva de las Escrituras aquí. Él dice que ni una jota ni una tilde pasará de la Ley hasta que todo sea cumplido.

Conforme usted estudia la Biblia, se ve cómo Jesús creía en las Escrituras. Sesenta y cuatro veces Él se refirió al Antiguo Testamento siempre como autoritario, como teniendo la autoridad. Él dijo “Las Escrituras no pueden ser quebrantadas.” Las Escrituras, la Escritura no puede ser quebrantada. Permítame mostrarle qué compromiso tenía él con las Escrituras.

Observe Mateo 22:23. Los saduceos vienen a Él con una pregunta. Ellos no creían en la resurrección, entonces no creían en la vida futura. Ellos dijeron “Maestro, Moisés dijo si alguno muriere sin hijos, su hermano se casará con su mujer y levantará descendencia a su hermano.” En otras palabras, si tú haces un compromiso con una mujer y mueres, ¿quién va a cuidar de la mujer? El hermano entra y se encarga. Hubo pues, entre nosotros siete hermanos, el primero se casó y murió, y no teniendo descendencia, dejó su mujer a su hermano. Entonces, no había hijo que cuidara de ella, entonces, el hermano cuidó de ella. De la misma manera también, el segundo y el tercero hasta el séptimo. Y ya para ese entonces, yo diría ¿saben qué? Sáquenme de esto. Algo está mal. Si siete hombres, uno tras otro ha muerto. Pero bueno, después de todos, murió también la mujer, lo cual trajo paz para todo mundo, me imagino. Versículo 28, “En la resurrección pues, ¿de cuál de los siete será ella mujer ya que todos la tuvieron?” Ellos pensaron que realmente la habían atrapado. Estaban pensando, “Vamos a ver cómo se sale de esta.” Entonces, respondiendo Jesús les dijo “Erráis ignorando las Escrituras y el poder de Dios, por en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo. Los ángeles no se casan y no hay matrimonio detrás de la muerte. Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios cuando dijo, ‘Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob?’ Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.” Él le cita, el Antiguo Testamento, su argumento entero, estaba basado en un tiempo. “Yo soy.” Lo que Él está diciendo es “Ustedes deben creer en la resurrección porque Dios dijo ‘Yo soy el Dios de Abraham, Isaac y Jacob.’” Mucho tiempo después de que Abraham, Isaac y Jacob estaban muertos, Él todavía era Su Dios. Era una relación de “Yo soy” no de “Yo era.”

Permítame decirle, ¿puede usted alterar el idioma? No puede, Jesús basa su argumento entero, simplemente en un tiempo verbal para mostrar que todavía estaban vivos. “Yo soy su Dios y ellos todavía están vivos.” Esa es una razón suficiente como para creer en la resurrección. Usted sabe, Él era divino, Él era Dios. Él colocó sus palabras y el Antiguo Testamento al mismo nivel. En nuestro texto Él dijo “El cielo y la tierra pasarán antes de que la Ley de Dios pase.” En Mateo 24, Él dijo “El cielo y la tierra pasarán pero mis palabras no pasarán.” En otras palabras, Él equiparó sus palabras con la Palabra de Dios como teniendo la misma autoridad absoluta y siendo de la misma naturaleza divina.

Conforme usted estudia el Nuevo Testamento, usted encuentra que Jesús apoyó el Antiguo Testamento. Los eruditos dicen que el Antiguo Testamento está lleno de mitos. Me acuerdo de leer un libro acerca de Jonás y el autor dijo que él no fue tragado por un pez. Él dijo que había un salvavidas que estaba amarrado al barco y el nombre del barco era El Gran Pez. Y todo lo que el escritor estaba tratando de decir es que colocaron a Jonás ahí en el salvavidas. Claro, ¿alguna vez alguien ha oído de un salvavidas que vomitó? No sé cómo se sale de eso, pero esa fue su historia. Y usted lee todo tipo de cosas en el seminario, pero conforme usted lee el Nuevo Testamento, usted descubre que Jesús confirma el Antiguo Testamento. El Antiguo Testamento no es un mito. ¿Sabía usted que Jesús confirmó las verdades del Antiguo Testamento una y otra vez? La gente dice que Adán y Eva fueron un mito. Es simplemente una historia simbólica que enseñan en el seminario, sin embargo, Jesús confirmó los acontecimientos del Antiguo Testamento. Él confirmó las identidades de Adán y Eva. Jesús confirmó el relato de la creación, y el estándar del matrimonio tal y como Dios lo diseño el huerto, en Mateo 19. Él confirmó el homicidio de Abel en Lucas 11. Él confirmó a Noé y el diluvio en Mateo 24. Él confirmó a Abraham y eso fue en Juan 8. Él confirmo a Sodoma y Lot en Lucas 17. Él confirmó el llamado y la Ley de Moisés en Marcos 12. Él confirmó el Maná del cielo en Juan 6. Él confirmó la serpiente de bronce en Juan 13, etcétera. Él estableció en su propia mente y en los oídos de aquellos que lo escucharon una reafirmación de la autoridad y la precisión del Antiguo Testamento.

Entonces, creemos en el Antiguo Testamento porque en sus mismas palabras, Jesús dependió de él. De una declaración entera en respuesta a los saduceos, Él dependió de un tiempo en el verbo hebreo. Él colocó sus propias palabras como palabras divinas al mismo nivel de las Escrituras y de esta manera también garantizando su divinidad. Él confirmó los acontecimientos del Antiguo Testamento. Y voy a añadir algo más. Él estableció que las Escrituras eran suficientes para salvar. De hecho, usted recordará cuando Él estaba hablando acerca de Lázaro y el hombre rico. Cuando el hombre rico pide que alguien sea enviado de regreso a hablarle a sus hermanos en Lucas 16, Dios dice que si no creían en Moisés y los profetas, no creerán si alguien se levantara de los muertos. En otras palabras, el Antiguo Testamento es suficiente para salvar a alguien de entrar a ese lugar de tormento. Él creyó en la suficiencia del Antiguo Testamento. Él también creyó que las Escrituras liberaban a los hombres del error. Lo leí antes. Él dijo “Erráis ignorando las Escrituras.” En Marcos 12:24, la misma historia es registrada. Dijo “¿Acaso no erran porque no conocen las Escrituras?” En otras palabras, nuestro señor dependió de un tiempo en el idioma hebreo para una interpretación. Jesús dijo que todo lo que Él vio en el Antiguo Testamento fue verdad tal como fue registrado. Él estableció la suficiencia de las Escrituras para salvar y que liberarían a los hombres del error. Entonces, Él estableció su perspectiva de las Escrituras.

Por cierto, en Mateo 4, Él inclusive usó las Escrituras en su propia defensa. Cuando Satanás vino a Él tres veces y lo tentó en tres áreas, cada vez Jesús respondió diciendo “Escrito está.” Él citó Deuteronomio 8:3, 6:16 y 6:3. Él no tuvo que citar la Biblia. Él pudo haber inventado versículos nuevos. ¿Qué estaba haciendo? Él estaba enseñándonos un patrón para saber cómo enfrentar la situación con las Escrituras. Es la Palabra de Dios que tiene la autoridad y es poderosa.

Recientemente escuché a un predicador decir “Una cosa que he aprendido es cuando usted llega al púlpito, tiene que comunicarse sin usar la Biblia porque hace que la gente no quiere escuchar. Entonces, he pasado mucho tiempo cultivando la capacidad de comunicarme con la gente sin usar la Biblia. Comencé en mi ministerio diciendo, ‘Este versículo dice esto y este versículo dice aquello,’ pero me di cuenta que eso no me llevaría a ningún lugar. Ahora lo digo a mi manera y la gente lo acepta.” Fin de la cita.

¿Sabe una cosa? Sus palabras son impotentes pero la Palabra de Dios es poderosa. Él no lo entiende. Cuando Jesús se enfrentó a Satanás, no lo hizo con sus propias palabras, las cuales habrán sido divinas. Él citó las Escrituras. Después de su tentación, nuestro Señor fue a Nazaret. Cuando llegó ahí, comenzó su ministerio formal. Él comenzó en la sinagoga. Lo primero que hizo cuando llegó ahí fue abrir una Biblia, un texto del Antiguo Testamento y esto es lo que leyó “El Espíritu del Señor está sobre mí porque cuando tomé un giro para dar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón. A pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos. A poner en libertad a los oprimidos, a predicar el año agradable del Señor.” Y enrollando el libro, lo dio al ministro y se sentó. ¿Sabe usted lo que hizo la primera vez que Él dio un sermón en su propia ciudad? – Él no hizo nada más que leer Isaías 61:1 y 2. Y se sentó y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en Él y fueron traspasados los que estaban ahí y estaban en silencio. La Palabra de Dios fue poderosa. 

Algún tiempo después en su ministerio, los discípulos de Juan El Bautista vinieron a él y le preguntaron ¿Eres tú el que ha de venir o esperaremos a otro? Y Él les volvió a citar a Isaías. Él dependía de las Escrituras. Cuando Él entró a limpiar el templo, Marcos 11, lo hizo en base a la autoridad de las Escrituras del Antiguo Testamento. Cuando Él fue a morir en la cruz lo hizo porque las Escrituras del Antiguo Testamento decían que Él tenía que morir. El punto es este. Si usted se va a someter a Jesucristo y creer que Él es Dios, más vale que escuche lo que Él dice acerca de la Biblia. Lo que Él dice acerca de la Biblia es obligatorio para usted y más vale que viva según sus principios.

Si quiere ser un ciudadano del reino y tener virtud del reino y dar un testimonio del reino, va a tener que obedecer la declaración del Rey. Dios no ha hecho a un lado sus estándares. Nuestro querido Señor es el tema de todas las Escrituras. Su autoridad es absoluta. Un día los discípulos estaban ahí con Él y la multitud se había ido. Y Él les preguntó si también se irían en Juan 6. Pedro le dijo “A quién iremos. Solo Tú tienes palabras de vida eterna.” ¿Cree usted eso? Yo creo que todo lo que Jesús dijo tiene autoridad y si Él dijo que las Escrituras tienen autoridad y son obligatorias para nosotros, eso es suficiente para mí. Él es la autoridad absoluta.

La gente dice “Pero hay errores en la Biblia.” Eso presenta una posibilidad triple. Si hay errores en el Antiguo Testamento o en las Escrituras, entonces, número 1, eran errores pero no lo sabían. Eso significa que Él es ignorante y si Él es ignorante, Él no es Dios, ¿verdad? O en segundo lugar, hay errores y Él lo sabía. ¿Qué significa eso? Que Él es deshonesto. La tercera posibilidad es que no hay errores. Si Él lo sabía y lo escondió, Él fue un hipócrita. Si Él no lo sabía Él no era Dios.

El otro día un reportero me preguntó, “¿Cree usted que la Biblia es literalmente verdad?” Yo dije “Jesucristo, Dios en carne humana, creyó que era literalmente verdad, entonces eso es suficiente para mí.” ¿Qué significó para esa audiencia ese día ahí en el monte en Galilea? Significaba que había un rey ahí y un reino y aquellos que estaban en el reino tenían cierto tipo de virtud. Eran únicos en el mundo. No como la sociedad oscura decadente que los rodeaba y ellos se caracterizarían por una justicia genuina interna. Esa justicia estaría basada en una ley inviolable, incambiable de Dios que ellos llamaban las Sagradas Escrituras y no la justicia falsa del externalismo farisaico basado en las tradiciones de los hombres. Eso es esencialmente lo que él estaba diciendo. ¿Qué significa para nosotros? Significa lo que Isaías 1:20 dice. “La boca de Jehová ha hablado.” Si la boca de Jehová, del Señor ha hablado, es suficiente para mí.

Entonces, ¿qué hacemos al respecto? Cinco cosas. Número 1, si ni una jota ni una tilde pasará entonces usted debe recibirla como la Palabra de Dios. Santiago 21 dice “Recibid la palabra implantada.” Si es la Palabra de Dios más vale que la reciba debido a la majestad infinita del autor, debido a las declaraciones de autoridad por parte de Cristo, debido al precio que Dios pagó para que le llegara a usted, debido a que es el único estándar de verdad, gozo, salvación y bendición y debido a que es la única voz necesaria, esencial, a la cual usted debe escuchar y más vale que la reciba porque no recibirla traerá juicio. En segundo lugar, hónrela. Dios dice “He exaltado mi palabra por encima de mi nombre.” Salmo 119 y 103 dice “Cuán dulce son tus palabras.” ¿Tiene usted una actitud de amor y honra hacia este libro o siempre se queja bajo ella? ¿Siempre está amenazándolo o se somete de manera amorosa a la dulzura de sus palabras?

Después John dijo, “Llamaban a John Fox un sacudidor.” ¿Por qué? Porque cuando él hablaba, él se sacudía de manera excesiva a través de la fuerza de la verdad que él valoraba tanto. Martín Lutero quien nunca temió el rostro de un hombre, sin embargo declaró que cuando él se ponía de pie para predicar, con frecuencia sentía que sus rodillas golpeaban la una a la otra bajo un sentido de gran responsabilidad. Sería mejor romper piedras ahí en el camino que ser un predicador a menos de que Dios le hubiera dado el Espíritu Santo para sostenerlo. Y continúa Sprenger diciendo “El corazón de un alma de un hombre que habla por Dios no va a conocer comodidad porque él oye en sus oídos la amonestación de advertencia, Si el atalaya no les advirtiere perecerán, pero su sangre demandaré de las manos del atalaya.” Sprenger estaba diciendo que más vale que honremos y nos comprometemos con este libro si es verdad. Sprenger continúa diciendo “¿Debe la revelación infalible del Jehová infalible debe ser moderada, moldeada, suavizada para que encaje con los deseos y modas de la hora? Que Dios nos guarde de alterar Su Palabra.” Fin de la cita. Más vale que la honre y la coloque en el lugar que pertenece.

En tercer lugar estúdiela. 2 de Timoteo 2:15 dice “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad. Estudie la palabra.” Jeremías dice “Fueron halladas tus palabras por mí. Yo las comí.” Recíbala y hágala propia, permitiendo como dice Colosenses 3:16 que la palabra de Cristo more en abundancia en usted. En cuarto lugar, defiéndala. Judas 3 dice que condenamos ardientemente por la fe que ha sido una vez dada por los santos. Esto esta palabra “epagonizomai” la cual es una especia de agonía intensa y lo enfrento todo el tiempo, defender la fe, pelear por toda la Palabra de Dios y su pureza y la autoridad en contra de los ataques de aquellos que la quieren atacar. Sprenger dice y cito “El Evangelio eterno es digno de predicar. Aun si uno se pusiera de pie en una estaca ardiente y se dirigiera a la multitud desde un púlpito en llamas, las verdades reveladas en las Escrituras son dignas de vivir y dignas de morir. Yo me considero tres veces feliz por llevar el vituperio por causa de la fe. Es un honor del cual me siento indigno de llevar y sin embargo, verdaderamente puedo decir, con las palabras de nuestro himno, ¿acaso yo voy a suavizar el aguijón no santo? ¿Suavizar tus verdades y suavizar mi verdad para ganar los aplausos de la tierra, o huir de la cruz, soportada, mi Dios por ti? El amor de Cristo me constriñe para buscar las almas perdidas de los hombres, con lloros, con ruegos, con lágrimas para salvar, para arrebatarlos de la ola ardiente. Mi vida, mi sangre aquí presento, si por tu verdad van a ser entregados. Cumple tu consejo soberano, Señor. Hágase tu voluntad y sea adorado tu nombre.” Fin de la cita.

Finalmente proclámela, predíquela. 2 de Timoteo 4:2 dice, “Predica la palabra.” Sprenger dijo y cito “No puedo expresar mi corazón entero acerca de este tema el cual es tan querido para mí que lo animara usted a estar listo a tiempo y fuera de tiempo contando, proclamando el mensaje del evangelio y repite especialmente una palabra como esta, de tal manera amó Dios al mundo que dio a su hijo unigénito para que todo aquel que en Él cree no perezca, mas tenga vida eterna. Háblelo en un susurro, en el oído del enfermo; grítelo en la esquina de las calles, escríbalo en su tabla, dispérselo a través de la prensa. En todo lugar, que este sea su gran motivo y que usted predique la palabra porque la boca del Señor lo ha hablado. Soplen, soplen sus vientos, su historia y ustedes aguas corran hasta como un mar de gloria se esparza de polo a polo.” Fin de la cita. Amados, ¿no les da gusto por qué no seguimos fábulas inventadas? Oremos. Padre gracias de nuevo en esta noche por tu palabra. Ayúdanos a estar dispuestos a recibirla, a honrarla, a estudiarla, a defenderla, a proclamarla por uno que es tan digno. En el nombre de Jesús. Amén.

Usted ha escuchado a John MacArthur, maestro bíblico de Gracia a Vosotros. Para más información y acceso gratuito a todos los mensajes de John, así como una lista de libros incluyendo la Biblia de estudio, visite la página Web en www.gracia.org. Gracias a vosotros y al pastor John MacArthur. Se reserva toda protección y el derecho de autor bajo la ley que esté vigente. La información de derechos de autor está disponible en www.gracia.org que incluye instrucciones para limitar la duplicación de este archivo digital. Gracia a Vosotros es una organización sin fines de lucro dedicada a desarrollar recursos desde las enseñanzas del Pastor John MacArthur, las cuales ofrecen la verdad de las Escrituras. Por otra parte estimado oyente, su apoyo en oración y sus donaciones al ministerio nos ayudan a lograr este propósito para equipar a miles de personas de habla hispana. Si desea hacer una donación u ofrenda, puede hacer utilizando su tarjeta Visa, MasterCard, Discovery o American Express. Si vive en Estados Unidos o Puerto Rico puede llamarnos al 1-866-5gracia. Esto es 1-866-547-2242 o desde cualquier otro lugar ingresando a nuestra página web en gracia.org y de antemano gracias por su apoyo.

 

 

 

 

Disponible sobre el Internet en: www.gracia.org 
DERECHOS DE AUTOR © 2014 Gracia a Vosotros
Usted podrá reproducir este contenido de Gracia a Vosotros sin fines comerciales de acuerdo con la política de Derechos de Autor de Gracia a Vosotros.

Series (Alta Calidad) Series (Baja Calidad)

Esta serie de sermones incluye los siguientes mensajes:

Por favor, contacte a la casa Editorial para obtener copias de este recurso.

Información de la Editorial
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez

¡Bienvenido!

Ingrese su dirección de correo electrónico y le enviaremos instrucciones de cómo restablecer su contraseña.

Volver a Ingresar

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar
Ver la lista de deseos

Carrito

No hay productos en el carrito.

ECFA Accredited
Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Regresar al Carrito

Compre como invitado:

No ? Salir

Ingrese para acelerar el proceso de pago.

Desatando la verdad de Dios, un versículo a la vez
Minimizar